EL REPORTAJE
EL CARMEN: HISTORIAS & ANECDOTAS
CURSO : TALLER DEPRODUCCIÓN Y REDACCIÓN PERIODÍSTICA II
ESTUDIANTE : KARIN Y...
REPORTAJE
Cementerios con historia
EL CARMEN: HISTORIAS & ANECDOTAS
En busca de las huellas de los olvidados
Un lugar con ...
VISITA A LA SOCIEDAD DE OBREROS 1ERO DE MAYO
Durante el trayecto a la tumba de José Leonardo
Ortiz, el insigne héroe lamba...
UN HOMBRE LLAMADO MIGUEL……
Son las 4:10pm. El tránsito de dos buses
y una combi alertan que un evento triste
tendríamos qu...
ser enterrados en un nicho y así recibir cristiana sepultura; cuerpos que son removidos
por una excavadora, sin darse cuen...
Aquí nadie roba nada. Nos encargamos de que así sea. Somos dos vigilantes. Mien-
tras uno se queda a cuidar la puerta prin...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Reportaje: en el cementerio El Carmen

7,401 views

Published on

Reportaje en el cementerio El Carmen

Published in: Spiritual, Travel, Business
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Reportaje: en el cementerio El Carmen

  1. 1. EL REPORTAJE EL CARMEN: HISTORIAS & ANECDOTAS CURSO : TALLER DEPRODUCCIÓN Y REDACCIÓN PERIODÍSTICA II ESTUDIANTE : KARIN YESENIA OLANOVILLEGAS ANALÍSAAVEDRA MÉNDEZ DOCENTE : MG. LARCERY DÍAZ SUÁREZ Pimentel, 26 de Mayo del 2010 CCCCEscuela de Ciencias de la Comunicación
  2. 2. REPORTAJE Cementerios con historia EL CARMEN: HISTORIAS & ANECDOTAS En busca de las huellas de los olvidados Un lugar con numerosas historias que reposan bajo el grueso suelo de con- creto y otras que están presentes día a día. Ese es el casi centenario cemente- rio El Carmen, que abre sus puertas y nos recibe deseoso de mostrarnos su legado, entre el tumulto de curiosos y familiares que vienen a dar un último adiós o una visita rutinaria a sus difun- tos. Por el largo y angosto camino a cuyos lados están los cuartales de la Familia Cuglievan y la Sociedad de Obreros de la Unión encontramos, los mausoleos y tumbas de personajes notables, aque- llos hombres y mujeres destacados que, a pesar de los años, dejaron hue- lla en una ciudad que quizá ya los ha- brá olvidado ¿O no?, tales como: la Familia Woyke, la Familia Puga, la Fa- milia Cassinelli, los héroes de la Guerra del Pacifico, la Sociedad de Amantes de las Artes, entre otros. “El Carmen” es uno de los principales camposantos de la ciudad de Chiclayo, y el más visitado por la comunidad desde 1917. A lo largo de sus 93 años posee un total de 129 cuarteles de 5 y 7 niveles. Hoy en día, yacen allí apro- ximadamente 20 mil personas. Según sus características arquitectóni- cas, está estructurado con cuarteles de nichos para adultos y párvulos, tumbas bipersonales y mausoleos. En la cimen- tación resalta el uso de concreto arma- do, con acabados en mármol y granito. Actualmente, tiene un área de 60,000 metros cuadrados. Durante el día se aprecia un radiante sol que acoge a los visitantes y trabaja- dores de aquella residencia sepulcral. Por la tarde, en medio del silencio; una campana a lo lejos, advierte que ya pronto anochecerá, y el camposanto será cubierto por la oscuridad.
  3. 3. VISITA A LA SOCIEDAD DE OBREROS 1ERO DE MAYO Durante el trayecto a la tumba de José Leonardo Ortiz, el insigne héroe lambayecano; llama la atención un mausoleo: la Sociedad de Obreros 1ero de Mayo. Dentro, en una catacumba subte- rránea, unas escaleras de madera protegidas en la parte superior con rejas corroídas por el tiempo y el olvido…. Al bajar, cuarteles de 5 filas y 7 co- lumnas. Cada una con una historia que contar: llanto, sufrimiento y valentía. Sí, la valentía de haber vivido para servir. Eso se observa en las lápidas de cada hombre y mujer que ahí reposan. Una botella vacía, agua descompuesta, paredes carcomidas por el tiempo, un florero del champú de moda, y el ruido de los pájaros, descubren cómo el dolor desapareció de aquellos que alguna vez lloraron la pérdida de un ser querido. De lo que ahora, sólo quedan recuerdos. Puertas con luna catedral, la firma de un desconocido, fan de un conocido grupo de fútbol, condensan el clima de El Carmen. El lugar, que si bien es cierto más pertenece al mundo del más allá, muchos que son de acá estampan su vida en cada gráfico de alguna tumba carmelina.
  4. 4. UN HOMBRE LLAMADO MIGUEL…… Son las 4:10pm. El tránsito de dos buses y una combi alertan que un evento triste tendríamos que presenciar. Un cajón sale del carruaje funerario. Personas de todas las edades. Unas vestidas de negro. Otras, de colores sutiles. Todos, dando el último adiós. No obstante, lo que nunca olvidaremos es el estribillo de una can- ción de Darío Gómez “Cuando ustedes me estén despidiendo con el ultimo adiós de este mundo no me lloren que nadie es eterno nadie vuelve del sueño profundo…”, se escucha en tono melancólico a un amigo muy cercano de Miguel Ángel Ramos López, un joven de 21 años. Fue una de las víctimas del llamado del destino, quien nos arrebata un soplo de vida y nos conduce al camino del silencio y una profunda soledad. Un día como hoy o como cualquier otro, fue enterrado en el cuartel de San Hilarión, un santo beato, que hasta sus últimos días luchó por su fe y creyó en el mundo. Así también fue Miguel, muchacho trabajador, querido hermano, esposo e hijo. Murió en un accidente que ningún familiar quiso mencionar... Miguel Ramos ¡presente, presente!, Los padres, hermanos y la viuda, lloraban amargamente. ¿NEGLIGENCIAO SIMPLE DESCUIDO?…. A través de nuestro recorrido por la parte pos- terior del cementerio el Carmen de las Brisas, nos percatamos de un hecho, que la mayoría de la comunidad chiclayana desconoce. Y esta es la problemática del mal manejo de los ca- dáveres que se encuentran frente al cuartel San Gregorio, donde se construyen nuevos nichos. La “Fosa Común” o “La Cruz Mayor”. Así se le llama a esa zona, donde uno al pasar puede tropezar con huesos rega- dos, lápidas a medio sepultar, cajas rotas, ropa esparcida de los cadáveres. Hechos que nos llevan a pensar la forma en que son tratados los restos de las personas de condición humilde, que no cuentan con los recursos necesarios para
  5. 5. ser enterrados en un nicho y así recibir cristiana sepultura; cuerpos que son removidos por una excavadora, sin darse cuenta que están destruyendo ataúdes y dispersando huesos, que son considerados en su mayoría N.N, porque ningún familiar se acercó a reconocer su cuerpo. Estos individuos irrumpen así con la tranquilidad de los difuntos aquí existentes, los mismos que al final del día, son olvidados por los curiosos que visitan el camposanto, sin considerar que, a pesar de estar muertos merecen que en su última morada puedan descansar en paz. Sí, Miguel, todos te recordarán aunque digan que nadie es eterno en este mundo. En el cielo sabemos que serás eterno. La vida entre la muerte Omar de los Santos, vigilante del cementerio, cuenta su histo- ria vivida en este recinto. Nunca he experimentado un hecho paranormal durante mi recorrido por los pasillos del cemente- rio. Aquí es muy tranquilo, yo nunca he visto ni he sentido nada fuera de lo normal, yo pienso que esas apariciones solo se te presentan cuando es- tás sugestionado y piensas que verás o escu- charás algo aunque algunos de mis compañeros me contaron que sí habían visto cosas y bultos en la oscuridad. Han pasado tantas cosas aquí. La que más recuerdo es la de una pareja de “punks”, que tuvieron relaciones sexuales en un sótano de tumbas antiguas. Fue una especie de ritual creo, porque habían hecho una cama con periódicos e iluminado el sótano con velas negras. No me ha- bía dado cuenta de esto hasta cuando encontré unos preservativos tirados en el piso. Otra fue la de un oficial de la policía. Vino con un brujo que le hizo un ritual para que apruebe su examen de ascenso, pero como nosotros no lo queríamos dejar pasar por- que no tenía permiso se fue. Después regresó y se metió por la parte posterior del cementerio. Cuando nos dimos cuenta y fuimos a sacarlo, él y sus hombres nos apun- taron con sus pistolas. Nos dijeron que no digamos nada y se fueron. También me acuerdo que por las tardes, durante una semana venían al cementerio una señorita en silla de ruedas con dos amigos. Entraban a las 5:00 y salían en la no- che, cuando ya íbamos a cerrar el cementerio. Eso era todos los días, hasta que una vez fui a buscarlos, porque ya era hora de cerrar y no salían. Me sorprendí al ver a la chica sobre los nichos corriendo con sus amigos. Entonces los saqué. Desde ahí no los he visto venir más. Omar Santos. Vigilante del Cementerio.
  6. 6. Aquí nadie roba nada. Nos encargamos de que así sea. Somos dos vigilantes. Mien- tras uno se queda a cuidar la puerta principal, el otro se encarga de dar un recorrido completo a todo el cementerio para asegurarse de que todo en orden. OTRO CEMENTERIO CON HISTORIA… “JARDINES DE LA PAZ” “Tratar al cuerpo con dignidad y respeto”. Este lema caracteriza al camposanto “Jardines de la paz” considerado el primer cementerio eco- lógico. Fue creado un 17 de febrero del año 1993. Ahora cuenta con 18 años de existen- cia en Chiclayo y alberga en sus instalaciones a 1800 personas sepultadas. En el Osario, los trabajadores ven a sus di- funtos como “diamantes”. Así nos comentaba su administrador, Alberto Antonio Seclén Me- dina. Durante una breve entrevista, expresó en todo momento su admiración por el lugar que, por su modernidad en sus nichos y tumbas, asiste a los deudos para depositar en su última morada a sus seres queridos. No es lo único que lo caracteriza. En este camposanto existen historias que encierran sus pasillos y caminos donde reposan esos hombres y mujeres que por causas del destino o voluntad propia llegaron allí; tales como las que nos cuenta Alberto Seclén Medina, administrador del lugar: ¿Ha sido testigo de algún hecho sobrenatural dentro del cementerio? Sí. Un día cuando acababa de llegar. Escuché que golpeaban las rejas de la puerta del camposanto. Salí a ver y no había nadie. Entonces, me di cuenta que se trataba de las almas de los diamantes que aquí tenemos sepultadas. Les dije que se tranquiliza- ran y que no perturben a los vivos. ¿Ha percibido un cuerpo que no pertenezca al mundo de los vivos o alguna sombra extraña durante su estancia en el camposanto? Sí. Una vez. Mientras caminaba por las tumbas, vi algo que se movía tras uno de los tantos árboles que tenemos aquí. Era una persona vestida de blanco. Es así como concluyen las historias sucedidas a vivos y muertos, las mismas que irán siendo desplazadas al pasar del tiempo.

×