Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

UF2419 Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE

1,063 views

Published on

Primer capítulo gratis del manual «UF2419 Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE». Se trata de una unidad formativa de 70 horas que pertenece al módulo formativo MF1428_3 Autonomía e higiene personal en el aseo del alumnado con necesidades educativas especiales dentro del certificado profesional «Atención al alumnado con necesidades educativas especiales (ACNEE) en centros educativos» (SSCE0112) dentro de la familia profesional servicios socioculturales y a la comunidad, área profesional formación y educación.

La higiene personal es una actividad básica del día a día para la consecución de una vida independiente. Así, los programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE promueven la higiene y salud de nuestros alumnos y alumnas de cara al bienestar personal y calidad de vida.

En el primer capítulo de este manual analizaremos la manera más adecuada de diseñar este tipo de programas, estableciendo, si es necesario, programas específicos que se ajusten más a las necesidades concretas de nuestros alumnos o alumnas.
Asimismo, revisaremos las técnicas de entrenamiento indicadas para la adquisición de nuevas habilidades o para mejorar las existentes de cara a la autonomía e higiene personal.

El siguiente capítulo explora las conductas relacionadas con el aseo personal.

En el último capítulo nos centraremos en el espacio destinado a la higiene personal, el cuarto de baño.

Consigue el manual completo "UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE" en la página web de Certia Editorial: https://goo.gl/ReG2jx

Published in: Education
  • Be the first to comment

UF2419 Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE

  1. 1. 1UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE
  2. 2. 2 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Índice • INTRODUCCIÓN............................................................................... • UNIDAD DIDÁCTICA 1. Caja y terminal punto de venta.................. 1.1. Caja y equipos utilizados en el cobro y pago de operaciones de venta 1.1.1. Funcionamiento.............................................................................. 1.1.2. Características.................................................................................. 1.2. Sistemas tradicionales................................................................................... 1.2.1. Caja registradora.............................................................................. 1.2.2. Datáfono.......................................................................................... 1.3. Elementos y características del TPV.......................................................... 1.4. Apertura y cierre del TPV........................................................................... 1.5. Escáner y lectura de la información del producto................................... 1.6. Otras funciones auxiliares del TPV............................................................ 1.7. Lenguajes comerciales: codificación de la mercancía, transmisión electrónica de datos (sistema EDI u otros)............................................... 1.8. Descuentos, promociones, vales en el TPV.............................................. 1.9. Utilización del TPV (terminal punto de venta)........................................ RESUMEN......................................................................................... AUTOEVALUACIÓN........................................................................
  3. 3. 3UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE • UNIDAD DIDÁCTICA 2. Procedimientos de cobro y pago de las operaciones de venta............................................................................. 2.1. Caracterización de los sistemas y medios de cobro y pago.................... 2.1.1. Efectivo............................................................................................ 2.1.2. Transferencia y domiciliación bancaria........................................ 2.1.3. Tarjeta de crédito y débito............................................................. 2.1.4. Pago contra reembolso................................................................... 2.1.5. Pago mediante teléfonos móviles, u otros.................................. 2.1.6. Medios de pago online y seguridad del comercio electrónico. 2.2. Los justificantes de pago.............................................................................. 2.2.1. El recibo: elementos y características........................................... 2.2.2. Justificante de trasferencias........................................................... 2.3. Diferencias entre factura y recibo............................................................... 2.3.1. Obligaciones para el comerciante y establecimiento comercial 2.4. Devoluciones y vales.................................................................................... 2.4.1. Normativa........................................................................................ 2.4.2. Procedimientos internos de gestión............................................. 2.5. Registro de las operaciones de cobro y pago............................................ 2.6. Arqueo de caja............................................................................................... 2.6.1. Concepto y finalidad....................................................................... 2.7. Recomendaciones de seguridad e higiene postural en el TPV............... RESUMEN......................................................................................... Datos del autor Ángela Mosquera Gavilán nació en Vigo en el año 1987 junto a su hermana melliza María Teresa Mosquera Gavilán. Estudió una licenciatura en Psicología en la Universidad de Santiago de Compostela (2005-2010), y actualmente se especializa en Terapia Familiar Sistémica. Además, forma parte del Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y Emergencias (GIPCE) del Colegio Oficial de Psicología de Galicia. En cuanto a la formación no reglada, es monitora de ocio y tiempo libre. El ejercicio de su profesión se ha centrado en la docencia y la impartición de talleres. Por otra parte, compagina su trabajo con la creación e ilustración de sus propios álbumes ilustrados.
  4. 4. A Mayte y a Miguel Mis más sinceros agradecimientos: A mi hermana María Teresa Mosquera Gavilán por compartir conmigo su práctica diaria en su trabajo con los ACNEE en los centros escolares. A la auxiliar técnica educativa Elvira I. Domínguez Jorge, miembro de ASATE, por acercarme a su realidad diaria. A la asociación TEAVI. A la asociación ANDAINA.
  5. 5. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE. Servicios socioculturales y a la comunidad No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del Copyright. Derechos reservados 2018, respecto a la primera edición en español, por Certia Editorial. ISBN: 978-84-17328-01-6 Editor: Cenepo Consult, SLU Depósito legal: PO 431-2018 Impreso en España - Printed in Spain Certia Editorial ha incorporado en la elaboración de este material didáctico citas y referencias de obras divulgadas y ha cumplido todos los requisitos establecidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Por los posibles errores y omisiones, se excusa previamente y está dispuesta a introducir las correcciones pertinentes en próximas ediciones y reimpresiones. Fuente fotografia portada: Pixabay, autoriza a copiar, distribuir, comunicar publicamente la obra y adaptar el trabajo. Ficha Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 1ª Edición Certia Editorial, Pontevedra, 2018 Autor: Ángela Mosquera Gavilán Formato: 170 x 240 mm • 153 páginas.
  6. 6. Familiaprofesional:SERVICIOSSOCIOCULTURALESYALACOMUNIDAD Áreaprofesional:Formaciónyeducación FICHADECERTIFICADODEPROFESIONALIDAD(SSCE0112)ATENCIÓNALALUMNADOCON NECESIDADESEDUCATIVASESPECIALES(ACNEE)ENCENTROSEDUCATIVOS(RD625/2013,de2 deagostoycorreccióndeerratasdelRD625/2013,BOE22/11/2013) CorrespondenciaconelCatálogoModulardeFormaciónProfesional HorasUnidadesformativasH.CPMóduloscertificadoH.Q 30 UF2277:AplicacióndelosSistemasAlternativosyaumentativosde comunicación 100 MF1426_3Aplicacióntécnicademovilidad,orientaciónydeambulación enlosdesplazamientosinternosporelcentroeducativodelalumnadocon necesidadeseducativasespecialesACNEE 90 70 UF2416:Utilizacióndelastécnicasdemovilidadendesplazamientos internosporelcentroeducativodelACNEE 30 UF2277:AplicacióndelosSistemasAlternativosyaumentativosde comunicación 150 MF1427_3Participaciónenlosprogramasdeenseñanzaaprendizajeen elauladereferenciadelalumnadoconnecesidadeseducativasespecia- les 15050 UF2417:Aplicacióndelosprogramasdehabilidadesdeautonomíapersonal ysocialdelalumnadoconnecesidades educativasespeciales 70 UF2418:Actividadescomplementariasydedescansodelalumnadocon necesidadeseducativasespeciales 30 UF2277:AplicacióndelosSistemasAlternativosyaumentativosde comunicación 100 MF1428_3Autonomíaehigienepersonalenelaseodelalumnadocon necesidadeseducativasespeciales 90 70 UF2419:Programasdeautonomíaehigieneenelaseopersonaldel ACNEE 30 UF2277:AplicacióndelosSistemasAlternativosyaumentativosde comunicación120 MF1429_3Atenciónyvigilanciaenlaactividaddelrecreodelalumnado connecesidadeseducativasespeciales 120 90UF2420:Programasdeactividadlúdicaenelrecreo 30 UF2277:AplicacióndelosSistemasAlternativosyaumentativosde comunicación 120 MF1430_3Hábitosyautonomíaenlaalimentacióndelalumnadocon necesidadeseducativasespecialesACNEEenelcomedorescolar 12040 UF2421:Programasdeautonomíaehigienepersonal,arealizarenel comedorescolarconunACNEE 50 UF2422:Programasdeadquisicióndehábitosdealimentaciónyautonomía deunACNEEqueserealizanenuncomedorescolar 80MP0503:Módulodeprácticasprofesionalesnolaborales 470Duraciónhorasmódulosformativos550Duraciónhorastotalescertificadodeprofesionalidad 570
  7. 7. Índice • INTRODUCCIÓN................................................................................ 13 • UNIDAD DIDÁCTICA 1. Programas de autonomía e higiene en el aseo del acnee........................................................................................ 15 1.1. Diseño de programas de autonomía e higiene......................................... 16 1.1.1. Objetivos.......................................................................................... 17 1.1.2. Contenidos....................................................................................... 19 1.1.3. Actividades....................................................................................... 19 1.1.4. Metodología..................................................................................... 20 1.1.5. Materiales y otros recursos............................................................ 22 1.1.6. Criterios de evaluación................................................................... 23 1.2. Prevención de riesgos................................................................................... 25 1.2.1. Enfermedades respiratorias........................................................... 26 1.2.2. Disfonías.......................................................................................... 26 1.2.3. Irritación ocular............................................................................... 28 1.2.4. Alteraciones de la piel..................................................................... 28 1.2.5. Gripe, procesos catarrales.............................................................. 29 1.2.6. Problemas de circulación............................................................... 31 1.2.7. Alteraciones músculo-esqueléticas: lumbago, hernias… ......... 32 1.2.8. Trastornos nerviosos: ansiedad, depresión… ........................... 33
  8. 8. 1.2.9. Estrés................................................................................................ 36 1.3. Ejecución: pautas a seguir. Metodología................................................... 40 1.4. Programas de control de esfínteres............................................................ 43 1.4.1. Agenda de pasos............................................................................. 44 1.4.2. Desvanecimiento de ayudas........................................................... 45 1.4.3. Encadenamiento hacia atrás.......................................................... 46 1.4.4. Encadenamiento hacia delante...................................................... 47 1.4.5. Imitación-modelado....................................................................... 47 1.4.6. Moldeado.......................................................................................... 47 1.5. Programas de control de esfínteres............................................................ 48 1.5.1. Registro e interpretación de horas................................................ 51 1.5.2. Identificación de programas apropiados para las necesidades fisiológicas........................................................................................ 58 1.5.3. El baño es un lugar divertido........................................................ 63 1.5.4. Refuerzos positivos para adquirir la conducta............................ 65 1.6. Evaluación...................................................................................................... 67 RESUMEN............................................................................................... 71 actividades........................................................................................73 • UNIDAD DIDÁCTICA 2. Aseo personal del acnee.............................77 2.1. Tipología y características............................................................................ 78 2.2. Actuaciones en el aseo personal: vestido, aseo, baño, cambio de
  9. 9. compresa y pañal........................................................................................... 80 2.3. Intimidad del ACNEE: protocolos............................................................ 93 2.4. Ayudas técnicas para el vestido/desvestido y en el entorno del baño: tipo, funcionamiento y características........................................................ 94 2.5. Higiene en el aseo del ACNEE: higiene postural para asearle............... 97 2.6. Lesiones derivadas de una incorrecta higiene postural......................... 101 RESUMEN............................................................................................. 103 ACTIVIDADES...................................................................................... 105 • UNIDAD DIDÁCTICA 3. Materiales y mobiliario del cuarto de baño.. .............................................................................................................. 109 3.1. Materiales a utilizar: tipo y características............................................... 110 3.2. Mobiliario: tipo y características............................................................... 111 3.3. Acceso a equipamiento especial del baño............................................... 117 3.3.1. Asideros.......................................................................................... 118 3.3.2. Asientos de ducha......................................................................... 118 3.3.3. WC adaptado................................................................................. 120 3.3.4. Silla inodoro................................................................................... 121 3.3.5. Grúas............................................................................................... 121 3.3.6. Grifos con adaptaciones físicas.................................................. 122 3.3.7. Grifos con adaptaciones lumínicas............................................ 122 3.4. Conservación y mantenimiento de los materiales.................................. 123
  10. 10. 3.5. Reposición y sustitución: protocolos....................................................... 123 3.6. Reciclado y aprovechamiento de recursos............................................... 124 resumen............................................................................................. 127 ACTIVIDADES...................................................................................... 129 • resumen final............................................................................. 133 • AUTOEVALUACIÓN FINAL............................................................ 135 • soluciones.................................................................................... 139 • BIBLIOGRAFÍA.................................................................................. 143 • GLOSARIO.......................................................................................... 149
  11. 11. 13UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE La higiene personal es una actividad básica del día a día para la consecución de una vida independiente. Así, los programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE promueven la higiene y salud de nuestros alumnos y alumnas de cara al bienestar personal y calidad de vida. En el primer capítulo de este manual analizaremos la manera más adecuada de diseñar este tipo de programas, estableciendo, si es necesario, programas específicos que se ajusten más a las necesidades concretas de nuestros alumnos o alumnas. Asimismo, revisaremos las técnicas de entrenamiento indicadas para la adquisición de nuevas habilidades o para mejorar las existentes de cara a la autonomía e higiene personal. Al mismo tiempo, hemos de promover que el baño sea un lugar divertido y agradable y que el colegio y las familias trabajen como un equipo para que las conductas se generalicen de un contexto a otro. El siguiente capítulo explora las conductas relacionadas con el aseo personal, cómo debe ser nuestra actuación al respecto, los productos de apoyo disponibles, la ergonomía y la higiene postural. En el último capítulo nos centraremos en el espacio destinado a la higiene personal, el cuarto de baño. El aseo debe ser un lugar adaptado y accesible tanto a nivel físico como cognitivamente. Para ello se tendrán en cuenta aspectos técnicos implicados y productos de apoyo para tal fin. Introducción
  12. 12. 15UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE • Contenido 1.1. Diseño de programas de autonomía e higiene 1.2. Prevención de riesgos 1.3. Ejecución: pautas a seguir. Metodología 1.4. Programas de control de esfínteres 1.5. Evaluación • Resumen • Actividades Programas de autonomía e higiene en el aseo del ACNEE 1 Unidad
  13. 13. 16 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Los programas de autonomía e higiene en el aseo del ACNEE están destinados a promover la independencia y calidad de vida de nuestros alumnos o alumnas. Desempeñar una vida autónoma implica la consecución de una serie de conductas destinadas a satisfacer las necesidades básicas de cada persona, las actividades de la vida diaria (AVD) como pueden ser las de autocuidado como vestirse, comer, asearse, etc. y todas aquellas tareas que permiten a la persona desenvolverse en su día a día sin depender de otros. Así, podríamos clasificar los distintos tipos de actividades en actividades de la vida diarias básicas (AVDB) y actividades de la vida instrumentales (AVDI). Las primeras, las básicas, están compuestas por todas aquellas actividades que implican el cuidado de uno mismo, y que son elementales para la autonomía de las personas como asearse, vestirse, alimentarse, etc. Las segundas, por su parte, requieren mayor grado de complejidad e implican relacionarse con el entorno e integrarse en él. Se refieren a la vida en el hogar, la salud y la seguridad, como pueden ser atender el teléfono, manejar dinero, preparar comidas, etc. Como vemos, la higiene personal se consideraría una actividad básica y elemental de la vida diaria de cara a desarrollar una vida autónoma. De este modo, hemos de promover la higiene y salud de nuestros alumnos y alumnas de cara a su bienestar personal y calidad de vida. 1 .1. Diseño de programas de autonomía e higiene A la hora de diseñar programas de autonomía personal e higiene, la meta fundamental es la consecución del máximo nivel de autonomía e independencia personal del ACNEE en los hábitos cotidianos. Estas habilidades básicas constituyen el primer eslabón de cara al desarrollo de cualquier entrenamiento relacionado con la inclusión en la comunidad, ya que los hábitos de aseo e higiene son valorados al máximo nivel y resultan clave para la aceptación social y la pertenencia a una comunidad.
  14. 14. 17UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Hábitos de higiene como el control de esfínteres, el aseo personal (lavado de manos antes, durante y después de utilizar el WC, lavado de cara, de dientes, cambios de compresa o de pañal, etc.), el vestido o desvestido (abrochar o desabrochar botones, cordones, cremalleras, etc.), o el correcto uso de objetos personales (el peine, la ropa de cambio, la mochila, etc.) son clave de cara a presentar una apariencia externa aceptable. No obstante, esta labor no implica solamente al ACNEE y al auxiliar técnico educativo, sino que requiere de la participación de todos los agentes implicados: todos los profesionales relacionados con el alumno o alumna a nivel educativo y la familia funcionando como un equipo de cara a la consecución de los objetivos que se planteen ya la generalización de las conductas. Además, siempre hemos de tener en cuenta las características de cada persona con la que trabajemos, las peculiaridades y necesidades del ACNEE, respetando su ritmo y organizando tareas de manera realista. 1.1.1. Objetivos Para comenzar a planificar un programa de habilidades de autonomía personal e higiene hemos de comenzar por establecer los objetivos. Plantearnos cuál es el objeto de nuestra intervención, qué queremos conseguir. En función de nuestra meta estableceremos un orden de prioridades: debemos concretar unos objetivos de carácter general y otros objetivos más específicos, que podrían funcionar como submetas, en los que delimitaríamos los detalles y el grado en el que queremos adquirir las metas. De este modo, podríamos incluso desplegar otro nivel de concreción mediante el establecimiento de objetivos operativos. Por otra parte, a la hora de formular dichos objetivos debemos expresarlos como capacidades, aptitudes o competencias que el ACNEE ha de adquirir; por ese motivo, es conveniente redactarlos en infinitivo. Del mismo modo, estas capacidades pueden ser de diferente tipo, es decir, pueden ser motrices, cognitivas, sociales o emocionales. En un programa de higiene la estructura podría abarcar cuatro apartados con un planteamiento de objetivos en: • Uso del WC: en este apartado se recogerán objetivos relacionados con el correcto uso del WC, la capacidad de anticipación, la micción o la
  15. 15. 18 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE defecación, o el uso del bidé. En este punto también se plantearían los programas de control de esfínteres. • Ir al cuarto de baño: este apartado se relaciona con objetivos vinculados al aseo personal, desde la capacidad de anticipación hasta el uso del cuarto de baño como abrir o cerrar los grifos, coger jabón, higiene de manos, uso de papel, etc. • Uso de útiles de aseo: aquí se encuentran los objetivos relacionados con la utilización de objetos de aseo disponibles en el centro escolar como bolsas de aseo, la capacidad de reconocer sus útiles en el cuarto de baño y el uso adecuado de los mismos, como pueden ser la pasta de dientes, el cepillo de dientes, el peine, la colonia, etc. • Cuidado personal y de la propia imagen: en este bloque se recogen los objetivos relacionados con actitudes y disposición hacia el aseo y la higiene personal, la anticipación y el reconocimiento de la necesidad de lavarse, el gusto por estar aseado, etc. Así, a modo de ejemplo presentamos los objetivos desglosados en objetivo general, específico y operativo: Objetivo general: Adquirir independencia para vestirse/desvestirse y cuidar ropa. Objetivos específicos: Adquirir independencia para vestirse/desvestirse.
  16. 16. 19UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Objetivos operativos: Poner y quitar ropa sin broches ni sujeciones. Poner y quitar ropa con cremallera. Poner y quitar ropa con automáticos. Poner y quitar ropa con botones. Poner y quitar ropa con corchetes. Poner y quitar los zapatos. Deshacer nudos. Hacer lazos. Pasar el cinturón a través de la trabilla. Abrochar y desabrochar la hebilla. … 1.1.2. Contenidos Unavezqueseestablecenlosobjetivoshayquetenerencuentaloscontenidos. Aunque a menudo se plantean de una manera global en un programa como este, hay determinados aspectos que debemos tener presentes como son los procedimientos, es decir, el conjunto de acciones ordenadas y finalizadas para alcanzar una determinada meta. Los contenidos van a hacer referencia a todos los procedimientos, hechos, conceptos, actitudes, valores y normas mediante las que se pretende desarrollar las capacidades del ACNEE. Así, los procedimientos serían todas aquellas acciones ordenadas para la consecución de un fin (las habilidades, las estrategias y las técnicas); los conceptos a trabajar pueden ser el sueño, la higiene, las habilidades comunicativas, etc.; las actitudes, valores y normas son las que van a regular la conducta de las personas, por ejemplo, la autoestima, el respeto, la solidaridad, etc. 1.1.3. Actividades Las actividades planteadas en un programa de autonomía e higiene han de estar ajustadas a las características personales del ACNEE, deben ser realistas de acuerdo a sus posibilidades, motivadoras y dispuestas en un grado de dificultad
  17. 17. 20 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE creciente. Además, deben resultar cómodas y agradables, incluso con cierto carácter lúdico. Las actividades planteadas deben ser representativas de la realidad y extrapolables a otros contextos y, por tanto, generalizables. A menudo las fichas de las actividades incluyen los siguientes apartados: • Nombre de la actividad. • Número de la actividad en relación con la programación. • Duración de la actividad. • Objetivos operativos. • Contenidos. • Desarrollo • Recursos. • Evaluación. No obstante, las fichas de las actividades pueden tener diferentes diseños en función del profesional que las plantee. Un ejemplo de ficha de actividad se expone en el siguiente apartado. 1.1.4. Metodología Lametodologíahacereferenciaacómonosplanteamosconseguirlosobjetivos propuestos. Hemos de establecer las secuencias de acciones encaminadas a lograr el fin determinado. Se trata de diseñar las actividades que nos lleven a la consecución de los objetivos. No obstante, al tratarse de un ACNEE hemos de adaptar en ocasiones las actividades en base a sus necesidades y características. Por otra parte, además de las actividades hemos de tener en cuenta las técnicas y estrategias a llevar a cabo. Es conveniente establecer qué técnicas serán más adecuadas para llevar a término las actividades planteadas. Además, confeccionar fichas de las actividades nos permitirá operativizar toda la información relevante de la actividad.
  18. 18. 21UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE FICHA DE ACTIVIDAD: LAVARSE LAS MANOS Actividad número 3 Duración: 20 minutos Objetivo: se lava las manos Recursos: Lavabo, jabón, espejo, agua, toalla. Auxiliar técnico educativo. Contenidos: Abrir el grifo Mojar las manos Enjabonar las manos Frotar las manos Aclarar Cerrar el grifo Secar las manos Desarrollo: Se realiza el entrenamiento frente al lavabo y el espejo teniendo al alcance del ACNEE los materiales necesarios. El auxiliar comenta al ACNEE las ocasiones en las que es necesario lavarse las manos: antes de comer, después de ir al servicio, después de jugar con la pelota, etc. Finalmente, el auxiliar modela la conducta de lavarse las manos comentando cada paso. (Continúa)
  19. 19. 22 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Evaluación: Nombre del usuario: Actividad: Fecha: Aspectos Valoración Muy adecuado Adecuado Inadecuado Muy inadecuado Abre el grifo Se moja las manos Se enjabona Se frota las manos Se aclara Cierra el grifo Se seca las manos 1.1.5. Materiales y otros recursos Entre el mobiliario más común se encuentran los adaptadores de WC, WC adaptados, camillas hidráulicas, grúas, armarios y estanterías, bidé, grifos adaptados, lavabos adaptados, dosificadores de gel, dispensadores de papel, barras de apoyo, suelo antideslizante, espejos, etc. Los materiales higiénicos que se suelen emplear son: papel higiénico, guantes y esponjas de un solo uso, bolsas, gel, crema hidratante, pomadas, colonia, pañales, cubos de pedal para el material de desecho.
  20. 20. 23UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Otros recursos que pueden facilitar la adquisición de hábitos de autonomía e higiene pueden ser los pictogramas, las guías de pasos o cualquier otro material adaptado que facilite la tarea y haga del baño un lugar predecible y agradable. Además, en el control de esfínteres existen disponibles productos específicos como relojes con alarmas. Otros materiales pueden ser los reforzadores ya que aquellas conductas que obtengan recompensas será más probable que se vuelvan a repetir, así, muchas veces se recurrirá al elogio, pero también podemos optar por juegos o juguetes según las preferencias del ACNEE. No obstante, hay que tener en cuenta que el empleo de estas ayudas ha de ser temporal, para garantizar la independencia del ACNEE y la generalización de las conductas. Los pictogramas facilitan la accesibilidad cognitiva. 1.1.6. Criterios de evaluación A la hora de determinar los aprendizajes adquiridos por parte del ACNEE y el éxito del programa de autonomía e higiene, habrá que tener en cuenta las competencias previas y las adquiridas ya que se trata de una educación globalizada. En este sentido, se llevará a cabo una evaluación continua recogiendo todo el proceso de enseñanza-aprendizaje. Para determinar los logros de manera global contamos con las hojas de registro empleadas durante todo el proceso. Así, previamente a la implantación del programa habremos realizado una evaluación
  21. 21. 24 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE inicial mediante registros indicándonos de qué punto parte el ACNEE. Asimismo, se realizará una evaluación final sintetizando todos los logros alcanzados a lo largo de todo el curso, que se verá plasmado en un informe dirigido a padres y demás profesionales. A modo de ejemplo, a continuación presentamos un registro de evaluación para el informe de hábitos de aseo personal e higiene: USO DEL INODORO: ACNEE que no controla esfínteres (control pasivo): Manifiesta estar incómodo por estar sucio/a o mojado/a: SÍ NO Anticipa que va a ir al WC para cambiar el pañal SÍ NO Colabora en el cambio de pañal SÍ NO ¿Cómo colabora? Reacciona positivamente al cambio SÍ NO ¿Cómo reacciona? Observaciones: La siguiente tabla recoge un modelo de informe para el centro en el área de higiene y control de esfínteres. ACTIVIDADES NOINCIADO INICIADO AYUDA EN DESARROLLO AYUDA ADQUIRIDO ACTIVIDADES B NM Agrado Desagrado Indiferente HIGIENE Y CONTROL DE ESFÍNTERES 1. Identifica sensaciones de limpieza
  22. 22. 25UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 2. Lava las manos y la cara antes y después de comer, de ir al WC, etc. 3. Lava sus dientes 4. Reconoce su ropa 5. Usa el pañal con control horario 6. Avisa gestual o verbalmente cuando quiere ir al WC 7. Va al baño solo o con supervisión cuando tiene necesidad 8. Usa correcta- mente el WC 9. Se baja y se sube la ropa al usar el WC Observaciones: Códigos: B: Bien NM: Necesita Mejorar Ayudas: F: Física V: Verbal G: Gestual SN: Sin ayuda 1 .2. Prevención de riesgos Trabajar en el sector educativo puede llegar a comportar ciertos riesgos. En este sentido, los avances en ergonomía han dado lugar a equipos y herramientas más adaptados y con nuevos diseños, de cara a prevenir posibles riesgos para sus usuarios.
  23. 23. 26 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 1.2.1. Enfermedades respiratorias Cuando aparecen problemas para respirar, puede ocurrir que cueste o resulte incómodo obtener el oxígeno que necesitamos. Podemos tener la sensación de no estar obteniendo el suficiente aire. En ocasiones, estos problemas pueden ser leves a causa de una congestión nasal o de hacer ejercicio intenso. No obstante, la falta de aire también puede ser señal de una enfermedad más grave. Los problemas respiratorios pueden estar relacionados con nuestros pulmones como en el caso del asma, el enfisema o la neumonía; con la tráquea o en los bronquios, que son parte del sistema respiratorio; con enfermedades cardíacas, que pueden provocar falta de aire si el corazón no puede bombear sangre para suministrarle oxígeno al cuerpo; con ansiedad; o incluso con alergias. No obstante, la mayor parte de las enfermedades respiratorias son causadas por microorganismos presentes en el ambiente y por cambios bruscos de temperatura y, visto así, pueden prevenirse. Así, de cara a la prevención es importante: • Evitar cambios bruscos de temperatura. • Evitar el humo del tabaco. • Abrigarse del modo adecuado. • Lavarse las manos con frecuencia. • Evitar tocar los ojos, boca o nariz para evitar contagios. Por último, cabe mencionar que el empleo de tiza en el aula puede incrementar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias como pueden ser sibilancias, afonía o bronquitis crónica, por lo que podría optarse por emplear rotuladores. 1.2.2. Disfonías Las personas que trabajan en el sector educativo a menudo se exponen a padecer problemas relacionados con su voz, ya que es una de sus herramientas. Así, una disfonía se considera un desorden de la voz que la desvía de lo normal. Dentro de las disfonías se diferencian la disfonía funcional y la orgánica. En la
  24. 24. 27UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE disfonía funcional la causa se encuentra dentro de los elementos de la laringe, entre ellos las cuerdas vocales. Por su parte, en la disfonía orgánica se puede apreciar una lesión en la laringe, principalmente en las cuerdas vocales (las lesiones más comunes suelen ser nódulos, pólipos, edemas, quistes o laringitis). Por otra parte, la afonía sería el trastorno de la voz en su mayor grado, la pérdida total de la voz. Además, los problemas relacionados con la voz también se pueden asociar a ciertas características personales vinculadas a la alimentación, al hábito tabáquico o incluso a la manera de hablar. No obstante, es evidente que son las profesiones relacionadas con la educación las que pueden provocar estas alteraciones en mayor medida, especialmente cuando se trabaja en niveles educativos inferiores o en otras situaciones en las que es necesario hacer un mayor esfuerzo sobre la voz (educación física, música, idiomas, etc.). La propia tarea educativa a menudo implica subidas y bajadas del tono, preguntas, refuerzos, etc.; además, el ruido tanto dentro como fuera del aula va a implicar que se alce la voz para poder mantener la comunicación. Así, el número de alumnos va a influir directamente en el nivel de ruido y en la necesidad de forzar la voz en un momento determinado. Incluso el polvo y la tiza también pueden contribuir a irritar la garganta. En general, muchas son las situaciones en las que hay que forzar un poco la voz. No obstante, de cara a la prevención de estos problemas es importante que los profesionales vinculados a la educación: • Mantengan un estilo de vida saludable. • Empleen métodos auxiliares como pueden ser pizarras digitales, videos o altavoces. • Reduzcan o eliminen las posibles fuentes de polvo. • Eviten carraspear y toser de manera muy frecuente, bebiendo agua a menudo. • Traten de no gritar o hablar por encima del ruido ambiental, siendo recomendable esperar a que haya silencio para empezar a hablar o buscar otros recursos no vocales con instrumentos o palmadas. • Cuando haya que hablar para un gran número de personas, deben emplear una amplificación adecuada y ser conscientes de los límites de su voz.
  25. 25. 28 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE • Eviten tensar los músculos de la cara, cuello, hombros y garganta, para lo cual se pueden realizar ejercicios de relajación específicos. • Respiren de manera adecuada. • Empleen posturas adecuadas para hablar de manera cómoda. 1.2.3. Irritación ocular Trabajar en el sector educativo puede dar lugar a la sensación de ojos llorosos o secos, dificultades a la hora de enfocar, visión borrosa u otras sensaciones causadas por el brillo de la pantalla del ordenador, la cantidad de luz emitida, la distancia a la que nos encontramos de la pantalla o el papel, el tiempo de exposición a una fuente luminosa como una pantalla de ordenador, la duración y frecuencia de las pausas realizadas y las características personales del educador. Además, el hecho de notar molestias en la vista puede implicar la adopción de posturas inadecuadas a la hora de desarrollar el trabajo. Para la prevención de este tipo de riesgos laborales se recomienda emplear filtros de alta calidad que minimicen el brillo y parpadeo de la pantalla. El descanso es muy importante: es conveniente plantearse pausas cada 90 minutos de trabajo con la pantalla de unos 10 minutos de duración. Del mismo modo, también se recomienda que cada 20 minutos se mire a una distancia de 20 pies durante 20 segundos, lo que se conoce como la regla 20/20. Por otra parte, como complemento a estas medidas se puede recurrir a colirios, parpadear con frecuencia y relajar los ojos durante la jornada laboral. 1.2.4. Alteraciones de la piel La piel es el órgano de mayor tamaño en nuestro cuerpo, recubre toda su superficie y nos protege contra bacterias y virus. Nos ayuda a percibir el mundo: además de ofrecernos el sentido del tacto, nos informa de la temperatura y la humedad del entorno que nos rodea, y regula nuestra propia temperatura. Por otra parte, también elabora la vitamina D proveniente de las radiaciones solares. La regla 20/20 Cada 20 minutos mirar a una distancia de 20 pies (6,09 metros).
  26. 26. 29UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE No obstante, esta barrera puede ser sensible e irritarse, obstruirse o inflamarse provocando enrojecimiento, hinchazón, ardor o picazón. Alergias, sustancias irritantes, nuestra carga genética y determinadas enfermedades pueden ocasionar acné, sarpullidos, urticarias u otros problemas en nuestra piel. Como vemos, nuestra piel nos protege, aunque en ocasiones puede llegar a infectarse o alterarse por gérmenes, una mala alimentación, sustancias tóxicas como el tabaco y el alcohol y el estrés o la ansiedad. Entre las alteraciones e infecciones más comunes se encuentran las ocasionadas por bacterias como el estreptococo o el estafilococo; otras por virus como el herpes simple o las verrugas; por hongos, como el caso del pie de atleta; por parásitos, como los piojos; o incluso por estrés, como la alopecia aerata o la dermatitis seborreica. Así, de cara a la prevención de este tipo de problemas es importante: • Cuidar la alimentación. • Beber mucha agua. • Descansar. • Evitar el consumo de sustancias como el alcohol o el tabaco. • Emplear jabones adecuados para nuestra piel. • Utilizar protección solar. 1.2.5. Gripe, procesos catarrales Otro de los riesgos laborales en el contexto escolar se relaciona con estar en contacto con agentes biológicos como virus o baterías, al encontrarse en un aula con un número reducido de metros cuadrados y con deficiente o nula ventilación. Así, en este ambiente es fácil contraer enfermedades infecciosas como gripes y catarros, así como el contagio por piojos (más habitual en educación infantil). Además, las condiciones de humedad y temperatura no son estables en todas las dependencias del centro, lo cual puede provocar que tanto el educador como el alumnado se vean expuestos a variaciones de temperatura al salir del aula y otras dependencias con respecto al pasillo o el patio exterior.
  27. 27. 30 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Se considera riesgo térmico cuando la temperatura interna del cuerpo aumenta o disminuye un grado centígrado respecto a la temperatura media del cuerpo. No obstante, el mayor o menor riesgo estará en función de la capacidad de la persona para la aclimatación. La temperatura óptima del aula estará en función de la actividad que se desarrolle en ella. La humedad relacionada con el aire también debe controlarse para garantizar ambientes térmicos adecuados y evitar molestias asociadas a descargas de electricidad estática debidas a ambientes excesivamente secos. A menudo, en las aulas existen valores inferiores a los recomendados y problemas ocasionados con el uso de calefactores. En el caso de los gimnasios y espacios abiertos los riesgos son debidos al exceso de humedad. De cara a la prevención es importante la renovación periódica del aire en el aula para garantizar un ambiente más limpio e incrementar el confort y bienestar durante la jornada escolar. Así, con una adecuada ventilación de las aulas podremos evitar un aire viciado por el exceso de calor y frío, la humedad o la sequía y posibles olores desagradables. El polvo, fibras, humos, gases, etc. deben ser extraídas en su fuente de origen. Laventilaciónenellugardetrabajopuedesernaturaloforzadamecánicamente mediante un ventilador, aunque lo recomendable es que se lleve a cabo de modo natural. En cualquier caso, la ventilación del aula debe realizarse seis veces por hora, como mínimo, para trabajos sedentarios y, diez veces por hora cuando se trate de trabajos que requieran esfuerzo físico. Por otra parte, la circulación del aire en espacios cerrados no debe provocar corrientes molestas. La velocidad del aire debe estar comprendida entre 0,25m/s y 0,5m/s dependiendo de si las labores se llevan a cabo en ambientes calurosos o no. Además, los trabajadores deberían estar vacunados contra enfermedades que pueden ser adquiridas en un centro escolar.
  28. 28. 31UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 1.2.6. Problemas de circulación Nuestro sistema vascular está constituido por una red de vasos sanguíneos. Ésta incluye las arterias, las venas y los capilares que transportan la sangre hasta el corazón. En ocasiones las arterias pueden engrosarse y ponerse rígidas, generando un problema llamado arteriosclerosis. Incluso los coágulos de sangre pueden llegar a obstruir los vasos y bloquear el flujo al corazón o al cerebro. Así, cuando los vasos sanguíneos se debilitan o se rompen pueden llegar a ocasionar una hemorragia interna. Los factores de riesgo vinculados a los problemas de circulación suelen ser los siguientes: • Herencia genética de enfermedades vasculares o cardíacas. • El embarazo. • Enfermedades o traumatismos. • Largos periodos de estar de pie o sentados. • Diabetes. • Colesterol. • Fumar. • Obesidad. Teniendo esto en cuenta, de cara a la mejora o a la prevención de problemas de circulación se recomienda alternar la posición de sentado y de pie (en cualquier caso, evitar cruzar las piernas), dormir con una almohada bajo las piernas para favorecer la circulación de retorno, aplicar chorros de agua en contrastes de caliente y fría (terminar con fría), beber dos litros de agua al día, bajar de peso si es necesario, ingerir alimentos saludables, mantenerse activos y no fumar.
  29. 29. 32 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 1.2.7. Alteraciones músculo-esqueléticas: lumbago, hernias… Una mala postura, una postura estática prolongada o movimientos repetitivos pueden dar lugar a alteraciones músculo-esqueléticas. Una mala postura puede generar problemas como tendinitis, lumbalgias o tortícolis entre otros. Estas dolencias pueden deberse a la manera en la que nos sentamos, como no apoyar la espalda en el respaldo de nuestro asiento o mantener nuestra espalda muy flexionada, además de la excesiva flexión del cuello al escribir o su torsión al mirar a una pantalla. Por otra parte, la falta de apoyo de brazos y muñecas mientras escribimos también puede dar lugar a este tipo de problemas. Estas malas posturas, si se mantienen durante un tiempo prolongado, pueden implicar esfuerzos musculares estáticos y éstos son suficientes para provocar fatiga y dolores musculares como sobrecarga en la zona lumbar o problemas de tipo circulatorio. Las varices Las venas varicosas son venas que se hinchan y se retuercen y pueden ver- se bajo la piel. Generalmente ocurre en las piernas, pero también pueden aparecer en otras partes del cuerpo. Las venas tienen válvulas que ayudan a mantener el flujo de la sangre hacia el corazón, si estas válvulas no funcionan bien, la sangre puede detenerse y acumularse provocando que se hinchen y conducir a la formación de las varices. Si las varices son dolorosas o su apariencia le preocupa el especialista pue- de recomendar procedimientos para extirparlas.
  30. 30. 33UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Por ejemplo, las alteraciones músculo-esqueléticas más comunes son el lumbago o las hernias. El lumbago es un dolor localizado en la zona lumbar acompañado de rigidez, disminución del movimiento de la zona lumbar y dificultades para ponerse derecho. El lumbago puede estar ocasionado por levantar de manera incorrecta un objeto pesado, un desplazamiento repetitivo, mantener una postura a lo largo de un tiempo prolongado o sufrir una lesión o accidente. Por su parte, la hernia es un saco formado por el revestimiento de la cavidad abdominal. El tipo de hernia depende de su localización, así puede tratarse de una hernia femoral, localizada en la parte superior del muslo; una hernia hiatal, ubicada en la parte superior del estómago; una hernia quirúrgica fruto de una cicatriz en el abdomen; una hernia umbilical, ubicada alrededor del ombligo; o una hernia inguinal ubicada en la ingle. No obstante, no existe una causa clara que origine la hernia, aunque puede relacionarse con el levantamiento de objetos pesados, esfuerzos o cualquier movimiento que incremente la presión en el abdomen. Además, cualquier actividad que sea realizada de manera repetitiva puede acabar acarreando a largo plazo lesiones en músculos y articulaciones. Problemas como artritis, artrosis o el síndrome del túnel carpiano pueden ser debidos a actividades repetitivas como el uso del ratón y del teclado. Estas alteraciones pueden prevenirse adoptando posturas correctas, alternando actividades y manteniéndose activo. Además, la manera en que organicemos nuestro trabajo puede ayudarnos y asegurarnos de que nuestros materiales sean ergonómicos. 1.2.8. Trastornos nerviosos: ansiedad, depresión… Como en cualquier trabajo, en el centro escolar existen ciertas demandas psicosociales que pueden favorecer o impedir la satisfacción laboral de las personas y la calidad en el trabajo. Factores como el estrés laboral, la violencia laboral, el hostigamiento psicológico o la insatisfacción laboral pueden dar lugar a distintos trastornos del estado de ánimo como la ansiedad o trastornos del estado de ánimo como la depresión.
  31. 31. 34 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE La ansiedad a menudo se relaciona con la anticipación de un estresor; no obstante, en ocasiones puede ocurrir que la ansiedad no desaparezca cuando lo hace el agente estresor, empeorando incluso con el tiempo. Esta situación puede llegar a acarrear el desarrollo de trastornos como el Trastorno de Ansiedad Generalizada, Trastorno de Pánico, Agorafobia, Fobias, o Trastorno Obsesivo Compulsivo, entre otros. Por otra parte, la depresión, desde un punto de vista clínico es un trastorno del estado de ánimo en el que la persona padece sentimientos de profunda tristeza, ira o frustración acompañados de apatía y cambios en las rutinas de sueño o alimentación que limitan la vida diaria de quien la padece. De acuerdo con el DSM-5, los criterios para diagnosticar un Trastorno de depresión mayor serían los siguientes: A. Cinco (o más) de los siguientes síntomas han estado presentes durante el mismo periodo de dos semanas y representan un cambio del funcionamiento previo; al menos uno de los síntomas es (1) estado de ánimo deprimido o (2) pérdida de interés o de placer. Nota: No incluir síntomas que se pueden atribuir claramente a otra afección médica. 1. Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días, según se desprende de la información subjetiva (p. ej., se siente triste, vacío, sin esperanza) o de la observación por parte de otras personas (p. ej. se le ve lloroso). (Nota: En niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable.) 2. Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días (como se desprende de la información subjetiva o de la información). 3. Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso (p. ej. modificación de más de un 5 % del peso corporal en un mes), o disminución o aumento del apetito casi todos los días. (Nota: En los niños considerar el fracaso para el aumento de peso esperado.) 4. Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
  32. 32. 35UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 5. Agitación o retraso psicomotor casi todos los días (observable por parte de otros, no simplemente la sensación subjetiva de inquietud o enlentecimiento). 6. Fatiga o pérdida de energía casi todos los días. 7. Sentimientos de inutilidad o de culpabilidad excesiva o inapropiada (que puede ser delirante) casi todos los días (no simplemente el autorreproche o culpa por estar enfermo). 8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o para tomar decisiones, casi todos los días (a partir de la información subjetiva o de la observación por parte de otras personas). 9. Pensamientos de muerte recurrentes (no solo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo. B. Los síntomas causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento. C. El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afectación médica. Nota: Los Criterios A-C constituyen un episodio de depresión mayor. Nota: Las respuestas a una pérdida significativa (p.ej., duelo, ruina económica, pérdidas debidas a una catástrofe natural, una enfermedad o discapacidad grave) pueden incluir el sentimiento de tristeza intensa, rumiación acerca de la pérdida, insomnio, pérdida de apetito y pérdida de peso que figuran en el Criterio A, y pueden simular un episodio depresivo. Aunque estos síntomas pueden ser comprensibles o considerarse apropiados a la pérdida, también se debería pensar atentamente en la presencia de un episodio depresivo mayor además de la respuesta normal a una pérdida significativa. Esta decisión requiere inevitablemente el criterio clínico basado en la historia del individuo y de las normas culturales para la expresión del malestar en el contexto de la pérdida. D. El episodio de depresión mayor no se explica mejor por un trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un
  33. 33. 36 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE trastorno delirante, u otro trastorno especificado o no especificado del espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. E. Nunca ha habido un episodio maníaco o hipomaníaco. Nota: Esta exclusión no se aplica si todos los episodios de tipo maníaco o hipomaníaco son inducidos por sustancias o se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de otra afectación médica. Como vemos, un episodio depresivo mayor es mucho más que el mero hecho de sentirse triste, e incluye para su diagnóstico toda una serie de síntomas que van a variar de una persona a otra. En cualquier caso, de cara al diagnóstico un elemento clave es la aparición del menoscabo en la vida diaria de la persona de manera significativa. La prevención de este tipo de trastornos no siempre es posible, ya que varía mucho en función de las características de cada persona. En general, depende de la vulnerabilidad que cada individuo presente ante acontecimientos vitales que puedan resultar estresantes y la predisposición genética para adquirirlos en cuanto a herencia. En cualquier caso, mantener un estilo de vida saludable siempre es recomendable, por ejemplo, realizar actividad física, seguir una dieta equilibrada, realizar actividades agradables o hobbies, mantener relaciones sociales, la relajación o beber agua a pequeños sorbos (podría resultar uno de los mejores ansiolíticos naturales). 1.2.9. Estrés En ocasiones puede ocurrir que las demandas del entorno superen los recursos de la persona educadora. Hablamos de un desequilibrio. En definitiva, el estrés no es más que una respuesta adaptativa. El profesional puede sentir que en ocasiones no puede hacer frente a situaciones que se plantean a lo largo de su jornada laboral. Los síntomas de padecer estrés se manifiestan a distintos niveles, psicofisiológico, conductual, cognitivo, emocional y social:
  34. 34. 37UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Síntomas a nivel psicofisiológico Síntomas a nivel conductual Síntomas a nivel cognitivo Síntomas a nivel emocional Síntomas a nivel social Músculos tensos o rígidos Rechinar de dientes Sudoración profusa Cefalea tensional Sensación .de mareo Sensación de sofoco Dificultad para tragar Dolor de estómago Náuseas Vómitos Sacudidas y temblores Conciencia de los latidos del corazón, etc. Evitación de determinadas tareas Dificultades para dormir Dificultades para termi- nar el propio trabajo Temblores Inquietud Cara tensa Puños apretados Lloros Cambios en los hábitos de alimenta- ción, tabaco o alcohol Pensamientos ansiógenos y catastrofistas Dificultad para concen- trarse Dificultad para recordar acontecimien- tos Sensación de tensión Irritabilidad Desasosiego Preocupación constante Incapacidad para relajarse Depresión Búsqueda/ evitación de otras personas Cambios en la calidad de las relaciones sociales Así, una vez que es detectada la amenaza, las fases del estrés serían las siguientes: 1. Estrés. 2. Alarma: movilización inicial para hacer frente a la demanda.
  35. 35. 38 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 3. Resistencia: lucha continuada contra el estresor. 4. Agotamiento: agotamiento de los recursos del organismo. 5. Enfermedades de adaptación. De acuerdo con el DSM-5, los trastornos de adaptación se diagnostican teniendo en cuenta los siguientes criterios: A. Desarrollo de síntomas emocionales o del comportamiento en respuesta a un factor o factores de estrés identificables que se producen en los tres meses siguientes al inicio del factor(es) de estrés. B. Estos síntomas o comportamientos son clínicamente significativos, como se pone de manifiesto por una o las dos características siguientes: 1. Malestar intenso desproporcionado a la gravedad o intensidad del factor de estrés, teniendo en cuenta el contexto externo y los factores culturales que podrían influir en la gravedad y la presentación de los síntomas. 2. Deterioro significativo en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento. C. La alteración relacionada con el estrés no cumple los criterios para otro trastorno mental y no es simplemente una exacerbación de un trastorno mental preexistente. D. Los síntomas no representan el duelo normal. E. Una vez que el factor de estrés o sus consecuencias han terminado, los síntomas no se mantienen durante más de otros seis meses. Especificar si: 309.0 (F43.21) Con estado de ánimo deprimido: Predomina el estado de ánimo bajo, las ganas de llorar o el sentimiento de desesperanza. 309.24 (F43.22) Con ansiedad: Predomina el nerviosismo, la preocupación, la agitación o la ansiedad por separación.
  36. 36. 39UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 309.28 (F43.23) Con ansiedad mixta y estado de ánimo deprimido: Predomina una combinación de depresión y ansiedad. 309.3 (F43.24) Con alteración de la conducta: Predomina la alteración de la conducta. 309.4 (F43.25) Con alteración mixta de las emociones y la conducta: Predominan los síntomas emocionales (p.ej., depresión, ansiedad) y una alteración de la conducta. 309.9 (F43.20) Sin especificar: Para las reacciones de mala adaptación que no se pueden clasificar como uno de los subtipos específicos del trastorno de adaptación. Especificar si: Agudo: Si la alteración dura menos de 6 meses. Persistente (Crónico): Si la alteración dura 6 meses o más. No obstante, el estrés por sí mismo no provoca enfermedades, pero sí incrementa el riesgo de padecerlas. Las principales causas que originan estrés entre los profesionales de la educación serían las individuales y situacionales (la edad, el tiempo en el centro educativo, sexo, nivel profesional, antigüedad, etc.); formación adaptada a las demandas del puesto de trabajo; estrategias y habilidades del profesional; inseguridades; que la familia del ACNEE delegue en el profesional ciertas responsabilidades; falta de medios e inversión económica por parte de las administraciones; características del alumnado; número de alumnos excesivo y heterogéneo; o sensación de estar siendo juzgado o juzgada. Cuando este estrés se mantiene de manera prolongada en el tiempo en el puesto de trabajo da lugar a lo que se conoce como burnout, que es el resultado de un estado continuado de tensión y da lugar a una sensación de cansancio emocional o agotamiento, de no poder dar más de sí. Esto genera un estado de despersonalización y de baja realización personal que se manifiesta en la sensación de que la situación laboral nos supera, de estar acabado profesionalmente, frustración, conflictos con los compañeros, sentimientos de inutilidad o distanciamiento con los alumnos.
  37. 37. 40 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Las recomendaciones para prevenir la aparición del estrés en nuestro puesto de trabajo serían: • Mantener un estilo de vida saludable realizando actividad física y llevar a cabo una alimentación saludable. • Realizar diferentes técnicas de relajación o mediante meditación, control de la respiración, meditación, etc. • Desarrollar nuestras habilidades sociales y nuevas técnicas de resolución de problemas, además de tener en cuenta medidas de higiene del sueño para prevenir problemas relacionados con el descanso. • A nivel cognitivo, es necesario detectar a tiempo pensamientos negativos o interpretaciones erróneas de manera que podamos reconducirlos de manera positiva y saludable. • En cuanto a las emociones derivadas del estrés, podemos prevenir su aparición con emociones positivas como el optimismo, la alegría, la ilusión, etc. • A nivel social, es recomendable planificar actividades con los demás, familia, amigos, compañeros, vecinos, etc., evitar el aislamiento y la soledad en la medida de lo posible. 1 .3. Ejecución: pautas a seguir. Metodología A la hora de ejecutar un programa de autonomía e higiene en el aseo de un ACNEE, es necesario establecer una metodología, tal y como se ha explicado en el apartado 1.1.4. del presente tema. Para llevar a cabo dicha metodología, ejecutando el programa de la manera más satisfactoria posible se precisa seguir ciertas pautas, como las que se exponen a continuación:
  38. 38. 41UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE • Establecer un horario. Los horarios contribuyen a crear un entorno predecible para el ACNEE e instaurar hábitos de higiene. Por ejemplo, en el caso del control de esfínteres, se recomienda establecer un registro del tiempo que trascurre entre micciones. Así una vez conocida la pauta de micción, llevaremos al ACNEE diez minutos antes de ese tiempo registrado y le animaremos a que permanezca sentado en el WC. • Crear rutinas. Es importante establecer rutinas para cada tipo de tarea. Por ejemplo, en el mismo caso anterior es conveniente asociar el hecho de hacer pis con una situación rutinaria (ir al cuarto de baño al levantarse, antes de salir de casa, antes de salir al patio, etc.). Asimismo, es importante que los familiares y demás personas implicadas en el cuidado del ACNEE estén al corriente de estas rutinas para poder generalizar conductas. El método TEACCH es un ejemplo de cómo crear ambientes estructurados y predecibles para que los alumnos con necesidades educativas especiales puedan desenvolverse en el aula de manera más autónoma en relación a las tareas y a los horarios. • Establecer refuerzos. Para alcanzar los objetivos planteados es aconsejable establecer refuerzos que sean contingentes a la conducta. Estos refuerzos han de ser significativos para el ACNEE; en el mejor de casos podrían ser elegidos por el mismo usuario. Éstos pueden ser de muy distinto tipo y, poco a poco, se irán retirando para consolidar la conducta. • Asegurar un entorno tranquilo y agradable. Para que el aprendizaje de cualquier habilidad sea efectivo, es necesario que el ambiente en el que se lleve a cabo el aprendizaje ser tranquilo y agradable. Por ejemplo, en el caso del control de esfínteres mencionado, podemos colocar fundas en la taza del WC para evitar que resulte fría. • Emplear apoyos visuales. Para favorecer la accesibilidad cognitiva del ACNEE podemos valernos de apoyos visuales. Estos contribuirán a mejorar la independencia, la capacidad de anticipación, la comunicación, la comprensión de expectativas, la competencia social y disminuir problemas de conducta. Pueden ser pictogramas o fotografías o incluso secuencias de pasos a seguir. Un ejemplo de secuencia para el control de esfínteres sería:
  39. 39. 42 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 1. Sentarse en el WC. 2. Hacer pis. 3. Limpiarse. 4. Tirar de la cadena. Además, para favorecer la comprensión de los apoyos visuales se pueden acompañar de marcadores de tiempo como relojes de arena, flechas, etc. Por ejemplo, mediante marcadores como flechas o cruces podemos señalizar cualquier cambio en el horario: Recursos como el Time Timer, ayudan a los niños y niñas a materializar conceptos abstractos como el tiempo, mediante su representación visual del transcurso de los minutos; así, les ayuda a tomar conciencia sobre el tiempo, favoreciendo la anticipación y su autonomía. Su funcionamiento es muy sencillo: la parte visible en color rojo va disminuyendo conforme avanzan los minutos, un bip sonará cuando se haya agotado.
  40. 40. 43UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE • Establecer un sistema de comunicación. En ocasiones, dependiendo el tipo de ACNEE de que se trate, la comunicación puede ser una dificultad añadida a la hora de adquirir una habilidad de autonomía personal. Por ejemplo, un ACNEE con TEA (Trastorno del Espectro Autista) puede tener dificultades para expresar sus deseos o necesidades, entonces ¿cómo va a indicarnos que tiene ganas de hacer pis si no sabe cómo comunicarse con nosotros? En este caso antes de implementar un programa de este tipo hemos de determinar si nuestro alumno o alumna necesita un Sistema Alternativo o Aumentativo de Comunicación (SAAC) y escoger y ofrecer el más adecuado de acuerdo con sus características. Comunicador Go Talk 20+. 1 .4. Recursos: técnicas de entrenamiento: tipos Entre las técnicas de entrenamiento para la adquisición de nuevas habilidades se encuentran las técnicas de modificación de conducta, que consisten en la aplicación de los principios del aprendizaje al estudio y tratamiento de los trastornos de comportamiento. Estas técnicas parten de la idea de la continuidad de la conducta; es decir, hay un continuo de conductas entre las que se encuentran las normales y las anormales y, del mismo modo, si todas las conductas se pueden aprender, también se pueden desaprender. De igual forma, podemos aprender conductas nuevas o eliminar conductas desadaptadas y sustituirlas por otras más apropiadas.
  41. 41. 44 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Así, la modificación de conducta recoge técnicas operantes básicas, que seleccionaremos en función de las metas a conseguir con respecto a la respuesta del ACNEE. Para el desarrollo y mantenimiento de conductas podemos recurrir a técnicas como el modelado, el moldeamiento (aproximaciones sucesivas) o el encadenamiento; y para reducir o eliminar conductas podemos optar por técnicas como el tiempo fuera, el coste de respuesta, la saciación, la sobrecorrección, la estimulación contingente a la respuesta, los refuerzos diferenciales o la extinción. 1.4.1. Agendas de pasos Las agendas o guías de pasos también son un recurso muy útil para poner orden a actividades de la vida diaria de los ACNEE. Estas agendas ayudan a secuenciar las actividades, a establecer el orden que se debe seguir para llevar a cabo una tarea. Además, estas guías de pasos se pueden generalizar a otros contextos que no sean el centro escolar, ya que pueden servir para cualquier tarea que tenga que realizar en su día a día. Son muy útiles para asimilar hábitos o habilidades y se desarrollan como instrucciones sencillas para poder anticiparse y evitar la ansiedad o posibles frustraciones. Estas guías de pasos pueden elaborarse mediante objetos reales, fotografías, pictogramas o palabras o viñetas, en papel o en cartulina. El número de pasos puede variar en función de las necesidades del alumno y su grado de familiaridad con este sistema. Las guías pueden ser fijas, para las tareas más habituales, o pueden elaborarse claves visuales con una tira de velcro para cada paso. Echar la pasta Lavar los dientes Enjuagarse Escupir Lavar cepillo Colocar cepillo
  42. 42. 45UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE A la hora de diseñar una agenda de pasos para nuestro ACNEE hemos de tener en cuenta los siguientes pasos: 1. Decidir qué actividades queremos programar. Se recomienda alternar actividades que gusten con otras que no gusten tanto. 2. Colocar símbolos visuales que representen las actividades. 3. Avisar al ACNEE cuando llegue el momento de alguna de las actividades programadas. También resulta de gran utilidad colocar marcadores de tiempo como una flecha o una cruz para indicar la actividad que estamos realizando o la que ya hemos realizado. 4. Elogiar al ACNEE y entregar recompensas. 1.4.2. Desvanecimiento de ayudas En ocasiones, cuando se persigue establecer un programa conductual, previamente hay que establecer algún procedimiento para preparar la respuesta. Los medios de preparación de respuesta más usuales son los instigadores, el modelado y la guía física. Los instigadores actúan como estímulos discriminativos para el refuerzo. La secuencia sería administrar el instigador, que el ACNEE emita la conducta, y que se suministre el refuerzo. Los instigadores pueden ser verbales, físicos o visuales, ya sean instrucciones, gestos o pictogramas. Por su parte, el modelado, como veremos más adelante, consiste en fortalecer la emisión de una conducta ya existente a través de la imitación. Finalmente, la guía física consiste en ayudar físicamente al ACNEE a emitir la conducta deseada, además, suele realizarse conjuntamente con otro tipo de instigador. Así, a medida que la conducta se instala en el repertorio de respuesta del ACNEE, las ayudas se han de ir retirando progresivamente para que la respuesta se asocie a refuerzos naturales. No obstante, esta retirada no ha de ser ni muy repentina, ni muy lenta.
  43. 43. 46 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE El procedimiento más frecuente para el desvanecimiento es la guía graduada, mediante la cual se ofrece toda la ayuda que haga falta para conseguir la conducta deseada, pero ésta será la mínima. Otras maneras de llevar a cabo el desvanecimiento consisten en ampliar el intervalo en el que se entrega el instigador o ir entregando menos instigadores de manera progresiva. A continuación, presentamos un ejemplo de desvanecimiento del instigador mediante la disminución de la ayuda: Pregunta Instigador Respuesta ¿Cómo te llamas? ¿Cómo te llamas? ¿Cómo te llamas? ¿Cómo te llamas? ¿Cómo te llamas? ¿Cómo te llamas? Samuel Samue… Samu… Saaaa… S… ¿Cómo te llamas? Samuel Samuel Samuel Samuel Samuel 1.4.3. Encadenamiento hacia atrás El encadenamiento hace referencia a una cadena conductual ya que, a menudo, las conductas que aprendemos se componen de una secuencia de conductas más sencillas. Así, el encadenamiento se lleva a cabo empleando respuestas que ya estaban presentes en el repertorio del sujeto. La serie de conductas en este procedimiento tiene un orden de ejecución, y cada conducta actúa como estímulo discriminante para la siguiente conducta y como reforzador de la anterior. El encadenamiento es una de las técnicas más empleadas en la adquisición de habilidades de autonomía personal. El encadenamiento hacia atrás es la variante más empleada, mediante la cual primero se enseña el último eslabón de la conducta compleja. Así, enseñaríamos al ACNEE a realizar toda la secuencia excepto el último paso, cuando lo adquiera se partiría del paso anterior y así sucesivamente. Comenzar el encadenamiento por el final viene justificado por la cercanía del reforzador.
  44. 44. 47UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 1.4.4. Encadenamiento hacia delante Con el método del encadenamiento hacia delante primero se enseña el paso inicial de la secuencia. Seguidamente el primero y el segundo se enseñan de manera conjunta. Después se enseñan los tres primeros pasos, y así hasta que se completa toda la cadena y se adquiere la conducta. 1.4.5. Imitación-modelado En líneas generales, el modelado es un procedimiento mediante el cual se adquieren o mantienen conductas basándose en el aprendizaje observacional o la imitación. Para implementar esta técnica, en un primer momento hay que determinar los objetivos a corto, medio y largo plazo. De trabajar con varias conductas, previamente hay que establecer una jerarquía para desarrollar el adiestramiento de manera progresiva. Además, resultará necesario determinar cuál será el sistema de refuerzo vicario y directo. Así, el feedback tras cada ensayo resultará un elemento clave en todo el proceso. Las fases suelen ser las siguientes: 1. Una de sondeo para evaluar el nivel de ejecución del ACNEE. De este modo, se presenta la conducta y se comprueba su nivel de ejecución, si es adecuada se pasa a la siguiente fase. 2. La siguiente etapa consiste en ensayos de entrenamiento que consisten en presentaciones consecutivas de la conducta modelada o aproximaciones. 3. Si aparecen dificultades, se presentan refuerzos o instigadores que deben ir desvaneciéndose. 4. Finalmente, en la última fase hay que garantizar el mantenimiento de la conducta, alternando ensayos con nuevas conductas y la modelada. 1.4.6. Moldeado El moldeamiento (aproximaciones sucesivas) es una técnica para adquirir nuevas conductas que se encuentran ausentes o presentes de manera ligera mediante el reforzamiento sucesivo. Se trata del desarrollo de una nueva conducta mediante el reforzamiento sucesivo de las aproximaciones más similares a la
  45. 45. 48 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE conducta final, y la extinción de las conductas que son muy distintas de las del objetivo. Un ejemplo típico de este procedimiento es el que llevan a cabo los padres para desarrollar el lenguaje en sus hijos, reforzando palabras similares a papá o mamá y extinguiendo las que se distinguen. 1 .5. Programas de control de esfínteres El control de esfínteres se refiere a la capacidad para orinar y defecar de modo voluntario en el momento justo y el lugar adecuado. No obstante, este control es el resultado de todo un proceso de aprendizaje de los hábitos de higiene a lo largo de la infancia, como son la micción y la defecación. Este control implica una maduración del sistema nervioso vegetativo y la coordinación de las funciones nerviosas para llevar a cabo los pasos necesarios. Asimismo, además de estos requisitos a nivel orgánico, hay otros factores implicados en el proceso como son los psicológicos, sociales y culturales. Así, el control de estímulos viene de la mano de la comunicación y la asociación de las necesidades básicas del ACNEE con la acción de ir al baño. Por otra parte, la edad adecuada para implementar un programa de control de esfínteres viene dada en función del grado de estimulación de los progenitores y educadores sobre el ACNEE, así como de los factores sociales que le rodean. Cabe destacar que, durante todo este proceso de adquisición, el ACNEE debe interpretarlo como un control agradable y no una imposición u obligación, sin castigos, sin ridiculizarle, reforzando en todo caso su autoestima y la consecución los objetivos planteados. De este modo, se considera que el ACNEE ha adquirido el control de esfínteres cuando completa de manera autónoma la siguiente secuencia: 1. Sabe cuándo tiene que ir al cuarto de baño. 2. Sabe esperar para hacer pis. 3. Entra solo en el cuarto de baño.
  46. 46. 49UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 4. Se baja los pantalones. 5. Se sienta en el WC. 6. Hace pis. 7. Emplea de manera adecuada el papel higiénico. 8. Se sube los pantalones. 9. Tira de la cadena. 10. Se lava las manos y se las seca. 11. Vuelve a su sitio. A nivel general, se puede decir que sobre los cuatro años los niños y niñas ya han adquirido esta habilidad, y que al acceder a la vida escolar ya dominan estas funciones fisiológicas. No obstante, para valorar la pertinencia de implementar un programa de control de esfínteres, hay que tener en cuenta el grado en el que el ACNEE ha alcanzado un nivel de madurez y desarrollo de los músculos y los nervios implicados en el control de los esfínteres; la capacidad de seguir instrucciones básicas; la capacidad para permanecer sentado cinco minutos como mínimo; la capacidad para retener la micción al menos durante una hora; las nociones de su esquema corporal; y su capacidad comunicativa. A la hora de desarrollar un programa de control de esfínteres, el primer paso será la observación. A lo largo de 10 o 15 días se lleva a cabo un control a cada hora de si el ACNEE tiene el pañal seco o mojado y se anota en una hoja de registro. P: si hay pis P/C: si hay pis y caca C: si lleva caca S: si está seco Además de este registro, también se tendrá en consideración si el ACNEE realiza algún tipo de manifestación al respecto, si nos avisa de que quiere hacer sus necesidades, ya sea de manera explícita, mediante gestos, si se ruboriza, se sienta en cuclillas, etc.
  47. 47. 50 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Transcurrido este periodo de observación, el segundo paso sería determinar el horario del ACNEE; con nuestras hojas de registro podremos determinar cuáles son las horas en las que el ACNEE tiene más posibilidades de hacer pis o caca. Así, teniendo esto en cuenta, llevaremos al ACNEE al cuarto de baño unos minutos antes, recompensándole si hace sus necesidades e ignorándole si no ha sido así. En base a los resultados que se vayan obteniendo iremos modificando los horarios para ir al aseo. El tercer paso de este proceso consistiría en la retirada del pañal. Retiraremos el pañal si durante la fase anterior el ACNEE ha tenido un número de éxitos suficientes para el caso en concreto. No obstante, hemos de seguir llevando al alumno al cuarto de baño a las horas estimadas, preguntándole y observando sus reacciones con detenimiento. Del mismo modo, seguiremos realizando anotaciones hasta que sea capaz de solicitar pis o caca e ir solo al WC. Los pictogramas ayudan al ACNEE a anticipar la secuencia de pasos: Hacer pis Hacer pis/caca Hacer caca Limpiarse Lavarse las manos Tirar de la cadena Bajar la tapa
  48. 48. 51UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 1.5.1. Registros e interpretación de horas Previamente a la implementación de un programa de control de esfínteres y durante todo el proceso, la observación y registro será clave para la consecución de objetivos. A continuación, presentamos una serie de registros relacionados con el control de esfínteres en los que se recogen los registros en cuanto a horas y habilidades de autonomía relacionados con el control de esfínteres: CLAVES: P:pañalp:pisc:cacap/c:pisycaca(-):nohace Semanadel…al… CONTROL DE ESFÍNTERES Nombre: Mes: Horas LUN. MAR. MIÉ.. JUE. VIE. SÁB. DOM. TOTAL P WC P WC P WC P WC P WC P WC P WC 10:00 10:30 10:30 11:00 11:00 11:30 11:30 12:00 12:00 12:30 12:00 13:00 13:00 13:30 13:30 14:00 14:00 14:30 14:30 15:00 15:30 16:00 16:00 16:30
  49. 49. 52 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE CONTROL DE ESFÍNTERES Semana Mes Año Alumno/a Nivel Horas Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo Totales Pañal s/pañal WC Pañal s/pañal WC Pañal s/pañal WC Pañal s/pañal WC Pañal s/pañal WC Pañal s/pañal WC Pañal s/pañal WC Pañal s/pañal WC 08:00 09:00 09:00 10:00 10:00 11:00 11:00 12:00 12:00 13:00 13:00 14:00 14:00 15:00 15:00 16:00 16:00 17:00 17:00 18:00 18:00 19:00 19:00 20:00 20:00 21:00 21:00 22:00 22:00
  50. 50. 53UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 23:00 23:00 24:00 CLAVES: P: PIS WC PP: PIS PAÑAL C: CACA WC P/C: PIS/CACA WC S: PAÑAL SECO CONTROL DE ESFÍNTERES Nombre Fecha Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo Hora Sinpañal WC Hora Sinpañal WC Hora Sinpañal WC Hora Sinpañal WC Hora Sinpañal WC Hora Sinpañal WC Hora Sinpañal WC 7h 7h 7h 7h 7h 7h 7h 8h 8h 8h 8h 8h 8h 8h 9h 9h 9h 9h 9h 9h 9h 10h 10h 10h 10h 10h 10h 10h 11h 11h 11h 11h 11h 11h 11h 12h 12h 12h 12h 12h 12h 12h 13h 13h 13h 13h 13h 13h 13h 14h 14h 14h 14h 14h 14h 14h 15h 15h 15h 15h 15h 15h 15h 16h 16h 16h 16h 16h 16h 16h
  51. 51. 54 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 17h 17h 17h 17h 17h 17h 17h 18h 18h 18h 18h 18h 18h 18h 19h 19h 19h 19h 19h 19h 19h 20h 20h 20h 20h 20h 20h 20h 21h 21h 21h 21h 21h 21h 21h 22h 22h 22h 22h 22h 22h 22h 23h 23h 23h 23h 23h 23h 23h 24h 24h 24h 24h 24h 24h 24h CLAVES: P: Pis P/C: Pis/Caca W: En el WC Pa: En el pañal UTILIZACIÓN DEL WC FRECUENCIA APOYO 1. Puede obedecer órdenes sencillas 2. Puede estar sentado unos minutos en el mismo lugar 3. Puede aguantar durante una hora para ir al WC 4. Permanece seco con control de horario
  52. 52. 55UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 5. Se dirige al WC cuando se le pide 6. Se dirige al WC si se le anticipa 7. Nos avisa de manera gestual o verbal cuando quiere ir al WC 8. Responde a la pregunta gestual o verbal ¿quieres ir al WC? 9. Pide permiso para ir al WC 10. Se dirige solo al WC cuando lo necesita con la supervisión de un adulto 11. Espera al momento adecuado para ir al WC 12. Indica cuando está mojado o sucio 13. Se desabrocha la ropa solo/a 14. Baja y sube su ropa con ayuda 15. Baja y sube su ropa sin ayuda 16. Abre la puerta antes de utilizar el WC 17. Levanta la tapa del WC 18. Se sienta en la taza del WC 19. Orina de pie (niños) 20. Deja adecuadamente la taza y la tapa después de usar el WC 21. Micciona o defeca sin mancharse 22. Corta el papel higiénico 23. Coge la cantidad adecuada de papel 24. Se limpia con el papal después de orinar 25. Se limpia con el papel después de defe- car con ayuda 26. Se limpia con el papel después de defe- car sin ayuda 27. Tira de la cadena del WC después de usarlo 28. Baja la tapa del WC 29. Se lava las manos después de defecar u orinar con ayuda
  53. 53. 56 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE 30. Se lava las manos después de defecar u orinar sin ayuda 31. Cierra la puerta del WC cuando sale 32. Deja en buenas condiciones el WC 33. Se dirige al lugar que corresponde con ayuda 34. Se dirige al lugar que corresponde sin ayuda UTILIZACIÓN DEL PAPEL HIGIÉNICO TRAS LA MICCIÓN: FRECUENCIA APOYO 1. Corta un trozo de papel adecuado 2. Lo dobla correctamente 3. Lo coge entre el índice y los demás dedos 4. Se seca los restos de micción 5. Tira el trozo de papel usado al WC UTILIZACIÓN DEL PAPEL HIGIÉ- NICO TRAS LA DEFECACIÓN: FRECUENCIA APOYO 1. Corta un trozo de papel 2. Lo dobla correctamente 2. Lo coge entre el índice y los demás dedos y se limpia adecuadamente 3. Coge más papel para limpiarse, hasta comprobar que está limpio 4. Tira el papel al WC Código de frecuencias: N: Nunca R: Lo realiza, aunque no muy bien B: Lo realiza bien A: Lo realiza muy bien Código de ayuda: V: Verbales F: Físicas G: Gestuales
  54. 54. 57UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Caso práctico: A.J. es un ACNEE de 7 años que presenta una discapacidad intelectual moderada y en ocasiones se hace pis, habitualmente un tiempo antes del recreo. Elabora un programa de control de esfínteres, estableciendo objetivos y llevando un registro para realizar la evaluación continua. Posible solución: Antes de iniciar cualquier tipo de intervención es importante comunicárse- lo a la familia para discernir las posibles causas y asegurarnos de que la con- ducta se da en ambos contextos o sólo en el centro escolar. Por otra parte, es importante comentar con sus familiares que conductas como burlas o comparaciones pueden empeorar todavía más la situación y la relación con el adulto. En este caso, sería necesaria la observación previa para determinar en qué medida ha adquirido el control de esfínteres, especialmente si es capaz de discriminar cuándo tiene ganas de ir al cuarto de baño, si sabe esperar para hacer pis y cómo es su conducta en el aseo. Así, después de una evaluación inicial estableceríamos los objetivos a tra- bajar con el ACNEE: el control de esfínteres. Los contenidos del programa incluirían: • Saber cuándo ir al baño. • Esperar para hacer pis. • Pedir permiso para ir al cuarto de baño. • Ir solo al cuarto de baño. • Bajar los pantalones. • Hacer pis. • Utilizar el papel higiénico. • Subir los pantalones. • Tirar de la cadena. • Lavarse las manos. • Volver a clase.
  55. 55. 58 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE En cuanto a la metodología podríamos emplear técnicas de modificación de conducta (modelado, encadenamiento, etc.) y habría que establecer un horario para acudir al servicio de cara a la anticipación, sería conveniente ir al cuarto de baño antes de tener ganas para acostumbrar al ACNEE a establecer la asociación. Por lo que respecta a la evaluación, en este caso podríamos emplear una hoja de registro sencilla como esta para valorar los progresos del ACNEE e ir sofisticándola de manera progresiva de acuerdo con sus logros alcan- zados. CLAVES: P:pañalp:pisc:cacap/c:pisycaca(-):nohace Semanadel…al… CONTROL DE ESFÍNTERES Nombre: Mes: Horas Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo TOTAL P WC P WC P WC P WC P WC P WC P WC 10:00/10:30 10:30/11:00 11:00/11:30 11:30/12:00 12:00/12:30 12:00/13:00 13:00/13:30 13:30/14:00 14:00/14:30 14:30/15:00 15:30/16:00 16:00/16:30 1.5.2. Identificación de programas apropiados para las necesidades fisiológicas Si pasados los cuatro años el alumno no ha adquirido el control de esfínteres, podría tratarse de una patología relacionada con la adquisición de la micción y la defecación, que podría ser debida a varios motivos como la falta de madurez fisiológica a causa de factores orgánicos o ambientales; causas orgánicas susceptibles de ser tratadas mediante técnicas y tratamientos médicos; causas
  56. 56. 59UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE orgánicas no corregibles por las que el alumno difícilmente llegue a alcanzar el control de esfínteres pero si podrá recurrir a ayudas técnicas o diversos procedimientos para alcanzar cierta autonomía; o factores psicológicos en los que la causa suele ser ambiental y el problema corregible mediante psicoterapia. Los tres primeros casos se suelen relacionar con incontinencia fecal u urinaria y en el último nos referimos a enuresis y encopresis (más adelante profundizaremos sobre esta patología). De este modo, obviamente, antes de iniciar un programa de este tipo hemos de tener muy en cuenta las características personales del ACNEE, para adaptar el programa y sus pasos a las peculiaridades de cada usuario. Así, diferenciaríamos dos grandes grupos: • El ACNEE que contando con cierto grado de discapacidad reúne los requisitos previos para iniciar el programa. • El ACNEE que requiere de una mayor madurez y no dispone de los requisitos mínimos para dar comienzo al programa. En el primer caso se implementará un programa personalizado y adaptado a sus características concretas. No obstante, hay que tener en cuenta la posibilidad de que el ACNEE no llegue a adquirir el control de esfínteres de manera completa debido a, que a causa de su deficiencia, no complete la secuencia completa. En cualquier caso, hemos de estar atentos a cualquier señal del ACNEE una vez hayamos retirado el pañal para garantizar la rutina de ir al cuarto de baño. Del mismo modo, hemos de evitar distraerle y que en el servicio no estén presentes otras personas que puedan despistarle. Así, sentaremos al ACNEE sobre el WC y, si hay éxito, le haremos entrega de la recompensa seleccionada; si no hace sus necesidades, le retiramos del cuarto de baño sin decirle nada, volviendo en la próxima hora o antes si identificamos alguna señal por parte del ACNEE. Poco a poco iremos eliminando nuestro apoyo y nuestra presencia al mismo tiempo que cumplimentaremos los registros. Del mismo modo, podremos establecer algún tipo de señal como medio comunicativo a través de un entrenamiento, para que emita dicha señal y poder ir al cuarto de baño cuando lo necesite.
  57. 57. 60 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Con respecto al segundo grupo, podríamos establecer una diferenciación en base a si las dificultades para el control de esfínteres son debidas a problemas de tipo fisiológico o si se trata de niños con falta de madurez neurológica (en este caso la afectación sería más grave y el control de esfínteres se llevaría a cabo de manera pasiva). En todo este proceso, hemos de estar muy pendientes de todas las reacciones del ACNEE ante los cambios de pañal y a sus manifestaciones al tener el pañal seco o mojado, para ayudarle a trabajar su conciencia corporal y que discrimine entre las distintas sensaciones. Con un ACNEE con menos grado de afectación, pero con falta de madurez neurológica que no reúne los requisitos para poder dar comienzo a un programa de control de esfínteres, el planteamiento sería un control a largo plazo. Delmismomodo,hayquetenerencuentalainformaciónsobrelaalimentación y cómo repercute en su calidad de vida, ya que puede estar vinculada a problemas relacionados con estreñimiento o defecaciones demasiado blancas, de modo que se equilibren las irregularidades. En cualquier caso, la comunicación va a ser muy importante en todo el proceso, informando y anticipando los cambios de espacio y actividad en cualquiera de las etapas de manera gradual, de cara a conseguir la autonomía del ACNEE. Asimismo, nuestros mensajes han de ser claros, adaptados a la capacidad cognitiva del alumno y planteados de manera interrogativa, para favorecer su respuesta. Se pueden emplear frases alusivas a la actividad, preguntas como ¿quieres hacer pipí o caca? o ¿vamos al aseo a cambiar…?, para que el ACNEE responda. También podemos apoyarnos de pictogramas o con lenguaje signado. Del mismo modo, iremos alargando los periodos de tiempo en los que insistamos en ir al servicio e incrementando su capacidad de retención hasta que sea el ACNEE quien lleve la iniciativa en solicitar ir al servicio y avanzar hasta su autonomía personal y social.
  58. 58. 61UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Caso práctico A.R. es un ACNEE de 6 años de edad. Presenta dificultades relacionadas con el control de esfínteres fruto de la evitación; se pone rígido hasta que consigue que se le pasen las ganas. ¿Cuáles pueden ser las razones de esta conducta? ¿Qué soluciones puede haber para este caso? Solución En ocasiones puede ocurrir que los niños o niñas eviten hacer caca cuando sienten la necesidad. Este rechazo puede ser debido a miedos asociados al WC, a desprenderse de algo de su cuerpo, al malestar o al dolor. Esto puede provocar estreñimiento y el consecuente dolor o malestar al ir al baño, dan- do origen a un bucle en el que se rechaza hacer caca. En problemas relacionados con miedos la desensibilización sistemática es una técnica. Cuando el problema resida en el estreñimiento habría que valorar la necesidad de implantar una dieta rica en fibra y evitar alimentos que dificulten el tránsito intestinal y si persistiese, consultar con un pediatra. Caso práctico G.C. es una alumna de 6 años con Trastorno del Espectro Autista que, cuando va al cuarto de baño, y tras utilizar el WC, tira de la cadena repetidas veces como si fuese un juego. ¿Cuáles pueden ser las razones de esta conducta? ¿Qué soluciones puede haber para este caso? A pesar de que la conducta del ACNEE no dificulta la adquisición de con- trol de esfínteres, sí podría requerir una intervención específica. A menudo los niños o niñas con TEA muestran conductas repetitivas, en este caso, tendríamos que tratar de romper la asociación entre la cadena del WC y el jue- go. En este caso, podríamos cerrar la llave del agua o cerrar la puerta, una vez haya terminado y dado una vez a la cadena. Seguidamente habría que modificar la conducta del ACNEE inculcándole una actividad alternativa y mostrándole de modo visual las normas a seguir al acudir al cuarto de baño.
  59. 59. 62 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Como vemos, para los niños y niñas con necesidades educativas especiales que no presentan conciencia de su propio cuerpo el proceso de adquisición del control de esfínteres será mucho más lento. No obstante, existen en el mercado productos que ayudan a establecer la asociación entre la mente y el cuerpo cuando el ACNEE necesita ir al baño. Por ejemplo, Potty Watch, el reloj de tiempos para ir al baño. Es un reloj que se programa con una música o un sonido determinados. Existen otros modelos en el mercado con canciones, juegos, láminas, vídeos o con alarmas por vibración que ayudarán a establecer las rutinas relacionadas con el uso del WC. Potty Watch Toilet Training Timer-Blue. Otros recursos pueden ser las alarmas de incontinencia, que son dispositivos que emiten una señal en caso de micción o de defecación involuntaria o los estimuladores para tratar la incontinencia que actúan estimulando un músculo o un área concreta de un músculo causando contracción o relajación. En la enuresis nocturna se puede poner un cojín especial bajo las sábanas o en los pantalones del niño y si se moja, se activa un zumbador o una campanita. El detector Dimpo® es un detector pipí stop de última generación para el tratamiento de la enuresis nocturna.
  60. 60. 63UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Este tipo de alarmas son muy útiles ya que sus usuarios aprenden a asociar la sensación de vejiga llena con la alarma y después son capaces de levantarse para ir al cuarto de baño. Si el problema de la enuresis nocturna es muy grave, se puede recurrir a cobertores de colchón que los protegen cuando se moja la cama con mucha frecuencia. Cuando el problema se relaciona con las heces, cuando se hacen caca de noche, existen trajes nocturnos que evitan que los niños o niñas se hagan daño rascándose durante la noche. Otra alternativa es la medicación, que puede ayudar al ACNEE cuando padece de estreñimiento o de incontinencia diurna o nocturna. 1.5.3. El baño es un lugar divertido Además de contar con las debidas condiciones higiénicas, el baño debe ser un lugar agradable. Podemos adornarlo con complementos decorativos que hagan referencia a aspectos relacionados con tareas propias del cuarto de baño como dibujos con las secuencias para el lavado de manos, de dientes, etc. favoreciendo la comodidad del ACNEE. Es importante tener en cuenta las peculiaridades de cada ACNEE, es decir, aspectos como la luz, ruidos, el tipo de papel, olores, etc. son aspectos que podrían pasar por alto pero en el caso de un alumno con Trastorno del Espectro Autista podrían estar interfiriendo en el aprendizaje. Esto tenemos que tenerlo en cuenta y ofrecer la mejor respuesta para que el alumno o alumna se sienta lo más cómodo posible. Asimismo, también hemos de tener en cuenta qué música le gusta o qué libros son de su agrado, para recurrir a estos en algún momento del programa,
  61. 61. 64 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE ya sea mientras el niño o niña espera sentado en la taza del inodoro o como recompensa. Ejemplos de actividades que pueden motivar al ACNEE para el uso del aseo serían los siguientes: • Las burbujas mágicas. Para llevar a cabo esta actividad necesitaríamos un pañuelo o un trozo de tela fino, una pastilla de jabón o jabón líquido. Así, mojamos el pañuelo, lo escurrimos y le echamos un poco de jabón en el centro. Después, cogemos aire y contenemos la respiración y sostenemos el pañuelo por el lado que no esté enjabonado y soplamos. Después de repetir esta operación varias veces observaremos que del otro lado hay un montón de burbujas. • El vaso de burbujas. Para llevar a cabo esta actividad necesitaremos un vaso, agua, jabón líquido y una cuchara. Para su desarrollo, vertemos agua en un vaso y echamos un poco de jabón, seguidamente pedimos a los alumnos o alumnas que remuevan el agua formando círculos y poco a poco irán apareciendo burbujas en la parte superior. Entonces les explicamos que a la hora del baño pueden repetir esta actividad y observar qué sucede en la bañera. Para saber más A continuación, presentamos una relación de libros infantiles vinculados a la autonomía e higiene personal en niños y niñas: BIE, L. (2010), Marina ya no quiere llevar pañales, Juventud. BIE, L. (2010), Edu ya no quiere llevar pañales, Juventud. GIL, C. (2010), Cacanimales, Combel. HOLZWARTH, W. (2015), El topo que quería saber quién se había hecho eso en su cabeza, Beascoa. KELLY, M. y MCQUILLAN, M. (2009), Quién ha visto mi orinal, RBA Li- bros. LEMAITRE, P. (2011), ¡Todo el mundo hace caca!, Corimbo. MORA, S. (2011), La Caca Mágica, Bang Ediciones. PLATT, M. y PLATT, R. (2013) ¡No tires de la cadena!: Secretos científicos sobre la caca y el pis, Blume.
  62. 62. 65UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE Previamente a la implementación del programa de control de esfínteres hemos de recabar toda la información posible de la mano de los progenitores del ACNEE. Así, una vez diseñado el programa teniendo en cuenta las peculiaridades del alumno, se mantendrá informada a la familia de manera constante, dado que para poder abordar este tipo de aprendizajes es necesario el feedback constante entre la familia y la escuela. El compromiso es imprescindible. Además, ha de crearse un ambiente familiar y entorno social naturales para que se favorezca y generalice la conducta. De este modo, el centro escolar ha de organizar una entrevista con los progenitores para informar de cuál será la planificación a la hora de implementar este programa. En dicha reunión se especificarán las fases del programa, las pautas de micción y defecación, los registros y el modo de cumplimentarlos, los reforzadores, el seguimiento, las próximas reuniones y el tipo de ropa más adecuada para facilitar el proceso. 1.5.4. Refuerzos positivos para adquirir la conducta La técnica del refuerzo positivo persigue provocar el incremento de una conducta a través de la presentación de un estímulo positivo tras la ejecución de la conducta. El refuerzo positivo funcionará a modo de recompensa cada vez que se realice la conducta deseada. El reforzamiento positivo establece que si, en una situación determinada un sujeto hace algo que se sigue de un reforzador positivo, entonces es más probable que el individuo repita la misma conducta en una situación similar. Los refuerzos que se presenten han de ser siempre individualizados de acuerdo a los REID, C. (2010), El orinal de Lulú, Ediciones SM. ROBERTS, V. (2010), Ya he acabado, Combel. STALFELT, P. (2012), El libro de la caca, Osa menor. VIVES, L. (2004), ¡Todo el mundo va!, Edelvives. VAN GENECHFEN, G. (2006), El libro de los culitos, Ediciones SM. VAN GENECHFEN, G. (2009), ¿Puedo mirar tu pañal?, Ediciones SM. VAN GENECHFEN, G. (2012), El gran concurso de la caca, Ediciones SM. WILLEMS, M. (2005), ¡Tengo pis!, Entrelibros
  63. 63. 66 UF2419. Programas de autonomía e higiene en el aseo personal del ACNEE gustos e intereses del usuario, pueden ser hacer un dibujo, leer un cuento, jugar con un juguete que le guste, etc. Ben Furman (2017) plantea un método para ayudar a los niños y niñas a resolver problemas mediante la hipótesis de que no existen conductas disruptivas en los niños sino hábitos no adquiridos. Así, convertimos los problemas en habilidades desde un enfoque positivo y motivador. El método se basa en una serie de pasos: 1. Convertir el problema en habilidad. 2. Llegar a un acuerdo con el niño o niña sobre qué habilidad nueva quiere adquirir. 3. Explorar juntos qué beneficios se pueden conseguir una vez adquirida. 4. Poner un nombre a esa habilidad. 5. Elegir a un ayudante imaginario. 6. Elegir a personas de apoyo para que refuercen los logros alcanzados. 7. Fomentar la confianza. 8. Planificar cómo van a celebrarlo. 9. Definir la habilidad. 10. Hacer pública la habilidad. 11. Practicar. 12. Establecer recordatorios para su mantenimiento. 13. Celebrar el éxito. 14. Transmitir su habilidad a otras personas. 15. Adquirir otra habilidad. De este modo, este método aplicado al control de esfínteres por ejemplo se plantearía del siguiente modo:

×