Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Ensayo sobre la administración pública 1

16,155 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Ensayo sobre la administración pública 1

  1. 1. LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL. CON ESPECIAL REFERENCIA A LA SEGURIDAD PÚBLICA. ENSAYO DESCRIPTIVOIntroducciónEn nuestra organización político - administrativa mexicana, toca al ejecutivo la gran tarea deadministrar la nación así como vigilar el adecuado desarrollo y desenvolvimiento de lasinstituciones que forman parte de la administración pública. Pero a medida que la poblacióncrece a pasos agigantados —como pasa en el caso de los países subdesarrollados— sevuelve la administración cada vez más compleja provocando la exigencia de nuevos ymejores programas, estrategias, así como de un marco jurídico vanguardista en el mundo dela regulación administrativa. Es aquí cuando tienen cabida el estudio amplio y profundo delas instituciones y organismos que forman parte del todo, es decir, del aparato estatal.Tenemos, basándose en lo anteriormente mencionado y, tomando en cuenta el origen,causa, principios (evolución de los mismos) y fines de la administración pública, la siguienteinterrogante: ¿las actuales instituciones y organismos que forman parte de la administraciónpública, responden a las exigencias estructurales del modelo económico de nuestro país?Podría dar una respuesta de inmediato, que sería un NO rotundo. La razón sería que a unmismo tiempo que el Estado pretende abanderar un modelo que esté a la vanguardia antetodos los demás, éste aun conserva diversos factores en los que ya no debería tener algunaparticipación, ocasionando con esto la necesidad de una reestructuración en el aparatoEstatal, para que de esta manera, se responda a las exigencias de la sociedad. Si bien escierto que el tema principal se refiere a las generalidades de la administración(características, fines y naturaleza, orígenes, desarrollo de la teoría, burocracia, relacioneshumanas, etc.), enfoqué el presente en ensayo sobre la situación que se presenta hoy laseguridad pública.Entremos, pues, al desarrollo del presente tema que nos ocupa.I. Diferentes conceptos de administración 1
  2. 2. Podemos comenzar diciendo que, la administración pública es el conjunto de actividadesmediante las cuales el Estado se encamina a la distribución y organización de los bienes yservicios así como los cometidos que la ley le impone. También podemos definirla desde elpunto de vista etimológico que deriva de ad - ministrare, que significa servir a ; o tambiéncon la contracción ad - manus - trahere, que significa traer a mano, manejar, lo que alude auna gestión. La acepción vulgar la define como la gestión de bienes o cuidados de lahacienda.La administración pública es pues, "el conjunto de medios de acción, sean directos oindirectos, sean humanos, materiales o morales de los cuales dispone el gobierno para lograrlos propósitos y llevar a cabo las tareas de interés público que no cumple las empresasprivadas o los particulares y que determinan los poderes constitucionales legalmentededicados a escoger y definir la política general de la nación."Por su parte Cesar Carlos García la define como "el conjunto de órganos, algunos delgobierno del Estado, que dependen directa o indirectamente del Poder Ejecutivo y que loauxilian, para que pueda ejercitar efectivamente sus facultades y cumplir con susobligaciones".Para efectos del presente trabajo nos son útiles cualquiera de estos dos últimos conceptosque acabamos de citar.Lo que es importante destacar es que la administración es gestión de asuntos o intereses. Esuna finalidad teleológica para alcanzar fines humanos. Las características de todaadministración deben ser la de prever, organizar, mandar, coordinar, y constatar. Además,toda tipo de administración debe llevar consigo la idea de servicio.El tipo de administración que interesa en el presente trabajo, es la que lleva a cabo el Poderejecutivo, ya que este es un punto de acotamiento formal del concepto de administraciónpública. 2
  3. 3. II. Características de la administración públicaEntre las más importantes características de la administración pública se señalan lassiguientes: 1. Una enorme, difícil y compleja tarea por parte del gobierno. 2. El gobierno en uso de su soberanía supone ha de resolver los conflictos de intereses privados para lograr un máximo de bienestar general. 3. El gobierno es responsable ante el pueblo. 4. Cualquiera que sea el rango de los gobernantes representa un poder inmenso de coacción en el cual requieren de protecciones especiales. 5. La eficiencia de una entidad gubernamental debe medirse por la calidad e intensidad con que se realicen los fines públicos y no por la maximización de sus ingresos y la minimización de los gastos.La administración pública puede considerarse, por lo tanto, como una estructura, unaparato, un conjunto de órganos y dependencias para desarrollar la actividad administrativa.III. Antecedentes de la administración públicaSe dice que con don Venustiano Carranza se entra de lleno a la vida institucional y se dapaso al nacimiento de una nueva vida administrativa del país.El original artículo 90 de la Constitución de 1917, decía que "para el despacho de losnegocios del orden administrativo de la Federación, habrá un número de secretarios quedetermine el Congreso por una Ley, la que distribuirá los negocios que han de estar a cargode cada secretario" 3
  4. 4. Lo que tenía en mente el constituyente de 1917, era que para dicha realizar esa actividadsólo era necesario dos clases de órganos que tuviesen diferentes funciones cada uno de ellos.Uno con funciones político-administrativas tales como el núcleo de atribuciones dirigidas ala orientación del pueblo sobre el papel que el gobierno compete la esfera de acción de losparticulares, tanto en la reglamentación de la esfera privada como en el fomento, limitacióny vigilancia de dicha actividad, a fin de satisfacer necesidades colectivas.A estas se les llamaría —decían los diputados— Secretarías de Estado, que se encargaríande los asuntos que el presidente les encomendara, en donde cada unos de ellos seríaresponsable del cumplimiento o no de sus tareas.Otro con funciones meramente administrativas tales como correos, telégrafos, salud,educación, es decir, la atención de los servicios públicos, cuyo funcionamiento nada tieneque ver con la política. A estos se les llamaría departamentos administrativos.De las anteriores ideas surge la decisión de no otorgar otras atribuciones a la administraciónpública.El primer ordenamiento se le llamo Ley de Secretarías de Estado y se promulgó el 25 dediciembre de 1917, en la que se precisó la organización de la administración pública, perotodavía muy lejos de lo que actualmente conocemos, y que la divide en paraestatal ycentralizada.A partir de esta primera ley, han sido promulgadas varias más con modificaciones tanto ensu denominación como en sus cometidos: • Ley de Secretarias de Estado, Departamentos Administrativos y demás dependencia del Poder Ejecutivo Federal de 22 de marzo de 1934. • Ley de Secretarias y Departamentos de Estado de 1939. 4
  5. 5. • Ley de Secretarías y Departamentos de Estado de 1946, que empezó a regir en 1947. • Ley de Secretarías y Departamentos de Estado de 1958, reformada en 1964 y 1970 en los inicios de gobierno del Lic. Díaz Ordaz y Echeverría. • La ley que actualmente rige es la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de 22 de diciembre de 1978 y 21 de abril de 1981. Esta sufrió reforma en diciembre de 1982. La más importante a partir de ahí fueron las reformas hechas durante el sexenio de Vicente Fox: se concretó creación de la Secretaría de la Función Pública. Durante el sexenio de Felipe Calderón la parte que más se trastocó fue la Secretaría de Seguridad: se han creado, desaparecido, recreado una serie de dependencias federales encaminadas a consolidar las políticas públicas en materia de seguridad y combate a l crimen organizado. Todas ellas han sido un fracaso dado el alto grado de corrupción que evidenciaron estas entidades.1IV. La administración pública en nuestra actualidadLa Ley que actualmente nos rige establece las bases para la organización de laadministración pública federal, centralizada y paraestatal, que distribuye las funciones delPresidente de la República en los Secretarios de estado, los departamentos administrativos yla PGR, en lo que corresponde a la administración pública descentralizada; y en lo que atañea los organismos descentralizados, las empresas de participación estatal, las institucionesnacionales de crédito, las organizaciones nacionales auxiliares de crédito y de fianzas,fideicomisos. Todos ellos integran la administración pública (federal). A todas ellas lescorresponde llevar a cabo las metas fijadas por el ejecutivo en los planes nacionales dedesarrollo. Mucho se ha discutido sobre la participación del Estado mexicano en todos estosorganismos, pero con mayor énfasis a las empresas públicas, en razón de que se le imputauna intromisión en áreas propias de la actividad de los particulares. En 1994 el sector seencontraba integrado por 376 empresas, la participación estatal abarcaba 66 ramasindustriales diversas y se manejaba un capital de tres billones setecientos millones de pesos,creando empleo para más de 700 mil personas, a parte de las personas que se desempeñabancomo jefes de áreas, asesores, etc. Por su parte el artículo 28 de la Constitución General,1 A casi dos meses de tomar posesión, el presidente electo Enrique Peña Nieto ya envió una iniciativamediante la cual se pretende reformar la ley en cuestión a efecto de desaparecer, entre otras, la Secretaría dela Función Pública. 5
  6. 6. establece en su párrafo quinto que no constituyen monopolio por parte del estado, en lasactividades de correos, telégrafos, radiotelegrafía y al comunicación vía satélite, petróleo ylos demás hidrocarburos, petroquímica básica, minerales radioactivos, y generación deenergía nuclear, electricidad, ferrocarriles.No obstante, en algunas áreas productivas el Estado ya ha reconocido que su presencia yactuación no se justifica, por lo que ha tomado la decisión de desprenderse de ellas yliquidarlas cuando resulta un gravamen para la administración pública.Pero la ampliación del sector estatal ha obedecido principalmente a la necesidad de impulsarel la llamada rectoría económica del estado, evitándose de esta manera, los monopolios quehemos presenciado en épocas anteriores. Sin embrago, dicho principio deje en tela de juicioel actuar y los resultados en cuanto a crecimiento obtenido por nuestro país en los últimosdiez años.La paraestatalidad, tiene su origen en las reformas introducidas a la Constitución en suartículo 90 en el año de 1981. Por otra parte, se dice que la única ventaja que se puede observar a esta disposiciónconstitucional es la relación que guarda las dependencias paraestatales y las dependenciasde la administración pública.V. Seguridad ciudadana como objetivo e indicador de la gobernabilidad democráticaLa seguridad ciudadana de las personas y la percepción tan particular de ella que tienen losciudadanos, constituyen en estos momentos, factores principales del mayor o menor gradode satisfacción, credibilidad y/o adhesión de las poblaciones a la democracia. Es decir, si elEstado no satisface u omite el establecimiento de las condiciones mínimas para que losgobernados se desenvuelvan en un escenario seguro (y bajo eficaces políticas de seguridad),de protección a sus derechos y reconocimiento a sus prerrogativas, difícilmente la 6
  7. 7. ciudadanía tomará con seriedad las instituciones democráticas, y por ende, la democraciamisma. Estaremos advirtiendo la presencia de lo que algún estudioso ha dicho: “eldesencanto de la democracia.” Este desencanto surgirá —afectivamente— desde el interiormismo de cada uno de nosotros para después expresarse en nuevas canales de comunicacióntal y como se ha observado en las dos últimas décadas. De seguir esto así y de empeorarseesta situación, el PRI, como instituto político ya rebasado por las nuevas realidades, seráincapaz de subsumir (una vez en el poder) a través de sus aparatos partidarios yneocorporativos los nuevos procesos de rebeldía ciudadana los cuales están presentes en losnuevos movimientos sociales. Estos procesos de rebeldía no son más que el reflejo de laincapacidad del Estado para garantizar las condiciones mínimas a que nos hemos referido.Todo ello se expresa en la trillada frase de muchos políticos: “en una crisis degobernabilidad” , pero en nuestro caso crisis en sentido peyorativo, decadente —y no comouna connotación de reingeniería—, pues, si bien la gobernabilidad se entiende como lacapacidad de un gobierno para satisfacer el mayor número de demandas sociales, o “comolas acciones de un gobierno legítimo que ejecuta políticas públicas para satisfacernecesidades sociales, y que opera con rangos de eficiencia lo que le permite la colaboraciónde los diferentes actores políticos en el desarrollo armónico de la sociedad”, el no cumplircon las exigencias de seguridad, equivale a concluir que el Estado se enfrenta a uno de losfactores que mayormente inciden en la ingobernabilidad, dando paso a la búsqueda por partede la colectividad —de los movimientos sociales— de nuevas formas de expresión con tintessocioculturales normativos y no políticos. Esto constituye un verdadero reto para el PartidoRevolucionario Institucional.Son básicamente tres los pilares del Estado de Derecho democrático contemporáneo y sebasan en la noción de respeto: • a la legalidad, • al debido proceso y • a los derechos humanos. 7
  8. 8. Cuando la ciudadanía percibe la ausencia o insuficiencia de los anteriores elementos, larealidad y el entorno social cotidianos se viven como una amenaza, se vive en la amenaza; eltemor y el miedo se convierten en elementos de aislamiento y desolidarización, dedesconfianza en el otro, y el otro, como decía Octavio Paz: “El otro es el enemigo de lo absoluto, el enemigo absoluto. Hay que exterminarlo. Sueño heroico, terrible... y despertar terrible: el otro es nuestro doble” (Paz, 1995).Es ello, pues, la construcción social del miedo. La noción y la práctica de lo comunitario ydel proyecto nacional, compartido con otros, se pierden. La convivencia pacífica basada enel respeto y cumplimiento por todos de las obligaciones y derechos recíprocos y en laseguridad de que los infractores serán debida y legalmente sancionados. La seguridadpública, valorada y protegida como un derecho y una obligación principal para el Estado, susinstituciones, políticas y programas. La seguridad ciudadana como un asunto de interéspúblico, es decir, de interés y de participación activa para todos los sectores de la sociedad.Estos son pilares fundamentales de la democracia y del Estado de Derecho. La SeguridadCiudadana, se constituye así en elemento esencial de la vida social en democracia y enindicador importante de la gobernabilidad democrática.VI. La seguridad pública es más que el combate a la delincuenciaA diferencia de lo que muchos diseñadores de políticas públicas de seguridad pública creen,la seguridad ciudadana necesita de una comprensión teórico – conceptual2 y de unamaterialización institucional y social, específicas e integralmente democráticas. Para ellopensamos que hay que intervenir complementaria y simultáneamente en tres ámbitos:2 En el sentido de crear un cuerpo teórico en el que converjan todos los aspectos relacionados con políticas deseguridad ciudadana, administración pública y las instituciones jurídicas y judiciales alternativas. Todo estocon el propósito de ser contemplado en un futro Plan Estatal de Desarrollo. 8
  9. 9. En el plano del gobierno, de su institucionalidad y de sus prioridades de acción, tanto anivel local como municipal, incluyendo las instituciones policiales que deben estar bajo sudependencia.En el plano de la Justicia (tanto penal, como civil, y tanto local como municipal) de maneraque permita asegurar a toda la ciudadanía las mismas condiciones para el acceso, proteccióny exigibilidad de sus derechos humanos y constitucionales, tales como el derecho aseguridad.En el plano de la población y de la ciudadanía, al promover y apoyar los esfuerzos de cadacomunidad, por organizarse y cooperar con las autoridades y la institucionalidad, en laelaboración, ejecución, fiscalización y evaluación de políticas y programas de justiciacomunitaria y de seguridad ciudadana.Por tanto: • La mayor seguridad ciudadana no es entonces, sólo sinónimo de mayores medidas represivas y/o antidelictuales como lo ha venido haciendo la actual administración municipal en las últimas administraciones (llámese Guardia Municipal y que es propio de los gobiernos de derecha). • La inseguridad pública no es tampoco proporcional ni se combate sólo con el despliegue en las calles de más o menos fuerza policial, como es el caso nuevamente de la Guardia Municipal, en donde incluso abusando del desconocimiento del derecho en que se encuentra muchos ciudadanos, esta corporaciones violan las garantías constitucionales y los derechos humanos de los ciudadanos tales como: el derecho de reunión, de participación, de circulación, de libre tránsito, a no ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente de manera fundamentada y motivada (artículo 16 constitucional). 9
  10. 10. III. Propuesta de percepción de la inseguridad ciudadana: a diversas causas, diferentesremedios.Es de más sabido —como lo han demostrado los estudios criminológicos— que ladelincuencia y el delito están asociados a causas y situaciones que escapan a la solaresponsabilización individual o grupal del delincuente. • La precariedad y la inexistencia de oportunidades de trabajo y de ingresos para muchas personas, además de ser una flagrante agresión al derecho humano al trabajo, conlleva a una situación de grave inseguridad al ciudadano y al grupo social que la sufren; • La existencia y permanencia en el tiempo de sitios baldíos y/o de basurales cercanos a la población; • De instalaciones abandonadas y que se convierten en alta peligrosidad a las cuales la ciudadanía está diariamente expuesta; • La proliferación de comercios establecidos y clandestinos de venta de alcohol y drogas, son entre muchos otros, factores y causas de riesgo y de inseguridad públicas. Además, ellos contribuyen adicionalmente a la presencia y/o actuación delictual. • La desintegración familiar que es uno de los problemas que actualmente incide en la proliferación de grupos de jóvenes delincuentes. • La sensación de inseguridad de la ciudadanía se ve reforzada también por la constatación generalizada de la incapacidad, insuficiencia, dificultad de acceso, 10
  11. 11. carestía y lentitud para operar del sistema judicial y de sus operadores principales. Se ha ido imponiendo en el país, el sentimiento de que la institucionalidad judicial es incapaz de controlar al delito y de sancionar al delincuente.IV. Aspectos que deberá contemplar la creación de un nueva entidad encarga de laseguridad públicaA. Gobierno local • Las acciones directas y/o compartidas en el ámbito de la justicia y de la seguridad ciudadana a nivel local, pueden expresarse en asesoría jurídica a la comunidad, que incluye modalidades de información, educación y difusión de derechos como de asistencia judicial y administrativo legal para la exigibilidad de estos; en promoción de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres (que incluye modalidades de información, de educación, control y fiscalización de derechos en pro de un trato justo y la no discriminación) y el apoyo y fomento de medidas de prevención en materias de seguridad ciudadana (que incluye diversas modalidades de acción colaborativas y compartidas con otras fuerzas de orden y seguridad pública de la nación). • Creación de un Centro de Estudios Criminológicos a efecto de que se encargue del diseño de las política de seguridad pública y de prevención del delito, así como asesorar a los corporaciones policíacas en la elaboración de las conductas y pautas de conductas ha asumir por los miembros de las corporaciones. 11
  12. 12. ConclusionesAhora bien, cabe preguntarse si realmente estas actitudes de seguir entrometiendo al estadoen áreas que pueden ser privatizadas, responden realmente al modelo económico quepromueve el gobierno federal.Lo primero que habría que analizar sería cuál es realmente el modelo económico queestamos viviendo los mexicanos, o en qué tipo de Estado nos estamos desenvolviendo, y sison necesarias las instituciones con que cuenta, además de limitar, de una vez, cuáles son lasáreas en las que verdaderamente se requiere la presencia del Estado.A mi parecer, el Estado en el que nos estamos desenvolviendo, definitivamente ya no es elmismo que el de hace apenas 10 o 20 años, pues se han introducido nuevos elementos quevan dando fisonomía a dicho Estado. Es un ente con sus propias peculiaridades en las que secombinan ingredientes de diversas ideologías, para amalgamar así un Estado más fuerte yequilibrado en el actuar administrativo. Debemos partir de la idea de que ya no nosencontramos en un Estado ni netamente liberalista o capitalista, ni meramente socialista, sinoque va más allá de una simple intervención y prestación de servicios. El modelo al queaspiramos o al que se debe aspirar es al modelo del "Estado de Bienestar" ya que esteúltimo concepto de "bienestar" implica tanto los servicios propiamente llamados sociales,como la política económica que tiende a lograr un desarrollo equilibrado en las fuerzas deuna sociedad. En efecto, "El Estado de Bienestar constituye la última etapa del liberalismo,tanto político como económico, en el cual el capitalismo se ha transformado totalmente paraconvertirse sólo en un sector de la economía, subordinado a los fines públicos y sometido atodas las limitaciones que estos le imponen." 12
  13. 13. El Estado de Bienestar, como estado al que deben aspirar todas las naciones, representa lasíntesis entre las viejas ideologías del capitalismo y socialismo, en donde queda de algunamanera armonizado —según Cardiel Reyes— el interés social y el interés individual, lalibertad y la autoridad, la libertad y la igualdad, la espontaneidad social y la organizaciónpública.Por último, concluyo en que definitivamente, los órganos que conforman el aparto estatal, omejor dicho, la administración pública ejercida por el mismo, no va acorde a lo que élpretende abanderar. 13
  14. 14. Bibliografía• GARZA García Cesar Carlos. Derecho Constitucional Mexicano, Mc Graw Hill, México. 1997.• OLIVERA Toro, Jorge. Manual de Derecho Administrativo, Porrúa, México.1988.• SERRA Rojas, Andrés. Derecho Administrativo, 2ª edición, México, 1961, p. 111• CARDIEL Reyes Raúl, Ciencia Política, Porrúa, México, 1997, p.265.Leyes• Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, editada por la UNAM (Instituto de Investigaciones Jurídicas) y la PGR. 14

×