Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
1
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
2
La Colección Literaria de Hugh Nibley. Volumen 5:
LEHI EN EL...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
3
Prólogo a la Edición de 1952.
El Libro de Mormón, la obra li...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
4
fuentes consultadas, además de que es necesario hacer notar ...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
5
Introducción de la Edición de 1988.
Con la llegada del alba ...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
6
ambigüedades las flaquezas de la condición humana y los desa...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
7
alrededor del año 600 a.C. entonces emerge un cuadro consist...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
8
algunos puntos importantes:
Nos enseña a ver con un mayor de...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
9
¿Qué interés tendría este tan civilizado mundo moderno en sa...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
10
Primera Parte
Lehi en el Desierto
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
11
Capítulo 1
El Problemático Oriente.
El Planteamiento
Los pr...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
12
llamado la ―egiptización‖ del Pentateuco, que intentar esta...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
13
disposición en forma de:
(a) Un incontable número de public...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
14
fectamente claro, por cierto número de pasajes que ―la tier...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
15
gente y por embusteros, cuyos falsos oráculos, ―el judaísmo...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
16
todas las ciudades fortificadas de Judá…fueron arrasadas.‖2...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
17
articulando tres ejes: el primero de ellos consistió en gob...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
18
educación de origen egipcio; hablaba y escribía egipcio e i...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
19
El Lenguaje y el Libro de Mormón
El mundo siempre ha fijado...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
20
poco elegante, pero al igual que muchas otras contenidas en...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
21
cuando aprendieron el idioma, ni Lehi ni sus hijos tenían l...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
22
por Nefi: (1) su nombre, (2) los méritos de sus padres, lla...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
23
igual que Lehi, pone de manifiesto que había reflexionado m...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
24
del país. Para el año 1085 a.C. el sacerdote en jefe de Amó...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
25
es más que la versión egipcia de su único y universal Dios-...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
26
Egipto y reclamó para sí el oficio de sumo sacerdote de Amó...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
27
sencilla página de signos hebreos y egipcios, y tanto Lehi ...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
28
Capítulo 2
Los Hombres de Oriente
Nombres Extraños.
La huel...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
29
Djed-djhwt-iw-f y Djed-djhwti-iw-s agregando la terminación...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
30
Meriatón y Meriamón (MA), nombres de príncipes egipcios; ―E...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
31
bres egipcios, cf. Senep-ta.
Zenoc (LM), de acuerdo con var...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
32
1948, el autor dirigía su interés a la peculiar tendencia q...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
33
etc.12
y nunca se sospecharía de ellos si fueran insertados...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
34
nuestro texto mostrado hacia los nombres de Baal es en real...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
35
Tales de Mileto viajaron constantemente hacia el Este –por ...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
36
calles de Jerusalén (1Ne.4:6)
Su familia lo acusa de dement...
Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley
37
―la clave para cada enigma‖ en el estudio del Antiguo Testa...
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley

1,652 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,652
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
30
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

145026052 lehi-en-el-desierto-y-el-mundo-de-los-jareditas-hugh-nibley

  1. 1. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 1
  2. 2. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 2 La Colección Literaria de Hugh Nibley. Volumen 5: LEHI EN EL DESIERTO Y EL MUNDO DE LOS JAREDITAS. Por Hugh Nibley. Traducción Libre al Español por Alberto Caraveo Gutiérrez.
  3. 3. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 3 Prólogo a la Edición de 1952. El Libro de Mormón, la obra literaria mas interesante de la Iglesia es en esencia el recuento de tres migraciones provenientes de tierras asiá- ticas hacia América. Los Jareditas llegaron a América al tiempo de la confusión de len- guas; un segundo grupo hizo lo propio bajo el liderazgo del profeta Lehi en la época de Sedequías, rey de Israel y el tercero, guiado por Mulek llegó en esa misma época. Mientras que la historia de estos pueblos en su hogar adoptivo es tratada abundantemente en el Libro de Mormón para brindar al lector una comprensión perfecta de sus objetivos y filosofías, muy poco se nos dice sobre sus vidas antes de que iniciaran su viaje hacia tierras occidentales. Esto hace al libro del Dr. Nibley doblemente interesante. El autor ha intentado, tras una larga y exhaustiva investigación, abordar la historia del pueblo de Jared; su ‗modus vivendi‘, así como las razones que los motivaron a abandonar sus hogares en Asia para aven- turarse en una nueva tierra, conocida ahora como América. A partir de innumerables fuentes el Dr. Nibley ha reunido este mate- rial que en conjunto describe a este primer pueblo, que, buscando las verdades de Dios decidió abandonar su hogar en pos de un mundo hasta entonces desconocido. Este estudio se ha realizado de manera tal que permite comprender las motivaciones de estas personas, apareciendo ante nosotros como personajes reales de carne y huesos de aquella época, a pesar de los miles de años que nos separan de ellos. El Dr. Nibley ha procedido de forma similar con los grupos restantes; el primero bajo el liderazgo del profeta Lehi y el segundo guiado por Mulek años mas tarde. El entorno cultural del que fuera el hogar de Lehi es descrito con toda minuciosidad. La obra del Dr. Nibley responde a las interrogantes que han sido abordadas someramente en el Libro de Mormón; ¿Quién era Lehi? ¿Qué hacía en Jerusalén? ¿Dónde se ubicaba su hogar? ¿Qué le impulso a salir y buscar un nuevo hogar allende el Gran Océano? Las respuestas a estas cuestiones insuflan de vida a estas personas, que de otra forma, permanecerían entre las sombras. Esta obra del Dr. Nibley confirma además la historia presentada en el Libro de Mormón; ofrece respuestas a las causas de la migración y explica sobre la base de la evidencia histórica el cómo y el por qué ocurrieron ciertos eventos mencionados en el Libro de Mormón. El estudio del pueblo Ja- redita, del pueblo de Lehi en el desierto y del grupo de Mulek, cubre un amplio terreno de la investigación histórica que hasta ahora no había sido abarcado por los eruditos modernos. El libro jamás hubiera salido a luz de no ser por la vasta colección de
  4. 4. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 4 fuentes consultadas, además de que es necesario hacer notar que ha sido escrito bajo la inspiración del espíritu de Dios. Tal vez lo mejor del libro es que se convierte en un testimonio adicional de la autenticidad de José Smith como profeta divinamente inspirado para llevar a cabo la obra de la traducción del Libro de Mormón y la Restauración del Evangelio de Je- sucristo. Las evidencias a favor de la autenticidad del Libro de Mormón au- mentan día con día. Por tal motivo esta obra se convierte en un poderoso testigo de el; y por lo tanto, doblemente valioso para todo Santo de los Últimos Días. Tanto el Dr. Nibley como los editores de esta obra agradecen que la serie de artículos que primeramente fueron publicados en la revista ―Im- provement Era‖ hayan dado pie a este libro. Dr. John A. Witdsoe.
  5. 5. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 5 Introducción de la Edición de 1988. Con la llegada del alba del 6 de Junio de 1944, las primeras lanchas de desembarque de las fuerzas aliadas atracaban en las playas de Normandía. En la playa conocida por los aliados con el nombre clave de Utah, una docena de hombres a bordo de uno de esos jeeps de combate vitoreaban a su pintoresco conductor como si hubiera surgido triunfante de debajo de la superficie de las heladas aguas del Canal de la Mancha. Ese conductor, un elemento de inteligencia del ejército de Estados Unidos poseedor de un doctorado en historia antigua por la Universidad de Ca- lifornia en Berkeley, no era otro que Hugh Nibley, de 34 años. Mientras se preparaba la invasión, Nibley ya había visitado algunas librerías antiguas de Londres –saliendo con una gran cantidad de tesoros de la literatura Arabe y Griega bajo el brazo. Una vez hecho esto, a hur- tadillas escondió un ejemplar del Libro de Mormón en el interior de una de las cincuenta y cinco bolsas de faena de su regimento que integraba, junto con otros, las tropas de inteligencia. El jeep que conducía Nibley rodeó una duna de arena y desapareció de la faz de la tierra sin que jamas se volviera a saber de él. ―yo estuve ahí, en la playa Utah,‖ recuerda vívidamente el autor, ―estuvimos un par de pies bajo del agua; un hecho que realmente me impresionó profun- damente, tan profundamente como la veracidad del Libro de Mormón. Nunca había reflexionado en ello hasta ahora, pero todo lo que puedo recordar de ese día es lo maravilloso que era para mí este Libro de Mormón.‖ Independientemente de la norma empleada para juzgarlo, el Libro de Mormón no es un libro ordinario. Tan certera parece ser esta afirmación que el más ilustre erudito que lo ha investigado siempre ha quedado fascinado de una manera no menos ordinaria. Después de su estadía en la playa Utah, Hugh Nibley no volvería a ser el mismo, ni el mismo erudito en el Libro de Mormón. Hugh Nibley probablemente es conocido por sus grandilocuentes investigaciones sobre los entornos culturales e históricos del Cercano Oriente de Nefitas y Jareditas. Esos estudios clásicos están contenidos en este volumen –el primero de una serie de libros que forman parte de la colección literaria de Hugh Nibley con relación al Libro de Mormón. Hasta el día de hoy, Nibley recuerda cuán emocionado estaba mientras reali- zaba estos descubrimientos y los escribía. Sin embargo para Nibley, estos y otros paralelos históricos única- mente on útiles para entender el contexto de los mensajes fundamentales presentados en el Libro de Mormón. En última instancia, la importancia del Libro de Mormón, en su opinión, es que esboza un panorama extra- ordinariamente claro y convincente del Plan de Salvación. Expone sin
  6. 6. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 6 ambigüedades las flaquezas de la condición humana y los desafíos que toda persona debe enfrentar para lograr su supervivencia temporal y espiritual. Estos mensajes –de urgente relevancia en nuestros días– son para Hugh Nibley, el núcleo central y el corazón del Libro de Mormón. Su excursión a través de la historia, lenguaje, cultura y entorno del Libro de Mormón únicamente son un método desarrollado para entender y apreciar ciertos aspectos de ese mensaje. Desarrollar esta comprensión del mensaje presente en el Libro de Mormón ha sido un reto en el que ha empleado la mayor parte e su vida. Esta labor dió inicio en 1948 con la publicación de su artículo ―El Libro de Mormón como un Reflejo de Oriente,‖ que creció hasta convertirse en tres sagas, ―Lehi en el Desierto‖ en 1950, ―El mundo de los Jareditas‖ en 1951-52 y ―Había Jareditas‖ en 1956-57 que fueron publicados en la revista Improvement Era. En 1952 la colección de artículos que formaban los títulos ―Lehi en el Desierto‖ y ―El Mundo de los Jareditas‖ fueron pu- blicados en un libro intitulado ―Lehi en el Desierto y el Mundo de los Ja- reditas‖ que ha gozado de gran aceptación desde hace 35 años. En el presente volumen, el trabajo de los editores se ha limitado únicamente a cuestiones de carácter técnico. El texto original permanece sustancialmente intacto, aunque sujeto a ediciones de carácter superfi- cial. Toda la información disponible en ―El Libro de Mormón como un Reflejo de Oriente‖ (mucha de la cual se insertó en ―Lehi en el Desierto‖ en 1950) y las notas de ―Lehi en el Desierto,‖ han sido reestructuradas en el texto así como la mayoría de las ilustraciones. La saga ―Había Jareditas‖ se incluye por primera vez en este volumen y todas las notas en esta edición especial se han verificado y simplificado; especialmente gracias a la labor de Stepher Callister, Darrell Matthews y Rebeca Bishop. Un trabajo minucioso con estos artículos y sus fuentes correspon- dientes hacen ahora más evidente el hecho de que tanto ―El Libro de Mormón como un Reflejo de Oriente‖ y ―Lehi en el Desierto‖ lucen actua- lizados. Desde esa época, este insigne investigador ha producido otras frutíferas investigaciones que corroboran la solidez de su innovador en- foque. El vasto conocimiento histórico del Cercano Oriente y en especial su dominio de la lengua árabe le han permitido al Dr. Nibley reconstruir los probables ambientes culturales de hombres como Lehi y Nefi, así como escudriñar el Libro de Mormón para identificar posibles evidencias de su mundo cultural. Mucha de esta evidencia es completamente precisa y sólida; en otras ocasiones es sutil y remota. En este último caso, nadie mas se ha percatado de tales cuestiones; y si se dejaran de lado esas ideas perspicaces, la vida de Lehi y los Jareditas ―permanecería en las sombras,‖ como lo señalara el élder John A. Widtsoe en el prólogo de la edición de 1952. La metodología empleada en ―Lehi en el Desierto‖ es, como lo ex- plicara en una ocasión el Dr. Nibley, ―simplemente concederle al Libro de Mormón el beneficio de la duda.‖ Si se asume que Lehi vivió en Jerusalén
  7. 7. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 7 alrededor del año 600 a.C. entonces emerge un cuadro consistente entre lo que ahora sabemos de ese período histórico desde una perspectiva secular y lo que encontramos en el mismo libro. De la misma forma, si se se asume que Jared abandonó Mesopotamia alrededor del año 2000 a.C. entonces la naturaleza de la sociedad y la historia reflejada en los pri- meros registros de esta gente deberían ser consistentes con lo que se conoce sobre esa época. Las costumbres del Cercano Oriente y las ob- servaciones del Dr. Nibley se cotejan con los detalles presentes en el Libro de Mormón en las áreas del lenguaje y la literatura; la arqueología y la historia; así como la política y la cultura. Un puñado de hechos, una vez reunidos, resultan abrumadoramente aplastantes, pero tambien encajan perfecta y convincentemente en lo que el autor llama ―El Panorama Completo.‖ En esos primeros años, Hugh Nibley se sintió gratamente recom- pensado al ver que sus investigaciones eran dinamita pura en contra de los críticos del Libro de Mormón. Sus observaciones plasmadas en ―Lehi en el Desierto‖ y en ―El Mundo de los Jareditas‖ convergen en un asunto fundamental: No existe punto de discusión a la cuestión: ¿Quién escribió el Libro de Mormón? Habría sido prácticamente imposible escribir el libro tanto para el hombre mas instruido de 1830 como para José Smith. Y quienquiera que desee explicar el relato del Libro de Mormón mediante cualquier otra teoría propuesta debe –con excepción de una– descartar las primeras cuarenta páginas. Escribir una historia sobre lo que pudo haber sucedido en los albores de la historia escrita habría estado tan lejos del alcance de cualquier erudito de la época de José Smith como la posibilidad de que pudiera construirse una bomba atómica. A pesar de que la solidez de estas ideas es difícil de ignorar, no se debe estar satisfecho con esto. Esto sirve solo a manera de aperitivo. Durante años el Dr. Nibley ha permanecido sin descanso hasta poder entender los mensajes presentados en el Libro de Mormón a la luz de sus antecedentes históricos. Por lo tanto, el lector no se conformará con dar la vuelta a la última hoja de este tomo, sino que deseará ir mas allá tras el conocimiento de las perspectivas presentadas en ―Un Acercamiento al Libro de Mormón y ―Desde Cumorah‖ así como una serie de artículos subsecuentes con relación a los mensajes proféticos del Libro de Mormón. De igual forma, el legado e influencia del Dr. Nibley con toda seguridad continuará estimulando el pensamiento crítico de generaciones con respecto al Libro de Mormón durante mucho tiempo. Sin embargo, este volumen es necesariamente el punto de inicio esencial para comprender las contribuciones que el Dr. Nibley ha hecho durante más de cuatro décadas con relación al Libro de Mormón. En sus escritos, como fácilmente lo comprobará el lector, el autor nos enseña
  8. 8. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 8 algunos puntos importantes: Nos enseña a ver con un mayor detenimiento al Libro de Mormón. ―Necesitamos hacer del Libro de Mormón objeto de un estudio mas serio y concienzudo.‖ Además, agrega que, ―la superficialidad es completamente ofensiva para el Señor. No hemos puesto la suficiente atención al Libro de Mormón.‖ Nos desafía a entender el Libro de Mormón. ―El Libro de Mormón puede llegar comprenderse plenamente…si no aceptamos este reto, perdemos de antemano.‖ Mediante el examen riguroso, nos muestra que el Libro de Mormón permanece incólume ante el más exigente escrutinio. Al observar cui- dadosamente en el Libro de Mormón, al establecer inferencias, al re- flexionar sobre cada palabra o frase significativa presente en el libro, el lector descubrirá más tesoros que los que el ojo es capaz de reconocer. El Dr. Nibley también nos enseña lo sorpresivo que puede resultar el estudio del Libro de Mormón: ―Estudié algunos temas durante años sin que por un momento se me ocurriera que eran de suma importancia en el Libro de Mormón.‖ Pero por encima de todo, nunca pierde de vista la importancia espi- ritual que el Libro de Mormónn encierra. ―Pero sobre todo, el Libro de Mormón es un testigo de la preocupación que Dios tiene por sus hijos, así como de la posibilidad de un encuentro íntimo con Jesucristo para todos aquellos que lo reciban.‖ Independientemente de su gran conocimiento y sabiduría –o para ser mas precisos, a pesar de ello– Hugh Nibley sabe que cualquier método científico es de naturaleza y alcances limitados. Sabe que no puede ofrecerse una prueba empírica definitiva de la autenticidad del Libro de Mormón: ―La evidencia que afirmará o negará la autenticidad del Libro de Mormón no existe.‖ En su opinión, toda esta erudición simplemente es- tablece el escenario para dar por sentadas las preguntas fundamentales sobre la existencia humana. En cierto momento, una persona se da cuenta de que no puede explicarse todo lo que se encuentra en las páginas del Libro de Mormón; tal persona se encuentra finalmente en el sitio en que Moroni quiere que se encuentre; en el punto en el que esa persona recurra a Dios para averiguar si el contenido del Libro es ver- dadero. Lo único que Mormón y Moroni piden a lector es ―no contendáis por que no véis.‖ Consecuentemente, Hugh Nibley se expresa con franqueza sobre la relevancia que el Libro tiene en nuestra época. ―Me propongo tomar a Moroni como mi guía personal con respecto a la situación actual del mundo.‖ ―En mi juventud pensaba que el Libro de Mormón estaba dema- siado preocupado con situaciones extremas; situaciones que, creía yo, tenían poca o nula relación con la rutina diaria del quehacer humano.
  9. 9. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 9 ¿Qué interés tendría este tan civilizado mundo moderno en saber sobre el exterminio de naciones? En la actualidad cualquier comentario al respecto esta de sobra.‖ ―En el Libro de Mormón, las mismas cuestiones que el día de hoy oprimen por igual a liberales y conservadores, así como la inmi- nente caída de sus creencias, se encuentran registradas con toda claridad y perfección. Ningún otro libro ofrece tan perfecta y exhaustiva explicación de este problema de carácter escatológico. En este libro se encontrará y responderá cada objeción lógica que la inteligencia y vanidad de los hombres incluso de esta época tan sofisticada ha sido capaz de concebir en contra de la palabra del Señor. Y aquí tambien se puede encontrar una descripción de las condiciones de nuestra propia época tan detallada- mente precisa y vívida que nadie puede equivocarse en reconocerla.‖ De esta forma, el autor nos coloca en una nueva posición con res- pecto al Libro de Mormón para que podamos apreciarlo desde una perspectiva eterna que empieza a tornarse urgente. ―El Libro de Mormón debe convertirse en un asunto de alta prioridad. No hemos puesto la suficente y debida atención al Libro de Mormón. Esto es un asunto ur- gente.‖ Esta sensación de imperiosa necesidad –no menos enfática hoy de lo que fuera en los días en que conducía su jeep en las playas de Normandía– es el sello indeleble del legado e influencia de Hugh Nibley. Después de conocer a Hugh Nibley, ya no somos los mismos. Se nos ha advertido pero estamos tranquilos. Después de todo, nosotros también somos como Lehi en el Desierto. John W. Welch. Editor.
  10. 10. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 10 Primera Parte Lehi en el Desierto
  11. 11. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 11 Capítulo 1 El Problemático Oriente. El Planteamiento Los primeros dieciocho capítulos (aproximadamente 40 páginas) del Libro de Mormón relatan la manera en que Lehi condujo a una compañía de Israelitas desde Jerusalén hasta las playas del mar cruzando Arabia a principios del siglo VI a.C. Desde la publicación del Libro de Mormón han salido a luz innume- rables historias sobre antiguas travesías en el Cercano Oriente; esos relatos han sido aceptados como auténticos o declarados ficticios siempre en función de su capacidad o incapacidad para cumplir con ciertas con- diciones. Por ejemplo, el Profesor Albright califica el relato de Sinuhé el Egipcio como ―un episodio substancialmente verdadero en su propio contexto‖ ya que (1) ―su matiz local es extremadamente plausible‖ (2) además describe ―una condición de la organización social‖ que ―coincide en todo sentido con toda la evidencia arqueológica y documental exis- tente;‖ (3) ‖los nombres Amoritas mencionados en la historia concuerdan perfectamente con la región y período de tiempo estudiados‖ y (4) ―fi- nalmente, no hay nada que pueda considerarse como descabellado en la historia en sí‖1 En cuanto a la historia de Wenamón, la misma autoridad la acepta como genuina en cuanto a su geografía e historia política, haciendo notar que ‖refleja de manera correcta tanto el horizonte cultural así como las prácticas e ideas religiosas de su tiempo.‖2 Ciertos episodios de la Odisea Lieblein se consideran auténticos debido a que revelan ―un amplio cono- cimiento sobre las condiciones e instituciones egipcias‖ en su composi- ción.3 Por otra parte, historias como ‗El Capitán del Barco Maldito‘ pueden ser calificadas como fantasías, debido a ―la ausencia total de un trasfondo histórico o geográfico, así como de contexto; es decir, la historia en sí misma también es, mítica y extravagantemente improbable.‖4 Con tales ejemplos ante nosotros, procedamos ahora a examinar la historia de Lehi: ¿refleja correctamente‖el horizonte cultural, las prácticas, ideas sociales y religiosas de su tiempo‖? ¿posee un auténtico trasfondo histórico y geográfico? ¿su contexto es mítico, altamente imaginativo o extravagantemente improbable? ¿su matiz local es correcto y sus nom- bres convincentes? Hasta hace pocos años se formulaban las mismas preguntas sobre el Libro del Éxodo; los eruditos con pesimismo señalaban con el pulgar hacia abajo hasta que la evidencia acumulada a favor sobre el particular se encargó de cambiar las cosas. Como lo describiera un estudiante, el asunto consiste en que ―es mejor demostrar, a través de innumerables pequeñas coincidencias, lo que Ebers acertadamente ha
  12. 12. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 12 llamado la ―egiptización‖ del Pentateuco, que intentar establecer algún punto histórico particular mediante una monumental evidencia externa‖5 De manera que el problema en 1er. Nefi consiste en establecer tanto su ―egiptización‖ como su ―arabización‖ mediante incontables coincidencias. El hecho paradójico de que el Libro de Mormón sea un texto moderno y al mismo tiempo no lo sea tanto como para explotar los frutos de la ar- queología a su favor, supone un doble obstáculo al asunto, e incluso en vista de las afirmaciones realizadas por José Smith, no puede alegarse inmunidad para evitar el escrutinio a través de las mismas pruebas que han revelado el origen auténtico de documentos antiguos. Si el Libro puede pasar tales pruebas, no hay forma alguna de impugnar su anti- güedad y autoría. Virtualmente todo lo que es conocido del mundo en el que Lehi asegura haber vivido ha sido descubierto en los últimos cien años –la mayor parte en los últimos treinta–6 ¿coincide esta información con lo referido en el Libro de 1er. Nefi? Antes de colocar ambas referencias lado a lado para una comparación, debemos describir brevemente la natura- leza de la evidencia moderna. En lo que a nosotros concierne, la eviden- cia se centra en cuatro categorías: 1.- La primera y más valiosa es el conjunto de documentos hallados en el área geográfica en la que Lehi vivió y que han sido fechados como correspondientes a su época. Gran cantidad de ellos han salido a luz en años recientes: sellos, asas de jarrones, grabados, y, las más notables, las cartas Laquish descubiertas en 1935. Estas últimas son los restos de la correspondencia de un oficial de la milicia acantonada en la ciudad de Laquish, situada aproximadamente a 35 millas al suroeste de Jerusalén al tiempo de la destrucción de ambas ciudades, las cuales son un retrato de la época de Lehi –un pequeño atisbo tal vez, pero libre de obstáculos. En esas cartas, ‖entramos en contacto íntimo con la vida religiosa, política y militar de la tribu de Judá en este período.‖7 Dado que 1er. Nefi pretende acercarnos a la sociedad de su tiempo, tenemos aquí un importante punto de ―control.‖ 2.-Los nuevos hallazgos han generado una extensa revisión y reva- loración por parte de los eruditos más capaces sobre la situación en Je- rusalén al tiempo de su caída; dichas investigaciones y sus conclusiones correspondientes nos evitarán el problema y riesgo de elaborar las pro- pias. 3.-Las descripciones presentadas en el Libro de Mormón con res- pecto a la vida en el desierto deben ser cotejadas con relatos idénticos de la vida en esos mismos desiertos, de ser posible dentro de períodos de tiempo similares. Dado que el territorio y la gente involucrada se en- cuentran entre los menos proclives al cambio de todos los existentes en el mundo, hay muchas cosas que hoy son tan ciertas y reales como lo fueron en el año 600 a.C. que proveen información intacta a través del tiempo; información de naturaleza altamente especializada y que se encuentra a
  13. 13. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 13 disposición en forma de: (a) Un incontable número de publicaciones científicas sobre el terri- torio en cuestión, entre las cuales, la editada por la Fundación para la Exploración de Palestina se encuentra a la cabeza. (b) Un creciente acervo bibliográfico sobre la vida entre los Arabes, que inicia con los estudios de Burckhardt en 1829; pero la mayoría de ellos desarrollados en nuestra propia época: Doughty, Philby, Lawrence, Hogart, Thomas, etc. (c) Una importante cantidad de Norteamericanos están dándose cuenta que las oportunidades lingüísticas y culturales se encuentran disponibles para cualquier estudiante serio en cualquier parte de la tierra. Ninguna ciudad importante en Estados Unidos carece de sus propias comunidades de Sirios, Griegos, Armenios, etc., que frecuentemente conocen las antiguas costumbres de su país y están llenos de las tradi- ciones del Cercano Oriente. ¿Quién podría imaginarse que quien hasta hace poco guiaba una caravana de camellos en el desierto, un árabe de sangre pura y devoto mahometano, se establecería en la inmediaciones de un lugar como Provo, Utah; o que los desiertos del sur de California albergarían grupos de Arabes criando ovejas, gallinas y cultivando dátiles exactamente como sus ancestros lo hicieran en los desiertos de Oriente? Tales personas a menudo son maravillosos informantes por que son poseedores de una memoria asombrosa y porque además no hay nada que les agrade más que rememorar tales historias durante una partida de backgammon tan larga como la noche misma.8 4.- Aunado a los reportes de viva voz, tenemos las palabras de los ancestrales poetas árabes. La historia en prosa del Bani Hilal es suma- mente útil; en primer término como ―manual o instructivo‖ sobre la migra- ción en el desierto, y en un segundo término, como una historia que mantiene un sorprendente paralelismo en algunos puntos con relación a la historia escrita por Nefi. Una vez reunidas, estas fuentes permiten hacer un escrutinio mas minucioso del Libro de 1er. Nefi que el que habría podido realizar una generación anterior. Sin embargo, ello no es más que el panorama ge- neral que creemos se ciñe a los lineamientos que debería tener un co- rrecto análisis de la historia de Lehi y que, adicionalmente, se ha ofrecido la evidencia necesaria y suficiente para justificar las conclusiones a las que se llegarán al final de este estudio. La Ubicación en Jerusalén Cuando hablamos de Jerusalén, es importante señalar la preferencia de Nefi por una expresión no-bíblica; ―la tierra de Jerusalén‖ (1 Ne. 3:10) para referirse a su lugar de origen. Mientras que sus hermanos y él siempre se referían a ―la tierra de Jerusalén‖ como su hogar, queda per-
  14. 14. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 14 fectamente claro, por cierto número de pasajes que ―la tierra de la herencia de nuestro padre‖ (1 Ne. 3:16) posiblemente no formaba parte de la ciudad, ni de su vecindad inmediata; sin embargo, Lehi ―había morado en Jerusalén todos sus días‖ (1 Ne. 1:4). Los términos parecen confusos, sin embargo, reflejan correctamente las condiciones imperantes; en las cartas Amarna leemos sobre ―la tierra de Jerusalén‖ como un área mas extensa que la ciudad en sí, e inclusive aprendemos que ―una ciudad de la tierra de Jerusalén, Bet-Ninib, ha sido capturada.‖ Era una regla en Siria y Palestina, como lo muestran las cartas referidas, designar como ciudad a una amplia zona alrededor de la misma, incluidos sus habitantes.9 Esto fue una práctica común desde aquellas épocas en las que campos y ciudades eran consideradas una unidad política simple, comprimida bajo el término ciudades-estado; cuando estas últimas eran absorbidas para formar parte de un imperio, la identidad original se preservaba, no así su significado político.10 La misma condición hizo posible que Sócrates fuera considerado un ateniense de pura cepa, a pesar de ser originario de la villa de Alopeke, situada a cierta distancia de la ciudad.11 Mención parti- cular merece esta circunstancia, ya que muchos han señalado como una perfecta prueba de fraude la declaración registrada en Alma 7:10 de que el Salvador nacería ―en Jerusalén, la tierra de nuestros antepasados‖. A pesar de la oposición, la antigua terminología fielmente preservada, describe perfectamente un sistema que ha últimas fechas ha sido re- descubierto. A pesar de haber‖morado en Jerusalén‖, Lehi no vivía en la ciudad, ya que solo después de haber fallado en su intento de obtener las planchas de bronce en Jerusalén es que sus hijos deciden ir a ―la tierra de herencia de nuestro padre‖ (1Ne.3:16) y reunir la suficiente riqueza para comprarle las planchas a Labán. Cargados con cuanto pudieron llevar, ―fueron a la casa de Labán nuevamente‖ en Jerusalén (1Ne.3:23). El Libro de Mormón emplea las expresiones ―bajar‖ y ―subir‖ exactamente en la misma forma en la que lo hacen los Egipcios y los Hebreos para referirse a su ubicación con respecto a Jerusalén, y por tanto, queda claramente establecido que la propiedad de Lehi se encontraba en algún punto exterior y no dentro de los muros de Jerusalén.12 Muy poco sabemos sobre la estructura del gobierno judío de una ciudad, salvo que los ―ancianos‖ desempeñaban un papel principal. El vocablo ―ancianos‖ debe entenderse como ―los líderes de las familias mas influyentes de la ciudad.‖13 Lo anterior podría colocarlos en posición si- milar a la de aquellos príncipes, nobles y oficiales conocidos con el título de Sarim en las cartas de Laquish; el término Sarim se aplica, de acuerdo con J. W. Jack, a ―miembros de la casta oficial, p. ej. ‗Oficiales‘ actuando por mandato del rey como sus consejeros y gobernantes.‖ En las cartas de Laquish encontramos a un Sarim denunciando a Jeremías ante el rey y solicitando su ejecución inmediata debido a su influencia negativa sobre la moral del pueblo (Jeremías 38:4-5).14 Al acusar a Jeremías de insurrecto, los judíos influyentes de Jerusalén eran apoyados por la mayoría de la
  15. 15. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 15 gente y por embusteros, cuyos falsos oráculos, ―el judaísmo tradiciona- lista,‖ condujeron a la mayoría ―en pos de un fanatismo tendencioso,‖ logrando con ello, por decirlo de alguna manera, constituirse como una seria amenaza para quien sostuviera una opinión contraria.15 Para el gobierno a cargo de un Sedequías débil e incompetente significaría co- locarse en ruta de una política suicida de alianza militar con Egipto ―convenientemente convincente.‖16 El país había experimentado un cre- cimiento económico sin precedentes, gracias al intercambio comercial cada vez más importante sostenido con Egipto, lo cual había propiciado el florecimiento sin paralelo de algunos capitales privados. ―Galeras fenicias colmaban las riberas del Nilo, y los mercaderes semitas… abarrotaban el Delta.‖17 El grueso del comercio marítimo pasaba a través de Sidón, puerto que dominó la escena comercial de principio a fin.18 Las listas de los bienes importados a Egipto desde Palestina muestran que los grandes hombres de Oriente tomaron para sí el oro de Egipto a cambio de su vino, aceite, grano y miel; siendo por mucho los tres primeros, artículos de suma importancia.19 En ciudades del interior del país como Jerusalén, las caravanas de príncipes mercaderes desfilaban como en los días descritos en las cartas Amarna; los caminos aparecieron hasta la época de los Romanos. Con el devenir del siglo, la situación internacional arrojaba una obs- cura sombra sobre el cuadro. Babilonia, liberada de otras preocupaciones se movía rápidamente hacia una confrontación con Egipto; la ―caña rota‖ en la que los imprudentes líderes judíos cifraban todas sus esperanzas. Incluso las nubes de una guerra inminente no eran tan obscuras como las sombras proyectadas por una actitud religiosa laxa y un declive moral; condiciones que, de acuerdo con Jeremías, aparecieron después de una época de excesiva prosperidad y un desmedido aprecio por artículos de manufactura egipcia (Jeremías 43:10-13; 44:1-30; 46:11-26). No resulta extraño que el Sarim, teniendo ya suficientes problemas intentando mantener a flote su programa de ―el negocio por encima de todo,‖ de- nunciara al melancólico profeta como traidor, activista y colaborador de Babilonia. El país estaba dividido en dos facciones o bandos, ―ambos bandos, pro-egipcios y pro-babilónicos, coexistían en el territorio. El rey Sedequías, sus príncipes y gobernantes, así como probablemente la mayor parte del pueblo se inclinaban a favor de Egipto….en tanto que Jeremías y sus seguidores sugerían favorecer a Babilonia.‖20 Era una época de ―disensiones e incertidumbre; cuando opiniones encontradas dividían a la triste ciudad de Jerusalén,‖21 y las circunstancias funestas empeoraron rodeadas de una atmósfera ―cargada con desolación y pe- simismo,…Sedequías…obsecadamente siguió el patrón hacia la ruina inminente al conspirar, haciendo mancuerna con el faraón egipcio, en contra de Babilonia.‖22 La inquietud y alarma estaban plenamente justifi- cadas, ya que cuando el problema estalló, los resultados fueron de di- mensiones catastróficas; incluso mas catastróficas de lo que los eruditos han estado dispuestos a admitir, debido a que ―casi todas, o virtualmente
  16. 16. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 16 todas las ciudades fortificadas de Judá…fueron arrasadas.‖23 No fue sino hasta 1925 que aprendemos que ―Tiro, de hecho, cayó‖ en esa época.24 La soberbia y fatal alianza con Egipto, ampliamente responsable de tal calamidad, es una excepcional característica de la historia. ¿Por qué el gobierno de Judá se mantuvo tan leal a un Egipto que desde hacía tiempo atrás había perdido el poder para hacerse obedecer? Por una sencilla razón: por que ahora sabemos que los lazos culturales y económicos eran mas fuertes de lo que hasta ahora se había supuesto. J. W. Jack señaló en 1938 que ―los trabajos de excavación han mostrado una relación mas cercana con la tierra de los faraones de lo que se había supuesto;…las autoridades de la ciudad de Laquish muy probablemente emplearon, o al menos estaban familiarizados con el calendario y el sistema numérico egipcios, en sus registros locales.‖ Sin embargo, esta situación data de época mas antiguas, ya que ―toda la evidencia apunta hacia una sólida y estrecha relación con Egipto que continuaría sin interrupción hasta los últimos días de la monarquía Judía.‖25 Cierto antropólogo inclusive fue aún más lejos al llamar la atención sobre el hecho de que la ciudad de Laquish era, en aquella época, una colonia egipcia; sin embargo las investiga- ciones muestran que la morfología física ―egipcia‖ y el predominio de tal cultura es una constante en otras latitudes de Palestina.26 Los estudios preliminares practicados en los entierros descubiertos a lo largo y ancho del territorio, así como las piezas de marfil, sellos, grabados y efigies halladas recientemente narran una historia común: una inesperada y abrumadora preponderancia de influencia egipcia,27 que es a su vez solo comparable con la sorprendente ausencia de influencias de origen ba- bilónico y asirio.28 En la propia Jerusalén, donde los trabajos de excava- ción son necesariamente restringidos, los sellos y asas atestiguan el amplio reinado de la cultura egipcia.29 Al mismo tiempo, el papiro Elefan- tino menciona otro aspecto que los eruditos jamás habrían pensado como posible y de lo cual la mayor parte de ellos era reacio a creer; a saber, que colonias enteras de soldados y comerciantes judíos habitaban cómoda- mente en algunas regiones del Alto Egipto, sitios en los que libremente podían practicar su religión.30 Los lazos entre Palestina y Egipto eran además relaciones a largo plazo debido a los ―siglos de un entorno hebreo-egipcio común‖ tan necesario para producir la infiltración de las formas egipcias de expresión y pensamiento en el sustrato social hebreo que diera lugar al empleo del vocabulario egipcio, prescindiendo de términos propios de Palestina y Siria.31 Nuevamente estudiado, el texto Aechtungs muestra que a principios del año 2000 a.C. ―Palestina era, al menos en gran parte, tributaria de Egipto,― en tanto que los trabajos ar- queológicos realizados en Biblos, un lugar que parecer ser un ―Egipto a escala‖, aporta evidencia sustancial de la presencia del Imperio Egipcio en siglos posteriores.32 Acreditar el predominio de la cultura egipcia en un área determinada no implica necesariamente argumentar a favor de presencia y dominio egipcios. De acuerdo con Hogarth, Egipto ejerció su dominio imperial
  17. 17. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 17 articulando tres ejes: el primero de ellos consistió en gobernar por medio de un despliegue de fuerza directa, el segundo ―por medio del temor que los guardias, los agentes creados para tal objeto y el talante del con- quistador pudieran sembrar y mantener vivo en las mentes de sus admi- nistradores indirectos, súbditos y vasallos‖ y finalmente el tercero ―me- diante el empleo de una reducida esfera de poder formada por la élite aristocrática del bando perdedor, y de quienes se esperaba un tributo; sin embargo, esta esfera de poder no estaba restringida o supervisada por guardias o representantes del imperio…solo ocasionalmente.‖33 Dado lo anterior, vemos que la posición de Egipto como ―la nación mas favorecida‖ en Judá bien pudiera catalogarse como una pérdida creciente del domi- nio, e incluso cabría la posibilidad de establecer para estas circunstancias particulares en Palestina un patético y decadente cuarto eje de dominio.34 La larga herencia cultural, más que su forma gobierno, era lo que permitía a Egipto detentar todo el poder; tal influencia se mantuvo fuertemente arraigada en Palestina incluso mucho tiempo después de que Egipto había cedido su lugar como potencia hegemónica del Mundo Antiguo. 35 Durante la época dorada de Egipto el reconocido Ipuwer se jactaba diciendo que ―todo extranjero había llegado a ser como un egipcio‖, y un contemporáneo de Lehi habría cuestionado, ―he aquí, ¿no son instruidos el Etíope, el Sirio y todo extranjero en la lengua de Egipto?‖36 Durante siglos fue costumbre que los príncipes sirios enviaran a sus hijos a Egipto para ser educados allí.37 No importa cuando lamentemos la grave situa- ción de Egipto, las jactanciosas afirmaciones registradas de sus gober- nantes –algunas de ellas en ciertas ocasiones sumamente pueriles– proclaman la absoluta e incuestionable superioridad de la civilización egipcia sobre el resto: para los Egipcios, tal presunción es un asunto de vida o muerte. Al igual que los Ingleses de nuestros días, los Egipcios demostraron una y otra vez la habilidad para mantener el poder e in- fluencia del mundo de su época, siempre en función de sus recursos materiales. Sin mayor ayuda que la perfecta y tenaz confianza en la divina superioridad de Egipto y Amón, Wenamón casi logra intimidar al gran príncipe de Biblos. ¿Se preguntaría alguien en ese momento en que Egipto disfrutaba de un breve pero casi milagroso resurgimiento del es- plendor que había marcado a la décimoctava dinastía, con su asombroso repunte del comercio mundial si el crédito de ese éxito tendría algo que ver con la tierra de Jerusalén? No obstante, ahora toca el turno al Libro de 1er. Nefi. ¡Cuán perfec- tamente su autor bosqueja la situación que hasta hace poco se describía! El autor explica que no intenta escribir una historia política, aunque en númerosas ocasiones nos parece intuirla; inclusive la cantidad de infor- mación que comparte de la forma más casual y desenfadada posible es simplemente asombrosa. Considérese en primer término la descripción que se hace de Lehi. Lehi era un judío sumamente acaudalado y se sentía orgulloso de su
  18. 18. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 18 educación de origen egipcio; hablaba y escribía egipcio e insistió en que sus hijos también lo aprendieran. Era poseedor de una abundante riqueza en forma de ―oro, plata y toda clase de riquezas‖ (1Ne.3:16), bienes que no habían sido fabricados en Jerusalén; poseía estrechos vínculos co- merciales con Sidón (uno de los nombres mas populares en el Libro de Mormón, ya que aparece registrado tanto en su forma semítica como en su forma egipcia, Giddona); e incluso vivía en una región del país a la que llamaba ―la tierra de su herencia‖ (1Ne.2:4), y muy probablemente era experto en cuestiones sobre vino, olivo, higos y miel; de manera que es casi seguro que sostenía tratos comerciales con Egipto. Proveniente de uno de los mas antiguos linajes familiares y en po- sesión de una educación y un bagaje cultural incuestionables, este hom- bre, súbitamente se encuentra enemistado con ―su gente.‖ Primeramente las burlas y mofas, acto seguido la ira y finalmente, tentativas para quitarle la vida (1Ne.1:19-20). Ante tales intentos, cada vez mas serios, segura- mente apoyados desde las altas esferas, debido a su abierta adhesión a Jeremías (1Ne.7:14) se había convertido en traidor a los de su propia tradición y clase: los miembros de su propia familia se volvieron contra él aliándose con ―los judíos que estaban en Jerusalén‖ (1Ne.2:13) y, como lo explica Nefi, acusaron a su padre de ser un anarquista criminal por pre- tender enseñar y predicar que ‖la gran ciudad de Jerusalén seria des- truida‖ (1Ne.1:4), exactamente en la misma forma en que Sarim acusó a Jeremías de prédicas conspiratorias. Tan poderosamente persuasivo era el punto de vista de la clase gobernante de Jerusalén que los dos hijos mayores de Lehi compartían con el resto de los judíos el deleznable crimen de ―procurar quitarle la vida‖ (1Ne.17:44). En ninguna otra parte puede apreciarse con mayor claridad ―la disensión e incertidumbre que privaba en la triste ciudad de Jerusalén‖38 que en estas consternadoras escenas dentro de la propia familia de Lehi. Los hijos mayores, acos- tumbrados a una vida de elegancia egipcia y pensando disfrutar am- pliamente de una fortuna que tenía reminiscencias y vínculos con Egipto, fueron acérrimos defensores del ―statu quo‖, mientras que los hijos mas jóvenes, menos influenciados por los acontecimientos, habían estado alejados del verdadero origen de la crisis suscitada en Jerusalén, la cual no era de carácter político o económico, sino básicamente de índole moral (1Ne.1:19). Los hermanos mayores no comprendían: ―la gente que estaba en la tierra de Jerusalén‖, protestaron, ―era gente justa porque guardaban los estatutos… de acuerdo a la ley de Moisés; por tanto, sabemos que eran gente justa‖ (1Ne.17:22). Tal era el tradicionalismo mojigato de los falsos profetas y su evangelio ―convenientemente convincente‖. El clima de histeria y desolación que prevalece en la historia de la Jerusalén de Nefi es, como se ha visto, estrictamente auténtica, y el peligro de una ulterior destrucción de Jerusalén que como presagio de ominoso destino corre a través de todas las páginas del Libro fue, una vez verificado tal acontecimiento, ampliamente justificado.
  19. 19. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 19 El Lenguaje y el Libro de Mormón El mundo siempre ha fijado sus altivos y burlones ojos en las cons- tantemente frecuentes alusiones del Libro de Mormón sobre cuestiones egipcias. Con una mezcla sorpresa e incredulidad, ahora se sabe que la cultura egipcia se había enraizado en Palestina en el año 600 a.C. con mayor fuerza que lo que cualquiera hubiera supuesto. Es significativo que las alusiones del Libro de Mormón con relación a Egipto son de naturaleza estrictamente cultural –jamás se menciona a faraón o se habla sobre el gobierno egipcio; solo de la cultura egipcia y en particular del lenguaje. Queda perfectamente claro, sin embargo, que el egipcio fue para Lehi como un segundo idioma, ―por que habiendo sido instruido en el lenguaje de los egipcios por tanto él pudo leer estos grabados y enseñárselos a sus hijos‖ (Mos.1:4). Hemos visto que el idioma egipcio se enseñaba a ―Et- íopes, Sirios y a todo extranjero‖ en los días de Lehi. Moroni nos informa (Mormón 9:32-33) que el idioma de los descendientes de Lehi no era ni hebreo ni egipcio, sino una mezcla de ambos, producto de un paulatino proceso de corrupción, de tal suerte que ‖ningún otro pueblo conoce nuestra lengua‖; tales circunstancias hubieran sido poco menos que im- probables si únicamente hubieran dominado el idioma hebreo. El antiguo idioma hitita era en cierto sentido una forma de lenguaje dual. La decla- ración ―ningún otro pueblo conoce nuestra lengua‖ continua vigente hasta el día de hoy, ya que el inglés es el resultado de la imposición del idioma francés sobre los nativos sajones; de la misma forma se llevó a efecto la imposición del idioma egipcio sobre los hebreos nativos de la Palestina de los días de Lehi. En una daga ceremonial, cuya empuñadura labrada de oro blanco nos recuerda la espada de Labán, se lee el nombre Ja‗qob-her, ―Jehová se ha complacido,‖ un nombre que combina enteramente el egipcio y el hebreo en un proceso de fusión del que ahora existe un cúmulo de evidencia y que ha estado presente desde épocas anteriores a los días de Lehi.39 Era común, tanto en idiomas antiguos como modernos, utilizar una misma palabra (p. ej. en español ―discurso‖, en egipcio ―ra‖) tanto para ―lengua‖ como para ―idioma,‖40 sin embargo, este estilo tan común en el Libro de Mormón no se conoce en el idioma hebreo. Cuando Nefi men- ciona, ―así se expresaba mi padre en alabanzas a su Dios‖ (1Ne.1:15), no esta refiriéndose al idioma en que su padre se expresaba, sino que intenta decirnos que lo que hace es citar o parafrasear las palabras de su padre. De forma similar, al decir ―hago la relación en el lenguaje de mi padre‖ (1Ne.1:2), sugiere que va a citar o parafrasear de lo escrito por su padre (1Ne.1:16). Nefi explica que su padre escribió el registro en egipcio, de acuerdo a la manera de los judíos, pero nunca afirma que el egipcio sea la lengua nativa de su padre. El condicionante que aparece al principio de 1Ne.1:2 ―y se compone de…‖ por supuesto que no esta refiriéndose al ―idioma‖ o al ―autor‖, sino al ―registro‖. Las dos primeras son sintáctica- mente posibles, pero carecen de sentido: un idioma no consiste en una sola lengua, pero un registro sí. La frase esta escrita en un inglés torpe y
  20. 20. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 20 poco elegante, pero al igual que muchas otras contenidas en el Libro de Mormón, es muy similar a una típica construcción semítica que bien podría leerse como: ―hago un registro, en el lenguaje de mi padre, con- sistente en la sabiduría de los judíos,‖ etc. José Smith jamás dictó signos de puntuación durante el proceso de traducción del Libro de Mormón. Algunos sostienen que el Libro de Mormón fue escrito en hebreo, pero empleando para ello caracteres egipcios. Sin embargo Moroni (Morm. 9:32-34) enfatiza que los Nefitas habían alterado la manera de escribir el idioma egipcio para ajustarlo de acuerdo con su particular forma de hablarlo, ―pero también hemos alterado el hebreo,‖ obteniendo como resultado el que ―ningún otro pueblo conoce nuestra lengua.‖ Su idioma no era ni egipcio ni hebreo. Moroni tiene en alta estima la claridad y exactitud del hebreo, que a la sazón, ya no era hablado por su pueblo (Morm.9:33) y renuentemente escribe ―en los caracteres que entre noso- tros se llaman egipcio reformado,‖ simplemente porque ocupan menor espacio. Ahora el egipcio podía escribirse empleando para ello un espacio menor que el ocupado por el hebreo, por que en los días de Lehi la es- critura demótica era una especie de taquigrafía, abreviada y extrema- damente apretada;41 y era taquigráfica por la sencilla razón de su natu- raleza completamente idiomática, es decir, peculiarmente adaptada a la fonética y a los procesos cognitivos de un solo y único idioma. Podía emplearse exitosamente para escribir egipcio, pero no para otro idioma. De hecho, no mucho tiempo después de la época de Lehi, los conquis- tadores persas aprendieron arameo en lugar del egipcio por que la es- critura egipcia era demasiado difícil de aprender.42 Ahora nos vemos forzados a creer que los judíos revirtieron este proceso y adoptaron los caracteres egipcios incorporándolos a su propio lenguaje. Estas declaraciones establecen que los Nefitas declinaron el uso de su santa y magnífica escritura, de la que Torczyner escribe: ―La escritura de Laquish permite darnos cuenta por primera vez que el alfabeto hebreo-fenicio es… una escritura inventada y empleada particularmente para escribir con tinta sobre papiros, cuero y tela. Ahora comprendemos como los antiguos judíos podían escribir rápida y eficientemente, con fluidez artística y con la encantadora estética propia de aquellos que disfrutan de la escritura.‖43 ¡y los Nefitas se deshicieron de esto para aprender en su lugar el mas difícil, incómodo e impráctico sistema de escritura jamás creado por el hombre! ¿para que tanto problema? sim- plemente para ahorrar espacio. ¿qué espacio? el invaluable espacio en planchas. ¿Cuándo inició tal costumbre? Con Lehi. ¿Cuándo y donde aprendió ―el idioma de los egipcios‖? En Palestina, naturalmente, aún antes de considerarse a sí mismo como un historiador. ¿Su riqueza le permitió aprender caracteres egipcios solo para sentarse en su casa en la tierra de Jerusalén a escribir signos demóticos que únicamente le aho- rrarían algunos centavos al mes en materiales para escritura? ¿Y ordenó a sus hijos que aprendieran egipcio solamente para que pudieran ahorrar espacio cuando tuvieran que guardar registros? Por supuesto que no:
  21. 21. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 21 cuando aprendieron el idioma, ni Lehi ni sus hijos tenían la más mínima idea de que algún día les sería útil para conservar registros en planchas de metal. No tenían ninguna otra razón para aprender caracteres egipcios que la de saber leer y escribir egipcio. Fue hasta hace poco, cuando los historiadores se dieron cuenta de la necesidad de espacio al registrar los acontecimientos, que vieron la ventaja de continuar escribiendo en egip- cio. Los caracteres egipcios fueron preservados por el uso, ya que implí- citamente se preservaba el lenguaje; aquellos que no estuvieran tan in- teresados en la cuestión del espacio no habrían continuado escribiendo el hebreo empleando los engorrosos caracteres egipcios durante cientos de años, cuando la escritura habría sido menos complicada empleando los prácticos y sencillos veintidós caracteres del alfabeto hebreo, que durante tanto tiempo habían estado a su completa disposición. Pueden esgrimirse innumerables razones para rechazar esta inte- resante teoría; sin embargo, la simple y sencilla declaración de Moroni debería ser suficiente para borrar la vana ilusión de que cualquier persona con elementales conocimientos del hebreo conoce el idioma original del Libro de Mormón. Si así fuese, su traducción mediante el don y el poder de Dios no hubiera sido un milagro, y en lugar de Urim y Tumim, un breve listado de caracteres egipcios con sus correspondientes equivalentes en hebreo hubiera sido la única herramienta necesaria tanto para la gene- ración de José Smith como para la nuestra. Hay mucho en lo escritos de Nefi que muestran, como él mismo de- clara, que esta escribiendo en egipcio –no en caracteres egipcios. Cuando Nefi nos dice que su registro y el de su padre están escritos en el idioma de los Egipcios (no debe entenderse que el idioma de los egipcios fuera el idioma de su padre), podemos estar seguros que eso es exac- tamente lo que significa. Por lo tanto, ¿Habría algo mas natural que eli- giera para grabar su mensaje, dirigido no solo a los Judíos, sino al ―resto de la casa de Israel‖(1Ne.19:19) y a los gentiles (1Ne.13:39-40) de entre las lenguas del mundo a su propio lenguaje hebreo tribal?¿no adoptarían mas tarde los Judíos al griego como idioma internacional por encima del hebreo, incluso como vehículo de la Santa Palabra de manera que esta se difundiera lo mas ampliamente posible no solamente entre los gentiles sino aún entre los mismos judíos? Los primeros tres versículos de 1er. Nefi son totalmente diferentes del resto del texto; son un típico prefacio o introducción, una figura literaria que frecuentemente aparece en las composiciones egipcias. Un ejemplo de ello es el famoso papiro Bremen-Rhind, que inicia con un prefacio que contiene (1) la fecha, (2) el nombre de su autor, Nasim, (3) los nombres de sus padres y una descripción de sus virtudes, con un especial énfasis sobre el llamado profético de su padre, (4) una maldición lanzada en contra de todo aquel que pretenda ―apropiarse del libro,‖ probablemente ―debido al temor de que el libro pudiera llegar a caer en manos impuras.‖44 Compárese lo anteriormente expuesto con el prefacio o prólogo escrito
  22. 22. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 22 por Nefi: (1) su nombre, (2) los méritos de sus padres, llamando particu- larmente la atención del lector sobre las valiosas lecciones aprendidas de su padre, (3) una solemne declaración (equivalente a la maldición de Nasim) sobre la veracidad de la historia, así como la aseveración, ―y se escribe por mi propia mano‖ (1Ne.1:3) -condición indispensable de cual- quier introducción auténtica, ya que su propósito es establecer con cla- ridad la identidad del primer redactor (no del último escribiente) del texto. Las obras literarias egipcias regularmente cierran con la fórmula iw-f-pw ―por lo tanto así es‖ ―y de manera que así es.‖45 Nefi concluye las princi- pales partes de su Libro con la frase, ―Y así es, Amén‖ (1Ne.9:6; 14:30; 22:31). La gran preocupación y cuidado mostrados en el Libro de Mormón por las cuestiones sobre redacción, la obsesión de Lehi por registrar prolija y escrupulosamente cada episodio (1Ne. 1:16) y la sobrada con- fianza de los redactores en su habilidades retóricas son características particularmente egipcias. ―Y se escribe por mi propia mano‖ es simple- mente la equivalencia egipcia de ―lo escrito de mi mano,‖ y casi nos pa- rece escuchar de boca de Nefi las palabras de un aforismo egipcio: ―Tomad las palabras de vuestros padres que os han precedido… por que he aquí, sus palabras se hallan ante vosotros. Abrid, leed y tomad.‖ Ciertamente Nefi mismo fue diligente en seguir este consejo.46 Fue el egipcio y no el hebreo el que mostró su efectividad en el arte de la es- critura.47 Es completamente egipcio el espíritu didáctico de Lehi y su hábito de dirigirse formalmente a sus hijos sobre temas de índole moral y religiosa ―a la manera de sus padres.‖ Como lo haría un buen egipcio, se aseguró, por supuesto, de escribir esas palabras.48 La forma de tales discursos, con su introducción y figura retórica sin lugar a dudas tienen su origen en el academicismo egipcio; sin embargo, su contenido se asemeja mas a la ―ciencia de los judíos,‖ como el mismo Nefi nos lo indica (1Ne.1:2). Sin embargo, tanto en forma como en contenido, los escritos de los profetas y la sabiduría de Israel poseen profundas similitudes con la literatura ―profética‖ y la ―sabiduría‖ egipcias,49 de modo que no debe sorprendernos que las profecías de Lehi perfilen ese mismo estilo. A finales de siglo los eruditos estaban fascinados por el hallazgo de una profecía demótica, fechada en la época de Bocchoris (718-712 a.C.) en la que se profetizaban destrucciones anteriores a la aparición del Mesías, y que fue colocada en la boca de ―un cordero‖ (pa-hib). Las fuentes griegas nos informan que tal profecía disfrutó de amplia difusión en tiempos an- tiguos.50 La extraña sintaxis de la gran profecía de Lehi, conocida como ―El Cordero‖ (1Ne.13:34, 41), no es mas que un anacronismo que habría sobrevivido desde tiempos Helenísticos o Cristianos. Un ejemplo típico de los profetas egipcios es Neferrohu, cuyas pro- fecías, a pesar de que no han podido fecharse, se consideran muy anti- guas. Este hombre se describe a sí mismo como un hombre común y corriente; mucho menos se considera valiente o ―dueño de grandes ri- quezas;‖ sin embargo, se enorgullece de su habilidad como escriba. Al
  23. 23. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 23 igual que Lehi, pone de manifiesto que había reflexionado mucho ―sobre lo que habría de suceder en la tierra,‖ y habiendo obrado así fue impul- sado a profetizar:‖ Alégrese mi corazón, y laméntese esta tierra en donde sois nacidos…la tierra ha perecido completamente, y nada queda en pie…la tierra ha conocido la miseria a causa de aquella comida de los Beduinos que corrompen la tierra‖. Incluso aquí se prefigura la llegada de un rey-salvador.51 La situación no es única, sino una constante tanto en Judá como en Egipto, y nadie podrá negar que si Lehi jamás existió, al menos su arquetipo sí. Nefi enseña que su padre no fue sino uno de los muchos profetas de su época. Políticas Egipcias en el Nuevo Mundo. El indicio mas fuerte de la influencia de la civilización egipcia sobre la posteridad de Lehi se encuentra en cierto episodio posterior de la historia nefita.52 En el Libro de Mormón: Actuando por recomendación del Rey Mosíah, quien ansiaba evitar una controversia por el trono, los nefitas de principios del siglo I a.C. sustituyeron la monarquía por un sistema de gobierno basado en jueces, ―hombres sabios como jueces, quienes juzgarán a este pueblo según los mandamientos de Dios‖ (Mos. 29:11). No se nos dice de donde Mosíah obtuvo la idea; sin embargo, por la disposición y docilidad con la que el pueblo adoptó el sistema implica que ya estaban familiarizados con el (Mos. 29:37-41). Lo anterior queda plenamente demostrado en el episodio registrado sobre un tal Korihor, quien fue capaz de ganar un gran número de seguidores al acusar al ―sumo sacerdote, y también juez superior del país‖ de revivir ―ordenanzas y ceremonias que establecen antiguos sa- cerdotes para usurpar poder y autoridad‖ del pueblo (Al. 30:21-24). Que existiera un peligro real al rehabilitar una antigua forma de gobierno sa- cerdotal es aparente debido a que no mucho tiempo después de haberse establecido el sistema, cierto Nehor, intentando convertirse en el nuevo juez superior, fue acusado de ser el primero en introducir la superchería sacerdotal ―entre este pueblo.‖ En esa ocasión, el juez superior afirmó que si la superchería sacerdotal fuera impuesta sobre el pueblo ―resultaría en su entera destrucción‖ (Al.1:12). Resulta paradójico que la superchería sacerdotal no había sido practicada en el Nuevo Mundo, sin embargo, esa tradición era vivamente rememorada, por lo que sus orígenes deben buscarse en el Mundo Antiguo si es que creemos en lo narrado en el Libro de Mormón. El Mundo Antiguo: A partir de la decimoséptima dinastía egipcia en adelante, la historia documenta de manera amplia los incesantes esfuerzos de los sacerdotes de Amón, con su sacerdote en jefe encabezándolos, por obtener el control
  24. 24. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 24 del país. Para el año 1085 a.C. el sacerdote en jefe de Amón ya se en- cuentra ocupando el trono del sur, y en esa época ―el sumo sacerdote de Amón podía -y de hecho lo hizo- reducir al rey a una posición de servi- dumbre.‖53 El nombre del sumo sacerdote que tomó el trono de Tebas para sí era Herior o Kherihor.54 El fundamento del régimen sacerdotal consistía en un nuevo sistema de fiscalías, en las que los sacerdotes de Amón fungían como jueces y cuya influencia fue extendiéndose cada vez más hasta competir y finalmente suplantar por completo al poder judicial en todo el territorio.55 La tendencia separatista tan característica de la historia sacerdotal quizá se vió ensombrecida durante la reunificación de las cuatro regiones del sur como una sola unidad administrativa bajo el liderazgo de Nehi, el gran gobernador de la decimoctava dinastía, así como la aparición, que inicia con Nehri, de diversas estirpes gobernantes en Tebas bajo el auspicio de Amón.56 Al tomar el nombre de Sam Tawi (el que unifica a dos tierras), el sucesor de Nehri prefigura el surgimiento de una nueva dinastía.57 El que los nombres de Nehi y Nehri tengan o no de alguna manera cierta relación con el nombre de Nefi (no existen nombres egipcios mas semejantes) aún falta por investigar. Sin embargo, ningún filólogo se rehusará a reconocer la posible similitud entre el Korihor del Libro de Mormón y el Kherihor egipcio, así como también, sea filólogo o no, negará el asombroso parecido entre Sam [Tawi] y Sam (el hermano de Nefi). Libro de Mormón: El autoproclamado ―pueblo de Ammón‖ (Al. 30:1), comunidad notable por su celo para con Dios, presentó a Korihor ante su líder, Ammón, ―que era el sumo sacerdote de ese pueblo.‖ Posteriormente ―lo llevaron ante el sumo sacerdote, y también el juez superior del país.‖ A su vez, la instancia en turno lo envió ―a la tierra de Zarahemla…ante Alma y ante el juez superior que gobernaba todo el país‖ (Al.30:19-21, 29-31). El Mundo Antiguo: El gobernador en jefe de Egipto era ―el sumo sacerdote de Amón (o Ammón), el equivalente en egipcio –neter hem tep- significa ―siervo [Hem] en jefe de Dios.‖58 Hem es un prefijo usado en nombres egipcios y tiene la misma función que el tan comúnmente conocido prefijo asiático Abdí, propio de las regiones occidentales (p. ej. el Abdulá de origen árabe: ―siervo de Dios‖). Es sumamente interesante que en el Libro de Mormón el nombre de uno de los hermanos de un Ammón anterior haya sido Hem (Mos. 7:6). En vista que Amón (o Ammón) es uno de los nombres más comunes en el Libro de Mormón y también es el más común y más re- verenciado de los nombres en el Egipto de los faraones durante su última etapa (después del 930 a.C.)59 que pretende absorber Palestina y esta- blecer a Jerusalén como una dependencia política. La reverencia mos- trada al nombre Amón de ningún modo indica ni remotamente la mas mínima concesión al paganismo por parte de los judíos, ya que Amón no
  25. 25. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 25 es más que la versión egipcia de su único y universal Dios-Creador; el Gran Espíritu, quien jamás fue concebido como una forma animal, ni representado por imagen alguna.60 Su primera aparición se remonta aproximadamente al año 2140 a.C. en Tebas, en la parte sur de Egipto, lugar al que parece haber llegado procedente de la parte occidental de Asia.61 ¿Podría tratarse del Dios de Abraham? Es por demás significativo que el nombre llegara a alcanzar preeminencia años después de la pre- sencia de Abraham en Egipto, y cerca de un lugar en donde más tarde se ubicaría una de las más importantes colonias de judíos.62 Una réplica del lienzo egipcio bosquejado hasta el momento, bien pudiera hallarse en las ciudades costeras de Palestina, generalmente bajo la influencia egipcia, cuya administración y gobierno se encontraba en manos de jueces y sacerdotes, los cuales ocasionalmente usurpaban la autoridad del rey. Tales acontecimientos se presentaban tanto en la ciudad de Sidón como en la de Tiro; en esta última vivían dos usurpadores sacerdotales que ostentaban el nombre de Maitena o Matena –un nombre con un número de variantes tal, que ello sugiere una fuerte implicación con el nombre Matoni que aparece en el Libro de Mormón. El Libro de Mormón: El experimento de un gobierno regido por jueces-sacerdotes final- mente colapsó, debido principalmente, a la rivalidad por el asiento judicial surgida entre los tres candidatos, todos ellos hijos de Pahorán, el gran juez superior. Sus nombres: Pahorán, Paanqui y Pacumeni (Hel.1:1-3). El Mundo Antiguo: La rivalidad entre familiares ocasionada por la disputa del oficio de Sumo Sacerdote es una característica del sistema egipcio; de hecho, pareciera que tal potestad era una posición heredada no a causa de un derecho legalmente constituido, sino producto de la tradición.63 El nombre Pahorán parece evocar el nombre palestino Pahura (del egipcio Pa-her-an; también Pa-her-y, ―el Sirio‖), que es egipcio ―refor- mado‖, es decir, un título egipcio genuino pero alterado en tal forma que permita adaptarse a la forma de expresión oral cananita. Pahura (o Puhuru, como también puede escribirse) fue un gobernador (rabú) egipcio de Siria en tiempos de Amarna. Este hombre o algún otro con el mismo nombre fue colocado por faraón como gobernador sobre la provincia de Ube, con sede en Kumedi 64 (también el sufijo –kumen que aparece en nombres del Libro de Mormón tiene su origen aquí). Paanqui es simplemente el bien conocido Paiank egipcio (o Pianchi, Paank, etc.) El primer hombre de importancia en llevar el nombre fue ni más ni menos que el hijo del ya mencionado Kherihor. No fue sucesor de su padre en el trono, contentándose con asumir la suprema potestad del oficio de sumo sacerdote en jefe del culto de Amón; sin embargo, Pane- zem, su hijo, si lograría alcanzar el trono.65 A mediados del siglo octavo, otro Pianhki, rey de Nubia, conquistó virtualmente todo el territorio de
  26. 26. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 26 Egipto y reclamó para sí el oficio de sumo sacerdote de Amón y el título de faraón, en Tebas.66 En los días de Lehi, cuando los Asirios invadieron Egipto, su sucesor se refugió en una ciudad fortificada, cuya ubicación aún es desconocida y que era conocida como Kipkip o Kibkib, un nombre cuyo manejo de la forma rítmico-métrica parece evocar con fuerza a la ciudad/nombre de Gidgid-doni (véase también Gimgim-no, en 3Ne. 8:9). Pacumeni, el nombre del tercer vástago, se asemeja mucho a los nombres comúnmente usados por los últimos gobernantes-sacerdotes de Egipto, cuyos nombres tienen ciertas similitudes Pa-menec, Pa-mnk, Pamenches, etc. Los Griegos (que normalmente poseían la clave para la lectura correcta de los nombres egipcios) lo pronunciaban como Paco- mios. La figura más destacada que ostentó el nombre fue un hombre que comandó a la totalidad de los ejércitos del sur y sumo sacerdote del culto de Horus. Al menos algún otro de los gobernadores generales de Egipto llevaron el nombre.67 Una extraordinaria coincidencia es el predominio del prefijo Pa- en los nombres de los jueces, tanto nefitas como egipcios. En el idioma egipcio contemporáneo esto es tremendamente común, y simplemente tiene la misma función que en una frase en español cumple el artículo definido.68 Otro juez del Libro de Mormón, Cezóram tiene un nombre que sugiere pudiera derivar del nombre de un gobernador egipcio de cierta ciudad Siria: Chi-zi-ri.69 No esta por demás señalar que al subir al trono, Pane- zem, de quien ya se ha hablado con anterioridad, cambió su nombre por el de Meriamón, que suena, fonéticamente hablando, muy similar al Mo- riantón del Libro de Mormón, incluso si no lo leemos Moriantón –una variante perfectamente posible. Sidón era el puerto oficial a través del cual los Judíos establecieron el tráfico comercial con Egipto. Debido a que Lehi y su pueblo fueron hábiles comerciantes, no es una sorpresa el que Sidón sea la única ciudad Pa- lestina cercana a Jerusalén cuyo nombre figure de manera tan prominente en el Libro de Mormón. Es más, dado que Sidón era el punto terrestre de reunión tanto para hebreos como para egipcios y que los nombres de ambos linajes concurren en el Libro de Mormón, uno podría esperar que el nombre de tan popular sitio de reunión apareciera tanto en su forma egipcia como hebrea. La forma egipcia es Dji-dw-na, la cual tiene una extraordinaria similitud con el nombre Giddona registrado en el Libro de Mormón (Al 30:23).70 No podemos dar término a este breve resumen sobre las ―cuestiones egipcias‖ sin hacer mención del hecho significativo de que los antepa- sados de Lehi no eran oriundos de Jerusalén. En Mosíah 1:4 aprendemos que ciertas planchas estaban escritas ―en el idioma de los egipcios.‖ Nefi nos informa (1Ne.3:19) que esas mismas planchas estaban escritas ―en el idioma de nuestros padres‖, y que la posesión de las mismas era nece- saria si el conocimiento del idioma iba a ser preservado para su pueblo. Para preservar simples caracteres, habría sido necesaria menos de una
  27. 27. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 27 sencilla página de signos hebreos y egipcios, y tanto Lehi como sus hijos habrían producido muchas referencias de memoria, ya que ellos ya habían enseñado la palabra. Y si el idioma en cuestión era el hebreo, los hijos de Lehi podrían haber producido con sus propios recursos cualquier cantidad de libros en su propio idioma, de manera que cuando Nefi cree que con un solo volumen de planchas el idioma se perdería –el antiguo idioma de sus padres– posiblemente no estaba refiriéndose al hebreo. La conservación del hebreo naturalmente requería de la posesión de las escrituras, el canon completo en un lenguaje puro, pero podrían encon- trarse en cualquier parte de Judea y la misión a casa de Labán habría sido innecesaria. El idioma de los antepasados de Lehi era una lengua extra- njera; y cuando Nefi indica que era el idioma de los egipcios, eso es exactamente lo que quiere decir. Desde tiempos inmemoriales los israe- litas habían estado exiliándose en Egipto, tanto colectiva, como indivi- dualmente, y no debería sorprendernos la posibilidad que los ancestros de Lehi se encontraran entre estas personas.
  28. 28. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 28 Capítulo 2 Los Hombres de Oriente Nombres Extraños. La huella de Egipto estampada en la posteridad de Lehi puede dis- tinguirse con claridad en los nombres ostentados por ellos y sus descen- dientes. Los nombres hebreos y egipcios en conjunto destacan por su mayoría abrumadora y presencia en cantidades muy similares, lo cual es exactamente lo que uno podría esperar de la declaración de Mormón en el sentido de que ambos idiomas fueron empleados por su pueblo (lo que ciertamente no sería el caso si únicamente se hubiera usado el idioma hebreo), sin embargo, también están presentes elementos Jonios, Hititas y Arabes. Primeramente, examinemos algunos nombres egipcios, com- parando los nombres anotados en el Libro de Mormón (LM) con sus contrapartes equivalentes del Mundo Antiguo (MA).1 Aha (LM), hijo de un comandante en jefe nefita. Aha (MA), nombre del primer faraón egipcio; significa ―guerrero‖ y es un término común. Amínadab (LM), misionero nefita durante la época de los jueces. Amanatabí (MA), jefe de una ciudad cananita bajo el dominio egipcio. El nombre es egipcio ―reformado‖. Ammón (LM), el nombre que con mayor frecuencia aparece en el Libro de Mormón. Ammón (Amón, Amún), el nombre más común en el imperio egipcio: el gran Dios universal del imperio. Ammoní[ah] (LM), nombre de una ciudad nefita. Ammuni-ra (MA), príncipe de Beirut, ciudad sometida bajo el régimen de gobierno egipcio. La relación es similar a la que Camení[ah] (LM), un general nefita, tiene con Khamuni-ra (MA), nombre Amarna, quizá un símil de Ammuni-ra.2 Cezóram (LM), juez superior nefita. Chiziri (MA), gobernador egipcio de una ciudad de Siria. Giddona (BM), a) juez superior que juzgó a Korihor, y b) padre de Amulek. Dji-dw-na (MA), el nombre egipcio para referirse a Sidón. Gidgiddoni y Gidgiddona (LM), generales nefitas.
  29. 29. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 29 Djed-djhwt-iw-f y Djed-djhwti-iw-s agregando la terminación –ankh (MA), son nombres egipcios que significan ―Dios ha determinado: que él viva,‖ y ―Dios ha determinado: que ella viva,‖, respectivamente.3 Tomando como patrón lo anterior, los dos nombres nefitas significan ―Dios ha determinado: que yo viva,‖ y ―Dios ha determinado: que nosotros vivamos,‖ respectivamente. Giddiani (LM), general y jefe de los ladrones de Gadiantón. Djhwti-anhki (MA), ―Thoth es mi vida‖; véase líneas arriba. Gimgim[no] (LM), ciudad de Gimgim, compárese con la expresión bíblica No-Amón, ―ciudad de Amón.‖ Kenkeme (MA), ciudad egipcia, también Kipkip, un asentamiento en Nubia de la dinastía egipcia. Hem (LM), hermano del primer Ammón, un explorador nefita. Hem (MA), significa ―siervo‖, específicamente siervo de Amón, como en la frase Hem tp n‗Imn; siervo principal de Amón‖ usado por los sumos sacerdotes de Tebas. Helamán (LM), un gran profeta nefita. Her-amón (MA), ―en la presencia de Amón‖, muy similar a otro nom- bre egipcio Heri-i-her-imn.4 La letra ―L‖ de las lenguas semíticas se escribe como ―R‖ en el idioma egipcio, ya que este último carece de ―L‖. De manera inversa, la letra ―R‖ en el idioma egipcio es conside- rada como una ―L‖ en los lenguajes de origen semítico. Himni (LM); un hijo del rey Mosíah. Hmn (MA), nombre del Dios-Halcón egipcio, símbolo del emperador. Korihor (LM), un agitador político apresado por el pueblo de Ammón. Kherihor (en ocasiones escrito como Khuhor, etc.) (MA), el gran sumo sacerdote de Amón, quien ascendió al trono de Egipto en Tebas al- rededor del año 1085 a.C. Mantí (LM), el nombre de un soldado nefita, una tierra, un cerro y una ciudad. Manti (MA) es una forma semítica de un nombre egipcio, por ejemplo, Manti-mankhi, príncipe del alto Egipto alrededor del año 650 a.C. Manti una derivación idiomática tardía de Month, dios de Hermontis. Matoni (LM), el discípulo nefita. Maitena, Mattenos, etc. (MA), dos jueces de la ciudad de Tiro, que en diferentes épocas llegaron a ser reyes, muy posiblemente bajo el auspicio y dirección egipcias. Moriantón (LM), el nombre de una cuidad nefita y el de su fundador, también la provincia nefita de Moriántum.
  30. 30. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 30 Meriatón y Meriamón (MA), nombres de príncipes egipcios; ―Elegido de Atón‖ y ―Elegido de Amón‖, respectivamente. Nefi (LM), fundador de la nación nefita. Nehi, Nehri (MA), destacados integrantes de la nobleza egipcia. El nombre de un capitán egipcio era Nfy. Ya que en el Libro de Mormón en inglés el nombre de Nefi aparece siempre escrito con ―ph‖(Nephi), esta forma en el idioma inglés es muy semejante a Nihp, el nombre original del dios Pa-nepi, el cual, en un principio bien pudo haber sido Nephi.5 Paanqui (LM), hijo de Pahorán y candidato al asiento judicial. Paanqui (MA), hijo de Kherihor, a) gran sumo sacerdote de Amón, b) gobernador de la tierra del sur, conquistador de Egipto y sumo sa- cerdote de Amón en Tebas. Pahorán (LM), a) gran juez superior, b) hijo de este mismo juez. Pa-her-an (MA), embajador de Egipto en Palestina, lugar en donde el nombre ha sido ―reformado‖ como Pahura; el nombre Pa-her-y en egipcio significa ―el Sirio‖ o nativo de Asia. Pacumeni (LM), hijo de Pahorán. Pakamen (MA), nombre egipcio cuyo significado es ―ciego‖; al igual que Pamenches (en griego, Pacomios), nombre de un comandante de la región sur y sumo sacerdote de Horus. Pacus (LM), líder revolucionario y usurpador del trono. Pa.ks y Pach-qs (MA), nombres egipcios. Compárense con Pa-ches-i, ―el que clama.‖ Sam (LM), hermano de Nefi. Sam Tawi (MA), en egipcio ―el que unifica a dos tierras,‖ es un título tomado por el hermano de Nehri tras alcanzar el trono. Cezór[am] y Zeezr[om] (LM), un juez inicuo y un abogado entre el pueblo, respectivamente. El nombre de este último mas tarde sería llevado por una ciudad nefita. Zoser, Zeser, etc. (MA), gobernante de la tercera dinastía y uno de los más grandes e importantes faraones egipcios. Zemna[ri][ah] (LM), un jefe de la banda de ladrones de Gadiantón. Zmn[ha][re] (MA), nombre egipcio: los mismos elementos lingüísticos del nombre anteriormente mencionado, solo que en diferente orden –una práctica egipcia común. Zeniff (LM), líder de una colonia nefita. Znb, Snb (MA), elementos frecuentemente empleados en los nom-
  31. 31. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 31 bres egipcios, cf. Senep-ta. Zenoc (LM), de acuerdo con varios autores del registro nefita, fue un antiguo profeta en Israel. Zenekh (MA) nombre egipcio; en otro tiempo propiedad exclusiva de un dios-serpiente. Se habrá notado que los nombres comparados rara vez son exac- tamente iguales, exceptuando el caso de los monosílabos Sam y Hem. Extrañamente, tal circunstancia es una sólida confirmación de un origen común, debido a que los nombres fueron obligados to sufrir algún cambio con el tiempo y la distancia; por lo tanto, si el parecido fuera perfecto, nos veríamos forzados a atribuirlo, por mas descabellado que pudiera pare- cernos, a una simple coincidencia. Debe haber diferencias; y lo que es mas, tales diferencias no deberían ser incongruentes sino mostrar ten- dencias concretas. Esto nos conduce a la cualidad más impresionante de los nombres del Libro de Mormón. Tomemos como ejemplo el caso de Ammón. Siendo un nombre tan popular, se podría esperar que apareciera tanto en nombres compuestos como en solitario, y con toda seguridad, sería el elemento mas frecuen- temente hallado en los nombres compuestos, tanto en occidente como en Egipto. Pero en nombres compuestos Amón o Amún sufre una meta- morfósis, siempre de acuerdo con una regla general. En su tratado sobre Gramática Egipcia, Gardiner escribe: Entre los nombres compuestos existe una categoría sumamente importante conocida como teóforus, en la que uno de los elementos que integran la composición es el nombre de una deidad. En las trascripciones greco-romanas ahora se aplica como regla que cuando el nombre de la deidad se encuentre al inicio del nombre, este elemento se pronuncie con menor fuerza que cuando aparezca solo o al final.6 Acto seguido, el autor procede a demostrar que, en algunos casos, Amón o Amún frecuentemente se convierte en Amén, mientras que en otros su pronunciación desaparece por completo. Basta considerar los nombres Amínadab, Aminadí, Amnor, Amnihú, etc. del Libro de Mormón para ver cuán perfectamente dicha regla tiene su aplicación. Por otra parte, en el nombre Helamán permanece la pronunciación acentuada, debido a que ―el nombre divino‖ no esta ―situado al inicio‖ del nombre. En vista que la ―L‖ semítica equivale a una ―R‖ en lengua egipcia (la cual, no tiene letra L) Helamán necesariamente aparecería en el egipcio ―sin re- formar‖ como el típico nombre egipcio de Heramón. La presencia constante del elemento Mor- en los nombres del Libro de Mormón concuerda sorprendentemente con el hecho de que en las listas de nombres egipcios compilados por Liblein y Ranke el elemento Mr junto con Nfr son, por mucho, los más comunes. En un artículo publicado en la revista Improvement Era en Abril de
  32. 32. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 32 1948, el autor dirigía su interés a la peculiar tendencia que tienen los nombres del Libro de Mormón de ser exclusivamente oriundos del Alto Egipto y del sur de Tebas; en esa ocasión no pudo hallar una explicación satisfactoria a tan extraño fenómeno, pero ahora la respuesta es muy clara.7 Tras la caída de Jerusalén, muchos de los contemporáneos de Lehi que lograron escapar huyeron a Egipto, en donde su principal asentamiento parece haber sido en Elefantina o Yeb, al sur de Tebas. De hecho, todo parece indicar que la colonización mas importante de Ele- fantina se efectuó en esa época y proveniente de Jerusalén.8 ¿Que podría ser entonces mas natural sino que los refugiados que escaparon de la Jerusalén de Lehi huyendo a Egipto tuvieran nombres similares a los del Libro de Mormón ya que los integrantes del grupo de Lehi los habían tomado de la misma fuente? Una seria objeción para utilizar los nombres del Libro de Mormón como evidencia filológica no debe quedar sin respuesta. Al tener ante sí tan extrañas palabras ¿cómo pudo un iletrado José Smith haber sabido como pronunciarlas? y al escucharlas ¿cómo pudo su escribiente haber sabido como escribirlas? Recordemos que estos nombres no son tra- ducciones al inglés como el resto del libro, sino auténticas expresiones propias del idioma nefita. Entre ellas, las suposiciones del Profeta al pronunciarlos y las suposiciones de Oliverio Cowdery al escribirlos for- zaría a realizar un arduo ejercicio de suposiciones mutuas para completar exitosamente el proceso. Solo que no había nada que suponer. De acuerdo con los testimonios de David Whitmer y de Emma Smith publi- cados en el diario "The Saints Herald" y facilitados al autor por Preston Nibley, José nunca pronunciaba los nombres registrados en las planchas; siempre los deletreaba.9 De modo que no hay duda que su significado es tan preciso y fidedigno como es posible interpretarlos mediante el uso de nuestro alfabeto. Sin embargo, Egipto no era lo único. Palestina siempre fue una olla en ebullición y más aún en la época de Lehi, cuando el Cercano Oriente por entero se encontraba intensamente involucrado en operaciones co- merciales y de tipo bélico. Listas de nombres de obreros calificados que vivieron en Babilonia tras la caída de Jerusalén muestran una increíble variedad de tipos.10 Dado que José Smith disponía del Antiguo Testamento, no hay errores al listar los nombres en hebreo, pero sus variantes en el Libro de Mormón son sumamente significativas. La fuerte tendencia a terminar en –iah es particularmente notable, ya que la gran mayoría de nombres hebreos hallados en Laquish finalizan de la misma forma, lo cual indica que los nombres con el sufijo –iah fueron sumamente recurrentes en la época de Lehi.11 Los nombres hebreos grabados en antiguas jarras pro- venientes de algunas otras partes de Palestina guardan cierta familiaridad con los hallados en el Libro de Mormón: Serón, Memsat, Zif (L. de M., Zif), Méter, Efer, Jalón, Ezer, Méname, Lécah, Amnon (L. de M., Amnor), Zoet,
  33. 33. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 33 etc.12 y nunca se sospecharía de ellos si fueran insertados en una lista de nombres del Libro de Mormón. El Libro de Mormón ofrece el tipo correcto para nombres hebreos. Algo verdaderamente sorpresivo es que cierto número de nombres del Libro de Mormón posiblemente son de origen hitita y algunos de ellos indudablemente lo son. Así que, mientras Mantí sugiere las voces egip- cias Mont, Manti, Menedi, etc. y el nombre de una ciudad hitita, Manda y un elemento característico de los nombres Hurrian (mucho de lo hitita es hurrian, como lo ha demostrado el Prof. Goetze) –anti, -andi, es igual- mente común en el Libro de Mormón.13 De la misma manera lo son Cu- meni, Cumen-oni, Kish-kumen (del hitita Kumani, una importante ciudad), Seántum (del hitita Sandon, Sandas), Akish (del hitita Achish, una de- nominación para Chipre), Gadiandi (de una ciudad hitita, Cadianda).14 Su variante egipcia indica que estos nombres llegaron a la gente de Lehi a través de otras rutas, no directamente; sin embargo, recientemente se ha demostrado que algunos contemporáneos de Lehi de cierto renombre eran hititas; los asentamientos y nombres hititas seguían sobreviviendo sobre la montañosa Judea de su época.15 La presencia de nombres tales como Timoteo y Laconeo en el Libro de Mormón es estrictamente correcto, sin embargo en primera instancia parecería ser contradictorio. Ya que al menos en el siglo XIV a.C. Siria y Palestina habían estado en permanente contacto con el mundo Egeo y que a mediados del siglo VII mercaderes y mercenarios griegos se en- contraban fuertemente ligados a intereses egipcios (los mercenarios egipcios mas capaces siempre fueron griegos), diseminados por todo el Cercano Oriente.16 La gente de Lehi, muy aparte de sus actividades mercantiles, no habría podido evitar un considerable contacto con esta gente en Egipto y especialmente en Sidón, la cual hasta esos días era alabada por los poetas griegos como el más grande centro del comercio mundial. Es interesante anotar que Timoteo es un nombre Jonio, ya que los griegos de Palestina eran jonios (de ahí el apelativo de ―hijos de Ja- vanim‖) y –debido a que Laconeo significa ―un Laconiano‖- que los mas antiguos mercaderes griegos eran Laconianos con colonias en Chipre (Akish en el Libro de Mormón) que por supuesto comerciaron con Pales- tina.17 El recopilador de estas investigaciones se mostró tremendamente sorprendido por la ausencia total de nombres Baal en el Libro de Mormón. ¿Qué desafortunada circunstancia habría intervenido para que los auto- res del Libro de Mormón olvidaran incluir por lo menos un nombre que contuviera el elemento Baal, tan común en los nombres del Antiguo Testamento? Habiendo descubierto, como pensábamos, que el libro estaba en un error, evitamos criticarlo al momento y de hecho su reti- cencia a presentar en sus páginas nombres de Baal --lo que ha sido asombrosamente justificado en años recientes-- sería una marca con- denatoria contra el libro. Ahora sabemos que el obstinado prejuicio de
  34. 34. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 34 nuestro texto mostrado hacia los nombres de Baal es en realidad la actitud correcta, y este descubrimiento, plantado frente a nuestras preconcep- ciones y cálculos, debería con toda justicia ser ponderado como una evidencia de peso a favor de la autenticidad del libro, dado el supuesto error histórico que sus páginas presentaban. Sucede que por una u otra razón los judíos a principios del siglo sexto a.C. no habrían tenido nada que ver con los nombres Baal. Una revisión a las listas de los nombres de Elefantina muestra que ―el cambio de los nombres Baal, por sustitución, concuerda con la admonición de Oseas en el sentido de que no deberían ser usados mas por los Israelitas y con- secuentemente resulta mas interesante averiguar la forma en que los últimos descubrimientos arqueológicos confirman al profeta, ya que de los mas de 400 nombres escritos en el papiro de Elefantina ninguno de ellos esta compuesto por la palabra Baal.‖18 Debido a que Elefantina fue ocupada durante mucho tiempo por los Israelitas que escaparon de Jerusalén posteriormente a su destrucción, sus nombres deberían mostrar las mismas tendencias que los presentes en el Libro de Mormón. Sin embargo el traductor del libro quizá por el ejercicio de una astucia sobrehumana habría sido advertido por Oseas 2:17 a omitir los nombres Baal, ya que el significado de ese pasaje esta tan lejos de lo obvio que Albright, ya para 1942 encuentra como ―muy significativo que los sellos e inscripciones de Judea…tan numerosas en los siglos séptimo y octavo parece que no contienen nombres Baal en absoluto.‖19 Realmente muy significativo, pero difícilmente mas que la extraña perspicacia que el Libro de Mormón muestra sobre el particular. Con respecto a la presencia de algunos nombres de origen árabe en el Antiguo Testamento, Margoliouth hace notar que, ―considerando… que los nombres registrados son una fracción infinitesimal de la población, tal evidencia resulta extraordinaria.‖20 Esta consideración encuentra aplica- ción con mucha fuerza en el Libro de Mormón, en donde los nombres coincidentes con las diversas formas lingüísticas del Mundo Antiguo re- presentan ―solo una fracción infinitesimal‖ de la población nefita. Lehi y los Arabes Lehi era sumamente rico y era también un mercader; su riqueza se perfilaba bajo la forma de ―toda clase de riquezas‖ (1Ne.3:16) traídas de diversos y exóticos lugares. Su mundo era un mundo de viajeros y co- merciantes. Los príncipes del delta eran mercaderes,21 los príncipes de las ciudades sirias y palestinas eran además, como las tablas Amarna muestran, mercaderes; la historia de Wenamón nos relata que los príncipes de Fenicia y Filistea eran mercaderes; los príncipes árabes del desierto fueron mercaderes; y los mercaderes de Egipto y Babilonia se reunían en sus tiendas para realizar las transacciones comerciales;22 los dos hombres mas sabios de Grecia y contemporáneos de Lehi, Solón y
  35. 35. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 35 Tales de Mileto viajaron constantemente hacia el Este –por cuestión de negocios. Resulta significativo el hecho incidental de que Lehi tuviera una visión en un lugar desierto ―mientras iba por su camino‖ (1Ne.1:5), para orar, se nos dice, y al hacerlo tuvo una visión. El efecto producido por la visión lo hizo regresar apresuradamente ―a su casa en Jerusalén‖ (1Ne.1:7), en donde fue testigo de manifestaciones aún mas gloriosas, mostrándosele con ello que no era necesario ―ir por el camino‖ para orar o recibir visiones; no iba por el camino esperando una visión –porque cuando la hubo reci- bido inmediatamente regreso a casa– sino que la recibió en el transcurso de un viaje rutinario de negocios que lo obligó a cambiar de planes. El oro y los objetos preciosos que Lehi poseía eran el resultado del intercambio efectuado como pago por su vino, aceite, higos y miel (pro- ductos para los cuales parecía ser un hábil comerciante), riquezas que no solamente habían sido transportadas por mar (de ahí la importancia de Sidón), sino necesaria y especialmente en caravanas. ―Israel‖, dice Montgomery, ―volvió la vista hacia el desierto. Ahí era comercialmente posible obtener beneficios a través de las grandes rutas comerciales… a Siria… a Egipto y el Mediterráneo, o… hacia el Eúfrates y el Golfo Pérsico. Al Oeste el mercado estaba saturado con Egipcios, Filisteos, Fenicios y Sirios, todos ellos comerciantes mas hábiles y sagaces que los Hebreos.‖ Ya que Egipto controlaba el comercio occidental, es fácil ver como Lehi podría sacar el mayor provecho de su bagaje cultural egipcio. Sin em- bargo estos contactos occidentales estaban abiertos en la época de Lehi debido a una política de estrecha cooperación con los poderes del occi- dente en contra de Babilonia; la regla siempre había sido que el comercio del desierto, específicamente el del desierto del sur era la única fuente confiable de riqueza para los hombres de Jerusalén.23 Existe amplia evidencia en el Libro de Mormón, como era de espe- rarse, que Lehi fue un experto sobre viajes en caravana. Considérense algunas generalidades. Al recibir una advertencia a través de un sueño, Lehi esta aparentemente preparado y listo al momento de recibir la orden de tomar a su ―familia, provisiones y tiendas‖ y dirigirse al desierto (1Ne.2:4). A pesar de no llevar absolutamente mas que las provisiones necesarias (1Ne.2:4), sabía exactamente que tipo de provisiones debía llevar, y cuando se le ordenó regresar a la cuidad para atender ciertos requerimientos inesperados, envió por los registros de Labán, no por cosas necesarias para el viaje. Todo ello denota en el hombre un alto grado de preparación y conocimientos, así como la magistral forma de establecer un campamento-base a fin de reunir fuerzas para la gran jor- nada a la usanza de los modernos exploradores de Arabia.24 Hasta el momento de abandonar el campamento-base, es decir, hasta el día en que recibe la Liahona da la impresión que sabe exactamente lo que esta haciendo y hacia dónde se dirige: no parece estar siendo ―guiado por el espíritu, sin saber de antemano‖ como sucediera con Nefi en las obscuras
  36. 36. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 36 calles de Jerusalén (1Ne.4:6) Su familia lo acusa de demente por salir de Jerusalén y no consideran sus sentimientos al mofarse de sus visiones y sueños, aunque nunca cuestionan su habilidad para guiarlos. Se quejan, como todos los árabes, de los terribles y peligrosos desiertos por los que viajan, pero no incluyen el desconocimiento del desierto entre los peligros inherentes; sin embargo sería la primera y última objeción a su descabellado proyecto, ya que la gran ciudad de Jerusalén representaba, desde la perspectiva de Lehi, un desafío mayor que el agreste y peligroso mundo de los lugares desolados. Lehi mismo jamás menciona a la inexperiencia como uno de los obstáculos a vencer. Algunos miembros de la familia ríen maliciosamente cuando Nefi propone construir un barco (1Ne.17:17-20), y probablemente recordaron el viejo y conocido refrán, ―no le muestres a un árabe el mar o a un sidonio el desierto, por que su trabajo es diferente.‖25 Pero a pesar de que decían que ―le faltaba juicio‖ (1Ne.17:19) para construir un barco, nunca se burlaron de sus habilidades como cazador o lo trataron como a alguien que no esta acostumbrado a las rudas condiciones en el yermo. El hecho de que trajera su arco de fino acero y que supiera como manejar bien tan difícil instrumento muestra que Nefi había cazado bastante du- rante su corta existencia. Lehi tenía fuertes lazos con el desierto entre sus antecedentes fami- liares. Doscientos sesenta años antes los Judíos se sintieron mucho mas afines con la gente del desierto que en épocas subsecuentes. ―Llegamos a darnos cuenta,‖ dice Montgomery, ―que Israel tenía su rostro dirigido hacia aquellas regiones que llaman el desierto; su vecino mas cercano.‖ Los Judíos mismos originalmente fueron gente del desierto y jamás lo olvidaron:26 ―Este constante ir y venir de vagabundos del desierto aún continua… No existen barreras de raza, lengua, casta o religión‖ entre ellos y sus primos del desierto.27 Frecuentemente se nos ha informado que los antiguos patriarcas fueron Beduinos errantes, sin embargo lo anterior no es indicativo de que vivieran en la barbarie;28 su lenguaje era el propio de la gente del desierto, del que muchas palabras hasta el día de hoy se asemejan mas al hebreo que al árabe moderno.29 En fechas tan recientes como el año 2000 a.C. el árabe y el hebreo aún no habían sur- gido de lo que ―sustancialmente era un lenguaje común entendido desde el Océano Indico hasta Taurus y desde Zagros hasta las fronteras de Egipto. Este lenguaje común (excluyendo el acadiano…) probablemente era casi tan homogéneo como lo era el árabe hace mil años.‖30 Una cu- riosa y persistente homogeneidad cultural y lingüística ha caracterizado a la gente del Cercano Oriente en cada época histórica, de tal manera que Margoliouth puede afirmar que ―un sabaeano (Arabe del Sur) bien podría haber encajado en el primer versículo del Génesis.‖31 ―Los Hebreos con- tinuaron siendo árabes‖ es el veredicto de un erudito moderno; ―su lite- ratura…en sus formas registradas, es del tipo y estructura árabe.‖32 No es sorpresa que el Prof. Margoliouth sostenga que los Arabes parecen tener
  37. 37. Lehi en el desierto y el mundo de los jareditas Hugh Nibley 37 ―la clave para cada enigma‖ en el estudio del Antiguo Testamento. En años recientes la tendencia de equiparar al hebreo con el árabe ha sido cada vez mayor, y Guillaume concluye el mas reciente estudio sobre el tema dictaminando que ambos apelativos son en realidad variantes de un origen común, en referencia a ―los hijos de Heber‖.‖33 El calificativo ‘Arabe’ no es empleado para referirse a alguna nación, tribu o raza en particular y ―no existía distinción alguna entre Hebreos, Armenios y Arabes en la época de los patriarcas,‖ según Albright;34 sin embargo, el término sim- plemente define un estilo de vida y los Judíos continuaron aplicándolo a sus parientes que habrían permanecido en el desierto una vez que ellos mismos se habían asentado en las ciudades del país.35 Una relación interesante entre Israel y los Arabes no debe dejarse pasar por alto ya que tiene una aplicación directa con el Libro de Mormón. Nos referimos a cierta genealogía hebrea cuya nomenclatura es no-hebraica, es decir, con peculiares formas antiguas de terminación –an, -on, y en ciertos casos de un origen árabe en particular.‖36 ―La pérdida de la terminación es completamente común en los nombres de sitios pales- tinos,‖ de acuerdo con Albright en referencia a lugares mencionados en documentos egipcios.37 Uno puede recordar cualquier cantidad de lugares mencionados en el Libro de Mormón –Emrón, Heslón, Jasón, Morón, etc., que han preservado esta arcaica terminación –on, indicativo, en lo ge- neral, de un pintoresco tradicionalismo entre la gente de Lehi, y en par- ticular, de lazos con la gente del desierto. Ahora bien, de todas las tribus de Israel, Manasés fue la única que vivió en las regiones mas apartadas del desierto entrando en contacto frecuente con los árabes, a menudo casándose entre ellos y al mismo tiempo sosteniendo la tradicional estrecha relación con Egipto.38 Y Lehi pertenecía a la tribu de Manasés (Al.10:3). La preeminencia del nombre de Ammón en el Libro de Mormón quizá tenga que ver con el hecho de que los Amonitas fueran los vecinos mas cercanos de Manasés y fre- cuentemente pelearan contra ellos en los desiertos al Este del Jordán; al mismo tiempo, una conexión prehistórica con el Ammón de Egipto no es algo que deba descartarse.39 La naturaleza cuasi-nómada de la tribu de Manasés quizás explicaría el porqué Lehi parece tan fuera de lugar con respecto a las cosas de Jerusalén. Por primera vez ―descubrió‖ (1Ne.5:16) de los registros conservados en la casa de Labán que era descendiente directo de José. ¿Porque no lo sabía? Nefi siempre habla sobre ―los judíos que estaban en Jerusalén‖ (1Ne.2:13) con cierto desapego curioso; 1er Nefi nunca se refiere a ellos como ―la gente‖ o ―nuestra gente‖ sino que siempre lo hace de manera totalmente impersonal como ―los judíos.‖ En este sentido, es interesante que las cartas de Elefantina únicamente hablen sobre Judíos y Arameos, nunca sobre Israelitas.40 Nefi y Lehi no se encargan únicamente de mostrar una marcada frialdad sobre el asunto de la lealtad tribal, sino que agregan que la tribu no es un factor decisivo para alcanzar la salvación; que las mismas ben-

×