Principios fundamentales de la bioética

20,440 views

Published on

Principios fundamentales de la bioética

  1. 1. Principios fundamentales de la bioética (Adaptado Web)En 1979, los bioeticistas T. L. Beauchamp y J. F. Childress, definieron los cuatroprincipios de la bioética: autonomía, no maleficencia, beneficencia y justicia. En unprimer momento definieron que estos principios son prima facie, esto es, quevinculan siempre que no colisionen entre ellos, en cuyo caso habrá que darprioridad a uno u otro, dependiendo del caso. Sin embargo, en 2003 Beauchampconsidera que los principios deben ser especificados para aplicarlos a los análisis delos casos concretos, o sea, deben ser discutidos y determinados por el casoconcreto a nivel casuístico.Los cuatro principios definidos por Beauchamp y Childress son: 1. Principio de autonomíaLa autonomía expresa la capacidad para darse normas a uno mismo sin influenciade presiones externas o internas. El principio de autonomía tiene un carácterimperativo y debe respetarse como norma, excepto cuando se dan situaciones enque las personas puedan ser no autónomas o presenten una autonomía disminuida(personas en estado vegetativo o con daño cerebral, etc.), en cuyo caso seránecesario justificar por qué no existe autonomía o por qué ésta se encuentradisminuida. En el ámbito médico, el consentimiento informado es la máximaexpresión de este principio de autonomía, constituyendo un derecho del paciente yun deber del médico, pues las preferencias y los valores del enfermo sonprimordiales desde el punto de vista ético y suponen que el objetivo del médico esrespetar esta autonomía porque se trata de la salud del paciente. 2. Principio de beneficenciaObligación de actuar en beneficio de otros, promoviendo sus legítimos intereses ysuprimiendo prejuicios. En medicina, promueve el mejor interés del paciente perosin tener en cuenta la opinión de éste. Supone que el médico posee una formacióny conocimientos de los que el paciente carece, por lo que aquél sabe (y por tanto,decide) lo más conveniente para éste. Es decir "todo para el paciente pero sincontar con él".Un primer obstáculo al analizar este principio es que desestima la opinión delpaciente, primer involucrado y afectado por la situación, prescindiendo de suopinión debido a su falta de conocimientos médicos. Sin embargo, las preferenciasindividuales de médicos y de pacientes pueden discrepar respecto a qué es perjuicioy qué es beneficio. Por ello, es difícil defender la primacía de este principio, pues sise toman decisiones médicas desde éste, se dejan de lado otros principios válidoscomo la autonomía o la justicia. 3. Principio de no maleficencia (Primum non nocere)
  2. 2. Abstenerse intencionadamente de realizar acciones que puedan causar daño operjudicar a otros. Es un imperativo ético válido para todos, no sólo en el ámbitobiomédico sino en todos los sectores de la vida humana. En medicina, sin embargo,este principio debe encontrar una interpretación adecuada pues a veces lasactuaciones médicas dañan para obtener un bien. Entonces, de lo que se trata esde no perjudicar innecesariamente a otros. El análisis de este principio va de lamano con el de beneficencia, para que prevalezca el beneficio sobre el perjuicio.Las implicaciones médicas del principio de no maleficencia son varias: tener unaformación teórica y práctica rigurosa y actualizada permanentemente paradedicarse al ejercicio profesional, investigar sobre tratamientos, procedimientos oterapias nuevas, para mejorar los ya existentes con objeto de que sean menosdolorosos y lesivos para los pacientes; avanzar en el tratamiento del dolor; evitar lamedicina defensiva y, con ello, la multiplicación de procedimientos y/o tratamientosinnecesarios. 4. Principio de justiciaTratar a cada uno como corresponda, con la finalidad de disminuir las situacionesde desigualdad (ideológica, social, cultural, económica, etc.). En nuestra sociedad,aunque en el ámbito sanitario la igualdad entre todos los hombres es sólo unaaspiración, se pretende que todos sean menos desiguales, por lo que se impone laobligación de tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales para disminuir lassituaciones de desigualdad.El principio de justicia puede desdoblarse en dos: un principio formal (tratar igual alos iguales y desigual a los desiguales) y un principio material (determinar lascaracterísticas relevantes para la distribución de los recursos sanitarios:necesidades personales, mérito, capacidad económica, esfuerzo personal, etc.).Las políticas públicas se diseñan de acuerdo con ciertos principios materiales dejusticia. En España, por ejemplo, la asistencia sanitaria es teóricamente universal ygratuita y está, por tanto, basada en el principio de la necesidad. En cambio, enEstados Unidos la mayor parte de la asistencia sanitaria de la población está basadaen los seguros individuales contratados con compañías privadas de asistenciamédica.Para excluir cualquier tipo de arbitrariedad, es necesario determinar qué igualdadeso desigualdades se van a tener en cuenta para determinar el tratamiento que se vaa dar a cada uno. El enfermo espera que el médico haga todo lo posible enbeneficio de su salud. Pero también debe saber que las actuaciones médicas estánlimitadas por una situación impuesta al médico, como intereses legítimos deterceros.La relación médico-paciente se basa fundamentalmente en los principios debeneficencia y de autonomía, pero cuando estos principios entran en conflicto, amenudo por la escasez de recursos, es el principio de justicia el que entra en juegopara mediar entre ellos. En cambio, la política sanitaria se basa en el principio de
  3. 3. justicia, y será tanto más justa en cuanto que consiga una mayor igualdad deoportunidades para compensar las desigualdades.Ámbitos de la bioéticaProblemas éticos derivados de las profesiones sanitarias: transfusiones de sangre,eutanasia, trasplantes de órganos, reproducción asistida o mediante fertilización invitro, aborto, todos los asuntos implicados en la relación médico-paciente.Problemas de la investigación científica, en particular la investigación biomédica,que tanto pueden transformar al hombre: manipulación genética, tecnologíasreproductivas como la fecundación in vitro o la (por ahora sólo hipotética) clonaciónhumana, etc.Los problemas ecológicos, del medio ambiente y la biosfera: necesidad deconservación del medio ambiente, como mantener el equilibrio entre las especies yel respeto hacia los animales y la naturaleza, impedir el uso de energía nuclear,controlar el crecimiento de la población mundial y el incremento del hambre en lospaíses pobres, etc.Influencia social y política de las cuestiones anteriores, en cuanto a legislación,educación, políticas sanitarias, religión, etc.La Dra. María Dolores Vila-Coro Barrachina, en su libro La vida humana en laencrucijada, establece una clasificación de la bioética en cuatro aspectos: 1) La bioética teórica, o «meta-bioética», que trata los fundamentos conceptuales de la bioética en el marco de las teorías morales y la justificación de sus nociones básicas (persona, dignidad, autonomía, etc.). 2) La bioética clínica, referida a las decisiones éticas que se toman en la práctica profesional, vinculada a la deontología médica clásica y que se focaliza en los casos individuales de los pacientes que plantean la resolución de un problema ético. 3) La bioética normativa, conocida también como «bioderecho», en la que tienen una participación directa juristas y autoridades públicas y que se orienta hacia la adopción de reglas generales en la política sanitaria y el sistema jurídico. Centra su interés en la racionalidad de las decisiones colectivas en las áreas donde confluyen la salud pública, los derechos humanos y la regulación de los avances científicos. 4) La bioética cultural, que trata del esfuerzo sistemático en relacionar los nuevos dilemas bioéticos con el contexto histórico y sociocultural en el que se dan. Trata de evitar la imposición de determinadas visiones de la bioética en sociedades que tienen valores distintos.

×