L A A B O L I C IÓ N D E L A S C O R T E S

558 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
558
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

L A A B O L I C IÓ N D E L A S C O R T E S

  1. 1. LA ABOLICIÓN DE LAS CORTES El Ejercicio Soberano del Pueblo Carlos Rojas Marcos 
  2. 2. Capitulo IREFLEXIONES SOBRE EL SER HUMANOCONTEMPORÁNEO.El presente libro no es un relato histórico, ni filosófico, ni meramentejurídico, son simplemente las divagaciones de un ciudadano más, el queles escribe, acerca de la deriva democrática de los países occidentales,de la deshumanización a la que está siendo sometido su pueblo y de unaserie de soluciones básicas a esa falta de democracia real que vivimosdía a día, que seguramente ya están inventadas, o como mínimopensadas, pero que me dispongo a desarrollar, siempre dispuesto a laferoz crítica que precede al ser humano, pero que siempre resulta deltodo enriquecedora en beneficio de un fin común.No se trata de dar una solución definitiva a la democracia, tan altaaspiración no se encuentra a la altura de un ser humano, ni de varios,sino de muchos. Aún en ese caso, existe una humilde pretensión por esteautor, el planteamiento de una sociedad y una democracia distinta a laque vivimos actualmente, el planteamiento de nuevos conceptos jurídicosen el ámbito democrático y al menos, si no la solución o la paliación delos grandes males que afectan a nuestra sociedad, transmitir una serie deideas que algún día pudieran favorecerlo.Como he dicho con anterioridad, la motivación del presente ensayo escompartir mi pensamiento con otros seres humanos, que albergo tenganlas mismas aspiraciones en cuanto a que un mundo mejor es posible, yque alcanzar la igualdad, la libertad y demás derechos fundamentales delhombre no son una quimera, siendo posible su reflejo no sólo en lostextos internacionales, sino en la realidad diaria, aquí, en España, enÁfrica, y allí donde nazca y viva un ser humano.Si bien es cierto que la religión es parte fundamental del desarrollo denuestra civilización, quisiera dejarla al margen del desarrollodemocrático, puesto que por muy respetables que sean los postulados decada una de las religiones, a las que sin duda les debemos culturalmentelo que hoy somos y vivimos, se trata de dar una serie de solucionesjurídicas a la humanidad, a todos, y su sistema político, no se trata de daruna solución a las democracias occidentales, únicamente, o a lasislámicas o a las asiáticas... 1
  3. 3. Ciertamente, el ser humano occidental constituyó en el renacimiento unanueva concepción del mundo, inevitable resulta referir, que empezamos adar al Cesar lo que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios. Es decir,empezamos a fijarnos más en el hombre, y los avances tecnológicosempezaron a darnos respuestas, que hasta entonces las considerábamoscomo imposibles dejados a los designios de Dios.Verdaderamente el cristianismo ha hecho de nuestro mundo, al menosdel occidental, lo que es hoy, pero en la actualidad es perfectamenteprescindible a fin de conseguir un nuevo modelo de convivencia humana,además de resultar su omisión necesaria, puesto que a día de hoy laconvivencia de distintas religiones en los mismos núcleos de poblaciónhumana es un hecho gracias a la globalización, y ninguna religión puederesultar predominante pues negaría las bases de la conciencia humana deaquellos individuos que crean y practiquen otra religión.Siguiendo con el prefacio histórico, el hombre en un determinadomomento empezó a mirarse así mismo, llegando la gran época de lailustración, de cuyos principios hoy seguimos viviendo, la independenciaamericana, los derechos del hombre, la revolución francesa, la revoluciónindustrial, la confrontación de los grandes pensadores que llevaría aEuropa y al mundo a una confrontación ideológica y militar, quefinalmente vendría representada tras la segunda guerra mundial, por dostipos de concepción de nuestro mundo, la capitalista, y la comunista. Dosmundos que a pesar de considerarse racionalmente opuestos, tienen unamisma génesis, la ilustración.A mi humilde entender, el fracaso fundamental del comunismo fue lanegación de uno de los valores naturales intrínsecos del hombre, comoes el económico, si, el hombre es un ser económico, característicaextensible al resto de los seres vivos, ya animales o vegetales, quehabitan la tierra, todo ser recibe algo, a cambio de algo, de hecho es labase de la supervivencia y no todos somos iguales desde el punto devista económico, trasladándolo al ámbito humano, ni trabajamos lo mismo,ni gozamos de las mismas capacidades, ni tenemos la misma empírica, nivaloramos igual las cosas materiales, así como nuestras aspiraciones nomateriales..., por lo que no podemos ser iguales en lo que damos, ni en loque recibimos.Evidentemente negar dicho extremo, va contranatura, más aún teniendoen cuenta que en el mundo globalizado en el que vivimos, y en el que secomenzó a vivir en la guerra fría, con la antesala de la sociedad denaciones, las naciones unidas y la internacionalización institucional, losprocesos económicos son extremadamente complejos. Por tanto, negar 2
  4. 4. dicha condición humana, el ser económico, es negar al ser humano en sí,y por tanto cualquier propuesta que obvie al protagonista de la mismaserá un rotundo fracaso, como así ocurrió y ocurre con todos lossistemas comunistas que operan en nuestro mundo, que lo único queconstituyeron fue en el mejor de los casos, un intento de una utopíahumana. China no es una excepción, es un país capitalista, con ladiferencia que obvia los más elementales derechos que debiera tener unser humano, es una especie de continuación de la introducción capitalistarealizada por el informe Brezhnev para la constitución soviética de 1977y continuada por Gorbachov. Evidentemente, dicho extremo es otrocantar y otro tipo de discusión que no viene al caso.Una vez cae el comunismo, hace tan solo 20 años, solo ha quedado unsistema vigente, el capitalismo. En este punto ruego al lector quediferencie entre capitalismo y economía. El capitalismo imperante, es elpracticado por el ganador de la lucha anteriormente indicada, los EstadosUnidos de América, un país que no ostenta la condición de estado social,a diferencia de la mayoría de los países occidentales donde rige“supuestamente” un sistema económico mixto. Es decir, el capitalismoque tenemos, la forma de gestionar la economía, podríamos denominarlacomo capitalismo salvaje, como la ley del más fuerte, de hecho nadie sesorprenderá cuando afirme que son las grandes multinacionales y losintereses económicos los que imponen y derrocan gobiernos, y los quenos llevan a las grandes desigualdades humanas presentes en nuestromundo.Ese capitalismo salvaje es el que nos ha llevado a que a día de hoy, unacuarta parte, abuse impunemente de las otras tres cuartas partes delmundo, que en la mayoría de los casos, ni tienen acceso a los tanaclamados, hace más de 60 años, derechos del hombre, y que en muchosde los casos nos lleva a que una gran parte de la humanidad no puedacubrir ni sus necesidades más vitales.El cansancio de la humanidad por la falta de discusión intelectual y lapresencia de dicotomías en la forma de entender el mundo desde queacabó la guerra fría, nos ha llevado a una asunción borreguil del mundoque tenemos, parece que estamos en un camino en que ya no cabeesperanza, y que estamos avocados a lo que los grandes ilustradoresiniciaron.Cierto es que en todos los países existen izquierdas y derecha, comobien nos ilustra Gustavo Bueno en su obra El Mito de la Izquierda, perono es menos cierto que el idealismo de derecha o de izquierda haquedado relegado a la historia, ahora no tenemos ideólogos, solo 3
  5. 5. tenemos gestores que se diferencian únicamente en que uno presume losociata y obrero que es, y que el otro lo patriota, y también obrero quees, pero que en realidad sirven a intereses puramente económicos, enpos de sobrevivir a ese capitalismo salvaje que impera en nuestromundo. Pero en el mundo occidental, ya ni quedan obreros, ni laglobalización nos permite establecer fronteras nacionales (si acaso áreasde administración), la clase media impera, y las luchas entre izquierda yderecha histórica acabaron hace 20 años, cuando acabó el comunismo.La gran equivocación de nuestra generación es que creemos que elmundo está muy hecho, muy desarrollado, que grandes corporacionesprotegen dicho status quo, pero precisamente cuando existe unadefinición de status quo, es porque siempre cabe el concepto contrario,plantearse la violación de dicho estado y llegar a su abolición. El hombreha demostrado a lo largo de la historia que está en continua evolución, yque los cambios no son algo que ocurran de vez en cuando o porcasualidad, sino que son necesarios para nuestra propia supervivencia.En síntesis, ¿cómo podemos estar avocados a lo que hace trescientosaños, unos auténticos genios pensaron, cuando los avances tecnológicosdesde hace trescientos años, han girado el mundo de tal forma que ya nosolo no sería reconocible por esos grandes pensadores, sino que es elpropio ser humano es el que ni les resultaría reconocible?.No es una crítica a lo ganado, es admirable como grandes hombresdejaron su vida en tan difícil y desinteresada labor. Cierto es que en losúltimos 300 años el ser humano ha ganado muchas batallas, primero elpueblo obtuvo soberanía, se extendió dicho poder a la gran olvidada, lamujer, ganamos libertades y derechos, obtuvimos un estado delbienestar... siempre y cuando hubieras nacido en Europa o EstadosUnidos, por supuesto. Pero claro es también, que dicha evolucióndemocrática se ha estancado, que hemos alcanzado el cenit de lopropuesto por los ilustradores, y que no han resultado extensibles dichosavances a todos los seres humanos, tan solo a unos pocos.A día de hoy solo resulta reconocible dos clases de humanos, elexplotador, el que habita el mundo occidental, y el explotado, la mayoríade los que habitan en los llamados países en vías de desarrollo y eltercer mundo.No creo que haga falta hablar del ser humano explotado, todosconocemos su realidad, a pesar de que ni teniéndolos cerca pareceperturbarnos, en un excepcional ejercicio de falta de empatía y egoísmo, 4
  6. 6. en el que debemos incluirnos todos los que habitamos este llamadoprimer mundo.Y aunque “la palabra progreso no tiene ningún sentido mientras hayaniños infelices”(Albert Einstein) o niños muriendo de hambre a escasoscientos de kilómetros de las costas europeas y norteamericanas,hablemos del explotador, del ser humano que suponemos que haalcanzado verdaderas cotas de progreso, de las que tanto solemosfelicitarnos a excepción de los periodos de crisis, es decir, cuando nosfalta guita en el bolsillo.Hoy nos encontramos con un ser humano en occidente, que a pesar devivir en la abundancia, vive alienado, es desinteresado, y estáaborregado... ¿por qué? Tan simple como que estamos atrapados ennuestro propio invento.El ser humano occidental presume hoy, sobretodo en lo que se refiere alas nuevas generaciones, de estar en permanente comunicación, internet,las redes sociales y los móviles, nos mantienen “on line” unos con otrosen todo momento... También podemos presumir que nos encontramosconstantemente informados... No creemos en los cuentos chinos que lecontaban a nuestros abuelos, nosotros estamos más cultivados... nuestraespecialización es mayor, nuestra profesionalidad y capacidades estánmás desarrolladas... somos totalmente tolerantes...Pero la realidad del hombre de hoy es que cuanto más comunicados nosencontramos, más información nuestra tienen las grandes corporaciones,conocen nuestras amistades, nuestras familias, nuestra vida, dondevivimos, donde comemos, que hábitos de consumo tenemos, dondeestamos... ¿Alguien cree que toda esa información no tiene undestinatario, que no vale dinero, que Facebook vale lo que vale por loque es en sí mismo, por permitir que nos comuniquemos gratuitamente?,vendemos barata nuestra independencia, la información de toda una vida,cual borregos.Así mismo, nos abordan con tanta información que no disponemos detiempo material para procesarla, solo nos quedamos con los grandestitulares que un equipo de especialistas al servicio del poder dominanteha decidido que nos quedemos. Por poner un ejemplo, es como lasatisfacción de unos padres cuando su hijo pasa páginas y páginas de unlibro, pero no caen en la cuenta de que tiene 3 años y no sabe leer, y portanto, no procesa la información obrante en los libros, pero todavía lospadres se felicitan por lo inteligente que les ha salido el niño, en vez deenseñarle a leer y, en consecuencia, comprender el contenido del libro. 5
  7. 7. Igualmente, solemos felicitarnos de la cantidad de información que nosproporciona internet y los distintos medios de comunicación, y del accesoinfinito a la información del que creemos disponer, sin caer en la cuentaque la educación que nos es proporcionada es deficiente y no nospermite, por falta de base, ni procesar la información, ni seleccionarlaadecuadamente (evitando los titulares que se nos plantea desde lasgrandes corporaciones), ni, en fin, entenderla.Por ello, más que informados, nos encontramos desinformados, aconsecuencia de unos fines que no son culturales sino meramenteeconómicos. En este punto, quisiera hacer especial referencia, a que labase para evitar dicho aborregamiento, es la educación, la cultura, y sinésta falta de base, sólo conseguiremos la “madurez en la gilipollez”,como bien me enseñó Luis Taboada, hermano, que no de sangre, del queles escribe. Es decir, cuando falta la base, el desarrollo de la persona vaseparándose de forma progresiva a lo largo de su vida del supuestocamino recto que seguiría de no existir injerencias externas dedesinformación. Llegando un momento en que esa desinformación anulaal ser humano, como nos enseñó el libertador José de San Martín “Seráslo que debas ser o no serás nada”.Solemos pensar que ante las ineptitudes mostradas por nuestros mayoresen el manejo de las nuevas tecnologías (las nuevas generaciones tambiénlo veremos difícil ante nuestros nietos), los calificamos como ineptos eincapaces de comprender el mundo en el que las nuevas generacionesnos movemos, llegando a ningunear su sabiduría, siendo incapaces dedisfrutar y aprender de sus enseñanzas. Este es el gran defecto de lajuventud, no descubro nada nuevo, somos fuertes, por nuestra juventud,y vemos al resto más débiles... Igualmente, ninguneamos todo lo queimplica pensar en el pasado, no lo valoramos, y cuando tratamos devalorarlo, erramos por nuestra ignorancia. La historia nos hace libres, yun pueblo que no conoce su pasado, no tiene futuro, porque caerá en losmismos errores, atrapado en un bucle eterno que impedirá su avance.En otro orden de cosas, somos más especializados, es cierto, ¿debemosfelicitarnos por ello?. En el terreno profesional resulta del todo evidenteque la especialización es fundamental, puesto que sin competencia yespecialización, no hay progreso laboral desde el punto de vistaindividual, ni las empresas pueden contar con profesionales querespondan a las necesidades empresariales.¿Pero cuando debe comenzar dicha especialización? No podemos llegarhasta el punto de que cada vez somos más máquinas en una cadena demontaje de una fábrica, es como aquel que dice: -yo solo se poner una 6
  8. 8. tuerca, ¿y tu? -Yo la hago, ¿y que sabes de un tal Hitler? -Hitler, quegran personaje de ficción (como piensan un 10% de los jóvenesbritánicos), y tu, ¿de la teoría de la evolución de Darwin que me cuentas?– Que cuando consigan demostrarla, la creeré (Como piensa un 40 % dela población estadounidense)..No es malo especializarse, de hecho, en el mundo profesional esnecesario, pero si es perjudicial especializarse sin conocimientos básicosdel resto de las ciencias. Nos hace susceptibles de ser manejados fuerade nuestro ámbito profesional, por ello, es necesaria una base educativabien consolidada en todos los ámbitos de las ciencias, desde lasmatemáticas, hasta las ciencias sociales, que debe durar, al menos hastala mayoría de edad. Hasta la Universidad no debe concretarseespecialización alguna, de hecho resulta contraproducente entrar en laUniversidad sin una base sólida, puesto que gastaremos recursosingentes en personas que no saben entender lo que leen, que repiten losdictados de las distintas materias como loros que se han limitado amemorizar, que únicamente tratan de obtener un título, en vez de aaprender y dicha enseñanza será polvo cuando se llegue al mundolaboral.Una característica fundamental de estas nuevas generaciones es queconsideramos que somos la generación más tolerante y avanzada,supongo que es algo intrínseco a la juventud, pero en el fondo somosprejuiciosos, juzgamos a los demás, ya sea por su aspecto, por complejopropio o diversas variables humanas... En el fondo sólo somos tolerantescon lo que no nos afecte en nuestras vidas, y que no tengamos cerca. Esdecir, sólo sabemos ser tolerantes con lo que es extraño a nosotros.Sirva de ejemplo el anticlericalismo imperante en muchos sectores denuestra sociedad, consideramos al catolicismo como algo anacrónico, elopio del pueblo, y llegamos hasta tal punto que tratamos de dificultar supráctica por sus fieles (tómese de ejemplo lo que ocurre en las capillasde las universidades de España), y a ridiculizar sus principios.Cierto es que desde el punto de vista de las nuevas generaciones, y lasno tan nuevas, habita la anacronía en el catolicismo (¿por qué las monjasno pueden ser pastores?, ¿por qué el sexo sin reproducción no tienecabida?, ¿por qué los sacerdotes no pueden casarse?...tantas cosas...), deahí que no salgan sacerdotes occidentales... pero eso no es motivo parafaltar al respeto a millones de personas que practican dicha religión.Además, impera la hipocresía, porque suele ocurrir que esos mismos queatacan al catolicismo, cuando hablan del islamismo, un régimen que niegalos más elementales derechos fundamentales de la mitad de su población,de la mujer, a la que trata como un objeto, se les hincha la boca 7
  9. 9. defendiendo su presencia en todas las instituciones y niveles de lasociedad, felicitándose después de lo tolerantes que son... Que fácil esser tolerante pues, si justo lo que nos es extraño lo toleramos, pero locercano a nosotros, con lo que convivimos día a día, no lo toleramos...En fin, las nuevas generaciones pensamos que la tecnología nos hacelibres, pero nos hace más presos, y que somos avanzados, pero enrealidad somos retrógrados incapaces de aprender del pasado y mirar alfuturo.En este punto, conviene entrar a valorar hasta que punto el grado dedeshumanización de las nuevas generaciones es ya una realidad. Siestamos ante un punto de retorno o si la alineación resulta irreversible.Cierto es que dicha alineación no es culpa de las nuevas generaciones,que es culpa de nuestros padres y abuelos, nosotros somos las víctimasdel proceso histórico y de la labor de nuestros mayores, es decir,nosotros no hemos hecho de este mundo lo que es hoy, nos vieneheredado. Pero no menos cierto es, que si a pesar de tomar concienciade dicha alineación, no hacemos nada al respecto, seremos culpables noya de la deshumanización de nosotros mismos, sino de las generacionesposteriores, hasta que llegue un punto que la deshumanización será totaly no quedará margen de maniobra, ni para la sorpresa. El desarrollotecnológico es progresivo, en un siglo hemos visto un desarrollo superioral de los diez siglos anteriores juntos. Es decir, el progreso no esaritmético, lo que nos lleva a un proceso, que en pocas décadas seráirreversible, y “cuando pensamos que el día de mañana nunca llegará, yase ha convertido en el ayer” (Henry Ford).Por otro lado, la colaboración de nuestros mayores resulta fundamental,así, la falta de “contaminación tecnológica”, es decir, la falta deinvolucración en las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de su vidaque viven nuestros mayores, nos muestran que dicha tecnología no esnecesaria, que son hábitos de consumo creados por terceros.A día de hoy, los mayores conocen una libertad, que nuestrasgeneraciones empiezan a olvidar y que las venideras desconocerán. Esalibertad es la independencia de la tecnología. Parece apocalíptico,demasiado apocalíptico, pero no es que lo parezca, lo es.Nuestro invento, la tecnología, nos está atrapando en una cárcel de laque difícilmente podremos salir cuando todos estemos dentro. Ahora,nosotros vivimos más fuera que dentro de esa cárcel, por eso estamos a 8
  10. 10. tiempo de cambiar las cosas, de seguir así, el hombre servirá a latecnología y no al revés.La tecnología está al servicio del hombre. No es una cuestión deagrupaciones de poder que mueven los hilos del resto de la sociedad, esque todos y cada uno de los escalones que conforman nuestra sociedadestán siendo engullidos por nuestro invento. El hombre domina latecnología a favor de nuestra libertad y felicidad, no podemos dejar quesea la tecnología la que nos cree necesidades, que no son vitales, y quenuestra felicidad y sensación de libertad dependa de la satisfaccióninmediata de las mismas, porque entonces viviremos encerrados en unaficción permanente, la que nos ha otorgado dicha tecnología.A día de hoy hasta los bebes aparecen en las redes sociales, y su vida,vivencias, pensamientos... todo, será una información compartida portodos, que las grandes corporaciones poseerán y que en consecuenciausarán para crearle necesidades y que consuma y viva como esasgrandes corporaciones consideren en un mundo ficticio creado para esenuevo consumidor –que no un ser humano-.Dejaremos de ser personas para convertirnos en una imagen, la que todoel mundo tiene de nosotros en las redes sociales, viviremos a través deesa red social, en vez de vivir como seres humanos. Un ejemplo muygráfico es cuando una pareja se para en una cala de Ibiza, lo primero quehace es hacerse una foto en dicho lugar, lo cuelgan inmediatamente en lared, comentan lo bonito que era el paisaje en la red... pero ni bajaron aesa cala, ni tocaron la arena, ni disfrutaron del agua, ni se pararon areflexionar un momento en el agua mientras hacían el muerto, ni vaciaronsu mente, ni por un segundo se permitieron alcanzar la libertad, es decir,ser humanos...¿Sabéis que hizo esa pareja? Directamente se fueron al coche para ir aotras calas a hacer fotos. El hombre pierde su identidad y vive parademostrar a los demás que ha vivido esto, aquello, lo otro... paraalimentar su imagen, sin permitirse un segundo olvidar dicha conexión,dicha imagen, sin permitirse disfrutar en soledad, o con las personasfísicas que le acompañan, sin permitirse ser humano.Internet nos hace libres... ¿como alguien ha podido pensar que el inventode un ejército tenga por objeto la libertad?, lo único que ha conseguido eldesarrollo de internet y las nuevas tecnologías es tenernos todavía máscontrolados, es una nueva fase del control de masas y la propagandainiciadas en el siglo pasado por los grandes regímenes totalitarios, ycontinuados por nuestros regímenes democráticos a día de hoy. 9
  11. 11. E internet es un instrumento de control muy intenso, estamos conectadoslas 24 horas del día, llegará un momento en que no existirá el individuocomo tal... seremos una imagen distorsionada por lo que representamospara otros en las redes sociales a los que nos encontramos asociados...las nuevas generaciones tenemos un exceso de información que nosimpide reflexionar aunque fuera dos segundos, siempre estamos on line...nuestro consumismo lo único que hace es consumir nuestra realidad ysatisfacer necesidades creadas por otros... de seguir así perderemosnuestra naturaleza, dejaremos de ser el animal racional que en un pasadofuimos, únicamente seremos borregos, porque estaremos totalmentealienados, ya no en nuestro trabajo, sino en todos los ámbitos de nuestravida.La dinámica deshumanizadora nos ha convertido en meros jugadores deuna partida de cartas, sustituyendo nuestra cara de póker por lo querealmente somos, asumiendo que nuestra personalidad no es la quedebiéramos tener en origen, sino la que vendemos a las demás caras depóker.A eso me refiero con la libertad que poseen nuestros ancianos, quenosotros medio disfrutamos y que nuestros nietos jamás conocerán.No abogo porque prescindamos de la tecnología, es necesaria, perodebemos replantearnos sus usos y fines, la tecnología debe estar anuestro servicio, y no al revés. Así como las grandes corporaciones.Tampoco os confundáis cuando hablo de las grandes corporaciones, nose trata de agrupaciones humanas, sino de grandes inventos humanoscreados para manejar al hombre a su antojo, para manejar nuestro sereconómico a su servicio. Así, los grandes creadores y dirigentes dedichas corporaciones también son víctimas de su invento, puesto queevolucionan, se desarrollan y viven al servicio de la empresa, el inventono está a nuestro servicio, sino nosotros, como máquinas somosproductivos para los fines de la empresa, y quien pretende salir de esacompetencia y ser más humano que máquina es desechado de inmediato,por lo que nuestro propio instinto de supervivencia nos lleva a tragar y aalienarnos.Ya no existe entre los humanos los obreros, ahora todos somosexplotados, desde el alto ejecutivo atrapado por su trabajo, hasta eltendero, también atrapado en su trabajo. La gran revolución debe venirde facilitar a esa clase media general en los países ricos la no alineación,no podemos tratar al ser humano como máquinas, debe haber unoslímites, y ahí tiene que entrar el estado social para evitar el control de 10
  12. 12. masas al que nos someten actualmente las grandes corporaciones con latotal colaboración de los estados democráticos occidentales.En este sentido, es necesario referir que si las nuevas generaciones nohacemos nada al respecto, llegará un momento en que la alineación seráirreversible, llegando un punto en que un solo individuo por sí sólo noserá capaz de cambiar el mundo, no tendremos mas Gandhis, Napoleones,Hitlers o Kennedys, la historia será previsible, un dirigente serámeramente un producto comercial más creado por grupos de poder, y nohabrá margen para la sorpresa.Edmund Burke nos dijo que “lo único necesario para el triunfo del mal esque los buenos no hagan nada”, pronto llegaremos a un punto en que enel que ni aunque los hombre buenos hicieran algo el mal prevalecerásiempre, porque ya no quedarán hombres, sólo borregos, y porque aún siquedara algún ser humano, el control de masas que ha proporcionado latecnología será tan intenso que ya no tendrá margen para maniobrar, noshabremos encerrado en la cárcel que nosotros mismos hemos construido.Así, seguiremos matando a millones de nuestros hermanos de hambre,seguiremos matando a millones de nuestros hermanos porque finalmentenuestro egoísmo habrá ganado la partida, y nuestra inconsciencia noshabrá llevado a creer y sentir sólo lo que vemos o nos roza.Sólo creeremos lo que vemos, sin caer en la cuenta que todo lo queveremos serán nuestros propios inventos, incluyendo en estos nuestrapropia personalidad (que equivaldrá a la imagen que los demás tienen denosotros), ya no quedará nada del ser humano, sólo seremos marionetasde nuestra propia ficción, la humanidad morirá y no quedara hálito deesperanza.Por todo ello, hay que rebelarse contra el poder impuesto, porque aúnestamos a tiempo, nuestros inventos, las grandes corporacioneseconómicas y nuestras medidas de control, no han alcanzado su plenitud,aún tenemos margen de maniobra.En todo caso, hay que tener en cuenta que las cosas se obtienen de unamanera progresiva, es decir, no se puede esperar que de repente todocambie de la noche al día, pero evidentemente habrá que trabajar en ello,no solo vale llorar.Para que se produzca ese cambio debemos ser sumamente críticos, nosólo con los demás, sino con nosotros mismos, no hay nada más tristeque un ser humano que se engañe a sí mismo, vivirá en una perpetua 11
  13. 13. ficción. ¿Queréis ser esos hombres?. Yo al menos no, porque aunque soyconsciente de mi situación de privilegio de la que llevo gozando toda mivida, nací en el primer mundo con todo lo que ello conlleva, no puedomirar para otro lado, soy consciente de que mi asunción del sistemaimpuesto causa a otros seres humanos mucho daño, y va siendo hora deque cambiemos, no podemos vivir como seres egoístas, ignorantes,inconscientes, aborregados, mientras estamos matando a millones denuestros hermanos de hambre, mientras no garantizamos un futuro anuestra juventud, mientras despreciamos a nuestros mayores... eso no esser humano, o al menos no es el ser humano que quisiera algún día llegara ser. 12
  14. 14. Capitulo IIDENUNCIA A LA DEMOCRACIA.La democracia que disfrutamos es sin duda el mejor de los sistemas quehemos encontrado hasta el día de hoy los seres humanos en aras degarantizar una defensa de los mas elementales derechos que debiéramostener.Dicho sistema político ha evolucionado a lo largo de los dos últimossiglos, ganándose “cotas de humanidad”, por denominarlo de algunaforma, pasando de los conceptos de la soberanía del pueblo, a laextensión del voto a todos los hombres, al reconocimiento de la mujerposteriormente, a la defensa de los derechos civiles y un estado debienestar adecuado a las necesidades del hombre occidental.Sin embargo, la evolución y consolidación del propio sistema nos haenseñando que a pesar de ser la solución a la convivencia humana menosmala entre las malas, adolece de muchos defectos.A pesar de la existencia de todos esos defectos, evidentes para todos losque integramos dichas sociedades democráticas, por su mera evidencia,el hombre occidental no ha reaccionado contra los mismos hasta hacebien poco.¿Por qué la reacción ha sido tardía a pesar de ser conocidos dichosdefectos?. Tan simple como que ahora nos encontramos ante una de lasmayores crisis económicas de los últimos 100 años, y que el hombreoccidental anterior a la crisis, vivía en una abundancia de la que ahora“carece”. Es decir, el hombre solo reacciona cuando le vacían el bolsillo,su propio bolsillo, mientras las cosas vayan bien económicamente parauna persona desde el plano individual, ésta no reacciona, puesto que, enun ejercicio de falta de solidaridad y egoísmo absoluto, vive en laabundancia y pretende mantener el status quo que ostenta aun viendo asus propios hermanos morir de hambre.De repente, el hombre se ha rebelado contra la democracia impuesta,contra los defectos de esa democracia que ya conocía, pero contra la queno ha reaccionado hasta que no le ha tocado su bolsillo, el bolsillo al queme refiero no es el que cubre las necesidades básicas, puesto que en elmundo occidental, nadie va a dejar de tener techo o comer, puesto que sino el Estado Social, otras organizaciones no gubernamentales, 13
  15. 15. generalmente religiosas, cubrirán dichas necesidades. El bolsillo del quehablamos es del que cubre las necesidades no básicas, es decir, los“caprichos”.Suena duro, pero no hay ánimo de ofender a nadie, sino que es unaautocrítica necesaria, en la autocomplacencia está la madurez en lagilipollez, hay que decir la verdad aunque sea amarga, aún contra timismo, como bien nos ilustró Mahoma.Dichas reacciones contra el poder impuesto, evidentemente están másque justificadas, ¿dónde están nuestro derecho al trabajo, a una viviendadigna, a una democracia real, a tantas y tantas cosas que lasconstituciones occidentales nos prometen?....Ahora, siendo justos, por nuestra parte, muy poco dice de nosotros, delos que habitamos este primer mundo, que no hayamos reaccionado hastahace bien poco, cuando en las últimas décadas hemos visto que a tan solo100 kilómetros de Europa, se morían de hambre y carecían de los másfundamentales derechos del ser humano.Aún así, más vale tarde que nunca, seguramente debe ser intrínseco alhombre el reaccionar cuando empieza a afectarnos algo individualmente,y unimos fuerzas para cambiar nuestra situación individual creando un fincolectivo que nos de fuerza para poder obtener un fin que realmente esindividual.En ese momento si nace nuestra solidaridad, o, más bien, la empatía, esdecir, nuestra compresión de lo que sufren otros por estar sufriendo ennuestras carnes lo mismo, y en el fondo más que solidaridad o empatíaseguramente sea el deseo de sentirnos integrados en un grupo social, asícomo el cumplimiento del anhelo de todo ser humano de luchar paraalcanzar cotas que individualmente serían imposibles, pero que sonposibles con la fuerza que nos da el pertenecer a un colectivo.De conformidad a lo relatado, los primeros reaccionarios se hacen llamarindignados, naciendo en España el llamado movimiento 15m quereacciona contra los poderes políticos y la falta de democracia quepredomina en nuestra sociedad.Al principio dicho movimiento estaba conformado por individualidadesautónomas, apolíticas, que llevaban a una falta de concreción de ideas delo que era el 15m, poco a poco con la adherencia de diversasplataformas, algunas políticas y otras apolíticas, parece haberseconformado unos principios mínimos de actuación (asambleas, no 14
  16. 16. aceptación de los político como representantes, marchas organizadas aMadrid y a Bruselas, impedir los desahucios, contra la dictadura de losmercados, futuros referéndum en la red, no a la reforma constitucionalsin contar con el pueblo...).Es decir, parece que ya se ha pasado de la desorganización a la acciónorganizada, acción basada en la protesta para que los políticos nos oigany cambien las cosas, y bien han oído que ya todos se hacen socios dedicho movimiento... Da la sensación de que seguimos esperando que seanlos políticos quienes cambien las cosas, pero nunca lo harán, porqueentonces perderían el status quo, sus privilegios... lo máximo que harándichos políticos es limitarse a realizar pequeñas reformas que dejenmedianamente contento al electorado que ellos consideran que integra elmovimiento 15m, pero no nos engañemos, nunca afrontaran un cambioreal, radical, que es el que necesitamos. Por tanto, las propuestashabremos de realizarlas nosotros, pero creo que nos equivocamos alplantearlas desde fuera del sistema, puesto que, por medio de asambleasaisladas, por muy provechosas y enriquecedoras que sean en al ámbitointelectual de cada persona que asista a las mismas, no tienentrascendencia alguna. Las propuestas deben venir desde el respeto alsistema establecido y usando los medios que nos otorga, es la únicamanera, la democracia se concibe como el poder del pueblo, puesusémoslo, tenemos el medio para cambiar las cosas..Cierto es que tenemos grandes problemas que afrontar, pero la soluciónno se encuentra solo en protestar, ni en aplaudir al primero que sale a lacalle a protestar, es verdad que todos tenemos anhelo de un mundomejor y una democracia más perfeccionada, igualmente todos nospreguntábamos como es posible que nadie saliera a la calle a protestarpor 4 millones de parados, creo que individualmente nos enervaba, perono basta con llorar al papá estado, lo único que conseguiremos es que seadhieran al movimiento hasta los políticos de primera línea, ya sean deizquierdas o de derechas... y nuestras ideas y anhelos sean corrompidos.E igualmente jamás podrá obviarse por dichos movimientos los índices departicipación tan altos del pueblo español en las elecciones municipales yautonómicas inmediatamente posteriores a las protestas. Dichaselecciones han evidenciado que la mayoría abogan por la democraciaimpuesta, puesto que en su creencia es el menos malo de los sistemas, yporque en un país como España, ha existido una larga lucha porconseguir esa democracia, como para tirarla a la basura por cuatro o cienmil chorizos políticos. 15
  17. 17. En todo caso, es evidente que la democracia actual tiene muchísimosdefectos. El principal defecto es que el dinero es origen y fin de todo. Ennuestra constitución se predica una economía mixta, es decir, laprotección del débil por el estado, para que no sea impuesta la ley delmás fuerte. Sin embargo, la realidad del día a día, nos ha hecho constatarque solo se trata de unos principios reflejados sobre el papel, comomuchos otros derechos predicados constitucionalmente como son lavivienda, la igualdad, la educación e incluso la libertad de empresa...Hoy no vivimos una economía mixta, hoy el capitalismo salvaje impuestopor la herencia de la guerra fría es el de los Estados Unidos de América,país que como la gran mayoría conoce, carece de muchas proteccionessociales básicas. Poco a poco, la globalización ha hecho que las grandescorporaciones asuman el control de los países, hay empresas queproducen más que algunos países africanos. Dichas grandescorporaciones derrocan e imponen gobiernos, comienzan guerras y ojalápudiéramos decir que también las terminan.Las tres cuartas partes del mundo son el campo de batalla de las grandescorporaciones occidentales, y cada vez más, por el apogeo chino, de lasasiáticas. Así, nos encontramos desde compañías de telefonía quecontratan señores de la guerra en el África Subsahariana para sacar unmineral, que decir de los diamantes de sangre, del petróleo de Irak, delas intervenciones en Libia... la lista es interminable y conocida. Todas ycada una de las naciones occidentales, juegan un papel fundamental enese tablero.Dichas corporaciones intervienen de manera directa, a través de lospolíticos, en materia de exteriores determinando acuerdos entre paísesque no responden a intereses ciudadanos, sino que responden a la merasatisfacción de las expectativas empresariales de dicha corporación, algomuy común entre las energéticas, por cierto.También, igual de determinantes resultan dichas corporaciones en suspropios países, creando y modificando leyes a través de los políticosnacionales, que permitan su desarrollo y cubrir sus previsiones,ajustando precios, consiguiendo contratas, recibiendo subvenciones,aplicando proteccionismo o monopolios...¿Por qué se produce esto?, porque como Montesquieu nos enseñó “esuna experiencia eterna, que todo hombre que tiene poder siente lainclinación de abusar de él”. Los políticos cobran “poco” pero tienenmucho poder y los directivos de grandes corporaciones cobran mucho,¿qué le espera a un político al final de su carrera? Resulta evidente que 16
  18. 18. si sirven un poco a esas grandes corporaciones mediante el poder que elpueblo les ha otorgado, sino termina como directivo de dichacorporación, como mínimo, ya se encargará de colocar a unos cuantos delos suyos. Y no hablemos ya de las constructoras y los alcaldes...¿Alguien piensa que si un simple alcalde de una localidad malagueña decuyo nombre no quiero acordarme, se hace becerro de oro, el que hasido ministro o presidente de gobierno o autonomía, se va retirar con supensión vitalicia –que no es poco-?... Ya os aseguro que ni a sustataranietos les faltaran lujos.Por todo ello, podemos afirmar que los políticos son simples marionetasde esas grandes corporaciones, y que sus políticas responden meramentea objetivos económicos ajenos a los reales intereses del Estado y de losque ostentamos su soberanía, sino que responden a las previsioneseconómicas de las multinacionales, y al interés de políticos y particularesbien avenidos.Otros de los grandes problemas que presenta la Democracia y que poneen gran peligro el proyecto europeo (y cualquier proyecto humano), sonlos nacionalismos, ya sean en el interior de los estados (España y Bélgicason un gran ejemplo), como en los estados ya constituidos como tales(Inglaterra –mira más al mundo anglosajón que al Europeo-, Francia yAlemania –Haciendo frente común para la defensa de sus propiosintereses-, el renacimiento de la extrema derecha en todos y cada unode los países europeos).Es decir, tanto a nivel interior como exterior, las democracias europeasadolecen de un gran defecto, del que tampoco se libra la democracianorteamericana, y es que no tienen vocación humanista gracias alnacionalismo imperante. Con esto lo que quiero decir es que los derechosciviles del no compatriota les importa muy poco, mientras que losderechos civiles de sus nacionales les importa tanto, que les da igual lapolítica exterior practicada, aunque sea de esclavización de otros sereshumanos, mientras mejore el bienestar de los ciudadanos que seencuentren dentro de sus fronteras. ¿En qué se traduce el nacionalismo?En la manutención de un estado de privilegio de sus conciudadanos porencima del resto de los ciudadanos del mundo.Así, ¿porqué se insiste en la conservación de las fronteras nacionales?,¿por qué no se da la soberanía al pueblo europeo sobre Europa?, ¿alguienpiensa que los alemanes seguirían siendo el tren de Europa, si cedieranparte de su soberanía a todos los europeos?, no les conviene la igualdad,su situación actual es de privilegio. 17
  19. 19. Hay un mito muy extendido acerca de que los españoles tenemos que darmuchas gracias a Europa porque nuestro progreso ha sido gracias a losfondos europeos, pero dicho extremo está muy lejos de ser una realidad,lo primero es que dichas ayudas, en sus mejores años no suponían másque el 1,23 % de la producción anual española (8.829 millones paraEspaña en el 2002, que equivalen al 1,23% de la renta nacional bruta deese año).Es decir, es como si a un mileurista (España) su jefe (Europa) le regala10 Euros al mes, cuando gana 1000. ¿Alguien piensa que ese mileuristava a vivir de esos 10 euros todo el mes, que van a mejorar su vida demanera significativa? Como mucho podrá consumir algún producto, queseguramente sea alemán.El progreso español se debe al trabajo de los españoles, a pesar deEuropa, en esto hemos de romper con el mito del espejo roto, comoseñalaba García de Cortázar en su obra “Mitos de la Historia de España”,ni trabajamos menos que los demás, ni somos menos capaces que losdemás, si acaso los menos pagados del continente por las mismas horasde trabajo.De todas formas, no es oro todo lo que reluce, puestos a hacer cuentas,HAGÁMOSLAS:Europa –no solo Alemania-, en el periodo 2007-2013 aportará a Españaun total de 87.771 millones de Euros entre fondos estructurales,agrícolas y de cohesión.España durante dicho periodo aportará a Europa 79.971 millones deEuros.El saldo favorable para España en ese periodo de 6 años es de 7.800millones de Euros, es decir, a un 0,3 % anual aprox de nuestro PIB.Sin embargo, si estudiamos la balanza comercial España-Alemania,vemos que sólo en 2007 España ha comprado productos alemanes por27.253 millones de Euros, mientras que Alemania ha comprado a Españaproductos por valor de 13.533 millones de Euros, es decir la balanzaanual a favor de Alemania es de 13.720 millones de Euros lo que en 6años supondría unos 85.000 millones de euros.Por tanto, en el periodo de 2007-2013 Europa nos honrará a losespañoles con la friolera de 7.800 millones de Euros, mientras queAlemania ganará con nuestro comercio un saldo favorable de 85.000 18
  20. 20. millones de Euros (11 billones y medio de pesetas, si, con “b” debillones).Ante esto, una pequeña reflexión: ¿Cuando será oficial que somos coloniaalemana?... ¿y ellos son los que quieren salir del Euro?... ¿qué vendamosnuestras reservas de oro?... ¿qué dice Sr. Trichet, qué por qué nohacemos los españoles como que nos caemos y...? Creo que ha habidouna confusión, deben pensarse que todos los españoles somos como ZP...¿Qué más necesitan nuestro amos alemanes?... ¿Qué reformemos nuestraConstitución?... Pues ahí vamos, para que os queremos sociatas ypopulares, reformar nuestra constitución al ritmo que marquen losmercados de centroeuropa...¿Qué es el nacionalismo? En mi modesta opinión, el nacionalismo puededefinirse como la conservación por el gobierno de una nación, delprivilegio de sus nacionales mediante la exaltación de un modelo desociedad, cuya conservación depende de la oposición almulticulturalismo, a la mezcla, porque lo ajeno contamina su sociedadideal, necesitando la exacerbación de todo componente diferenciador delresto de los seres humanos, y buscando el privilegio a costa de unvictimismo inexistente, su consideración de pueblos oprimidos, y lasatanización del supuesto pueblo opresor, del que predicarán laexterminación de sus aportaciones culturales en su tan impoluta sociedad(Catalanes y vascos son oprimidos por los españoles, los nazis alemanespor los judíos, los españoles por los musulmanes...).Dicho elemento diferenciador, puede ser desde un baile regional, a unidioma en particular, a una bandera –aunque sea inventada en el S. XIX-,a una creencia religiosa o a un sentir social diferenciador (ej: loscatalanes son más trabajadores que los andaluces, los alemanes más quelos griegos...).Al fin y al cabo, sólo es una forma de diferenciarse para mantener unprivilegio, dicha situación siempre se justifica en que dan mucho, sonexcesivamente solidarios, pero en realidad es egoísmo, el nacionalismoactual habita en las regiones más ricas, preguntándose porque dan tantoa los más pobres, justificándose en que estos no trabajan porque noquieren, considerándose a sí mismos como víctimas cuando sonauténticos privilegiados. Me gustaría dar la vuelta a las cosas en estesentido, ¿qué los andaluces no quieren trabajar?, si querrán, que un terciode Cataluña son hijos de andaluces, andaluces que ante la pobreza ynecesidad que dejó la posguerra, dejaron sus casas para trabajar entierras lejanas. 19
  21. 21. Y no caemos en la cuenta que lo que pasa es que el dirigente alemánquiere mandar en Madrid pero no quiere que un español mande en Berlín(hace poco el ministro de finanzas alemán tuvo la desfachatez de pedirque los países mediterráneos cediéramos parte de nuestra soberanía, pornuestra evidente irresponsabilidad), y que el dirigente nacionalistacatalán quiere mandar en Jaén, pero que un andaluz no opine sobreTarragona (vid. Estatuto de Cataluña remitido a las Cortes por elParlamento catalán).Por poner un ejemplo de explotación de otros pueblos por elnacionalismo, es como si un español partiera de la base de que en suantigua colonia de Perú, de donde los españoles extrajeron toda lamateria prima posible en su momento, durante siglos, y donde hoyquedan gentes que mueren de hambre, son pobres porque no quierentrabajar, sin querer caer en la cuenta dicho español, que además delexpolio de sus materias primas realizado durante siglos, los peruanos notienen medios de producción para salir de la pobreza porque al español leconviene su explotación casi gratuita de las materias primas que quedanpor las empresas españolas, y encima dicho español va a darles leccionesde gestión y a decirles que le den parte de su soberanía, porque visto, lovisto, los peruanos son unos irresponsables, de ahí su pobreza, y eso noscuesta a los españoles un 0,025 % de nuestro PIB en ayudarles... Demofa.Lo mismo pasa con los alemanes, España es la huerta de Europa, peronos limitan la producción de pesca y la agricultura que es nuestra granriqueza, y a cambio no se nos concede otro modelo productivo, ¿cuándose le ha dicho a un alemán que deje de fabricar tantos coches para quepodamos construirlos los demás?, no, para Europa los paísesmediterráneos debemos consumir y los países centroeuropeos producir...Tiene bemoles que encima lloren... Este año España seguirá con 5millones de parados y los alemanes crecerán un 3% (algo tendrán que verlos billones de pesetas que ganan a nuestra costa). Europa ya no es unproyecto común, Europa se ha convertido en un instrumento jurídico ymercantil que responde a los intereses de dos países principalmente(Alemania y Francia), y todo gracias al egoísmo, gracias al nacionalismo,y a la falta de vocación humanista del proyecto europeo que se harendido a los mercados.Igualmente ,¿como se puede culpar a los pobres de Europa, de noafrontar la crisis cuando es conocido para cualquier estudiante deeconómicas de primer curso que los primeros y que más duramente lopagan siempre son las capas más baja de la sociedad, y luego encimatener la desfachatez de venir a dar lecciones?... o tener la prepotencia, 20
  22. 22. como hace el nacionalismo alemán, de considerarse de un mejor hacerque el resto de los europeos, son más listos, más avanzados, mástrabajadores... ¿lo creen de verdad?, ¿creen en una sociedad primigeniaque tiene la verdad del hacer humano y que los demás son bobos ovagos?, más bien parece la vuelta a un pasado oscuro, del que al parecerno han podido desquitarse... tiembla Europa.Hay que preguntarse como es posible que en un mundo en el quequeremos derribar fronteras y asumir una igualdad entre los hombres,defendamos privilegios tales como los económicos (véase el conciertovasco), y consideremos progre la diferenciación social y humana a travésde instrumentos como la lengua (Que debiera ser un elemento paraentenderse no para diferenciarse).La igualdad y solidaridad son necesarias, ¿Qué sería de Barcelona sinEspaña o viceversa?... ¿Quién consume los productos catalanes?... ¿Quésería de Estados Unidos sin Europa?, el plan Marshall no fue un regalo,fue una inversión comercial, porque sino ¿a quién iba a vender EstadosUnidos?, lo mismo que ha hecho Europa con los países mediterráneos, ylo que necesariamente corresponde, a nivel meramente comercial, a lasregiones ricas con las pobres... Nadie da duros a pesetas, no nosengañemos.Ese nacionalismo emergente en toda Europa, nos impide avanzar comoeuropeos, y como humanos, la solidaridad es necesaria, si queremos unaigualdad real, debemos aspirar a que todos y cada uno de los sereshumanos tengamos las mismas oportunidades independientemente dedonde nacemos, perseguir como fin el privilegio económico, social ojurídico de los habitantes de un determinado territorio es puro egoísmo, ytratar de justificar dicho egoísmo en base a valores diferenciadores,como los expuestos anteriormente, es de todo, menos progreso humano.Yo nací en Chamberí, en Madrid, pero por encima de todo soy un serhumano, un ciudadano del mundo, y el predicar la igualdad o exaltar loque nos une, una historia común entre seres humanos o europeos, eldefender un proyecto común, y entender que es más lo que nos une quelo que nos separa, no es negar mi identidad, ni mis costumbres de gatode Chamberí, ni la chulería en el hablar, ni el orgullo por mi Real Madrid,ni mi amor por mi país...Resaltar lo que nos diferencia para levantar fronteras, si no políticas yjurídicas, culturales o humanas, defender el privilegio jurídico, social,cultural o económico de unos pocos, será de todo menos progresista. LaEdad Media pasó, y volver a “tanto monta, monta tanto, Isabel como 21
  23. 23. Fernando” es la aspiración más retrograda que uno puede plantearse enun mundo tan globalizado y multicultural como el nuestro.Dicho nacionalismo, no solo hace improductiva la relación intereuropea,sino que en países como España es destructivo, dándose la paradoja, deque en una Cámara en que cada diputado debe representar a todos ycada uno de los españoles, ¡a un proyecto común!, hay determinadosdiputados que solo representan a los ciudadanos de su región,conformados en grupos nacionalistas de los que dependen las mayoríasque establecen el gobierno de todos. Como esos diputados nacionalistasno representan, por su ideología, el poder soberano de todo pueblo, sinode unos pocos, someterán constantemente al gobierno de turno a unchantaje económico constante en interés de esos pocos, que ya escasualidad, son los que habitan las regiones más ricas, en el casoespañol.Por todo ello, el nacionalismo es un instrumento de conservación delprivilegio del rico sobre el pobre, y el gran óbice de que alcancemos eléxito en el progreso humano.Cambiando de tercio, corresponde analizar el exceso burocrático denuestras democracias, así, cuando un ciudadano tiene que presentar unainstancia ante la Administración, se ve envuelto en un regreso al S. XIX.¿Cómo es posible, que en pleno siglo XXI, no podamos establecerventanillas únicas on line, que los procesos judiciales duren años, que elpapel y la presencialidad física del administrado siga siendo el procederde la Administración en vez de la digitalización?. Va siendo hora de queadaptemos la tecnología a nuestro día a día, la cantidad de recursos ygastos en los que incurrimos innecesariamente es por falta de adaptacióna los medios que tenemos. Hoy en día, hasta una mediana empresacuenta con esos medios, porque de otra forma multiplicaría sus gastos yla harían inviable, que es lo que les pasa, entre otras cosas, a nuestrasendeudadas administraciones a nivel estatal, autonómico y municipal, queson inviables.Igualmente, la excesiva descentralización conlleva la multiplicación degastos, parece que todas las capitales de provincia han de tenerAeropuerto, trenes de alta velocidad, plantas de neurocirugía en susHospitales... el regionalismo y el nacionalismo nos lleva a no mirar porcriterio económico real alguno, gastando nuestros recursos eninfraestructuras que no responden a la realidad económica de lasregiones. Todas las ciudades no pueden ser referentes en todos loscampos, es insostenible, es normal que exista un Aeropuerto en ciudades 22
  24. 24. con millones de habitantes, pero disculpen los onubenses, en Huelva noes necesario, lo necesario y sostenible es un tren al día Madrid-Huelva.Tampoco es necesario que hagamos 17 agencias tributarias, una porregión, eso solo es el ansia de un político regionalista de tener máspoder, la realidad de tener 17 agencias es que multiplicaremos por 10 losfuncionarios para atender 17 sedes distintas, así como tendremos quecrear consejos interterritoriales para la coordinación de dichas agencias,puesto que la mayoría de la actividad comercial española traspasa lasfronteras autonómicas... Dicha deriva en todos los campos, desde lasanidad a la economía, lo único que nos ha llevado es a contratar a más ymás personal funcionario, a complicar los procedimientos, yconsecuentemente a gastarnos más y más dinero, el que no tenemos, porcierto.En definitiva, cada región debe explotar sus riquezas, susinfraestructuras, pero no puede pretenderse crear un miniestadoautosuficiente en cada región, es como pretender que en Galicia salganibéricos de calidad, y para ello tiráramos millones y millones de Euros encrear un ecosistema como el de la Sierra de Aracena de Huelva, y que enBaleares salgan centollos como los gallegos... La descentralización actuallleva a la ruina a la economía regional y a la de todos, al no responder ala realidad, necesidad y capacidad económica de cada región.Otro hecho que resulta incomprensible es que además de los numerososfuncionarios de los que pende nuestro funcionamiento tengan unaposición laboral tan privilegiada. ¿Como es posible que un funcionariopueda sostener un puesto de trabajo independientemente de cual sea surendimiento laboral?, no existe nada más antieconómico, ruinoso paraquien sostiene a ese trabajador, que somos todos y a la vez tandesincentivador en el terreno profesional personal de dicho trabajador.Es incomprensible que los funcionarios no tengan el mismo régimenlaboral que se tiene en el nivel privado, ciertamente hay que prestar unasgarantías a ese funcionario que prepara unas oposiciones, pero nopueden ser indefinidas ni independientes a su rendimiento.Lo que está claro, es que no es comprensible el sistema de privilegiosinstaurado entorno a los funcionarios, puesto que conlleva una situaciónde desigualdad enorme con respecto a los trabajadores del sectorprivado.Tampoco es comprensible nuestra consciente deriva hacia la bancarrota,puesto que la Administración, que gestiona el dinero con la concienciacreada de que no es suyo, contrata más y más funcionarios. 23
  25. 25. El funcionario trabaja sin perseguir su progresión laboral en base aconquistas productivas, puesto que ganó una vida privilegiada en un únicoexamen, ¿qué se puede esperar de un trabajador que tiene su progresiónlaboral ganada independientemente de lo que haga?. Es la negación delser económico que todos albergamos dentro y que lleva a lainsostenibilidad y la ruina del sistema.Otro de los cachondeos de esta democracia y que resulta indignante a lavista de los ciudadanos es la llamada separación de poderes, partimos deque el pueblo ostenta la soberanía, para ello, elige a través de unaselecciones a sus representantes que integran las llamadas cámaraslegislativas, dichas cámaras son las que eligen el poder ejecutivo, elGobierno –del que dependerá el Ministerio Fiscal-, y ambos poderes,ejecutivo y legislativo, son los que determinan la composición de losgrandes tribunales de los que dependen la interpretación de las leyes quenos rigen.Resumidamente, quien tiene mayoría en el poder legislativo, tiene elpoder de constituir los otros dos poderes, ejecutivo y judicial a suinterés, poderes, que en consecuencia, se encuentran estrechamenteconectados, puesto que del primer poder depende su existencia. ¿Dóndeestá la división de poderes, si se encuentran estrechamente vinculados,hasta el punto que su propia conformación deriva unos de otros?.Otro de los grandes problemas que afectan a nuestra sociedad es ladesincentivación que padecen los ciudadanos en cuanto a la participaciónen la construcción de nuestra democracia y en la mejora de nuestrasinstituciones. La participación ciudadana está consagrada como underecho por las constituciones occidentales, sin embargo, como enmuchos de los derechos básicos, el texto no encuentra reflejo alguno enel día a día.Para empezar, el ciudadano concibe la Administración, como un enteajeno al mismo, cuando lo sorprendente es que es ese ciudadano quien losostiene, sin embargo el ciudadano no colabora con el, si acaso lereclama.A los dirigentes de dicha Administración los concibe ajenos, como si elpropio ciudadano no hubiera participado en su elección. Y por último, elciudadano entiende que le corresponden una serie de derechos por elmero hecho de nacer o estar en el territorio correspondiente a esaadministración. 24
  26. 26. El porqué de esa desincentivación habita por la concepción por elciudadano de todos los problemas anteriormente desarrollados, y por lapropia actitud de los políticos, que viven, o al menos es lo que muestran,como ciudadanos de primera, coches oficiales, portadas de periódicos...,“cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierdenel respeto” (Lichtenberg).Los políticos son ajenos al pueblo, parecen algo inalcanzable, el propiociudadano se pregunta, con razón, ¿qué sabrá este lo que vale un café, sile invitan a todo, y a lo que no le invitan, ya se lo pago yo con misimpuestos?, ¿qué sabrá este lo que es levantarse día tras día a trabajar yque tu único momento de descanso sea ver la tele hasta que te duermesporque el dinero no da para más?... Es decir, no es posible que merepresente alguien que desconoce como vivo, ni conoce mis necesidades,ni conoce mis anhelos...Dicha situación creada ha de dar la vuelta, es necesario que el ciudadanoconciba que su colaboración es imprescindible, y que su voto sirve,puesto que ¿dónde está la democracia, cuando la demo –el pueblo- noparticipa en ella?.La consecuencia de esa desconfianza nos lleva a la no participaciónciudadana, y dicha falta de participación nos lleva inconscientemente a lanecesidad de que unos profesionales, que se hacen parecer a ellosmismos como los únicos interesados en regular las normas deconvivencia de nuestra sociedad, llamados políticos, ejerzan un excesivopaternalismo estatal, regulando toda actividad individual y colectiva sincontar con el ciudadano.Es necesaria la participación ciudadana, no podemos caer en la situaciónde que la soberanía, su ejercicio, sea algo ajeno a nosotros. No podemoscaer en el error de que esta democracia avanzará sin la participación delpueblo. No podemos dejar a los mercados que se hagan dueños y señoresde nuestra democracia.Nuestras constituciones determinan una serie de derechos y deberes delciudadano, pero muchos son los derechos concedidos y casi ninguno losdeberes del ciudadano. ¿Cómo puede exigir el ciudadano un derecho,cuando no ha hecho nada más que sostener al estado con sus impuestos?,el político de turno concebirá que todo derecho constitucionalmentereconocido es un regalo para dicho ciudadano.Por ello, no basta con pedir vivienda y trabajo, esperando que el papáestado lo resuelva, hemos de ganarlo mediante la intervención 25
  27. 27. democrática directa, concibiendo que el estado somos nosotros y no algoajeno. No podemos esperar a que un estado ajeno a nosotros seinmiscuya en todas y cada una de las facetas de nuestras vidasdiciéndonos que debemos hacer, que vivir, que pensar o que soñar...Somos nosotros, quienes somos estado, somos nosotros los que podemosy debemos decidir cuales son los límites que determinan la convivenciade nuestra sociedad, los que podemos decidir directamente las leyes quenos regulan, sin necesidad de representantes, pero para ello debemoscumplir con nuestro deber de participar en la democracia, no podemosesperar recibir lo que queremos limitándonos a dormitar en el sillón denuestro salón y esperando a que sea el papá estado quién lo haga.Ha de nacer una solidaridad en la que todos y cada uno de los ciudadanosno pensemos únicamente en nuestro ser individual, hemos de asumircomo propia, una actividad, a través de la participación activa, en quedefendamos nuestros derechos como sociedad. ¿Dónde están losderechos de la masa?, ¿quién los defiende?, todos debemos defenderla,no podemos limitarnos a predicar derechos individuales como hombres,que son la representación de nuestro ser individual, y ningunear losderechos de la sociedad, nuestro ser social, desde que nacemos losomos, necesitamos que nuestra madre nos amamante, hemos dedesterrar nuestro egoísmo y fortalecer los derechos del resto, y la únicaforma de conseguirlo es a través del compromiso con los demás, es através de obligarnos mediante la participación ciudadana, a pensar en losdemás. Así, “debemos conformar nuestras acciones a los intereses denuestros semejantes, o a los de la felicidad pública, de la cual resultanuestra felicidad particular” (Juan García del Rio).Habrá quien nos diga, que no todos los individuos tenemos la formaciónnecesaria para ejercer directamente dichos derechos, que necesitamosprofesionales políticos y jurídicos para, a través de su representación,llevar a cabo dicha labor. A dicha crítica, cabe responder lo siguiente: Sino creemos en la capacidad de las personas, ¿por qué no establecemosun régimen censitario en la democracia actual, hoy mismo?, ¿quién puedeerigirse en Dios para juzgar si una persona es capaz o no, dondeponemos la frontera entre el ser humano capaz de participardemocráticamente y el que no lo es?, ¿está más capacitado un abogadoque un peón de obra para determinar las necesidades de la Sociedad,cuando esa sociedad se compone de una mayoría de peones de obra yuna minoría de abogados?, partiendo de la igualdad que tanto predicamoscreo que no puede concebirse dicho extremo ni en la actual democracia,donde una persona siempre es considerada capaz a partir de unadeterminada edad, es decir, si asumimos que toda persona mayor de 26
  28. 28. determinada edad tiene capacidad suficiente para ostentar la soberanía,¡como no lo va a tener para ejercerla!.Ese debe ser el gran cambio democrático, no sólo la ostentación, sino elejercicio de la soberanía por el pueblo, sin necesidad de representantes,llegando a la abolición de las cortes. ¿Cómo ejercer la soberanía? Através de la tecnología, de la que carecían nuestros antepasados, cuyométodo democrático llevamos usando más de 200 años. Es hora de usarla tecnología a favor del pueblo, a favor de una democracia real, a favordel ser humano. 27
  29. 29. Capitulo IIIEL SUEÑO DE UNA DEMOCRACIA REALTras la denuncia realizada en el capítulo anterior acerca de la falta dehumanidad y democracia real que habita en nuestras sociedades, medispongo en el presente capítulo a desarrollar los principios de una nuevademocracia. Así, se expondrá durante el resto de la obra un sistemapolítico democrático, cuyo fin no persigue ser un sistema definitivo, sinotodo lo contrario, lo que busco con el desarrollo de un sistema jurídicocompleto es demostrar que puede crearse un instrumento jurídico capazde darnos una democracia real en el que no sea necesaria representaciónparlamentaria, así como, se persigue cuestionar ciertos elementos que adía de hoy son concebidos como inamovibles por la sociedad, empezandopor la propia doctrina constitucional.Es decir, es una génesis de un proyecto, no un proyecto, puesto quecomo ya he dicho con anterioridad los cambios no nacen de un hombre,ni de unos pocos, sino de muchos.En estos términos debemos analizar el concepto de Estado, el cual sedefine tradicionalmente como una institución que concentra el PoderSoberano de una Comunidad Política asentada sobre un territorio. ElEstado, por tanto, es un instrumento creado por el pueblo para garantizarunos principios de convivencia humana entre los residentes en undeterminado territorio.Históricamente se ha tendido a identificar la comunidad política con elconcepto de nación. La nación ha sido un concepto objeto de múltiplesdiscusiones a lo largo de la Historia y aún hoy se discute su significado.En todo caso, la nación pudiera concebirse como un concepto propio delderecho natural, que viene a identificarse con el pueblo o la “comunidadpolítica” asentada sobre un territorio.A este respecto las constituciones occidentales afirman que en el puebloreside la soberanía “nacional”. Nación y nacionalidad son conceptosasumidos como necesarios en la propia Declaración Universal de losDerechos Humanos de 1948 (DUDH), en cuyo art. 15 se señala que “todapersona tiene derecho a una nacionalidad”.Sin embargo, como hemos indicado con anterioridad, la nación es unconcepto tan abstracto, tan lleno de discusión, que carece de sentido,fácilmente resulta sustituible por el concepto de pueblo, cuya definición 28
  30. 30. no se encuentra en discusión y que no sirve como excusa para levantarfronteras sociales y culturales, como sí nos ha demostrado que hace elconcepto de nación.Así, la DUDH nos indica que nadie se verá privado arbitrariamente delderecho a cambiar de nacionalidad. ¿Qué sentido tiene pues que existannacionalidades, cuando ostentamos como humanos el derecho acambiarla?. Este art. 15 de la DUDH resulta evidente que a día de hoy nose cumple, nadie consigue una nacionalidad distinta a la de origen (denacimiento locativo o sangre), sin cumplir con una serie de requisitos.Las nacionalidades hoy en día sólo suponen un privilegio jurídico si eresnacional de un país rico, o una desgracia si eres de un país pobre. ¿Quéson las nacionalidades? Es una medida jurídica tomada por las nacionespara la conservación de privilegios de sus ciudadanos nacionales endetrimento de los ciudadanos no nacionales. ¿Dónde está entonces laigualdad en dignidad y derechos de todos los hombres predicados en elart. 1 de la DUDH?.Por ello, el concepto de nación es un instrumento de conservación deprivilegios y de mantenimiento de un status quo de desigualdad. Enconsecuencia, hay que acabar con el concepto de nación en el ámbitojurídico y dejarlo relegado a la historia, puesto que nos lleva a lavulneración de los más elementales derechos de los seres humanos,nunca existirá igualdad mientras creemos instrumentos de diferenciaciónde los seres humanos como es la nacionalidad.La supresión de la nacionalidad, no es un cambio que transgreda laDUDH, el sentido de la nacionalidad en la regulación de la DUDH es eldotar al ser humano para que pueda ser sujeto jurídico (con derechos)dentro del instrumento jurídico que es el Estado. Dicho sentido es el queprecisamente otorga el contexto de la DUDH cuando nos señala lalibertad de elección de nacionalidad y declara la igualdad del ser humano.Los conceptos nación y nacionalidad de los estados occidentales quefirmaron esa DUDH, y su formas de utilizarlo son un fraude de Ley, usaninteresadamente los conceptos de nación y nacionalidad para mantenerun sistema de privilegios de los seres humanos ricos con respecto a lospobres.Igualmente, debemos empezar a usar en lugar de nación, el concepto depueblo, o en otros casos el concepto de Estado dependiendo delcontexto, en lugar de soberanía nacional, la soberanía popular (yaacuñada en la Constitución Francesa de 1793), y en vez de nacional, el 29
  31. 31. residente. La vocación humanista es algo que no podemos olvidar, nopodemos predicar el privilegio del europeo con el africano, y luegoquejarnos de que el político o el gran empresario predique, ejerza yconserve, su propio privilegio sobre el resto del pueblo.Por tanto, la nacionalidad, que es únicamente un título jurídico que otorgaal nacional una serie de derechos y deberes dentro de un estado, debeser olvidada en el plano jurídico positivo, puesto que esos derechos ydeberes debieran ser extendidos no solo al natural de un país, sino acualquier residente en ese área administrativa o país, puesto que decontrario se niega la igualdad de derechos predicados para todos losseres humanos en la DUDH.La nacionalidad, nación, nacionalidades no pueden ser barrera delprogreso humano e instrumento de desigualdad, no podemos contravenirlos arts. 2 y 7 de la DUDH en que se predica que no es causa dediscriminación en derechos y deberes el origen nacional de un serhumano. La nacionalidad no debiera ser regulada en textosinternacionales y en las constituciones, como he dicho con anterioridadha de relegarse a la historia, debemos abrazar el concepto del residente,como sujeto de derecho único e igual entre los seres humanos dentro deun Estado.Los pueblos deben constituirse en estados sociales, democráticos yhumanistas de Derecho que propugnen los valores de la libertad, lajusticia, igualdad y pluralismo político de todos los seres humanos, nosolo de sus nacionales. No es algo que diga yo, es algo firmado por lamayoría de los estados del planeta, algo que no han sabido, o más bien,no han querido adaptar a su derecho nacional, empezando por susconstituciones.El Estado no se constituirá como un régimen parlamentario, se aboliránlas cortes a favor del ejercicio soberano del pueblo, la forma políticavendrá a ser un régimen homocrático, es decir, basado en la homocracia,el poder del hombre (concebido como conjunto de los seres humanos),seres humanos que independientemente de su origen o sangre,ostentarán y ejercerán el poder soberano.Así, resulta igualmente evidente que el Estado de Derecho y el imperiode la ley, son conceptos necesarios para la conservación de unasgarantías mínimas en la conservación democrática. Siempre tomandocomo base una constitución que recoja y garantice unos principiosfundamentales en todos y cada uno de los rincones del estado para todosy cada uno de los seres humanos que en el mismo residan. 30
  32. 32. El concepto Estado humanista es un cambio fundamental en nuestraconcepción del Estado, y su significado es el sometimiento constitucionala los derechos humanos, así como la imposición a los Poderes Públicosde promover las condiciones para que dichos derechos sean una realidaddentro y fuera de las fronteras administrativas donde opere un Estado.La soberanía popular deberá residir en el pueblo (conformado por todosaquellos individuos que se asienten en un territorio, es decir, queresidan). Tradicionalmente se sostiene que la soberanía reside en elpueblo, que se entiende como poder constituyente del que emanan lospoderes constituidos (legislativo, ejecutivo y judicial).En este punto, el cambio fundamental de la revolución democrática debevenir, de que en el pueblo no sólo resida la soberanía, sino que tambiénla ejerza.Así, el art. 21 de la DUDH señala que “toda persona tiene derecho aparticipar en el gobierno de su país, directamente o por medio derepresentantes libremente escogidos”. ¿Es posible ejercer la soberaníadirectamente?, sí, sólo es una cuestión de medios. ¿Tenemos losmedios?, hoy en día desde cualquier computadora podemos transmitircualquier información de inmediato al otro punto del planeta tierra.No vivimos en el S. XVIII, que fue cuando los ilustradores iniciaron larevolución democrática, hoy tenemos medios tecnológicos para poderopinar y votar a través de la red, no resulta comprensible que debamosdesplazarnos físicamente a meter un papel en una urna para poderparticipar mínimamente en la democracia. ¿Por qué hemos de nombrarrepresentantes, cuando nosotros mismos, podemos votar cada una de lasleyes que nos rigen?. Los problemas con los que nos podemos encontrar:tiempo material, compromiso ciudadano... son subsanables como expongoen los próximos capítulos.Si el pueblo directamente legisla, se llegaría necesariamente a ladesaparición del poder legislativo siendo sustituido por un poder directodel pueblo que determinaría no solo la aprobación de las leyes a nivelestatal, provincial o local, sino que además, sin pasar por la innecesariatraba de los representantes parlamentarios constituiría directamentepoderes constituidos tales como el poder ejecutivo y el judicial, medianteel voto directo.Por tanto, por fin alcanzaríamos una verdadera división de poderes,puesto que el pueblo elegiría directamente a los órganos de gobierno delos poderes judicial y ejecutivo. 31
  33. 33. En este punto sería necesaria la conservación del poder ejecutivo, comopoder constituido necesario para la adecuada gestión de los recursos y lanecesaria representación del estado. Así mismo, también sería necesariala conservación del poder judicial pero ganando una total independenciadel antiguo legislativo (por no existir este como poder constituido) y elpoderoso ministerio fiscal ganaría su independencia del ejecutivo (pordepender la elección del fiscal directamente del pueblo).Esta reforma de los poderes constituidos, debe llevarnos a plantearnosque igualmente de necesaria que la gestión de las AdministracionesPúblicas y la garantía que nos presta la justicia para que exista el imperiode la ley, debemos garantizar el ser económico del ser humano, a travésde un poder independiente denominado económico, así como,fundamental debe ser garantizada la formación cultural del ser humano enaras de no caer en la alineación y el control de masas actuales medianteel poder de la cultura. Así, debemos partir de la base de que tanto lacultura como la economía son garantizadores de nuestro desarrolloindividual y colectivo, y nuestro progreso humano depende de losmismos.Este sistema democrático contendría una diferencia fundamental con elhoy constituido, y es que al existir una independencia real de cada unode los poderes, por ser directamente elegidos los gestores de dichospoderes por el pueblo sería necesaria la configuración de un poderespecial denominado coordinador, cuyas principales funciones debieranser la garantía del ejercicio por el pueblo de su participacióndemocrática, así como, la necesaria coordinación, en términos deeficiencia de los distintos poderes y carteras del Estado.Elemento necesario en dicho poder coordinador será la participaciónejercida, a modo constructor y vigilante de las garantías democráticas ylos principios constitucionales, por los representantes de uno y cada unode los partidos políticos que operen en el área administrativacorrespondiente.En lo que se refiere a la monarquía y la aristocracia es evidente laanacronía que habita en dichas instituciones, la innecesariedad de lasmismas, y la vulneración de la igualdad del hombre predicada, por lo que,como se dice en mi profesión, no a lugar. Bien entrado el siglo XXI, vallegando el momento de superar ciertas instituciones.Debemos dejar de concebir al hombre como un ser individual, puesto queel hombre en su ser alberga otras expresiones de humanidad que han deser necesariamente protegidas en aras de conseguir un verdadero 32
  34. 34. desarrollo humano y de la sociedad donde necesariamente vive ese serhumano.Así, deberá promoverse y predicarse los derechos del ser social delhombre que albergamos todos desde que nacemos (no pasamos la vida ensoledad, nos necesitamos los unos a los otros). Así como deberemospredicar derechos y deberes de la colectividad o la sociedad o la masa oel pueblo.Un derecho fundamental del ser social, de la sociedad, debe de ser lagarantía democrática que solo podremos conseguir a través de laexistencia de un deber individual de participación democrática de todos ycada uno de los residentes.Los deberes de los individuos dejarán de ser por y para la Nación o País,por y para cada uno de estos instrumentos creados por el hombre parajustificar una colectividad diferenciada de otras colectividades de sereshumanos... El residente tendrá el deber de defender no a un país, nacióno patria, sino que tendrá el deber de defender el ejercicio de la soberaníapor el pueblo, así como, tendrá el deber de contribuir al sostenimientoeconómico del Estado, como instrumento jurídico creado para garantizarel ejercicio soberano del pueblo, y, por último, tendrá el deber departicipar democráticamente para garantizar al pueblo su derecho a lagarantía democrática.Para poder constituir una soberanía ejercida por el pueblo, hemos deconcienciarnos de que quien algo quiere algo le cuesta, si queremosdemocracia real ya, habremos de asumir individualmente unos deberesen la construcción de dicha democracia. En este sentido, nuestrasconstituciones son prolíficas en la enumeración de derechos individualesdel ciudadano, pero no establecen apenas deberes, más que lacontribución económica y la defensa del estado en caso de guerra.¿Por qué debemos fomentar los deberes cívicos individuales a favor delser social? Porque es necesario asumir el ser social que habita en elhombre, el egoísmo hemos de desterrarlo y comprometernos con el restode la sociedad, porque al fin y al cabo, el bienestar de los demás, es tannecesario como nuestro propio bienestar, para alcanzar nuestro propiodesarrollo personal y humano. Las constituciones actuales no desarrollansuficientemente el ser social que habita en los seres humanos, debiendoimponerse la participación democrática como un derecho y deber de todoser humano. 33
  35. 35. Para hacer que se cumpla dicho deber democrático, contra una más queposible desincentivación ciudadana han de imponerse sanciones, repito,quien algo quiere algo le cuesta, si no nos comprometemos los unos conlos otros sólo seremos los borregos de un rebaño dirigidos por unospocos. Es decir, si una persona no contribuye democráticamente mediahora al día entre semana, habrá de colaborar a través de un mayorgravamen impositivo, por lo que las sanciones se traducirán en unacolaboración económica mayor, con que de una forma u otra estaremoscolaborando con el colectivo. Igualmente todo aquel ciudadano con mayorvocación política, si no le parece suficiente esa media hora podráindefinidamente ejercer su participación democrática en cualquiermomento del día a través de la red, ya sea votando, como presentandoleyes o propuestas o enviando comentarios que participen del debatesocial.Es necesario incentivar ese deber democrático en las generaciones delmañana a través de la cultura y de la consecución progresiva deconquistas de participación y de asunción de responsabilidadesdemocráticas de conformidad con la edad. Así, a modo de ejemplo, viablesería la siguiente distribución de adquisición del deber democrático: 15años a nivel local, 17 años a nivel regional, 19 años a nivel estatal, 21años a nivel internacional.La organización territorial, debiera ser acorde a las impuestas por losprocesos históricos, es decir a las actuales. Debiendo distinguir tres ocuatro niveles de organización territorial y administrativa humana, queentre otras cosas garantice la autonomía vital que alberga toda sociedad,pero que no nos haga incurrir en gastos excesivos, y que no vulnere losprincipios de igualdad y demás derechos fundamentales del hombre enaras de ganar el privilegio o fomentar la desigualdad interregional. Así,lógicamente debiera dividirse en los ámbitos municipal o local, regional oautonómico, estatal e interestatal o humano.En este sentido, el reparto de las distintas competencias a nivel delejercicio soberano por el pueblo: judicial, ejecutivo, cultural o económico,deberán responder necesariamente al principio fundamental de laigualdad del ser humano y no cabrá la cesión de competenciaslegislativas interterritoriales que fomenten la desigualdad y el privilegioentre seres humanos o pueblos.La autonomía de los pueblos no debe ser usado como un elementodiferenciador o excluyente, sino que su fin es alcanzar una mayoreficiencia en la gestión de los recursos, por el evidente mayor 34
  36. 36. conocimiento del que reside en una localidad, región... de las necesidadesy recursos con que cuente dicha localidad, región...El destino de la contribución a la Hacienda Pública deberá ser conocidapor el residente, debiendo destinar impuestos a todos los niveles, desdemunicipales a estatales. Esta multiciplicidad de impuestos no requierende un mayor esfuerzo fiscal por parte del contribuyente, sino que aúnsiendo un mismo nivel de esfuerzo fiscal, será garantía de igualdad en lacontribución porcentual de todos los residentes en un estado a cada nivelterritorial. En este punto habremos de predicar como principio económicola redistribución de la renta, no solo a nivel individual, sino que habrá depredicarse también a nivel colectivo, es decir, los pueblos que másriqueza tengan practicarán la solidaridad con los pueblos que menostengan.Así mismo, el hecho de que se destine un porcentaje del impuesto a cadanivel administrativo, no quiere decir, que para su recaudación seanecesaria la creación de distintas agencias tributarias a todos los niveles,sino que bastará con una agencia tributaria única, que distribuirá losrecursos entre los distintos niveles de áreas administrativas.Igualmente, en aras de garantizar la autonomía de las regiones ylocalidades, serán votados directamente los presupuestos anuales entodas las áreas administrativas por los residentes estatales al estado,residentes regionales a la región y residentes municipales al municipio.En lo que respecta a los derechos y deberes fundamentales del individuo,habremos de dividirlos en dos grandes grupos, aquellos que se refieren ala expresión del ser individual, y aquellos a los que se refiere laexpresión del ser social.Estos derechos y deberes fundamentales son predicados en lascorrespondientes constituciones actuales, extendiéndose a los nacionalesdel respectivo país, y no a los seres humanos. La vocación del estadohumanista nos lleva al concepto del residente, que es la extensión deesos derechos a los no nacionales, derechos que se adquirirán desde elmismo momento en que se pise un territorio de un Estado por un serhumano.Dichos derechos no difieren de los ya predicados, las diferencias seencuentran en la extensión a todos los seres humanosindependientemente de su origen o sangre, y la lucha activa contra ladesigualdad y la vulneración de los derecho fundamentales a la que noslleva el sistema establecido por las democracias actuales. 35
  37. 37. Si debiéramos centrarnos en el derecho de libertad ideológica, esfundamental que no exista censura alguna, puesto que dicha censuraviene irrogada por la conciencia del legislador o en su caso de la mayoríadel pueblo, lo que lleva a anular dicha libertad ideológica de las minorías.Todos conocemos que los regímenes autoritarios nazis y comunistas,predican valores que no son precisamente enriquecedores desde el puntode vista del progreso humano, porque así nos lo ha enseñado la historia yel sentido común, pero la intolerancia es parte de nuestra sociedad, pormucho que queramos ocultarla seguirá ahí, y debemos darles entrada ydejarles que se expresen y participen porque ¿qué ser humano puedeerigirse en Dios y decirnos donde está el bien o el mal?, ¿a partir dedónde cabe la censura, quien puede poner los limites, cuando la justicianatural nace en cada ser humano de forma distinta? la conciencia es algointerno y necesario del ser humano, y no se le puede imponer censuraalguna porque el bien y el mal son nociones innatas en el alma humana(Sócrates), no son lo que nos diga una ley, o un juez. No se puede acabarcon la intolerancia con más intolerancia a través de la censura.Así mismo deberá predicarse la libertad religiosa, incluyendo la libertadde culto, promoviendo los poderes públicos dicha libertad. Creo quepartimos de un error cuando decimos que en los espacios públicos nodebe haber símbolos religiosos, ¿a qué tenemos miedo?, ¿a qué salte lacruz colgada en una pared de un colegio y con un golpe en la cabeza delhijo de un ateo le vuelva sacerdote?. Todas y cada una de las religionesdeben tener su lugar en los colegios y universidades, el Corán y la Bibliadebieran estar en las librerías de todas las clases, que una cruz resulteofensiva para un islamista, o un símbolo musulmán ofensivo para uncatólico, y por ello hagamos que desaparezcan dichos símbolos, no esmás que una pura expresión de intolerancia.La convivencia, la integración, viene de que seamos conscientes de quetodos creemos en una cosa u otra, y que la exteriorización de dichascreencias no nos suponga una ofensa, por ello, si en una clase hay uncatólico, un musulmán y un ateo, dicha clase debiera tener su cruz, supóster de La Meca, y uno de los históricos discursos en Las Cortes deLargo Caballero, por poner un ejemplo. Ese debe ser el éxito, laconvivencia con lo que no creemos, si lo hacemos desaparecer denuestra vista, no es tolerancia, es lo contrario.Nuestra máxima como seres humanos debiera ser la expresada porVoltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero hasta con la vidadefenderé el derecho que tienes de decir lo que piensas.”. Eso es la 36
  38. 38. tolerancia, esa es la riqueza y la mezcla que nos lleva al progresohumano.En cuanto a los derechos de libertad e igualdad, el residente es unacondición que será adquirida por la mera presencia física de un serhumano en el territorio, no es que predique que alguien que estéfísicamente fuera del territorio no tenga dicha consideración, losderechos y deberes del residente no desaparecen por encontrarse fueradel territorio, pero en su adquisición si es necesaria una inicial presenciafísica en un territorio y una inscripción administrativa en el censo. Claroes, que contrario a estos principios es el impedimento del acceso a dichoterritorio a cualquier no residente.La suspensión de los derechos fundamentales han de venir justificadoscomo los actuales, en casos sumamente excepcionales.Los derechos fundamentales del ser social también deberán serconstitucionalizados, así, debemos predicar fundamentalmente el derechodel pueblo a no ser alienado y el derecho del pueblo a la garantíademocrática.La no alineación parte de la cultura y de la gestión adecuada de losrecursos económicos. En cuanto a la garantía democrática debiera residiren el ejercicio del poder soberano y en la participación democrática,como se desarrolla más adelante.La pluralidad política no dejará de existir por el mero hecho de que noexista una representación parlamentaria, la gran diferencia de lospolíticos será que no tendrán tanto protagonismo, puesto que únicamenteserán profesionales jurídicos o políticos adscritos a un partido políticoespecializados en la gestión de los mandatos del pueblo, así como en laredacción de leyes, leyes que aprobará el pueblo, que sustituirá alpolítico como el protagonista principal de esta gran historia quedenominamos democracia.Así mismo, los jueces de grandes tribunales también podrán pertenecer apartidos políticos, puesto que al no existir vinculación entre el legislativoy el judicial, al ser directamente elegidos por el pueblo, no es necesariadicha anacronía (¿Qué persona humana carece de ideología, aunque seajuez?). Cierto es que el juez debe ejercer su labor desde el respeto a lasleyes y la más absoluta independencia, pero no menos cierto es queaquel que nos cuente que no tiene ideología, es que no sabe lo que dice(podrá tener una ideología atípica o muy suya, pero no es una roca quese mueve por el viento, el movimiento de la persona es necesariamente 37
  39. 39. consecuencia de su libertad, de la elección de su dirección deconformidad con los valores que habitan en su ser, que en su conjuntoestablecen una forma de entender el mundo y de vivirlo, para unasociedad, y en consecuencia para el hombre en particular con los maticesque nos da el vivir en nuestra propia circunstancia, conjunto de ideas quesuponen una ideología).En todo caso, en los grandes temas de estado esa “independencia”desaparece de una forma clamorosa, haciendo a ciertos jueces (TribunalConstitucional) convertirse en cuasilegisladores, por ello como se tratacasi más de un tema político que jurídico, la constitucionalidad de lasleyes tendrán la orientación política que el pueblo haya decidido, puestoque es el pueblo el que elegirá directamente a los componentes de esostribunales.La novedad vendrá en que para ejercer un cargo político, un ministerio ouna magistratura, no será necesario pertenecer a un partido político, sinoque bastará con ser un residente y presentar a un equipo de residentes.La función más importante de los partidos políticos residirá en el podercoordinador, donde independientemente del numero de votantes quetengan será necesaria su labor –aunque si se requerirá un mínimo deafiliados (diez mil afiliados parece una cifra adecuadaindependientemente de la población total con derecho a voto), para nofomentar el fraude de ayudas a los partidos-.Esa equiparación en el poder coordinador de todos los partidos políticos,la división real de los distintos poderes constituidos y la distribución depoderes ejecutivos en distas carteras autónomas unas de otras, haránque el bipartidismo protagonista en todas las democracias occidentalessea historia.La afiliación será un derecho de todo residente y la democracia internade los partidos será un derecho y un deber de todo partido democrático,los afiliados votarán a los candidatos de ese partido, y esa eleccióndemocrática tendrá las mismas garantías que el ejercicio demócrata delpueblo, es decir, la vigilancia del poder coordinador y del resto, enconsecuencia, de los partidos políticos. Se acabará con los dedazos,puesto que todo afiliado tendrá derecho a presentarse a esas eleccionesde candidatura distintas.La no concentración de poder ayudará a terminar con los abusos depoder y el tráfico de influencias, dicha no concentración vendrádeterminada en que el pueblo podrá elegir un gestor de economía de 38
  40. 40. izquierdas y un ministro de interior de derechas para un mismo periodo.Los cargos variaran su tiempo de ejercicio respetando las necesidadesde las materias que sean objeto de gestión, así como no dependerán elmomento de elección de unos cargos de otros (es decir, podría darse lasiguiente situación, en 2013 se elige al ministro de agricultura, quedurará hasta el 2018 y en 2015 se elige al ministro de interior, quedurará hasta el 2020). Esto facilitará que se preste más atención a lagestión de la cartera realizada por el gestor elegido que al momento deprotagonismo político de los distintos partidos políticos en el que nosencontremos.Las nuevas tecnologías, no solo harán posible el ejercicio directo delpoder soberano, sino que el ciudadano tendrá acceso a todo lo aprobadopor el pueblo, puesto que será publicado a través de una red informáticaexclusiva para el ejercicio de la participación democrática del ciudadano,que tendrá sus sedes –gestionadas por el poder coordinador- en todaslas localidades, barrios y grandes empresas. Pero no serán publicadasúnicamente las leyes, sino también los reglamentos y toda la gestión a losdistintos niveles regionales realizados por los gestores.Dicha transparencia informativa no vendrá garantizada únicamente por elciudadano –que carecerá de tiempo material para ello- sinofundamentalmente por la vigilancia de los partidos políticos a través delpoder coordinador. También hemos de entender que todo lo publicadoserá objeto del exhaustivo examen de políticos contrarios al gestor y delos medios de comunicación, por lo que la publicación será garantía detransparencia y la principal enemiga de la corruptela imperante a día dehoy.La eficiencia y gestión de la administración pública vendrá determinadapor la gestión del gestor burócrata, en estrecha relación con el podereconómico, y una especial labor del poder coordinador. La laborfuncionarial habrá de partir de otros valores como son el respeto al sereconómico del funcionario, partiendo de que el régimen del funcionariodeberá ser laboral como el resto de los ciudadanos, teniendo laposibilidad de ejercer una carrera profesional de conformidad con losestudios y otros méritos.Se exigirá una modificación en el régimen laboral funcionarial, dándosecontroles de eficiencia, posibilidad de despido y sueldos acordes a larealidad económica que opere en el sector privado, debiendo incluirse laremuneración por objetivos. 39

×