Pintura...

380 views

Published on

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
380
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Pintura...

  1. 1. INGENIERIA INDUSTRIAL APRECIACION ARTISTICA ESSTEBAN VELAZQUEZ E CASTOR ZAMORA EDITH ARACELI
  2. 2. <ul><li>Es el proceso de capturar imagenes y almacenarlas en un medio de material sencible a la luz, basandose en el rpincipio de la camara oscura con la cual se consigue proyectar una imagen captada por un pequeno agujero sobre un asuperficie de tal forma que el tamano de la imagen queda resuido y aumenta su nitides. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Documental </li></ul><ul><li>Estudio </li></ul><ul><li>Cotidiana </li></ul><ul><li>Comercial </li></ul><ul><li>Artistica </li></ul><ul><li>periodistica </li></ul>
  4. 4. <ul><li>De picada </li></ul><ul><li>Horizontal </li></ul><ul><li>Vista de hormiga </li></ul><ul><li>REGLA DE LOS TERCIOS… </li></ul>
  5. 7. <ul><li>Venus del Milo </li></ul><ul><li>La estatua se encontró semienterrada, en dos pedazos, el 8 de abril de 1820 en la isla egea de Melos, llamada también Milo, por un campesino llamado Yórgos Kendrotás. Cerca de la estatua se encontraron un fragmento de un antebrazo y la mano con una manzana (En lengua griega, Μήλο significa literalmente manzana) y estos restos son considerados parte de sus brazos. El brazo derecho se piensa que sostenía la túnica, mientras el izquierdo sostenía la manzana del Juicio de Paris, manzana que el troyano Paris hubo de ofrecer a la mismísima Afrodita en testimonio de su decisión en el mítico juicio de bellezas al que fue sometido. Lo cierto es que no está claro si los brazos pudieron perderse después del hallazgo moderno de la escultura: Yórgos dejó una mitad de la Venus en el mismo lugar donde la había encontrado por no poder desenterrarla, pensemos que el conjunto tenía un peso de 900 kilos, y la otra mitad la llevó al establo, ofreciendo en primer lugar la venta de la estatua a un clérigo ortodoxo. En aquéllos momentos se estaba librando la última etapa de la Guerra de la Independencia de Grecia del Imperio Otomano, y el clérigo griego contactó, para eludir a las autoridades turcas, con un oficial naval francés Jules Dumont D'Urville, que enseguida reconoció su valor y arreglaron supuestamente entre ambos una oscura compra por el embajador francés en Constantinopla, el Marqués de Riviere. </li></ul>

×