Successfully reported this slideshow.

Ética: Trabajo y convivencia (resumen)

4,505 views

Published on

Resumen TRABAJO Y CONVIVENCIA
Carlos Molina Jiménez

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Ética: Trabajo y convivencia (resumen)

  1. 1. Resumen TRABAJO Y CONVIVENCIA Carlos Molina JiménezINTRODUCCIÓNPor Byron RabeEl libro de Carlos Molina Jiménez, nos da una visión general de una serie deplanteamientos éticos y morales, que afectan no sólo la vida en el trabajo,sino el actuar diario del individuo dentro de la sociedad. La ética debe partirde fundamentos que no la comprometan con algún particularismo cultural enespecial, y que le permitan estar abierta al examen y reflexión por parte decualquier ser humano. Estudia las cuestiones morales en referencia almundo tal como es y a los seres humanos tal como efectivamente secomportan. En este sentido, se procura situar siempre esas cuestiones en elcontexto de otras exigencias divergentes y aun contrarias. Porque es asícomo de hecho ocurren las cosas, es decir el ser, aunque el deber ser es uncontinuo para el análisis del tema.La dimensión moral del ejercicio profesional resulta decisiva para laeficiencia, la eficacia, el aporte social de las profesiones. En este sentidodebemos considerar los códigos y normas morales que rigen en nuestracultura y contexto. Cuáles son los criterios sobre el mal y el bien quepermanecen vigentes. Y es que no debemos desentendernos de estoscriterios aunque podamos argumentar múltiples razones. El juicio moralestará presente, y dependiendo de nuestra actitud hacia ellos, de los valoresque tengamos vigentes, así será la respuesta que daremos a través denuestras acciones, es decir, la conducta moral. Quizás es oportuno recordarque para definir si algo en particular, es moralmente malo, basta conpreguntarnos si se lesiona algún derecho de los demás, si se atenta contralos intereses legítimos de estos, si se obstruye el logro del bienestar general,si se está incitando a otros a seguir una conducta que provoca alguno de losefectos señalados, o si alguien se está causando un daño injustificable a simismo. De no ser así, se entiende que el acto no genera implicacionesmorales. Si a esto agregamos la regla de oro de la moral: no hagas a otros lo
  2. 2. que no quieras que te hagan a ti, estaríamos definiendo de manera sencillaun comportamiento moralmente aceptable. Tan sencillo como eso. Pero sies tan sencillo ¿por qué hay tanta transgresión a la ética y a las normasmorales? Bueno, simplemente porque cada individuo responde a sus propiasnecesidades e intereses y, por supuesto, a sus propios valores. Y puedeestar dispuesto a correr riesgo en función de lo que desea obtener, es decir,nuevamente caemos e el plano del ser. Como dice Molina: “La ética existeporque la moral es un fenómeno social complejo y de difícil aprehensión; unfenómeno que necesita ser estudiado para ser entendido.”En el plano del trabajo, en especial a nivel profesional, es el modelodeontológico el que más se presta para explicar y analizar el comportamientoprofesional en el ámbito moral. Y es que este puede tomar como base laregla de oro. Se dispone a cumplir con el deber ser, orientado a la dignidadhumana. Los derechos y deberes en el desempeño de cualquier profesión,se relacionan con las expectativas reciprocas de los diferentes actoresparticipantes, es un proceso de mutuo interés, en el que cada quien esperaobtener lo que el otro le puede dar. No se debe perder de vista lo queMolina señala sobre que el trabajo no responde, en forma primaria, a unpropósito de gratificación personal; no se realiza en lo fundamental, convistas a la satisfacción inmediata de su agente. El trabajo se efectúa paraobtener una utilidad. Y el profesional espera obtener un producto de sutrabajo, al igual que lo espera obtener el cliente. El punto central de ladiscusión se sitúa entre esa relación que se da entre el esfuerzo y laretribución, y esta relación puede dar como resultado serios problemasmorales, sobre todo en función de lo que cada quien considera justo. A pesarde la firma de contratos, alguno de los intervinientes en esta relación, puedesentirse traicionado, engañado o utilizado. Por eso es que compete al campode la ética, puesto que un contrato debe respetarse, pero un sentimiento deengaño repercute en la imagen y futura actuación del profesional. Esosefectos indirectos que han cobrado mucha relevancia, pero que se relacionancon el juicio moral. Algo tan sencillo como lo que estamos viendo ahora conlas comisiones de postulación que someten a escrutinio público el actuar delos candidatos. Algunos de ello podrían haber actuado, dentro del marco de
  3. 3. la ley, y haber defendido a un supuesto narcotraficante o a un supuestogenocida. La opinión pública lo señala, le hace un juicio moral y le pasa lafactura; aunque este haya actuado con el libre derecho de ejercer suprofesión y defender a quien se lo requiera, recibe un castigo moral.RESUMENEl estudio de la ética profesional puede ser oportuno en todas aquellasocasiones en que la ignorancia, la ligereza de juicio, la falta de amplitud en lavisión de los problemas, la impericia en el calculo de las consecuencias,juegan un papel relevante en la definición del rumbo de la acción. Y estoscasos no son infrecuentes ni poco importantes. Vivimos en un mundo dehechos, objetos, procesos; es decir, en un mundo de cosas que son, en elmundo del ser. La que es, nos rodea por todos lados e, incluso, nosotrosmismos somos. Sin embargo, existe otro aspecto que no es tan obvio, peroprobablemente tiene igual importancia. Se trata del deber-ser: Así comoestamos instalados en el ser, en el conjunto de las cosas que son, tambiénestamos instalados en el deber-ser. nuestra vida se lleva a cabosimultáneamente en el orden del ser y en el orden del deber ser.En todas las sociedades hasta ahora conocidas, puede verificarse que,además de las cuestiones planteadas en términos de verdad o falsedad, debello o feo, de saludable o insalubre, de eficiente o ineficaz, de distinguido oburdo, de sagrado o profano, hay ciertas cuestiones que se plantean entérminos de bueno o malo. Esto ultimo constituye el reino de la moral, ladimensión de la vida social que llamamos el fenómeno moral.El código moral: En todas las sociedades existen códigos morales quedifieren notablemente entre sí. Las normas morales que forman parte delos códigos son de diverso tipo: algunas son prohibiciones ("no matar"); otrasson mandatos o imperativos (cumplir con los compromisos adquiridos); otrastienen carácter permisivo. Los Criterios de Bien y Mal que Competen a tresniveles: la convivencia, la relación del ser humane consigo mismo; y larelación del ser humane con la naturaleza. El juicio moral, cuando sepresenta una situación ante la que debemos actuar, solemos formular juicios
  4. 4. morales anticipados para evaluar las diferentes opciones a seguir. los juiciosmorales nos sirven para decidir que hacer, tomar posición ante determinadasformas de conducta, así como para intentar dar explicaciones acerca de lavalidez moral de ciertos actos cuestionados. La conducta moral constituyeun sometimiento voluntario a normas de acción que el agente ha adoptadotomándolas de la sociedad en que vive o, con mayor precisión, del ambientesocial particular en que se desenvuelve. Los actos que cabe juzgar segúncriterios morales se clasifican en: actos propiamente morales, actosinmorales y actos amorales. EI sentimiento moral encierra varios aspectos.En primer lugar se presenta como un sentimiento de simpatía, es decir comouna sintonización con el sentir de los otros que nos permite participar, encierto grado, de sus vivencias (sufrir con ellos, alegrarnos con ellos). Ensegundo lugar, esta la reacción emocional que sentimos ante las conductassusceptibles de calificación moral. frecuencia; son muy importantes para lamotivación de nuestra propia conducta y para efectos de valoración ennuestros juicios morales.Anatomía del acto moral. El acto moral. consiste, esencialmente, en laacción u omisión que una persona realiza ante situaciones que planteanproblemas de bien o mal. Los actos morales constan de varios momentos. Enel plano interior o en el plano de la conciencia tenemos la intención, el juicio yla decisión; mientras que en el ámbito publico o exterior, figuran los medios,los resultados y las consecuencias. Todos estos aspectos pueden servalorados y calificados en términos morales: La intención: es el primercomponente del acto moral en hacerse presente. Es lo que la personaproyecta hacer, el propósito que ella desea realizar. Dentro de la intenciónpodemos distinguir: la motivación; esto es, aquellos estímulos que accionansobre la voluntad para ponerla en movimiento. También esta el fin: es larepresentación anticipada, que el agente se hace del resultado que quiereconseguir. Viene siendo una especie de materialización imaginaria de laintención. El juicio: como ya hemos visto, lo que hace es contrastar unaconducta real o posible con alguna norma moral asumida que venga al caso,a fin de establecer si aquella se conforma 0 discrepa respecto de dichopatrón. La decisión: es la bisagra que une el plano interno y el mundo
  5. 5. exterior. Constituye el momento cuando, después de haber considerado lasconductas posibles en la situaci6n dada (deliberación), Los medios: son losinstrumentos que utilizamos para poner en práctica la opci6n escogida, Losresultados: consisten en los efectos directos que la acción produce. Lasconsecuencias: son los efectos secundarios o derivados de la acciónrealizada.La ética puede definirse como una disciplina filosófica cuyo objeto de estudioes el fenómeno moral. El tratamiento de estos asuntos debe hacerse entérminos filosóficos, puesto que implican cuestiones relativas a los alcancesdel conocimiento humano, el sentido de la vida y la verdadera índole de larealidad. La ética es, pues, una disciplina, un campo de estudio que tiene a lamoral como su objeto de interés. La relación que hay entre ellas es análoga ala que existe entre la agronomía y la agricultura, entre el proceso económicoy la ciencia económica: la moral es una práctica social y la ética, el saber quecorresponde a esa practica. La ética existe porque la moral es un fenómenosocial complejo y de difícil aprehensión; un fenómeno que necesita serestudiado para ser entendido.En el transcurso ordinario de la vida moral, surgen a veces ciertas situacionesque, además de plantear problemas a nuestra acción, también cuestionan loscriterios y principios que solemos utilizar para decidir nuestros actos. Cuandoasí sucede, nos encontramos no ante una mera dificultad moral, sino, almismo tiempo, ante una dificultad ética, relativa a la validez de lasprescripciones reguladoras. No basta aquí con el juicio moral que conectacasos y normas; resulta necesario acudir al pensamiento ético para revisar elsentido y la razón de ser de las normas mismas. La moralidad no está paraimpedimos ser, sino para permitimos ser mas. Las reglas morales hacenposible convivir y cooperar, sin lo cual no tendríamos cultura ni civilización;ellas permiten que desarrollemos nuestros talentos y capacidades y que, portanto, tengamos acceso a un modo de vida superior, a goces mas elevados;también posibilitan un mayor control sobre nosotros mismos, que libera de laesclavitud de las pasiones e impulsos. No existimos para cumplir con lasnormas morales; estas existen para hacer mas productivas y satisfactoriasnuestras relaciones y mas felices y desarrollados a los seres humanos. Las
  6. 6. normas morales son formulas que nos señalan, con base en una experienciamultisecular, como debemos organizar y administrar nuestras vidas parasacarles el mayor provecho y alcanzar una optima convivencia.La regla de oro de la moralidad supone haber arribado al nivel de la moralreflexiva; es decir, de la moral apoyada en el pensamiento ético.Históricamente una de sus primeras formulaciones se debe a Buda, mastarde a Jesus de Nazareth (Lara Roche:1995). En lo esencial establece queno debe hacerse a los demás lo que uno no quiere que le hagan a uno. Kantle dio una forma mas precisa: "obra de tal modo que la máxima de tuvoluntad pueda valer siempre, al mismo tiempo, como principio de unalegislación universal" Esto significa que la fórmula de acción en que se basala actuación del sujeto, para ser moralmente valida, debe poder serconvertida en norma de aplicación universal. Es decir, la acción es moral, si ysolo si uno acepta que aquello que uno hace lo puedan hacer todos losdemás, si se encontrasen en esa misma situación; aun en el caso en que unono fuera el agente, sino el que recibe las consecuencias de sus actos.Molina propone cuatro modelos fundamentales del pensamiento ético: 1. Lateoría de la virtud es la principal teoría clásica sobre la moral asumida por latradici6n filosófica occidental. Sus bases se hallan en Sócrates y Platón y suformulación paradigmática en Aristóteles. Descansa sobre los conceptos dehábito, inclinación y aptitud. 2. EI consecuencialismo, su formulacióncanónica corresponde al utilitarismo de Jeremy Bentham; pero es tambiénuna forma de pensar en materia moral muy arraigada y extendida en lamentalidad contemporánea. Según el modelo consecuencialista las accionesson buenas o malas de acuerdo con las consecuencias, efectos o resultadosque generen. Si producen placer, bienestar, desarrollo de las facultadeshumanas, mejoramiento de la convivencia, entonces son buenas. Peroresultan malas si producen dolor, malestar, si frenan nuestrodesenvolvimiento o deterioran las relaciones sociales. 3. La deontológica, elprincipal representante de esta corriente de pensamiento, es Kant. EI terminodeontología proviene del griego "to deon" que significa deber, concepto clavede toda la argumentación subsiguiente. La deontología parte de que, en lamayoría de los casos relevantes, suele resultar muy difícil determinar cuales
  7. 7. van a ser las consecuencias reales o efectivas de nuestros actos. Por eso, elcriterio consecuencialista tiene poca utilidad en la práctica. En esencia, esteconsiste en ajustar nuestras actuaciones a la Regla de oro de la moralidad, lacual sirve para identificar las formas de acción moralmente legitimas. Dicharegia me autoriza hacer únicamente lo que yo estaría dispuesto a permitir quelos demás me hicieran a mí. Pero si, en cambio, uno no cumple con su deberseria incongruente esperar que los demás cumplan con el suyo. Desde eIpunto de vista deontológico lo más importante no son los resultados, sinoseguir siempre la conducta meritoria, en razón del mensaje que se envía cona los demás. Lo que en verdad cuenta es llegar a saber cuál norma universaldeberíamos adoptar todos para asegurar la mayor probabilidad de que eseresultado se produzca siempre. Para los deontologistas la actitud moralbásica es el respeto a la dignidad humana. 4. EI contractualismo se refiereal origen de la validez de las normas morales. Sostiene que la única manerade llegar a establecer normas legitimas es a través de acuerdos, donde setomen en cuenta los intereses de todos los que van a estar sometidos a esasmáximas, y en los que estos tengan derecho a una igual participación, exentade coacciones. Lo que da su validez a una norma moral no es su contenido,sino el método o procedimiento utilizado para instituirla.Molina nos dice que el autentico trabajo constituye un modo de accióninteligente, modificable y autoprogramable, basado en una visión anticipadorade un fin u objetivo por lograr y en la búsqueda o construcción de los mediosapropiados para alcanzarlo. Las principales implicaciones morales deltrabajo, constituye el soporte material de un modo de vida distintivo,característico del ser humano. Es fuente de bienestar, en cuanto permitesuperar la escasez y la incertidumbre en la provisión de medios de vida.Promueve el despliegue de cualidades humanas especificas (razón,voluntad); el cultivo de inclinaciones e intereses personales; y el desarrollo deactitudes socialmente valiosas. Representa un compromiso de cada uno conel resto de la sociedad, ya que la buena marcha de la vida social presuponeel cumplimiento del trabajo de todos. Plantea una posibilidad permanente dealienación o enajenamiento; pues dada la disociación entre motivo y actoantes analizada, puede llegar a convertirse, en ciertas circunstancias, en una
  8. 8. actividad opresiva o carente de sentido para quien la realiza. Origina unaserie de conflictos. Uno interno, entre los deseos del trabajador y susobligaciones, entre la espontaneidad particular y la disciplina laboral. Otros,en cambio, son conflictos externos, sociales. Estos últimos se refieren a ladistribución de los costos y beneficios del trabajo, o bien, en la actualidad, ala amenaza de marginación del proceso laboral. Estamos aquí en un terrenodonde caben la explotación y exclusión, dimensiones en las que el trabajoadquiere un poder negador, degradante respecto de algunos seres humanos.La eficiencia y eficacia suponen un insustituible coeficiente moral. Estaempíricamente demostrado que las sociedades mas productivas, sonaquellas donde existe una moral laboral muy desarrollada, que proporcionadisciplina, sentido del deber y de justicia a todos los participantes en elproceso.La profesión implica el desenvolvimiento de capacidades intelectuales de altonivel, de destrezas muy complejas; lo cual comporta la asimilación profundade los logros y metodologías especificas de algún área de la cultura humana,a través de un aprendizaje prolongado. Mientras los oficios se encargan porregla general de funciones de ejecución dentro de un contexto predefinido, alas profesiones corresponden funciones mas complejas de diagnostico,planeamiento, dirección y decisión; las cuales suponen una dosis muchomayor de responsabilidad. Asimismo suele ocurrir que las profesiones"marcan" mas a quienes las desempeñan que los oficios, por cuanto, laformación profesional arraiga en estructuras mas profundas de lapersonalidad humana (no se trata solamente de aprender a hacer, sino deaprender a pensar, a ver el mundo, a valorarlo como profesional.Los derechos y deberes que rigen el desempeño de cualquier profesión,pueden derivarse de las expectativas reciprocas legitimas que despliegan losdiferentes actores participantes en el ejercicio publico de esa profesión. cadauno entra en esa relación, esperando obtener lo que supuestamente el otro lepuede dar. Como puede notarse, ocurre aquí que cada uno autoriza al otro aesperar algo específico suyo, siempre que ese otro este dispuesto aproporcionar aquello que el primero aguarda de el. Estas expectativasorganizan un sinnúmero de relaciones sociales. Obsérvese que lo básico
  9. 9. radica en que los participantes están de acuerdo en dos puntos: en lo quepueden esperar del otro y en lo que deben dar a este. El acuerdo es legitimoen la medida en que se haya producido en forma voluntaria, sin coerción deninguna especie. Además, debe tenerse en cuenta que opera casi siemprede un modo implícito, como un sobreentendido que permite la comprensiónen nuestro trato con los demás.Sólo existen derechos porque existen también deberes. Si no cumplo con misdeberes, estoy lesionando los derechos del otro, y si el no cumple con lossuyos, esta atentando contra mis derechos. Las profesiones existen paraprestar un servicio, brindar una utilidad a los seres humanos. Esta es surazón de ser. Existen en bien de los demás primariamente, sólo de maneraderivada y secundaria en bien del profesional mismo. EI beneficio que seproporciona a este, cualquiera que sea su monto es sólo una manera deasegurar la existencia del servicio que el procura a la sociedad. El trabajo noresponde, en forma primaria, a un propósito de gratificación personal; no serealiza en lo fundamental, con vistas a la satisfacción inmediata de su agente.El trabajo se efectúa para obtener una utilidad; la cual se realiza, por reglageneral, en forma diferida; además, es casi siempre de naturaleza social, esdecir, atañe sobre todo a los demás. Pero la retribución es mucho mas queun mecanismo clave en la lógica del proceso laboral. Representa unelemento medular en el arreglo social que hace posible el trabajo voluntario,basado en la conveniencia reciproca. Desde el punto de vista ético, laretribución que una persona recibe por el trabajo realizado, puede justificarsemediante un principio de mayor amplitud, aplicable a una gran variedad desituaciones. En su forma general, este establece que todo aquel que seesfuerza por los demás, merece un reconocimiento. Tal principio promueveuna forma de conducta cooperativa, necesaria para la buena convivencia y eldesarrollo conjunto de los individuos. Este lazo entre trabajo y retribución,plantea, sin embargo, graves problemas morales, referentes a la justicia deesa relación. Siempre cabe la posibilidad de pretender alcanzar unarecompensa desmedida por un servicio brindado; o bien, a la inversa, la deintentar retribuir un trabajo en términos insuficientes. Se suscita así unconflicto entre la función de servicio que corresponde a toda actividad laboral
  10. 10. y el afán de provecho o ganancia de sus ejecutores o beneficiarios.Conviene recordar aquí, la distinción que Jaime González (1982) estableceentre la moralidad del profesional y la moralidad de la profesión. La primerarefiere a la forma personal de ejercer un individuo su trabajo; la ultima a losmoldes generales y supuestos básicos que conforman los rasgos comunes,moralmente calificables, del desempeño de cierta profesión en una sociedaddada.

×