Jesús Úbeda Colom                                   Técnico Deportivo Fútbol                                     La motiva...
Se pretende con este trabajo desmenuzar un poco ese campo desconocido de la motivación, para entenderlay poder entrenarla....
Además existen motivaciones extrínsecas a la labor del entrenador; la progresión de los jugadores (amuchos niveles de form...
Confección de herramientas útiles para la enseñanza                   aprendizajeLos objetivos han determinado unos conten...
Sin duda, coincidimos en que el jugador, por muy malo que sea su entrenador algo mejora. Es una cuestiónde perseverancia e...
Otra práctica común en el fútbol, es aquella que establece expectativas poco realistas sobre las posibilidadesde un futbol...
Sobre motivación: puede ser manifestada como deseo exagerado de rendimiento, sobremadurez, euforiay ambición de victoria. ...
Alcanzar un mayor Nivel Educativo le posibilitaría al individuo el establecimiento de objetivos concompromiso intelectual ...
Como consecuencia de esto es que existe una relación inversa entre Puesto en el Campeonato yConflicto Psicológico, es deci...
Se observó también una relación inversa entre la subescala de Autoestima "Como me Ven los Demás" y lasubescala de Motivaci...
También destacamos que en nuestro trabajo no contamos con grupos extremos que nos permitieranencontrar resultados más sign...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La motivación

3,292 views

Published on

La motivación en el fútbol.

Published in: Sports
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,292
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
107
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La motivación

  1. 1. Jesús Úbeda Colom Técnico Deportivo Fútbol La motivaciónIntroducciónEs probable que, como entrenadores, en algunas ocasiones hayamos manifestado que los jugadores a losque entrenamos se encuentran muy motivados, o por el contrario poco motivados para llevar a cabo elentrenamiento que desarrollamos con ellos. Normalmente argumentamos esa motivación con conductasnotoriamente observables en los jugadores. Que un jugador llegue tarde a entrenar sin causa aparente, quese esfuerce poco durante un partido, o no nos atienda cuando explicamos algo, nos parecen conductas quedemuestran poca motivación. Por el contrario, nos agrada ver que un jugador lleve una hora tirando antes decomenzar el entrenamiento, saber que Adrián dejó la celebración de su propia comunión para entrenar con laselección siendo él de primer año, o que algunos jugadores se esfuerzan hasta el final de un partido queperdemos a pesar de quedar poco tiempo para que acabe.Si pensamos en la labor que desarrollamos como entrenadores, llama la atención que somos capaces (o no)de mejorar el nivel de nuestro equipo desde muchos puntos de vista. A nivel individual somos capaces dehacer que un jugador mejore cualquier fundamento. A nivel colectivo, nos creemos capaces de construir unataque, o montar una defensa en zona en varias sesiones de trabajo.Además, tenemos en cuenta variables propias de la teoría del entrenamiento físico en nuestra planificación ydesarrollo de sesiones. Por si fuera poco, sabemos entablillar un índice con esparadrapo y el rotulador de lapizarra. Por último, están esos entrenadores con madera, los enganchados al fútbol, que abren y cierran elcampo para entrenar, que imprimen en su casa las papeletas de la rifa para el dinero de las equipaciones (ocompran camisetas con dinero de su bolsillo), hacen de taxistaSabemos hacer de todo, o casi de todo. Sin embargo, la motivación del jugador es algo por lo que nosolemos sacar pecho cuando es alta, ni vemos en nuestra actuación la causa de que sea baja. Creemos quela motivación del jugador es algo que depende exclusivamente de él, como si fuese lo único que le pedimos.Además, si hacemos comentarios acerca de los jugadores de hoy, quizás sean comentarios críticodestructivos y bucólico comparativos (cuando yo tenía esa edad entrenaba con mi equipo y con losmayores, y nunca me quejaba) o bien la exposición de resultados de una investigación de tendenciassociales (es que hoy la oferta de ocio que tienen los chavales es mucho mayor videoconsolas inglés).Por el contrario, en la motivación de los jugadores los entrenadores tenemos mucho que ver, y sobre todomucho que entrenar. También somos bucólico comparativos cuando decimos que en tal colegio o puebloantes había mucho fútbol, o que no había apenas nada y ahora tienen ya dos equipos en distintascategorías. O analistas sociales cuando decimos que tal entrenador se lo monta muy bien, que es un monstruo , y que tiene a la gente enganchada al fútbol. El fútbol lo hacemos en gran medida losentrenadores. El que entrenaba con dos equipos sin quejarse, el que se quedaba a tirar quinientos tiros trascada entrenamiento, el que dejó de comprar algo por ahorrar para una entrada de un partido, posiblementetendría a alguien cerca que provocaba todo eso: su entrenador.© www.futbolconsulting.com 2012 1
  2. 2. Se pretende con este trabajo desmenuzar un poco ese campo desconocido de la motivación, para entenderlay poder entrenarla. Sólo con conseguir que alguien cambie pensamientos de tipo bucólico o analista socialpor planteamientos de mejora, ya habremos conseguido mucho. Si además comprendemos algo más larelación que existe entre el aprendizaje del jugador y su motivación, y la que existe entre nuestra forma deentrenar y dicho aprendizaje, estaremos llegando a válidas conclusiones que nos sirvan en la concreción denuestra tarea deportiva.¿Qué es la motivación? La motivación supone los procesos impulsores y orientadores que resultan determinantes para la elección ypara la intensidad de la actualización de las tendencias de la conducta . En lenguaje más coloquial, que lasvariables que intervienen en la motivación deben explicar por qué un jugador se comporta en determinadascircunstancias precisamente de un modo y una intensidad determinados. Por qué un jugador hace una cosay por qué de la manera en que la hace.Podemos decir que algo motiva a un jugador cuando ve en ello una fuente de disfrute, de placer.Diferenciemos ahora dos tipos de motivación: · Motivación intrínseca: los incentivos que hacen que el jugador repita una conducta radican en la tarea en sí. Se trata de una motivación que se encuentra en el deporte en sí. Jugar juegos en sí es gratificante (es divertido). · Motivación extrínseca: si añadimos a la tarea algo externo a la misma (premio o castigo) que motive al sujeto que la realiza.La motivación del jugador comienza en el entrenadorA los entrenadores nos corresponde elegir la tarea a realizar (los jugadores harán o no una actividadgratificante si así lo decide el entrenador), éste se convierte en el determinante de las características de latarea de aprendizaje. Por otro lado, el entrenador es el mediador de las motivaciones externas a la tarea ensí, al ser el encargado de asociar (o no) premios o castigos a las conductas de los jugadores.El paso previo a todo este planteamiento pasa obligatoriamente por la motivación del entrenador, sobre todola intrínseca a su labor. La motivación del jugador puede en gran medida estar modulada por el técnico, perola motivación del entrenador debe nacer de él mismo. Entendemos que entrenar debe suponer en sí unamotivación intrínseca, es decir que para todos los entrenadores es gratificante desarrollar entrenamientos ydirigir partidos, con todas las conductas que eso conlleva.© www.futbolconsulting.com 2012 2
  3. 3. Además existen motivaciones extrínsecas a la labor del entrenador; la progresión de los jugadores (amuchos niveles de formación), el reconocimiento de los padres, incluso la remuneración económica quepudiera existir.No se trata de una elección de más o menos implicación en el desarrollo de los entrenamientos y partidos.En el hecho de ser entrenador de fútbol va implícito el papel de formador de los niños, como jugadores ycomo personas. Esta responsabilidad, compartida con otras figuras educativas en diferentes contextos, tieneque ser asumida por el entrenador, no puede desligarse de su labor.Estrategias metodológicas para la motivación del jugadorLa motivación del jugador depende en gran medida de sus características personales. La edad, el nivel dejuego, el contexto social al que pertenecen los niños, y otras características propias del jugador determinanen gran parte esa motivación.También la actuación del entrenador es fundamental en la motivación del jugador, si sabe manejar todasesas variables. Para ello, el entrenador debe conocer el material humano con el que trabaja.Una adecuada elección de objetivos y contenidos de entrenamientoLas expectativas del grupo deben verse cumplidas en la práctica, lo que puede suponer una fuente demotivación. La elección de objetivos a perseguir con el trabajo debe realizarse atendiendo a todas lascaracterísticas del grupo. En función de ellos, se determinan unos contenidos a trabajar, y se planifican en eltiempo disponible para ello: · Elección de objetivos adecuados al contexto, la edad y el nivel de juego del grupo. · Elección de los contenidos de trabajo que se relacionan con esos objetivos. · Planificación temporal de esos contenidos. · Confección de las herramientas para la enseñanza aprendizaje de esos contenidos. · Análisis de los resultados del proceso de enseñanza aprendizaje. · Modificación de la planificación temporal en función de los resultados.Los posibles contenidos deben partir del entrenador, y para su elección debe tener una actitud deobservación del juego de su equipo, que le permita detectar las deficiencias del mismo, para establecercontinuamente las estrategias de actuación. Con esto queremos decir que no sólo es posible salirse de loscontenidos de siempre (normalmente basados en los fundamentos individuales y colectivos). El entrenadordebe entender que aquello que necesite mejorar el grupo es susceptible de ser trabajado con algún ejercicio.Sólo hay que construirlo.© www.futbolconsulting.com 2012 3
  4. 4. Confección de herramientas útiles para la enseñanza aprendizajeLos objetivos han determinado unos contenidos, y éstos deben trabajarse en el campo para alcanzar losprimeros. Ese trabajo se lleva a cabo utilizando juegos o ejercicios, que persigan en su desarrollo loscontenidos que queremos trabajar.Si atendemos a las características que debe reunir un ejercicio o juego ideal, podríamos señalar muchas.Aquí destacamos: · Dinámico. · Divertido en su ejecución. · En cierta medida cambiante en su desarrollo. · Tiempos de descanso proporcionados a los tiempos de ejecución. · Simple en su explicación. · Transferibles a la reglamentación del juego. · Transferibles a la técnica, táctica y estrategia del grupo. · Posibilidad de crecer en variantes. · Posibilidad de crecer en parámetros físicos.En un principio, entendemos que el juego es el medio más apropiado para enseñar fútbol, si la edad deljugador es muy corta, por dos razones: · El componente lúdico que tiene el juego en el que el niño se manifiesta y voluntariamente satisface su propia necesidad e identidad que va formando con su experiencia (lo lógico en un niño pequeño es jugar), además es lo que le divierte. · En el juego debemos incluir progresivamente los elementos técnicos y tácticos más elementales (podemos jugar, pero no a cualquier juego y de cualquier forma).Desarrollo correcto de esas herramientas en el campoA veces los entrenadores damos al traste con todo el trabajo de establecimiento de objetivos, planificación yconfección previa del entrenamiento al llevar a cabo los ejercicios o juegos que lo integran. Si nospreguntásemos quién es el buen entrenador aparecerían respuestas del tipo el que más sabe , el queenseña bien lo que sabe , el que ayuda al jugador a aprender etc.© www.futbolconsulting.com 2012 4
  5. 5. Sin duda, coincidimos en que el jugador, por muy malo que sea su entrenador algo mejora. Es una cuestiónde perseverancia en horas de entrenamiento. Si hemos hecho una planificación completa hasta llegar almomento práctico del entrenamiento, el entrenador es la figura que debe asegurar el aprendizaje de losjugadores. Los ejercicios son para aprender algo concreto, y si los jugadores no lo aprenden suponen unapérdida de tiempo. Si los jugadores que entrenamos no aprenden en una tarde todo cuanto necesitanaprender esa tarde, no estamos haciendo bien nuestro trabajo.Está un poco manida la exposición de cuándo y cómo corregir , que si no paramos un entrenamiento paracorregir a un solo jugador, que no empleamos tres minutos para corregir, etc. Pero, aunque parece obvio,¿tenemos claro qué corregir?En esta línea, hace falta que el ejercicio tenga una objetivo, una meta a conseguir conocida por todos, paraque la actuación del deportista se encamine hacia ella. Esa meta debe ser perseguida constantemente, y lascorrecciones deben aludir a la misma, sin que nos centremos demasiado tiempo en otros aspectos en losque esa meta no se fundamenta. En ese conocimiento de esa meta, de eso que el jugador debe aprender ahacer, hace falta una argumentación entendida por él, y esa argumentación debe basarse en un buenconocimiento del deporte por parte del entrenador.Además, esta práctica casi obsesiva del técnico por asegurarse de que los jugadores han aprendido aquelloque se pretende, debe estar constantemente sujeta a revisión, porque en el desarrollo de una actividad deenseñanza aprendizaje subyacen muchos factores internos que escapan a nuestro control. La consecución(o no) de objetivos de ejecución a corto plazo y de metas didácticas determina la modificación o no de lasestablecidas en siguiente lugar.Por otra parte, no le basta al técnico con conocer el deporte. Debe conocer al deportista (individual ycolectivamente) para saber qué puede pedirle, de manera que el jugador se vea constantemente sometido aun proceso de desequilibrio, se enfrente a tareas que están casi a su alcance, y en el momento dealcanzarlas su entrenador maneje las variables de la práctica deportiva para que el reto sea otro nuevo,igualmente alcanzable a través del esfuerzo.Aquí se abre un campo apasionante que se relaciona con el aprendizaje del jugador, la importancia que tienela comunicación del entrenador hacia el jugador (y viceversa) y el control de la ansiedad en este aprendizaje.La motivación en el fútbolLa motivación debe analizarse también como una de las habilidades psicológicas que se requieren paraconvertirse en un jugador efectivo.Uno de los errores que a menudo se manifiestan en el ámbito deportivo, es creer que por el sólo hecho dededicarse a una actividad, que a uno le gusta, le pagan bien (a veces), tiene repercusión mediática (a veces),tiene éxito (a veces), etc.; lo que lo convierte en un lugar deseado por una gran mayoría, un deportistadebería estar siempre motivado. Pero no podemos desconocer que los componentes biológicos, sociales,cognitivos y emocionales, son formadores de la motivación básica de una persona, y si tenemos en cuentaque los tres últimos factores (sociales, cognitivos y emocionales), son cambiantes por naturaleza, va de suyoque la motivación es una cualidad evidentemente dinámica.A pesar del carácter dinámico de la motivación, hay una gran cantidad de entrenadores de fútbol que creen(y así lo declaran públicamente) que la motivación de un futbolista es una cualidad permanente e inalterableen el tiempo.© www.futbolconsulting.com 2012 5
  6. 6. Otra práctica común en el fútbol, es aquella que establece expectativas poco realistas sobre las posibilidadesde un futbolista en la competición. La frase "tú puedes hacerlo" conlleva un alto riesgo, ya que si el deportistave que no se cumplen las expectativas previstas, puede sufrir un efecto "boomerang", que provocará unadisminución en la motivación, afectando la confianza del futbolista en su entrenador.Según Littman (1958) "La motivación se refiere al proceso o condición que puede ser fisiológico opsicológico, innato o adquirido, interno o externo al organismo, el cual determina o describe porqué, orespecto a qué, se inicia, se selecciona o finaliza; éste fenómeno se refiere al estado por el cual determinadaconducta frecuentemente se logra o se desea: también se refiere al hecho de que un individuo aprenderá,recordará u olvidará cierto material de acuerdo con la importancia y el significado que el sujeto le dé a lasituación".La motivación explica: · La energía con la que hacemos algo (velocidad y vigor) · La persistencia en la actividad. · La dirección que toma nuestra conducta.Motivación consciente e inconscienteEn líneas generales, lo que una persona acusa o expresa como motivación de su conducta, suele ser solouna parte de la motivación total, pero puede también ser únicamente una justificación o racionalización deaquella, escapando a su conocimiento o a las motivaciones verdaderas.La motivación consciente o inconsciente, se refiere en última instancia al conocimiento o desconocimientorespectivamente, que el propio individuo tiene de las motivaciones.A menudo en el fútbol, no se avanza más allá de la motivación consciente, que es la que se ve, dejando delado la motivación inconsciente u oculta, que es la generadora de la conducta visible; entonces sucede quemuchas veces un entrenador sanciona a un jugador, por alguna acción incorrecta, sin investigar las causasque originaron dicha conducta manifiesta.Ahora bien, el entrenador, ¿tiene tiempo para ocuparse de las motivaciones inconscientes?, ¿estácapacitado para hacerlo?, creo que la respuesta a las dos preguntas es no.Las expectativas de los entrenadores, pueden afectar el potencial de progreso de algunos jugadores, demanera tal que puede verse afectada la motivación de los jugadores, cuando las expectativas de losentrenadores, están por debajo de las capacidades reales de dichos jugadores.Si bien es cierto que un deportista debe partir de una motivación básica, no es menos cierto que dichosdeportistas pueden padecer diferentes problemas, que afecten temporalmente su motivación.Una clasificación posible de los problemas que afectan la motivación de un deportista, podría ser:Sub motivación: en determinadas situaciones de entrenamiento y competición, los deportistas muestranuna motivación y disposición de esfuerzo disminuidos. Por ejemplo: fases de entrenamiento intenso,monótono (pre temporada), competencias insignificantes, o después de repetidos fracasos.© www.futbolconsulting.com 2012 6
  7. 7. Sobre motivación: puede ser manifestada como deseo exagerado de rendimiento, sobremadurez, euforiay ambición de victoria. La sobre motivación aparece generalmente antes de competiciones que sonparticularmente importantes, y con grandes expectativas.Fluctuaciones de la motivación: algunos deportistas están sujetos, en determinadas situaciones deentrenamiento y competición a fluctuaciones de la motivación, quiere decir que su motivación en elentrenamiento y la competición es inestable y está influida por factores internos y externos.Fijación de motivos: algunos deportistas están fijados en un motivo único, en particular en el motivo de surendimiento personal, por lo que otros motivos no son desarrollados o juegan un papel mucho menosimportante.Motivación negativa: la motivación negativa puede expresarse entre otras formas como miedo ante el éxitoy el fracaso, miedo de fallar, miedo ante determinadas competiciones, o a los contrarios, y miedo a laslesiones.Expectativas y fijación de metas irreales: dicho problema puede ser observado, cuando las personas querodean al deportista han depositado en él expectativas exageradas, las que no pueden ser cumplidas por él.El problema aparece también cuando los deportistas esperan demasiado de si mismos, y se fijan metas muyelevadas. En ambos casos caminan rumbo al fracaso.Motivación externa: algunos deportistas dependen de los factores de motivación externa, tales deportistasnecesitan un reforzamiento permanente, atención y reconocimiento a través de otras personas paramantener su motivación en el entrenamiento y en la competición. Dichos deportistas motivados desde afuera,no están en la posición de motivarse a si mismos cuando se presentan problemas, y de mantener sumotivación por largo tiempo.Auto recompensa inapropiada: en ocasiones los deportistas se recompensan a si mismos después deéxitos y fracasos, sin embargo de un modo inapropiado (por ejemplo: después de una victoria o de unaderrota, tengo que comprarme algo, o me junto con amigos, compañeros o familiares para tomar cerveza).Atribución causal inapropiada: muy seguido, los deportistas, hacen una atribución parcial e indiferenciadade causas para el éxito y el fracaso. Algunos deportistas tienden a atribuirse todo a si mismos (atribucióncausal interna de motivos), otros rechazan cualquier atribución hacia si mismos, y atribuyen el fracaso afactores externos (por ejemplo: si ganamos es gracias a mí, si perdemos, el técnico no sabe nada).A modo de síntesis; partiendo de la premisa de que en el fútbol salvo la competición, todo lo demás esentrenable, y al ser la motivación una cualidad básica para cualquier actividad humana, resulta imposibletomar a la motivación como un aspecto fijo e inmóvil, ya que la misma se va modificando cotidianamente.La motivación en el fútbol profesionalEntendemos a la Motivación como "Energía Disponible Para", definición que encierra en cierta medidaanteriores revisiones formuladas acerca de la motivación por medio de autores como Sagredo, De Diego,Williams, etc.De tal manera concluimos que la Motivación es el caudal de impulsos al servicio del deportista para lasatisfacción de las necesidades que se presentan en esta área de desarrollo.Estudios de varios autores, observaron que se produce una relación inversa entre el Nivel EducativoAlcanzado y el nivel de Motivaciones Deportivas. Es decir que "a mayor Nivel Educativo Alcanzado menorNivel Motivacional".© www.futbolconsulting.com 2012 7
  8. 8. Alcanzar un mayor Nivel Educativo le posibilitaría al individuo el establecimiento de objetivos concompromiso intelectual evidente, lo que podría llevar a una desviación del impulso motivacional de lo físicohacia lo intelectual. Lo cuál encuentra una explicación en lo que se conoce como la "orientación" del impulsomotivacional; lo que nos permite suponer que los deportistas con un mayor Nivel Educativo poseen mayoresposibilidades para satisfacer sus necesidades de Autorrealización, lo que viene a contestar el por qué nopresentan el mismo nivel motivacional aquellos jugadores de inferior Nivel Educativo.Lo mismo ocurre entre el Nivel Educativo Alcanzado y la Agresión Psicológica Es decir, que aquellosdeportistas que quizás encuentren en el deporte una de las únicas posibilidades de satisfacción de susnecesidades de Autorrealización, se aferren a la misma de manera que terminen moldeando ciertasconductas de dominio de la situación en pos del logro del objetivo personal antes que la satisfacción de lanecesidad grupal.Las Motivaciones Sociales Deportivas se encuentran conformadas por dos dimensiones a saber: LaCompetición Social Motivacional y la Cooperación Social Motivacional, las cuales se relacionan con la"Condición Deportiva del jugador". En este sentido se observó que los jugadores Suplentes presentan unmayor Nivel de Competición Social Motivacional; y un mayor nivel de Cooperación SocialMotivacional. Esto se desprende de que los jugadores Suplentes por un lado quieren lograr su objetivo deformar parte del equipo Titular, de tal manera que desarrollan un elevado grado de Competición Social, esdecir que encauzarían su impulso motivacional con el único objetivo de ganarse el puesto y sentirse de esamanera más seguros. Perseguirían entonces un objetivo individualista y pretenden conseguirlo de cualquierforma, cabe aclarar que actualmente el jugador que no rinde de inmediato en un club es transferido o dejadoen libertad de acción.Por su parte, el elevado nivel de Cooperación Social de los jugadores suplentes también estaría dado por lanecesidad de afiliación y de pertenencia que pretenderían saciar a través de actividades grupales, lo quemarca en cierta medida que estos jugadores pueden sentirse útiles al grupo y desarrollar tareas que lepermitirían satisfacer necesidades sin la condición única de ser titulares. Muestra esto la importancia querepresentaría la satisfacción de necesidades sociales en un primer momento, para luego sí, encauzar elimpulso motivacional en relación al cumplimiento del objetivo.Sin duda, esto evidencia un muy buen trabajo del cuerpo técnico que hace sentir parte del equipo a aquellosjugadores que no son titulares, cosa que no es sencilla, y menos en estos momentos donde la competiciónes muy exigente.En relación a la variable "Puesto en el Campeonato" se observó que existe una relación inversa entreesta variable y Motivaciones Deportivas. Al analizar estos resultados hay que tener en cuenta un par desituaciones externas que pueden llegar a configurar dichas marcas. En primer lugar la diferencia deposiciones es pequeña, lo que ya de por sí determina la existencia de otros factores, de manera que sepuede entender mejor esto teniendo en cuenta que es una etapa clasificatoria y no una etapa eliminatoria, loque lleva a que los planteles aún están en formación y la presión social se haga sentir en menor medida.Aquí resulta significativo poner en juego una variable más y es la trayectoria del club en la disciplina, lo queviene a explicar que el club que se encuentra tercero, presenta una mayor trayectoria que el otro plantel y enrelación a esta variable debería estar jugando en la Primera División y no disputar el Ascenso, hecho queconllevaría a que su nivel motivacional por lograr el ascenso sea mayor que el equipo adversario.© www.futbolconsulting.com 2012 8
  9. 9. Como consecuencia de esto es que existe una relación inversa entre Puesto en el Campeonato yConflicto Psicológico, es decir que existe una urgencia por conseguir el objetivo y dado que esto no esposible en ese momento podría estar generando un elevado nivel Conflictivo entre los jugadores. A su vez,este hecho muestra que los equipos que se encuentran en ubicaciones inferiores tienen un mayor nivelde Cooperación Social. Esto se debería a que al no estar consiguiendo el objetivo trazado, los plantelestratan de configurar nuevas estrategias de ejecución y también, permite que los jugadores nuevos se sientanparte del plantel configurando el perfil Cooperativo que los resultados indican.En relación a la variable "Tiempo que Integra la Plantilla" se concluye que existe una relación inversa entre lavariable mencionada y el nivel de Motivaciones Deportivas, es decir "a menor tiempo que integra el plantelmayor nivel motivacional" , esto se explicaría desde dos perspectivas: · La necesidad de satisfacción de necesidades de afiliación y pertenencia a un grupo. Vuelve a evidenciarse la misma relación que apareció en las variables Pertenencia del Pase y Condición Deportiva, donde claramente se muestra la importancia que reviste para los integrantes de un plantel la satisfacción de las necesidades sociales. Claro está que en esta primera parte del campeonato, etapa clasificatoria, hay muchos jugadores provenientes de otros clubes que necesitan formar parte de un grupo que los contenga y los ayude a conseguir el objetivo del plantel. · La No Habituación a las Recompensas. Suele suceder que jugadores de larga trayectoria en un club se habitúan al reconocimiento social (ovación) que reciben de su parcialidad de seguidores y no se encuentran motivados como en un principio. Generalmente las gratificaciones o el reconocimiento aparecen por buenas ejecuciones, las cuales son realizadas por jugadores idóneos que generalmente son los que llegan a los clubes al comienzo de la competencia para reforzar al equipo para conseguir el objetivo. Al ser jugadores nuevos en el club encuentran en el reconocimiento social una fuente impulsora muy elevada para su nivel motivacional, que frecuentemente actúa como feedback, ya que estimula al deportista el cuál desarrolla buenas actuaciones y por consiguiente es recompensado.Luego de haber mostrado la relación de los Reforzadores Externos con las Motivaciones Deportivas,trataremos de relacionar la misma variable con los Reforzadores Internos, donde se observó la existencia deuna relación inversa entre la subescala de Autoestima "Funcionamiento Mental" y la subescala deMotivaciones Deportivas "Conflicto Psicológico Motivacional", es decir: "a mayor Funcionamiento Mentalmenor Conflicto Psicológico Motivacional". Los conflictos psicológicos generalmente son generados porla Crítica Patológica, la cuál tiene como herramienta principal a las Distorsiones Cognitivas. Las mismas seencargan de que el individuo interprete la realidad de manera tal que se vea perjudicado e inferior en relaciónal mundo que lo rodea. Esto explicaría el incremento del Conflicto Psicológico Motivacional.Podría decirse entonces que los jugadores que presentan un elevado nivel de Funcionamiento Mentalpueden controlar estas formas erradas y perjudiciales de interpretar la realidad, lo que traería aparejado unnivel de Conflicto Psicológico bajo.© www.futbolconsulting.com 2012 9
  10. 10. Se observó también una relación inversa entre la subescala de Autoestima "Como me Ven los Demás" y lasubescala de Motivaciones Deportivas "Conflicto Psicológico Motivacional", es decir "cuanto mejor los venlos demás menor es el Conflicto Psicológico Motivacional". Hay que tener en cuenta que es muyimportante como perciben los deportistas su relación con el entorno que los rodea. Las DistorsionesCognitivas pueden llevar a que los integrantes del plantel perciban e interpretan erróneamente su relacióncon el medio, lo que podría ser generador de Conflicto Psicológico.El segundo objetivo que perseguía este estudio era establecer las variaciones entre los jugadoresprofesionales de fútbol y la relación con su Motivación Psicológica y su Motivación Social.Para corroborar esta relación se llevaron a cabo pruebas de diferencias de medias aritméticas entre ambosclubes; donde se encontró una diferencia significativa en el nivel de Motivaciones Deportivas y algunas desus subescalas, que podríamos explicarlo en función de las correlaciones anteriormente mencionadas:La plantilla de un equipo presenta un Nivel Educativo mayor al presentado por el conjunto mediterráneo.La misma plantilla presenta una media aritmética en Años como Profesional superior al restante plantel.Si bien en ambos clubes la mayoría de sus deportistas son jugadores de la institución, en el Club A unamenor proporción de jugadores en relación con el Club B son propiedad del club.Al analizar las diferencias motivacionales entre la primera y segunda medición de cada club, se muestra unincremento en ambos clubes, siendo significativo sólo en el Club B, y podría explicarse en función de que lainstancia deportiva se ha modificado, dejó de ser un momento clasificatorio para ser una etapa eliminatoria.Dicha etapa, es el momento final del torneo en que ambos clubes compiten, lo que implica que si siguencompitiendo se encuentran cerca de conseguir el objetivo de ascender a la primera División.Queda claro entonces, que la instancia deportiva podría explicar el incremento dado que acercaría a losequipos a la consecución de sus objetivos deportivos.Es necesario remarcar que si bien el estudio era de carácter exploratorio y el número de casos no era muysignificativo, aparecieron datos relevantes para posteriores investigaciones, y para tener en cuenta en eltrabajo de campo que los profesionales dedicados a esta área puedan realizar.Resaltamos que en la investigación no se pudo corroborar el Modelo de Motivaciones Deportivas empleadopara tal estudio, lo que podría entenderse debido al bajo número de casos, recordemos que N = 40. ElModelo desarrollado por Dorcas Butt (1976) planteaba una cierta correlación entre determinadasMotivaciones Psicológicas y otras Motivaciones Sociales que no se pudieron comprobar. Pero sí fue acertadala dirección de los resultados, aunque no fueron significativos.Sí se comprobó la incidencia que determinados Reforzadores Secundarios Externos y determinadosReforzadores Secundarios Internos presentaban en relación a los niveles de Motivaciones Deportivas. ÉstosReforzadores fueron presentados en los pasos anteriores de esta conclusión.© www.futbolconsulting.com 2012 10
  11. 11. También destacamos que en nuestro trabajo no contamos con grupos extremos que nos permitieranencontrar resultados más significativos. Tengamos en cuenta que eran dos planteles de la misma divisionalcompetitiva, y que tenían resultados similares y no presentaron fuertes cambios en su puntuación, lo quecondicionó en cierta medida los datos finales de la investigación.En función de lo realizado en esta investigación, queremos aportar dos variables a tener en cuenta paraposteriores trabajos, que no fueron tenidas en cuenta como variables principales a la hora de definir los ejesde la tarea, pero que aparentemente o potencialmente podrían estar influyendo en los resultadosencontrados.La Instancia Deportiva cobra un papel preponderante en lo que refiere a su función como fuentemotivacional. La misma puede hacer que a iguales resultados en distintas instancias varíe el nivelmotivacional de los deportistas. No es lo mismo una etapa clasificatoria, en la cuál el margen de error esmucho más elevado, dónde los equipos se están conformando y donde la exigencia del público es menoraún; que una etapa eliminatoria donde un error lo deja al equipo automáticamente fuera de competencia, contodo el peso social que esto trae aparejado y las consecuencias para los deportistas que inevitablemente sesienten frustrados por la no consecución del objetivo planteado.La otra variable es la Trayectoria del Club, la cuál se relaciona con la Motivación Deportiva a través de losdistintos procesos de reconocimiento social. Los clubes que tienen una mayor y mejor trayectoria en el fútbolactual, tienen mayor exigencia para la consecución de los resultados, tienen un mayor caudal de aficionadosy simpatizantes que influyen de manera adversa o apoyando al equipo según se den los resultados. Estosequipos necesitan revalidar constantemente los logros obtenidos con anterioridad.Esto se ve claramente en la investigación ya que el Club B es una institución que por su historia y por suconvocatoria debería disputar los torneos superiores y no los torneos de ascenso.Finalmente, se debe mencionar que la investigación realizada, configuró el Perfil Motivacional de ambosequipos estudiados, así como el perfil ideal el cuál es una decantación de las puntuaciones obtenidas. Sibien no se pueden generalizar los resultados, sería interesante corroborarlos con otros equipos de la mismadivisional y de divisionales distintas para encontrar similitudes o diferencias.Bibliografía · METODOLOGÍA PARA LA MOTIVACIÓN EN CATEGORÍAS DE BASE. Miguel Martínez del Valle. Sevilla, 18 de enero de 2006. · LA MOTIVACIÓN EN EL FÚTBOL. Darío C. Mendelsohn (licenciado en Psicología, especializado en Psicología del Deporte). Revista Digital, Buenos Aires, Junio 2001. · MOTIVACIÓN EN EL FÚTBOL PROFESIONAL. Claudio M. Vasalo. Referencias: o ANDER EGG, Ezequiel. Técnicas de investigación Social. Editorial Magisterio del Río de La Plata. Buenos Aires. 1993. o 2. BUTT, Dorcas. Modelo de Motivaciones Deportivas. Editorial Series. Barcelona. 1982. o 3. DE DIEGO, Salomé - SAGREDO, Cristina. Jugar con Ventaja. Editorial Alianza Deporte. Madrid. 1992. o 4. GOULD, Daniel - WEINBERG, Robert. Fundamentos de la Psicología del Deporte y el Ejercicio Físico. Editorial Ariel. Barcelona. 1996. o 5. HERNANDES MENDO, Antonio - RAMOS POLLÁN, Raúl. Introducción a la Informática Aolicada a la Psicología del Deporte. Editorial Ra-Ma. Madrid. 1996. o 6. HERNANDEZ MENDO, Raúl - RAMOS POLLÁN, Raúl. Introducción a la Informática Aplicada a la Psicología del Deporte. RA -MA Ediciones, Madrid. 1996. o 7. WIGHTMAN, Patricia. La Fuerza para Ganar. Editorial 20 & 10. Buenos Aires. 1994. o 8. WILLIAMS, Jean. Psicología Aplicada al Deporte. Editorial Biblioteca Nueva. Madrid. 1991.© www.futbolconsulting.com 2012 11

×