Parejas de la literatura en español

835 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
835
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Parejas de la literatura en español

  1. 1. Cuéntame una historia Algunas parejas de la literatura Belén García Llamas Instituto Cervantes de Río de Janeiro
  2. 2. Elena Garro y Octavio Paz Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares Ramón Gómez de la Serna y Carmen de Burgos “La Colombine” Rafael Sánchez Ferlosio y Carmen Martín Gaite María Lejárraga y Gregorio Martínez Sierra Cartas, poesías, (auto)biografías, ensayos, artículos ... Parejas literarias ¿ Conoces alguna historia de amor, de amistad, de relación fraterna, de colaboración autoral o de odio entre escritores? Antonio Machado y Manuel Machado Ignacio Aldecoa y Josefina Aldecoa Borges y Bioy
  3. 3. HOJA DE TRABAJO Nº 1 HOJA DE TRABAJO Nº 1 Durante todo el proceso de la actividad, los alumnos se mueven en la clase recogiendo la información que necesitan y que poseen otros compañeros. Rafael Alberti Español María Teresa León Española ¿Qué sabías?, ¿qué sabes? ¿Qué obras importantes conoces? ¿Qué frases/ palabras significativas le dedicó? ¿Con quién tuvo una relación especial? Defínela. Datos biográficos
  4. 4. Posibles preguntas según las imágenes: biografìas de Rafael Alberti y María Teresa León (precalentamiento y reflexión de aprendizaje) <ul><li>¿Sabrías en qué época vivieron? </li></ul><ul><li>¿Qué edad tendrían cuando se conocieron y qué fecha aproximada sería? </li></ul><ul><li>¿Sabes de algún acontecimiento histórico en la 1ª mitad del XX en España? </li></ul><ul><li>Alberti y León acompañaron de cerca la vida política española. ¿Podrías ordenar, desde 1900 hasta hoy, los distintos regímenes políticos que se sucedieron en España?: Monarquía de Juan Carlos I (democracia parlamentaria); Monarquía de Alfonso XIII: Dictadura de Primo de Rivera; Dictadura de Franco; II República (democracia parlamentaria). </li></ul><ul><li>Alberti y León vivieron muchos años en el exilio. ¿Sabes por qué? </li></ul>
  5. 5. Esta mañana, amor, tenemos veinte años B I O G R A F Í A S RAFAEL ALBERTI (Puerto de Santa María, 1902 – Madrid, 1998) MARÍA TERESA LEÓN (Logroño 1903-Madrid,1988)
  6. 6. RETORNOS DEL AMOR EN LAS ARENAS <ul><li>Esta mañana, amor, tenemos veinte años. Van voluntariamente lentas, entrelazándose nuestras sombras descalzas camino de los huertos que enfrentan los azules de mar con sus verdores. Tú todavía eres casi la aparecida, la llegada una tarde sin luz entre dos luces, cuando el joven sin rumbo de la ciudad prolonga, pensativo, a sabiendas el regreso a su casa. Tú todavía eres aquella que a mi lado vas buscando el declive secreto de las dunas, la ladera recóndita de la arena, el oculto cañaveral que pone cortinas a los ojos marineros del viento. Allí estás, allí estoy contra ti, comprobando la alta temperatura de las odas felices, el corazón del mar ciegamente ascendido, muriéndose en pedazos de dulce sal y espumas. Todo nos mira alegre, después , por las orillas. Los castillos caídos sus almenas levantan, las algas nos ofrecen coronas y las velas, tendido el vuelo, quieren cantar sobre las torres. </li></ul><ul><li>Esta mañana, amor, tenemos veinte años. </li></ul>P O E S Í A
  7. 7. Dedicado a María Teresa León en Recuerdos de lo vivo lejano (1948-52) Cuando tú apareciste, penaba yo en la entraña más profunda de una cueva sin aire y sin salida. Braceaba en lo oscuro, agonizando, oyendo un estertor que aleteaba como el latir de un ave imperceptible. Sobre mí derramaste tus cabellos y ascendí al sol y vi que eran la aurora cubriendo un alto mar en primavera. Fue como si llegara al más hermoso puerto del mediodía . Se anegaban en ti los más lúcidos paisajes: claros, agudos montes coronados de nieve rosa, fuentes escondidas en el rizado umbroso de los bosques. Yo aprendí a descansar sobre sus hombros y a descender por ríos y laderas, a entrelazarme en las tendidas ramas y a hacer del sueño mi más dulce muerte. Arcos me abriste y mis floridos años recién subidos a la luz, yacieron bajo el amor de tu apretada sombra, sacando el corazón al viento libre y ajustándolo al verde son del tuyo. Ya iba a dormir, ya a despertar sabiendo que no penaba en una cueva oscura, braceando sin aire y sin salida. Porque habías al fin aparecido.
  8. 8. Rafael Alberti en &quot;La Arboleda perdida&quot; describe su primer encuentro con María Teresa León, la mujer con quien compartió su vida durante cuarenta años. <ul><li>“ Surgió ante mí, rubia, hermosa, sólida y levantada, como la ola que una mar imprevista me arrojara de un golpe contra el pecho”. </li></ul>M E M O R I A S autobiográficas
  9. 9. <ul><li>Aquella misma noche, por las calles, por las umbrías de los jardines, las penumbras secretas de los taxis sin rumbo, ya respiraba yo inundado de ella, henchido, alegrado, exaltado de su rumor, impelido hacia algo que sentí seguro. Yo me arrancaba de otro amor torturante, que aún me tironeaba y me hacía vacilar antes de refugiarme en aquel puerto. Pero ¡ah, Dios mío!, ahora era la belleza, el hombro alzado de Diana, la clara flor maciza, áurea y fuerte de Venus, como tan solo yo había visto en los campos de Rubens o en las alcobas de Tiziano. ¿Cómo dejarla ir, cómo perderla si ya me tenía allí, sometido en su brazo, arponeado el corazón, sin dominio, sin fuerzas, rendido y sin ningún deseo de escapada? Y, sin embargo, forcejeé, grité, lloré, me arrastré por los suelos ... para dejarme al fin, después de tanta lucha, raptar gustosamente y amanecer una mañana en las playas de Sóller, frente al mediterráneo balear, azul y único...” </li></ul>
  10. 10. Memoria de la melancolía, de María Teresa León <ul><li>Sí, abuela, me voy, sigo el viaje. He regresado para decírtelo: Rafael y yo no desuniremos nuestras manos jamás. Ya sé, ya sé. Adiós, abuela, adiós, madre. Ya no estoy sola, ya no me contesta el eco cuando hablo en voz alta. Empiezo, empiezo por mi cuenta y riesgo la vida. Nos vamos a Francia. Él es un poeta. ¿Lo conoces? </li></ul>Una de las experiencias decisivas que marcan el inicio de esa nueva trayectoria vital es su encuentro y unión con Rafael Alberti. La unión con el poeta gaditano supone la ruptura con el mundo anterior y una liberación de su soledad:
  11. 11. <ul><li>Totoral, martes, junio 1940. </li></ul><ul><li>“ (...) Si tardas demasiado en venir, tendré que escribir una nueva serie de poemas eróticos. Escríbeme y cuéntame todo. Aprovecha bien los minutos de Buenos Aires, y ten en cuenta que un poeta soltero, solo en el campo, tendrá que salir el día menos pensado por esos montes, buscando un Axel cualquiera que satisfaga su delhézquica pasión. ¡Para qué más detalles! (…) </li></ul><ul><li>Después de esto, mil besos y abrazos, </li></ul><ul><li>Rafael” </li></ul>CARTAS… Remitente: Rafael Alberti
  12. 12. <ul><li>(Sin fechar). </li></ul><ul><li>“ (...) Rafael ¡Vida! se me caen las alas al estar sola. No sé. Al despertarme me doy cuenta de lo mal que se respira cuando se tiene todo el aire para uno solo. He hablado con María Carmen. Losada cena con nosotros. María Carmen ha alquilado un estudio muy bonito. Ahora salimos de nuevo para cobrar 60 pesos de “Sur”. Volveré muy pronto. Me duelen los zapatos con el asfalto. Esta es la ciudad más inhumana del mundo. Me gritan que es tarde. Te escribo a buchitos. Bésame. Te llevaré un perro o dos, todos los libros y nos quedaremos en nuestro escondrijo como dos viejas vizcachas incompatibles con los tranvías y el teléfono. Rafael ¡amor! Te beso. Un poquito desplumadita ya, pero sí tu Paloma” </li></ul>Remitente: María Teresa León
  13. 13. 9 noche. <ul><li>“ (...) creo que me voy a ir el sábado. Me harta Buenos Aires. Todo es incómodo, desesperado. Si salgo a la calle, tengo que tomar taxis porque soy una miedosa y me da miedo caerme y no sé ir a los sitios. Ayer, domingo, me quedé en casa. Busqué los libros. Las maletas azules estan rotísimas, ¡bastante duraron! Llevaré los libros en un cajón. No hablo nada más que de irme. Se ríen de mí. Totoral me parece un lago precioso. La piel de los hombres está hecha para sentir otra piel si no no se duerme y se tiene la mitad de la sangre. No creas que tenemos amigos, sino apariencias de amigos, sombras. Lo único que tiene sangre y huesos es nuestro amor, nuestra costumbre (...)” </li></ul>Lunes 10. “(...) Trabaja horrores, amor precioso, nuestra salvación próxima está en los sauces y los álamos de tu poesía (...)”
  14. 14. <ul><li>“ (...) ¿Y Aitana? Le mandé postales. No puedo vivir sin ella, Dios mío. Todo esto, que está muy bien, sin vosotras no tengo ojos para verlo. Te pondré siempre telegramas diciéndote el tiempo que estaré en cada sitio. Me da pena que te gastes el dinero en telegrafiarme. Prefiero que os vayáis a Punta del Este. Veo sí, que apenas tenéis dinero. Di a Losada, por Dios, que os ayude, que me pague algún próximo libro, las acciones, lo que sea (...)” </li></ul>Remitente: Rafael Alberti Cracovia, 1 diciembre, 1950.
  15. 15. <ul><li>Praga, 9 diciembre, 1950. </li></ul><ul><li>“ (...) De este viaje saco la consecuencia siguiente: no puedo vivir sin ti, sin Aitana. Me muero de pena y de tristeza. Todo sería distinto, todo lo hubiera sido. Son muchos años juntos día y noche. Ahora sé cuánto te quiero. Te escribiría cartas que nunca te he escrito y te diría cosas que ya casi no me atrevo. Eres lo único grande que ha habido y hay en mi vida. Te quiero, al parecer, sin grandes efusiones. Pero no es cierto. Paso, a veces, tormentas de las que nunca hablo. Te hubiera, a veces, querido de otro modo, deseado de otra manera. No me atrevo a decirte, a nombrarte muchas cosas. Puede ser que nunca te las diga. Empezamos –horror– a ser casi viejos. ¿Viejos? Quiero que te cuides mucho y estés otra vez fuerte. Tenemos vida todavía (...)” </li></ul>Remitente: Rafael Alberti
  16. 16. <ul><li>La Gallarda, 27 sin ti. </li></ul><ul><li>“ Querido mío: Me mandan tus cartas a esta soledad tan grande y yo lloro y quisiera volar a buscarte. Ya sé que se han concluido los viajes de placer. El único que queda en la tierra es el de quererte de la noche al día. Y jamás nos separaremos. Yo he vivido sola la angustia cuando entraron los chinos en Corea. Hasta te puse un telegrama a Praga a través de Kunosi, pero Kunosi me dijo que no debía inquietarte. Esto es lo que he hecho, y también sufrir. Cuando llegues intercambiaremos nuestras angustias y las tiraremos al mar...” </li></ul>Remitente: María Teresa León
  17. 17. Milán, 4 noviembre, 1963. <ul><li>“ Gonzalo, hijo: </li></ul><ul><li>Estamos en Italia, (…) Aquí llueve. Dentro de unos días saldremos para Roma. (…) Es casi seguro que vivamos en Roma en vez de vivir en Milán. Yo no me encuentro muy bien y dicen que el clima tan húmedo y frío hace daño. Siento en los oídos una ‘música extraña’. Viene cuando me tumbo. No me duelen, ‘me suenan’, oigo sonidos. ¿Qué será? (...)” </li></ul>
  18. 18. Al final, cuando ambos pudieron regresar a España con la desaparición de la dictadura franquista, la escritora ya estaba enferma de Alzheimer y poco pudo disfrutar de su regreso a nuestro país, ella que siempre había deseado volver a entrar en Madrid montada en un caballo blanco. Sobre su tumba, están escritas estas palabras de Rafael: “ Esta mañana, amor, tenemos veinte años.” María Teresa León murió en la capital de España el día 14 de diciembre de 1988 y está enterrada en el cementerio de Majadahonda. Nunca supo que había retornado a España
  19. 19. HOJA DE TRABAJO Nº 1 HOJA DE TRABAJO Nº 1 completada Su obra amorosa. Sus dificultades prácticas para vivir en el exilio.. “ Marinero en tierra”, 1925, “Sobre los ángeles”, 1927, “Retornos de lo vivo lejano” 48-52. “La arboleda perdida” “ Esta mañana, amor, tenemos veinte años” Ya iba a dormir, ya a despertar sabiendo que no penaba en una cueva oscura, braceando sin aire y sin salida. Porque habías al fin aparecido. Amor, complicidad. María Teresa León Poeta símbolo del s. XX. Compromiso político (comunista), exilio, vuelta a España. Rafael Alberti Español La importancia de su obra y su entrega total a Rafael Alberti “ Memoria de la melancolía”, 1970 “ Contra viento y marea” 1941 “Juego limpio”, 1950. Rafael y yo no desuniremos nuestras manos jamás. “ Querido mío: Me mandan tus cartas a esta soledad tan grande y yo lloro y quisiera volar a buscarte. Ya sé que se han concluido los viajes de placer. El único que queda en la tierra es el de quererte de la noche al día. Y jamás nos separaremos.(…)” Amor, complicidad. Rafael Alberti Prosista. Escritora comprometida (comunista) . Defensora de la mujer. Exilio, alzeimer. María Teresa León Española ¿Qué sabías, qué sabes? ¿Qué obras importantes conoces? ¿Qué frases/ palabras significativas le dedicó? ¿Con quién tuvo una relación especial? Defínela. Datos biográficos
  20. 20. Elena Garro y Octavio Paz Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares Ramón Gómez de la Serna y Carmen de Burgos “La Colombine” Rafael Sánchez Ferlosio y Carmen Martín Gaite María Lejárraga y Gregorio Martínez Sierra Cartas, poesías, ensayos, artículos ... Parejas literarias ¿ Conoces otra historia de amor o de odio entre escritores? Antonio Machado y Manuel Machado
  21. 21. HOJA DE TRABAJO Nº 1 HOJA DE TRABAJO Nº 2 Durante todo el proceso de la actividad, los alumnos se mueven en la clase recogiendo la información que necesitan y que poseen otros compañeros. Silvina Ocampo Adolfo Bioy Casares Pablo Neruda Vicente Huidobro Rafael Alberti Mª Teresa León ¿Qué sabías, qué sabes? ¿Qué obras importantes conoces? ¿Qué frases/ palabras significativas le dedicó? ¿Con quién tuvo una relación especial? Define la relación Datos biográficos
  22. 22. HOJA DE TRABAJO Nº 3 Manuel Machado Antonio Machado Gregorio Martínez Sierra María Lejárraga Elena Garro Octavio Paz ¿Qué sabías, qué sabes? ¿Qué obras importantes conoces? ¿Qué frases/ palabras significativas le dedicó? ¿Con quién tuvo una relación especial? Define la relación Datos biográficos Nacionalidad
  23. 23. HOJA DE TRABAJO Nº 1 HOJA DE TRABAJO Nº 2 completada Has tenido una infinidad de mujeres, pero has vuelto siempre a mí. Creo que eso es una prueba de amor. “ Enumeración de la patria”, 1941; “Poemas de amor desesperado”, 1949; “Los nombres”, 1953... Las caras de los hombres que en mi vida he encontrado me persiguen y viven adentro de mi espíritu.. (...) Algunas fueron deidades que no olvidaré nunca. Casada con Bioy. Amor abnegado, capaz de soportar todas las infidelidades. Hermana de Victoria. Poetisa. Premio Nacional de Poesía (2) Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores. Silvina Ocampo Argentina Su relación con las mujeres. Su intelectualismo y vanguardia. La invenciónde Morel, 1941; Dormir al sol, 1973... He sido muchas veces cruel con Silvina, porque por ella no me privé de otros amores. Se casó con Silvina. La amaba pero le fue siempre infiel. Novelista, cuentista de literatura fantástica. Amigo y coautor con J.L. Borges Adolfo Bioy-Casares Argentino Su odio por Neruda. Su importancia como poeta de vanguardia. “ Manifiestos”, de 1925, “Altazor”, 1931... Mediocre, plagiador. Neruda posee una poesía fácil, bobalicona, al alcance de cualquier plumífero. Enemistad, rivalidad. Odio. Pablo Neruda. Aristócrata. Creador de ismos. Creacionista. Amante de los movimientos de vanguardia. Vicente Huidobro Chileno Las disputas poéticas en las que se involucró. Su relación con España “ España em el corazón”. “Veinte poemas de amor y uma canción desesperada”, “Canto general” Insultos, palabrotas. “ La envidia de ese hombrecillo amarillo y aceitoso es algo que llega a lo patético” Enemistad, rivalidad. Odio. Vicente Huidobro Premio Novel 1971. Comprometido políticamente (comunista). Pablo Neruda Chileno Su obra amorosa. Sus dificultades prácticas para vivir en el exilio.. “ Marinero em tierra”, 1925, “Sobre lso ángeles”, 1927, “Retornos de lo vivo lejano” 48-52. “La arboleda perdida” “ Esta mañana, amor, tenemos veinte años” Amor, complicidad. María Teresa León Poeta símbolo del s. XX. Compromiso político (comunista), exilio, vuelta a España. Rafael Alberti Español La importancia de su obra y su entrega total a Rafael Alberti “ Memoria de la melancolía”, 1962 “ Contra viento y marea” 1941 “Juego limpio”, 1950. Rafael y yo no desuniremos nuestras manos jamás. Amor, complicidad. Rafael Alberti Prosista. Escritora comprometida (comunista) . Defensora de la mujer. Exilio, alzeimer. María Teresa León Española ¿Qué sabías, qué sabes? ¿Qué obras importantes conoces? ¿Qué frases/ palabras significativas le dedicó? ¿Con quién tuvo una relación especial? Defínela. Datos biográficos
  24. 24. <ul><li>La carta es de octubre de 1938 y en ella Huidobro se dirige a un amigo de confianza, identificado sólo con el chilenísimo apodo de &quot;Poroto&quot;.  </li></ul>Rivalidad Es posible, pero sólo entre los mediocres. Es una poesía fácil, bobalicona, al alcance de cualquier plumífero. Es, como dice un amigo mío, la poesía especial para todas las tontas de América. “La Nación”, Santiago de Chile, 28 de mayo de 1939. ¿Cree usted que la poesía que usted llama gelatinosa puede hacer escuela en América? Querido Poroto: Veo por tu carta que las intrigas de la Banda Negra y de su jefe el pobre Bacalao siguen su curso normal. Sabía que había mandado verdaderas circulares llenas de calumnias sobre mí no sólo a la Argentina sino también a Europa… La envidia de ese hombrecillo amarillo y aceitoso es algo que llega a lo patético… 1938 “ Poeta francés aburguesado” LA ENTREVISTA PERIODÍSTICA C A R T A S Vicente Huidobro
  25. 25. &quot;EL BACALAO&quot;. DIATRIBAS ANTINERUDIANAS Y OTROS TEXTOS. TODO SOBRE LA DENUNCIA QUE VICENTE HUIDOBRO LE HIZO A PABLO NERUDA SOBRE EL PLAGIO QUE ÉSTE HICIERA DE UN TEXTO DE RABINDRANATH TAGORE Y SOBRE EL GRUPO DE POETAS CHILENOS QUE BAUTIZÓ A NERUDA CÓMO &quot;EL BACALAO&quot; (POR SU OLOR A PODRIDO). Vicente Huidobro, figura clave en la introducción de las vanguardias en América Latina, fue su rival de más peso y dividió a los chilenos en huidobristas y nerudistas . Después de una breve amistad a principios de los '20 ambos poetas cruzaron insultos durante años. &quot; Neruda no era entonces comunista, y Huidobro sí ', dice René de Costa en Nuevas aproximaciones a Pablo Neruda (comp. Ángel Flores, 1987), pero el principal diferendo fue poético . Huidobro trató a Neruda de &quot;romántico de mala muerte&quot; y de &quot;imitador&quot; e hizo circular en España un folleto donde recogía la acusación de plagio del No. 16 de Veinte poemas.. . Neruda a su vez, publicó en 1938 &quot;Aquí estoy&quot; un poema contra de Rokha y Huidobro que es una pieza ejemplar del &quot;arte de injuriar&quot;. Sin embargo, en 1968, veinte años después de la muerte de su enemigo, Neruda escribió un ensayo (&quot;Huidobro: persona y poesía&quot;) donde propone un monumento en su memoria y afirma: &quot; Considero a Vicente Huidobro como un poeta clásico de nuestro idioma (...). No hay poesía tan clara como la poesía de Vicente Huidobro &quot;.
  26. 26. A fines de 1934, el entonces joven poeta Volodia Teitelboim reparó en la coincidencia y partió corriendo a contárselo a un amigo escritor, que a la vez se lo contó a Vicente Huidobro . Lo de Neruda era un plagio descarado, opinó Huidobro , y así lo consignó en una crónica- fechada ese año en la revista Pro. Días después, Pablo de Rokha amplificaba la acusación en el diario La Opinión, y Huidobro volvía a la carga con otro artículo en que motejaba a Neruda de &quot;poeta mediocre, un simple bluff&quot;. El Poema 16 de “Veinte...”de Pablo Neruda -descubrió Teitelboim- era sospechosamente similar al Poema 30 de Tagore. Similar era poco decir. Tras la denuncia de plagio, las cosas empeoraron. Enterado de la acusación, Neruda, que por entonces se encontraba en España, contestó con un manifiesto titulado Aquí Estoy y en el que trata a sus enemigos de &quot;Cabrones!/ Hijos de puta!/ Hoy ni mañana/ ni jamás/ acabaréis conmigo &quot;.
  27. 27. En mi cielo al crepúsculo eres como una nube y tu color y forma son como yo los quiero. Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces, y viven en tu vida mis infinitos sueños. La lámpara de mi alma te sonrosa los pies, el agrio vino mío es mas dulce en tus labios ¡Oh, segadora de mi canción de atardecer, cómo te sienten mía mis sueños solitarios! Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda. Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo estanca como el agua tu mirada nocturna. En la red de mi música estas presa, amor mío, y mis redes de música son anchas como el cielo. Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto. En tus ojos de luto comienza el país del sueño . Tú eres la nube crepuscular del cielo de mis fantasías.Tu color y tu forma son los del anhelo de mi amor.Eres mía, eres mía, y vives en mis sueños infinitos. Tienes los pies sonrojados del resplandor ansioso de mi corazón,¡segadora de mis cantos vespertinos!Tus labios agridulces saben a mi vino de dolor. Eres mía,eres mía,y vives en mis sueños solitarios. Mi pasión sombría ha oscurecido tus ojos, ¡cazadora del fondo de mi mirada! En la red de mi música te tengo presa,amor mío. Eres mía,eres mía, y vives en mis sueños inmortales. Poema Nº 30 (del libro El Jardinero) Poema 16, en “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” Dice Rabindranath Tagore (1861-1941) Dice Pablo Neruda (1904-1973)
  28. 28. La antipatía de Neruda hacia Huidobro era bien correspondida. En enero de 1935 , Huidobro desliza : &quot;¿Es que mi presencia en el mundo es un obstáculo para la felicidad del señor Neruda y sus amigos? Siento mucho no poderme suicidar por el momento&quot; . Tras la denuncia de plagio, las cosas empeoraron. Enterado de la acusación, Neruda, que por entonces se encontraba en España, contestó con un manifiesto titulado Aquí Estoy y en el que trata a sus enemigos de &quot;Cabrones!/ Hijos de puta!/ Hoy ni mañana/ ni jamás/ acabaréis conmigo &quot;. Desde Madrid el autor de Residencia en la Tierra avivó el odio, como demuestra la carta recién descubierta.
  29. 29. Sería este hecho el origen de la virulenta rencilla que cultivarían Neruda y Huidobro, rencilla a la que no tardarían en sumarse los amigos y aliados de cada bando. Siete décadas después se conoce un capítulo inédito de esta historia: acaba de salir a la luz una carta privada que revela cuán lejos estaba dispuesto a llegar Neruda para vengarse de Huidobro.
  30. 30. &quot; Me dicen que el pelotas de Huidobro viene a Madrid en enero &quot;, escribe el entonces cónsul chileno en Madrid, confiado en que para entonces ha logrado reunir a un poderoso grupo de incondicionales. &quot;Sólo se encontrará con Aleixandre, Altolaguirre, Cernuda, Federico, etc., todos ellos indefectibles amigos míos&quot;. Fechada en noviembre de 1935 y dirigida a su amigo José María Souvirón, poeta español que por entonces reside en Santiago, la misiva firmada por Neruda regala frases muy poco amables para el autor de Altazor.
  31. 31. Lo confirma otra vez la correspondencia del poeta Juan Larrea dirigida a Raúl Silva Castro, fechada en 1966 y reproducida en el libro El Bacalao (Ediciones B). En los años siguientes Neruda seguirá usando -igual que en la misiva de 1935- su red de amigos para desacreditar a Huidobro. Fue Neruda -cuenta Larrea- quien le pidió a éste que firmara una carta de homenaje y desagravio a su favor, aun a sabiendas de que Larrea era amigo de Huidobro. Ante la negativa del español, el chileno insistió. &quot;Juzgaba indecoroso y hasta humillante que por tres veces viniera Neruda a pedirme que figurara en un homenaje a su persona, demostrando al final que lo del desagravio era un puro pretexto&quot;, escribió Larrea.
  32. 32. Publicado este plagio, se produce un fenómeno curioso en los de Los Compinches : Gran indignación, furia (uterina) . Contra quién? ¿Contra Neruda por haber plagiado? ¿Contra Tagore por haber escrito diez años antes un poema bastante tonto y con las mismas ideas que iba a tener diez años después Pablo Neruda? No. La indignación va contra el que descubrió el plagio. Es el colmo. Y por no dejar de equivocarme, los compinches se enfurecen con Huidobro, quien no tenía arte ni parte en el asunto. Es más colmo. Vicente Huidobro contestó en la revista VITAL Quieren pelea, ahora van a saber lo que es pelea
  33. 33. Huidobro es culpable de todo lo que le pasa a Neruda. Huidobro tiene la culpa de que Neruda haya plagiado. Huidobro tiene la culpa de que Tagore se dejara plagiar. Huidobro tiene la culpa de que Neruda leyera a Tagore. Huidobro tiene la culpa de que Tagore gustara a Neruda. Huidobro tiene la culpa de que Volodia descubriera el plagio. Ataquemos a Huidobro, calumniemos a Huidobro. Si los jóvenes no admiran a Neruda es culpa de Huidobro. Si hay un poeta en Magallanes; que encuentra viejo y pasado a Neruda es culpa de Huidobro. Si hay un poeta en Arica que encuentra los versos de Neruda romanticones y azucarados es culpa de Huidobro. Calumniemos a Huidobro, ataquemos a Huidobro. Se publican algunos artículos,se preparan trampas y celadas, etc...
  34. 34. Y mientras a la mamá sacan dinero, Al coronel sacan dinero, Viva el comunismo dicen las letrinas, Mientras el mundo nace y cae Sólo el odio y la envidia crecen en las uñas Y se preocupan de denunciar, de mancillar Los hediondos, Mientras Alberti lucha, Gonzalez Tuñón lucha, Aragón lucha, Los hediondos disfrazados Corren detrás de la literatura Echando sangre de parto maldito, Echando abecedarios y pescados vinagres; Diciendo: acusemos a aquel Y así llegaremos a creer que somos genios, Los hediondos, Incapaces del bien, incapaces del mal, Incapaces del suelo.
  35. 35. Neruda cuenta que al final de su vida Huidobro intentó acercarse y él se negó a recibirlo : &quot;Me he arrepentido muchas veces de mi intransigencia. Cargo con mis defectos provincianos como cualquier mortal. No me encontré con él en esos días, no lo encontré después. Desde entonces sólo he continuado el diálogo con su poesía.&quot; El conflicto Huidobro-Neruda llegó a tal grado que en mayo de 1937, la Association Internationale des Ecrivains pour la Défense de la Culture (AIDC) les escribe una carta a ambos para que dejen de pelearse por el bien de la causa republicana española y del gremio revolucionario. Ante la desgracia de la guerra, los artistas veían con tristeza la división entre dos grandes del frente común. La carta la firman Triztan Tzara, Alejo Carpentier, César Vallejo, José Bergamín, Renato Leduc y Juan Larrea, entre otros. Deciden dejar de atacarse, la enemistad permanecerá más tiempo. En un sentido texto escrito en 1968,
  36. 36. Historia de un amor fraterno y de una guerra fraticida
  37. 37. Esto lo contaba Pepe Bergamín, riéndose con gran malicia. Pero a pesar de las &quot;paces&quot; impuestas, Bergamín continuaba llamándole &quot;La Chirimoya &quot;. &quot;¿No recuerdas que era muy envidioso? Y como los dos eran poetas de América, pues no se lo perdonaba, sobre todo que Vallejo era mucho mejor poeta que él, ¡&quot;La Chirimoya&quot; no era tonta y lo sabía...!&quot;. El Vallejo de Elena Garro A mí me gustaba César Vallejo. Nunca entendí la manía que le tenía Pablo Neruda ni la persecución que ejercía contra él. En España Pepe Bergamín me dijo: &quot;Envidia de La Chirimoya&quot;. (Así llamaba a Pablo. Ambos llevaban una riña encarnizada, a tal punto que después de que Pablo recibió el Premio Lenin, el Comité Ejecutivo del Partido Soviético tuvo que intervenir, llamar a los dos y obligarlos a terminar la querella.)
  38. 38. De cuando Pablo Neruda plagió a Miguel Ángel Macau, de Álvaro Castillo Granada Sírvanse hacer de jueces ustedes mismos Tercera parte y quinta estrofas de “Farewell” Amo el amor de los marineros que besan y se van. Dejan una promesa. No vuelven nunca más. En cada puerto una mujer espera, los marineros besan y se van. Una noche se acuestan con la muerte en el lecho del mar... Pablo Neruda “ Los nautas”, tercera estrofa Amo el amor de los marineros que besan las mujeres y se van, dejando una promesa de naufragios para huir y no volver jamás. Vienen a la vida entre los brazos de los trigueños cantos del azar, y una noche se acuestan con la muerte en el lecho letal de la mar. Miguel Ángel Macau
  39. 39. No hay en toda la historia de la poesía en lengua española un caso de calidad tan soberbia y distinta bajo el mismo apellido, un caso de amor fraterno, de colaboración literaria como el de los hermanos Machado. Ideológicamente la Guerra Civil los posiciona en bandos puestos Manuel Machado vivió atemorizado, arrepentido de haber renunciado a sus ideas por miedo. Aunque la historia haya querido separarlos, lo cierto es que Antonio y Manuel siempre tuvieron una relación profunda y cordial.
  40. 40. Allí siguió haciendo lo mismo que había hecho desde el principio de la guerra: defender con sus escritos al Gobierno legítimo de la República. Un secreto esencial, de JAVIER CERCAS &quot;Esto es el final; cualquier día caerá Barcelona. Para los estrategas, para los políticos, para los historiadores, todo está claro: hemos perdido la guerra. Pero humanamente, no estoy tan seguro... Quizá la hemos ganado&quot;. Estaba viejo, fatigado y enfermo, y ya no creía en la derrota de Franco; escribió:
  41. 41. La historia no acaba aquí. Poco después de la muerte de Antonio, su hermano el poeta Manuel Machado, quien vivía en Burgos, se enteró del hecho por la prensa extranjera. Manuel y Antonio no sólo eran hermanos: eran íntimos. A Manuel la sublevación del 18 de julio le sorprendió en Burgos, zona rebelde ; a Antonio, en Madrid, zona republicana.
  42. 42. A Manuel la sublevación del 18 de julio le sorprendió en Burgos, zona rebelde; a Antonio, en Madrid, zona republicana. Es razonable suponer que, de haber estado en Madrid ese día, Manuel hubiera sido fiel a la República; tal vez sea ocioso preguntarse qué hubiera ocurrido si Antonio llega a estar en Burgos . Lo cierto es que, apenas conoció la noticia de la muerte de su hermano, Manuel se hizo con un salvoconducto y, tras viajar durante días por una España calcinada, llegó a Colliure. En el hotel supo que también su madre había fallecido. Fue al cementerio. Allí, ante la tumba de su madre y de su hermano muerto, se encontró con su hermano José. Hablaron. Dos días más tarde Manuel regresó a Burgos.
  43. 43. Elena Garro - Octavio Paz <ul><li>Una relación de amor y envidia </li></ul>La relación con Paz fue muy intensa y sonada entre la gente que pertenecía al ámbito intelectual en México. Esta relación empezó gracias a unas Camelias que el Poeta le regaló. Fue justamente con el impulso de Octavio Paz que Elena Garro empezó a escribir, y fue junto a Paz que escribió su obra cumbre, la más recordada y adorada por todos sus críticos: Recuerdos del Porvenir. <ul><li>One Response to “Memorias de España – Elena Garro”   </li></ul><ul><li>Feed for this Entry Trackback Address </li></ul><ul><li>         1 Patricia Téllez on Septiembre 14, 2009 said: </li></ul><ul><li>Meterse en una relación como esa… ¿Cómo? Ciertamente deberíamos haber nacido allá, en los principios del siglo XX y conocer la sociología, el ambiente de México y de la clase alta a la que pertenecían los dos. Además, las personalidades y temperamentos de cada uno. Y todavía, la verdad la conservarán siempre ellos, escondida como debe ser, en lo más profundo de sus almas. Comprender esa relación, racionalmente, es imposible. Supongo que de ahí deviene la tendencia del público a engancharse en este pleito en forma emocional. Por razones del corazón, que sabemos son más bien sinrazones, amamos u odiamos al uno y al otro. Y también es cierto que Elena y Octavio forman un par indisoluble. Yo me acerqué a la literatura de Paz por la fascinación que me causó Elena Garro. En esto, debo decir que Garro es más asequible para los jóvenes y en especial, para las mujeres jóvenes. Y Paz, no. No sé por qué. Sin embargo, ahora estoy completamente hechizada por la literatura de Paz. Y, ay, los quiero a los dos. Claro que he leído, escuchado, las opiniones de Elena sobre Paz, en ella, él es su leitmotiv. Y ¿eso qué demuestra o qué denosta en realidad? Todo es asunto de la ficción. ¿Que sin Octavio no hubiera existido Elena? No se puede llegar a saber eso. Ahora, decir que Elena era feminista. No lo creo. Que una mujer tenga líos con su marido no la hace feminista. Eso, es otra cosa. Que haya rasgos feministas en la literatura de Elena, por dios, cualquier escritor que sea mujer tendrá que ver el mundo de esa manera. Será un declarativo femenino. Son otras escritoras las que han trabajado para procurar una literatura que no sea femenina sino feminista. Pero esa es otra historia. No podemos dar respuestas concretas al ser o no ser de esta relación (fatal, en todo lo que abarca el término). Sólo podemos dar opiniones y dejar que la tinta corra como sangre. Y qué. Ellos, los dos, ya han sido destruidos tantas veces. Su literatura, qué mejor, está más allá de eso. </li></ul>
  44. 44. <ul><li> “ Te amo coléricamente cuando recuerdo mi antiguo yo, el yo que ya no soy y que no reconozco”, le escribió esa tarde. </li></ul>“ El amor ha ido devastando mi alma de tal modo que ahora ya no soy sino tu amor”. De camino a su casa, Paz tuvo un desgarramiento interior que le hizo sospechar que su voluntad había dejado de ser la suya. Días después, le confió:
  45. 45. Los altercados e incidentes de la pareja Garro/Paz se cuentan como confidencias sentimentales que enfrentan a una mujer curiosa, impulsiva, sensible y amante de su independencia ideológica con un hombre cauto que afirmaba su apoyo a la causa republicana. Garro se sentía acosada por Paz y otros personajes que según ella la vigilaban, por eso declara, 'había una conjura para fastidiarme' (53). Memorias de España 1937 de Elena Garro La de Paz y Garro fue una historia de viajes, exilio, desagravios amorosos, persecución, infidelidades y obsesiones.
  46. 46. No quiero la tranquilidad que nace de estrangular mi propio corazón. No quiero la comodidad que consiste en sepultar mi dolor y mi alegría (...) Quiero saber de mí, por ti, imagen visible del mundo, forma en la que se equilibran todas las formas inefables de la tierra, voz de la tierra que hace visibles y cercanas todas las voluntades dispersas del universo, suspensas en ti (...) No quiero interrogar nada, no quiero saber qué significa. ¡Nos engañamos siempre! Pero quiero vivir en ese mundo apasionado donde pasan tantas cosas, donde el milagro es diario, y están juntas todas las fuerzas de la vida.
  47. 47. quien se convirtió en el principal recolector de sus novelas y cuentos, textos construidos a través de su prosa veloz y brutal que penetra en la realidad para alumbrar la soledad, la melancolía y el miedo en sus formas más insistentes y sistemáticas. Garro, una mujer acorralada y perseguida por sí misma, se ha convertido en un paradigma de la literatura mexicana, que después de su divorcio con Paz desarrolló una relación paradójica y compleja con éste, &quot; Yo vivo contra Octavio Paz, estudié contra él, hablé contra él, tuve amantes contra él, escribí contra él y defendí a los indios contra él, escribí política contra él, en fin, todo, todo, todo lo que soy contra él &quot;.
  48. 48. &quot; A veces me he preguntado, a lo largo de mi vida, sino he sido muchas veces cruel con Silvina, porque por ella no me privé de otros amores. Un día en que le dije que la quería mucho, exclamó: -Lo sé. Has tenido una infinidad de mujeres, pero has vuelto siempre a mí. Creo que eso es una prueba de amor.” La primera vez que lo vio, en 1933, en casa de Marta, Adolfito llevaba una raqueta de tenis. Su belleza le resultó una puñalada. A ella le bastó verlo para sentirse desesperada de celos. Pero algo había en él peor que su hermosura: sus ojos hundidos bajo unas cejas despeinadas por un viento invisible revelaban su desamparo. Silvina en eso no era diferente de cualquier otra mujer: podía resistirse a la salud, a la fuerza; al desamparo no. Alicia Dujovne Ortiz Bioy Casares, Adolfo,(1994). Memorias, Tusquets Editores, Barcelona. (pag. 87-88)
  49. 49. Poema Soneto Del Amor Desesperado de Silvina Ocampo Mátame, espléndido y sombrío amor, si ves perderse en mi alma la esperanza; si el grito de dolor en mí se cansa como muere en mis manos esta flor. En el abismo de mi corazón hallaste espacio digno de tu anhelo, en vano me alejaste de tu cielo dejando en llamas mi desolación. Contempla la miseria, la riqueza de quien conoce toda tu alegría. Contempla mi narcótica tristeza. ¡Oh tú, que me entregaste la armonía! Desesperando creo en tu promesa. Amor, contémplame, en tus brazos, presa.
  50. 50. Silvina sabe todo, acepta todo y se calla, pero tiembla sin pausa. Tiene terror de las noches en las que él tarda en llegar. Para espiarlo, pone una silla delante de la puerta. El correrá la silla al abrir, y ella al oír el ruido se volverá a la cama a hacerse la dormida. Sentirse ridícula no disminuye la quemazón de la rabia. La luz de su cuarto me habla de él cuando no está, me acompaña cuando tengo miedo, y siempre tengo miedo porque soy valiente; oye su paso sobre los mosaicos de la entrada va a su encuentro cuando abre la puerta lentamente cuando lo espero, y siempre lo espero; lo mismo es para la luz eléctrica que para la luz del sol, lo mismo para el sol que la luna o la estrella. La llave maestra
  51. 51. «Perdóname que esté escribiendo de nuevo, quisiera darte un respiro, pero tengo tanta necesidad de ti que si no toleras estos monólogos voy a morir de angustia. Has poblado tanto mi vida en estos tiempos que, si cierro los ojos y no pienso en nada, aparecen tu imagen y tu voz. Ayer, cuando me dormía, así te vi y te oí de pronto». Garro tenía 29 años y el argentino, 35 cuando se conocieron en París. El hombre estaba casado con Silvina Ocampo y ella con Paz. Bioy le dice a Elena Garro en una de sus cartas:
  52. 52. Su cuarto está caldeado, pero se estremece como nunca. Puede entenderlo todo, hasta que Adolfito la traicione con su propia sobrina. Pero no hay adivino que no tiemble, y Silvina adivina lo que vendrá. Como si ya intuyera el peligro que representará para ella el amor de Adolfito por Elena Garro.. La mujer de Octavio Paz, excelente autora de cuentos fantásticos, escribirá una novela titulada Recuerdos del porvenir. Silvina siempre ha tenido recuerdos del porvenir. Ahora cree recordar un futuro en el que Adolfito se habrá ido con la escritora mexicana, y entonces mete la cabeza entre sus pieles de fiera frágil.
  53. 53. ¡Lo mismo que er fuego fatuo, lo mismito es er queré! Ella se obstinaba en permanecer en la sombra: «Casada, joven y feliz, acometióme ese orgullo de humildad que domina a toda mujer cuando quiere de veras a un hombre. Pues que nuestras obras son hijas de legítimo matrimonio, con el nombre del padre tienen honra bastante» (María Martínez Sierra, Gregorio y yo , pp.29-30). María Lejárraga se anula voluntariamente en pro de la figura de su marido. Gregorio Martínez Sierra, de gran «espíritu mercantil», firma las obras de su (ex)esposa y las lleva a la escena. Así se convierte en uno de los empresarios más relevantes de la escena madrileña en los años 20 y 30.
  54. 54. “ ...Además, aunque, después de esto, todo es superfluo, tengo numerosas cartas y telegramas que prueban no sólo mi colaboración sino que varias obras están escritas sólo por mí y que mi marido no tuvo otra participación en ellas que el deseo de que se escribiesen y el irme acusando recibo de ellas, acto por acto, según se los iba enviando a América o a España cuando yo viajaba por el extranjero. ¿Colaboración? En absoluto. Gregorio Martínez Sierra nunca escribió nada de lo que anda por el mundo con su nombre, sea novela, ensayo, poesía o teatro. Las obras son de Gregorio y mías, todas, hasta las que he escrito yo sola, porque así es mi voluntad&quot;.
  55. 55. Canción del Fuego Fatuo <ul><li>Lo mismo que er fuego fatuo, </li></ul><ul><li>Lo mismo es er queré. </li></ul><ul><li>Le huyes y te persigue </li></ul><ul><li>le yamas y echa a corré. </li></ul><ul><li> Lo mismo que er fuego fatuo, lo mismito es er queré. </li></ul><ul><li>Malhaya los ojos negros que le alcanzaron a ver! </li></ul><ul><li>Malhaya er corazon triste que en su llama quiso ardé! </li></ul><ul><li>Lo mismo que er fuego fatuo se desvanece er queré. </li></ul>G. Martinez Sierra (Poeta)
  56. 56. Estas peticiones de ayuda no quieren decir que don Gregorio desconociera qué cosa son la técnica literaria y el estilo. Observen cómo encarecía la labor de su mujer: Por si quedara alguna duda, quedan las cartas. En ellas, Gregorio apremiaba a María a que escribiera con mayor rapidez: &quot;Trabaja todo lo que puedas....Espero con impaciencia el tercer acto de Torre de Marfil&quot; . El trabajo secreto de Lejárraga incluía también notas necrológicas: &quot;Se ha muerto don Torcuato Luca de Tena. Todos los colaboradores de ABC y Blanco y Negro le dedican un artículo de alabanza. Escribe tú uno y mándamelo enseguida&quot;. &quot;Lo más importante para tu satisfacción, es que estás en pleno dominio del oficio, del público, y que esta obra, no obstante lo leve del tema y la frivolidad del procedimiento, es jugosa y sabrosa de diálogos y variadísima de matices...&quot;
  57. 57. María Lejárraga , una mujer mayor que Gregorio, no precisamente guapa, consentía en darle a su marido su talento para poder tenerlo cerca , aunque sólo fuese de aquella manera. Era o tenerlo así o perderlo. Catalina Bárcena consentía en que su rival escribiese más obras de teatro para su marido y ahora empresario y amante porque precisamente con aquellas obras ella había triunfado como primera actriz. Y Gregorio Martínez Sierra, desde luego el papel más desairado de la comedia, consentía con todo eso porque su amor al dinero parecía superior a cualquier otra cosa , amor que en los años veinte le llevó a ser tesorero del PCE y en los cuarenta a un banco suizo, donde abrió una de esas cuentas que la Banca, presionada por las víctimas del Holocausto, ha decidido airear, junto a otras miles abiertas en esas fechas de guerra mundial.&quot; Los nietos del Cid , Barcelona, Planeta, 1997, pp. 276-277 Andrés Trapiello:
  58. 58. ...&quot;Todos los rumores se estrellaban en la discreta actitud de María Lejárraga . La lealtad fue una de sus claves personales y no en el sentido de valor absoluto; en ella entrañó la generosidad, la abnegación, la renuncia, en aras de su otro yo: Gregorio Martínez Sierra . Desde un principio María fue el timón. Después se supo utilizada, conscientemente manipulada más tarde; pero para ella lo importante era sentirse útil y necesaria en aquella secreta alianza con su amado Gregorio. Le bastaba con saberlo satisfecho, desde la incipiente popularidad de sus comienzos, a la gloria oficial y sus privilegios más tarde. Lo fue aupando en un pedestal, lo sostuvo como creador y lo mantuvo con su silencio como dramaturgo. De ahí que durante mucho tiempo María se negó a admitir como definitiva la realidad Gregorio-Catalina, tan de dominio público.
  59. 59. HOJA DE TRABAJO Nº 1 HOJA DE TRABAJO Nº 2 completada Has tenido una infinidad de mujeres, pero has vuelto siempre a mí. Creo que eso es una prueba de amor. “ Enumeración de la patria”, 1941; “Poemas de amor desesperado”, 1949; “Los nombres”, 1953... Las caras de los hombres que en mi vida he encontrado me persiguen y viven adentro de mi espíritu.. (...) Algunas fueron deidades que no olvidaré nunca. Casada con Bioy. Amor abnegado, capaz de soportar todas las infidelidades. Hermana de Victoria. Poetisa. Premio Nacional de Poesía (2) Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores. Silvina Ocampo Argentina Su relación con las mujeres. Su intelectualismo y vanguardia. La invenciónde Morel, 1941; Dormir al sol, 1973... He sido muchas veces cruel con Silvina, porque por ella no me privé de otros amores. Se casó con Silvina. La amaba pero le fue siempre infiel. Novelista, cuentista de literatura fantástica. Amigo y coautor con J.L. Borges Adolfo Bioy-Casares Argentino Su odio por Neruda. Su importancia como poeta de vanguardia. “ Manifiestos”, de 1925, “Altazor”, 1931... Mediocre, plagiador. Neruda posee una poesía fácil, bobalicona, al alcance de cualquier plumífero. Enemistad, rivalidad. Odio. Pablo Neruda. Aristócrata. Creador de ismos. Creacionista. Amante de los movimientos de vanguardia. Vicente Huidobro Chileno Las disputas poéticas en las que se involucró. Su relación con España “ España em el corazón”. “Veinte poemas de amor y uma canción desesperada”, “Canto general” Insultos, palabrotas. &quot;Cabrones!/ Hijos de puta!/ Hoy ni mañana/ ni jamás/acabaréis conmigo.” Enemistad, rivalidad. Odio. Vicente Huidobro Premio Novel 1971. Comprometido políticamente (comunista). Pablo Neruda Chileno Su obra amorosa. Sus dificultades prácticas para vivir en el exilio.. “ Marinero em tierra”, 1925, “Sobre los ángeles”, 1927, “Retornos de lo vivo lejano” 48-52. “La arboleda perdida” “ Esta mañana, amor, tenemos veinte años” Amor, complicidad. María Teresa León Poeta símbolo del s. XX. Compromiso político (comunista), exilio, vuelta a España. Rafael Alberti Español No la conocía. La importancia de su obra y su entrega total a Rafael Alberti “ Memoria de la melancolía”, 1962 “ Contra viento y marea” 1941 “Juego limpio”, 1950. Rafael y yo no desuniremos nuestras manos jamás. Amor, complicidad. Rafael Alberti Prosista. Escritora comprometida (comunista) . Defensora de la mujer. Exilio, alzeimer. María Teresa León Española ¿Qué sabías, qué sabes? ¿Qué obras importantes conoces? ¿Qué frases/ palabras significativas le dedicó? ¿Con quién tuvo una relación especial? Defínela. Datos biográficos
  60. 60. HOJA DE TRABAJO Nº 3 Atemorizado, abatido. Olvidado, relegado. Obra profunda y grave. Alma (1902), Caprichos (1905), La fiesta nacional (1906), Museo y Los cantares (1907), El mal poema (1910), Es tarde... Voy de prisa por la vida. Y mi risa es alegre, aunque no niego que llevo prisa. Hermano. Amor profundo. Coautor com su hermano de obras teatrales. Atrapado em zona nacional. Modernista. Poesía musical y combina lo ligero y grave. Teatro. Manuel Machado español He conocido um ejemplo más de su bondad y honestidad. Soledades: Campos de Castilla; Nuevas canciones … Converso con el hombre que siempre va conmigo —quien habla solo espera hablar a Dios un día—; mi soliloquio es plática con ese buen amigo que me enseñó el secreto de la filantropía. Hermano. Amor profundo. Coautor com su hermano de obras teatrales. Poeta comprometido con la izquierda. Súmbolo del poeta y hombre íntegros. Teatro.Ensayo. Antonio Machado español No lo conocía. Un ejemplo del machismo de su época. Marido de María Lejárraga. Esposo infiel que abusa del amor que le profeso su (ex)esposa. No fue el autor de las obras que firma. Director de teatro. Gran éxito, dinero: la fama la merecía su (ex)esposa. Gregorio Martínez Sierra español No la conocía. La importancia de su obra. Canción de cuna , 1913, El amor brujo, con Falla. «Pues que nuestras obras son hijas de legítimo matrimonio, con el nombre del padre tienen honra bastante» Esposa de G.Martínez Sierra. Amor patológico. Autora de: poesias, cuentos, teatro... Nunca firmó su auoría. Vivió oculta, problemas económicos. Socialista. María Lejárraga española No conocía la importancia de su obra. Muerte, miseria y locura; La señora en su balcón y Felipe Ángeles . N ovela: Los recuerdos del porvenir , Cuento: La semana de colores. Memorias de la Guerra Civil Española. Era un hombre muy guapo, muy simpático, muy bromista y muy distraído también, (…) Primera mujer de Octavio Paz. Pasión adolescente y ruptura muy difícil. Narradora y dramaturga. Congreso de escritores Antifascistas. 1937. Realismo mágico y literatura fantástica. Elena Garro mexicana No la conocía. La importancia de su obra. Su militancia política. El laberinto de la soledad (ensayo), 1950 Libertad bajo palabra, (poesía), 1958. “ Olvídame, písame, que tu familia te quite de mi lado: te amo, no me importa lo demás (...) “(…) esa señora fue la plaga de mi vida“. Esposo de Elena Garro. Pasión juvenil y ruptura cruel. Premio Novel de Literatura 1990. Congreso de escritores Antifascistas. 1937. Poeta . Surrealismo. Octavio Paz mexicano ¿Qué sabías, qué sabes? ¿Qué obras importantes conoces? ¿Qué frases/ palabras significativas le dedicó? ¿Con quién tuvo una relación especial? Define la relación Datos biográficos Nacionalidad
  61. 61. Belén García Llamas

×