1T2-I La religión mesopotámica

984 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
984
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
67
Actions
Shares
0
Downloads
27
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide
  • Los habitantes de este territorio conservaron creencias religiosas de la época prehistórica, considerando el Sol, la Luna y los planetas como divinidades.
    Con el tiempo fueron personificando las fuerzas de la naturaleza hasta convertirlas en dioses humanizados, con sus virtudes y sus vicios. Elaboraron un sistema coherente de creencias, acentuando el temor de los ciudadanos ante el poder destructor de los dioses.
    Las creencias de los habitantes de los valles del Tigris y el Éufrates se concretaron en tres realidades presentes en sus vidas: los dioses, la astrología y la magia.
    Aunque los nombres de los dioses podían variar de una ciudad a otra, su influencia y su poder eran similares. Además, cada individuo podía elegir el dios particular que mejor se adaptara a sus deseos.
    En el panteón de Mesopotamia encontramos
    dios del cielo, Anu,
    y al dios de la Tierra, Baal;
    Shamash, dios de Lagash, era el dios Sol; y
    Sin, de Ur, diosa de la Luna.
    Sobre ellos, se situaba Marduk, dios supremo, creador del mundo y protector de Babilonia;
    Y a la cabeza de todos, la diosa Astarté o Isthar, identificada con el planeta Venus.
    Astarté o Isthar era la diosa del amor y la fecundidad, si bien en unas ciudades se resaltaba más su carácter guerrero, y en otras, su faceta amorosa. La tradición mediterránea prolongó su culto en la religión griega convirtiéndola en Afrodita, a la que más tarde los romanos llamaron Venus.
    Los habitantes de Mesopotamia adoraban a los dioses por temor, no por piedad religiosa, pues estaban convencidos de su poder destructor.
    Tenían otros dioses menores y creían en la existencia de genios con forma de toros alados, con cola de león y cabeza de hombre.
  • El poder supremo de cada ciudad residía en su dios, y en su nombre lo ejercía el sumo sacerdote. Este asumía todas las funciones organizativas: gobernaba, dictaba justicia, dirigía el ejército y cobraba impuestos.
    El rey era, a la vez, sumo sacerdote, y toda la nobleza cortesana y los altos cargos religiosos estaban a su servicio. Era una organización teocrática.
    El más conocido rey-sacerdote fue Hammurabi, que ocupó el trono de Babilonia a principios del segundo milenio a.C. Convirtió la ciudad en un gran centro religioso y mandó construir en ella numerosos templos. Impuso, en todas las ciudades conquistadas, el culto del dios Marduk, divinidad de Babilonia.
    Para completar su obra, promulgó un conjunto de leyes conocido como el código de Hammurabi, que regulaba las actividades cotidianas. Según cuenta la tradición, el dios Shamash entregó al soberano este conjunto de leyes escritas. Este código es considerado como el más antiguo del mundo.
    Las leyes se presentaron grabadas con escritura cuneiforme en una columna de piedra, como era costumbre en la época.
    La seguridad de que las leyes tenían origen divino aumentaba su credibilidad y la predisposición a obedecerlas.
    La parte más importante del código trata de las leyes que regulaban la propiedad, los cambios y expropiaciones y las compraventas.
    Siglos más tarde, en la Biblia encontraremos un relato semejante cuando se narra la aparición de Dios a Moisés en el monte Sinaí para entregarle los Diez Mandamientos escritos en dos tablas de piedra.
    Recordemos que el patriarca Abrahán, padre del pueblo judío, era originario de Mesopotamia.
  • Tras una vida dependiendo de los dioses, la muerte era la entrada a «un país sin retorno», en el que los difuntos llevaban una existencia muy penosa. Su premio o castigo no dependía de su comportamiento en la tierra, sino más bien de su buena o mala relación con los dioses.
    Los difuntos entraban en (da tierra sin vuelta» o «casa de las tinieblas», rodeada de siete murallas, en la que había poderosos guardianes que impedían a los muertos el retorno a la vida y que solo podían alimentarse de pOlvo y barro.
    Los familiares del difunto practicaban rituales y ofrecían dones a Nergal, dios de los infiernos, para suavizarles estas penalidades. Enterraban a los muertos rodeados de ajuares personales, instrumentos de trabajo y también estatuillas de arcilla cocida.
    Las tumbas eran sencillas, aunque se han encontrado otras de gran tamaño y muy complejas con habitaciones diferenciadas.
  • El mundo, para los sumerios, era la manifestación de lo divino; (no el conjunto de todo lo que existe). Los mitos sumerios tienen como origen un mar primordial que existía desde la eternidad, personificado por la diosa NAMMU. (Lo femenino es fuente de toda manifestación). Surge de este mar primordial la montaña cósmica, de la cual se desdoblan el cielo AN y la tierra KI. De ambos nace el dios de la atmósfera ENLIL y, a partir de ellos, toda la creación.
    EL ESPACIO
     
    Los sumerios, partiendo de un plano,  sitúan de arriba hacia abajo, al Cielo Superior que es la residencia del dios An, luego,  otros cielos donde residen distintas divinidades. Abajo  está la Tierra, rodeada por el mar de los hombres (de agua dulce o ABZU), hacia abajo se encuentra  el  Mundo Inferior con distintos planos. Todo esta rodeado por el Océano Cósmico (de agua salada) y franqueado por las montañas del fin del mundo.
     
    Otra versión supone e que el Estado Terrestre era un reflejo del Estado Celestial. El Cosmos estaba dividido en tres planos fundamentales: el Mundo Celestial, El Mundo Terrestre y el Mundo Inferior. El Mundo Terrestre era como una gran isla, rodeada de agua dulce, cubierta por los distintos planos de la Bóveda Celeste y asentada sobre los planos del Mundo Inferior y el Océano Primordial o ABZU de agua salada.
     
    El Mundo Celestial estaba regido por los ME, Reglamentos o Reglas Cósmicas inapelables que eran preexistentes a los dioses, por lo tanto ellos también debían cumplirlas, y había una Asamblea de Dioses (DUKU) con cuatro dioses principales y los otros dioses subordinados, cada uno con sus funciones de creación específicas y, cada año, de decretar los destinos de la humanidad. El Mundo Inferior tenía sus propios ME y su panteón de dioses.
    El Mundo Terrestre estaba gobernado por el Rey-Sacerdote, intermediario entre los dioses y los hombres. Su función era crear en su ciudad una organización similar a la del Mundo Celestial, con una Asamblea, y leyes acordes con los ME, procurar el bienestar de su pueblo y construir un templo para la eterna veneración de los dioses. Estos templos eran la residencia terrestre de los dioses y similares a sus residencias celestes. Configuraban una particular columna o axis mundi que unía  los tres planos del MUNDO CELESTE, EL MUNDO TERRESTRE Y EL MUNDO INFERIOR.
     EL TIEMPO
     
    Para los sumerios, el tiempo estaba en permanente  evolución y se manifestaba por medio de ciclos que daban lugar a una perpetua transformación, con un  "eterno  retorno" cíclico que era evidente en el anual ciclo de la naturaleza, en  cambio permanente,  motor de la vida en el universo.
     
    Para el hombre religioso, el Tiempo tampoco era homogéneo ni continuo. A través de los ritos de las fiestas sagradas se recreaba el Tiempo Sagrado, el  tiempo inicial  o cósmico que permitía el encuentro entre el hombre y  los dioses.
     CONCEPTO DE HOMBRE
     
    Los mitos nos dicen que el  hombre fue hecho a partir de la arcilla para servir a los dioses, ya que debían proveerlos de ofrendas, alimentos y morada para que ellos pudieran dedicarse a sus actividades divinas. Por lo tanto, los hombres colaboraban con los dioses en la creación cotidiana (agricultura, cría de ganado) y eran custodios de la naturaleza para mantener el orden cósmico. Los dioses podían cambiar el destino de los hombres en forma imprevisible.
    Al ser colaborador de los dioses, para el hombre sumerio todo era oración. Sembrar, construir, enseñar, eran actos religiosos. Su permanente devoción a los dioses era tan natural, tan integrada a la vida cotidiana que aun durante su trabajo seguían venerándolos, dejando como sustituto en los templos a una estatuilla u orante para que los remplazara en sus permanentes oraciones.
    CONCEPTO DE SOCIEDAD
     
    Los mitos que relatan el comportamiento de los dioses presentan paradigmas o modelos de cultura propuestos para ser imitados. Se prefería el orden, la moral, la armonía cósmica y la colaboración en el plano divino y humano.
     
    La ley terrenal estaba profundamente ligada con la ley divina. Las primeras fuentes nos hablan del falso juramento  ante los dioses.
    No se conocía la idea de pecado. La falta de cumplimiento de una obligación contraída era considerada como un  acto de irresponsabilidad en perjuicio de quien no lo cumplía, pero el Orden Cósmico no era perturbado por esta  mala conducta. El deudor debía reparar su incumplimiento, habitualmente por una compensación en dinero o una multa, que podía empobrecer a toda una familia. Pero no hay penas de castigos corporales. La pena de muerte es muy tardía. La única excepción es el juicio por ordalía o "Juicio del dios", en el que eran los dioses los que juzgaban directamente, echando a los reos al río: Si se salvaban eran inocentes  si se ahogaban era porque habían sido culpables..
  • Los sumerios, partiendo de un plano,  sitúan de arriba hacia abajo, al Cielo Superior que es la residencia del dios An, luego,  otros cielos donde residen distintas divinidades. Abajo  está la Tierra, rodeada por el mar de los hombres (de agua dulce o ABZU), hacia abajo se encuentra  el  Mundo Inferior con distintos planos. Todo esta rodeado por el Océano Cósmico (de agua salada) y franqueado por las montañas del fin del mundo.
    Otra versión supone e que el Estado Terrestre era un reflejo del Estado Celestial. El Cosmos estaba dividido en tres planos fundamentales: el Mundo Celestial, El Mundo Terrestre y el Mundo Inferior. El Mundo Terrestre era como una gran isla, rodeada de agua dulce, cubierta por los distintos planos de la Bóveda Celeste y asentada sobre los planos del Mundo Inferior y el Océano Primordial o ABZU de agua salada.
    El Mundo Celestial estaba regido por los ME, Reglamentos o Reglas Cósmicas inapelables que eran preexistentes a los dioses, por lo tanto ellos también debían cumplirlas, y había una Asamblea de Dioses (DUKU) con cuatro dioses principales y los otros dioses subordinados, cada uno con sus funciones de creación específicas y, cada año, de decretar los destinos de la humanidad. El Mundo Inferior tenía sus propios ME y su panteón de dioses.
    El Mundo Terrestre estaba gobernado por el Rey-Sacerdote, intermediario entre los dioses y los hombres. Su función era crear en su ciudad una organización similar a la del Mundo Celestial, con una Asamblea, y leyes acordes con los ME, procurar el bienestar de su pueblo y construir un templo para la eterna veneración de los dioses. Estos templos eran la residencia terrestre de los dioses y similares a sus residencias celestes. Configuraban una particular columna o axis mundi que unía  los tres planos del MUNDO CELESTE, EL MUNDO TERRESTRE Y EL MUNDO INFERIOR.
  • Los mitos nos dicen que el  hombre fue hecho a partir de la arcilla para servir a los dioses, ya que debían proveerlos de ofrendas, alimentos y morada para que ellos pudieran dedicarse a sus actividades divinas. Por lo tanto, los hombres colaboraban con los dioses en la creación cotidiana (agricultura, cría de ganado) y eran custodios de la naturaleza para mantener el orden cósmico. Los dioses podían cambiar el destino de los hombres en forma imprevisible.
    Al ser colaborador de los dioses, para el hombre sumerio todo era oración. Sembrar, construir, enseñar, eran actos religiosos. Su permanente devoción a los dioses era tan natural, tan integrada a la vida cotidiana que aun durante su trabajo seguían venerándolos, dejando como sustituto en los templos a una estatuilla u orante para que los remplazara en sus permanentes oraciones.
  • Hubo un tiempo en que solo existía Aspú, el océano principal, y Tiamat, el mar tempestuoso. Ni el cielo ni la tierra tenían nombre, solo eran conocidos como lo de arriba y lo de abajo.
    De la unión de cielo y tierra surgieron el gran Marduk, el inteligente Ea, el poderoso Anú y todas las divinidades que poblaron el cielo, la tierra y los infiernos.
    Pronto surgieron entre los dioses enemistades que ocasionaron una batalla entre los partidarios de Tiamat y los de Marduk. Este último, iluminando su rostro con un potente relámpago, tomó su arco y un manojo de flechas, subió a su carro y, con la ayuda de las tempestades y los vientos, se lanzó contra el ejército de Tiamat.
  • El fragor de la batalla se oía por los confines del mundo, y ninguno de los contendientes mostraba piedad con sus enemigos. En un momento determinado, Marduk disparó una flecha que acertó de lleno en el pecho de Tiamat.
    Enloquecido por su victoria, y no contento con haberle matado, se ensañó con el cadáver: le partió el cráneo y le cortó todas las venas para que derramara hasta la última gota de su sangre.
    A continuación, le cortó en dos partes. Con una de ellas formó el cielo, colocó en él todos los astros y las estrellas, y fabricó una morada para los dioses; y con la otra hizo la tierra.
    Amasó después un poco de barro con sangre y dio vida a los primeros seres humanos, colocando junto a ellos los demás seres vivos y ambos ríos.
  • Los seres humanos comenzaron su vida, pero su comportamiento no era del agrado de los dioses, que decidieron provocar un gran diluvio para acabar con ellos.
    Ut-Napishtim, protegido de los dioses, tuvo una visión en la que le advertían de lo que iba a ocurrir, aconsejándole que fabricara un barco para poder escapar de la destrucción que se avecinaba. Se puso manos a la obra y en siete días construyó una embarcación.
    Al atardecer del séptimo día, Ut-Napishtim y su familia entraron en el barco y en ese mismo momento comenzó a llover copiosamente durante siete días, de tal manera que se inundó toda la tierra y perecieron todos los seres que moraban en ella.
    Cuando dejó de llover, las olas depositaron la barca en el monte Nitsir. Para comprobar si las aguas estaban calmadas y había ya alguna parte de tierra seca, Ut-Napishtim envió a una paloma y después a una gaviota. Como no encontraron tierra firme donde posarse, regresaron al barco rápidamente.
    Envió, más tarde, a un cuervo, que encontró tierra y ya no regresó. Entonces, Ut-Napishtim y toda su familia salieron del barco, ofrecieron un sacrificio y quemaron incienso en la cumbre de la montaña.
    En ese momento, los dioses bajaron del cielo e hicieron el juramento de que nunca más volvería a haber otra catástrofe como aquella.
  • El relato que acabas de leer pertenece a la epopeya de Gilgamesh, pero no es el único mito que explica el origen del mundo y de los humanos.
    Según el poema de Atrahasis, los dioses menores tenían que trabajar
    para los dioses mayores. Pero llegó un momento en que aquellos se , cansaron y se declararon en huelga.
    Entonces, los dioses mayores se retiraron a deliberar y llegaron al acuerdo de crear a unos seres que trabajasen para ellos y les proporcionasen el alimento que necesitaban.
    Con la sangre del cabecilla de la revuelta amasaron un poco de barro y con la masa moldearon siete hombres y siete mujeres.
    Los dioses ya no tuvieron que trabajar más y pudieron vivir de las ofrendas de los seres humanos. Pero he aquí que aquellos pocos hombres y mujeres trabajaron tanto y produjeron tanto alimento que su número aumentó desmesuradamente, y el ruido que hacían resultaba insoportable para los dioses.
    Para reducir definitivamente el número de aquellos seres humanos tan molestos, acordaron enviar un gran diluvio del que solo ?e salvaron Atrahasis y su familia. Pero, como los supervivientes habían sido pocos, los dioses volvieron a pasar hambre. Entonces, se replantearon de nuevo la situación y llegaron a la conclusión de que los humanos deberían crecer, pero más moderadamente.
    Para ello, acordaron un curioso sistema de control de natalidad: crearon un demonio que se encargara de aumentar la mortalidad infantil; así, parte de las mujeres serían estériles y, por tanto, no podrían tener hijos, y otra parte renunciarían a la maternidad, consagrando su virginidad al servicio de alguna diosa.
    El dios Ea, que había tomado tales medidas, decidió también la intervención de la diosa-apagadora que arrancaba a los hijos del vientre de sus madres.
    De esta manera, la mitología intentaba explicar ciertas realidades biológicas y justificar otras costumbres religiosas.
    Este relato de Atrahasis se considera el más antiguo sobre el diluvio; y de él quedó reflejo en la epopeya de Gilgamesh.
  • La religión estaba organizada por un cuerpo sacerdotal. Los sacerdotes transmitían la voluntad de los dioses a los humanos y recogían las ofrendas que estos les entregaban como agradecimiento por los favores recibidos. En ocasiones, estas ofrendas eran obligatorias, a modo de impuestos.
    Los sacerdotes constituían un grupo social muy poderoso. Conjuraban maleficios y confeccionaban pócimas y filtros benéficos. Su poder se basaba en la superstición y en la credulidad de las gentes sencillas.
    Hacían adivinaciones e interpretaciones astrológicas, dirigían los ritos religiosos y administraban las riquezas de los templos.
    Junto a ellos, estaban los escribas, que ejercían funciones administrativas.
  • Los sacerdotes-astrólogos practicaban la magia y la astrología, que en un principio estaban al servicio del rey, el cual les consultaba antes de tomar decisiones importantes. También se acudía a ellos para solucionar problemas de la comunidad, pero no atendían las consultas de carácter privado.
    Atribuyeron poderes especiales a los planetas que se conocían. A Venus, que es el planeta más luminoso, se lo relacionaba con la fecundidad; Marte, el planeta rojo, era identificado con la violencia y la guerra.
    Habían hecho cálculos muy precisos sobre los siete cuerpos celestes principales: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y saturno. Sus avanzados conocimientos astronómicos les permitían predecir los eclipses y, en ocasiones, se sirvieron de ellos para atemorizar a sus enemigos.
    Los resultados de los cálculos mencionados los presentaban ante los ciudadanos en forma de comunicaciones recibidas de los dioses.
    Realizaban sus observaciones en los templos situados en lo alto de los zigurats. Dividieron la bóveda celeste en 360 partes para poder estudiar las estrellas, a las que agruparon en torno a algunas constelaciones, estableciendo la actual configuración del zodiaco.
    A cada una de esas agrupaciones le dieron un nombre que aún pervive en el horóscopo que ha llegado hasta nosotros con los nombres latinos: Aries, Tauro, Leo, etc.
    Muchas de las mediciones astronómicas que hicieron los sacerdotes siguen siendo válidas en la actualidad; por eso continuamos dividiendo la circunferencia en grados, minutos y segundos. De ellos procede también nuestra división del año en doce meses, y de los días, las horas y los minutos.
  • Esta civilización realizó grandes construcciones civiles y religiosas, empleando el ladrillo, puesto que en el terreno abundaba la arcilla y escaseaba la piedra.
    Los relatos bíblicos y las excavaciones arqueológicas hablan de los monumentales palacios, fuertes murallas y magníficos templos de Babilonia y otras ciudades del entorno.
    Los templos se construían en la zona sagrada de la ciudad. Disponían de un espacio para albergar la estatua del dios y una sala de las ofrendas. Generalmente, se situaba n frente a una gran plaza y se rodeaban de edificios que servían de almacenes y locales administrativos.
    Allí estaban también las viviendas de los sacerdotes y escribas dedicados al servicio del templo.
    Sin ninguna duda, el edificio más llamativo de la ciudad era el zigurat. Se trataba de una construcción en forma de tronco de pirámide escalonada, formada por siete terrazas superpuestas. Cada una de ellas representaba uno los siete cuerpos celestes conocidos por los astrónomos.
    Las terrazas estaban pintadas con colores diferentes, de acuerdo al astro al que estaban dedicadas. Sabemos que la última era azul como el cielo. En ella se situaba el templo del dios, y, además, servía de observatorio astronómico.
     
    La estructura del zigurat ha sido objeto de múltiples interpretaciones. Para unos, representa la aspiración del ser humano de llegar hasta el cielo; otros la explican por la necesidad de colocar el templo en un lugar elevado, puesto que la región es muy llana y carece de elevaciones naturales.
    La escalinata que permitía ascender desde el suelo hasta el templo era una invitación a la divinidad para que descendiera hasta la tierra.
  • «Babilonia se construyó tratando de imitar la perfección del universo, como era costumbre en la Antigüedad. Se elegía cuidadosamente la orientación de la ciudad, de tal manera que sus puertas coincidieran con. los puntos cardinales.
    Las entradas a los recintos urbanos estaban bajo la protección de los dioses; por eso, la puerta principal de Babilonia es la puerta de Isthar, diosa de la guerra y del amor».
  • «En torno al templo de Marduk encontramos otros más pequeños dedicados a diferentes dioses, ante los que ofrecían los sacrificios.
    El conjunto de edificaciones formaba el centro religioso y administrativo. Las oficinas fiscales y el tribunal de justicia imprimían gran actividad a estos espacios; eran el núcleo más vivo e importante de la ciudad».
  • «Impresionados ante la mole del zigurat, nos acercamos a la escalinata que nos permitía subir al templo. Por mandato divino estaba construido en lo más alto, según dice una inscripción del rey:
    "Marduk, el gran dios de Babilonia, me ha ordenado colocar sólidamente las bases de la Etmenanki hasta alcanzar el mundo subterráneo y hacer de este modo que su cúspide llegue hasta el cielo".
    Su nombre significa "la mansión de lo alto entre el cielo y la tierra"".
  • Grandes astrónomos
    Los sumerios dividieron la bóveda celeste en 360º, ordenaron las estrellas en constelaciones y conocieron loseclipses. Representaban el Universo como la mitad de una esfera en cuya base estaba la Tierra -un disco planorodeado de mar.
  • 1T2-I La religión mesopotámica

    1. 1. LA RELIGIÓN MESOPOTÁMICA
    2. 2. PRIMERAS CIVILIZACIONES  Surgieron a orillas de los grandes ríos:  MESOPOTAMIA: Tigris y Éufrates  EGIPTO: Nilo  INDIA: Indo  CHINA: Huan-Ho
    3. 3. • Mesopotamia estaba situada en Próximo Oriente, entre los ríos Tigris y Éufrates, coincidiendo con el territorio que ocupan en la actualidad Irak y Siria
    4. 4. • La mayor parte de la población se dedicaba a la agricultura
    5. 5. •Dominaban los sacerdotes que dirigían la vida de toda la sociedad •Los aspectos de la vida estaban regulados por la religión.
    6. 6. BABILONIA • La ciudad más famosa fue BABILONIA. • Toda la ciudad formaba un recinto sagrado.
    7. 7. ZIGURAT •En las ciuDades se destaca el ZIGURAT, especie de torre escalonada con un templo-santuario construido en la parte superior, que servia también como observatorio astronómico.
    8. 8. MESOPOTAMIA es un PAÍS ENTRE RÍOS • Es una región atravesada por dos grandes ríos, el Éufrates y el Tigris, que cruzan la gran llanura comprendida entre las montañas del Cáucaso y el golfo Pérsico.
    9. 9. HISTORIA DE MESOPOTAMIA • REINO SUMERIO: Hacia el año 3500 A C – Ciudades importantes fueron: UR y LAGASH. • IMPERIO SUMERIO-ACADIO. – Fue creado por el rey SARGÓN de la ciudad de AKKAD • PRIMER IMPERIO BABILÓNICO – Su rey mas importante fue HAMMURABI • IMPERIO ASIRIO – Sus capitales fueron ASSUR y NÍNIVE • SEGUNDO IMPERIO BABILÓNICO: 625-539 a C – Su rey mas importante fue NABUCODONOSOR • IMPERIO PERSA – CIRO conquisto el imperio babilónico
    10. 10. • En el cuarto milenio a.C., se fundaron las PRIMERAS CIUDADES Inventaron la escritura •Realizaron avanzados cálculos astronómicos •Promulgaron el primer código de leyes inspirado por los dioses.
    11. 11. EL PANTEÓN DE MESOPOTAMIA Los nombres de los dioses podían variar de una ciudad a otra
    12. 12. ANU • DIOS DEL CIELO
    13. 13. • DIOS DE LA TIERRA BAAL
    14. 14. • DIOS SOL • Era el dios de la ciudad de Lagash SHAMASH:
    15. 15. SIN • DIOSA DE LA LUNA. • Diosa de la ciudad de Ur
    16. 16. MARDUK DIOS SUPREMO • Sobre ellos, se situaba Marduk, creador del mundo y protector de la ciudad de Babilonia;
    17. 17. ASTARTÉ O ISTHAR • Diosa de la fecundidad
    18. 18. GENIOS ALADOS • PROTECTORES
    19. 19. • El poder supremo de cada ciudad residía en su dios, y en su nombre lo ejercía el sumo sacerdote. • Este asumía todas las funciones organizativas: – gobernaba, – dictaba justicia, – dirigía el ejército – cobraba impuestos. EL REY- SACERDOTE
    20. 20. EL REY- SACERDOTE •El rey era, a la vez, sumo sacerdote, y toda la nobleza cortesana y los altos cargos religiosos estaban a su servicio. •Los mesopotámicos tenían una ORGANIZACIÓN TEOCRÁTICA.
    21. 21. HAMMURABI • El más conocido rey-sacerdote fue Hammurabi, que ocupó el trono de Babilonia a principios del segundo milenio a.C. • Convirtió la ciudad en un gran centro religioso y mandó construir en ella numerosos templos. • Impuso, en todas las ciudades conquistadas, el culto del dios Marduk, divinidad de Babilonia.
    22. 22. CÓDIGO DE HAMMURABI • Codigo que entregó el dios Shamash a HAMMURABI • Es un conjunto de leyes que regulaban las actividades cotidianas. • Como las leyes tenían un origen divino aumentaba su credibilidad y la predisposición a obedecerlas. • Las leyes estan grabadas con escritura cuneiforme en una columna de piedra. • Es el más antiguo conocido. •En la Biblia hay un relato semejante: la aparición de Dios a Moisés en el monte Sinaí para entregarle los Diez Mandamientos escritos en dos tablas de piedra (Abrahán, padre del pueblo judío, era de Mesopotamia.)
    23. 23. LA MUERTE NERGAL, dios de los infiernos •La muerte era la entrada a «un país sin retorno», •Su premio o castigo no dependía de su comportamiento en la tierra, sino de su relación con los dioses. •Los difuntos llevaban una existencia penosa en la «casa de las tinieblas», que estaba rodeada de siete murallas, en la que había guardianes poderosos que impedían a los muertos volver a la vida. •Se alimentaban de polvo y barro
    24. 24. PECADO •No se conocía la idea de pecado. •La falta de cumplimiento de una obligación contraída era considerada como un  acto de irresponsabilidad en perjuicio de quien no lo cumplía, pero el Orden Cósmico no era perturbado por esta  mala conducta. •El deudor debía reparar su incumplimiento, habitualmente por una compensación en dinero o una multa, que podía empobrecer a toda una familia. •Pero no hay penas de castigos corporales. •La pena de muerte es muy tardía. •La única excepción es el juicio por ordalía o "Juicio del dios", en el que eran los dioses los que juzgaban directamente, echando a los reos al río: Si se salvaban eran inocentes  si se ahogaban era porque habían sido culpables..
    25. 25. •Las TUMBAS solían ser sencillas •Los familiares del difunto practicaban rituales y ofrecían dones a Nergal, para suavizarles estas penalidades. • Enterraban a los muertos con ajuares personales, instrumentos de trabajo y estatuillas de arcilla cocida. GENIOS GUARDIANES
    26. 26. EL PENSAMIENTO SUMERIO. TIEMPO Y ESPACIO • El mundo, para los sumerios, era la manifestación de lo divino; (no el conjunto de todo lo que existe). • Los mitos sumerios tienen como origen un mar primordial que existía desde la eternidad, personificado por la diosa NAMMU. (Lo femenino es fuente de toda manifestación). • Surge de este mar primordial la montaña cósmica, de la cual se desdoblan el cielo AN y la tierra KI. • De ambos nace el dios de la atmósfera ENLIL y, a partir de ellos, toda la creación.
    27. 27. EL ESPACIO •Los sumerios, partiendo de un plano,  sitúan de arriba hacia abajo, al Cielo Superior que es la residencia del dios An, luego,  otros cielos donde residen distintas divinidades. •Abajo  está la Tierra, rodeada por el mar de los hombres (de agua dulce o ABZU), hacia abajo se encuentra  el  Mundo Inferior con distintos planos. •Todo esta rodeado por el Océano Cósmico (de agua salada) y franqueado por las montañas del fin del mundo.
    28. 28. MUNDO CELESTE •El Mundo Celestial estaba regido por los ME, Reglamentos o Reglas Cósmicas inapelables que eran preexistentes a los dioses, por lo tanto ellos también debían cumplirlas •Había una Asamblea de Dioses (DUKU) con cuatro dioses principales y los otros dioses subordinados, cada uno con sus funciones de creación específicas y, cada año, de decretar los destinos de la humanidad. •El Mundo Inferior tenía sus propios ME y su panteón de dioses.
    29. 29. EL MUNDO TERRESTRE •Estos templos eran la residencia terrestre de los dioses y similares a sus residencias celestes. •Configuraban una columna o axis mundi que unía los tres planos del MUNDO CELESTE, EL MUNDO TERRESTRE Y EL MUNDO INFERIOR El Mundo Terrestre estaba gobernado por el Rey- Sacerdote, intermediario entre los dioses y los hombres. •Su función era crear en su ciudad una organización similar a la del Mundo Celestial, con una Asamblea, y leyes acordes con los ME, procurar el bienestar de su pueblo y construir un templo para la eterna veneración de los dioses.
    30. 30. CONCEPTO DE HOMBRE •Los mitos dicen que el  hombre fue hecho a partir de la arcilla para servir a los dioses, ya que debían proveerlos de ofrendas, alimentos y morada para que ellos pudieran dedicarse a sus actividades divinas. •Por lo tanto, los hombres colaboraban con los dioses en la creación cotidiana (agricultura, cría de ganado) y eran custodios de la naturaleza para mantener el orden cósmico. •Los dioses podían cambiar el destino de los hombres en forma imprevisible.
    31. 31. LA ORACIÓN •Al ser colaborador de los dioses, para el hombre sumerio todo era oración. • Sembrar, construir, enseñar, eran actos religiosos. •Su permanente devoción a los dioses era tan natural, tan integrada a la vida cotidiana que aun durante su trabajo seguían venerándolos, dejando como sustituto en los templos a una estatuilla u orante para que los remplazara en sus permanentes oraciones.
    32. 32. LOS GRANDES MITOS • LA CREACIÓN Y EL DILUVIO
    33. 33. LA CREACIÓN DEL MUNDO • Hubo un tiempo en que solo existía Aspú, el océano principal, y Tiamat, el mar tempestuoso. Ni el cielo ni la tierra tenían nombre, solo eran conocidos como lo de arriba y lo de abajo. • De la unión de cielo y tierra surgieron el gran Marduk, el inteligente Ea, el poderoso, Anú y todas las divinidades que poblaron el cielo, la tierra y los infiernos. Sirruk, animal simbólico del dios Marduk que representa a un dragón Relato mitológico de Mesopotamia que explica la creación del mundo MardukTiamat
    34. 34. LA CREACIÓN DE LOS SERES HUMANOS • El fragor de la batalla se oía por los confines del mundo, y ninguno de los contendientes mostraba piedad con sus enemigos. En un momento determinado, Marduk disparó una flecha que acertó de lleno en el pecho de Tiamat. • Enloquecido por su victoria, y no contento con haberle matado, se ensañó con el cadáver: •Amasó después un poco de barro con sangre y dio vida a los PRIMEROS SERES HUMANOS, colocando junto a ellos los demás seres vivos y ambos ríos. •Le cortó en dos partes. •Con una de ellas formó el CIELO, colocó en él todos los astros y las estrellas, y fabricó una morada para los dioses; •y con la otra hizo la TIERRA. •le partió el cráneo •le cortó todas las venas para que derramara hasta la última gota de su sangre.
    35. 35. EPOPEYA DE GILGAMESH • El comportamiento de los hombres no era del agrado de los dioses, que decidieron provocar un GRAN DILUVIO para acabar con ellos. Comenzó a llover copiosamente durante siete días, inundandose toda la tierra y perecieron todos los seres que moraban en ella. •Cuando dejó de llover, las olas depositaron la barca en el monte Nitsir. Para comprobar si había ya alguna parte de tierra seca, envió a una paloma y después a una gaviota. Como no encontraron tierra firme donde posarse, regresaron al barco. Envió, más tarde, a un cuervo, que encontró tierra y ya no regresó. •Entonces, ofrecieron un sacrificio y quemaron incienso en la cumbre de la montaña. Los dioses bajaron del cielo e hicieron el juramento de que nunca más volvería a haber otra catástrofe como aquella. UT-NAPISHTIM, protegido de los dioses, tuvo una visión en la que le advertían de lo que iba a ocurrir, aconsejándole que fabricara un barco para poder escapar de la destrucción que se avecinaba.
    36. 36. POEMA DE ATRAHASIS • LA REBELIÓN DE LOS DIOSES MENORES • Los dioses menores tenían que trabajar para los dioses mayores. Pero llegó un momento en que aquellos se cansaron y se rebelaron. • Los dioses mayores se llegaron al acuerdo de crear a unos seres que trabajasen para ellos y les proporcionasen el alimento que necesitaban. Ur Nammu. •CREACION DE LOS HOMBRES •Con la sangre del cabecilla de la revuelta amasaron un poco de barro y con la masa moldearon siete hombres y siete mujeres. •Los dioses ya no tuvieron que trabajar más y pudieron vivir de las ofrendas de los seres humanos. •Pero he aquí que aquellos pocos hombres y mujeres trabajaron tanto y produjeron tanto alimento que su número aumentó desmesuradamente, y el ruido que hacían resultaba insoportable para los dioses.
    37. 37. OTRA HISTORIA DEL DILUVIO • Para ello, acordaron un sistema curioso de control de natalidad: – crearon un demonio que se encargara de aumentar la mortalidad infantil; – Unas mujeres serían estériles – Otras renunciarían a la maternidad, consagrando su virginidad al servicio de alguna diosa. Aquellos pocos hombres y mujeres aumentaron desmesuradamente su número y molestaban a los dioses •Para reducir a aquellos seres humanos tan molestos, acordaron enviar un GRAN DILUVIO del que solo se salvaron ATRAHASIS y su familia. Pero, como los supervivientes habían sido pocos, los dioses volvieron a pasar hambre. •Entonces, se replantearon de nuevo la situación y llegaron a la conclusión de que los humanos deberían crecer, pero más moderadamente.
    38. 38. SACERDOTES Y TEMPLOS
    39. 39. EL PODER DE LOS SACERDOTES • La religión estaba organizada por un cuerpo sacerdotal. • Los sacerdotes transmitían la voluntad de los dioses a los humanos y recogían las ofrendas que estos les entregaban como agradecimiento por los favores recibidos. • En ocasiones, estas ofrendas eran obligatorias, a modo de impuestos.
    40. 40. LA ASTROLOGÍA y LA ADIVINACIÓN • Muchas de las mediciones astronómicas que hicieron los sacerdotes siguen siendo válidas en la actualidad: – Dividion de la circunferencia en grados, minutos y segundos – División del año en doce meses, y de los días, las horas y los minutos Gudea, rey de Lagash, con una copa de libación Los sacerdotes eran un grupo muy poderoso. Su poder se basaba en la superstición y en la credulidad de las gentes sencillas Conjuraban maleficios y confeccionaban pócimas y filtros benéficos.. •Los sacerdotes-astrólogos practicaban la magia y la astrología, que en un principio estaban al servicio del rey, el cual les consultaba antes de tomar decisiones importantes •Atribuyeron poderes especiales a los planetas que se conocían. •Sus avanzados conocimientos astronómicos les permitían predecir los eclipses y, en ocasiones, se sirvieron de ellos para atemorizar a sus enemigos
    41. 41. LOS TEMPLOS • Realizaron grandes construcciones civiles y religiosas, empleando el ladrillo ya que escaseaba la piedra: – palacios, – murallas – templos •Los templos se construían en la zona sagrada de la ciudad. Disponían de un espacio para albergar la estatua del dios y una sala de las ofrendas. Generalmente, se situaban frente a una gran plaza y se rodeaban de edificios que servían de almacenes y locales administrativos. •Estaban también las viviendas de los sacerdotes y escribas dedicados al servicio del templo. •El edificio más llamativo de la ciudad era el ZIGURAT. •Se trataba de una construcción en forma de tronco de pirámide escalonada, formada por siete terrazas superpuestas. Cada una de ellas representaba uno los siete cuerpos celestes conocidos por los astrónomos. •Las terrazas estaban pintadas con colores diferentes, de acuerdo al astro al que estaban dedicadas. Sabemos que la última era azul como el cielo. En ella se situaba el templo del dios, y, además, servía de observatorio astronómico.
    42. 42. ZIGURAT
    43. 43. • Era una construcción en forma de tronco de pirámide escalonada, formada por siete terrazas superpuestas. Cada una de ellas representaba uno los siete cuerpos celestes conocidos por los astrónomos. ZIGURAT
    44. 44. EL RECINTO SAGRADO Puerta de Ishtar, de Babilonia.
    45. 45. BABILONIA • Babilonia se construyó tratando de imitar la perfección del universo • Las entradas a los recintos urbanos estaban bajo la protección de los dioses; por eso, la puerta principal de Babilonia es la puerta de Isthar, diosa de la guerra y del amor».
    46. 46. CERCA DEL CIELO Sello cilíndrico. Genio dando agua a los toros
    47. 47. CIENCIA Y RELIGIÓN • La ciencia y la religión estaban unidas pues eran los sacerdotes los que hacían todas las predicciones según se lo comunicaban los dioses, por lo que se convirtieron en grandes astrónomos •Los sumerios dividieron la bóveda celeste en 360º, • ordenaron las estrellas en constelaciones • conocieron los eclipses. •Representaban el Universo como la mitad de una esfera en cuya base estaba la Tierra -un disco plano rodeado de mar.

    ×