Vicios Públicos Virtudes Privadas

3,465 views

Published on

Vicios Públicos Virtudes Privadas

Escuela libre de ciencias políticas y administracion publica de oriente.
Becas del 90% a traves del PRI Veracruz

Carreras:
Lic. Ciencias Políticas y Administracion Publica.
Lic. en seguridad publica.
Lic. Políticas publicas.
Lic. Derecho Gubernamental
Contactame casvetech[arroba]hotmail.com

Xalapa, Veracruz.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,465
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
51
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Vicios Públicos Virtudes Privadas

  1. 1. Vicios Públicos Virtudes Privadas   Introducción  Extractos del libro de la pagina 11 a la 29 y de la pagina 275 a la 291  Los CAPÍTULOS de este libro son, en su conjunto, una contribución a tres grandes temas de la historia y  la  sociología  de  la  corrupción  en  México:  primero,  la  transformación  histórica  de  los  discursos  de  la  corrupción como índices de la transformación política, económica y cultural del país; segundo, el papel  de Ta corrupción administrativa y política en la formación de clases sociales; tercero, la relación entre la  corrupción y las formas de representación política. En esta introducción busco aclarar la importancia de  estos  grandes  temas  mostrando  por  qué  la  corrupción  es  un  terna  que  ofrece  una  perspectiva  privilegiada para el estudio cultural de las sociedades nacionales.  En  su  afán  de  hacer  de  la  corrupción  una  categoría  analítica  manejable,  los  científicos  políticos  han  procurado  distinguir  entre  diversas  clases  de  prácticas  corruptas,  tipificándolas  y  especificando  los  contextos  institucionales  en  que  se  desarrollan.  Por  ejemplo,  se  distingue  entre  la  corrupción  en  una  maquinaria  electoral  y  la  corrupción  administrativa,  o  bien  entre  el  cohecho  y  la  extorsión,  o  entre  cualquiera  de  estos  últimos  y  los  conflictos  de  interés  de  una  autoridad.  Estas  definiciones  ayudan  a  descubrir las diversas operaciones y funciones Üe acciones muy específicas.  En un orden más abstracto, Heidenhammer (1970) hizo notar que las definiciones de corrupción tienden  a referirse a  uno de  tres  dominios principales:  un  dominio jurídico (la  corrupción como una infracción  por parte de un servidor público); un dominio de mercado (la corrupción como un  Tipo de decisión económica tomada por un servidor público);  y un dominio Político (la corrupción como  la  subversión  del  interés  público  por  intereses  de  particulares).  Evidentemente,  estos  dominios  no  se  excluyen entre sí. Se podría decir que la especificación de lo que queremos decir cuando hablamos de  corrupción  ha  dependido  entonces,  del  enfoque  disciplinario  del  analista,  y  que  hemos  tenido  definiciones  un  poco  distintas  cuando  éstas  provienen  de  las  ciencias  políticas,  del  derecho  o  de  la  economía, lo mismo que también varían las definiciones cuando provienen de una tradición webenana,  que cuando salen de la teoría de opción racional o del marxismo.  Por  otra  parte,  la  multiplicación  de  definiciones  y  de  precisiones  técnicas  acerca  de  lo  que  es  la  corrupción no ha impedido que la mayor parte de los estudiosos usen la palabra corrupción de un modo  general para referirse al uso de una función pública para obtener beneficios particulares, generalmente  transgrediendo las leyes.  Así, por ejemplo, tras de realizar una reseña detallada de la bibliografía de la ciencia política en torno de  la  corrupción,  Deysin  (1980:  448)  afirma  que  'la  mayoría  de  los  científicos  políticos  reconoce  que,  implícitamente  al  menos,  todos  saben  lo  que  es  la  corrupción,  lo  que  les  permite  ir  más  allá  de  la  definición técnica del término". Se trata de una confesión reveladora no tanto porque todo mundo sepa, 
  2. 2. en verdad, "lo que es" la corrupción, si no porque, como alega Gibbon (1990), la corrupción es ante todo  una categoría cultural que forma parte del discurso político común e incluso del sentido común.  Por ello, para poder aprovechar en todo su potencial el estudio de la corrupción tenemos que comenzar  no por un intento de reducir el concepto a una categoría analítica clara y precisa, sino precisamente por  reconocer que se trata de una categoría cultural. En vez de comenzar ofreciendo nuestra definición del  término,  hay  que  hacer  de  los  usos  del  término  un  objeto  de  estudio.  En  otras  palabras,  aunque  queramos hacer distinciones analíticas entre, digamos, la corrupción administrativa y las ideas religiosas  respecto de la corrupción moral, tenemos también que reconocer que ambas están entrelazadas en el  discurso político.  De  hecho,  uno  de  los  problemas  más  persistentes  entre  quienes  han  querido  desarrollar  perspectivas  funcionales  acerca  de  los  efectos  (positivos  o  negativos)  de  la  corrupción  ha  sido,  justamente,  que  tienden a hacer abstracción o a ignorar las formas culturales en que se construye la idea misma de la  corrupción:  las  perspectivas  funcionales  (que  pueden  ser  "funciona‐listas",  "marxistas"  o  de  "opción  racional")  estudian  los  efectos  institucionales  de  la corrupción,  pero  no  su significado  para  los actores  sociales, y por lo tanto entienden poco la importancia del discurso político y moral en torno al tema.  Por  este motivo, es importante comenzar este libro reconociendo que, junto con las definiciones técnicas de  la corrupción política, necesitamos prestar atención ala transformación histórica de a corrupción como  categoría cultural.  La palabra corrupción deriva del latín corromperé, que significa ''romper juntos". Se trata de una idea  que tiene una larga historia. Desde luego, antecede a la invención de los estados nacionales modernos,  con  su  división  característica  entre  lo  público  y  lo  privado.  El  vocablo  ha  tenido,  entre  otras,  las  siguientes acepciones:  1. La  transformación del estado natural de una cosa o sustancia especialmente por putrefacción o  descomposición.  2. Se dice de la sangre de quien ha sido condenado jurídicamente.  3. De carácter degradado, infestado del mal, depravado, pervertido, malicioso o maligno.  4. Influenciado por cohecho; venal, perversión de una condición de rectitud o de fidelidad.  5. La  corrupción  es  también  a  veces  un  término  jurídico,  definido  en  códigos  civiles  o  constitucionales.  6. Se dice de idiomas o de textos cuya pureza ha sido destruida o degradada; cuando la condición  original o correcta de  un texto ha sido alterada por ignorancia, por descuido  o ha sido viciada  por alteraciones y errores.  7. Se refiere en general a la adulteración.  8. Se refiere a la pérdida de la inocencia por seducción o por violación    1 Existe una literatura bastante amplia de estudios funcionales sobre la relación entre corrupción y desarrollo, comenzando con  el trabajo de Huntingron (19681. El libro de Ward (1989) es un ejemplo más reciente de esta clase de estudios.  En la mayor parte de estos casos, la noción de corrupción implica complicidad, discreción o secreto. Por  ello, la corrupción es vista como un ene‐migo interno de la sociedad y de las buenas costumbres. Al igual 
  3. 3. que  en  el  caso  de  la  iconografía  medieval  de  la  "danza  macabra",  donde  la  muerte  era  representada  como  UB  cuerpo  danzante  en  plena  descomposición,  lleno  de  gusanos  y  parásitos,  así  también  se  representa  hoy  al  Estado,  como  un  cuerpo  político  corrompido  por  los  vicios  de  sus  ciudadanos,  que  aparecen ante éste como si fuesen agentes de una infección.  Phillipe  Aries  mostró  que  en  el  medievo  tardío  el  cuerpo  en  descomposición  se  entendía  como  el  resultado material de la lucha interna entre el bien y el mal. Una vez que el ánima, con toda su bondad y  pureza, se despedía del cuerpo, las fuerzas malignas que habían estado presentes pero subordinadas a  la  regencia  del  ánima  quedaban  desatadas  y  consumían  al  cuerpo  por  completo.  Es  por  esta  misma  lógica  que  se  llegó  a  la  conclusión  de  que  los  cuerpos  de  los  santos  no  se  descomponen:  al  no  haber  presencia  del  mal  en  vida,  no  puede  haber  descomposición  en  la  muerte,  porque  la  descomposición  proviene de adentro del cuerpo mismo.  La  corrupción  política  es  también  representada  con  frecuencia  como  un  mal  que  habita  permanentemente en el cuerpo social. A diferencia de la imagen de la guerra, que siempre es figurada  como  un  concurso  abierto  y  público  entre  dos  cuerpos  más  o  menos  parecidos,  la  corrupción  es  representada  casi  siempre  como  un  enemigo  microscópico  y  oculto,  que  va  royendo  los  órganos  internos  del  cuerpo  político  casi  imperceptiblemente.  El  cuerpo  político  se  doblega  ante  los  poderes  liliputienses de la corrupción, que son maldecidos por las buenas conciencias como si se tratara de una  infección, de un cáncer o de una plaga.  Estas metáforas nos revelan que la corrupción es un concepto donde se articula una idea de la relación  entre  lo  individual  y  lo  colectivo:  la  sociedad  es  figurada  como  un  cuerpo,  el  ciudadano  es  como  una  célula,  y  el  ciudadano  corrupto  es  como  una  célula  cancerosa  o  como  un  agente  de  infección.  Evidentemente,  se  trata  de  una  metáfora  muy  útil  para  la  construcción  de  estados  nacionales,  ya  que  sirve  para  crear  imágenes  de  fronteras  claras,  de  una  ciudadanía  ideal,  y  de  un  estado  rector.  Es  seguramente  por  esto  que  los  retratos  periodísticos  de  los  narcotraficantes  en  el  México  de  los  años  treinta,  presentados  en  este  volumen  por  Luis  Astorga,  hacen  tanto  hincapié  en  la  presencia  de  extranjeros (de chinos, de judíos, polacos, rusos y norteamericanos). En verdad, el retrato periodístico  de  los  narcotraficantes  de  la  época  muestra  que  toda  la  zona  fronteriza  entre  México  y  los  Estados  Unidos podía ser vista en un momento dado como un área especialmente susceptible a las infecciones  sociales, debido a la presencia, literal, de "cuerpos extraños" en su seno. De este modo, las ideas acerca  de la corrupción y del narcotráfico se ligan a ansiedades respecto de la integridad del cuerpo nacional,  de la permeabilidad de sus fronteras, y de la capacidad de influencia de los "cuerpos extraños".  Luis Alfonso Ramírez (también en este volumen) nos muestra, de manera complementaria, que a veces  las fronteras étnicas entre lo nacional y lo extranjero, en verdad, pueden ofrecer ventajas concretas para  el desarrollo de actividades ilegales. Es el caso de los inmigrantes libaneses en Yucatán, cuyos lazos de  parentesco con familias más allá de Yucatán (dentro y fuera de México) les permitió crear y controlar un  juego de lotería clandestino. Sin embargo, las ventajas que les ofrecían los lazos étnicos y de parentesco  transnacional  también  los  volvía  vulnerables  a  ataques  nacionalistas,  y  la  corrupción  ha  sido  muchas  veces el medio más poderoso para articular esta clase de ataques.  Tanto en el caso de las loterías yucatecas como en el del narcotráfico de la primera mirad de este siglo,  la corrupción es imaginada como un agente minúsculo de descomposición política que sirve para definir 
  4. 4. las  "fronteras  internas"  de  la  nación,  ya  que  permite  hacer  distinciones  entre  los  "verdaderos"  mexicanos  y  aquellos  que  son  agentes  que  minan  las  fuerzas  nacionales  para  su  beneficio  personal.  Desde luego que esta distinción entre el. Buen ciudadano y el agente extranjero no siempre se vuelve  virulenta: en el caso de los libaneses en Yucatán no parece haberse dado un conflicto demasiado grande.  Sin embargo, esta visión de la corrupción como una penetración de las fronteras por agentes externos  ha tenido momentos terribles, como fue el caso de las persecuciones que se montaron contra los chinos  en tiempos de la Revolución. También la derecha católica manejó esta clase de ideas ante la llegada de  los  refugiados  españoles  en  1939;  hubieron  sectores  del  gobierno  y  de  la  población  que  atribuyeron  inspiración extranjera al movimiento estudiantil de 1968, y en el terremoto de 1985 hubieron quienes  quisieron encontrar en los judíos la responsabilidad principal de la corrupción sistémica.  Como  categoría  cultural,  la  corrupción  incluye  a  todas  aquellas  prácticas  que  aprovechan  las  contradicciones  o  ambigüedades  del  sistema  normativo  para  el  lucro  personal.  Los  corruptos  buscan  fomentar estas contradicciones para luego enriquecerse con ellas, pero dicho enriquecimiento también  los condena en el plano moral. En este sentido, podríamos afirmar que la corrupción representa un reto  a una teoría dominante del valor. Me refiero especialmente a la teoría utilitaria, donde se supone que la  procuración del bien privado redunda de manera natural en el bien público. Como la corrupción implica  una  apropiación  privada  e  ilegítima  del  valor,  resulta  ideológicamente  incómoda,  ya  que  sustituye  la  producción de valor por trabajo. con producción de valor por la subversión del sistema normativo.  Por  todo  ello,  los  bienes  que  se  consiguen  a  través  de  la  corrupción  pueden  ser  dotados  de  un  aura  negativa o de suciedad, que contrasta con la forma en que se representan los bienes conseguidos con  trabajo  legal.  Así,  por  ejemplo,  en  su  estudio  de  la  corrupción  en  Florencia  en  el  siglo  XVII,  Wacquet  (1991) nos habla del "olor del dinero", que es una expresión reminiscente a la idea más contemporánea  del "lavado" de dinero. Hay dinero "limpio" y hay dinero "sucio". En este contexto, es útil recordar que la  tradición  republicana  siempre  vio  a  la  República  como  un  estado  fundado  en  la  virtud  cívica,  y  generalmente  se  ha  reconocido  que  estas  virtudes  no  pueden  reducirse  a  la  mera  persecución  de  la  ganancia/  Para  la  tradición  utilitaria,  la  corrupción  presenta  un  problema  porque  es  en  sí  misma  una  prueba  de  que  existen  contradicciones  en  el  orden  normativo  o  bien  entre  el  orden  normativo  y  la  realidad,  mismos  que  minan  la  moralidad  utilitaria.  Para  la  tradición  republicana,  la  corrupción,  si  se  generaliza, disuelve la República, pues ésta se finca supuestamente en las virtudes de su ciudadanía.  Por otra parte, para comprender por qué hay dinero "limpio" y dinero "sucio" resulta relevante la crítica  que realizó Marx de la alienación, que es intrínseca a la mercancía capitalista. Para Marx, el capitalismo  niega a los productores la propiedad de sus productos, mismos que terminan generando una plusvalía  que permite que los capitalistas pasen por todo aquello que no son. El dinero, en este sentido, permite  que se den situaciones del estilo del "mundo al revés", donde el mañoso es juez, la fea es reina de la  primavera, y el burro es profesor. No es coincidencia, entonces, que el capitalismo en sí mismo haya sido  identificado  frecuentemente  como  una  fuente  de  corrupción,  especialmente  cuando  existe  una  mercantilización  de  la  producción  cultural  que  en  teoría  debe  de  dirigirse  a  fortalecer  relaciones  y  valores  sociales  que  no  debieran  de  estar  a  la  venta.  Las  normas  que  se  transgreden  en  actos  de  corrupción  generalmente  se  refieren  a  relaciones  sociales  que  no  deben  de  ser  gobernadas  por  principios de mercado, como son las relaciones de amistad, de filialidad, o de servicio público. Cuando 
  5. 5. esto sucede, los políticos frecuentemente buscan chivos expiatorios extranjeros o extranjerizantes que  permitan que los ciudadanos mantengan limpias sus conciencias.  Por  todos  estos  factores,  queda  claro  que  la  corrupción  nos  permite  analizar  las  formas  en  que  la  persona o el individuo es culturalmente ligado al cuerpo político, y también da pie para una meditación  acerca de la relación entre la persona social, el Estado y el mercado. Así, el estudio de las definiciones de  la corrupción nos conduce a dos temas de gran importancia: el primero es la determinación de cuáles  son los contextos o instituciones que conduce" o facilitan que un servidor público rompa leyes para su  propio beneficio,  segundo es la forma en que se construye culturalmente la relación entre la persona, el  Estado y el mercado. El primer tema nos ayuda a comprender las artes del Estado y sus relaciones con la  formación de diversas clases sociales. El segundo nos permite estudiar las formas en que los ciudadanos  y las instituciones estatales se construyen el uno al otro.    Panorama de la relación entre los discursos acerca de la corrupción, la construcción cultural de las personas, y la formación del Estado en la historia de México   Ya  hicimos  notar  que  la  crisis  actual  del  Estado  mexicano  ha  ocurrido  en  un  contexto  amplio  de  indignación y preocupación por la corrupción y por la decadencia moral. En realidad, todos los grandes  momentos  de  transformación  social  son  también  momentos  de  redefinición  de  la  corrupción  y  de  su  importancia. Veamos algunas de estas transformaciones someramente para ubicar las preocupaciones  contemporáneas en una perspectiva histórica mayor.  El  primer  punto  de  partida,  que  es  quizá  también  el  más  evidente,  es  que  a  lo  largo  de  la  historia  mexicana se han utilizado discursos acerca de la corrupción para diseñar nuevos proyectos políticos, así  como también para explicar por qué los proyectos viejos han fracasado. Así, por ejemplo, en tiempos de  la  Conquista  española  los  curas  y  hombres  de  Estado  presentaban  propuestas  para  castigar  y  para  reformar  a  los  indígenas  con  base  en  la  noción  de  que  en  América  el  diablo  había  corrompido  la  verdadera  fe,  dando  como  resultado  la  idolatría,  el  sacrificio  humano,  el  canibalismo,  etcétera.  La  encomienda  es  un  ejemplo  de  una  institución  cuya  razón  de  ser  fue  justificada  en  estos  términos:  la  tutela moral de un español era intercambiada por el tributo y el trabajo de un indio. Las concesiones que  se  le  hicieron  a  las  diversas  órdenes  religiosas  de  la  época  son  más  de  lo  mismo.  El  indígena,  débil  y  corrompido, sería reformado en una nueva sociedad, y así se serviría el interés no sólo de los españoles,  sino también de los indios, de Dios y del rey. En pocas palabras, el discurso que retrataba las creencias y  prácticas  religiosas  y  sociales  de  los  indígenas  como  corrupciones  de  la  verdadera  fe  se  utilizó  para  legitimar el orden colonial.  Un par de décadas después del contacto inicial entre españoles e indígenas, surgió un segundo discurso  acerca de la corrupción: se trataba de una preocupación entre algunos españoles por el desorden que  siguió  a  la  Conquista,  de  una  corrupción  de  los  indígenas  no  sólo  por  la  tenacidad  de  sus  vicios  ancestrales, sino también por los abusos que sufrían a manos de españoles. En este sentido vale la pena  notar  que  en  la  ideología  hispana  la  violación  también  corrompe,  ya  que  destruye  la  pureza  virginal  y 
  6. 6. ubica  a  la  mujer  mancillada  en  el  terreno  de  la  sexualidad.  De  la  misma  manera,  surgió  una  preocupación por la corrupción de los propios españoles debido a los malos usos, a las tentaciones del  poder  y  de  la  riqueza,  así  como  a  influencias  diabólicas  que  podían  venir  de  fuentes  indígenas,  judaizantes o protestantes.    Era  tal  la  preocupación  que  había  por  estas  formas  de  corrupción  que  el  diseño  mismo  del  régimen  colonial fue adecuado para hacer cara al problema, y la Corona manifestó un interés acucioso en separar  las  "repúblicas  de  indios'1  de  la  de  los  españoles,  intentando  siempre  mantener  un  esquema  de  segregación urbana entre españoles e indios, y fomentando que los españoles trajeran a sus esposas y  colonizaran al nuevo mundo con ellas. En términos generales, el miedo a la corrupción producida por la  colonización se expresaba en un discurso sexualizado, a través de imágenes como la del vagabundo (que  era  visto  como  una  amenaza  a  las  buenas  costumbres,  y  que  era  hipermasculinizado),  como  la  de  la  mulata  (dominante  y  también  hipersexualizada),  o  en  la  imagen  de  la  descendencia  degenerada  e  idiotizada de las mezclas entre españoles, indios y negros. Todo el discurso y las ansias en torno de las  mezclas raciales forma parte, en esta época, de un repertorio de trasgresiones del orden cristiano ideal  que habían intentado implementar los reyes a través de sus proclamas y leyes.'  Así, el paso de la era temprana de contacto cultural entre españoles e indios ‐que se caracterizó por la  producción de un discurso propagandístico acerca de lo maravilloso y por el auge tanto del humanismo  como  de  un  fervor  apocalíptico  en  la  Iglesia‐  a  la  era  "barroca"  ‐caracterizada  por  la  rutinización  de  relaciones de dominación, por la separación entre repúblicas española e india, por la consolidación de  latifundios  de  españoles,  y  por  un  sistema  de  educación  y  de  vigilancia  moral  que  echaba  mano  de  rituales  intrincados  y  de  una  profusión  de  imágenes‐  puede  ser  visto  también  como  el  paso  de  un  discurso de corrupción, que hacía hincapié en las viciadas creencias indígenas, a uno que se centraba en  el contacto cultural mismo.  Esta nueva preocupación por la corrupción en las colonias se volvió más aguda cuando las esperanzas de  lograr una monarquía universal bajo la tutela del rey de España disminuyeron. A partir de la década de  1570, y ciertamente después de la derrota de la Armada Invencible, el mundo hispano entró en una fase  defensiva,  donde  quedaba  claro  que  tendría  que  coexistir  con  otras  potencias  rivales,  algunas  de  las  cuales  eran  protestantes.  Por  ello,  el  discurso  de  la  corrupción  que  he  llamado  aquí  "barroco"  para  distinguirlo  del  de  la  era  temprana  de  la  Conquista,  detallaba  y  clasificaba  angustias  relativas  a  la  importancia  de  mantener  impermeables  las  fronteras  del  mundo  católico.  La  corrupción  apuntaba  a  preocupaciones tanto internas como externas: los reyes prohibieron desde muy temprano que entraran  a América judíos conversos o moros, o esclavos "ladinos", para evitar la corrupción desde adentro. Por  otra  parte,  los  puertos,  según  las  Leyes  de  Indias,  eran  verdaderas  zonas  de  cuarentena  y  se  prohibía  que  los  extranjeros  que  tuvieran  permiso  de  comerciar  se  adentraran  más  allá  de  los  puertos.  Así,  mientras las utopías de lo maravilloso y de la universalización de la cristiandad que caracterizaron a la  Conquista  fueron  acompañadas  de  un  discurso  acerca  de  la  corrupción  del  indio  que  no  tenía  tutela  española,  el  mundo  barroco  se  caracterizó  por  un  discurso  en  torno  a  esta  que  afectaba  tanto  a  los  indios como a los españoles. 
  7. 7. Solange  Alberro  (en  este  volumen)  lanza  una  advertencia  en  contra  del  uso  anacrónico  del  término  "corrupción" para la era de los Austria. Al‐berro nos muestra que la noción de ésta como un crimen en  contra del bien público estaba ausente en aquella época, y que aquello que la mentalidad moderna une  en la categoría de "corrupción" en esa época se disgregaba ya fuera en la categoría de pecados contra  Dios o bien en la de crímenes de desobediencia al rey.  Se trata de una aclaración de suma importancia que nos guarda contra el uso ahistórico del término. La  relación entre el Estado y lo público no era la misma que la que se da en la era moderna. Sin embargo,  ello no significa que no haya habido un cierto concepto de servicio público en los siglos XVI y XVII, ni que  el cohecho o que los conflictos de interés de los oficiales de la Corona no fuesen percibidos como puntos  de  interés  cardinales  para  la  administración  del  imperio.  Todo  lo  contrario,  muchos  comentaristas  modernos  han  querido  imaginar  a  la  corte  virreinal  como  un  régimen  patrimonialista,  cuando  eN  la  realidad el rey hizo lo que pudo para marcar una distancia entre los intereses familiares de sus oficiales  (incluyendo al virrey) y los intereses de| reino.  Así,  por  ejemplo,  Felipe  II  dictó  una  serie  de  ordenanzas  ‐que  posteriormente  fueron  incluidas  en  las  Leyes de Indias‐ respecto de las obligaciones que tenían los traductores reales en las cortes de las Indias.  Entre dichas obligaciones, había una (la ley III) que prohibía que los intérpretes recibieran regalos ni de  españoles ni de indios; otra (ley VI) que prohibía que los intérpretes escucharan casos judiciales en sus  casas  y  les  ordenaba  que  hicieran  su  trabajo  en  edificios  públicos,  es  decir,  en  la  Audiencia.  Una  ordenanza más tardía, de Felipe IV, buscaba evitar que los gobernadores usaran a sus propios sirvientes  como traductores reales (ley XIII).  En cada uno de estos casos, la Corona se preocupa por evitar que haya traslape entre la esfera privada y  familiar del traductor y sus obligaciones Como instrumento imparcial de la ley. Asimismo, Felipe IV en  1660 encuentra necesario volver a lanzar una ley, que ya existía, impidiendo que los virreyes lleven a sus  hijos consigo a las Indias: "Y mandamos, que por ninguna causa, ni con ningún pretexto, se altere esta  disposición ni se dispense en ella."' Por otro lado, una ley de 1591 firmada por Felipe II ordena que los  virreyes  alberguen  en  su  palacio  y  que  eduquen  a  los  hijos  y  nietos  de  los  conquistadores  y  primeros  pobladores para que éstos aprendan urbanidad y obtengan una buena educación.  Mi objeto al revisar algunas de estas leyes (y hay muchas más que apuntan en la misma dirección) es  que los reyes de España, de Carlos V en adelante, se preocuparon por trazar una línea clara que dividiera  los  intereses  familiares  y  privados  de  sus  oficiales,  de  los  intereses  de  la  justicia  y  del  mejoramiento  material y espiritual de las repúblicas. En este sentido está claro que la Nueva España no es exactamente  una  sociedad  patrimonial  y  cortesana,  ya  que  por  una  parte  la  región  carecía  de  una  nobleza  en  el  sentido  pleno  de  la  palabra,  y  por  otra  parte  el  virrey  no  era  simplemente  un  pequeño  rey."  Posiblemente debido a esto, los crímenes de desobediencia al rey también podían ser entendidos como  crímenes contra el "público", aun cuando éste estaba dividido en los grandes estados de la sociedad (el  clero,  el  ejercito,  las  repúblicas  de  indios,  la  república  de  los  españoles).  Es  decir,  que  existen  algunos  aspectos  compatibles  entre  las  ideas  Habsburgas  respecto  de  la  desobediencia  al  rey  y  las  nociones  burguesas respecto de la violación del interés público.  Las  reformas  borbónicas  de  mediados  y  fines  del  siglo  XVII  fueron  acompañadas  por  un  cambio  significativo  en  el  discurso  acerca  de  la  corrupción.  Estas  reformas  apoyaban,  entre  otras  cosas,  una 
  8. 8. tendencia  a  vender  menos  puestos  políticos  a  los  miembros  de  las  élites  locales,  quietándoles  alguna  medida de control sobre el comercio, y fortaleciendo a una burocracia profesional y asalariada. No debe  sorprendernos,  entonces,  que  los  reformadores  hayan  tendido  a  retratar  a  los  oficiales  tradicionales  como egoístas, ignorantes, o mezquinos. Como habían comprado sus puestos y como tenían inversiones  en  intereses  económicos  locales,  la  vieja  élite  no  podía  actuar  como  verdadero  representante  de  los  intereses de la corona, y eran, por lo tanto, una de las causas profundas de la decadencia imperial. Así,  mientras  anteriormente  "corrupción"  se  refería  a  pecados  individuales  (que,  en  su  momento,  podían  requerir acciones gubernamentales!, la corrupción en el siglo XVIII se comenzó a referir a una idea de  bien público, y el bienestar público estaba atado a la administración pública.  Los reformadores de la era de los Borbones también veían en el ritual de la Iglesia barroca una forma de  corrupción que estaba diseñada para mantener a la gente en un estado de ignorancia y para enriquecer  a las órdenes regulares. Así, el retrato que hacían los ideólogos de un despotismo ilustrado del antiguo  régimen era el de una sociedad que había sido gobernada en lo material por los intereses estrechos de  las élites locales y en lo espiritual por una Iglesia oscurantista que prefería el culto a las imágenes y la  elaboración ritual a la educación, la ilustración y el fomento de la industria de los sujetos del reino.  La  idea  de  una  moralidad  pública  cuya  medida  y  fin  era  el  bienestar  general  del  reino,  se  estaba  formando  desde  los  inicios  del  siglo  XVII,  como  puede  verse  en  los  cambios  en  la  manera  de  definir  legalmente  la  prostitución,  que  en  este  periodo  pasó  de  ser  considerada  un  pecado  a  ser  sancionada  legalmente como una ofensa pública.  Por  otra  parte,  el  discurso  ilustrado  de  los  Borbones  eventualmente  fue  también  cuestionado  por  algunos sectores de las élites criollas. Las reformas borbónicas y la expulsión de los jesuitas significaron  la separación de las élites criollas de muchas de sus posiciones de liderazgo tanto en la Iglesia como en  el  gobierno.  Los  criollos  respondieron  enalteciendo  su  fervor  patriota  y,  en  algunos  casos,  dándole  la  voltereta al discurso oficial acerca de la corrupción. En el periodo colonial, la lealtad estaba relacionada,  en  el  terreno  de  lo  ideal,  con  la  pureza  de  sangre,  misma  que  era  una  demostración  de  una  fidelidad  histórica al rey y a la religión. El patriotismo criollo buscó demostrar que los mexicanos eran tan fieles a  la religión como los peninsulares (los cultos a imágenes tales como la de la Guadalupe fueron utilizados  para  esto)  y  también  comenzaron  a  sugerir  que  el  control  de  los  peninsulares  sobre  México  estaba  motivado  por  la  ambición  y  la  avaricia,  antes  que  por  una  voluntad  civilizatoria.  Debido  a  ello,  la  categoría de "extranjero" comenzó a aplicarse, en algunos círculos reducidos, ya no sólo a quien venía  de fuera de la gran España, sino también a los gachupines que buscaban acrecentar su riqueza minando  la de los mexicanos. Así, este discurso emergente formó parte de un nuevo nacionalismo: la corrupción  era aquello que minaba la fuerza de la patria, y la impureza de lo extranjero, ya no era sólo el resultado  de diferencias entre protestantes y católicos, sino que, de manera creciente, se derivaba de la intención  avasalladora del coloniaje.  No  hay  necesidad  de  detallar  todas  las  transformaciones  más  recientes  de!  discurso  acerca  de  la  corrupción,  pero  sí  cabe  detenernos  brevemente  en  algunos  puntos  de  interés.  Evidentemente,  la  de  Santa Anna fue importante para las formulaciones de las reformas liberales de mediados del siglo xix, así  como también fue importante la crítica de la corrupción porfirista para el desarrollo de la ideología de la  Revolución. Es quizá un poco menos obvio que, en general, cada régimen del México moderno ha tenido 
  9. 9. su propio tipo característico de corrupción. El modelo de ésta en el PRI, hasta los años ochenta, funcionó  relativamente  bien  y  de  acuerdo  con  un  modelo  de  modernización  y  de  economía  propiamente  nacional.  La  crítica  de  la  corrupción  y  de  la  ineficiencia  de  esta  economía  fue  parte  de  la  discusión  política  que  sustentó  las  reformas  de  los  presidentes  Miguel  de  la  Madrid  y  Carlos  Salinas.  Por  otra  parte, la corrupción que manó de las privatizaciones de las industrias paraestatales bajo las presidencias  de estos últimos, ha dado pie a otro discurso acerca de la corrupción que busca volver a un modelo de  economía nacional.  Así, estos discursos se han transformado y han sido movilizados en cada uno de los principales periodos  de  cambio  económico  y  político  de  la  historia  de  México.  Más  aún,  cada  nuevo  discurso  plantea  variaciones respecto de la imagen del Estado, de sus sujetos, y de la relación ideal entre éstos. Así, por  ejemplo, la mezcla entre españoles e indios era vista como una forma de corrupción en el siglo xvi. Esto  se  debía  a  que  el  cuerpo  político  estaba  siendo  construido  a  partir  de  grupos  sociales  que  eran  identificados  en  términos  de  "sangre",  y  que  estos  grupos  se  tenían  que  organizar  de  modo  que  reprodujeran una jerarquía. La preocupación por la corrup‐ción a partir de la mezcla sanguínea ya no es  importante  en  el  siglo  xx,  porque  la  nación  entera  es  imaginada  como  si  se  tratara  de  un  individuo,  mestiza toda ella. Por esta misma razón, hoy en día la corrupción individual siempre puede representar  la de la sociedad entera, lo que no era tan cierto en buena parte del periodo colonial.  Un  ejemplo  final  puede  servirnos  para  redondear  esta  idea.  La  imagen  del  Estado  nacional,  como  un  cuerpo mestizo que sintetizó la cultura y la historia española e indígena, quedó erosionada después de  1982  por  el  debilitamiento  del  Estado  proteccionista,  que  es  un  proceso  que  ha  llevado  a  la  mercantilización de buena parte de los bienes que se habían considerado patrimoniales, incluyendo la  tierra  y  la  mayor  parte  de  las  compañías  que  habían  sido  estatales.  Resultado  de  ello,  es  que  los  productos tradicionales son sustituidos por artefactos hechos en el extranjero, o que son producidos en  México con especificaciones orientadas a su consumo en el mercado internacional, cortando así algunos  de sus lazos con las tradiciones históricas de México. Por estas razones, la mercantilización de la cultura  genera cierta clase de hibridez cultural que puede ser vista como una amenaza a la pureza del cuerpo  político y, por tanto, como una fuente de corrupción.  En conclusión, los discursos políticos respecto a la corrupción nos ofrecen pistas importantes acerca de  la  naturaleza  de  diversos  proyectos  reformistas.  Más  aún,  aunque  la  corrupción  en  abstracto  aparece  como una constante en la historia de México, sus definiciones y su sentido político y cultural han variado  de manera importante.    Tecnología y economía de la corrupción. Las imágenes de la corrupción han ido transformándose, tanto desde el punto de vista de lo que critican  como  en  cuanto  a  su  virulencia.  La  historia  de  estas  transformaciones  se  liga  de  manera  directa  a  la  historia de los diversos proyectos reformistas. La corrupción en dichos contextos ¿urge como un aspecto  especialmente punzante y poderoso del lenguaje político que sirve para condenar a un grupo dominante  o  para  condenar  un  statu  quo.  Sin  embargo,  el  papel  central  de  la  corrupción  en  los  discursos  reformistas  y  revolucionarios  no  agota la  importancia  del  fenómeno.  Es  también  relevante  la  cuestión 
  10. 10. práctica  respecto  de  los  efectos  de  prácticas  corruptas  en  la  economía  nacional.  Hay  dos  aspectos  de  esta  cuestión  que  nos  preocupan  aquí:  la  importancia  de  apropiaciones  privadas  de  las  funciones  estatales para el mantenimiento del aparato estatal en sí mismo, y el significado de estas apropiaciones  privadas  para  los  procesos  de  formación  de  clases  sociales.  Los  trabajos  di  este  libro  tratan  varios  aspectos  específicos  de  estas  dos  cuestiones,  de  modo  que  posiblemente  resulte  útil  un  panorama  general de la cuestión.  El caso de la apropiación de la maquinaria del Estado por particulares ha sido de una importancia clave  para la expansión del Estado mexicano, y esto desde los inicios del Estado español hasta nuestros días.  Los  procesos  de  Conquista  son  un  buen  ejemplo  de  una  combinación  entre  empresa  privada  y  construcción  de  Estado.  Los  conquistadores  combinaban  en  su  empresa  intereses  particulares  con  intereses  de  Estado  en  varios  aspectos  de  su  praxis;  títulos  tales  como  el  de  adelantado,  tesorero,  capitán o escribano, eran otorgados por la Corona. El papel del escribano, en especial, da ciertas pistas  para comprender la relación intrincada entre empresas particulares y la formación del Estado, ya que su  papel  era  el  de  legalizar  y  documentar  los  eventos  de  una  campaña,  desde  la  proclama  que  le  daba  posesión legal al rey de las tierras descubiertas, hasta el registro de las órdenes que daba un adelantado  o las objeciones a estas órdenes que podían tener sus lugartenientes. Estos documentos y el relato de  testigos  eran  a  veces  utilizados  en  juicios  en  contra  de  algún  conquistador  de  vuelta  en  España,  y  muchos soldados pasaron años amargos debatiendo sus acciones en el Nuevo Mundo en la Audiencia,  entre ellos el propio Colón, Cortés, Cabeza de Vaca, Pánfilo Narváez, y varios más.  Si  los  conquistadores  veían  como  necesario  el  mantener  a  los  escribanos  de  la  Corona  en  sus  expediciones, y si creían que la presencia legal y oficial era necesaria aun en la anarquía de la Conquista,  era sin duda porque estaban convencidos de que pertenecían a un imperio que llegaría a América con o  sin ellos, por lo cual no podían darse el lujo de una ruptura absoluta con la Corona y preferían, en vez,  ser la punta de lanza de la expansión. Sin embargo, este hecho no impide que saquemos, también, una  conclusión  contraria  y  complementaria,  que  es  que  el  Estado  español  no  podía  ejercer  un  verdadero  control  burocrático  sobre  el  proceso  de  expansión  imperial,  porque  no  tenía  los  recursos  necesarios  para  financiar  y  recompensar  a  sus  soldados.  Así,  tenemos  que  la  apropiación  privada  de  funciones  públicas está en los orígenes del Estado moderno en América.8  Este hecho es ilustrado de manera aún más notable en el caso de algunas de las instituciones estatales  más  antiguas  de  América,  como  la  encomienda,  que  era,  simultáneamente,  una  institución  que  servía  para  distribuir  trabajo  de  indios  a  individuos  que  habían  servido  a  la  Corona  (es  decir,  a  los  encomenderos), y un mecanismo para encomendarle funciones estatales básicas a individuos en áreas  en las que el Estado tenía poca injerencia directa. Desde este punto de vista, la encomienda puede ser  entendida como una estrategia para la formación de un Estado, basada en la apropiación individual de  funciones estatales ‐hecho que puede ser comprobado por la práctica que hubo de irlas eliminando en  cuanto  había  una  mayor  densidad  de  españoles  y  de  instituciones  estatales  en  una  región‐.  Así,  fue  eliminada  en  las  zonas  más  ricas  y  pobladas  de  la  Nueva  España,  pocas  décadas  después  de  ser  implementada;  mientras  que  en  áreas  periféricas,  como  en  el  caso  de  Yucatán,  la  encomienda  siguió  existiendo hasta fines del siglo XVIII. 
  11. 11. El  proceso  en  que  se  privatizan  primero  las  funciones  estatales  para  con  ello  lograr  la  expansión  de  dichas  funciones  a  nuevas  zonas  y  en  que  luego  estas  mismas  funciones  son  controladas  por  funcionarios públicos, no es siempre un proceso lineal ni simple. Esto se debe a dos factores: a que las  funciones estatales se están expandiendo continuamente y el estado se ocupa cada vez de más aspectos  de la vida social, como la educación, la salud, etcétera. De ahí que la definición de "bien público" está  siendo  revisada  frecuentemente  lo  que  implica  adaptaciones  y  acrecentamiento  o  reducción  de  instituciones  públicas.  En  segundo  lugar,  la  burocratización  tampoco  es  un  proceso  lineal,  porque  los  movimientos  sociales  y  las  grandes  transformaciones  económicas  pueden  dislocar  a  la  burocracia  estatal.  La  privatización  de  funciones  estatales  ha  acompañado  tanto  a  los  procesos  de  expansión  estatal  a  nuevas áreas de la vida social (la expansión a la medicina, a la educación, a la vigilancia de condiciones  laborales, etcétera), como a la expansión estatal hacia nuevas fronteras geográficas. Esta última clase de  proceso ha sido bien documentado por los historiadores del porfiriato y de la Revolución en el norte y  en  el  sur  de  México.  La  primera  clase  de  proceso  de  expansión  ha  sido  documentado  aun  de  manera  más fragmentaria, aunque sabemos algo acerca de las apropiaciones patrimoniales de ciertos gobiernos  locales o estatales a principios de este siglo, de la importancia de! caciquismo en el proceso histórico de  reforma  agraria,  de  la  relación  entre  el  pago  al  gobierno  y  la  regulación  jurídica  del  llamado  "sector  informal" y otros casos varios.  En  México,  los  momentos  principales  de  extensión  y  expansión  del  aparato  estatal  ocurrieron  en  la  segunda mitad del siglo xvi, en la segunda mitad del XVM, en el último cuarto del xix, y a partir de 1940.  Los momentos más importantes de subversión de las funciones y funcionarios estatales ocurrieron en la  primera mitad del siglo xix, durante la Revolución mexicana, y en los procesos de privatización iniciados  a partir de la crisis de 1982.  Estos  procesos  de  auge  y  de  contracción  de  las  instituciones  conllevan  una  dialéctica  compleja  de  control  social  en  que  los  mediadores  políticos  ‐llámense  líderes  informales  o  caciques‐  luchan  por  espacio  político  con  los  burócratas  del  Estado.  Se  trata  de  una  relación  de  competencia  que  ha  sido  discutida en detalle en la literatura antropológica e histórica y a la cual se aludirá en repetidas ocasiones  en este libro.9 Sin embargo, justamente, por la alta calidad de los trabajos que ya han sido escritos sobre  esta temática, escogimos dar más atención en este libro a la relación entre la corrupción y la formación  de clases sociales.  En un ensayo útil acerca de la corrupción política, Fernando Escalante resume el tipo de trabajo que se  logra a través de ésta. "En términos generales", nos dice: "es posible derivar las diferentes condiciones  materiales  de  una  explicación  sintética  del  sentido  de  la  corrupción  como  mediación  para  salvar  una  brecha  entre  el  orden  jurídico  y  el  orden  práctico,  vigente  socialmente"  (1989:  333,  cursivas  en  el  original). De ahí enumera cinco funciones de mediación de la corrupción:  1. Mediación  entre  los  atributos  formales  del  poder  estatal  y  las  necesidades  reales  de  control  social.   2. Mediación entre el poder real social y el poder político formal.    3. Mediación entre las dinámicas del mercado y los reglamentos /jurídicos. 
  12. 12. 4. Mediación entre los recursos administrativos de una institución burocrática y la demanda social  para sus servicios.  5. Mediación  de  la  tensión  provocada  por  la  relación  entre  impunidad  de  fado  de  ciertos  personajes y las responsabilidades de los servidores públicos.  Algunas  de  estas  funciones  surgen  principalmente  de  los  conflictos  en  el  sistema  de  representación  política,  mientras  otras  apuntan  a  la  relación  entre  las  instituciones  del  Estado  y  la  dinámica  de  producción y de formación de clases sociales.  Para poder investigar los nexos entre la corrupción y la formación de clases sociales es necesario analizar  la relación entre las transformaciones de la actividad Económica y el papel de los reglamentos jurídicos y  de  las  instituciones  gubernamentales  en  la  formación  de  las  clases  sociales.  Las  tecnologías  de  la  corrupción  (que  forman  parte  de  la  historia  de  la  administración  pública  y  su  posición  en  la  actividad  económica  más  general  también  requieren  atención  especial.  Por  ejemplo,  la  posibilidad  de  regular  el  comercio  internacional  ha  sido  una  prerrogativa  tradicional  del  Estado,  y  el  contrabando  ha  sido  una  fuente  igualmente  tradicional  de  recursos  corruptos  para  oficiales.  Sin  embargo,  las  implicaciones  de  esta  observación  general  eran  muy  diferentes  en  la  época  en  que  los  comerciantes  importadores  y  exportadores  eran  la  clase  social  más  rica  de  México,  lo  que  significó,  por  ejemplo,  en  la  era  de  sustitución  de  importaciones,  es  muy  distinto  a  lo  que  significa  hoy,  bajo  el  régimen  neoliberal  de  apertura  comercial.  Durante  los  tiempos  coloniales,  los  monopolios  comerciales  (los  "consulados")  tenían  nexos  muy  concretos  con  la  organización  del  Estado  y  eran,  en  su  conjunto,  la  más  alta  élite  económica de México. En ese contexto, el contrabando podía amenazar a la organización política. Hubo  un  caso,  el  de  la  región  de  La  Plata,  donde  se  creó  un  virreinato  especialmente  para  canalizar  los  recursos comerciales que operaban como contrabando y evitar, así, una erosión del gobierno colonial en  la  región.  Los  organismos  gubernamentales  que  trataban  con  el  contrabando  podían  recibir  ingresos  jugosos de clientes de toda índole, siempre y cuando se mantuviera un nivel aceptable de control sobre  dicha actividad. En la era pos revolucionaria, en cambio, el gobierno comenzó a apoyar el desarrollo de  una burguesía industrial nacional y de empresas estatales. El hecho de que el gobierno monitoreaba la  inversión extranjera y limitaba la proporción de acciones que podían tener los extranjeros en compañías  nacionales, significó que el gobierno podía también ocupar funciones de mediación entre las compañías  multinacionales  y  el  movimiento  obrero,  favoreciendo  la  formación  de  sindicatos  dependientes  y  una  cierta cantidad de gasto social dirigido al sector industrial sindicalizado.  Esta situación ha cambiado en gran medida hoy, cuando al gobierno le resta relativamente poco poder  sobre los inversionistas extranjeros y sobre el comercio internacional Las fuentes de ingreso corruptas  para  funcionarios  dependen  cada  vez  más  del  narcotráfico  y  de  la  malversación  de  fondos  públicos,  separando  así  las  formas  de  acumulación  de  los  políticos  de  los  intereses  directos  de  las  clases  industriales.  Por  otra  parte,  al  igual  que  en  Europa  oriental,  la  venta  de  empresas  estatales  ofreció  oportunidades  únicas  para  la  creación  de  una  nueva  generación  de  industriales  que  tienen  lazos  cercanos  a  políticos  corruptos.  Pese  a  la  opinión  de  buena  parte  de  la  prensa  financiera,  la  privatización  no  resulta  de  manera automática en mayor eficiencia. Así, por ejemplo, los diferentes momentos en que el gobierno  mexicano ha tenido que salir al rescate de la banca privada le han costado ya a los mexicanos muchísimo 
  13. 13. más  de  lo  que  recibió  el  gobierno  de  manos  particulares  cuando  privatizó  la  banca  hace  apenas  unos  años.  En  otras  palabras,  la  privatización  bancaria  ha  pasado  la  factura  del  nesgo  empresarial  a  la  ciudadanía,  que  se  ha  visto  obligada  a  presenciar  el  espectáculo  de  la  transformación  del  patrimonio  nacional en enormes fortunas privadas que han florecido en los últimos 15 años.  Las preguntas generales en esta línea de investigación son: ¿cuál es la relación entre técnicas específicas  de corrupción y la historia de las clases sociales en México? ¿Cuál es la relación entre fuentes corruptas  de  ingreso  y  los  bloques  dominantes  que  se  han  consolidado  en  la  historia  moderna?  ¿Cuáles  son  las  relaciones  entre  las  técnicas  de  la  corrupción  y  las  alianzas  entre  el  Estado  y  las  diversas  clases  populares?  ¿Cómo  afectan  la  escala  y  las  formas  de  distribuir  los  réditos  de  la  corrupción  al  modo  en  que  operan  las  instituciones  gubernamentales?  ¿Cómo  afectan  estos  mismos  factores  a  la  eficacia  de  dichas instituciones?    Corrupción, hegemonía  y la tradición pragmática del poder en México    Quisiera  concluir  estos  comentarios  anotando  ciertos  aspectos  de  la  relación  entre  corrupción  y  representación política. Algo curioso de la historia política de México es que el derecho ha sido siempre  reconocido como la codificación de ideales que tienen, en la práctica, que ser modificados pero que, a la  vez,  deben  de  ser  sostenidos  para  la  edificación  moral  y  el  buen  funcionamiento  de  la  sociedad.  Este  hecho  ha  sido  frecuentemente  encarnado  en  la  figura  de  presidentes  aparentemente  todopoderosos  que  modificaban  cualquier  ley  a  su  antojo,  pero  que  a  la  vez  eran  los  guardianes  máximos  de  la  soberanía y de la Constitución. Se puede decir que hemos tenido largos periodos en los que ha reinado  cierta  arbitrariedad  presidencial  por  encima  de  las  leyes.  En  algunos  de  estos  periodos  se  han  desarrollado una serie de tradiciones, de artes y de artificios, de la política que constituyen, en ciertos  momentos, una serie de reglas no escritas. El hecho de que la corrupción del orden legal haya llevado en  esos momentos a la invención de prácticas que se reconocen en el mundo político como reglas, es en sí  mismo muy significativo. Operar al margen de la ley se convierte en parte reconocido y respetado del  sistema, un sistema con su propia normatividad y su código doble.    Es posible que una discusión de estas "tradiciones pragmáticas" nos ayude a comprender la relación que  guardan las prácticas de la corrupción con la formación de hegemonía en la sociedad, pues en México  tenemos algunos periodos en los cuales una amplia gama de la sociedad cree que existe un sistema que  tiene una serie de reglas y que funciona de manera previsible, y otros en que se percibe un caos. Ambos  periodos  se  caracterizan  por  tener  altos  niveles  de  corrupción,  pero  la  estabilidad  de  los  arreglos  políticos  varía.  En  este  contexto,  cabe  preguntarnos:  ¿cómo  se  percibía  la  corrupción  durante  épocas  caóticas? ¿En qué momentos se pasa de la corrupción caótica a arreglos más permanentes y guiados por  normas informales? ¿En qué momentos ocurre que la corrupción comienza a minar la visión compartida  de  un  sistema  de  reglas?  En  México  hemos  llegado  a  este  punto,  por  ello  las  respuestas  son  apremiantes. 
  14. 14. En un artículo periodístico de la época de la quiebra del sistema mexicano, el politólogo Rafael Segovia  se  quejaba  de  que  "la  falta  de  credibilidad  es  hoy  un  fenómeno  generalizado,  compartido  por  todo  el  que tiene la holgura para leer, escuchar y ver, sin creer por un instante, en kTqúe leen, ven ¿escuchan,  porque la incredulidad anida en todas partes, erosionando cada inteligencia, se infiltra y devora hasta las  fes más firmes y mejor establecidas Ya no hay una búsqueda de la verdad, sino una búsqueda de la falta  de verdad, una búsqueda del pecado en el hombre virtuoso, de o profano  en lo sagrado" (Reforma, 10  de  noviembre*de  1995).  Esta  descripción  notable  de  los  efectos  de  la  corrupción  en  las  verdades  del  Estado  contrasta  con  los  efectos  que  ha  tenido  la  corrupción  en  otros  momentos  de  nuestra  historia,  cuando éstos han sido percibidos como la evidencia  de ciertos "arreglos" e incluso de la existencia de  cierto pacto social.  Los  procesos  mediante  los  cuales  la  corrupción  comienza  a  ser  percibida  como  una  serie  de  prácticas  que  minan  un  sistema,  y  aquellos  en  que  las  mismas  prácticas  son  percibidas  como  un  elemento  indispensable para la construcción de un sistema son puntos de partida útiles para estudiar la historia de  la hegemonía en nuestro país. La noción misma de una "tradición pragmática" apunta a la importancia  que han tenido en nuestro país las formas de organización social que no pertenecen al orden normativo  de la política, y podría bien servirnos para entender los mecanismos y conocimientos que han servido  para mantener la paz en México.    CONCLUSION.  La corrupción es un tema que ofrece una perspectiva especialmente rica para interrogar la historia de  los  sistemas  políticos.  Por  un  lado,  nos  permite  inspeccionar  las  brechas  que  se  dan  entre  el  orden  normativo y las exigencias prácticas del poder v del mercado: por otra parte, nos ilumina la relación que  se da en una cultura entre la construcción de la persona, del Estado y de la sociedad en General.   
  15. 15. PIEDRA DE ESCANDALO  APUNTES SOBRE EL SIGNIFICADO POLITICO DE LA CORRUPCION      La CORRUPCIÓN parece ser uno de los temas más graves del fin de siglo. Ha aparecido de pronto como  preocupación  apremiante,  inaplazable,  en  casi  todo  el  mundo:  Brasil,  Venezuela,  Colombia,  parecen  estar  padeciendo  las  consecuencias  de  una  corrupción  inusitada,  lo  mismo  que  Italia,  España.  Francia,  Japón o México. Los escándalos son conocidos y elocuentes.  No es razonable, sin embargo, suponer que el fenómeno en sí sea algo nuevo y desconocido. Ocurre más  bien  que  con  las  denuncias  y  la  publicidad,  el  escándalo  es  mucho  más  frecuente.  Como  si  la  gente  hubiese caído en la cuenta de lo que venía ocurriendo o repentinamente lo encontrase intolerable. Cosa  que tampoco parece muy sensata.  Si evitamos las hipérboles, el asunto se aclara bastante. En primer lugar, no es "la gente'' quien descubre  y  ventila  los  casos  de  corrupción  que  se  conocen  es  una  porción  de  la  clase  política,  mezclada  de  periodistas,  jueces,  empresarios  y  agitadores  más  o  menos  marginales.  En  segundo  lugar,  no  es  algo  inédito y nunca visto; por el contrario, movimientos de moralización semejante suelen ocurrir con cierta  periodicidad.  La  gente  hace  eco  del  escándalo,  ciertamente.  Con  eso  cuentan  los  agitadores,  cuyas  acusaciones  resultan  creíbles  con  facilidad  y  sirven  para  encender  los  ánimos  de  modo  recurrente,  infalible.  Esa  disposición es lo que convendría estudiar.  Hablo,  en  particular,  de  la  corrupción  política:  ei  uso  de  los  recursos  y  atribuciones  de  los  puestos  públicos  para  proteger  o  favorecer  intereses  particulares?  mediante  decisiones  políticas.  Dejo  de  lado  los  pequeños  latrocinios  en  que  se  ejercitan  por  su  cuenta  burócratas  de  ventanilla,  policías,  agentes  aduanales, porque responden a otra lógica y la actividad social hacia ellos es muy distinta.  En las denuncias que son hoy tan frecuentes se supone, en principio, que la corrupción vulnera el interés  público.  Un  término  ambiguo  es  éste,  pues  alternativamente  es  definido  a  partir  del  interés  de  los  contribuyentes, el estado de derecho o el principio democrático. La diferencia no monta tanto: las tres  fórmulas  resultan  de  otros  tantos  intentos  de  moralizar  la  política  sometiéndola,  bien  a  las  reglas  del  mercado, a los procedimientos legales, o bien a los imperativos abstractos del bien común inmediato,  evidente, del autogobierno.  Nuestras instituciones y nuestra retórica política asumen por lo general ios supuestos de alguna de las  dichas tradiciones. Aceptan y refrendan la hostilidad hacia la política que se manifiesta en ellas de modo  más o menos ordenado y razonable. Por eso no es extraño que, cada tanto, resurja el problema de la  corrupción; porque nuestro idioma normativo más común no puede dar cabida a las prácticas políticas  que, siendo el mundo como es, no son reformables en lo esencial. 
  16. 16. Esa  hostilidad  hacia  la  política  es  cosa  vieja,  inevitable,  tan  inevitable  como  la  política  misma.  En  su  origen está la desconfianza, el resentimiento hacia los poderosos; también el desprecio que inspiran en  particular los pó7 líricos profesionales, carentes de títulos de nobleza o de otras virtudes excepcionales y  heroicas; también, como lo vio Ortega, la resistencia a los pactos, a la negociación en que por fuerza ha  de tomarse en cuenta a los otros, y más todavía: envidia, temor, suspicacia.  Por  todo  eso  resultan  verosímiles  y  muy  plausibles  las  acusaciones  contra  los  políticos  y  se  repiten  periódicamente.  Basta  llevar  a  sus  últimas  consecuencias  el  discurso  de  cualquiera  de  las  tradiciones  ideológicas de Occidente para descubrir que la política, la de los políticos profesionales, es inaceptable.  Por  caminos  distintos  han  hecho  el  mismo  hallazgo  Pou‐jade,  Berlusconi,  Perot,  Primo  de  Rivera,  Fujimori, lo mismo que Hitler o Lenin.  En la práctica, la corrupción es traducida por un desfase entre los usos y las leyes. Se elabora a partir de  los sentimientos de hostilidad y desconfianza, inconcretos pero ciertos, que he apuntado, y se articula  echando  mano  de  los  valoro  de  las  tradiciones  republicana,  liberal  o  democrática  que  son  asequibles  para la mayoría. No son necesariamente los valoro que. en efecto, norman la conducta cotidiana en una  sociedad; están disponibles en un repertorio cultural aprovechable según la ocasión.:  Por eso resulta que los más graves escándalos sean, en un inicio, desarados por agitadores y políticos.  Son ellos quienes pueden aprovechar un descontento circunstancial, agitar el fondo del resentimiento  hacia  los  políticos  y  darle  forma  y  sentido  en  un  programa  concreto,  que  con  relativa  frecuencia  se  reduce a un "quítate tú para ponerme yo"; pero eso es lo de menos.  En lo que sigue no intento un estudio pormenorizado de todo esto; apenas se trata de un bosquejo de  interpretación de los conflictos típicos entra las prácticas políticas y el idioma normativo dominante en  el repertorio cultural de Occidente.    Sobre la sacralización del estado de derecho    Para  los  modos  habituales  de  explicar  y  juzgar  la  política  tal  parece  que  lo  único  real  en  ella  son  las  abstracciones: jurídicas, ideológicas, institucionales... De modo que todo se estropea cuando aparecen  las figuras concretas de los políticos, que no son sólo vehículo de ideas o necesidades ni sólo agentes de  un aparato, sino que tienen intereses, pasiones y propósitos propios. La idea misma de que exista una  "clase política" resulta molesta.  La forma más simple de tratar con ello se le ocurrió a Jeremy Bentham, y consistía en suponer que los  políticos no eran en nada distintos a los demás hombres:  No ha existido ni puede existir un hombre que pudiendo sacrificar el interés público al suyo personal, no  lo haga. Lo más que puede hacer el hombre más celoso del interés público, lo que es igual que decir el  más  virtuoso,  es  intentar  que  el  interés  público  coincida  con  la  mayor  frecuencia  posible  con  sus  intereses privados. 
  17. 17. De lo cual se sigue que es forzoso imaginar artificios legales que faciliten el acuerdo según se dice, como  lo han hecho en la práctica casi todos las constituciones modernas; una manera pragmática, digamos, de  salvar Sería ésa una condición idílica, la del mañoso que, como dice Sciascia, no sabe que lo es, porque  no hace sino portarse bien. Pero difícilmente puede darse hoy en día. Porque el idioma normativo de la  modernidad, con su pareja sacralización del estado de derecho,  ha conseguido defenestrar a todos los  demás y colocarse casi como única posibilidad razonable.  Ocurre así, como bien ha visto Claudio Lomnitz, que la denuncia de la corrupción adquiere un carácter  ritual.    Es  cosa  sabida,  tolerada  y  hasta  celebrada,  pero  que  es  obligatorio  condenar;  con  lo  cual  se  convierte en el instrumento idóneo para razonar la sustitución de líderes y funcionarios, como que todos  incurren en Taitas semejantes que, a pesarle su posible eficacia, son indefendibles.  Ocurre así, como bien ha visto Claudio Lomnitz, que la denuncia de la corrupción adquiere un carácter  ritual.12  Es  cosa  sabida,  tolerada  y  hasta  celebrada,  pero  que  es  obligatorio  condenar;  con  lo  cual  se  convierte en el instrumento idóneo para razonar la sustitución de líderes y funcionarios, como que todos  incurren en faltas semejantes que, a pesar de su posible eficacia, son indefendibles.  La  sacralización  del  estado  de  derecho,  de  la  que  vengo  hablando,  no  supone  la  sacralización  de  la  política. Ocurre, de hecho, lo contrario. Es consecuencia y producto de la vicia ambición de "moralizar"  la política que, mirando la verdad de las cosas, antes o después exige su supresión.1'  El  pensamiento  político  moderno,  el  posterior  a  la  ilustración  sobre  todo,  no  ha  sabido  asimilar  la  antinomia de ¡a política de que hablaba Ritter. En el empeño de negar su dimensión polémica e incluso  bélica,  la  mayor  parte  de los  teóricos  la  ha  querido  sólo  ordenadora  y  benevolente;14  otros  más,  que  han subrayado su naturaleza conflictiva hasta no ver en ella sino lucha, han querido que sea apenas un  episodio en el tránsito hacia el orden verdadero.  Algunos hay, y no son muchos, que reconocen la necesidad de la competencia entre partidos, para dar  cuenta de la doble naturaleza de la política.16 Todos ellos, sin embargo, ponen la mayor atención en los  medios para garantizar que de ahí resulte el bien común, el interés público o la cosa parecida que sea  imaginable  en  su  mundo  conceptual:  la  moderación,  el  equilibrio,  la  fiscalización  recíproca,  la  responsabilidad.  La consecuencia es siempre la visión de un Estado que se imagina casi sólo como cosa jurídica, un Estado  privado de su dimensión propiamente política Porque no se trata ya de que el gobernante procure ser  insto y no tiránico, como podían los pensamientos clásico y medieval, sino que su voluntad se disuelva  en la legalidad. Se imagina, pues, un Estado que es derecho: pura objetivación de los intereses públicos,  universalizables como justos y neutrales, un Estado que es el reverso teórico de la sociedad, hecha por la  junta de egoísmos que componen el universo privado.  De  manera  sintomática,  el  resultado  es  parecido  en  la  formulación  casi  épica  de  Hegel  o  en  el  mucho  más prosaico cálculo de preferencias sobre "bienes públicos" del modelo de Buchanan.1"' En uno y otro  caso,  como  en  todos  los  que  cabe  imaginar  entre  ambos,  el  Estado  queda  forzosamente  situado  por  encima de toda particularidad, como algo moralmente distinto y superior. 
  18. 18. En realidad, la imagen que nos hemos hecho de lo público para justificar nuestras instituciones políticas  no deja otra salida. Para el radicalismo democrático, de estirpe "rousseauniana", existe sólo con la forma  unitaria  y  global  de  la  voluntad  general;  para  el  radicalismo  individualista,  en  la  línea  de  Dewey  o  Nozieck,  se  produce  por  la  agregación  razonada  de  lo  que  interesa  a  todos,  sumados  uno  a  uno,  o  incluso por la agregación casi espontánea de preferencias.  En cualquier caso, para los modernos, hasta llegar a Ravvls y Haber‐mas, la hipótesis del contrato como  fundamento  moral  del  orden  político  necesita  esa  separación  dedos  distintos  universos  morales.  Un  contrato, es cierto, cada vez más abstracto y remoto que, en la matriz kantiana hoy dominante, viene a  quedar en el conjunto de reglas de un procedimiento hipotético que ha de garantizar la universalidad de  las  decisiones,  pero  que  siempre  necesita  que  lo  público,  para  serlo,  sea  preservado  de  toda  contaminación por parte de lo privado.  Todo  esto  nos  deja  siempre  con  el  mismo  problema:  que  hacer  con  los  políticos.  Puesto  que,  para  un  modelo  semejante,  el  político  ideal  no  puede  ser  muy  distinto  del  burócrata:  obediente  y  controlado  dondequiera; sujeto siempre al imperativo moral enunciado por el derecho.  Por  cierto,  hay  en  ello  un  progreso  civilizatorio  muy  estimable,  pero  como  todo,  no  deja  de  tener  asperezas e inconvenientes. Entre ellos, la convicción de que el Estado, por su definición y por su origen,  es fuente única del derecho,21 pero ése es, de momento, otro tema.     
  19. 19. Sobre la caducidad de las instituciones     La  sacralización  del  Estado  y  su  reducción  a  mera  cosa  jurídica  hacen  casi  impensable  la  política,  y  terminan  por  hacer  de  la  corrupción  un  producto  de  la  malignidad  de  los  políticos.  Ocurre  así  que  su  ambición o su avaricia quedan en el centro de los razonamientos," de modo que las virtudes privadas  vienen a ser la condición del bienestar público.  Es así incluso para quienes, convencidos de la incurable perversidad del género humano, imaginan todo  tipo de artificios para limitar sus consecuencias en la gestión del Estado.  Hay,  sin  embargo,  otra  forma  de  explicar  la  corrupción  que  no  necesita  un  chivo  expiatorio  de  esa  naturaleza. Para una mirada, digamos, sociológica, no es cosa que dependa de los atributos personales  de nadie en particular, sino condición casi necesaria del orden social.  La más clásica explicación de las de este tipo es, por supuesto, la de Polibio. En su caso, la corrupción es  obra  sólo  deja  historia;  las  formas  puras  de  gobierno  degeneran  natural  y  forzosamente  por  las  debilidades  de  los  hombres  en  un  ciclo  cuyo  curso  es  posible  prever  con  toda  certeza.  Salvo  que  una  Constitución mixta consiga un equilibrio tal que lo detenga.  Con  más  detalle,  dijo  algo  parecido  Salustio.  Otra  vez  hay,  en  su  argumento,  un  arquetipo,  una  forma  pura  en  el  origen,  se  corrompe  por  su  propio  éxito;  y  otra  vez,  no  cabe  atribuirlo  a  la  malignidad  personal de nadie. Es la sociedad entera la que se corrompe y, con ella, los hombres públicos.  Pero la obra de Salustio ofrece una conjetura original sobre la que conviene reparar. La virtud y el buen  gobierno  existían,  in  illo  tempore.  Porque  era  la  sociedad  rustica,  con  sobrios  placeres  y  limitadas  riquezas. ÍM instituciones, en aquel entonces, exigían esfuerzos y sacrificios conformes con el modo de  vida  de  un  pueblo  campesino,  hecho  a  las  fatigas  y  acostumbrado,  por  la  fuerza  de  las  cosas,  a  la  solidaridad.  No  era  la  misma  sociedad  aquella  que,  siglos  después,  impuso  su  dominio  sobre  la  mayor  parte  del  mundo conocido. La nueva riqueza produjo desigualdades y afán de notoriedad, puso a la mano placeres  nuevos v, en general, trajo el gusto por una vida muelle y ociosas con todo lo esto las viejas instituciones  perdieron sentido, como que contrariaban las inclinaciones y los usos habituales.  En  una  frase,  Salustio  sugiere  que  la  corrupción  es  producto  de  una  contradicción  entre  la  ley  y  la  costumbre un desfase, por hablar así, entre la moralidad efectiva y y lo que supone el orden institucional  y  la verdad es que no hemos llegado mucho más lejos en las explicaciones veinte siglos después.  Samuel P. Huntington, por ejemplo, ha querido dar cuenta de la corrupción en las sociedades atrasadas  por  un  procedimiento  semejante.‐"  Según  su  argumento,  las  disparidades  del  desarrollo  social  y  la  imposición  de  formas  modernas  sobre  hábitos  y  relaciones  tradicionales  no  puede  sino  producir  un  orden  deforme    contrahecho,  en  el  cual  la  corrupción  no  resulta  de  la  perversidad  de  nadie  si  no  digamos de la fuerza de las cosas. 
  20. 20. Lo curioso es que el mismo razonamiento que, en principio, debía explicar la peculiaridad del mundo en  desarrollo,  podría  hacerse  para  el  caso  de  las  sociedades  más  desarrolladas  cuyo  desajuste  sería  producto  de  la  obsolescencia  del  orden  institucional.  De  su  incapacidad  para  estar  a  la  altura  de  las  necesidades y las exigencias sociales.  Vistas así las cosas, es la historia la que, por exceso y por defecto, origina la corrupción. El orden justo y  virtuoso queda situado, otra vez, en algún lugar fuera del tiempo. Porque ni siquiera es del todo cierto  que la república fuese como la imaginaron Salustio o Tito Livio.  Las  explicaciones  que  siguen  un  camino  semejante  tienden  a  parecer  escépticas,  si  no  cínicas,  porque  encuentran la corrupción tan irremediable como el paso del tiempo, y tan extensa y difusa que no cabe  señalar a ningún culpable; es cosa universal y.casi mecánica, y sin embargo, tienen un extraño parecido  con los argumentos más militantes.  Otra vez, la corrupción se hace visible por el contraste con una abstracción de dudosa realidad. Lo único  que ocurre es que la virtud se ha vuelto casi imposible, porque esa armonía virtuosa entre los usos y las  leyes es, por decir poco, precaria y problemática, cosa que obliga a suponer que el defecto está en las  instituciones, cuyas virtudes resultan impracticables. En las instituciones que siempre están en riesgo de  ser desbordadas y que aventuro una hipótesis sólo serían del todo eficaces en una sociedad sin política.  Dejo de lado, por ahora, la que podría llamarse "corrupción administrativa", el mínimo tráfico rutinario  que  se  produce  alrededor  de  las  oficinas  públicas,  y  que  es  producto  natural  de  la  burocratización,2''  porque  me  interesa  la  "corrupción  política",  la  que  compromete  a  los  políticos  en  el  ejercicio  de  su  función propia.  Por si hace falta, me apresuro a añadir que no es fácil trazar una frontera definitiva entre la corrupción  accidental, administrativa, y la que es necesaria como recurso de gestión política. Porque la importancia  relativa de las funciones públicas es siempre variable.30  El  problema  que  surge  de  las  explicaciones  sociológicas  de  la  corrupción  es  extraña  ineptitud  de  las  instituciones políticas para regular, de manera eficaz, el comportamiento de los políticos. Su fragilidad  digamos, o su caducidad que las hace ser sobrepasadas casi sistemáticamente por la inercia de la vida  social.  Sobre  todo  porque  parece  que  eso  no  causa  mayores  problemas:  corruptas  y  todo,  las  instituciones suden funcionar con una razonable eficacia para la reproducción del orden.  Con  esto  podría  concluirse  que  la  virtud  no  hace  mucha  falta,  al  menos  no  la  virtud  que  imaginan  nuestras instituciones y no para mantener el orden. Pero ésta es cosa que necesitaría mayor reflexión.  De  momento,  parece  cierto  que  nuestras  instituciones  políticas  son  defectuosas,  porque  piden  cosas  imposibles e incluso contradictorias.  Buena parte de ellas han sido imaginadas según la idea democrática, cuya virtud cardinal es la confianza.  La  versión  más  realista  del  uso  y  sentido  de  los  procedimientos  electorales  puede  reconocer  que,  si  suponen en algo el "gobierno del pueblo", no es sino porque permiten seleccionar a quienes merezcan  la confianza de la mayoría como gestores de los asuntos de interés público. 
  21. 21. Pero eso obliga a suponer que, una vez en el cargo, quienes hayan sido electos sabrán hacer a un lado  sus intereses particulares, y que obrarán, en efecto, según lo exija el bien común o el interés general.'2  La  ecuación  que  equipara  legalidad  y  virtud  tiene  sentido  aquí  sólo  por  la  hipótesis  de  la  neutralidad  institucional  y  por  la  cadena  argumentativa  que  vincula  las  preferencias  electorales  de  la  mayoría  con  alguna forma de interés público. Todo lo cual se viene abajo en cuanto aparecen los profesionales de la  política, con su aparatosa máquina de partidos, agitación y publicidad.  Las modernas "poliarquías" pueden ser, como quiere Dahl, una buena aproximación al modelo y nada  más, pero es inocultable el desfase que hay entre su funcionamiento efectivo y los supuestos filosóficos  que presiden el diseño de su aparato institucional. Los usos no pueden más que parecer abusos. Sobre  todo porque, cuanto más realista es la idea que se tiene de los partidos, más exigentes las reglas que se  les imponen.  Cosa  parecida  ocurre  con  toda  forma  de  parlamentarismo.  Como  bien  señaló,  hace  ya  más  de  medio  siglo,  Cari  Schmitt,  la  idea  de  la  discusión  racional  que  presta  el  fundamento  metafísico  para  las  instituciones parlamentarias carece de sentido en la práctica política moderna. En este caso, como en el  anterior,  el  acuerdo  entre  los  usos  y  el  espíritu  de  las  leyes  es  casi  una  hipótesis  contrafáctica,  una  conjetura cuya realidad suele suponerse en un pasado más o menos impreciso, a la manera de Salustio.  La  traducción  institucional  de  la  idea  democrática  y  la  idea  parlamentaria  son  impolíticas  porque  necesitan suponer la neutralidad y la posibilidad de un acuerdo racional sobre el interés público. La idea  liberal, en cambio, que informa otra buena porción de nuestras formas de organización, suele ser, en su  propósito, anti política.  En sus expresiones teóricas más radicales, el liberalismo apunta hacia la disolución de la política por la  exigencia de la unanimidad como criterio de justicia." En general, sin embargo, el resultado es parecido  en  cualquiera  de  sus  fórmulas,  porque  exigir  el  control  de  todos  quienes  ocupen  algún  puesto  de  autoridad  mediante  la  estrecha  sujeción  de  las  leyes.  Su  virtud  cardinal  es,  por  supuesto,  la  desconfianza, elevada a la categoría de principio de organización política.  La  delimitación  legal  del  poder  es,  desde  luego,  condición  necesaria  para  la  existencia  de  la  política  como  cosa  pública.  Sin  embargo,  la  política  es  irreductible  a  la  legalidad  y,  por  descontado,  cuantos  mayores  sean  las  cortapisas  que  se  le  opongan,  será  menos  evitable  el  conflicto.  De  hecho,  el  desiderátum  de  la  institucionalidad  liberal  es  la  neutralización  de  todo  interés  particular  en  la  gestión  pública.  Sobre  todo  la  extensión  y  multiplicación  de  los  derechos  humanos,  los  mecanismos  jurídicos  para  la  incorporación  de  minorías  al  resto  de  la  sociedad  y  la  intervención  pública  para  el  bienestar  social  complican más todavía el orden institucional. Con argumentos liberales, democráticos o republicanos se  aumentan  las  exigencias  de,  digamos,  disciplina  institucional  sobre  el  poder  político,  con  lo  cual  se  dificulta cada vez más la armonía entre usos y leyes.  En cualquiera de los casos, las instituciones son "desbordadas" por la política de manera sistemática y  casi  necesaria,  por  cuya  razón  una  mirada  sociológica  atenta  siempre  encontrará,  en  la  raíz  de  la 
  22. 22. corrupción,  el  viejo  desfase  que  señalaba  Salustio  entre  los  hábitos  y  necesidades  sociales,  y  las  instituciones imaginadas para darles forma.  Un desfase, hay que decirlo, que los antiguos conocían también, y por cuya experiencia sabían que no  siempre está la virtud (y mucho menos la virtud política) en el cumplimiento estricto de la ley. Porque  los  jurisconsultos,  como  decía  Cicerón,  "en  todo  derecho  civil  abandonaron  la  equidad,  retuvieron  las  palabras  mismas”,    un  vicio  que  denuncia,  sin  necesidad  de  más  comentario,  el  ejemplo  de  Epaminondas:  En  Tebas  había  una  ley  que  castigaba  con  la  pena  de  muerte  a  aquel  que  mantenía  en  sus  manos  el  poder  por  más  tiempo  de  lo  que  la  ley  le  concedía.  Viendo  Epaminondas  que  esta  ley  no  tenía  otro  objeto  que  el  de  servir  a  la  salvación  del  Estado,  no  quiso  que  en  esta  ocasión  (en  la  guerra  contra  Esparta)  fuera  ella  la  causa  de  la  perdición  del  mismo,  y  prolongó  su  mandato  en  el  ejercicio  hasta  4  meses mas de lo que el pueblo le había determinado.     
  23. 23. Sobre el mercado,  la burocracia y la política       Hasta  aquí  los  resultados  parecen  un  poco  pesimistas  y  también  un  poco  decepcionantes.  Las  ideas  habituales  acerca  de  la  corrupción  provienen,  si  no  lo  he  visto  mal,  de  la  sacralización  del  Estado  que  comportan nuestras formas de justificación del poder político: además si la corrupción es explicable por  un desfase entre los usos y las leyes, se debe concluir que se trata de algo universal y casi inevitable^  Pero hace falta todavía explicar por qué ocurren así las cosas.  Desde  hace  al  menos  dos  siglos,  el  idioma  normativo  accesible  para  "legitimar"  el  ejercicio  del  poder  tiende  a  ser  abstracto,  racional  y  universalista;'19  de  modo  semejante,  las  instituciones  que  hemos  diseñado  para  regular  la  vida  política  aspiran  a  sujetarla  mediante  fronteras  rígidas  y  procedimientos  generales  que  garanticen,  de  un  modo  u  otro,  la  exclusión  de  los  intereses  particulares  de  la  gestión  pública.  Una  y  otra  cosa  pone  en  evidencia  una  difusa,  pero  bien  reconocible,  hostilidad  hacia  la  política;  una  vocación de acuerdo, de armonía, de transparencia, que no puede asimilar bien las turbias servidumbres  de la política.  Para entender del todo el asunto, habría que razonar una definición ajustada de la política, pero puede  ser suficiente, por ahora, con un apunte breve.  La  política  no  puede  conformarse  con  las  exigencias  de  unas  reglas  fijas,  universales  y  ¿abstractas,  porque  su  tarea  es,  precisamente,  la  gestión  de  lo  accidental,  de  todo  lo  que  un  modelo  racional  necesita descartar como inasimilable. La política es decisión y negociación, y sólo en una pequeña parte  rutina administrativa. Más aún, la política no tiene sentido relacionada con las hipótesis de neutralidad o  desinterés, porque su materia propia son los intereses particulares y su motor específico es el interés de  los políticos.  Finalmente, la política no es algo que ocurra fuera de la sociedad, aunque lo haya imaginado así la teoría  decimonónica.  Las  urgencias,  los  accidentes,  los  compromisos  y  enredos  de  la  política  son  los  de  la  sociedad que, sin embargo, no se reconoce en ellos.  La oposición de Estado y sociedad tuvo sentido mientras fue posible imaginar un Estado neutral, como  ajeno a las pugnas confesionales, étnicas, económicas, de una sociedad "apolítica". No lo tiene ya más  en los modernos estados "legislativos" que, como bien ha visto Cari Schmitt, necesitan suponer que el  Estado es la "autorganización de la sociedad". En estas condiciones, la pretensión de limitar el poder de  la  autoridad  pública  tiene  siempre  algo  de  paradójico.  Pero  eso  sería  materia  de  otro  ensayo.  Lo  que  interesa  aquí  es  que  esa  oposición  muestra  con  toda  claridad  su  fondo  moral  precisamente  ahora,  cuando ha perdido su fundamento histórico.  La  sociedad  no  se  reconoce  en  las  contingencias  de  la  política  y  sí,  en  cambio,  parece  demandar  la  realización  de  los  más  impracticables  ideales  de  pureza.  En  particular,  imágenes  de  un  orden 
  24. 24. enteramente  consensual  y  transparente  que  traducen,  acaso,  una  imprecisa  protesta  contra  la  dominación, pero también una subterránea nostalgia tribal.  Forman  parte  de  esa  historia  buena  cantidad  de  los  temas  del  radicalismo  liberal  y  democrático,  lo  mismo que del socialismo en sus varias expresiones.  Fuera de las fantasías comunitarias, sin embargo, y de los empeños de "moralización" de la política de  que  hemos  hablado  antes,  la  sociedad  occidental  ha  intentado  suprimir  lapolítica  por  medio  de  dos  procedimientos típicos: el mercado y la burocracia. En uno y otro caso se trata de mecanismos, digamos,  sistemáticos,  de  organización  de  la  cooperación  y  el  conflicto,  mecanismos  que  son,  en  la  teoría,  del  todo impersonales y en el propósito auto regulados.  Cualquiera  de  las  dos  formas  supone  un    campo  de  relaciones  regido  por  reglas  formales  rígidas  que  excluyen, por necesidad, los arreglos y accidentes de la política. En esa espaciosa idea arraigan muchas  de  las  demandas  de  reglamentación  disciplinaria  de  la  actividad  política  o  de  gestión  de  materias  de  interés público mediante procedimientos de mercadeo.   El "gerente" es un sustituto moral plausible del político para el imaginario colectivo de nuestro fin de  siglo,  última  expresión  del  viejo  desiderátum  de  que  el  gobierno  de  las  personas  sea  sustituido  por  la  administración de las cosas.  Es  evidente  que  hay  que  tomar  cum  grano  salís  las  pretensiones  de  neutralidad  y  eficacia  de  tales  mecanismos  sistémicos;  sin  embargo,  es  cierto  que,  en  la  práctica,  han  conseguido  resultados  apreciables.42  Tanto  que  podría  pensarse  que  en  espacios  más  o  menos  extensos  las  sociedades  desarrolladas  han  podido  prescindir  de  la  política,  sustituyéndola  por  automatismos  burocráticos  o  mercantiles.  Una hipótesis semejante ‐cuya verosimilitud no corresponde mostrar aquí‐ explicaría, por una parte, la  desigual  distribución  de  las  prácticas  corruptas  en  diferentes  sociedades,  pero  mostraría  también  los  límites del esfuerzo despolitizador por este camino.  Hay sociedades, es cierto, donde la formalización rutinaria de los mecanismos sistémicos es inviable casi  por completo: por la precariedad del mercado, por la falta de recursos administrativos o por la fragilidad  del control político estatal. En ninguna, sin embargo, puede mecanizarse por completo el orden social.  Una  interpretación  de  este  tipo  tiene  una  importante  ventaja  sobre  las  versiones  tradicionales:  no  necesita que nadie sea especialmente virtuoso, porque el problema ya no es moral en ningún sentido,  sino, con toda propiedad, mecánico. La "jaula de hierro" es una alternativa que se impone por la fuerza  de las cosas, lo mismo que la lógica del mercado, una vez que pueden darse por resuellos los conflictos  básicos sobre las reglas de mando y distribución.  En todo caso, y cualquiera que sea su eficacia práctica, parece cierto que la fantasía popular les atribuye  esa capacidad, a pesar de las quejas, inevitables, sobre los males de la despersonalización, el anonimato  y la rigidez de las formas de la vida moderna,45 que no puede darse lo uno sin lo otro. 
  25. 25. Por  lo  demás,  y  aparte  de  su  relativa  eficacia,  los  mecanismos  sistémicos  tienen  sus  propias  zonas  turbias; la creciente complejidad de la burocracia y del mercado hacen cada vez más difícil el imperio de  reglas generales; como quien dice, termina resultando inevitable su politización, en particular allí donde  parece  necesario  controlar  su  inercia  o  moderar  alguna  de  sus  consecuencias  en  nombre  del  interés  público. Siempre hay una porción del mercado que está políticamente estructurada, y una porción de la  burocracia que obedece a lógicas políticas.  En  resumidas  cuentas,  la  posibilidad  de  que  una  sociedad  se  convierta  en  un  sistema  autorregulado  enteramente previsible es demasiado remota. Las fantasías de la ciencia ficción sobre la burocratización  del mundo son sólo eso, fantasías. En el mundo tal como es, siempre será necesaria la política y que los  políticos salven de algún modo la brecha entre los ideales (impracticables), las instituciones (caducas) y  las  necesidades  sociales  (irreductibles  a  fórmulas  generales),  que  carguen  con  el  estigma  de  ser  responsable de ese desajuste.      A manera de conclusión         La  hostilidad  hacia  la  política  es  cosa  vieja,  y  hace  crisis  de  manera  casi  cíclica.  Hasta  ahora,  sin  embargo,  había  podido  articularse  con  la  forma  de  programas  políticos  más  o  menos  coherentes:  liberales,  democráticos  o  socialistas;  programas  que  tenían  el  propósito  declarado  de  terminar  con  la  política e instaurar el imperio de los intereses generales de manera transparente e inequívoca. Hoy no  podemos hacernos más ilusiones.  El fin de la historia significa que, por ahora, y subrayo la índole provisional y transitoria del fenómeno,  no hay grandes temas para los políticos ni grandes esperanzas.45 Al aflojarse la tensión ideológica nos  queda  delante  un  mundo  casi  del  todo  desencantado,  donde  las  deformidades  de  nuestros  arreglos  institucionales  se  imponen  casi  como  una  fatalidad,  y  su  alejamiento  de  las  hermosas  ideas  con  que  queremos justificarlas resulta tan evidente como inevitable.  No somos capaces, sin embargo, de vivir en el horizonte del puro pragmatismo ni de renunciar al ideal  del estado de derecho, ni de construir ‐por ahora‐ de otro modo la imagen de lo público. No nos bastan  los  argumentos  mezquinos  para  defender  prácticas  y  arreglos  mezquinos.  El  tema  de  la  corrupción  surge,  entonces,  para  llenar  ese  vacío  ideológico,  para  dar  de  nuevo  un  sentido  moral  a  la  política:  es  evidencia del desencanto con éste que parece el único mundo posible. 

×