20060722 (Vida Nueva)

291 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
291
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
14
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

20060722 (Vida Nueva)

  1. 1. ENFOQUE U Procesos de vida, procesos de paz n beso rutinario se da en un momento. El de dos aman- tes dura un rato largo. Ganó un concurso la pareja que aguantó más sin respirar. Buena imagen para distinguir lo JUAN MASIÁ, SJ dedicaba a recitar plegarias, sino a reverenciar a todo el mundo, pero los arrogantes se burlaban de él. Sin embargo, tan pronto los veía venir de lejos, se dirigía a ellos y, sin hacer caso de sus instantáneo y lo procesual. En bioética, decimos que nacer y mo- insultos, repetía: "No os menosprecio, todos lleváis dentro semi- rir no son instantes, sino procesos; como digerir y metabolizar, llas de Buda". Ellos le injuriaban y apaleaban, pero él devolvía amar, perdonar y vivir. Un beso, expresión de vida, dura tiempo, bien por mal con rostro amable, dispuesto a dialogar con aunque a la pareja se le haga corto, en su deseo de eternizar el cualquiera. Pasó muchos años despreciado; pero, sin airarse ja- presente. más, seguía diciendo: "Todos llegaréis a ser budas". Cuando le También reconciliarse es proceso. La paz es tarea; no se cons- apedreaban, desde la distancia, seguía repitiendo: "No os truye en un instante. Los "procesos de paz", como la biología y menosprecio". la biografía, piden paciencia; no admiten dualismos de blanco o En su vejez, oyó una voz del cielo, su vida se prolongó indefi- ne-gro y van creando algo nuevo a medida que avanzan, en vez nidamente como recompensa y siguió predicando la compasión de desarrollar solamente lo previsto de antemano. universal. Al fin, quienes le habían maltratado reconocieron sus Para lograr reacciones instantáneas, basta hacer click o decir errores y se adhirieron a la enseñanza de Buda. "abracadabra". Pero los procesos exigen que los cuidemos muy Ante esta narración, redescubrimos el texto de san Pablo: "Ben- lentamente. decid a quienes os persiguen... A nadie volváis mal por mal... Ven- Para cuidar el proceso de morir, biológico y humano, hay que ced al mal con el bien" (Rom 12, 14-21). asumir la muerte y acompañar a quien se acerca a ella, respetan- El padre de una víctima del atentado de Oklahoma, que llegó do su derecho a recorrer con dig- a presidir la Asociación de nidad ese proceso. Cuidar el proceso de nacer es Cuidar el proceso de paz víctimas contra de la pena de muerte, dice: "Me costó cam- una actitud que abarca el biar. Quería vengarme. Lue- proceso entero de la gesta- ción. Hay que evitar dos ex- es caminar sin miedo go acepté dejar el juicio a los tribuna- les. Más adelante, caí en la cuenta de tremismos: el de quienes ha- que los padres del agresor habían ido cen un ídolo del "primer instante" y el de quienes permiten sin condicio- por un sendero difícil de pequeños a la misma igle- sia conmigo. Yo perdí en el nes cualquier manipulación. atentado a mi hija. Ellos pier- Cuidar el proceso de que- den a su hijo, condenado a muerte. Los muer- rerse conlleva ir más allá del con obstáculos tos no regresan. Mientras aspiremos a la ven- enamoramiento instantáneo: ganza, no se curará nuestra no se casan porque se quieran per- herida, ni se cortará la espi- fectamente, sino porque eligen que- insospechados ral de violencia. Por eso cam- rerse; durará toda una vida el proce- bié de postura. Pero ha sido so de unirse. un proceso muy largo y costoso...". Cuidar el proceso de paz es caminar sin miedo por un sende- En Japón, el movimiento para suprimir la pena de muerte fue ro difícil con obstáculos insospechados. Exige salir de sí y ceder iniciado por los budistas, a los que se han sumado después pro- mutuamente, aun teniendo razón; no dividir a las personas en testantes y católicos. En la oración interreligiosa, celebrada en la víctimas y agresores, vencedores y vencidos, malos y buenos; no iglesia de san Ignacio, en Tokio, nos decía el monje Suzuki: "Si hurgar en el pasado para dilucidar culpas; vivir de cara al futuro, ejecutan al agresor, le roban la posibilidad de convertirse. Hay con la creatividad de la reconciliación y la esperanza. Es un pro- que darle tiempo para que descubra su naturaleza búdica, es de- ceso de vencer al mal con el bien. cir, lo divino o lo mejor de sí mismo en su propio interior; enton- Un político que reconoce no estar vinculado con ninguna per- ces, se percatará de que, cuando cometió el crimen, se traicionó 22 de julio de 2006 tenencia religiosa, decía: "Hay que estar dispuesto a dialogar has- a sí mismo. En un crimen hay, al menos, dos víctimas: el agredi- ta con el diablo". Otro político, que se confiesa creyente, decía: do y el agresor. El agresor también es víctima de su propio cri- "Hay que vencer en la guerra contra los asesinos y hacerles pa- men, porque al cometerlo traiciona lo mejor de sí mismo. Y to- gar sus culpas". Las palabras del primero, a pesar de su profesión dos nosotros somos también agresores, si cedemos a la sed de de secularidad, están más de acuerdo con el evangelio de Jesús venganza. La pacificación comienza por reconocer que todos so- que las del segundo, a pesar de su confesionalidad. mos víctimas con las víctimas y todos tenemos parte de culpa en También en el budismo se predica la misma lección. El 'bodi- el crimen de los agresores". VN 39 satva' Sin Resentimiento, también llamado Quien Jamás Menos- Este budista coincidía con la parábola evangélica del trigo y la precia, es un personaje simpático del Sutra del Loto. Le pusieron cizaña. Hoy, en los albores de un proceso de paz en nuestro ese nombre porque reverenciaba a cuantas personas veía, di- país, todos estamos llamados a apoyarlo sin vencedores ni ciendo: "Os respeto profundamente. Llegaréis a ser Budas". No se vencidos.

×