Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

UF0027 Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas

395 views

Published on

Primer capítulo gratis el manual «UF0027 Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas» de Certia Editorial. Este es una unidad formativa de 80 horas que pertenece al certificado profesional «AGAO0308M Jardinería y restauración del paisaje» dentro de la familia profesional agraria, área profesional jardinería.

La conservación de un jardín hay que llevarla a cabo mediante la realización de una serie de labores, algunas destinadas directamente al mantenimiento de las plantas (elementos vegetales) y otras que tienen como objetivo las infraestructuras, equipamiento y mobiliario urbano.

Las tareas destinadas a la conservación de las plantas son conocidas como labores culturales, e incluyen todas las destinadas a que éstas se desarrollen correctamente. Dentro de esas labores se encuentran el riego y el abonado, dos de las más importantes para el crecimiento vegetal. Además, es necesario efectuar labores de prevención y eliminación de malas hierbas, que afean estéticamente la zona verde e influyen negativamente en el desarrollo de las plantas ornamentales. Estas tareas destinadas a luchar contra las malas hierbas son las binas y escardas. También se deben ejecutar tareas de en tutorado o guiado, las cuales conseguirán que las plantas crezcan con la forma deseada: como mantener un tronco recto en el caso de los árboles o desarrollarse sobre una pérgola, como es el caso de las trepadoras.

Consigue el manual completo en la página web de Certia Editorial: http://ow.ly/Eyyf30jPruM

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

UF0027 Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas

  1. 1. 1UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas
  2. 2. 2 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Índice • INTRODUCCIÓN............................................................................... • UNIDAD DIDÁCTICA 1. Caja y terminal punto de venta.................. 1.1. Caja y equipos utilizados en el cobro y pago de operaciones de venta 1.1.1. Funcionamiento.............................................................................. 1.1.2. Características.................................................................................. 1.2. Sistemas tradicionales................................................................................... 1.2.1. Caja registradora.............................................................................. 1.2.2. Datáfono.......................................................................................... 1.3. Elementos y características del TPV.......................................................... 1.4. Apertura y cierre del TPV........................................................................... 1.5. Escáner y lectura de la información del producto................................... 1.6. Otras funciones auxiliares del TPV............................................................ 1.7. Lenguajes comerciales: codificación de la mercancía, transmisión electrónica de datos (sistema EDI u otros)............................................... 1.8. Descuentos, promociones, vales en el TPV.............................................. 1.9. Utilización del TPV (terminal punto de venta)........................................ RESUMEN......................................................................................... AUTOEVALUACIÓN........................................................................
  3. 3. 3UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Datos del autor Miguel Ángel Maya es Técnico en Jardinería y en Restauración Medioambiental. Lleva 28 años dedicado profesionalmente a las zonas verdes, habiendo participado en el proyecto, diseño, creación y mantenimiento de infinidad de parques y jardines, tanto a nivel público como privado. Ha llevado a cabo la gestión integral de las zonas verdes de grandes ciudades. Durante tres años compaginó estos trabajos con la dirección de un establecimiento dedicado a la venta de maquinaria, equipos, útiles y accesorios de jardinería. Fue pionero en el uso de técnicas para jardinería con bajo mantenimiento, así como en el manejo de plagas a base de productos ecológicos. Alolargodetodasutrayectorialaboralhaseguidoformándosecontinuamente asistiendo a numerosos cursos, jornadas y congresos. Desde hace diez años se viene dedicando a la docencia y ha impartido numerosos cursos de formación en distintos niveles educativos: colegios e institutos, asociaciones y entidades privadas, empleados del sector (formación continua), desempleados (formación para el empleo), etc. Ha publicado ocho libros sobre jardinería y horticultura, homologados para la obtención de Certificados de Profesionalidad.
  4. 4. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas. Agraria. No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del Copyright. Derechos reservados 2018, respecto a la primera edición en español, por Certia Editorial. ISBN: 978-84-17328-00-9 Editor: Cenepo Consult, SLU Depósito legal: PO 266-2018 Impreso en España - Printed in Spain Certia Editorial ha incorporado en la elaboración de este material didáctico citas y referencias de obras divulgadas y ha cumplido todos los requisitos establecidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Por los posibles errores y omisiones, se excusa previamente y está dispuesta a introducir las correcciones pertinentes en próximas ediciones y reimpresiones. Fuente fotografia portada: Freepìk, autoriza a copiar, distribuir, comunicar publicamente la obra y adaptar el trabajo. Ficha Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas 1ª Edición Certia Editorial (Cenepo Consult, SLU), 2018 Autor: Miguel Ángel Maya Formato: 170 x 240 mm • 187 páginas.
  5. 5. Familiaprofesional:AGRARIA Áreaprofesional:Jardinería FICHADECERTIFICADODEPROFESIONALIDAD(AGAO0308M)JARDINERÍAYRESTAURACIÓN DDELPAISAJE(RD1375/2008,de1deagosto,modificadoporelRD682/2011,de13demayo) CorrespondenciaconelCatálogoModulardeFormaciónProfesional HorasUnidadesformativasH.CPMóduloscertificadoH.Q 50 UF0023:Programaciónyorganizacióndelostrabajosdejardineríay restauracióndelpaisaje 180 MF0007_3:Instalacióndeparquesy jardinesyrestauracióndelpaisaje 220 70UF0024:Instalacióndeparquesyjardines 60UF0025:Restauracióndelpaisaje 40 UF0026:Programaciónyorganizacióndelmantenimientoyconservación deáreasajardinadas120 MF0008_3:Mantenimientoy conservacióndeparquesyjardines 140 80UF0027:Mantenimientoyconservacióndeáreasajardinadas 60 UF0028:Programacióndelfuncionamiento,mantenimientoyadquisición deequiposeinstalaciones 130 MF0009_3:Gestióndelamaquinaria, equiposeinstalacionesdejardinería 150 70 UF0029:Supervisiónymanejodemáquinas,equiposeinstalacionesy organizacióndeltaller 30 UF0429:Interpretacióndemapasyplanostopográficosydibujode planossencillos 110 MF0727_3:Operacionestopográficas entrabajosdeagricultura,jardineríay montes 12030 UF0430:Métodosdetrabajoyutilizacióndeaparatos,equiposyútiles topográficos 50 UF0431:Realizacióndetrabajosdeagrimensura,nivelaciónsimpley replanteo 80 MP0008:Módulodeprácticas profesionalesnolaborales 540Duraciónhorasmódulosformativos620 Duraciónhorastotalescertificadode profesionalidad 630
  6. 6. Índice • INTRODUCCIÓN................................................................................11 • UNIDAD DIDÁCTICA 1. Mantenimiento y conservación de elementos vegetales ..............................................................................13 1.1. Realización de labores culturales de mantenimiento...............................14 1.1.1. Recogida y tratamiento de residuos vegetales.............................22 1.1.2. Mantenimiento del suelo sin cubierta vegetal.............................28 1.1.3. Riego, abonado y aporte de enmiendas.......................................31 1.1.4. Binas y escardas...............................................................................36 1.1.5. Reposiciones, trasplantes y nuevas plantaciones........................39 1.1.6. Conservación de alcorques y entutorado......................................41 1.2. Aplicación de control fitosanitario.............................................................44 1.2.1. Agentes nocivos para las plantas (bióticos y abióticos)............44 1.2.2. Métodos de control fitosanitario..................................................48 1.2.3. Productos fitosanitarios utilizados en jardinería........................52 1.2.4. Preparación y aplicación de caldos fitosanitarios.......................55 1.2.5. Riesgos derivados del uso de productos fitosanitarios..............59 1.2.6. Medidas preventivas y equipos de protección............................64 1.2.7. Primeros auxilios ............................................................................72 1.2.8. Buenas Prácticas Ambientales en el control fitosanitario.........75
  7. 7. 1.3. Ejecución de operaciones de poda ............................................................77 1.3.1. Morfología y fisiología del elemento vegetal..............................79 1.3.2. Objetivos de la poda y épocas recomendadas............................83 1.3.3. Tipos y técnicas de poda................................................................84 1.3.4. Equipos, herramientas y material complementario...................98 1.3.5. Trabajos de poda en altura...........................................................101 1.3.6. Técnicas de cirugía arbórea.........................................................103 1.4. Mantenimiento y conservación de céspedes y praderas........................105 1.4.1. Siega y perfilado de bordes..........................................................106 1.4.2. Rulado.............................................................................................108 1.4.3. Aireado y escarificado..................................................................108 1.4.4. Recebado y resiembra...................................................................109 1.5. Impacto medioambiental de las tareas de conservación y mantenimiento.............................................................................................109 RESUMEN.......................................................................................... 117 ACTIVIDADES................................................................................... 119 • UNIDAD DIDÁCTICA 2. Mantenimiento y conservación de elementos no vegetales.......................................................................................... 121 2.1. Análisis de la problemática de infraestructuras, equipamiento y mobiliario.....................................................................................................122 2.1.1. Causas de deterioro y problemas asociados..............................124 2.1.2. Determinación de la gravedad del problema............................126
  8. 8. 2.1.3 Intervenciones más comunes......................................................126 2.2. Realización de labores de mantenimiento y conservación de infraestructuras, equipamiento y mobiliario............................................128 2.2.1. Operaciones de limpieza..............................................................134 2.2.2. Gestión de residuos......................................................................135 2.2.3. Mantenimiento de superficies.....................................................136 2.2.4. Reparación de averías y desperfectos.........................................138 2.2.5. Reposición de elementos.............................................................141 2.2.6. Construcción e instalación de nuevos elementos.....................143 2.2.7. Otras labores de mantenimiento.................................................150 RESUMEN..........................................................................................153 ACTIVIDADES...................................................................................155 • UNIDAD DIDÁCTICA 3. Gestión de recursos humanos en los trabajos de mantenimiento y conservación.......................................................157 3.1. Pautas para la distribución de trabajos.....................................................158 3.2. Técnicas para la resolución de problemas...............................................160 3.3. Asesoramiento del personal......................................................................161 3.4. Elaboración de informes y partes de trabajo..........................................162 RESUMEN..........................................................................................165 ACTIVIDADES...................................................................................167 • RESUMEN FINAL.............................................................................169
  9. 9. • AUTOEVALUACIÓN FINAL............................................................ 171 • SOLUCIONES....................................................................................179 • BIBLIOGRAFÍA..................................................................................183
  10. 10. 11UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Introducción Para llevar a cabo el mantenimiento de una zona ajardinada es necesario realizar una gran cantidad de labores, algunas relacionadas directamente con las plantas y otras con el resto de elementos que componen el jardín. Las tareas destinadas a la conservación de las plantas son conocidas como labores culturales, e incluyen todas las destinadas a que éstas se desarrollen correctamente. Dentro de esas labores se encentran el riego y el abonado, dos de las más importantes para el crecimiento vegetal. Además, es necesario efectuar labores de prevención y eliminación de malas hierbas, que afean estéticamente la zona verde e influyen negativamente en el desarrollo de las plantas ornamentales. Estas tareas destinadas a luchar contra las malas hierbas son las binas y escardas. También se deben ejecutar tareas de entutorado o guiado, las cuales conseguirán que las plantas crezcan con la forma deseada: como mantener un tronco recto en el caso de los árboles o desarrollarse sobre una pérgola, como es el caso de las trepadoras. Un especial cuidado hay que tener con las zonas de césped, las cuales requieren de algunas tareas específicas como la siega y perfilado de bordes, el recebado, la resiembra, el aireado y el escarificado. También es esencial ejecutar distintos tipos de podas, con las que se conseguirán plantas con la forma deseada, se aumentará la floración y además se evitarán plagas y enfermedades. Para realizar correctamente la poda es necesario conocer la morfología y la fisiología de las plantas, asegurándose de realizar todas las operaciones sin causar daños y cumpliendo con el objetivo previsto. La gran mayoría de las labores de mantenimiento de las plantas generan una gran cantidad de residuos vegetales, que hay que gestionar correctamente, siendo la mejor opción para hacerlo la fabricación de compost. La salud del área ajardinada será fundamental para el aspecto de la misma. En el mercado existen una gran cantidad de productos destinados a luchar contra las plagas y enfermedades de las plantas. Estos productos, a veces, son tóxicos
  11. 11. 12 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas para personas, animales y el medio ambiente en general, por lo que es necesario escoger el más adecuado y así minimizar el impacto a la salud del personal de mantenimiento, del resto de usuarios, así como evitar dañar el entorno natural. Los elementos no vegetales del jardín están formados por las infraestructuras, como caminos y paseos, acerados, zonas terrizas, y el resto de equipamiento necesario para que la zona verde pueda mantenerse y usarse correctamente, como la red de riego o el mobiliario urbano. En muchas ocasiones es frecuente encontrar otros elementos no vegetales tales como instalaciones deportivas, zonas destinadas a los juegos infantiles o diseñadas específicamente para mascotas. Estos elementos no vegetales son también parte del área ajardinada y su cuidado y mantenimiento son tan importantes como las que se ejecutan para la conservación de las plantas.
  12. 12. 13UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Contenido 1.1. Realización de labores culturales de mantenimiento 1.2. Aplicación de control fitosanitario 1.3. Ejecución de operaciones de poda 1.4. Mantenimiento y conservación de céspedes y praderas 1.5. Impacto medioambiental de las tareas de conservación y mantenimiento. • Resumen • Actividades Unidad Mantenimiento y conservación de elementos vegetales Unidad 1
  13. 13. 14 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Para llevar a cabo el mantenimiento y conservación de una zona verde hay que efectuar multitud de tareas; algunas muy sencillas como el barrido de zonas asfaltadas, que puede ser ejecutada por personal no especializado con herramientas sencillas, y otras muy complicadas como la poda en altura de grandes ejemplares de árboles, que deben llevarla a cabo personas con una alta especialización, herramientas y útiles específicos, además de tener un buen estado físico. 1.1. Realización de labores culturales de mantenimiento Las labores culturales son todas las tareas que se llevan a cabo para el cultivo de una planta, ya sea en un jardín o en una explotación agrícola. Estas labores, en el caso de las zonas verdes, son el conjunto de trabajos que se deben ejecutar. Para planificar y organizar los trabajos de mantenimiento y restauración de parques y jardines hay que definir cuáles son las tareas necesarias para llevar a cabo dicho mantenimiento. Estas tareas se ajustarán al tipo de zona verde, se ejecutarán en el momento más adecuado y con los útiles, herramientas y maquinaria necesarias. Para realizar esta planificación es necesario previamente conocer el inventario de elementos vegetales de la zona. Disponer de un inventario permite conocer cuáles son los elementos a gestionar y con ello se consigue, por un lado, priorizar los objetivos y, por otro, optimizar los recursos disponibles. Es recomendable que los datos sean tomados por personal técnico cualificado y con experiencia. Para llevar a cabo el inventario es necesario contar con las siguientes herramientas o elementos:
  14. 14. 15UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Cinta métrica. • Forcípula o calibre. • Cámara fotográfica digital. • Bloc de notas (papel o digital). • Lupa. • Binoculares o prismáticos. • Sistema de posicionamiento GPS: incluido en smartphones, tablets, ordenadores portátiles, relojes digitales, etc. Además, se necesitarán datos específicos sobre las características de las especies vegetales objeto del inventario para conocer algunos detalles como su porte, envergadura y altura máxima habituales, su tipo de crecimiento (lento, medio o rápido), su longevidad, etc. La toma de datos debe realizarse mediante una plantilla, a modo de ficha, que ha de ser rellenada en la zona a inventariar. Estas fichas deben ser de varios tipos y específicas para cada elemento: • Fichas de árboles: en las cuales se indica el nombre botánico y el común de la especie, su altura total, la anchura del tronco, el diámetro que tiene la copa, su estado general a nivel fisiológico y fitosanitario y la situación exacta dentro dela zona verde. En el caso de ser una alineación de árboles hay que indicar que tipo de alcorque tiene. • Fichas de arbustos: donde se toman todos los datos mencionados para los árboles. Hay que tener en cuenta que los arbustos en muchas ocasiones se utilizan para formar grupos o setos. Para los grupos se medirá la extensión total en metros cuadrados, detallando si se puede medidas laterales, o el radio en caso de formar una circunferencia. Los setos se medirán en longitud, anchura y altura. • Fichas de masas o grupos vegetales: en las rocallas o macizos de plantas hay que especificar las unidades por metro cuadrado y, si no es posible, un número aproximado total de plantas y la extensión total que ocupan. • Fichas de praderas y tapizantes: en las cuales se anotarán con especial atención las medidas de las mismas.
  15. 15. 16 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Fichas de elementos no vegetales: el mobiliario urbano y otros elementos decorativos deben ser igualmente reflejados en el inventario incluyendo la cantidad existente, sus dimensiones, y estado de conservación. Cada ficha ha de ser lo más detallada posible, contribuyendo ello a que el inventario sea más completo. Una vez conocido el inventario, se procederá a planificar la realización de las labores, las cuales se llevarán a cabo de una forma coordinada, para que el aspecto de la zona verde sea el más adecuado, así como para optimizar los recursos disponibles. Por ejemplo, si un día se va a podar en una zona, lo más conveniente es llevar a cabo la limpieza general de esa zona una vez que se termine de podar, ya que se ensuciará el lugar donde se trabaje y se generarán muchos desechos. Para llevar a cabo una correcta planificación es necesario elaborar un calendario de tareas de conservación, atendiendo a las necesidades de la zona. Este calendario se realizará además teniendo en cuenta la climatología del lugar. A continuación, se muestra un ejemplo de calendario, en el que se omiten las tareas de poda, las cuales se indican en otro apartado. Calendario de conservación y mantenimiento de una zona ajardinada. Para saber más La palabra «cultura» tiene su origen en el latín («cultūra») y su significado era «cultivo, crianza».
  16. 16. 17UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Para planificar y organizar los trabajos de jardinería es muy recomendable la creación de las denominadas «ordenes de trabajo», que son documentos internos, de cada empresa o entidad, donde se indican las tareas que deben realizar determinados empleados en zonas de trabajo concretas. Normalmente las órdenes de trabajo suelen llevar los siguientes datos: • Fecha de entrega del parte. • Zona de trabajo. • Tareas y horario en el que se deben realizar. • Nombre del operario (cuadrilla o equipo) que debe ejecutar las tareas. • Nombre del operario o departamento que emite (ordena) el parte. • Fecha de realización de las tareas. • Observaciones sobre maquinaria, herramientas y útiles a utilizar. Se muestra, a continuación, un ejemplo de orden de trabajo:
  17. 17. 18 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Una vez que los operarios han acabado, rellenan un documento llamado «parte de trabajo» en el que indican todos los datos relativos a las tareas realizadas. Estos partes, al igual que las órdenes de trabajo, son documentos que cada empresa o entidad crea internamente, con la finalidad de poder planificar y organizar los trabajos. Normalmente los partes de trabajo suelen llevar los siguientes datos: • Fecha y horario de realización de las tareas. • Zona de trabajo. • Nombre del operario (cuadrilla o equipo) que las ha ejecutado. • Labores realizadas y observaciones sobre las mismas. • Observaciones sobre maquinaria, herramientas y útiles empleados. • Gastos realizados de combustibles, abonos, fitosanitarios y demás consumibles de maquinaria (nailon de desbrozadora, cadenas de motosierras, etc.). A continuación, se muestra un ejemplo de parte de trabajo.
  18. 18. 19UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Para supervisar los trabajos mantenimiento y restauración de parques y jardines hay que controlar su ejecución mientras éstos se desarrollan, así como observar cuál es el estado final de la zona donde se han llevado a cabo. Para ello, el personal encargado de supervisarla supervisión deberá: 1. Consultar las órdenes de trabajo. 2. Visitar la zona. 3. Consultar los partes de trabajo. 4. Comprobar que las órdenes y los partes de trabajo coinciden, y en caso contrario realizar un informe sobre las anomalías existentes y las correcciones a realizar. La organización y planificación general del mantenimiento y restauración de zonas verdes, sobre todo cuando se trata de grandes extensiones, afectará en gran medida al estado de las mismas. Por ello es necesario repartir adecuadamente los recursos técnicos y humanos disponibles, con los siguientes objetivos:
  19. 19. 20 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Eliminar gastos inútiles. • Ajustar al máximo la compra de materiales, fitosanitarios, abonos, repuestos, etc. • Prever el mantenimiento como un conjunto de labores coordinadas durante todo el año. • Mejorar constantementeel estadodelas zonas, al prever con más exactitud los medios que se necesitarán para realizar las diferentes labores en cada época del año. • En el caso de empresas privadas que prestan un servicio, aumentar la rentabilidad de los contratos y la calidad del servicio. La organización del mantenimiento dependerá fundamentalmente de los siguientes factores: • De la mayor o menor necesidad de medios materiales y humanos. • De la frecuencia y época de las labores a ejecutar. • De la extensión de las zonas a mantener y de si se encuentran distanciadas o no entre sí (por ejemplo, en el caso de tener que conservar los jardines de una ciudad completa). • De la experiencia que se tenga en tareas de organización y gestión de áreas ajardinadas. En caso de tener que organizar el mantenimiento de zonas de gran extensión, se pueden llevar a cabo varios métodos: • Realizando una división territorial, creando zonas concretas de actuación; por ejemplo, agrupando barrios o grupos de calles, manzanas, etc. Esquema de planificación y organización del mantenimiento de zonas verdes por división territorial.
  20. 20. 21UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Realizando una asignación exclusiva de tareas, creando equipos especializados; por ejemplo, el equipo de siega de praderas de césped, formado por personal que use la desbrozadora, personal que use la máquina segadora y personal para limpieza y recogida de desechos vegetales. Esquema de planificación y organización del mantenimiento de zonas verdes realizando una asignación exclusiva de tareas. • De forma mixta, mediante la combinación de las dos anteriores. El procedimiento más adecuado para planificar el mantenimiento o restauración de un área ajardinada es el mixto, ya que permite una mejor adaptación a los posibles imprevistos o variantes que puedan surgir. El proceso que se debe seguir para determinar la planificación del mantenimiento es el siguiente: 1. Visitar el área ajardinada. 2. Calcular los recursos humanos necesarios, por zonas y por épocas del año: o Para tareas de mantenimiento habituales: limpieza, siegas, escardas, etc. o Para tareas especiales: podas en altura, tratamientos fitosanitarios, etc. 3. Agrupar las distintas zonas verdes en unidades o conjuntos de mantenimiento. Por ejemplo:
  21. 21. 22 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas o Parques urbanos o periurbanos mayores de 10 hectáreas. o Jardines históricos. o Barrios de viviendas unifamiliares, barrios de bloques de pisos, zonas verdes de polígonos industriales. o Zona verde en medianas, isletas y márgenes de vías con mucho tráfico rodado (ronda de circunvalación, isletas, taludes de carreteras, etc.). o Zonas aisladas. o Etc. 4. Calcular las necesidades de materiales, maquinaria y herramientas para tareas fijas, durante todo el año, y para las eventuales en determinadas ápocas (sobre todo riego en verano y poda en otoño e invierno). 5. Una vez realizada la programación, ésta debe reflejarse por escrito o informáticamente, indicando: o El organigrama del servicio. o El plano de organización y zonificación del servicio. Actualmente existen programas informáticos que ayudan enormemente en la realización y gestión de las órdenes y partes de trabajo. 1.1.1. Recogida y tratamiento de residuos vegetales Los residuos vegetales de las zonas verdes están formados por: • Partes de las plantas que han sido eliminadas al realizar tareas de poda o de siega. • Partes de las plantas que se eliminan cuando se llevan a cabo tareas de plantación, como la poda de la copa y las raíces de árboles. • Partes de las plantas que se desprenden de la planta de manera natural, como las hojas, las flores y los frutos.
  22. 22. 23UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Partes de las plantas que se desprenden por accidentes meteorológicos como fuertes vientos o granizo. Este tipo de residuos puede incluir hojas, flores, frutos, ramas y raíces. • Las malas hierbas que aparecen en el jardín y son arrancadas o eliminadas. La eliminación de estos restos puede suponer un problema si no se realiza correctamente pero, por el contrario, puede ser algo muy ventajoso si se gestionan bien y se les da un tratamiento adecuado. Los residuos vegetales se pueden clasificar en un principio en dos grandes grupos: • Restos con una gran cantidad de agua, formados por hojas frescas, flores, frutos, y plantas herbáceas en general. • Restos con poca cantidad de agua, formados por madera, troncos, de árboles y ramas. Los residuos vegetales, si no se reutilizan, pueden tener los siguientes destinos: • Retirada a vertedero: siempre hay que retirar los desechos vegetales de la zona verde, ya que entorpecen la realización de las distintas tareas de mantenimiento, así como el paso de los usuarios del jardín. Además, los restos acumulados pueden suponer un foco de infección de hongos e insectos. La eliminación directa de los restos, sin su aprovechamiento ni reciclaje, está sujeta a una legislación concreta en materia medioambiental, así como a normativas locales o comarcales sobre la gestión de residuos sólidos. • Triturado y/o quema: el triturado se realiza con maquinaria específica, reduciendo enormemente el volumen de los restos. La quema, habitualmente, solo se lleva a cabo en pequeñas zonas donde la realización de esta tarea está permitida, sobre todo en pueblos de entorno rural, y siempre hay que llevarla a cabo a controladamente y adoptando las medidas de seguridad necesarias. Definición Plantas herbáceas: son aquellas que no tienen órganos leñosos. La con- sistencia de sus tallos es blanda y flexible.
  23. 23. 24 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Hay ocasiones en que se opta por un sistema mixto, triturando los desechos para que ocupen menos espacio en los contenedores o camiones destinados a su transporte. La manera más eficaz de gestionar los residuos vegetales es convertirlos en algo provechoso, que pueda usarse de nuevo en la zona verde, lo que se consigue creando el conocido como «compost». El compostaje o composting es un proceso natural, por el cual distintos microorganismos transforman la materia orgánica en una nueva materia con unas cualidades excelentes para las plantas. La fabricación de compost con los residuos vegetales de las zonas verdes es muy beneficiosa, ya que reduce considerablemente el volumen de los mismos. Ello repercute en que se necesita mucha menos mano de obra y vehículos o contenedores para la recogida y retirada de restos. El nuevo material obtenido posee múltiples beneficios: • Es un buen nutriente para el suelo, además de mejorar su estructura. • Potencia que las plantas absorban agua y nutrientes. • Ayuda a evitar la erosión. • Mejora las propiedades físicas del suelo, ya que la materia orgánica favorece la porosidad y aumenta la permeabilidad y la capacidad de retener agua. Los suelos a los que se les aporta compost se convierten en más esponjosos y con una mayor capacidad de retener agua. • Aumenta la cantidad de macronutrientes y micronutrientes. • Almacena los nutrientes en general. • Aumenta la población microbiana, que ayuda a que el suelo sea más fértil. Vídeo Trituradora de ramas: https://www.youtube.com/watch?v=m0k-Iy4jazw
  24. 24. 25UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Se puede compostar mediante dos técnicas: montón de desechos o en compostadora. El compostaje en montón es forma más conocida. Consiste en amontonar los desechos, teniendo en cuenta los siguientes aspectos: • Materiales. Deben estar bien mezclados y repartidos homogéneamente. Se recomienda triturar al máximo los restos, sobre todo los desechos vegetales leñosos, así como los frutos que tengan cáscara. Cuando los trozos son muy grandes tardan más en descomponerse. • Ubicación y tamaño. El montón debe estar aireado, por lo que debe estar en contacto con el suelo. Según los distintos agentes meteorológicos a los que se exponga el montón se debe ubicar en un lugar u otro, siendo conveniente que esté en lugares soleados si la zona es muy fría. Se puede proteger con algún material por el que circule el aire, como alguna tela o lona orgánica, y también con algún material plástico pero con la garantía de que deje pasar aire por algunos huecos. Si el montón está en una zona con clima cálido no es aconsejable la exposición directa al sol por mucho tiempo. En cuanto al tamaño y forma del montón los mejores se obtienen cuando es alargado, semicircular, con una altura entre 1 y 2 metros, y con una base de inferior tamaño que la altura. Para que el proceso se acelere es conveniente aportar una capa de 2 o 3 centímetros de compost maduro por cada capa de 20 o 30 centímetros de material a compostar. • Volteo del montón. Cuando ya se ha creado el montón y ha dado comienzo el proceso de fermentación es necesario voltearlo, a fin de conseguir que esté aireado. Al voltear se favorecerá la homogeneidad de la mezcla y se conseguirá una temperatura uniforme. Todo el montón ha de tener el mismo grado de humedad, siendo el mejor entre el 40 y el 60%. Según la exposición y ubicación, el volteo se repetirá cada 10 o 15 días. Dependiendo del material empleado y de la ubicación, se conseguirá un compost en dos o tres meses como mínimo. Las compostadoras se emplean cuando el volumen que se desea producir no es muy grande o si la zona verde es de pequeño tamaño y no genera muchos desechos. Los materiales se colocan en el interior de un recipiente o silo, tipo bidón o cajón, redondo o cuadrado, con orificios a los lados para que el aire
  25. 25. 26 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas pueda pasar. La carga de desechos se efectúa por la parte superior y, cuando el compost ya está listo, se saca por una abertura que hay en la zona de debajo. Si el material que se aporta no es mucho (menos de un ¼ de metro cúbico) la compostera puede funcionar continuamente, retirando el compost hecho por la parte inferior y añadiendo material nuevo en la parte superior. Es muy importante mantener dentro de la compostadora unas condiciones óptimas de humedad y temperatura. Compostadora de residuos vegetales. Para la elaboración del compost se puede usar cualquier tipo de materia orgánica, pero evitando que esté contaminada por algún patógeno, plaga o enfermedad, así como que tenga materiales no degradables, como plástico, aceites, cristal, etc. Además de restos vegetales, pueden usarse para fabricar compost: • Restos de cosechas agrícolas. • Serrín y viruta de madera. El tamaño que tenga la viruta va a influir en el tiempo de descomposición, a mayor tamaño de viruta más tiempo tarda en descomponerse. • Restos orgánicos del hogar, como desechos vegetales formados por restos de fruta y hortalizas, posos de café e infusiones, etc. • Estiércol animal. • Restos orgánicos de procedencia animal: huesos, plumas, pelo, etc.
  26. 26. 27UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Trozos de rocas ricas en minerales, como piedras calizas o silíceas, preferiblemente en polvo. • Cenizas de origen vegetal. • Algas marinas, las cuales tienen un efecto antibacteriano y fúngico, además de ser una fuente de magnesio, potasio, fósforo, calcio y azufre. El compostaje lo llevan a cabo microorganismos que descomponen la materia orgánica, pero para que estos microorganismos puedan vivir y desarrollarse necesitan unas condiciones adecuadas de temperatura, humedad y aireación. Losfactoresmásimportantesqueintervienenduranteelprocesodecompostaje son: • Humedad. El exceso de humedad provocará problemas de pudrición en la materia orgánica, y si es muy baja disminuirá la capacidad de actuación de los microorganismos, por lo que el proceso será mucho más lento. Los mejores rangos de humedad son, generalmente, entre el 40 y el 50%. • Temperatura. Si la temperatura del compostaje baja de 35ºC o sobrepasa los 55ºC los patógenos no se eliminarán, ni tampoco las semillas de malas hierbas. Con temperaturas altas algunos microorganismos morirán, deteniéndose así el proceso. • Oxígeno. Es fundamental la presencia de oxígeno durante el compostaje. Dependiendo del material que se pretenda compostar y de la humedad habrá más o menos oxígeno. • pH. Cuando el pH es entre 5 y 8 los microorganismos actúan adecuadamente, por lo que generalmente a la hora de compostar se mantendrá en ese intervalo. • Relación Carbono/Nitrógeno equilibrada. Toda la materia orgánica está formada por carbono y nitrógeno, entre otros elementos. Para realizar un Consejo En caso de aportar estiércol animal, éste debe estar lo más fermentado posible y libre de larvas o huevos de insectos y otros patógenos.
  27. 27. 28 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas buen compost es necesario que la relación entre ambos elementos esté en equilibrio. La relación Carbono /Nitrógeno (C/N) de 25:1 y 40:1 es la más adecuada, esto significa que existen 25 o 40 partes de carbono por 1 de nitrógeno. No obstante, dependiendo de los materiales que se utilicen esta relación puede cambiar. Cuando hay una relación C/N muy elevada, la acción de bacterias y microorganismos va en disminución. Cuando la relación es baja, el exceso de nitrógeno perjudica la mezcla. • Población microbiana. Durante la creación de compost intervienen multitud de bacterias, así como otros microorganismos. 1.1.2. Mantenimiento del suelo sin cubierta vegetal El suelo sin cubierta vegetal es todo aquel que presenta un tratamiento superficial de acabado a base de materiales naturales (tierra, albero, gravilla, corteza de pino, etc.). No se incluyen aquellas superficies en cuya ejecución o preparación se hayan empleado pavimentos continuos, adoquinados, enlosados, cementos, etc. Las labores de mantenimiento del suelo sin cubierta vegetal han de conseguir: • Una evacuación rápida y eficaz de aguas superficiales procedentes de lluvias, riegos, baldeos, etc. • Evitar la subida o ascensión de aguas subterráneas a la superficie. • Evitar la acumulación de aguas, como por ejemplo la aparición de charcos. • Evitar la aparición de socavones y cárcavas. • Evitar el arrastre de áridos a los viales colindantes. En las zonas sin cubierta vegetal la circulación de los vehículos destinados al mantenimiento de las zonas verdes será restringida al máximo, para así evitar su degradación. Importante Hay que mantener siempre la temperatura en un rango entre 35ºC y 55ºC.
  28. 28. 29UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Es especialmente importante reparar la aparición de escorrentías, baches, cárcavas, huevos, etc. ya que suponen un peligro para los usuarios de las zonas verdes. Cárcava en el suelo sin cubierta vegetal. Las labores de mantenimiento y reparación de desniveles y cárcavas incluirán: • Retirada y gestión de los materiales acumulados. • Nivelación y limpieza de impurezas de la zona a reparar. • Aporte del nuevo árido o material. • Humectación, compactación y nivelación de las distintas capas (si fuese necesario) hasta obtener el nivel original. • Limpieza de todos los restos y materiales resultantes de la reparación. Otro conjunto de trabajos de mantenimiento a realizar en suelos sin cubierta vegetal se conoce como «recebo de la capa de rodadura». Estas labores consisten en la sustitución de la capa superficial de árido ya que, a consecuencia del arrastre producido por la lluvia, el viento y por la circulación de vehículos y personas, esta capa se va desgastando y ensuciando. El recebo ha de llevarse a cabo en la forma y momento en que la meteorología y las condiciones físicas del terreno lo permitan, y consta de las siguientes tareas: • Limpiar la zona y retirar los materiales a sustituir.
  29. 29. 30 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Reparar los elementos de obra dañados si los hubiere (bordillos, alcantarillas, arquetas, etc.). • Realizar una primera compactación del suelo. • Aportarlos áridos o materiales nuevos, y extenderlos de manera que se respeten los niveles del suelo ya existentes. En ocasiones, y dependiendo del material a emplear, hay que aportar algo más de lo necesario ya que posteriormente, al compactarse, puede disminuir su volumen. • Humedecer, compactar y nivelar la superficie. La compactación se llevará a cabo mediante el uso de maquinaria específica, compactadores o apisonadores. La zona debe quedar suficientemente compacta para que desde un primer momento pueda ser usada. Compactador usado en el recebo En algunas ocasiones, el suelo sin cubierta vegetal se cubre de algún material, orgánico o no, creando una capa que evitará la aparición de malas hierbas y que además tendrá un efecto decorativo. Los materiales más empleados son la corteza de pino y la gravilla, pudiendo ésta ser de distintos calibres, formas y colores. Bajo la capa de corteza o de gravilla se coloca una malla antihierbas, para asegurar que no crecen las hierbas. El mantenimiento de este tipo de zonas consiste básicamente en llevar a cabo la tarea de limpieza, así como reponer en caso necesario el material que, por
  30. 30. 31UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas acción del viento, la lluvia, o por mal uso, pudiera perderse. Esta técnica se conoce con el nombre acolchado o mulching. Suelo sin cubierta vegetal cubierto de grava y corteza de pino 1.1.3. Riego, abonado y aporte de enmiendas La labor de riego es una de las más importantes de todas las que se realizan en una zona verde, ya que el agua es indispensable para la vida de las plantas. Existen diversos métodos o técnicas para regar: Por presión o empuje del agua • Aspersión • Goteo • Exudación Mecanizado Por gravedad • Inundación o manta • Surcos • Piletas o melgas No mecanizado Métodos de riego En el riego por presión o empuje, el agua es empujada artificialmente mediante un sistema mecánico (bomba) que ejerce presión. Se conduce a través de tuberías a las zonas deseadas, donde es expulsada al exterior por distintos elementos llamados emisores. Estos sistemas de riego presentan una serie de ventajas sobre el resto: un mayor ahorro de agua y una mayor eficacia en su uso. También supone un importante ahorro de mano de obra.
  31. 31. 32 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Los sistemas de riego por presión son: • Riego por aspersión: consiste en la colocación de emisores de agua llamados aspersores, a los que les llega el agua a través de una tubería. Estos aspersores se mueven por la fuerza o presión del agua, la cual cae sobre el terreno en forma de lluvia. Es el mejor sistema para conseguir una uniformidad del agua sobre el terreno. Existen diversos sistemas y mecanismos de aspersión, aunque todos basados en ese mismo principio. Se usa en jardinería para las praderas de césped y además en agricultura. • Riego por goteo: el agua se conduce por unas tuberías de plástico (polietileno), de 16 milímetros de diámetro, que se colocan en el suelo de la zona a regar. El agua sale de esa tubería a través de un orificio practicado en ésta, donde se coloca un accesorio llamado «gotero», que es el que emite el agua, gota tras gota. El emisor también se puede incorporar a la tubería en su interior, siendo conocido en este caso como «gotero integrado». El riego por goteo presenta una gran cantidad de ventajas respecto a otros sistemas. o Solo aporta agua en el suelo cultivado, por lo que ahorra una gran cantidad de ésta. o Evita la aparición de malas hierbas, al no existir en la tierra la humedad necesaria para que crezcan. o No moja las partes verdes de la planta, por lo que disminuye el riesgo de enfermedades. o Es un sistema muy uniforme, ya que aporta la misma cantidad de agua en cada zona. o Es fácil de mantener. Vídeo Riego por aspersión: https://www.youtube.com/watch?v=ANUJOFyKOVo
  32. 32. 33UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Pero también plantea algunos inconvenientes como: o Los emisores se obturan cuando el agua lleva disueltas muchas sales. o No aporta cantidad de agua suficiente cuando se hacen nuevas plantaciones y trasplantes. o Las averías, atascos y fugas en tuberías y emisores son difíciles de detectar. • Riego por exudación: también se conoce como riego por transpiración y se basa en instalar en el suelo unas tuberías porosas que tienen la propiedad de dejar escapar el agua por unos pequeños orificios. Al salir el agua crea alrededor de tubería una zona húmeda. Algunos modelos de tuberías de exudación se colocan sobre el suelo y otros se entierran. Presenta las mismas ventajas e inconvenientes que el riego por goteo, pero cuando la tubería está enterrada, al no ser visible, puede resultar un problema añadido, ya que al realizar tareas de cava se puede dañar. Riego por exudación • Riego por gravedad: en este sistema el agua se aporta al terreno y lo recorre por acción de la gravedad; por lo tanto, no es necesario utilizar mecanismos. Vídeo Riego por goteo: https://www.youtube.com/watch?v=abIH0ZQSnYE
  33. 33. 34 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Dentro del riego por gravedad se distinguen: o Inundación, que consiste en inundar completamente el terreno. o Surco, que consiste en hacer que el agua se almacene entre las paredes de un surco longitudinal hecho en el suelo, para que vaya siendo absorbida por el terreno. Este sistema se riego apenas se usa hoy en día en zonas verdes. o Alcorque, pileta o melga, que consiste en realizar con la tierra del cultivo una «presa» o «envase» para albergar el agua que se aporte. Es muy difícil de establecer una dosis y frecuencia de riego, ya que las necesidades de agua que necesitan las plantas varían en función de factores climáticos y de la especie de que se trate. Además, en jardinería en ocasiones se plantan rocallas o macizos de flores y las necesidades varían de una especie a otra. Según la época de siembra y las condiciones meteorológicas, el riego del césped podría espaciarse más o menos. Para establecer la dosis y frecuencia de riego hay que elaborar un calendario, basándose en esos factores. La frecuencia de riegos, será capaz de facilitar como media unos cinco litros por metros cuadrados y día, en la época más calurosa, y de máxima insolación, que depende de la zona, pero generalmente coincide con el mes de julio en toda la península. El momento más indicado para regar no sólo el césped, sino también el resto de las plantas, se considera las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Además del riego, otra labor muy relacionada con éste y muy importante dentro del mantenimiento de las zonas verdes es el abonado. Podemos diferenciar entre abonos orgánicos y abonos minerales: • Los abonos orgánicos más conocidos son el estiércol, la turba, el compost, el humus de lombriz, el extracto de algas y el humus de lombriz. Todos se obtienen de elementos naturales que proceden de animales o de plantas. Liberan los nutrientes lentamente, por lo que su acción es lenta. Los abonos orgánicos también se conocen como enmiendas. El aporte de enmiendas favorece el desarrollo de las plantas, además de conservar las propiedades del suelo y generar cambios en la estructura y en el sistema
  34. 34. 35UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas poroso. Además, las enmiendas o abonos orgánicos separan las arcillas que compactan el suelo, permitiendo una mayor retención del agua y de los nutrientes. Las enmiendas pueden aplicarse en forma simple, cuando se usa un solo material, por ejemplo, aplicar solo estiércol, o en forma compuesta, cuando se usan dos o más materiales mezclados, por ejemplo estiércol mezclado con compost. • Losabonosmineralessondeacciónmásrápidaquelosorgánicos.Seobtienen a partir de sustancias químicas minerales o creadas artificialmente. Se pueden clasificar en: o Simples: que contienen un solo macroelemento, como nitrógeno, fósforo o potasio. o Compuestos: que contienen dos o más de los macroelementos. Otro factor que hay que tener en cuenta con los abonos es su concentración, que es la cantidad de elementos que son asimilables por la planta. Los abonos pueden presentarse en distintos estados: sólidos, líquidos y gaseosos. Usaremos uno u otro formato de presentación según sean las necesidades del cultivo y la forma más adecuada de aplicarlos a cada estado de desarrollo de la planta. Los abonos usados en el mantenimiento de zonas verdes pueden presentarse en estado sólido o líquido. En estado sólido: • Polvo, con diversos tamaños de partículas. No son de los más usados debido a que son difíciles de manejar. • Granulado, que es la forma más habitual, en pequeñas bolas o granos, de un tamaño que va de 1 a 5 milímetros. Presenta como ventaja que es fácil de usar y que hay maquinaria específicamente diseñada para su aplicación, consiguiendo un reparto homogéneo por toda la zona. Dentro de los abonos granulados existe un tipo muy específico, con un diámetro de 1 a 3 centímetros, llamados macrogranulados, así como otras presentaciones con forma de pequeño cilindro, aunque son más usados en jardinería doméstica.
  35. 35. 36 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Los abonos en estado líquido se presentan de las siguientes formas: • Suspensiones: son obtenidas mediante el uso de arcillas dispersas en el agua. Es necesario que se agiten periódicamente para que su aplicación y conservación sean adecuadas. • Soluciones con presión: son soluciones acuosas con nitrógeno. Para aplicarlas hay que usar equipos especiales. • Soluciones sin presión: son las más usadas y se fabrican mediante el aporte de uno o varios elementos nutritivos disueltos en agua. Los abonos líquidos tienen una serie de ventajas respecto a los sólidos: • Posibilidad de aplicarlos mediante maquinaria y mediante la red de riego. • Poseer un gran rendimiento en su aplicación. • Poseer una gran uniformidad en la distribución del producto. Generalmente cuando se abona se deberán seguir las siguientes recomendaciones: • Hay que comprobar antes de abonar que las condiciones climatológicas serán las adecuadas a corto plazo y no habrá heladas, temperaturas extremas, lluvias torrenciales, etc. • Los abonos orgánicos deben estar muy bien descompuestos. • Las dosis a emplear siempre deben ser las recomendadas por los fabricantes. Si se aporta más cantidad la planta resultará dañada, y si se aplica menos no ejercerá el efecto deseado. • Para corregir determinadas carencias es mejor usar abonos específicos, como por ejemplo sulfato de hierro para el amarilleamiento de las hojas. • Es necesario eliminar las malas hierbas antes de aplicar el abono. 1.1.4. Binas y escardas La bina y/o escarda es una operación de mantenimiento indispensable en toda zona verde, que consiste en eliminar las malas hierbas. Si se realiza de modo
  36. 36. 37UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas preventivo, antes de que aparezcan las malas hierbas, se llama bina, y si se realiza cuando ya han brotado o crecido se llama escarda, aunque ambos términos se usan indistintamente para una y otra tarea. En una zona verde se consideran malas hierbas a las especies vegetales que cumplen una serie de características como son: • Se encuentran en lugares no deseados. • Crecen sin haber sido sembradas, espontáneamente. • Son competitivas y agresivas con el resto de plantas del jardín. • Son persistentes en el tiempo, ya que se reproducen continuamente. Las malas hierbas pueden transmitir plagas y enfermedades, impedir la ejecución de algunas tareas de mantenimiento y robar agua, luz y alimentos o nutrientes a las plantas ornamentales, además de causar daños estéticos. Malas hierbas en un parterre con rosales Las malas hierbas se clasifican de diversas formas. Según su ciclo de vida pueden ser: • Anuales, que completan su ciclo vital en un año. • Bianuales, que completan el ciclo en dos años.
  37. 37. 38 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Perennes, que permanecen en la zona durante varios años. Atendiendo a su biología y a cómo se reproducen, se clasificarán en: • Las que se reproducen solo por semillas. • Las perennes que se reproducen por semillas y por brotación de yemas. • Las perennes que se reproducen solo por órganos vegetativos. Labinay/oescardaserealizaremoviendoelsuelo,locualpermitirálaaireación y favorecerá la penetración del agua. Una vez el suelo está descompactado y suelto, se retiran manualmente las malas hierbas. Binar y escardar presenta los siguientes beneficios: • Elimina la presencia de malas hierbas, dañinas para el resto de la zona verde. Mejora sus propiedades físicas, como la temperatura, la capacidad de absorber la humedad y la capacidad de aireación. • Aumenta la cantidad y la profundidad de las raíces de las plantas que se desean cultivar, las ornamentales. • Mejora sustancialmente el terreno para proceder a la plantación de nuevas plantas. • Limita las escorrentías. • Permite que las plantas tomen el agua a la planta más regularmente. • Activa la vida microbiana, ayudando a las raíces a asimilar mejor los nutrientes. Es recomendable binar o escardar antes de que florezcan las malas hierbas, ya que así se evitará la dispersión de sus semillas. La herramienta para binar y escardar es la azada, de diversas formas y tamaños. Para las labores más minuciosas, como eliminar malezas de un parterre o arriate de plantas perennes, se usa la conocida como «gubia», por su pequeño tamaño. Para zonas más amplias conviene usar azadas de gran anchura.
  38. 38. 39UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Hay algunas hierbas muy resistentes, como la grama, la cola de caballo o la ortiga, que tienen tallos subterráneos o raíces muy profundas por lo que requieren que la profundidad a la que se cava ha de ser profunda. Es necesario afilar regularmente las herramientas para que sean efectivas y faciliten la realización de la tarea. Escarda de parterre con azada En algunas ocasiones, las malas hierbas pueden ser refugio de algunos de insectos, bacterias y hongos beneficiosos para controlar algunas plagas. 1.1.5. Reposiciones, trasplantes y nuevas plantaciones Todas las plantas que componen una zona verde se van deteriorando con el paso del tiempo, bien por su propio crecimiento como seres vivos o por el ataque de plagas, enfermedades, agentes meteorológicos, etc. Esas plantas que no gozan de buena salud deben ser retiradas ya que afectan negativamente a la estética de la zona, además de ser un foco de infección para el resto de las plantas. Además de retirar las que estén dañadas, hay que plantar otras nuevas para cubrir el hueco existente. En la mayoría de las ocasiones no es aconsejable esperar a que las plantas estén totalmente secas o muertas, es mejor reponer cuando tienen mal aspecto y afectan a la estética de la zona. En el caso de los setos es muy importante proceder a la reposición cuanto antes, debido a que la falta de plantas es destacable. Al hueco donde falta una planta se le denomina «marra».
  39. 39. 40 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Las reposiciones se suelen realizar al mismo tiempo que algunos trasplantes de plantas sanas que se colocan en una nueva ubicación por cuestiones de diseño, para facilitar el crecimiento, etc. El procedimiento para implantar nuevas especies, así como para mantener y conservar las ya existentes consiste, por tanto, en vigilar el estado de las plantas y reponer las que se encuentren en mal estado. La implantación o reposición de estos nuevos elementos vegetales se lleva a cabo siguiendo los mismos procedimientos que se aplican para cualquier plantación: 1. Apertura de hoyo. 2. Plantación propiamente dicha. 3. Aporte de tierras y/o sustratos. 4. Riego. Las reposiciones, trasplantes y nuevas plantaciones se dividen en: • Reposición y resiembra de praderas de césped. Debido a su uso las zonas de césped se van deteriorando, sobre todo por el pisoteo, por lo que es necesario proceder a su regeneración. Si se trata de zonas concretas, en las que la pradera ha desaparecido, conocidas como «calvas», se sembrarán de nuevo, incluyendo una cava superficial del terreno, una siembra de semillas, y un aporte de una capa superficial de arena o sustrato. Si se trata de zonas en las que existe césped pero está muy deteriorado, se procederá aportando semillas y arena o sustrato. • Reposición de árboles, arbustos y resto de plantas (trepadoras, tapizantes, herbáceas, etc.). Algunas plantas se colocan en la zona verde con la intención de que permanezcan el máximo tiempo posible, como es el caso de los árboles, arbustos y trepadoras. Estas plantas solo se repondrán si se deterioran y si realmente es necesario. En cambio, hay otras plantas que se colocan con la intención de que su presencia en el jardín se limite Vídeo Trasplantes: https://www.youtube.com/watch?v=RP9y0xrtRFg
  40. 40. 41UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas a un corto periodo de tiempo, desde algunos meses hasta un máximo de dos años. Este conjunto de plantas lo forman las conocidas como: o Anuales. Su ciclo vegetativo dura normalmente menos de un año. Algunas se plantan en otoño y permanecen en el terreno hasta finales de la primavera siguiente. Otras se plantan en primavera y permanecen en el jardín hasta finales de verano. o Bianuales. El ciclo de la planta es de dos años. Se colocan en la zona verde en otoño y permanecen en el jardín durante dos primaveras. o Bulbosas. Son plantas que se reproducen mediante un bulbo o raíz engrosada. Pueden permanecer en el terreno uno o varios años, y tienen distintos periodos de floración. o Vivaces. Son plantas con un ciclo anual en su parte aérea, aunque sus raíces permanecen activas en el suelo y permiten que la planta rebrote de nuevo cada año. En el caso de tener que realizar nuevas implantaciones de material vegetal es necesario tener en cuenta el entorno más inmediato, atendiendo a los siguientes aspectos: • No introducir especies catalogadas como invasoras. • No plantar especies con grandes necesidades hídricas. • No plantar especies que den habitualmente problemas al ser atacadas por plagas o enfermedades. 1.1.6. Conservación de alcorques y entutorado Al hablar de alcorque nos podemos referir a: • Hoyo que se hace al pie de las plantas para almacenar el agua en los riegos. • Zona o hueco que se deja en un acerado o paseo destinado a la plantación de un árbol o arbusto, y que habitualmente se construye con material de obra.
  41. 41. 42 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas En el primero de los casos, el mantenimiento consta básicamente de la eliminación de las malas hierbas y de ir recolocando la tierra que por efecto del riego se vaya desplazando. En el segundo caso, al estar construidos de material de obra, el mantenimiento se limitará a la eliminación de malas hierbas. Otra tarea que se hace necesaria en el mantenimiento de las zonas verdes es el entutorado, que consiste en la colocación de algunos elementos que sirvan de guía o sustento a la planta. Habitualmente estos objetos son estacas de madera, alambres o cuerdas, así como celosías o mallazos metálicos. Cuando hablamos de «tutor» nos referimos a una estaca, de madera o de algún otro material rígido, como plástico o hierro, que se clava en el suelo y se amarra a la planta. Se puede distinguir entre entutorado provisional y enturado definitivo. El entutorado provisional es la colocación de un tutor o elemento de guía por un periodo concreto con el objetivo de conseguir un efecto determinado. Cuando ya se ha obtenido la forma o crecimiento deseado, el tutor es retirado. Por ejemplo, es habitual colocarlo en los árboles jóvenes durante los primeros años, para conseguir un crecimiento recto del tronco, y una vez que ya hay seguridad de que el árbol crece recto, se retira el tutor. Hay ocasiones que el entutorado provisional se coloca solo hasta asegurarse que la planta ha arraigado, por ejemplo, cuando se trasplanta una palmera de grandes dimensiones. El entutorado definitivo es la colocación de un tutor o elemento de guía durante toda la vida de la planta. Por ejemplo, es muy usado en las plantas trepadoras, las cuales se van guiando mediante un sistema de alambres en la pared. Hay ocasiones en que las estructuras utilizadas para el entutorado pueden ser por sí mismas decorativas, y conseguir que el conjunto formado por estructura y planta sea un elemento decorativo del jardín, como por ejemplo algunas celosías que se diseñan especialmente para zonas verdes. Para saber más La madera de pino suele ser la más empleada para entutorar árboles en zonas verdes.
  42. 42. 43UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas El entutorado de los árboles es de gran importancia, ya que consigue que el tronco crezca recto. El tamaño del tutor va a depender sobre todo del tamaño del árbol que ha de guiar o sujetar. Lo mejor es la colocación de una o varias estacas de madera, evitando si es posible tutores metálicos, ya que se pueden oxidar creando un deterioro visual en la zona verde. Palmera con tutores provisionales Si el tutor ha de permanecer mucho tiempo en la zona es conveniente realizar un tratamiento con algún producto para que la madera esté protegida del ataque de insectos, hongos y bacterias, quedando así fuera del alcance de organismos xilófagos. En los árboles, el tutor se puede colocar en vertical, paralelo al tronco, o inclinado respecto al suelo. Siempre se debe amarrar el tronco al tutor, mediante una correa, brida o cuerda, que debe quedar con algo de holgura para que se provoquen daños por presión sobre la corteza. En el mercado hay varios tipos de correas o sujeciones diseñados específicamente para esta tarea. Nunca se deben amarrar los tutores con alambres o cables metálicos. Definición Xilófago: son insectos que se alimentan de madera.
  43. 43. 44 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Otra forma de entutorar es colocando cables tensores, que son amarrados al árbol por un extremo y se anclan al suelo mediante estacas. Es un sistema para el que se requiere mucho espacio y para que sea eficaz hay que emplear al menos dos o tres cables. Entutorado con dos tutores, uno a cada lado del tronco 1.2. Aplicación de control fitosanitario El objetivo principal cuando se mantiene una zona verde es conseguir un correcto desarrollo de todas las plantas que lo integran. Para conseguir un estado de salud óptimo de las mismas es necesario llevar a cabo una gran cantidad de labores, las cuales protegerán los vegetales frente a plagas y enfermedades. 1.2.1. Agentes nocivos para las plantas (bióticos y abióticos) Los daños producidos en el jardín pueden ser producidos por agentes bióticos o abióticos: • Daños bióticos. También conocidos como daños parasitarios, son los que han sido provocados por la acción de algún tipo de organismo vivo que puede ser animal, vegetal, hongo, bacteria o virus.
  44. 44. 45UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Daños abióticos. También llamados como daños no parasitarios, son los debidos a causas físicas (como la rotura de una rama por exceso de peso) o producidos por accidentes meteorológicos (frio, granizo, etc.), así como por la carencia o defecto de algún nutriente, etc. Los daños abióticos más frecuentes son debidos a: o Falta o exceso de agua. o Falta o exceso de luz. o Altas temperaturas, calor, o muy bajas, heladas. o La acción del viento, la lluvia o el granizo. o Deterioros por heridas o roturas. o Mala calidad del suelo. o Terreno muy ácido o alcalino. o Desequilibrios nutricionales. o Fitotoxicidad producida por tratamientos fitosanitarios. Se define como enfermedad a los daños ocasionados en la planta, de origen biótico o abiótico, han provocado alguna alteración en su fisiología o morfología. Se define como plaga a un conjunto de animales que se alimentan de las plantas y causan daños en las mismas.
  45. 45. 46 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Las plagas pueden estar causadas por: • Animales: como insectos, ácaros, nematodos, moluscos y miriápodos. o Insectos, que son seres invertebrados, es decir que no tienen un esqueleto claramente definido. Pertenecen al grupo de los artrópodos, animales que tienen patas articuladas. Todos tienen el cuerpo dividido en tres partes bien diferenciadas: cabeza, tórax y abdomen. Poseen dos antenas, cuatro alas, seis patas, y diversos tipos de piezas bucales que pueden ser masticadoras, chupadoras, masticadoras-chupadoras o picadoras-chupadoras. o Ácaros que, al igual que los insectos, son artrópodos pero pertenecen a otra clase, conocida como arácnidos. Se diferencian fundamentalmente en que su cuerpo se divide solo en dos partes, llamadas cefalotórax y abdomen. No tienen alas ni antenas, y el número de patas es variable dependiendo de si son larvas o adultos, teniendo las primeras tres pares, mientras que los adultos tienen cuatro pares. Su esqueleto es externo. El cefalotórax es de menor tamaño menor que el abdomen. Las piezas bucales son conocidas como quelíceros. En el cefalotórax también se sitúan las patas y los ojos. El abdomen, de forma globosa, contiene unas glándulas que usan para crear seda con la que tejen sus telarañas. o Nematodos, que son de un tamaño muy pequeño y no pueden verse a simple vista; de ahí la importancia de conocer su biología y daños que pueden causar. La mayoría de los nematodos que causan daños en las plantas viven en el suelo. Tienen el cuerpo casi transparente, por lo que la dificultad para observarlos es aún mayor. Hay una gran diferencia entre machos y hembras, teniendo los primeros el cuerpo alargado mientras que las hembras lo tienen redondeado. Los machos se mueven mucho más que las hembras. Su boca es de tipo estilete, el cual introducen en el interior de los tejidos de la planta para alimentarse de ellos. Se reproducen sexualmente aunque a veces, al igual que algunos insectos y ácaros, lo hacen por partenogénesis. Completan su ciclo vital en tres o cuatro semanas, viviendo sus primeros días en el interior de las plantas. Las larvas hibernan durante algún tiempo si las condiciones ambientales no son las adecuadas. Los nematodos dañan las plantas creando heridas
  46. 46. 47UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas en las raíces, lo cual impide que puedan absorber agua y nutrientes correctamente. o Moluscos, aves y mamíferos y miriápodos pueden causar importantes daños en las plantas. Los moluscos como los caracoles y las babosas pueden comer grandes cantidades de hojas, sobre todo de brotes tiernos. Algunos mamíferos pueden ser problemáticos en zonas verdes si se encuentran en grandes cantidades, como ocurre con topos, ratones y aves que comen frutos y raíces. Los miriápodos (ciempiés y milpiés) se alimentan tanto de la raíz como de las hojas y resto de partes aéreas. • Hongos, seres microscópicos formados por un cuerpo (llamado micelio) y de unos filamentos ramificados llamados hifas. Los hongos son incapaces de realizar la fotosíntesis por sí mismos, de ahí que tengan que parasitar a otros seres vivos, de los cuales obtienen el alimento. Estos seres, de los que se beneficia el hongo, se conocen como huéspedes. La reproducción de los hongos es mediante unas células llamadas esporas, las cuales aparecen en el extremo de las hifas, desde donde caen al suelo. Las esporas se trasladan por acción del viento u otro agente, como un animal o el agua, y cuando se dan las condiciones medioambientales óptimas germina, dando lugar a un nuevo micelio. Inicialmente y a simple vista la planta no muestra síntoma de enfermedad, pero cuando el hongo se va desarrollando va atacando la planta causando graves daños y a veces incluso la muerte de la planta. • Bacterias, que son los seres vivos en mayor cantidad en la tierra, habitando en todos los ambientes. Algunas son dañinas para el ser humano, los animales y las plantas, pero otras son muy beneficiosas y necesarias, por ejemplo, las que forman la flora intestinal de algunos mamíferos, entre ellos el hombre. Las bacterias están compuestas por una sola célula, por Definición Partenogénesis: es una forma de reproducción por la cual se desarrollan células sexuales femeninas sin que hayan sido fecundadas, es decir, que la hembra por si sola pone huevos sin fecundar y se desarrollan. Es un tipo de reproducción en el que no es necesaria la intervención del macho.
  47. 47. 48 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas lo que son microscópicas. Se clasifican en aerobias, cuando viven sólo si hay oxígeno en la atmósfera en la que viven; anaerobias, que son las que viven sólo en ausencia del oxígeno; y anaerobias facultativas, que son las que se desarrollan de ambas maneras. • Virus, que tienen una estructura muy sencilla y viven parasitando las plantas donde se encuentran. Para alimentarse modifican las proteínas de las plantas en otras proteínas aptas para ellos. Los virus no pueden desplazarse por sí mismos ni penetrar en la planta, por lo que necesitan de un agente que los transporte y de una herida en el tejido vegetal para poder penetrar. Su transmisión puede llevarse a cabo por contacto entre una planta sana y una infectada, mediante las semillas y a través de otros vectores como insectos, hongos, nematodos, etc. Se conoce como virosis o enfermedad vírica al ataque de los virus, y sus síntomas son visibles en toda la planta, habitualmente mediante deformaciones de los órganos, podredumbres o necrosis de los tejidos vegetales. Generalmente los vegetales se mantienen sanos mientras puedan llevar a cabo sus funciones fisiológicas, como son la absorción de agua y nutrientes, la división celular, la fotosíntesis y la reproducción. Por el contrario, se habla de vegetal enfermo cuando una o varias de estas funciones son alteradas. Dependiendo de la plaga, enfermedad o agente causante del daño, los síntomas que presentan las plantas pueden ser muy diversos. 1.2.2. Métodos de control fitosanitario Para llevar a cabo la prevención y control de los agentes dañinos para las plantas es necesario crear un plan de tratamientos preventivos, que incluya un calendario de aplicaciones, dentro del plan general de mantenimiento. También es necesario que ese plan incluye la ejecución de una serie de labores, que se agrupan en lo que conocen como «métodos de control». Los métodos de control contra los patógenos que dañan las plantas se clasifican en dos grandes grupos: directos e indirectos. Los métodos de control directos incluyen todas las tareas que suponen una actuación directa contra el patógeno. Estos métodos se clasifican en tres grandes grupos; físicos, químicos y biológicos.
  48. 48. 49UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Los métodos físicos se clasifican en dos grandes grupos, medidas físicas y medida mecánicas. • Las medidas físicas consisten en la desinfección del suelo mediante la aplicación de calor, por ejemplo en forma de vapor de agua o solarización (colocación de plásticos sobre el suelo, para aumentar la temperatura y así eliminar los patógenos). • Las medidas mecánicas con aquellas que dificultan que haya contacto directo entre los agentes dañinos y las plantas. Hay que destacar las trampas cromotrópicas y las trampas con feromonas. Las trampas cromotrópicas son láminas de plástico o cartón de color amarillo o azul, sobre las que se han untado una sustancia adhesiva. Las primeras atraen pulgones y moscas, mientras que las segundas atraen a trips. Las trampas con feromonas son estructuras de plástico o cartón donde los insectos
  49. 49. 50 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas quedan atrapados. Las feromonas son sustancias químicas que emite un individuo, que indica o comunica a otro individuo alguna señal sexual o de alarma. Los métodos químicos se basan en la utilización de sustancias de síntesis para controlar los patógenos. El uso de productos químicos presenta una serie de ventajas como son: • Existen productos específicos para cada plaga o enfermedad. • Son de fácil adquisición. • Se aplican fácilmente y de varias maneras. • Tienen un efecto rápido sobre las plagas y enfermedades. Pero también presentan los siguientes inconvenientes: • Tienen efectos secundarios en las plantas sobre las que son aplicados. • Los patógenos se adaptan a las materias activas y con el tiempo las toleran. • Contaminan el medio ambiental. • Son tóxicos para personas y animales. • Generan gran cantidad de residuos tóxicos. Para llevar a cabo una lucha química racional, que respete el medio ambiente y las personas hay que tomar una serie de medidas como son: • Escoger los productos más adecuados y emplearlos con las dosis indicadas por los fabricantes. • Asegurarse de que realmente los tratamientos son necesarios. • Emplear equipos de tratamiento adecuados y en buenas condiciones de mantenimiento. • Leer siempre la información de las etiquetas y llevar a cabo las indicaciones y consejos.
  50. 50. 51UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Los métodos de control biológico consisten en el uso de organismos vivos para luchar contra las plagas y las enfermedades. Lo más habitual es emplear insectos u otros seres que viven a costa del causante de la enfermedad o plaga. Por ejemplo, se usa el insecto conocido popularmente como mariquita, que se comen los pulgones y no ataca a las plantas. Hay ocasiones en que se emplean preparados comerciales que contienen virus, bacterias u hongos que perjudican a los agentes causantes de la plaga y que respetan las plantas. Los más conocidos son el Bacillusthurugiensis y el Trichoderma. La lucha biológica tiene las siguientes ventajas: • Se elimina el riesgo de toxicidad para el medio ambiente. • No genera residuos. • No es necesario guardar plazo se seguridad como con el resto de fitosanitarios. • Genera confianza a los usuarios de la zona verde. • Aumenta la calidad en el servicio de prestación del mantenimiento. También tiene los siguientes inconvenientes: • Se necesita asesoramiento técnico específico. • No se fabrican productos concretos para cada plaga y/o enfermedad. • En ocasiones no hay compatibilidad con la lucha química. • Depende de una serie de condicionantes como son el clima y la meteorología. Los métodos de control indirectos los forman el conjunto de acciones o tareas que no se ejecutan directamente sobre el agente patógeno. Se dividen en métodos legislativos, genéticos y culturales.
  51. 51. 52 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Métodos legislativos: con el fin de garantizar la salud vegetal se ha creado una amplia normativa que regula la producción, transporte y comercialización de plantas. Igualmente, las semillas han sido objeto de esta legislación. Una de estas medidas es el llamado pasaporte fitosanitario, consistente en una etiqueta que los productores de plantas y semillas han de adjuntar para certificar un bien estado sanitario y que sobre ese material se han realizado los controles pertinentes. • Métodos genéticos: la mejora genética de las plantas empleadas en zonas verdes ha adquirido una gran importancia en las últimas décadas, llevando a cabo estudios con los siguientes objetivos: o Aumentar la floración y fructificación. o Resistir el ataque de plagas y enfermedades. o Conseguir una mejor adaptación de las plantas al suelo. o Mejorar la resistencia a los agentes climáticos. Por ejemplo, se han obtenido plantas resistentes a algunas enfermedades causadas por hongos, como la roya. • Métodos culturales: muchas de las tareas de mantenimiento y cultivo de las plantas están muy relacionadas con la salud vegetal de las mismas. Una de las más necesarias es la limpieza y desinfección periódica de herramientas y equipos. Además, una correcta preparación del suelo para la plantación y creación del jardín, un uso correcto de abonos y del agua de riego, así como una gestión eficaz de los desechos vegetales contribuirán a que la salud vegetal de la zona verde sea la óptima. 1.2.3. Productos fitosanitarios utilizados en jardinería Los productos fitosanitarios utilizados en jardinería son los mismos que se emplean en agricultura. Hay ocasiones en que los fabricantes, por razones comerciales, anuncian algunos productos como diseñados específicamente para jardinería, aunque en la mayoría de los casos las materias activas (ingredientes) de esos productos son exactamente los mismos que los usados para el control de plagas y enfermedades en agricultura. Los productos fitosanitarios se diseñan para:
  52. 52. 53UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Luchar contra agentes nocivos para las plantas. • Prevenir que aparezcan estos agentes. • Favorecer un desarrollo correcto de las plantas. • Eliminar las plantas perjudiciales (malas hierbas) y evitar su aparición. Para establecer un plan de control y prevención de los agentes causantes de daños o trastornos en las plantas es necesario tener en cuenta la clasificación de los productos fitosanitarios, con la finalidad de escoger el más adecuado en cada momento. Esta clasificación se realiza atendiendo a diversos aspectos. Según la plaga o enfermedad que controlan, se clasifican en: • Insecticidas: para el control de insectos. • Fungicidas: para el control de hongos. • Herbicidas: para el control de las malas hierbas. • Acaricidas: para el control de ácaros. • Nematicidas: para el control de nematodos. • Bactericidas: para el control de bacterias. • Moluscocidas o helicidas: para el control de caracoles y babosas. • Rodenticidas o raticidas: para el control de los roedores. También se clasifican dependiendo de su forma de actuar en la planta. En este caso existen productos: • Sistémicos: los cuales se mezclan con la savia y llegan a todos los órganos del vegetal. • Penetrantes o translaminares: que penetran en la planta pero no se mezclan con la savia, por lo que no actúan en todas las partes de la planta.
  53. 53. 54 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • De contacto: que son los que se quedan en la superficie externa de la planta, necesitando de con otros productos para conseguir su fijación y/o penetración. Según el modo de actuación sobre los parásitos se clasifican en productos: • Por ingestión: cuando el fitosanitario actúa una vez que ha sido ingerido por el parásito. • Por inhalación: cuando actúa evitando la respiración del parásito. • Repelentes: cuando ahuyentan a los parásitos de la zona en la que son aplicados. • Atrayentes: cuando atraen a los parásitos a trampas que se han colocado a tal efecto. • Preventivos:cuandoseaplicanantesdelaaparicióndelaplagaoenfermedad. • Curativos: cuando se aplican una vez la plaga o enfermedad ya está atacando la planta. • Por contacto: cuando el producto actúa sobre el patógeno al contactar con éste. • Mixtos: cuando actúa combinando algunas de las formas descritas con anterioridad. Para establecer el plan de prevención y control será necesario realizar un calendario de aplicaciones, que deberá ajustarse a la climatología del lugar. Un ejemplo de este plan puede ser el siguiente: Calendario del plan de prevención y control fitosanitario.
  54. 54. 55UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Siempre es necesario leer las etiquetas de los productos, las cuales nos informarán de los aspectos medioambientales a tener en cuenta a la hora de la aplicación. Los datos que las etiquetas proporcionan sirven para cuidar el medio ambiente, así como para llevar a cabo el cumplimiento de la normativa vigente en materia de seguridad e higiene del trabajo. Los símbolos e indicaciones ocupan un lugar bien visible dentro de la etiqueta. Para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, respetuoso con el medio ambiente y con la salud de las personas, se ha elaborado una normativa específica. 1.2.4. Preparación y aplicación de caldos fitosanitarios Para llevar a cabo las tareas de preparación de fitosanitarios sin que supongan un peligro para la salud es necesario tomar una serie de medidas, de carácter obligatorio, que son las siguientes: • Nosemezclaráelaguaconelfitosanitariofueradeltanquedepulverización o mochila de tratamiento. • La mezcla se llevará a cabo llenando el tanque la mitad de agua. incorporando entonces el producto y terminando de llenar el tanque posteriormente. • La mezcla se realizará justo antes de la aplicación, y los equipos deberán estar siempre bajo vigilancia. • Siempre se mezclarán los fitosanitarios con el agua en zonas alejadas de cursos de agua superficiales, y nunca a una distancia inferior a 25 metros de las mismas, o a una distancia menor de 10 metros cuando se use maquinaria dotada de mezcladores del producto. • No se preparará el caldo en zonas con riesgo de encharcamiento o de escorrentía de la capa superficial del suelo. Páginas web Normativa sobre uso sostenible de plaguicidas: http://www.boe.es/boe/dias/2012/09/15/pdfs/BOE-A-2012-11605.pdf
  55. 55. 56 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Los envases de los fitosanitarios se abrirán justo en el momento de usarlos, es decir cuando se vayan a aportar al agua. • Para que no sobre caldo, solo se preparará el que vaya a ser usado en esa aplicación. Para ello se calculará exactamente la cantidad necesaria, que dependerá del tipo de producto y de la forma de aplicación. Además de lo mencionado anteriormente es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones: • Comunicar a todo el personal que participe en la aplicación, aunque sea indirectamente, cuáles son las medidas de protección que deben ser adoptadas, así como los riesgos de los fitosanitarios. Se debe poner a su disposición la etiqueta y la ficha técnica de todos los productos utilizados. • Realizar una prueba del correcto funcionamiento de la maquinaria, mediante una aplicación solo con agua. • Aplicar las dosis indicadas por los fabricantes. • Usar los equipos de protección personal recomendados en la etiqueta y en la ficha de datos de seguridad. • Conocer cuál es el pH del agua que se va a usar en la mezcla, ya que unos niveles superiores a cinco o seis pueden provocar que algunos fitosanitarios tengan una reacción química y hagan perder efectividad al producto. • Preparar la mezcla con útiles (cubos, embudos, etc.) adecuados que solo se usarán en las tareas de mezcla de caldos. Nunca se emplearán para las tareas de mantenimiento del jardín. • No remover nunca la mezcla con las manos, ni manipular la maquinaria que tenga escapes o derrames de líquidos. • Nunca mezclar más de dos productos fitosanitarios, excepto si lo indica en la etiqueta.
  56. 56. 57UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Seguir un orden, relacionado con el pH, cuando se apliquen varios productos: se aportarán primero los productos que tengan el pH más bajo (más ácido) y luego se irán añadiendo los demás escalonadamente, de manera que el último será el producto que tiene el pH más alto (más básico). • Llevar a cabo una gestión correcta de los envases vacíos. Para de llevar a cabo la aplicación de un producto fitosanitario hay que tener en cuenta algunos aspectos como: • La biología de la plaga. La cual determinará la época del año más óptima para realizar la aplicación, así como el horario más adecuado para que la efectividad sea la máxima. Hay algunas ocasiones en las que los tratamientos hay que efectuarlos de noche, debido a que es cuando la plaga está más activa. • La presencia o no de agua. Toda planta que esté sometida a falta de agua crea una capa superficial en sus hojas para evitar la desecación. Esta capa provocará una mayor resistencia al paso del caldo fitosanitario. Para que los tratamientos sean efectivos es necesario que las plantas se encuentren con un buen estado vegetativo general. • El viento. Es un factor que influye bastante, ya que el producto fitosanitario puede ser movido y perderse gran parte del mismo. Además, puede darse el caso de que llegue a contaminar otras zonas cercanas o colindantes. Dependiendo del tipo de maquinaria empleada, la velocidad máxima del viento debe estar comprendida entre 7 y 11 km/h. Para medir la velocidad del viento es necesario consultar un aparato de medición conocido como Para saber más Existe una normativa (Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios) que establece una serie de medidas, de obligado cumplimiento, para la preparación y aplicación de productos fitosanitarios.
  57. 57. 58 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas anemómetro, que está compuesto por una serie de hélices o cazoletas que se mueven por efecto del viento sobre un eje fijo. Anemómetro • La luz. Según la intensidad de la luz existente a la hora de aplicar el caldo fitosanitario la efectividad del tratamiento puede verse afectada. Tanto una intensa cantidad de luz como una ausencia de la misma pueden influir en la acción del producto, tanto incrementando como disminuyendo su efectividad. • La lluvia. Hay determinados productos que son absorbidos rápidamente y su capacidad de acción no se ve afectada por la lluvia, pero hay otros que se ven perjudicados cuando llueve, ya que tienen un tiempo de absorción lento y deben ser aplicados en épocas en las que no existan posibilidad de lluvias. • La temperatura. Hay que llevar a cabo los tratamientos en las horas del día en que la temperatura es más baja, evitando siempre aplicar con temperaturas muy altas ya que se podrían crear vapores tóxicos para el personal, así como fitotoxicidades para las plantas. • La humedad del suelo. Hay algunos productos que son absorbidos por la planta y necesitan de una humedad adecuada para que sean efectivos. • La textura del suelo. Hay una relación directa entre la capacidad de retención del caldo y la contaminación que éste pueda provocar en el suelo. Generalmente es recomendable que en suelos arenosos se usen dosis menores mientras que en suelos arcillosos se utilicen dosis mayores, siempre respetando las dosis indicadas por el fabricante.
  58. 58. 59UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • El pH: tanto el pH del agua como el del suelo influyen en la aplicación, ya que los productos pueden dejar de ser efectivos. Las etiquetas de los envases señalan cuales son los rangos en los que se debe llevara a cabo la aplicación. • La cantidad de materia orgánica. El contenido en materia orgánica provoca que el suelo tenga una mayor o menor actividad microbiana. La fauna microbiana es la responsable de que los productos se descompongan rápidamente y evita que se desplacen a las capas inferiores del suelo. Se recomienda que para los suelos que sean pobres en materia orgánica se usen dosis más bajas que en los suelos más ricos, siempre respetando los valores que el fabricante recomienda en la etiqueta. • La fauna beneficiosa. Si las plantas de la zona verde a tratar están en floración es muy importante aplicar productos que no sean perjudiciales para los insectos beneficiosos, como por ejemplo las abejas que ayudan en la polinización o las mariquitas que se alimentan de insectos perjudiciales como pulgones. No se deben aplicar fitosanitarios que sean tóxicos para los insectos beneficiosos 1.2.5. Riesgos derivados del uso de productos fitosanitarios El uso de fitosanitarios presenta riesgos en las personas y en el medio ambiente. En cuanto a los riesgos para las personas, los productos usados en la conservación de zonas verdes pueden dañar la salud de quienes los aplican, y a veces hacerlo con graves consecuencias. También pueden dañar a otras personas que se encuentren cerca de la zona donde se aplican, así como a los animales del entorno.
  59. 59. 60 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Las aplicaciones sin una adecuada protección o los accidentes durante la preparación de los caldos, durante su uso, transporte o aplicación pueden tener efectos muy negativos cuya gravedad dependerá de la cantidad de producto absorbido por la persona y del tiempo durante el cual se ha estado absorbiendo. Para evitar una intoxicación es fundamental una adecuada formación del personal que manipule o aplique fitosanitarios, así como un gran conocimiento de los problemas que acarrea trabajar directa o indirectamente con estos productos. La toxicidad de un producto fitosanitario es la capacidad que tiene el mismo de producir efectos nocivos en la salud de las personas o de los animales. Se establecen dos grados de toxicidad: • Toxicidad aguda: es la capacidad del producto de producir efectos negativos para la salud, después de haberlo absorbido, en un periodo de tiempo inferior a 24 horas. Habitualmente los síntomas se manifiestan al poco tiempo de haberlo absorbido. Sin embargo, hay sustancias (como algunos herbicidas de contacto) que se manifiestan tras un largo tiempo, a veces hasta de doce o catorce días. • Toxicidad crónica: es la capacidad de algunas sustancias de producir efectos nocivos tras su absorción durante un periodo de tiempo elevado. Sin embargo, este tipo de sustancias no producen ningún efecto cuando son ingeridas o se aplican en una única dosis. Las intoxicaciones en personas también se clasifican en agudas y crónicas, dependiendodeltipodesustanciaquelasprovoqueysegúneltiempotranscurrido hasta que aparecen los síntomas. Por ejemplo, si un niño toma accidentalmente un producto fitosanitario, se provocaría una intoxicación aguda; por el contrario, si una persona realiza tratamientos con plaguicidas habitualmente en su trabajo, durante mucho tiempo y sin usar protección persona, corre un grave riesgo de que sufra una intoxicación crónica. Los fitosanitarios pueden entrar en el cuerpo de varias formas. Las principales vías de entrada son el aparato respiratorio, el aparato digestivo y por vía cutánea.
  60. 60. 61UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas Vía digestiva Vía respiratoria Vía cutánea Se producen de forma accidental. La causan alimentos contaminados o ingeri- dos con las manos man- chadas de plaguicida. Las sustancias tóxicas se absorben por la boca, pero donde se produce la mayor absorción del producto es en el estó- mago y en los intestinos. Los vapores que des- prenden algunos pro- ductos tóxicos, además de algunas sustancias sólidas o líquidas pro- cedentes de la pulveri- zación del fitosanitario (atomizadores y nebuli- zadores) penetran en el cuerpo. Con temperaturas altas aumenta el peligro de in- halación. Fumar durante la apli- cación contribuye a que el producto penetre por esta vía. Pueden ocurrir por gran- des derrames o salpica- duras, por el uso de ro- pas contaminadas, o por exposición continua a la pulverización. Las zonas del cuerpo es- pecialmente vulnerables son los ojos, la lengua, la boca, y la región genital. Las manos y los brazos también están particular- mente expuestos cuando se manipula este tipo de productos. El empleo de fitosanitarios para controlar plagas y enfermedades en zonas verdes es una práctica muy común y legalmente permitida, aunque no todos los profesionales la aceptan, debido sobre todo a los efectos nocivos que puede acarrear. Generalmente estos efectos están motivados por un uso y manejo indebido de los productos. Uno de los problemas más importantes del uso de plaguicidas es la generación de residuos tóxicos, tanto en las plantas como en el ambiente, y también en forma de envases ya que los residuos representan un riesgo por sí mismos. Es importante conocer algunos conceptos relacionados con este tema: • Plazo de Seguridad (PS): es el tiempo que ha de transcurrir desde la última aplicación del producto hasta que se puede entrar en contacto con la planta sin que ello suponga un riesgo. Los plazos suelen ser de siete, diez o quince días, dependiendo de la peligrosidad del producto. • Depósito Inicial o Depósito de Productos Fitosanitarios: es la cantidad de producto fitosanitario que se queda sobre la planta justo después de la aplicación.
  61. 61. 62 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Vida Residual Media (VR50): es el tiempo que un producto tarda en llegar a un valor igual al 50% del Depósito Inicial. Se expresa en días. • Persistencia de un producto: es el tiempo necesario para que un producto pierda el 95% de su efectividad en condiciones ambientales normales, habiendo sido aplicado correctamente. A mayor persistencia, mayor poder contaminante. • Límite Máximo de Residuo (LMR) o Tolerancia: es la cantidad máxima de residuo plaguicida que marca la ley para un determinado producto. Se expresa en partes por millón (ppm) o en miligramos de residuo por kilogramo de producto. Además del daño a las personas, la aplicación de fitosanitarios también puede tener graves consecuencias para el medio ambiente. El empleo masivo de productos tóxicos supone un riesgo en el equilibrio de los ecosistemas ya que contaminan el suelo, el aire, el agua, la flora y la fauna existentes. • Riesgos de contaminación del suelo. La contaminación del suelo puede deberse a la aplicación de fitosanitarios directamente sobre él, como algunos insecticidas, desinfectantes y herbicidas, o a que al aplicarlos sobre las plantas caigan al suelo, resbalados desde las hojas o tallos, por efecto del viento o por la lluvia o el agua de riego. En otras ocasiones, se contamina el suelo al realizar un vertido del caldo sobrante del tratamiento, mientras se limpia la maquinaria empleada o también si se producen pérdidas en dicha maquinaria. Es muy importante llevar a cabo una vigilancia efectiva del estado de los equipos y máquinas para aplicar. Muchos fitosanitarios sufren una degradación muy rápida al entrar en contacto con el suelo, desapareciendo sus residuos en un plazo más o menos corto; en cambio hay algunos, como los insecticidas conocidos como organoclorados, que permanecen durante mucho tiempo. • Riesgos de contaminación del aire. El aire puede contaminarse durante todo el proceso de aplicación e incluso antes de comenzar el mismo si no se toman las medidas oportunas cuando se prepara el caldo. Además, el fitosanitario puede verse arrastrado a otras zonas cercanas por efecto del viento (a esto último se le llama deriva). La velocidad y dirección que tiene el viento, así como la temperatura y humedad ambientales, pueden ser determinantes de la contaminación aérea.
  62. 62. 63UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Riesgos de contaminación del agua. El agua, tanto la que se encuentra en superficie (arroyos y ríos, estanques, lagos, etc.) como la que se halla en capas subterráneas (pozos y acuíferos) está continuamente expuesta al riesgo de contaminación por fitosanitarios o por los residuos que generan. El agua superficial se puede contaminar directamente debido al uso de productos destinados a la salud pública, como por ejemplo los que se emplean para el control de mosquitos o de otros seres perjudiciales, o al realizar tratamientos en zonas verdes y explotaciones agrícolas. También cuando llueve, esa agua se infiltra en el suelo y pasa a capas más profundas, arrastrando todos los residuos que encuentra a su paso. De esta forma, el agua subterránea se contamina de manera indirecta. Indistintamente de cómo se haya contaminado, la flora, fauna y las personas del entorno se pueden intoxicar. • Riesgos sobre la flora y la fauna. Los plaguicidas afectan tanto a las plantas tratadas como al resto de seres vivos del lugar, produciendo en ellos diversos daños. Por ejemplo, las aves que se alimentan de frutos del jardín pueden sufrir intoxicaciones por ingerir el plaguicida que contiene la baya o fruto. Cuando la fauna que habita en zonas verdes, sobre todo aves y pequeños reptiles, bebe agua contaminada también se puede intoxicar. Esos animales forman parte del ecosistema de la zona verde y juegan un importante papel en el control de la población de insectos, por lo que si disminuye la población de aves y pequeños reptiles es muy posible que aumenten la cantidad de plagas de la zona ajardinada. También existen riesgos en la flora existente, ya que todos los fitosanitarios no son aptos para todos los tipos de plantas, y algunos pueden incluso llegar a dañarlas. Además, si los insectos beneficiosos son dañados y disminuye su presencia también se incrementaría el número de insectos dañinos (plagas) causando daños en las plantas. Siempre existe el riesgo de derrame cuando se manipulan o aplican productos fitosanitarios. Pueden ocurrir durante su transporte, almacenamiento, preparación o aplicación. Si el derrame es de pequeña magnitud, la persona o personas que vayan a retirarlo usarán el equipo de protección individual adecuado. Hay que tener en cuenta las siguientes indicaciones: • Si el producto se derrama mientras es transportado en un vehículo hay que estacionarlo, apagar el motor, no fumar en las inmediaciones y evitar fuentes de calor.
  63. 63. 64 UF0027. Mantenimiento y conservación de áreas ajardinadas • Alejar del lugar personas, animales y plantas (por ejemplo, si en el mismo vehículo donde se ha producido el derrame hubiese plantas habrá que sacarlas del mismo y alejarlas). • Los envases que hayan resultado dañados o rotos hay que meterlos en un recipiente estanco, como un contenedor o un cubo con tapadera, una bolsa o un saco de plástico que no tenga posibilidad de escapes. • Aportar en zona afectada por el derrame algún producto absorbente, como trapos de tela, arena, serrín, etc. • Para evitar que el derrame siga expandiéndose se pueden colocar o construir barreras físicas, como crear un montículo de tierra o arena alrededor del líquido vertido o realizar una canaleta en el suelo con una pala para conducir el líquido. • Limpiar el material usado para la absorción del derrame y colocarlo en un contenedor estanco. • En caso necesario, y si es posible, retirar una capa del suelo contaminado y guardarlo en bolsas impermeables para posteriormente eliminarlo. • Descontaminar las zonas del vertido con lejía, jabón o algún detergente. • Limpiar todas las herramientas y útiles empleados en la limpieza y manipulación del vertido Si el derrame es de grandes cantidades, por ejemplo si se produce la ruptura de una cisterna de plaguicida en un accidente de tráfico, lo primero que hay que hacer es llamar al teléfono de emergencias, el 112, para informar del asunto. Mientras se espera la llegada de los equipos de emergencia hay que alejar del lugar a personas y animales. 1.2.6. Medidas preventivas y equipos de protección Para llevar a cabo la aplicación de productos fitosanitarios es necesario cumplir con la normativa vigente en materia de seguridad e higiene en el trabajo, que indica las medidas preventivas relacionadas. Esta normativa es la siguiente:

×