Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Zamora Una Espera Secular 1912-2012

845 views

Published on

Libro “Zamora: una espera secular”, con el que la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Zamora conmemora el centenario de su creación.

  • DOWNLOAD THIS BOOKS INTO AVAILABLE FORMAT (2019 Update) ......................................................................................................................... ......................................................................................................................... Download Full PDF EBOOK here { https://soo.gd/irt2 } ......................................................................................................................... Download Full EPUB Ebook here { https://soo.gd/irt2 } ......................................................................................................................... Download Full doc Ebook here { https://soo.gd/irt2 } ......................................................................................................................... Download PDF EBOOK here { https://soo.gd/irt2 } ......................................................................................................................... Download EPUB Ebook here { https://soo.gd/irt2 } ......................................................................................................................... Download doc Ebook here { https://soo.gd/irt2 } ......................................................................................................................... ......................................................................................................................... ................................................................................................................................... eBook is an electronic version of a traditional print book THIS can be read by using a personal computer or by using an eBook reader. (An eBook reader can be a software application for use on a computer such as Microsoft's free Reader application, or a book-sized computer THIS is used solely as a reading device such as Nuvomedia's Rocket eBook.) Users can purchase an eBook on diskette or CD, but the most popular method of getting an eBook is to purchase a downloadable file of the eBook (or other reading material) from a Web site (such as Barnes and Noble) to be read from the user's computer or reading device. Generally, an eBook can be downloaded in five minutes or less ......................................................................................................................... .............. Browse by Genre Available eBooks .............................................................................................................................. Art, Biography, Business, Chick Lit, Children's, Christian, Classics, Comics, Contemporary, Cookbooks, Manga, Memoir, Music, Mystery, Non Fiction, Paranormal, Philosophy, Poetry, Psychology, Religion, Romance, Science, Science Fiction, Self Help, Suspense, Spirituality, Sports, Thriller, Travel, Young Adult, Crime, Ebooks, Fantasy, Fiction, Graphic Novels, Historical Fiction, History, Horror, Humor And Comedy, ......................................................................................................................... ......................................................................................................................... .....BEST SELLER FOR EBOOK RECOMMEND............................................................. ......................................................................................................................... Blowout: Corrupted Democracy, Rogue State Russia, and the Richest, Most Destructive Industry on Earth,-- The Ride of a Lifetime: Lessons Learned from 15 Years as CEO of the Walt Disney Company,-- Call Sign Chaos: Learning to Lead,-- StrengthsFinder 2.0,-- Stillness Is the Key,-- She Said: Breaking the Sexual Harassment Story THIS Helped Ignite a Movement,-- Atomic Habits: An Easy & Proven Way to Build Good Habits & Break Bad Ones,-- Everything Is Figureoutable,-- What It Takes: Lessons in the Pursuit of Excellence,-- Rich Dad Poor Dad: What the Rich Teach Their Kids About Money THIS the Poor and Middle Class Do Not!,-- The Total Money Makeover: Classic Edition: A Proven Plan for Financial Fitness,-- Shut Up and Listen!: Hard Business Truths THIS Will Help You Succeed, ......................................................................................................................... .........................................................................................................................
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

Zamora Una Espera Secular 1912-2012

  1. 1. Cámara de Comercio e Industria de Zamora Agustín Remesal Varios autores Archivo Cámara de Comercio e Industria de Zamora Archivo Foto Ángel y Miguel Quintas Archivo Gullón (Diputación de Zamora) Foto Duero - Colección Hepténer Colección familia Cantero Villamil Archivo Carlos Saura Colección D.O. Toro Colección Confederación Hidrográfica del Duero Archivo Fritz Krüger Agustín Remesal Basilio Calderón Javier Revilla Estudio MYNT Jaus Comunicación DelaIglesia Impresores 978-84-616-1978-8 ZA-195-2012 EDITA COORDINACIÓN, DOCUMENTACIÓNY TEXTOS TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN FOTOGRAFÍAS FOTO DE PORTADA DISEÑOY MAQUETACIÓN IMPRESIÓNY ENCUADERNACIÓN ISBN DEPÓSITO LEGAL Manuel Vidal Gutiérrez. Presidente Presentación. Un siglo de la Cámara ................................................................................................................................................................. 9 0 Un siglo al servicio de Zamora Agustín Remesal Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global................................. 13 1 Zamora 1912-2012: Un siglo de la industria y el comercio Harinas, electricidad, ferias y abarrotes.................................................................................................................................................... 55 Pedro Amigo Román Sector energético: La oportunidad perdida de la prosperidad eléctrica........................................................................................ 57 Javier Moreno La industria zamorana: Contra el paradigma decadentista.................................................................................................................. 73 Industrias alimentarias: Tradición y tecnología José Luis Hernando Garrido La industria harinera: Pasado de una excelencia zamorana................................................................................................................. 95 Antonio Maya Frades Hacia el reajuste de un atraso endémico.................................................................................................................................................... 111 Carlos Gallego Industria vinícola de Toro: La marca de una tradición agraria........................................................................................................... 127 Artesanía zamorana: Raigambre y naufragio Carlos Piñel Sánchez La artesanía: Un perfil oculto de la economía zamorana.................................................................................................................... 137 Florián Ferrero Ferrero El comercio zamorano, una oferta de cercanía: Ferias, almacenes de ropa, comestibles y ferreterías........................... 157 2 Zamora 1912-2012: Bases y carencias para la creación de riqueza Tierra de buenas escuelas y malos caminos......................................................................................................................................... 173 Juan Andrés Blanco Rodríguez El éxodo rural: Un siglo de emigración zamorana.................................................................................................................................. 175 Basilio Calderón Calderón Memoria del tiempo perdido: Cien años de industrialización frustrada...................................................................................... 197 Francisco Somoza El siglo de las transformaciones: Cuando Zamora perdió las veletas............................................................................................. 227 Miguel Ángel Mateos Rodríguez Política y élites: La Cámara de Comercio e Industria, faro hacia la contemporaneidad de Zamora................................. 237 Índice
  2. 2. Manuel Vidal Gutiérrez. Presidente Presentación. Un siglo de la Cámara ................................................................................................................................................................. 9 0 Un siglo al servicio de Zamora Agustín Remesal Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global................................. 13 1 Zamora 1912-2012: Un siglo de la industria y el comercio Harinas, electricidad, ferias y abarrotes.................................................................................................................................................... 55 Pedro Amigo Román Sector energético: La oportunidad perdida de la prosperidad eléctrica........................................................................................ 57 Javier Moreno La industria zamorana: Contra el paradigma decadentista.................................................................................................................. 73 Industrias alimentarias: Tradición y tecnología José Luis Hernando Garrido La industria harinera: Pasado de una excelencia zamorana................................................................................................................. 95 Antonio Maya Frades Hacia el reajuste de un atraso endémico.................................................................................................................................................... 111 Carlos Gallego Industria vinícola de Toro: La marca de una tradición agraria........................................................................................................... 127 Artesanía zamorana: Raigambre y naufragio Carlos Piñel Sánchez La artesanía: Un perfil oculto de la economía zamorana.................................................................................................................... 137 Florián Ferrero Ferrero El comercio zamorano, una oferta de cercanía: Ferias, almacenes de ropa, comestibles y ferreterías........................... 157 2 Zamora 1912-2012: Bases y carencias para la creación de riqueza Tierra de buenas escuelas y malos caminos......................................................................................................................................... 173 Juan Andrés Blanco Rodríguez El éxodo rural: Un siglo de emigración zamorana.................................................................................................................................. 175 Basilio Calderón Calderón Memoria del tiempo perdido: Cien años de industrialización frustrada...................................................................................... 197 Francisco Somoza El siglo de las transformaciones: Cuando Zamora perdió las veletas............................................................................................. 227 Miguel Ángel Mateos Rodríguez Política y élites: La Cámara de Comercio e Industria, faro hacia la contemporaneidad de Zamora................................. 237 Índice
  3. 3. 3 Zamora siglo XXI: Prospectiva de la economía zamorana El AVE, la despensa, el silicio y el románico........................................................................................................................................... 259 Ángel Vaquero Blanco Sector energético: El desafío de las energías alternativas................................................................................................................... 261 Antonio Maya Frades Industrias alimentarias: Arraigo de la industria alimentaria zamorana en el modelo de distritos rurales..................... 281 José Luis Hernando Garrido La industria harinera: El reto de una nueva demanda.......................................................................................................................... 299 Carlos Gallego Los vinos de Toro: Valor y excelencia de la Denominación de Origen........................................................................................... 305 ANEXO. El futuro de la industria zamorana Denominaciones de Origen y Marcas de Garantía................................................................................................................................. 324 4 Un reto secular. Reflexiones sobre el futuro de la economía de Zamora Agustín Remesal Zamora invertebrada........................................................................................................................................................................................... 344 José Luis González Vallvé Infraestructuras, liderazgo y desarrollo en Castilla y León y Zamora.............................................................................................. 346 Demetrio Madrid Hacia un mayor equilibrio territorial en Castilla y León........................................................................................................................ 358 Amando de Miguel El futuro económico de Zamora: La visión de un sociólogo.............................................................................................................. 364 Antonio Cancelo Zamora y su riqueza: Reflexiones sobre el futuro................................................................................................................................... 366 5 Un siglo de Historia. Memoria, homenaje y leyenda Presidentes y Juntas Directivas de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora....................................................... 374 ANEXO. Premios y distinciones de la Cámara............................................................................................................................................. 405 Empresas centenarias zamoranas: Reseña histórica........................................................................................................................ 414 CRONOLOGÍA. La economía zamorana en relación sincrónica con la española y la mundial...................................... 442
  4. 4. Presentación | Página 9 | Presentación Manuel Vidal Zamora, 1947 Presidente de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Zamora E s para mí un orgullo y un privilegio presentar este libro“Zamora: una espera secular”, con el que la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Zamora conmemora el cen- tenario de su creación. Un día de diciembre de 1912, importantes empresarios de nuestra provincia como don Isi- doro Rubio, donVidal Álvarez, don Clodoaldo Prieto, don Ramón Santiago, don Gabino Bobo y don José García Capelo tomaron la iniciativa de constituir nuestra Cámara con la finalidad de defender los intereses de todos los gremios y profesiones existentes en Zamora, para que des- de su independencia y su visión empresarial colaboráramos con los poderes públicos en todos los proyectos que afectaban al desarrollo de nuestras Corporaciones y de la provincia. Ninguno de los graves acontecimientos acaecidos durante el siglo XX en nuestro país im- pidió que la Cámara de Zamora siguiera realizando su labor, creciera y sirviera a todas las em- presas de la provincia. Sus aportaciones siempre se hicieron desde la independencia de cual- quier poder político y con la convicción de que su actitud era beneficiosa para Zamora y para las empresas. Así ha venido siendo hasta la actualidad, donde a pesar de las circunstancias co- yunturales y de las limitaciones presupuestarias del nuevo marco legal que nos regula, la Cá- mara ha continuado con su principal función que es la de velar por los intereses generales de las empresas de Zamora. En este libro damos un paseo por la Zamora del último siglo y recordamos algunos de los hechos más relevantes de nuestra historia reciente y de cómo los empresarios zamoranos y la Cámara han contribuido al desarrollo económico y social con iniciativas y proyectos de crea- ción de riqueza y con reivindicaciones perseverantes que entendíamos justas y necesarias para la provincia. Especial recuerdo tiene para mí este documento histórico pues aparece la labor que desa- rrollaron antes que yo mi bisabuelo Desiderio Vidal González, vicepresidente de la Cámara en- tre 1924 y 1932 y de mi abuelo ManuelVidal Chillón, presidente de la Corporación entre 1961 y 1968. A ellos y al resto de miembros de la Cámara durante este siglo les dedicamos este libro.
  5. 5. Puente Pino (Pino del Oro) sobre el río Duero
  6. 6. 0 Un siglo al servicio de Zamora
  7. 7. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 13 | Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora Del gremialismo a la economía global Agustín Remesal N o hubo celebración solemne ni la noticia mereció aparecer en las primeras pági- nas de la prensa local. La elección de cargos de la Cámara Oficial Provincial de Comercio e Industria de Zamora el 15 de diciembre de 1912 se debió a la volun- tad de medio centenar de empresarios y comerciantes liderados por el prestigioso liberal y rico hacendado Isidoro Rubio Gutiérrez. Los asistentes a ese acto fundacional, celebrado en la sede del Círculo Mercantil, lo proclamaron presidente y eligieron en el mismo acto a los once vocales que deberían formar parte de una ponencia estatutaria y ocupar los cargos de la Jun- ta de gobierno. Los reunidos, la quinta parte aproximadamente de unos 300 industriales y co- merciantes zamoranos con derecho a voto, decidieron aplicar con carácter de urgencia el re- glamento electoral, instando además a Isidoro Rubio a que aceptara la presidencia a pesar de sus alegaciones de incompatibilidad moral, por ser él entonces Comisario Regio de Fomento en Zamora. Quedó así refrendada la notoriedad del primer presidente de la Cámara zamorana y cumplido el precepto ministerial de su constitución en el plazo exigido por la ley cuya acta fue firmada el día 19 de diciembre en un acto protocolario que tuvo lugar en el salón de ple- nos del Palacio de la Diputación.
  8. 8. | Página 14 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora ... ... ... Acta Electoral de la primera Junta Directiva de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora
  9. 9. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 15 | La iniciativa para constituir legalmente la Cámara fue una exigencia, entre política y admi- nistrativa, del Gobernador Civil Don Jaime Aparicio, quien había citado pocos días antes en su despacho a un grupo de cuatro industriales y comerciantes de la capital, a una reunión de ca- rácter informativo a la que asistió también Antonio Rodríguez Cid, Diputado en Cortes y Vice- presidente provincial de Fomento. Comparecieron en la misma los comerciantes Vidal Álvarez y José García Capelo y los industriales Gabino Bobo y Leopoldo Prieto Ruiz Zorrilla. Se encargó a los citados que se constituyeran en Junta promotora de la Cámara de Comercio e Industria, para que“lleven a cabo los trabajos encaminado a la formación de dicho organismo”y en con- creto la convocatoria electoral de sus órganos de gobierno. Ese proceso constituyente se llevó a cabo en dos semanas. Acta de la primera elección de Junta Directiva de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora
  10. 10. | Página 16 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora Las Cámaras, el final del gremialismo La creación de las primeras Cámaras de Comercio e Industria en España data de 1886 y fueron promovidas por el Real Decreto fundacional de esas entidades de 18 de abril de 1886 sancio- nada por la Reina Regente Doña Cristina; la Ley que desarrolla ese Decreto restringía la funda- ción de esas corporaciones a las diecinueve plazas mercantiles e industriales más importantes de España y a los puertos de primera clase. Los principios básicos sobre los que deberían ac- tuar las Cámaras fueron el rechazo del gremialismo y del corporativismo, la promoción de los intereses de la economía nacional y la defensa de la economía de mercado. La ley fundacional tomó esos principios de la de las Cámaras de Comercio francesas. Las Cámaras estaban obli- gadas a mantener su neutralidad política y su función principal era la de proponer reformas y asesorar al Gobierno y a las Cortes para el desarrollo del comercio, la industria y la navegación. Fue un paso adelante decisivo para superar la caduca tradición gremial. La aplicación restrictiva de esa Ley fundacional provocó disgusto en muchas capitales de provincia y poblaciones industriales menores que eran excluidas de la Asamblea de Cámaras y en muchas de ellas brotaron iniciativas para exigir el derecho a su constitución por medio de una reforma de la ley. La esperada Ley de Bases de las Cámaras fue promulgada el 29 de junio de 1911. La nueva fórmula jurídica reconoce a las Cámaras como Corporaciones Públicas di- rectamente dependientes del Ministerio de Fomento. Serán órganos consultivos de la Admi- nistración Pública debiendo ser oídas en general“sobre cuantos asuntos en relación con la vida del estado afecten a los intereses cuya representación les corresponde”. Panorámica de Zamora desde el Duero: Puente de Piedra y chimenea de la antigua Fábrica de la Luz. Mediados del siglo XX
  11. 11. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 17 | La ley otorgó a las Cámaras un amplio grado de autonomía, colocándolas por encima de las demás organizaciones empresariales no oficiales y les adjudicó recursos para garantizar su financiación mediante las cuotas del comercio y de la industria. Levante y Cataluña fueron las regiones donde germinó con más fuerza esa iniciativa corporativa empresarial. A princi- pios del año 1912 sólo se habían constituido en España 27 Cámaras; en Castilla y León habían sido fundadas ya las de Salamanca, León, Valladolid, Burgos y Palencia. Animado ese espíritu de colaboración empresarial con la nueva Ley, se promueve la creación de Cámaras en casi todas las capitales de provincia y también en decenas de otras poblaciones con arraigo in- dustrial. Aunque a veces el entusiasmo es muy escaso, se generaliza ese proceso constitutivo para cumplir ante todo con el reglamento ministerial y poder contar con las posibles ayudas del Gobierno. Las nuevas instituciones camerales hubieron de afrontar durante una década un complejo escenario socioeconómico. El inicio del siglo XX estuvo marcado en España por la estabilidad política de la restauración monárquica, pero tuvo su contrapunto en las crecientes revueltas sociales y en las dificultades financieras que siguieron a la pérdida de las últimas colonias ame- ricanas. Las huelgas, la política fiscal, el atraso de las obras públicas y de la tecnología industrial, las dificultades financieras y las reivindicaciones progresivas del nacionalismo catalán pusieron en alerta a los empresarios que debían adaptarse a los difíciles tiempos de la regeneración na- cional. La economía española atravesaba entonces una difícil etapa de intereses contrapues- tos entre la política, proclive al proteccionismo, y la progresión hacia la modernidad donde se alineaban sólo la gran industria metalúrgica y las obras públicas ferroviarias. En esa tesitura, la gran conmoción bélica de la Gran Guerra y el desabastecimiento a escala mundial reporta pingües beneficios a la neutralidad española. Con el fin de aprovechar mejor esa coyuntura que aceleró las exportaciones españolas los dirigentes políticos optaron por un sistema nacionalista de capitalismo basada en el proteccionismo, apoyado en una política in- tervencionista sobre los sectores industriales y en el equilibrio de la balanza de pagos gracias al balance positivo del comercio exterior y, más tarde, a las remesas de los emigrantes. En el feroz apoyo a las políticas proteccionistas coincidieron, por cierto, los autonomistas catalanes y sus intereses comerciales con los de las corporaciones agrarias castellanas, asunto que pro- vocó frecuentes debates entre las Cámaras recién constituidas. Primeros pasos vacilantes de la Cámara El siglo XX se inauguró en Zamora, en cuanto a la promoción y el desarrollo de su riqueza y prosperidad siempre a la espera, con varios proyectos notables en los dos sectores que marca- rían su economía: la producción hidroeléctrica y la modernización de la industria harinera. En esos sectores, además del comercio, se mueven los promotores de ese progreso inicial alum- brado por los cambios tecnológicos desbordantes y lastrado por el pesimismo general tras el desastre de la guerra de Cuba.
  12. 12. | Página 18 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora Artículo de don Miguel de Unamuno publi- cado en la revistaLaNacióndeBuenosAires. Septiembre 1906
  13. 13. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 19 |
  14. 14. | Página 20 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora Desde la perspectiva local, la fun- dación de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora a finales de 1912 vino precedida en la capital de la pro- vincia por el éxito de una reclamación que los comerciantes de algunas ciu- dades, entre ellas Zamora, habían in- terpuesto para que fuera anulado el obsoleto Impuesto de Consumos, sal y alcoholes. En esa demanda tuvo es- pecial relieve el informe que, a través del Ayuntamiento, remitió al Ministe- rio de Hacienda el Círculo Unión Mer- cantil Industrial y Agrícola de Zamora. Fue encendido el debate sobre la su- presión de ese impuesto y su necesa- ria sustitución por otros más equitati- vos, adecuados y modernos que su- primieran las antiguas gabelas y los fielatos. Se pretendía cargar sobre la propiedad, para mejorar la situación la clase proletaria, los gravámenes que soportaban los productos agrícolas y de consumo. Intervinieron todas las entidades y asociaciones de la ciudad, sindicatos, círculos e instituciones agrarias y mercantiles proponiendo la supresión de fielatos y aplicación de tasas a la propiedad de suelo e inmobilia- ria, consumo de gas y luz y algunos artículos alimenticios. No faltaron iniciativas a favor de im- puestos originales y aun estrambóticos sobre los más diversos productos para aplicar las nue- vas tasas: palomillas y postes de la luz eléctrica (a propuesta de la Sociedad del Arte de Impri- mir) o arbitrio sobre el toque de campanas (solicitado por el Partido Republicano de Zamora). Fue ésta la más notable acción corporativa de comerciantes y consumidores previa a la constitución de la Cámara. El tejido asociativo en Zamora era tenue, pero a los liderazgos políti- cos férreamente controlados por el sistema bipartidista se sumaba ya el protagonismo nacien- te de una burguesía local y del sindicalismo no exento del tinte de la tradición gremialista. Durante la semana misma en que la Cámara echa a andar con paso vacilante, salta a la luz pública uno de los asuntos que tomará cuerpo de reivindicación permanente desde la nue- va institución durante medio siglo: el enlace ferroviario de Zamora con Madrid y Galicia. El 16 de diciembre de 1912 tiene lugar en el Palacio Episcopal una reunión presidida por el obispo Monseñor Antón Álvarez para exigir al gobierno liberal del Conde de Romanones la aproba- ción de ese proyecto ferroviario. A ese cónclave de las fuerzas vivas de la capital y de la provin- cia (Diputados, alcalde, presidentes de varias asociaciones, sindicatos y empresarios notables) asiste, el presidente electo de la Cámara Isidoro Rubio. En el telegrama enviado al Presidente del Consejo de Ministros y al jefe de la oposición conservadora Antonio Maura se pide la apro- Portada de la novela recreativa de Eduardo Julián Pérez, publicada en 1879, que imagina la ciudad de Zamora en 1985
  15. 15. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 21 | La Industria Zamorana. ElCorreodeZamora. 10 de julio de 1898
  16. 16. | Página 22 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora El Ferrocarril de Zamora a Orense. ElCorreodeZamora. 17 de diciembre de 1912
  17. 17. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 23 | bación del“proyecto ferrocarril Zamora Orense que salvaría precaria la situación de la provincia agotada por la emigración, falta de cosechas e imposibilidad de salida productos”. La Cámara de Zamora dedica sus mayores esfuerzos, durante los primeros años de activi- dad, a establecer sus órganos de gobierno aprobando el Reglamento de régimen interior en febrero de 1913 y a dar respuesta a sus obligaciones de información y mediación en el ámbito de la industria y el comercio zamoranos. Así, su primera intervención institucional consiste en mediar entre comerciantes y dependientes para aprobar los horarios de trabajo y de apertura del comercio en la capital. Establece asimismo una estrecha relación con otras Cámaras caste- llano-leonesas e incluso con las de otras regiones; así, para solicitar la reforma de aranceles en los pasos fronterizos con Portugal, apoya una propuesta de la Cámara de Ayamonte. Las escasas iniciativas de la novel Cámara navegaron entonces con dificultad a causa de la actitud reticente de otras instituciones, las divergencias políticas, los enfrentamientos de inte- reses y las suspicacias personales. El Círculo Mercantil Industrial y Agrícola de Zamora, fundado en 1906, a diferencia de lo acontecido en otras ciudades, no se adhirió ni apoyó la constitución de la Cámara y de hecho mantuvo su actividad reivindicativa paralela cuando no excluyente durante una década, aunque sí le proporcionó lugares de reunión e incluso un despacho du- rante varios años en la Calle Santa Clara nº 4, para remediar su penuria, por un alquiler de 150 pesetas anuales. Las dificultades para poner en marcha la organización y alcanzar el poder re- presentativo que de la Cámara se esperaba se debieron sin embargo a otros factores: la escasa participación de los socios, comerciantes e industriales, que además dilataban el pago de las cuotas fijadas en un 2 por ciento de sus impuestos fiscales, y el reducido entusiasmo de sus di- rigentes, entregados algunos de ellos a la acción política. En los dos primeros años de actividad, la Cámara logra sólo mantener la actividad institucio- nal imprescindible marcada por la ley. La quiebra se produce en octubre de 1914 cuando la Jun- ta directiva es informada de la morosidad en el pago de cuotas (apenas hay 500 pesetas en caja de los dos primeros años y aún no ha habido gastos). Para remediar ese quebranto, se acuerda el nombramiento de un secretario de la entidad y un nuevo recaudador. No se logró enmendar el trance que desemboca en un desastre institucional a finales de año, según consta en el acta de la reunión de la Junta directiva: la sesión extraordinaria de todos los miembros electores para la renovación de vocales, convocada el 31 de diciembre de 1914,“no se ha podido celebrar por no concurrir ninguno de los dichos electores; en vista de lo cual y tomando su retraimiento por un desaire incalificable la Junta directiva acordó dimitir en pleno con carácter irrevocable”. La Cámara entra en un proceso mortecino que culmina pocos meses más tarde con el fra- caso de un nuevo intento de convocatoria electoral. En una breve diligencia firmada sólo por el secretario Eduardo Alfageme el 26 de abril de 1915, se da cuenta de que a la sesión de la Junta directiva sólo han asistido su presidente Isidoro Rubio y los vocales Gabino Bobo y Joa- quín Hernández. El desdén de los electores había contagiado también a los demás miembros directivos; los presentes reiteran su dimisión, solicitan del Ministerio de Comercio e Industria el nombramiento de nuevos miembros que la reconstituyan y la Cámara se da por disuelta.
  18. 18. | Página 24 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora La refundación: reivindicaciones pendientes El último intento fallido de su presidente Isidoro Rubio para sacar de su inanición a la Cámara tuvo lugar en una sesión de la Junta directiva cuyos miembros propusieron en julio de 1917, a la desesperada, hacerse cargo de la administración de la entidad y convocar nuevas eleccio- nes. No parece que la iniciativa tuviera efectos ni en Zamora ni en Madrid. Corrían tiempos de Boletín Oficial de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Número 1. Año 1923
  19. 19. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 25 | gran incertidumbre en Europa y en España: la revolución bolchevique en Rusia, la vacilación en la suerte de la guerra y, en el ámbito nacional, se planteaban tres desafíos que ponían en pe- ligro al Gobierno e incluso al sistema de la Restauración: un movimiento militar (las Juntas de Defensa), un revuelo político (la Asamblea de Parlamentarios convocada por la Lliga Regiona- lista), y una permanente revuelta social (la huelga general revolucionaria). Aquellos momentos críticos no eran propicios para aventuras corporativas y la de la Cámara naufragó también en las aguas revueltas de enfrentamientos personales. Tras dos años de total vacío institucional, la resurrección de la Cámara de Zamora fue obra de un grupo de quince empresarios (sólo dos de la directiva original) que resultaron elegidos vocales de la Junta el 12 de octubre de 1919. Ahora en estrecha colaboración con el Círculo Mercantil Industrial y Agrícola, la Cámara instaló su sede en una pequeña dependencia cedi- da en los locales de esa institución, en la Calle Santa Clara, un despacho para el secretario y el presidente y un salón disponible para las asambleas. La nueva Junta directiva presidida por el industrial Salvador Ruiz Rodríguez se entregó de lleno a la reivindicación de servicios públicos y la mejora de los de correos y transportes ferro- viarios para la capital y la provincia. El ideario y propósitos de la nueva Cámara se resumen así en la nota editorial que se publicó en el Boletín bimensual de la entidad:“El justo deseo de los elementos industriales y mercantiles de la provincia, que a raíz de la gran contienda europea anhelaron más que nunca, al igual que en el resto de España, tener un organismo que osten- tase su representación y pudiese defender legítimamente sus intereses y derechos”. (Boletín de la Cámara. nº 1). No son buenos, sin embargo, los augurios acerca de la prosperidad económica de la pro- vincia. En su Memoria Comercial y Estadística de 1924, la Cámara señala que“continúa el estan- camiento que se apoderó del comercio durante la gran guerra… como consecuencia de la ca- restía de la vida… y la paralización que se venía sintiendo en todas las provincias de España… han de ex- perimentarse más ostensiblemen- te en la de Zamora, de limitada ac- tividad económica, con deficientes comunicaciones y de moradores poco audaces para las especula- ciones mercantiles”. Esa lamenta- ción se refleja en la debilísima red industrial de la provincia: en Zamo- ra había el citado año 48 socieda- des mercantiles e industriales (7 fá- bricas de electricidad, 5 de harinas, 4 almacenes de coloniales y 2 ins- tituciones bancarias, entre otras). Sede de la Unión Mercantil (Zamora), donde se celebraron algunas reuniones para la cons- titución de la Cámara de Comercio e Industria
  20. 20. | Página 26 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora En sus preceptivos resúmenes anuales, la Cámara de Comercio e Industria de Zamora rei- tera a las instituciones gubernamentales de la nación la necesidad de que se construya cuan- to antes el ferrocarril Zamora Orense“con lo que desde el centro de la península se ahorraría a los puertos del Atlántico una considerable distancia”, y la realización de los saltos del Duero“en condiciones de explotación que no perjudiquen los derechos e intereses de los regantes”. En el ámbito local, la Cámara se opuso al aumento de tarifas de servicios públicos (correos y billetes de tren) y a la elevación de los precios de artículos de consumo a causa de la carestía provo- cada por la Gran Guerra. La ordenación de ferias y mercados, la publicación de un Boletín bi- mestral, sus preceptivos informes para el debate parlamentario de leyes tan importantes como la del Retiro Obrero y en el aspecto más práctico, la instalación de un teléfono gratuito para los socios en la estación del ferrocarril en Zamora fueron algunos de los logros de la nueva Cámara durante sus primeros años de actividad. En la efervescencia constructora de grandes obras públicas patrocinadas por los gobiernos de la Dictadura de Primo de Rivera, la Cámara de Zamora traza su propio mapa ferroviario para resolver el histórico aislamiento de la provincia y de la capital. Un Informe elaborado en 1925 y remitido al Consejo Superior Ferroviario solicita la pronta ejecución de las obras del ferroca- rril Zamora-Orense según el proyecto presentado por el ingeniero zamorano Federico Cantero Villamil, y la construcción de los siguientes tramos de líneas férreas de las que Zamora precisa “ante el desarrollo creciente de su agricultura, de su industria y de su comercio”: Ferrocarriles de Medina del Campo a Benavente, de Puebla de Sanabria a Medina de Rioseco pasando por Benavente, de Salamanca a Fermoselle, de Fermoselle a Zamora y de Tordesillas a Cubo del Vino pasando por Fuentesaúco. Plaza de las Panaderas. Zamora. Principios del siglo XX
  21. 21. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 27 | La agricultura es el principal motor de la economía zamorana y la Cámara le dedica espe- cial atención en sus detallados informes anuales, que reflejan esa incertidumbre de desarro- llo durante la década basada sólo en la calidad de las cosechas. La excepcional recolección de cereales en 1925 (1,71 millones de quintales de trigo) y el resultado desastroso en cantidad y calidad de la cosecha de 1928 (0,66 millones de quintales de trigo) marcan el grado de pobre- za o la relativa prosperidad de la provincia, lo cual resulta triste“porque hayamos de confesar la impotencia o la imprevisión en que vivimos confiados solamente a los medios naturales y teniendo que esperarlo todo de la divina Providencia. (Cámara de Zamora. Memoria Comercial y Estadística. Año 1929). Esa incertidumbre pesa sobre la principal industria zamorana, la fa- bricación de harinas, que se mueve entre caprichosa fluctuación de las cosechas y el creciente intervencionismo del gobierno, autorizando importaciones de grano, la falta de servicio ferro- viario para comercializar sus productos y la competencia desleal de otras regiones favorecidas por las importaciones de trigo. También se advierte al Gobierno de la crisis que padece la in- dustria de destilación de alcoholes, a causa de las limitaciones legales y la falta de reglamenta- ción. (Cámara de Zamora. Memoria Comercial y Estadística. 1925). Mención especial merece la actitud de la Cámara ante el macroproyecto de construcción de los embalses del Esla y del Duero.Vencidas las dificultades de carácter internacional gracias a un acuerdo con el Gobierno de Portugal para el reparto de la explotación hidroeléctrica del cauce del Duero fronterizo, se anuncian ya las grandes ventajas que para la economía nacio- nal van a tener esos embalses. La Cámara asienta en dos bases su argumentación en favor de los intereses zamoranos: que esas grandes obras den trabajo y bienestar a los obreros y que en Labores de trilla en el pueblo de Garrapatas (hoy Santa Eulalia de Ríonegro). Hacia 1950
  22. 22. | Página 28 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora el futuro se asienten industrias fabriles cerca de esa fuente de energía hidráulica que Zamora aporta. El fracaso de tal exigencia se hará patente después de la Guerra civil, al no prosperar ninguno de los planes de industrialización propuestos y se construyeran las grandes redes de transporte de electricidad hacia Valladolid, Madrid y Bilbao. La Cámara de Zamora estuvo presente asimismo en todas las reivindicaciones zamoranas que promovieron otras entidades locales o provinciales. Se opuso asimismo rotundamente al cambio de la demarcación territorial de las provincias propuesta por el Directorio Militar bajo el mando del General Primo de Rivera, que hacía peligrar la capitalidad de Zamora. A escala local, la decisión más notable de la entidad durante esos años previos a la proclamación de la II Re- pública fue la creación de la Academia Mercantil en la que se dictaban clases gratuitas en hora- rio nocturno para los hijos de comerciantes y dependientes de comercio, aunque hubieron de ser suspendidas por falta del interés de los beneficiarios. La Cámara, atenta a los intereses más inmediatos de los zamoranos, reclamó la reducción del precio de los billetes de tren a Madrid y la creación de la Escuela de Artes y Oficios y de la Junta de Iniciativas y Fomento del Turismo. La penuria exportadora de la economía zamorana fue otra de las preocupaciones de esa época anterior a la Guerra civil. La Cámara de Zamora fue delegada para la promoción de los dos grandes certámenes que tuvieron lugar en España en 1929, la Feria Internacional de Barce- lona y la Exposición Ibero-americana de Sevilla. Además de su colaboración informativa para alcanzar la nominación de Zamora como ciudad de especial atención en la promoción turísti- ca, la Cámara animó y ayudó a los empresarios en su aportación y presencia en esos certáme- nes internacionales. La mejora de servicios públicos de correos, telégrafos y teléfonos fue tam- bién una de las reivindicaciones permanentes de la Cámara en plena euforia de obras públicas durante la primera década de actividad. En resumen, en la década de los veinte, gracias a un consenso mantenido por un grupo notable de industriales y comerciantes que se mantuvieron fuera de la política, la Cámara or- ganizó sus servicios, afianzó su prestigio y mantuvo un alto nivel reivindicativo para lograr al- guna ventaja en el desarrollo de la provincia y la ciudad. Es de señalar también el peso y el gran avance institucional de la Cámara cuando se proclamó la República, con más de 7.000 comer- ciantes e industriales matriculados en la provincia. La II República: compromiso profesional y reto político La proclamación de la II República fue un revulsivo en la actividad de todas las entidades de ti- tularidad pública. Las Cámaras de Comercio no tenían competencias de carácter político, pero todas se alinearon, dentro de sus límites reglamentarios, según la ideología de sus dirigentes. Así, la Cámara se opuso abiertamente a la concesión de autonomías regionales y especial- mente a la petición de autonomía para Castilla y León.También aprobó acuerdos adversos a la aplicación de la Ley de Reforma Agraria, por lesionar los derechos de propiedad y pidió mode- ración, según los deseos patronales, para determinar las condiciones y las tarifas a la hora de
  23. 23. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 29 | implantar el debatido Seguro de accidentes de trabajo. Se insta al Gobierno también desde la Cámara a intensificar las ayudas a las empresas de construcción con el fin de remediar la crisis de trabajo que entonces se padecía. En la redacción aséptica y moderada que usa en sus Memorias anuales, la Cámara de Za- mora registra su postura sobre las cuestiones sociales (sindicatos, reivindicaciones obreras, huelgas) en un tono contemporizador y hasta ingenuo: “No hay que notar este año ningún conflicto social en nuestra provincia. ¿Se ha modificado acaso el sentir de los que eran sus pro- movedores o es que estos han conseguido ya todo lo que figuraba en el credo de sus llamadas reivindicaciones?”El juicio se zanja afirmando que“el momento actual no es favorable al capi- talismo sino más bien al obrerismo”. (Cámara de Zamora. Memoria 1929. Aprobada el 2 de julio de 1930). En esa línea de intereses patronales y en concordancia con la mayor parte de las Cá- maras de toda España, la Cámara se opuso a la implantación de la jornada legal de 40 horas Durante ese periodo de mayor confrontación política en España, el Gobierno, sometido a la tensión entre los partidos e instado por el Gobierno, el Consejo Superior de Cámaras aprue- ba una importante resolución a la que se adhiere la de Zamora para cortar la sangría de eva- sión de capitales. Se pide a las clases acomodadas que no se dejen llevar por el temor injustifi- cado porque“la serenidad no es sólo un deber de patriotismo sino la norma más conveniente Vista aérea de la Estación de ferrocarril de Zamora. Principios del siglo XX
  24. 24. | Página 30 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora para la defensa de los propios intereses que con el éxodo de capitales se trata equivocadamen- te de asegurar”. A pesar de esas llamadas a la calma, los depósitos de las cuentas bancarias des- cendieron un 35 por ciento durante el primer año de gobierno republicano. La actividad legislativa de ese periodo republicano obligó a la Cámara de Zamora a par- ticipar en debates y emitir informes sobre cuestiones tan fundamentales como las obras del ferrocarril Zamora-Orense y las demás aspiraciones ferroviarias de la provincia (1934) el Plan nacional de Obras Hidráulicas y en beneficio de la cuenca del Duero (1934), la Ley de Bases Municipal (1935) y el Pacto de no agresión y buena vecindad entre Portugal y España (1935). En esa perspectiva de cercanía con el país vecino, el presidente de la Cámara Gabino Bobo ha- bía ya solicitado en 1931 al Gobierno una resolución que permitiera “la entrada a España de súbditos portugueses sin necesidad de pasaporte en interés de comerciantes e industriales de la provincias limítrofes”. Un asunto recurrente en las peticiones al Gobierno de la República por parte de la Cámara de Zamora es el de la construcción de un campo de aviación en los llanos de Coreses, en los terrenos comprendidos entre la línea férrea y la carretera de Tordesillas, cuyos trazos paralelos al curso del Duero ayudarían a la orientación de los pilotos. A tal fin, el Ayuntamiento de Co- reses había regalado 72 hectáreas de tierra al Estado. Una visita de altos mandos del Ejército y la abundante correspondencia cruzada dan testimonio de ese interés por que Zamora contara con ese aeródromo que, según el proyecto inicial, daría servicio al noroeste de España y servi- ría de base militar por la ventaja de cercanía a Portugal. Guerra Civil: suministros para los combatientes Al igual que las demás instituciones locales y provinciales, la Cámara se sumó a la rebe- lión contra la República en los primeros días del Alzamiento militar con un telegrama pa- triótico que envió a la Junta de Defensa Na- cional, poniéndose además a las órdenes del Gobernador Militar. En una reunión del Consejo Superior de Cámaras celebrada en Valladolid en septiembre de 1936, se invocó la necesidad de coordinar con las empresas importadoras y exportadoras el flujo de bie- nes de equipo y de consumo, con el fin de asegurar el abastecimiento a la zona nacio- nal. La Cámara estableció a tal fin contactos directos y sumamente fructíferos con la Cá- mara de Comercio en Lisboa. Calendario de Ferias editado por la Cámara de Comercio e Industria de Zamora (1969)
  25. 25. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 31 | En el transcurso de la guerra la Cámara zamorana, como las del resto de la zona nacional, llevaron a cabo notables operaciones para proporcionar suministros y ayudas a las tropas de vanguardia, así como donativos y subvenciones a los servicios de retaguardia. He aquí un re- sumen de esas asistencias en las que intervino la Cámara: adquisición del avión“Zamora”, sos- tenimiento del Comité Femenino de Envíos al Frente, subvención para la instalación de Radio Zamora, suscripciones para el abastecimiento de las ciudades liberadas, donativo para la adap- tación del Cuartel viejo… A petición del Gobernador Civil de la provincia, la Cámara organizó el envío al frente de Madrid de vagones de harina, legumbres, vino y otros suministros. El es- píritu de esa colaboración durante los años de guerra que convocaba a toda la ciudadanía por medio de recogida de donativos, campañas de ofrendas, rifas y premios, se resume así: “Las miradas de los españoles de la retaguardia, angustiosos y alegres a la vez, se dirigían hacia las instituciones representativas, buscando órdenes que acatar y sacrificios que cumplir. Así, la Cá- mara de Comercio puede ufanarse de haber desplegado amplia y totalmente sus deberes de aquellos momentos sin una vacilación, atendiendo a la vez cuantos servicios le imponía la ley, puesto su pensamiento por sí misma y por sus representados en una sola cosa: el supremo en- grandecimiento de la Patria”. (Cámara de Zamora. Memoria 1936-1941). La contribución de la Cámara al esfuerzo bélico tuvo su principal reflejo en el ámbito institu- cional y administrativo. Así, durante los tres años de guerra, hubo de gestionar por encargo del Banco de España la provisión al mercado de moneda fraccionaria y evitar en lo posible el alza de precios al pormenor. También se encargó a la Cámara el pago del subsidio a los empleados de comercio movilizados, haciéndose cargo de la Comisión Local del Subsidio al Combatiente. La amarga gestión de la carestía postbélica Los eficaces servicios de las Cámaras de Comercio durante la guerra abrieron a esas institucio- nes las puertas de una mayor participación en el control y asesoramiento de una serie de or- ganismos gubernamentales cuya gestión debía contar con el informe preceptivo de las mis- mas. Desde la modificación de la tarifa municipal del agua hasta la Comisión de Libertad Con- dicionada de la Audiencia Provincial, la Cámara debía emitir dictamen o enviar un vocal en su representación a casi una veintena de entidades de índole diversa. Las primeras peticiones que emanaron de la Cámara en el primer periodo de la post-gue- rra y la autarquía se referían a la necesidad de poner freno a los precios y a los impuestos, la irremisible necesidad de abastecimiento de materias primas y géneros de consumo y la cola- boración con la“ejemplar moralidad que caracteriza nuestra provincia en el aspecto mercantil, como consecuencia de la acrisolada honradez que contiene a los titulares de los negocios an- tes que lanzarlos a temerarias aventuras”(Cámara de Zamora. Memoria. 1936-1941). Las pun- tuales adhesiones al nuevo régimen y la reiterada actitud de servicio a la causa nacional y al Movimiento contrastan con las sinceras y explícitas peticiones a las autoridades gubernamen- tales para que Zamora salga de la incuria y el abandono que viene padeciendo.
  26. 26. | Página 32 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora La ampliación de competencias de las Cámaras multiplica sus tareas técnicas e institucio- nales a fin de colmar las demandas de las entidades nacionales y locales. La Cámara de Zamora emite cada año decenas de informes, dictámenes y acuerdos de sus órganos de gobierno de tan diversa índole como la ordenación del sector de sastres, del Jurado de gremios de colonia- les y tejidos, la convocatoria de una Feria de Artesanía o la promoción de las Ferias de Muestras internacionales. Las actas de reuniones de su Junta directiva reflejan su actuación para obte- ner mejoras en el servicio ferroviario y de correos, las instalaciones telefónicas y la aprobación de las Memorias anuales, alguna de las cuales mereció la alabanza del Ministerio de Industria y Comercio al punto de proponerla como“base segura y cierta de trabajo para construir el Gran Tratado de Economía Española, que está todavía por escribir”. Es destacable también el esfuer- zo de información a sus asociados con la edición de un boletín con periodicidad bimestral des- de noviembre de 1956 que al cabo de un año se publicó mensualmente. Primeros anuncios publicitarios publicados en el Boletín Oficial de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora
  27. 27. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 33 | En una decena de entidades locales mantenía ya la Cámara por entonces su representa- ción, por precepto de ley: Junta de Estimación de la Contribución sobre la Renta, Junta Provin- cial de Turismo, Junta de Represión del Contrabando, Junta Provincial de Precios, etc., aplican- do en esa tarea, según los principios de sus dirigentes, el rigor para defender los derechos de sus asociados y la mediación, con el fin de llegar a acuerdos en los litigios que se plantearan. Panorámica de la construcción de la presa deVega deTera, causante de la tragedia de Ribadelago en enero de 1959 al reventar Franco inaugura la central hidroeléctrica de Moncabril. Ribadelago, 25 de setiembre de 1956
  28. 28. | Página 34 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora Así gestionó la demanda de compensación por los daños causados al sector agrícola a causa de la construcción de la presa de Ricobayo. Zamora, la séptima provincia de España en produc- ción de cereales y la décima en superficie destinada a viñedos, perdió allí más de 3.000 hectá- reas de tierras de cultivo pertenecientes a 26 municipios, anegadas por las aguas del pantano. “Resulta paradójico que mientras se nos priva de tierra para cultivar, oigamos hablar de la in- dustrialización de otras provincias a expensas de la producción eléctrica de la nuestra, conse- Portada del Boletín de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora (Número 1 de la segunda época)
  29. 29. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 35 | guida ésta sin compensación”(Boletín Cámara de Zamora. En.Feb 1957). Argumenta la Cámara en informes enviados al Ministerio de Industria que, dada la proximidad de esas fábricas hidro- eléctricas Zamora bien podría esperarse un progreso industrial, que“hoy por hoy no es dable vislumbrar”. En concreto se reivindica la instalación en la provincia de una fábrica de cementos y alguna de las tres fábricas de aluminio que proyectaba construir en España el Instituto Nacio- nal de Industria.También se rumoreó la instalación en Zamora de una fábrica de conservas de Artículo sobre la presa de Ricobayo del boletín número 2 de la segunda época de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. 1957
  30. 30. | Página 36 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora frutas y otra de apósitos. Estos eran entonces los“vehementes deseos de una provincia que no siendo industrial”aspira a aprovechar sus propia producción de energía para llegar a serlo. Ese auxilio institucional de la Cámara a la agricultura zamorana, en la misma línea de argu- mentación en favor de la industria, se repitió pocos meses después cuando la Cámara de Za- mora se opuso frontalmente al proyectado trasvase de aguas del Esla al Sella. La Cámara em- pleó toda su artillería legal para defender el regadío de 7.000 hectáreas durante el estiaje en Artículo sobre el proyecto del campo de aviación en Zamora. Boletín de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Set- oct. 1957
  31. 31. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 37 | beneficio de la producción eléctrica en la cuenca asturiana cuando“Zamora viene aportando ya a ese acervo potencial tal producción que por ella se ha pasado a ocupar el primer lugar entre todas las provincias de España”. (Cámara de Zamora. Boletín Mayo, 1958). Ni la geología, que formó así los valles, ni la moral que aconseja el aprovechamiento natural de los ríos, ni la ciencia, que permitirá pronto la fabricación de electricidad por medio de la energía atómica, justifican ese trasvase de aguas, concluye el informe. La promoción y patrocinio de instituciones culturales y de enseñanza fue otro de los pro- pósitos constantes de la Cámara. La Escuela de Maestría Industrial y la Universidad Laboral na- cieron en esos años de penuria con el firme apoyo de la Cámara y, gracias a su amparo finan- ciero, la Academia de Comercio pudo impartir sus enseñanzas desde curso escolar de 1957. Fracasó sin embargo en su empeño de construir una Casa de la Cultura y también su iniciativa de fundar en Zamora una Escuela de Comercio, a causa de la falta de apoyo por parte de la Di- putación Provincial y del Ayuntamiento, a pesar de que esas enseñanzas regladas se impartían en 40 capitales de provincia y se consideraban imprescindibles para reforzar las endebles es- tructuras de gestión de las instituciones y las empresas. Una consignación presupuestaria de la Cámara por valor de 100.000 pesetas y un acuerdo con el Instituto “Claudio Moyano”, que cedió el uso de sus aulas y facilitó la contratación de profesorado, permitieron el inmediato funcionamiento de la Academia de Comercio, cuyo diploma si bien no era oficial debería ser de gran utilidad en la formación y selección de sus alumnos para desempeñar puestos de res- ponsabilidad contable similares a los de la Escuela. Medio centenar de estudiantes, la mayor parte bachilleres, se matricularon en el primer curso. Anuncio publicado en la prensa anunciando la inauguración de la nueva sede de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora en la Calle Pelayo
  32. 32. | Página 38 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora La autarquía impuesta por el régimen mantuvo a la economía zamorana en unos niveles de desarrollo inferiores a los años anteriores a los de la Guerra civil. El racionamiento, el inter- vencionismo estatal, el contrabando y la falta de recursos técnicos y financieros no hicieron posible ningún despegue económico cuya reivindicación, sincera y permanente, se mantu- vo errante en cuanto a objetivos y proyectos. Basten dos indicadores para poner en evidencia esa falta de horizontes en un escenario de bolsa de pobreza asentada al oeste peninsular: en 1958 sólo había en Zamora siete empresas inscritas en el Registro de Exportadores y no existía hasta 1970 ni un solo paso fronterizo entre Zamora y Portugal por el que pudieran transitar ca- miones de mercancías. La volatilidad de las reivindicaciones de la Cámara, durante aquel difí- cil periodo, queda patente en la confiada petición al Ejército del Aire para que se lleve a cabo la construcción del aeropuerto de Coreses en los terrenos cedidos en 1929, que podría servir para la defensa nacional, por su proximidad a Portugal, y a la aviación civil, transporte postal y de pasajeros. A pesar de su intensa actividad para cumplir con las obligaciones fijadas por ley, las reite- radas iniciativas en favor de la economía zamorana y el entusiasmo de la mayor parte de sus dirigentes, la Cámara tuvo que esperar casi medio siglo para disponer de una sede adecuada a las exigencias de su tarea. Fue en otoño de 1957 cuando se inauguró la sede de la calle Pelayo donde sus oficinas siguen abiertas hasta hoy. El difícil desarrollo de una provincia irredenta La aplicación de los Planes de Desarrollo por los gobiernos tecnócratas, a partir de 1964, en- contraron a la economía zamorana sumida en una de sus más rígidas recesiones. El economis- ta Juan Seisdedos Robles resumía así ese“estancamiento económico que va tomando mayor gravedad”: baja renta provincial (Zamora estaba en el número 45 de las provincias españolas), recesión del crecimiento (un 2 por ciento en el periodo 1955-1960), fuerte presión migrato- ria (más de 46.000 emigrantes entre 1950 y 1960), deficiente agricultura no competitiva (94 por ciento de la superficie labrada es de secano en régimen de minifundio), escaso desarrollo industrial y ausencia de estímulos a la inversión. (Estudio publicado en“El Correo de Zamora”. 18.8.1964) . Es aberrante que en ese periodo crucial, cuando comenzaba a aplicarse el Primer Plan de Desarrollo, Zamora, la quinta provincia en cuanto a producción de energía eléctrica, sea la penúltima en su consumo, con apenas 250 Kw/hora por habitante y año. Los Planes de Desarrollo no dieron oportunidades para la inversión industrial en la provin- cia de Zamora, a excepción de los que pudieran aportar la Diputación y el Ayuntamiento en materia de tasas y algún beneficio marginal para las industrias que decidieran acogerse a los beneficios del Plan deTierra de Campos. En esa fase incipiente, la industria zamorana sufre dos plagas: la emigración de mano de obra cualificada por falta de oportunidades y la huída del escaso capital que generaban sus empresas para obtener mejores beneficios, en asociación con otros inversores, en los Polos de Desarrollo más cercanos, sobre todo en el de Valladolid.
  33. 33. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 39 | El efecto perverso es el del cierre sucesivo de las escasas fábricas, por obsoletas, En 1967, sólo había en Zamora 5 empresas con más de 100 trabajadores fijos y el único sector industrial que se mantenía con cierto vigor era el de la fabricación de harinas; las fábricas de textil fueron ce- rrando año tras año y las lanas del millón de ovejas que componían la cabaña zamorana se hi- laban fuera de la provincia. Central hidroeléctrica de Ricobayo Ferial del mercado de ganados. Zamora. Mediados del siglo XX
  34. 34. | Página 40 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora Ante ese panorama poco esperanzador para la economía de Zamora, que la prensa describe como“provincia abandonada e irredenta”, la Cámara patrocina un modelo de desarrollo provin- cial basado en su industrialización apoyada en sus propias fuentes de riqueza (la agricultura y la ganadería) y en la creación de Polígonos industriales. Con una puntualidad digna de encomio, la Cámara solicitó al Ministerio de Industria en febrero de 1964 la creación de uno de ellos en las cercanías de la capital.“Una vez más, la provincia de Zamora privada de sus fuentes naturales de riqueza en provecho de la industrialización de otras regiones de España”solicita la creación de ese Polígono.AúnasabiendasquenoreúnelascondicionesexigidasporlaleyqueregulalosPolosde Desarrollo, la Cámara considera de justicia esa concesión para compensar la merma de su riqueza Artículo sobre la posible instalación en Zamora de una fábrica siderúrgica. ElCorreodeZamora. 25 de abril de 1963
  35. 35. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 41 | causada por los embalses de donde sale el“grifo del manantial de energía eléctrica tarifada con los mismos precios que al resto de las provincias”(Cámara de Zamora. Boletín Marzo, 1965). La argumentación de esa solicitud de un Polígono Industrial se refiere una vez más a la ventaja de la cercanía a las fuentes de energía eléctrica y a la perentoria necesidad de desarro- llo: Zamora está en el puesto provincial 45 en cuanto al valor del PIB generado por su econo- mía, el 0,7 por ciento de la de España. Las estadísticas provocan bochorno, arguye la Cámara: el valor de la producción industrial de Zamora en 1963 era de 601 millones de pesetas, el 0,34 por ciento de ese valor a escala nacional. La sangría de la emigración es otra de las razones es- grimidas (más de 30.000 emigrantes salen cada año hacia Alemania, Francia y Suiza). El discurso oficial se mantiene impasible: Zamora, responden en sus discursos patrióticos y en informes oficiales las instituciones gubernamentales, deberá conformarse con las mejoras que le otorguen los planes de desarrollo agrícola y en concreto los proyectos de regadío. El Po- lígono de Desarrollo Industrial no entraba en los esquemas de los Planes de Industrialización, así que la Cámara, en sesión de pleno, decide dar un paso adelante por su cuenta y aprueba la compra de terrenos para ese añorado Polígono donde se puedan instalar algunas empresas que ya lo solicitaban. Se pretende adquirir una extensión de 280.000 metros cuadrados por va- lor de 3.600.000 pesetas en terrenos próximos al denominado Campo de aviación de Coreses. Cuatro meses más tarde, habían solicitado instalarse en ese Polígono Industrial nueve empre- sas, dos de las cuales recibieron la concesión de terrenos para implantar sus instalaciones. Se trataba sin embargo de una zona de preferente localización de industrias que se beneficiarían de las ventajas concedidas a las ubicadas en la comarca de Tierra de Campos: subvenciones a la inversión, créditos oficiales y beneficios fiscales. La iniciativa ilusionada de la Cámara de Zamora, forzando la legislación y poniendo en el proyecto todos sus recursos financieros, chocó con la cruda realidad que la Junta directiva acepta con amargura dos años más tarde: no se han podido llevar a cabo las obras de infra- estructuras y urbanización en el Polígono por falta de tesorería y porque “es peligroso iniciar esas obras sin tener a la vista empresas de asentamiento en Zamora con fuerza trasformado- ra y ámbito social, lo suficientemente fuertes para empeñar la marcha normal de la Cámara durante muchos años”(Cámara de Zamora. Boletín Mayo, 1972). En vista de la falta de interés empresarial, se optó por entregar los recursos financieros para la creación del Colegio Univer- sitario promovido por la Diputación Provincial, y mejorar así las enseñanzas mercantiles en la ciudad. Sin embargo, contra viento y marea y con la tímida colaboración de otras instituciones zamoranas, la Cámara no tiró la toalla y siguió insistiendo en la necesidad de crear ese parque empresarial porque la política de los Polos de Desarrollo había provocado un vacío a su alrede- dor,“un efecto observante”se dice el algún informe, por el que algunas empresas que proyec- taban ubicarse en Zamora, optaron por instalarse en el Polo más cercano en condiciones más ventajosas. Según José María Rubio Burguete, presidente electo en 1968, la única arma que le quedaba a Zamora para aprovechar esa coyuntura era la concentración de empresas y capita- les, abandonando el viejo individualismo, en la línea que apuntaban los incipientes acuerdos con el Mercado Común Europeo.
  36. 36. | Página 42 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora En el ámbito institucional, es obligado tomar nota del acuerdo unánime en el pleno de la Cámara, el 31 de enero de 1972, para que la misma se constituye en socio fundador de la Cá- mara hispano-Portuguesa de Comercio e Industria de España,“esperando que con este nuevo paso se intensifique la apertura de la provincia de Zamora hacia Portugal, en el aspecto comer- cial, industrial y turismo”. (Cámara de Zamora. Boletín Enero, 1972). La Cámara fue una de las entidades zamoranas que se opuso férreamente a la resolución de la Dirección General de Bellas Artes que declaraba a la ciudad de Zamora Conjunto de valor his- tórico artístico, en marzo de 1967. Según la legislación al respecto, cualquier obra que hubiera de realizarse en el área urbana protegida por ese régimen de conservación, debía ser sometida a la aprobación de la citada Dirección General. La Cámara consideró inadecuada esa declara- ción“que causaría graves entorpecimientos en orden a la construcción y expansión de la ciudad en detrimento de su economía, al ser afectadas zonas ajenas a toda relación artística o histórica”. (Cámara de Zamora. Boletín Abril 1967). El expediente fue largo y complejo, porque en el mis- mo hubieron de intervenir más de una decena de instituciones. Cuatro años más tarde la Cáma- ra vuelve a la carga: existen en Zamora edificios y monumentos de relevancia incuestionable, se argumenta, pero no constituyen soporte del casco urbano o núcleo continuo y armonioso porque en él se insertan“amplias zonas que estando en la parte antigua de la capital solamente tienen la calificación de edificios viejos, insalubre y ruinosos a los que dicha calificación deter- minaría agravar su estado de abandono”. (Cámara de Zamora. Boletín Abril, 1971). En su escrito de oposición, la Cámara insistió en la necesidad de evitar esa anarquía y en la obligación de que, a tenor de la conveniente aplicación del plan de ordenación urbana, se evitarían las agresiones estéticas, por las nuevas construcciones, en las cercanías de esos monumentos. Portada del Informe sobre la situación de la economía zamorana. Consejo Económico social sindical. Zamora 1972
  37. 37. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 43 | Merece especial atención, por su valor ciudadano y su repercusión popular, el especial protagonismo que la Cámara tuvo en la construcción del Museo de Pasos de Semana Santa, una vieja aspiración de los zamoranos que se hizo realidad en 1964. Este asunto fue motivo de larga polémica, porque algunos socios se oponían al gran desembolso que supuso su ex- clusivo patronato del proyecto. ¿Qué tiene que verla Semana Santa con el comercio y por qué emplear los fondos de éste en beneficio de aquélla?, se preguntaban los opositores a que la Cámara empleara sus cuotas en poner en pie el Museo, tan deseado por los amantes de esa tradición semanasantera. Así respondió a la pregunta el presidente de la institución ManuelVi- dal Chillón en su discurso inaugural del Museo:“La Semana Santa de Zamora viene proporcio- Plano turístico y urbano de Zamora. 1959
  38. 38. | Página 44 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora nando al Comercio y a la Industria de Zamora una gran fuente de riqueza, pues en dichos días la afluencia de visitantes como de turistas, nacionales y extranjeros, hace que se incrementen las ventas comerciales, los hoteles se llenen y en general toda actividad mercantil se vea bene- ficiada por dicha afluencia turística.”La Cámara entregó el edificio a la Junta Pro Semana Santa, presidida por Marcelino Pertejo Seseña, en alquiler simbólico de 500 pesetas anuales. El pre- supuesto del edificio, obra del arquitecto Salvador Álvarez Pardo Varín, ascendió a más de tres millones de pesetas. El rico patrimonio de los grupos escultóricos pudo salir al fin de las pane- ras y locales inadecuados en donde se le albergaba para poder ser conservado en condiciones idóneas y visto por los zamoranos y los visitantes durante todo el año. El impulso de la democracia: polígonos industriales y ente ferial El reto del proceso de democratización en España tras la muerte del General Franco y la nueva estructura administrativa del Estado generada por los Gobiernos autonómicos paralizó durante más de una década la realización de la principal iniciativa patrocinada por la Cámara de Zamo- ra, la creación de suelo industrial. En la primavera de 1985, su presidente F. Javier Carbajo, con el apoyo de la Caja de Ahorros Provincial, logra el compromiso de la Junta de Castilla y León de ayudar a la financiación de las infraestructuras del Polígono industrial“Los Pinares”de Coreses. Foto oficial de la inauguración del Museo de la Semana Santa. 9 de setiembre de 1974. De izquierda a derecha: Fernando Domínguez Fonseca, Fernando Becedas Hariná, Dionisio Alba Álvarez, Gregorio Gallego Contra, Marcelino Pertejo Seseña, Ricardo Gómez Sandoval, Alejandro García Rueda, Enrique Fernández Prieto y Paulino González Parra
  39. 39. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 45 | Planta del primer proyecto de construcción de IFEZA (Junto al Puente Nuevo sobre el Duero).1990 Vista exterior del recinto ferial de IFEZA
  40. 40. | Página 46 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora A pesar de los esfuerzos y las promesas, el antiguo proyecto no logró llegar a feliz término hasta que en el año 1991 el Polígono pasa a ser gestionado exclusivamente por la Cámara, se adecuan las imprescindibles infraestructuras y se lleva a cabo un gran esfuerzo de captación de inversores y empresas para que su actividad despegue definitivamente. Con el asesora- miento de una consultora externa, la Cámara promociona a partir del año 2000 la ocupación de los 83.000 metros cuadrados de superficie disponible, de los 210.000 metros cuadrados úti- les de que dispone la instalación. A tal fin, se mejoran y refuerzan los servicios de suministro de energía y los viales. Por iniciativa de la Cámara de Zamora, las principales instituciones zamoranas aprueban en octubre de 1986 un anteproyecto de estatutos para la creación de un”ente ferial”en Zamora. La creciente demanda promocional de algunos sectores para la comercialización de sus produc- tos, especialmente el de las industrias agrícolas, y la influencia que esa actividad ferial podría generar en las regiones del norte de Portugal fueron los dos argumentos centrales del proyecto Cartel de la campaña de la Cámara de Comercio e Industria en favor del comercio zamorano. 1987
  41. 41. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 47 | patrocinado por la Cámara que proponía la constitución de un consorcio capaz de llevar a cabo el proyecto. El Ayuntamiento de Zamora ofrece enseguida la cesión de una parte de los terre- nos que ocuparían esas instalaciones feriales, 24.000 metros cuadrados en la margen derecha del Duero cerca del Puente Nuevo, y el 1 de junio de 1990 se constituye el Instituto Ferial de Zamora (IFEZA) con un capital simbólico de un millón de pesetas. La Cámara se encargó de la convocatoria de un concurso de ideas para la construcción de un edificio cuyo coste se estima- ba en torno a los 470 millones de pesetas. Pocos meses más tarde, en octubre, la Cámara, bajo la presidencia de Juan Cot, mantiene el liderazgo del proyecto con la aprobación de los Estatu- tos del ente ferial y la aportación al mismo de 60 millones de pesetas. La ubicación propuesta inicialmente para el recinto ferial era la convergencia de la Avenida de Cisneros y la carretera de la Aldehuela, pero la Diputación aprobó a finales de ese mismo año la cesión de terrenos de su propiedad en la Granja de La Aldehuela, donde se levantarían definitivamente las instalaciones, con una superficie de 8000 metros cuadrados destinada a zonas de congresos y exposiciones. Las dificultades de financiación y los enfrentamientos entre instituciones alargarán una dé- cada el plazo de construcción de IFEZA que se suponía corto. La mitad de su coste fue sufraga- do por la Junta de Castilla y León y la otra mitad repartida a partes iguales entre la Diputación, el Ayuntamiento de la capital y la Cámara de Zamora que se mantuvo siempre al frente del pro- yecto cuya construcción tropezó además con dificultades técnicas, debido a las características del terreno que exigían una cimentación especial. Las dificultades de financiación se acentuaron cuando la obra civil estaba ya acabada, hasta que en 1999 la Diputación Provincial obtuvo una subvención de 100 millones de pesetas de los fondos de la Comunidad Europea a través del pro- grama“Interreg”. El 21 de setiembre del 2001, quince años después de que la Cámara presentara su iniciativa, se inauguraron las instalaciones de IFEZA con la Feria de Anticuarios Hispano-Lusa. El reto de Europa: exportación y comunicaciones. El ingreso de España en la Comunidad Europea, en 1986, marcó un desafío económico y tam- bién una oportunidad de progreso en especial para las regiones que, como Castilla y León, formaban parte del espacio periférico que debía beneficiarse de ayudas sectoriales y subven- ciones para obras públicas. La Cámara de Zamora adaptó su estrategia a esa nueva etapa de la economía zamorana impulsando el escaso potencial exportador, acrecentando las oportu- nidades de negocio transfronterizo con Portugal y, sobre todo, reivindicando con firmeza las oportunidades de mejorar las infraestructuras y las comunicaciones. La Cámara crea su Servi- cio de Comercio Exterior en 1990, dirigido a promocionar la exportación de los productos za- moranos. La formación de agentes cualificados capaces de diagnosticar mercados potencia- les, las misiones comerciales, especialmente a países europeos, la presencia en ferias de mues- tras internacionales ofreciendo en ellas espacios de exposición y venta de sus productos a las Pymes y la creación de una nueva cultura empresarial a escala global son algunos de los ob- jetivos de la Cámara de Zamora marcados en este periodo. Cursos de formación, estudios de
  42. 42. | Página 48 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 49 | mercados, información puntual de los mismos y asesoría comercial han constituido la meto- dología de ese ánimo exportador que está dando cada año mejores resultados. La atención preferente a las relaciones comerciales con Portugal tuvo su primera concre- ción en la habilitación del paso fronteriza de mercancías porTorregamones-Miranda do Douro en 1987, la petición del “puerto seco”de Oporto-Leixoes en el 2001 y la potenciación del Eje Ferroviario Trans-europeo Atlántico, proyectos apoyados por la Cámara. La presencia crecien- te de empresarios y comerciantes portugueses en los certámenes de IFEZA y los frecuentes encuentros con ellos de los españoles en distintas citas profesionales y ferias en Portugal van abriendo paulatinamente esa frontera escasamente osmótica al tráfico de mercancías. Con el fin de aprovechar hasta su límite y plazo (año 2006) los fondos comunitarios para la construcción de infraestructuras, la Cámara se planteó como objetivo prioritario la construc- ción de nuevas dotaciones viarias, los principales ejes de autovías y el tren de gran velocidad que“deberían abrir a Zamora la puerta del siglo XXI”, según su presidente Manuel Vidal. Com- petir con una economía globalizada exige disponer de esas infraestructuras: las autovías de la Plata y del Duero, el Eje Ferroviario Atlántico y la conexión de esas redes de comunicaciones con las de Francia y Portugal han sido permanente reivindicación en la pasada década. Compromiso de servicio para Zamora La sensibilidad de la Cámara con la tradición y los valores zamoranos y su respeto y apoyo a las instituciones que los representan, quedó refrendada en diciembre de 1991 con la venta a la Junta Pro-Semana Santa, en condiciones sumamente ventajosas (el pago de su valor catastral), del Museo de Semana Santa inaugurado en 1964. En el ámbito social y de cercanía, la Cámara de Zamora ha mantenido su compromiso de co- laboración con las instituciones zamoranas reflejado, entre otros, en dos notables proyectos: la creación de una sede de la Asociación Protectora de Minusválidos Psíquicos“ASPROSUB”y la ins- talación de los servicios de Inspección de vehículos ITV, ambos en Morales delVino, para los cua- les la Cámara cedió los terrenos necesarios. En la perspectiva de promoción de la excelencia em- presarial, la Cámara creó en 1976 la llamada“Medalla al Mérito”y entrega anualmente desde 1987 los Premios Mercurio yVulcano y las Medallas a la Dedicación y Lealtad a la Empresa para distin- guir a las empresas que hayan destacado por su calidad, prestigio y capacidad de innovación. Durante los últimos años del siglo XX, a raíz de la promulgación de la Ley Básica de Cá- maras Oficiales de Comercio Industria y Navegación de España (22 de marzo de 1993), don- Foto oficial de la celebración del 25 aniversario de la fundación de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. 1944. Don Ángel Martínez Rueda (cuarto por la derecha), presidente de la Cámara de Comercio e Industria Foto oficial de la entrega de Premios Mercurio yVulcano del año 2009. De izquierda a derecha: ManuelVidal Gutiérrez (presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora), Enrique Santos Pereira (presidente de la Cámara de Comercio e Industria Luso Española y Medalla al Mérito de la Cámara), Agustín Losada Salvador (Medalla a la Dedicación Empresarial), JuanVicente Herrera (presidente de la Junta de Castilla y León), Francisco Martín Juan (Medalla a la Lealtad Empresarial) y Miguel AlejoVicente (Delegado del Gobierno en Castilla y León)
  43. 43. Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. Del gremialismo a la economía global | Página 49 | Compromiso de servicio para Zamora La sensibilidad de la Cámara con la tradición y los valores zamoranos y su respeto y apoyo a las instituciones que los representan, quedó refrendada en diciembre de 1991 con la venta a la Junta Pro-Semana Santa, en condiciones sumamente ventajosas (el pago de su valor catastral), del Museo de Semana Santa inaugurado en 1964. En el ámbito social y de cercanía, la Cámara de Zamora ha mantenido su compromiso de co- laboración con las instituciones zamoranas reflejado, entre otros, en dos notables proyectos: la creación de una sede de la Asociación Protectora de Minusválidos Psíquicos“ASPROSUB”y la ins- talación de los servicios de Inspección de vehículos ITV, ambos en Morales delVino, para los cua- les la Cámara cedió los terrenos necesarios. En la perspectiva de promoción de la excelencia em- presarial, la Cámara creó en 1976 la llamada“Medalla al Mérito”y entrega anualmente desde 1987 los Premios Mercurio yVulcano y las Medallas a la Dedicación y Lealtad a la Empresa para distin- guir a las empresas que hayan destacado por su calidad, prestigio y capacidad de innovación. Durante los últimos años del siglo XX, a raíz de la promulgación de la Ley Básica de Cá- maras Oficiales de Comercio Industria y Navegación de España (22 de marzo de 1993), don- Foto oficial de la entrega de Premios Mercurio yVulcano del año 2009. De izquierda a derecha: ManuelVidal Gutiérrez (presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora), Enrique Santos Pereira (presidente de la Cámara de Comercio e Industria Luso Española y Medalla al Mérito de la Cámara), Agustín Losada Salvador (Medalla a la Dedicación Empresarial), JuanVicente Herrera (presidente de la Junta de Castilla y León), Francisco Martín Juan (Medalla a la Lealtad Empresarial) y Miguel AlejoVicente (Delegado del Gobierno en Castilla y León)
  44. 44. | Página 50 | 0 | Un siglo al servicio de Zamora de se reconocía su carácter de Corporaciones de Derecho Público con una financiación públi- ca, la actividad de la Cámara zamorana se centró, como se ha señalado antes, en los servicios de apoyo a la exportación de las empresas, la formación de sus cuadros y el asesoramiento y orientación a emprendedores. Además, la Cámara de Zamora ha mantenido con tesón su con- tinuo carácter reivindicativo y de defensa de los intereses del comercio y de la Industria de la provincia de Zamora cuando ha sido preciso. En la adecuación de los servicios de la entidad a la demanda de las empresas en la nueva etapa del siglo XXI, tienen un especial significado dos proyectos puestos en marcha por la Cá- mara, en colaboración con otras instituciones: la creación en el los locales de la planta baja de su sede social de la Ventanilla Única Empresarial y el reciente proyecto de construcción de un Vivero de Empresas en la Avenida de la Feria de la capital. LaVentanilla Única Empresarial ha permitido poder ofrecer a los emprendedores, no sólo el asesoramiento y la orientación a la hora de dar forma a su proyecto empresarial, sino tam- bién la posibilidad de realizar los trámites para la creación de la misma desde un único lugar sin tener que acudir a las distintas administraciones (central, autonómica y local) para facili- tar al emprendedor el acceso a esa nueva actividad. La Ventanilla Única Empresarial de Za- mora se puso en marcha el 17 de julio de 2011 y desde entonces se han creado en sus ofici- nas 1.082 empresas que han creado 1.802 puestos de trabajo y han atendido a más de 5.400 emprendedores. Para completar este apoyo a las iniciativas emprendedoras, la Cámara ha construido el año de su centenario elVivero de Empresas que ofrece a los emprendedores un espacio físico para poder desarrollar su negocio. La iniciativa va dirigida a empresas de servicios para las que se pone a su disposición unas instalaciones con 15 despachos, una sala de videoconferencia, un aula de formación y todos los servicios de telecomunicaciones más avanzados para que el em- prendedor sólo tenga que preocuparse de desarrollar su idea de negocio. A finales del año 2010, el Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, que promueve me- didas de actuación en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo, modificó la Ley Básica de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación de 22 de marzo 1993, en el sentido de eliminar la obligatoriedad de las empresas de pertenecer a las mismas y por ende, la exigencia de pagar la cuota anual establecida que financiaba a estas Corporaciones camerales. Esta nueva situación tambalea los cimientos de las Cámaras y exige buscar nuevos caminos de financiación ofreciendo servicios de alto valor añadido en los ámbitos de la formación, la gestión, el análisis e información, que las empresas valoran, manteniendo las Cámaras siempre su naturaleza de entidades de derecho público.
  45. 45. Viaducto de Martín Gil sobre el río Esla
  46. 46. Zamora 1912-2012: Un siglo de la industria y el comercio 1
  47. 47. Harinas, electricidad, ferias y abarrotes | Página 55 | Harinas, electricidad, ferias y abarrotes S i un observador no avisado viajara en automóvil por la provincia de Zamora supon- dría, mirando al paisaje, que había llegado a uno de los más prósperos territorios in- dustriales del mundo: mil doscientos kilómetros de líneas eléctricas de alta tensión atraviesan sus tierras y montañas, campos de cereal, baldíos, barbechos, ríos y bosques. Esas larguísimas tendaladas de cables que se bifurcan desde el oeste en dirección a los otros pun- tos cardinales no son sin embargo signo de riqueza alguna; su única tarea es la de transportar sobre ese territorio desamparado la energía abundante que sale de los pantanos del Esla y del Duero y llega a las fábricas de las regiones prósperas, a centenares de kilómetros, donde mue- ve la máquina de la producción y su prosperidad. Ese ha sido el sino de la desindustrialización zamorana desde hace un siglo. Este que les presentamos en nombre de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora no es sin embargo un libro de lamentos ni un memorial de agravios. Tratamos de dar aquí noti- cia cierta y certificada de cuanto se dejó de hacer para marchar con garantía por la senda del bienestar colectivo, de las oportunidades que se perdieron y también de los esfuerzos que re- sultaron insuficientes para vencer la marginalidad geográfica, pero sobre todo institucional, a que la provincia de Zamora ha estado condenada desde que estalló en Europa la revolución industrial.
  48. 48. | Página 56 | 1 | Zamora 1912-2012: Un siglo de la industria y el comercio Una formulación de lo que aquí aconteció podría ser esta: Zamora, por imposición foránea, se convirtió en una fábrica de harina barata, niños inteligentes y abundantes kilovatios que salían de las minas de oro locales, sus presas y centrales hidroeléctricas. No prosperó Zamora, pero tampoco se quedó anclada en el grado de miseria que algunos agoreros le adjudican, como si esa condena fuera divina. Hubo una época en que los zamoranos, superado el trance de la penuria pegada a la agricultura primitiva, a las malas cosechas y a la falta de tecnología (máquinas, abonos y semillas) montaron fábricas para producir manufacturas y mercancías utilizando las materias primas que más a mano tenían: fábricas textiles que sustituyeron a los viejos telares para aprovechar la abundante lana de sus rebaños; fábricas de harina para moler el cereal que producían sus campos; bodegas modernas y alcoholeras donde fermentaban y destilaban vinos y alcoholes de las uvas de sus grandes viñedos; y hasta en un alarde de ima- ginación, decenas de fábricas de chocolate y de repostería cuyo consumo, aventado por una forzada venta ambulante, superó pronto las fronteras provinciales. Hay un dato diferencial en este asunto respecto a otras regiones de España. La capital, las clases burguesas de la ciudad de Zamora, actuaron muy moderadamente en ese desafío para la creación de riqueza; fueron más bien otras comarcas como Benavente y Toro las que tiraron a veces de ese carro del desarrollo industrial y fueron precisamente grupos familiares o indi- viduos, quienes desde ellas venían a la capital, los que dieron ese impulso esperanzador que luego se ahogó en la agitación de los tiempos, en la debilidad política para exigir y en el paula- tino empobrecimiento. Zamora, al fin, se resignó en buena medida a ser ciudad de servicios y centro comercial para un entorno agrario que nunca tuvo la suficiente fecundidad para elevar el nivel de riqueza general. No es casual que de esas dos comarcas y de la de Sanabria salieran a otras diásporas más florecientes, concluida la etapa del comercio ambulante y de la supervi- vencia postbélica, muchos emprendedores que buscaron fuera la oportunidad que nunca les brindó su propia tierra. Cabe además señalar otra excepción: nunca hubo en Zamora un liderado, un epicentro, una conjunción de ideas y de fuerzas (capitales, inversores, innovadores) que sirvieran de loco- motora a cualquier experimento de impulso al desarrollo económico. Zamora fue, siempre en esencia, una capital de servicios, cerrada, corta y escasa en iniciativas. Su tejido comercial fue creciendo a medida que la demanda de bienes y servicios se incrementaba y añadía población a su censo. A principios del siglo XX Zamora tenía 16.000 habitantes y la provincia 290.000. Hoy en la provincia viven 193.000 habitantes de los cuales 63.500 se han instalado en la capital. El orden de factores demográficos se ha alterado por completo y la concentración de población en la capital es desorbitada: la provincia de Zamora es hoy un desierto con un epicentro don- de vive uno de cada tres de sus habitantes conformando un aglomerado social de jubilados pensionistas y trabajadores por cuenta de la administración pública. Cualquier proyecto de de- sarrollo y progreso así queda lastrado.
  49. 49. Sector energético: La oportunidad perdida de la prosperidad eléctrica | Página 57 | Sector energético: La oportunidad perdida de la prosperidad eléctrica Pedro Amigo Román Área de Historia e Instituciones Económicas Universidad de Valladolid L a presencia del carbón mineral y la máquina de vapor en la industria zamorana fue muy reducida. Mucha mayor importancia poseyó la energía hidráulica tradicional (energía hidromecánica que no debe confundirse con la energía hidroeléctrica), que servía esencialmente para accionar los numerosos molinos y fábricas de harina repartidas por toda la provincia. Nada comparable, en cualquier caso, a la formidable aportación de Zamora a la generación de electricidad, susceptible de ser producida en cantidades ingentes y de ser trans- portada a grandes distancias, para satisfacer, en lo fundamental, intereses y objetivos foráneos. El inicio de la era de la energía eléctrica en la ciudad de Zamora fue extraordinariamente tardío. Se trató de la última capital de provincia de la región castellano-leonesa (en nada re- comendable competencia con Soria) donde se introdujo el alumbrado por medio de la elec- tricidad. No fue hasta 1896 cuando se creó la“Electra Zamorana”, propiedad de Isidoro Rubio Gutiérrez, personaje de primer orden de la vida política, social y económica de la ciudad, como testimonia su condición de primer presidente de la Cámara de Comercio e Industria de la pro- vincia. Su central térmica, situada junto a la antigua iglesia románica de Santa María de la Hor- ta, posibilitó que en mayo de 1897 se inaugurase el alumbrado público eléctrico, si bien ya se había recibido electricidad para alumbrado particular en algunos hogares desde febrero de ese año1 . 1 La información procede de El Heraldo de Zamora, número correspondiente al 20 de mayo de 1897, p.1. No se detallarán las fuentes concretas de este trabajo para no hacer prolija su lectura; en cuanto a las fuen- tes generales, el grueso del trabajo descansa sobre los resultados de las investigaciones propias del autor, en su mayor parte inéditos, salvo advertencia en contrario.
  50. 50. | Página 58 | 1 | Zamora 1912-2012: Un siglo de la industria y el comercio La fecha tan tardía de introducción de la energía termoeléctrica la hizo casi solaparse con el inicio de la era de la hidroelectricidad, mucho más económica y de efectos potenciales muy superiores, en particular para la industria, al no requerir la quema de carbón mineral u otros combustibles. Esa era llegaría de la mano del joven y brillante ingeniero de caminos Federico Cantero Vi- llamil, pionero de indiscutible talla nacional en el campo de la ingeniería hidroeléctrica y de talla mundial en el campo de la ingeniería aeronáutica, hasta el punto de que debe discutirse si el primer helicóptero moderno no es un prototipo suyo. Cantero Villamil presentó en 1898 un proyecto de aprovechamiento hidroeléctrico que llevaba el expresivo nombre de“El Porve- nir de Zamora”2 . Se trataba de valerse de un meandro que trazaba el Duero a escasos kilóme- tros de Zamora, de manera que con una pequeña presa de 3,5 metros de altura y un canal de derivación de algo más de 1,4 kilómetros se pudiera obtener un salto efectivo de 14 metros , idóneo para establecer una central eléctrica (“El Porvenir de Zamora”o, atendiendo al término municipal del emplazamiento, San Román de los Infantes) de 6.000 CV de potencia (equiva- lentes a unos 4.000 kw eléctricos netos) capaz de generar 20 millones de kwh. Una central de esas dimensiones no resultaba entonces despreciable incluso en el ámbito nacional. Se trataba, en realidad, de un salto de agua de tamaño medio, cuya energía produci- ble era muy superior a las magras necesidades locales. De un total de 4.500 CV eléctricos efec- tivos, Zamora absorbería en una primera fase 500 CV (ampliables luego a 1.000 CV), Salamanca otro paquete de 500 CV y el mercado principal sería, a la postre,Valladolid, a la que se destina- rían las dos terceras partes de la potencia de la central, esto es, 3.000 CV3 . Barrio de La Horta y chimenea de la fábrica La Alcoholera. Mediados del siglo XX 2 Una excelente biografía sobre el personaje en el libro de Federico Suárez Caballero, Federico Cantero Villamil. Crónica de una voluntad. El hombre, el inventor, Madrid, 2006. Referen- cias más específicas, centradas sobre todo en el salto de “El Porvenir”, en Herminio Ramos Pérez, Un siglo de Iberdrola en Zamora, San Román – 1898, Ricobayo II – 1998, Zamora, Iberdrola, 1998. 3 Para todo lo relativo al doble polo conforma- do por “El Porvenir de Zamora” y la “Electra Popular Vallisoletana” véase Pedro Amigo Román, “La industria eléctrica en Valladolid (1887–1930): características fundamentales”, en Bartolomé Yun Casalilla (coord.), Estudios sobrecapitalismoagrario,créditoeindustriaen Castilla(SiglosXIXyXX), Salamanca, Junta de Castilla y León, 1991, pp. 203 – 234.
  51. 51. Sector energético: La oportunidad perdida de la prosperidad eléctrica | Página 59 | Como sociedad anónima, “El Porvenir de Zamora” quedó constituida en 1899. Las obras del salto de idéntica denominación (es decir, San Román) se concluyeron en 1902. La energía procedente del mismo llegó a la ciudad del Duero en el inicio de 1903, a Salamanca en 1906 y a Valladolid en 1908. El ingeniero de caminos Federico Cantero Villamil na- ció en Madrid en 1874, pero debe ser considerar zamo- rano a todos los efectos, puesto que allí residió y desa- rrolló sus proyectos técnicos y empresariales la mayor parte de su vida. Sobresalió no sólo en el campo de la ingeniería hidroeléctrica sino también en el campo de la ingeniería aeronáutica civil, aunque destacó su fa- ceta de proyectista y gestor hidroeléctrico, vinculando de manera íntima su nombre al de los anhelos y los lo- gros de “El Porvenir de Zamora”, término expresivo, a la vez, del salto de San Román de los Infantes y de la empresa creada para su materialización y explotación. En la faceta de pionero aeronáutico, Federico Can- tero Villamil alcanza una importancia inusitada, de alcance mundial, desvelada en fecha muy reciente, gracias a la publicación del libro de Federico Suárez FEDERICO CANTERO VILLAMIL EN SU VERTIENTE DE PIONERO DE LA INGENIERÍA AERONÁUTICA CIVIL DE TALLA MUNDIAL Federico CanteroVillamil lleva a cabo hacia 1900 la construcción de la presa de San Román patrocinada su sociedad“El Porvenir de Zamora”.
  52. 52. | Página 60 | 1 | Zamora 1912-2012: Un siglo de la industria y el comercio Caballero Federico Cantero Villamil. Crónica de una vo- luntad. El hombre, el inventor (Madrid, 2006). Cantero Villamil diseñó vario prototipos de helicópteros con la denominación “Libélula Española” o, más tarde, “Li- bélula VIBLANDI”. Un prototipo de esta última pudo haber sido el primer helicóptero moderno, a escala mundial, según la opinión del gran experto nacional José López Ruiz, en lugar del que comúnmente se ha considerado como tal, el modelo VS-300 del ucraniano Igor Sikorsky de 1939. La razón de esta probable co- rrección se encontraría en que el prototipo de Cantero habría volado con anterioridad a 1940, fecha de su pri- mer vuelo registrado una vez superados los avatares de la Guerra Civil. Transporte de material y maquinaria para la construcción de la línea férrea entre Medina del Campo y Zamora. Hacia 1920
  53. 53. Sector energético: La oportunidad perdida de la prosperidad eléctrica | Página 61 | Energía para la primera industrialización La materialización del transporte de la electricidad a la capital castellano-leonesa exigió la constitución en 1906 de una nueva compañía, la“Electra Popular Vallisoletana”, criatura, en lo esencial, de Santiago Alba Bonifaz, otro ilustre hijo de Zamora, aunque tuviera el centro de su actividad política y económica en la ciudad del Pisuerga. En 1905 el principal socio empresa- rial de Alba en la fundación de la“Electra”, Calixto Rodríguez, firmó el contrato de suministro de fluido con el entonces presidente de“El Porvenir”, Fabriciano Cid, asimismo relevante político y empresario liberal, correligionario y amigo de Santiago Alba. Fabriciano Cid había reemplaza- do al presidente fundacional Federico Cantero Seirullo (padre de Federico Cantero Villamil) en el anteriormente indicado año de 1905. Las condiciones de suministro eran muy favorables para los vallisoletanos, que debían pa- gar un canon fijo por una potencia contratada que irían utilizando cada vez en mayor medida. De cualquier modo, no habría existido perjuicio alguno para los zamoranos si“El Porvenir”hu- biera ejecutado su opción de fusionarse con la“Electra Popular Vallisoletana”, a la que renun- ció en 1912 en contra del criterio expreso de su director facultativo, Federico Cantero Villamil, y de su director gerente (presidente), Fabriciano Cid. Este último renunció a la presidencia de la compañía, responsabilidad en la que fue reemplazado por Florencio Rueda. A la muerte de éste, en 1914, la presidencia interina de la compañía fue ocupada por Higinio Fernández, años Federico Cantero Villamil fue un regeneracionista en el mejor sentido del espíritu del 98, de esa convulsión formidable asociada a la pérdida de los últimos restos del imperio colonial español a finales del siglo XIX. No tuvo un perfil político como el de Santiago Alba, aunque mantuvo con él una estrecha relación. También tuvo nexos con los liberales zamoranos, en parte por ser yerno de su dirigente a principios de la centuria men- cionada, Fabriciano Cid. Estos vínculos le llevaron a desempeñar la Dirección General de Obras Hidráuli- cas entre 1934 y 1935, cuando su cuñado, el dirigente agrario José María Cid ocupó el Ministerio de Fomento. Propuso la reforma del sistema del sufragio universal, desvirtuado por la corrupción y las prácticas caciquiles de la España de la Restauración. Mostró su preocupa- ción, además, por la incorporación, en pie de igualdad, de la mujer en todas las esferas sociales de actividad. Estuvo efectivamente comprometido con el desa- rrollo económico y social en las zonas en las que vi- vió o con las que estuvo estrechamente vinculado. La denominación que escogió para el proyecto de salto y empresa explotadora que presentó en 1898, “El Porve- nir de Zamora”, era ilustrativa: e xtender el alumbrado y la fuerza motriz industrial gracias a la electricidad de origen hidráulico y desarrollo económico asociado a desarrollo moral. UN REGENARACIONISMO DEL 98

×