Successfully reported this slideshow.

Documentos Históricos de España Año I n° 06, mayo de 1938

922 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Documentos Históricos de España Año I n° 06, mayo de 1938

  1. 1. C a d a m onte, c a d a pied ra, co n vertid o s en fortalezas antifascistas. — El h undim ien­ to d el “ B a lea res". — "L a S a lv a c ió n de E spañ a está en n osotros". — Sin In gla terra no h u b iera h a b id o b a talla d e Teru el. — V ie n a y Berlín unidos sign ifican el d erru m b e de la civi­ lización . — Bases p a ra unificar la a cció n de las dos cen trales obreras. — L a lu ch a secu lar contra la Ig lesia . — T ran sform ación de un v ie jo hospital clerical. — Entrevista a Paul R obeson. — D ecla racion es de A ra quistain. — M a llo rca , la isla c o d icia d a por M ussolini. — A n g e l G a la rza op in a sobre la A lia n z a O b rera . — Si C ata lu ñ a c a y e ra en m anos del fa s­ cismo. — Lo qu e p u ed e ser la industria en m an os d e los tra b a ja d ores. — El v ie jo ejército españ ol. — B a garía . — L a ex p lo ta ció n au rífera en Es­ p añ a. — Los "d estrip a cerro s ". — V ibran tes p a la b ra s de F e d e ric o G a r­ f i a Lorca. — Lo qu e no p u ed e vo lver. — R esolu cion es d el Plen o Econóco d e la C. N. T. SUMARIO www.federacionlibertaria.org
  2. 2. El éxito de D O C U M E N T O S H IS T O R IC O S DE E S P A Ñ A nos im p on e la n e c e ­ sidad de su p era rla a tra vés de ca d a núm ero, corresp on d ien d o al interés qu e ha d esp erta d o en to­ dos los am bien tes sim patizan tes d e la E spañ a antifascista. P a ra ello, d ed ica rem os in tegra m en te nuestras en erg ía s, en e l sentido d e p e rfecc io n a rla c a d a v e z más. Difundid “Documentos H istórico s de España” esta revista ha o b ten id o sólida u b ic a c ió n en el a b ig a r ra d o conjunto de todas las p u b lica cio n es en fa v o r d e la E sp añ a lea l, p o rq u e h a o cu p a d o un esp a cio desierto, del q u e esta ­ ban au sentes los otros ó rga n os de p u b licid ad . Su a m p lia docu m en ­ tación , seria e interesante, p ro ­ v ie n e de la prensa e sp a ñ o la o de p restigiosos co la b ora d ores. demuestra su gra n a c o g id a , el h ech o d e qu e se h a y a d e b id o au m en tar co n sid e­ rablem en te el tiraje inicial. T e ­ nem os la certeza d e q u e no se trata d e una circunstancia c a ­ sual, sino q u e e se gra n interés ha sido d esp erta d o por e l co n ­ ten ido y la o rien tación d e sus p á g in a s, ex a lta d o ra s del triunfo en la gu erra y de la revolu ción . eficaz labor p u ed e afirm arse, está realizan do la revista, a l h a b e r conqu istado lecto res en los m ás am plios s ec­ tores d e la opinión. P ero no es su ficiente: aspiram os a aum entar su difusión, d iv u lg a n d o la s p ro ­ ye ccio n es re vo lu cio n a ria s d e la lu ch a actu al. P a ra ello, re q u eri­ m os la a y u d a m ora l y e l esfu er­ zo d e los a m ig o s d e esta obra. ilustrativa Propagad las ediciones dei Servicio de Propaganda España y si es p o sib le m ás g rá fica , s e ­ rá en lo su cesivo esta p u b lica ­ ción. A los docu m entos d e ín d ole econ óm ica, a las re vela cio n es de ca rá cter histórico, a los é p ic o s relatos d e heroísm o, a la in for­ m ación de los esfuerzos cien tí­ ficos a l servicio d el p u eb lo , h e ­ m os d e a g r e g a r ad em ás, m a y o r m aterial artístico y fo to g ra fía s. www.federacionlibertaria.org
  3. 3. Se podrá aplastar al pueblo i español, pero jam ás rendirlo f más han dado, en vid a s y en IY Ü R A N T E el último mes, una serie de hechos im portantísim os han trabajo, p a ra gan arla. Pero, es* ocurrido en la península ibérica , q u e proporcion an excesivo tamos seguros, así com o en lo 9 tem a p a ra un b reve editorial. En el m undo, relacion a d o con España, días pletóricos de p eligro s d el han a ca ecid o otros sucesos, tan g ra v e s com o la firm a del pacto íta­ N o viem b re de M adrid, todo e l lo-británico, en una de cu yas d eclaracion es se da com o d efin itiva ­ pu eblo y especialm en te el p ro le­ m ente a segu ra d o el triunfo fascista sobre el pu eblo español. Pero tariado respondió altivam en te y no podem os — no obstante nuestra in con m ovible fé y esperanza en el con jam ás visto heroísmo, así s e ­ heroísmo de ese gra n d ioso ejército de la libertad — d eja r d e consi­ rá deten ida la actual ofen siva, derar la actual situación militar, tradu cida en la frase: “ Resistir, p a ­ que p a ra triunfar tendrá qu e p a ­ ra después ve n c e r". Y es q u e los a va n ces facciosos en las tierras a ra go n esa s y c asar — com o y a h a ocurrido en ­ muchas lo ca lid a d es — - ^ r en ci­ talanas, esos territorios en los cuales im p era b a un n u evo sistema ma de los cuerpos de los defen* de vid a , donde fu n cion aban las C olectivid a d es y las Industrias Co sores d e la libertad, qu e p refie­ lectivizadas o S ocializadas, cu yos ejem plos han sido señ alados en las págin as de D O C U M E N TO S H IS TO R IC O S DE E S P A Ñ A , no pueden ren luchar hasta la m uerte antes que rendirse. 5' sernos indiferentes, y a q u e todo ello ha sido arrasado en las 2onas in vadidas por m ercenarios, italianos, alem anes y m oros en su m ayor Esta intervención de la C. N. T., parte, va lién d o se del enorm e m aterial bélico v o lca d o en la pen ín ­ no obstante la desproporcionan*! dad en qu e se ha co locad o a la sula por Mussolini e Hitler. A dem ás, todos los hechos m encion ados anteriorm ente, están p oderosa organ ización , está dan­ vinculados íntim am ente a esta ofensiva, qu e ha h alla d o d en od a d a do sus frutos con extraordin aria resistencia. Si el arm am ento brutal utilizado en ella pudo lle g a r a rapidez. El ca b le anuncia qu e sa tierra españ ola, ha sido U N IC A M E N TE con la an u en cia y com plici­ hacen p rod igios en la defensa, dad del go b iern o inglés; el mismo qu e hoy, después de h ab er desem ­ qu e se constituye en muchas peñado hipócritam ente la farsa de la No-Intervención, se quita en partes el Frente Popu lar A n tifas­ forma cínica la careta. Este es un hecho trágico den u n ciado en es­ cista, q u e se m oviliza a la retatas colum nas con m ucha antelación, cuando incitábam os a la p ér­ qu ard ia al servicio exclu sivo de dida de toda esperan za en la gestión de las potencias llam adas d e ­ la guerra, se crean com isiones da m ocráticas y cuando dem ostrábam os qu e IN G L A TE R R A H A V E TA vig ilan cia contra los sospeehoDO EL TR IU N FO DEL PUEBLO ESPAÑO L. tos dudosos e in ca p a ces institu­ En sentido fa vo ra b le, dos sucesos importants se han producido. yén dolos por hom bres respon­ Uno, la concertación defin itiva de la A lia n za U G T-C N T; el otro, la sables de las organ izacion es, etc. inclusión de estas dos organ izacion es sindicales en el go b iern o de la En una p a la b ra , se están tom an­ República. do les m edidas qu e deb ieron h a­ Con referencia al prim ero, direm os qu e se cum ple una a sp ira ­ berse a d o p ta d o mucho antes, ción largam en te esp era d a por el proletariado m undial y una de las oorqu e son las qu e darán el triunfo. m edidas qu e deb ieron ponerse en ejecución — com o lo reclam aba la C on federación N a c io n a l d el T ra b a jo desde el C on greso realizado en Z a ragoza dos m eses antes del estallido fascista — y cu ya tardan ­ za en concertarse ha sido uno d e los obstáculos más gra n d es en la senda del triunfo. A pocos días d el acuerdo, se nota una inusitada a ctivid a d febril en todos los puntos de la España leal: un reclu ta­ m iento enorm e de voluntarios, una producción m a yor y más e fi­ ciente, un espíritu com bativo sim ilar al de los m om entos in o lvid a ­ bles de julio de 1938. En cuanto a la incorporación a l gob iern o por la C. N, T. — la •i ' ™ r ¡I U. G. T. estaba representada indirectam ente por ministros perten e­ d e V* Ü O Í ¿ cientes a dos partidos políticos — después qu e estuvo desplazada A Ñ O i. No. 4 de él por una m an iobra su gerida desde el extranjero qu e en otras M A Y O DE 1938 x oportunidades y a hornos considerado, es n ecesario señ alar una c o ­ A d m in is tra d o r: J f ' A PEREYR* incidencia interesante: La prim era ve z qu e esta orga n ización ingresó O la v íirria "38, Buenos ¿Vires il gobiern o, con cuatro representantes, los fascistas a va n za b a n des­ R epú blica A rg e n tin a Suscripción p or 12 núm eros: $ 2.50 líe T a la vera de la Reina, tom aban T o led o y a m en a zab an en las misN u m ero suelto: C a p ita l: 20 cta. . ñas puerias de M a d r id . .. Ahora, rein gresa en circunstancias m ili­ In te r io r : 25 cts. tares m uy sim ilares: cu ando las hordas crim inales han con segu ido iva n za r en A ra g ó n y parte de C ataluña, d ivid ien d o en dos el t e ­ rritorio no su b yu ga d o . Es realm ente trágica la situación en q u e les ¡oca intervenir directam ente en la dirección da la gu erra a quienes ( a ñ o í i n EF Ü SR II www.federacionlibertaria.org r a o r n
  4. 4. RESISTI» HOY ES ASPIRAR A AVANZAR MAÑANA Cada Pueblo, C O N V E R T ID O S Cada Piedra, Por Mariano R. Vázquez EN FORTALEZAS ANTIFASCISTAS j£ L a b a n d on o d el p roleta ria d o mundial y la co ­ b a rd ía d e las d em ocracias com o constante­ m ente repetim os, h a determ in ado nos en contre­ m os en una situación harto d e lic a d a en el orden m ilitar. A firm em os constantem ente q u e e l proleta­ ria d o em p ieza a vib ra r y q u e las dem ocracias va n 1 esp ereza n d o su letargo. P ero no es este el mod m entó d e exam in ar ni d ivu lg a r consideracio¡nes, sobre lo q u e p a sa a llen d e nuestras fronteras. M irem os h a cia el interior. N os encontram os en una situación qu e n o es Im posible superar; es d e lic a d a y difícil, si se q u ie ­ re, p ero n a d a más. Im porta superarla; podem os 6uperarla, ten erlo s q u e superarla. En inferiores condiciones nos encontrábam os e l 19 d e julio, vis a vis d el alzam ien to faccioso, de : la reb elión d e las tropas, y supimos ven cer con ! p o ca s armas, con m ucho entusiasmo, co ra je y arrojo, ¿por q u é h oy no vam os a resistir? D igo 'resistir, q u e es la con sign a term inante d el día. A ¡e lla no pu ed e opon erse nadie. A qu ien tal hiciera ¡h a b ría d e considerársele com o un traidor a la c a u sa d el p u eb lo y com o a tal ju zga rlo con rapi­ d ez, puesto qu e la d e lic a d eza d e las horas qu e Vivim os n o adm ite blandura. C om o revolu cion arios, com o antifascistas, c o ­ m o defensores d e los intereses d el proletariado y com o am antes de la libertad y la in depen den cia, «tenem os todos la o b lig a ció n d e atender y secun'd a r la con sign a de resistir. Resistir h o y es aspirar 'a a va n za r m añ ana y lo gra r la victo ria definitiva otro día. v¡.. &?•' C om o revolu cion arios, com o antifascistas, co ­ m o defensores d e los intereses d el p roleta ria d o y com o am antes d e la lib ertad y la in dependencia, '¡.tenemos q u e h acer todos los posible por n o pe' recer b a jo la -b o ta del fascismo. Es éste un o b je ­ t i v o superior a todos las con cepcion es y aspiraj ciones. Nuestro prim er d e b e r es im pedirlo, y a qu e ^tenemos qu e considerar com o una victoria q u e esjtá d e n tro .d e nuestra lín ea d e conducta, de nues­ t r a s aspiracion es y d e nuestra id eo lo gía , batir ai 'fascism o, en em ig o presente e inm ediato. L a m ilitancia libertaria, a va n za d a a las lu­ chas, con una ex p erien cia bien logra d a ; la mili¡fctncia que, en todas las horas difíciles, se colocó ,«31 la va n g u a rd ia del com bate y de la lucha, tiene ‘fcoy o b ligadam en te, siendo consecuente con ella J 2—202 misma, q u e situarse en éste misnío plan. C om o revolucionarios, com o antifascistas, co ­ mo defensores d e los intereses del proletariado y com o am antes d e la libertad y d e la in d ep en d en ­ cia, la m ilitancia d el m ovim iento libertario tiene q u e ocu par la prim era línea en el com bate; tien e qu e ser la últim a qu e retroceda,- tiene q u e se,r la q u e con más entusiasmo ex p o n g a la vid a ; tiene q u e ser la q u e con más activid a d y dinam ism o se desen vu elva; la qu e más actúe, p ro p a g u e y lo ­ g re qu e sea un grito popu lar la consigna d e resis- , tir. C a d a pueblo, cada monte, ca d a piedra, tiene q u e convertirse en una fortaleza o cu p a d a p a ra e l en em igo, el cual sólo podrá pasar cuando la h a ­ y a destrozado, com pleta, absolutam ente. Palm o a palm o, h a y qu e defen d er el terreno. Paso a p a so h a y q u e batirse. En el orden d e l tra­ b a jo a realizar, h ay q u e crear en unas b reves horas, con rapidez, la corriente de entusiasm o popular, el anhelo supremo de éste minuto: resis­ tir p ara después vencer. H a y q u e m ovilizar al proleiariado. Ningún p a ­ rado en retaguardia. Las industrias, cu ya utilidad es secu n daria en éstos momentos, deben ser aban d on a d a s por sus obreros, para incorporarse éstos volu ntaria­ mente. H a y qu e lograr qu e todos los ciudadanos se sientan m ovilizados, qu e sean un en gran a je en el conjunto de la guerra. H a y qu e vigilar: h ay qu e v ig ila r a ios em bos­ c a d o s y aplastarlos. H a y qu e estar atentos a los m anejos d e la "quinta colu m n a" y sofocar cu al­ q u ier intento d e provocación. S eam os cap a ces d e dem ostrar una vez más a l pu eblo q u e nos conoce — en nosotros ha con ­ fiado tantas v e c e s — q u e seguim os sien do los de siem pre, los primeros en va n gu a rd ia , en el com ­ bate y los últimos en retroceder; q u e somos los más entusiastas, porqu e sentimos un id ea l cu yo a lcan ce es hoy: conquistar la libertad a través d e la in depen den cia de España. Q u e n ad ie d eje de cum plir con su deber en esta hora -histórica. T o d o p a ra resistir. Sin la re­ sistencia de hoy, no se p u ed e aspirar a la vic­ toria m añana. A bril, 6 de 1938. DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA •> www.federacionlibertaria.org
  5. 5. EL HUNDIMIENTO DEL “BALEARES” |?L día 6 de marzo, tras de exponerle la si» Un marino, miembro del Comité Central de la flo ta republi­ fnación crítica en que la Flota, había desafiado públicamente, por cana ha tenido el p ri­ se encontraba el Can­ m er encuentro que po­ tábrico, le s encom endó radio, al almirante faccioso Salvador More­ dríamos ca lifica r como la m isión de subir con no, catalogado en la Marina como el más serio con la rebelde. A nuestra flo ta al Norte* perverso y sanguinario, a salir a batirse con E llo s, d efen sores de la las dos d e la madruga­ ellos, sentenciándolo a morir hundido con R epública y disciplina­ da tuvo lugar la bata­ dos ante los gobernan­ lla naval cuyo desenla­ la coraza de acero que lo protegía. Los ma­ ce de todos es conoci­ tes, aceptaron la delica­ rinos leales cumplieron su promesa: Salva­ do. E l hundim iento del da m isión que se !c.i dor Moreno, el más alto jefe rebelde, halló buque pirata ‘ ‘B alea res'’ confiaba, y a prim eros su muerte en el hundimiento del <Baleares,, < por Jos barcos de la de septiem bre, la es­ R epública, tendrá gran cuadra republicana sur­ repercusión en el orden caba el A tlán tico en táctico y de estrategia naval para las P otencias m a­ p erfecta form ación, com o cualquier otra escuadra del M un do. rítimas. E s to y seguro que las autoridades com peten­ tes tomarán buena nota de ello y les hará cambiar P o r aquellos días, los rebeldes habían terminado planes y proyectos considerados hasta entonces como el m ontaje y dirección de tiro del crucero “ Cana­ de m ejo r valia. rias” , que ju n to con el “ C crvcra ”, “ E s p a ñ a ’ y “ y e M e sugiere esta idea, la hora en que se desarrolló la sco ” constituían la flo ta a su s órdenes. É l alm i­ el combate, el tiem po de duración y el núm ero y cla­ rante insurrecto, Salvador M o ren o , que p rovisto- j se de unidades que entraron en el m ism o; y a buen nalm cnte se había instalado en el “ Canarias” , dedi­ seguro que la fech a del 6 d e m arzo, ser A sim bólica caba su actividad bélica a bombardear los puertos en el transcurso de la H istoria. P ero no es el aspecto indefensos de G ijó n , Santander y B ilb a o ; a en fren ­ técnico deducido de este encuentro que yo quiero des­ tarse con pequeños barcos pesqueros, hundiéndolos cribir como sim bolism o d e esta fe c h a ; el tema del sin el m enor escrúpulo n i sentim iento y, ante ha­ “ supuesto táctico” lo d eja ré para otro día que las zañas iates, él m ism o se titulaba “ el chulo del Can­ tábrico” , circunstancias lo perm itan. E n este sencillo trabajo, sólo pretendo dar a conocer la causa moral d e su LLEGO L A E SCU AD R A hundim iento, ya que e l almirante de la flo ta rebelde, Salvador M oren o, estaba emplazado por los marinos P er o llegó la escuadra leal al G obierno de la R e­ de la R epública y sentenciado a m orir en el prim er pública, y lo s ciudadanos de los puertos norteños encuentro. M e explicaré'. recobraron la tranquilidad y ¡a alegría; los pesca­ L O S C O M IT E S F U E R O N L O S P R E C U R S O R E S D E L H U N D IM IE N T O Fracasada la subleva­ ción fa scista en la F io ta, hubieron d e hacerse cargo de su dirección C om ités de m arinos, cu­ ya adhesión al régim en era bien probada, que m antuvieron el orden y la disciplina en el as­ pecto guerrero, en los buques bajo su custodia. P u e s bien; estos Corniles después de establecer e l bloqueo del E strech o c im ­ pedir que desde el prim er m om ento se inundara la P en ín su la de m oros; así como d e algunas operacio­ nes ya conocidas después de haber auxiliado y eva­ cuado las tropas que operaban e n M allorca, un día fu ero n llam ados por e l m inistro del ramo, quien d ores de nuevo se hacían a la mar tripulando su s frá g iles barquillas en busca del necesario alim ento que había de ayudarles durante algunos vieses m is en ¡a lucha contra lo s invasores y renegados de su patria. ¿ Q u é ha­ cía la flo ta rebelde en­ tretanto? A n te la pre­ sencia de la Escuadra leal, los piratas corrie­ ron a refugiarse bajo' la protección de lo s ca­ ñones de E l F erro l, o l­ vidando las bravuconadas de que antes hacían ga­ la. A q itello s barcos no eran los pequeños “ b o u s” que ellos echaban a p iq u e; y los hom bres que las tripulaban tenían ganas d e m edirse con los asesi­ nos de España. V arios días llevaban nuestros bravos m arinos cu e l N o rte , esperando con ansiedad fe b r il e l m om ento "Los cañones hablaron por ambas partes; los nuestros con emoción, porque intuían que habían de matar hermanos inocentes; los de ellos con rabia y ferocidad por su impotencia’' DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org 3—203
  6. 6. .‘'j& f i ANTECEDENTES Y DETALLES DE LA GRAN VICTORIA DE LA MARINA ANTIFASCISTA '"de poder batirse con lo s fa ccio so s; pero éste no I llegó, pues los m atones no se atrevían a dar la caj ra. Pasada una decena de días sin que hicieran acto 'd e presencia, un marino, m iembro del C om ité C en­ tral de la F lo ta {cuyo nom bre om ito) en una alo­ cución dirigida por radio a los heroicos defensores ‘ de la R epública invitaba a los piratas a que salie­ ran a batirse con ellos, tal como correspondía a los descendientes de una estirpe llena de orgullo y pun« do ñor, y al alm irante faccioso Salvador M oreno, hom bre catalogado en la M arina com o el más san­ guinario y perverso, lo emplazaba para el primar encuentro en que hubieran de batirse las dos flo ­ tas, sentenciándolo a m orir hundido con la coraza de acero que le protegía. .....L O S ; P IR A T A S A Y U D A D O S POR S U B M A R IN O S E X T R A N J E R O S '‘P ara contrarrestar la inferioridad de lo s buques [ iratas, estos eran ayudados por subm arinos ale­ p manes. P o r otra parte, la ofensiva desarrollada por los fa cciosos en el N o r te , obligaban a perm anecer en rl Cantábrico algunas unidades de la R epública, lo que [hacía que nuestra escuadra perdiese en su valer com bativo. E ste revistió caracteres inesperados4 cuando el acorazado " Jaim e I ” se sintió herido por lo s efecto s de una exp losión a bordo; m ientras que lo s insurrectos, ya terminado el "B a lea res” lo in ­ corporaban a su escuadra donde, como buque más m oderno, se instalaba el alm irante rebelde. ! N o cabía duda que nuestra flota, algo desgastada p or su actividad constante y fa lta de algunos ele­ • m entos técnicos, sp veía en inferioridad a la fa c ­ ciosa y hubo de som eterse a reparaciones que ¡e obligaron a estar algún tiem po inactiva; tiem po q u e aprovecharon los que desem peñando funciones técnicas habían de conjugar la práctica adquirida con la teoría de la estrategia naval, dedicándose do lle n o al estudio de lo s conocim ientos más indis■pnsables. e L o s fa ccio so s se sintieron dueños de los mares. Aseguraban en su s charlas radiofónicas, que los í m arinos ropos ten ía n m iedo a batirse con ellos. ■ P o co tiempo tardó la flo ta republicana en reco­ brar d e nuevo su actividad bélica; los barcos en me‘j o re s condiciones y nuestros marinos, superada su capacidad técnica, sentían anhelantes el m omento de la lucha. N o esperaron m ucho tiempo para ello. L a escuadra leal protegía un convoy cuando a la altura de A rg el, divisaron el crucero faccioso “ C a ­ narias’ E l “ L ib erta d ” rom pió el fu eg o contra él logrando hacer blanco con dos certeras salvas que le obligaron a huir precipitadam ente. E l m ism o día, por la tarde, nuestros hom bres de mar avistaron en el horizonte al “ B aleares” e inmediatamente se Í 4— 204 ordena por el mando “ zafarrancho de com bate” . E l “ B aleares” es el 'buque insignia, en él va el hombr» em plazado y aquella era la primera vez que se en­ contraban. U n em plazamiento no es una frase pus• r il; los m arinos de la República saben lo que vale, y se disponían a cum plir la sentencia pronunciada por una de su s compañeros en m om entos de intensa em oción; pero M o ren o. ¿ tu vo m iedo?, a los pocos m inutos el “ B aleares” desaparecía a toda máquina en el horizonte. E L E M P L A Z A M IE N T O S E C U M P LE E l bloqueo del M editerráneo era un mito. A los dictadores que apoyan a Franco les interesaba ha­ cerlo efectiv o y M ussolini cedió cuatro d estrlu tores pertenecientes a su M arina. M oreno víó agran­ darse su poderío; se sintió todopoderoso y otra vez se enfrentaba con los puertos in d efen sos, esta vez del M editerráneo. L o s “ rojos” no saldrán, n o; y sí s a le n . . ., y una sonrisa m aléfica se dibujaba en la comisura de sus labios. P ero los “ ro jo s” no temían sus bravuconadas, y salieron. A la altura de Cabo P alos se encontraron las dos escuadras fren te a fre n te; los piratas pen­ saron que era el m omento de terminar con la ■Re­ pública asestándole el golpe mortal en el mar, pero fren te a ellos, a m enos de dos m illas de distancia, se encontraban los bravos marinos que la d e fe n ­ dían y que habían de saldar una cuenta pendiente con el enemigo que tenían delante. L o s cañones hablaron por ambas p artes; lo s nuestros con em oción porque intuían que habían de matar hermanos inocentes; los de ellos con rabia y ferocidad por su impotencia. L o s faccio so s s e die­ ron cuenta de su superioridad en unidades d e com ­ bate, y concentraron el fu eg o sobre el "‘ L ib erta d ” . E l m omento era d ecisivo; existía grave riesgo de perder una de las m ejores unidades con que conta­ m os, pero el mando leal, previsor y sereno, ordenó a la flo tilla de destructores que atacara con torp e• dos. D e p ro n to . . . una gran explosión en e l se­ gundo i/¡que de la línea enemiga, alcanzado por dos de ellos, y el resto de la flota rebelde se alejaba rápidamente del teatro de la lucha. ¿ Q u é había sucedido? A l día siguiente, el M in is­ terio de D efen sa N acional y las agencias inform a­ tivas daban a conocer al M u n d o el hundim iento del buque insignia pirata “ B aleares” . N oticia s recibidas más tarde de Gibraltar, acusaban el salvamento de cuatrocientos tripulantes, habiendo desaparecido-, por tanto, unos quinientos hom bres, entre ellos, el almirante fa ccio so Salvador M oreno. L o s m arinos de la Repitblica cum plieron su pro­ mesa. E l em plazamiento se había consumado. BENGALA M arzo 16 de 1938 DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org
  7. 7. LA SALVACION DE ESPAÑA ESTA EN Nosotros- dice un vibrante manifiesto conjunto de UN EJEMPLO A LAS L A C J J . Y E N T U S IA S M O P A R D E M O C R A C IA S g s || tp LUCHAR HASTA VACILANTES L H I M i .l . a TRIUNFO I A g r a v e d a d d el p e lig ro q u e a m en aza a la España anti­ fascista ha ten ido la virtud de elim inar las diferen cias qu e p a ­ recían Irreductibles entre am bas centrales, noniendo en prim er término la volu ntad de lucha y de a cció n conjunta de los tra­ bajadores, frente a l en em igo c o ­ mún. Del B oletín d e In form a ció n C N T F A I N o . 42, d el 24 de M a rzo de 1938, publicado en B arcelon a. bem os qu e n ad ie más y m ejor q u e los trabajadores sabrán a d ­ ministrar su fu erza productora y com bativa, puesta tod a en ten­ sión y en ju e g o ante las nuevas El acu erdo p a ra la alian za obrera, fundam entado sobre las cuestiones m ás esenciales qu e afectan a l proletariado, se han concertado la sem ana anterior, qu edan do solo redactar definti vam ente las cláusulas d el mismo. Pero a p a rte d e eso, am bos o r g a ­ nismos proletarios lanzaron e l v i­ brante m anifiesto q u e transcribi­ mos a c jntinuación, refren dado por los m iem bros d el Com ité N a ­ cion al de la C. N. T. y de la Jun­ ta E jecu tiva d e la U. G . T.: “ Reunidas las represen tacio­ nes conjuntas d e las dos C entra*' lee sindicales, y ex a m in ad a la situación n acion al e in tern acio­ nal, la U N IO N G E N E R A L DE LO S TR A B APO R E S y la CON FE D ERA C IO N N A C IO N A L DEL T R A B A J O acuerdan d ir ig if este llam am iento com ún a los tra b a ­ ja d o res de España y a la opinión pú blica en gen era l. Nuestra fó en ei triunfo es h oy más in qu eb ran table qu e nunca, y nuestra confianza en la clase obrera, ilim itada. En nosotros r e ­ side la lla v e d e la victoria y sa- acom etidas n a cion a les e interna­ cionales del fascismo. lT ra b a ja d o res de España! I O breros d e la C. N. T, y de la U. G, T.l Las dos gra n d es C en ­ trales sindicales a ca b a n de lle ­ ! P or la C. N . T.: ¡ M ariano K. V ázqu ez, s ecretario g e n e ra l; G alo j Diez, v ic es e c re ta rio ; Isid ro Sánchez. V a le rio I-ab or­ j da, R a fa e l Iñ ig o , M anu el Lóp ez, H o ra c io M . P rieto, i M anuel Baez, D e lio A lv a r e z , J. R u eda O rtiz, F ed e rica M ontseny, J. Cam paña, S e ra fín A lia g a , José Consue­ g ra y Juan A rn ald a. g a r a puntos d e acuerdo, de ca­ ra a las n ecesid ad es d e la g u e ­ rra ya la reconstrucción econó­ m ica y social d e nuestro país. El fascism o ha g a n a d o una b a ta lla en Austria: la clase tra b a ja d o ra la ha g a n a d o en España, a l tra­ zar las gra n d es lín eas p ara una acción conjunta. « F é y confian za en e l triunfo. Entusiasmo p a ra luchar y p a ra vencer, con la segu rid a d m a g n i­ fica d e nuestra fu erza y la v o untad puesta en tensión p a ra la iefen sa en la in d ep en d en cia da España, de los derechos d el pro­ letariado y de todos lo s hom brea bres. ’ lEn p ié de gu erra, cam aradas! i En lin ea d e lucha, con los ojos íijos en e l porven ir y los co d o s unidos, form ando un b loq u e in ­ destructible de volu ntades heóicas! ] L a U. G. T. y la C. N. T. afir­ olan h oy, m ás qu e nunca, qu e la anidad h ace la fu erza y que, los trabajadores son in ven cibles. lA I co m b a te y a la victoria com pañ eros! ¡E n los frentes, en la reta gu a rd ia , ante e l M u n do entero! L a sa lva ción d e Españ a está en nosotros; sabrem os sal-: va ria y sa lva m o s, dan do a la s d em ocracias vacilan tes e l ejem«¡ pío de nuestra en e rg ía y de¡ nuestro entusiasm o. {V iv a la unidad d e la c ía s « tra b a ja d o ra ! I A b a jo e l íascüunol [Por la lib ertad d e E spañ al ¡ Barcelona, Marzo 13 de 1986.] P o r la U. G. T : R a fa e l G on zález P eñ a , presidente, Edm undo D ominjg'uez, v icep resid en te; José R o d rig u e * V ega , seerefU rio g e n e ra l; A m a r o del R osal, secretario adjunlo ; F e lip e P etrel, te s o re ro ; A n ton io Genova, D an iel A n gu an o, A n to n io P é r e z , K ze q u ie l D. C reña, C ésar G. ] Lom b ard ia , Claudína C arlos Fern án d ez, P ascu al T o | m as, Jo,sé D ía z A lo r y R icard o Z a b a lza . DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org : i i j 5—205
  8. 8. Sin In g la te rra ni Siquiera Hubiera Habido Batalla en r r i P V 11 P 1 j i G onzalo de R ep araz analiza las causas históricas de la E S C R I B O esta hoja de m i D I A R I O con el alma y el pensam iento puesto en T e ru e l, y sabedor de que la terrible batalla es el fruto de la influencia inglesa en la Península Ib érica elevo mis pensamien­ tos a las regiones serenas de la H isto ria . E n ellas está la explicación. D esde ía derrota de la In ven cib le (1588) In gla terra com enzó a ensancharse y España a encogerse- U n o de los m ajaderos que saben la H isto ria de los com pendios, repitió en S evilla hace tiem po que en la gran España del siglo X V I (a la que la España nacionalista pre­ tende continuar con ayuda de italianos, alemanes, m oros y demás nacionales ex ó tic o s ) no se ponía el sol. P e ro se le o lvid ó que ta m ­ poco se ponía la mesa, siendo el ham bre la institución fundam ental. E l pueblo acudía con escudillas a las puertas de los conventos en de­ manda de un poco de sopa, y para que el rey Carlos I I com iera, sa­ lieron curas párrocos con acom pañam iento de vecinos celosos y ca­ rita tivo s a pedir lim osna. A esa España nos quieren v o lv e r nues­ tros nacionalistas. In gla terra se ensanchó hasta extenderse por el M undo todo. España se en cogió hasta acabar en este punto final en que la vemos. D e nación sólo tiene el territorio republicano cuya cabeza estratégica es, en estos m om entos, T e r u e l: lo demás es c o lo n ia . O la salvam os, o desaparees. Y hemos ven ido a esta situación por las siguientes eta p a s: a ) In gla terra dom ina el mar en el preciso m om ento en que la civiliza ció n entra en !a Era oceá­ nica y tan a gu sto. España vu elve la espalda a la corriente y se en­ otras sin oposición. Para ello se cierra en la vasta erm ita de la sirve de m edios diversos y de meseta central castellana. N a tu ­ instrum entos que maneja con ar­ ralm ente los caminos del mar te y secreto. vencen a los caminos de la herra­ II dura. In glaterra tiene por sím ­ bo lo histórico un barco. España En esto estaba yo de mi D I A ­ una muía o, a lo más, una carreta. R I O cuando me llega la noticia Y tres siglos de H isto ria m*e-3an de que T eru el ha s id i evacuada tim boiizados por nosotros y ocupado por el b ) E l inglés tra b a ja : el espa­ en em igo. ñol reza. A s í aquel gana el mar y Es la última etapa del proce­ la tierra (e l qus gana el uno se so h istórico que estaba resum ien­ queda con la o tra ) y éste puede do. Sin In gla terra ni siquiera que haya ganado el cielo. Pero es­ hubiera habido batalla de T e ­ to últim o no se sabe cíe cierto: ruel. Esta ha sido posible por la lo afirm a la Iglesia, agencia de tu­ acción, para lo:' facciosos fo rti­ rism o para el o tro Mundo. Unos ficante. de la política británica de lo creen. O tros sospéc.hanlo“ N o In ten ven ción ” . N o han sido c )E l giga n te inglés se robus­ H itie r ni M ussoíini los que han tece y consolida. E l enano es­ retom ado T eru el. Han sido Edén, pañol se raja y se divide en dos lord Plym o u th N e v ille , Champedazos; España y Portu gal. berlain y toda la casta plutocrá­ Desde entonces el giga n te hac? tica inglesa. del enano lo que qu iere: unas v e ­ Esta crisis es el triunfo de la ces con »posición de Fran cia; política de casta sobre la políni­ No han Sido Mussoíini ni Hitier Quienes han Reconquistado Teruel 6—206 derrota ¡ ca nacional. Se va a la transac­ ción con H itie r y M ussoíini pa­ ta salvar los fondos públicos y privados que están en baja. Lo s conservadores ingleses sacrifican el Im p erio a las finanzas. Edén, que hasta ahora había buscado torpem ente la manera de salvar las finanzas sin com prom eter al Im perio, ha dejado su puesto de­ masiado tarde. E l Im p erio in ­ glés está ya bastante com prom e­ tid o. P e ro la opinión pública inglesa tiene de ello plena concien­ cia, y no es probable que se deje arrastrar sin resistencia. E sp e­ remos la reacción de liberales y laboristas. Es m uy posible que Cham berlain y H a lifa x no puedan servir muchos días a sus a m igos M ussoíini y H itie r. T e n g o fe en algún inesperado m ovim ien to de la sociedad británica. Esperem osI I I N osotros, lo que tenem os que hacer es la unión del proletariado. U nido éste no habrá más rem e­ dio que asociarlo a la responsa­ bilidad de la guerra. Sería pueril pensar que, dando a éste un m atiz revolu cion ario vam es a perder las sim patías y el apoyo de las Potencias dem ocráticas. Estas no han hecho otra cosa, hasta hoy, que burlarse de nues­ tra m oderación y ayudar a nues­ tros enem igos. I ros han clavado un puñal por la espalda. Basta de burlas, y preparém onos para contestar claram ente, sin atenua­ ción alguna, a las insolentes in­ tim aciones de H itie r, levantando muy alto la bandera de nuestra R evolu ció n . L a fa l. de sinceri­ dad en el caso en que nos halla­ mos sería una cobardía inútil. Febrero 23 d? i g 38 HAH &m®> EHEN, CHAMBERLAIN Y L0RD PLYMOUTH DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org
  9. 9. ¥ ¡ena y Berlín unidos PASANDO SOBRE PRAGA, UNA VEZ QUE i Y CON LA COLA DEL FASCISMO QUE SE HA DESHECHO CHECOESLOVAQUIA | SE ARRASTRA POR EL MEDITERRANEO Significan el Derrumbamiento de la Civilización Occidental D E la guerra francoprusiana del 70, hemos venido a parar al T ra ta d o de V ersalles, padre del “ na­ zism o” , es decir, de la reacción patriótica del na­ cionalism o alemán y tío del fascism o, form a calabresa del bandolerism o político italian o. R ecor­ demos que las desventuras napoleónicas fueron de­ terminadas por la com plicación ibérica (candidatu ­ ra del herm ano del rey de R u n a n ia al trono es­ p añ ol) y que bajo la fo r­ ma británica de “ no in ter­ ven ción ” , que Francia aprueba y sostiene el en­ redo Ib eria-E u ropa Cen­ tral se está repitiend o. Mucha cristalería se va a ro m p er. ¿ V o lv e r á F ra n ­ cia a pagarla? T o d o p o ­ dría ser, ya que sus p o lí­ ticos de h oy no va len más que los de entonces. N a p oleón nc era in fe­ rio r a la sociedad france­ sa de su tiem po com o ge­ neralm ente se dice y escri­ be. Su política confusa y contradictoria era un re­ fle jo de la fa lta de cohe­ sión espiritual de la colec­ tividad de que era rem ate. H abía los tradicionalistas de la glo ria im perial (lo s bonapartístas puros, mu­ chos y bu llidores; había el c a t o 1 icísm o tradicional más el nuevo, liberal y so­ cialista, propagado por Lam ennais, L a co rd a ire y o tros apóstoles del rena­ cim iento cristiano, que tendían la m ano al com u­ nismo, cual h oy los cardenales P a ccelli y V e r d ie r; había los creadores del dinero de San P e d ro para ayudar al Papa contra la re vo lu ció n ; y había tam ­ bién, por parte del Im p erio, am igo de los revolu cioanrios italianos, tal horror a lo religio so, que el 62 le suprim ieron a Renán su curso del C olegio ca Francia por haber calificado a Jesús de “ hom bre in ­ com parable” . P ero poco antes había sido suprim i­ do el periódico ultracatólico “ L ’ U n iv ers” , de L u is V eu illot- Estas oscilaciones y vacilaciones, se re­ flejaban en las alturas, donde tres cam arillas fun­ cionaban contradictoriam ente. L a del príncipe Je­ rónimo, liberal, la de la E m p era triz, católica, la del Em perador, anodina en política, pero con tenden­ cias financieras, dirigidas por su herm ano natural, M orn y. L o que sí perduraba era la política in terven cionista en el Continente europeo. Y a dije que el prim er pro­ yecto de Sociedad de N a ­ ciones lo concibió E n riqu e IV (o su m inistro S u lly ) hacia 1600, reservando a Francia la dirección com o h oy se la reserva In g la te ­ rra. L a M onarqu ía tradi­ cional, fracasado el intento conquistador del prim er N apoleón , continuó la ru­ ta ya trazada desde los t i e m pos oscuros de la Edad M edia. H e aquí el plan presentado a Car­ los X , por el príncipe le P o lign a c, al estallar la guerra entre Rusia y T u r ­ quía : . . “ A l i a n z a continental “ contra In g la terra . A lia n ­ z a íntim a con Rusia. R ei“ no cristiano en C onstaníi “ nopla. “ B élgica y Landau, para Francia. L a s p rovin ­ c i a s del Rhin. convertidas en reino regido por un “ príncipe neerlandés. “ P ara Rusia, las provincias M oldoválacas (R u ‘m ania) y un tercio del A sia M enor, o más si lo “ desea. Escribe G O N Z A L O DE REPARAZ DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org 7— 207
  10. 10. Los Remedios Contra esa Enfermedad no se Expenden en la Farmacia Democrática “ Para Austria, S ervia y Bosnia. “ Para Prusia, H olan da y la Sajonia R ea l. “ Para In gla terra , todas las colonias holan­ desas. “ P^ra Sajonia el territorio entre el Rhin y el •‘ M ein . “ P a ra el rey de H olanda el trono de Constan“ tinopla con e l título de “ R e y de G recia” . “ A los turcos, expulsados de A sia y A frica, “ se les perm itiría acogerse a E g ip to ” . (S eptiem b re, 1829). P o co después caía Carlos X , pero no sin de­ ja r com enzada la conquista de A rg e lia , principie de la expansión francesa y final de la nuestra. Delcassé, Poin caré, Clemenceau y demás ven ­ cedores en la Gran Guerra de la dem ocracia con­ tra el m ilitarism o austroalemán, no hicieron más que continuar la tradición intervencionista en lo que pudieron. In glaterra, gran acaparadora de colonias, ya que no pudo llevarse las holandesas, llevóse bu en » parte de las alemanas. Francia intentó form ar un E stado autónom o en el R h in . A A u stria, para contentarla, le atribu yeron las mismas provincias que sirvieron lu ego de p retexto para acabar con ella cuando volu ntariam ente las quiso dom inar. E n 1829, las nacionalidades dorm ían aún. En 1919, los arregladores de Europa, vien do lo que ellas habían arreglado de propia cuenta, decidieron suprimirlas, resucitando el caos con arreglo a un nuevo program a. L a solución federal austro-húnh gara (q u e hubiera llegad o a austro-húngara-eslava sin el asesinato de Francisco F e rn a n d o ) quedó b o­ rrada dsl mapa político, siendo substituida por un descuartizam iento que in tentó ser racial, pero que no lo es, ni hay posibilidad de que lo sea. L a so­ lución im perialista alemana tam bién desapareció ante una reconstrucción racial en la que la obra bismarckiana resultó restruída. Y de esa destruc« ;ión ha nacido la torm enta que va a descargar sobre Europa, porque el elem ento germ án ico, invocando precisamente el argum ento em pleado para desm em ­ brar a los Im perios centrales, reclam a la unión del N o rte con el Sur. P ero tal unión supone la u n ifi­ cación de la Europa Central en un solo y potente Estado de 90.000.000 de habitantes: la M itte l E u ­ ropa, de todos temida, y temida con razón, visto el carácter agresivo, dominador, brutal, qus tendría inspirado y m ovido por el nacionalism o hitleriano. V ien a y B erlín unidos, pasando sobre P ra g a (deshecha Checoeslovaquia para libertar a los 3 m illones y m edio de alemanes que encierra en su seno) y con la cola del fascismo italiano arrastran­ do por el M editerráneo, sig n ififa n sencillam ente el derrum bam iento ds la civilización occiden tal. E l rem edio contra esta enferm edad no se ex­ pende en la farm acia democrática, pues de ella, en parte, visn e el m al. Sólo se encuentra en la R evolu ción eslava y en la ibérica. D e aquí el rencor que inspiram os a los b á r­ baros y a sus cóm plices. F ebrero de 1938 La Juventud no admite ni tolerará más paz que la de la v ic to r ia R K ir N I D O el C onsejo N a c io n a l -de la A lia n za Juvenil A n tifa s cis ta , ha exam inado detenida y am p liam en te la situación política nacional e in ternacional, h abien do adoptado e l siguiente acuerdo: L a juventud española que. desde las trincheras y centros d e producción viene dejando altru ista y g e n e ro ­ sam ente lo m ejo r de e lla en defen sa de la independencia de España, y de las libertades de la H um anidad, se> d i­ r ig e a l pueblo español y a l mundo entero, para h acerle saber p or conducto de este Consejo N acion a l — fie l e.vj:reM>n de la juventud española que lucha y tra b a ja — que, por honor a nuestros caídos, por dign idad de espa­ ñoles a n tifascista s y por ser fíe les ejecu tores de la m is ió n que el destino y la H is to ria nos lian señalado, d e fe n ­ diendo la p az del universo, to d a la juventud española en estos Instantes, m ás unida, m ás responsable y cons­ cien te que nunca, a fir m a serenam ente que N O A D M I T E N I T O L E R A R A M A S VA'A Q U E L A D E L A V I C ­ T O R IA , y sale al paso de cuantas cabalas, conciliábulos y conspiraciones puedan desarrollarse por d esvirtu ar e l c arácter de nu estra lucha. Que nosotros, la juventu d española, r a tific a en e s te aspecto la posición ju sta y d ien a del G obierno de Ja República, al m ism o tie m p o que p rom ete al pueblo españ ol que en todo m om ento sabrá hacer honor a la d ig ­ nidad y e l p re s tig io del pabellón a n tifa s cis ta español, m ás an tifa scista que nunca. E l C onsejo N acion a l de la A . J. A .” D e “ T ie r r a y L ib e rta d ” . D iciem b re 4 de 19Í57 España ha d a d o el 19 de lulio el salto desde las form as capitalistas de co n viven cia h a c ia la orga n izcció n colectivista de la econom ía. El presente y el futuro d e nuestro pu eblo está y a determ inado por el cam b io a qu e aludim os. N o estam os ante un en sayo vu lgar. El colectivism o, qiy¿ encierra en sí todas las posibilidades de un socialism o com pleto, se a fian za ca d a día qu e pasa, g a n a en prc-íundid a d y en extensión. El trabajo de las co lectivid a d es se coordina y sistem atiza. Los vicio s de in dividú alismo burgués, traducidos en el funcionam iento de em presas colectivizadas con tendencias a constiuirse en unidades económ icas independientes, se corr igen a toda prisa y sobre la marcha. Es una Revolución la qu e se ha producido en nuestro suelo. (D e “ F ra g u a S o cial” d e V alen cia, M a rzo 10 de 1938) 8—208 < DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA 1 .1 www.federacionlibertaria.org
  11. 11. BASES COLECTIVIZACIONES M U N IC IPALIZAC IO N DEFENSA N AC IO N AL ACCION SOCIAL A G R IC U LTU R A ECONOMIA E xam inadas las bases que la U. tí. T., ha presentado públicam ente a estim ación del Com ité N acion a l de la C. X . T., y a los efectos do obtener un acuerdo en tre las dos O rgan iza­ ciones, nos interesa d ecla rar que sentim os verdaderam ente satisfac­ ción p or el gesto de la C en tral her­ mana, ya que desde largo s m eses lo veníam os esperando por habérselo requerido en d iversas ocasiones. Y com o públicam ente se nos ha em pla­ zado antes de que pudiéram os op i­ nar tam bién nosotros, seguim os el procedim iento, lam entando por lo que tiene de p reju zgad or. L a s bases que som etem os a cono­ cim ien to de la opinión y a discusión de la U. O. T ., no constituyen una novedad para nuestra organización, sino que, responde a acuerdos de la m ism a y que habíamos reservado para la con fección de un program a m ínim o d® acción entre todas las fuerzas an tifascistas. A l no ser atendidos en las peticiones que fo r ­ mulábamos, una y o tra vez, de c e le ­ brar reuniones conjuntas en las que se estructurara aquel program a de unidad popular, extraem os hoy aque­ llos acuerdos, y los configuram os con a rreglo a la In vitación que se nos hace, siendo un lím ite bien defin id o a las transacciones que ob liga !a d is­ cusión. Bases presentadas La C onfederación N acional del T ra b a jo y la U n ión General de T r a ­ bajadores con la preocupación p er­ m anente de asegurar las conquistas políticas y económ icas hechas por e! p roletariado durante la revolu ción y aspirando a superarlas en todo tiem ­ po y Jugar, ra tifican la existencia del C om ité N acional de Enlace, r e v a ­ lorando su personalidad gestora con las siguientes bases: la . L a TT. tí. T . y 3a C. N. T . se com prom eten a rea liza r la inclusión e fec tiv a del p roletariad o en la Go­ bernación del E stado español, sin e x ­ clu ir en la proporcionalidad que le 3 corresponde a las fuerzas no p role­ tarias. 2a. A h ora y siem pre la C. N. T. y la U . G. T . se com prom eten a de­ fender un rég im en social de ve rd a ­ dera dem ocracia, com batiendo toda pretensión totalitaria de clase o de partido.' QUE LA C. N. T. PRESENTO PUBLICAMENTE A LA U.G.T. POR L A A L IA N Z A R E VO LU C IO N A R IA P ara U n ifica r la Acción de las dos Centrales Obreras D efen sa N acion al Jo. L a C. N. T . y la U. 0. T . están dedicadas a fortalecer todos los r e ­ sortes que fa ciliten la creación ti*í un ejército regu lar eficien te, que sea garantía de triunfo et¡ la gu erra y i n ¡odas las contingencias bélicas e x te ­ riores que pudieran d erivarse de ese triunfo. lío. Las dos Organizaciones propug­ nan por el m antenim iento y v ig o r i­ za ció n del C om isariado de Guerra y porque dentro de él las fuerzas an ­ tifascistas estén justam ente rep re­ sentadas, desechando todo intento monopolista del Com isariado. ;!o. L a C. N. T., y la L'. G. 'I’ , pos Al Proletariado le corresponde tener intervención en la gestión económica política y social tulan la creación de la Subsecreta­ ría de Industrias de Guerra, con re­ presentaciones del Gobierno de las Sindicales a t r a v í í de un Consejo N acional de Industrias do Guerra, el cual asumirá, la d irección única de ¡as m ism as. 4o. K n cada Subsecretaría del M i­ nisterio de D efensa N acion al se crea14 un Consejo arm onizador, cuya m i­ sión principal consistirá, en colaborar y en e v ita r decisiones partidistas. 5o. E l transporte, que por sua ca­ racterísticas, es tá siendo aprovecha­ do para los fines de la guerra, sería puesto a disposición del Gobierno, respetando aquel que sea de inelu­ dible funcionam iento para que tío sufran extorsiones la producción y el com ercio en la retagu ardia. 6o. E n todos los cuerpos armados se creará, un C onsejo N acion al que rep resen te proporcieasalmenté a las m asas antifascistas y que tendrá sanciones de asesoría y c o n tro l. L a id ea que guía a la C. N . T . y a la XI. G. T . a con cid ir en estas reivin dicacion es inm ediatas es la de ven cer a l fascism o ráp ida y rotun­ dam ente, v a lo riza r una p ositiva de­ m ocracia en todos los lugares de o r­ ganización y de acción de la gua­ n a , p restigiar al Com isariado como medio de depuración y engran d eci­ m iento del E jé rc ito Popular, y coad­ yuvar de hecho, con su exp erien cia y su fuerza, en la obra de los (Go­ biernos, descartándoles de una gran parte de su responsabilidad, visto y probado que no hay gobierno in­ fa lib le . Economía L a C. N. T . y la U. 0 . T . pondrán a contribución todos sus esfuerzos, tedos sus elem entos técnicos y su capacidad de sacrificio, para la re ­ construcción industrial, agríco la y com ercial del país, que aunque bai» sido realizados ya por el p ro letaria' do en todo m om ento y sitio, podrán dar un m ayor ren dim iento de la fo r ­ ma, que las dos Organizaciones con­ ciben la reestructuración económ ica y que a continuación expresam os:. Nacionalización la . Las industrias específicam en­ te productoras d e m ateria l do gu erra deben ser rápidam ente nacionaliza­ das, asum iendo la responsabilidad técnica y ad m in istrativa del C. N a c io ­ nal de Industrias de Guerra, en la » condiciones p refijad as en otro aparta­ do, tendiendo siem pre a Instaurar una industria nacional que inmunict» al país de toda presión extrañ a. 2o. H an de ser nacionalizados, con la m ayor celerid ad posible, las aynas, los ferroca rriles, la industria, pesada, la banca, teléfonos, te lé g ra ­ fos, y la n avegación de altu ra. 3o. M ientras se transm ita la na­ cion alización de la Banca, e l E sta ­ do debe garan tizar la im parcial con-! cesión de créditos a las co le c iiv id a «j des, arm onizando este com prom iso! o fic ia l con la existen cia circunstan-; cJal del Hanco Sindical Ibérico q u a ’ la C. N. T . y la U. G. T . organ izan ' para estos fin es. P a r a la puesta en m archa de esta plan de nacionalización industrial.* así com o para la v e rific a c ió n d e íj plan económ ico gen eral, la C N . T .i y la ir . G. T . abogan por la formáT-j ción de nn Consejo N acional de E c o -; n om ía dentro del Estado y compues­ to por represen tacion es de éste y de las dos O rganizaciones Sindicales. E l C onsejo N acion a l de Econom ía DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org 9— 209
  12. 12. B 2 2 < > < m o r jS a w r fb r M m ' k El 15 de M arzo de 1938 se firm ó entre la C.N.T. y la U.G .T . el texto definitivo del pacto de unidad. preparará el P lan Económ ico N a­ cional y por medio de los dos Con­ sejos N acionales d e Industria, org a­ nizados de la m ism a form a que cf •Consejo N acional de Econom ía, d iri­ g irá la producción, la distribución del crédito, las form as de retrib u ­ ción, el com ercio en su totalidad, utilizando todos los servicios Qte p recisen instalar para el buen trans­ curso do sus funciones. Las dos entidades Sindicales cuida­ rán de e je rc e r una obra de reajuste tie salarios, tendiente a lograr en plazo p erentorio que los trab ajad o­ res disfruten de una retribución que le s p erm ita ob ten er un m ínim o im ­ prescindible que cubra sus necesida­ des y les ponga en situación física d e responder al esfu erzo que siste­ m áticam en te se les p id e. A l efecto, se precisa la existencia de una C o­ m isión M ixta N acional de Salarios y C on trol Obrero, dependiente del Consejo N acional de Econom ía, que en cada industria y localidad regu le a la retrib u ción profesional, con arreglo a las estadísticas y em pren­ da el estudio d e fórm ulas de com ­ pensación fa m ilia r por m edio de un organsim o idóneo. El C onsejo N acional de Econom ía estab lecerá un s e rvicio de inspección del trabajo en todas las m an ifesta­ ciones productivas d el Estado, soli­ citando de las dos Organizaciones el personal para esa función, así como los elem entos técnicos que reclam a­ ran la puesta en m archa de ¡ la p la ­ n ificación y todos los s e rvicios del Estado, infiltran do en funcionarios y técnicos el m ism o espíritu de sacri­ fic io que existe en tre los trabajado­ res m anuales y que aprem iantem ente se les dem ande su exaltación. L as dos O rganizaciones en las Co­ lectividades im plantarán tam bién la inspección d e] trab ajo y unas nor­ mas gen erales que sirvan para a cre­ d itar la m oral de la gestión produc­ to ra y el ren d im iento con vistas a conseguir una superproducción in ­ m ed iata. El C onsejo N acion al de Econom ía y las O rganizaciones Obreras cons­ truirán escuelas de preparación p ro ­ fesion al y técnica E l G obierno resp etará y fa v o re ­ c erá las decisiones d el C onsejo N a ­ cional de Econom ía, com o organ is­ m o v iv o que enlaza la gestió n po­ pular y la estatal puesto que esta­ r á debidam ente constituido por p er­ sonalidades m oral y técnicam ente -capacitadas. propiedad de la nación, conviniendo por tanto, en p olítica a gríco la: lo . L a tie rra será entregada cu usufructo a los Sindicatos C N T -U G T preferen tem ente, favorecien do el Go­ bierno a las C olectividades de las dos organizaciones mediante créditos, auxilios técnicos, centros de capaci­ tación experim ental para los cultivos 2o. Sólo se reconocerá la existen­ cia d el usufructuario individual que trabaje para fines propios, y que bajo ningún pretexto pueda ad m itir­ se la tenencia de ningún asalaria­ d o. 3o. E l Consejo N acion a l de E co­ nom ía abordará la industrialización p rogresiva de la A gricultura, racio­ nalizando los cu ltivos y teniendo co­ mo base financiera, la disposición del Banco de C rédito A gríco la, Ínterin la Banca no sea nacionalizada. Queda sobreentendido que en to­ dos los organism os de creación o r i­ ginada por la reconstrucción agrícola, las dos C entrales Sindicales estarán representadas con el E stad o. Colectivización L a C. N. T . y la U. G. T . ratifican la existencia de las C o lectivizacio­ nes y tienden a exten der e l sistema, demostrando prácticam ente que es la form a de organ ización del traba­ jo que expresa m ejor el tem pera­ m ento y los anhelos de emancipación económ ica del proletariado español. P or eso se m uestran p artidarios: lo . En las industrias, en el campo, en el com ercio, en todos aquellos aspec­ tos del com p lejo económ ico que no liayan sido ob jeto de nacionaliza­ ción, las dos organizaciones d efien­ den las colectivid ad es y liarán una p o lític a firm e para que reciban r e ­ conocim iento lega l y ju ríd ico. 2o. Se recon ocerá a las C olectivi­ dades el derecho de organizarse en­ tre sí creando una econom ía propia, debidam ente ajustada a las prescrip­ ciones oficiales para los defectos tributarios. 3o. L a s cooperativas d el consumo, form a im perfecta de la C o le c tiv iza ­ ción, serán divulgadas y protegidas por la C. N. T . y la U. G. T . para hacer fren te a la especulación actual e ir vencinodo el espíritu de la bur­ guesía en el com ercio m enor, d ejan ­ do en libertad a las dos O rganiza­ ciones para que, a su modo peculiar, organicen y fom enten las coopera­ tivas, precisándose la revisión de las leyes urgentes sobre cooperación . Municipalización L a C. X . T. y la U. O. T . resuelven para la m unicipalización. lo . So m unicipalizará la vivienda en gen eral, exceptuando los edificios declarados de propiedad nacional y ios do pequeña reu ta. 2o. L os servicios públicos ordina­ rios de refo rm a urbana y los que sin lesionar intereses distintos acred iten los m unicipios capacidad de o rfS ’nización en bien del interés g en e ra l. 3o. L a 'Sanidad y la A sisten cia S o­ cial, haciendo com patible las atribu­ ciones de la m unicipalización con la legislación del Estado Comercio L a s d o3 Oi-ganizaciones concuerdan eu la necesidad de impl>">f • p] • En la Agricultura L a C. N. T . y la U . G. T - , decla­ ran que el euelo y el subsuelo son 10 — 210 DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org
  13. 13. E H í pernos 4 o l 'rtttw o ric L V im Las proposiciones presentadas por la € N T . sirvieron de base al acuerdo entre ambas centrales obreras m onopolio del com ercio exterior, tam o en la im portación como en la exportación en lo que liace refe ren ­ cia a las m aterias prim as y a los principales artículos productores (te d ivisas. L as condiciones en que se verificará. la organización del C o ­ m ercio s e rá n : lo . Se crearán centrales com ercia­ les por parte d el Consejo N acional de E conom ía que especialicen el co­ m ercio del E stado. 2o. Los trabajadores estarán d eb i­ damente representados en esas Cen­ trales. 3o. E l producto del com ercio exte­ rior « e distrib u irá sin merm as osten­ sibles en m oneda nacional a los productores, quedando las divisas para el E stado. 4o. Se p rocederá a una revisión ».'..i los aranceles disminuyéndolos considerablem ente sobre los produc­ tos alim enticios üe im portación y el com ercio patrocinado por las C olec­ tivid ad es. Acción Social U C . N. T . y la L O . T . eslim an que ha de irse a una revisión en la legislación del país que sea un reco­ nocim iento de los avan ces de la re ­ volución, anillando todo el fá rra g o de la v ie ja legislación qive lleva en sí m ism a el retorno a la « clases opre­ soras: lo . L egisla ció n sobre el control obrero eu las explotaciones que no estén directam ente adm inistradas por los trabajadores. 2o. L egislació n sobre el seguro de accidentes y p revisión social que perm ita al trab ajad or no su frir nin­ guna p rivación ni sufrim iento por causas de accidente, enferm edad o ve jez, favorecien do las creaciones propias de las dos Organizaciones Sindicales para esos fines benéficos. 3o. Siendo la enseñanza factor fundamenta! en la reeducación del pueblo español, se creará un Consejo Nacional M ixto dependiente del Es­ tado con representaciones com ponen­ tes de las dos Sindicales y que pro­ curen m étodos y procedim ientos edu­ cativos lo más racionales posible y a tono con el progreso cien tífico y mo­ ral que la revolución prom ete. 4o. L egislació n especial sobre las empresas extran jeras establecidas en España, disponiendo el cese de sus actividades y la rescisión de los con­ tratos, sin perjuicio de atender a las^ reclam aciones que se m ostraran jas-* tus. 5o. Liquidación de toda la le g is ­ lación civil, penal, com ercial, etc., y ab rir eu su oportunidad un nue­ v o período constituyente que pueda sintetizar las aspiraciones populares dentro de una república socialista, que sea dem ocrática y federal. L a C. N . T . y la U. G. T . se dis­ ponen. a rea lizar una política de ayuda eti todos los sentidos, p o líti­ cos, m ilitares y com erciales, en el trabajo, fom entando tocios aquellos procedim ientos y m edios que se con­ sideren aptos para ganar la guerra rápidam ente. Todos los organism os de índole sindical, estatal o m ixta que se creen para los distintos fines que se lian mencionado, estarán constituidos con la intervención de la C. N. T . y de ia U. G. T , con a rre g lo a la propor­ cionalidad de las fuerzas que cada O rganización posea, según el o rg a ­ nismo y lugar en que han de in ter­ v en ir. Las doa organ izacion es declaran que, habiendo sido y siendo el pro­ letariado quien derrotó a los faccio­ sos, quien sostiene la lucha con m a­ y or sa crificio y contribución de es­ fuerzo, quien ha evitado y e v lt a r i la desintegración m oral, política y económ ica del pais y será quien 1 ® reconstruya, sobrepasando las fo r­ mas viejas, a las dos Organizaciones p roletarias les corresponde el dere­ cho do in terv e n ir en la gestión ad­ m in istrativa del país, p or sí m ismas o por quien se consideren representa* das. L a C N. T. y la U. G. T . tiene el 'irm e deseo de que sean puestas, eix Inm ediata aplicación todas las cláu-, sulas, todo e l contenido textual da éste docum ento, recabando la consti­ tución inm ediata del F ren te Popu­ lar A n tifascista y la reorgan ización del gobierno, obedeciendo ambos a 1 » razón de la proporcionalidad numé­ rica que cada organ ización o p a rti­ do posean. Como reivin dicación inm ediata las dos O rganizaciones reclam an la li­ bre expresión del pensam iento habla-' do f escrito, en la m edida que no pueda perjudicar el curso de la gi>en a . R eclam an tam bién la liberación de todos 103 presos antifascistas, por estim ar que hubo desbordam iento de pasiones y Justicia directa, en la revolución, p ero no delincuencia. Am bos organism os obreros, condenan ias em ergencias Inadecuadas qua provocan las absorciones de funcio­ nes y las accion es punitivas e je rc i­ das oficiosa o incontroladam ente por quienes carecen de autoridad legal para e llo . Palabras finales E ste es e l resultado a que hemos llegado, exam inadas U s bases de los cam aradas de la U . G. T . , com ­ putándolas con las que presentó la O. N . T . en junio de 1937. L o que antecede, base de la discusión que iniciarem os los responsables d e lo » organism os superiores de la C. N. T . y ele la Tí. G . T . , es el producto da las transacciones que la C. N. T . ‘ se im pone a si m ism a, cam ino obliga* do ante la discusión. r-,'o dudamos que el principio da transacción mutua será compartidopor tes cam aradas de la U . G. T . y. llegarem os a los puntos de coinciden! d a para plasm ar en realidad la as-: piración, el suprem o anhelo del pro­ letariado español que <~jiere v e r aó-¡ lulam ente unidas eu la acción a sU3 cueridas organizaciones, para avan ­ zar con entusiasm o y rapidez, por el camino de la v ic to ria . | ¡ Barcelona, 12 de F eb rero de 1938. SS— 2 1 1 ! www.federacionlibertaria.org
  14. 14. EMOCIONANTE RELATO DE UN NIRO VASCO REFUGIADO EN UNA COLONIA INGLES E n una colonia de niños vascos re ­ fugiados en In glaterra, se rogó a los muchachos que escribieran, utilizando las palabras inglesas quo •hubieran aprendido, un relato sobre un tem a cualquiera. E l que p re fi­ riera n . S e tratab a de un b reve e je r ­ cic io g ra m a tic a l. i i : « niño dfe Bilbao, de catorce ,teñ*s. In ició, -su trab ajo y, obede­ cien d o a sti inspiración, siguió escri­ biendo; sus com pañeros habían ter­ minado, pero é l continuó, en lucha con las nuevas palabras, olvidán do­ se de to d o . Y escrib ió este relato que el “ D aily H e ra ld " ha dado a ■ a publicidad y el pueblo inglés co­ J m en ta: “ E ra el 1S de ju lio cuando los grupos de obreros pasaron por las c alles de los pueblos y ciudades de España, llevan d o escopetas y p isto­ las en sus m anos. M ezclados con ellos iban nuestros queridos padres y hermanos. "¿Q ué pasaba? ¿Dónde ib an?” ¡A h ! E ra que los traidores fascistas se habían sublevado. P o r todas las calles había avisos, prospectos y carteles llam ando a los trabajadores, a todos cuantos pudie­ ra n empuñar un arma para d e fe n ­ d er su ¿ ierra . L a P a tria estaba «□ peligro'* Eft 1 -ct calles se oían tiros, des­ cargas. L a sangre corría. En la no­ ch e oscura se oían quejidos. L o s tra­ bajadores, los ciudadanos do tuda España, en una palabra, iban de aquí para allá, d e un local a otro, de uuo a otro pueblo, donde los fas­ c in a s se hacían fu ertes. A s í pasaron los días, en tre tiros. í ’ oco después, hacia fin al de oc­ tubre, se form aron los fren tes de ba­ talla , de fascistas por un lado, de valien tes y leales ciudadanos de Es­ paña por otro. Entonces ocurrió una cosa g ra v e . L le g a ro n noticias de que los fas­ cistas habían sido reforzados con colum nas de alem anes, italianos y portugueses. P e ro los bravos luchadores de la Eepaña leal no retroced ieron por esto, ni perdieron la esperanza. Con m ás fuerza, con m ás furor, los bra­ c o s leales atacaron y a sus pies, cayeron los fascistas. L o cual era, en verdad, agradable. L u ego fueron pasando los dias. H asta e l 2 d e diciem bre, en que m ataron a m i querido padre en el tren te Ochandíano, jen las calles de V illa rre a l, cuando se produjo ia gran o fe n s iv a . Besde este día todo era tristeza en m í fam ilia, tocios estaban de lu­ to ; hasta que m e mandaron a m í y a m i herm ana a O lavarri, en B il­ bao, donde h -b ia una colonia para 22—212 me matan, véngame” i— le dijo su padre cuan!do aún vivía. Y, en Ingla­ terra, el niño exclamó antes de que lo entrega­ ran al fascismo: “ ¡Su muerte será vengada!” huérfanos de m ilician os. A llí nos queríam os todos m ucho. Si. Todos como herm anos. P e r o vin ieron los aviones fascis­ tas que, sin consideración, mataban m ujeres, ancianos y n iñ os. Un día, no recuerdo la fecha, allí por el horizonte, aparecieron 21 aviones. A l m ism o tiem po -sona.ba el aviso de la siren a. P oco después, el peligro. Los trai­ dores, ya saben a quien m e refiero, em pezaron a descargar bombas y a hacer funcionar .sus am etralladoras. N osotros, los chico*:,, teníam os más miedo a las boinbfcs. Seis Avíeme» contra veintiuno Otras se fueron a hacer fo rtifica cio ­ nes, esto es, trincheras, con chicos y ancianos. Y todos ellos iban con picos, es­ puertas y azadones. Y los m ilicia­ nos que les veían pasar, decían con orgu llo: — M irad cóm o nos ayudan. E llos tam bién aman a su patria. H ab la m ujeres, tam bién, que fu e­ ron a conducir tranvías y ómnibus, "ta x is ” y coches, y muchas de ellas fueron a ayudar al m arido en el fren te. L o s otros avanzaron poco, con m iles de b ajas. P e ro tenían aviones, y nosotros, no. Ten ían tanques modernos, pero nosotros se los cogimos. En el fren ­ te de Sollube sus aviones cayeron, io que era una alegría, derribarlos lodos por fu ego de fu sil. U n día un barco m ercante inglés lle g ó a agu as de B ilb a o. E n él v e ­ nían personalidades inglesas. E n tre ellas ven ía nuestra segunda madre, Mr«. M anning. L a señora L e o h Manning, secreta­ ria del Com ité de Ayuda a E spa­ ña, visitó nuestra colonia para huérfanos de m ilicianos, en la que estábamos 150. L e gusto mucho nuestra instalación. Estas personas que vinieron con la señora M anning lo hicieron con un gran propósito. Venían para sal­ var 1.000 niños. V enían para sal* vam os de las bombas, y en medio :ie ellas nos reco gieron . P e ro los valientes aviadores rojo^ no estaban dormidos. Sim ultánea­ mente, en un minuto, sets de es ­ tos valientes aviadores subieron a los "ch atos” . Si, se elevan a una gran altura para lib ra r com bate. • Después nos reconocieron, y pocos P e ro los fascistas hu yeron. Los días después llegó un ómnibus. Era “ ch atos" les persiguieron, dándoles para em b arcar’ en e! “ H ab an a” , va­ caza. por que habían enviado para trasEntonces .se vio algo gran d e: un bularnos a In g lte rra . D ebía zarpar gran com bate aéreo, seis contra vein ­ pronto: a la mañana sigu ien te. tiuno. Era una <;o:sa épica. Preparam os nuestro equipaje y Y luego vim os m uy claram ente subimos al coche. Fuera estaba mi tres aviones fascistas que caían a r­ madre que se quedaba s o la en Esdiendo. E l que los batió ora un p aíls. L lorab a. M e abrazó fu e rte ­ aviad or lea!, «-aliente como ningún mente y, me besó. llu ego Üiiró a mi otro. P e ro las balas fascistas le hi­ hermana, y me dio una ca rta com o rieron m ortalm eiu c. Entonces e‘ recuerdo. Todos lloraban. aviad or hizo grandes esfuerzos pa­ Entonces el m otor se puso en ra salvar e! avión . Consiguió lo quo marcha y el coche em pezó a m over­ deseaba. E l avión ll e j ó al campo. se! N o perdí do vista a m i m adre, I'e ro el bravo e intrépido aviador ya que tal vez fuese este el -últi­ m urió. E l pueblo le hizo nn entiemo momento que podría v e rla . E l iro que todo el mundo acom pañó. ómnibus s » m etió en una curva. Y a Pasaron los d ía s . . . no la pude v e r m ás. ' Los fascistas venían a B ilbao. En estos momentos estoy pensan­ E ntonces las m ujeres quisieron do en mi querida madre, que he deayudar a Bilbao, y con Bilbao, a la jiidi» en Bilbao, y de la que no sé patria. Algunas so fueron a l fren te nada. ^ también recuerdo mí difun­ para luchar contra los fascistas. do pudre y lo que me dijo cuando aún vivía, que i'uó esto: “ Si me malan, vén g am e". Estas fueron m s palabras, y sus in­ D e “C. N . T.” de Madrid, del dicaciones tienen que cum plirse: “ Su’ muerte será vengada” . i5 de Noviem bre de 2937 A l escribir esio lo he hecho con lá* grim as en los ojos. DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org
  15. 15. La Lucha Secular L A gu erra de la Indepen­ dencia contra N apoleón, iniciada en 1808 despertó de nuevo en la dorm id a con­ ciencia del pueblo español la idea de nacionalidad. A es­ ta sigu ió el deseo de. ob te ­ ner libertades políticas. A m ­ bos sentim ientos habían de dar vid a al ideal de sobe­ ranía nacional, concretado en la C onstitución de C ádiz de 1812. QUE EL PUEBLO Desde que en V illa la r f'ie ron ejecutados p or los sica­ rios de C arlos V los com u­ neros de C astilla, el pensa­ m iento popular quedó obs­ curecido. E clipsad o el g e ­ nio ibérico, nuestra nación pierde su característica. L a España fu erista de los R e ­ yes C atólicos, basada en ias la m iseria fis io ló g ic a y m en tal fu eron consecuencia de aquel crim en histórico, com etid o por las dinastías extran jeras. L a rea leza y el clero sin­ tieron espanto al darse cuenta del cam bio que se había operado en el pensa­ m ien to popular. A m edida que la lucha con tra N a p o ­ león ad quiría caracteres de epopeya, e l pueblo, ju zg á n ­ dose de n u evo dueño de ;',us destinos, e x ig ía la libertad. Su pensam iento lo con cretó en el deseo de que se re­ unieran las Cortes. Obispos y gen erales, que form aban ia R egen cia, en rep resen ta­ ción del R e y absoluto, p ri­ sioneros en F ran cia, al v e r ocupada casi toda la P en ín ­ sula p or las tropas fra n c e ­ sas y con la sola idea de a v iv a r en e l pueblo el <le:: eo de ven cer a! invasor, reunió p or fin en Cádiz las anunciadas Cortes, donde se puso de m anifiesto la orí- ESPAÑOL OPUSO ENERGICAMENTE lib ertades m unicipales y en el resp eto a la personalidad in d ividual y c olectiva his­ pán ica que p rodujo el asom ­ broso ren ací m i e n t o d e nu estro pueblo y su in co r­ p oración al descubrim iento y civ iliza c ió n de A m é ric a , c on virtieron a la Península en el eje del pensam iento in telectu al y p olítico del Mundo. A esta E spaña la sustituye el sentido del Es- ginalid ad del pensam iento ibérico, naciendo el prin ci­ pio de soberanía nacional constitucional, que influyó de m anera d irecta en toda la p olítica de E u ropa e-i el s ig lo X IX . r ra civi!, única fórm u la p a ­ E sp íritu liberal de las Cortes de Cádiz Do las C ortes de Cádiz arra n ca la pugna entre el ra im p o s ib ilita r el resta ble­ cim ien to de la. M onarquía constitucional qua d ébil­ m ente in icia la rein a regen - EN TODAS LAS EPOCAS DE SU DIGNA HISTORIA tad o un itario, im p erial y cesarista de la Casa d e A u s tria , que tien e su con ti­ nuación en el absolutism o, representado p o r la dinas­ tía fra n cesa de los Borbones. A l to m a r la dirección de los destinos nacionales estos m onarcas extran jeros, el pueblo quedó anulado. L a decadencia, el agotam iento, espíritu lib eral del pueblo y el sentido absolutista r e ­ presentado p or la M on ar­ qu ía y p or la Ig le s ia , que ha esteriliza d o toda la v i­ da p o lític a y social de E s ­ paña durante más de un s iglo . Im p o te n te el c le ri­ calism o p a ra oponerse a los designios del pueblo, a la m u erte de F e m a n d o V I I en 1833, desencadena la g u s­ te M a ría C ristin a de Borbón, m ad re de Isa b e l I I . C ien años después, con el rég im en republicano, se re ­ producen e’n nu estro país de m anera m a te m á tic a los m iam os problem as. E l estu ­ dio de e ste curioso fe n ó m e ­ no histórico, re v e la la in ca­ pacidad d erechista españo­ la para evolucionar. Su in ­ transigencia, su n egación a toda ob ra de cultura y d * ■ p rogreso, les ha c o n v e r tid a 1 en un ob stácu lo ím p oslb l* de ven cer. D e cuanto h a ocurrido en la R evo lu ción que estam os vivien d o, a n a­ die deben cu lp ar esas d ere­ chas, m ás que a su c e rrilidad. A l producirse la g u e rra c iv il entre constitucionales y carlistas, la Ig le s ia , en la m ism a fo r m a que lo ha h e­ cho actu alm en te con F ra n ­ co, rom pe todo con tacto con la M on arqu ía de Isa b el I I , echando todo el peso de su influencia, que entonces era om ním oda en España, a f a ­ v o r del carlism o. L o s con­ ventos e iglesias se ccm* v ie rte n en centros de recftí* tam ien to y conspi r a c 1 6 r Contra la Iglesia DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA 13— 213 ..tj www.federacionlibertaria.org
  16. 16. SE REPRODUCEN A H O R A L A S M A N IO B R A S R E A L IZ A D A S H A C E CIEN A Ñ O S PO R L A IG LE S IA ■ c o n tra el rég im en lib eral. L a aristocracia, la banca, to d a la p lu tocracia y cuan­ tos elem entos sim patizaban con la M onarquía absoluta, fo rm a ro n e l cuadro a lre d e ­ d or del e jé rc ito sublevado, que encontró en Zum alacár re g u i «1 g en io de la g u e ­ rra , M a ria C ristina, ú ltim a m u je r de F ernand o V I I y m ad re de Is a b e l H , una n a­ p o lita n a trapisondista, lisIta com o una ardilla, que se propuso no d e ja r re in a r a su cufiado el in fan te C a r­ los, apoyada en unos cuan­ tos m ilitares, en las m ili­ cias del pueblo form adas p a r a oponerse a l pronuncia­ m ie n to m ilita r absolutista y en los políticos, procedentes de las C ortes de C ádiz, de m a tiz lib e ra l m oderado, co­ m en zó a o rg a n iza r la M o­ narqu ía constitucional en­ con trando en el g e n e ra l E s ­ p a rte ro la espada que h a­ b ía de conducir a l e jé rc ito lib e ra l a la -victoria. conventos, ante la intransi­ gen cia de las derechas, el pueblo ha tenido que v o l­ ver, una v e z m ás, a m an i­ fe s ta r su p ro testa p or m e­ dio de la violencia. T e rm in a d a la g u e rra ci­ v il con el triu n fo absoluto de las instituciones d em o­ cráticas, pasaron muchos años antes de que se e s ta ­ blecieran las relaciones en ­ tre la M on arqu ía y el a ticano. E l afio 1851 se llega, p or fin , a un acuerdo, rec o ­ nociendo el P a p a la M on ar­ quía C onstitucional de Is a ­ bel I I , firm án dose el Con­ cordado v ig e n te hasta p roclam ación de la R epú ­ blica en 1931. E n dicho do­ cum ento, R om a, que siem pre se m u estra sum isa con los poderosos, acep tó com o ouedado la cuestión re lig io s a en Espafia. L a ve n ta de los bienes de la Ig le s ia r e a li­ zada p or la M on arqu ía a los particulares, quedó le g a li­ zada, y en relación con las O rdenes R e ligio sa s se a c o r­ dó que sólo subsistieran tres, la de San V icen te N e -' ri, San V ic e n te de P a ú l y otra, a elección d el P ap a. A l establecerse de : ieva el N u n cio en M adrid, sur- 1 g iero n o tra v e z las m onjas histéricas, com o s o r P a t r o ­ cinio, y los fra ile s in trig a n ­ tes, del tip o del padre Cía-' ret. L a in flu en cia relig io s a se apoderó de la R eina, y a p a r tir de entonces, sólo tu vieron acceso a la C ám a-j r a r e g ia los hom bres del: p a rtid o m oderado cayendo la p o lític a en m anos de g en ­ te reaccion aria. L o s pro-l gresistas, que lo habían da-l do todo p o r la causa de la i lib ertad, se v ie jó n alejado.^ de su con fianza. L o s perío-: dos en que gobernaron, se debieron a m ovim ien tos r e ­ volu cionarios y pronuncia m ien tos de los que fu é tan p ród igo, en un y o tro sen­ tido, la p o lític a española durante e l pasado siglo . ¡ dujeron p or entonces te r ­ m in aron su rá p id a caída. C astelar era un clerica l cien por cien, y la R estauración con C ánovas d e l C astillo acusó to d a vía m ás e l m a tiz relig ioso de la p olítica espa­ ñola, pues la M on arquía se m ostró desde sus com ien­ zos h ija sum isa de la r a m a Sede. “ E l pueblo, contra las órdenes re ligio sa s'’ Después de la pérd id a de las colonias y una v e z r e ­ o rgan iza d a la H acien d a P ú ­ blica, quiso V ilJaverde dar satisfacción a la p ro testa popular p or el crecim ien to Ue las ordenes religiosas. S ilv e la había inten tado ta m ­ bién ab ord ar e l problem a, que cada día presen taba Los Jesuítas, a la caza m a yo r g ra v e d a d ; p e ro sur­ de herencias g ieron tales d ificu ltad es, que el p ro yecto quedó so­ Sin em bargo, el problem a bre la M esa del C on greso se agudizaba. E l sopor y la en espera de que lo rec o ­ in d iferen cia en que c a y ó la g ie ra su sucesor, y que M oM on arquía de A lfo n s o X I I rot y U rzáis, desde e l de fa c ilitó e l desarrollo del Hacienda, encau zara oste clericalism o en la Penínsu­ esunto que excita b a la bi­ la. L o s jesu ítas se la n za ­ lis do los liberales. T - -? el ron a la caza de herencias. mundo sabia que el C on­ Con este m o tiv o so produ­ cordato sólo au torizab a tres cen los m ayores escánda­ establecim ientos de este g é ­ los, L a duquesa de P a s tra nero y, sin em bargo, p or na d e ja su inm ensa heren­ la debilidad de los G ob ier­ c ia a la C om pañía de J e ­ nos y p or la habilidad de sús. L a s vastas prop ied a­ los postulantes, que salten des que tenian en e l t é r ­ c o lg a r de un c la v o ;u m an­ m ino de C ham artín de la teo, segu ros de que el e d i­ R osa, cerca de M adrid, don­ fic io les ven d rá p or a cce­ ¡ L a Iglesia, humillada de situaron uno de los m e ­ sión, fu ero n creciendo com o í D urante los aáos que du­ jo re s colegios de España, la espuma. Y asi, en tre ig le ­ r ó la g u e rra carlista, lo¿ e ra n producto de aqu ella sia, cap illas y c a p illitas y gob ern an tes de Isa b el I I, rapiña. L a s demás órdenes estab lecim ien tos religiosos sin m iram ien to alguno, m e« relig iosa s im itan a los je ­ que se han ido levantando, tie ro n en cintu ra a la Igle-) suítas, y en todas las ca ­ en poco tiem p o se ha cu­ i sia. D estitu yero n todas las sas pudientes aparece el b ie rto M a d rid y todas las . autoridades eclesiá. . - t i c a s fra ile , e l jesuíta, la m onja, ciudades de E spa ñ a de san­ i que tu vieron p or convenienel cura, con el propósito de- tos lu gares. A n te s de la ¡te , nom brando otras al s e r­ arra m b a r con todo, ponien­ R estau ración , los fr a ile s v ic io de la causa lib e .a l. Se do en ju e g o ideas te r r o r ífi­ sentían c ie rto m ied o de p a ­ apoderaron de los bienes de cas, p a ra que tostaran en sear con sus hábitos p o r la ¡ la Ig le s ia , sin te m o r alguno! fa v o r de la comunidad, ig le ­ calle. P e ro después el abu­ ¡a las excom uniones d el Pa-; sia o parroquia, despose­ so lle g ó a l colm o. !pa, cpn una v a le n tía que yen d o a lo s herederos de lo E l caso dem an daba m e ­ .p ara sí hubiesen querido loa que lega lm en te les perten e­ didas que calm asen los á n i­ i gobern antes m edrosos y va-J cía. A ta l punto llega n las mos excitados, h a sta el pun­ cilan tes de la R epú blica cosas en España, fu e ob li­ to de prod u cir serios tr a s ­ d el 14 de abril. ¡ g an a los políticos a p re ­ tornos de orden público. E n E l G obierno M endlzábal; ocuparse de su solución. T o la P la z a de T o ro s de B a r ­ ¡ puso en v e n ta las fin ca s ;do fué inútil. L a m onarquía celona hubo en 1900 un m i­ p erten ecientes a las óreles ¡no podía ab ord ar el p rob le­ tin an ticlerica l. Se exh ib ie­ nes religiosas, despojando a m a; pero en cam bio, se ne-! ron banderas con letreros éstas y a la Ig le s ia de sus ig ó rotundam ente a le g a li­ alusivos. U n g ra n c a rte l de­ ■bienes e influyendo, con la z a r la situación creada, lo c ía : ¡ A m a ta r 25.000 curas desam ortización, al proajre-! que se re a lizó en la segun­ que s o b ra n !” S a lió de la so económ ico nacional. d a R epú blica española con p la za la m uchedumbre, p re ­ L a m a ta n za de fra iles e l p ro y e c to de le y que l!e-¡ cedida de m úsica y estan ­ r e a liza d a en to d a España', E l con cord ato d e jó da v a títu lo “ Confesiones darte, produciéndose una el año 1834, puso de ma-í cum plirse en cuan to se re -( C on gregacion es religiosas’'.! s a n g rien ta colisión entre la n ifie s to la hostilidad del fe r ia a las órdenes r e lig io ­ P a r a que nuestros lecto-j b en em érita y lo s m an ifes­ pueblo fre n te a las in geren ­ sas. N i los hom bres de la res ten g a n una idea clara tantes. cias de la Ig le s ia . E sa p o ­ R evo lu ción de 1878, n i los de la im p o rtan cia que este, L o s sucesos rep ercu tieron lític a an tic leric a l h abía d i republicanos de 1873, í i j a -1 asunto adquirió en e l c.aído en L a Coruña y en o tra s c a ­ continuar com o n o ta carac- ron su aten ción en este iro-| ré g im en y la necesidad im -f p ita les y, fin alm en te, e l ■te rís tic a del pueblo espa- 1 blem a. L a Ig le s ia se las p eriosa de que la R epúbli-' C irculo In d u stria l de M a ­ ftol, sin que p o r eso los c ié -; a r re g ló de ta l fo r m a para: ca d is olv ie ra de una v e z las drid d irig ió al Gobierno un rig o s se dieran cuenta de la escam otear de la concien-* órdenes religiosas, vam os a razon ado escrito con tra los necesidad de ca m b ia r d e c ía pública sus trapacerías.) rep rod u cir un p á rra fo de, fra ile s y m onjas, "q u e t ie ­ n im b o y p roced im iento. E n que cuando P i y M a r g a l! las “ M em o rias” del ilu stra' nen ta lleres de zapatos, de 3936, pese a los d iferen tes in ten tó d arle solución ya académ ico de la H is to ria ,1 encuadem ación, fá b ric a s de episodios que dieron lu g a r no tu vo tiem po, pues loa. G u tiérrez Gam ero, publica­ a la quem a de ig le s ia s y< acon tecim ientos que se p ro -’ das recientem ente. D ice así t (C ontinúa en la p á g . ) 40 14— 214 DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org
  17. 17. Transformación Revolucionaria de un Viejo H ospital Clerical LOS CUATRO M E D K tó Dfc LA LOtAiLivñiJ diftvfcll (iK A iíiiíA ifc W ifc , POK i ÜKNOS, A F A R 1 DE £ LOS APORTES EN EL MATERIAL DE SANIDAD EN BLANES LAS ANTIGUAS HERMANA? DE CARIDAD CONTINUAN TRABAJANDO, ENSAYAN A LEVANTAR S U S OJOS Y SE LES DA TRATO DE COMPAÑERAS N nuestra v i s i t a a Bla ne s ríos s o r ­ p ren d en dos e s t a b le c im ie n t o s , p o r su o r g a n iz a c ió n p e r f e c t a , la no­ bleza de sus m a t e r i a l e s y a lt a f i n a ­ lidad a m o r o s a . El H o s p it a l y ta E s ­ cuela, E — á C óm o e nco n tr á st eis e st o? — Un c u e rp o de e d i f i c i o tan s i ­ lo, en el que la c a p illa ocu pa ba el m a y o r esp ac io . A s i s t e n c i a sa n it a ria d e f ic ie n te . Un c u a d ro d e h er m an a9 de la c ari d ad . A d m in is t r a c ió n t o r - ' pe y e n m ara ñ a da . E l Hospital En to n c e s p r o c e d im o s a f o n d o . H a * : T o d o era v i e j o y d e f ic ie n t e , antes bia dos s a la s ; una de h o m bres , o t r a ¡ u'el 19 d « Julio. A p a r e c ía situ ado den­ de m u jere s . L a s t r a n s f o r m a m o s er» , tr o de la b e n e fic e n c ia c a r it a t iv a . Esa h a b ita cio n es in div id uale s . E stu c am o # car id ad v e j a t o r i a par a el que la r e ­ las paredes. R e q u e rim o s muebles a d e » cibe . L a c a r id a d p re g o n a d a . El n e g o ­ cuados. E n t r o n i z a m o s las flo r e 6 d el ¡ cio de la carid ad . ja r d ín a los pas il lo s a le g r e s . L a lu z j Y cl aro , en c o n s e c u e n c ia a ta nta s e hizo más c la ra . El b o t iq u ín f u é ¡ " l a r g u e z a ” , el hosp ita l no p asaba de a b a s t e c id o . En la v i e j a capilla, o r* . s er el hosp ita l de los p o b r e s ; c are n te g a n iz a m o s una sala da c o n v a le c ie n ­ de m e d io s s a n it a r io s . H éno s, pues, tes. Lo que e ra A s i l o de an c ia n o s, ccn la gra n sala p ro m is c u a ; la su­ com o asilo de an c ia n o s, f u é m e j o ^ cied ad p o r s i s t e m a ; las v is it a s de rado. De sp ué s la parte de c lín ic a ha in s p e c c ió n ruidosa, con asis te ncia s id o in de p en d izad a. En lín ea s ge n e* de d a m a s e n c o p e ta d a s . E n t o n c e s era ra le s é sta es al obra d e los t r a b a j a ­ de v e r la d i l i g e n c i a del personal. La d o r e s de Blane s. P o r e llo se d e n o ­ r o p a lim p ia p ara la re v is t a c u a r te ­ m i n a e s t e p a b e ll ó n : “ 19 de Ju llo ’ V lera , las f r a s e s y disc ur sos c o n v e n ­ — ¿ A s is t e n c ia médica, h o y ? se e v id e n c ia b a , una v e z más, el d es ­ c io n a le s . En fin, la fie s ta . ¡Q ué bue­ — Casi p e r f e c t a . L o s c u a t ro m édl* e q u il ib rio irrit a n te de las c la s es e c o ­ nos a q u e llo s s e ñ o r e s ! e os de la lo ca li d a d tr a b a ja n g r a t u i­ n ómicas. ^ En el o rd en esp ir itu al se r e g ía por t a m e n t e , p o r tu rn o s d e t r e s m ese s, Las gente s no qu er ían ir allí. P r e ­ la c o a cc ió n r e lig io s a . S e r m ó n y m i­ a p a r t e de que a p o rta n , con g e n e r o ­ f e r ía n m o r ir s e en las casas h u m il ­ sa. Y ro s ari o . Ei p á r r o c o ad m in is ­ sidad im p o nd e ra b le, sus con o c im ie n ­ des donde, cuando me nos , se tie n e tr aba los fon d o s y las almas. Y , c la ­ to s e s p e c ia li z a d o s . T o d o v a b ien a h o ­ tr a to d eli c a d o y s en c il lo am or. Los ro, el n e g o c io no iba del tod o m a l; ra. El e n t u s ia s m o p o r la o b r a co ­ ric os ja m á s acud iero n al e s t a b le c i­ m ie n t r a s g a n a b a el c ielo , goza ba mún es, c o m u n m e n t e c o m p a r tid o . m ie n to s a n ita r io . Y es que la h isto ­ bien de las d elic ias te rr e n as y «I d i­ — ¿D el p ers o n a l s u b a lt e rn o ? ria de la b e n e fic e n c ia c a r i t a t i v a en n e r o se le e n r e d a b a en los dedos c o ­ — E x c e l e n t e . L a s a n tig u a s h e r m a ­ España, resume uno de los d ra m a s mo sor tijas. nas d e la c a rid a d f u e r o n re s p e t a ­ más t r is t e s y a g r i o s de nuestra v i ­ El hosp ita l de Blanes, era el hos­ das en sus pue stos. El s e n t i m i e n t o da social. pital v ie j o de to d o s los pueblos y m a te r n a l, qu e es f u n d a m e n t o , ha C o n v e r s a m o s con el n u e v o ad mi* ciu d ad es donde se c o n ju g a b a n d e ­ dado re s u lt a d o s que s or p re n d e n . N a ficiencia?. físic a s y m o r a le s y, en él, n is trad o r del e s t a b le c im ie n t o . LAS FLORES SUSTITUYEN A L I NCI ENSO DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org 15— 215
  18. 18. La Historia de lá Beneficencia de España Resume un Drama Trágico de la Vida Social d i e ha o sa d o in t e r v e n i r en su s en ­ t i m i e n t o r e l i g i o s o p ers o n al. En el p lan o d el tr a b a jo , y a e s o t r a cosa. S o acabó rfi con fes io n ali s m o . S il c ura, qu e m a rq u e ta r e a s e n ojo sas , e st as mujeres, cumplen sus deberes oon ab n eg ac ión ad m ir a ble . H o y so<i qu erid a s en el pueblo, com o nunca lo f u e r o n . In te rro g a a la re sp on sa­ b le, a h o r a que s e nos ac e rc a . — Un m o m e n to , c o m p a ñ e r a . ¿ C ó m o s e e n c u e n tr a con los r e v o lu c io n a r io s d e la C. N. T . y do la F. A. ).? r — M u y b ien. S ó lo t e n e m o s m o tiv o s de a g r a d e c i m i e n t o . H o y p od em os r e a l i z a r nuestra la b o r en m e jo re s c o n d ic io n e s . C o n t a m o s con m á s m e ­ d io s que a n t e s del 19 de Julio. La c a s a ha g a n a d o en a l e g r í a . L o s e n ­ f e r m o s se h alla n m e j o r at en didos. . T e n e m o s m á s ti e m p o que a n t e s . A s i. nue stro a g r a d e c i m i e n t o p ers o n al y p ro fe s io n a l es m ayo r. T o d o e s t o nos lo dice la e x h e r ­ m a na d e la c ari d ad , e n s a y a n d o a le ­ v a n t a r lo* ojo s qu e t o d a v í a no se han librado riel v i e j o estilo de escla­ v i t u d y o prob io . — ¿ Y de la a d m in is tr a c ió n a n ti­ gu a ? — T r i s t e es h a b la r de esto. L o de s i e m p r e ¿ s a b e s ? El p á rro c o e r a el c ? c i q u e ; por e n c im a de to d o c o n t ro l h ac ía y des h ac ía. D ifícil era Inspe c­ c ionar. L a s lim osnas, los f e s t iv a le s . El v i v í a bien. Lo s e n fe rm o s, mal L o s lib ro s de c on t a b i lid a d , t r a n s p o ­ ses. En fin, e s t o h a te r m i n a d o . Y , ho y, la a d m in is tr a c ió n e s c la r a c o ­ m o el c r is t a l, c o m o la c o n c ie n c ia in­ g e n u a del pueblo. — ¿ A qu é c a n tid a d a s c ie n d e lo g a s ­ ta d o en el h o sp it a l? ^ í — Cazar, ir al campo, a c o g e r s e ­ tas y p in t a r has ta que se iba la luz. El v i e j o Ja u m e e s c o n s e r v a d o en de una conducta r e v o lu c io n a r ia , te, de una con d ucta r e vo lu cio n a ría , de la c la se tr a b a ja d o r a . En él se re- U N PE N SA M IE N TO DE JA C IN TO BEN AVENTE Y a nos despedimos del hospital El e n t u s ia s m o del c o m p a ñ e r o a d ­ m in i s t r a d o r e s g r a n d e e in genu o . Quiere que nos ll e v e m o s to d a s las i m á g e n e s ; ia hue rta c iu d a d o s a m e n te pein ad a y la v ad a, p o r m a n o s a r t e sanas ; el ja r d ín ; la a l e g r í a t r a n q u i­ la de los an c ia n o s as ila d os. A l d e s ­ ped irn os, nos s e ñ a la d o s f e c h a s . Do * hitos. C o n st itu y en la h ist o ria del h o sp ita l: 1917. Y lu e g o : “ C lí n ic a de al an és . D e p a r t a m e n t o del 19 de Ju' i o, 1936” . E sc u d a del T reball i de L ’art — C e r c a de los o ch e n ta m il duros, — ¿ Q u ié n a p o r t ó ta n c r e c id a su* ma? — Se d eb e, p r in c ip a lm e n t e , al e s ­ f u e r z o d e la c o le c t iv id a d . Después c o n t a m o s con c i e r t a s c o la b o ra c i o n e s p e rs o n a le s . P r i n c i p a l m e n t e , ia de un m é d ic o d e la v il l a , el d o c t o r R o ig y R a v en tó s , qe r e g a l ó el m a t e r ia l de la sala de o p e r a c io n e s . A p a r t e , el S in d ic a t o de la C o n st ru cción de B a r ­ c elo n a , nos e n v í a muebles. Desp ués c o n t a m o s a lg u n o s d o n a t iv o s y c o n ­ tr ibución in direc ta de o tr a s personas q * j o fr e c e n su t r a b a j o p ara f e s t i v a ­ les, etc. — ¿Q u ié n s u f r a g a ios ga s t o s del Establecim iento? — A p a r t e los d o n a t iv o s p a r t ic u la ­ re s, el M un ic ip io . La c o le c t iv id a d c e d i ó al A y u n t a m i e n t o , su c re a c ió n s a n it a ria . E l Padre Jaume A r r u g a d i t o , c o m o una f r u t a sec a. E n el le c h o ; q u e p ad ec e re s f ria d o . A s í h a ll a m o s al v i e j o Jau me . — ¿Q u é t a l? — Bien. C o n t e n t o . — ¿Q u é h ac ia usted an tes ? :i6— 216 sume, la r e v e r e n c i a ante la a n c ia n i­ dad. A n g e l P la n ell s , qu e nos a c o m p a ­ ña, pasa a e x p lic a r n o s el s i g n i f i c a ­ do de Jaume . C a p e ll á n de un c o n ­ ven to , en él, lo r e lig io s o , e r a p oc o im p o r t a n t e . Se d efin ía , m á s b ien, co m o gran c a t a p a is a je s y t r o t a m o n ta ñ a s ; p o r su c a m p ec h a n ía c a m p e ­ sina. P o r su bondad, En ra zó n al s i g ­ no, e st e v i e j e c l t o f u é s a lv a d o del in­ cen dio de su ig le sia, y cuid ad o con am or os id ad f ili a l. H a pintado to dos los r i n c o n e s de Bla ne s . Do min a la ac ua re la con g ra c ia ingenu a, y su m a y o r p la c e r e * d is e r t a r s o b r e la P in t u ra de his to ri a. '¿ ¿ u . r n < ~ «i ^ f- 1 y . CUANDO SE CABALGA SO B R E E L C L A V IL E Ñ O , M EJO R ES N O V E R L A R E A L ID A D . ASI ESPAÑA, COM O D O N Q U IJ O T E , SOLO A SU I D E A L M IR A . L A R E A L I­ D A D , ¿ Q U E IM P O R T A ? MEJOR ES N O VER, Otr a obra de los t r a b a ja d o r e s . Esta e x c l u s i v a m e n t e de ia F. A . I, Un c o m p a ñ e ro nos a d v ie r t e : — Si h ub ieran e x is t id o o tra s o r ­ ga n iz a c io n e s , a p a r t e de ia nuestra, qu iz á no se h ub iera podido con se­ guir. L a h is t o ria d e la esc ue la es b r e ­ v e y s en c il la . Y e m o c lo n a n te EI a r is t ó c r a t a huy ó el 19 de Ju­ lio. P o s e í a una casa c o n f o r t a b l e , la m e jo r del pueblo, para su solo r e g o ­ deo. V is ta s al m ar. A m p l i o s s a lo n es . Buen piano. A p a r a t o do radio. C u a - . dros. A l f o m b r a s . Y el ja r d ín . Y , d e s ­ de el g o c e de t a n to b ie n e s t a r, o r g a ­ nizaba su ac c ión p o lít ic a c o n t r a los tr a b a ja d o re s, qu e de t o d o c a r e c ie r a n . La c a s a f u é hab ilit a da p ara E s­ cuela. La a d o le s c e n c ia y j u v e n t u d de Bla ne s tu v ie r o n , des de e n t o n c e s , su H o g a r de Cu ltura. A l l í a p r e n d e n bello s o f ic io s y c u ltiv a n el e sp íritu . O f r e c e s e c c io n e s de S o l f e o y M ú ­ sica , a las c u ale s c o n c u r r e n v e i n t i ­ cu atro a lu m n o s ; D ib u jo li n e a l; C o r ­ te y c o n f e c c i ó n ; D i b u j o a r t ís t ic o y pintu ra ; M o d e l a d o ; M a te m á ti c a s , L a Escue la t i e n e en form ación una B ib lio t e c a para el s e r v i c i o do sus d os c ien to s al u m n o s. Y sus a n i­ m a d o re s, los c o m p a ñ e r a s an arq u is ­ tas, que s u f r a g a n to d o s los ga stos del E s t a b le c im ie n t o , c o r r ig e n d e f i ­ cien c ia s y a lim e n ta n e l sueño c o ­ l e c t iv o de la e s p iritu a l r e d e n ció n de Blanes. Jaime Espinal F e b r e r o 19 de 1938 DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org
  19. 19. Entrevista a Paul Robeson EN LA ESPADA ANTIFASCISTA Formula Interesantes DECLARACIONES 'J 'U V I M O S j a suerte de charlar casi toda la tarde con el fa* m oso actor y cantante, P a u l Robeson, el hom bre de co lor más fam oso del mundo. P a u l R obeson. que hace unos días estuvo en B arcelona, de pa­ so para V a len cia y M adrid, atraído a nuestra tierra no por el pru rito “ snobista” de visitar el país en guerra, sino para o fre ­ cer, en nom bre de los hom bres de su co lor — del que tan o rgu ­ lloso se siente — la solidaridad que ellos m antienen con el pue­ blo e s o a ñ o l; solic’ -! y fácilm ente com prensible si se tiene en cuenta el la rgo calvario que los negros han su frido has­ ta que a m ediados del siglo pasa, do, A b ra h a m Lin coln , después de ven cer una terrib le guerra c i­ vil, consigu ió redim irles de la esclavitud, pero cuya distanciación de los hom bres blancos se mantiene aún, ya que, incluso en el N o rte no se les concede el trato de igualdad que preconiza la C onstitución de los Estados Unidos. Se com prende lo in justo de esa diferenciación y lo absurdc del o rgu llo blanco, hablando con P a u l R obeson, H o m b re de e x ­ traordinaria cultura, doctorado en leyes, posee un a tra ctivo y una com prensión que le conquis­ tan al m om ento la sim patía y el aprecio de su interlocu tor. N o fueron sus palabras e lo g io ­ sas a nuestro pu eblo la re p eti­ ción obligada de tod o visitan te a la España en guerra. Su cáli­ do acento y sus expresivos ade* ENRIQUE GOMEZrelata en esta nota, de fecha F ebrero 1 de 1935, la conversación que sostuvo d u ra n te ! 2 horas con e l gra n j actor y cantante, en la qu e tuvo qu e dar respuesta, a ’ su vez, a num erosas preguntas qu e a q u el le hi'.'iera manes, nacen de una satisfa-’.ción sincera y de un verdadero interés hacía un pueblo que su­ fre, com o sufren en tiem po de paz, sus hermanos de color, no de raza, porque la suya es la de todos los hom bres libres. — Considero un p riv ile g io — nos dijo — el haber podido v iv ir unos días entre el pueblo de us­ tedes. N o llegab a a creer que. realm ente, estuvieran ustedes en­ vu eltos en una guerra tan terri­ ble com o la que sostienen, hasta que he visto sus trincheras a p o­ cos kilóm etros de las ciudades; tal es la sensación de serenidad y calm a que he observado do­ quiera he estado. P a sé por V a ­ lencia cuando sólo hacia un cuarto de hora que había sido cruelm ente bom bardeada, y sin em bargo, no pude hallar en los rostros de sus habitantes el r e ­ fle jo de la tragedia que hacía unos m inutos acababan de v iv ir . S ólo los escom bros y las v íc ti­ mas m e convencieron de que la noticia era exacta. — i • .. . ? — H e venido, porque la lucha por la L ib erta d y p or la D em o ­ cracia que sostiene su pueblo, es la m ía propia. P o rq u e siento profundam ente la relación entre la angustia de la lucha y las an­ sias del espíritu, y la consigu ien­ te m isión del a rtista ; por eso ad­ m iro más aún esas expresiones tan “ sim páticas” — dijo, en es­ pañol — del arte popular de us­ tedes. — H e estado recogien do can­ tos de su país, y especialm ente, EL EXTRAORDINARIO ARTISTA TR ABAJA P A R A QUE SEAN COMPRENDIDOS SUS HERM ANOS DE COLOR esas adm irables canciones de guerra nacida al compás de la duras batallas que sostienen con* tra el fascism o, las cuales daré a conocer en m is actuaciones de radio en In gla terra , o en cual­ quiera otra parte donde y o actúe. Son, para mí, com o una con ti­ nuación de aquellas “ canciones de protestas” que los negros de iodos los pueblos entonan a me*, nudo, y que en nada se parecen a lo que puedan ustedes conocer, por los film s y la radio, porque, esas canciones, com o todas las' que expresan los grandes senti­ m ientos de las masas, no siguen ^ el proceso que debieran seguir en su difusión, ya que debieran ser los m ism »s creadores quienes t a l ; hicieran, en lu ga r de perm itir; que unos técnicos que no pueden | sentir aquello, escriban en el pentagram a unos signos vacuos, al faltarles el alm a que los creó. — ¿ ... ? — D e sus com positores, hay uno especialm ente, que m e ha DOCUMENTOS HISTORICOS DE ESPAÑA www.federacionlibertaria.org 17— 217

×