LAS VANGUARDIAS ARTÍSTICAS. EL POSTMODERNISMOQUIM MONZÓPLANTEAMIENTO PREVIO: ¿QUÉ ES LA POSTMODERNIDAD?Hay que hacer una a...
guerra sólo es vista desde lejos. No hay nada comparable a la destrucciónvivida en el Viejo Continente y , por tanto, la s...
deslizantes no implica la imposibilidad de validar o refutar ciertasinterpretaciones: los postestructuralistas que intuyer...
LOS RASGOS POSTMODERNISTAS EN LA NARRATIVA DE MONZÓEn su artículo “La Postmodernidad o el peligroso espacio de percolación...
que se le cuenta. El cine es en parte responsable de que esas nuevas técnicasaparezcan en la literatura6.No es extraño que...
Si la narración clásica se distingue por el uso del imperfecto de indicativo,muestra indudable de que alguien nos cuenta e...
Le pide a nuestro buscador que formule un deseo en cinco minutos pero éstese sumerge en un mar de dudas ante la posibilida...
otros o de Enrique Vila-Matas, para quien la diferencia entre el texto propio yel ajeno se diluye.De esta forma pasamos a ...
Esta conclusión manifiesta el concepto de literatura que posee Monzó. ParaAna Mª Pérez Cañizares, “ha logrado tener una vo...
submisió, La fe, L’admiració…- que se plasman en actitudes particulares, comoya he dicho antes, cotidianas, a veces insust...
hecho que nos relata sabemos que no tiene una referencia real: la torre de Pisano se ha derrumbado, y, precisamente, con e...
-Res.15Este hilarante momento deriva hacia lo melodramático, pues la mujer leconfiesa que la amante ha muerto y que ella e...
EL RECURSO DE LO ABSURDO EN EL NOMBRE DE LOSPERSONAJES MEZCLADOS CON NOMBRES CORRIENTESQUE CAEN TAMBIÉN EN EL ABSURDO.El p...
deshumanización, conviertiéndose ellos mismos en símbolo de loabsurdo.14
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El postmodernismo. quim monzó

1,624 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,624
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El postmodernismo. quim monzó

  1. 1. LAS VANGUARDIAS ARTÍSTICAS. EL POSTMODERNISMOQUIM MONZÓPLANTEAMIENTO PREVIO: ¿QUÉ ES LA POSTMODERNIDAD?Hay que hacer una aclaración: límites de la modernidad identificadahistóricamente con el fin de la Edad Media. Ideológicamente supondría lagestación de la cultura racionalista que tendría su clímax en la Ilustraciónfrancesa. Ahora bien, el triunfo de la burguesía y el desarrollo del sistemaeconómico capitalista generan una serie de corrientes que en sí mismas llevanel germen de la postmodernidad. Este período, que según autores puede variaren su gestación de un país a otro, tiene, para todos, al menos una característicaclara: el capitalismo pasa a ser un sistema basado en una sociedad deconsumo1.Si no resulta fácil acotar y definir los diferentes momentos de la erapostmoderna, más lo es intentar una definición de una época literaria de estetipo. Lo que llama la atención es la heterogeneidad de las corrientes, autores yplanteamientos.Hay una clara ruptura histórica tras el realismo. Se supone que ésterepresenta la culminación literaria de las ideas imperantes como elpositivismo o el materialismo. Pero, tal y como son las cosas, el propiorealismo no deja de tener influencias románticas y en su interior guardala génesis de otra evolución hacia el modernismo (que se enlazaría asínuevamente con el romanticismo).Las vanguardias estéticas irrumpen en el siglo XX tocando la base racional enla que se había basado lo anterior. Grupos, manifiestos a favor o en contra deéste o aquél “ismo” caracterizan el primer cuarto del siglo XX. Pero laSegunda Guerra Mundial hace que se abra un paréntesis y que, desde mipunto de vista, sólo a partir de los años sesenta podamos hablar en Europa dela postmodernidad. Quizá en Estados Unidos sea diferente ya que allí la1. David LYON, Postmodernidad, Alianza Editorial, Madrid, 1196. “Lo postmoderno se asocia con unasociedad donde las formas de vida consumistas y el consumo de masas dominan la existencia de susmiembros” (pp. 110).1
  2. 2. guerra sólo es vista desde lejos. No hay nada comparable a la destrucciónvivida en el Viejo Continente y , por tanto, la sociedad de consumo de la quese hace caracte´ristica principal ya está en marcha en esa época. (O quizáantes, citar Federico García Lorca, Poeta en Nueva York.Es necesario matizar que el Postmodernismo no es un estilo sino una serie depuntos en común que pueden observarse en una literatura en la que,actualmente, si algo se destaca es la multiplicidad y la heterogeneidad. A ellahay que sumar diferentes posturas creativas y críticas hacia la propiaPostmodernidad.La peculiar situación de la literatura española de postguerra- aislamiento- y elresurgir tras el inicio de la democracia hace que se produzcan y se simultaneenvarias generaciones de escritores, con diferentes estilos y concepciones de laliteratura, pero que, a tenor de lo dicho por todos, en mayor o menor medida,habrían recibido la influencia del Postmodernismo. Quiero decir que, aunquehaya escritores de marcada tendencia realista, es casi imposible presentar unanarrativa únicamente realista, de tipo decimonónico. La novela se impregna aveces de complicados ejercicios retóricos o echa mano de elementosfantásticos que vulneran el principio de verosimilitud tal y como lo entendía lanovela del siglo XIX. No faltan las críticas hacia el afán desmesurado deinnovación. Ángel García Galiano, en su libro El fin de la sospecha. Calassignificativas en la narrativa española, 1993-2003, acusa a ciertas corrientes críticas–capitales en la definición de la Postmodernidad- de convertir la creaciónliteraria en “un erial autocomplaciente y la crítica en un patético ejercicio deegolatría funambulesca”2. Sigue aclarando: “En nuestros días, parece que labestia negra (no sólo de Steiner, Bloom o Eco) y la única culpable de este des-concierto es la Deonstrucción, a la que se le acusa de todos los males habidosy por haber, cuando su principal postulado es tan evidente que no admiteobjeción alguna: el significado depende del contexto y los contextos sonilimitados. La objeción radica en que el hecho de que los sistemas sean2. Op. Cit., pp.9.2
  3. 3. deslizantes no implica la imposibilidad de validar o refutar ciertasinterpretaciones: los postestructuralistas que intuyeron la dimensióntrascendente de la creación, en vez de asumirla, ¡se han extraviado en ella!”3.Para analizar algunas características de la narrativa postmoderna noscentraremos en un autor catalán, Quim Monzó.No toda la crítica manifiesta condescendencia hacia este autor. Mientras quealgunos lo idolatran, otros lo ningunean. Manel Ollé escribe de él: “Des delprimer recull de contes, Uf, va dir ell (1978) fins Guadalajara (1996), es faperceptible una evolució cap a la màxima elisió d’elements superflus, tant pelque da a la ficció com pel que fa a la dicció i el model de llengua literària.Monzó aposta per una concepció rigorosa del conte, on el formalisme qeopera per subtracció no condueix al joc gratuït sinó a laberints domèsticssense sortida”4. En otro artículo, Montserrat Lunati se hace eco de las críticasnegativas hacia Monzó en especial referidas a su utilización de textos osituaciones pertenecientes a la tradición literaria anterior: “La crítica catalana(acadèmica o no) ha estat molt poc tolerant amb aquest tipus d’exercici literariautorreflexiu. (…) Des de les planes del Quadern català d’ El País , ValentíPuig ressenyava Guadalajara i descrivia els contes … com “acudits sensepropòsit d’arrodonir, deformar o enriquir el mite inicial”. I això, segons ell,confirmaria “el buit Intel.lectual de Monzó”. Puig acaba dient que la ficció deMonzó era “minificció, una mica com els minigolfs que tenen el terra pintatde verd per imitar la gespa” (1996). D’altra banda, Eduard Vilella, des d’unarevista acadèmica italiana, definia aquest tipus de relat chez Monzósimplement com una “re-elaboració quasi cínica de temes i motius del corpusde la literatura més tradicional” (1997:21)”5.3. Op, cit. pp. 104. Manel Ollé, www.uoc.edu/lletra/noms/qmonzo/index.html.5. Journal of Catalan Studies.Revista Internacional de Catalanística en www.uoc.es/jocs/2/articles/indiex. html.3
  4. 4. LOS RASGOS POSTMODERNISTAS EN LA NARRATIVA DE MONZÓEn su artículo “La Postmodernidad o el peligroso espacio de percolación delo banal”, Carlos Luis Torres señala algunos rasgos postmodernos quesobresalen en las novelas. En primer lugar, el tema de la escritura. De entrada,señala que el rasgo no es exclusivo de lo postmoderno, aunque sí lo sea elénfasis con el que se trata. El tema de la escritura puede observarse no sólocomo reflexión ante el propio hecho de crear, sino como tema intertextualque genera nuevos textos. En verdad, gran parte de la literatura postmodernaes una alimentación de lo ya escrito, no un copia, sino la demostración decómo el universo literario se sirve de sí mismo para generar nueva creación.Relecturas, cambio de situaciones en textos ya cerrados tradicional yculturalmente: ésta es una forma de enfocar una nueva forma de ver, deinterpretar; naturalmente, no una forma ya decisiva, sino, como señalaDerrida, una más de las posibles que en el tiempo pueden generarse.Otro elemento propio de la literatura postmoderna es el fragmentarismo. Trasel triunfo de la novela realista, llegó su cuestionamiento y su crisis: la llamada“falacia del realismo” puso al descubierto la incapacidad de la razón y delsistema presuntamente cientifista empleado por realistas y naturalistas para darcuenta del mundo y de su sociedad contemporánea, que se enfrentaba, porprimera vez en la historia, a cambios científicos, sociales y políticos de granmagnitud y de forma acelerada. Los movimientos fin de siglo comenzaronatacando un elemento base de la construcción realista: el elemento argumentalde tipo causal. Para sus detractores, la novela no tenía por qué ser el espejo dela realidad ni tenía que asumir la tiranía que el tiempo ejerce sobre la vida. Sedesploma entonces la imagen lineal y se propone la caleidoscópica, la múltiple;el narrador objetivo pierde credibilidad y en su lugar aparecen otrasperspectivas a través de las cuales el lector debe formarse la idea de aquello4
  5. 5. que se le cuenta. El cine es en parte responsable de que esas nuevas técnicasaparezcan en la literatura6.No es extraño que el relato breve, el cuento, ocupe un lugar importantísimo apartir del siglo XX. Se ha llegado a decir que es el género propio del mundocontemporáneo: breve, porque el lector actual no dispone del tiemponecesario para enfrascarse en lecturas densas7. En realidad, las colecciones olibros de relatos extienden un juego de relaciones internas que permitenjuegos literarios a varios niveles: pueden tener temas semejantes, utilizar enalgunos relatos los mismos personajes, tener como eje el espacio…Todo ellorepresenta la fragentación y confusión de la propia realidad.La estructura del libro El perquè de tot plegatEl libro está compuesto por treinta y dos relatos que tratan las posiblescombinaciones del deseo y de las relaciones hombre-mujer. Podemos destacartres partes diferenciadas temáticamente: un primer grupo de relatos tienecomo tema las relaciones de pareja; el segundo opta por tomar el mundomítico de los cuentos populares (son sólo cinco: La micologia, El gripau, La belladorment, La monarquia y La fauna –este último tiene como base los clásicosdibujos animados norteamericanos (tipo “Tom y Jerry”)-; el tercer grupo –compuesto por los relatos La força de voluntat, La fisonomía, La divina providència yEl conte- versan sobre el intelectual y sus fantasmas, para acabar con el relatosobre el acto de escritura del propio escritor.En todos ellos podemos destacar los siguientes rasgos estilísticos:La utilización del presente.6. Un ejemplo en la literatura española sería la novela de Valle-Inclán, Tirano Banderas, en la que se sucedenimágenes fraccionadas, caleidoscópicas.7. Lamentablemente hay fenómenos editoriales que niegan esta propuesta. Nohay más que recordar los éxitosde J.K. Rowling o los llamados “best-sellers” la mayor parte de los cuales sobrepasan las cuatrocientaspáginas.5
  6. 6. Si la narración clásica se distingue por el uso del imperfecto de indicativo,muestra indudable de que alguien nos cuenta el relato, y lo re-escribe, deforma personal a como en verdad han ocurrido los hechos, lo primero quellama la atención en los relatos de Monzó es el uso casi perpetuo del presentede indicativo. A primera vista podríamos pensar que se ha optado por unnarrador observador externo, pero nada más lejos de la realidad. El narradores omnisciente pero con la utilización del presente puede indicar lainmediatez de lo que cuenta – no hay, aparentemente, tiempo en el que se re-escriba la historia- o, la generalización y universalidad de lo que cuenta.El tiempo de duración del relato puede variar entre unos minutos o variosdías, meses o años, pero siempre se relata en presente.El tiempo presente hace que el espacio también se convierta en unaabstracción. Conocemos los lugares, pero hay una ausencia casi pasmosa detopónimos. El espacio son hospitales, casas, cafés - sólo en La immolacióaparece un lugar determinado: Pisa.Los personajes viven en ciudades, todas ellas parecidas, todas ellas símbolo dela postmodernidad. Aislamiento, negación e imposibilidad de relacionesestables, promiscuidad y, al mismo tiempo, indefensión, perplejidad.Monzó resulta por tanto un escritor postmoderno doblemente ya que en elámbito de la cultura catalana –oscilante entre la universalidad y el localismo-no representa la fe en la propia identidad. Algún guiño hay en el relato LaMicologia. Su protagonista es un buscador de setas – el boletaire-8al que se leaparece un gnomo de la suerte tocado a la manera catalana:“Enmig del núvol de pols que el bolet forma en l’airequan es desintegra, plop, hi apareix un gnom, ambbarretina verda, barba blanca i botes punxegudesamb picarols, que sura a mig metre de terra”.98. La figura del boletaire es muy popular en Cataluña. Hasta tal punto que en la TV3 se ha realizado con éxitoun programa titulado “Caçadors de bolets”.9.En medio de la nube de polvo que la seta forma en el aire cuando se desintegra, plop, aparece un gnomo,con barretina verde, barba blanca y botas puntiagudas con cascabeles, que flota a medio metro de tierra.6
  7. 7. Le pide a nuestro buscador que formule un deseo en cinco minutos pero éstese sumerge en un mar de dudas ante la posibilidad de tener a su alcance unariqueza insospechada aunque le parece que el dinero es prosaico y quiere algointeligente. El tiempo avanza y los cinco minutos se escapan pero antes le hadado tiempo a formular su deseo:“Vull un altre gnom com tu”.10De forma que lo que ha comenzado rememorando el cuento popular se hacambiado en algo que no va a tener final: la angustia, en lugar de la alegría y lasatisfacción, es lo que queda.Esta es una forma muy clara de lo que el Postmodernismo realiza con laliteratura. El bagaje cultural se vuelve una fuente inmensa de inspiración peroes necesario truncarlo, darle un cambio radical para que se separe del cuentotradicional. El cambio de la astucia y la avaricia por la angustia caracterizaeste relato y es esta desilusión, esta falsa mueca de descontento y frustraciónlo que caracteriza a todos los relatos. Y es precisamente éste el “hechopostmoderno”. Los años de búsqueda del príncipe en el relato El gripauacaban con la mirada sombría en el futuro: su vida era la búsqueda de laprincesa; ahora que la ha conseguido, no sabe qué hacer. En La monarquia, sereescribe nuevamente el cuento de La cenicienta, y la sordidez del engañovuelve a tapar el final feliz del cuento tradicional, pues la nueva Cenicientadescubre a su marido, el rey, siendo infiel con sus hermanastras.La reescritura del cuento popular es frecuente en la literatura contemporánea.Podemos citar, por ejemplo, los volúmenes publicados por… Cuentospolíticamente correctos en los que se da una nueva perspectiva del cuentotradicinal, o la misma obra de Bernardo Atxaga, Obabakoak, donde a laplurisignificación se le añade la utilización de relatos de Las Mil y una noches.Esta tendencia hace que se intente escribir en el tono mítico del cuentolegendario y se cree un universo de espejismos donde es difícil distinguir eloriginal de la copia. Lo mismo sucede con Borges, ese otro autor que vive de10. Quiero otro gnomo como tú.7
  8. 8. otros o de Enrique Vila-Matas, para quien la diferencia entre el texto propio yel ajeno se diluye.De esta forma pasamos a otro tema muy utilizado por el Postmodernismo, laliteratura como tema, la reflexión sobre la creación literaria, la metaliteratura.Los relatos La Divina Providència y El conte nos narran la obsesión del escritorpor su obra, la necesidad de sacrificar su vida por la literatura, en el primero,es decir, suplantar la realidad por la imagen de una ficción creada por elcerebro. El primero nos presenta a un escritor que ha sacrificado su vida porescribir su “Gran obra” y que, llegado el final de la vida, se da cuenta de quela tinta de los primeros volúmenes que escribió está desvaneciéndose; sudilema es aterrador, pues si dedica su tiempo a volver a escribir lo escrito, nopodrá llega a su conclusión. Su dedicación ha sido tanta que no ha perdidotiempo buscando editor, pues su obra será conocida de igual forma ya quenadie puede negar su valía. El final del relato es el siguiente:…si dedica l’esforç i el temps a buscar l’editor, nipodrà dedicar el temps necessari a refer els volums amesura que es vagin malmetent ni podrà dedicar-se aescriure el volums finals. ¿Què ha de fer? S’angoixa.¿És posible que tota una vida de feina hagi estat enva? Ho és. ¿De què han servit tants esforços, ladedicació exclusiva, el celibat, els sacrificis? Ho trobauna burla inmensa. Sent néixer, dins seu, l’odi: odicap a ella mateix per haver malversat la vida. I nopoder recuperar el temps perdut no li fa tant depànic com la certesa que a aquestes alçades no serà atemps de saber com aprofitar el que n’hi queda11.11. …si dedica el esfuerzo y el tiempo a buscar editor, ni podrá dedicar el tiempo necesario a rehacer losvolúmenes a medida que se vayan estropeando ni podrá dedicarse a escribir los volúmenes finales. ¿Qué tieneque hacer? Se angustia. ¿Es posible que toda una vida de trabajo haya sido en vano? Así es. ¿De qué hanservido los esfuerzos, la dedicación exclusiva, el celibato, los sacrificios? Le parece una burla inmensa. Sientenacer, en su interior, el odio: odio hacia él mismo por haber malgastado su vida. Y no poder recuperar eltiempo perdido no le produce tanto pánico como la certidumbre de que a estas alturas nunca estará a tiempode saber cómo aprovechar el que le queda.8
  9. 9. Esta conclusión manifiesta el concepto de literatura que posee Monzó. ParaAna Mª Pérez Cañizares, “ha logrado tener una voz propia, ha conseguido lomás difícil a la hora de escribir: ser un auténtico creador. Creador en elsentido más estricto, porque la lengua en sus manos es un material maleable:juega, explora, provoca con ella. Y auténtico porque lo que se percibe es quela relación entre Monzó y la literatura está exenta de solemnidad y divismo;que para él, más allá de premios y cenáculos, la literatura es asunto tan íntimo,cotidiano y laborioso como para el carpintero lamadera y los utensilios conlos que la trabaja”12. Aunque precisamente esta característica sirve a susdetractores para apoyar las crítica contra él, tal y como hemos señaladoanteriormente.La felicidad del escritor de El conte es simplemente una ilusión absurda: es sumejor relato, lo cree casi perfecto, a no ser porque no sabe qué título ponerle.Tras horas de deliberaciones que duran hasta el amanecer, al final decideromper ese cuento tan perfecto que no puede tener un título perfecto. Lametaliteratura , tan antigua como la propia literatura (recuérdese , por ejemploel soneto de Lope de Vega) llega nuevamente a ejercitar de divertimento hastallegar al absurdo: porque la propia existencia lo es. Ejemplo de este tipo derelatos podemos verlo en uno incluido en la novela de Bernardo Atxaga,Obabakoak, en el que da instrucciones sobre cómo escribir un cuento encinco minutos.El otro gran tema de los relatos de Monzó son las relaciones entre las parejas.Este es un tema universal y son muchos los escritores postmodernos quetoman como eje aglutinador de sus libros este tema. Basándose encircunstancias cotidianas, insignificantes aparentemente, acaban por poner enevidencia la soledad del individuo, plasman la imposibilidad de la duración delas relaciones, manifiestan las contradicciones del ser humano. Uno a uno sustítulos van desgranando cualidades generales – L’honestedat, L’amor, La12. Ana Mª Pérez Cañizares, “El porqué de Quim Monzó”, en www.monzo.info.9
  10. 10. submisió, La fe, L’admiració…- que se plasman en actitudes particulares, comoya he dicho antes, cotidianas, a veces insustanciales.Podemos observarlo en el relato La immolació. El tema que nos propone es eldestino trágico: los protagonistas mueren en una situación cotidiana mientrasvisitan la torre de Pisa. El marido se niega a subir por temor a que sederrumbe pero, ante la insistencia de la mujer, accede en, como dice elnarrador, una muestra insconsciente de amor. Precisamente el hecho de quesea imprevisible le resta heroicidad, lo que predomina es la reducción a loabsurdo, el sinsentido.Cuando el marido se niega, he aquí el razonamiento que le hace su mujer:“Tot és un risc innecessari. Pujar els avions. Anaramb cotxe. Fumar. Fins estar-se en casa. Pot ser quela veïna de baix no hagi tancat bé el gas, algúencengui un misto i esclati tot l’edifici”13.La mujer decide subir después de lanzar una mirada que parece indicar que larelación pueder resquebrajarse. Y no vale la pena.“El marit veu que negar-s’hi seria la primeraesquerda en el mur que els uneix, un mur que hananat bastint a còpia de anys. Perquè faria qualsevolcosa perquè aquell mur no s’esquerdés, accepta.-Va, som-hi- diu.La dona somriu, l’agafa per la cintura, van cap a latorre,comencen a pujar-hi i no té temps ni d’adonar-se d’aquesta prova d’amor”14.Este tipo de desenlace es lo que caracteriza la escritura postmoderna. Por unaparte, el desenlace trágico, inesperado, sobre todo porque el espacio y el13. “Todo es un riesgo innecesario. Subir al avión. Ir en coche. Fumar. Incluso quedarse en casa. Pude ser quela vecina de abajo no haya cerrado bien el gas, alguien encienda una cerilla y explote todo el edificio”.14. “El marido ve que negarse sería la primera grieta en el muro que los une, un muro que se ha idoconstruyendo a fuerza de años. Como haría cualquier cosa para que ese muro no se agrietara, acepta. Va,vamos- dice.La mujer sonríe, la coge por la cintura, van hacia la torre, comienzan a subir y no tiene ni tiempo de darsecuenta de esta prueba de amor”.10
  11. 11. hecho que nos relata sabemos que no tiene una referencia real: la torre de Pisano se ha derrumbado, y, precisamente, con esta ficcionalidad, se estáreivindicando la autonomía absoluta del hecho literario, fuera de la mímesis.A veces se llega a un “tour de force” en el juego de la verdad y la ficción. Unejemplo de ello es el relato Quarts d’una. En él, se presenta a un hombre y auna mujer conversando por teléfono. El hombre está en su casa y laconversación tiene todos los visos de ser la de un adúltero con su amante.Cuando cree que su mujer puede oírlo cambia de tema y finge hablar con unamigo sobre la conveniencia o no de cambiar de coche (ya se sabe, la eternadiscusión diésel vs.gasolina); pero, a su vez, la mujer también está con alguieny debe cambiar la conversación, esta vez recomendando algunas novelas. Deforma que los dos personajes se encuentran reducidos al absurdo hablando decosas completamente diferentes:-¿L’amor a la tarda , dius que es diu?-Aquest títol, ¿és una indirecta, una invitació?-Però molt millor que L’amor a la tarda era Les centcreus. Vaja, com a mínim per mi.-Aquest, ¿veus?, no l’he llegit. ¿També és unanovel.la?-¿Les cent creus avorrida?De cop, l’home torna a parlar amb veu greu:-Home, ja t’ho he dit. Gasta molta menys benzinaque no pas l’altre.-Però la protagonista de L’amor a la tarda és mésversemblant.-¿I com és que una casa com la Peugeot no haprevist un cas així?-Però això era a Ara tots dos estem igual. ¿M’equivoco?-En absolut.-¿I docs?11
  12. 12. -Res.15Este hilarante momento deriva hacia lo melodramático, pues la mujer leconfiesa que la amante ha muerto y que ella es una amiga de ésta, para mástarde desdecirse y afirmar que es su hermana gemela. El juego de confusionesllega a tal extremo que no sabemos a qué carta quedarnos: si es una broma,raya lo ridículo, al presentar el final de la hermana gemela como recurso; si noes así, ni tan siquiera podemos estar seguros de que todo sea realmente tal ycomo lo dicen. Este, creo yo, es un ejemplo del manierismo al que llega elPostmodernismo que queda reducido al absurdo. Y no es que creamos quetodo texto literario debe tener algún fin, pero entre representar la angustia delhombre contemporáneo a través de situaciones cotidianas absurdas ypresentar a este mismo hombre incapaz de distinguir a dos mujeres y seguir acorriente, hay una gran diferencia.Otro relato que merece la pena y que recoge el sufrimiento universal a travésde un personaje es L’eufòria dels troians. Incertidumbre del ser humano anteslos cambios de la sociedad, la impotencia ante los cambios económivcos, ymacroetructura hace de este texto un ejemplo. Reiteraiones constantes.ESTILO: llegar a lo absurdo, decpcionante final en. Diálogo entre dosamantes: todo falso, él casado? El recurso de las hermanas gemelas¿más absurdo o falso?ComentarCARACTERÍSTICAS ESTILÍSTICAS:EL PARALELISMO Y LA REPETICIÓN EN DESCRIPCIONES YACCIONES.15. ¿Amor por la tarde, dices que se llama?/ -Este título, ¿es una indirecta o una invitación?/-Pero mejor queamor por la tarde era Las cien cruces. Vaya, por lo menos para mí./-Mira, pues éste no lo he leído. ¿Es tambiénuna novela?/-¿Las cien cruces aburrida?/ De repente, el hombre vuelve a hablar con voz grave: /-Hombre, ya telo he dicho. Gasta mucha más gasolina que el otro./-Pero la protagonista de Amor por la tarde es másverosímil./ ¿Cómo es que una casa como la Peugeot no ha previsto un caso así?/-Pero eso era en Ahora losdos estamos igual. ¿Me equivoco?/ En absoluto. / ¿Entonces?/ Nada.12
  13. 13. EL RECURSO DE LO ABSURDO EN EL NOMBRE DE LOSPERSONAJES MEZCLADOS CON NOMBRES CORRIENTESQUE CAEN TAMBIÉN EN EL ABSURDO.El paralelismo lo podemos encontrar en el cuento l’eufòria dels troians. Elpersonaje no se describe como una persona con nombre, sino desde elpunto de vista del sustantivo común: “L’home que durant la infantesa javiatingut una certa fe religiosa no és mandrós….L’home que a la infantesa haviatingut una certa fe religiosa somriu al nen….L’home que a la infantesa s’haviainteressat tant per la matemàtica com per la religió es treu la cartera de labutxaca ….A l’home que, a més de certs problemas d’adaptació, va tenir denoi una caçadora de pell que encara recorda li entren ganes de Soria a fer unacopa…L’home que de noi havia tingut una caçadora de la qual encara esrecorda mira amb falsos ulls enamorats….L’home que va tenir la primeranòvia als quinze anys tracta de veure la cara boan de la situació: durant unsmesos cobrarà l’atur…A l’home que va cobrar el primer sou als setze anys liassignen paradeta en un carrer….L’home que, aa més d’haver tingut laprimera nòvia als quinze anys i haver cobrat el primer sou als setze, no vaacabar un màster d’empresarials continua amb la paradeta…La recopnstrucción de la vida de este hombre es la del ser humano medio,marcada por unas pautas generales: noviazgo, trabajo, matrimonio, fracasotelas aspiraciones, pero ni tan siquiera su acto altruista –salva a una mujer quequiere suicidarse- merecen su agradecimiento. Por tanto, sólo le queda unahuida espiritual, su alma sale del cuerpo para elevarse hacia el espacio exteriorpara buscar un lugar donde reposar.La reducción de hombre a sus pinceladas mínimas cae en lo absurdocon el nombre que se le asigna. Si si existencia es absurda, lo estambién lo más propio que puede tener: nombrarlo mediante unaonomatopeya lo deshumaniza, pero lo más curioso es que, al mezclarlos nombres corrientes con las onomatopeyas éstos se contagian de esa13
  14. 14. deshumanización, conviertiéndose ellos mismos en símbolo de loabsurdo.14

×