Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Taller de poesía

15,383 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

Taller de poesía

  1. 1. CARMEN GIL Juan Ramón Jiménez para niños (poema y adivinanzas) Nació una noche muy fría en Moguer, pueblo de cal, lleno de luz y alegría, con el aire oliendo a sal. Jugaba con poca gana. Aislado y meditabundo, por las puertas y ventanas se asomaba a ver el mundo. "Mi príncipe", lo llamaba su madre con voz melosa y a Juanito le volaba por dentro una mariposa. Enfermizo y delicado, Juan Ramón con su maleta se marchó a ser abogado, y se convirtió en poeta.
  2. 2. El poeta Juan Ramón, el mago de las palabras que te llega al corazón con solo un abracadabra. Era ya escritor notorio, pero de frágil salud: de médico en sanatorio se pasó la juventud. Se paseaba a menudo a lomos de su Platero, que era un burro muy peludo, por un estrecho sendero. Se enamoró de Zenobia, la persiguió noche y día, logró que fuese su novia, su equilibrio y su alegría. Dieron refugio y hogar a huérfanos de la guerra y tuvieron que emigrar a otro lado de la Tierra.
  3. 3. Recibió un premio excelente, el de grandes escritores, por regalar a la gente sus palabras de colores. El escritor andaluz, hasta el fin de su andadura, repartió versos de luz, y puñados de hermosura. (De buena tinta, Lecturas 4º de Santillana) Adivinanzas Platero y yo Este animal bullanguero, cubierto de plumas, canta. Despierta siempre a Platero en cuanto el sol se levanta. Al ver a dama tan bella brillando en mitad del cielo con su vestido de estrellas, el burro se queda lelo. Fiesta que al burro Platero no gusta nada de nada, pues va le gente en febrero con máscara y disfrazada.
  4. 4. ¿Hay alguien que aquí recuerde cómo se llama esa fruta, racimo de bolas verdes, con la que el burro disfruta? Cuando la ve entre las flores rebuzna el burro dichoso, pues le encantan sus colores y su vuelo tan gracioso. Platero se va a acostar y oye muy cerca de allí en verano su cantar, su sonoro cricricrí. Es un animal con cuernos que a Platero da la lata. Como es un burro muy tierno, se le mete entre las patas. Su sábana blanca asusta al pobrcillo pollino. A Platero no le gusta oírlo aullar por el camino.
  5. 5. Con rayos, con lluvia y frío, con más truenos de la cuenta y el borriquilo hecho un lío, llega a Moguer la_________ Las ve en el prado el borrico: rosas, blancas, amarillas... Tienen, si acerca su hocico, pétalos que hacen cosquillas.
  6. 6. Miguel Hernández para niños ¡Se viste el mundo de fiesta! Llega a Orihuela el retoño, un claro día de otoño, a una familia modesta. Siempre está en pie muy temprano. Cuida en la Sierra Oriolana las cabras cada mañana: tiene que echar una mano. Por la tarde las ordeña. Va a repartir a diario leche fresca al vecindario, y por el camino sueña. Oye cantar al jilguero. Observa una lagartija que sale de una rendija. Le encanta oler a romero. Un día Miguel, por fin, va al colegio, muy contento. Destaca por su talento.
  7. 7. Allí aprende hasta latín. Disfruta mucho en la escuela. Al niño atento y flacucho los libros le gustan mucho. En la escuela, el tiempo vuela. Su padre está preocupado. Miguel tiene que ayudar. Debe dejar de estudiar y ocuparse del ganado. Cuida muy bien de las cabras. Al tiempo que pastorea, no hay un libro que no lea: ¡le fascinan las palabras! Miguel, el joven pastor, con tres amigos o cuatro forma un grupo de teatro y hace a menudo de actor. Entre brezos y alhucemas, con tan sólo quince años, mientras vigila el rebaño,
  8. 8. empieza a escribir poemas. Su amigo Ramón Sijé le transmite su cultura y el amor por la lectura. ¡Tiene en Miguel tanta fe...! Buscando reputación, viaja a Madrid el poeta, con versos en la maleta y prisa en el corazón. Muere su amigo y hermano. Estalla una guerra cruel en la que lucha Miguel del bando republicano. Tras sufrir enormemente, se casa en cuanto regresa con Josefina Manresa, pero ha de volver al frente. Los tiempos le son adversos. No encuentra forma mejor de soportar su dolor
  9. 9. que componer bellos versos. Más tarde es encarcelado. Va de prisión en prisión escribiendo en un rincón, triste, enfermo y desgraciado. ¡Cuánto añora a su criatura! En el penal de Torrijos, le hace una nana a su hijo llena de amor y ternura. Este poeta brillante, un funesto y negro día, muere en una enfermería de la cárcel de Alicante. Mas Miguel no se ha marchado. Con sus versos que estremecen, emocionan y enternecen, sigue estando a nuestro lado.
  10. 10. ANTONIO MACHADO Erase de un marinero Erase de un marinero     que hizo un jardín junto al mar     y se metió a jardinero.     Estaba el jardín en flor     y el marinero se fue   por esos mares de Dios. La plaza tiene una torre La plaza tiene una torre, la torre tiene un balcón, el balcón tiene una dama, la dama tiene una flor. Ha pasado un caballero -¡quién sabe por qué pasó!- y se ha llevado la plaza con su torre y su balcón, con su balcón y su dama, su dama y su blanca flor. En los árboles del huerto En los árboles del huerto hay un ruiseñor: Canta de noche y de día canta a la luna y al sol. Ronco de cantar al huerto vendrá la niña
  11. 11. y una rosa cortará. Entre las negras encinas hay una fuente de piedra y un cantarillo de barro que nunca se llena. Por el encinar con la luna blanca ella volverá. Abril florecía Abril florecía frente a mi ventana. Entre los jazmines y las rosas blancas de un balcón florido, vi las dos hermanas. La menor cosía, la mayor hilaba ... Entre los jazmines y las rosas blancas, la más pequeñita, risueña y rosada —su aguja en el aire—, miró a mi ventana. La mayor seguía silenciosa y pálida, el huso en su rueca que el lino enroscaba. Abril florecía frente a mi ventana.
  12. 12. Pegasos, lindos pegasos   Pegasos, lindos pegasos, caballitos de madera. Yo conocí siendo niño, la alegría de dar vueltas sobre un corcel colorado, en una noche de fiesta. En el aire polvoriento chispeaban las candelas, y la noche azul ardía toda sembrada de estrellas. ¡Alegrías infantiles que cuestan una moneda de cobre, lindos pegasos, caballitos de madera! Sol de invierno Es mediodía. Un parque. Invierno. Blancas sendas; simétricos montículos y ramas esqueléticas. Bajo el invernadero, naranjos en maceta, y en su tonel, pintado de verde, la palmera.
  13. 13. Un viejecillo dice, para su capa vieja: «¡El sol, esta hermosura de sol!...» Los niños juegan. El agua de la fuente resbala, corre y sueña lamiendo, casi muda, la verdinosa piedra.
  14. 14. MANUEL MACHADO Colores ¡Qué hermosos están los cielos! ¡Qué bonita la mañana! ¡Cuánta frescura en el campo! ¡Cuánta alegría en el agua! Corre, corre, mí caballo, por la veredita blanca, que bien sabes el camino donde te guían mis ansias. No te pares junto al bosque ni en las frescas enramadas, hijas del arroyo claro que de la colina baja. Sigue, sigue por la senda que a los dos lados derrama campos verdes con adornos de amapolas coloradas. Ya pasas los olivares. Ya la vereda se acaba... Y, entre las hojas tejidas, de lejos se ve la casa! ¡Qué hermosos están los cielos! ¡Qué bonita la mañana! ¡Cuánta frescura en el campo! ¡Cuánta alegría en el agua.
  15. 15. FEDERICO GARCÍA LORCA El lagarto está llorando El lagarto está llorando. La lagarta está llorando. El lagarto y la lagarta con delantalitos blancos. Han perdido sin querer su anillo de desposados. ¡Ay, su anillito de plomo, ay, su anillito plomado! Un cielo grande y sin gente monta en su globo a los pájaros. El sol, capitán redondo, lleva un chaleco de raso. ¡Miradlos qué viejos son! ¡Qué viejos son los lagartos! ¡Ay, cómo lloran y lloran, ¡ay! ¡ay! cómo están llorando! Cancioncilla sevillana Amanecía en el naranjel. Abejitas de oro buscaban la miel.
  16. 16. ¿Dónde estará la miel? Está en la flor azul, Isabel. En la flor; del romero aquel. (Sillita de oro para el moro. Silla de oropel para su mujer.) Amanecía en el naranjel. Paisaje La tarde equivocada se vistió de frío. Detrás de los cristales, turbios, todos los niños, ven convertirse en pájaros un árbol amarillo. La tarde está tendida a lo largo del río. Y un rubor de manzana tiembla en los tejadillos.
  17. 17. Canción primaveral Salen los niños alegres De la escuela, Poniendo en el aire tibio Del abril, canciones tiernas. ¡Que alegría tiene el hondo Silencio de la calleja! Un silencio hecho pedazos por risas de plata nueva. Al chopo, in memoriam Dulce chopo, dulce chopo, te has puesto de oro. Ayer estabas verde, un verde loco de pájaros gloriosos Hoy estás abatido bajo el cielo de agosto como yo bajo el cielo de mi espíritu rojo. La fragancia cautiva de tu tronco vendrá a mi corazón piadoso. ¡Rudo abuelo del prado ! Nosotros nos hemos puesto de oro.
  18. 18. Canción tonta Mamá, yo quiero ser de plata. Hijo, tendrás mucho frío. Mamá. Yo quiero ser de agua. Hijo, tendrás mucho frío. Mamá. Bórdarme en tu almohada. ¡Eso sí! ¡Ahora mismo!
  19. 19. RAFAEL ALBERTI La niña que se va al mar ¡Qué blanca lleva la falda la niña que se va al mar! ¡Ay niña, no te la manche la tinta del calamar! ¡Qué blancas tus manos, niña, que te vas sin suspirar! ¡Ay niña, no te las manche la tinta del calamar! ¡Qué blanco tu corazón y qué blanco tu mirar! ¡Ay niña, no te los manche la tinta del calamar! Los tres noes PRIMER NO -Pastor que vas con tus cabras cantando por los caminos, ¿quieres darme una cabrita para que juegue mi niño? -Muy contento se la diera si el dueño de mi ganado, Señora, lo permitiera.
  20. 20. SEGUNDO NO Aceitunero que estás vareando los olivos, ¿me das tres aceitunitas para que juegue mi niño? -Muy contento se las diera, si el dueño del olivar, Señora, lo permitiera. TERCER NO -Ventero amigo, que estás sentado en tu ventorrillo, ¿quieres darme una cunita para que duerma mi niño? -Muy contento se la diera, si hubiese sitio y el ama, Señora lo permitiera. Vaivén Por la tarde, ya al subir; por la noche, ya al bajar;   yo quiero pisar la nieve azul del jacarandá. ¿Es azul, tarde delante? ¿Es lila, noche detrás? Yo quiero pisar la nieve azul del jacarandá. Si el pájaro serio canta que es azul su azulear;
  21. 21. yo quiero pisar la nieve azul del jacarandá. Si el mirlo liliburlero, que es lila su lilear; yo quiero pisar la nieve azul del jacarandá. Ya nieve azul a la ida, nieve lila al retornar; yo quiero pisar la nieve azul del jacarandá. Don diego Dondiego no tiene don.   Don. Don dondiego de nieve y de fuego. Don, din, don, que no tienes don. Ábrete de noche, ciérrate de día cuida no te corte quien te cortaría, pues no tienes don. Don dondiego, que al sol estás ciego. Don, din, don, que no tienes don.
  22. 22. UNAMUNO La media luna es una cuna… La media luna es una cuna ¿quién la brisa? Y el niño de la media luna ¿qué sueños riza? La media luna es una cuna ¿Quién la mece? Y el niño de la media luna ¿para quién crece? La media luna es una cuna luna nueva. Y al niño de la media luna ¿quién me lo lleva? JORGE GUILLÉN Soledades La niña     se va muy lejos, Anita, por el aire, sobre la ola se va a su puerto. La niña, lejos, muy lejos, con su gracia tan chica,
  23. 23. y Europa se queda, se me queda sola. Manera actual de ser niño Antonio viaja que viaja por tierra, por mar, por aire, va de un continente a otro porque el mundo ya no es grande, mira desde su avión cordilleras y ciudades como si, soñando aún, sobre algún mapa trazase con el dedo rutas, rumbos. ¿Ser hombre es estar de viaje? LUIS CERNUDA Málibu   Málibu, olas con lluvia, aire de música. Málibu, agua cautiva, gruta marina. Málibu, nombre de hada, fuerza encantada.
  24. 24. Málibu, viento que ulula. bosque de brujas. Málibu, una palabra, y en ella, magia. DÁMASO ALONSO Calle del Arrabal Se me quedó en lo hondo una visión tan clara, que tengo que entornar los ojos cuando   intento recordarla. A un lado, hay un calvero de solares en frente, están las casas alineadas porque esperan que de un momento a otro la primavera pasará. Las sábanas, aún goteantes, penden de todas las ventanas, el viento juega con el sol en ellas y ellas ríen del juego y de la gracia. Y hay las niñas bonitas que se peinan al aire 1ibre. Cantan los chicos de una escuela la lección. Las once dan.
  25. 25. Por el arroyo pasa un viejo cojitranco que empuja su carrito de naranjas. ÁNGELA FIGUERA AYMERICH Siesta Entre un álamo y un pino mi hamaca se balancea. Hojitas de verde plata bailan sobre mi cabeza; hojitas de verde oscuro el verde las contonea. Dulce pereza me llueve del sol que las atraviesa Los juncos de celuloide montan su guardia en la arena. El Duero moja las cañas y se abanica con ellas. El río pasa y se va: mi barca se queda en tierra. Llenos de verdes y azules, mis ojos se cierran.
  26. 26. ADRIANO DEL VALLE Canción del cuclillo tartamudo El cuclillo tartamudo su canción tartamudea y de un árbol de tres hojas hace un rabel de tres cuerdas. Pastora, tora, tú tienes rebaños, baños, de ovejas ... Yo taño, taño, mi trébol roto, roto, en la arboleda. Su tijera envuelta en chispas afilan afiladores dándole al pedal de plata de un clavel de ruiseñores. Dedales, dales, de plata, y, en raso rosa con perlas, pespuntes, puntes de agujas con sartas, sartas, de estrellas. Bastidores, dores tienes y tienes, tienes, tijeras, que abiertas, abiertas, parecen, volando, lando, cigüeñas. Tijeras, jeras que cortan los vientos, vientos que vuelan bordados, dados, los vientos de blancas, blancas, cigüeñas. La Pastora, al rabadán: Radabán, rabadancillo, dime qué canta el cuclillo.
  27. 27. ENRIQUE DÍEZ CANEDO La oveja perdida En el monte la oveja quedó perdida, - pobre ovejilla tierna - y han salido los lobos de su guarida. En el monte la oveja quedó perdida - pobre ovejilla tierna - y hay zarzas en el monte llenas de espinas. Por huir de los lobos que sueltos andan - pobre ovejilla tierna - por huir de los lobos, cayó en la zarza. Por huir de la zarza llena de espinas - pobre ovejilla tierna - en la boca del lobo perdió la vida.
  28. 28. AMADO NERVO El barquito de papel Con la mitad de un periódico hice un barco de papel, en la fiente de mi casa le hice navegar muy bien.   Mi hermana con su abanico sopla, y sopla sobre él. ¡Buen viaje, muy buen viaje, barquichuelo de papel! ANÓNIMO Del rosal sale la rosa Del rosal sale la rosa. ¡Oh, qué hermosa! ¡Qué color saca tan fino! Aunque nace del espino nace entera y olorosa. Nace de nuevo primor esta flor, huele tanto desde el suelo que penetra hasta el cielo su fuerza maravillosa.
  29. 29. Pajarito que cantas Pajarito que cantas en la laguna, no despiertes al niño que está en la cuna. Ea la nana, ea la nana, duérmete lucerito de la mañana. A los niños que duermen Dios los asiste, y a las madres que lavan Dios las bendice.   Ea la nana, ea la nana, duérmete lucerito de la mañana. GERMÁN BERDIALES En tus brazos   Mamita, mamita si tú fueses árbol, tu hijito en tus ramas quisiera ser pajaro. Si tú fueses río que al mar va cantando,
  30. 30. tu hijito en tus aguas   quisiera ser barco. Mamita, mamita si fueses un río o fueras un árbol tú me acunarías igual en tus brazos. CELIA VIÑAS Sarampión Jesús, ¡qué calor!, tengo sarampión. Saco una manita, saco una orejita, saco la cabeza, mi madre me tapa ... Señor, ¡qué pereza!, ¡qué sed de sifón! Tengo sarampión. Y son mis mejillas Dice la abuelita dos rojas llamitas. Ha venido serio el señor doctor, y me van a dar agua de limón.
  31. 31. RICARDO E. POSE El capitán -Madre, ya tengo mi barco y tengo tripulación; velero de cuatro palos, marineros de cartón.   Mañana por la mañana, cuando se levante el sol, me iré mandando en mi barco mi brava tripulación. -¡Ay, mi niño, no te vayas, tan pequeñito hasta el mar! Mira que es triste la noche sobre tanta soledad. -Y ¿quién velará tu sueño? -Las estrellas velarán. -Y ¿quién cantará en tu lecho? -Las sirenas cantarán. Preparo pronto mi gorra. ¡Mi gorra de capitán! Que mi blusa marinera la abandoné junto al mar.
  32. 32. MODESTO MARTÍN GONZÁLEZ Parvuladas La o es redonda, la i tiene punto, la e es una oreja, la u me da susto. Yo quiero la a y la quiero doble en papá y mamá. La raya y el punto se quieren casar, la o es el padrino, madrina la a, el vaso en que beban la U lo pondrá y cuando se besen la e lo sabrá. La m tiene tres patas y la n tiene dos, las tengo en la mano juntas con la a y con la o. Y si cambio estas vocales ¡mira qué mona quedó!
  33. 33. CARMEN BLÁZQUEZ Las ovejas del sueño Por llamar al sueño conté veinte ovejas: seis patilargas,   cinco patituertas, cuatro paticortas y tres patinegras, un tierno cordero y una oveja vieja. Saltan por la cama, muerden la moqueta, bala que te bala. ¡aquí no hay quien duerma! CARLOS REVIEJO Este Picasso es un caso ¡Qué divertido es Picasso! Es pintor rompecabezas que al cuerpo rompe en mil piezas y pone el rostro en los pies. ¡Todo lo pinta al revés! ¡Este Picasso es un caso! Es un puro disparate.
  34. 34. No es que te hiera o te mate, pero en lugar de dos cejas   él te pone dos orejas. ¡Vaya caso el de Picasso! Te deja que es una pena: te trastoca y desordena, te pone pies en las manos y en vez de dedos, gusanos. ¡Si es que Picasso es un caso! En la boca pone un ojo, y te lo pinta de rojo. Si se trata de un bigote, te lo pondrá en el cogote. ¡Menudo caso es Picasso! ¿Eso es hombre o bicicleta?   ¡Si es que ya nada respeta....! Esos ojos que tú dices, no son ojos...¡son narices! ¿No es un caso este Picasso? Todo lo tuerce y disloca: las piernas, brazos y boca. No es verdad lo que tu ves. ¡Él pinta el mundo al revés! ¡Qué Picasso es este caso!
  35. 35. DORA ALONSO Los dos peces Dos peces amigos vienen por el mar. ¡Qué verdes las algas!   ¡Qué rojo el coral! Veloces se acercan a todo nadar, aletas y cola moviendo a compás. Por el agua clara se ha filtrado el sol y como dos joyas relumbran los dos. ADRIANO DEL VALLE Canción de cuna de los elefantes   El elefante lloraba porque no quería dormir...   -Duerme, elefantito mío, que la luna te va a oir... -Papá elefante está cerca, se oye en el manglar mugir; duerme, elefantito mío, que la luna te va a oir... El elefante lloraba (¡con un aire de infeliz!)
  36. 36. y alzaba la trompa al viento... Parecía que en la luna se limpiaba la nariz. GLORIA FUERTES El burro en la escuela Una y una, dos. Dos y una, seis. El pobre burrito contaba al revés. ¡No lo sabe! - Sí lo sé. - ¡Usted nunca estudia! Dígame ¿por qué? Cuando voy a casa no puedo estudiar; mi amo es muy pobre hay que trabajar. Trabajo en la noria todo el santo día no me llame burro, profesora mía.
  37. 37. JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

×