Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La trnasversalidad del concepto ambiente

46 views

Published on

MUY BUENO

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La trnasversalidad del concepto ambiente

  1. 1. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 1 CAUSAS Y OBJETIVOS DE LAS POLÍTICAS AMBIENTALES La transversalidad del concepto ambiente Autores José Emilio Ortega Rubén Darío Sbarato Viviana María Sbarato Recursos Informáticos José Manuel Campos
  2. 2. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 2 TEMARIO La transversalidad del concepto “ambiente” Pág. 4 El ambiente: correlato en la gestión de los problemas públicos y privados Pág. 4 Siglo XXI: Después de las “reformas estructurales” Pág. 7 Un renovado compromiso con el desarrollo humano y la gestión sustentable Pág. 9 Señales globales Pág. 12
  3. 3. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 3 ACLARACIÓN: PARA REALIZAR CONSULTAS COMUNICARSE CON LOS TELÉFONOS: (0054) (351) 4115835- (0054) (351) 4334042 O AL EMAIL: diplomaturascisa@yahoo.com.ar
  4. 4. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 4 La transversalidad del concepto “ambiente” La interacción del hombre con el ambiente1, en sus múltiples formas, justifica en la actualidad la existencia de numerosas disciplinas científicas que la abordan como objeto de análisis. 1 El vocablo “ambiente” presenta múltiples conceptos y definiciones, tanto en sentido vulgar como técnico, y desde este último punto de vista, exhibe a su vez características definitorias diferentes según la faceta desde la que se lo aborde (biológica, física, geográfica, cultural, arquitectónica, médica, química, jurídica, etc.). Desde nuestra perspectiva jurídica, coincidimos con quienes consideran que el ambiente “... involucra todo aquello que rodea al hombre, lo que le puede diferenciar y puede ser influenciado por él, permitiendo ser idealmente dividido en tres sectores: el ambiente natural, esto es, el aire, el agua, el suelo, la flora y la fauna, interrelacionados entre sí. Un segundo sector se podría definir como el ambiente construido por el hombre, y un tercero constituido por ambiente social, es decir, los ambientes sociales, políticos y culturales. Los dos últimos sectores conforman el ambiente artificial (en su vertiente material e inmaterial), como contrapuesto al ambiente natural” (Cfr. A. Morales Lamberti, “Temas de Derecho Ambiental”, Horacio Elías Editora, Córdoba, 1996, pág. 35). J. Serrano Moreno, en “Ecología y Derecho - Principios de derecho ambiental y ecología jurídica”, Granada, 1991, pág. 24, recepta y apoya la siguiente definición: “El conjunto del medio natural, el medio urbano y el medio técnico, o sea el medio global, la biósfera, la tecnósfera y los bienes culturales”. También se considera apropiado caracterizarlo como al “conjunto de condiciones externas que influyen sobre la vida de un organismo o población” (Cfr. Glosario de Términos sobre medio ambiente de la Unesco, 1990). Por otra parte, cabe también realizar una consideración sobre el uso indistinto de los vocablos “ambiente” y “medio ambiente”; aún cuando -en virtud de utilizarlos así las normas jurídicas internacionales e internacionales y la doctrina- también serán utilizados en este trabajo como sinónimos, preferimos -con la autora citada y otros- al primer término, ya que “la expresión medio ambiente es el fruto de formular dos palabras con significado sinónimo y, en consecuencia, utilizadas de forma redundante puesto que el ambiente en nuestro idioma no es otra cosa que un medio” (Cfr. A. Morales Lamberti, ob. cit., pág. 36). Desde el plano iusfilosófico, también advertimos la presencia de la opción terminológica: “... hablar de ambiente denota una visión biocéntrica del mundo, donde las personas constituyen una especie más en la naturaleza en contraposición a una visión antropocéntrica, representada en las palabras Medio Ambiente, que identifica al hombre como centro y lo que lo rodea, el medio en el cual se desarrolla. Ambiente, viene de dos palabras del latín: “ambiens” condición o circunstancia y “entis” que rodea o cerca, significando “cincunstancias o condiciones que rodean a las personas, animales o cosas” (Cfr. A.Servi, El Derecho Internacional Ambiental, Revista “Relaciones Internacionales” del I.R.I. - U.N.L.P. Nº 14, pág. 99). Más allá de la coincidencia en el empleo del término “ambiente”, estamos con aquellos que encuentran en este biocentrismo una homogeneización que, aún cuando rescate la dimensión biológica del hombre, puede conducir a una confusión tal entre hombre y ambiente, en la cual sería muy dificultoso establecer quiénes son sujetos de derecho. Frente a este sintetizante biocentrismo, se levantan las teorías
  5. 5. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 5 No obstante, si bien esa relación “hombre-tierra” u “hombre-ambiente” - necesaria para la subsistencia de la especie y de la cual dependen el progreso y el bienestar social -, se mantiene desde hace unos tres millones y medio de años 2 gracias a la notable capacidad de regeneración del planeta, sólo se ha hecho manifiesta la necesidad de estudiarla en los últimos ciento cincuenta años 3 ante el indiscutible forzamiento de los límites de esa capacidad y la consecuente necesidad de que la actividad humana sobre la naturaleza alcance un equilibrio o sustentabilidad. Dicho esfuerzo intelectual, búsqueda que abreva necesariamente -y de modo transversal- tanto en fuentes científicas como políticas, ha impactado sobre las instituciones jurídicas y las leyes a escala global, regional y nacional, modificando - no sin vencer resistencias - numerosos aspectos organizacionales y gubernamentales, además de mutar el contenido e interpretación de las normas jurídicas y los principios sobre los que éstas se sustentan, al punto de surgir dentro de las ciencias políticas y jurídicas nuevas ramas encargadas de abordar esta realidad. antropocéntricas, que reconocen al hombre como único ser capaz de decidir su destino, lo que implica la obligación ética de orientarlo hacia la solidaridad con la “comunidad biótica” (Cfr. A. Leopold, 1949) que conforma con el resto de la naturaleza, posición que aceptamos (antropocentrismo moderado o débil). En este sentido defendemos, con Tom Reagan, a la “ética para el uso del medio ambiente”, donde el interés moral que preside el obrar humano tienda a que el uso de la naturaleza genere una mejor calidad de vida para las generaciones presentes y futuras. Esta brevísima aclaración conceptual, no pretende agotar el tema, al cual volveremos a lo largo del trabajo. Recomendamos el conciso planteo de la cuestión expuesto por Morales Lamberti, en ob. cit., pág. 12 a 18. 2 Considerando que el primer ancestro del homo primitivo, sería un homínido bípedo llamado australopithecus afarensis, cuyos restos óseos datan de tres millones y medio de años de antigüedad (Cfr. G. Capaldo, Daño Ambiental y derecho aeronáutico, Editorial Universidad, Buenos Aires, 1997, pág. 20). 3 La doctrina especializada coincide en que con los estudios de Haeckel (1834-1919), biólogo, naturalista, filósofo y jurisconsulto alemán, nace el concepto “ecología” como idea de estudiar integralmente el mundo natural, partiendo de la hipótesis de que existen principios que rigen a la interacción o la interdependencia entre los seres vivos. La ecología estableció el concepto de ecosistema, al que se lo concibe como “unidad funciona l que incluye un medio físico y todos los organismos que viven en su interior” (A. Servi, ob. cit., pág. 99, A. M. Lamberti, ob. cit., págs. 7 a 12, N. Neschuk, “Problemas ambientales, ecología y sustentabilidad”, Revista “Relaciones Internacionales” del I.R.I. - U.N.L.P. Nº 14, pág. 83; M. N. Bustamante y M. A. Oliva, “El Medio Ambiente: su protección en la nación, la provincia y la municipalidad de Córdoba”, La Ley Córdoba, 1997, pág. 1020; etc). Estos brevísimos conceptos se desarrollan al puro efecto de completar las ideas esbozadas en el trabajo; sugerimos complementarlos con el resto de artículos de este texto, autores citados y demás bibliografía especializada.
  6. 6. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 6 Las diversas teorías, metodologías de análisis, experiencias concretas y conclusiones científicas producidas en diversos campos de las ciencias del ambiente, deben encontrar su cauce institucional y normativo. Químicos, físicos, biólogos, médicos, ingenieros con distintas especialidades, tecnológos, educadores, arquitectos, historiadores, geógrafos, comunicadores, etc., se ocupan del ambiente y sus desdichas; y de nada servirán sus investigaciones o trabajos si éstos, a la hora de estudiar los conflictos, prevenir situaciones y defender a la naturaleza de los diferentes modos de producción y consumo humanos, proponiendo la modificación o limitación de conductas, no se relacionan con la realidad institucional normativa dentro de la que deberán actuar 4. El ambiente constituye hoy un valor protegido por el orden jurídico en sus planos internacional e interno, y consiste “... en un conjunto total de factores relacionados que rodean y forman parte de la tierra” 5. Las normas jurídicas que se ocupan de esa compleja y multiforme realidad, constituirán, previa definición de algunos límites conceptuales, nuestro objeto de análisis: qué y cómo se ha regulado. Partiendo de esa base, ciertamente dispersa y heterogénea, procuraremos, teniendo en cuenta nuestra experiencia en el asesoramiento, la investigación y la cátedra, concluir con algunas reflexiones. 4 “Si los cambios determinados por el avance de la ciencia y la tecnología están afectando el entorno de una manera que va más allá de la posibilidad en tiempo real de crear los medios de enfrentarse a ello, es una repuesta que la propia ciencia debe dar por lo menos al finalizar este siglo (...) Lo cierto es que la existencia de vínculos y relaciones intrincadas entre el ambiente, la tecnología, la geografía, la política (proceso de toma de decisiones) y la ciencia jurídica es una realidad inevitable, insoslayable e inexorable” A.Servi, ob. cit., pág. 102. 5 Idem, pág. 99. Como lo expresa el Glosario de Términos sobre Medio Ambientede la Unesco, “... el ambiente se define, en términos funcionales, como un conjunto de factores, o si se quiere variables, no pertenecientes al sistema bajo consideración que interactúan con elementos de dicho sistema (o con el sistema en su totalidad) (...) el concepto de medio ambiente se vuelve realmente funcional y operativo, y los conceptos más crudos de resto del universo, espacio circundante y medio circundante desaparecen, para ser reemplazados por el de ambiente, estando este último caracterizado por un conjunto bien definido de variables, que interactúan con el sistema bajo consideración”
  7. 7. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 7 El ambiente: correlato en la gestión de los problemas públicos y privados Siglo XXI: Después de las “reformas estructurales” Cuando se habla de reformas estructurales, nuestra memoria inmediatamente nos hace pensar en los cambios introducidos en buena parte del mundo, y en particular el país, durante los años 90. Argentina no fue el único país que llevó adelante reformas de mercado, sino que la implementación de este tipo de reformas en los noventa fue más bien la regla que la excepción en toda Latinoamérica y en muchos Estados en vías de desarrollo de otros continentes. En segundo lugar, antes de explayarnos sobre la cuestión que nos convoca, es interesante plantear la evolución del término “reformas estructurales”. A fines de los ’70, este concepto hacía referencia a un conjunto poco estructurado de políticas que procuraban reducir el sesgo anticomercio y la represión financiera característicos de los regímenes de desarrollo de esos años. Hoy, en cambio, la palabra “reforma” evoca una batería muy compleja de medidas orientadas no sólo a transformar la estructura económica sino, en forma mucho más ambiciosa, a planear y dirigir el cambio institucional. Por ello, los programas que en un principio eran sólo reformas de “políticas”, se transformaron paulatinamente en paquetes de reformas “estructurales” primero e “institucionales” después. Esta última fue, precisamente, la receta que emplearon o trataron de emplear los gobiernos latinoamericanos durante los 90. El discurso político y quizá sorpresivamente el económico, critica en la actualidad duramente lo actuado, porque en la gran mayoría de los casos los resultados no fueron los deseados por las sociedades que experimentaron el cambio. Consideramos entonces que el análisis de las reformas estructurales puede llevarse a cabo desde dos puntos de vista: el de los resultados y el de los principios. Por lo general, las reformas estructurales se han propuesto, no porque desde el plano de los principios sean lo correcto, sino porque desde el punto de vista de los resultados es lo más eficaz. Este argumento, válido sin duda alguna, no es suficiente, razón por la cual, a la hora de proponer reformas estructurales hay que apelar, también, a los principios. Dicho de otra manera: el que no se lleven a cabo ciertas reformas estructurales implica no solamente limitar las posibilidades de progreso económico del país, sino mantener restricciones o presiones distorsivas sobre los derechos y los deberes de quienes desean producir, trabajar o consumir.
  8. 8. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 8 Y así, este proceso de reformas, que ha sido incompleto y muy heterogéneo, es cuestionado por hoy su eficacia, al mostrar un insuficiente progreso económico y social, y también por los principios que lo animaron, asociados más que a la búsqueda concertada de metas de sostenibilidad socioeconómicas o institucionales, que permitan trabajar sobre nuevos objetivos de desarrollo y evolucionar hacia esquemas aptos para responder a los nuevos desafíos, a la presión de agentes internacionales con reales capacidades de dirección de las relaciones internacionales, en un contexto de marcada inestabilidad interna y externa y de inexorable globalización. La cuestión radica en cuáles fueron las reformas. Mucho se hizo en materia de apertura comercial, privatizaciones, sistema financiero, algunos países avanzaron en estructuras tributarias más adecuadas, pero poco se hizo por la educación y la calidad de las instituciones, dos aspectos determinantes del crecimiento económico sostenido. La teoría económica señala que hay tres grandes factores que explican el desarrollo de un país: la geografía y los recursos disponibles, la calidad de la política económica y el tercero, que es el más importante, la calidad de las instituciones. Esta calidad depende de la fortaleza del Estado de Derecho, de la eficiencia del Gobierno, su capacidad de regulación y del grado de corrupción imperante. En las tres variables Argentina obtuvo una mala calificación. Si queremos progresar en los aspectos sociales y económicos debemos fortalecer las instituciones, o sea participar más y cumplir con la ley, defendiendo el valor del trabajo y la solidaridad. Respecto a las alternativas a aplicar, hay posiciones muy diversas. Agrupándolas en tres grandes bloques no estaremos muy lejos de hacer una síntesis acertada. Un grupo de propuestas contempla expandir el Consenso de Washington con políticas más activas que apunten a la estabilidad económica, con más inclusión social y una mejor distribución del ingreso. Una visión más radical propone un nuevo orden institucional nacional e internacional, que limitaría el papel de los mercados y pondría freno a las tendencias de la globalización. Finalmente, otro grupo propende por una visión más amplia de la agenda de desarrollo y enfatiza las interacciones entre sociedad civil, sector privado y gobierno.
  9. 9. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 9 Personalmente, nos inclinamos por esta última, pero haciendo alguna precisiones. Un renovado compromiso con el desarrollo humano y la gestión sustentable Conforme lo ha definido el PNUD (1990), el desarrollo humano es un proceso en el cual se amplían las oportunidades del hombre, que no obstante su vasta extensión, se pueden sintetizar en: disfrutar de una vida prolongada y saludable, adquirir conocimientos y tener acceso a los recursos necesarios para lograr un nivel de vida decentes. Si no se poseen estas oportunidades esenciales, muchas otras alternativas continuarán siendo inaccesibles. Como indica el citado organismo internacional “el desarrollo humano no termina allí. Otras oportunidades, altamente valoradas por muchas personas van desde la libertad política, económica y social, hasta la posibilidad de ser creativo y productivo, respetarse a sí mismo y disfrutar de la garantía de derechos humanos. El desarrollo humano tiene dos aspectos: la formación de capacidades humanas y el uso que la gente hace de esas capacidades adquiridas. Si el desarrollo humano no consigue equilibrar estos dos aspectos, puede generarse una considerable frustración humana” El desarrollo humano articula la producción y distribución de riqueza, y la expansión y uso de las capacidades humanas. No se refiere sólo a la satisfacción de necesidades básicas, sino a la posibilidad de evolución de la condición y calidad humana, permitiendo captar con precisión la complejidad de la vida humana, sus preocupaciones, miedos, esperanzas, semejanzas y diferencias que presentan en muchos planos. Para pensar el desarrollo humano de mediano y largo plazo, la noción de competitividad es central, pero adaptada al nuevo paradigma construido. Se la define (PNUD, 2003) como “la habilidad o capacidad de la economía de un país, región o territorio, para alcanzar la prosperidad económica sostenible. Esta definición no se limita a las ideas de crecimiento -del producto, el ingreso o las exportaciones- sino que incorpora también la reducción de la desigualdad social y la sustentabilidad ambiental”.
  10. 10. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 10 Como cualquier organismo vivo y dinámico, los Estados –nacionales, provinciales y municipales- desarrollan su adaptación a cambiantes condiciones del entorno que conllevan desafíos y oportunidades, que es necesario, a la vez, superar y aprovechar. Los más relevantes de entre ellos son los que se derivan de ciertas consecuencias del proceso de globalización de la economía, del rápido cambio tecnológico y el desarrollo de la Sociedad de la Información y el Conocimiento. Estos tres fenómenos están estrechamente relacionados y se alimentan unos a otros, generando una espiral de crecimiento económico y de cambios profundos tanto en la cultura empresarial, como en la de consumidores y ciudadanos en general. Integrarse y participar de forma activa en este proceso es uno de los retos esenciales de cualquier localidad que pretenda ser competitiva y avanzada. A su vez, los países, sus instituciones y organizaciones, deben prepararse ante desafíos internos y externos. Entre los primeros, se destacan: el compromiso de avanzar hacia una gestión sustentable, el reto de convertirse en “puntos posibles” y en “puntos de interconexión” dentro de espacios territoriales más amplios, el progresivo envejecimiento de su población, la necesidad de retener a los jóvenes, la fuerte incorporación de migrantes internos adaptando políticas sociales para la necesaria integración de las personas que llegan a la ciudad. Una mirada sobre el contexto externo, nos lleva una vez más a la globalización que ya no es novedad. Las relaciones se establecen en el ámbito mundial -mercados, conocimientos- y, a su vez, la competencia también se desenvuelve en una escala global. Al momento de la formulación de este curso, ha tenido lugar recientemente la reunión de Hong Kong de la OMC - Ronda de Doha, de muy lento avance desde 2001-, en la que el comercio internacional jugó cartas clave para su desenvolvimiento de los próximos años. Ello no pasa desapercibido para la Argentina, miembro del grupo de países emergentes (G-20) que procura revertir el conocido proteccionismo europeo y norteamericano a la agricultura -ambos países inyectan unos 350.000 millones de dólares anuales en subsidios según la OCDE-.
  11. 11. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 11 La apertura total del comercio generará beneficios que rondarán los 100.000 millones de dólares anuales. Pero una completa liberalización acarrearía a los países en desarrollo tanto o más perjuicio que la permanencia de subsidios Teniendo en cuenta que la OMC hoy agrupa a unos 150 países, que representan el 95 % del comercio mundial, Doha debe significar, para puntos visibles en el desarrollo de la economía y el comercio exterior argentino una base que permita percibir tendencias, retos y oportunidades. Mientras se discuten opciones para la liberalización, generar consensos que permitan incidir en las políticas provinciales y nacionales, trascender del commoditie a la agregación de valor y buscar nuevas relaciones y conexiones con sus vecinos y con el resto del mundo, tanto en el plano físico de las infraestructuras, como en elementos inteligentes, redes virtuales, etc, será fundamental. Deben potenciarse los flujos de vinculación aptos para definir políticas e instrumentos que a partir de una renovación de la gestión pública y privada, dinamice el intercambio y la articulación entre “puntos posibles”, “puntos de interconexión” y “puntos de unión” del entorno continental-regional (por ejemplo potenciando el denominado “corredor biocéanico”) que sirven de canal para el flujo de personas, bienes y nuevas ideas. Esta consolidación de redes y vías de comunicación y transmisión de informaciones y conocimientos -networking-, que requiere capacitación e información, es un instrumento de gran utilidad para los ciudadanos, empresas e instituciones, puesto que: constituye una herramienta para los ciudadanos, es una vía de oportunidades para el tejido empresarial y, por último, facilita de benchmarking para las instituciones, permitiéndoles el establecimiento de objetivos más ambiciosos. Pensar un desarrollo sostenible implica hoy hacer presente y prospectiva: en qué consistirá nuestro legado las generaciones futuras y cómo lo haremos posible. Ello requiere generar cuatro tipos de riqueza: la humana, compuesta por las personas, las relaciones sociales, la cultura, etc.; la natural, relacionada lo relacionado con el ecosistema y el Medio Ambiente; la material, formada por los infraestructura edilicia, las vías de comunicación y transporte, etc.; y por, último, la económica, generada por la acumulación de divisas. En este sentido, para conseguir que la sostenibilidad se convierta en un principio de gestión transversal, que englobe al conjunto de políticas públicas y sirva de soporte al desarrollo
  12. 12. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 12 humano, es preciso impulsar, en primer término, una completa reformulación de las maneras de gobernar, producir y vivir en comunidad. El Estado, en todos sus niveles de gobierno, debe formular políticas a instrumentar la articulación entre funcionarios, empresarios, vecinos, actores de organizaciones no gubernamentales, y la consiguiente coordinación de materias primas, productos, servicios, residuos, etc. de manera tal que el compromiso entre ellos conlleve la alternativa más amigable para el hombre, complementando su accionar con el de la sociedad civil organizada, los vecinos y las empresas en diversas líneas de actuación.
  13. 13. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 13 Señales globales Bill Gates en la O.M.S. Por Oscar Félix González * José Emilio Ortega ** A mediados de 2005, tuvo lugar en Ginebra la 58ª Asamblea de la Salud, máximo nivel institucional de la Organización Mundial de la Salud. Participaron representantes de los 192 países que la integran. Nuestra delegación estuvo presidida por el Ministro de Salud y Medio Ambiente, e integrada por uno de los autores de estas líneas, en su carácter de Presidente de la Comisión de Salud de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Fueron varios los campos en los que se trabajó, y trascendentes ciertos anuncios, como la aprobación de mayor presupuesto para el organismo, la adopción de un reglamento sanitario para prevenir epidemias y la definición un programa de inmunización de vasto alcance, entre otras. Pero una intervención logró capturar la atención de las más de 2.200 personas que asistieron a la Asamblea, y a ella nos referimos en lo que sigue. Si bien sobre Bill Gates, fundador de Microsoft y co titular de la Fundación que lleva su nombre y el de su esposa Melinda -y que con sus 28 mil millones de dólares en activos es considerada la organización filantrópica más importante del mundo- se ha dicho todo, o casi todo, eran perceptibles disímiles expectativas sobre su intervención. Aunque el interés que espontáneamente su presencia suscitó era común denominador entre los presentes. * Médico Cirujano (UNC). Medalla de Oro de la U.N.C. Fue Diputado Provincial (Provincia de Córdoba), Diputado Nacional, Presidente de la Comisión de Salud de la H.Cámara de Diputados de la Nación, Ministro de Gobierno de la Provincia de Córdoba, Secretario de Acción Social de la Nación, Secretario de la Tercera Edad de la Nación, Subsecretario de Comunicaciones, Presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, entre otras responsabilidades. * * Director de la Diplomatura (sus datos se consignan en ...)
  14. 14. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 14 Al intervenir en la jornada de apertura de la Asamblea, el famoso creador informático no ahorró atajos para definir su preocupación, quizá con más crudeza y precisión que muchos expertos presentes. “Los gobiernos ricos -afirmó- no están combatiendo algunas de las enfermedades más mortíferas del mundo por el hecho de que los países ricos no las poseen. El sector privado no está desarrollando vacunas y medicamentos para esas enfermedades porque los países en desarrollo no pueden comprarlas. Y muchos países en desarrollo no están haciendo lo suficiente para mejorar la salud de sus propias poblaciones”. Desde su punto de vista, disponibilidad de recursos y capacidad para gestionarlos se entrecruzan en una percepción material, física, real: “Raras veces tenemos contacto visual con las personas que sufren, de modo que a veces actuamos como si esas personas no existieran y este sufrimiento no se estuviera produciendo”. Según Gates, la voluntad de ayudar nada significa sin capacidad para hacerlo, y en ésta deben combinarse la fortaleza científico tecnológica con la conciencia mundial de la severa inequidad sanitaria. ¿Cómo concebir y garantizar un derecho humano “global” a la salud? El empresario distingue cuatro prioridades: los gobiernos deben adaptar sus compromisos a la magnitud de la crisis; los investigadores deben ser apoyados en la búsqueda de soluciones sencillas, prácticas y eficaces para los grandes problemas sanitarios del mundo en desarrollo; los recursos intelectuales y financieros deben dedicarse no sólo al desarrollo, sino también a la intervención (logrando la distribución y aplicación del descubrimiento); las fuerzas políticas y del mercado más desarrolladas deben operar en mayor beneficio de las poblaciones menos desarrolladas (mediante redes que aseguren al sector privado incentivos para la fabricación y suministro de medicamentos y servicios de salud). La articulación efectiva de estos cuatro ejes permitirá que una agenda pública global en salud comience a imbricar problemas y esfuerzos. Se propone una alternativa en este sentido: la denominada “Red de Sanimetría” (HMN), que procura circular y aprovechar en tiempo real avances individuales sobre distintos temas sanitarios realizados en las más diversas latitudes del mundo. “Si los países se incorporan a esta red -razona Gates- y contribuyen a mostrar que las inversiones en salud pueden ser eficaces, los financiadores de todo el mundo tendrán todos los motivos para actuar”. Mientras algunas ONG´s como Oxfam y Médicos Sin Fronteras alertaron en la Asamblea sobre el peligro de que soluciones tan profundas se concentren en la iniciativa de un individuo, o de que empresas multinacionales concurran a esta Asamblea e incidan en ella con la misma fuerza que lo hacen los estados soberanos que la integran (de hecho, mediante su Fundación, Gates
  15. 15. Curso: Causas y objetivos de las políticas ambientales. Módulo I: La transversalidad del concepto ambiente. ISBN: En Trámite Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental – Escuela de Salud Pública Facultad de Ciencias Médicas – UNC. (0054) (0351)-4334042-4115835 email: diplomaturascisa@yahoo.com.ar 15 financiará investigaciones sobre 14 “retos sanitarios” por un total de 450 millones de dólares), reflexionábamos sobre los medulares razonamientos expuestos por el empresario -muchos más ricos en su idioma y en la fluidez de algunas frases improvisadas y lamentablemente perdidas en la versión oficial del discurso-. Con una lógica sencilla, Bill Gates logró hacerse escuchar. Su objetivo de conseguir “grandes avances utilizables” y “tecnologías efectivamente aplicables” se relaciona íntimamente con su propia historia como creador y empresario. Su férrea defensa de un derecho-deber a la salud, necesaria respuesta global para resolver las vergonzosas y catastróficas consecuencias de la desigualdad, en el cual los anhelos se articulen con las capacidades, y éstas se nutran de recursos, es una válida alternativa para abordar con responsabilidad al sector que -quizá- más inequidad exhibe, no sólo comparando realidades entre países desarrollados y no desarrollados, sino también auscultando el interior de ambos mundos, en particular el de los estados menos adelantados. Si las transformaciones en salud requieren sensibilidad, profesionalidad y compromiso, las opiniones de un hacedor impactante, cuyo discurso rico en ejemplos y resultados carece de palabras vacías de contenido, resultan -cuanto menos- un interesante disparador en procura de opciones para salir, si no de la inacción -que en nuestro campo provoca millones de muertos-, de la mediocridad y la orfandad de alternativas.

×