Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

revista Peón de rey 2015

826 views

Published on

peón de rey revista 2015

Published in: Education
  • Be the first to comment

revista Peón de rey 2015

  1. 1. Club PDR
  2. 2. PEÓN DE REY, Revista de Ajedrez. www.peonderey.com · @revistapdr email: info@peonderey.com Una publicación bimestral de: Chess Education and Technology C/ Francisco Giner 42 · 08012 Barcelona Tel: (+34) 932 385 352 Horario: Lunes a Viernes 16h a 21h Colaboran en este número: GM Eduardo Iturrizaga, GM Renier Vázquez, GM Jordi Magem, MI Boris Zlotnik, AI Mario Tallarico, Leontxo García y Alberto Bañón Editor y director: Producción: Miguel Illescas Carlos Penín Redacción: Michael Rahal, Olga Alexandrova Administración y Publicidad: Anna Illescas, Sergio Ballesteros, David Moya Fotografía e ilustraciones: Anastasia Karlovich, Maria Emelianova, John Saunders, ITT Gustavo Hernández, David Revilla y Andrés Guadalupe Imprime: Villena Artes Gráficas. Distribuye: SGEL · Depósito legal: M-49946-2001 · Printed in Spain 01.2015 PVP: 7,99 € · Suscripción 1 año (6 ej.): España 47,90 €, Europa 59,90 €, América 69,90 € · Ver ofertas en páginas centrales Queda prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio o soporte del contenido de esta publicación. La editorial no se hace solidaria con las opiniones expresadas por los colaboradores. Sumario 08-41 | Carlsen revalida el título mundial Mundial Carlsen-Anand Leontxo García GM Miguel Illescas GM Jordi Magem GM Renier Vázquez 08 06 Buzón PDR London Chess Classic MI Michael Rahal48 Match Shirov-Iturrizaga GM Renier Vázquez GM Eduardo Iturrizaga 55 PEÓN DE REY Nº 114 [ene-feb 2015] Memorial Petrosian MI Olga Alexandrova46 Qatar Masters Open MI Michael Rahal42 42-45 | Yangyi Yu se impone en Qatar 46 | Grischuk vence en Moscú 48 | London Classic: Anand 07 Entrevista a Hiquíngari Manuel Azuaga
  3. 3. Sumario 64 | Gambitos: ¡fuera estorbos! 82 | Topalov habla con sus piezas 55| Iturrizaga supera a Shirov en Caracas 59 | El demonio de las tablas PÁG. NIVEL SECCIÓN AUTOR 68 1600 – 2200 Curso práctico nº 2.1 MI Boris Zlotnik 77 1800 – 2400 Jugada a Jugada GM Miguel Illescas 82 1600 – 2200 Topalov habla con sus piezas MI Michael Rahal 88 1600 – 2400 Test de táctica GM Miguel Illescas 91 1800 – 2400 La Magia de Yangyi Yu GM Miguel Illescas ENTRENA y APRENDE con PEÓN DE REY Nº 114 68 |Entrenamiento en el juego táctico (parte 1) 91 | La magia de Yangyi Yu .M. Miguel Illescas Negras juegan y ganan nnnnn Negras juegan y ganan nnnnn 02 Blancas juegan y ganan nnnnn 05 Negras juegan y ganan nnnnn 03 Blancas juegan y gan nnnnn 06 Blancas juegan y enta nnnnn 88 | Test de Táctica Avances 98 52Flash Magistral Ciudad de Barcelona Gran Pemio FIDE de Tashkent Memorial Tal de rápidas Match Aronian-Nakamura Superfinal Campeonato de Rusia World Mind Games 77 | Jugada a Jugada
  4. 4. Pedagogía amena Estimados amigos de Peón de Rey: les reitero mis felicitaciones por su esmerado trabajo que mes a mes nos ofrece una selecta aproximación a la actualidad aje- drecística (fotos e ilustraciones incluidas), a las anécdotas y curiosidades históricas y al entre- namiento con una pedagogía amena e instructiva. Comprendo la predilección de algunos lecto- res por las partidas comentadas pero a mí me encantan las cróni- cas de los campeonatos, las entre- vistas y los artículos históricos que recrean el mundo del ajedrez profesional. Les animo a seguir suscitando el interés e ilusión que compartimos tantos aficionados. Pedro Calle Mutxamel (Alacant) Un tesoro irrenunciable Quiero felicitaros por el excelente trabajo pedagógico y divulgativo del ajedrez que hacéis. Es para mí un privilegio poder entender, aunque sea mínimamente las par- tidas de los mejores jugadores del mundo. Las numerosas secciones que completan la revista, todas interesantísimas y que ayudan a captar los diferentes aspectos que conforman y rodean el complejo deporte-ciencia, junto con el tra- tamiento riguroso de la actuali- dad, con la cobertura de los tor- neos más importantes, hace de esta publicación un tesoro irre- nunciable a todos los que disfru- tamos, a un nivel más terrenal, con la práctica diaria de nuestro querido deporte. Cabe destacar el gran plantel de profesionales y excelentes comunicadores que integran el equipo que hace posi- ble la edición de la revista. Jordi Borrás Blanes (Girona) Una partida espectacular Llevamos suscritos a Peón de Rey desde el comienzo de edición de la revista. Hoy (24 oct) estamos eufóricos, puesto que nuestro primer tablero, Julio Suárez, se ha colocado como colíder del campeonato de Europa sub-16, tras una partida maravillosa ante el número 1 del ranking que, suponemos, se publicará en Peón de Rey por su espectacularidad. Roberto Vidal (Club Xadrez Fontecarmoa) Respuesta del editor: Apreciado suscriptor: por motivos de espacio, son muchas las pruebas que quedan sin cobertura en Peón de Rey, entre ellas la que vd. menciona. He comprobado que Julio acabó en 8º lugar, tras dos derrotas en las rondas finales. Ello no ha de empañar su buen torneo y la magnífica partida a la que hace referencia, que me he per- mitido comentar y que me alegra ofrecer a nuestros lectores, a quienes animo a enviar a PDR sus propias obras maestras. GM Miguel Illescas La casilla maldita Sanal, Vahap vs. Suarez, Julio 1.e4 e6 2.d4 d5 3.¤c3 ¥b4 4.e5 c5 5.a3 ¥xc3+ 6.bxc3 ¤e7 7.£g4 cxd4 8.cxd4 £c7 9.¦a2 0-0 10.¥d3 f5 11.exf6 ¦xf6 12.£h5 g6 13.£g5 ¦f7 14.h4 e5 15.dxe5 ¥f5 16.¤f3 ¤bc6 17.¥b2 ¥xd3 18.cxd3 d4 19.0-0 19...¦xf3! [Un sacrificio temático, que otorgará a las negras un fuerte ataque] 20.gxf3 ¤xe5 21.¢g2 ¦f8 22.¦h1 ¤xd3 23.¥c1 ¦f5 24.£g3 £c4 25.¦a1 ¤d5 26.£b8+ ¦f8 27.£xb7 ¤c5 28.£c6 ¤e7 29.£c7 £e2 30.¦h3 ¤d3 31.£c4+ ¦f7 32.£xd4 ¤e1+ 33.¢g1 33...£xf3! [Segundo sacrificio en f3, una casilla maldita para las blan− cas en esta partida. 34.¦h2? [Poniéndose para la foto. Lo mejor era 34.£d8+ ¦f8 35.¦xf3 ¤xf3+ 36.¢g2 ¤xh4+ 37.¢h3 ¦xd8 38.¢xh4 ¦d1! aunque las negras quedan con un final muy ventajoso. 34...£a8! [Haciendo sitio al fotó− grafo.] 35.£e3 ¤f3+! [Una tercera pieza negra pasa por la casilla clave y decide el juego.] 36.¢g2 ¤f5 37.£c5 ¤5xh4+ 38.¦xh4 ¤xh4+ 39.¢g3 ¦f3+ [La otra torre negra acude también a visitar la famosa casilla, el lugar en que se sacrificó su hermana.] 40.¢h2 ¦c3! 0-1 El jaque mate en g2 es inevitable. Y si 41.£g5, ¤f3+ y de nuevo ¡la casilla f3 decide! Un bonito colofón a una buena partida de ataque. Buzón
  5. 5. Entrevista con Hiquíngari Carranza, presidente de la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica, publicada en www.ajedrezsocial.org ∙ Texto: Manuel Azuaga Herrera ∙ Foto: Adriana Salazar La Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica organizó del 25 al 28 de octu- bre el primer Seminario de Capacitación y Certificación para formar Profesores de Ajedrez. La puesta en escena fue la mejor de las posibles. Dos equipos de ponentes internacionales con un currículum de primer nivel se dieron cita en México DF bajo la coordinación de dos piezas pesa- das del tablero: Miguel Illescas y Leontxo García. El principal artífice de este histórico evento (un verdadero hito para el ajedrez educativo) es Hiquíngari Carranza, reconocido promotor del mundo del arte y de la cultura de su país que, por suerte para los aficionados al ajedrez, es un enamorado sin remedio del noble juego, del tablero y de sus 64 cuadrículas negras y blancas. ¿Cuáles son los objetivos esenciales de este seminario “El ajedrez como herra- mienta pedagógica”? Perfeccionar una herramienta con un seminario presencial y un curso a distan- cia, dos elementos que conforman una plataforma educativa para formar forma- dores de ajedrez. Ahora estamos en una primera puesta en escena, un plan piloto que nos ayudará a desarrollar un proyec- to educativo, primero a nivel nacional, y después a nivel continental. Queremos formar al mayor número posible de docentes e instruirlos en el ajedrez para poder llegar a todos los niños y jóvenes de cualquier rincón de nuestra región. Tenemos más de 3.000 preinscritos y vamos a sumar por encima de los 2.000 asistentes en las cuatro sedes habilitadas. ¿Cuándo podríamos ver los primeros resultados de este plan? Bueno, sería muy difícil hablar de tiem- po. La enseñanza del ajedrez ha descan- sado de manera natural en dos columnas principales. Por un lado, en los ajedrecis- tas, algunos de los cuales, ante una crisis económica o una situación de necesidad, han decidido utilizar sus capacidades para tratar de transmitir su conocimiento a los niños. Esto, así contado, nos puede parecer muy bien, pero en la realidad puede ser una aberración, porque no todo el que sabe jugar, por muy bueno que sea, sabe enseñar. Y para que real- mente el alumno se enganche, el que enseña tiene que ser un buen transmisor de conocimiento. Por otro lado, la otra gran rama en la que descansa la enseñan- za ajedrecística es la de los profesores de Educación Física. Entonces… estamos en medio de dos situaciones que, si bien es cierto, han ayudado mucho y han forma- do a gente, no es lo que necesita un país que tiene 30 millones de educandos potenciales de ajedrez. Hay que hacer un trabajo titánico para llegar a todos ellos, por eso la primera pregunta fue: ¿cómo hacemos para tener una masa importante de docentes que puedan educar, enseñar y abrir la ventana maravillosa del ajedrez a millones de niños en nuestro país y en nuestro continente? Y en esas estamos. ¿Y el ajedrez como herramienta de trans- formación social? No hay duda que en especial nuestros países han sido vulnerados o por la corrupción, o por la delincuencia organi- zada, o por el tráfico de narcóticos, lasti- mando profundamente los valores, a la familia, y al futuro de los niños y de los jóvenes. El ajedrez puede aportar un gra- nito de arena muy interesante a la hora de ayudar a reconstruir un tejido social dañado, con una propuesta distinta, inte- ligente, y que nos permita impactar en las familias, en sus entornos, para así poder transformar los ámbitos más cercanos. Otro aspecto transcendental tiene que ver con la escasa visibilidad y presencia del ajedrez en los medios. No estamos teniendo la altura de miras para darle soluciones. Tenemos un pro- ducto maravilloso pero nos está faltando visión, tener un objetivo claro y darnos cuenta de que debemos emprender el camino, nada más, con seguridad. Porque tenemos un diamante en bruto y la perso- na que tengamos delante, siempre que haya convicción y humanidad, nos va a entender y en muchas ocasiones va a ser nuestro mejor aliado. Debemos plantar- nos en los medios, en las instituciones, en las alternativas virtuales como Facebook, Instagram, Youtube. Tenemos que situar el ajedrez al frente de los medios. Queremos mostrar al presidente de una multinacional las ventajas de vincular su imagen y marca corporativa al ajedrez. ¿Qué argumentos nos darían la razón? El ajedrez proyecta una imagen intacha- ble, que ha sido aprovechada infinidad de veces por los grandes consorcios de la comunicación corporativa, con el objeti- vo de ligar la imagen de sus clientes empresariales a la imagen que proyecta el noble juego. El ajedrez es una activi- dad humana reconocida por sus grandes valores éticos y de limpia competencia, por su fortaleza y su creatividad intelec- tual. Detrás de los procedimientos tácti- cos y de la sucesión de jugadas en el tablero, preexiste un pensamiento lógico- matemático muy profundo que se puede aplicar a otras muchas situaciones de la vida y, sin duda, también a la toma de decisiones de las empresas, las organiza- ciones sociales y gubernamentales. Porque en el ajedrez, al igual que en la vida y en nuestras decisiones cotidianas, los únicos responsables de lo que ocurre en el tablero son los propios jugadores, cada cual con sus jugadas y deliberacio- nes. Por tanto, no hay lugar para la suerte ni para otras circunstancias que no sean las que las reglas establecen. ¿Qué le debe Hiquíngari Carranza al aje- drez? Aprendí a pensar de una manera más ordenada, lógica y atrevida. Entendí que la solución difícilmente está en la prime- ra mirada del problema, necesariamente ver en primer lugar el tablero en su con- junto, y después buscar la mejor jugada sin descartar ninguna pieza, cualquiera de ellas puede esconder la jugada gana- dora. Exactamente así es la vida, los pro- blemas que enfrentamos día a día no tie- nen una solución única, siempre tienen cientos de variantes, y el ajedrez es la mejor escuela para entender esto. Cada día busco la jugada correcta, siempre basado en el ejercicio de aquel ajedrecista que aprendió a calcular las diferentes probabilidades. Eso es el ajedrez: un lugar, un espacio para abrevar y descu- brir que dentro del caos hay una lógica contundente que no se puede entender en su totalidad, pero que te ayuda y te acompaña en la construcción de tus pro- pias variantes. “Tenemos que situar el ajedrez al frente de los medios” Entrevista a Hiquíngari Carranza 7
  6. 6. Crónica desde Sochi Leontxo García “No ganó Carlsen, perdió Anand” Fotografía: Nastia Karlovich Viñetas: Wadalupe Es muy probable que, dentro de cien años, los libros digitales de historia del ajedrez digan algo así: “Magnus Carlsen renovó su título con claridad frente a Viswanathan Anand en 2014, un año des- pués de destronarlo”. Pero esa frase no refle- jará lo que ocurrió en el Parque Olímpico de Sochi (Rusia), donde algo muy distin- to pudo haber pasado. En realidad, no ganó Carlsen, perdió Anand.
  7. 7. Partidas comentadas GM Miguel Illescas
  8. 8. AGNUS no está entre los amigos a quienes llamo para cenar jun- tos durante un torneo, me dijo Anand en Bilbao, mes y medio antes del Mundial, duran- te una entrevista en directo para mi nuevo programa en la Cadena SER. Dado que el indio tiene un carácter muy afable, acorde con su religión (hinduismo) y su régi- men vegetariano, esa afirmación sorprende un poco, pero puede atribuirse a los 21 años de dife- rencia de edad entre ambos; es lógico que Anand prefiera la compañía de Guélfand o Krámnik. Sin embargo, también es probable que el pentacampeón del mundo necesitase forzar un sentimiento de cierta animadver- sión hacia quien le arrebató el título para motivarse ante la ines- perada revancha de Sochi. Prácticamente todo el mundo, y especialmente Carlsen, había descartado a Anand como reta- dor tras su clara –esa sí- derrota en Chennai (India). Ganar el Torneo de Candidatos a los 44 años, sólo cuatro meses después de haber sido avasallado por el nuevo campeón, es una hazaña exclusiva de los genios (recorde- mos que entre los 50 mejores del mundo sólo hay cuatro mayores de 40 años). Si a ello añadimos la buena forma física del asiático (dos horas de gimnasio están siempre en su programa de entrenamiento), cabía esperar que el duelo de Sochi fuera mucho más reñido que el de Chennai, aunque el escandinavo fuera el favorito sin discusión, y con un pequeño elemento a su favor, o quizá no tan pequeño: el danés Peter Heine Nielsen, entre- nador de Anand durante muchos años, ahora trabaja para él, y estaba en Sochi, encerrado en su habitación el 90% del tiempo durante tres semanas. Luego se supo que, además del noruego Ludwig Hammer, el equipo de analistas del campeón estaba compuesto por Michael Adams y Laurent Fressinet, concentrados en Noruega y conectados por Internet con Sochi. Y en algún lugar del mundo estaba Kaspárov, siempre dispuesto a dar un consejo a su ex pupilo. Por parte del retador, sus analistas declarados fueron el indio Sasikirán y los polacos Wojtaszek y Gaiewski. Pero, a pesar de sus buenos resul- tados en 2014, Anand tenía un asunto pendiente que podía las- trarlo de manera decisiva: no había ganado una sola partida lenta al nuevo rey desde 2010. Por muy fuerte que uno sea men- talmente, eso deja huella. Y una manera de paliar el complejo de inferioridad es crear el menciona- do sentimiento de ligera hostili- dad hacia el rival, que se reflejó en el escenario del Parque Olímpico de Sochi: al inicio de cada partida (salvo una o dos M El original sorteo de colores para la primera partida, deparó las piezas blancas a Anand.
  9. 9. excepciones), Anand no miraba al noruego, y ni siquiera se levan- taba de la silla, cuando éste llega- ba y estrechaba su mano. Los dos primeros asaltos nos incitaron a pensar que ese proble- ma psicológico iba a ser determi- nante otra vez: Carlsen omitió un buen golpe en el primero (42...¦e3!, en lugar de ¦e2). Partida nº 1 Defensa Grünfeld [D85] [Miguel Illescas] El 8 de noviem- bre arrancó en Sochi (Rusia) el encuentro por el título mundial de ajedrez entre el campeón, el noruego Magnus Carlsen (23), y el indio Viswanathan Anand (44). Carlsen había arrebatado un año antes la corona a Anand, pero éste se ganó el derecho a la revan- cha al vencer en el torneo de can- didatos ante otros siete preten- dientes, todos más jóvenes que él. Alargar la carrera profesional es una de las ventajas para los que nos dedicamos al ajedrez, y el veterano Anand, que viene ocu- pando un puesto entre los mejo- res del mundo durante los últi- mos 25 años, tenía ante sí una nueva oportunidad, quizá la últi- ma, de agrandar su leyenda. La primera partida resultó en una lucha tensa, en la que ambos jugadores maniobraron con mucha cautela, librándose una batalla táctica en la que nunca se llegó a romper el equilibrio. Anand, con blancas, ganó la ini- ciativa con una arriesgada apues- ta en la apertura, pero su rival la neutralizó bien y se firmó un empate que pudo dejar satisfe- chos a ambos contendientes, aun- que lo cierto es que en la parte final Magnus estuvo apretando y en la jugada 42 pudo poner a Anand contra las cuerdas. 1.d4 ¤f6 2.c4 g6 3.¤c3 d5 La defensa Grünfeld, muy popu- lar en matches, pues su amplio desarrollo teórico y el carácter tan concreto de sus variantes hace que resulte difícil para las blancas conseguir posiciones ”jugables", de esas que se puede apretar, como sucedería en el conjunto de defensas del gambito de dama, por ejemplo. 4.cxd5 ¤xd5 5.¥d2 Anand opta por una línea secun- daria que lleva en teoría a un juego tranquilo, pero el indio le dará un tratamiento muy diná- mico, que desembocará en una partida aguda. 5...¥g7 6.e4 ¤xc3 7.¥xc3 0-0 8.£d2 ¤c6 Carlsen se aparta de 8...c5, que es lo más teórico, pero Anand se muestra muy seguro, y continua jugando a toda velocidad. 9.¤f3 ¥g4 Magnus tardó 16 minutos en hacer esta jugada tan natural. 10.d5 ¥xf3 11.¥xg7 Una novedad sobre 11.gxf3 ¤e5 12.¥e2 c6 13.f4 ¤d7 14.¥xg7 ¢xg7 15.dxc6 bxc6 16.¦c1 ¤f6 17.¦c4 con igualdad, como en la partida entre Moiseenko y Nepomniachtchi, Yaroslavl 2014. 11...¢xg7 12.gxf3 ¤e5 13.0-0-0 c6 Tras más de 20 minutos de refle- xión. Sólo en este momento se detuvo Anand a pensar. La pre- paración se había terminado y comenzaba la partida, con una posición más o menos igualada, aunque más agradable de jugar con blancas. pAnand, V IND 2792 pCarlsen, M NOR 2863 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 11 Panorámica nocturna del Parque Olímpico en Sochi, sede de los XXII Juegos Olímpicos de Invierno 2014.
  10. 10. Carlsen comentó tras el match: ”Me di cuenta durante la partida que la posición era un poco más peli- grosa de lo que había pensado antes, así que decidí intentar encontrar algo diferente - y no lo logré - pero por suerte él no encontró las líneas más críticas en cierto momento y pude llegar a una posición tablífera". 14.£c3 f6 15.¥h3 cxd5 16.exd5 ¤f7 17.f4 £d6 18.£d4 ¦ad8 19.¥e6 £b6 20.£d2 ¦d6 21.¦he1 ¤d8 22.f5 ¤xe6 23.¦xe6 £c7+ 24.¢b1 ¦c8 25.¦de1 ¦xe6 26.¦xe6 ¦d8 27.£e3 ¦d7 La posición se ha estabilizado y la igualdad permanece, pero poco a poco Anand irá cediendo terreno. Carlsen comenta: ”Desde ahí empecé a superarlo. Él estaba un poco indeciso. Es una de esas situa- ciones donde sientes que la posición está igualada pero con cada cambio tu posición quizás es un poco peor". 28.d6 exd6 29.£d4 ¦f7 30.fxg6 hxg6 31.¦xd6 El juego negro es un pelín más cómodo, por los peones blancos débiles del flanco de rey. Anand debe ir con cuidado. Carlsen señaló con posterioridad: ”Durante las siguientes jugadas conseguí ganar más y más territorio. Él no quería cambiar damas, no que- ría cambiar torres, y como resultado tanto mi dama como mi torre se acti- varon y su rey estaba también un poco débil". 31...a6 32.a3 £a5 33.f4 £h5 34.£d2 £c5 35.¦d5 £c4 36.¦d7 £c6 37.¦d6 £e4+ 38.¢a2 ¦e7 39.£c1 a5 40.£f1?! Con un juego activo tipo 40.£c8 £xf4 41.¦d8 las blancas tendrían compensación por el peón. 40...a4 Superado el control, ambos GMs empezaron a gastar mucho tiem- po en cada movimiento. Aun así llegaron las imprecisiones, pues este tipo de posiciones abiertas con damas y torres y los reyes débiles son muy difíciles de jugar, ya que hay muchas juga- das interesantes para elegir y todas ellas exigen un cálculo intenso y preciso. 41.¦d1 £c2 42.¦d4?! La textual es natural, pero era mejor activar primero la dama con 42.£f3. 42...¦e2?! Era muy fuerte 42...¦e3! que ame- naza mate en dos, con ¦xa3+! y £b3. Lo menos malo para las blancas sería forzar el cambio de 12 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 La primera partida fue una tensa lucha de tanteo, que mostró a los contendientes nerviosos y muy prudentes.
  11. 11. Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 13 damas con 43.£d1 pero en el final de torres resultante la venta- ja negra sería indiscutible. La diferencia con la partida sería que tras 43.¦b4 las negras dispo- nen de 43...¦b3! y tras la obligada 44.¦xb3 axb3+ 45.¢a1 £xh2 la debilidad de la primera línea de las blancas ha de llevar a la derro- ta a ese bando. 43.¦b4! b5 44.£h1! Tras un par de jugadas precisas, Anand puede respirar tranquilo. Carlsen confesó que se le había escapado este recurso defensivo. 44...¦e7 Si 44...¦g2 45.£f1! 45.£d5! ¦e1 46.£d7+ ¢h6 47.£h3+ ¢g7 48.£d7+ ½-½ Partida nº 2 [Leontxo García] Carlsen se impuso en el segundo asalto con autoridad. Recuerdo que tras esa partida, mientras caminaba hacia mi hotel entre las numerosas alambradas y policías que guar- daban las instalaciones del Parque Olímpico, pensé: ”Si mañana Vishy no engancha con blancas a Magnus en la apertura, voy a tener que adelantar los vuelos de regreso a casa". Pero ocurrió, porque el campeón también sufría un problema psi- cológico que nadie podía diag- nosticar mejor que Gari Kaspárov: ”Magnus sufre el 'sín- drome de la revancha', que yo padecí, pero con mucha más intensidad, ante Kárpov. Él anhela que todo esto ter- mine de una vez para no tener que jugar más con Anand, a quien consi- dera una etapa superada de su carre- ra deportiva", me dijo diez días después durante una entrevista para El País. Y el propio Carlsen lo admitió cuando hablé con él 48 horas des- pués de renovar el título:”Tras la segunda partida me preguntaba por qué tenía que jugar otra vez con Anand, si ya le había ganado con cla- ridad un año antes". Defensa Berlinesa [C85] [Miguel Illescas] En la segunda partida, frente a la Apertura Española planteada por Carlsen, Anand eligió la Defensa Berlinesa. De entre los cientos de posibilidades que ofrece la teoría de aperturas, precisamente la Berlinesa… ¿no recordaba el aspirante que ese mismo día, un 9 de noviembre de 1989, se pro- dujo la caída del Muro de Berlín? Carlsen se anotó una elegante victoria. Los ajedrecistas no somos supersticiosos, pero no porque traiga mala suerte, sino porque en el universo de las 64 casillas la objetividad es condi- ción ”sine qua non” para tener éxito. Bajo ese prisma, la Berlinesa no parece una buena elección frente a Carlsen, pues acostumbra a conducir a partidas largas y de corte posicional, que enfatizan dos de las dos virtudes del noruego: su resistencia y su técnica. Respecto a esta defensa, en su premiada obra ”La Torre herida por el Rayo”, el escritor Fernando Arrabal lanzó al mundo una pre- monición que había de cumplirse años después: uno de los prota- gonistas tenía que renunciar a su salida favorita de peón de rey por temor de enfrentarse a la Berli- nesa, especialidad del rival. Ello se materializó en el año 2000, cuando ayudé a Vladimir Krámnik a destronar a Garry Kaspárov con esta defensa. pCarlsen, M NOR 2863 pAnand, V IND 2792 Comentarios GM Jordi Magem Anotaciones GM Miguel Illescas Carlsen fue el primero en golpear, anotándose la segunda partida.
  12. 12. Desde entonces, pasó a conocerse como”Muro de Berlín”, por el modo en que Kaspárov, como un toro furioso, se estrelló una y otra vez ante ella. [Jordi Magem] En la primera partida del match se despejó la duda sobre cuál sería el arma de Anand para intentar doblegar al noruego. Ésta no fue otra que 1.d4, que es la que todo el mundo sospechaba, ya que el muro de la Defensa Berlinesa resultó infran- queable en el primer match que ambos jugadores disputaron un año atrás. Para esta segunda par- tida, el arma que Carlsen elegiría con las piezas blancas era menos clara. 1.e4!? Aunque es cierto que en el pri- mer match la Reti no le propor- cionó al noruego grandes posi- ciones, el peón de rey suele ser más concreto que el peón de dama o que la flexible Reti, lo cual no parece favorecer a la menor preparación teórica de Carlsen. 1...e5!? Anand juega contra el peón de rey casi todas las defensas posi- bles, por lo que es difícil predecir por donde va a salir. 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 ¤f6! Aparentemente, se trata de una sabia decisión. Anand ha aban- donado con blancas el peón de rey porque no sabe cómo luchar contra la Defensa Berlinesa, por lo que es lógico que con negras le pregunte al noruego si éste tiene algo contra su propia defensa. Esta táctica es habitual entre los jugadores de élite. 4.d3 Una decisión fácil de prever por parte de Carlsen, ya que este pre- fiere jugar con ligera ventaja o incluso igualdad, a cambio de disponer de una partida larga. [Miguel Illescas] Lo más teórico es 4.0–0 ¤xe4 5.d4 ¤d6 6.¥xc6 dxc6 7.dxe5 ¤f5 8.£xd8+ ¢xd8 que lleva a un final difícil de eva- luar, y que costó la corona mun- dial a Garry Kaspárov, como he citado en el preámbulo. 4...¥c5 5.0-0 Existen muchos antecedentes con esta posición entre estos dos jugadores, ¡y con ambos colores! La jugada más habitual es 5.c3 0– 0 6.0–0 ¦e8 (6...d6 7.¤bd2 ¥b6 8.¤c4 ¤e7 9.¤xb6 axb6 10.¥a4 ¤g6 11.h3 ¤h5”½–½ (27) Anand, V (2817)-Carlsen, M (2823) Moscow RUS 2011) 7.¦e1 a6 8.¥a4 b5 9.¥b3 d6 10.¥g5 ¥e6 11.¤bd2 h6 12.¥h4 ¥xb3 13.axb3 ¤b8 14.h3 ¤bd7 15.¤h2 £e7 16.¤df1 ¥b6 17.¤e3 £e6= 0–1 (67) Anand, V (2775)-Carlsen, M (2870) Chennai IND 2013. Se considera que 5.¤bd2 permite 5...¤d4 6.¤xd4 ¥xd4 7.c3 ¥b6 8.0–0 c6 9.¥a4 0–0 10.¥b3 d5 11.h3 dxe4 12.dxe4 £e7 ½–½ (48) Carlsen, M (2881)-Anand, V (2785) Dubai UAE 2014. Ya se jugó en el match de Chennai la captura 5.¥xc6 sin demasiada fortuna. Incluso este año ambos contendientes repitieron línea con idéntico resultado pacífico: 5...dxc6 6.h3 (6.¤bd2 ¥g4 7.h3 ¥h5 8.¤f1 ¤d7 9.¤g3 ¥xf3 14 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 El ex campeón mundial, Anatoly Kárpov, departiendo amistosamente con Vishy y Aruna Anand.
  13. 13. Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 15 10.£xf3 g6 11.¥e3 £e7 12.0–0–0 0–0–0 ½–½ (32) Anand, V (2775)- Carlsen, M (2870) Chennai IND 2013) 6...¤d7 7.¥e3 ¥d6 8.¤bd2 (8.¤c3 c5 9.0–0 ¤f8 10.¤d2 ¤g6 11.¤c4 ¥e6 12.¤e2 £d7 13.¤xd6+ cxd6 14.f4 exf4 15.¤xf4 ¤xf4 16.¦xf4 b6 17.£h5ƒ 1–0 (47) Carlsen, M (2872)-Caruana, F (2782) Zúrich SUI 2014) 8...0–0 9.0–0 ¦e8 10.¤c4 ¤f8 11.d4 exd4 12.£xd4 c5 13.£d3 b6 14.¤xd6 £xd6 15.£xd6 cxd6 16.¦fd1 ¥b7 17.¦xd6 ¥xe4= ½–½ (40) Anand, V (2773)-Carlsen, M (2872) Zúrich SUI 2014. 5...d6 También aquí existe la posibili- dad de cambiar caballos con 5...¤d4!? pero Anand no quiso caer en la posible preparación de Carlsen y optó por la jugada tran- quila de desarrollo. Un antece- dente fue 6.¥a4 (6.¤xd4 ¥xd4 7.c3 (7.¤d2!? esta era posible- mente la idea del noruego.) 7...¥b6 8.¤d2 c6 9.¥a4 0–0 10.¤c4 ¥c7 11.¤e3 d5 12.£f3 d4 13.cxd4 £xd4 14.¥c2 ¥e6= ½–½ (34) Anand, V (2817)-Kramnik, V (2791) Moscow RUS 2011) 6...¤xf3+ 7.£xf3 0–0 8.£g3 d6 9.¥g5 c6 10.¥b3 ¤h5 11.£h4 ¤f6 0–1 (66) Carlsen, M (2823)- Anand, V (2817) Moscow RUS 2011. [Miguel Illescas] Contra Magnus yo recomendaría elegir las variantes más forzadas. Ya con Krámnik en 1999 analizamos a fondo 5...¤d4 que es la jugada con mejor reputación hoy en día: las negras cambian una pieza y se acercan a la igualdad. 6.¦e1!? Es díficil pensar que esto pueda tratarse de una preparación con- creta del noruego. Las blancas parecen jugar de manera muy simple y a la vez poco ambiciosa. La jugada más normal es, lógica- mente, 6.c3 con una posición semejante a la italiana. [Miguel Illescas] Es admirable la capacidad de Magnus para apar- tarse de los caminos conocidos. Su jugada de torre, aunque natu- ral, es prácticamente nueva. En casi mil partidas se habían ensa- yado numerosas opciones, entre ellas todas las normales como 6.c3, 6.h3, 6.¥e3,6.¥g5 o 6.¤c3. 6...0-0 7.¥xc6 bxc6 8.h3 ¦e8 9.¤bd2 ¤d7 Anand busca nuevas casillas para su caballo, aunque nada malo tenía la jugada estándar 9... h6. Por ejemplo, podría seguir 10.¤f1 d5!? 11.exd5 £xd5 12.¥e3 ¥f8 13.¥d2 e4 14.dxe4 ¤xe4 y el dina- mismo de las negras compensa su peor estructura de peones, así fue en Adams, M (2727)- Kramnik, V (2801) París/San Petersburgo FRA/RUS 2013. 10.¤c4!? Apunta a la casilla a5 y se asegu- ra cambiar los alfiles de negras cuando quiera, aparte de eso no se observan grandes cualidades para este salto. Natural es tam- bién 10.¤f1 aunque las negras poco tienen que temer, por ejem- plo 10...h6 11.c3 a5 con contrajue- go. 10...¥b6 Las negras se dejan cambiar el alfil sin problema. Es una manera de proseguir tan buena como otras muchas de la posición, puesto que la presión de las blan- cas es nula. Interesante era 10...¤f8!? con posición equilibra- da. 11.a4 a5 12.¤xb6!? Una jugada normal que sorpren- dió un poco a la mayoría. Las blancas abren y concretan la posi- ción para darle a la partida otro ritmo más dinámico. Aunque afectó más al aspirante, ambos jugadores acusaron la tremenda tensión a lo largo de todo el match.
  14. 14. 12...cxb6 Carlsen comentó después de la partida que también era jugable la captura con el caballo 12...¤xb6!? aunque se entiende que Anand quisiera consolidar su peón de a5. 13.d4! Este es el complemento del cam- bio en b6. Carlsen comentó sobre este momento: ”Conseguí una pequeña ventaja en el centro, llevé mi torre al flanco de rey y aunque objetivamente no había peligros con- cretos para el negro, está claro que tenía la iniciativa sin mucho riesgo". 13...£c7 No es una jugada mala, pero sí que es indecisa. Svidler, que ejer- cía de comentarista de lujo en la web oficial del mundial, sugirió 13...c5 con idea de que las negras consigan un juego activo. Podría seguir, por ejemplo: 14.d5 (14.dxe5 ¤xe5! o bien 14.dxc5 ¤xc5! con contrajuego) 14...¦f8 con contrajuego. 14.¦a3! Buen desarrollo hipermoderno de la torre, que acabará en c3, d3 o más probablemente en g3, con intenciones agresivas en el ala de rey. [Miguel Illescas] El campeón mundial está en su elemento: una posición tranquila, pero que con- serva elementos de desequilibrio, como la presencia de alfiles de distinto color. Con su última jugada Magnus aprovecha la ventaja de espacio para activar su torre dama de modo original y eficaz. 14...¤f8 15.dxe5 dxe5 16.¤h4 ¦d8 17.£h5 f6 18.¤f5 ¥e6!? Hasta aquí el juego ha seguido una lógica clara: las blancas intentan presionar el flanco de rey, mientras que las negras han acabado su desarrollo y se prepa- ran para neutralizar la ligera ini- ciativa del rival. Después de la partida, Anand reconoció que 18...£f7 era la jugada que le tentaba y posible- mente la mejor, puesto que la dama blanca debe retirarse para evitar cambios de piezas. También era muy razonable el cambio 18...¥xf5!? a lo que segui- ría 19.exf5 ¦d5 20.¦g3 £f7 21.£e2 ¢h8= con posición cercana a la igualdad, aunque el alfil siempre puede pretender ser mejor que el caballo. [Miguel Illescas] La jugada de Anand es un movimiento de des- arrollo natural, que sin embargo me parece algo impreciso. Nakamura recomendaba en directo en Twitter 18...¤e6! y pro- bablemente no andaba desenca- minado. El caballo defendería el punto g7 y la posición negra apa- recería más sólida. 19.¦g3 ¤g6?! Un tapón innecesario que da alas a la actividad de las blancas y cre- ará problemas a las negras. Posible era 19...¦d7!? e incluso cambiar ahora 19...¥xf5!? 20.exf5 ¦d7. Como en las últimas grandes competiciones, Nastia Karlovich ofició de jefa de prensa de la FIDE.
  15. 15. 20.h4!? Motivo de análisis en la retrans- misión en directo que hice yo mismo en ICC y muy interesante era la alternativa 20.¥h6!? con las siguientes opciones: 20...¦d7 (20...gxh6? 21.¦xg6+ hxg6 22.£xg6+ ¢f8 (En caso de 22...¢h8?? gana fácil 23.£xf6+ ¢h7 24.£xh6+ ¢g8 25.£xe6++–) 23.£xf6+ £f7 (Mala es 23...¥f7? 24.f4! ¢e8 (24...exf4 25.e5+–) 25.fxe5 ¢d7 26.¤d6! ¦f8 27.¦d1+–) 24.£xh6+ ¢e8 25.£h8+ £f8 (25...¢d7 26.¦d1+ ¢c7 27.£xe5+ ¢b7 28.¦xd8 ¦xd8 29.¤d6+ ¦xd6 30.£xd6± con pocas opciones de salvación para las negras.) 26.£xe5 ¢f7 27.¤d4 ¦xd4 28.£xd4 £b4 29.£e3² y de nuevo parece difícil que las negras escapen de lo inevitable.) 21.h4 (21.¤xg7?! ¦xg7 22.¥xg7 ¢xg7 23.¦d1 ¦d8 con contrajue- go) 21...¥xf5 22.exf5 ¤f8 23.¦e4 y las perspectivas de las blancas son mejores. [Miguel Illescas] Esta excelente y difícil jugada pondrá en tela de juicio la defensa planteada por las negras. Era muy interesmate 20.¥h6!? ¦d7 21.h4 ¥xf5 (21...gxh6 22.£xh6 y las blancas obtienen un ataque temible.) 22.exf5 ¤f8 23.¦e4 y en caso de la natural 23...¢h8 sigue 24.¦eg4! con ata- que decisivo. 20...¥xf5?! Este cambio ahora supone la pér- dida de varios tiempos vitales para las negras. Posible era la jugada acrobática 20...¢h8!? con la curiosa variante que sigue: 21.¦xg6!? ¡por supues- to no es obligada! 21...£f7 22.¥h6!? gxh6 23.¦xh6 £xh5 24.¦xh5 ¦d2 25.¤e3 ¦f8! y la acti- vidad de las negras, con la ame- naza directa ¥f7–¥g6, hace que éstas no tengan ningún proble- ma. [Miguel Illescas] A primera vista parece que la captura 20...¥xf5 sea fruto de la impaciencia por igualar la posición, pero los aná- lisis demuestran que Anand se enfrentaba a una difícil decisión. El ordenador recomienda en su lugar 20...¢h8, una jugada nada ”humana", pues permite 21.¦xg6 La idea de la máquina es seguir con 21...£f7 aunque este sacrifi- cio de pieza tiene mala pinta y no es de extrañar que Anand lo rechazara. 21.exf5 ¤f4? Una jugada mala que conduce a una posición sin esperanzas. Sorprende en esta partida ver como Anand estropea una posi- ción de igualdad ¡en apenas cua- tro jugadas! Carlsen señaló: ”Una vez que decidió llegar a una posición sin piezas menores quedó claro que con mi actividad y mejor rey tendría ventaja. Cuando no previno que mis torres se doblaran y junto con mi dama se triplicaran en la columna e, fue muy difícil, y no vio un golpe táctico que significaba su derrota inmediata". Algo mejor era 21...¤f8 aunque las negras ya tenían una tarea desagradable después de 22.¥h6 ¦d7 23.¦e4. 22.¥xf4 exf4 23.¦c3± En posiciones donde sólo quedan torres y damas, la seguridad del rey es primordial, y en este caso el rey de Anand tiene problemas graves que impiden que las torres o la dama se activen. 23...c5 24.¦e6 [Miguel Illescas] Buena jugada. A pesar del equilibrio material, las blancas han logrado una importante ventaja posicional, pues los peones b6 y f4 son débi- les y fáciles de atacar. Ahora el noruego utiliza la casilla e6 como cabeza de puente para penetrar con garantías en la posición ene- miga. 24...¦ab8? Después de la partida Anand cri- ticó esta jugada y sugirió h6 para darle un aire a su rey. Tenía razón, aunque hubiera seguido con una posición difícil de defen- der: 24...h6!? con idea de que si la torre blanca de c3 intenta volver al juego vía c4, como en la parti- da, y tras 25.¦c4 seguiría 25...¦d4 con opciones de oscurecer el resultado final. 25.¦c4 £d7 [Miguel Illescas] Buscando ali- vio por medio del cambio de damas en d1, pero Carlsen lo evi- tará. 26.¢h2 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 17
  16. 16. Evidentemente, las blancas no tienen de momento ninguna intención de permitir el cambio de damas que se amenazaba con £d1+. También era posible 26.f3 con ventaja. 26...¦f8 27.¦ce4 ¦b7 28.£e2 La dominación de las piezas pesadas blancas es absoluta, amén de que el peón de f4 cae en cualquier momento. La ventaja de las blancas es prácticamente decisiva. 28...b5 29.b3?! ¿Relajación? Lo cierto es que con poco tiempo en el reloj Carlsen no quiso calcular nada y se limitó a mantener la posición. Más fácil era 29.¦e7 £d6 30.f3+– y ya no hay salvación para las negras, ya que si, por ejemplo, 30...¦xe7 31.¦xe7 bxa4 32.£e4 £b8 33.£xa4 de nuevo se amenaza entrar en séptima con Dd7, y si 33...£xb2? 34.£c4+ ¢h8 35.£f7 ¦g8 36.¦e8 con mate. 29...bxa4 30.bxa4 ¦b4 31.¦e7 ¡Por fin las blancas se deciden! 31...£d6 32.£f3?! No es mala, pero tampoco es la más contundente. De nuevo era mucho más fácil jugar con 32.f3! y el rey blanco está tranquilo, mientras que el rey negro... [Miguel Illescas] Quizá fuera todavía más fuerte 32.f3 pero el movimiento elegido por Carlsen es también bastante bueno. 32...¦xe4 33.£xe4 f3+ 34.g3 h5??“ El poco tiempo, y quizá saber que la posición era perdedora, provo- caron este error que fuerza el abandono en una jugada. Única para evitar la entrada en séptima era 34...£d2 aunque des- pués de 35.£xf3 (Interesante es 35.£e6+!? ¢h8 36.£e3 £xe3 (36...£xc2?? 37.¦e8+–) 37.fxe3 (37.¦xe3!?²) 37...¦d8 38.¢g1²) 35...£xc2 36.¢g2± las esperanzas de salvación de las negras eran escasas. [Miguel Illescas] 34...h5?? supo- ne un último y decisivo error. Aunque el indio disponía de poco tiempo en su reloj, es un fallo imperdonable, impropio de su clase. Lo acertado era 34...£d2 atacando el punto clave f2. Tras 35.£xf3 £xc2 las blancas tendrí- an todavía una importante venta- ja pero la lucha seguiría. 35.£b7 Con mate imparable. Trágico resultado para una partida que apuntaba a tablas después de una apertura inofensiva y que se tor- ció en apenas dos jugadas indeci- sas por parte de Anand en el medio juego. 1-0 Partida nº 3 [Leontxo García] La victoria del indio en el tercer asalto fue inapelable: una preparación case- ra perfecta que dejó al noruego estratégicamente planchado desde la apertura. Por supuesto, cabe preguntarse por qué Carlsen entró en una posición tan sospechosa (o al menos peligrosa), y la explica- ción está en el 'síndrome de la revancha', que también podría- mos llamar, en este caso, exceso de confianza. Sin embargo, hay un matiz pri- mordial: aunque nos quitemos el sombrero ante la preparación de Anand, desde el punto de vista psicológico ese tipo de victoria no es tan eficaz como una impro- visada ante el tablero, si se trata de borrar un trauma que perdura desde el 10 de diciembre de 2010, cuando el indio tumbó al norue- go en el torneo de Londres; esta era la 25 partida lenta entre ambos desde entonces. Pero su desenlace nos hizo ver que Carlsen no estaba al 100%, y por tanto no había motivo, por ahora, para adelantar mi regreso a casa. Gambito de Dama [D37] [Magnus Carlsen] La tercera par- tida fue una experiencia horrible. Cambié de opinión justo antes de la partida sobre lo que iba a jugar. No conocía a fondo la línea que sucedió en la partida, y Anand mostró por el contrario una muy buena prepara- ción, y ganó en buen estilo. No tuve muchas oportunidades. Después de las dos primeras partidas yo estaba jugando mejor y pensaba que el match sería más fácil. La derrota me cayó como un jarro de agua fría. pAnand, V IND 2792 pCarlsen, M NOR 2863 18 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014
  17. 17. [Miguel Illescas] El aspirante a la corona, el indio Anand, logró equilibrar el marcador al vencer a Carlsen en la tercera partida del encuentro. ”Cuanto más entreno más suerte tengo”. Esta frase, atri- buida al legendario golfista Gary Player, aplica a muchos ámbitos de la vida, pero en ajedrez su sig- nificado va mucho más allá que en otras disciplinas. La tercera partida era para Anand una prueba de fuego, tras su derrota anterior. Pero el aspi- rante se encontró con el escenario más favorable que podía soñar: su rival entró de lleno en una ”preparación casera”, una variante que el indio había analizado con gran profundidad con sus entre- nadores y equipos informáticos. El reto fue demasiado exigente incluso para alguien con el talen- to de Carlsen, y el noruego acabó fallando en la jugada 28, cuando la presión del reloj se sumó a su difícil posición. Casi cuatro años tuvo que esperar Anand, pues no vencía a Carlsen en partida lenta desde diciembre de 2010. ¿Quizá el actual campeón había perdido el sentido del peligro? 1.d4 Anand insiste en renunciar a su salida habitual de peón rey. Con el marcador a favor, el campeón decide no repetir la arriesgada variante de la primera partida y opta por plantear su defensa favorita. 1...¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 En el encuentro del pasado año en Chennai Anand perdió tras 3.¤c3 ¥b4 . Esta vez, ensaya otra cosa. 3...d5 La sólida defensa ortodoxa, que Carlsen no conoce tan bien como la India de Dama, 3...b6 preferida del noruego desde su niñez. 4.¤c3 ¥e7 5.¥f4 La variante moderna. En el año 2011, frente al propio Carlsen, Anand eligió la clásica 5.¥g5 sin obtener ventaja alguna en la apertura. 5...0-0 6.e3 ¤bd7 7.c5 Hoy en día se considera este avance como lo más ambicioso. Anand apenas tenía experiencia con esta variante. La última vez , en 2011, había jugado 7.¥e2 7...c6 La variante antigua. Será por algo que gente especialista de la variante, como Krámnik, prefiere últimamente 7...¤h5!? 8.¥d3 b6 9.b4 a5 10.a3 ¥a6 11.¥xa6 Esta línea le trae mala suerte al noruego, quien ya había perdido en 2008 frente a 11.0–0, pero Anand le sorprende con una línea secundaria. 11...¦xa6 12.b5!? cxb5 13.c6 £c8 14.c7! Este fuerte movimiento fue intro- ducido en 2002 por Anatoly Kárpov. Luego fue abandonado, pero el pasado año, el entonces número dos del mundo Levon Aronian lo empleó en un torneo Aruna, la esposa de Anand y “General Manager” del equipo, siempre atenta a todos los detalles.
  18. 18. importante. Según declaró Fabiano Caruana tras esta parti- da, ”toda la élite sabía que esto era bueno". Todos menos Carlsen, por lo visto. 14...b4 15.¤b5 a4 Para desestabilizar el caballo con ¦a5. Carlsen seguía jugando muy rápido, como si tuviera todo bajo control. Pronto se hizo evidente que no era así. Si 15...bxa3 16.0–0 el peón de c7 queda sólidamente defendido. 16.¦c1 ¤e4 Las negras tratan de evitar la invasión en d6, pero... 17.¤g5! 17...¤df6 Carlsen gastó más de media hora en esta jugada, un claro signo de que algo había fallado en la pre- paración del escandinavo y su equipo. Aceptar el ”regalo” de la pieza es perder la partida: 17...¤xg5 18.¥xg5 ¥xg5 19.¤d6 ganando. 18.¤xe4 ¤xe4 Carlsen jugó esto al toque. Según los expertos, la alternativa 18...dxe4!? ofrecía mejores posibi- lidades defensivas. 19.f3 ¦a5 20.fxe4! Una importante mejora respecto a 20.£e2 £d7 21.fxe4 ¦c8! y las negras lograron una buena posi- ción en la partida Aronian- Adams, Bilbao 2013. 20...¦xb5 21.£xa4 ¦a5 22.£c6 bxa3 23.exd5 ¦xd5 Tras 23...exd5 24.0–0 a2 25.£xb6 las blancas logran ventaja. 24.£xb6 £d7 25.0-0 ¦c8 26.¦c6! El peón blanco de c7, por su grado de avance y protección, es mucho más peligroso que su homólogo negro de a3. Anand ha logrado una clara ventaja, y por ello Carlsen se lanza a un juego especulativo. 26...g5!? 27.¥g3 ¥b4! Un ingenioso recurso defensivo, pero a estas alturas creo que Magnus estaba desanimado. La idea es jugar ¥d2. No valía 27...¦a5 por 28.¦xe6! 28.¦a1! Anand responde con la mejor jugada, que mantiene la posición bajo control. Por supuesto, era mala 28.£xb4? por 28...£xc6. 28...¥a5? El error decisivo. Es comprensi- ble el deseo de Magnus de elimi- nar el peón enemigo pero, como veremos, este plan fracasa total- mente. Lo mejor era mantener la posición, quizá jugando algo acti- vo en el flanco de rey, como 28...h5 Las blancas conservarían una importante ventaja, pero aun tendrían que romper la tenaz defensa negra. Ahora 28...¥d2 se responde con 29.¦xa3. 20 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 La tercera partida representó para Anand su mejor logro en el Mundial, mostrando a su rival su excelente preparación en las aperturas.
  19. 19. 29.£a6 ¥xc7 Por fin Carlsen logra capturar el dichoso peón, pero el precio será demasiado alto. De todos modos, no había modo de corregir el error anterior. Si 29...¥b4 las blancas siguen con 30.¦b6! ¥f8 31.£xc8! £xc8 32.¦b8 ganando. 30.£c4! Así las blancas ganan pieza. El alfil negro está atacado por tres piezas blancas, y defendido solo por dos. Carlsen quemó sus últi- mos cartuchos antes de abando- nar. 30...e5 31.¥xe5 ¦xe5 32.dxe5 £e7 33.e6! Mucho mejor que 33.¦c1 a2 34.£xa2 £xe5. 33...¢f8 En caso de 33...fxe6 seguiría igualmente 34.¦c1. 34.¦c1 Y por fin Carlsen abandonó. La continuación 34.¦c1 a2 35.£xa2 solo serviría para aplazar la inevitable pérdida del alfil. 1-0 Partida nº 4 [Leontxo García] Siguieron dos empates sin errores graves, sólo con pequeñas imprecisiones que probablemente no cambiaron el resultado de las partidas. Defensa Siciliana [B40] [Magnus Carlsen] La cuarta fue otra mala partida por mi parte. No logré nada en la apertura, pero empe- cé gradualmente a superar a mi rival. Luego no acerté a consolidar mi ventaja, le permití igualar, me quedé con poco tiempo e incluso tuve dificultades. Por suerte, cometió un error - se dejó un peón - pero al final resultó que no se podía ganar. [Miguel Illescas] Carlsen se recuperó bien, y tras la derrota del día anterior el noruego ofre- ció una buena imagen en la cuar- ta, en una partida peleada que finalizó en tablas. Fue una lucha interesante, equilibrada, aunque tras algunas imprecisiones el indio tuvo que sudar la camiseta para arañar el medio punto. Viendo la partida por directo en Internet, no se me pasó por alto un interesante detalle en la juga- da 21. 1.e4 c5 2.¤f3 e6 3.g3 Una especialidad de Michael Adams, que luego se supo forma- ba parte del equipo de Magnus. Una partida reciente de Anand, a rápidas, había seguido con la variante principal: 3.d4 cxd4 4.¤xd4 a6 5.¥e2 ¤f6 6.¤c3 £c7 7.0–0 ¥c5 8.¥e3 d6 y fue tablas en 44 jugadas en Fedorchuk, S (2673)-Anand, V (2785) Bastia 2014. 3...¤c6 4.¥g2 d5 5.exd5 exd5 6.0-0 ¤f6 7.d4 ¥e7 8.¥e3 cxd4 9.¤xd4 ¥g4! Anand se muestra bien prepara- do y se adelanta a la posible mejora preparada por su rival. Lo normal era 9...0–0 10.¤c3 (10.h3!? podría ser lo que Vishy pretendía evitar.) 10...¥g4 11.£d3 a6 12.¦fe1 £d7 con igualdad aproxi- mada en Jones, G (2635)- Caruana, F (2767) Reykjavik 2012. 10.£d3 £d7 11.¤d2 0-0 12.¤2f3 ¦fe8 13.¦fe1 ¥d6 14.c3 h6 15.£f1 ¥h5 16.h3 ¥g6 17.¦ad1 ¦ad8 18.¤xc6 bxc6 19.c4 ¥e4 20.¥d4 ¤h7!? La idea de Anand no es mala, pero me gusta más 20...¦e6 con idea de doblar torres en la colum- na abierta. 21.cxd5 Lo que sucedió a continuación me dio mucha información sobre el estado de forma de Anand. 21...¥xd5?! Una decisión intuitiva: el indio gastó solo 16 segundos para deci- dirse por la captura con el alfil, cuando tan natural habría sido tomar con el peón, o mejor dicho, lo normal habría sido PENSAR. ¿Quizá Vishy había calculado en el tiempo del rival? No lo creo, pues Carlsen invirtió menos de tres minutos para tomar en d5. ¿Lo había calculado Anand cuan- do decidió llevar su caballo a h7? Negativo, Vishy apenas gastó dos minutos para tomar aquella importante decisión. pCarlsen, M NOR 2863 pAnand, V IND 2792 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 21
  20. 20. ¿Por qué razón entonces Anand tomó de alfil en d5 tan rápido? Una posible respuesta es que no soportara la presión. Este tipo de comportamiento se repitió en varios momentos del encuentro, costando al aspirante algunas imprecisiones que a la postre marcaron la diferencia. Tras 21...cxd5, a diferencia de la partida, las negras tienen al menos un peón pasado como compensación por su peor estructura de peones en el flanco de dama. 22.¦xe8+ ¦xe8 23.£d3 23.£a6!? ¥b8 24.¥c3 es ahora algo incómodo para las negras. Cuando las blancas retiren su caballo y se cambien alfiles sus peones del flanco de dama serán sometidos a fuerte presión. 23...¤f8 24.¤h4 El plan es correcto, cambiar el alfil de d5, pero era interesante jugar antes 24.¥c3! para aumen- tar la presión en la columna d. 24...¥e5 25.¥xd5 £xd5 26.¥xe5 £xe5 27.b3 ¤e6 La ventaja blanca ha quedado reducida a algo simbólico. 28.¤f3 £f6 29.¢g2 ¦d8 30.£e2 ¦d5 31.¦xd5 cxd5 32.¤e5 £f5 33.¤d3 ¤d4 Parece que las negras están inclu- so mejor, pero... 34.g4! La típica jugada inesperada de Carlsen, que en este caso mantie- ne el equilibrio. 34...£d7 35.£e5 ¤e6 36.¢g3 £b5 37.¤f4 ¤xf4 38.¢xf4 £b4+ 39.¢f3 d4 Con poco tiempo Anand entrega un peón de forma totalmente innecesaria, pero por suerte para él su intuición funciona y obtiene suficiente compensación para hacer tablas. 40.£e8+ ¢h7 41.£xf7 £d2 42.£f5+ ¢h8 43.h4 £xa2 44.£e6 £d2 45.£e8+ ¢h7 46.£e4+ ¢h8 47.£e8+ ¢h7 ½-½ Durante los torneos, Carlsen suele practicar alguno de sus deportes favoritos: fútbol y baloncesto.
  21. 21. Partida nº 5 Defensa India de Dama [E16] [Magnus Carlsen] La quinta parti- da supuso el fin de una parte muy difícil del match para mí. Planteé algo bastante diferente de lo que nor- malmente juego, pero él estaba muy bien preparado y eligió la línea más peligrosa para el negro, que había- mos infravalorado. De manera forza- da tuve que elegir entre ir a un final con su fuerte alfil contra mi caballo más débil, o bien otro donde tendría dos peones contra uno en el flanco de dama, pero con el ala de rey destroza- da. Elegí la segunda opción y más tarde él me podría haber creado muchos más problemas. [Miguel Illescas] Carlsen pasó algunos apuros, y aunque desde fuera no pareció nada serio, por lo visto el noruego no se sintió cómodo. 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 b6 4.g3 ¥b4+ 5.¥d2 ¥e7 6.¤c3 ¥b7 7.¥g2 c6 8.e4 d5 9.exd5 cxd5 10.¤e5 0-0 11.0-0 ¤c6 12.cxd5 ¤xe5 13.d6!?N Una novedad que pondrá en algunos apuros a Carlsen. Se había jugado 13.dxe5 ¤xd5 14.¤xd5 ¥xd5= Komljenovic, D (2465)-Palac, M (2561) Sibenik 2010. 13...¤c6! 14.dxe7 £xe7 15.¥g5 h6 16.d5 ¤a5 17.¥xf6 £xf6 18.dxe6 £xe6 19.¦e1 Por lo visto, Carlsen y su equipo habían subestimado la iniciativa blanca en esta posición simétrica. 19...£f6 20.¤d5 ¥xd5 21.¥xd5 ¦ad8 22.£f3 £xb2 La alternativa 22...£xf3 23.¥xf3 no convenció a Carlsen. 23.¦ad1 £f6 24.£xf6 gxf6 25.¦e7 ¢g7 26.¦xa7 Quizá la alternativa 26.¦c7!? era más molesta, aunque cuesta creer que las blancas puedan ganar. 26...¤c6 27.¦b7 27.¦a4!? prometía todavía alguna iniciativa. 27...¤b4 28.¥b3 ¦xd1+ 29.¥xd1 ¤xa2 30.¦xb6 ¤c3 Ahora es tablas muertas, los peo- nes doblados no tienen ninguna importancia con tan pocas pie- zas. 31.¥f3 f5 32.¢g2 ¦d8 33.¦c6 ¤e4 34.¥xe4 fxe4 35.¦c4 f5 36.g4 ¦d2 37.gxf5 e3 38.¦e4 ¦xf2+ 39.¢g3 ¦xf5 ½-½ Partida nº 6 [Leontxo García] Por fin llega- mos al sexto asalto, histórico, pero no tanto por el grave error de Carlsen 26 ¢d2? -casi todos los campeones han cometido algún fallo de ese calibre a lo largo de su carrera- sino porque Anand no se dio cuenta. El penta- campeón explicó después que ”cuando uno está casi perdido no busca jugadas ganadoras", y no seré yo quien niegue la lógica de ese razonamiento. pAnand, V IND 2792 pCarlsen, M NOR 2863 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 23
  22. 22. Pero mirémoslo desde otro punto de vista: si esa misma mañana entramos en la habitación de Anand, le mostramos esa posi- ción y le preguntamos cuál es la mejor jugada de las negras, estoy seguro de que tardaría pocos segundos en decir ¤xe5! Para un campeón de su talla, es una com- binación muy fácil. Por tanto, tampoco es descabellado pensar que un complejo de inferioridad ante quien le había destronado impedía al indio tener activado el mecanismo de castigar de inme- diato cualquier fallo táctico. O que a los casi 45 años la rapidez de reflejos y la capacidad de con- centración ya no son las mismas que a los 30. Nunca sabremos qué hubiera pasado si Anand gana esa parti- da y se pone delante en el marca- dor, metiendo una enorme pre- sión sobre Carlsen. Por otro lado, ese doble error eclipsó otro hecho que tiene mucha importancia para entender el desenlace de este Mundial. Como apuntaron Kaspárov, Krámnik, Caruana y otros, es muy discutible que la mejor elección con negras frente a Carlsen sean variantes que incluyen un cambio de damas tempranero, como ocurrió en esta partida y en varias Defensas Berlinesas. Como señaló Kaspárov, ”Carlsen también es muy bueno en las posiciones dinámicas y complicadas, porque calcula como una bestia, pero la probabilidad de que se equivoque en ellas es bastante mayor que en las posiciones secas, donde su juego está cerca de la per- fección". Se me ocurre que la falta de confianza en sí mismo es la explicación más lógica de esa actitud del pentacampeón. Defensa Siciliana [B40] [Magnus Carlsen] Tuve la suerte de tener un día libre antes de la sexta partida, y conté con algo de ayuda por parte de algunos amigos rusos. (PDR: ¿se refiere a Kaspárov?) Pasamos directamente de la apertura a un final con iniciativa. La posición era de naturaleza estática con clara ventaja, y aunque no era fácil de ganar él no tenía ningún contrajue- go. Entonces lo tiré todo por la borda en una sola jugada, pero fui afortu- nado que él no se dio cuenta. [Miguel Illescas] Magnus Carlsen tomó de nuevo la delan- tera en el marcador, al imponerse a Viswanathan Anand en la sexta partida del encuentro. El choque, pactado al mejor de doce partidas, alcanzó así el ecuador con un claro pronóstico a favor del campeón, quien ya de salida partía como favorito. Tras haber firmado unas cómodas tablas con negras el día anterior, Magnus impuso su ley con blan- cas , con un juego típico de su estilo. Sobre esta victoria, la prensa puso el foco en el doble error que se produjo en la jugada 26, en un caso poco habitual de ”ceguera mutua". Y partiendo de eso, se habló de la ”mala forma” de Carlsen. Desde mi experiencia en este tipo de encuentros me per- mití discrepar, y reproduzco a continuación parte del artículo que me publicó el diario La Vanguardia al día siguiente de esta sexta partida: ”Considero esos errores como una simple anécdota, que vino a reforzar mi teoría de que el campeón estaba desganado, pero plenamente consciente de su poder, que había de dosificar en relación a la exigencia que marcara el aspirante. Desde el principio pensé que ésta era una prueba difícil para Carlsen. Forzosamente había de costarle al noruego reunir la motivación nece- saria para volver a demostrar su superioridad sobre Anand, tras haberlo hecho con contundencia ape- nas un año antes en Chennai. Baste recordar lo que sucediera a los cam- peones Smyslov y Tal, quienes tras derrotar a Botvinnik en 1957 y 1960, respectivamente, fueron claramente superados por éste en los encuentros de revancha. pCarlsen, M NOR 2863 pAnand, V IND 2792 24 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 La viñeta de Wadalupe recoge el momento “crítico” en el que la relajación de Carlsen –con una posición muy superior– pudo haberle costado caro.
  23. 23. Poniendo un símil futbolístico, veía a Carlsen como al Real Madrid o al Barça cuando se enfrentan a un equi- po inferior y se les presenta un día espeso, sin brillantez, que deben superar como un trámite incómodo, pero obligado. En esas ocasiones, los futbolistas de los grandes equipos resuelven con oficio, por pura iner- cia, apoyándose en su superioridad física y técnica, deseando que el par- tido acabe cuanto antes. Eso le estaba pasando a Carlsen en Sochi, y falta por ver si Anand será capaz de apro- vecharlo. Me temo que el indio, aun- que mejor que en el pasado encuen- tro, no sea capaz a sus 44 años de recuperar su mejor forma, algo imprescindible para superar a un rival de la calidad del actual campe- ón". Luego pude leer que días más tarde el excampeón Garry Kaspárov hacía un diagnóstico casi idéntico en declaraciones a distintos medios. 1.e4 c5 2.¤f3 e6 Me pareció una temeridad por parte de Anand repetir esta variante de la Siciliana. Carlsen demostró que había hecho bien los deberes y logró la iniciativa tras la apertura. 3.d4 cxd4 4.¤xd4 a6 5.c4 ¤f6 6.¤c3 ¥b4 7.£d3 ¤c6 8.¤xc6 dxc6 9.£xd8+ ¢xd8 10.e5 10...¤d7 La jugada de Anand pretende ser una mejora respecto a 10...¤e4 11.a3! ¥xc3+ 12.bxc3 y si ahora 12...¤xc3 13.a4 ¤e4 14.¥e3 y el caballo negro tiene problemas. 11.¥f4 Gracias a su peón avanzado, las blancas han logrado una impor- tante ventaja de espacio. Anand decide ahora eliminar el caballo blanco, que sería muy fuerte en caso de alcanzar la casilla e4. 11...¥xc3+ 12.bxc3 ¢c7 Mientras observaba por Internet esta posición, acerté a adivinar la siguiente jugada del campeón, llena de lógica. 13.h4!? Además de ganar más espacio en el flanco, este avance habilita la posibilidad de que la torre rey se incorpore al juego por la tercera fila. Es curioso que Carlsen ganó la segunda partida con una maniobra idéntica en el ala de dama. Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 25 Duramte la sexta partida llegó el momento crítico del match, que marcó el comienzo de la debacle del aspirante.
  24. 24. 13...b6 14.h5 h6 15.0-0-0 ¥b7 16.¦d3 Por fin es la otra torre la que bas- cula hacia el flanco de rey, donde las blancas concentrarán su acción. Anand se defenderá acti- vamente, abriendo el juego en dicho sector. 16...c5 17.¦g3 ¦ag8 18.¥d3 ¤f8 19.¥e3 g6 20.hxg6 ¤xg6 21.¦h5 ¥c6 22.¥c2 ¢b7 23.¦g4?! Carlsen pierde el hilo: esta juga- da no obedece a ningún plan reconocible, aunque tampoco estropea nada 23...a5 24.¥d1 ¦d8 25.¥c2 ¦dg8 Las blancas gozan de una ligera pero persistente ventaja, pero no es fácil romper la defensa enemi- ga. En esta situación, Carlsen comete un sorprendente error, y de forma increíble su rival lo pasa por alto. Un caso poco habi- tual de ”doble ceguera". 26.¢d2?? 26...a4?? Tras la desafortunada jugada de rey de las blancas, se podía cap- turar impunemente el peón cen- tral. Tras 26...¤xe5! 27.¦xg8 ¤xc4+! 28.¢d3 ¤b2+ el caballo se salva con un par de jaques inter- medios y las negras quedan con ventaja. 27.¢e2 Ahora todo vuelve a su cauce. Las blancas siguen ligeramente mejor, y poco a poco el noruego logrará aumentar su ventaja con la ayuda de algunas jugadas flo- jas de Anand. 27...a3?! 28.f3 ¦d8 29.¢e1 ¦d7 30.¥c1 ¦a8 31.¢e2 ¥a4 32.¥e4+ 32...¥c6?! El último tren pasaba por 32...¢a7! sacrificando la calidad. Ahora los peones negros caen como fruta madura. 33.¥xg6 fxg6 34.¦xg6 ¥a4 35.¦xe6 ¦d1 Si 35...¥b3 36.axb3 a2 37.¥b2 ¦a3 38.¦h1 ¦xb3 39.¥a1 ¦b1 40.¦exh6 ganando. Y si 35...¥d1+ 36.¢f2 ¥b3 37.¦hxh6 ¥xa2 38.¦xb6+ etc. 36.¥xa3 ¦a1 37.¢e3 ¥c2 Tras 37...¦xa2 38.¥c1 ¦xg2 39.¦hxh6 la ventaja blanca es decisiva. 38.¦e7+ Y Anand abandonó. Si 38...¢c8 (O 38...¢a6 39.¦xh6) 39.¦xh6 ¦xa3 40.¦h8# 1-0 Partida nº 7 [Leontxo García] Carlsen sostie- ne ahora, tras el duelo, que él pudo dejarlo prácticamente visto para sentencia en la séptima, cuando repitió blancas –para compensar que jugase la primera con negras– y no fue capaz de transformar su ventaja en victo- ria tras 122 movimientos y seis horas. Pero también aquí hay otra manera de ver las cosas: cuando pregunté a Anand, en la rueda de prensa posterior, si había analiza- do antes la posición resultante de su entrega de pieza en la jugada 31, me dijo que ”no exactamente esa posición, pero sí otros finales similares". No me sorprendió, porque no concibo que Anand pueda entrar en una posición tan mala en apariencia si no siente la convicción de que va a arrancar medio punto; es decir, Anand jugó casi de memoria esa partida hasta la jugada 40, o poco menos, y además había estudiado ese tipo de final profundamente. Es probable que Anand adoptara esa actitud tan conservadora pen- sando que luego jugaría con blancas tres de las cinco últimas 26 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014
  25. 25. partidas (suponiendo que llega- ran a disputarse las doce previs- tas); es decir, un solo fallo del noruego podría ser suficiente para igualar el marcador, tenien- do muy en cuenta que el supues- to complejo de inferioridad de Anand desaparecería en un even- tual desempate de partidas semi- rrápidas o rápidas; aunque Carlsen también sea el vigente campeón en esas modalidades, Anand no se considera inferior a nadie en ellas. Defensa Berlinesa [C67] [Magnus Carlsen] Quería liquidar el encuentro en la séptima partida. Logré cierta ventaja en la Berlinesa, y él no encontró nada mejor que pasar a un final con pieza de menos. Al principio, pensaba que mi posi- ción estaba tan ganada que desperdi- cié la oportunidad de forzar a su peón a avanzar a a5, creando una debilidad en b5, donde mi caballo podía haber saltado luego. Eso me habría dado excelentes posibilidades. Luego fue mucho más difícil de ganar de lo que pensaba, aunque quizá no era imposible. [Miguel Illescas] Tras la acciden- tada sexta partida, en la que el aspirante perdonó un error garrafal, los grandes maestros dispusieron del día libre para recuperar fuerzas y trabajar con sus equipos de analistas en busca de nuevas ideas con las que sor- prender al rival. Así, el campeón salió a por todas en la séptima, en la que repetía blancas, decidido a sentenciar el encuentro. Y a punto estuvo Carlsen de derribar nuevamente el ”Muro de Berlín” planteado por Anand, como ya hiciera en la segunda partida. Pero esta vez el indio se defendió tercamente, y logró el empate tras 122 jugadas, en una agotadora sesión de más de seis horas. 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 ¤f6 4.0-0 ¤xe4 5.d4 ¤d6 6.¥xc6 dxc6 7.dxe5 ¤f5 8.£xd8+ ¢xd8 9.h3 ¢e8 10.¤c3 h5 11.¥f4 ¥e7 12.¦ad1 ¥e6 13.¤g5 ¦h6 14.g3 ¥xg5 15.¥xg5 ¦g6 16.h4 f6 17.exf6 gxf6 18.¥f4 ¤xh4 19.f3 ¦d8 20.¢f2 ¦xd1 21.¤xd1 ¤f5 22.¦h1 ¥xa2 23.¦xh5 ¥e6 24.g4 ¤d6 25.¦h7 ¤f7 26.¤e3 ¢d8 27.¤f5 c5 28.¤g3 El sacrificio de peón había dado sus frutos y las negras se habían visto obligadas a defenderse muy atrás. Por ello, Anand decide devolver el material con su siguiente jugada. lo cuál hizo pensar mucho a Carlsen, que hasta el momento había jugado bastante rápido. 28...¤e5?! Seguramente, era mejor 28...¥d5 manteniendo una defensa pasiva. 29.¦h8+ ¦g8 30.¥xe5 fxe5 31.¦h5 pCarlsen, M NOR 2863 pAnand, V IND 2792 Espen Agdestein, hermano del GM Simen Agdestein, es el manager actual de Carlsen Aquí le vemos atendiendo a los medios de la TV noruega, que se volcaron en el Mundial. Tres de cada cinco noruegos vieron diaramente en directo a su ídolo por televisión.
  26. 26. 31...¥xg4 Liquidando hacia un final de difí- cil pronóstico. Los expertos esta- ban divididos entre los que afir- maban que podía ganarse y otros señalando el empate. Yo no lo tenía nada claro, aunque el hecho de que sin torres las blancas deberían ganar me hacía temer lo peor para Vishy. Durante muchas jugadas, Carlsen buscó el modo de cambiar torres pero Anand se defendió con tenacidad. 32.fxg4 ¦xg4 33.¦xe5 b6 34.¤e4?! Carlsen se lamentaba de no haber jugado 34.¦e4! ¦g7 35.¦a4 para provocar debilidades en la estructura de peones negra. 34...¦h4 35.¢e2 ¦h6 36.b3 ¢d7 37.¢d2 ¢c6 38.¤c3 a6 39.¦e4 ¦h2+ 40.¢c1 ¦h1+ 41.¢b2 ¦h6 42.¤d1 ¦g6 43.¤e3 ¦h6 44.¦e7 ¦h2 45.¦e6+ ¢b7 46.¢c3 ¦h4 47.¢b2 ¦h2 48.¤d5 ¦d2! El plan de las blancas funcionaría tras 48...¦h7 49.¦e7 ¦xe7 50.¤xe7 y es dudoso que las negras pudieran lograr el empate. 49.¤f6 ¦f2 50.¢c3 ¦f4 51.¤e4 ¦h4 52.¤f2 ¦h2 53.¦f6 ¦h7 54.¤d3 ¦h3 55.¢d2 ¦h2+ 56.¦f2 ¦h4 57.c4 ¦h3 58.¢c2 ¦h7 59.¤b2 ¦h5 60.¦e2 ¦g5 61.¤d1 b5 Anand decide buscar el empate por medio de un juego activo, antes de que el blanco logre su objetivo de llevar el caballo a d5 y la torre a la séptima. 62.¤c3 c6 63.¤e4 ¦h5 64.¤f6 ¦g5 65.¦e7+ ¢b6 66.¤d7+ ¢a5 67.¦e4 ¦g2+ 68.¢c1 ¦g1+ 69.¢d2 ¦g2+ 70.¢e1 bxc4 71.¦xc4 ¦g3 72.¤xc5 ¢b5 73.¦c2 a5 Anand ha calculado bien. Magnus no tiene tiempo de llevar su rey al flanco de dama y de ese modo le resulta imposible mante- ner por mucho tiempo con vida a su último peón. 74.¢f2 ¦h3 75.¦c1 ¢b4 76.¢e2 ¦c3 77.¤d3+ ¢xb3 Aquí se podían haber firmado las tablas pero el jugador más joven quiso prolongar la jornada. 78.¦a1 ¢c4 79.¤f2 ¢b5 80.¦b1+ ¢c4 81.¤e4 ¦a3 82.¤d2+ ¢d5 83.¦h1 a4 84.¦h5+ ¢d4 85.¦h4+ ¢c5 86.¢d1 ¢b5 87.¢c2 ¦g3 Carlsen consiguió esta vez una ligera ventaja contra la Berlinesa, pero Anand montó un “fortín” que hizo inútiles los esfuerzos del noruego.
  27. 27. 88.¤e4 ¦g2+ 89.¢d3 a3 90.¤c3+ ¢b6 91.¦a4 a2 92.¤xa2 ¦g3+ 93.¢c2 ¦g2+ 94.¢b3 ¦g3+ 95.¤c3 ¦h3 96.¦b4+ ¢c7 97.¦g4 ¦h7 98.¢c4 ¦f7 99.¦g5 ¢b6 100.¤a4+ ¢c7 101.¢c5 ¢d7 102.¢b6 ¦f1 103.¤c5+ ¢e7 104.¢xc6 ¦d1 105.¦g6 ¢f7 106.¦h6 ¦g1 107.¢d5 ¦g5+ 108.¢d4 ¦g6 109.¦h1 ¦g2 110.¤e4 ¦a2 111.¦f1+ ¢e7 112.¤c3 ¦h2 113.¤d5+ ¢d6 114.¦f6+ ¢d7 115.¤f4 ¦h1 116.¦g6 ¦d1+ 117.¤d3 ¢e7 118.¦a6 ¢d7 119.¢e4 ¢e7 120.¦c6 ¢d7 121.¦c1 ¦xc1 122.¤xc1 ½-½ Partida nº 8 [Leontxo García] Carlsen neutra- lizó fácilmente, con la novedad 9...¦e8, la iniciativa de su rival en la octava, también histórica, pero por algo que no ocurrió en el tablero sino en sus cercanías: las fotos del campeón sesteando, adormilado durante al menos la mitad de las dos horas y media que duró la lucha, dieron la vuel- ta al mundo. Muchos aficionados se enfadaron con el escandinavo en las redes sociales, acusándolo de maleducado, arrogante, engreído, etcétera. La explicación que él me dio aca- bado el duelo no encaja con esos epítetos: ”Esa noche había dormido mal porque estaba acatarrado, y tuve que tomar alguna medicina que me atontó un poco. Además, me habían recomendado que comiese dos veces antes de la partida, lo que me obliga- ba a levantarme hacia las 10.00, en lugar de a las 12.00 o 13.00, como era habitual en mí". Y lo cierto es que ese comporta- miento tan extraño sólo ocurrió en esa partida, que aumentó la presión sobre Anand, dominado por 4,5–3,5 a falta de cuatro. Gambito de Dama [D37] [Magnus Carlsen] La octava parti- da fue difícil para mí, pues amanecí un poco mareado, con nausea, y al comenzar la partida me sentía fatal. Me estaba quedando dormido en el tablero, pero entonces las medicinas empezaron a hacer efecto y me sentí mejor. Sobre la partida, mi apertura fue arriesgada, pero su respuesta, que parece la más natural y peligro- sa, no fue la más crítica y logré igua- lar y empatar. [Renier Vázquez] Aunque para muchos jugadores el gambito de dama es una apertura aburrida, yo no lo veo así. En la octava par- tida del campeonato del mundo entre Anand y Carlsen, que tuve la oportunidad de comentar en ICC, pude disfrutar cada movi- miento de Carlsen. Su juego me pareció de otro nivel y poco a poco se esfumaron las oportuni- dades de Anand de conseguir una posición interesante donde pudiese al menos presionar a las negras. Vamos a analizar los detalles de la partida. 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 d5 4.¤c3 ¥e7 5.¥f4 0-0 6.e3 c5 6...¤bd7 En la tercera partida del match, Carlsen jugó este salto de caballo que hoy en día es la línea principal en la práctica de torne- os magistrales. Pero Anand venía muy preparado y fue capaz de ganar una buena partida, por lo que Carlsen inteligentemente se desvió para evitar más sorpresas. 7.dxc5 ¥xc5 8.a3 8.cxd5 Esta es otra buena opción, pero lo que juega Anand es la línea principal. Jugar primero 8.£c2 ¤c6 9.a3 sería una trasposi- ción a la partida. 8...¤c6 9.£c2 ¦e8!? Las negras quieren avanzar en el centro con 10...e5. Habría sido interesante saber cuál era la idea que tenía Anand en la línea 9...£a5. Por ejemplo, 10.0–0–0 es un intento agresivo donde la teo- ría llega hasta el infinito... Otras jugadas son: 10.¤d2 ¥e7 (10...¥b4?! 11.cxd5 exd5 12.¥d3 d4 13.0–0! ¥xc3 14.¤c4! En mi pAnand, V IND 2792 pCarlsen, M NOR 2863 Comentarios GM Renier Vázquez Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 29
  28. 28. opinión las blancas llevan la ini- ciativa en este caso). Y también se ha jugado10.¦d1 ¥e7 11.¥e2!? ¤e4 12.cxd5 ¤xc3 13.bxc3 exd5 14.0–0 ¥f6?! 15.c4! y las blancas tomaron la iniciativa y ganaron en una reciente partida de Giri contra Kasimdzhanov, Rosmalen 2014. 10.¥g5!? Anticipando el avance del peón ”e5” y presionando con la clava- da. También era interesante 10.¥g3!? En la variante 10.0–0–0 en cambio, los siguientes análisis nos pueden hacer cambiar la idea de que el gambito de dama es una defensa sólida. Esto se puede ver claramente si se analiza con el módulo: las variantes son tan complicadas que es muy difícil dar una valoración sin un análisis profundo de las posiciones resul- tantes. Por ejemplo: 10...e5 11.cxd5 (11.¥g5 d4 12.¤d5 ¥e7 13.¤xe7+ £xe7 14.exd4) 11...exf4 12.dxc6 £c7 (12...£a5). 10...¥e7N Es curioso que una jugada tan natural como esta, anulando la clavada del caballo, sea una novedad. En partidas anteriores las negras habían jugado más activamente en apariencia, pero dando buenas oportunidades a las blancas de obtener ventaja. Era dudoso 10...d4?! 11.¥xf6! gxf6 (11...£xf6 12.¤e4 £g6 (12...£f5 13.¥d3 dxe3 14.0–0 exf2+ 15.¢h1) 13.0–0–0 y aquí me gusta la posición de las blancas. Amenazando al alfil de c5 y, si este se retira, se pierde el peón de d4.) 12.0–0–0. Mi impresión es que las blancas en esta posición gozan de mejores oportunidades al tener un rey más seguro y buena presión sobre el peón de ”d4". 11.¦d1 11.¥d3 es la alternativa aunque honestamente no creo que esto cambie mucho la valoración de la posición: 11...h6 12.¥h4. 11...£a5 Mientras comentaba la partida me costaba un poco ver cómo iban las negras a igualar la posi- ción, ya que su alfil de c8 todavía estaba pasivo. Pero Carlsen hacía sus jugadas y eran tan lógicas y buenas que me quedé admirado por su comprensión del juego. Su última jugada tiene un sentido muy claro: por un lado quita la presión de la clavada del peón de ”d5” y por otro lado clava el caballo de ”c3” lo que la hace per- fecta. Fotos como ésta de N. Karlovich dieron la vuelta al mundo, mostrando a Carlsen “dormido” durante la 8ª partida.
  29. 29. 12.¥d3 h6 13.¥h4 dxc4 13...¥d7 es un intento más modesto de desarrollar el alfil, pero el campeón del mundo toma una ruta más activa para su alfil. 14.0–0 dxc4 15.¥xc4 ¦ed8!? 16.-- ¥e8. 14.¥xc4 a6 15.0-0 b5 16.¥a2 ¥b7 Aquí se ve claramente que el alfil está más activo que en ”e8", pero por otro lado el peligro para el rey de las negras es mayor. El alfil de casillas blancas de a2 se une al ataque formando batería con la dama desde b1. 17.¥b1 En este momento me centré en analizar 17...g6 cerrando la dia- gonal y antes de que pudiera tener tiempo para casi nada, Carlsen centralizó su torre y se le veía tranquilo. ¡al punto incluso que daba la impresión por la webcam de que casi se dormía! 17...¦ad8! Si 17...g6 18.¥xf6 (18.¤e4 ¤xe4 19.£xe4 ¦ad8) 18...¥xf6 19.¦d7 £b6 durante mis breves análisis en ICC pensaba que esta jugada era forzada, pues de otro modo se perdía material, pero el módu- lo me corrigió más tarde. (19...¦e7 aquí había creído que así perdían las negras por la variante táctica que sigue... 20.¤e4 ¥g7 21.¦xb7 ¦xb7 22.£xc6 £c7! Una jugada muy buena, que el módulo ve rápida- mente. La posición resultante queda igualada porque las torres tienen buenas columnas abiertas en el centro y su alfil de g7 es una pieza excelente. 23.£xc7 ¦xc7=) 20.¦xf7 ¢xf7 21.£xg6+ ¢e7 22.£h7+ ¢f8 23.£xh6+ ¥g7 24.£f4+ 18.¥xf6 ¥xf6 19.¤e4 Era peor 19.£h7+?! ¢f8 20.¤e4 ¦xd1 21.¦xd1 ¦d8. 19...¥e7 Curiosamente, las blancas no tie- nen ningún salto de caballo que pueda hacer daño. 20.¤c5 20.¤g3 g6 21.h4 es un intento agresivo por abrir paso de ataque al rey negro mediante h5, pero las negras tienen muchos recur- sos: 21...£a4!? Esta jugada es sufi- ciente para igualar por completo. Seguramente, Anand compren- dió que las negras tendrían mucho juego en el final con la pareja de alfiles. (21...¦xd1 22.¦xd1 ¦c8 23.£e2) 22.£xa4 (22.£e2? ¥xh4∓) 22...bxa4 23.¥c2 (23.h5 g5 24.¥c2 g4 25.¤d2 ¤e5 26.¥xa4 ¦f8) 23...¤a5 24.¥xa4 ¦xd1 25.¦xd1 ¥xf3 26.gxf3 ¦b8 con contrajuego. 20...¥xc5 21.£xc5 b4!? Después de este avance del peón la posición se simplifica y el resultado lógico es de tablas. 22.¦c1 Si 22.£xa5 ¤xa5 23.axb4 ¤c4 con contrajuego. 22...bxa3 23.bxa3 £xc5 24.¦xc5 ¤e7 25.¦fc1 ¦c8 26.¥d3 ¦xc5 27.¦xc5 ¦c8 28.¦xc8+ ¤xc8 29.¤d2 ¤b6 30.¤b3 ¤d7 31.¤a5 ¥c8 32.¢f1 ¢f8 33.¢e1 ¢e7 34.¢d2 ¢d6 35.¢c3 ¤e5 36.¥e2 ¢c5 37.f4 ¤c6 38.¤xc6 ¢xc6 39.¢d4 f6 40.e4 ¢d6 41.e5+ Una partida que me gustó parti- cularmente y me dejó claro que Anand no iba a tener muchas opciones en el match. ¡Mis felicitaciones a Carlsen por revalidar la corona! ½-½ Partida nº 9 [Leontxo García] El indio se mantuvo fiel a su estrategia glo- bal, y siguió jugando al póquer con mucha sangre fría: otra Berlinesa en la novena, novedad teórica (13... ¥b7) y tablas muy rápidas porque Carlsen decidió que no tenía sentido arriesgar con el marcador favorable cuan- do si alguien tenía ventaja, eran las negras. Por cierto, esa actitud mereció un pequeña reprimenda de Kaspá- rov –quien, como Carlsen reco- noció después, le ayudó ”mucho” antes y durante el duelo con ”consejos sobre aperturas, y también psicológicos"– y le amonestó de esta manera: ”Magnus, sé cómo te sien- tes. No es nada divertido jugar con- tra la Berlinesa. Pero, con el muro o sin él, ceder empates rápidos con blancas es una traición a la diosa Caissa". Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 31
  30. 30. Defensa Berlinesa [C67] [Magnus Carlsen] Sobre la novena partida no hay mucho que decir. Fue mi único fiasco de apertura con blan- cas, y tras 16 jugadas no vi nada para seguir luchando y decidí forzar las tablas por repetición. [Miguel Illescas] Unas nuevas tablas dejaron a Carlsen un poco más cerca de revalidar el título. Fue la partida más corta del tor- neo, un empate en 20 movimien- tos y apenas una hora de juego, que evidenció que Carlsen había hecho del pragmatismo su ban- dera en la segunda parte del encuentro. Anand, obligado a obtener al menos una victoria, tenía que arriesgar abiertamente en las tres últimas. 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 ¤f6 4.0-0 ¤xe4 5.d4 ¤d6 6.¥xc6 dxc6 7.dxe5 ¤f5 8.£xd8+ ¢xd8 9.h3 ¢e8 10.¤c3 h5 11.¤e2 b6 12.¦d1 ¥a6 13.¤f4 ¥b7 14.e6 ¥d6 15.exf7+ ¢xf7 16.¤g5+ ¢f6 17.¤e4+ ¢f7 18.¤g5+ ¢f6 19.¤e4+ ¢f7 20.¤g5+ ½-½ [Leontxo García] La cuerda esta- ba cada vez más tensa para Anand, quien por fin dio mues- tras de cierto arrojo en la décima, cuando eligió la aguda variante 5.£b3 contra la Grünfeld. Pero esta partida también mos- tró, y por tres veces, la falta de garra de Anand: rechazó la idea de doble filo 16.d6!?, que llevaría a una posición donde no se sabe si el peón pasado blanco es fuerte o débil; también rechazó 24.¦fe1!, que planteaba algunos proble- mas a las negras; y luego aceleró el empate con ¥xb7 cuando podía presionar un poco más. Anand no quiso dar entrevista alguna a nadie después del duelo, por lo que no sabemos cómo se sentía en ese momento. Pero es probable que confiara en la baza de los nervios: en que él, con su enorme experiencia en momentos de máxima tensión, la aguantaría mejor que Carlsen si llegaba a la última partida con un punto menos en el marcador, la iniciativa de las blancas y, si lograba ganarla, la perspectiva de un desempate de infarto. Defensa Grünfeld [D97] [Magnus Carlsen] La décima fue otra partida difícil. Decidí repetir la Grünfeld, y él contestó con algo dife- rente, llegando a una posición com- plicada. El peón pasado en d podía ser fuerte o débil, yo tenía buen juego de piezas. Luego alcanzamos un final que había valorado como inofensivo, pues aunque aún tenía que estar pendiente de su peón, mi mayoría en el flanco de dama podía tener valor a largo plazo. Pero infravaloré la fuer- za de su caballo en g5 y su alfil en h6, lo cual pudo haber causado proble- mas a mi rey. [Miguel Illescas] Anand quemó en la décima partida uno de sus últimos cartuchos. La pólvora, inventada en China, debió llegar por lógica antes a la India que a Noruega, pero Vishy, que necesi- taba algo explosivo para la oca- sión, no supo hallarla o encender la mecha. Su rostro tenso y su rictus de resignación no son los del hom- bre seguro de sí mismo que yo conocí, y que me derrotó en tan- pCarlsen, M NOR 2863 pAnand, V IND 2792 pAnand, V IND 2792 pCarlsen, M NOR 2863 Tras la “siestecita” en la octava partida, Carlsen decidió no correr riesgos y capitalizar su ventaja en las últimas partidas. Partida nº 10
  31. 31. tas ocasiones en los años noven- ta. No se puede negar que el indio lo intentó, al menos duran- te un par de horas, en las que hizo soñar a sus fans con una nueva remontada. Pero le faltó ”punch”, y no logró aprovechar ninguna de las angostas ventanas de oportunidad que su rival con- cedió. Carlsen no jugó del todo mal, pero el noruego no andaba fino. El estado de ánimo lo es todo en ajedrez, y el campeón andaba visiblemente ceñudo: el día libre participó en un partido de balon- cesto, y apenas quiso jugar, pasando casi todo el tiempo en el banquillo, con cara de pocos ami- gos. Mientras, se pudo ver a Anand de excelente humor en el gimnasio. Paradojas cotidianas. Sea como fuere, estas nuevas tablas acercaron la corona mun- dial a Noruega, pero es evidente que el margen era muy corto. En el plano puramente ajedrecís- tico, el comienzo de la décima partida me sorprendió, pues Carlsen, en lugar de seguir con la sólida Defensa Ortodoxa – estilo ”catenaccio”- optó por repetir la Grünfeld de la primera partida, que equivaldría en fútbol a un 4– 3–3. Anand, bien preparado, se hizo fuerte en medio campo y logró el control del juego con un fuerte peón central libre. El peón blanco era como un delantero en el área pequeña: había que empujar la pelota, avanzar el peón, pero a Anand le faltó decisión para tirar a puerta, aunque no renunció al balón. Tras unos pocos pases en tres cuartos de cancha, el aspiran- te, fatigado tras más de tres horas de lucha, volvió a abusar de su intuición y en la jugada 24 aflojó la presión. Carlsen se liberó, sacó la defensa de su área y reestable- ció el equilibrio en el centro del campo, firmándose el empate poco después. 1.d4 ¤f6 2.c4 g6 3.¤c3 d5 4.¤f3 ¥g7 5.£b3 dxc4 6.£xc4 0-0 7.e4 ¤a6 8.¥e2 c5 9.d5 e6 10.0-0 exd5 11.exd5 ¦e8 12.¥g5 h6 13.¥e3 ¥f5 14.¦ad1 ¤e4 15.¤xe4 ¥xe4 16.£c1 Más fuerte era 16.d6! que evita que la dama negra se active. 16...£f6 17.¥xh6 £xb2 18.£xb2 ¥xb2 19.¤g5 La posición se ha simplificado, pero las blancas siguen con ven- taja gracias a su fuerte peón pasa- do. De nuevo era interesante 19.d6 aunque la jugada de Anand también es buena. [Magnus Carlsen] Algunas veces es difícil darse cuenta que cuando las damas ya están fuera aún hay ata- ques de mate contra el rey, así que me vi forzado a defender una posi- ción donde él tenía la pareja de alfiles y un peón pasado y ciertamente, lo pudo hacer mejor. Me sorprendió que me permitiera tomar el control de la columna e. Ese fue el momento cru- cial. Si él hubiera tomado la columna e, yo no habría tenido la oportunidad de activar mis piezas y habría sido condenado a una larga y pasiva defensa. Como ocurrió, logré igualar y decidí simplificar para hacer tablas antes de que fuera demasiado tarde. 19...¥d4 A Carlsen le parecieron peligro- sas variantes como 19...¥f5 20.¥b5 ¦ed8 21.d6 ¥d4 22.¥c4 así que prefirió defender una posi- ción inferior, donde Anand Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 33
  32. 32. queda con peón pasado y pareja de alfiles. 20.¤xe4 ¦xe4 21.¥f3 ¦e7 22.d6 ¦d7 23.¥f4 ¤b4 24.¦d2?! Jugada en apenas un minuto de reflexión. Si Anand hubiera pro- fundizado habría optado por dominar la columna con 24.¦fe1! Y tras 24...¦ad8 (En ese caso, para las negras es peligroso 24...¤xa2 25.¦e7 ¦xe7 (25...¦ad8 26.¥d5) 26.dxe7 ¦e8 27.¦e1 ¥f6 28.¥d6 con ventaja blanca) 25.¦e2 las negras no logran liberarse. Carlsen comentó tras el encuen- tro: ”Ciertamente, Anand pudo hacerlo mejor. Me sorprendió que me permitiera tomar el control de la columna e, yo no habría tenido la oportunidad de activar mis piezas y habría sido condenado a una larga y pasiva defensa. Ese fue el momento crucial. Tal como sucedió logré igua- lar y decidí simplificar para hacer tablas antes de que fuera demasiado tarde”. 24...¦e8 25.¦c1 ¦e6 26.h4 ¥e5! Las negras se sacuden el yugo y el juego se iguala. 27.¥xe5 ¦xe5 28.¥xb7 ¦xb7 29.d7 ¤c6 30.d8£+ ¤xd8 31.¦xd8+ ¢g7 32.¦d2 ½-½ Partida nº 11 [Leontxo García] En realidad, los nervios fueron la clave principal del duelo, pero a favor de Carlsen. La undécima partida no sólo fue la última sino también la más importante y significativa de por qué Anand no pudo recupe- rar el título. Algunos esperábamos que Carlsen jugase a ganar con cierto riesgo a pesar de que, en teoría, el empate era un buen resultado, porque ya había hecho eso en varios momentos importantes de su carrera; el más reciente, la últi- ma ronda, contra Aronián, de la Sinquefield Cup de San Luis (EEUU) este mismo año. Pero nos equivocamos: el norue- go permitió otra Berlinesa; en la sala de prensa, muchos pronosti- camos otro empate, largo y abu- rrido. Y en el ambiente resonaban las recientes palabras de Kaspárov en El País: ”Magnus quiere que acabe este suplicio cuanto La sala de prensa y aledaños eran un constante ir y venir de periodistas, a la caza de personalidades y jugadores famosos. Al fondo se puede observar al padre de Carlsen, Henrik, atendiendo a la TV noruega.
  33. 33. antes, sentirse aliviado. Eso es nor- mal en cualquier situación de estrés. Pero implica el peligro de eclipsar el pensamiento crítico. Si Carlsen sigue el juego de Anand, firmando empates, pensando que puede retener el título bordeando la costa, sin afrontar la tempestad en alta mar, entrará en un terreno minado desde el punto de vista psicológico". Volvimos a equivocarnos, y Kaspárov acertó. Anand demostró que la Berlinesa no siempre es aburrida porque puede convertirse en una posi- ción de medio juego sin damas pero llena de motivos tácticos y estratégicos. Su magistral golpe 23...b5!! incendió el tablero, nos despertó a todos y dio un vuelco al corazón de Carlsen, obligado de pronto a hilar muy fino con blancas para no recibir una derrota traumática, de enorme importancia. Así lo reconoció él mismo esa noche, cuando fui a felicitarlo mientras cenaba, muy sonriente, feliz por completo. Pero su semblante cambió mucho cuando le comenté: ”Hoy te veía muy cerca de perder si Vishy encuen- tra ¥e7 en lugar de ¦b8". Respiró muy hondo, como si volviera a sentir la tensión enorme de ese momento: ”Sí, no me extraña que me vieras así, porque había motivos para ello. Entre otras razones, por- que tras ¥e7 y ¥xf6, hay variantes donde la misma maniobra ¦b8–¦b4 era mucho más fuerte que en la par- tida. La tensión hubiera sido tremen- da, y podía haber sido una catástrofe para mí, es verdad". Muchos lectores pensarán, con razón, que 26...¥e7! no es una jugada muy humana, porque el alfil vuelve a ponerse a tiro de caballo, en una casilla de la que había huido poco antes. Pero coincidirán conmigo en que no era tan difícil de ver como 23...b5!! El pentacampeón no la vio por los nervios, como él mismo reconoció, pero quizá también por la edad o por el supuesto complejo de inferiori- dad o por las tres cosas a la vez. Si la ve, gana esa partida y afron- ta con blancas la duodécima sin necesidad de vencer ni miedo al desempate rápido, es probable que esta crónica tuviera un titular y un enfoque muy distintos, por- que este capítulo de la historia de los Campeonatos del Mundo también sería muy diferente. Por todo ello sostengo que es más exacto afirmar que perdió Anand, y no que ganó Carlsen, cuyo rendimiento fue lastrado por el 'síndrome de la revancha', aunque sería injusto no destacar que en el momento decisivo, tras el error de Anand, lo castigó de manera implacable, como se espera de un campeón. Defensa Berlinesa [C67] [Magnus Carlsen] En la undécima partida Anand escogió una variante diferente del Berlín – una que yo había estudiado por encima, pero que no pensábamos que fuera a ocurrir. Tras la apertura, pensaba que tenía una posición prometedora y más fácil de jugar, pero tras un rato me di cuenta que no era así. [Miguel Illescas] Carlsen revali- dó el título en la undécima parti- da, cuando Anand no soportó la presión y jugó de forma suicida en una posición igualada. La jor- nada en Sochi fue de mucha ten- sión. Tras finalizar la partida, los protagonistas se quedaron un par de minutos de pie, al lado del tablero, comentando algunos lan- ces del juego, todavía claramente lejos de este planeta. Carlsen no cambió el gesto hasta abandonar el escenario, momento en el que se permitió su primera sonrisa como ratificado campeón. pCarlsen, M NOR 2863 pAnand, V IND 2792 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 35 La undécima y última partida del Mundial representó para Anand toda una decepción, a pesar de su brillante juego en la apertura.
  34. 34. Sobre la partida, Magnus señaló que había sido la más difícil del encuentro. Y sobre el irreflexivo sacrificio de torre efectuado por Anand en la jugada 27, el norue- go afirmó: ”Me alegré al verlo, creo en la ventaja material. Quizá entre las jugadas 18 y 23 no estuve fino, pero tras su error encontré un buen plan y gané de modo convincente”. Carlsen admitió haber pasado nervios, especialmente al final, cuando veía cerca la victoria: ”Es difícil no estar algo nervioso en una partida tan importante, pero creo que controlé la tensión mejor que mi rival”. 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 ¤f6 4.0-0 ¤xe4 5.d4 ¤d6 6.¥xc6 dxc6 7.dxe5 ¤f5 8.£xd8+ ¢xd8 9.h3 ¥d7 10.¤c3 h6 11.b3 ¢c8 12.¥b2 c5 13.¦ad1 b6 14.¦fe1 Hasta aquí todo era conocido. El siguiente movimiento de Anand es nuevo, pero no cambia la valo- ración de la posición, que está igualada. Durante las próximas jugadas ambos bandos manio- bran para mejorar la situación de sus piezas, pero será Anand quien lo haga con mejor criterio. 14...¥e6 15.¤d5 g5 16.c4 ¢b7 17.¢h2 a5 18.a4 ¤e7 19.g4 ¤g6 20.¢g3 ¥e7 21.¤d2 ¦hd8 22.¤e4 ¥f8 23.¤ef6 b5! Una ruptura muy interesante. Si se acepta el peón las negras logran ventaja. Carlsen optará por mantener la posición. El nor- uego declaró tras el encuentro, sobre este momento: ”Anand logró jugar la asombrosa ruptura b5, algo que yo tenía presente pero que omití en ese preciso momento. Entonces, obtuvo mucho contrajue- go, con un gran número de posibili- dades diferentes, pero afortunada- mente escogió la peor, sacrificando la calidad en el momento equivocado”. 24.¥c3 Si 24.axb5 a4 25.bxa4 ¦xa4 y el peón c4 es muy débil. Y si 24.cxb5 c6 25.bxc6+ ¢xc6 y cae b3. 24...bxa4 25.bxa4 ¢c6 26.¢f3 ¦db8 Con 26...¥e7! 27.¢e4 ¥xf6 28.exf6 ¦e8, Anand tomaría la iniciativa. Multitudinaria rueda de prensa del campeón mundial, tras la undécima y última partida del match, con nuestro colaborador Leontxo García en primera línea.
  35. 35. 27.¢e4 ¦b4? Un sacrificio de calidad innecesa- rio y de dudoso valor, que Anand fue incapaz de justificar en la rueda de prensa. Era bastante buena la natural 27...¦b3! y las negras no pueden estar peor. 28.¥xb4 cxb4? Muchas veces un error conduce a otro. La jugada obvia era 28...axb4 y las negras mantienen una esperanza razonable de sal- var la partida. 29.¤h5! Un buen plan, que llevará a una fácil victoria de las blancas. A partir de este momento Carlsen será implacable. 29...¢b7 30.f4! gxf4 31.¤hxf4 ¤xf4 32.¤xf4 ¥xc4 33.¦d7 ¦a6 Si 33...¢c6 34.¦d4 ¥b3 35.¦c1+ ¢b7 36.¦d7 ¦c8 37.¤d5 ganando. 34.¤d5 ¦c6 35.¦xf7 ¥c5 36.¦xc7+ ¦xc7 37.¤xc7 ¢c6 38.¤b5 ¥xb5 39.axb5+ ¢xb5 40.e6 b3 41.¢d3 ¥e7 42.h4 a4 43.g5 hxg5 44.hxg5 a3 45.¢c3 Y Anand abandonó. Si 45...b2 (o si 45...¢a4 46.¦e4+) 46.¢c2. 1-0 Aunque el encuentro estaba pro- gramado a 12 partidas más des- empate a rápidas en caso necesa- rio, al llegarse al marcador de 6,5- 4,5 a favor del noruego, no fue necesario jugar la duodécima partida, y así revalidó su título Magnus Carlsen. Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 37 N TIT NOMBRE PAÍS FIDE 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 PTS PFM 1 GM Magnus Carlsen NOR 2863 ½ 1 0 ½ ½ 1 ½ ½ ½ ½ 1 - 6,5 2857 2 GM Viswanathan Anand IND 2792 ½ 0 1 ½ ½ 0 ½ ½ ½ ½ 0 - 4,5 2798 Campeonato del Mundo ·Del 8 al 23 de noviembre de 2014 · Sochi (Rusia) Flanqueado por Putin e Iliumzhínov, Carlsen levanta sonriente el trofeo de Campeón Mundial.
  36. 36. 38 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 Sería injusto deducir de esta crónica que no fue un buen Campeonato del Mundo, por- que sí lo fue: la combatividad fue muy alta, salvo en el empate rápido de la novena y, en menor medida, el de la octava, con el matiz de que en ambas hubo interesantes aportaciones teóricas. Y aun- que la tercera y la séptima pusieron de manifiesto el enorme peso que la ciencia (preparación casera con máquinas de gran potencia) puede tener en el ajedrez del siglo XXI, el tono predomi- nante en el duelo recalcó que el ajedrez de alto nivel sigue siendo, sobre todo, un deporte, con los lógicos errores humanos que ello implica, y más aún bajo la tensión extrema de la final de un Campeonato del Mundo. He llegado al párrafo donde debo hablar de la organización, y me entra un sentimiento agridulce. Los directivos de la FIDE se mos- traban orgullosos de la puesta en escena, de la calidad de la comunicación, de los millo- nes de personas que habían seguido el duelo en directo por Internet y por dos cadenas de televisión noruegas (casi la mitad de la pobla- ción de ese país, donde Carlsen, que lucía cinco emblemas de patrocinadores en su ropa, ya es un gran ídolo de masas), de la pre- sencia del mismísimo Vladímir Putin en la clausura, etc. Todo eso es cierto, pero también que la FIDE -empecinada en que el Mundial fuera anual (a partir de ahora será bienal) porque se lleva el 20% de la bolsa de premios- tuvo enormes problemas para encontrar un patrocinador y una sede, y ésta no fue precisamente la idó- nea: apenas había espectadores en el gigan- tesco Centro de Prensa de Parque Olímpico, a 18 kilómetros del centro de Sochi y con medidas de seguridad propias de un campo de con- centración. En todo caso, mi opinión está muy influida por un problema de fondo: la imagen del presidente de la FIDE, Kirsán Iliumyínov, es nefasta (supuesto secuestro por extraterrestres; amigo de Sadam Hussein, Gadafi, Assad, etc) e influye mucho en que el organismo que preside haya sido incapaz de lograr un patrocinador multina- cional corporativo en 19 años; y también en que la bolsa de premios fuera de sólo un millón de euros esta vez (la mitad que en Chennai), aportados supuestamente por la gigantesca empresa rusa Gazprom, controlada por el Gobierno. Cuando le comenté todo ello al griego Georgios Makrópulos, presidente adjunto de la FIDE, no lo negó, pero agregó: ”Los perio- distas no deberíais recalcar eso todo el tiempo, sino hablar de los aspectos positivos de la FIDE". A eso le llamo yo atacar al mensajero, en lugar de a la base del problema, que no son los periodis- tas, sino el presidente, a quien deberían cam- biar por otro con mejor imagen, cuanto antes CONSIDERACIONES FINALES Leontxo García
  37. 37. Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 39 mejor. Ello nos lleva a un asunto interesante. Este viaje, que también incluyó unos días en Moscú para cubrir el Memorial Petrosián, me sirvió para reafirmar una idea: el ajedrez es ahora mucho menos popular en Rusia que hace 25 años en la URSS, pero mucho más que en casi todos los países del mundo. El Gobierno, empezando por el presidente Putin, está muy interesado en apoyarlo, por su valor educativo y por la buena imagen que da. Muchos padres y madres están convenci- dos de que hace a sus hijos más inteligentes, y pagan con gusto un suplemento por las cla- ses optativas de ajedrez en los colegios. Y no debemos olvidar que hay alrededor de una docena de rusos entre los 50 mejores del mundo. Para terminar, volvamos a Carlsen y Anand, que tuitearon frases muy interesantes en las 24 horas siguientes al desenlace. ”Dos conse- guidos, faltan cinco", escribió el noruego, en referencia a los siete duelos exitosos de Kaspárov. ¿Quiere eso decir que se ve capaz de batir el récord -casi imposible, en mi opi- nión- de veinte años seguidos como número uno? ”Si dentro de diez años sigo sien- do campeón del mundo, y sigo disfrutando de ello, me lo podría plantear". Más interesantes todavía fue- ron las revelaciones en Twitter de Anand, quien nos compensó así un poco por su negativa a las entrevistas. Tras recordar cómo se planteó ganar el Torneo de Candidatos hace un año, a los 44: ”No soy un miedoso que huya de los retos", agradecer a su esposa, hijo, analistas y seguidores todos sus ánimos, y asegurar que seguirá jugan- do mientras siga disfrutando, el indio se despidió con unas palabras muy emotivas: ”En este duelo lo intenté y perdí. Hoy podía haber jugado conservador, dejándolo todo para la última, pero vi una oportunidad y me arriesgué. Salió mal. A veces, jugadas como ésa te hacen campeón. Otras veces tienes que encogerte de hombros y pensar que, al menos, no has sido un miedoso". Casi todos pronosticamos hace un año el declive de Anand y nos equivocamos. Pero el sentido común indica que su victoria en el Candidatos de 2016, a los 46 años, es poco menos que imposible. Por tanto, si damos por casi seguro que este será el último duelo por el título de Anand, es probable que la historia lo catalogue como 'de transición', pero confío en que añada dos matices importantes. Por un lado, el duelo de Sochi debería realzar, y no menoscabar, la brillantísima trayectoria del pentacampeón Anand, cuyo principal fac- tor negativo es que coincidió en el tiempo con los arrasadores Kárpov y Kaspárov. Por otra parte, Sochi supondrá un gran respi- ro para Carlsen, quien ahora podrá vaciarse en los torneos y en el intento de rebasar los 2900 puntos Elo y tal vez algún día los 3000. Pocos dudan de que tiene potencial para ser uno de los más grandes de la historia, si no lo es ya. Ahora deberá confirmarlo.
  38. 38. 40 Mundial Carlsen vs. Anand · Sochi 2014 Ganó quien cometió menos errores no forzados La última partida no habría de jugarse. Esa era la mejor noticia del día para Magnus Carlsen, cuyo rostro reflejaba un enorme alivio, tras haber logrado la victoria decisiva en la undécima partida del encuentro. Su alivio y su can- sancio, tras cuatro horas de lucha, eran mucho más evi- dentes que su alegría: “Ha sido un día muy duro. Estoy contento y aliviado. No quería jugar la última partida con negras” declaró. Pocos minutos antes, Anand había compare- cido ante los medios, visiblemente afectado. A la inoportuna pregunta sobre si pensaba retirarse del ajedrez tras esta derrota, el indio contestó con un lacónico “No”, al que siguió un silencio incómodo, roto por fin por el aplauso solidario de los asistentes. A partir de ahí, el indio fue recuperando el ánimo a medida que transcurría la rueda de prensa. El de Madrás mantuvo la compostura y supo perder, reconociendo la superioridad de su oponente: “Mis nervios fallaron, los suyos aguantaron bien. Magnus fue más estable. Yo jugué mejor que hace un año, pero tuve más momentos de debilidad que mi rival”. Ambos protagonistas coincidieron en el diagnóstico. El jugador más joven controló mejor la pre- sión y apenas cometió errores graves. Carlsen, pragmático y aliviado En mi opinión, la lucha se desarrolló confor- me a un guion más o menos previsible: Anand no quiso arriesgar en los primeros tres cuartos del encuentro y por lo general Carlsen logró llevar el juego a su terreno. Salvo la tercera partida, en la que Magnus cayó víctima de una preparación de laborato- rio, las otras fueron batallas de corte estraté- gico, en las que el noruego es capaz de adver- tir sutilezas que escapan a la atención de sus rivales. Carlsen maneja esas posiciones con un exquisito equilibrio de delicadeza y deter- minación, que recuerda al mejor Anatoli Kárpov, perfeccionado con la impronta de los ordenadores actuales. Carlsen, con una forma física envidiable a sus 23 años –cumplió 24 pocos días después del encuentro– es más preciso, más tenaz y más letal que lo fuera el campeón ruso, lo cual es mucho decir. Es verdad que se le vio falto de motivación, ese fue el principal problema que lastró su juego. A este campeón mundial, que desde el inicio de su carrera ha despertado admiración por su gran espíritu de lucha, le vimos en ocasio- nes practicando la ley del mínimo esfuerzo, y le costó motivarse para ganar al mismo rival que ya había derrotado un año atrás. Carlsen es un joven de su tiempo, no un faná- tico como Bobby Fischer, quien no contento con ganar, destrozaba a sus rivales. Pero aun al ralentí, el motor de Magnus gira a muchas revoluciones. Tal como afirmaba el propio Carlsen en una mezcla de autocrítica y prag- matismo: “Mi juego fue algo inconsistente, pero, obviamente, suficiente para ganar el encuentro”. EL ANÁLISIS DE ILLESCAS GM Miguel Illescas

×