Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Producción de Radio

900 views

Published on

Diplomado Convergencia, Paz y Frontera

Published in: Internet
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Producción de Radio

  1. 1. Relatos de Nación desde la frontera DIPLOMADO CONVERGENCIA, PAZ Y FRONTERA MÓDULO PRODUCCIÓN DE RADIO
  2. 2. MÓDULO CONCEPTOS Oscar Javier Bermúdez – Docente producción de radio Comunicador social, especializado en comunicación – educación de la Universidad Central y estudiante de la Maestría en Literatura de la Universidad Javeriana. Su trayectoria ha estado enfocada en la producción de radio con énfasis educativo y cultural y en la participación en estrategias de comunicación para el cambio social. Oscar Bermúdez ha sido realizador de radio y asesor en el mismo tema para diferentes proyectos de la Dirección de Comunicaciones del Ministerio de Cultura, entre ellos, Radios Ciudadanas: Espacios Para La Democracia, Comunicación Y Territorio Y actualmente, Las Fronteras Cuentan. Entre 2009 y 2010 lideró junto con el investigador y docente Eduardo Gutiérrez la sistematización del Programa Radios Ciudadanas, titulado, “Voces y Sonoridades de un Proceso Ciudadano”. Como libretista y realizador ha participado en diferentes series radiales entre ellas “1810: independencias al aire”, del Ministerio de Cultura; en la radionovela, “Gente de la maravilla” del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar; “El Puente” de la Alta Consejería para la reintegración; “Cultura y Convivencia” de RTVC y en las producciones nacionales hechas en el marco del programa de Radios Ciudadanas del Ministerio de Cultura entre 2004 y 2009. En 2008 fue galardonado con el premio Semana Petrobras en la categoría mejor aporte original a la radio por el documental, “Un gol a la tierra del olvido”. Entre 1999 y 2003 hizo parte del equipo del Proyecto de Comunicación para la Infancia como coordinador de la Agencia de periodismo especializada en niñez “Zona Común”. En el 2008 participó en la investigación sobre el Estado del arte sobre la investigación de medios de comunicación en Colombia (1980-2005) liderada por el departamento de Investigaciones de la Universidad Central y financiada por Colciencias. Actualmente se desempeña como asesor de radio del Proyecto Las Fronteras Cuentan del Ministerio de Cultura.
  3. 3. PRESENTACIÓN La Dirección de Comunicaciones del Ministerio de Cultura, tiene como objetivo misional fortalecer a los creadores de contenidos para que desarrollen, produzcan y circulen mensajes de calidad, incluyentes y pertinentes, que contribuyan a una cultura democrática, al reconocimiento de la riqueza cultural y a las apuestas para la construcción de la paz. Desde el año 2012, la Dirección de Comunicaciones, lidera el proyecto Las Fronteras Cuentan: Centros de Producción de Contenidos Culturales Digitales en zonas de frontera, el cual tiene como objetivo contribuir a la visibilización, reconocimiento y valoración de la diversidad cultural en territorios de frontera a través de la dinamización de procesos de producción y circulación de contenidos comunicativos de los departamentos de Putumayo, Nariño, Norte de Santander, Cesar y La Guajira. Continuando con el objetivo del proyecto en zona de frontera, este año se logró unir esfuerzos con la universidad de Pamplona y la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero en el departamento de Norte de Santander, para hacer posible el diseño y desarrollo académico del diplomado “Convergencia, Paz y Frontera”, espacio de formación que será certificado por la universidad de Pamplona y basado en la creación de contenidos culturales digitales y de paz, dirigido a creadores de contenidos que le aporten a la construcción de una cultura de paz en el territorio fronterizo. El diplomado “Convergencia, Paz y Frontera”, es una oportunidad para que los creadores de contenidos de Norte de Santander, reconozcan y visibilicen la riqueza cultural de las poblaciones de frontera desde el acercamiento a las nuevas rutinas que impone la producción digital y la fundamentación conceptual para el análisis de los contextos locales y regionales desde las perspectivas de la comunicación, la cultura y la paz. ¡Bienvenidos! ARGEMIRO CORTÉS BUITRAGO Director Comunicaciones Ministerio de Cultura
  4. 4. LA RADIO EN CLAVE DE CULTURA, PAZ Y FRONTERA La radio es palabra que nos relata cómo es el mundo, música que nos conecta con los sentires y conjunto de sonidos que se unen para contarnos cómo es el mundo que a diario habitamos. La radio informa, educa y entretiene, pero va más allá pues abre los micrófonos para generar participación y establecer diálogos colectivos. También es un puente que, desde el hogar, nos conecta con lo público, una compañía que está en todos los actos de la cotidianidad y un activador de la cultura oral, de la conversación y del relato cotidiano que habla como habla la gente. Pero, ¿qué pasa cuando la radio con sus voces, músicas, sonidos, silencios, oyentes, locutores y creadores sonoros se encuentra con la cultura, la paz y las complejidades de los territorios de frontera? El presente texto propone un acercamiento a la producción radial desde el territorio de la cultura, la paz y la frontera; para ello construye una ruta que inicia con el tema de las narrativas y la apuesta por contar historias; continúa con el lenguaje sonoro y una descripción de sus elementos básicos; sigue con las técnicas narrativas y con el montaje sonoro, y cierra con la exposición de herramientas y aplicaciones digitales que permiten otras formas de pensar, crear y circular mensajes a través de la radio. En cada uno de los puntos de la ruta se piensan y se proponen articulaciones con los conceptos de cultura, paz y frontera. 1. Los lenguajes de la radio Si la narrativa le apuesta a ver el mundo desde la óptica de las historias, ¿cómo puede convertirse la radio en un escenario para el relato? La radio está hecha de palabras,
  5. 5. músicas y paisajes sonoros, estos elementos se funden para producir piezas comunicativas que informan, analizan, educan, divierten, sensibilizan y movilizan. A la unión y articulación de la música, la palabra, los sonidos (algunos incluyen también los silencios), en un mismo producto radial para producir significados, se le denomina lenguaje radial. A continuación se hará un recorrido que, a modo de laboratorio, busca acercarse y explorar las distintas posibilidades que tiene el lenguaje sonoro para relatar el mundo. Desde luego, los conceptos de cultura, paz y frontera atravesarán esta búsqueda. 1.1 La voz radiofónica A la palabra hablada en el lenguaje radial le corresponde narrar, describir, argumentar y dar voz a un sentimiento o tono a un pensamiento. La voz es la responsable de ser la portadora de los mensajes y sentidos. La voz es el elemento central de la radio, la que lleva el peso comunicativo y a la que le corresponde la construcción de imágenes sonoras, es decir, describir el mundo a partir de las palabras. De acuerdo con Martínez y Díez (2005), la palabra radiofónica tiene seis funciones básicas:  Función enunciativa: informa y expone.  Función programática: da continuidad narrativa a un programa y sensación de unidad.  Función descriptiva: describe escenarios, personajes, lugares y atmósferas.  Función narrativa: cuenta mediante la palabra y relata sucesos.  Función expresiva: expresa sentimientos y exterioriza estados de ánimo.  Función argumentativa: comunica una idea y defiende una opinión.
  6. 6. 1.1.1. Descubrir cuál es el color de su voz Detrás de cada texto hay una intencionalidad, la palabra hablada debería ser capaz de encontrar dicho sentido y convertirlo en locuciones cargadas de ideas y sensibilidad. Por ello, se buscan voces que sean capaces de comunicar ideas, sensaciones, sentimientos, estados de ánimo, reflexiones y consejos, entre otros. Voces con la versatilidad para comunicar con argumentos y, también, a través de los sentimientos. La idea es que la palabra hablada tenga matices, tonalidades y ritmos que le impriman intencionalidad. El color de la voz busca llenar de armonía la palabra hablada a través de la combinación y variación del tono1 , la intensidad2 , el ritmo3 y el timbre4 . Se deben aprovechar estas características para darle musicalidad a la palabra hablada en la radio. Esto permite que las locuciones no sean planas o monótonas, sino que tengan diferentes matices, entonaciones y ritmos que se funden para darle un cariz más estético a la voz. 1.1.2. La naturalidad de la palabra hablada La radio es un diálogo permanente y, por ello, las voces deben transmitir naturalidad, calidez y cercanía. Una buena locución es aquella que consigue atraer al oyente, transmitirle confianza, acompañarlo, hablarle al oído e invitarlo a charlar como se hace en la cotidianidad. Por ello, la importancia de conservar la naturalidad en la voz, sin 1 Tono: es la característica alta o baja (aguda o grave) de las sensaciones auditivas y depende de la longitud y el grosor de las cuerdas vocales. 2 Intensidad: también se le denomina sonoridad, se refiere a la fuerza con que se emite la voz, es la característica de fuerte o suave con que suena una palabra. 3 Ritmo: es la velocidad con que se pronuncian las palabras en una misma frase. 4 Timbre: es la característica que hace que una voz suene de una manera particular y se distinga de las otras.
  7. 7. que pierda el acento y la musicalidad propia de la cultura donde se habita, y de reflejar la forma como se habla en la cotidianidad despojada de tonos estereotipados. Los radialistas más experimentados hablan del “arte de improvisar”, que consiste en hacer de los textos escritos unos textos sonoros caracterizados por su naturalidad. Para ello, sugieren incluir recursos expresivos como pausas, reiteraciones y cambios de ritmo que les impriman espontaneidad. 1.1.3. La voz de la gente como lenguaje radiofónico En este módulo se incluyen, además de la voz que se construye para la producción radial, los testimonios obtenidos en las reporterías, la investigación y los diálogos con la gente. Según Omar Rincón (2006), la radio es el medio que activa la cultura oral y el que más aprovecha nuestra pulsión por contar, dialogar y hacer de la realidad una conversación. Por ello la apuesta por el relato oral, pues este es un vehículo para contar lo que somos como comunidad y es el pensamiento hecho palabra que explica el mundo desde las lógicas que se aprenden en la cultura. La oralidad plasma nuestra manera de habitar el mundo, de gozar, de amar, de criar, de imaginar y de vivir la vida, y es capaz de recoger la experiencia colectiva y hacerla narración. La radio también se escribe con la voz de los otros y así asumimos el relato oral y las formas de diálogo como un elemento más del lenguaje radiofónico. La radio se escribe con la voz de la gente y la palabra oral aporta acentos que conectan con la cultura, pues habla como habla la gente en su vida cotidiana y narra a partir de la cercanía, calidez, emoción y espontaneidad. El relato oral aporta a la radio capacidad descriptiva, narrativa, expresiva y emotiva; es decir, es un elemento que le imprime vida a la narración radiofónica.
  8. 8.  Cómo narra la cultura la voz radiofónica -Pone color a la voz de acuerdo con los acentos y los ritmos locales. -Evita tonos y estilos de locución estereotipados. -Incluye relatos orales para contar su territorio.  Cómo narra la frontera la voz radiofónica -Reconoce e incluye los múltiples acentos que confluyen en las fronteras.  Cómo narra la paz la voz radiofónica -Incluye múltiples voces para hacer la radio. -Da vía al creador que convoca, facilita y articula la diversidad de voces con un no rotundo al locutor protagonista. 1.2. La música, el más sonoro de los elementos La música es el más sonoro de los elementos radiales y le imprime una mayor expresividad y corazón a la narración radiofónica. El elemento musical contribuye a describir, ambientar, narrar y, sobre todo, expresar sensaciones y emociones. De acuerdo con Martínez y Díez (2005), la música puede cumplir las siguientes funciones:  Función ornamental: la música de fondo tiene como función generar continuidad.  Función programática: la música identifica, organiza y separa las diferentes partes de un programa, por ejemplo, las cortinillas.
  9. 9.  Función descriptiva ambiental y temporal: la música ayuda a ubicar el relato en una determinada época o lugar.  Función narrativa: la música acompaña al relato radial y le imprime fuerza dramática a algunas acciones.  Función expresiva: la música provoca estados de ánimo y genera sentimientos que acompañan la narración. Dado el interés del presente módulo por la narración y por la cultura se profundizará en las funciones descriptiva, narrativa y expresiva de la música. 1.2.1. Función descriptiva, músicas que exploren la identidad La música puede crear imágenes sonoras que nos transportan a un lugar, describen una época o evocan un personaje; por ejemplo, los corridos nos conectan con la Revolución mexicana de comienzos del siglo XX; la música de Lucho Bermúdez o Pacho Galán evoca los años cuarenta y cincuenta y sus grandes y elegantes salones de baile, y los temas de Chocquibtown nos remiten al presente y nos ubican en Quibdó, ciudad donde los jóvenes mezclan el hip-hop con los ritmos tradicionales del Pacífico. La música nos conecta con nuestra memoria colectiva, así la generación de los ochenta se vio marcada por el merengue; en los noventa se consolidaron los grupos de rock en América Latina, y en los primeros años de la década de 2000 irrumpió con fuerza el reguetón. Los acordes musicales pueden reflejar la identidad de una región o de una población. Se dice que Colombia es un país de regiones y cada una de ellas tiene su propia música: una cumbia identifica a la Costa Atlántica, las notas de la carranga ubican en el mapa a Boyacá, las notas de una marimba de chonta señalan hacia el Pacífico... Ejemplos podría haber muchos.
  10. 10. La música también puede funcionar como elemento identificador de una determinada población; por ejemplo, las canciones que escuchan las culturas urbanas marcan un sello estético alrededor del cual se cohesionan sus integrantes. La sugerencia es que, sin caer en lugares comunes o música estereotipada, se genere identidad a través de las músicas propias para construir con ellas un sello regional y una marca. La invitación también es a emplear músicas que conecten con nuestra memoria colectiva y los recuerdos compartidos y que evoquen el pasado común. 1.2.2. Función expresiva, músicas que mueven el corazón La música conmueve, convoca a la alegría, abre la puerta a la tristeza, da la bienvenida a la esperanza y administra la sensibilidad. Por medio del elemento musical se construye emotividad. La música tiene el poder de crear imaginarios, o más bien, de dictar formas de sentir colectivas. La música está íntimamente ligada a la emotividad, y por ello, es el mejor recurso para transmitir alegría, amor, miedo, frustración o tristeza. Basta con hacer un breve recorrido por el dial para encontrarse con canciones de amor (La creciente, del Binomio de Oro), de despecho (Desde que te marchaste, en versión de Julio Jaramillo) o de alegría (Qué bonita es esta vida, de Jorge Celedón). La música es puro sentimiento y es la relatora de nuestra emocionalidad. Y es precisamente esa capacidad de la música para despertar la sensibilidad, lo que los radialistas pueden aprovechar para generar un determinado sentimiento. Esto significa que las producciones radiales estén enriquecidas con música que le hable al corazón y al oído sensible de las audiencias. 1.2.3. Función narrativa, la música también tiene su cuento
  11. 11. La música tiene la capacidad de acompañar el relato de escenas y narrar sucesos por medio de acordes, notas, ritmos o la voz de un cantante, porque todo lo musical también tiene su cuento. Toda música tiene un significado, sea una sinfonía, una canción pop, un currulao, una guabina o un vallenato, y comunica algo. La música instrumental, sin importar el género, emplea sus elementos básicos: el ritmo, la melodía, la armonía y el timbre para generar una impresión y un significado en quien escucha. La música instrumental acompaña y da ritmo al relato radial; un buen ejemplo es la que emplean las películas del cine mudo o las series de dibujos animados clásicos como Tom y Jerry. Los temas musicales le dan sentido a las acciones, acompañan cada movimiento de los personajes, acentúan momentos y le imprimen un tono dramático, humorístico, romántico o épico. Esta capacidad narrativa, desde luego, la tiene también nuestra música. Esto se logra a partir de lo que los expertos en música llaman “el margen dinámico” (Martínez y Diez, 2005, p. 51), es decir, las variaciones musicales que hay en un tema. Una de estas variaciones es el crescendo, un movimiento que va de suave a intenso y que puede funcionar para generar dramatismo; el otro es el decrescendo que va de intenso a suave y que puede funcionar para momentos de calma y de pausa. La combinación de ritmo, timbre y margen dinámico de la música da como resultado el color sonoro. Es importante que, como creadores de radio, exploremos ese matiz y descubramos el significado narrativo que hay detrás de cada música y lo pongamos a jugar en nuestros relatos radiales.
  12. 12. 1.2.4. La música propia, nuestra banda sonora local Una buena práctica de muchos creadores radiales es la inclusión de músicos y compositores locales. Esto garantiza que las piezas radiales se sintonicen con las músicas que se escuchan en los territorios. Por su parte, los compositores locales han explorado formas de contar sus territorios a partir de la creación de líricas propias con el ritmo de la música popular. Desde esta práctica la música, más que un elemento del lenguaje radiofónico, se ha constituido en un formato novedoso para poner en escena el territorio.  Cómo narra la cultura la música radiofónica -Utiliza músicas conectadas con la identidad. -Explora en el potencial narrativo y expresivo que tienen las músicas propias. -Convoca a los músicos locales para que narren el territorio. -Actualiza y pone en diálogo las músicas tradicionales con las nuevas sonoridades.  Cómo narra la frontera la música radiofónica -Entiende que no hay una única música sino distintas sonoridades que se mezclan. -Pone en diálogo las distintas músicas que llegan a la frontera.  Cómo narra la paz la música radiofónica
  13. 13. -Reconoce, incluye y valora las distintas expresiones musicales que se extienden en el territorio nacional. -Utiliza músicas que conectan con la memoria de los territorios. 1.3. Los paisajes sonoros Son un conjunto de sonidos que tienen como misión crear imágenes de la realidad o representar ideas, conceptos y sentimientos a partir de dichos sonidos. A este conjunto sonoro, que busca recrear el ambiente de un lugar y comunicar ideas, se le conoce generalmente como paisajes sonoros (cuando prima el realismo) o efectos de sonido (cuando recrea sonidos aislados). Estos, según Martínez y Díez (2005), pueden cumplir diversas funciones:  Función ornamental: se recrea un ambiente pero este no tiene un sentido claro en la narración.  Función programática: el sonido se utiliza a modo de cortinillas, por ejemplo el tic- tac de un reloj como señal horaria.  Función descriptiva5 : los sonidos representan un ambiente y cuentan detalladamente cómo es un lugar y cuáles son las condiciones del mismo.  Función narrativa: el efecto de sonido aporta a la continuidad narrativa o acentúa la intensidad dramática de una escena sin que se emplee la palabra, por ejemplo, la recreación de una persecución de automóviles. 5 Dado el carácter documental o naturalista que permite la función descriptiva o de paisajes sonoros, se profundizará en su significado en el marco del lenguaje radiofónico.
  14. 14.  Función expresiva: los sonidos representan o refuerzan el universo interior de un personaje y recrean su estado de ánimo, por ejemplo, la tristeza puede simbolizarse a través de la lluvia intensa y la confusión a través del caos citadino que cobra cada vez más fuerza. 1.3.1. Por la ruta de los paisajes sonoros, una conexión con la realidad Esta función de los paisajes sonoros busca describir la realidad tal y como es y enfatiza en el naturalismo y en la generación de verosimilitud a través de los sonidos. Los paisajes sonoros detallan los escenarios en los que se desarrollan las historias; describen cómo es un lugar, si es una ciudad, una zona rural, un sitio poblado o desértico y construyen, desde el segundo plano, la atmósfera en la que están los personajes: una calle, un parque, una ciudad, una plaza de mercado o un barrio, entre otros. Los paisajes sonoros también activan la memoria, pues cumplen la función de poner en escena aquellos sonidos y significados compartidos por una comunidad, ejemplo de ello son las campanas de la iglesia, los ecos del carnaval, el canto de los músicos en el parque, los acordes de la banda municipal y todos los sonidos de las actividades comunitarias que hacen única la forma como suena un lugar. Este conjunto de sonidos también funciona como archivo histórico en la medida en que refleja las circunstancias sociales, culturales, políticas y económicas por las que pasa un lugar al ser registrado a través del audio. En ese sentido, son textos sonoros que guardan la memoria colectiva de un sitio al registrar en audio ciertos eventos importantes para las comunidades. Otra función de los paisajes sonoros es la generación de la identidad al visibilizar, compartir y poner en diálogo distintas expresiones de carácter artístico, deportivo y cultural de una comunidad. La importancia, entonces, de los paisajes sonoros está dada a
  15. 15. partir de su valor como documento que lleva implícitos una serie de significados compartidos y una carga histórica y cultural.  Cómo narran la cultura los paisajes sonoros -Graban aquellas prácticas, saberes, oficios y rituales constitutivos de nuestra identidad (juegos, cocinas, fiestas y celebraciones religiosas, entre otros). -Ponen en escena sonora los lugares de encuentro de la comunidad (plazas públicas, galerías, parques, monumentos, casonas históricas, esquinas y calles, entre otros) y documentan las prácticas, los diálogos y los intercambios que allí se producen. -Registran las prácticas de tipo artístico propias de la localidad (cantos y músicas, obras de teatro y cuentería, entre otros). -Exploran aquellos sonidos y significados que son compartidos por toda una comunidad (el rumor del río, el trino de los pájaros al atardecer, el vibrar de las campanas, el estallido de la pólvora en los festejos, el eco de los discursos del pregonero o el rumor de los anuncios en los altavoces). -Guardan y preservan estos sonidos que mañana serán la memoria de lo que fuimos.  Cómo narran la frontera los paisajes sonoros -Incluyen escenas donde se hace evidente el encuentro de los múltiples acentos y las sonoridades que se mezclan en las franjas fronterizas. -Documentan con sonidos los intercambios y las negociaciones culturales que se producen en las líneas fronterizas.
  16. 16.  Cómo narran la paz los paisajes sonoros -Captan, desde lo sonoro, gestos, expresiones, acciones y prácticas cotidianas ligadas a la paz. -Graban, preservan y hacen memoria de los hechos relacionados con la búsqueda de la paz en los territorios. 2. Las narrativas de la radio Aquí nos alejamos de las fórmulas y categorías que encierran la radio en géneros y formatos cerrados y estáticos, que limitan y condicionan su relato. La apuesta es por la exploración de formas y técnicas de contar las realidades del territorio y hacerlo de manera creativa, sugerente y atractiva. Creemos que el camino para llegar a esto lo proporciona el campo de las narrativas y ese giro hacia lo narrativo no significa hacer ficción, pues sugiere leer y pensar las realidades desde lo narrativo, es decir, como historias. Desde el campo de la literatura, Ana María Amar Sánchez (1992) propone el término de “narrativizar", el cual implica encontrar un narrador que, desde su perspectiva, cuente los hechos reales; identificar cuáles son los actores sociales que participan en la realidad y verlos como personajes; plantear un conflicto central y, finalmente, establecer unos momentos del relato en los que se cuenten los antecedentes, los desarrollos y los impactos del tema.
  17. 17. De esta manera, los hechos y las personas de la realidad dejan de ser los seres anónimos de la noticia para convertirse en personajes con un rostro, una historia y una vida dentro del relato. Pero, ¿cómo se puede narrativizar la realidad desde la radio? A continuación se proponen una serie técnicas de narración tomadas de campos como el periodismo narrativo, la literatura, el cine documental, la creación radial y los métodos de investigación como la etnografía. Para ello se toman las propuestas reseñadas por el escritor y periodista Juan José Hoyos (2007) y se adaptan al relato radiofónico. Estas técnicas son el punto de vista, la narración escena por escena, el registro de la realidad y la narración desde adentro. 2.1. El punto de vista en la búsqueda de la voz narrativa Es la búsqueda de la voz que contará la historia. Un relato siempre tiene un alguien o una persona que, desde su punto de vista y forma de ver y entender la realidad, se encarga de relatar, paso a paso, los acontecimientos de la historia. El narrador brinda la perspectiva desde la cual se contarán los hechos y es quien define desde dónde se relata. La voz del narrador también determina el grado de cercanía o de lejanía respecto de los sucesos e, igualmente, el conocimiento que tiene de los mismos y su vinculación o no con lo sucedido y los personajes. A la hora de determinar quién cuenta la historia, Hoyos sugiere plantearse los siguientes interrogantes: ¿Desde qué perspectiva serán relatados los incidentes de la historia? ¿Quién cuenta la historia? ¿Es el narrador uno de los personajes de la historia? ¿O es alguien que observa todo lo que pasa desde afuera del
  18. 18. relato y de la acción? ¿Cuánto conoce el narrador acerca de los hechos de la historia? (2007, p. 226). Hay múltiples formas de ser narrador, la idea es explorar las posibilidades que tiene cada una de ellas y emplear la que más se adecua a la historia que quiere contar y que le permita contar la realidad de manera creativa y, a la vez, sugerente. Se recomienda el uso de voces narrativas que se despojen de la neutralidad y que, por el contrario, se metan en la historia, hagan vivir intensamente el relato y experimentar a los oyentes las distintas emociones por las que pasan los personajes. Desde el terreno del periodismo narrativo proponen el uso del “narrador personaje”, el cual está presente en la escena de los hechos, participa en ellos y, desde su punto de vista, cuenta todo lo que sucede y lo que percibe, siente, piensa y actúa. Este narrador hace partícipe al oyente de todas las emociones que experimenta el alma de su personaje y recoge sus impresiones, sensaciones, sentimientos y hasta intuiciones. En la producción Un Rosario de cartas (de la serie de coproducciones Radios Ciudadanas de 2010), Alfredo, un profesor en condición de desplazamiento, describe en una carta la sensación de estar desarraigado en una ciudad que no es la suya: Bogotá, 13 de febrero Mi querida Rosarito: esto de ser desplazado es muy duro, es como si de golpe lo lanzaran a uno a vivir una vida ajena en un mundo donde todo es extraño. Cuando reciba esta carta completaremos más de un mes con Erika y los niños en Bogotá. Extraño mucho los encuentros todas las tardes con mis amigos, el olor de los limonares del parque, el bullicio de los niños de la escuela y sobre todo me hace mucha falta eso de ser profesor.
  19. 19. 2.2. La narración escena por escena Consiste en describir al público un hecho como si estuviera ocurriendo ante sus propios ojos. A este recurso se le conoce como escenificación y produce el mismo efecto que presenciar la representación de una obra de teatro. Este recurso documenta de manera detallada lo que sucede, relata las acciones, retrata las actitudes de los personajes, capta sus gestos, reconstruye las atmósferas donde suceden los hechos y da cuenta de las formas, los colores, el calor o el frío. Este recurso de la escenificación reemplaza la narración que resume por una voz narrativa que dibuja con detalle la vida que desfila ante sus ojos. El recurso narrativo de la escenificación se vale de la función descriptiva de la voz para describir de manera detallada un hecho y hacer que el lector sea testigo de lo que sucede. A esta voz descriptiva se suman los paisajes sonoros que, desde el segundo plano, ayudan a construir la escena y acentúan algún aspecto particular de lo narrado. Mientras tanto, la música entra a acompañar el relato de la voz y a sugerir una determinada sensación. En la producción En Mompox, el viento sopla en pasado (de la serie de coproducciones Radios Ciudadanas de 2010) se utiliza este tipo de narrador encarnado en la figura de una fotógrafa que describe algunas fotos antiguas de un carnaval ya desaparecido. En esta foto de la exposición hay mucha gente tocando tamboras, bailarines vestidos de colores y algunos lucen disfraces de diablos que atemorizan con su sonrisa de tela brillante. Mucha gente se agolpa a su alrededor, me imagino que bailando al son de las tamboras. De los rostros de los bailarines caen gotas de sudor y
  20. 20. sonrisas de alegría, goce y celebración. Dice el pie de foto que es el grupo de danzas Don Abundio y sus traviesos. 2.3. El registro de la realidad Desde el periodismo narrativo se propone el registro total de los diálogos como una manera de conocer la naturaleza interna de los personajes. Desde la radio le apostamos a la grabación sonora, no solamente de conversaciones, sino de distintas escenas que, en su conjunto, detallen cómo es una realidad. Este recurso narrativo tiene como herramienta principal a los paisajes sonoros y su capacidad para construir imágenes de la vida cotidiana. Esta forma de relato elimina la voz del narrador y ofrece a los oyentes escenas sonoras tomadas directamente de la realidad para generar la sensación de veracidad. De esta manera, los paisajes sonoros le imprimen un carácter documental a lo narrado, buscan mostrar la vida tal y como es, evitan las interpretaciones y captan escenas cotidianas donde la gente se despoja de sus máscaras y se muestra realmente tal cual es. Esta forma de narrar se acerca a las propuestas de los movimientos cinematográficos relacionados con el cine documental. Bogotá, paisaje sonoro es una producción en audio del artista, compositor y profesor Mauricio Bejarano, quien, a partir del recorrido de un río que atraviesa a Bogotá, recoge los sonidos de las iglesias, los parques, las fiestas populares, la estación de La Sabana y otros lugares y escenarios de la ciudad y los transforma en doce postales sonoras. Este documental fonográfico relata el paso del agua por Bogotá y sus sonidos son convertidos en paisajes sonoros.
  21. 21. 2.4. La voz del otro como un formato Anteriormente afirmamos que la radio también se escribe con la voz de la gente, y por lo tanto, es una forma de contar y un género que se nutre del relato oral y de las lógicas de los habitantes de un territorio para contar su cultura. Esta manera de narrar se acerca a los planteamientos de la denominada literatura testimonial. Este escenario brinda la posibilidad de expresión a la gente, que sean ella misma quien se empodere del lenguaje radial para contar sus realidades y expresar sus propios puntos de vista. Se toma aquí como referente el concepto de “narrar desde adentro” (Rincón, Nieto y Franco, 2010) que tiene como apuesta dar cuenta de las realidades, los sucesos y las cotidianidades desde quienes viven inmersos en sus propios contextos locales. Son ellos los que conocen la historia local y pueden explicar quiénes eran y por qué hoy son así; además toman como referencia sus propias experiencias para explicar el mundo en el que viven como los herederos y, a la vez, protagonistas de las historias colectivas. La tesis central de esta propuesta es la construcción de narrativas con y desde la gente, la cual posibilite reconocer lo vivido, reconfigurar su pasado para entenderse en el presente y construir una identidad colectiva. Se trata de asumir a las personas de los entornos locales como sujetos portadores de conocimiento con la capacidad para construir narrativas de sí mismos, de su sociedad y del entorno en el que a diario conviven. Narrar desde adentro supone poner en diálogo la voz de la gente con el conjunto de sonoridades de su entorno local. Es crear una imagen sonora en la que confluyen la voz propia para reafirmar la cultura y los paisajes sonoros a fin de recrear cómo son las atmósferas locales y la música que generan marcas de identidad. Voz propia, paisajes sonoros y músicas se unen para contar la localidad y sus realidades desde la mirada de su gente. Un ejemplo de esta forma de narrar se puede encontrar en la serie La Vorágine ayer y hoy, la cual, en uno de sus capítulos, incluye el testimonio de Manuel Hernando Hernández Rojas, habitante del sur del país, sobre cómo llegó a ser minero:
  22. 22. Cuando estaba como en noveno, en el noventa y dos, empezó la fiebre de la mina… Yo veía que la gente se iba y después llegaba, pero mejor dicho llegaba feliz, se iba, disculpe la palabra, con una mano adelante y la otra atrás para ser sincero en la gran mayoría de los casos y llegaba y compraba casas, motos, televisor, mejor dicho, lo que desea para vivir medio bien, whisky, plata… no, no, no y me entró la fiebre de la mina y la mina y la mina… claro con la ilusión de llegar principalmente uno con dinero y con la ilusión de la riqueza.  Cómo se narra la cultura -Se buscan formas narrativas que describan, transmitan, seduzcan y hagan vivir intensamente el conjunto de expresiones, prácticas y rituales de nuestra cultura. -Se abandona la voz neutra que acalla la identidad y se busca una voz propia ligada a la cultura -Se exploran voces, sonoridades y músicas que nos den un sello narrativo propio y una marca regional. -Se exploran formas de contar a partir de la cotidianidad, por ejemplo, las cartas, los chats, el perifoneo. En fin, rituales cotidianos que se pueden convertir en formatos o formas de narrar la cultura de manera creativa. -Se exploran formas narrativas que le den protagonismo y que se construyan a partir de la voz de la gente. ¿Cómo reimaginamos la oralidad? -Se descubren las escenas cotidianas y prácticas que nos dan identidad y se ponen en escena a través de los paisajes sonoros.
  23. 23. -Se proponen formas narrativas a partir de la lógica del “desde adentro”, es decir, narrativas construidas con y desde la gente.  Cómo se narra la frontera -Se proponen formas de contar a partir del encuentro de las múltiples perspectivas que pueden confluir en una frontera. -A partir de los paisajes sonoros se ponen en escena las múltiples formas de vida que se tejen en los pasos fronterizos.  Cómo se narra la paz -Al descubrir y potenciar la voz narrativa de quienes han resistido a la guerra y han tejido el territorio. 3. El montaje sonoro El montaje sonoro o edición es el proceso en el que se ordenan y se combinan los distintos elementos radiales con el objetivo de construir piezas con un significado propio. El montaje sonoro permite, primero, ensamblar los materiales de tal manera que haya un orden en la exposición de la historia o tema; segundo, crear una combinación armónica y agradable entre músicas, paisajes sonoros y voces; tercero, darle ritmo a la historia y
  24. 24. distintas velocidades al relato radial, y cuarto, generar ideas, sentidos o sentimientos a partir de este encuentro del lenguaje radial. Por ello, la edición o el montaje sonoro, más que el ensamblaje de piezas, es un proceso creativo, estético y narrativo que permite comunicar ideas sobre el mundo. A continuación se profundiza en las distintas dimensiones que puede tener el proceso de montaje sonoro o edición. 3.1. La dimensión de la continuidad narrativa del montaje sonoro Consiste en juntar las distintas voces y testimonios y darles un orden de acuerdo con diversas lógicas. Estas lógicas pueden ser de tipo narrativo cuando los elementos se ordenan con base en la secuencialidad de una historia o se busca encadenar los elementos radiales de tal modo que progrese la acción dramática; en esta dimensión del montaje sonoro se puede narrar de manera lineal o sucesiva cuando se ordena una historia detrás de otra o cuando un hecho desencadena otro. Se narra de manera simultánea cuando en el montaje se pueden contar varias historias o varios hechos al mismo tiempo. Otras lógicas que pueden entrar en juego aquí son las de tipo analítico, en las cuales los elementos se organizan de acuerdo con distintos acercamientos que se hacen a un tema o fenómeno. Se descompone un tema en sus distintos elementos y en cada punto se aportan argumentos para comprenderlo, analizarlo e interpretarlo. Surgen aquí estructuras que plantean un desarrollo temático a partir de los antecedentes, los desarrollos y las consecuencias.
  25. 25. 3.2. La dimensión rítmica del montaje sonoro Este tipo de montaje aporta movimiento al relato. Se construye, primero, a partir de la duración de los distintos elementos sonoros que se integran; así, testimonios de una larga duración producen un ritmo más pausado, y testimonios o locuciones de corta duración generan un ritmo narrativo rápido y frenético. Segundo, también se construye ritmo narrativo a partir de la música, temas musicales cadenciosos generan narraciones lentas, mientras que músicas con ritmos rápidos crean relatos caracterizados por su agilidad. 3.3. La dimensión expresiva del montaje sonoro Aquí el montaje sonoro busca expresar ideas, sentimientos y creación de símbolos a partir de la combinación de las músicas, los paisajes sonoros, las locuciones y los testimonios. Lo que hace expresivo el montaje es que permite el encuentro de dos o más elementos y, en su conjunción, se produce un significado nuevo. También es expresivo el montaje cuando se manipulan las propiedades sonoras de los elementos para producir ideas o sensaciones, por ejemplo, una canción con mensaje claro que se acelera o desacelera; una voz que se diluye, pierde fuerza y aparece un paisaje sonoro; un testimonio que se yuxtapone a una canción cuya letra va en contravía de lo que dice su discurso o una palabra que se repite continuamente con eco. En suma, la dimensión expresiva del montaje sonoro se hace a partir de la exploración, combinación, deconstrucción y múltiple combinación de todos los elementos sonoros. Por ello, esta dimensión del montaje sonoro es cercana a las técnicas y los conceptos que maneja el campo del radioarte.
  26. 26. 4. Los contenidos radiales para la web Resulta importante entender que en la web la atención a los contenidos disminuye de forma considerable debido a la diversidad de propuestas, relatos y temas que allí se ofrecen. Pensar en la producción de contenidos para la web nos invita a transformar las estructuras de producción que se han venido trabajando tradicionalmente. Esto quiere decir que es necesario replantear las formas y los tiempos de realización de los contenidos con la intención de que garanticen su consumo. Esta invitación implica innovar en las formas de narrar y construir relatos convergentes, tanto desde la fotografía, el video, el texto y, por supuesto, desde la radio. Así mismo, aunque los medios digitales gozan de libertades para converger es importante recordar que cada medio, a pesar de las transfiguraciones en lo digital, conserva sus líneas o énfasis de producción. Anteriormente se hacía referencia a la unisensorialidad como característica del lenguaje radiofónico. Se hablaba de que la radio llegaba a su público a través del oído; hoy en día, gracias a la convergencia de los medios en la web, hablamos de productos que están acompañados de construcciones narrativas complementarias, multimediales o multiformatos que enriquecen la producción. Eso quiere decir que lo sonoro se articula también con los distintos lenguajes que convergen en lo digital, que nos invitan a la deconstrucción de formas de producción unimediales y nos insertan en el mundo de la composición temática y multimedial. Además, es muy interesante poder abordar un tema cultural desde diversos enfoques, para que se amplíe el universo cotidiano en el que se manifiesta la cultura. Por ejemplo, podemos acompañar una fotografía con un relato sonoro. Los formatos, los medios y los géneros se complementan muy bien gracias a la plataforma de circulación en que navegan los contenidos.
  27. 27. 4.1. Producción radial: lo local en lo global Para construir una pieza sonora, con las características adecuadas para circular en la web, es necesario:  Partir de la idea de construir narrativas radiales en las que primen las historias y los relatos que reflejen el universo local y las formas de vida de cada uno de los territorios. Eso quiere decir que se deben privilegiar al máximo los testimonios y acentos de sus habitantes.  Producir contenidos de breve duración. A pesar de que tradicionalmente hemos conocido formatos radiofónicos interesantes, profundos y muy atractivos, la mayoría de ellos son piezas largas y propias de emisión a través de una frecuencia asignada en una estación de radio. Al pensar en producciones radiales para la web debemos tener en cuenta que el relato, a través de un medio como la radio digital, se caracteriza por ser un contenido muy corto. Seguramente el material sonoro que se recolecta en el proceso de investigación es extenso, pero las piezas producidas deben minimizarse en tiempo sin perder la calidad con la intención de que el usuario que las encuentre en la web las escuche por completo. Por ello se sugieren piezas de máximo 8 minutos.  Considerar que en la historia de la radio se han relacionado una serie de géneros y formatos de producción radiofónica tales como el magazín, la crónica, el reportaje, el dramatizado, la noticia y los musicales, entre otros, aunque en cuanto a producción radial no se ha dicho la última palabra. Al igual que han hecho los otros medios tradicionales, la radio se transforma y se fortalece diariamente con iniciativas particulares que pueden ser asertivas en llevar un mensaje o contar una historia. Sugerimos que se exploren formas propias de presentar contenidos sonoros.
  28. 28.  Condensar la información para producir piezas cortas, creativas y contundentes. En lo que respecta a la duración de las producciones, hay que ser conscientes de que la audiencia, en el entorno digital, tiene la atención más dispersa en razón de la multiplicidad de contenidos a los que tiene la oportunidad de acceder.  Lograr obtener la atención del cibernauta. Por tal motivo, las estructuras de producción deben ser dinámicas. No es suficiente con hacer un buen trabajo de campo, pues hace falta contar con múltiples recursos sonoros que acompañen los relatos, les otorguen movimiento y planteen nuevas propuestas.  Tener en cuenta que los relatos cambian para el entorno global. En la cotidianidad de un territorio, el lenguaje o específicamente las palabras conservan unos significados de fácil comprensión para sus habitantes; pero el llevar estos términos a un plano geográfico más amplio puede constituirse en una limitación ante el desconocimiento de su significado o la confusión en cuanto a su uso. Por ello es necesario hacer que el lenguaje sea lo más general posible para no romper el proceso de comunicación. Los productores deben enfrentar el reto de desarrollar temas locales con un lenguaje propio pero dirigido a una audiencia global.  Redactar el planteamiento de las ideas en las narraciones con un lenguaje sencillo y claro, que permita a un oyente de cualquier lugar de mundo comprender los mensajes que se están emitiendo.  Recordar que en la web el consumo de las producciones radiales digitales no tiene asignada una franja u horario único para circular, tal como sucede en las emisoras. Los contenidos sonoros están disponibles todo el tiempo para cualquier usuario a la hora que él determine; por tanto, no deben tener una presentación que sugiera temporalidad.
  29. 29. 4.2. De los contenidos análogos a los digitales Cuando se habla de digitalización de contenidos se hace referencia a cómo las producciones sonoras, que se han realizado, pueden ser almacenadas en plataformas especializadas para ello. Es decir, a través de la red es posible almacenar y escuchar diversos contenidos y cualquier persona puede descargarlos posteriormente desde el lugar en que se encuentre; para ello solo basta con tener acceso a un computador y a internet. 4.2.1. Plataformas para la digitalización de audio Existen múltiples plataformas para la digitalización de audio, entre ellas: iVoox: es un servicio que sirve para escuchar, publicar y compartir contenidos sonoros de todo tipo. En iVoox es posible encontrar programas y secciones de radio, audiolibros, podcast y conferencias, entre muchos otros. Soundcloud: es una plataforma de distribución de audio en línea en la que sus usuarios pueden colaborar, promocionar y distribuir sus producciones sonoras. Spreaker: es una aplicación práctica con la cual es posible elaborar podcasts online y crear una emisora de radio para realizar grabaciones de programas o emitir en directo. Spreaker permite grabar y alojar archivos de audio de cualquier tipo.
  30. 30. Mixcloud: es un servicio de música, cultura, educación, noticias y entretenimiento en una gran variedad de categorías. Aquí se pueden compartir proyectos digitales que tengan el formato de audio. EL DIPLOMADO CONVERGENCIA, PAZ Y FRONTERA HA ELABORADO UN VIDEOTUTORIAL PARA QUE APRENDAS A MANEJAR EL SOFTWARE DE EDICIÓN PARA AUDIO: VER AQUÍ
  31. 31. Bibliografía Amar Sánchez, Ana María. (1992). El relato de los hechos. Rodolfo Walsh: Testimonio y escritura. Buenos Aires: Beatriz Viterbo Editora. Balsebre, Armand. (1994). El lenguaje radiofónico. Madrid: Cátedra. Bermúdez, Oscar Javier. (2009). “La música, el más sonoro de los elementos de la radio”. En A-prender la radio, estrategias para construir comunicación desde la participación y la creatividad. Bogotá: Ministerio de Cultura. El´Gazi, Jeanine. (2004). Que suene la radio. Guía de trabajo del taller de producción radial. Bogotá: Ministerio de Cultura. Hoyos, Juan José. (2007). Escribiendo historias, el arte y el oficio de narrar en el periodismo. Medellín: Universidad de Antioquia. Martín Barbero, Jesús y Rey, Germán. (1999). Los ejercicios del ver: hegemonía audiovisual y ficción televisiva. Barcelona: Gedisa. Martínez Costa, María del Pilar y Díez, José Ramón. (2005). Lenguaje, géneros y programa de radio: introducción a la narrativa radiofónica. Pamplona: Editorial Universidad de Navarra. Martín, Marcel. (1990). El lenguaje del cine. Barcelona: Gedisa. Rincón, Omar. (2006). Narrativas mediáticas, o cómo se cuenta la sociedad del entretenimiento. Barcelona: Gedisa. Rincón, Omar; Nieto, Patricia y Franco, Natalia. (2010). Tácticas y estrategias para contar: historias de la gente sobre conflicto y reconciliación en Colombia. Bogotá: Centro de Competencia en Comunicación para América Latina Friedrich Ebert Stiftung.
  32. 32. Recursos digitales consultados Ministerio de Educación y Ciencia (España). (2008).Media Radio. Disponible en: http://recursos.cnice.mec.es/media/accesible/radio_acc/bloque5/pag5.html (consultado el 18 de abril de 2016).

×