Una nueva Ley de Depósito Legal. Un gran éxito y un gran reto

2,162 views

Published on

Presentado en "Cita en la BNE. Una nueva Ley de Depósito Legal. Un gran éxito y un gran reto". 29 de febrero del 2012. Biblioteca Nacional de España.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,162
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Una nueva Ley de Depósito Legal. Un gran éxito y un gran reto

  1. 1. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE Una cita en la BNE: Una nueva ley de depósito legal. Un gran éxito y un gran reto 29 de febrero de 2012 Intervención de Montse Oliván Buenos días y muchas gracias –os aseguro que no es una fórmula ritual- a todos los que habéis hecho un esfuerzo por asistir a esta mesa redonda y, desde luego, a la Dirección que ha valorado que esta Cita tenía interés. Yo lo tenía muy claro, pero eso no es mucho decir, porque al menos algunos ya conocéis mi entusiasmo por el mundo del depósito legal, y no precisamente por sus aspectos técnicos, a veces duros y difíciles, como a los que nos hemos tenido que enfrentar para redactar la ley y para hacer posible su puesta en marcha. Lo tenía muy claro, como decía, porque el depósito legal, pese a su nombre tan antipático- depósito y legal, ¡casi nada!-, es estimulante, sin duda, por su objetivo: reunir para conservar y difundir el patrimonio bibliográfico de un país. Es, como no me canso de repetir, un gran bien democrático, del que la sociedad tiene escaso conocimiento, que es la base de la libertad de información y, en esa medida, de la libertad de pensamiento y de expresión. El depósito legal nos afecta vitalmente como Biblioteca Nacional. Y creo que este el aspecto que la Dirección ha sabido valorar. No es la primera cita sobre el depósito legal, pero esta tiene un significado especial, tenemos una nueva ley de depósito legal: la ley, la ley 23/2011, de 29 de julio, de depósito legal, que acaba de entrar en vigor el 30 de enero. El título de esta Cita recoge bien el momento en que nos encontramos: gran éxito y gran reto. Un gran éxito porque el cambio de normativa es una reclamación que el mundo bibliotecario viene planteando desde 1983 y porque desde 1999 con la aprobación, en las III Jornadas de Cooperación Bibliotecaria, del documento Hacia una ley de depósito legal: aspectos técnicoscorreo.electrónico@bne.es PASEO DE RECOLETOS, 20 28071 MADRID TEL.: 91 580 78 00 FAX: 91 577 56 34
  2. 2. bibliotecarios a tener en cuenta, el mundo bibliotecario plantea ya de un modo absolutamentepreciso la necesidad de una nueva ley de depósito legal y el contenido que esta debía tener. Yen 2006, en las XI Jornadas de Cooperación Bibliotecaria, se volvió a aprobar otro documentoContenidos bibliotecarios de una ley sobre depósito legal, que, en cierta manera, era unapuesta al día del anterior. Y adopta una forma aún más acabada, ya que estaba pensado comoun documento que fuera directamente el borrador de la tan ansiada ley de depósito legal. Y sí,como todos sabemos, finalmente se consiguió: tenemos una nueva ley.Voy a explicar el contenido de la ley, voy a hablar de los retos –la intervención de Ignaciocreo que resultará muy clarificadora en este sentido-, voy a hablar de lo que aun nos quedapendiente. Pero permitidme que antes me remonte, solo un poquito, a destacar algunos hechosde la historia del depósito legal en España. Porque es una historia de interés que no es ajena ala ley que se acaba de aprobar, y porque circulan algunas afirmaciones que no son siempremuy ajustadas.Muchos me habréis oído decir que 1957 marca un antes y un después en el depósito legal.Marca un “después” porque fue este Decreto, elaborado por un brillante equipo debibliotecarios, el que consiguió por primera vez que los documentos se depositaran eingresaran en las bibliotecas de conservación. Solo un dato, pero estaréis de acuerdo conmigo,en que es irrefutable: en el cuatrienio siguiente ingresa por depósito legal un 400% más de loque había ingresado en el anterior. No se poseen datos estadísticos de los depósitosconstituidos antes de 1958, pero, según la estimación de Guastavino Gallent, primer jefe delServicio de Depósito Legal, uno de los redactores del Decreto y secretario de la comisiónencargada de la redacción, podría ser que estos no superaran los 167.735 depósitos de títulosnuevos efectuados en el primer cuatrienio de aplicación del Decreto de 23 de septiembre de1957. ¡Mas que éxito, un exitazo! ¿No? En un cuatrienio lo mismo que en toda la historiaanterior. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  3. 3. Pero quería aclarar aquí un aspecto necesario para comprender por qué llegamos a tener unDecreto tan absolutamente valioso: porque nuestra historia en depósito legal es larga y porqueel empeño, pese a los sucesivos e impenitentes fracasos, de conseguir la conservación ydifusión del patrimonio bibliográfico, porque no otro es el objetivo del depósito legal, ha sidoun objetivo al que nunca se ha renunciado. Dicho de otro modo: el depósito legal no empiezaen España en 1957. La legislación sobre depósito legal, y antes las diversas regalías, tiene unatrayectoria de gran alcance.Sí, el Decreto de 23 de diciembre de 1957 con el que, por fin, se consiguió el cumplimientodel depósito legal, pero nuestra historia no empieza ahí: somos el tercer país en implantar laregalía para la entrega de todo lo impreso, el segundo lo fueron los entonces llamados PaísesBajos españoles de la mano de Felipe II, en 1594, en provecho de la Biblioteca Real que elmismo había creado en 1559.Y conviene recordar el dato que Luis García Ejarque clarificó de manera definitiva en suimprescindible y aun inédito libro sobre la historia del depósito legal en España: “de laregalía, del privilegio de recibir todos los libros impresos, disfrutó en primer lugar laBiblioteca de El Escorial cuando Felipe III así lo estableció, en 1616, para la Corona deAragón y, en 1619, también para Castilla”. Es cierto: para la BNE la historia del depósitolegal comienza en 1716, pero esta no es la fecha de arranque del depósito legal en Españaporque la primera biblioteca que disfrutó de este privilegio, como hemos dicho, fue la RealBiblioteca de El Escorial, biblioteca de los Austrias, nada menos que un siglo antes.Permitidme, también que os diga, creo que es un dato absolutamente desconocido, la primeraobra que ingresó en la Real Biblioteca de Madrid por razón de esta regalía fue, en 1716, laTeorica de la pintura de Antonio Palomino, obra valiosa cuya portada es una estampa,realizada al aguafuerte y curil por Hipólito Rovira y Meri sobre dibujo del mismo Palomino,autor del conjunto de los tres tomos de la obra. Para mí ha sido un placer conocer esta obra dela mano de Conchita Huidobro, bibliotecaria del Servicio de Bellas Artes. A ella le debo haber MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  4. 4. haber sabido entender, como me expresó, la notoriedad de esta obra. Y permitidme unapequeña digresión. Es un dato importante, pero creo que poco conocido en la BNE. ¿Por qué?,¿quizás porque patrimonio se enlaza con colecciones reales, quizás por como BNE seguimospensando en un D.L. que nace en 1957?El Decreto de 1957 era tan excelente que ha permitido, cosa que no ha ocurrido en ningúnpaís, hasta donde yo se, que sin introducir ningún cambio, ingresen publicaciones hijas de lasnuevas tecnologías. El Decreto era tan avanzado que fue uno en los que se apoyó la Dra. Lunnpara redactar en 1981, bajo los auspicios de la IFLA, Federación Internacional deAsociaciones e Instituciones Bibliotecarias, sus Recomendaciones sobre el depósito legal.Obra clave para orientar las legislaciones del depósito legal a escala internacional.Antes de pasar ya a la nueva ley, no quiero dejar de recordar también que, pese al momentohistórico en que fue aprobado, en pleno franquismo, no deja ni el más pequeño resquicio a unautilización no bibliotecaria del mismo; está absolutamente desligado de cualquier prácticacensora. Esto es importante saberlo porque está claro, , que hoy no tiene ese carácter pero loque no es tan sabido es que durante el franquismo tampoco lo tuviera a diferencia de la Italiade Musolini.La ley ha entrado en vigor no hace aun dos meses. Voy a señalar, brevemente los rasgosbásicos, lo que cambia y lo que permanece.En primer lugar, lo que permanece inmutable: la gestión del depósito legal sigue en manos delas Oficinas de Depósito Legal, que dependen de las CCAA, y no de la Biblioteca Nacionalcomo suele ser habitual en otros países y sigue el mismo sistema de solicitud de número deD.L., impresión del mismo en el documento, entrega en las Oficinas de los ejemplarescorrespondientes y distribución por parte de estas a las bibliotecas conservadoras. Solo hay uncambio, ahora, el que debe solicitar el depósito legal para los libros es el editor. Solo un MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  5. 5. cambio, pero de gran calado. Las oficinas, son en lenguaje de la nueva ley, los centrosdepositarios. La clave del éxito del Decreto de 1957 estuvo precisamente en este sistemaadministrativo y, por ello, se mantiene sin ninguna variación significativa. Con el tiempo seaprende: siempre hay que apoyarse en lo que funciona bien, así no se tira al niño con el aguasucia.Y la ley introduce dos grandes cambios que implican, como veremos, dos grandes retos: elcambio de sujeto depositante y el archivo de Internet.La ley incluye al editor como sujeto depositante porque era absolutamente imprescindible. Lohace para conseguir que no queden fuera de la obligación de depósito las obras impresas en elextranjero, para que se depositen las obras íntegras, con todos los elementos que lascomponen, para que las colecciones de revistas no queden absolutamente incompletas y paraque las CC.AA. tengan unas colecciones que respondan a su realidad cultural. Las coleccionesautonómicas mejorarán sustancialmente con el cambio del sujeto depositante y mejorarán aunmás porque la ley pide más ejemplares de las obras escritas en catalán, gallego y vasco cuandoel editor no tenga la sede en la Comunidad en que esa lengua es cooficial. Este es un aspectopositivo que fue introducido en la tramitación parlamentaria. Muchos de los paísesplurilingües buscan salidas de este tipo. Gran Bretaña, por ejemplo.La Biblioteca Nacional de España sigue siendo el único centro que conserva y difunde todo eldepósito legal que gestionan todas las Oficinas. La BNE ejercerá la alta inspección y elseguimiento del cumplimiento de la normativa sobre depósito legal y a la BNE le correspondela elaboración de la Bibliografía española, así como facilitar la información necesaria paraelaborar la estadística de las publicaciones objeto de depósito legal.La ley denomina a las bibliotecas que reciben el depósito legal centros de conservación. Hayque habituarse al nuevo lenguaje. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  6. 6. La ley establece una distinción entre lo que puede ser objeto de depósito legal, (artículo 4) ylo que está excluido del mismo (artículo 5) de lo que recibirán las bibliotecas de conservación.En la ley solo se fija, siguiendo este esquema, lo que es objeto de depósito legal para la BNE ycuántos ejemplares de cada tipo de publicación (artículo 10). Queda en manos de las CCAAfijar a través de la normativa que publiquen cuáles quieren que sean sus bibliotecas deconservación y qué es lo que quieren que se deposite para las mismas. Evidentemente, alládonde exista, hay algunas CCAA que aun no la tienen, las bibliotecas centrales de las CCAAserán el centro conservador de la Comunidad; y, un pequeño cambio, por ley, las bibliotecaspúblicas del Estado dejan de ser obligatoriamente bibliotecas conservadoras del depósitolegal. Esta decisión está en manos de las CCAA.Señalo los cambios más importantes. Lo primero que hay que indicar es que ya no hay quehacer depósito de las reimpresiones, solo de las reediciones, es decir de las ediciones quecontengan cambios en el contenido o en la presentación; que la BNE va a recibir solo dosejemplares de todos los libros, tengan o no ISBN, y solo un ejemplar de los libros deEducación Infantil, Primaria, ESO, Bachiller y Formación profesional. Tampoco ingresaránlos temarios de oposiciones publicados por las mismas academias que imparten la enseñanza.Esto significa una reducción muy grande de los ejemplares ingresados por depósito legal. LaBNE no va a recibir tampoco publicaciones de impresión bajo demanda, hojas comercialespublicitarias, catálogos, agendas, calendarios, láminas, cromos, naipes, tarjetas de felicitacióny tarjetas postales salvo las que recogen espacios exteriores. Esta reducción la hemos hechoguiándonos por un criterio: no queremos que se deposite nada que no sea indispensable peroqueremos que ingrese todo lo que consideramos que debe ser conservado, todo lo queconsideramos que debe formar parte del patrimonio bibliográfico español.También quiero señalar que de los libros de bibliófilo, libros editados en un número limitadopara un público restringido, numerados correlativamente y de alta calidad, y de los librosartísticos, libros editados total o parcialmente mediante métodos artesanos para lareproducción de obras artísticas o los que incluyan estampas originales, ilustraciones MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  7. 7. ejecutadas en forma directa o manual la BNE solo pide un ejemplar. Esto en la práctica ya sevenía haciendo, pero ahora está plasmado en la ley.Las revistas deben cambiar de número de depósito legal si su sigla no se corresponde con lasede del editor. El Grupo de Trabajo de Depósito Legal ha acordado dejar 60 días para estecambio de número de D.L. a las publicaciones de periodicidad mensual o inferior y ningúnplazo para las de periodicidad más extensa. Creemos que el hecho de que el editor sea elsujeto depositante para las publicaciones seriadas va a tener una repercusión muy positivapara conseguir unas colecciones sin las terribles lagunas que hoy sufrimos. De todos esconocido que el seguimiento de las publicaciones seriadas es especialmente laborioso, pero elhecho de que el depósito recayera en el impresor lo hacía prácticamente imposible. Solo unejemplo: de las revistas con D.L. de Madrid solo el 50% se imprime en Madrid. Estrosignifica lisa y llanamente que su seguimiento era imposible: el interlocutor de las oficinashasta la promulgación de la nueva ley era el impresor, ¿cómo iba una Oficina poder controlarel depósito de una revista si el impresor no hacía el depósito en Madrid? ¿Cómo iba unaOficina poder hacer seguimiento de una revista que podía imprimirse cada vez en un sitiodistinto?Una novedad, no en el texto de la ley, pero sí un cambio en la realidad: se exige el depósito delas películas cinematográficas producidas en España y también se exige el depósito de lasestampas originales realizadas por cualquier técnica. Una novedad menor, pero no exenta de importancia, es el hecho de que las publicacioneselectrónicas en soporte físico tangible, un CD-ROM, por ejemplo deberá ser entregado demodo que 1. No sea necesaria la introducción de clave alguna para su lectura y con todos losmanuales, así como, en su caso, el software que acompañe a la misma, a los solos efectos deinvestigación y conservación. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  8. 8. 2. El sujeto depositante está obligado a facilitar la información necesaria para transferirlos datos del soporte original al soporte de conservación. 3. Las publicaciones electrónicas cuyo uso caduque en el tiempo deberán ser entregadasde modo que puedan ser consultadas sin límite de tiempo. De la ley hay que destacar otro aspecto más, de gran calado: contempla el archivo deInternet. Y lo hace distinguiendo dos tipos de documentos: los que son de acceso abierto,sobre los que el editor no tiene ninguna responsabilidad en relación al depósito, y los que nolo son. Sobre estos últimos la ley lo único que plantea es que el depósito es responsabilidaddel editor.En cualquier caso, todo ello está pendiente de la publicación de un Real Decreto queestablecerá el modo en que se va a proceder al archivo de Internet. En fijar las grandes líneasde este Real Decreto es en lo que está trabajando el Grupo de Trabajo de depósito Legal. Paraello se ha creado una Comisión en la que participan expertos de las CCAA y, desde luego, dela BNE. Marina Jiménez y Mar Pérez Morillo están trabajando ya en ello formando parte deesta Comisión. Tenemos poco tiempo para trabajar porque aspiramos a cumplir el plazo delaño que fija la ley en la disposición final tercera.Mal momento para legislar sobre el archivo de Internet. Las administraciones están siendovapuleadas por los efectos de la crisis y el archivo de los recursos en línea y de los sitios webreclama recursos materiales y humanos. Pero en ello estamos.La problemática es amplia: ¿cómo ejecuta la responsabilidad el editor, a través de las Oficinaso de las bibliotecas de conservación? ¿La Oficina recibe también el recurso En línea y loderiva a los dos centros conservadores –Biblioteca Nacional y autonómica? ¿Tienen mediospara ello? Si no es así, ¿cómo sabe si se ha constituido el mismo? Otra pregunta: ¿cómo sedeben depositar los documentos? ¿En un único formato? ¿Con metadatos? Y una pregunta ya MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  9. 9. para la BNE ¿Se va a proceder después a una catalogación manual o sin más se va a acceder através de los metadatos? ¿Estamos los centros de conservación, está la BNE, en condicionesde recibir en línea estos recursos?Buena, estas y muchas más preguntas son a las que tendrá que dar salida la Comisión y, ya osadelanto, que no preguntéis en el coloquio sobre ellos porque aun estamos en fase de no tenerrespuesta. ¡Una fase comodísima para esta charla! Pero, bueno, quizás sea el momento deproponer hacer otra Cita en la BNE sobre esta cuestión cuando se haya publicado el RealDecreto de Constitución de Publicaciones electrónicas y llevemos un cierto tiempoponiéndolo en práctica.Como bibliotecaria me siento muy orgullosa de poder afirmar que el Decreto de 1957 fue unanormativa auténticamente de vanguardia y que, gracias a ella, hemos conseguido que eldepósito legal haya funcionado de un modo muy eficaz hasta nuestros días. Hoy nosenfrentamos a un nuevo reto, la puesta en marcha de una nueva ley y espero que consigamosseguir siendo un país pionero y modelo. Hoy España está a la cabeza de lo países en elcumplimiento del D.L. Vitiello, aun sin afirmarlo tan directamente, se desprende queconsidera que recopilar un 80% de lo editado en libros es un buen dato; en España rondamosel 95%. Debemos conseguir que, pasado el tiempo de, llamémosle prueba, de arranque, nosmantegamos en estos tantos por ciento; consigamos unas colecciones de publicacionesseriadas sin las enormes lagunas actuales y consigamos dar con el mejor sistema para elarchivo de internet, para el archivo, en especial, de todos aquellos documentos que antes soloestuvieron en papel y hoy están, a veces, solo en Internet.Queda, pues, por delante que la Biblioteca Nacional con el conjunto de las CC.AA. seamoscapaces de resolver adecuadamente el cambio del impresor al editor como sujeto depositante.Cambio, por otra parte, nada fácil pero para que el que nos estamos encontrando con unarespuesta muy positiva por parte de los editores. Respuesta que desde aquí quiero agradecer.Este reto nos obliga a trabajar con empeño y generosidad, pero me produce una enormesatisfacción poder decir que este ha sido siempre el espíritu con el que han trabajado las MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
  10. 10. oficinas de depósito legal y las bibliotecas que nos nutrimos de él, así como el Grupo deTrabajo que ha impulsado el cambio de ley y está hoy trabajando sin descanso para conseguirunas normativas comunitarias cuyo contenido ha sido ampliamente discutido y consensuadoen el Grupo de Trabajo, y para redactar las bases del Real Decreto de Constitución de laspublicaciones electrónicas.Y, permitidme que os diga que ojalá un día, cuando esta ley que estamos justo estrenando,quede superada por la realidad, haya alguna bibliotecaria o algún bibliotecario que hable deella con elogios semejantes a los que hoy prodigamos al Decreto de 1957. Significará queacertamos y que fuimos capaces de hacer frente a las dificultades que implica un cambio deesta envergadura.Muchas gracias, MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

×