Orfeo y Eurídice (

1,788 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,788
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
338
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Orfeo y Eurídice (

  1. 1. Orfeo y Eurídice Las Metamorfosis de Ovidio en la literatura y el arte
  2. 2. Después de la boda de Orfeo y Eurídice, en un paseo por el bosque una serpiente mordió en el tobillo a Eurídice y le causó la muerte. <ul><li>Charles-François Lebœuf, aka Nanteuil (French, 1792–1865) Dying Eurydice . Marble, made in Rome in 1822, exhibited at the Salon of 1824, Louvre Museum </li></ul>
  3. 3. Orfeo, lleno de dolor, se atrevió a bajar a los Infiernos a buscarla Orpheus, Christian Catacomb of Saints Marcellinus and Peter, Rome, Italy
  4. 4. Causa viae est coniux, in quam calcata venenum vipera diffudit crescentesque abstulit annos Orpheus with animals. Roman mosaic, first half of the 3rd century AD. From Building A of the Piazza della Vittoria in Palermo
  5. 5. Los dioses de los Infiernos decidieron entregarle a Eurídice con la condición de que no se volviese a mirarla en su salida del mundo subterráneo <ul><li>Mihail Ştefănescu Orpheus in Inferno . Original located in the National Museum of Art of Romania collection. </li></ul>
  6. 6. Rhodopeius accipit Orpheus, ne flectat retro sua lumina, donec Avernas exierit valles; aut irrita dona futura George Frederick Watts - Orpheus and Eurydice
  7. 7. Orfeo, preocupado por su esposa, no pudo evitar volver la vista y al instante cayó Eurídice en el abismo, mientras moría por segunda vez, despidiéndose de su esposo sin ningún reproche. Orphée ramenant Eurydice des enfers , par Jean-Baptiste Corot
  8. 8. Orphée et Eurydice  par le peintre francais Michel Martin Drolling
  9. 9. <ul><li>Pudo con diestra lira y dulce canto </li></ul><ul><li>Bajar Orfeo a la región oscura, </li></ul><ul><li>Y del dolor que eternamente dura, </li></ul><ul><li>El rigor suspender y el triste llanto. </li></ul><ul><li>De el divino concento pudo tanto </li></ul><ul><li>La fuerza, y de su fe constante y pura, </li></ul><ul><li>Que a recobrar su prenda mal segura </li></ul><ul><li>Halló entrada en los reinos del espanto. </li></ul><ul><li>Venturoso amador, si no rompiera </li></ul><ul><li>El precepto fatal, y conservara </li></ul><ul><li>El bien que con tan largo afán conquista </li></ul><ul><li>Mas ordena, ¡ay dolor!, la suerte fiera </li></ul><ul><li>Que cuanto con la dulce voz ganara, </li></ul><ul><li>Vuelva a perder con atrevida vista. </li></ul><ul><li>Juan de Arguijo </li></ul>
  10. 10. <ul><li>Antiayer nos casamos; hoy querría, </li></ul><ul><li>Doña Pérez, saber ciertas verdades: </li></ul><ul><li>Decidme, ¿cuánto número de edades </li></ul><ul><li>Enfunda el Matrimonio en un solo día? </li></ul><ul><li>Un antiyer soltero ser solía, </li></ul><ul><li>Y hoy casado, un sin fin de Navidades </li></ul><ul><li>Han puesto dos marchitas voluntades </li></ul><ul><li>Y más de mil antaños en la mía </li></ul><ul><li>Esto de ser marido un año arreo, </li></ul><ul><li>Aun a los azacanes empalaga; </li></ul><ul><li>Todo lo cotidiano es mucho, y feo. </li></ul><ul><li>Mujer que dura un mes se vuelve </li></ul><ul><li>plaga;aun con los diablos fue dichoso Orfeo, </li></ul><ul><li>Pues perdió la mujer que tuvo en paga </li></ul><ul><li>Quevedo </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Orfeo por su Mujer, </li></ul><ul><li>Cuentan que bajó al Infierno; </li></ul><ul><li>Y por su Mujer no pudo </li></ul><ul><li>Bajar a otra parte Orfeo. </li></ul><ul><li>Dicen que bajó cantando, </li></ul><ul><li>Y por sin duda lo tengo, </li></ul><ul><li>Pues en tanto que iba viudo </li></ul><ul><li>Cantaría de contento. </li></ul><ul><li>Montañas, riscos y piedras </li></ul><ul><li>Su armonía iban siguiendo, </li></ul><ul><li>Y si cantara muy mal, </li></ul><ul><li>Le sucediera lo mesmo </li></ul><ul><li>Cesó el Penar en llegando </li></ul><ul><li>Y en escuchando su intento, </li></ul><ul><li>Que pena no deja a nadie </li></ul><ul><li>Quien es casado tan necio </li></ul><ul><li>Al fin pudo con la voz </li></ul><ul><li>Persuadir los sordos Reinos; </li></ul><ul><li>Aunque el darle su Mujer </li></ul><ul><li>Fue más castigo que premio </li></ul><ul><li>Diéronsela lastimados, </li></ul><ul><li>Pero con Ley se la dieron: </li></ul><ul><li>que la lleve, y no la mire, </li></ul><ul><li>Ambos muy duros preceptos </li></ul><ul><li>Iba él delante guiando, </li></ul><ul><li>Al subir; porque es muy cierto </li></ul><ul><li>Que al bajar, son las mujeres </li></ul><ul><li>Las que nos conducen, ciegos. </li></ul><ul><li>Volvió la cabeza el triste; </li></ul><ul><li>Si fue adrede, fue bien hecho; </li></ul><ul><li>Si acaso, pues la perdió, </li></ul><ul><li>Acertó esta vez por yerro. </li></ul><ul><li>Esta Conseja nos dice </li></ul><ul><li>Que si en algún Casamiento </li></ul><ul><li>Se acierta, ha de ser errando, </li></ul><ul><li>Como errarse por aciertos. </li></ul><ul><li>Dichoso es cualquier casado </li></ul><ul><li>Que una vez queda soltero; </li></ul><ul><li>Mas de una Mujer dos veces, </li></ul><ul><li>Es ya de la dicha extremo </li></ul><ul><li>Quevedo </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Nerea Gondar, Raquel Montes y Eva Couso </li></ul><ul><li>4º A, IES de Poio </li></ul>

×