Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Vensigueme 2013 mayo 19 25

189 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Vensigueme 2013 mayo 19 25

  1. 1. A fin de recibir tu bendición patriarcal debes (1) prepararte al acercarte más a tu Padre Celes al me-diante la oración, el arrepen miento, el estudio de las Escrituras y la asistencia a la Iglesia; (2) reunirtecon tu obispo para determinar tu preparación; y (3) obtener de tu obispo la recomendación para recibirtu bendición patriarcal. Después de recibir la recomendación, debes: (4) ponerte en contacto con elpatriarca para fijar una cita y (5) recibir tu bendición. La bendición se (6) transcribirá y (7) se enviaráncopias a (8) las Oficinas Generales de la Iglesia y a (9) para que te sirva de guía durante toda tu vida.Una Estrella a Seguir“La bendición patriarcal que recibamos de un patriarca ordenado es como una estrellaque nos guía, es decir, es una revelación personal de Dios para cada uno de Sus hijos. Siseguimos los consejos que recibamos, seremos menos propensos a tropezar o a caer enel engaño. Nuestra bendición patriarcal será como un ancla para nuestra alma, y si so-mos dignos, ni la muerte ni el diablo podrán privarnos de las bendiciones prometidas;son bendiciones de las que podemos gozar ahora y para siempre.”Véase Presidente James E. Faust, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Las ben-diciones del sacerdocio”, Liahona , enero de 1996, pág. 71.Una Bendición Que Se Cumple“A veces, alguien se preocupará porque alguna promesa hecha en su bendición patriarcaltodavía no se ha cumplido… Eso no significa que la bendición no se cumplirá. Convienesaber que las cosas ocurren en el debido tiempo del Señor y no siempre en el nuestro.Las cosas de naturaleza eterna no tienen límite de tiempo. Desde la existencia preterre-nal hasta nuestra existencia más allá del velo de la muerte, nuestra vida es una vidaeterna”.Presidente Boyd K. Packer, Presidente en Funciones del Quórum de los Doce Apóstoles,“El patriarca de estaca”, Liahona , noviembre de 2002, pág. 45.Los profetasy la revelaciónMayo 2013“VEN SIGUEME” SEMANA 4¿Cómo me puede ayudar unabendición patriarcal?MAYO 19-25VENSIGUEME 12
  2. 2. Cuando tenía 17 años, a punto degraduarme de la escuela secun-daria como alumno promedio con ciertasdeficiencias, según creía yo, todo anuestro alrededor se derrumbó un do-mingo por la mañana. Al día siguientese nos convocó a una asamblea en elauditorio de la escuela. En el escena-rio había una silla donde habían coloca-do una pequeña radio. El director encen-dió la radio. Oímos la voz del presidenteFranklin Delano Roosevelt en el momen-to en que anunciaba que Pearl Harborhabía sido bombardeada.Los Estados Unidos entraban en guerracon Japón.Más tarde se volvió a repe r esa escena.De nuevo oímos la voz del presidenteRoosevelt; esta vez anunciaba que nues-tro país estaba en guerra con Alemania.Se había desatado la Segunda GuerraMundial.De repente el futuro de todos era incier-to. No sabíamos lo que yacía pordelante. ¿Viviríamos para casarnos ytener una familia?Hoy en día hay “guerras y rumo-res de guerras, y toda la erra [está]en conmoción” . Ustedes, nuestrosjóvenes, tal vez sientan incer dumbree inseguridad en la vida. Quiero aconse-jarles, enseñarles y adver rles acercade algunas cosas que se deben hacery otras que no.El plan del Evangelio es “el gran plan defelicidad”. La familia es el centro de eseplan. La familia depende del empleodigno de esos poderes que dan vida yque se encuentran en el cuerpo de uste-des.En “La Familia: Una Proclamación para elMundo”, un documento inspirado que¿Cómo puedo prepararme?Debes hacer todo lo posible por acercarte más al Señor. La oración, el ayuno, el estudiode las Escrituras, la meditación y el arrepentimiento te serán de utilidad. Las inquietudespor las cosas del mundo deberán dejarse de lado en una ocasión tan sagrada.¿Cómo debo ir vestido?Debes ponerte tu ropa de domingo.¿Cuándo se cumplirán las promesas de mi bendición?En ocasiones, las bendiciones patriarcales revelan aspectos de nuestra vida preterrenal,pero en su mayoría son guías para la vida presente y futura. Dada la naturaleza eternade las bendiciones, éstas pueden incluir posibilidades que trascienden la vida terrenal.¿Se cumplirán todas las promesas de mi bendición patriarcal?Toda bendición se basa en tu fidelidad y en el tiempo del Señor. Las bendiciones puedencumplirse de múltiples formas a lo largo de la vida, según tu madurez, habilidad y cir-cunstancias.¿Debo permitir que otras personas lean mi bendición?Tu bendición es personal, algo entre tú y tu Padre Celestial. Puedes compartir tu bendi-ción con tus familiares o con otras personas cercanas a ti, pero las bendiciones se debenproteger y nunca compararse con la de otras personas.La bendición patriarcal puede ser algo sumamente valioso a lo largo de tu vida. El pre-pararte para las promesas de tu bendición y el vivir digno de ellas puede acercarte más atu Padre Celestial en esta vida y ayudarte a regresar a Él en la venidera.VENSIGUEME 2 VENSIGUEME 11
  3. 3. ¿Quién puede recibir una bendición patriarcal?Todos los miembros dignos de la Iglesia tienen derecho a recibir su bendición patriar-cal, y deben hacerlo, sin importar el tiempo que hayan sido miembros.¿Qué edad debo tener para recibir la bendición?No hay una edad determinada, pero debes ser lo suficientemente maduro para apreciarla naturaleza sagrada de la bendición.¿Cómo se da la bendición?El patriarca pondrá las manos sobre tu cabeza y te dará la bendición por medio de lainspiración; serán instrucciones reveladas para ti. Después, la bendición se transcribirápara que tengas una copia escrita que puedas estudiar durante toda tu vida. La Iglesiatambién conservará una copia de tu bendición en caso de que pierdas la tuya.¿Qué hago para recibir la bendición patriarcal?Fija una cita para tener una entrevista con tu obispo. Él determinará tu preparación ydignidad y te dará una recomendación o te ayudará a prepararte para recibir una. Trasrecibir la recomendación, puedes ponerte en contacto con el patriarca para concertaruna cita. Pregunta al obispo o al patriarca quién puede acompañarte a recibir la bendi-ción, como por ejemplo tus padres. Debes llevar la recomendación a la cita.¿Cómo sé si estoy preparado?El deseo de recibir la bendición patriarcal debe proceder del deseo de conocer la vo-luntad del Señor respecto a ti y vivir de acuerdo con ella. La curiosidad o la presión delos demás no constituye un motivo adecuado para recibir la bendición. Tu obispo de-terminará si estás preparado para recibirla.emi eron la Primera Presidencia y elQuórum de los Doce Apóstoles, aprende-mos que en la existencia premortal“todos los seres humanos, hombres ymujeres, [fueron] creados a la imagen deDios.Cada uno es un amado hijo o hija pro-creado como espíritu por padres celes-ales y, como tal, cada uno ene unanaturaleza y un des no divinos.El ser hombre o el ser mujer es una ca-racterís ca esencial [y se establecióen esa existencia premortal]…“También declaramos que Dios ha man-dado que los sagrados poderes de la pro-creación han de emplearse sólo entre elhombre y la mujer legí mamente casa-dos como esposo y esposa” .El gran cas go que Lucifer y sus seguido-res hicieron caer sobre sí mismos fueque se les negara un cuerpo mortal.Muchas de las tentaciones que ustedesenfrentan, ciertamente las más graves,se relacionan con su cuerpo.Ustedes no sólo enen poder para crearcuerpos para una nueva generación, sinoque también enen el albedrío.Para cuando nos graduamos de la escue-la secundaria, muchos de nuestros com-pañeros de clase se habían marchado ala guerra, de la cual muchos de ellosnunca regresarían.El resto de nosotros no tardaríamos enalistarnos para el servicio militar.No teníamos idea de nuestro futuro.¿Sobreviviríamos a la guerra? ¿Que-daría algo de nuestro mundo cuandoregresáramos?Ante la certeza de que se me reclutaríapara el ejército, me uní a la fuerza aérea.Al poco empo me encontraba en SantaAna, California, en el entrenamiento deprevuelo.En aquel empo no tenía un firme tes -monio de que el Evangelio era verdade-ro, pero sabía que mis maestros de semi-nario, Abel S. Rich y John P. Lillywhite, sísabían que era verdadero. Los había oídotes ficar, y les creía. Pensé: “Me apoya-ré en sus tes monios hasta que adquierauno por mí mismo”. Y así fue.Había oído acerca de las bendiciones pa-triarcales, pero no había recibido una. Encada estaca hay un patriarca ordenadoque ene el espíritu de profecía y el espí-ritu de revelación. Él está autorizado pa-ra dar bendiciones personales y priva-das a aquellos que tengan la recomenda-ción de su obispo, así que le escribí a miobispo para solicitar una recomenda-ción.J. Roland Sandstrom era el patriarcaordenado que vivía en la Estaca SantaAna. Él no sabía nada de mí y nuncaantes me había visto, pero me dio labendición. En ella encontré respuestase instrucción.Aunque las bendiciones patriarcalesson sumamente privadas, compar réuna breve cita de la mía: “Serás guiadopor medio de los susurros del SantoEspíritu y se te adver rá de los peli-gros. Si das oídos a esas advertencias,nuestro Padre Celes al te bendeciráa fin de que puedas volver a reunirtecon tus seres queridos”.VENSIGUEME 10 VENSIGUEME 3
  4. 4. Esa palabra si, aunque impresa en letrapequeña, parecía tan grande como lapágina entera. Sería bendecido para re-gresar de la guerra si guardaba los man-damientos y si daba oídos a los susurrosdel Espíritu Santo.Aunque ese don se me había conferidoal ser bau zado, aún no sabía lo que erael Espíritu Santo ni cómo funcionaban lossusurros.Lo que necesitaba saber en cuanto a lossusurros lo encontré en el Libro de Mor-món. Leí que los “ángeles hablan por elpoder del Espíritu Santo; por lo que de-claran las palabras de Cristo. Por tanto…:Deleitaos en las palabras de Cristo; por-que he aquí, las palabras de Cristo osdirán todas las cosas que debéis hacer”.Tal vez la cosa más grandiosa queaprendí al leer el Libro de Mormón esque la voz del Espíritu viene como unsen miento más que como un sonido.Ustedes aprenderán, como yo lo hehecho, a “escuchar” esa voz que sesiente en vez de oírse.El don del Espíritu Santo, si ustedes lopermiten, los guiará y los protegerá,e incluso corregirá sus acciones. Se tratade una voz espiritual que acude a lamente como una idea o un sen mientoque les llega al corazón.El profeta Enós dijo: “…la voz del Señor…penetró mi mente”. Y el Señor le dijo aOliver Cowdery: “Sí, he aquí, hablaré a tumente y a tu corazón por medio del Espí-ritu Santo que vendrá sobre ” .No se espera que vayan por la vida sincometer errores, pero no cometerán unerror grave sin que primeramente reci-ban una advertencia mediante los susu-rros del Espíritu. Esa promesa se aplica atodos los miembros de la Iglesia.Algunos cometerán errores suma-mente graves, transgrediendo las leyesdel Evangelio. Éste es el momentopara recordarles de la Expiación, delarrepen miento y del perdón absoluto,al grado de que pueden volver a ser pu-ros. El Señor dijo: “He aquí, quien se haarrepen do de sus pecados es perdona-do; y yo, el Señor, no los recuerdo más”.Si el adversario llegara a tomarlos prisio-neros debido a un comportamiento in-debido, les recuerdo que ustedes enenla llave que abrirá la puerta de la prisióndesde adentro.Ustedes pueden ser limpiados por mediodel sacrificio expiatorio del Salvador Je-sucristo.En momentos de dificultades, tal vezpiensen que no son dignos de ser salvosdebido a que han come do errores,grandes o pequeños, y piensen que yaestán perdidos. ¡Eso nunca es verdad !Únicamente el arrepen miento puedesanar lo que causa dolor. Es más, el arre-pen miento puede sanar lo que causadolor, sin importar lo que sea.Si comienzan a par cipar en cosasen las que no deben, o si se estánrelacionando con personas que los llevanpor el rumbo equivocado, ése es el mo-mento de reafirmar su independencia,su albedrío. Escuchen la voz del Espírituy no serán desviados.Vuelvo a repe r que los jóvenes de hoyAcerca de lasbendiciones patriarcalesDurante los años de la adolescencia, muchos miembros de la Iglesia empiezan apensar en recibir su bendición patriarcal. La siguiente información puede ayudartea entender lo que es la bendición patriarcal y a prepararte para recibirla.¿Por qué es importante el linaje?Todo miembro de la Iglesia pertenece a una de las doce tribus de Israel. Aque-llos que no sean descendientes literales son “adoptados” en la casa de Israel pormedio del bautismo. El conocer tu linaje puede resultarte una guía útil en la vi-da, ya que el pertenecer a una de las doce tribus conlleva las bendiciones y lasmisiones propias de cada tribu. Las bendiciones que Jacob dio a sus hijos (losque estaban a la cabeza de las respectivas tribus) se hallan en Génesis 49.Liahona, marzo de 2004, págs. 18–21¿Qué es una bendición patriarcal?La bendición patriarcal cumple con dos propósitos. En primer lugar, el patriarcaserá inspirado a declararte tu linaje, es decir, la tribu de Israel a la que pertene-ces. En segundo lugar, guiado por el espíritu de profecía, el patriarca pronuncia-rá bendiciones y quizá también promesas, advertencias o admoniciones que seapliquen particularmente a ti. Tu bendición patriarcal puede señalarte ciertascosas que eres capaz de lograr y bendiciones que puedes recibir si ejerces la fey vives rectamente.VENSIGUEME 4 VENSIGUEME 9
  5. 5. están creciendo en territorio enemigocon normas morales en decadencia. Noobstante, como siervo del Señor, les pro-meto que serán protegidos y resguarda-dos de los ataques del adversario si pres-tan atención a los susurros que provie-nen del Santo Espíritu.Vístanse con modes a; hablen con reve-rencia; escuchen música edificante; evi-ten toda clase de inmoralidad y prác casque degraden personalmente; tomen elcontrol de su vida y dénse el mandato austedes mismos de ser valientes. Debidoa que dependemos tanto de ustedes,serán extraordinariamente bendecidos.Ustedes nunca están lejos de la vista desu amoroso Padre Celes al.Es posible que a veces se sientan tenta-dos, como lo hice yo de vez en cuandoen mi juventud, a pensar: “A como vanlas cosas, el mundo se va a acabar. El findel mundo vendrá antes de que lleguehasta donde debo”. ¡No es así! Puedentener esperanza en hacer bien las cosas:casarse, tener una familia, ver a sus hijosy nietos, y tal vez incluso a sus bisnietos.Si siguen estos principios, se les cuidará yprotegerá, y ustedes mismos llegarán asaber, mediante los susurros del EspírituSanto, qué camino seguir, porque “por elpoder del Espíritu Santo podréis conocerla verdad de todas las cosas”. Les prome-to que así será e invoco una bendiciónsobre ustedes, nuestra preciosa juven-tud, en el nombre de Jesucristo. AménLiahona, noviembre de 2011, págs. 16–19Las bendiciones están condicionadas a laobedienciaD. y C. 82:10D. y C. 82:10D. y C. 82:10D. y C. 82:10D. y C. 130:20D. y C. 130:20D. y C. 130:20D. y C. 130:20––––21212121VENSIGUEME 8 VENSIGUEME 5Recuerda:Proyecto Hombres Jovenes:INVITAR A TODOSA VENIR A CRISTO—DANDO UNBUEN EJEMPLOMujeres Jovenes:Trabaja 2 experiencias en tu pro-greso personal¿Y tú, ya enes la tuya?
  6. 6. Debemos preparar nuestro corazón pararecibir instrucción del Señor.Alma 16:16Alma 16:16Alma 16:16Alma 16:16––––171717173 Nefi 17 :23 Nefi 17 :23 Nefi 17 :23 Nefi 17 :2––––3333La casa de Israel bendice a las familias dela tierra3 Nefi 20:253 Nefi 20:253 Nefi 20:253 Nefi 20:25––––27272727VENSIGUEME 6 VENSIGUEME 7

×