La RECEPCIÓN del SAQUE. El Pase de Antebrazos.

Es la primera acción del juego que tiene lugar después del saque.
Supone p...
b) “Ahuecar el pecho” encogiendo los hombros arriba y al medio, ayuda a llevar los brazos
   adelante y con ello a aproxim...
Para pasar el balón con una trayectoria perpendicular, el
jugador/a se situará detrás del balón con los brazos en el
mismo...
Factores de decisión
Los elementos que deben centrar la observación y análisis del receptor/a podemos estudiarlos en
dos m...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Recepción

727 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
727
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Recepción

  1. 1. La RECEPCIÓN del SAQUE. El Pase de Antebrazos. Es la primera acción del juego que tiene lugar después del saque. Supone por tanto el primer contacto que realiza un equipo para construir su ataque cuando no está en posesión del saque. La importancia de la recepción del saque estriba en su necesidad para la construcción de un ataque con éxito, puesto que si las recepciones son defectuosas, el balón no llegará en las condiciones idóneas a nuestro compañero/a y las posibilidades de una buena colocación son menores. Podemos decir, pues, que los objetivos principales de la recepción son: a) neutralizar el saque contrario, y b) facilitar al máximo la colocación de nuestro compañero/a, situando el balón en las mejores condiciones para llevar a cabo un ataque sin limitaciones. Recibir el saque es una técnica crítica en voleyplaya, que debe intentar dominarse cuanto antes. Además de la dificultad técnica, el pase que resulta de la recepción debe controlarse e intentar dirigirse hacia un área concreta para asegurarse un promedio de posibilidades aceptable de obtener el punto. El objetivo fundamental en la ejecución técnica será la precisión y, el gesto más utilizado es el pase de antebrazos. La formación de la plataforma de contacto. Las características que definen la formación de una buena plataforma de contacto son que debe ser amplia, homogénea y estable; es decir, sin fisuras, compacta. Para ello será necesario tener en cuenta una serie de consideraciones técnicas: a) El agarre. Para que la plataforma sea estable y homogénea, en el momento del contacto con el balón, es recomendable un agarre de manos con los pulgares juntos, paralelos y simétricos. Las manos deben estar juntas entre ellas para que no puedan separarse en el momento del contacto con el balón. La recepción de antebrazos es un elemento de precisión, no de fuerza. Por lo tanto nuestra mano dominante debe dirigir el movimiento del conjunto para una mayor precisión, por lo que se colocará por debajo de la no dominante. Lo ideal es que se enseñe de esta forma al jugador desde su iniciación, pero un hábito en sentido contrario no resulta crítico para el rendimiento, por lo que no aconsejamos corregirlo si se ha asentado del modo contrario. Los tipos de agarre más difundidos son: Manos superpuestas. Manos entrelazadas Formar un puño En ocasiones las manos se juntan pero no se agarran, es una posibilidad que muy pocos/as pueden permitirse.
  2. 2. b) “Ahuecar el pecho” encogiendo los hombros arriba y al medio, ayuda a llevar los brazos adelante y con ello a aproximar más los antebrazos creando una base continua y más amplia de contacto. c) Extender los codos totalmente y realizar una rotación externa de los antebrazos, ofreciendo la cara anterior de los mismos; las manos deben efectuar una flexión dorsal (dedos dirigidos hacia el suelo) para facilitar la rotación externa. Esa zona de contacto va a depender de la capacidad del jugador de aproximar sus codos, por lo que recomendamos cuidar su elasticidad y movilidad articular desde sus primeros años. La orientación. El receptor/a se orienta frente al saque con los pies separados, aproximadamente a la anchura de hombros, con el pie exterior ligeramente adelantado y dirigido hacia la zona de colocación. Las piernas en semiflexión con el cuerpo ligeramente adelantado para preparar una reacción rápida, los brazos y las manos abiertas, (no juntamos las manos hasta que tenemos la posición para recibir) la mirada puesta en el oponente y por último, miramos la bola desde el momento del golpeo hasta que la recibimos. El contacto. Se contactará con la superficie plana de los antebrazos en su mitad superior, evitando las zonas donde la estructura ósea es más superficial. En el momento del contacto, es importante mirar el balón continuamente, incluso cuando contacta con los brazos. De esta forma el pase será más preciso. Debe existir un seguimiento visual del balón completo, desde antes del saque hasta que se dirija hacia la zona de colocación. Para conseguir este objetivo, la cabeza debe estar entre los hombros y no se debe mover bruscamente para facilitar el enfoque del objetivo visual. http://www.videojug.com/film/how-to-forearm-pass-a-volleyball
  3. 3. Para pasar el balón con una trayectoria perpendicular, el jugador/a se situará detrás del balón con los brazos en el mismo plano que el eje central del cuerpo. Si el receptor/a se encuentra desplazado hacia un lado, hará el contacto con el cuerpo situado más interior que los brazos y el balón, elevando el hombro de ese mismo lado y basculando el cuerpo desde el pie atrasado (más alejado de la zona de colocación) hacia el pie adelantado (más próximo a la zona de colocación). En todos los casos se intenta que la línea de las caderas se mantenga paralela a la red. La cintura debe situarse a la altura del balón, variando notablemente la postura según la trayectoria del saque con respecto a la posición del receptor/a en el momento del contacto. En saques que caen por delante del receptor se producirá un agrupamiento del cuerpo, al contrario que en trayectorias que lo desbordan hacia atrás. La posición de las piernas está en función de las trayectorias del balón. Con una trayectoria corta, el centro de gravedad del cuerpo se situará muy bajo, con flexión de piernas (incluso apoyando la rodilla en el suelo). Por el contrario, las piernas estarán extendidas para interceptar trayectorias más paralelas al suelo. El factor clave será la relación entre la cintura y el balón en el momento del contacto. La rapidez de ejecución es importante, pero tanto más es llegar con movimientos controlados al contacto para asegurar la precisión perceptiva y de movimiento. En la arena los desplazamientos son más costosos y por lo tanto el movimiento ha de ser más eficaz. Hay que ser rápido, pero no moverse antes de tiempo. Cuando la trayectoria del saque es lenta y con parábolas pronunciadas, como en el saque de mano baja, con la recepción se busca imprimir más velocidad al balón que la de llegada. Para ello se traslada el peso del cuerpo del pie retrasado hacia el adelantado (más cercano a la zona de colocación y apuntando hacia ésta) durante el contacto. Conforme el balón es recibido más próximo a la red el impulso se realiza con un movimiento vertical, es decir mediante la extensión de tobillos, rodillas y caderas. Sin embargo, cuando las trayectorias de saque comienzan a ser más veloces y paralelas al suelo, se suelen dar movimientos de amortiguación del jugador/a en el mismo sentido de la trayectoria del saque. La trayectoria resultante debe buscar la altura necesaria para que nuestro compañero/a disponga del tiempo necesario para llegar, en las mejores condiciones posibles y estar preparado/a para realizar la siguiente acción, en condiciones óptimas un buen pase de colocación. La parábola debe ser más alta cuando menos control se tiene, para ir haciéndola más tensa a medida que tenemos el control sobre la dirección de la bola.
  4. 4. Factores de decisión Los elementos que deben centrar la observación y análisis del receptor/a podemos estudiarlos en dos momentos diferenciados, por un lado los dependientes del saque y, por otro, los dependientes del propio de ataque. Factores relacionados con el saque que pueden favorecer la recepción. Analizar al sacador/a antes y durante el juego favorece el reconocimiento más inmediato de la trayectoria del saque y una mejor acomodación en la posición de espera. La situación del sacador/a en la línea de fondo (derecha-izquierda-adelante-atrás), la orientación del cuerpo, el armado del brazo ejecutor definen, en gran medida, la trayectoria y fuerza del saque. Por lo que el receptor/a tendrá que variar su orientación según la posición lateral del sacador/a, y adelantar o retrasar la posición conforme el sacador/a se aleje o se acerque más. En el saque flotante, un balón golpeado por delante del sacador/a tiene más tendencia a caer que uno golpeado sobre el sacador/a que tiende a elevarse. La observación del lanzamiento; suele haber una tendencia muy marcada en cada sacador, estudiarla puede ayudar a completar el desplazamiento y ofrecer una mejor disposición corporal. Si alterna saques cortos y largos, valorar la intensidad del golpeo (velocidad de salida del balón) es esencial. Estar concentrado/a si es siempre el compañero/a el objetivo del saque y muy concentrado pero sin tensión para recibir todos los saques de un partido. Factores relacionados con el ataque. En la medida que vayamos dominando el gesto técnico, la recepción puede acelerar o retrasar el ataque en función de la parábola de la trayectoria que le demos. La zona de colocación suele ser estable, aunque de forma excepcional podremos buscar otras zonas a fin de modificar nuestro ataque. Por último, una recepción aparentemente perfecta puede no serlo, esto obliga al compañero a “ayudar” para no que la recepción no sea peor de lo que ha sido. Observar primero la trayectoria y desplazarse después evitará perder muchas bolas. Si hay un error, la pareja está para enmendarlo no para recriminarlo. Apuntes adaptados de Aurelio Ureña Espa. “Peque vóley” editados por la Federación Española de Voleibol.

×