Dafne)

1,267 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,267
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
309
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Dafne)

  1. 1. Dafne Las Metamorfosis de Ovidio en la literatura y el arte
  2. 2. Cupido quiso vengarse de Febo por haber dicho este que las flechas sólo deberían servir para hazañas gloriosas <ul><li>Rubens, Cupidus carves the Bow </li></ul>
  3. 3. “ Figat tuus omnia, Phoebe, te meus arcus”, ait “quantoque animalia cedunt cuncta deo, tanto minor est tua gloria nostra”
  4. 4. Cupido subió a la cima del Parnaso, lanzándole una flecha de amor a Febo y una de desamor a Dafne. <ul><li>Videt igne micantes sideribus similes oculos, videt oscula, quae non est vidisse satis; laudat digitosque manusque bracchiaque et nudos media plus parte lacertos </li></ul>
  5. 5. Nescis, temeraria, nescis, quem fugias, ideoque fugis <ul><li>No hacía más que crecer el amor de Febo por Dafne. Pero ella huía aterrorizada de él, ya que quería vivir en virginidad perpetua. Él, con la esperanza de alcanzarla, corría veloz por los montes. </li></ul>
  6. 6. Rubens, Apolo y Dafne
  7. 7. <ul><li>La ninfa, al darse cuenta de que iba a ser alcanzada, se dirigió a las aguas de su padre el río Peneo: “Los ríos, al igual que los dioses, podéis realizar prodigios: cambia mi figura </li></ul><ul><li>Apollo and Daphne, Painting by Johann Bockhorst (1604-1688) </li></ul>
  8. 8. Cubriéndose su cuerpo de una fina corteza y transformándose en hojas sus cabellos, al poco tiempo se había convertido en un hermoso laurel.
  9. 9. Nicolas Poussin, Apolo y Dafne
  10. 10. <ul><ul><li>A Dafne ya los brazos le crecían </li></ul></ul><ul><li>y luengos ramos vueltos se mostraban; </li></ul><ul><li>en verdes hojas vi que se tornaban </li></ul><ul><li>los cabellos que el oro escurecían; </li></ul><ul><li>de áspera corteza se cubrían </li></ul><ul><li>los tiernos miembros que aún bullendo estaban; </li></ul><ul><li>los blancos pies en tierra se hincaban </li></ul><ul><li>y en torcidas raíces se volvían. </li></ul><ul><li>Aquel que fue la causa de tal daño, </li></ul><ul><li>a fuerza de llorar crecer hacía </li></ul><ul><li>este árbol, que con lágrimas regaba. </li></ul><ul><li>¡Oh miserable estado, oh mal tamaño, </li></ul><ul><li>que con llorarla crezca cada día </li></ul><ul><li>la causa y la razón por que lloraba. </li></ul><ul><li>Garcilaso de la Vega </li></ul>
  11. 11. Tiépolo, Apolo y Dafne
  12. 12. <ul><li>“ Tras vos, un alquimista va corriendo, </li></ul><ul><li>Dafne, que llaman Sol, ¿y vos, tan cruda? </li></ul><ul><li>Vos os volvéis murciélago sin duda, </li></ul><ul><li>Pues vais del Sol y de la luz huyendo. </li></ul><ul><li>“ Él os quiere gozar, a lo que entiendo, </li></ul><ul><li>si os coge en esta selva tosca y ruda: </li></ul><ul><li>Su aljaba suena, está su bolsa muda; </li></ul><ul><li>El perro, pues no ladra, está muriendo. </li></ul><ul><li>“ Buhonero de signos y planetas, </li></ul><ul><li>Viene haciendo ademanes y figuras, </li></ul><ul><li>Cargado de bochornos y cometas.” </li></ul><ul><li>Esto la dije; y en cortezas duras </li></ul><ul><li>De laurel se ingirió contra sus tretas, </li></ul><ul><li>Y, en escabeche, el Sol se quedó a escuras. </li></ul><ul><li>Quevedo </li></ul>
  13. 14. Bermejazo Platero de las cumbres , A cuya luz se espulga la canalla, La Ninfa Dafne, que se afufa y calla, Si la quieres gozar, paga y no alumbres. Si quieres ahorrar . de pesadumbres , Ojo del Cielo, trata de compralla: En confites gastó Marte la malla, Y la espada en pasteles y en azumbres. Volvióse en bolsa Júpiter severo; Levantóse las faldas la doncella Por recogerle en lluvia de dinero. Astucia fue de alguna Dueña Estrella, Que de Estrella sin Dueña no lo infiero: Febo, pues eres Sol, sírvete de ella Quevedo
  14. 16. Si quoniam coinux mea non potes esse, arbor eris certe Está bien, puesto que ya no puedes ser mi esposa, serás mi árbol Bernini, Apolo y Dafne
  15. 17. <ul><li>Uidet igne micantes sideribus similes oculos, uidet oscula, quae non est uidisse satis; laudat digitosque manusque bracchiaque et nudos media plus parte lacertos. </li></ul><ul><li>Ve sus ojos que resplandecen como ascuas y semejantes a estrellas, ve su boca, que no basta con ver; se extasía con sus dedos y manos, con sus brazos y con sus antebrazos desnudos en más de la mitad; y las partes ocultas las supone mejores aún. </li></ul>
  16. 18. Francesco Albani (1578 – 1660)- Dafne y Febo.
  17. 19. <ul><li>Sandra, Sara y Jeni </li></ul><ul><li>4ºA , IES de Poio </li></ul>

×