Cómo se eligió a sudáfrica como sede

430 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
430
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cómo se eligió a sudáfrica como sede

  1. 1. ¿Cómo se eligió a Sudáfrica como sede? Sir Stanley Rous, árbitro y dirigente inglés que presidió la corporación deportiva multinacional que es la FIFA entre 1961 y 1974 profetizó, al iniciar su mandato, que una nación africana ganaría el Mundial en el 2000. Sin embargo, el año en que debía hacerse realidad la profecía, otro presidente, Joseph Blatter, fallaba en su promesa hecha al mismo continente dos años antes: “Si soy elegido presidente de la FIFA, otorgaré el Mundial 2006 a África”. Con más de 20 años en la FIFA al momento de su elección en 1998, Blatter se perfiló como un negociador capaz de prometer lo más deseado –un Mundial– con tal de obtener la presidencia cuando el tiempo de Joao Havelange llegaba a su fin. Democrática como quiere ser, la FIFA le otorga un voto a cada país de modo que el peso de las confederaciones es gravitante. Por eso, en la FIFA, los arreglos están a la orden del día. Por ejemplo, cuando se decidió prohibir los partidos internacionales a más de 2.500 metros de altura, según la FIFA, para proteger la salud de los jugadores y el fair play, las protestas ni inmutaron a Blatter. La Confederación Sudamericana, con diez miembros, no se compara a la asiática, que tiene 46, o la africana, con 53. Fue una manera de medir su poder, que es absoluto, y contrarrestar lo sucedido en junio del 2000, cuando Alemania se impuso a Sudáfrica como sede del 2006 por 12 votos a 11 pese a su promesa. Pero, hábil como es, Blatter encontró la solución a la palabra incumplida. Un mes después de la elección de Alemania, Blatter presentó la fórmula de la rotación de continentes para elegir la sede, con lo cual el triunfo de África, o sea, Sudáfrica, estaba cantado, como la reelección en mayo del 2002 de quien hizo posible el sueño africano. En el fútbol actual está condenado al olvido lo inútil, y nada más inútil que lo que no es rentable. Para quienes creyeron que otorgarle a un país africano, con serios problemas sociales, la sede de la competencia más importante del planeta era una pésima decisión, los más de mil millones de dólares que facturó el año pasado la FIFA por contratos relacionados con el Mundial pueden resultarles la manera más feliz de morderse la lengua. Aunque se ha vuelto un lugar común decir que tras el fútbol de alta competición se esconde un millonario negocio, nunca ha sido una verdad tan cierta como peligrosa. Cuando el 15 de mayo del 2004 se conoció a Sudáfrica como sede, se anunció que el Mundial significaría 150.000 puestos de trabajo en un país donde la tasa de desempleo era del 40% (hoy llega a 24%) y que en la decisión había jugado a favor el desarrollo económico del país, la existencia de infraestructura (disponía de nueve estadios y se comprometía a construir otros cuatro) y la experiencia de haber organizado competencias como el Mundial de Rugby del ‘95. Hoy sabemos que nada de eso fue cierto. No se nos olvida su altísimo índice de delincuencia (50 asesinatos al día, seis veces más que en Estados Unidos), su 10,6% de población enferma de sida (más de cinco millones de seropositivos) y la insaciable ambición de un hombre capaz de todo. Como la generación que presenció el triunfo de la Italia fascista en 1938, la que gozó en 1978 en una Argentina con miles de desaparecidos o asistió a la celebración de una Alemania recién unificada en 1990, estamos a punto de presenciar en Sudáfrica más que un Mundial. Un suceso que pocas veces ocurre para una generación. Alternancia Hasta 1998, la sede alternaba entre Europa y América. En el 2002 se rompió el monopolio y la Copa se jugó en Asia. Exigencias Un candidato debe tener diez estadios para 40 mil personas y al menos uno para 80 mil para la final, además de una estructura de comunicaciones y transporte. Votos
  2. 2. Una vez que los candidatos presentan lo requerido en tiempo y forma, hay una votación secreta del Comité Ejecutivo de FIFA. Se elige seis años antes. Futuro Para el 2018 hay propuestas de Australia, Países Bajos, Inglaterra, Rusia, España, Portugal, EE.UU., Qatar y Corea.

×