Primeras lecturas

2,455 views

Published on

2 Comments
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
2,455
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
48
Comments
2
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Primeras lecturas

  1. 1. CAPÍTULO IDEL CONCEPTO DE MONUMENTO HISTÓRICO AL DEPATRIMONIO MONUMENTAL: USOS, VALORES YSIGNIFICADOS
  2. 2. CAPITULO I- 22 -
  3. 3. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOI.1. DEL MONUMENTO HISTÓRICO AL PATRIMONIO MONUMENTALEn el marco de la significación del patrimonio cultural se pretende analizar la evolución delconcepto de monumento histórico, el cual ligado a la disciplina de la conservación debienes patrimoniales edificados y en un proceso de cambio a partir de la década de los añossesentas se va ampliando y reconociendo diversas tipologías arquitectónicas y formas delespacio urbano patrimonial, adquiriendo connotaciones más amplias y nuevos valores, quese aglutinan en la noción de patrimonio monumental que en la actualidad es un término deplena vigencia que aglutina una nueva visión que ha superado las ideas individualistas y lavisión sacralizada que tradicionalmente se relacionaban al concepto de monumentohistórico.Así pues en esta parte se pretende analizar y argumentar sobre la validez de la utilizacióndel término -patrimonio monumental- y destacar la apertura que este concepto tiene, paracimentar una noción de conjunto, menos grandiosa y más social la cual se vigoriza con unnuevo significado frente a la sociedad y al desarrollo, por su valor de uso y su manejovinculado a actividades educativas, de interpretación, y de ocio y recreación, como elturismo cultural.En la actualidad y de cara al mundo globalizado, la protección de los testimonios delpasado que en el presente identificamos y calificamos como patrimonio cultural1 enfrentadiversos retos que demandan establecer nuevos diálogos entre la sociedad y su pasadomaterial - su patrimonio tangible - el cual ante los procesos de pérdida de identidad yhomogenización de los valores culturales se constituye como una de las referencias quepermiten conceptuar los valores de nuestro tiempo y proyectar el mañana buscando en estelegado cultural un apoyo para el progreso de la sociedad que lo detenta.1 Ernesto Becerril Miro, en lo que el propone como una definición incluyente considera que el patrimoniocultural es; “el conjunto de bienes y manifestaciones tangibles e intangibles presentes o pasadas, producto dela acción conjunta o separada del hombre y la naturaleza, que tienen una relevancia histórica, estética,arquitectónica, urbanística, económica, social, política, tradicional, etnológica, antropológica, científica,tecnológica e intelectual para un pueblo”. Cf., Becerril Miró, J. Ernesto, El Derecho del Patrimonio Histórico-Artístico en México, Editorial. Porrúa, México, 203, p. 10 - 23 -
  4. 4. CAPITULO IConsideramos que abordar el tema del patrimonio cultural y en particular el análisis deconceptos como monumento histórico y patrimonio tangible o material, a partir de unareflexión sobre estas nociones2 que han evolucionado en el tiempo, permitirá valorar laimportancia y el significado que ha adquirido el concepto de patrimonio monumental ycómo su utilización puede ser válida sobre todo al vincularse a las estrategias de manejo ygestión de los recursos culturales.La apertura que este concepto -patrimonio monumental- alcanza en la actualidad, al asumirtambién una visión de conjunto (p. ej. la ciudad como patrimonio monumental), le otorgaun nuevo significado frente a la sociedad y a su desarrollo, que a la vez, contribuye areplantear el papel que juega en su progreso; por las aportaciones que puede tener y losbeneficios que retribuye al utilizarlo racionalmente para incorporarlo a la vida diaria de unpueblo.En este contexto nos interesa situar también cómo en una postura en torno al objeto deestudio y al problema de esta investigación académica la validez de utilizar el término depatrimonio monumental para definir indistintamente a monumentos históricos inmuebles,arquitectura vernácula, conjuntos urbanos monumentales, centros históricos o poblacionesrurales tradicionales. Consideramos que la legitimidad del término y el significado queadquiere en pleno Siglo XXI, al relacionarlo a la gestión sostenible de recursos culturales,nos otorgará la posibilidad de entenderlo y manejarlo también en relación con el valorpotencial que adquiere para la sociedad como recurso del segmento denominado turismocultural.Al utilizar conceptos como patrimonio cultural, monumento histórico o patrimoniomonumental entre otros, nos estaremos refiriendo a nociones construidas en el mundooccidental y que aparecen en los inicios del Renacimiento, en un culto a los vestigios de2 De la noción de patrimonio cultural se derivan otros conceptos como patrimonio tangible e intangible,natural, monumento histórico, paisajes culturales, rutas culturales y patrimonio monumental entre otros,conceptos que serán abordadas durante el proceso de este análisis. Cf., Pérez de Cuellar Javier (Coordinador),Nuestra Diversidad Creativa. Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, UNESCO/Correo dela UNESCO, 1987, México, pp. 209-242; y UNESCO, Declaración Universal de la UNESCO sobre laDiversidad Cultural, Adoptada en la XXXI Conferencia General, París, noviembre del 2001.- 24 -
  5. 5. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOcivilizaciones antiguas. Las sociedades orientales como China o Japón por ejemplo, tienendiferentes apreciaciones de estos conceptos, derivadas de sus tradiciones, costumbresedificatorias y sobre todo por la percepción del pasado o de lo histórico que en muchoscontextos no corresponde a lo que nosotros entendemos o hemos construidosemánticamente.I.1.1 El patrimonio culturalLa noción de patrimonio cultural aglutina unaserie de expresiones que los pueblos producen alo largo de su devenir en la historia, muchas deestas manifestaciones unas tangibles y formales;otras intangibles o inmateriales permanecen y sevan transmitiendo a lo largo del tiempo, paraconstituirse en el legado o la herencia que formala identidad de cada grupo social y testifica la Ilustración 1. Patrimonio documental de ladiversidad de la experiencia y la creatividad Humanidad. Manuscrito de Sana´s. Fragmento del Coran, del Siglo VI.humana.Carlos Chanfón Olmos refiere como el concepto de patrimonio cultural “apareció comoconsecuencia lógica, cuando las ciencias sociales definieron la cultura como elementoesencial de identificación, indivisible e inalienable, que la sociedad hereda de susantepasados con la obligación de conservarlo y acrecentarlo para transmitirlo a lassiguientes generaciones”.3Así pues, hablar de patrimonio cultural es hacer referencia a diversos testimonios que vadejando el ser humano a lo largo de su trayectoria sobre un territorio determinado, sucesosy evidencias que permiten conocer las expresiones de los individuos y de los pueblos, que3 Chanfón Olmos Carlos, Fundamentos Teóricos de la restauración, UNAM, Facultad de Arquitectura,Tercera Edición, México, 1996, p 53. - 25 -
  6. 6. CAPITULO Identro de una visión antropológica4 comprende elementos tan disímbolos como lasciudades y poblados, la arquitectura, los paisajes representativos de diferentes partes delmundo, los vestigios subacuáticos de antiguas civilizaciones, las herramientas de labranza,las tradiciones y rituales, los textos históricos (ver Ilustración 1), o la tecnología originadapara enfrentar los retos de la habitabilidad y de la producción de alimentos, la música, lapoesía, el vestido y la gastronomía.A manera de ejemplo, incluso se puede hacer mención avalores más abstractos como la educación, las fiestaspopulares, la formación religiosa y a la categoría de “tesoroshumanos vivos” (ver ilustración 2), en la cual se reconocenformalmente por la UNESCO a los artesanos y artistas cuyotalento y conocimiento deben trasmitirse a las futurasgeneraciones por ser parte de un valor inestimable que debeprotegerse y conservarse en exponentes que aseguren lacontinuidad viva de esas manifestaciones culturales. Ilustración 2. Uwang Ahdas Manlilikhan ng. Bayan, “Tesoro de la humanidad viviente” deLa UNESCO en un proceso de reflexión constante sobre el Filipinas.concepto del patrimonio cultural viene complementando los diversos significados ycategorías hasta hoy reconocidas y ampliamente aceptadas, fortaleciendo una dimensióncomplementaria propiciada por los resultados de un acercamiento al individuo y a lossistemas de conocimiento, tanto filosóficos como espirituales. Esta dimensión adicionaldentro de la noción global del patrimonio cultural, se refiere al patrimonio intangible oinmaterial y abarca el conjunto de formas de cultura tradicional, popular o folclórica, lascuales emanan de una cultura en particular y son sustentadas en la tradición, en los usos y4 Alfonso José M. Pastor, hace referencia como la noción de cultura desde una visión antropológica “abarcatodos los aspectos creativos, las redes sociales, la religión o la ideología; en fin, las diferentes formas de vidade los seres humanos y sus manifestaciones. Por tanto, hablar de cultura significa, por una parte, hablar deigualdad entre individuos de los más diversos medios y por otra, de procesos continuos de cambio que debenser tenidos en cuenta a la hora de establecer análisis culturales”. Cf., Pastor, Alfonso J. María, “El patrimoniocultural como opción turística” en Revista Horizontes Antropológicos (en línea), Vol.9, 003, No. 20, p. 6,fecha de consulta 28 de junio de 2004, dirección URL:<http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-71832003000200006&lng=pt&nrm=iso>- 26 -
  7. 7. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOcostumbres siendo trasmitidas en muchos de los casos oralmente y consolidadasculturalmente en un proceso de recreación colectiva.5Es así como, analizando a diversos autores6 del mundo occidental, identificamos comoconstante una relación y utilización del término de patrimonio con el concepto de cultura nosolamente en referencia a la producción de hechos materiales o de valores tradicionalesheredados del pasado, sino como elemento que caracteriza a una sociedad en cualquiermomento de su historia7, conteniendo también a los testimonios de creación reciente(pasado inmediato) que son la manifestación de los proceso evolutivos de los individuos,reconociendo así el valor de las formas de vida y la creatividad contemporánea,permitiendo crear un eslabón en el ciclo de una temporalidad que transita entre el pasado, elpresente y el futuro.Es un hecho que al vincular ambos conceptos patrimonio y cultura, en una definición másamplia y dinámica, y como ya comentamos próxima a la antropología, la noción depatrimonio cultural se ha ampliado incluyendo como parte de ese patrimonio a unsinnúmero de expresiones o manifestaciones específicas erigidas en diversos contextos yvinculadas a las diversas sociedades que las han construido, sin importar su nivel enrelación con otra cultura en particular.De esta manera viene conformándose así una idea amplia en la cual el patrimonio culturalpuede ser de tipo individual, familiar, de un grupo étnico o religioso, producto de laevolución de una sociedad y reconocido en una región o territorio, hasta configurar lanoción de patrimonio nacional, sustentada en aquellos bienes materiales e inmateriales quele contribuyen a la construcción de la identidad cultural a un país y en muchas ocasioneslos bienes culturales de una nación por su excepcionalidad son reconocidos como valoresuniversales.5 UNESCO, La importancia del patrimonio cultural, UNESCO, Año de las naciones Unidas del patrimonioMundial, fecha de consulta 3 abril de 2004, dirección URL: <http://www.unesco.org/patrimonio>6 Entre los diversos investigadores que hacen referencia a esta vinculación entre patrimonio y cultura estánFrançois Choay, Guillermo Bonfil, Carlos Chanfón Olmos, Javier Pérez de Cuellar, Raymond Lamaire, Jean-Louis Luxen, Enrique Florescano, Josep Ballart, Gloria López Morales, Sonia Lombardo, Cristina Padilla D,Salvador Díaz Berrio y entre otros.7 Chanfón, Olmos, Fundamentos Teóricos de la restauración, op. cit. p.72. - 27 -
  8. 8. CAPITULO I Figura 1: Distribución por regiones de los 754 bienes inscritos hasta el 2003 en la Lista del Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la UNESCO.Como se aprecia en el párrafo anterior la utilización del término de patrimonio cultural harebasado las fronteras de cada nación y tomado connotaciones de universalidad, construidassobre una gran idea social de un patrimonio colectivo, no solamente de un país o de unaregión cultural sino atestiguando la existencia de un patrimonio de toda la humanidad8 cuyamayor concentración, según la UNESCO, se da en el Continente Europeo. (Ver Figura 1)Hay que destacar que la importancia del patrimonio cultural para la sociedad actual ydentro de los procesos de globalización es indiscutible; y tanto el patrimonio culturaltangible como el intangible contienen valores intrínsecos propios que refuerzan la identidadde los pueblos. Es en este contexto que si bien reconocemos tácitamente la gran relevanciade todas estas formas de patrimonio, para esta investigación o en particular abordaremos lorelacionado con el patrimonio material inmueble o edificado que identificamos en losconjuntos y ciudades históricas, los monumentos arquitectónicos y la arquitectura vernáculaprincipalmente.La noción de patrimonio cultural material y las características de este, vienen siendoreconsideradas en un ejercicio de reflexión constante y en una evolución paralela con los8 La filosofía que respalda a la Convención del Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la UNESCO es queexisten partes de este legado de un valor tan extraordinario para el mundo entero que su protección,conservación, y transmisión a las generaciones venideras concierne no ha una nación determinada, sino a todala comunidad internacional. Cf., UNESCO, Convención sobre la protección del Patrimonio Mundial Culturaly Natural, París, 1972.- 28 -
  9. 9. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOcriterios y formas de intervención para la conservación, protección y manejo de estosbienes en el marco de procesos temporales, que cambian dinámicamente. En este caminodiversas posturas, reflexiones y propuestas han caracterizado la discusión y motivadoacciones para enfrentar circunstancias particulares, romper paradigmas y resolverproblemas ligados a la protección y sobre todo a la puesta en valor del patrimonio culturaledificado, dentro de las diversas épocas del desarrollo de las sociedades y en el transitar delultimo siglo hacia la construcción de un estado de bienestar social dentro de la vida yconformación de las naciones que detentan esos bienes materiales históricos.Al respecto María José PastorAlfonso nos dice que para que estasmanifestaciones materiales se puedancalificar como elementos culturales“es necesario que estas seanreconocidas como propias yauténticas siendo asumidas por lacolectividad e incorporadas a las Ilustración 3: Paisaje Cultural, Proclamación del bando deformas de vida de un grupo social y la vendimia desde la Tour du Roi en Saint-Emilion, Francia.transmitidas de generación en generación” 9De esta manera se podrán diferenciar de los elementos de moda, de los hechos banales yfugaces que no logran transitar en el tiempo y que no se incorporan como elementos deidentidad que configuran y testimonian en el devenir de la historia las formas de vidaindividual y colectiva de un grupo determinado.Las diversas circunstancias de individualidad y sobre todo colectivas con las cuales se havenido edificando la noción de patrimonio cultural tangible en un proceso continuo decambio, ha propiciado que el concepto se amplíe, aglutinando y derivando del mismodiversas categorías dentro de lo material. Así encontramos como patrimonio tangible9 Pastor, Alfonso J. María, “El patrimonio cultural como opción turística” en Revista Horizontes Antropológicos,op. cit., p.6. - 29 -
  10. 10. CAPITULO Ielementos de diversas escalas, desde una vasija arqueológica, objetos muebles, losinmuebles históricos hasta la ciudad histórica con su traza y su arquitectura monumental.En este contexto y frente a la propia evolución de la noción de patrimonio cultural materialo tangible el cual se ha transformado hacia un sentido más integrador, superando lasvisiones individualistas o parcializadas que aislaban a los monumentos históricos de suentorno natural y construido (urbano o rural) y de la propia sociedad que los habíaproducido y los detenta en la vida cotidiana; encontramos además de la idea de monumentohistórico otros conceptos como patrimonio territorial10, paisaje cultural11, itinerarios orutas culturales12 y en particular la noción de patrimonio monumental que forma parte denuestra investigación , como sujeto de estudio. (Ver las lustraciones 3 y 4 y 5)Todos estos conceptos durante su construcción han estado sujetos a vinculaciones conelementos diversos, como el medio natural, la imagen histórica de un lugar, el contexto ycaracterísticas de un sitio determinado y expresan claramente un proceso de integración, de10 El territorio que conserva los antecedentes culturales tangibles de la evolución de un pueblo como son losmonumentos históricos o arqueológicos, las ciudades y poblados históricos o las representaciones de laarquitectura vernácula o contemporánea para autores como Ortega Varcacel se denomina como PatrimonioTerritorial. Cf., Ortega Valcárcel, J., “El Patrimonio Territorial: El territorio como patrimonio cultural yeconómico”, en Territorio y Patrimonio. Conferencia Internacional sobre conservación de centros históricosy patrimonio Edificado, Valladolid, 1997, citado por Miguel Ángel, Troitiño Vinuesa, “Turismo y desarrollosostenible en ciudades históricas" en Ería Revista cuatrimestral de Geografía, No.47, Departamento deGeografía de la Universidad de Oviedo, 1998, p. 211.11 A partir de 1992 en el documento conocido como Orientaciones elaborado por el Comité del PatrimonioMundial de la UNESCO se han definido y revisado constantemente las categorías para la inclusión de bienesculturales en la lista del Patrimonio Mundial, utilizando términos aportados por diversos expertos, destacandoentre ellos el anteriormente mencionado como Paisajes Culturales que se define como: “Aquellos sitios olugares producto de la actividad conjunta del hombre y la naturaleza, que ilustran la evolución de la sociedady de los asentamientos humanos en el curso del tiempo, bajo la influencia de problemas físicos y/o de lasposibilidades presentadas por su ambiente natural y por las fuerzas sociales, económicas y culturalessucesivas, tanto internas como externas”.12 El concepto de itinerarios o rutas culturales para Hamar Fall Diagne es “el resultado del desarrollo y de laevolución de la actividad comercial y económica y por consiguiente de la interactividad socio cultural entrediversas comunidades”. Cf., Hammar Fall D. “Héritage intangible et routes culturelles dans le contexteuniversel” en El Patrimonio intangible y otros aspectos relativos a los itinerarios culturales. Ponencias delCongreso Internacional del Comité Internacional de Itinerarios Culturales, ICOMOS y Gobierno de Navarra,Pamplona, 2002, p.115.Para Rubén García Miranda “los itinerarios culturales se presentan como los vínculos del pasado de rutastradicionales, que deben considerarse como un cambio cualitativo de la noción de la conservación demonumentos históricos, reconociendo que esta noción de patrimonio cultural puede otorgarle a la política depreservación una amplitud territorial y una integración cultural como pocas veces se ha logrado”. Cf. GarcíaMiranda, Rubén, “Inventarios de itinerarios culturales en tiempos de la globalización”, en El Patrimoniointangible y otros aspectos relativos a los itinerarios culturales, op. cit. p.123.- 30 -
  11. 11. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOcontextualización y de actualización a las realidades sociales y culturales contemporáneas,sobrepasando en mucho las visiones remotas o aquellas de carácter aislado y elitistadesarrolladas en los siglos XVIII y XIX principalmente.Así pues y participando de la visón de Margalida Castells Valdivielso13 encontramos comoel concepto de patrimonio y patrimonio cultural han ido evolucionando, desde el fetichismoformalista y esteticista hasta considerarlo como un bien de uso social vinculado también alcontexto socioeconómico y territorial de las actividades humanas y a su utilización racionalen el marco de la interpretación y el disfrute de esos recursos patrimoniales.Ilustración 4: Rutas e itinerarios Culturales; La rutadel esclavo. La UNESCO considera que la historiade esta tragedia, que se derivó de una de las grandesempresas comerciales del Siglo XIX dentro de unaruta que abarcó países y continentes, debe serrecordada como una afrenta a la cultura y a losderechos humanos de mundo entero.I.1.2 Las nociones de monumento histórico y de patrimonio monumentalLos testimonios materiales del quehacer humano; unos sencillos y poco conocidos y otrosdestacados, de valores excepcionales y apropiados como símbolo de la herencia cultural detoda la humanidad, son evidencias irreemplazables de una herencia que aglutina la historiamaterializada14.13 Castells Valdivielso, Margalida, Reencontrar el Patrimonio. Estrategias de desarrollo territorial a partirde la interpretación, p.5,Comunidad Virtual de Gobernabilidad, Desarrollo Humano e Institucional, fecha deconsulta 8 de junio 2004, dirección URL:<http://www.gobernabilidad.cl/modules.php?name=News&file=article&sid=480>14 La noción de historia materializada, para Ballart y Tresserras se construye al “contemplar al patrimoniocomo los objetos de la historia”. Estos autores consideran que el patrimonio formado por los objetos quepermanecen a pesar del tiempo, en algunos casos en uso, en otros en un museo, “son la esencia de los hechosde la historia, una materialización de la historia”, que definen como historia materializada. Cf., BallartHernández Josep y Jordi i Juan Tresserras, Gestión del patrimonio cultural, Editorial Ariel, (Col. ArielPatrimonio), Barcelona, 2001, p. 14. - 31 -
  12. 12. CAPITULO IEs así como los conjuntos históricos y las obras arquitectónicas populares o relevantes nosretornan y estimulan la imaginación para comprender mejor el pasado, motivándonostambién para interpretar la evolución de sitios y lugares que se edificaron y formaron partede un contexto particular y que en muchos casos ya no existen o se han trasformadollegando y trayendo hasta nosotros un testimonio de vivencias y formas de vida, que paraJosep Ballart y Jordi Juan i Tresserras, se constituyen en un patrimonio insustituible ycomo; “(...) una prueba indiscutible y permanente de las obras de los seres humanos sobrela que podemos ir y volver”.15La idea de monumento es muy remota; el investigador mexicano Carlos Chanfón Olmos laubica hasta los primeros vestigios de las civilizaciones de Mesopotámia y Egipto16 en unanoción que en la antigüedad se vinculaba a los templos dedicados a los dioses y alreconocimiento y conmemoración de hechos y personajes admirables los cuales eranglorificados y perpetuados con hechos materiales como tumbas o esculturas, muchos de lascuales hoy día perduran y forman parte del patrimonio cultual de pueblos y naciones.Para abordar el estudio de estos hechoshistóricos, o de la historia materializada, yen particular para reconocerles un valor oun estado jurídico se ha construido desdehace mucho tiempo la expresión demonumento histórico. Este términoatribuido al arqueólogo Aubin Millinaparece hacia 1790 en la lengua francesa y Ilustración 5: Patrimonio cultural, Conjunto históricoes retomado posteriormente para de Lovaina, Francia.identificar aquellos bienes patrimonialesartísticos nacionales de Francia.1715 Ballart, Josep y Jordi Juan i Tresserras, Gestión del Patrimonio, op. cít., p.15.16 . Chanfón, Olmos, Fundamentos Teóricos de la restauración, op. cít., p.141 y 203.17 Urbain, Jean-Didier, “Le monument et la mort: deuil, trace et mémoire”, en Debrey, Régis, L´abusmonumental?, Actes des Entretiens du Patrimoine, Editions du Patrimoine – Fayard, Paris, 1999, pg.51.- 32 -
  13. 13. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOPosteriormente y según lo comenta Jean-Didier Urbain18 aparece hacia el año de 1802 eltérmino monumental con un sentido de referencia a los monumentos arqueológicos, siendoempleado también en un sentido figurativo para calificar los bienes inmuebles con unagrandiosidad majestuosa. Todo esto se consolida en paralelo con la construcción formaldurante el siglo XIX y el XX de una disciplina teórica sobre la conservación de aquelloselementos materiales reconocidos como monumentos históricos.Según François Choay “el propio concepto se institucionalizaría y traspasaría fronterascontinentales, dentro de la expansión colonial”, para introducirse en otros territorios y enotros contextos, regiones y continentes como es el caso de América Latina en un espíritu dedifusión que devendría mundial. 19En este sentido la propia Choay nos señala que durante el periodo comprendido de 1860 yhasta 1960, muchas de las ideas que edificaron la noción de monumento histórico y susprácticas conservatorias se mantendrían casi sin cambio, identificando como la fase de laconsagración del término los años sesentas y en particular en 1964 con la redacción de laCarta de Venecia.20Este documento doctrinal contribuirá a plantear y construirá una nueva visión sobre lanoción de monumento histórico que se ira consolidando en las últimas décadas del sigloXX. La Carta de Venecia si bien hace referencia en su artículo primero a las “creacionesarquitectónicas aisladas”, introduce una nueva visión en la cual la noción de monumento nose sujeta exclusivamente a las obras excepcionales o majestuosas sino de manera másamplia, y menos elitista incluye “tanto la creación arquitectónica aislada como el sitiourbano o rural”, en una concepción que reconoce el significado cultural y valor también que18 ibid.19 Choay, Françoise, L’Allégorie du Patrimoine, Éditions du SEUIL, Paris, 1999, p. 128.20 Al especto esta autora francesa, reseña cómo hacia el inicio de la década de los años sesentas, todavía lanoción de monumento históricos hacia referencia a las grandes edificios religiosos y civiles, a la obrasmajestosos y excepcionales en un sentido individualista, muchas de las cuales son motivo de atraccióncultural de los viajeros cultivados y de las elites de la burguesía europea de finales del siglo XIX y principiosdel XX. Choay, Françoise, L’Allégorie du Patrimoine, op. cít., pp.128-129. - 33 -
  14. 14. CAPITULO Itienen a las obras modestas y cómo éstas se pueden considerar como monumentohistórico.21Si bien el término de monumento histórico se renovó en su contenido en la última mitad delsiglo XIX con las reflexiones filosóficas y teóricas de diversos intelectuales22 quecoincidieron y aportaron entre otros postulados la idea de que el monumento histórico másimportante creado por el hombre es la ciudad; además de las discusiones y reflexiones quefueron formando una nueva corriente doctrinal derivadas de coloquios y congresos deespecialistas a partir de finales de la II Guerra Mundial23, el propio concepto de monumentohistórico sufriría una mutación y abandono en su uso en el devenir de los últimos años, queen palabras de Ernesto Becerril Miro lo convertirían en un término en proceso de extinción,dado que este en la actualidad esta vinculado para la sociedad en general y siguecorrespondiendo en diversos contextos de tipo jurídico, de interpretación o de remembranzapara referirse a “bienes mueblesconmemorativos o funerarios y en muchoscasos a elementos tangibles cargados de unsimbolismo de grandiosidad” 24Esto en la memoria y en la comprensión de lasociedad en general pone de lado, en particularen los países subdesarrollados y altamente Ilustración 6: La Tumba de Philippe Pot. Unorurales, las modestas manifestaciones de la de los monumentos funerarios en Francia más importantes del final de la Edad Media, por su composición, monumentalidad y expresividad.21 “Carta De Venecia”, en II Congreso Internacional de Arquitectos y Técnicos de Monumentos Históricos,UNESCO, Venecia, Italia, 1964.22 William Morris, John Ruskin y Camilo Sitte, entre otros.23 Discusiones y recomendaciones que quedaron plasmadas en documentos como; Las conclusiones del 1er.Congreso Internacional de Arquitectos y Técnicos de Monumentos Históricos (Paris, 1957), La carta deVenecia (1963), La Reunión de Bath, Inglaterra (1966), La Convención del Patrimonio Mundial de laUNESCO (1972), Las Normas de Quito (1967), La Carta Italiana del Restauro (1972), La Convención de laUNESCO para la protección del Patrimonio Mundial (1972), La Carta Europea del Patrimonio Arquitectónicodel Consejo de Europa (1975), La Recomendaciones de Nairobi de la UNESCO (1976), La Convención parala Salvaguarda del Patrimonio Arquitectónico de Europa (1985) y otros emanados de reuniones regionales decarácter internacional auspiciadas por la UNESCO, el ICOMOS y El Consejo de Europa, entre otrosorganismo internacionales vinculados con el patrimonio monumental.24 Becerril Miró, José Ernesto, El Derecho del Patrimonio Histórico-Artístico en México, Editorial Porrúa,México, p. 74.- 34 -
  15. 15. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOarquitectura popular o vernácula o los vecindarios y barrios populares de muchos de loscentros históricos en una jerarquía simbólica, en la cual la población reconoce comomonumentos, sobre todo a los sitios arqueológicos, a las grandes catedrales o la arquitecturareligiosa y civil relevante.25Sobre la definición y utilización del término monumento y cómo éste puede también en elcontexto internacional y nacional ser sinónimo de término de patrimonio monumental,autores como Raymond Lemaire, José Ernesto Becerril Miró, María García Hernández,Miguel Ángel Troitiño Vinuesa, Salvador Díaz Berrio, y de Horacio Gnemmi entre otros,abundan sobre la vigencia y actualidad de este término, mismo que se le relaciona y derivadel concepto de patrimonio cultural.I.1.3 El patrimonio monumental, evolución del concepto y su significado en laactualidadAfortunadamente, la evolución de la sociedad ha traído consigo también la evolución de lasnociones de patrimonio y monumento histórico, dejando atrás el sentido puramenteesteticista, la consideración individualista y la visión sacralizada que los historiadores delarte y la arqueología la asignaron en el siglo XIX y principios del XX.26En este marco la noción de patrimonio y monumento se han extendido hasta dar forma yconstruir el concepto de patrimonio monumental que se ha venido consolidando al aglutinarlas diversas formas de cultura material que son susceptibles de incluirse dentro de éste.25 Ana Rosas Mantecón, al respecto y en el marco de una investigación realizada en la Ciudad de México en1995, en particular en la aplicación de una encuesta-entrevista sobre la percepción que tenían los habitantesdel Centro Histórico de sus monumentos, se encontró que se compartía “una visión monumentalista ysacralizante sobre el patrimonio; en la cual se tendía a valorizar más la historia de las clases dominantes y lasedificaciones “monumentales” y “artísticas” excepcionales en contra de los edificios no monumentales y lahistoria y la producción material de las clases populares”. Cf., Rosas Mantecón, Ana, “La monumentalizacióndel patrimonio: políticas de conservación y representaciones del espacio en el Centro Histórico” en GarcíaClancini, Néstor (Coord.), Cultura y Comunicación en la Ciudad de México. Modernidad y multiculturalidad:la ciudad de México a fin de siglo., UAM-Iztapalapa, Edit. Grijalbo, 1998, pp.190-196.26 Al respecto Mireia Viladevall comenta que; “esta manera de pensar influyó durante todo el siglo XIX yparte del XX a tal punto que toda definición de patrimonio o de sus variables conceptuales (patrimoniocultural, monumento, patrimonio monumental, bien cultural, etc.), lleva la marca de estos primerospensadores y disciplinas”. Viladevall i Guasch, Mireia (Coordinadora), op. cit. p. 19 - 35 -
  16. 16. CAPITULO IEs así como los testimonios de los conjuntos urbanos y ciudades históricas, los conjuntosmilitares (fuertes, fortificaciones, ciudadelas), los conjuntos y monumentos históricos yartísticos (considerando los monumentos individuales, grupos de monumentos, la traza delas ciudades y poblados), los asentamientos y la arquitectura popular o vernáculos, losjardines históricos y sitios funerarios o los vestigios materiales de la cultura industrial asícomo la arquitectura y el urbanismo destacado del Siglo XX27 se han incluido, entremuchos otras categorías como parte del patrimonio cultural y monumental de las naciones yde la propia humanidad, bajo los auspicios de la UNESCO.Monumento y patrimonio en el devenir de la historia adquieren una dimensión nueva,producto de su diversidad y de la relación de esos bienes culturales con su entorno social,físico y natural en el cual se encuentra. El patrimonio monumental en esta dimensiónalcanzada con el paso del tiempo se refuerza en la actualidad y se simboliza aun más alvincularse a las diversas actividades de la sociedad que lo utiliza y lo incluye en una formade vida contemporánea cotidianamente, dando relevancia al significado y al valor queadquiere para los actores sociales que lo coexisten, lo disfrutan , lo manejan y administranactualmente en las diversas categorías y escalas del espacio en el cual se originaron y seubican actualmente los bienes culturales.Sucintamente, reconocemos como los diversos bienes materiales que constituyen parte delpatrimonio cultural y que hemos definido como patrimonio monumental28 en este trabajo,son elementos que por su valor como documentos representativos de los hechos cotidianos27 Estas categorías forman parte del estudio estadístico realizado por un equipo de expertos de del ICOMOSencabezado por Henry Cleere, dentro del análisis de la Lista del Patrimonio Mundial Cultural, estudio que fuepresentado en su primera fase en la reunión sobre la Representatividad de la Lista del Patrimonio Mundial,celebrada en Querétaro, México del 12 al 16 de diciembre del 2003. Cf., Cleere, Henry, “En torno aCategorías Patrimoniales” en Hereditas No.8, CONACULTA-INAH, enero 2004, pp.14-17.28 En el contexto europeo principalmente se utiliza como sinónimo de Patrimonio Monumental la noción dePatrimonio Arquitectónico. Este concepto que fue definido en Articulo 1 de la Convención para lasalvaguarda del Patrimonio Arquitectónico de Europa como; “1) Los monumentos: todas las realizacionesparticulares destacadas, por su interés histórico, arqueológico, artístico, científico, social o técnico (...), 2) losconjuntos arquitectónicos: agrupaciones homogéneas de construcciones urbanas o rurales destacadas por suinterés histórico, arqueológico, artístico , científico, social o técnico que son suficientemente coherentes paraser objeto de una delimitación topográfica., 3) los sitios: obras combinadas del hombre y de la naturaleza,parcialmente construidos y que constituyen un especio suficientemente característico y homogéneo para seobjeto de una delimitación topográfica (..)”. Cf., Consejo de Europa, Convención para la Salvaguarda delPatrimonio Arquitectónico de Europa, Granada, 1985, p.2.- 36 -
  17. 17. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOde un pueblo y de sus creaciones tecnológicas en las diversas etapas de su desarrollohistórico, adquieren un significado como fuentes de conocimiento científico y por lo tantosu tratamiento, su protección y manejo se enmarcan en una serie de actividades de tipotécnico y académico vinculadas y como soporte de las políticas y normas que han sidoimplementadas por las administraciones públicas y por la sociedad civil responsable de lasalvaguarda de estos bienes culturales.Con relación a lo anterior, habrá que precisar que la ampliación del concepto de patrimoniomonumental ha traído consigo también la preocupación por su conservación y suprotección frente a los desafíos que han planteado diversas etapas de la historia de lahumanidad, sobre todo en el siglo XX, por lo cual las nociones de patrimonio cultural,monumento histórico y patrimonio monumental no se puede entender en su proceso deevolución sin relacionarlas a la edificación de una disciplina y de las normas y técnicas quehan permitido desarrollar toda una doctrina de protección y de conservación, incluida lapractica de la restauración de estos bienes materiales históricos. Autores como Carlos Chanfón29, Françoise Choay30 y José Luis Álvarez31, nos refieren como las medidas de protección de los vestigios del mundo antiguo, aparecen en Europa a principios del siglo XV con la preocupación de diversos Papas; destacando en particular Martín V, quien a su regreso a Roma procedente de Aviñón, al terminar la estancia del papado producto del Cisma de Occidente, inicia hacia el año 1420 la conservación de los monumentos y los vestigios de la ciudad pretérita. Es así, posteriormente en el contexto del humanismoIlustración 7: La ciudad de Pienza, antes Corsignano, en Italia. renacentista, que el arquitecto León Battista Alberti en29 Chanfón, Olmos, Carlos, op. cit p. 231-233.30 Choay, Françoise, op. cit pp. 34-37.31 Álvarez Álvarez, José Luis, “Las Obligaciones de las Autoridades Públicas con el patrimonio cultural”, enXIII Asamblea Mundial del ICOMOS. Ponencias Introductorias, Madrid España, 2002, p.2. - 37 -
  18. 18. CAPITULO I1428 se ocupa de la restauración de los vestigios romanos, en un plan encargado porNicolás V, para devolver a la ciudad su esplendor. Sus reflexiones y aportaciones sobre elmantenimiento de los edificios quedarían plasmados en el Libro Décimo del tratado “De ReAedificatoria”, el cual se considera como precursor de las preocupaciones de larestauración, que posteriormente, en el siglo XIX, conformaron un cuerpo científico propio,en los discurso de J. Ruskin y Viollet le Duc.Posteriormente el Papa Eugenio IV, hacia 1430 formalizaría una serie de criterios para laprotección de las ruinas romanas, ya consideradas como monumentos. Enea SilvioPiccolomini32 conocido como el Papa Pío II, publica en 1462, la bula denominada “Cumalmam nostram Urbem”, en la que reconoce la importancia de conservar la Ciudad deRoma con su dignidad y esplendor destacando la prioridad de desplegar un cuidadovigilante, no solamente en un principio de conservación circunstancial, sino que en unavisión totalmente renacentista procura que las generaciones futuras reciban en buen estadolos edificios de la antigüedad y sus ruinas.La defensa del los vestigio del pasado y el interés por proteger y respetar los monumentoshistóricos tendría una evolución constante no solamente en la Europa Continental,encontrándose también antecedentes importante en Inglaterra, como la publicación que sehace en 1670 de la obra “Monumenta Británica” de J. Aubrey33, documento que refleja lapreocupación por la conservación monumental con una idea pionera para su momento sobrela conservación de los monumentos como un todo, corriente que pondría a Inglaterra a lacabeza en esta línea de pensamiento sobre una conservación de los bienes culturales más en32 Enea Silvio Piccolomini, erudito italiano nacido en 1405, fue un gran humanista y poeta, tuvo laembestidura de Pontífice Romano de 1458 a 1464, siendo considerado un hombre de un pensamientocaracterístico de los filósofos renacentista. El centro de la actual la ciudad de Pienza (antes con el nombre deConsignano) en Italia es una completa creación renacentista ideada como una “nueva ciudad utópica” por elPapa Pió II, el pueblo que escogió fue Corsignano, donde él nació en 1405. Su arquitecto fue BernardoGambarelli, conocido como Rosselino, el cual trabajó bajo las órdenes de León Battista Alberti, El Rincón delVago S.L., fecha de consulta 23 de junio de 2004, dirección URL:<http://pdf.rincondelvago.com/historia-arquitectonica_1.html.>33 Aubrey, J., Monumenta Británica: cronológica architectura, Londres, 1670. Obra citada diversos autorescomo: Françoise Choay, L’Allégorie du Patrimoine, op. cit, p. 59; Álvarez, José Luis, “Las Obligaciones delas Autoridades Públicas con el patrimonio cultural”, en Memorias de la XIII Asamblea Mundial delICOMOS. Ponencias Introductorias, ICOMOS España, Madrid, 2003, p.3.; y Chanfón Olmos, Carlos,Fundamentos Teóricos de la Restauración, op. cit. p. 177- 38 -
  19. 19. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOsu conjunto que de manera aislada. Ilustración 8: Vista Interior del Anfiteatro Flaviano (Coliseo Romano), de Piranesi; grabado publicado en 1756.La construcción de la idea de monumento iniciada por los humanistas del Renacimiento,tendría una continuidad en los Siglos XVII y XVIII con los eruditos y viajero europeos quese denominaron los anticuarios34, quienes exploraban y representaban en grabados losvestigios de las antiguas civilizaciones, no solamente en Italia como fue el caso deGiovanni Battista Piranesi35 (ver ilustración 8), sino ampliando su interés desde África delNorte, Grecia, Asia Menor y Egipto hasta lugares remotos para visitar en el Siglo XIX lascivilizaciones prehispánicas en América Latina.Hacia la mitad del Siglo XVIII, Robert Wood y Stephen Dawkins, visitan las ruinasromanas de Palmira, antigua ciudad de Siria y realizan una serie de grabados que sonpublicados en 1753 impactando al medio intelectual y artístico de la época, derivando unacorriente de admiradores sobre todo en Inglaterra y América y una tendencia que inspiradaen los antiguos monumentos retomaba las formas clásicas para la decoración yconstrucción de innumerable inmuebles en le Siglo XIX.(Ver ilustración 9)34 Françoise Choay refiere que la utilización de este término cayó en desuso con n relación a la connotaciónprecisa y concreta que la daba la primera edición del Dictionaire de l´Académie Française que lo define como“sabio dentro del conocimiento de las antigüedades y que es curioso”. Cf., Choay, Françoise, L’Allégorie duPatrimoine, op. cit. p. 50.35 Arquitecto y grabador Italiano, que creó 135 grabados en la colección denominada La Vedute di Roma, enlos cuales recoge las imágenes de los monumentos y el aspecto urbano de los vestigios de la Roma Imperial,aproximadamente entre 1748 y hasta 1778 fecha de su muerte. Cf., Ficacci Luigi, Piranesi. Giovanni BattistaPiranesi. Acqueforte/Grabados/ Águas-fortes, Editorial Taschen, China, 2006, 351pp. - 39 -
  20. 20. CAPITULO I Así pues en el contexto de la Europa Continental, la evolución de las corrientes y prácticas de la conservación monumental se transformarían lentamente, tomando más tiempo la adaptación de las visiones y prácticas en materia de protección de la cultura material. Ilustración 9: El templo de Baalbeck en Palmirade la edición publicada en 1753 de Robert Wood´s Pasar del concepto de monumento a la noción Ruins of Palmyra. de patrimonio monumental, en la teoría y enlas prácticas urbanísticas y edificatorias dentro de la protección del patrimonio culturalinmueble (buscando la conservación no solamente de las obras relevantes sino también ladefinición de una visión con una tendencia para proteger un conjunto, una población ociudad), tomó tiempo implicando la confrontación de ideas entre los diversos actores ysobre las actuaciones realizadas en los bienes patrimoniales y en las ciudades en diversasépocas y momentos.Un buen ejemplo de estas actuaciones es la paradoja que se da durante el imperio de LuisNapoleón III entre las actuaciones del arquitecto Eugéne Viollet le Duc y el Barón deHaussmann prefecto de Paris.Viollet le Duc durante años se ocuparía de llevar trabajos derestauración de los relevantes edificios monumentales en diversaspartes de Francia, con base a una observación meticulosa y unainterpretación romántica de lo que pudo haber sido su estado idealu original, plasmada en diseños y proyectos para reconstruirinmuebles históricos en París, Carcassonne o como el Castillo dePierrefonds, principalmente en el periodo comprendido entre1850 y hasta su muerte en 1879. (Ver ilustraciones 10 y 11) Ilustración 10: Retrato de Eugène Viollet-le-Duc. Fotografiado por Félix Nadar.- 40 -
  21. 21. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICO Ilustración 11: Tour des Wisigoths, Carcassonne, diseño de E. Viollet-le-Duc. En contraparte durante el periodo de 1853 a 1870 aproximadamente el Barón de Haussmann aplicaría sus ideas de urbanización y apertura de calles y perspectivas urbanas en París, arrasando barrios enteros y justificando su postura en una visión que en ese momento distinguía y valoraba solamente a los monumentos relevantes como dignos de conservarse y de servir como punto de referencia emblemática y focal de la nueva ciudad de París, en contra de la amenaza, el estado de insalubridad y la degradación que tenían los Ilustración 12: Trabajos de laapertura de la Rue du Rivoli cerca del barrios marginados de los slums (tugurios); justificandoHotel de Ville (Ayuntamiento) en París hacia el año de 1854. (Ilustración así la destrucción de –quartiers- de vivienda popularaparecida en el London News, el 7 de enero de 1854). característicos del París de la década de 1830, durante le Segundo Imperio de Napoleón III.36 (Ver ilustración 12)Por otra parte en la segunda mitad de Siglo XIX el poeta inglés J. Ruskin37 con sus ideas,enriquece la noción de monumento histórico y postula una actuación en la continuidad detejido de la ciudad histórica, siendo uno de los primeros en reconocer las nociones de36 Sutcliffe, Anthony, Ocaso y fracaso del Centro de Paris, Editorial Gustavo Gili, 1ª Edición, Barcelona,1970, pp. 37-40.37 Un exponente del pensamiento inglés sobre la conservación de los vestigios del pasado es John Ruskin,poeta y crítico de arte destacado del siglo XIX, quien definiría una corriente de pensamiento para laapreciación de las ruinas de la antigüedad y protección de los monumentos en su libro Las Siete Lámparas dela Arquitectura, aparecido entre 1848 y 1951. - 41 -
  22. 22. CAPITULO Iconjunto urbano y de la arquitectura doméstica, como parte de la ciudad histórica;criticando fuertemente la corriente individualista que se interesaba exclusivamente por losgrande palacios o las obras majestuosas de la arquitectura monumental, pregonando en sudiscurso la idea de la salvaguarda del tejido urbano histórico y de los monumentos en suconjunto.Esta ideas sobre las actuaciones en los bienespatrimoniales en una visión de conjunto se vendríanfortaleciendo con los postulados de William Morris en lasdécadas de 1870 y 1880, el vienés Camilo Sitte quien afinales del Siglo XIX reconoce la fragilidad de la ciudadhistórica y la importancia de conservarla ante lasamenazas del urbanismo naciente y de la sociedadindustrializada y moderna. Posteriormente, Giovannonihacia 1913 trabaja y fortalece la noción de proteger a laarquitectura menor como parte de importante de losconjuntos urbanos antiguos.38La noción de monumento y la disciplina de la restauración Ilustración 13: Retrato de Johnserá complementada de manera importante por los escritos Ruskin, por Millais.de Alois Riegl desarrollados durante 1903 y 1905, destacando de entre ellos un textofundamental publicado en 1903; El culto moderno a los monumentos, sus características ysus inicios, en esta obra Riegl aportará de manera vanguardista, para su momento, aspectossobre las diferencias entre lo que el define como monumentos intencionales y losmonumentos históricos y artísticos abordando proféticamente aspectos sobre el valor de losmonumentos, analizando conceptos como; el valor como memoria, el valor de lo antiguo yvalores contemporáneos, proponiendo una forma de protección activa de losmonumentos.3938 Choay, Françoise, L’Allégorie du Patrimoine, op. cit. pp.103-106.39 Latour Heinsen, George, Alois Riegl: El culto Moderno a los monumentos. Periferia. Internet Resources forArchitecture and Urban Design in the Caribbean, fecha de consulta 4 de julio 2004, dirección URL:<www.periferia.org/públications/sb_alois.htm>- 42 -
  23. 23. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOPor otra parte a finales el S. XIX, el italiano Camilo Boitio entre 1884 y 1889 publica unaserie de documentos que sentarían las bases para definir una corriente mediadora en losinicios del Siglo XX el Restauro Scientifico40, la cual entre sus aportes más importantescontribuyó a la erradicación, del concepto del falso histórico.A las corrientes defensoras del patrimonio monumental – patrimonio edificado41- y de losconjuntos urbanos históricos no le faltaron detractores y propuestas que en aras de lamodernidad pugnaron fuertemente por la erradicación de los tejidos urbanos preindustrialesasí como por un rompimiento con los valores tradicionales que se conjugaban y seexponían en las ciudades históricas.Uno de estos exponentes es sin duda alguna Filippo Tommaso Marinetti, fundador delMovimiento Futurista y critico enardecido de J. Ruskin a quien calificó de “maniaco de lasencillez antigua y de sueños enfermizos de vida agreste y primitiva”42.Con su Manifiesto Futurista publicado en el periódico francés Le Figaro en 1909, exalta laeuforia por la tecnología y la ciudad industrial en una lucha irracional contra el pasado ysus valores clásicos representativos, incluidos los bienes culturales como los museos y susacervos; en el punto onceavo de su manifestó postula: Es desde Italia que lanzamos al mundo este nuestro manifiesto (....) con el cual fundamos hoy el FUTURISMO porque queremos liberar a este país de su fétida gangrena de profesores, arqueólogos, de cicerones y de anticuarios. Ya por demasiado tiempo Italia ha sido un mercado de ropavejeros. Nosotros queremos liberarla de los innumerables museos que la cubren por completo de cementerios.4340 Carlos Chanfón Olmos, refiere que esta corriente, tiene como antecedente inmediato las normas redactadaspor Camilo Boitio, en 1883, para el Congreso de Ingenieros y Arquitectos convocado en Roma por leMinisterio de Instrucción Pública, y comenta como “los frutos de esta actividad normativa decimonónica sonel antecedente inmediato de los criterios sustentados en la primera mitad del siglo actual Cf., Chanfón,Olmos, Carlos, Fundamentos Teóricos de la restauración, op. cit. p. 26641 Este término es reconocido y utilizado por diversos autores, de manera reciente lo encontramos utilizadotambién por Horacio Gnnemi, en su más reciente libro. Cf., Gnemmi, Horacio, Aproximaciones a una teoríade la conservación del patrimonio construido. Desde los principios y fundamentos, Universidad Nacional deCórdoba y Editorial Brujas, Argentina, 2004, 174 pp.42 Marinneti, Filippo T., Este Deplorable Ruskin.(Manifiesto), p.1, fecha de consulta marzo de 2004, dirección URL: <www.iespana.es/legislaciones/Ruskin.htm.>43 Marinetti, Filippo T., El Manifiesto Futurista, 1909, p.2., Geocities, fecha de consulta abril de 2004,dirección URL: <www. geocities.com./pfernando.geo/DocsIglCont/Marinetti-manifiesto.htm.> - 43 -
  24. 24. CAPITULO IPor otra parte la corriente emblemática en los inicios del siglo XX, de estas posturasconfrontada con la conservación del patrimonio monumental, es sin duda alguna elMovimiento Moderno y la Doctrina del Funcionalismo, representada reverentemente porLe Corbusier y Josep Luis Sert. Esta corriente valoró negativamente los conjuntoshistóricos, ciudades y poblados por igual, pregonando su incapacidad de adaptación ytransformación a las exigencias de la vida moderna a fin de alcanzar los estándaresurbanos que señalaba el CIAM, como verdad única.44Está idea de erradicación del tejido histórico, en particular el entorno contextual y popularque delimitaba a los grande monumentos del centro de Paris, quedaría de manifiesta en elPlan Voisin propuesto en 1925 por Le Corbusier, el cual afortunadamente no se realizó,pues hubiera significado la pérdida de una parte del tejido histórico y de los barriospopulares bien apreciados en la Ciudad Luz en la actualidad. Ilustración 14: Le Plan Voisan de Le Corbusier, para el centro de Paris, 1925.44 Gaja i Díaz, Fernando, Intervenciones en Centro Históricos de la Comunidad Valenciana, GeneralitatValenciana. Conselleria D’Obres Públiques, Urbanisme i Transports, Colegio Oficial de Arquitectos de laComunidad Valenciana, 2001, Valencia, pp.34-35.- 44 -
  25. 25. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOEsta corriente y filosofía del Movimiento Moderno y en particular la visión de sacralizar yproteger de manera primordial y aisladamente de su contexto aquellos sitios o monumentosemblemáticos y relevantes del patrimonio cultural, se convirtió una practica común y unatendencia bien extendida en Europa y se generalizó también en los países de AméricaLatina.En el caso de la República Francesa esta tendencia fue frenada por el Ministro de CulturaA. Malraux, quien en 1962 durante la presidencia de Charles De Gaulle, impulsara la Leyde Sectores Protegidos y el Inventario General de Monumentos, así como diversas políticasde protección del patrimonio monumental, dando forma a un nuevo marco de trabajoinstitucional de protección del patrimonio que sustentado en esta ley, legitimaba lavinculación del urbanismo histórico con el patrimonio edificado, en una tendencia queposteriormente seria un modelo de aplicación en diversos países.Es así como en el contexto latinoamericano y en particular en México, destacan lasinvestigaciones realizadas por Carlos Chanfón Olmos quien profundizó ampliamente sobrela noción de monumento y patrimonio cultural, logrando conjuntar en un documento degran relevancia aparecido en 1984 – Fundamentos Teóricos de la Restauración - laevolución de los conceptos, además de abordar ampliamente los preceptos y el progreso dela disciplina de la restauración del patrimonio monumental, contribuyendo también aclarificar las ideas teóricas para comprender mejor las nociones y en una visióncontemporánea y acorde a los cambios que prevalecían en el contexto internacional de ladécada de los años ochentas reconoce en el concepto de monumento - de patrimoniomonumental para nuestra investigación - como la noción ya no puede separarse de las ideasde cultura y de valor social, situando el concepto mismo entre dos extremos para evitar elantagonismo de las posiciones, reconociendo que; “ni solamente lo extraordinario esmonumento, ni absolutamente todo es monumento”.45En el pasado inmediato ya hacia finales del Siglo XX, encontramos nuevas aportacionesteóricas que afianzan la noción de patrimonio monumental y su conservación frente a un45 Chanfón, Olmos, Carlos, Fundamentos Teóricos de la Restauración, op. cit, p. 204 - 45 -
  26. 26. CAPITULO Ipensamiento de vanguardia que busca el respeto a la autenticidad y las necesidades de loobjetos patrimoniales en relación con su entorno y con la sociedad que lo disfruta;exponentes destacados de estas corrientes Leonardo Puértolas Coli46 quien mencionatambién a los españoles Antón Capitel y Antoni González Moreno-Navarro.Capitel preconiza el concepto de la analogía formal47 como medio capaz de conciliar en losprocesos de restauración la autenticidad histórica con las intervenciones nuevas ocontemporáneas. Esta línea de trabajo propone que las intervenciones de restauración yadecuación no se basan en el modelo histórico sino se inspiran en él para crear unaintegración más conceptual de semejanza formal o interpretativa.Por otra parte en una visón vanguardista y más social el arquitecto catalán, AntoniGonzález Moreno-Navarro en lo que el denomina la restauración objetiva, propone unmétodo de trabajo en el cual las intervenciones en el patrimonio monumental parten de lasnecesidades del propio objeto cultural y de su entorno humano, buscando solucioneseficaces de manera que la colectividad, receptora de ese patrimonio, disfrute de losbeneficios directamente derivados de esa conservación y puesta en valor de esos bienes.La nueva dimensión de la noción de monumento históricoEn suma, la noción de monumento histórico en el devenir de la historia adquiere unadimensión nueva, producto de su diversidad material y de la relación de esos bienesculturales con su entorno social, físico y natural en el cual se encuentra, constituyendounidades territoriales (ciudades, barrios, poblados, etc.), que en la actualidad conformanparte de la memoria urbana y arquitectónica de un pueblo en proceso de trasformación; estanoción a partir de la década de los años sesentas, da un importante giro, para pasar deltérmino de monumento histórico, a otros más incluyentes como son los conceptos depatrimonio monumental o patrimonio edificado, los cuales para nosotros son más amplios;y en el caso del concepto patrimonio monumental, permite establecer una relación más46 Puértolas Coli, Leonardo, “Breve Reseña de las teorías referidas al patrimonio arquitectónico” en Serrablo,(en línea), Año XXXI, No. 122, diciembre de 2001, abril de 2004, dirección URL:<http://www.serrablo.org/revista/s122/s122a10.html.>47 Capitel, Antón, Metamorfosis de monumentos y teorías de la restauración, Alianza Editorial, Madrid, 1992,p.147.- 46 -
  27. 27. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOdinámica social y culturalmente con otro de nuestro sujetos de estudio que es el turismocultural.Es así como en el contexto de nuestra investigación, el patrimonio monumental en sudimensión alcanzada en el paso del tiempo, se refuerza en el presente y se simboliza aúnmás al vincularse a las diversas actividades de la sociedad que lo utiliza y lo incluye en unaforma de vida contemporánea cotidianamente; tomando relevancia el significado y el valorque adquiere para los actores sociales que lo coexisten, lo disfrutan, lo manejan yadministran al presente, en las diversas categorías y escalas del espacio en el cual seoriginara y se ubica actualmente formando parte de la herencia cultural de los pueblos.I.1.4 Un nuevo significado del patrimonio monumental frente a la sociedad y aldesarrolloA partir de la década de los años sesenta asistimos a una nueva etapa en la cual se vendríandesmitificando “las ideas reductivas y elitistas que sólo concebían al patrimonio conrelación a actividades vistas como trascendentes y dignas de él, como los museos porejemplo”48, conformando nuevos significados para la noción de patrimonio monumental,originados y vinculados también a los problemas y retos que planteaba su protección, contoda la carga que implica su valor contextual, en la cual la vida cotidiana de lascomunidades no le puede ser ajena.Por otra parte, y en este mismo periodo de tiempo se acuñaría el concepto de desarrollosostenible, el cual junto con las nociones de desarrollo local y desarrollo seríanconsolidadas en la década de los años noventas, a partir de la Cumbre de la Tierra,celebrada en Río de Janeiro en 1992, planteando estrategias y posiciones en torno aldesarrollo social y sobre todo a la explotación de los recursos naturales, estas ideasconjuntamente con la de patrimonio cultural y patrimonio monumental, se encontrarían afinales del Siglo XX, y se relacionarían para establecer nuevos significados y valores parael propio patrimonio en correspondencia con la sociedad que lo utiliza.48 Gnemmi, Horacio, Aproximaciones a una teoría de la Conservación del Patrimonio Construido. Desde losPrincipios y fundamentos, op. cit. p. 156. - 47 -
  28. 28. CAPITULO I .Los criterios de utilización y conservación del patrimonio cultural y en particular elpatrimonio monumental, se verían influenciados a la luz de los replanteamientos queiniciara la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo y especialmenteparticular con el Informe Sobre Nuestro Futuro Común (1987-1988) coordinado por GroHarlem Brundtland auspiciado por las Naciones Unidas, que fue poniendo de moda elconcepto de desarrollo sostenible, el cual ha venido generando toda una doctrina y políticade desarrollo social, evolucionando hasta adquirir una visión más holistíca49, “no solamentepreocupada en las cuestiones ambientales, sino dando paso a una visión centrada tambiénen la sociedad y la economía y en sus interrelaciones con la cultura, así como laerradicación de la pobreza” 50Es dentro de este contexto que en la búsqueda del bienestar social y la calidad de vida,factores como un ambiente saludable espiritual y espacialmente en armonía con lanaturaleza, la cultura y el patrimonio monumental tomaron un papel preponderante en lasupresión de las visiones puramente economicistas, ante la necesidad, en todos los países,de generar nuevos valores, modelos de conducta y estilos de vida que propicien laconsecución de un futuro sostenible, como parte de la identidad que en el tiempo se haconstruido en cada comunidad y territorio.51Es así como se vinculan en una concepción social los principios de la sostenibilidad y elpatrimonio monumental, tomando fuerza los criterios sobre el significado que esepatrimonio tiene en la vida presente y la necesidad de incorporar la salvaguarda de los sitiosy elementos materiales e inmateriales del patrimonio cultural dentro de las políticas de laplanificación territorial, desarrollo urbano, identificando también el papel que juegan en elmarco de vida de la sociedad, no solamente en una visión estética o espiritual, sinoreconociendo cómo el patrimonio monumental puede contribuir, en pleno respeto de su49 Visión de conjunto que busca englobar todo el conocimiento para explicar en él el comportamientoparticular de un fenómeno estudiado, analizándolo y comparándolo con el conocimiento universal. Cf. OrtizUribe, Frida Gisela, Diccionario de Metodología de la Investigación Científica, Editorial LIMUSA, México,2003, p. 83.50 UNESCO, “Proyecto de Declaración de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural” en Conferencia Generalde la UNESCO, 31ª Reunión: punto de acuerdo 8.3, París, 2001, pp.2-3.51 ibid.- 48 -
  29. 29. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOatributo histórico y su dignidad, a satisfacer las necesidades tanto materiales y económicascomo morales de la sociedad contemporánea.En este contexto, ante los crecientes problemas de explosión demográfica, crecimientourbano, crecimiento de la pobreza y marginación que caracterizaron el desarrollodesequilibrado de las sociedades en las distintas regiones del mundo en las cuatro últimasdécadas del Siglo XX, en particular en Latino América, a la dimensión cultural delpatrimonio monumental, se suman otras dimensiones como la social y en especial laconcerniente a su valor económico y de uso.Vemos entonces como en el transcurso de los últimos 20 años la noción de patrimoniomonumental se va haciendo de nuevos significados y formándose una corriente depensamiento que valora el patrimonio cultural y el patrimonio monumental en una visónestratégica global y que lo inserta de manera dinámica plenamente en la vida cotidiana delas diversas comunidades.Esta nueva visión del patrimonio como un recurso útil a la sociedad se confronta a lasiempre permanente postura de aquellos que opinan que la conservación del patrimoniomonumental y desarrollo social son incompatibles y no reconocen la dimensión social yeconómica que ante la globalización adquiere el patrimonio material dentro de las políticasde desarrollo duradero.Al respecto consideramos que el patrimonio monumental posee un innegable valorpotencial como elemento para el desarrollo y por su carácter de ser un recurso culturalúnico -no renovable- y con un alto valor simbólico. Actualmente se le solicitameritoriamente dentro de los procesos de comercialización en el marco de las actividadesde oferta y demanda de bienes inmobiliarios, sobre todo cuando se le potencializa en lasestrategias del turismo cultural.Con relación a lo anterior, vemos cómo en las últimas tres décadas el patrimoniomonumental -las áreas históricas y el patrimonio arquitectónico- se han venido - 49 -
  30. 30. CAPITULO Iconsolidando como uno de los ejes rectores de las estrategias públicas de muchos paísesque han visto en su herencia cultural un nuevo incentivo para propiciar un desarrollosostenible y elevar la calidad de vida de sus poblaciones. En este marco las políticas para la conservación y el manejo de los bienes patrimoniales han venido evolucionando y reordenándose incluyendo no solamente acciones para la conservación y protección de estos bienes de manera integral, sino destacando y haciéndose realidad nuevos enfoques como el buen uso delIlustración 15: Castillo de Versalles (Domaine patrimonio, el valor de uso, el valor formal, el de Versailles), Yvelines, Francia. valor simbólico y el uso social; y dentro de estosInfraestructura de apoyo del Turismo Cultural. enfoques la tutela del patrimonio aparece comoparte imprescindible del desarrollo local con un perfil, más comprometido con laproblemática social contemporánea, derivado de su potencial como un elemento deldesarrollo endógeno.Los enfoques antes referidos, nos evidencian cómo la conceptualización del patrimoniomonumental está en permanente progresión (siendo novedosa para muchos paísessubdesarrollados y con sus detractores en diverso ámbitos de la sociedad), y emana de uncamino trazado por muchos investigadores52 en los últimos años y reconocido formalmentepor la propia UNESCO e impulsado como un modelo para el desarrollo sostenible porUnión Europea53.52 Miguel Ángel Troitiño V., en la Universidad Complutense de Madrid encabeza un grupo de académicosque están profundizando sobre la línea de investigación en relación con la Gestión del Turismo Cultural,destacando entre ellos María García Hernández, Manuel de la Calle Vaquero y Luis Felipe Cabrales Barajas.Por otra parte Josep Ballart hace referencia a diverso autores que han abordado el tema, como MatildeGonzáles de la Universidad de Santiago de Compostela, Nestor García Clancini, W. D. Lipe, B. Startin, JordiI. Juan Treserras. Cf., Ballart Hernández, Josep y Jordi i Juan Tresserras, Gestión del Patrimonio Cultural,Ariel, (Col. Ariel Patrimonio), Barcelona, 2001, p. 20; y De La Calle Vaquero, Manuel, La ciudad históricacomo destino turístico, Edit. Ariel, (Col. Ariel Turismo), 2002, Madrid, p.11.53 Dos textos que hacen referencia a esto y amplían los conceptos y las posturas teóricas son; “NuestraDiversidad Creativa. Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo” (UNESCO, 1996) y “ElInforme sobre Ciudades Europeas Sostenibles” del Grupo de expertos sobre Medio Ambiente Urbano(Comisión Europea, 1996).- 50 -
  31. 31. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOEn esta visón Xavier Greffe, afirma que: “la actitud con respecto al patrimonio se haenriquecido con una percepción más abierta a partir de una reflexión social sobre el papeleconómico del patrimonio como creador de empleo y de bienestar”. 54Siguiendo en esta línea de pensamiento autores como Josep Ballart Hernández, de laUniversidad de Barcelona, consideran que; “el patrimonio cultural se debe contemplarcomo un activo útil y valioso para la vida, (....) como una fuente potencial de beneficiostanto en el plano material como en el plano espiritual”55Sobre la construcción del concepto de patrimonio monumentalEn relación con la construcción del concepto de patrimonio monumental, así como de otrosconceptos como el patrimonio edificado o patrimonio arquitectónico, estos se dan a partir yen torno a la esencia del concepto de monumento histórico, siendo las décadas de lossesentas y setentas en las cuales se da un importante viraje vinculado directamente tambiéncon la evolución de la idea misma de patrimonio cultural.Es un hecho determinante como los monumentos históricos desde el renacimiento y hastanuestros días han despertado de manera constante y creciente el interés de la sociedad demuchas maneras y con distintos grados de especificidad; desde la percepción individualista,estética y como obras de arte museográfica; hasta tener un nuevo significado y valor (p. ej.como recurso económico y turístico) que ha venido adaptando una connotación mundial yun papel determinante en el desarrollo local de muchas comunidades, así como unadimensión económica y social nunca antes vista, hasta finales del Siglo XX, con elcrecimiento y la alta demanda que genera el turismo cultural.Es así como después de revisar las diversas corrientes de pensamiento de losinvestigadores aquí reseñados, en lo personal afirmamos nuestra convicción de la validez54 Grefffe, Xavier, “¿Es el patrimonio un incentivo para el desarrollo?”, en Boletín del Instituto Andaluz delPatrimonio Histórico, año XI, No 42, Junta de Andalucía-IAPH, febrero 2003, p. 43.55 Ballart, Josep, El Patrimonio histórico: un recurso valioso y sensible para el futuro, Documento Inédito,tomado de las notas del curso de Gestión Cultural, CONACULTA-INAH, México, noviembre del 2003, p..2. - 51 -
  32. 32. CAPITULO Ipara utilizar el término de patrimonio monumental como sinónimo de la noción demonumento histórico o patrimonio edificado, nos permitirá referirnos en una visión ampliae incluyente a los diversos elementos que conforman ese patrimonio- que ya hemospuntualizado en este documento- conteniéndolos en el concepto mismo sin tener que hacerdistinciones de valor histórico o artístico, calidad, relevancia o dimensiones.Si bien Horacio Gnemmi, utiliza el término de patrimonio edificado para referirse a lo quenosotros consideramos como patrimonio monumental, en el contexto de nuestro país y dadolas umbrales temporales que marca la legislación en la materia56, la utilización del términode patrimonio monumental permitirá para nuestra investigación hacer una diferenciacióncon el patrimonio del Siglo XX o contemporáneo, el cual forma parte del patrimonioedificado también, pero no abordaremos directamente en esta investigación.Por otra parte, al referirnos a la noción de patrimonio monumental y como hemos afirmadoanteriormente, ampliada esta también con una visión más social, reconocemos dentro deltérmino una serie de valores que lo ubican ante los proceso de globalización como factor dedesarrollo que debería proporcionarnos expectativas para un futuro más equilibrado de lasociedad que lo posee y utiliza prioritariamente.En la actualidad el concepto de patrimonio monumental es también una construcción socialque adquiere significados diversos, en concordancia con el papel que ha adquirido comorecurso cultural, siendo un elemento de interés que se ha democratizado y posesionado enlas demandas y tendencias sociales que lo relacionan con el desarrollo, el bienestar y lacalidad de vida integral de una comunidad. Esta noción y su utilización que consideramosse adecua a la realidad y a los retos del inicio del Siglo XXI, deberá permitirnos tambiénclarificar las ideas y reconocer dentro del significado y manejo del patrimonio monumental,como válido y honesto ponerlo en función y darle un uso adecuado a la realidad de su56 La Ley Federal de Monumentos y Zonas, Arqueológicos, Históricos y Artísticos, establece umbralestemporales para diferenciar el patrimonio, en el caso de los monumentos históricos, hace referenciatemporalmente a la producción arquitectónica civil y religiosa relevante desde la colonia hasta el año de 1900,a partir de ese año la Ley utiliza el término de patrimonio artístico. Cf., Ley Federal de sobre Monumentos yZonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, CONACULTA- Coordinación Nacional de Difusión del INAH,México, 2004.- 52 -
  33. 33. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOpermanencia , dejando de lado el simple goce o apreciación estética de las elites culturalesy acercándonos a establecer un equilibrio razonable entre su oferta como recurso cultural ylas expectativas que de el tienen sus diversos poseedores y usuarios, teniendo en cuentatambién los factores económicos, sociales y culturales, que el propio patrimoniomonumental tiene implícitos.A lo largo de lo aquí planteado pretendimosanalizar la noción de patrimonio cultural ysu evolución en el tiempo, relacionadopermanentemente con la evolución de ladoctrina de la conservación del patrimonio.Se identifico nuevos conceptos cómo el depatrimonio material, paisaje cultural opatrimonio monumental; y cómo en los Ilustración 16: Galería del Tossal, Centro deumbrales del siglo XX, en una nueva visión Interpretación (subterráneo) de las murallas musulmanas y del patrimonio monumental de laque atribuye al patrimonio monumental una ciudad de Valencia, España.connotación como fuente de la economía57 por su valor de uso y utilización vinculado aactividades educativas de interpretación, ocio y recreación.Consideramos firmemente que el significado que ha adquirido el concepto de patrimoniomonumental en su proceso de construcción ligado permanentemente a la disciplina de laconservación integral de esos bienes puede permitir cimentar el futuro de las comunidades,para lo cual tenemos que buscar aquellos posibles planteamientos que pudieran definir uneje de actuación teórico en primer término y operativo en segundo para la administración ymanejo eficaz de los activos o recursos que constituyen el patrimonio monumental, que sematerialicen en programas y políticas de utilización racional para actividades de difusión,interpretación, ocio y a la vez educativas como el turismo cultural, las cuales propicien57 La Carta Europea del Patrimonio Arquitectónico considera que; “El Patrimonio Arquitectónico es unpatrimonio espiritual, cultural, económico y social de valores irremplazables. Lejos de ser un lujo para lacolectividad la utilización de ese patrimonio es una fuente de economía. Cf., Consejo de Europa, Carta delEuropea del Patrimonio Arquitectónico, Consejo de Ministros Del Consejo de Europa, Estrasburgo, 1993. - 53 -
  34. 34. CAPITULO Itambién el arraigo de la identidad local en el marco todo del desarrollo local endógeno.(Amanera de ejemplo ver la ilustración 16)- 54 -
  35. 35. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOI.2 VALORES, USOS Y SIGNIFICADOS DEL PATRIMONIO MONUMENTAL El esfuerzo que una sociedad o un colectivo local realiza a favor de su patrimonio tiene su origen en las satisfacciones que de ello espera obtener. Xavier GreffeEn el transcurso de la segunda mitad del siglo XX, el patrimonio cultural y en particular elpatrimonio monumental, se convirtieron en un tema de interés y en un elemento central delas estrategias de desarrollo y promoción cultural de muchas naciones del mundo occidentaly recientemente del oriental (como es el caso de China), ante la responsabilidad que tienenpara hacer frente a situaciones de pobreza, y crecimiento social, estableciendo en estadinámica: intereses y protagonistas variados que operan en ella por diversas motivaciones.Es así como en esta dinámica encontramos inmersos a las instituciones públicas, los gruposprivados, académicos e intelectuales, los organismos no gubernamentales, la sociedad engeneral, los habitantes de ciudades y poblados, las instituciones culturales, e incluso lospolíticos; en virtud de que al patrimonio se le está asignado un papel protagónico en laspolíticas culturales de numeroso países en una dinámica que cada día reconoce más el papeldel patrimonio en el presente y los significados de los cuales se apropia en el devenir deltiempo, en una nueva visión que le atribuye una serie de valores no solamente estéticos ohistóricos, sino sociales y económicos que contribuyen a legitimar su permanencia yfomentar su uso racional para una conservación integral.58En esta segunda parte del primer capítulo, nos proponemos exponer una serie de reflexionesen dos ejes; un primero sobre la percepción que a partir de un enfoque social se puede tenerdel patrimonio monumental, en particular en su ciclo de transitar en el tiempo; y elsegundo, en relación con los valores diversos que se pueden asignar al patrimonio58 En el caso de la Comunidad Europea, la Conferencia Interministerial de Helsinki en 1996, estableció unabase sólida para una estrategia innovadora a favor de la conservación del patrimonio, en la cual se valora elpotencial social y económico además del cultural reconociendo que; el patrimonio se constituye como unfactor clave para el desarrollo sostenible. Cf., Consejo de Europa, “Le patrimoine culturel: un défiéconomique et social” en IV Conferencia Europea de Ministros Responsables del Patrimonio Cultural.Declaración Final y resoluciones, Helsinki, 1996. - 55 -
  36. 36. CAPITULO Iabordando en este punto también el valor económico del patrimonio. En el marco de estasdos líneas conductoras del documento, plantearemos como se fortalece y sustentan tambiénla visión de que el patrimonio es un elemento que permite el desarrollo y bienestar de lapoblación constituyéndose en un elemento de cohesión social dentro de la dimensióncultural que tiene también el desarrollo sostenible.1.2.1 La valoración del patrimonio en el tiempoAl hacer referencia a conceptos como patrimonio cultural y al patrimonio monumental,asociamos estos conceptos a la noción de herencia, de algo que se posee y que se lega depadres a hijos, de generación en generación encontrando en esta analogía que patrimonio yherencia son dos conceptos estrechamente vinculados, los cuales frecuentemente utilizamoscomo sinónimos y que “se consideran como nociones que caminan juntas para llegar aconfundirse en ocasiones”.59En esta asociación de conceptos (patrimonio y herencia) encontramos como ideas deafinidad la transmisión de algo que se posee, de un conjunto de bienes materiales que sontraspasados, no solamente en beneficio de un bienestar de los herederos; sino que dentro deeste proceso adquieren también de forma implícita “el valor de continuidadintergeneracional y la identificación con un lugar, con una persona o personas y en muchoscasos con formas de vida particulares”.60Es así como la herencia urbana y arquitectónica -patrimonio monumental- por sussignificados particulares permitirá identificarnos y vincularnos con las generaciones quenos han antecedido a la vez nos enlazara con un sistema de valores específicos que en untiempo y espacio les otorgara la sociedad al construirlos. En este proceso y devenirtemporal al conservarse y ser utilitarios social y culturalmente los bienes heredadosadquieren una distinción y reconocimiento particulares (valores) que se amplían y cobran59 Josep, Ballart, El patrimonio histórico un recurso valioso y sensible para el futuro, Universidad deBarcelona, 2003, p.1. (Texto Inédito tomado de las notas del curso que el autor impartió en la ciudad deMéxico sobre Gestión del Patrimonio Cultural , auspiciado por CONACULTA en el año de 2003)60 ibid.- 56 -
  37. 37. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOmayor relevancia al transitar en el tiempo, en una proceso de valorización constante,condicionado por cada momento histórico, es decir por cada presente dentro de su ciclopermanente de continuidad que relaciona el pasado con el futuro. (Ver Figura 2) Herencia material = Patrimonio monumental Presente Futuro Pasado En este proceso y devenir temporal cuando se conservan y son utilitarios social y culturalmente los bienes heredados adquieren una distinción y reconocimiento particular que se amplia y cobra mayor relevancia cuando transita en el tiempo, en una valoración permanente condicionada por cada momento histórico a partir de su creación, es decir por cada presente dentro de su ciclo de continuidad que relaciona el pasado con el futuro. Figura 2. Ciclo de continuidad temporal del patrimonio monumentalEn ese ciclo el patrimonio cultural y en particular para nuestro estudio el patrimoniomonumental, como un hecho material de continuidad social se construye en un período detiempo determinado, producto de una serie de necesidades que le otorgan valoresespecíficos, los cuales son flexibles y se pueden modificar con el paso del tiempodesapareciendo algunos y aglutinando otros, derivados del significado y rol que tiene encada momento y la percepción y demandas que la sociedad (en cada presente) tiene de supropio patrimonio. - 57 -
  38. 38. CAPITULO ICon relación a lo anterior Rosa Campillo Garrigós, nos recuerda como lo que hoyidentificamos como patrimonio monumental, desde su construcción fue producto delflorecimiento de los pueblos y de las culturas con un determinado grado de civilización ybienestar económico (en lo que la autora define como una realidad histórica) dado que entodos los momentos de desarrollo y prosperidad de una sociedad siempre van acompañadosde una producción de bienes materiales de diversas categorías, los cuales tienen su origenen el desarrollo económico y el progreso social que en muchas ocasiones sentó una baseestable que permitió el florecimiento del arte, de las ciudades y dentro de ellas de losinmuebles muchos de los cuales hoy identificamos tácitamente como patrimoniomonumental.61 Pero la cuestión es inversa, porque si hoy el Patrimonio (sic) permanece venciendo al tiempo, al principio no fue el Patrimonio (sic), sino la economía, la política, el progreso de sus gentes y gobernantes, quienes hicieron el milagro. Ni siquiera la naturaleza con su clima, sus paisajes, sus riquezas, fueron determinantes del ambiente humano necesario para crear las obras maravillosas que todavía nos cautivan.62Apoyados en estas reflexiones consideramos que el patrimonio monumental en laactualidad no puede ser visualizado solamente como una simple herencia cultural deltiempo, sino que se constituye también como una realidad material y social contemporánea,cuya determinación y uso podrá estar condicionada por factores como la situación en lacual se le recibe en el presente y por el papel que juega dentro de las expectativas de losdiferentes grupos que se lo apropian o que lo reconocen como un elemento deidentificación cultural colectiva.De esta manera el patrimonio monumental sobre todo en las sociedades altamentediferenciadas, social, económica y culturalmente, se inserta en la memoria colectiva degrupos sociales heterogéneos, sujeto a intereses y diversas vicisitudes en un escenario o enuna realidad dentro de la cual para su conservación, revalorización y manejo activosocialmente, se hace necesario visualizar y establecer nuevas estrategias que permitan61 Rosa Campillo, Garrigós, La Gestión y el Gestor del Patrimonio Cultural, Murcia, Editorial KR yComisión Española de la UNESCO, 1998, pp. 24-26.62 ibidem p. 27.- 58 -
  39. 39. LAS POTENCIALIDADES DEL PATRIMONIO MONUMENTAL Y SU CAPACIDAD COMO RECURSO TURÍSTICOencontrar un equilibrio entre: los significados y valores que se deben proteger y transmitiren el tiempo, los usos que debemos darle y lo que del patrimonio espera la población (ogrupos de interés) para satisfacer una necesidad cultural pero también para contribuir a lassoluciones de problemas sociales y económicos de un presente real.Este cambio de pensamiento que estima al patrimonio monumental arraigado en el presentecomo una realidad cultural, social y económica y le asigna valores específicos, paracontribuir a interpretar y reconstruir los hechos de un pasado que evolucionaconstantemente, puede contribuir en mucho a erradicar la gran percepción que se tiene,sobre todo en los países subdesarrollados, de que la conservación del patrimonio es unacarga que gravita sobre la economía del estado y de las sociedad, sin coadyuvarefectivamente en el desarrollo de las comunidades.En concordancia con las reflexiones plasmadas en los párrafos anteriores creemos que sesustenta académicamente plantear en esta parte una postura de actuación con relación a lagestión del patrimonio monumental dentro del marco de la relación y valores que esteadquiere al vincularse con las demandas sociales.Para nosotros, esta postura tendría dos ejes conceptuales sin dejar de reconocer que puedenexistir otros más: el primero que considera al patrimonio monumental prioritariamentecomo un recurso o bien de uso social que puede posicionarse como un eje articulador ypieza clave en las políticas culturales y estrategias de desarrollo territorial sostenible; y elsegundo considerando también que ese patrimonio material no debe significar un elementode culto o de homenaje a un pasado inmóvil y aislado, influido prioritariamente en suvaloración e interpretación por grupos que imponen hasta cierta medida sus gustos ypatrones estéticos o morales decidiendo que es mejor para los demás y para el propiopatrimonio.Con estas directrices como líneas de actuación, consideramos que el patrimoniomonumental se puede revalorar y potenciar a partir de procesos de desarrollo local,insertándose honestamente dentro de la dinámica de la vida cotidiana de un pueblo en una - 59 -
  40. 40. CAPITULO Iinterrelación con las diferentes actividades humanas, atribuyéndole valores que permitan suutilización o explotación respetuosa y sobre todo reconociendo el derecho que tiene esepatrimonio monumental de ganarse la vida por si mismo.En este contexto de actuación el patrimonio monumental se aprecia no solamente por lo quefue, sino socialmente le podemos asignar valores diversos para que cumpla las expectativasde lo que demandamos que sea, en un derecho inalienable que tenemos todos de conocerlo,interpretarlo, disfrutarlo y sobre todo de utilizarlo de manera conciente y racional, con laobligación también de transmitir ese patrimonio en condiciones que pueda ser ejercido conese mismo derecho por las futuras generaciones.1.2.2 Los valores de patrimonio monumentalPara complementar nuestras reflexiones sobre los valores que la sociedad otorga y demandadel patrimonio monumental, haremos referencia a dos autores que han abordado el tema,Josep Ballart y Xavier Greffe.En un primer término Xavier Greffe define como “los tres valores sociales del patrimonio;el valor de uso privado, el valor de uso colectivo y el valor de existencia”63. En estascategorías de valores podemos reconocer la diferente percepción que se tiene de parte delos diversos actores sociales (organismos públicos y privados, iniciativa privada, sociedadcivil organizada, académicos y la población en general) involucrados en el manejo y laprotección del patrimonio monumental.Hay que hacer notar que en muchos casos las percepciones de los diferentes actoresoriginan constantemente el debate polarizado de dos visiones que se pueden volverantagónicas entre si; una que reconoce valores de uso (privado y colectivo) y la otra quereconoce y en una postura extrema puede llegar a sacralizar y volver intocable elpatrimonio monumental poniendo en entre dicho el valor de existir (valor de existencia).63 Grefffe, Xavier, “¿Es el patrimonio un incentivo para el desarrollo?”, op. cit. p. 44.- 60 -

×