Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r
SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y...
EL DISCURSO DE LA JUSTICIA AMBIENTAL
EN LA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL.
Un análisis comparativo entre universidades públicas ar...
244 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
Resum...
245El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
246 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
docum...
247El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
248 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
En se...
249El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
250 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
Sobre...
251El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
252 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
La ne...
253El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
254 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
PF co...
255El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
256 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
Puebl...
257El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
258 Fernández, Soledad
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259
que h...
259El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual
Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Dic...
Reflexión •etodológlca J prictlca profeslonat.
www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p ...
,
TECNICAS CUALITATIVAS
DE INVESTIGACIÓN SOCIAL.
REFLEXIÓN METODOLÓGICA
Y PRÁCTICA PROFESIONAL
Miguel S. Valles
www.apunte...
cultura Libre
Primera reimpresión: octubre 1999
Reservados todos los derechos. Está prohibido, bajo las
sanciones penales ...
4
LA INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL:
TÉCNICAS DE LECTURA Y DOCUMENTACIÓN
En la sección 3.2.3 del capítulo anterior se lían avanz...
11O Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social
gica denominada documentación (y no observación o convers...
112 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social
!arios del Ayuntamiento de Madrid, Cea D'Ancona y Valles ...
Capitulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 113
- Necesidades primarias o de 'mfnimo vita...
114 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social
los principales resultados del estudio: que los problemas...
Capítulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 115
La fecha de 1969, año del primer Plan Ger...
116 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social
(Orden de 16 de mayo de 1985), que sirve de modelo al val...
Capitulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 117
gramas de actividades que en él se desarr...
118 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social
resultan orientativos de la implantación de equipamiento ...
Capitulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 119
ría oral, y a hablar de su futuro. Por un...
120 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social
autores españoles, aunque no dedica ningún capítulo a la ...
Capítulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 121
CUADRO 4.1. La clasificación de documento...
122 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social
mación o documentación a los órganos del Estado o al públ...
Capftulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 123
Hodder (1994), en cambio, habla de "evide...
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
3332   130      Sautu metodo 3    - metodo 3  clase 10 y 11 .
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

3332 130 Sautu metodo 3 - metodo 3 clase 10 y 11 .

61 views

Published on

Material de estudio de la Universidad de Buenos Aires-Argentina,Facultad de Ciencias Sociales, para las Carreras de Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas, Trabajo Social, Relaciones del Trabajo, Sociología; IFT 23 UTHGRA Buenos Aires-Argentina, para las carreras de Hotelería y Gastronomía, Instituto St´Columbas: Nivel Primario, Secundario; UOCRA; UBACYT
Todo este material esta disponible en formato difital en esta página y puede solicitarse de forma impresa y encuadernada.
En el canal de youtube encontrarán videos que son utilizados en diferentes materias.

Podes seguirnos en los diferentes canales virtuales:

https://www.youtube.com/user/apuntesallprint

https://www.facebook.com/consultasALLPRINT

https://plus.google.com/u/0/109028707038441096495

www.apuntesallprint.com.ar

consultas@apuntesallprint.com.ar


Cátedra-Materia: SAUTU

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

3332 130 Sautu metodo 3 - metodo 3 clase 10 y 11 .

  1. 1. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 1 de 130 Cátedra: SAUTU APUNTE 3332 Materia: METODOLOGÍA Y TÉCNICAS DE LA INVESTIGACIÓN SOCIAL III CLASE 10 - EL DISCURSO DE LA JUSTICIA AMBIENTAL EN LA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL. (FERNANDÉZ BOUZO) - TÉCNICAS CUALITATIVAS DE LA INVESTIGACIÓN SOCIAL. CAP 4.( VALLES) CLASE 11 - ENCONTRAR EL SENTIDO DE LOS DATOS CUALITATIVOS.CAP 2. ( COFFEY / ATKINSON) - DESCRIBIR LA REALIDAD SOCIAL. ( LAHIRE) - CODIFICACIÓN ABIERTA. CAP 8, 9 Y 14. ( STRAUSS / CORBIN)
  2. 2. EL DISCURSO DE LA JUSTICIA AMBIENTAL EN LA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL. Un análisis comparativo entre universidades públicas argentinas Environmental justice speech in audiovisual production. A comparative analysis between argentine public universities. Soledad Fernández Bouzo ARGENTINA Resumen El surgimiento de documentales y festivales de cine ambiental forma parte de un proceso de producción de imágenes y sonidos relacionados con la multiplicación de conflictos ambientales en América Latina y en el mundo. El artículo analiza la construcción social de los discursos en torno al ambiente desde la perspectiva de la justicia ambiental, en el caso de las producciones audiovisuales correspondientes a dos universidades nacionales: la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad de Buenos Aires. El foco en las modalidades discursivas documentales y los discursos ambientales de cada producción habla de las estrategias elegidas por los actores involucrados en el reclamo de justicia ambiental. Palabras clave: Conflicto ambiental; Discursos sociales; Justicia ambiental; Producción audiovisual; Video documental Abstract The emergence of environmental films and environmental film festivals is part of a production process of images and sounds related to the proliferation of environmental conflicts in Latin America and in the whole world. This process is relatively new in Argentina and it manifest, among other things, in the production of documentary films made by national universities with grassroots environmental organizations. This article analyzes the social construction of environmental discourses from the perspective of environmental justice in the case of documentary films produced by two public universities: the Universidad Nacional de Cordoba and the Universidad de Buenos Aires. The discursive modality documentaries and the environmental discourses used in each of the documentaries, say a lot about the strategies chosen by those actors involved in environmental justice claims. Keywords: Environmental Conflict; Social Discourses; Environmental Justice; Audiovisual Production; Video Documentary Artículo de investigación derivado del Proyecto PIP-CONICET Código KS5: 11220110100022 Recibido: 29-05-2014 - Aprobado versión final: 06-08-2014  JEL: O13, O33, Q56.  Pp. 243-259 Soledad Fernández Bouzo es Licenciada en Sociología y Doctoranda en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales. Es Ayudante docente de la carrera de Trabajo Social en la misma casa de estudios y becaria doctoral del CONICET tipo II con base en el Instituto de Investigaciones Gino Germani, donde forma parte del Grupo de Estudios Ambientales del Área de Estudios Urbanos. Como becaria de investigación-acción de Provention Consortium (Flacso Costa Rica- Universidad de Wisconsin), ha realizado algunos videos documentales. soledad.fernandezbouzo@gmail.com Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 2 de 130
  3. 3. 244 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 Resumo As novas tecnologias de comunicação favorecem o uso de ferramentas audiovisuais. O surgimento de visual e ambiental festival de cinema é parte de um processo de produção de imagens e sons em relação à proliferação de conflitos ambientais na América Latina e no mundo. Na Argentina, é um processo relativamente novo que se manifesta, entre outras coisas, a produção de documentários feitos por universidades nacionais com organizações ambientais da comunidade. Este artigo analisa a construção social dos discursos ambientais a partir da perspectiva da justiça ambiental, no caso de produções audiovisuais correspondentes a duas universidades nacionais: a Universidade Nacional de Córdoba e da Universidade de Buenos Aires. Formas discursivas de documentários ambientais e discursos de cada produção, diz- nos muito sobre as estratégias escolhidas pelos atores envolvidos na reivindicação justiça ambiental. Palavras-chave: Conflito Ambiental; Discursos Sociais; Justiça Ambiental; Produção audiovisual; Vídeo Documentário Introducción: Situación problemática1 L as nuevas tecnologías de comunicación favorecen el uso de las herramientas audiovisuales en el mundo actual. Además de las copias en formato DVD y de las reproducciones “subidas” a los sitios de Internet, en los últimos años se registra también el surgimiento de una serie de muestras, ciclos de cine-debate y festivales de cine que abordan la temática específicamente ambiental. En una variedad y cantidad creciente de ámbitos, no solo son realizadores profesionales de cine aquellos que llevan a cabo producciones audiovisuales, sinoquetambiénsonorganizacionesdebasecomunitaria,ONG,movimientos sociales, así como funcionarios públicos e investigadores académicos. En las distintas producciones surgidas al calor de los relatos no solo se dejan entrever intentos por generar nuevas fuentes de legitimidad y de argumentación en torno a la problemática ambiental, sino que también se encuentran registros de las disputas existentes entre diversos actores sociales 1 Este artículo se basa en los avances de la tesis de doctorado en curso “Escenas de la cuestión ambiental en Argentina. El proceso de producción, uso y circulación de documentales ambientales y su impacto en la construcción socio-política del ambiente” (2010-2013). Investigación financiada con una beca doctoral otorgada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de la República Argentina, durante los períodos (2010-2013 y 2013-2015). Asimismo, el trabajo mencionado plantea una continuidad con los proyectos de investigación UBACyT “Conflicto Ambiental, Territorio y Políticas Públicas en la cuenca Matanza Riachuelo” (2009-2012), “Política, Sociedad y Ambiente en la cuenca Matanza Riachuelo” (2013-2016); así como con el proyecto PIP- CONICET “Las escalas del conflicto ambiental en Argentina” (2012-2014), todos ellos bajo la dirección de la doctora Gabriela Merlinsky. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 3 de 130
  4. 4. 245El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 por el significado de la naturaleza, el medio ambiente, los recursos naturales y el desarrollo sustentable. En Argentina, la producción social de imágenes relacionadas con el ambiente sehaintensificadoenlosúltimoscincoaños,comoproductodelaemergencia de la cuestión ambiental en tanto ámbito público de deliberación (Merlinsky, 2013: 36). En ese sentido, el surgimiento de las producciones audiovisuales llamadas “ambientales” acompaña, justamente, un proceso de “disrupción social” (Litvinoff, 2011a: 21) que forma parte de un fenómeno más amplio ligado a la construcción social y política del ambiente (Lezama, 2004). Para el ámbito de las ciencias sociales esto se traduce en una exigencia cada vez mayor, para que las mismas incorporen análisis visuales y audiovisuales en el marco de sus investigaciones académicas. Objetivos El propósito de este artículo es analizar la construcción del discurso que demanda justicia ambiental, a partir de producciones audiovisuales realizadas en el ámbito universitario de las ciencias sociales, piezas que generalmenteadoptanelformatodevideodocumentalyqueamenudoson realizadas con la colaboración de organizaciones sociales ambientalistas comunitarias. Más particularmente, se reflexionará sobre la puesta en escena de dos conflictos ambientales puntuales: el primero de ellos tiene lugar en la provincia de Córdoba respecto a la controversia generada por las fumigaciones con agro-tóxicos2 ; mientras que el segundo se ubica en el sur del Área Metropolitana de la provincia de Buenos Aires, en relación con las consecuencias generadas por el cierre de un relleno sanitario en la localidad de Wilde- Avellaneda3 . Metodología El enfoque teórico-metodológico cualitativo adoptado consiste en un análisis sociológico del discurso, basado en la identificación de las modalidades discursivas y discursos ambientales presentes en los dos audiovisuales 2 Véase “Pueblos fumigados.cba ¿Otro archivo en la legislatura?” (Lucía Fernández - Productora).Realizadores:“ColectivoParendeFumigarCórdoba”-InstitutodeInvestigación y Formación en Administración Pública - programa Universidad Abierta. Universidad Nacional de Córdoba. Video cortometraje, 2010. Duración: 24’. 3 Véase “Atravesando el río… Una Orilla escondida. Agua, contaminación y saneamiento ambiental en la cuenca Matanza Riachuelo”. (Soledad Fernández Bouzo - Dirección) Realización: Soledad Fernández Bouzo, Sheila Casamiquela, Matías Aizcorbe y Alejandra Gil. Grupo de Estudios Ambientales- Instituto de Investigaciones Gino Germani- Facultad de Ciencias Sociales- Universidad de Buenos Aires. Video cortometraje, 2009. Duración: 20’. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 4 de 130
  5. 5. 246 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 documentales4 -correspondientesacadaunodelosconflictosmencionados-, y en las entrevistas hechas a sus realizadores y/ o productores . En primera instancia, se tomarán herramientas teóricas del constructivismo social para analizar las imágenes, sonidos y discursos puestos en debate en cada audiovisual. La idea es tratar de responder a las siguientes preguntas: ¿Quiénes cuentan? ¿Qué cuentan? En segundo lugar, se tomarán prestadas algunas distinciones elaboradas por los estudiosos de cine documental con respecto a la modalidad que asume cada audiovisual documental, en función de los recursos que cada realizador utiliza para poner de relieve su propio punto de vista. El interrogante a responder aquí es: ¿Cómo cuentan? En esa misma línea, se desarrollarán algunas de las conceptualizaciones de la sociología de la acción colectiva que sirvieron para pensar por qué las producciones académicas sobre problemáticas ambientales comenzaron a elegir el formato de video documental en sus estudios. Entercerlugar,secombinaránlospuntosanterioresparaofrecerunpanorama lo más completo posible del análisis de las producciones audiovisuales como casos de estudio. Por último, se dejará planteada la siguiente pregunta en las reflexiones finales: Teniendo en cuenta las modalidades discursivas adoptadas en cada producción audiovisual, ¿cuáles son las implicancias de la asociación entre universidad y organizaciones ambientales, según cada caso de estudio? Marco teórico: Sobre los discursos ‘ambientales’ y las modalidades discursivas audiovisuales. ¿Quiénes cuentan? ¿Qué cuentan? Desde finales de la década del 60, las imágenes visuales y audiovisuales de “la llegada del hombre a la luna” que se transmitieron en directo en todo el mundo, no solo permitieron la construcción de una imagen de la Tierra a escala interplanetaria, sino que también fueron claves para el predominio de un diseño global en la agenda ambiental (Hajer, 1995: 8). Desde aquel entonces, una de las construcciones discursivas que vienen configurándose con mayor fuerza es aquella que remite a una imagen del mundo en tanto escenario de“crisis ecológica”. 4 Es necesario aclarar que los dos videos documentales fueron proyectados en la mesa de cine-debate llamada “La conflictividad ambiental en escena: el documental ambiental desde la perspectiva de las ciencias sociales”. Esta actividad tuvo lugar en la mesa “Ciencias sociales y ambiente: conflictos, política y ciudadanía ambiental en el debate contemporáneo”, coordinada por la Dra. Gabriela Merlinsky en el marco de las IX Jornadas de Sociología de la UBA (2011). www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 5 de 130
  6. 6. 247El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 El proceso de acumulación del capital por desposesión (Harvey, 2003) implica el aumento de la explotación de los bienes naturales y la degradación generalizada del ambiente. Ambos fenómenos se encuentran íntimamente relacionados con un nivel creciente de conflictividad socio-ambiental en numerosos puntos del planeta. En este marco, se han ido construyendo argumentaciones y prácticas asociadas a una producción social de imágenes que, al confluir en ciertas “coaliciones discursivas” (Hajer, 1995: 14), intentan imponerse unas por sobre otras. La sociología y las ciencias sociales en general no son ajenas a esos procesos, y el interés por la cuestión ambiental ha venido creciendo considerablemente si tenemos en cuenta el amplio espectro de estudios relacionados. Por mencionar solo algunas de las perspectivas teórico-metodológicas, el campo de la sociología de los conflictos ambientales, el de la sociología de la acción colectiva, así como el de los estudios sobre los movimientos de justicia ambiental, resultan ser líneas de investigación en pleno auge (Alonso y Costa, 2002; Azuela y Mussetta, 2008; Bebbington, 2009; Callon, Lascoumes y Barthe, 2001; Cefaï, 2007; Harvey, 1996; Carruthers, 2008; Melé, 2003; Merlinsky, 2013; Lopes, 2006; Martínez Alier, 2001, entre otros). Para analizar los argumentos y la escenificación de la acción colectiva ambiental en los audiovisuales bajo estudio, se tomarán como base algunas conceptualizaciones del enfoque constructivista en ciencias sociales. En esa línea, Harvey (1996) señala que “los discursos no existen aisladamente de las creencias, relaciones sociales, estructuras institucionales, prácticas materiales y relaciones de poder. Los discursos internalizan efectos de todos estos dominios, al tiempo que se afectan recíprocamente a todos los otros momentos del proceso, aunque nunca como imágenes puras de un espejo” (p. 372). En este punto, son claras las distinciones que hace el autor respecto a los argumentos sobre la cuestión ambiental; relatos que han venido construyéndose desde el siglo XX hasta la actualidad. En primer lugar, Harvey (1996) identifica una mirada standard y otra perspectiva denominada modernización ecológica (Hajer, 1995) como las formas dominantes del discurso ecológico que han logrado imprimir su sello sobre el imaginario y las instituciones públicas (Harvey, 1996: 375-377). La mirada standard se preocupa por la eficiencia económica, la acumulación de capital y el crecimiento sostenido: los problemas ambientales son considerados simplemente como “fallas del mercado”. En ese sentido, se valoriza una expertise combinada entre la economía, la ingeniería y el conocimiento científico de los procesos ecológicos, de manera que la cuestión ambiental es llevada al dominio del discurso experto. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 6 de 130
  7. 7. 248 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 En segundo lugar, identifica el discurso de la modernización ecológica, visión bajo la cual los problemas ambientales son inherentes a la actividad económica en el marco del sistema capitalista de producción y, por lo tanto, son necesarios los controles ambientales y los arreglos institucionales que sean orientados hacia la prevención. Por medio de este discurso se promueve una estrategia de crecimiento económico “sustentable”, y el rol de los científicos en este giro discursivo es fundamental. Los argumentos de la modernización ecológica lograron tener mayor aceptación en los debates ambientales de los últimos 20 años, como consecuencia de un conjunto de eventos ecológicos que tuvieron lugar en distintas partes del mundo. La adhesión de grupos ambientales radicales y de algunos grupos socialistas fue clave en este proceso de formación del discurso modernizador ecológico. Asimismo, la adscripción del Club de Roma y el Informe Bruntland de 1987 al libro “The limits of Growth” (Meadows et al., 1972), contribuyó a la difusión global de la temática de la “sustentabilidad” y su adopción por parte de las agendas gubernamentales de los países capitalistas avanzados y los organismos internacionales, luego de la Segunda Guerra Mundial. En los países en desarrollo la incorporación de este discurso estuvo acompañada de un cuestionamiento a la modernización capitalista, en la misma medida en que el sector empresarial comenzó a ver en el discurso de la modernización ecológica un potencial negocio“verde”para ser explotado. Harvey (1996) al respecto dice: “como discurso, la modernización ecológica internaliza el conflicto” (p. 382), y por lo tanto no cuestiona al sistema económico capitalista. Se diferencia de la visión standard en relación con la importancia que le asigna a la regulación de la producción económica. En ese sentido, la visión de la modernización ecológica puede ser pensada como una coalición discursiva conformada por un conjunto de “conceptos nirvana” tales como la sostenibilidad o el desarrollo sustentable (Molle, 2008; 132). Los conceptos nirvana surgen en algún momento para tipificar cierta visión, enfoque, o solución sobre algún problema. Encarnan una imagen ideal de lo que el mundo debe mejorar; son el horizonte a alcanzar. Dan cuenta de una dimensión cognitiva e ideológica en la formulación de políticas, en la que actores particulares y grupos sociales los apropian e integran en sus discursos y estrategias. Adoptan la forma de “negativos fotográficos” porque surgen de la evidencia de impactos negativos e intentan disolver los antagonismos en visiones reconciliatorias. Presentan dos dificultades: por su propia naturaleza son conceptos atractivos y consensuales, razón por la cual tienden a ocultar el carácter político y conflictivo de la problemática ambiental. Además, son fácilmente apropiados por los grupos dominantes para legitimar sus propias agendas. Por último, Harvey (1996) refiere a los discursos que emergen ejerciendo cierta resistencia a los anteriores. Se trata, por un lado, del discurso ligado www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 7 de 130
  8. 8. 249El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 al “uso prudente” y, por el otro, de los argumentos relacionados con los “movimientos de justicia ambiental”(Harvey, 1996: 383-385). Para los fines del presente artículo, si bien no vale la pena extenderse sobre la visión del “uso prudente”, podemos decir que su argumento central se justifica en torno a la propiedad privada, se opone a la intervención regulatoria del estado, y valoriza el conocimiento privado y local. Muchos sectores corporativos recuperan este tipo de argumentaciones. En cambio, los movimientos de justicia ambiental surgen haciendo frente a todos los discursos precedentes. El discurso de la justicia ambiental plantea como problema clave la cuestión de las desigualdades sociales frente a los riesgos ambientales, identificando de esta forma los objetivos de la justicia ecológica con los de la justicia social. Estos movimientos recurren pero a la vez desconfían de los discursos expertos, al mismo tiempo que producen su propia “racionalidad alternativa”5 (Harvey, 1996: 385). Un ejemplo de esto lo constituye la construcción de una“epidemiología popular”, definida como el procesoporelcuallaspersonasnoprofesionalesacumulandatosestadísticos poniendo en orden información, recursos y conocimiento de expertos, a efectos de comprender la epidemiología de una enfermedad ocasionada presuntamente por un daño ambiental (Brown, 1993: 269). Asimismo, los movimientos de justicia ambiental suelen construir principios morales esenciales con respecto a los cuales debe estar subordinada toda actividad humana -por ejemplo, el respeto a la madre tierra, el derecho a la autodeterminación de los pueblos, entre otros-. Estos principios son poderosos porque permiten que los temas ambientales sean juzgados en términos de “moral absoluta”, y porque esto supone la adopción de una posición“no negociable”basada en una moralidad intensa. Veamos a continuación de qué forma se construyen las producciones documentales con base en estos discursos y cuáles son las particularidades de las piezas audiovisuales ambientales en el ámbito académico. 5 Harvey (1996) se refiere a los casos que tienen lugar en EEUU, por lo tanto es necesario advertir sobre las formas que asume el discurso de la justicia ambiental en el caso latinoamericano y más específicamente, en Argentina. Reboratti (2008) al respecto aclara que en Argentina se habla más comúnmente en términos de los conflictos ambientales (p. 101). La conflictividad ambiental en Argentina es heredera de la acción colectiva de protesta correspondiente a la crisis de 2001, aspecto por el cual podría entenderse como un discurso con un fuerte componente de justicia social. Para profundizar en el debate sobre los movimientos de justicia ambiental en Argentina y en el resto de América Latina, ver los artículos de Carruthers (“Introduction: Popular Environmentalism and Social Justice in Latin America”) y Reboratti (“Environmental Conflict end Environmental Justice in Argentina”) en: Carruthers, D. (2008). Environmental Justice in Latin America: Problems, Promise, and Practice. Cambridge and London: The MIT Press. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 8 de 130
  9. 9. 250 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 Sobre las modalidades documentales académicas: ¿Cómo cuentan? Hasta aquí hemos visto las coaliciones de discurso que, a grandes rasgos, distintos actores sociales construyen típicamente en torno a la cuestión ambiental. Pero, ¿cuál es el significado que adquieren estos discursos en las producciones audiovisuales? ¿Qué modalidades asumen? ¿Cómo entender la producción académica de audiovisuales ambientales en formato de video documental? Respecto al primer interrogante, entendemos por producción documental un fenómeno audiovisual cuyo enunciado se vincula con un “discurso retórico con respecto a la construcción del narrador y del receptor de esa producción”(Litvinoff, 2011a: 25). Por más que la realidad sea irrepresentable, el documental se identifica con el objetivo que históricamente persigue la ciencia: es un discurso de verdad que tiene la pretensión de representar lo real. Es propicio en momentos históricos de debate social, debido a que distintos actores sociales se disputan entre ellos el predominio de sus propios puntos de vista. El documental participa de esa lucha, presenta las miradas sobre un determinado problema, las dramatiza, las comunica e intenta legitimarlas. Cada documental acentúa aquello que considera relevante desde su perspectiva. En este punto, resulta útil una tipología elaborada por Nichols (1997), quien clasifica a los documentales en expositivos, observacionales, participativos, reflexivos y performativos. El documental expositivo pone de relieve “lo que se dice” por encima de “lo que se muestra”. La voz en off puede ser uno de los recursos de sus argumentaciones y la musicalización es agregada en la edición y ajena a los hechos mostrados. Las imágenes tienen un rol subsidiario, porque simplemente avalan lo que se cuenta. Según Litvinoff (2011b) “en estos documentales, se presenta la verdad como algo anterior a lo que se expone” (p. 29). El documental observacional, en cambio, es una “ventana al mundo”. Se caracteriza por la supuesta ausencia del realizador, no hay voz en off y la verdad aquí se presenta como emergiendo de lo que se muestra propiamente. Es un “efecto de realidad” (Litvinoff, 2011b: 29). Por el contrario, en el documental participativo el realizador sí aparece en la pantalla y la verdad se presenta como algo que está más allá de cada entrevistado, excediendo lo que este narra (Litvinoff, 2011b: 30). El documental participativo nació con el cine etnográfico y se desarrolló con las teorías sociales de investigación participativa, en la que se muestra la relación entre el realizador y los actores sociales filmados. De esta forma,“el director/ investigador entra en un ámbito social que hasta el momento desconoce, participa en la vida de los otros, gana una experiencia directa y la refleja utilizando las herramientas de las www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 9 de 130
  10. 10. 251El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 ciencias sociales y el cine” (Cock, 2006: 117). El documental reflexivo, por su parte, se caracteriza por la propia representación del mundo como tema y trabaja sobre cómo deben ser abordados los fenómenos. Esta modalidad de representación busca que el espectador se percate del propio medio de representación y de la autoridad de la representación (Nichols, 1997). De esta forma, “el documental no se considera como una ventana al mundo sino como una construcción o representación de este, ayudando a que el espectador tome una postura crítica frente a cualquier modalidad de representación” (Cock, 2006: 118). Por último, el documental performativo presenta una nueva referencialidad poniendo el acento en el carácter subjetivo del discurso hasta entonces presentado como objetivo (Litvinoff, 2011b: 31). Este tipo de documental le otorga mayor importancia al proceso que al resultado. Se relaciona con el modo reflexivo en tanto cuestiona las condiciones mismas de producción y “su punto de apoyo se encuentra por fuera del documental y de aquello que el documental registra” (Litvinoff, 2011b: 32). Esta clasificación no significa que cada documental sea construido con base en la pureza de un único carácter, sino que más bien es factible encontrar en un mismo documental recursos de las distintas modalidades. De todas maneras, también es factible que en un solo documental predominen recursos que hacen a una modalidad particular. Con respecto al significado que adquieren la producción y la difusión académicasdedocumentalesambientales,sindudaelfenómenotienerelación con la validación científica de un determinado problema y con la transmisión de los conceptos de la ciencia hacia un público más amplio. Pero también tiene que ver con la importancia del reconocimiento social de ese mismo problema y con la búsqueda de dramatización simbólica para que efectivamente se logre su inscripción en la arena pública (Hannigan, 1995: 55). La necesidad de validación y divulgación científica a un público extendido se explica por la misma dinámica de lo que Callon, Lascoumes y Barthe (2001) llaman las “controversias socio- técnicas” generadas en torno a los conflictos ambientales. Los actores involucrados, por un lado, buscan el aval científico, pero de la incertidumbre misma surgen, por otro lado, saberes expertos y contra-expertos que ponen en entredicho la frontera entre “lo técnico” y “lo social” y, por ende, el poder del conocimiento científico para responder a ciertos interrogantes. Desde la perspectiva de los autores, se establece una dialéctica entre la investigación científico-técnica y la reconfiguración de la accióncolectiva.Eneseprocesodialécticosejuegantantoelavalsocialcomoel aval científico, y los documentales se constituyen en verdaderas herramientas no solo para reforzar la inscripción y traducción de un determinado punto de vista, sino también para convencer a un público más amplio. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 10 de 130
  11. 11. 252 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 La necesidad de dramatización del problema en términos simbólicos cobra así sentido si pensamos en el despliegue de estrategias de sensibilización, que de otra forma no encuentran carril por otras vías comunicacionales mucho menos accesibles. Así, podría pensarse que los audiovisuales documentales ambientales y sus dispositivos de difusión son una estrategia de sensibilización, pero también podrían pensarse como intentos de “clausura discursiva” en medio de la discusión inherente a los conflictos ambientales (Hajer, 1995: 23). La clave aquí es la llegada a un público más amplio y, eventualmente, a un espacio en las agendas gubernamentales. Dado que el acceso a los medios de comunicación masivos, históricamente se ha encontrado altamente monopolizado por los grupos sociales dominantes, las producciones audiovisuales documentales (en especial las que se realizan en formato video), surgen como herramientas alternativas de intervención política (Sel, 2007), con recursos tecnológicos relativamente accesibles y de bajo costo. Conbaseenlasconsideracionesteóricashastaaquítrabajadas,acontinuación se realiza un análisis donde se tendrán en cuenta las construcciones discursivas y la producción de imágenes y sonidos presentados en los relatos de cada una de las dos producciones académicas documentales elegidas como casos de estudio. Al mismo tiempo, para completar dicho análisis, se intentará dar cuenta de los recursos utilizados y las modalidades que asumen cada uno de los audiovisuales mencionados. Resultados:análisisdelosaudiovisualesdocumentalesambientales Hasta aquí, repasamos las principales herramientas teóricas para poder abordar las siguientes preguntas: ¿Cuáles son los discursos que podemos identificar en cada uno de los audiovisuales ambientales producidos y difundidos en el ámbito universitario-académico? ¿Qué diferencias existen entre ellos? ¿Cuáles son las imágenes y sonidos producidos socialmente en relación con esos discursos? ¿Con qué recursos o bajo qué modalidades se producen y circulan los audiovisuales? ¿Con qué otros actores sociales se producen? Recordemos que las producciones audiovisuales elegidas como casos de estudio son: “Pueblos fumigados.cba ¿Otro archivo en la legislatura?” (en adelante PF) y“Atravesando el río. Una orilla escondida”(en adelante AER). En primer lugar, podemos observar que ambas producciones académicas utilizan el formato de video corto documental, realizadas en los ámbitos de las dos universidades públicas argentinas más grandes: la Universidad de Córdoba (en el caso de PF) y la Universidad de Buenos Aires (en el de AER). En ese sentido, los videos funcionaron como una herramienta de difusión www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 11 de 130
  12. 12. 253El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 ideada y realizada de manera colectiva entre la comunidad universitaria y las organizaciones sociales. PF fue realizado sin financiamiento por estudiantes y licenciados en ciencias de la información, como producto para el programa“Universidad Abierta”del Instituto de Investigación y Formación en Administración de la universidad cordobesa, y con el objetivo de hacer visibles las acciones del Colectivo Paren de Fumigar Córdoba, en clara referencia a los problemas originados por la fumigación con agrotóxicos. Por el contrario, AER sí contó con financiamiento externo de parte Provention Consortium (Flacso Costa Rica/ Universidad de Wisconsin), en el marco de una convocatoria a jóvenes investigadores para proyectos de investigación- acción orientados a la reducción de riesgos ambientales. Así, el proyecto que dio origen a AER se llamó: “La degradación ambiental en el sur del Área Metropolitana de Buenos Aires y la diversidad de sus amenazas. Intercambio de experiencias de organización para la reducción del riesgo a través del lenguaje audiovisual”. Integrantes del Grupo de Estudios Ambientales del Área de Estudios Urbanos (Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires) son los autores de esta producción audiovisual realizada entre los años 2007-2009, junto a la Asamblea de Wilde, el Foro Regional en Defensa del Río de La Plata, la Salud y el Medio Ambiente y las Madres de las Torres. Estos últimos alertaron sobre la situación de emergencia ambiental del área y plantearon demandas para desarrollar estrategias en la comunicación y gestión del riesgo. De esa forma, AER pretendió constituirse en una herramienta de producción de conocimiento, tanto en términos de denuncia y concientización, como de transferencia y de apropiación de los distintos saberes expertos y contraexpertos. Asimismo, en ambas producciones se podrá verificar también que los realizadores adoptaron el punto de vista de las organizaciones de base que luchan por la justicia ambiental. La “defensa de la vida” está presente en cada uno de los argumentos y los protagonistas son los agrupamientos de “autoconvocados”; es decir, colectivos territoriales organizados en asamblea. También predominan imágenes de las consignas inscriptas en las banderas utilizadas en las movilizaciones. (Ver cuadro: Conflictos, discursos, imágenes, sonidos y modalidades documentales según cada producción audiovisual académica). En el caso de PF vemos flamear la“whipala”(bandera colorida a cuadros que representa a los pueblos originarios) sobre las plantaciones de soja, a la vez que se observan banderas utilizadas en las distintas movilizaciones con la inscripción“Paren de Fumigar”. No obstante, la diferencia más importante de www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 12 de 130
  13. 13. 254 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 PF con respecto a AER es que el punto de vista del realizador se identifica por completo con el de las organizaciones de base, debido a que el realizador forma parte del Colectivo Paren de Fumigar. En ambas también existen relatos de grupos de madres (las “Madres de las Torres de Wilde”en AER y las“Madres de Ituzaingó”en PF), como parte de un discurso de justicia ambiental“contra-experto”representado en los“intereses prácticos de género”(Molyneux, 1985: 232). Otra de las coincidencias es que los realizadores eligieron como recurso las entrevistas a personas directamente afectadas, pero también optaron por entrevistar a aquellas personas (médicos, biólogos, ingenieros, cientistas sociales) que representan las voces autorizadas científicamente como para poder cuestionar los discursos dominantes. En el caso de PF, el discurso dominante que intenta refutarse es más bien cercano a la mirada standard correspondiente al sector de los “agro-negocios”, mientras que en AER se intenta rebatir el discurso modernizador ecológico que sostiene que es posible el control de los efluentes líquidos y gaseosos emanados de un relleno sanitario correctamente gestionado (en el caso de AER). Con respecto a la musicalización, en PF poco después del comienzo suena una canción instrumental llamada “El camino” –compuesta por el Chango Spasiuk, un músico de folklore argentino reconocido-. También suena una canción llamada “La chamarrita ambientalista” de Dani Abraham. La “chamarrita”es un estilo musical folclórico típico del litoral argentino. El caso de AER se diferencia por el estilo urbano de la musicalización elegida: la canción principal (“Río”) pertenece a un grupo de rock colombiano (Aterciopelados). La misma habla de la necesidad de saneamiento del río Bogotá, en la ciudad capital colombiana. Parte de la letra dice: “Vienen las aguas del río, corriendo, cantando. Por la ciudad van soñando, ser limpias, ser claras…” En PF se utilizaron fuentes periodísticas de la prensa local como otro de los recursos de construcción de verdad a través de las imágenes, mientras que en AER se utilizaron también imágenes de los medios gráficos nacionales. Esta diferencia con respecto a la prensa también nos habla de los distintos niveles de repercusión mediática de los casos y de las escalas de cada uno de los conflictos. Por último, cabe diferenciar las modalidades adoptadas por cada audiovisual o video documental (ver cuadro). www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 13 de 130
  14. 14. 255El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 Cuadro: Conflictos, discursos, imágenes, sonidos y modalidades documentales según cada producción audiovisual académica Pueblos Fumigados (Provincia de Córdoba) Atravesando el río (Provincia de Buenos Aires) Conflicto ambiental Controversia generada por las fumigaciones con agrotóxicos en diferentes localidades de la provincia. Controversia generada en torno a la desafectación de un relleno sanitario en la localidad deWilde (Avellaneda). Realizadores Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública programa Universidad Abierta de la Universidad Nacional de Córdoba. Los realizadores académicos manifiestan integrar el“Colectivo Paren de Fumigar”, conformado por las siguientes organizaciones representadas en el: GrupoVoz Ciudadana Semillas del sur, Cooperativa de trabajo La Minga (Oncativo). Así como una bióloga, una politóloga (Universidad de Córdoba), un ingeniero agrónomo y una médica pediatra y concejal. Grupo de Estudios Ambientales del Área de Estudios Urbanos del Instituto de Investigaciones “Gino Germani”. Facultad de Ciencias Sociales. UBA. Colaboradores Las Madres de Ituzaingó. La“Asamblea de vecinos autoconvocados afectados por el CEAMSE”. Colectivo integrado por las siguientes organizaciones representadas en el video: Asamblea de Wilde, Bernal, Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente, y las Madres de las Torres de Wilde. Discursos, relatos • Relatos de madres de niños afectados por las fumigaciones: “las madres de Ituzaingó”. (Daño consumado) • Relatos de expertos que investigan la problemática en la Universidad de Córdoba: cientistas sociales, biólogos, ingenieros, médicos. • Se oponen a los actores económicos que obtienen una mayor rentabilidad a partir del uso de agrotóxicos y que justifican su posición respecto a lo que supuestamente aportan en cuanto a eficiencia y crecimiento económico del país (“mirada standard”). • Se oponen a las corporaciones que proponen un desarrollo sustentable a partir del ejercicio de algunos controles para prevenir las consecuencias que genera el exceso de uso de agrotóxicos (“discurso de la modernización ecológica”). • Relatos de madres de niños afectados por un incendio en el relleno sanitario:“las madres de lasTorres deWilde”. (Daño consumado) • Relatos de expertos de distintas universidades que investigan la problemática: la UBA y la Universidad de La Plata: un químico, cientistas sociales. • La Asamblea de vecinos afectados se opone a los actores económicos como el CEAMSE y la empresa concesionariaTechint, pero también a las autoridades locales, cuyo discurso modernizador ecológico es claro a partir de la protesta. • Las madres de lasTorres rompen luego con la Asamblea de vecinos autoconvocados afectados y asumen la posición del CEAMSE, del municipio y deTechint luego del cierre del relleno sanitario. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 14 de 130
  15. 15. 256 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 Pueblos Fumigados (Provincia de Córdoba) Atravesando el río (Provincia de Buenos Aires) Imágenes • Imágenes de banderas con consignas como“Paren de fumigar”. • Imágenes de la bandera“whipala”. • Imágenes del Colectivo“Paren de fumigar”reunido en asamblea. • Imágenes de la repercusión del caso en la prensa local. • Imágenes de banderas con consignas“No al CEAMSE, asesinos”.“Olores que matan vienen del CEAMSE”. • Imágenes de la asamblea de vecinos autoconvocados contra el CEAMSE. • Imágenes de la repercusión del caso en la prensa local y nacional. • Imágenes del relleno en funcionamiento y del relleno desafectado (planta desgasificadora y de tratamiento de líquido lixiviado). • Imágenes de los recorridos por las zonas del relleno afectadas. Sonidos • Musicalización con ritmos del folklore argentino (Chango Spasiuk, Dani Abraham). • Musicalización con un ritmo urbano como es el rock (Aterciopelados de Bogotá, Colombia). Modalidades documentales • Es el documental más claramente expositivo, aunque no haya voz en off: • Ofrece el relato de un único punto de vista por medio de las entrevistas (modalidad expositiva). • Si bien la realizadora en este caso es parte del colectivo protagonista, no aparece nunca en los planos (documental observacional). • La verdad es aparentemente construida a partir de los relatos, no obstante es anterior al documental (modalidad expositiva). • Es expositivo y participativo a la vez: • La investigadora social entrevistada (coordinadora del Grupo de Estudios Ambientales, quienes a su vez son los realizadores) concentra las principales argumentaciones de la narrativa (modalidad expositiva). Pero el documental se da en el marco de un proyecto de investigación acción (modalidad participativa). • Aparece el realizador en la pantalla como si estuviera entrando en un ámbito social desconocido (modalidad participativa). • La verdad se va construyendo aparentemente con cada relato y recorrido, pero opera cierta construcción de verdad previa como producto de la investigación anterior al documental (modalidades expositiva, participativa y observacional). • Ofrece relatos de varios puntos de vista aunque con el predominio de uno solo (documental expositivo). www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 15 de 130
  16. 16. 257El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 Conclusiones Se puede ver cómo cada producción audiovisual documental académica se involucra de diferente manera con los movimientos y organizaciones que reclaman justicia ambiental, y se posicionan de una u otra forma respecto a cada conflicto que abordan en sus producciones. Los puntos de vista de los directores/investigadoresdelasproduccionesbajoanálisis,sinduda,adoptan laposturaenapoyodeladefensadelavida,enoposiciónalamiradastandard y contra los argumentos de la perspectiva de la modernización ecológica. Tal comosepudoobservar,enunadelasproduccioneslaidentificacióndelpunto de vista coincide en su totalidad con el de las organizaciones involucradas en el conflicto, en la medida en que no existe distinción entre el realizador y los protagonistas. Mientras que en la otra producción bajo análisis, se deja entrever el recorrido de un trabajo de investigación académica que incluye el punto de vista de diferentes actores involucrados en la problemática. Sin duda, todos esos aspectos repercutieron en la modalidad discursiva documental que finalmente adoptaron cada una de las producciones audiovisuales, tal como se observa en el cuadro anterior. Si bien se puede decir que en los dos casos se encontraron algunos rasgos más o menos predominantemente expositivos, también es un hecho que ambos utilizan algunos recursos de las formas observacionales y una de ellas esboza algunos recursos de la forma participativa. Lo cierto es que ambas piezas hablan de una tendencia a la proliferación de las producciones “ambientales” como tipos especiales de registros documentales, perosobretodocomoformasdedivulgaciónalternativasenelámbitocientífico- académico, en asociación con organizaciones sociales que demandan una mayor visibilización en su reclamo de justicia ambiental.También muestran que las ciencias sociales no escapan al proceso que llamamos de“audiovisualización” de las sociedades contemporáneas. En dicho proceso, las herramientas audiovisualessondispositivosdeimagen-esdecirdispositivosestéticos(Dubois, 2011: 41)- que surgen como una nueva opción relativamente válida para investigar y comunicar el conocimiento construido (Heras Monner Sans y Miano, 2012). Sin embargo, lamentablemente, no podemos decir que actualmente se trate de un dispositivo ponderado en pie de igualdad si lo comparamos con otros dispositivos de producción y difusión más tradicionalmente usados por la comunidad científica. Al menos no es así en nuestro país. Es por esta misma razón que se concluye con gusto este trabajo con una cita de dos cientistas sociales que tienen como horizonte una metodología cualitativa audiovisual: “…unenfoquereflexivoycualitativoqueincorporaimagenysonido en la investigación social se nutre de campos del conocimiento tan alejadosdelacienciaensentidoestrictocomoelarteylaliteratura, www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 16 de 130
  17. 17. 258 Fernández, Soledad Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 que han demostrado que las formas narrativas y visuales plantean sugerentes vías de aproximación a lo real (es decir “metodologías”) que contribuyen a la inteligibilidad de lo humano y lo social” (Baer y Schnettler, 2008, p. 14). Referencias bibliográficas • ALONSO, A. y COSTA, Valeriano (2002). Por uma Sociología dos conflitos ambientais no Brasil. En ALIMONDA, H. (comp.), Ecología política, naturaleza, sociedad y utopía. Buenos Aires: CLACSO-ASDI-FAPERJ, 55- 65. • AZUELA,  Antonio y MUSSETTA,  Paula (2008). Algo  más  que  ambiente.  Conflictos  sociales  en  tres  áreas  naturales protegidas de México. Revista de Ciencias Sociales. Primavera. Universidad Nacional de Quilmes, Argentina, 1(16) ,13-40. • BAER, Alejandro & SCHNETTLER, Bernt (2008). Hacia una metodología cualitativa audiovisual. El video como instrumento de investigación social. En MERLINO, A. (ed.) Investigación cualitativa en ciencias sociales: temas y problemas, Buenos Aires: Thompson Learning, 149 – 173. • BEBBINGTON,  A.  (2009, Sept.).  Actores  y  ambientalismos:  conflictos  socio‐ ambientales  en  Perú. Íconos. Revista de Ciencias Sociales. Quito. (35), 117-128. • BROWN, Phil (1993). Popular Epidemiology and Toxic Waste Contamination: Lay and ProfessionalWays of Knowing. JournalofHealthandSocialBehavior, 33, 267-281. • CALLON, Michel, LASCOUMES, Pierre, BARTHE, Y (2001). Agir dans un monde incertain. Essai sur la démocratie technique. Paris: Seuil.  • CARRUTHERS, David (2008). Environmental Justice in Latin America: Problems, Promise, and Practice. Cambridge and London: The MIT Press. • CEFAÏ,  David  (2007).  Pourquoi se mobiliseton? Les théories de l´action collective. Paris: La Découverte‐Mauss. • COCK A. (2006). Retórica en el documental: propuesta para el análisis de los principales elementos retóricos del cine de no-ficción [Trabajo de investigación no publicado] Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona. • DUBOIS, Phillipe (2011). Cinema et Art contemporain: vers un cinema d’exposition? De la migration d’un dispositif. Paris: Université Sorbonne Nouvelle Paris 3. • HAJER,Marteen(1995).ThePoliticsofEnvironmentalDiscourse.Oxford:OxfordUniversity • HANNIGAN, J. (1995). Environmental Sociology. London and New York: Routledge. • HARVEY, David (1996). Justice, nature, and the geography of difference. Oxford: Blackwell. • _________ (2003). The New Imperialism. Oxford University Press.  • HERAS MONNER SANS, Ana I. & MIANO, Amalia.  (2012), “El lenguaje audiovisual en la investigación social y la comunicación pública del conocimiento”, Revista Ciencia, Política y Sociedad. [En línea], 1, 1, PP.- 18-40. URL: http://www.revistacps.org/wp- content/uploads/2012/04/02-El-lenguaje-audiovisual-en-la-investigación-social-y- la-comunicación-pública.pdf • LEZAMA, José L. (2004). La construcción social y política del medio ambiente. México: El Colegio de México. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 17 de 130
  18. 18. 259El discurso de la justicia ambiental en la producción audiovisual Teuken Bidikay Nº 05 (Medellín, Colombia) Enero - Diciembre 2014. ISSN 2215-8405. Pp. 243-259 • LITVINOFF Diego (2011a). Disrupción social y emergencia del documental. En Marrone, I. y Moyano Walker, M. (ed.) Disrupción social y boom documental cinematográfico: Argentina en los años 60 y 90. Buenos Aires: Biblos. • ________________ (2011b). El documental como discurso de verdad: una indagación política. En Marrone, I. y Moyano Walker, M. (ed.) Disrupción social y boom documental cinematográfico:Argentinaenlosaños60y90.Buenos Aires: Biblos. • LOPES,  J. (2006).  Sobre processos de “ambientalização” dos conflitos e sobre dilemas da participação. Horizontes Antropologicos, 12, (25) ,31-64 • MARTÍNEZ  ALIER,  Joan (2001). Justicia  ambiental,  sustentabilidad  y  valoración.  RevistaEcologíaPolítica. 2001. [en línea]. 103/133.http://biblioteca.hegoa. ehu.es/system/ebooks/10548/original/Justicia_Ambiental__Sustentabilidad_y_ Valoracion.pdf. • MELÉ, Patrice  (2003). Introduction:  Conflits, territoires  et action publique.  En:  Melé, P., Larrue,  C.,  Rosemberg,  M.  Conflits et Territoires. Tours, Maison des Sciences de L`Home: Presses Universitaires François Rabelais, 13-32. • MERLINSKY, Gabriela (2013). Políticas, derechos y justicia ambiental. El conflicto del Riachuelo, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica. • MEADOWS, D.H., MEADOWS, D.L., RANDERS, J. and BEHRENS III, W. (1972) The limits of Growth: a Report for the Club of Rome’s Project on the Predicament of Mankind. New York: Universe Books. • MOLLE, F. (2008). Nirvana concepts, narratives and policy models: Insight from the water sector. Water Alternatives 1(1), 131-156. • MOLYNEUX, M. (1985). Mobilization without emancipation? Women’s interests, the state and revolution in Nicaragua. Feminist Studies 11 (2), 230-35. • NICHOLS, Bill (1997). La representación de la realidad. Cuestiones y conceptos sobre el documental. Barcelona: Paidós. • REBORATTI, Carlos (2008). Environmental Conflict end Environmental Justice in Argentina. In Carruthers D. (ed.), Environmental Justice in Latin America: Problems, Promise, and Practice. Cambridge and London: The MIT Press, 101-117. • SEL, Susana (2007). Cine y fotografía como intervención política. Buenos Aires: UBA- Museo del Cine-Ed. Prometeo. Referencias videográficas • FERNÁNDEZ, Lucía (Productora). “Pueblos_fumigados.cba ¿Otro archivo en la legislatura?” Realizadores: “Colectivo Paren de Fumigar Córdoba” - Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública - programa Universidad Abierta. Universidad Nacional de Córdoba. Video cortometraje. Año 2010. Duración: 24’. [en línea] <https://www.youtube.com/watch?v=cjjPPI2D6e4 >. • FERNÁNDEZ BOUZO, Soledad. (Dirección) “Atravesando el río… Una Orilla escondida. Agua, contaminación y saneamiento ambiental en la cuenca Matanza Riachuelo”. Realización:SoledadFernándezBouzo,SheilaCasamiquela,MatíasAizcorbeyAlejandra Gil. Grupo de Estudios Ambientales- Instituto de Investigaciones Gino Germani- Facultad de Ciencias Sociales- Universidad de Buenos Aires. Video cortometraje. Año 2009. Duración: 20’. [en línea] <http://www.atravesandoelrio.com.ar>. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 18 de 130
  19. 19. Reflexión •etodológlca J prictlca profeslonat. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 19 de 130
  20. 20. , TECNICAS CUALITATIVAS DE INVESTIGACIÓN SOCIAL. REFLEXIÓN METODOLÓGICA Y PRÁCTICA PROFESIONAL Miguel S. Valles www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 20 de 130
  21. 21. cultura Libre Primera reimpresión: octubre 1999 Reservados todos los derechos. Está prohibido, bajo las sanciones penales y el resarcimiento civil previstos en las leyes, reproducir, registrar o transmitir esta publica~ ción, íntegra o parcialmente por cualquier sistema de recuperación y por cualquier medio, sea mecánico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o por cualquier otro, sin la autorización previa por escrito de Editorial Síntesis, S.A. <!)Miguel S. Valles Martfnez <!) EDITORIAL SfNTESIS, S.A. Vallehennoso, 34-28015 Madrid Teléfono (91) 593 20 98 http://www.sintesis.com Depósito legal: M. 24.389-1999 ISBN: 84-7738-449-5 Impreso en España - Printed in Spain www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 21 de 130
  22. 22. 4 LA INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL: TÉCNICAS DE LECTURA Y DOCUMENTACIÓN En la sección 3.2.3 del capítulo anterior se lían avanzado algunas consideraciones sobre la estrategia basada en la documentación. El uso de información disponible (cualquiera sea su carácter documental: numérico o no numérico, elaborado o en bru- to) constituye un paso obligado en la investigación social en general. La revisión de la literatura (que supone estar al día de lo publicado sobre el tema que se pretende investigar) y la utilización de las estadísticas existentes (las publica- das por el INE, por ejemplo), son tareas siempre presentes en la realización de estu- dios cuantitativos y cualitativos. Sin embargo, no se agotan ahí las posibilidades de la investigación documental. De hecho, la expresión más característica de esta opción metodológica se encuentra en los trabajos basados en documentos recogidos en archi- vos (oficiales o privados); documentos de todo tipo, cuya elaboración y superviven- cia (depósito) no ha estado presidida, necesariamente, por objetivos de investigación social. Las páginas de este capítulo se dedicarán a ofrecer una primera aproximación a este campo abierto de la investigación documental, prestando atención a los docu- mentos más netamente cualitativos (los no numéricos). La reflexión metodológica se ilustra con ejemplos tomados de estudios realizados, en su mayoría, por sociólogos españoles. 4.1. La dimensión histórico-cultural de los problemas que plantean Jos investigadores sociales ( Antes de abordar los pormenores de cómo definir y clasificar los documyntos sus- ceptibles de constituir la materia prima (principal o complementaria) de posibles investigaciones, conviene tomar notá de la importancia de esta estrategia metodoló- www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 22 de 130
  23. 23. 11O Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social gica denominada documentación (y no observación o conversación) en el oficio de sociólogo y oficios afines. Dicho de otro modo: ¿por qué preocuparse de un material que nos hace volver la mirada al tiempo pasado, y pisar terreno de nuestros vecinos los historiadores?; ¿por qué distraer la atención de los problemas sociales del momen- to presente, o de su anticipación? Una respuesta erudita (pero incompleta) se encuentra en los autores que recuer- dan el entronque sociológico de la investigación documental, aludiendo a su uso por parte de los principales fundadores de la disciplina. Así, Macdonald y Tipton (1993: 187) señalan: ;;: "La investigación documental fue una herramienta de investigación importante de los fundadores de la disciplina sociológica: Marx fue un usuario diligente de las estadísticas del Gobierno y de los informes de la Administración conocidos como 'Libros Azules'; el famoso trabajo de Durkheim El Suicidio... se basó en el estudio de estadíticas oficiales y en informes no publicados sobre suicidios archivados por el Minis- terio de Justicia; y la carrera de Weber en la sociología·comenzó realmente con sus estudios del Hamburg Stock Exchange y del 'problema campesino' en la Alemania oriental... estudios documentales básicamente." Una contestación más certera a las preguntas formuladas más arriba puede leer- se en el capítulo que Milis (1961) dedica a los "Usos de la historia", en su conocida obra La imaginación sociológica. Son varias las razones que da el sociólogo de Colum- bia a los investigadores sociales para que hagan uso de los materiales de la historia: 1) "La ciencia social trata de problemas de biografía, historia y de sus intersec- ciones dentro de estructuras sociales(...) Sin el uso de la historia y sin un sen- tido histórico de las materias psicológicas, el investigador social no puede enun- ciar adecuadamente los tipos de problemas que deben ser ahora los puntos de orientación de sus estudios" (1961: 157). 2) "Necesitamos la variedad que proporciona la historia... para formular adecua- damente preguntas sociológicas, y mucho más para contestarlas" (1961: 160). 3) "Los estudios a-históricos tienden por lo general a ser estudios estáticos, o a muy corto plazo, de ambientes limitados. No puede esperarse otra cosa, por- que conocemos más fácilmente las grandes estructuras cuando cambian, y pro- bablemente llegamos a conocer esos cambios únicamente cuando ensancha- mos nuestra visión hasta abarcar un período histórico suficiente" (1961: 162). 4) "Que el conocimiento de la historia de una sociedad es indispensable muchas veces para comprenderla, resulta absolutamente claro atodo economista, o estudioso de la ciencia política, o sociólogo, cuando deja su avanzada nación industrial para examinar las instituciones de una estructura social diferente, en el Medio Oriente, en Asia, en África" (1961: 163). 5) "El estudios comparativo y el estudio histórico están profundamente entrela- zados(...) el punto de vista histórico conduce al estudio comparativo de las www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 23 de 130
  24. 24. 112 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social !arios del Ayuntamiento de Madrid, Cea D'Ancona y Valles (1993) llevaron a cabo el trabajo titulado "Estudio sociológico de los socios de centros municipales de la ter- cera edad. Análisis evaluativo del servicio: clientela, satisfacción de los usuarios y demandas latentes". Merece señalarse, en primer lugar, el uso de materiales documentales que hicie- ron estos investigadores en la fase de preparación del proyecto. Concretamente: a) La Constitución española de 1978, documento histórico aún vigente. b) El documento publicado y firmado por el Area de Servicios Sociales (1989): Las necesidades sociales en el municipio de Madrid. e) El documento, no publicado, del Área de Servicios Sociales (1990a): Necesi- dades de servicios sociales para la tercera edad en el municipio de Madrid. d) El documento, no publicado, del Área de Servicios Sociales (1990b): Progra- ma de Atención a la Tercera Edad. La utilización de estas cuatro fuentes documentales se plasmó en la Introducción del proyecto, donde el propósito de los autores era razonar sobre el interés y oportu- nidad del tema a investigar. Veamos de qué manera: "La intervención desde los Servicios Sociales Municipales en el sector de la Ter- cera Edad, tiene raíces en un mandato constitucional preciso: Art. 50 'Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos duarante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promo~ verán su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus pro- blemas especfficos de salud, vivienda, cultura y ocio.' Se crea así el compromiso, por parte del Estado, de dar satisfacción a las nece- sidades de los ciudadanos en el último tramo de la vida, a quienes reconoce unos detenminados derechos sociales. Para hacer operativos los preceptos legales en la planificación, programación y evaluación del trabajo social, se han elaborado tipologías de necesidades sociales desde las administraciones autonómicas y municipales, con el propósito de cubrir necesidades específicas mediante prestaciones concretas. Asi, el Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid (1989) elaboró un esquema jerárquico de necesidades sociales (por analogía con el modelo de jerar- quía de necesidades de Maslow), en el que diferencia: www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 24 de 130
  25. 25. Capitulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 113 - Necesidades primarias o de 'mfnimo vital' {alimentación, vestido y alojamiento). - Necesidades secundarias o de 'autonomía personal' {imposibilidad física o psíquica). · - Necesidades terciarias, de 'convivencia o de relación social'. Esta última categoría de necesidades, en la que se centran los esfuerzos de las sociedades avanzadas {aquellas con proporciones cada vez mayores de población anciana, que alcanzan esta etapa vital en mejores condiciones respecto al 'mfnimo vital' y la 'autonomfa personal' referidos), constituye un campo abierto a la investiga- ción social y a su aplicación mediante los Servicios Sociales. La existencia de centros de tercera edad {'clubs y hogares de ancianos') viene respondiendo parcialmente, desde hace bastante tiempo, a este tipo de necesidades de relación social y ocio. Sin embargo, los niveles de cobertura de esta forma de equi- pamiento social, en una gran ciudad como Madrid, apenas alcanzan al 23% de la población mayor de 64 años {Área de Servicios Sociales, 1990a). Indicando este por- centaje un nivel cuantitativo de cobertura {socios/pob. 65 y+) que nada dice sobre el uso efectivo y diferencial del centro o de sus diversas actividades y/o servicios, por parte de los distintos grupos sociales de ancianos. Con todo, el mantenimiento de los niveles de cobertura actuales representa todo un reto, dado el progresivo envejecimiento de la pirámide demográfica madrileña; y ello constituye uno de los objetivos recogidos en el Programa de Atención a la Ter- cera Edad, 1990 del Área de Servicios Sociales. Además del fomento de la asisten- cia regular y de la participación en la gestión de las actividades del centro por parte de los socios. El interés y la oportunidad de plantear un estudio centrado en una clase de nece- sidades sociales concreta y en un determinado servicio/equipamiento social y clien- tela, se enmarca dentro de las directrices del programa municipal mencionado, pero también en la tendencia de investigación evaluativa de los servicios sociales". Entre los objetivos específicos que se plantearon en el proyecto, para concretar el tema de investigación, destacaba el siguiente: análisis de la demanda potencial y de los niveles cuantitativo-cualitativos de cobertura actual de la necesidad social investi- gada, en Madrid municipio frente a otras grandes ciudades españolas. Este objetivo, según la letra del proyecto, se materializaría en una labor de docu- mentación y síntesis a partir, sobre todo, de los informes técnicos realizados desde los departamentos de servicios sociales de distintos ayuntamientos. Se trataba, por tan- to, de un objetivo alcanzable mediante la mera consulta de fuentes documentales, con el fin de contextualizar el caso madrileño en el entorno de las experiencias de otras entidades municipales. El fruto de esta labor investigadora (documental) se recogió en la presentación escri- ta del estudio de Cea y Valles (1993), dando cuerpo al primer capítulo del informe final. Dicho capítulo, titulado "Los centros de tercera edad en España", transmitía ya uno de www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 25 de 130
  26. 26. 114 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social los principales resultados del estudio: que los problemas de los Centros Municipales de Tercera Edad (CMTE) de Madrid no podían entenderse sin la referencia a este con- texto más amplio. El mencionado capítulo se organizó en tres apartados: 1) Génesis y evolución del modelo de centro de tercera edad. 2) Configuración estatutaria de los centros de tercera edad: el Estatuto Básico de los Centros de Tercera Edad del INSERSO y los Estatutos de los Centros de Ter- cera Edad del Ayuntamiento de Madrid. 3) La realidad de los centros de tercera edad y su configuración futura. Los apartados primero y tercero ilustran, a las claras, la dimensión histórica, cultu- ral y comparativa que los investigadores sociales plantearon en el problema que tenían entre manos. Por ello, y dado que el informe no ha sido publicado, se reproduce a modo de ilustración la redacción definitiva de los puntos 1 y 3. 1. Génesis y evolución del modelo de centro de Tercera Edad Para comprender la realidad actual de los Centros Municipales de Tercera Edad (CMTE), creados y sostenidos por el Ayuntamiento de Madrid (tal como rezan sus Estatutos), resulta conveniente refrescar la memoria de la historia reciente de este equipamiento en España. El trabajo realizado por M• José Ballestín, sobre la Evolución histórica de los hoga- res de tercera edad (1987} y su transferencia a la Generalitat Valenciana en 1985, constituye un documento valioso con el que aplicar en parte uno de los métodos de la investigación social (el método histórico) al objeto de estudio que nos ocupa. Sin un mínimo de perspectiva histórica, o mejor, sin la consideración de que los centros de tercera edad actuales no son sino un producto histórico en buena medida, el análisis sociológico de los mismos corre el riesgo de pasar por alto un elemento heurístico de primer orden. Del texto de Ballestín interesa destacar aquí algunas claves sobre la génesis y evolución de los actuales Hogares del INSERSO, prototipo de equipamiento de día (i. e., no residencial} que por sus servicios y prestaciones presentan un mejor acon- dicionamiento que los llamados Clubs y los Comedores. A través de esta recons- trucción histórica y de los puntos de vista recogidos en otros documentos elaborados por los departamentos de Servicios Sociales de otras autonomías, presentamos el proceso de definición y redefinición (evolución) de este equipamiento. De esta mane- ra, los datos que luego se ofrezcan relativos a los CMTE del Ayuntamiento de Madrid contarán con un contexto interpretativo de referencia. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 26 de 130
  27. 27. Capítulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 115 La fecha de 1969, año del primer Plan Gerontológico Nacional, resulta ser el ini- cio de la aparición y difusión por el territorio español de los Hogares del Pensionista. La dependencia administrativa de estos primeros centros corresponde al Servicio de Asistencia a Ancianos adscrito a las Mutualidades Laborales. Además de los servi- cios benéfico-asistenciales a sus pensionistas, estos centros ofrecen un tipo de orga- nización del tiempo libre a sus socios que conformará la imagen de este equipamiento que ha llegado a nuestros días. Se trata de los juegos de cartas para los hombres y de los "cursillos de manualidades (llamados de terapia ocupacional) para las muje- res". Como señala Ballestín: "Incluso la propia estructura física de los Centros obedece a esta idea de Hogar: la sala más amplia llena de mesas para jugar a las cartas, una pequeña para la televisión y la más reducida y apartada que anuncia Sala de Señoras o Sala de terapia. En esta idea de Hogares apenas se habla de otras actividades que no sean las mencionadas. No se habla de cultura y mucho menos de la iniciativa y la participación del propio pensionista. Además se institucionalizan unas fechas, que anualmente se celebran en gran- des fiestas, bailes y meriendas, en ocasiones con gran solemnidad, y a las que sue- len acudir personalidades locales y provinciales: son las llamadas Semana de Home- naje a Nuestros Mayores (Reguladas por la Circular de la Dirección General de la Seguridad Social9f71 de 17 de diciembre)." Aunque el Trabajador Social (Asistente Social) está presente en los primitivos Hoga- res del Pensionista, sus funciones no se regulan oficialmente hasta 1979, y de ahí la dificultad para realizar "un planteamiento profesional que se alejase mucho de la fun- ción benéfico-asistencial y recreativa que estos (Centros) tenían asignada". A partir de las primeras elecciones democráticas se abre una "nueva etapa" en la evolución de los Hogares. La creación deiiNSERSO (1979), y la Orden Ministerial (de 19 de febrero de 1981) por la que se establece la elección democrática de las Juntas de Gobierno en los Centros de Tercera Edad marcan el comienzo de este nue- vo período. Sin embargo, la participación en estas elecciones fue muy baja (5%), ''y con ellas accedieron al gobierno de los Centros grupos de socios asiduos con un nivel cultural muy bajo, un afán de notoriedad importante y un deseo de participar pero no para cambiar el Hogar mejorándolo, sino para dejarlo como está, con una diferencia notable: organizarlo todo ellos, puesto que ya tienen competencias para ello". "Tampoco ahora cabe hablar de apertura del Centro, de participación directa del socio, cultura,... Por el contrario, con capacidad de disponer a su gusto del presu- puesto asignado, se utiliza éste para dar mayor impulso a las Fiestas Semana Home- naje, meriendas, bailes, juegos de cartas, etc." La última etapa en el recorrido histórico expuesto por Ballestín coincide con la trans- ferencia de los Centros a algunas Comunidades Autónomas. En el caso de la Genera- lita! Valenciana, que describe esta autora, el 8 de marzo de 1985 tiene lugar el inicio de la gestión transferida: un período reorganizativo que arroja un primer saldo en la aprobación del Estatuto de Centros de Tercera Edad de la Comunidad Valenciana (Orden de 29 de junio de 1987 de la Conselleria de Treball i Seguretat Social). Dos años antes se había aprobado el actual Estatuto Básico de los Centros de la Tercera Edad del Instituto Nacional de Servicios Sociales de la Seguridad Social, www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 27 de 130
  28. 28. 116 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social (Orden de 16 de mayo de 1985), que sirve de modelo al valenciano. La propia orden ministerial prevé que pueda tomarse dicho Estatuto "como modelo, o al menos referen- cia para los dependientes de otras instituciones públicas y privadas". En cambio, los actuales Estatutos de los CMTE del Ayuntamiento de Madrid se redactan con un mes de antelación (abril de 1985) y, por tanto, no tienen el modelo del Estatuto deiiNSERSO como referencia, pero sí cuentan con el modelo real de los Hogares del Pensionista que llevaban funcionando con antelación. ********* 3. La realidad actual de los centros de Tercera Edad y su configuración futura Como se ha visto en el primer apartado, los hogares y clubs de la tercera edad han experimentado, desde su creación, todo un proceso de transformación tanto en su organización como en su concepción. Los Estatutos actuales registran la etapa presente de la evolución aludida. Pero en ellos no se refleja toda la variedad de situa- ciones que puede observarse en la realidad. A este respecto, tras la denominación genérica de centros de tercera edad se agrupan, cuando menos, dos tipos de equi- pamientos: uno, los llamados Clubs (con una dotación reducida, normalmente, al espacio de una sala o salón y al servicio de cafetería); y otro, los conocidos Hogares (mejor dotados tanto en medios humanos y materiales, como por sus servicios y acti- vidades). El Ayuntamiento de Barcelona, en su programación de Servicios Sociales para la Tercera Edad distingue los centros residenciales de los centros diurnos, diferen- ciando en estos últimos los hogares y los clubs (Piá d'actuació en Serveis Socials a la ciutat de Barcelona, 1987, p. 39). Se trata de la tipología contenida en el Estatuto Básico de los centros de tercera Edad deiiNSERSO, de 1985. En el caso del Ayuntamiento de Madrid, la referencia a esta doble modalidad no se encuentra ni en los Estatutos, ni en el Programa de Atención a la Tercera Edad (1990) o de Atención a los Mayores (1991). Sin embargo, son clubs y hogares lo que constituye la realidad de los CMTE. Ahora bien, hay que precisar que se trata, en general, de centros desigualmente dotados incluso dentro de una misma categoría y, generalmente, muy por debajo del estándar de los centros deiiNSERSO. La esca- sez de medios (humanos y materiales) es reconocida por el propio Ayuntamiento (Informe sobre las Memorias 1990 de los Servicios Sociales Generales), al señalar como razones de la baja participación de los socios: "centros mal equipados en gene- ral", "actividades escasamente organizadas", entre otras. A pesar de sus deficiencias, la intervención municipal representa un componen- te esencial de la oferta de centros a disposición de los mayores, junto con los esta- blecimientos del INSERSO, parroquiales y de instituciones bancarias. Todos ellos adolecen de su condición de centros de carácter más asistencial que social, y de ahí la necesidad de su transformación. La clave parece estar en la participación activa de los socios en las decisiones, en las actividades y en los servicios. Las técnicas de animación sociocultural son un instrumento importante para ayudar a superar las acti- tudes pasivas, la relación benefactor-beneficiario. El propio equipamiento y los pro- www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 28 de 130
  29. 29. Capitulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 117 gramas de actividades que en él se desarrollen deben concebirse como instrumen- tos que promuevan el cambio de imagen social de la ancianidad, para no correr el peligro de reforzar la marginación de este colectivo. Finalmente, se volvió a enfocar el objetivo específico de investigación, recogido en el proyecto de este estudio, en el que se proponía el análisis de la demanda poten- cial y de los niveles cuantitativo-cualitativos de cobertura. El mero examen de la docu- mentación disponible (documentos internos del Área de Servicios Sociales: informes técnicos, memorias, inventarios de equipamiento de los CMTE; guías de servicios sociales, del Ayuntamiento, de la Consejería de Integración Social de la Comunidad de Madrid; folletos del INSERSO) nos llevó a interpretar que, en lugar de analizar la demanda, había que enfocar la oferta de centros ubicados en la ciudad de Madrid. No únicamente los municipales, también los del INSERSO, los de la Iglesia, las aso- ciaciones y los de las entidades bancarias. Era preciso un análisis tipológico del equipamiento de centros de día, para la ter- cera edad, en el municipio de Madrid. Lo que sigue es sólo un fragmento de dicho planteamiento analítico, al que nos había conducido la estrategia de investigación docu- mental y su correspondiente enfoque histórico-comparativo: "El análisis cuantitativo de la demanda, en el caso de un equipamiento colectivo como los centros de tercera edad, se enfrenta con el problema de determinar (a par- tir de la población incluida en ese grupo de edad y que constituye la demanda poten- cial) la demanda efectiva. Esta última depende de múltiples variables, y no única- mente relativas al perfil sociológico del potencial usuario (nivel educativo, ocupación, estilo de vida}, sino a las propias características de los centros para la tercera edad. Es decir, la oferta existente condiciona asimismo la utilización del servicio. Por otro lado, la escasa disponibilidad de estadísticas y la urgencia de cuantifi- car déficits o niveles de cobertura, hace que desde las administraciones públicas se recurra a estimaciones que en ocasiones no dibujan claramente la realidad. Así, para la determinación de las necesidades de servicios sociales para la tercera edad en el municipio de Madrid, y concretamente en el análisis de los Centros Municipales de Tercera Edad (CMTE), la oferta municipal se estudia a través de los indicadores bási- cos: número de plazas y número de socios, por distritos. Aunque los índices de dota- ción {plazas por 100 ancianos), cobertura sectorial (socios por población de 65 y más años) y saturación {plazas por 100 socios), derivados de los indicadores básicos, www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 29 de 130
  30. 30. 118 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social resultan orientativos de la implantación de equipamiento e incluso de la calidad de la prestación, adolecen de una ponderación básica. Las plazas introducidas en el cómpu- to no responden a unidades de igual valor, y ello aparece claramente cuando las consi- deramos dentro del CMTE al que pertenecen. Por tanto, es preciso un análisis tipológico centrado en las modalidades del equi- pamiento estudiado, ya que si no existe una cierta homogeneidad o estandarización del equipamiento físico, la cuantificación de plazas genéricas oculta más que desve- la la realidad social. En consecuencia, se opta... por el análisis cualitativo de la ofer- ta municipal de Centros de Día para la Tercera Edad. Esta decantación metodológi- ca lleva consigo la consideración de que no es un problema numérico de plazas o metros cuadrados, principalmente, sino más bien una cuestión relativa al modelo de equipamiento que se ha materializado en la práctica. El prototipo de los Hogares y Clubs del Pensionista se ha heredado parcialmente. Los centros municipales de ter- cera edad rebajan el estándar de servicios y actividades de dicho prototipo, al igual que su dotación de personal y recursos materiales. En cambio, en comparación con los clubs privados, en su mayoría dependientes de parroquias y asociaciones, repre- sentan una modalidad notablemente mejorada de centro de tercera edad" (Cea y Valles, 1993: 14-16). 1/. 4.2. Definición y clasificación de los materiales documentales De la lectura de la sección anterior, se habrá ido formando una primera impre- sión de la variedad de documentos que el investigador social puede utilizar, prove- chosamente, en sus estudios. Por otro lado, es posible también que se haya generado un cierto desconcierto, resultado del contraste entre el sentido amplio dado aquí y el sentido restringido que recoge el diccionario (a partir del uso que, del término docu- mento, se hace en la vida cotidiana). Por ejemplo, en el Diccionario de uso del espa- ñol, Moliner (1984: 1030) distingue tres acepciones al definir la palabra documento: 1) "Testimonio escrito de épocas pasadas que sirve para reconstruir su historia." 2) "Escrito que sirve para justificar o acreditar algo; tal como un título profesio- nal, una escritura notarial, un oficio o un contrato." 3) "Instrucción o enseñanza de una materia." La primera acepción establece una equivalencia que responde a un uso cultural, ligado a unaépoca determinada (siglo XIX y primera mitad del xx), pero que hoy en día resulta discutible. De entrada, deja fuera la historia oral y, en general, todo tipo de documento que no sea papel (documentos sonoros, visuales, audiovisuales, entre otros). Paul Thompson, uno de los defensores y máximo exponente de la historia oral en Gran Bretaña, dedica un extenso capítulo de su famosa obra The Voice ofthe Past (1978/1988) a refrescar la memoria de las relaciones entre los historiadores y la histo- www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 30 de 130
  31. 31. Capitulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 119 ría oral, y a hablar de su futuro. Por un lado, sostiene que para el historiador la historia oral supone, más que un decubrimiento, una recuperación del más antiguo método de su oficio. Por otro lado, afirma que el futuro de la historia ya "no estará atado a la sig- nificación cultural del documento papel" (Thompson, 1988: 71). Las razones que subra- ya este autor se encuentran en el cambio de la función social del propio documento: "Hemos llegado... a la era del teléfono y la grabadora: un cambio en los métodos de comunicación que con el tiempo traerá alteraciones tan importantes en el carácter de la historia como lo hicieron en el pasado el manuscrito, la prensa impresa, yel archi- vo" (Thompson, 1988: 55). La segunda acepción de la palabra documento (según el diccionario consultado) recalca la equiparación con el material escrito, y más concretamente con los docu- mentos de carácter legal. Sin duda estos sirven para dar crédito, pero pueden resul- tar ser falsos. En los procedimientos judiciales se recurre a las vistas orales, a las decla- raciones juradas de testigos o implicados con el propósito de discernir cuál de las partes merece el crédito. A diario, los medios de comunicación transforman las decla- raciones de los personajes públicos en documentos escritos, sonoros y audiovisuales que sirven para justificar o acreditar (al menos la propia noticia). Finalmente, la tercera de las acepciones aparecida en el diccionario citado recoge el uso más ligado a la raíz etimológica del vocablo documento (del verbo latino docere: enseñar, instruirse). Precisamente el verbo documentarse se define así: "instruirse con- venientemente sobre algo antes de tratarlo o escribir sobre ello" (Moliner, 1984: 1030). Esta definición encaja mejor con el sentido que se da aquí a documentación, entendida como estrategia metodológica de obtención de información. Sin embargo, no puede negar- se el uso que hace también el investigador social de los documentos (escritos o no), con pro- pósitos de justificación y acreditación de sus análisis e interpretaciones (acepción 2); o con propósitos de acometer reconstrucciones más o menos históricas (acepción 1). Con todo, estas aproximaciones de diccionario aportan solamente una definición de partida que conviene precisar. Los manuales de métodos de investigación social (a modo de diccionarios espe- cializados) ofrecen definiciones, más precisas, que conviene conocer. Su consulta pro- porciona un primer elemento definitorio; a saber: que los documentos "constituyen una tercera fuente de evidencia" (Erlandson y otros, 1993: 99); una "tercera técnica de recogida de datos" (Ruiz Olabuénaga e lspizua, 1989: 69). Estos autores colocan en los puestos primero y segundo a la observación y la entre- vista. Aquí se ha preferido iniciar la presentación de las técnicas cualitativas de inves- tigación social con la documentación, habiendo señalado ya en el capítulo anterior que los tres ingredientes metodológicos principales de la investigación social son la documentación, la observación y la conversación. Los autores citados coinciden también en la definición detallada del material docu- mental, entendido éste en el sentido amplio que se ha avanzado aquí. El texto de los www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 31 de 130
  32. 32. 120 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social autores españoles, aunque no dedica ningún capítulo a la investigación documental, aporta una definición que contiene una reflexión excelente: la combinación de obser- vación y entrevista que se da en la lectura de materiales documentales: "A la observación y la entrevista podríamos añadir una tercera técnica de reco- gida de datos, la lectura de textos, entendiendo por tales, todos los documentos que contienen significado (una carta, un periódico, una autobiografía, una estatua, un edi- ficio, las pinturas de una cueva prehistórica, las tumbas faraónicas...). A todos estos 'textos', en realidad, se les puede 'entrevistar' mediante preguntas implícitas y se les puede 'observar' con la misma intensidad y emoción con la que se observa un rito nupcial, una pelea callejera, una manifestación popular. En este caso la lectura es una mezcla de entrevista/observación y puede desarrollarse como cual- quiera de ellas" (Ruiz Olabuénaga e Ispizua, 1989: 69). Por su parte, el manual anglosajón muestra también un abanico abierto de mate- riales documentales al definir el término documento: "El término documento se refiere a la amplia gama de registros escritos y simbó- licos, así como a cualquier material y datos disponibles. Los documentos incluyen prác- ticamente cualquier cosa existente previa a y durante la investigación, incluyendo rela- tos históricos o periodísticos, obras de arte, fotografías, memoranda, registros de acreditación, transcripciones de televisión, periódicos, folletos, agendas y notas de reu- niones, audio o videocintas, extractos presupuestarios o estados de cuentas, apuntes de estudiantes o profesores, discursos ... Los datos obtenidos de los documentos pueden usarse de la misma manera que los derivados de las entrevistas o las observaciones" (Erlandson et al., 1993: 99). En ninguna de las dos definiciones transcritas se aborda, sin embargo, la clasifi- cación de la rica variedad documental. Algo que sí está ya presente en la excelente definición de MacDonald y Tipton (1993: 188): "Los documentos son cosas que podemos leer y que se .refieren a algún aspecto del mundo social. Claramente esto incluye aquellas cosas hechas con la intención de registrar el mundo social-los informes oficiales, por ejemplo- pero también los regis- tros privados y personales como cartas, diarios y fotografías, los cuales puede que no se hayan hecho para sacarlos a la luz pública. No obstante, además del registro inten- cionado, puede haber cosas que abiertamente traten de provocar diversión, admira- ción, orgullo o goce estético -canciones, edificaciones, estatuas, novelas- y que, sin embargo, nos dicen algo sobre los valores, intereses y propósitos de aquellos que las encargaron o produjeron. Tales creaciones pueden ser consideradas 'documentos' de una sociedad o grupo, que pueden ser leídos, si bien en un sentido metafórico." Los tipos de documentos que acaban diferenciando MacDonald y Tipton (1993: 189-195) son los siguientes (Cuadro 4.1): www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 32 de 130
  33. 33. Capítulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 121 CUADRO 4.1. La clasificación de documentos de MacDonald y Tipton. A. Documentos escritos. Al. Documentos oficiales de las administraciones públicas: informes y estadísticas oficiales en general. Por ejemplo, el registro de Jos debates parlamentarios publi- cado (en España) en el Diario de Sesiones de las Cortes o Jos censos de pobla- ción y sus correspondientes publicaciones. A2. La prensa escrita (periódicos y revistas). A3. Los "papeles privados" (cartas, diarios, memorias, material biográfico o auto- biográfico en general). B. Documentos visuales. Bl. Fotografías. B2. Pinturas. B3. Esculturas. B4. Arquitectura. Esta agrupación no debe hacernos olvidar la definición transcrita más arriba, don- de MacDonald y Tipton reflexionan sobre la diferenciación de Jos documentos según su intencionalidad (explícita o implícita) de registrar y archivar aspectos de la vida social. En cualquier caso,Ja distinción general entre documentos escritos y docu- mentos visuales hay que complementarla con las aportaciones de otros estudiosos. En la literatura sociológica española merece recordarse la contribución pionera de Amparo Almarcha, Amando de Miguel, Jesús de Miguel y José Luis Romero (1969), sobre La documentación y organización de los datos en la investigación socio- lógica. Aunque en este trabajo los autores se centran en Jos datos de encuesta, sobre todo, tratan la cuestión de la clasificación de la información en general. Por un lado, distinguen tres tipos de datos sobre la realidad social, que al lector le resultarán fami- liares. Éstos son: "l. Datos primarios..., elementos de observación obtenidos intencionalmente por el investigador en la búsqueda de una hipótesis de trabajo. Ejemplo: los resultados de una encuesta, un estudio de comunidad, un estudio de casos, un experimento. Son los más valiosos normalmente y Jos que enfocan más específicamente la comprensión de un problema concreto. Son también Jos más difíciles y Jos más lentos y caros de obte- ner.(...) 2. Elaboración secundaria de datos primarios. Normalmente los investigadores sociales no explotan todos los datos obtenidos y puede avanzarse notablemente en el conocimiento de una realidad social a base de reanalizar las informaciones recogidas en estudios sociológicos realizados previamente con otros fines. (...) 3. Datos secundarios. Se consideran así el cúmulo de informaciones que se hallan recogidas o publicadas por diversas instituciones sin propósitos específicos de inves- tigación social, sino con otros fines muy variados, fundamentalmente, proveer de infor- www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 33 de 130
  34. 34. 122 Segunda Parte: Técnicas cualitativas de investigación social mación o documentación a los órganos del Estado o al público. Entra aquí un abiga- rrado conjunto de datos censales, literatura política, biografías, ficheros de distintas instituciones, memorias, publicaciones periódicas, etc." (Almarcha et al., 1969: 30-31). Se habrá advertido la referencia, por estos autores también, a la intencionalidad en la producción de la información. Si bien, ahora, la distinción se establece entre los propósitos del investigador social y los de las instituciones. Asimismo, se habrá obser- vado que en el saco de los datós secundarios se encuentran documentos de diverso tipo que conviene diferenciar. Asf lo hacen los autores en la obra citada, cuando basán- dose en el simple criterio de la "forma de estar recogida" la información secundaria ofrecen la siguiente clasificación y comentario (Cuadro 4.2). ¡·CUADRO 4.2. La clasificación de documentos de Almarcha y otros. J. "a) Documentos literarios: anuarios, memorias, biografías, literatura política, documentos oficiales, archivos, obras literarias en general, publicaciones periódicas, periódicos, revistas, boletines, etc. b) Documentos numéricos: estadísticas, censos, resultados de encuestas, etc. e) Documentos audiovisUilles: discos, cintas magnetofónicas, fotografías, filmes, etc.(...) Se podrá objetar que la mayoría de los informes publicados son mixtos, es decir, constan de texto y también de información numérica. No obstante, lo cual, en la clasi- ficación anterior, dentro de los documentos escritos, incluimos aquellos que tienen esta- dísticas elaboradas y analizadas, aunque posiblemente con otros fines a los de la inves- tigación social, y dentro de los documentos numéricos sólo incluimos aquellas estadísticas sin analizar y que presentan sólo columnas o grupos de columnas de cifras que necesi- tan una elaboración y análisis posteriores" (Almarcha et aL, 1969: 150-151). En esta nueva clasificación forman grupo aparte los documentos numéricos, cuyo tratamiento monográfico actualizado puede consultarse en González (1994: 245-274) y en Cea D'Ancona (1996: 219-237). Por otro lado, también se destacan los docu- mentos audiovisuales, pero sin llegar a mencionar algunos de los documentos visuales ya referidos (pinturas, esculturas, arquitectura). Estos últimos son sólo tres ejemplos de lo que algunos autores denominan trazas o restos físicos de la cultura, o sencillamente cultura material (Apalategui, 1987: 20; Hodder, 1994). Por ejemplo, Apalategui subraya que "a la hora de hacer el inventario concep- tuado de una comunidad cualquiera, hay que tener en cuenta por lo menos tres fuen- tes históricas... los documentos escritos..., la cultura material, y... la producción oral popular. Esta última comprende a su vez dos modalidades: la cantada y la contada, según el modo de transmisión". El trabajo de Apalategui es un ejemplo de aproxi- mación a la historia de un pueblo a través del estudio de cinco cuentos viejos (Kon- tuzaharrak) del pueblo guipuzcoano de Ataun. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 34 de 130
  35. 35. Capftulo 4: La investigación documental: técnicas de lectura y documentación 123 Hodder (1994), en cambio, habla de "evidencia muda" para referirse tanto a los documentos escritos como a los "artefactos" o cultura material, diferenciando ambos tipos de evidencia muda de la "palabra hablada". En suma, son varias las clasificaciones posibles de los materiales documentales que interesan al investigador social. Las clasificaciones en sí mismas no son lo más importante, sino el reconocimiento de la riqueza de elementos documentales apro- vechables en la indagación cualitativa. En la siguiente sección se abordarán los pro- blemas de evaluación e interpretación que plantea el uso de los materiales documen- tales, así como las ventajas que comporta su utilización. 4.3. El uso de materiales documentales: ventajas e inconvenientes, cuestiones de evaluación e interpretución A lo largo de esta sección trataré de responder dos cuestiones elementales: 1) ¿qué ventajas ofrecen los materiales documentales al investigador social, para que éste considere su utilización? (i. e., el porqué del uso); 2) ¿qué inconvenientes o limi- taciones afectan a la información documental? (i. e., el porqué del no uso o del uso parcial). Esta segunda cuestión acaba conduciendo al interrogante del cómo usar ade- cuadamente este material, con propósitos de investigación social. Se trata, en suma, de reflexionar sobre las precauciones a tomar para sacar el mayor partido a estos datos, evitando un uso desprovisto de la evaluación e interpretación necesarias. 4.3.1. Ejemplos de uso de material documental en la investigación sociológica y politológica Antes de entrar a sopesar ventajas e inconvenientes y de abordar las cuestiones referentes a la evaluación e interpretación del material documental, se hará un pri- mer apunte sobre los usos de los principales tipos de documentos. La pretensión prin- cipal no es de exhaustividad, ni de sistematización, sino de ilustración. Por ello, el recurso didáctico será la presentación de algunas monografías sociológicas, en las que destaca el uso de materiales documentales. De este modo se espera ganar la atención del lector y, de paso, compartir un universo de referencia (de ejemplos) que facilita- rá la reflexión teórica posterior. Empezaré con unos ejemplos de uso de documentos literarios (escritos o mixtos) y finalizaré (subsección 4.3.2) con una breve incursión en el uso de documentos visua- les. En la selección de los primeros, opto por traer a colación los trabajos de dos soció- logos españoles. De Amando de Miguel, destaco tres obras: - (1975) Sociologfa del franquismo. - (1991) Cien años de urbanidad. - (1995) La España de nuestros abuelos. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r SAUTU METODO 3 CLASE 10 Y 11 2016 Página 35 de 130

×