Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Cultura politica y-corporativismo_mexico

3,251 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Cultura politica y-corporativismo_mexico

  1. 1. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara Cultura política Toda sociedad construye una forma de representarse al mundo y de explicarse los distintos fenómenos tanto naturales como aquéllos en los que interviene el hombre. La cultura es el conjunto de símbolos, normas, creencias, ideales, costumbres, mitos y rituales que se transmite de generación en generación, otorgando identidad a los miembros de una comunidad y que orienta, guía y da significado a sus distintos quehaceres sociales. La cultura da consistencia a una sociedad en la medida en que en ella se hallan condensadas herencias, imágenes compartidas y experiencias colectivas que dan a la población su sentido de pertenencia, pues es a trav?s de ella que se reconoce a sí misma en lo que le es propio. La política es el ámbito de la sociedad relativo a la organización del poder. Es el espacio donde se adoptan las decisiones que tienen proyección social, es decir, donde se define cómo se distribuyen los bienes de una sociedad, o sea, que le toca a cada quién, cómo y cuándo. Los valores, concepciones y actitudes que se orientan hacia el ámbito específicamente político, es decir, el conjunto de elementos que configuran la percepción subjetiva que tiene una población respecto del poder, se denomina cultura política. La noción de cultura política es tan antigua como la reflexión misma sobre la vida política de una comunidad. Para referirse a lo que hoy llamamos cultura política, se ha hablado de personalidad, temperamento, costumbres, carácter nacional o conciencia colectiva, abarcando siempre las dimensiones subjetivas de los fenómenos sociales y políticos. Dicho de otra manera, desde los orígenes de la civilización occidental ha existido una preocupación por comprender de qué forma la población organiza y procesa sus creencias, imágenes y percepciones sobre su entorno político y de qué manera éstas influyen tanto en la construcción de las instituciones y organizaciones políticas de una sociedad como en el mantenimiento de las mismas y los procesos de cambio. La cultura política de una nación es la distribución particular de patrones de orientación sicológica hacia un conjunto específico de objetos sociales los propiamente políticos entre los miembros de dicha nación. Es el sistema político internalizado en creencias, concepciones, sentimientos y evaluaciones por una población, o por la mayoría de ella. 1 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  2. 2. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara En última instancia, el referente central de la cultura política es el conjunto de relaciones de dominación y de sujeción, esto es, las relaciones de poder y de autoridad que son los ejes alrededor de los cuales se estructura la vida política. Es el imaginario colectivo construido en torno a los asuntos del poder, la influencia, la autoridad, y su contraparte, la sujeción, el sometimiento, la obediencia y, por supuesto, la resistencia y la rebelión. Así, la pregunta sobre la cultura política pretende indagar cómo percibe una población el universo de relaciones que tienen que ver con el ejercicio del mandato y la obediencia, y cómo las asume, qué tipo de actitudes, reacciones y expectativas provoca, y de qué manera éstas tienen un impacto sobre el universo político. Ese código subjetivo que con forma la cultura política abarca desde las creencias, convicciones y concepciones sobre la situación de la vida política hasta los valores relativos a los fines deseables de la misma, y las inclinaciones y actitudes hacia el sistema político, o alguno de sus actores, procesos o fenómenos políticos específicos. El término cultura política ha pasado a formar parte del lenguaje cotidiano en las sociedades contemporáneas. En la prensa, en los medios electrónicos de comunicación y hasta en conversaciones informales, con frecuencia se hace referencia a la cultura política para explicar las actitudes, reacciones o incluso el comportamiento en general de una población. Cuando no se encuentran elementos que puedan explicar diferencias entre sociedades, suele recurrirse a la noción de cultura política. Empero, la frecuencia con que se utiliza el término y lo familiarizada que está la opinión pública con élno implica que se comprenda cabalmente su significado. En la medida en que un concepto que pretende ser una herramienta de conocimiento, es decir, que persigue designar y aprehender con precisión algún fenómeno de la realidad, se va utilizando cada vez más y en forma más amplia, va adquiriendo implicaciones y sufriendo ajustes, de suerte que no es raro que al popularizarse su empleo vaya diluyéndose su significado original, perdiendo sustancia y, eventualmente, capacidad explicativa. Esto le resta potencialidades analíticas y lo convierte en una categoría residual, es decir, en una categoría que se emplea para explicar prácticamente cualquier cosa. En cierta manera, esto ha sucedido con el concepto de cultura política porque es fácil de usar y tiene una proclividad a la generalización. 2 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  3. 3. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara La cultura política se diferencia de otros conceptos igualmente referidos a elementos subjetivos que guían la interacción de los actores sociales en el campo de las relaciones de poder por su alcance y perdurabilidad. No se confunde, por ejemplo, con el concepto de ideología política, porque éste se refiere a una formulación esencialmente doctrinaria e internamente consistente que grupos más o menos pequeños de militantes o seguidores abrazan o adoptan y hasta promueven conscientemente (ideologías liberales, fascista, conservadora, etc.). La ideología política se refiere más a un sector acotado y diferenciado de la población que a ésta en su conjunto, como lo hace la cultura política, que tiene una pretensión general y nacional. De ahí que se hable de la cultura política del francés, del norteamericano, del mexicano, etc., aunque se reconoce la existencia de subculturas que conviven dentro de la gran cultura política. A diferencia de la actitud política, que también es una variable intermedia entre una opinión (comportamiento verbal) y una conducta (comportamiento activo), y que es una respuesta a una situación dada, la cultura política alude a pautas consolidadas, arraigadas, menos expuestas a coyunturas y movimientos específicos por los que atraviesa regularmente una sociedad. En cambio, la actitud política es una disposición mental, una inclinación, organizada en función de asuntos políticos particulares que cambian a menudo. Las actitudes políticas son un componente de la cultura política, pero ésta no se reduce a aquéllas. Dado que es un concepto esencialmente sicológico, la cultura política también se diferencia claramente del comportamiento político. Este último se refiere a la conducta objetiva que de alguna manera es expresión de la cultura política. Y es que la cultura política es un componente básico del juego político porque filtra percepciones, determina actitudes e influye en las modalidades de la actuación o el comportamiento políticos. Con el propósito de rescatar la dimensión real del concepto de cultura política, es importante interrogarse acerca tanto del contexto histórico en el que surgió como de la tradición en la que se inscribió y los objetivos que persiguió. 3 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  4. 4. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara El corporativismo El corporativismo es la doctrina política y social que propugna la intervención del Estado en la solución de los conflictos de orden laboral, mediante la creación de corporaciones profesionales que agrupen a trabajadores y empresarios. A diferencia del corporativismo gremial clásico, el actual corporativismo es una doctrina que defiende un sistema económico basado en la unificación, mediante corporaciones dentro del Estado, de todas las organizaciones sindicales: empresariales, laborales, profesionales, etc. Es una forma de organización socioeconómica por parte de regímenes nacionalsocialistas, y que hizo énfasis en el sindicato y la economía planificada. Un sindicato es una organización democrática, integrada por sindicato en defensa y promoción de sus intereses sociales, económicos y profesionales relacionados con su actividad laboral, respecto al centro de producción (fábrica, taller, empresa) o al empleador con el que están relacionados contractualmente. Los sindicatos, tras reunirse con sus afiliados, informarles y llegar a acuerdos previos o tomar conciencia de las necesidades del momento, negocian en nombre de estos (negociación colectiva) los salarios y condiciones de trabajo (jornada, descansos, vacaciones, licencias, capacitación profesional, etc.) dando lugar al contrato colectivo de trabajo. El sindicato tiene como objetivo principal el bienestar de sus miembros, es decir asegurar condiciones dignas de seguridad e higiene laboral y generar mediante la unidad, la suficiente capacidad de negociación como para establecer una dinámica de diálogo social entre el empleador y los trabajadores. La libertad sindical de los trabajadores para crear, organizar, afiliarse, no afiliarse o desafiliarse, cambiar de sindicato es libre y sin injerencias del Estado, patrones, empleadores u otros sindicatos. Es considerado como un derecho humano básico. En el terreno político, el cardenismo originó un férreo corporativismo, cuya expresión formal arranca con la incorporación de los llamados sectores obrero, campesino, popular y militar al entonces nuevo partido (de la Revolución Mexicana), así como un incuestionable presidencialismo. 4 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  5. 5. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara Etapa del cardenismo” se presentará una panorámica del periodo que dio forma definitiva a las relaciones corporativas en México; el periodo de gobierno de Lázaro Cárdenas. Durante este periodo se crearon los primeros grandes sindicatos nacionales de industria, y desde el gobierno vivieron un nuevo gran impulso las organizaciones para retomar su organización. En 1936 fue creada la Confederación de Trabajadores de México, que sería la organización obrera más importante del siglo XX en México. En 1938 sería formado el Partido de la Revolución Mexicana, que sería estructurado con base en una serie de sectores y de organizaciones sumamente poderosas. Fue el paso definitivo para institucionalizar el corporativismo en México y para dar cauces institucionales definitivos al conflicto en México. El gobierno de Lázaro Cárdenas y la alianza con el movimiento obrero. Con Lázaro Cárdenas se dio el paso definitivo en la formación del poder político y del corporativismo político y sindical en México, es decir, que se presentaran las circunstancias para que las organizaciones sindicales pudieran obtener beneficios políticos y sociales provenientes del gobierno, a cambio de proporcionarles a las instituciones el apoyo para elaborar y poner en marcha sus programas de gobierno. El cardenismo inicia en diciembre de 1933, con la publicación del Plan Sexenal. Se plantearon todas las reformas sociales que debían hacerse para consolidar el sistema político y el desarrollo económico y social en México. En la práctica, efectivamente fue creada una alianza con el movimiento obrero, que dio origen a la CTM y a su inclusión como organización social dentro del PRM en 1938. Además se retomó y fortaleció el reparto de tierras agrarias; se intentó llevar a cabo un programa de educación “socialista”, que más bien pretendía llevar la posibilidad de la educación a las masas trabajadoras. En este contexto, en 1935 nació el STPRM (Petroleros) y el Comité Nacional de Defensa Proletaria (CNDP), antecedente de la CTM. Durante el periodo presidencial de Lázaro Cárdenas, 1934-1940, se dio otra etapa de la Revolución v el Movimiento Obrero. Lázaro Cárdenas ya no funcionó como Jefe Máximo, sino como Presidente Constitucional de México. 5 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  6. 6. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara A raíz de la aplicación del Plan Sexenal y la reorganización sindical, se estableció una alianza entre el movimiento obrero y el poder presidencial. Surgió el corporativismo político y sindical. Muchos de los sindicatos y asociaciones negociaron y se aglutinaron en el Comité Nacional de Defensa Proletaria, en junio de 1935. Este comité fue el antecedente inmediato de la CTM. En febrero de 1936 se fundó la Confederación de Trabajadores de México, teniendo como fundadoras a muchas de las organizaciones que provenían del CNDP. Se puede afirmar que con la formación de la CTM el movimiento obrero terminó su proceso de reorganización sindical, iniciado en 1929. Con la CTM el movimiento obrero tenía una representación nacional para dialogar y negociar con el gobierno de Cárdenas y el Estado mexicano. Fue un paso clave para afianzar el poder político. Fue en el gobierno de Lázaro Cárdenas cuando se dio estructura y organización al poder político y al corporativismo en México. Permitió que los líderes partidistas-que inicialmente lo eran por ser líderes sectoriales-participaran en las decisiones partidistas y de gobierno, como la elección de candidatos a elección popular, el manejo de recursos en los procesos electorales. Los líderes sectoriales eran quienes recogían los recursos provenientes de sus organizaciones y sus afiliados. Hoy en día, al igual que en decadas anteriores el corporativismo juega un papel importante en la vida democratica de nuestro pais, anteriormente abrigado bajo las siglas del Partido en el Poder que durante 70 años se mantuvo gracias a los acuerdos y negociaciones para el gremio, a la llegada del Partido Accion Nacional a los Pinos, esto no necesariamente cambió, al contrario se aprendio que con ello se obtenian ciertos beneficios electorales ademas del reparto de “rebanaas del pastel” que por años solo le correspondía al PRI, es así como el Corporativismo toma gran relevancia en unos casos para bien y en otros para mal debido a las practicas regresivas y antidemocraticas como es el caso del SNTE de la Maestra Elba Ester Gordillo, el cual es un principado vitalicio y que desde esa posicion se mantiene una hegemonia politica que no permite el cambio real en las instituciones educativas, negociando posiciones para sus mas allegados y asi tener mas poder, un poder que es la balanza entre ganar o perder una eleccion presidencial, estatal o municipal si no se cumplen los “caprichos” de unos cuantos. 6 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  7. 7. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara El control del corporativismo. Finalmente los mexicanos hemos arribado a nuestra cita con la historia, hemos cruzado el puente de nuestra liberación. Sin embargo, son muchos los problemas que Vicente Fox heredo a Felipe Calderon como el líder político de este nuevo México. Problemas económicos, sociales, de seguridad etc, pero uno en particular es la llave par abrir el candado de las soluciones de infinidad de ellos; el que el autor americano Lawrence Harrison ha definido como "las estructuras mentales de los mexicanos." La ex Secretaria de Desarrollo Social Josefina Vázquez lo dijo muy claro en la presentación de Televisa; "ya no vamos hablar del combate a la pobreza, ahora vamos a vigorizar a los mexicanos para que ellos mismos fabriquen sus oportunidades sin depender ya del Estado."--- Ahí está la clave del futuro de nuestro país. En México sin embargo, el sistema político heredado de la autocracia de la corona de España y las estructuras mentales herencia del catolicismo, nos habían hecho perder prácticamente 500 años condenándonos a la pobreza, el subdesarrollo, y sobre todo, a la organización política del rentismo y rapiña que nos manejó especialmente durante los últimos mas de 70 años. La interminable matra de nuestros "intelectuales" en el sentido de que los mercados libres sólo sirven para hacer al rico más rico y al pobre más pobre, ha sido el estandarte con el que nos han enterrado en la miseria y la desesperación----¿La estrategia para lograrlo? Castrar la voluntad individual del ser humano para llevarlo al redil del estatismo colectivista a través del corporativismo; perderlos en la inmensidad del rebaño. El término corporativismo se refiere a la prescripción de la doctrina política muy de moda en la primera parte del siglo XX. De acuerdo con estas ideas, la sociedad se debería de configurar no de individuos aislados, sino de corporaciones, cuerpos organizados verticalmente que deberían de estructurar el orden social con base a las funciones económicas y sociales. Cada organización debe de representar a un grupo con una función común en la división social del trabajo, y los individuos deberán actuar y relacionarse con los demás a través de las organizaciones a las que pertenecen. A nivel político el estado debe estar organizado en base a una representación de ciudadanos considerados no como electores individuales, sino a través de las corporaciones. Esas corporaciones deberán también ejercer funciones de regulación y control además de las representaciones ya tocadas. El corporativismo siempre ha sido hostil hacia el capitalismo liberal por su excesivo individualismo. En aspectos económicos, los corporativistas promueven un sistema que combina la propiedad privada con el rechazo de las fuerzas del mercado---. Su alternativa es lo que ellos elegantemente han llamado "la 7 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  8. 8. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara tercera vía." En México desde la formulación del Pacto de Calles de 1929, se inició también el desarrollo del plan para controlar a la ciudadanía a través de la formación de entes corporativos como el mismo partido y sus componentes: Organizaciones obreras, sindicales, campesinas, sociales etc, evitando así la estructuración de una sociedad civil sana y vigorosa. A través de ese corporativismo se ha matado la identidad del individuo soberano. Es debido a esta realidad corporativista el que en nuestro país tengamos actitudes como la de pensar que dependemos de ese gran ente que llamamos el Estado para que nos proteja y nos evite la desagradable tarea de planear nuestro futuro, desarrollar sentido de responsabilidad, prudencia, respeto, orden, frugalidad y responsabilidad ciudadana. Es debido a esta realidad corporativista el que tengamos una economía ineficiente y actores económicos pidiendo la protección del estado en un mundo globalizado. Mientras que un Gobierno sea del Partido que sea no encabece una cruzada para desterrar el corporativismo y sus herencias trágicas, México no podrá progresar. Mientras los mexicanos no tengamos claro conceptos como los de Hayek, Friedman que pregonaban la superioridad del orden económico individual para la generación de prosperidad sobre los sistemas de planeación gubernamental---México no podrá progresar. Mientras los mexicanos no tengamos claro conceptos como los de Kant que hablaba de la inmoralidad del uso de individuos como medio para avanzar y lograr los objetivos de grupos de poder, puesto que al hacerlo se viola su autonomía y su integridad. Mientras a los mexicanos no se les regrese su soberanía individual, su libertad para actuar, pensar, llorar o reír fuera de las corporaciones, no podremos lograr el progreso que todos soñamos. Mientras no muera el corporativismo priista, México no tiene futuro. 8 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  9. 9. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara CONCLUSIONES. CULTURA POLITICA La noción de cultura política es tan antigua, sin embargo desde su inserción original en el discurso de las Ciencias Sociales, el concepto de cultura política introdujo una ambigüedad que no ha sido fácil de evacuar. Para referirse a lo que hoy llamamos cultura política, se ha hablado de personalidad, temperamento, costumbres, carácter nacional o conciencia colectiva, abarcando siempre las dimensiones subjetivas de los fenómenos sociales y políticos. Por ello, desde los orígenes de la civilización occidental ha existido una preocupación por comprender de qué forma la población organiza y procesa sus creencias, imágenes y percepciones sobre su entorno político y de qué manera éstas influyen tanto en la construcción de las instituciones y organizaciones políticas de una sociedad como en el mantenimiento de las mismas y los procesos de cambio. CORPORATIVISMO En muy pocos casos el movimiento sindical abarca a la mayoría de la clase obrera, la tarea del sindicalismo de carácter militante será, no la de abarcar a la totalidad de los obreros sino representarlos realmente, de tal modo que sea posible movilizar al conjunto de la clase cuando sea necesario. El sindicalismo revolucionario del siglo XXI deberá romper los límites de la fábrica sin que ello implique abandonarla, deberá aspirar a romper la dinámica impuesta por las leyes del Estado burgués sin que deje de tomarlas en cuenta, deberá aspirar a luchar por una sociedad distinta sin olvidar que para lograrlo hay que empezar luchando en la actual. Deberá confiar exclusivamente en sus propias fuerzas y basarse exclusivamente en su propia clase, nuestra clase obrera. Los sindicatos son, efectivamente, instrumentos de incorporación de los trabajadores en la lucha por la defensa de sus intereses y la elevación de sus condiciones de vida, al tiempo que ayudan a la formación de una clases obrera organizada y combativa. Estas luchas reivindicativas –desde el aumento de salarios, pasando por las demandas de reducción de la jornada de trabajo, hasta la participación en la ganancia y la cogestión- son el punto de partida para que la clase obrera asuma su papel protagónico en la lucha por la liberación y llegue a un cierto grado de autonomía y organización, logrando una percepción directa de su valor cuantitativo, especialmente en las luchas federativas y confederativas en el seno de las organizaciones sindicales. 9 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente
  10. 10. Cultura Política y Corporativismo Jorge Luis Castro Lara Bibliografía • Alducín E., Los Valores de los Mexicanos, México. Fondo cultural Banamex. • El Corporativismo Sindical Mexicano en su encrucijada, El Cotidiano, Universidad Autonoma Metropolitana, Mexico D.F. • Loyo Brambila, Aurora.(2001) Los sindicatos docentes en América Latina: entre la lógica laboral y la lógica profesional. Revista iberoamericana. Enero - Abril 2001 / Janerio - Abril 2001. • Historia política de México (1940-2006). http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_pol%C3%ADtica_de_M%C3%A9xico_(1940-2006) • Corporativismo. http://www.wordreference.com/definicion/corporativismo 10 Escuela Libre de Ciencias Políticas y Administración Pública de Oriente

×