¿Donde estar á n las Manos de Dios?
Cuando veo la tierra quebrada y  a bandonada; hogares y vidas humanas   arrasadas por la furia de los ríos; amigos y compa...
Cuando ob servo la injusticia, la  corr upción , el que   explota al   débil; cuando veo al p repo tente,   pedante,   enr...
Cuando contemplo a esa anciana olvidada; cuando su mirada es   nostálgica y balbucea todavía algunas palabras de amor por ...
Cuando veo al moribundo en su agonía lleno de dolor; cuando   observo a su esposa y a sus hijos deseando no verle sufrir; ...
Cuando a esa jovencita que debería so ñ ar en fantasías, la veo   arrastrar su existencia y en su rostro se refleja ya el ...
Cuando aquel pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su   periódico, su miserable cajita de dulces sin vender; cuando...
Y tuve la osadía de enfrentarme a El y le pregunte:  “¿ DONDE ESTAN   TUS MANOS SEÑOR para luchar por la justicia, para da...
Después de un largo silencio escuche su voz que me reclamó: "No te das cuenta que tu eres mis manos, atrévete a usarl...
Los que t ienen  la voluntad, el conocimiento y el coraje para   luchar por un mundo mas humano y justo, aquellos cuyos id...
Señor, ahora me doy cuenta que mis manos están sin llenar, que no   han dado lo que deberían dar, te pido perdón por el am...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Las Manosde Dios

540 views

Published on

Published in: Business, News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
540
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Las Manosde Dios

  1. 1. ¿Donde estar á n las Manos de Dios?
  2. 2. Cuando veo la tierra quebrada y a bandonada; hogares y vidas humanas arrasadas por la furia de los ríos; amigos y compatriotas con la mirada perdida porque perdieron todo, hasta lo irrecuperable; me pregunto... ¿Donde estar á n las manos de Dios?
  3. 3. Cuando ob servo la injusticia, la corr upción , el que explota al débil; cuando veo al p repo tente, pedante, enriquecerse del ignoran te y del pobre, del obr ero y del campesino carente s de recursos para defender su s d erechos,me pregu n to... ¿Donde estar á n las ma nos de Dios ?
  4. 4. Cuando contemplo a esa anciana olvidada; cuando su mirada es nostálgica y balbucea todavía algunas palabras de amor por el hijo que la abandono, me pregunto... ¿Donde estar á n las manos de Dios?
  5. 5. Cuando veo al moribundo en su agonía lleno de dolor; cuando observo a su esposa y a sus hijos deseando no verle sufrir; cuando el sufrimiento es intolerable y su lecho se convierte en un grito de suplica de paz, me pregunto... ¿Donde estar á n las manos de Dios?
  6. 6. Cuando a esa jovencita que debería so ñ ar en fantasías, la veo arrastrar su existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir, y buscando sobrevivir se pinta la boca, se ci ñ e el vestido y sale a vender su cuerpo, me pregunto... ¿Donde estar á n las manos de Dios?
  7. 7. Cuando aquel pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico, su miserable cajita de dulces sin vender; cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán tiritando de frío,con unos cuantos periódicos que cubren su frágil cuerpecito, cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanzas vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto... ¿Donde están las manos de Dios?
  8. 8. Y tuve la osadía de enfrentarme a El y le pregunte: “¿ DONDE ESTAN TUS MANOS SEÑOR para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor y ternura a los olvidados?"
  9. 9. Después de un largo silencio escuche su voz que me reclamó: "No te das cuenta que tu eres mis manos, atrévete a usarlas para lo que fueron hechas: para dar amor y ser i nstrumento." Y comprendí que las manos de Dios soy YO,... y eres TU!
  10. 10. Los que t ienen la voluntad, el conocimiento y el coraje para luchar por un mundo mas humano y justo, aquellos cuyos ideales sean tan altos que no puedan dejar de acudir a la llamada del destino, aquellos que desaf í an el dolor, la critica y la blasfemia ... esos, son los que deciden ser las manos de Dios.
  11. 11. Señor, ahora me doy cuenta que mis manos están sin llenar, que no han dado lo que deberían dar, te pido perdón por el amor que me diste y que no he sabido compartir, las debo de usar para amar y hacerle honor a la grandeza de la creación. Rocio Siembra Conmigo

×