Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

NARRAR POR ESCRITO DESDE UN PERSONAJE Ferreiro Emilia

1,195 views

Published on

Emilia Ferreiro

Published in: Education

NARRAR POR ESCRITO DESDE UN PERSONAJE Ferreiro Emilia

  1. 1. Narrar por escrito desdeun personaje Emilia Ferreiro Ana Siro
  2. 2. Capitulo 1 Autor, narrador y actor En este libro vamos a ocuparnos de historiastradicionales es- critas por niiios de g a 11 aiios, cn el marco de un proyecto didactic0 y con una xestriccibn particular: reescribir una de esas historias en primera persona, adoptando la perspecti- va de uno de 10s personajes. iQut significa escribir relatos tradicionalesdesde la focalizacidny la voz narrativa de uno . de 10s personajes? iC6m0 resuelve quien escribe en prime- ra persona e1 probIema de ser personaje y a1 mismo. ,---.tiempo narraddr?iconqui instrumentos cunceptuales analizaresas $roducciones? Algunos de 10s instrurnentos conceptuales que vamos a utilizarprovienende la teoriadelaenunciacibn.En este capi- tuloharemos una introduccibnaciertos conceptos que serh utilizados a lo largo del libro. Tommos la decisibn de ha- cerlo de b manera m6s accesible, apoyhndonosen lo pmible en ejemplos y remitiendoa1 glosario para una presentacidn m h tebricadedichosconccptosy de autoresrelevantesdeesa teoria. h s tkrminos que van a aparecer en el glosario e s t b indicados en cursivay conun asterisco. 1.1.INGRESAREN EL BOSQUE NARRATIVO "El bosque es una metiforapara eI texto narrativo':dice Urn- berto Eco (19941, aclarando que esa rnekifora vale no s610 para 10s cuentus de hadassino para cualquiertext0 narrativo.
  3. 3. Invocando esa metAfora, proponernos este subtitulo que es por demaspertinenteen nuestrocaso ya que nosocuparemos de narrativas donde, ademis del bosque metaforico, el otro bosque esth casi siemprepresente. Todo relato de frcci6n supone por parte del autop la creaci6n de varias dimensiones ineludibles,vinculadasentre si.En principio,la elecci6nde una serie de hechosprotagoni- zados por uno o varios personajes.Tales personajes desplie- gan sus acciones en unmundo creado que se enlaza de mod0 central o tangencial con algunols de 10s gineros o subgdne- ros existentes en la historia de la literatura. Esos hechos que le ocurren a ciertospersonajesen un mundo creadopara tal fin se imbrican configurando una trama, una sucesi6n de transformacionesque puede afectar a 10s sujetos de la his- toria, a 10s objetos cargados de significado, a la temporali- dad,a 10s Ambitos dondetranscurren10s hechos. Para hacer saber el resultado de su creacihn, el autor codgura un ser imaginario -el nazador*- que enfoca 10s hechos de deter- minada manera y les otorga su voz. Unavoz que 10s autores son capacesde rnodalizar' con variados maticesen el inten- to de afectar de aIgh mod0 la sensibilidad y la inteligencia de sus potenciales destinatarios:los'lectoresY.No cualquier lector.Se trata de un lector pkevistopor el autor, y lector P quien se leahibuyen saberes,posibles,reacciones; un lector a1que se le dedicantodas las sutilezas del relato. baginado a la medida de su narrador y, como tal, coincide s61o en ciertos aspectos con cada lector real que se enfrenta a una misma obra. L$focalizaci6n*o punto de vista y la modalizan'dn de h voz narrativa' son creadas por el autor pero aparecen en el relato a travks de la figura de un narrador que pone en evi- dencia el mod0 como se recortan 10s hechos y la forma en que se enuncian, pensando en un lector como destinatario
  4. 4. ~rivilegiadode surelato. Focalizarsignificaasumiruna pers- pectin, adoptar un hgulo de visi6n de 10s acontecimientos queotorgueun sentidoespecificoa Ios htchos.Se trata de un filtro,un tamiz por el que se hace pasarla informacidntrans- rnitida por medio del discurso narrative. En este sentido, el clkico narrador ornniscienterepresents una focalizaci6n re- ducida a su minima expresihn porque la infmacidn que se ofrece-estisometida a escasas restricdones y suponeel libre acceso a sentimientosy pensamientos de cudquiera de 10s personajesde la historia. La modalizacibn de la voz narrativa involucra varias di- mensiones interrelacionadas:la puesta en palabras de la his- torin que se comunica, 10s efectos de persuasibn del relato destinados d potencial lector (complicidad,humor, cornpa- sibn por la situacihn de quien cuenta...) y la forma en que se &icularh el discurso del narrador con el discursoque 10s personajessostienenentresi. Aun en el caso en que el narra- dor delegue la voz en 10s personajes, determinar quk delega, en quk parte del relato y con quC intenciones suponedecisio- nescentrals para el autor. Ambas cuestiones -la focalizacibn y la modahzaci6n- aparecen ante el lector a travks de un rgkto*escrito pue in- tegra, por un lado, 10s sucesos de la historia* que se cuentay, por otro,la narraci6n*de esa historia o Ea forma de conhrla. Ambos aspectossupohen dos planos del relato. Un plmo de la historia vincdado con los sucesos en torno a 10s cuales in- teractrian10s personajes y un piano de la narracidn en el que esos rnismos sucesos, protagonizados por esos rnismos per- sonajes, asumenla foma de un relato con destinoa un lector imaginado. Por lo tanto, en el plano de la historia se trata de personajes interactuanda entre si,transitando un timpo*.-- y un para que las transfarmaciones previstas se desa- rroilen.En elplano dela narracibn,el narrador sblo se vincu-
  5. 5. la con el potencial lector a quien dirige su discurso. El relato nos informa de uno y otro plano. Conceptos como 10s de narrador, autor, lector, historia, narracihn, relato, focalizacion, modalizacibn, tiempo y espa- cio tienen una larga historia en teoria literaria pero han sido reelaboradospor la teoria de la enunciacion, un corpus tedri- co cuya fuente de milisis son las narraciones producidaspor escritores profesionales. En dicha teoria se trata de analizar el texto en si mismo, independientemente de lo que se sabe sobre el autor. 1.2. LOSCHICOS COMO AUTORES - En este libro no vamos a ocuparnos de autores profesionales sinodeniiios.Esos niiiosson,ademis,alumnos.Esth produ- ciendotextos en elmarcoespecificodeunasituacidndidictica ideada para que enfrenten ciertos desdos de Ia construcci6n literaria. Pero las intenciones pedagbgicas no son ilusorias. Enfrentaruna dificultades una cosa;superarla,es otra. Contrariamente a otras profesiones, no existe acredita- . ci6n social que valide la prictica de un sujeto como escritor pr9fesional. Mh bien, un cdnjunto de legitimaciones lo van configwando padatinamente.Para la publicacihn y circula- ci6nsocial de sus escritosse exige,entre otras cuwtiones,que el profesional de la escritura se responsabilice de la propia palabra y de la reelaboracibn de 10s propios textos. has son condiciones que tambitn se exigen a 10s usuarios de la esai- tura en el context0 escolar para acreditar su avance en el sis- tema educativo.Sinembargo, es objeto de polimica la consi- deracibn de 10s alumnos como autores.Las pricticassociales respectode la oralidad son mucho mis indulgentes.Alguien es considerado un hablantedesde queegusuario del lenguaje
  6. 6. oral s e e sus posibilidades. iPor quC con la lengua escrita tendria que ser diferente? Los nifioscuyos relatos varnos a analizarno sonautoresen el sentidoprofesional y, sin embargo, vamos a tram de corn- prendersus escritos comosi fueran obra deautores,en un do- ble sentido: por un lado, teniendo hacia sus producciones el mismo respeto que tenemos hacia 10s textos de autores reco- nocidos y,por el otm, tratando de ver si algunosde 10s ins- trumentos desarroUados p o ~la teoria de la enunciacibn con otros fines resultari pertinentes para describir 10s resultados de estos autores incipientes. Un aspect0 fundamentaldel res- peto hacia el tcxto concierne a las normas de transcripcibn. Estos alumnosescribieronenel pap4 y susgrafiasnosiempre son fhciles de interpretar.La puntuacihn se encuentra a veces ausentey en ocasioneses abundante pero ubicada en lugares sorprendentes.La ortografia de palabras no siempre ha sido respetada. ~C6rnotranscribir esos textos para poder analizar 10s aspectospropios de la organizaci6n textual?Esobligacibn del investigadorponer en evidenciasus decisionesal respecto porque no hay normas fijas a scguir, pero si decisiones ram- nadaspara tomar. En el anexo 2 explicitarnos esas decisiones, Como son alumnos, sabemos sobre eUos detallesrelatives a sus historias personales, sus rasgos de personalidad, el mo- mento particular en el que heron producidas las narraciones que vamos a d i z a r . Pero nos abstendremosvoluntariamente de hacerusode esas informaciones.No,nosinteresan aqui las razones individualesporlas cualcs tal nfo en particular eligi6 reescribirciertahistoria enlugar de otra;no nosinteresa inda- gar por quC un niiio en particular a s k 6 la voz narrativa de unpersonajefemenino. qutdecidimosdejardeladodatos puntualesde historias individuales?Porque vamos a hacer un ejercicio, riesgoso por ciem: vamos a hatar de andzar esos textos con instrumcntosideadospara esuitoresprofesionales.
  7. 7. Silogramos h e r hablara10stextosncon esosinstnunentos,si logramosponer de manifiesto que estos niiios enfrentan alp- nos de10s desafiospropiosdela construccibndel discursolite- rarioylogran,aunqueseaen algunaspartesdel texto,producir 10sefectosqueseesperandeunescritorexperimentado,habre- mos puesto de manifiesto posibidades discursivas de alum- nos de nivel primarioque generalmentese estimanfuera de su akance, en particular cuando se trata de alumnos de medios socioecon6micosmarginales como 10s que presentamos aqui. Aunque esas dificultadesenfrentadasno resulten en soludones bienlogradas,seguramenteaprenderemosmuchoacercadelas razonesque,enelrnismotexto, sonpuestasdemanifiestocomo obsticulos dificiles de superar. Induso podrernos aprender de aqueIloscasosen donde las dificultadesson contorneadas o a veces evitadas. Al hacereste ejerciciode andisisno olvidarernosa1autor, per0 lo trataremos de unamanera peculiar. Por ma parte, a1 tomar en cuenta dos versiones del mismo alumno (prime- ra y dtima version) -algo que desarrollaremos en el capitulo 5- este autor apareceri a travks de sus versiones con su in- tencionalidadpropia: qui es lo que conserva, qud es lo que modificay c6molo modifica nos informa sobre el trabajo de revisi6n del texto, que es un t'rabajocon una dimensidn dia- crdnica, ajena a1anasis de textos acabados,publicados. Por otraparte, el autoraparecd en una perspectiva evohtiva,ya que 10s autoresde 10s que vamos a ocuparnos tienen entre 9 y11 aiios, un interval0 de edadquede ninguna manerapuede considerarsecomo el inicio y el fin de un broceso que, ade- mh, esti influido por la intervendbn didictica. La figura del autor de la que vamos a ocuparnos no tiene, entonces, una dirnensidn individual, pero tiene una doble dimensidn evo- lutiva: la evoluciondel grupo de niiios estudiados a-travks de sus diferencias de edades;la evoluci6nde cada autor a travks
  8. 8. de ]as dos versionesdesutexto, producidasen d tr-so de un mismoproyecto escolar. 1.3. SERPERSONAJEY AL MISMO TIEMPO NARRADOR La distinci6n abordada entre historia, narracibn, relato, fo- calizacih y modaIizaci6n de la voz corresponde a la forma de construcci6nde la generalidadde 10s relatosde ficcidn en cualquiera de sus variedades. En este libro abordaremos un tip0 particular de relato sometido a una restriccibn especifi- ca: cuentos tradicionales contados por uno de sus persona- jes. Se trata de relatos de estructura canhnica y, por lo tanto, de una voz narrativa ulterior at desarrollo de 10s sucesos, un rnundo creadocon rasgos muy definidos,personajes arqueti- picos. Pero la consigna de escritura planteaba:"escribirdes- de el punto de vista y la voz de uno de 10s personajes de la historia elegida".En este caso, se hace necesario elaborar un complicado desdoblamiento:el-yoque cuenta serdpersoxe en elpianodela historiay narrador enelplano dela namci6n. Contar desde un "yo protagonistansupone que personaje y narrador solo pueden acceder a su propia interioridady a la queinfieren de 10s demhspersonajes a partir de sucomporta- miento o sus exteriorizadones.Ahora bien, el "yo"(en tanto personaje) interactua con 10s demis actores en el plano de la historia. Ese mismo "yo"(en tanto narrador) sdo refiere discursoal potencidlectory de ningun mod0interachjacon bspersonajes delahistoria.El iniciodel relatodeCristian (11 an"os) contandoTaperucitaRoja"desdelavoz dellob0puede ejernplificar este necesarioy complicadodesdoblamiento:' I A pulir de aqui pnemos en negritas. aquello que, en un hgmento citado. es objrto dc an8liJis.En otrar ocasionesutilizaremose! wntrasteentresubrapdoy ncgritascon pro- @it05 ~ c i f i c o s(& z.3 en el qitulo siguiente).
  9. 9. Desde aqui,en lo mas profundodel infterno, les habla el lobo. Con mucho harnbre porque siernpre, a la hora de comer a 10s personajes, una casa de ladrillo o un cazador me lo impiden. Una de ]asmuchasveces que me senti avergonzadofue cuan- do intenti comerme a esa duke y despiadadanGia Ilamada, CaperucitaRoja, [...] Cristianelabora un narrador que cuenta la historia desde un momento de reconstruccibn posterior a todo lo vivido con CaperucitaRoja. Esta posici6n de lavoz -ulterior a1desarro- 110 de10s sucesos, tipico de 10s relatos tradicionales- lo habi- lita para Umar a Caperucitapor su nombre cornplcto desdc eI inicio. Unpoco mAs adelante en el relato el nornbre de la nifia vuelve a aparecer: [...I En poco tiempo llegd a la casa y con Ia manofloja, toque a la puerta. Una vieja contest& -2QuiCn es?Convoz afinadale dije:-Yatunieta h t a ese mornentono sabia el nombre de la niiia pero, enton-, la abueladijo: -jEres hi, CaperucitaRoja?Yo le contat&que sf y ai siguiente segundo me dio la dave para abrir la puerta. [,..I Cristianes capaz de distinguirelrol del lob0 como narrador y como personaje de la historia. En tanto narrador, ya nos avis6 en el inicio del relato -desde una posici6n ulterior a1 desarrollode 10s sucesos- que sabecbmo se llamala nGa.En el marco de Ia historia, el Iobo -en tanto personaje- limita sus saberes de narrador y se las ingenia para quela abuelade Caperudtadwcle el nombre de Ia pequeha. lniciar y cerrarun relato tradicional desde la voz y la mi- rada de alguno de sw personajes plantea problemas &cur- sivos y desafios conceptuales no previstos en la historia de
  10. 10. referencia.A su vez, cada historia tradiciond supone proble- mas discursivosparticulares. NOeslo mismo si quien cuenta sobrwive a lo largo de todo el relato que si sufrc la muerteo estados de inco~lciencia.En estos dos dtimos casos, el au- tor del relato se enfrenta al problema de cbmo mantener la voz de quiennarra iPodrb 10s alumnos advertir que pueden mantenerviva la vozdelnarradoraunqueelpersonaje sufra la &rte o st&en estadode inconciencia?iSer&ncapacesdees- tablecer ems diferenciascuando narrador y personaje coais- 'tenen una misma figura?Si fueran capaces de advertir esta necesaria distind6n jc6m0 lograrin articular el plano de la narracibncon el plano de la historia para que el relatoaparez- ca como una unidad interesante para el lector?(Reeordemos que -salvo en el capitulo 6- s610 vamos a ocuparnos de ese lector irnaginado por el autor y no de 10s lectores redes. Lo que vamos a analizar son relatosescritos.Por Io tanto, s610 es posible interpretarlas alusiones allector a travks de las mar- cas del autoren 10s textos.) Retomemos el inicio d d relato ds Cristian (11 aiios) para . analizardequk modocreaalternativasdiscursivas a talespro- blernas.Este a l m o inicia su relatodesde"el mis all&"como consecuenciade la muerte del lobo -en tanto personaje dela historia- a manosdel cazador: Desde aqui, en lo m8s profundo del infierno,les habla el lobo. Con mucho hambre porque siempre, a la hora de comer a 10s personajes, una casa de ladrillo o un cazador me lo impiden. [***I Este inicio de relato ubica la voz narrativa desde un cspacio dirigjdo exclusiuamente a1 Iector imaginada Dado qur: el lob0 ha muertoya no interac~acomopersonaje con 10s de- mas actoresde la historiay puede comentar al lector susim-
  11. 11. presiones acercade lo ocurridounavez quetodo ha culmina- ' do.Cristianenfrenta eldesafiode tornarinteresante unrelato conocido que decide contar desde una tempordidad ulterior para m a reconstruccibn cornpleta de 10s hechos. A1 tratarse de una narraci6n en primera persona, el lector podria anti- cipar que se trata del sobrevivientede una historia que, ade- mGs, es rnuy conocidapor 10s destinatarios. Para sorprender aI potencial lector recurre a1humor y a la intertextualidad:si creimos que era un sobreviviente en sentido estricto, no lo es porque el lobo nos habla desde el infierno;si creimos que era shlo el lob0 de la historia de Caperucita, nos sorprende avisando que tarnbitn es el lobo de otras historias tradicio- nales,por ejemplo, dela historiade "Los tres cerditosX~omo consecuencia, el tobo -en tanto narrador- se exhibe en el discurso como personaje"de otros relatostradicionales que suponeconocidosparad lector:"a la horadecornera 10s per- sonajes,una casa de ladrillo o un cazador me lo irnpidenxe trata de un narrador que se ficcionaliza y se exhibe como tal haciendoreferendaexplicita a susdestinatarios:"Desdeaqui, en lo rnis profundo del infierno, les habla el lobo: Adernis, no se trata $610del lob0 que sufre ylo genera padecimientos a otros actoresen el marco "red"de 10s sucesosnarrados. Es un narradorque se considera a si mismoy a 10s otros actores como personajes".esde el cornienm de su relato, Cristian entradellenoen elplano dela narracibnparadarpiedespub a 10s sucesos de la historia que motivaron su condena en el infierno. Al mismo tiempo, el narrador aporta matices a su relato presentando a Caperucita como una nifia "dulce"(la versi6n que todos 10s lectores cornparten)pero "despiadada" (unaversibn inkdita que sithaa1lobo~omovictirna de la pe- queiia),intentandoquizi generarcompasi6n en 10s potencia- les lectores d referirsea Caperucita comouna niiia cruel que no permite a1pobrelobosaciar sunatural ferocidad.
  12. 12. Tornis (11 afios)tambitin nos sorprendecon su inicio de "Caperucita Rojan desde un lobo maltrecho pero sobrevi- viente: Bueno, estoy en el hospital sacindome las benditaspiedras de mi glotonapanza.En mi vida he fracasado entodas en 10s sie- te cabritos, en 10s tres chanchitos, pero el fiacaso m L grande fuecon CaperucitaRoja. Todo fueasi [...] El narradorcreadoporTomisubicasuvoz tambikn desdeun espacio diferenciado del plano de la historia. Aunque no se trata de "elm5s allP de Cristian, el hospital se plantea como un espacio ignorado por 10s demis personajes de la historia y, por lo tanto, da informacidn dirigida exdusivamente a 10s lectores.Tarnbiknsorprendeallector creandoun espacioque no corresponde a1mundo de 10s relatos tradicionales. Hasta ahora hemos analizadoc6mo en una misma figura pueden coexistir la voz del narrador y la voz del personaje. Estas dosvoces en coexistenciatienen destinatarios_ .diferen--_ -- tes y, sin embargo, es precis~que se articulen en un refato Gico.Ladistincibny articulaci6nentreel piano dela narra- ci6n y el de la historia tambidn se hacen necesarias al con- siderar las dirnensiones espacial y temporal. Comencemos analizando las particdaridades de lo espacial. Ya cornenta- mos que el "mhsallinde Cristian y el *hospitalmde Tomis sondosespaciospropios del narrador que quedan a1margen de 10s personajes de la historia. En la mayoria de 10s relatos que presentamos en este libro, el espacio de la narracibn y el de la historia aparecen superpuestos dado que la figura que cuenta coincide con la delpersonaje que protagoniza10s acontecimientos.Por ejemplo, Diego (lo aiios) cuenta *Ca- perucita Roja" desde lavozde la nifia y enfrenta la dificultad de contar el trbsito de Caperucita por la panza de2 lobo, un
  13. 13. episodio inexistente en las versiones canbnicas, pero que re- sulta posible incluir en un relato contado desde Caperucita. En este fragmento, que corresponde a la segunda version, comenzarnosa introducir ciertas peculiaridadesen la trans- cripcibn que son detalladas en el anexoz: [...I T)e repe(nte) vi que entraba por un hind en donde esta- ba oscwo y olia muy ma].Cornend a gritar muy fuerte 9610 sentia que me movia de un lado hacia el otm, estaba rnuy asustado pero de repente escuchd una voz conocida que me dijo -Caperucita quedate tranqda que estoy a tu lado.Era mi abuelitaque estaba conmigoentoricesle preguntk, -2D611deestamos abuelita -Estamos en la panza del lobo Caperucita. Despds exuchibmos ronquidos muy hertes y jm golpe!Con mi abueiitanos tomamosde la mano y esperA- bamossolamenteun milagro.Luegovim- una luzy una mano extendida que nos ayud6 a salir deese horriblelugar [...] Diego intenta involucrar al lector a travks de las sensaciones. Apela a lo visual, lo olfativo, lo propioceptivo y lo auditivo para recrearun hbito, un espacioque no se explicasinoque *hate sentir a1lector en medio de 10s hechos"? La intencibn parece consistir en contar una historia conocida con la emo- ci6n de atravesar -casi de la mano de Caperucita- el espacio . .' 7 incierto que recoxre en este episodio.Losescritoresprofesio- nalesrecurren,enocasiones,a informadores*cuandodeciden + restringir la inforrnaci6n aportadapor algunos de 10s perso- najes e inclwo por la voz narrativa. Diego cuenta el trhsi- to de la niiia por la panza del lobo acotando la informacibn 'Esta hugencomspc~ldea by Bradbury (1995) mandosobrela tscrituracorntntx 3 i el lector sientt d d en la m e y d vknm agihdole las m a n pde la camisa, usted tiene mPd*k d I a w d a . Al l ~ t 0 rse le puede k r crecr el cuentoinisimprobablesi, a tra& de losscntidos, dme la -eta de estartn mediodelos kcbos Entonccsno w rehusariI Mapar..." @. 39).
  14. 14. a~ortadapor Caperucita como personaje y como narradora Delega en informadores (visuales, olfativos, propioceptivos y auditivos) el aporte de indicios cuyo significado queda a cargo del potencial Iector. Esta restriccibn de la informad6n -tanto del personaje que experiments10s sucesos como de la narradoraque10s cuenta- acorta la distancia entre el Iector y el desarrollo de 10s sucesos en el relato. Cristian y Tom& re- cortan un espacio propiopara el narrador en el quese ubican una vez que todos 10s hechos de la historia han culminado. En ese sentido,la distanciaentre el Iector y 10s hechoses ma- yor. En el caso de Diego, ellector aparececomo un testigodel malestarde Caperucitacornopersonaje, dado que se trata de una voz narrativa instalada en el mismo espado del suceder de ios acontecimientos.Combconsecuencia,la distanciaen- tre el lectory lo narrado es menor queen 10s relatosde Cris- tian y Tom&. Ladimensibntemporal tarnbitnmarca las diferenciasy ar- ticulacionesentreelplanode la narracidnyelplanodelahisto- ria.En el caso de Tomis,el lob0 narrador iniciael relatodesde un presente dehospitalizacibn:"Bueno,=toy enel hospital sa- &dome las benditaspiedras de mi glotona panza" e introdu- ce,unpoco despuks,el pasadode 10s sucesosacxddos:*Todo fdead'. Gristianabrey derra su relatodesde el presente: Desde aqui,en lo rnbprofundodel infierno,les hablael lob. Con mucho hambre porque siempre, a la hora de comer a 10s ~ersonajes,una casa de ladrillo o un cazador meloimpiden. [...I Bueno, el borario de descmo terminh Irk a sufrir otra vez a1&go. Otro diales cuentootrashistorias,jchau! El presente acerca las distancias.No se trata aqui de la dis- tancia enbe el potencial lector respecto de 10s hechos que se cuentan -tal es el caso delrelato de Diego- sin0 de la distan-
  15. 15. cia entreel narradory sulector imaginado.Los Iobosde Cris- tian y Tomisparecenintentar un acercamientodela distancia para conquistar la complicidaddel lector. Ambosjuegan con el humor a travks de 10s vinculos intertextuales de un lob0 que aparece como personaje en diversas historias iradiciona- les. Cristianpresenta a Caperucitacomo una nMa udespiada- da"que no le permitesaciarsuhambrey Tom&presentaa un Iobo glotbn que ha fracasado en la concred6n de sus planes. htentos de generar -desde el prescnte- la cornpasibn y la comphddaddel lector ante un personaje dispuesto a la tarea poco meritoria de devorarse a una niAa y a suabuela. La historia tarnbiin exige sus propios tiempos para des- plegarse. Algunasveces,10s alumnos, por mediode la figura de su narrador, sintetizan 10s hechos a traves de sumarios y, otras veces, 10s expanden hacitndolosdurar y acercando la distancia entre el potencial lector y 10s sucesos. Tal es el , caso delas escenas comolas concibidRomina (11 aiios) con- tando desde Gretel la sorpresa ante la anciana de la casa de dulcesconvertidaen bruja: [.,.j Al otro dia cuando me despertk mi hermano no estaba en la carna. Yo me levant4 sin que se diera cuenta la anciana y vi que Hansel estaba encerrado en unajaula. Rapidarnente me acostd y mehicela dormida.Laancianadioun grito Fuerte para que me levantara. Me di cuenta que la anciana era una brujamala.FAa memand6 a cocinarpara quemi hermanoen- gorde.Cada &a, la bruja le pedia a Hansel el d e d ~para fijarse si estaba gordoy kl le mostrabaun huesitode pollo. Un dia, la bruja se Iwantb enojaday decidi6comkhela -Aunque estC gordoo flaco,me lo coma igual- dijo 1.. .] Lo contadose expande,se lo desarrollaen fasesy se crea sus- penso. Se exhiben 10s hechos en su propio desarrollo ante
  16. 16. el lector. EI proceso narrative tambikn se seiiala a travis de variados marcadores temporales (sefialadosen ne@ta en el fragment0 transcripto). Los alumnos tambitn utilizan otrosprocedirnientos em- pleados por 10s escritores profesionales para acercar la dis- tancia entxe 10s sucesos narrados y el potencid kctor:la in- clusi6n del discurso direct~entre 10s personajes que puede trksformarunsumariodesucesosa cargodelavoznarrativa en escenas protagonizadas por 10s personajes que participan devivaMZ. La articulacibnentreel discursodelanarradoray eldiscursoque10spersonajessostienenentresi en elrelatode Diego (lo dos) agrega datos esdarecedores acerca del lugar /de 10shechosy de quieoes10s protagonizan: # ; ,* [...I de repente escuchk una voz conocida que me dijo -Caperucitaquedatetranquilaqueestoya tulado.Erami abue- hta que istaba conmigo entonces le preguntt, -iDbnde esta- mos abuelita-Estamos en la panza del lobo Capermita [...] Dar la palabra a 10s personajes participantes de la historia piantea para la voz parrativa asumida por 10s alumnos di- versos problemas enunciativos. Si, adernfs,lo que se cuenta supone aportar inforrnacibna1lectorque es precis0 ocdtara ,at@ personaje de la trama, el problema puede llegar a con- vertirseen un desafioconceptual deproporcionesconsidera- b l e ~para 10s alumnos.Asi ocurre,por ejemplo,a1escribir10s episodiosdeIosdiversosengaiiosqueocurrenen Taperucita Roja",cuando se cuentadesdeellobo:engax7ioa Caperucitaen el bosque,ala abuela de la niia y aCaperucitaenla casade su dbuela.En cambio,sila quecuentaesCaperucita,10s alumnos enfrentan el problema de mantener la necesaria ingenuidad propia del perfil de Caperucitay -al rnismotiempo- propor- cionarindiciosa1lectorquele permitanreconstruirelengaiio
  17. 17. del que la niiia es objeto. Yearnos c6mo afronta Cristian (11 - aiios) algunos de estos problemas contando desde el lobo: [...]Yola seguiapor lom hverde de1bosque mirandocomo la linda y cariiiosa niAa iba paseandocon una canasta. A Me acerqut para preguntarle a dbnde iba: -iA d6nde vas, mi pequeiia nhia? -A Ia casa de mi abuela que esti muy en- fern- me contest6. Entonces me pregunt6 c u d era el camino mhcorto.-El de la izquierda- le dijey se march6.Yo hiporel cPminodela derecha que, en realidad,eraeI mC corto. En poco tiempo Uegue a la casay conlamanofloja, toquC a la puerta. Unavieja contesto: -iQuiCn es? Con voz ahada le dije: -Yo,tu nieta. Hasta ese mornento no sabia el nombre de la niiia pero. entonces, la abueladijo: -2Eres hi, Caperudta Roja? Yo le contest6 que si y aI si- guiente segundo me dio la claw para abrir la puerta. Entrk y me comi a Ia abuela. TeniaquepensarcbmodisfrazarrneparaqueCaperucita no me descubriera. Me puse un famis611,un gorm que me ibasobresdente y me acostkenla-a. [...j A1escenikar el encuentro del lob0 con Caperucita,Cristian -a travksde su narrador- recurrea1discursodirect0 para ha- cer suceder los hechos. A veces, a1 otorgar la voz a los per- sonajes sueIe evitarse toda aclaracih destinada a1 lector. No es el caso de Cristian que incluye variadas referencias acercai' del engafioa Caperucitaen el bosque y a la abuela de la nhia. Adem& explicita la modalidad que asumiri el engaiio a Ca- perucita en la casa de la abuela (vianse 10s destacados con negritaen el fragment0 transcripto).Los engafiosexplicitos y las referencias a la simulaci6n (Zon la mano floja, toque a la puerta"y %onvoz afinadale dijen)son comentariosdirigidos ,r 34
  18. 18. exclusivamentea 10s lectores y nunca a 10s demk personajes ante quieneses precis0ocdtartales engafiosy xtos desimu- laci6n. Estos y o m s problemas discursivos serh analizados en el capitulo 4. En todos 10srelatos,10sahmnosenfientan el problema de dehircubto saben sus narradores sobre10s sucesosy c d n o informaracerca del mundointernode10s personajes,induido el del la voz que cuenta, en tanto actor de la historia. Recor- demos que se trata de relatos en primera persona en que se produceun desdoblamiento entre quien cuentay quienprota- goniza10s hechos. Se&n qdin cuenta habdepisodiosinexis- tentes que pod* ser induidos -tal es el caso del narrador de Diego contando el trhito de Caperucita por la panza del lobo-, episodiosineludiblesque, a1no ser protagonizadospor quien asume la voz-enel relato, tendran que ser repuestos dea l g h mod0 para que la historia canbnica sea identificada por 10s lectores:tal es el caso de "Blancanieves" contada des- de el principe delbosque o de *CaperucitaRoja"contadadesde el lefiador. Martin (lo af~os)asume el desafio de contarnos "Hansel y Gretel" desde un pijaro del bosque. Adopta una perspectiva tangencid-al-estilode.loque dbicamente se ha denominadoun narradortestigo- en queelnarradornotiene acceso a1 mundo interno de 10s demhs personajes, a menos que se lo cornuniquen o que 8 pueda realizar inferencias o preguntas pertinentes.Veamosun fragment0 de surelato: Esediasalidelnidoy meencontrkcon HanselyGretelqueiban hacia el bosque.Los segui muyligero y de repente,vi que esta- ban tirando piedras plateadas.En ese momento me pregunti: -jPara quk estarh tirandopiedritas?Vi que estabanjuntando leiia,despub siguiemnlas piedritasquehabiantiradoy sevol- vieron a sucasa. CuandoUegaron, escuchCque la madrastrales deciaque a1diasiguieetevolverian a traer leiia. Por la mama, - 35
  19. 19. Hansel y Gretel no agarraron piedritas plateadas, sin0 pan y fueron tirando las miguitas por el carnino. Como eran tan ex- quisitasme las fui comiendo [...] En este relato, Martin -a traves de supijaro narrador- indu- ye doselementoscentralesdelahistoria de "Hansely Gretel": las piedritas pIateadas y las rnigas de pan. El narrador s61o se pregunta acerca del significado de las piedras y describe lo que 10s niiios hacen con ellas y las migas de pan, pero de r-7- '. .ning;ln~odopuede a-nticipar la? profund-aransecuenclas q x n d r i en la historia el hecho dei u e el propio pijaro se devorelas migas que10s niiios arrojan por el camino. Como caracterizara la voz que cuenta y -desde la posi- ci&nasumida- caracterizar a 10s actores de la historia es un desafiodiscursivo que suelehacer oscilarla modalizacidnde 10s relatos entre la asepsia y la fuerza de la voz que cuenta asmiendo su propiapostura ante10s hechosy 10s personajes. Griselda (11 aiios)en su relato de "Cenicienta"otorga la voz narrativa a la herrnanastra de la protagonists. Un profundo sentimientode envidia y rivalidad atraviesa su discurso. Vea- mos el inicio y 10s episodios finales: Yo era una seiiorita de clase y esa mugrienta me hizo su sir- vienta. Es una desgraciada, se aprmcha porque ahoh es la princesa. Mientras Limpioles voy a contarlo que pas6 [...) Me contaron que el principe fue a buscarla y le pidi6 que se casara con 8.Decidimos asistir a la boda.Cuando en- trd Cenicientanolopude creer. iUna&ca tanbnrtay grosera no puede ser una princesa!El rey dijoque si alguien no intercedia por mimadreypor mi nosmandariaa matar por tratarma1a la princesaNadie hablaba,ni siquierami hermana,hastaqueabri6 la boca. Dijo que no nos m a t m pero que nos trataran como nosotras la tratamos a ella.Y asi fue, rnirencomotermink.
  20. 20. Como otros casos antes presentados (Cristim y Tomis), Griselda tarnbiin incluye el presente en park del inicio de su discurso, qu* en el intento de acercar la distancia de la narradora con el lector imaginado ("Esuna desgraciada, se aprovecha porque ahora es la princwa. Mieutrash p i o ks voy a contar lo que pas6").Desde esa cercania que garanti- za el presente procura conquistar la cornplicidad del lector descalificando a Cenicienta por contraste con su propio ni- vel social de origen ("Yoera una seiiorita de dase y esa mu- grientame hizo su sirvienta","iUna chica tan bruta y grosera nopuede ser una princess!") y generandocompasihn antesu situacibn actual ("me hizo su sinientan,"Mientraslimpia les voy a contarlo que past "mirencomo termink"). En otrosasas, la modalizacihndel discurso be1narrador se produce a travis de la explicitacitm -a cargo de Za voz que cuenta- delasintencionesquc ciertospersonajesdejanmtre- ver.Evelyn(loaiios) cuenta "Hansely Gretdmdesdela voz de ~ansely por momentos delegala voz en 10s personajes, reto- mando despues el discursopara interpretarsus intenciones: [...] En cierto lugar del bosque muy lejosde casa nuestro pa- dre nos encendio una pequeiia fogata y dAndonos un trozo de pan, nos dijo que esperemos en ese lugat mientrasB y su mujer,se dirigiana recoger miisIefia. Miis tardecomono regre- saban le dijea Gretel que ya era hora de regresara casa con el rastrode laspiedras. A1 llegar a casa nuestra kadrastra nos regdid diciendo: -iNifios desobcdientes, les dijimos que esperen, pero como siempre, hacen 10s que se les da la gana! Yo creoque lo hizo disimuladamente,sd muy bien loqnetrarnaba. [...I , I .. 1 Comentarioscomo10s queseresaltanenelfragment0anterior esth claramente dirigidos a1lector y ponen en evidencia la
  21. 21. posibilidadde 10s alumnos de articular el plano de la historia con el plano de la narracibn.En este caso, interpretandopara el lectorlas intencionesdela madrastra de 10s protagonistas. Describir el comportarniento de ciertos personajes tam- biCn contribuye a caracterizarlos y, por contraste, a posido- nar la voz que asurne el relato. Erika (9aiios) cuenta, desde el punto de vista y la voz de Cenicienta,el momento en que reciben la noticiadeI bade que se realizariaen el palacio: [...] Cuando estaba en la cocina haciendo 10s quehaceresde la casa escuchi tras la puerta el ruido de un carruaje. Alli venian 10s ayudantes dd rey, con el mensaje de que el rey organiza- ba un baile y estaban invitadas. Ellas estaban felices, durante m a semanano comieron,se miraban de pie a cabeza para ver si engordaban,cada minuto, y rompieron doce cordones para ajustar sus vestidos [...] Brika -a travks de la voz de su narxadora- procura dejar en claro a 10s lectores el lugar que ocupa Cenicienta-corn0 per- sonaje- en la casa respecto de sushermanastras.A partir de la descripcibndel cornportarnientodelashermanastrasse in- fiere que intentarin conquistar a1principe en el baile y que, para logarlo, asurnen resguardar las apariencias m h alli de las realesposibilidades.En el capitulo3 se tratan estos y otros problemas discursivos reiacionados con la construcci6n del perf2delavoz que cuentay, desdealli, la configuracidnde10s actoresde la historia. 1.4.PROBLEMASDISCUBSIVOS DE LAS DIFERENTES HISTORIAS Las cuatro historias tradicionales propuestas a bs alumnos cornparten, como era previsible, muchos rasgos comunes.
  22. 22. Pero tarnbikn presentan aspectossingdaresque, a la hora de escribir el relato desde la voz y la rnirada de alguno de 10s personajes, plantemproblemas discursivos pechares. i.4.a.2Quiitn cuenfay desde ddnde cuentu? Por tratarse de relatos tradicionales con estructura can6ni- cayla voz que narra es siempre ulterior al d e s a d o de 10s suwos. No obstante, las cosas carnbian se@n quien cuente: d lob6 y Caperucita corren peligro de muute o de estado de inconciencia (depende de la versih que se adopte). El des- tino de inconciencia en una parte de la historia tmbikn es cornpartidopor Blancanieves.La consecuenciade estas par- ticularidadespara la voz narrativaes que, en d@ punto del rdato, Caperucita, el lobo y Elancaniwes no podrh seguir contandoel paradero propioy/o el de 10s otros. Estasrestric- ciones llevan a crear otras posibilidades:por ejemplo,contar desde "dmis di".si la muerte es la opcidn elegida. Tal vezla inforrnau6nnarrativa no viiridapor quien'cuenta,en tantoper- sonaje, sea repuestapor otros participantes de la trarna que re- latan lo sucedidoa quienestuvoinconcientep depaso,allector. Yavimos quealgunosdumnossoncapacesdemar alternativas quenossorprenden. Otrassorpresasnosesperan en Ios pdxi- mos capitdos. La muerte o la i&&&iencia de 10s personajes son proble- mas enormes, pero no son 10s bicos problemasdiscursivos porresolver.Siquien cuentaes un personaje que noatraviesa todos 10s espacios narrativos jdmo cuenta 10s otros episo- dios centralesde la historia? Caperucita y el lobo, como protagonistasineludiblesen 44 Caperucita Rojan,por mornentos ocupan el mismo espacio narrativo pero tambikn ocupan espacios narrativosalterna-
  23. 23. dos: Caperucita est6 en su casa recibiendo instrucciones de su madre, mientras el lob0 anda por ,el bosque a1 acecho de alguna presa; Caperucita se detiene a juntar Hores por el bosque, a instancias del lobo, o toma el camino mPs largo mientras el lobo toma un atajo y se encuentra antes con la abuelade Caperucita. Lo mismosucedecon "Blancanieves": la madrastra desarrolla sus planes de asesinato de la joven mientras ella intenta refugiarse en la casa de 10s enanos.Si 10s enanosson narradores,ellostrabajan en las minasmien- tras Ia rnadrastraintenta concretarsus macabrosplanes ante Blancanieves. Esta alternancia obliga a1 narrador a omitir 10s espacios narrativos no transitados como personaje y, quizis, a reponerlos -de formas m8s o menos verosimiles- para el lector. En "Hansel.y Gretel': 10s niiioscomoprotagonistasprinci- pales no desaparecen del relatoen ningh momento.No s61o son sobrevivientes en todas las versiones sino que atraviesan demaneraconjuntacasi todos10s episodios.Ambos protago- nistas recorren juntos 10s caminos de su infortunio. Aunque la voz narradora sea la de Hansel o la de Gretel,ambos esta- rin enteradosde aquello que 10s amenazay asurnkinjuntos, aunque con sus propios rasgos de personalidad,10s avatares de sus decisiones.Algo similarse reiteraen "Cenicientan;sal- vo el episodiodel encuentrodelamuchachacon suhada ma- drina, 10s demh espacios narrativos son compartidos entre Cenidenta,su madrastray hermanastras. Anticipibamos entonces, en 10s relatos inspirados en Hansel y Gretel o Cenicienta, menores dificdtades de man- tenimiento de la voz y la mirada elegidas y de reposition de episodios. En cambio, en 10s relatos correspondientesa '%a- perucita Roja" y "Blancaniwes", suponiamos una mayor di- ficultadpara resolverel mantenimiento dela voz y la rnirada elegidasasi comoIa reposicibnde episodiosno vividos.
  24. 24. b s episodios centrales no vividos se pueden reponer a travks deloqueotroscuentana1personaje queasumela posi- ci6n de riarradoro bien se pueden elidir.En este dtimo caso, jc6mo consentarla naturdeza del relatoevitandoquese con- vierta en otra historia? 1.4.b.~ C b m ocuenta y a qquie'n cuenta? En todas las historiasconsideradas,10s p e ~ n a j e sson arque- tipicosy antagbnicos:el lob0 es feroz y astuto, Caperucita es ingenua, Hansel es perspicaz, Gretel se atemoriza ficilmen- te, Cenicienta y Blancanievessonvulnerables e ingenuas,las madrastrasson malvadas.El padre de Hansel y Gretel ocupa el lugar de mayor ambigiiedad (dase 3.4.~).En todas las his- torias se juegael "ser" y el "parecer". lobo fingeser amable ante Caperucita y finge ser Caperucita ante la abuela de la niiia.Hansel y Gretel fingen ante su padre y la madrastrano saber acerca del inminenteabandono;la bruja malvada finge alcomienmseruna dulceabuda ante HanselyGretel.La ma- drastra de Blancanieves finge ser una indefensa anciana del bosque.Cenicienta fmge ser una bellaprincesa en el baile. En "HanselyGretel: 10s hermanosconocendesdeelprin- cipio10s planesde abandonodesuspadres,labrujaocuitapor breve tiempo sus intenciones hacia 10s niiios ya que pronto encierray quierehacer engordara Hansel paracomkrselo.En "CaperucitaRojahel lobo -corn0 actor- necesita mantener ocdtos sus planes hasta rlxltirno momento, aunque 10s declare parael lector. Caperucita, comola niiia indefensade-lahisto- ria, debe mantenerdurantetodo elrelatosu ingenuidad,aun- que necesite dar indicios allector sobrela ferocidaddel lobo. En "Blancanieves': la anciana del bosque necesita mantener ocultos sus planes ante la muchacha para lograr la confianza
  25. 25. de su victima y Blancanieves necesita mantener su ingenui- dad para que 10s intentosde asesinatotenganlugar.Cenicien- ta tienepoco que ocultar (sdo su identidad en el episodio del baile)mientraslas hermanastfasmanifiestanabiertamentesu crueldady luego su envidia. Dependiendode quien cuenta,se hacen sabero se ocultan cosasdiferentesa10s demhpersonajesenelmarcodelahistoria y se hacen saber (ono)ciertas cosas a1lector.Si el narradorde- cideser cruel, quizisintentecomplicidadcon el lector y apelea unacornpresidndesus ineludiblesrazones.Sielnarradordecide manteneringenuidad, quid conquistelacompasi6ndellectoro suirritaci6n m h profunda. Considerar10s efectosdel saber,del hacer saber,yc6mo hacerlo ante 10s lectores represents serios problemasdiscursivos. La consigna de trabajo proponia entonces desafios dis- cursivos tanto respecto de la voz como de la mirada narra- tivas en 10s relatos, pero esos desafios asumen caracteriss- cas peculiares segh historia elegida y el personaje que 10s niios eligieran como narrador. Una misma propuesta, rutas alternatiras,todas desafiantes. A'enfrentar10s diversosproblemas discursivosque plan- tean las distintas historias tradicionales tomadas como refe- rencia, algunos alumnospusieron en evidenciala posibilidad de utilizar en sus escritos recursos propios de escritores pro- fesionales.Todos10s niios intentaron solucioniiintdkentes aunquenosiemprelograronproducirrelatosquelas integren de modo enteramente satisfactorio.Un prop6sito central del presente libro consiste en caracterizar e intentar dar cuenta -ddsignificado de 10s intentos discursivos de 10s alumnos, tanto de 10s m6selaboradoscomo de 10s menos elaborados.

×