Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La Partida

487 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La Partida

  1. 1. Colectivo Autobombo La partida (escaqueo Project #1) Crónica de una partida de ajedrez a tiempo real, por Leli Vorratxes Un tablero al borde de una mesa baja y blanca, cuarteado de piezas blancas y negras. El peón blanco del rey sube dos peldaños y es respondido por su oponente. El caballo salta a f3 y las negras a d6. La dama de compañía de la reina se coloca pareja al paje del rey, y el alfil negro sube a g4. Tras un rifirrafe de peones en el centro del tablero, los contendientes intercambian reinas, moviéndose el rey negro fuera de la zona de seguridad que le daban las paredes de tu castillo. Y sin embargo, el ataque blanco no se detiene: el caballo, apostado a la derecha salta para zamparse un peón, y el alfil baja a cubrir la diagonal regia. Y, señoras y señores, qué emoción, el obispo blanco trenza hacia c4, y tras acabar con el alfil negro de e6 es eliminado por un humilde pero poderoso peón. Sin un momento de tregua, el otro peón marfileño se sitúa en g5, cuál daga sangrante, directa al corazón del monarca de ébano. Tomemos un respiro y observemos ese campo de batalla, tan presto y ya teñido de sangre noble, con las huestes blancas emplazadas en severo ataque. El rey negro se refugia, parcialmente, en los estrechos pasillos que le cobijan. Dos unidades de caballería-c3 y e5-junto la curia eclesial que infiltrada, acosa a la casa real por la diagonal negra, hacen sudar a las negras. El rey ha acabado con el caballo osado en f7, y evita, por el momento, al alfil malévolo. Incredulidad y atisbos de desespero dejan al contendiente negro con la mano alzada, calculando las posibilidades que le permitan cerrar filas. Un momento de reposo-una enana real, que no participa del combate, deja los aposentos-y de repente la caballería negra, sacando fuerzas de los relinchos, salta al ataque. Alas, poor Yorick, el cuitado blanco, por primera vez quizá desde que iniciásese este torneo, observa con caución sus movimientos. ¿Será el momento para que la torre, encarada en d1 y con campo abierto, se desplace hacia la guarida blanca? Efectivamente, este cronista ha atinado, y
  2. 2. por ello se merecería el pañuelo de una dama, con olor a pitiminí: la torre jalea en el jaque, y los caminos del rey se acortan. El alfil se sacrifica y muere a manos de otro alfil…sí?...no?.. el blanco titubea y este torneo, con poco respeto a las leyes internacionales del ajedrez, le permite la retracción. Acaso mejor entonces…o quizá si…susurro quedos, pensamientos veloces que cruzan las trincheras y …sangre, dolor y alfiles muertos finalmente, ninguna flechita en la declaración de la renta permite ya a la curia seguir en el juego, todo alfil ya cría malvas en el Otro Mundo del que fueron embajadores. A continuación, son las torres, que como si los cimientos de la tierra blandieran espadas flamígeras ante un golfo tormentoso, ajustan cuentas: los casetones de la torre blanca no aguantan la acometida y el bastión se tambalea y colapsa. Bello momento siempre, heroico, cuando como ahora los peones abandonan sus seguridades y cuál Davides plantan cara al enemigo. Pocas opciones restan ya: una torre blanca de aspecto amenazante pero escorada, demasiado escorada; un caballo negro voluntarioso pero mal herrado, dos altezas más amilanadas que corajosas. Vayamos por un momento al corazón del atanor bélico: el enemigo mira a los ojos de su oponente, se inicia ese tango lento y macabro, esa persecución de titanes en que un rey-ahora el negro-capotea con una torre demasiada enhiesta para matar pero fatal en su tenacidad. Vemos como ese peón apartado de la batalla ve acercarse el final, aplastado por la ebúrnea torre implacable, encendida de ira por las roturas de cintura del rey. Las filas de peones, otrora serviles segundones, se alzan ahora como las columnas de Hércules, como solemnes patas de elefante cartaginés que sólo conoce el final en su muerte. Y callados, entonando las últimas oraciones perniles-salva, señor, a este tu servidor Flavio Peonio- la escabechina se cierne sobre los relegados, los apartados de la gloria, los de muerte discreta, peones porta pendones y ponderados. Recuerdo apenas la pena que versos como el que sigue provocaba en los peones cuando en las largas noches de instrucción miraban la luna reflejada en el peán:
  3. 3. “Apenas llega y ya penas llegan.” O algo así. Allegados, no sufráis, porque penden sobre sus tumbas las leyendas y las canciones de su pueblo, que siempre recordaran a sus defensores y que no saben de rangos. Y punto. Porque los excursus tienen el peligro de desviarnos, y si, como meandros, perdiéramos el rumbo de este río del relato bélico, perderíamos también el fin último que es el mar que es el morir que es el fin de este juego, va dicho: fatal. Y es que aunque se dilate el tiempo y los contendientes pausadamente mediten sobre ligeros movimientos-esta torre negra que apenas avanza una casilla para amenazar a su doppelnganger-el tictac del reloj funesto avanza hacia el morir que es el mar para las torres, los caballos y también y sobretodo, y sobretodos, S.M.R. el Rey. Cuentan, y a lugar comentarlo ahora, que un rey nubio decidió un día detener esta siniestra rueda del destino a que su nacimiento lo atenazaba, y cuando se decidió a cambiar de ropas y bajar a los establos a dormir con los peones, una mano le abrió una puerta y allí encontró un espejo y una rosa y tuvo sueño…pero debemos volver a este nuestro presente e impedir que nuestras acertadas reflexiones despisten nuestra lectura: el espectáculo duele de mirar, dos reyes en las esquinas, lo más alejados posible, y en el centro, un empate técnico claro: dos peones blancos miran sin desmayo un caballo negro y su jinete peónido. Y quizá, y esto es material de leyenda, lo que pueda cambiar la suerte de la contienda sea este rey negro que se atreve a salta a la melé, y oh, que grande, ahuyenta el caballo. ¿Cómo pudieron los blancos perder su ventaja agresiva y acabar en ese estado?... Jetope, jitanjáfora del arroz, presidio del olvido Casa de hierro de la tradición y el perro verde, General demediado de porte zafio y Atroz desmayo rojo: rifirrafe de comino y esfera Que atenaza la luz y medita el menú, ristra insomne de jofainas y pazgüeños: Gritad la hora y el carmesí esmero! Moved las caderas en allegro justo Y salvad las naves. Jetope, salvador, destornillado y convulso jeroglífico Justo. Penad
  4. 4. Y calzad botas de rey para que las trenzas se desmadejen y, libres, dolidas, Jirafas del ayer, combatid con las huestes venecianas contra el caliente desamor. Gira, rueca, sobre tu jeque de ratios finiseculares. Gafe trismegisto bacular, zenotafio de gotas como gotas como gotas como dos gotas de Cuero, gime jinetera constantinopolitana por un médico que abra la ventana y Sane al sol. El cronista se aburría, y como recomendaron ilustres reformistas de la poesía tradicional china a principios del siglo pasado, dejó que la mano siguiera a la boca. Porqué su boca dice así, es harina de otro costal, y como tal, ahora no la discutiremos: disfrútenla sólo como si se tratase del canto burlesco del bufón real, que ameniza las largas horas del exilio de ese rey negro que, abúlico y sin futuro, desea ya la muerte, donde sucederán más cosas que en esta vida sin mañanas nuevos. Como Napoleón en Santa Helena, el rey me dice al oído: “nadie lo sabe pero no estoy loco, tan sólo cansado y sin ilusión.” El rey me cuenta también el final del cuento anterior: en el espejo vio una puerta que llevaba al campamento enemigo, y ahí estaba el rey enemigo, con su misma faz, su mismo espejo y su mismo pesar. The End: la dama ha vuelto a la vida y acaso por ello, el rey negro, tras larga agonía, buscando la muerte por inanición de su adversario, acaba acorralado y muere.

×