Oración a mi hijo

        Ayúdame, Señor, te lo suplico, a entender a mis hijos, a escucharlos
pacientemente y a contesta...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

OracióN A Mi Hijo

12,019 views

Published on

Un hijo es una gran responsabilidad y siempre hay que pedir lo mejor para su futuro.

1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
12,019
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
37
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

OracióN A Mi Hijo

  1. 1. Oración a mi hijo Ayúdame, Señor, te lo suplico, a entender a mis hijos, a escucharlos pacientemente y a contestar sus preguntas con amabilidad. No permitas que les interrumpa y menos que los contradiga sin razón. Concédeme la gracia de ser siempre tan cortes para con ellos, como yo quiero que lo sean conmigo. Dame valor suficiente para confesarles mis faltas y pedir su perdón cuando les haya hecho algún daño. No permitas nunca que hiera con mis actos sus sentimientos. Evita que me ría de sus errores o que los castigue avergonzándolos o poniéndolos en ridículo; y sobre todo te pido, Señor, que nunca descargue en ellos mi ira tan solo para satisfacer mi egoísmo. Jamás permitas que los induzca a mentir o robar. Hazme cada día más humilde y que deje ya de sermonearlos continuamente. Guíame hora tras hora para que pueda confirmar, por lo que diga y haga que la honestidad es fuente de felicidad. Cuando me salga de mis casillas, ayúdame, Señor, a contener mi lengua. Hazme tolerante con los pequeños errores de mis hijos, pero dame luz para ver las cosas buenas que ellos hacen. Pon siempre en mis labios la palabra justa, cuando merezca elogio. Ayúdame a tratarlos de acuerdo con su edad. No permitas que exija de ellos que razonen como adultos y que tengan el juicio que solo la experiencia da. Permíteme que pueda concederles todas las satisfacciones que sean razonables, pero dame el valor suficiente para negarles cualquier privilegio que pueda perjudicarles. No permitas que les robe la oportunidad de cuidarse ellos mismos y de que piensen y lleven a cabo sus propias decisiones. Permíteme que sea tan equitativo, tan justo y amigable para con ellos, que sientan autentica estimación por mi. HAZME DIGNO, SEÑOR, DE QUE SEA AMADO E IMITADO POR MIS HIJOS

×