Una mirada del proceso revolucionario nepalí

254 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
254
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Una mirada del proceso revolucionario nepalí

  1. 1. Una mirada del proceso revolucionario Nepalí y mundial desde la lógica de GramsciHoy tenemos muchos ejemplos de proceso revolucionarios incompletos tanto en Europa, Asia yAmérica Latina. En algunos estudios encontramos que el tema del hombre y sus derechos son untema pendiente luego de conquistar el poder político, y se dice en los discursos oficiales que es unproceso que debe construirse. No obstante, sigue construyéndose de tal modo que en definitivafalta como hacerlo, desde que lógica comenzarlo, y en definitiva se dejo para los que administranel poder y no los cambios culturales necesarios para la creación del hombre nuevo.Antonio Gramsci sin haber sido el actor fundamental de una revolución victoriosa dese sus cárcelque se convierte en su lugar de reflexión por 20 años ha sido capaz de pensar en el contenido quedebe tener una revolución que logra ser mas poderosa que solo asaltar el poder de los quegobiernan el sistema explotador capitalista. Logra agregar a la discusión de los últimos 100 añosdentro de la izquierda marxista el componente civil o el ciudadano que adscribe a la revolución sintener gran educación política pero que es la mayoría que come, vive, sueña y desea vivir demanera digna. En términos marxistas, logra hacerse cargo de la superestructura de la sociedadclásica de occidente y Oriente al proponer una estrategia de penetración en los códigos culturalesde la vieja forma de vivir de los oprimidos, armados y desarmados.Y se nos asoma la gran diferencia entre el revolucionario activo y quien espera que su posturahumana sea aquella que marca una diferencia cotidiana con el mundo que supone superior a suexplotación feudal o ancestral. Este hombre muchas veces desarmado que es la mayoría no soloespera que le entreguen su fusil sino un código de vida para ser un nuevo hombre, para ser eltransformador de la cultura cotidiana que ha tenido que soportar como una carga para muchoscultural pero para el karmática de su forma de decir “ siempre ha sido así”. Son los códigos de unacultura revolucionaria y no las ordenes de un cambio revolucionario político lo que requiere un serhumano que vive la pobreza de su humanidad desde que es educado en su familia, y que luego enla escuela vuelven a tratarlo como un engranaje de una cadena de distinciones sociales y moralesque debe volver a aceptar por que sino queda relegado a ser paria de su un nuevo momento decambio revolucionario.Si los revolucionarios no logran penetrar en la religión, en la lógica escolar, en las relaciones depareja, en los modos de mirar los cambios diarios de soñar con la felicidad en la tierra humana,nos quedaremos solo con el control político pero en ningún caso con la creatividad dela sociedadcivil acostumbrada a repeticiones permanentes de sus actos cotidianos.Para el cambio de la superestructura, que no es otra cosa que la cultura no revolucionaria que sonpilares religiosos, morales, filosóficos reproducidos por la familia y la escuela, es necesario yurgente no solo proponer armar al pueblo y ganar la batalla del poder sino la batalla de una nuevacosmovisión humanista popular que sea capaz de instalar en los contenidos de la vida cotidiana lacultura revolucionaria que edificará desde sus cimientos al hombre nuevo que sigue pendienteluego de los grandes triunfos de la revolución soviética, cubana, china ,y nepalí y otras.
  2. 2. No basta con cerrar las escuelas ni las iglesias o los cultos hay que penetrar en su catecismo yplanes de formación revolucionando y generando nuevos paradigmas revolucionarios sobre susmayores fortalezas teóricas y su fuerza en la cultura cotidiana del hombre que esta armado y noarmado con un fusil.La deuda es la revolución intracultural socialista.Rebelde Permanente13/04/2012

×