Velazquez

6,529 views

Published on

Published in: Education
1 Comment
18 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
6,529
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
803
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
1
Likes
18
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Velazquez

  1. 1. GRANDES MAESTROS DE LA PINTURA ESPAÑOLA VELAZQUEZ 1599-1660
  2. 2. <ul><li>La pintura española del siglo XVII estaba influenciada por la Iglesia y por la conformidad religiosa de los Habsburgo, pero Caravaggio ejerció una influencia liberadora. Él puso el énfasis en el realismo de cada elemento del cuadro, en el drama natural y en la luz, introduciendo el claroscuro en la pintura europea. </li></ul><ul><li>Ésta fue la influencia que recibieron los jóvenes pintores de esa época, y entre ellos Velazquez. </li></ul>SIGLO XVII. EL BARROCO ESPAÑOL
  3. 3. <ul><li>Sevilla era una ciudad rica y bulliciosa, con un ambiente artístico abierto a cualquier novedad, aunque respetando siempre la proporción y la belleza clásica. El tenebrismo había sido la última tendencia. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Los talleres de pintura de la Escuela Sevillana eran muy activos. Las reuniones de literatos y poetas en el taller de Francisco Pacheco o de Martinez Montañés, generaron una inquietud intelectual en los jóvenes artistas. Esto hizo posible que la pintura evolucionara desde el tenebrismo hacia un barroco más luminoso y colorista. </li></ul><ul><li>Juan Martínez Montañés 1635-36 </li></ul><ul><li>Oleo sobre lienzo 109x 107 </li></ul><ul><li>Museo del Prado </li></ul>
  5. 5. <ul><li>En la Escuela Madrileña, formada por los pintores que habían trabajado en la decoración de El Escorial, el claroscuro, el realismo y el modelado exhaustivo de las figuras se intensificaron, según iban llegando las novedades que Caravaggio introducía en Italia. </li></ul><ul><li>El proceso general fue de un naturalismo tenebrista, de composiciones estáticas y equilibradas hasta un barroquismo que afecta al color, la luz y la composición. </li></ul>
  6. 6. VERONÉS Las Bodas de Caná 1562-63; Oleo sobre lienzo 669 x 990 cm; Museo del Louvre, Paris
  7. 7. <ul><li>Características principales de la pintura del Barroco </li></ul><ul><li>Visión realista </li></ul><ul><li>Interpretación naturalista de la realidad </li></ul><ul><li>Temática religiosa principalmente </li></ul><ul><li>Escuelas en torno a grandes maestros </li></ul><ul><li>Predominio del cuadro de caballete al óleo (y algunos murales al fresco) </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Diego Rodriguez de Silva y Velazquez nació en Sevilla a finales de mayo de 1599. Su madre era sevillana, Jerónima Velázquez y su padre un judío convertido al cristianismo, de origen portugués. Tuvo cinco hermanos menores que él. </li></ul><ul><li>La familia pertenecía a la burguesía, eran hidalgos venidos a menos. </li></ul><ul><li>A los 10 años ya estudiaba pintura en un famoso taller de Sevilla, el de Francisco Herrera &quot;El Viejo&quot;. </li></ul>Diego Rodríguez de Silva y Velázquez
  9. 9. El Aguador de Sevilla 1623 Oleo sobre lienzo 106.7 x 81 cm Wellington Museum, London <ul><li>A los 11 años comenzó como aprendiz en el taller del maestro Pacheco, pintando bodegones, en los que tenazmente buscaba la corrección en el dibujo y la composición y el detallismo en la reproducción de los objetos. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>A los 19 se casó con la hija de su maestro, Juana Pacheco, con la que tuvo dos hijas. Sus cuadros más famosos de esa época son La Adoración de los Magos y El Aguador de Sevilla, de estilo tenebrista, influenciado por Caravaggio. </li></ul><ul><li>La Adoración de los reyes Magos 1617 </li></ul><ul><li>2,03 x 1,25 Óleo sobre lienzo </li></ul><ul><li>Museo del Prado </li></ul>
  11. 11. La Inmaculada Concepción c. 1618 Óleo sobre lienzo 135 x 101,6 National Gallery. Londrés
  12. 12. Vieja friendo huevos 1618 Oleo sobre lienzo 100.5 x 119.5 cm National Gallery of Scotland. Edinburgo <ul><li>Durante estos primeros años obtiene bastante éxito con su pintura, lo que le permite adquirir dos casas destinadas a alquiler. </li></ul>
  13. 14. <ul><li>Etapas artísticas de Velázquez </li></ul><ul><li>Se distinguen tres etapas delimitadas por los dos viajes que hizo a Italia, en 1629 y 1649 : </li></ul><ul><li>La primera etapa sevillana : abarca los cuadros pintados en Sevilla y los que pintó a su llegada a la corte de Madrid. Se caracterizan por los fondos de claroscuro, las gamas cálidas, el dibujo bastante duro y el cuidado de las calidades. </li></ul>
  14. 15. <ul><li>Felipe IV fue un inteligente mecenas de las artes, aunque dejó la política en manos de su ministro, el Conde-duque de Olivares, quien llevó a Velázquez a la corte madrileña en 1623, y así a los 23 años es nombrado pintor del rey. </li></ul><ul><li>Al poco de llegar causa admiración con sus retratos del rey y el famoso cuadro Los Borrachos. Sin embargo su fama no traspasaba fronteras. </li></ul><ul><li>Después de conocer a Rubens, hizo su primer viaje a Italia, en 1629, y constató que era desconocido para los pintores y personajes italianos. </li></ul>
  15. 16. Velázquez hace una interpretación del mito con un toque de ironía. Baco rodeado de mendigos o pícaros de taberna. Predominan los tonos cálidos destacando la iluminación de Baco. Los Borrachos 1628-29 1,65 x 2,25 Museo del Prado
  16. 18. Velázquez no era un visionario como el Greco, él sólo ve con los ojos corporales, y por eso cuando pinta dioses, lo hace rodeándolos de campesinos y rufianes. Mercurio y Argos Marte 1636
  17. 19. SEGUNDA ETAPA: 1629 - 1649 En la segunda Etapa , que abarca desde su primer viaje a Italia hasta 1649 se percibe mayor luminosidad en su paleta. Poco a poco los azules, rosados y violetas dulcifican el fondo de sus paisajes. A esta etapa pertenece la decoración del salón de Reinos, para el que realizó los retratos ecuestres de la familia real y La Rendición de Breda.
  18. 20. <ul><li>Durante su estancia en Italia realizará su segundo aprendizaje al estudiar las obras de Tiziano, Tintoretto, Miguel Ángel, Rafael y Leonardo. Allí pinta La Fragua de Vulcano y La Túnica de San José. </li></ul>Cena en Emaús 1623-29 Óleo sobre lienzo 123 x 132´6 cm
  19. 21. La Fragua de Vulcano 1630 Oleo sobre lienzo, 223 x 290 cm Museo del Prado, Madrid
  20. 23. La Túnica de José 1630 Oleo sobre lienzo, 223 x 250 cm San Lorenzo de El Escorial
  21. 24. Regresa tras dos años y recibe encargos para el Palacio del Buen Retiro como Las Lanzas o los retratos ecuestres. Príncipe Baltasar Carlos a caballo 1634-35 Óleo sobre lienzo 210 x 175 cm. Museo del Prado
  22. 25. El Conde-duque de Olivares a caballo 1634 Oleo sobre lienzo, 313 x 239 El Prado
  23. 26. <ul><li>Príncipe Baltasar Carlos de Caza 1635/36 Óleo sobre lienzo 191 x 103 cm. </li></ul><ul><li>Museo del Prado. Madrid </li></ul>
  24. 27. <ul><li>La Reina Isabel de Borbón a caballo </li></ul><ul><li>1635/36 Óleo sobre lienzo 301 x 314 cm. Museo del Prado </li></ul>
  25. 28. Retratos de caza para la Torre de la Parada
  26. 29. <ul><li>Destacan también sus pinturas de animales, los perros y caballos de Felipe IV y los paisajes de fondo de los retratos. </li></ul><ul><li>Cabeza de Venado 1634 </li></ul><ul><li>Óleo sobre lienzo 66 x 52 cm. </li></ul><ul><li>Museo del Prado </li></ul>
  27. 30. La Rendición de Breda 1635 Oleo sobre lienzo 307 x 367 cm. Museo del Prado, Madrid
  28. 31. Su pintura se hace más colorista destacando su excelente retrato de Martínez Montañés, obras mitológicas como La Venus del Espejo o escenas religiosas como el Cristo Crucificado. Juan Martínez Montañés 1635-36 Óleo sobre lienzo 109 x 107 cm. Múseo del Prado
  29. 32. La Dama del Abanico 1639 Óleo sobre lienzo 93 x 68 cm. Wallace Collection. Londres
  30. 33. <ul><li>Pintó muy pocos cuadros religiosos, a pesar de ser un tema predominante en su época. El Cristo Crucificado, solicitado por el rey, está totalmente humanizado, &quot;cómodamente&quot; colocado, sin expresión de sufrimiento. </li></ul><ul><li>Cristo Crucificado </li></ul>
  31. 34. La Venus del Espejo c. 1644-48 Oleo sobre lienzo 122.5 x 177 cm National Gallery, London <ul><li>Representa a Venus recostada de espaldas, actitud que ningún otro pintor había usado para representar este tema mitológico. </li></ul><ul><li>El niño representa a Cupido, hijo de Venus y simboliza el Amor, que sostiene un espejo a la Diosa Venus, la Belleza. </li></ul><ul><li>El niño tiene las manos atadas con una cinta, lo que parece aludir a una metáfora por la que el amor sería preso de la belleza, que se contempla a sí misma, símbolo de vanidad. </li></ul>
  32. 36. TERCERA ETAPA: 1649 - 1660 En la tercera etapa , que abarca los 15 años desde la vuelta de su segundo viaje hasta su muerte, pinta sus dos obras maestras: La Meninas y Las Hilanderas, y un gran número de retratos, especialmente infantiles de los hijos del segundo matrimonio del rey. En todos ellos la factura es suelta y los perfiles se desdibujan engañando a la retina del espectador para convertir en real el espacio fingido de los cuadros: lo que denominamos &quot;perspectiva aérea&quot;.
  33. 37. Inocencio X 1650 Galleria Doria-Pamphili, Roma <ul><li>Paralelamente a su labor como pintor, ejerce cargos como cortesano: Ayudante de Cámara y Aposentador Mayor de Palacio. Posiblemente esto le quitaba tiempo para pintar </li></ul><ul><li>Velázquez se creía un aristócrata, y sentía como su auténtica vocación ser un noble por su origen y por su proximidad al rey </li></ul><ul><li>En su segundo viaje a Italia en 1649 triunfa ante la corte romana y ante el Papa pintando el cuadro de Inocencio X. </li></ul>
  34. 38. Juan de Pareja. 1650 Óleo sobre lienzo 81.3x 69.9 Metropolitan Museum ofArt New York
  35. 39. <ul><li>En 1651 vuelve a Madrid con obras de arte compradas para Felipe IV. En estos últimos años su obsesión es conseguir el hábito de la Orden de Santiago. </li></ul><ul><li>En esta última etapa pinta las dos obras maestras: Las Meninas y Las Hilanderas. </li></ul><ul><li>Los Jardines de Villa Medicci </li></ul>
  36. 40. La Familia de Felipe IV - Las Meninas- 1656. Óleo sobre lienzo 318 x 276. Museo del Prado
  37. 41. <ul><li>Detalle Las Meninas </li></ul><ul><li>Reyes en el espejo </li></ul>
  38. 42. <ul><li>Detalle José Nieto </li></ul>
  39. 43. La Fábula de Aracné. Las Hilanderas c. 1657 Oleo sobre lienzo 220 x 289 Museo del Prado,
  40. 44. <ul><li>Detalle Las Hilanderas </li></ul>
  41. 45. La Reina Isabel 1632 Oleo sobre lienzo 132 x 101.5 cm Kunsthistoriches Museum, Viena
  42. 46. Infanta Margarita c. 1653 Oleo sobre lienzo105 x 88 cm Kunsthistorisches Museum, Viena
  43. 47. Infanta Margarita c. 1656 Oleo sobre lienzo105 x 88 cm Kunsthistorisches Museum Viena
  44. 48. La Infanta Margarita 1659 Óleo sobre lienzo Kunsthistorisches Museum Viena
  45. 49. <ul><li>Principe Felipe Prospero 1659 Oleo 128.5 x 99.5 cm Kunsthistorisches Museum, Viena </li></ul>
  46. 50. <ul><li>Principe Baltasar Carlos con un enano 1659 Oleo 128.5 x 99.5 cm Kunsthistorisches Museum, Viena </li></ul>
  47. 51. La Infanta Margarita de Austria 1660 Oleo 212 x 147 cm Múseo del Prado
  48. 52. Infanta Margarita de Austria 1660 Oleo 105 x 88 cm Kunsthistorisches Museum Viena
  49. 53. <ul><li>FELIPE IV </li></ul><ul><li>Felipe IV c. 1624-27 Oleo sobre lienzo </li></ul><ul><li>210 x 102 cm Museo del Prado </li></ul>
  50. 54. <ul><li>1653 </li></ul>1634
  51. 55. Maria Teresa de España 1652-53 Oleo 127 x 98,5 cm Kunsthistorisches Museum, Viena <ul><li>Participa en la organización de la entrega de la infanta Mª Teresa de Austria al rey Luis XIV de Francia en matrimonio. </li></ul><ul><li>Y poco después muere en Madrid el 7 de agosto de 1660, a la edad de 61 años . </li></ul>
  52. 56. RETRATOS Sus retratos eran verdaderos documentos psicológicos. Su obsesión por la verdad le hacía ir más allá del realismo, observando con atención al modelo, su expresión facial y su actitud, reflejaba sus sentimientos. Podemos ver a un autoritario y astuto conde-duque de Olivares, a un débil y amable rey, la determinación y desconfianza de Inocencio X o la amarga melancolía de los enanos. Autorretrato c. 1640 Óleo sobre lienzo 45,8 x 38 Museo de Bellas Artes de San Pío V Valencia
  53. 57. <ul><li>Sus retratos son hermosos pictóricamente, no en lo humano, ya que en general y salvo excepciones como el infante Don Carlos o el Príncipe Don Baltasar Carlos, en Palacio está rodeado de personas poco agraciadas o incluso monstruosas, sin olvidar a los enanos y truhanes. Tampoco pintó casi mujeres. </li></ul>
  54. 58. Don Luis de Gongora yArgote 1622 Oleo sobre lienzo 50.3 x 40.5 Museum of Fine Arts, Boston
  55. 59. El Conde Duque de Olivares 1624-28 456 x 620 cm. Hispanic Society of America
  56. 60. La Costurera c. 1643-49 Oleo sobre lienzo, 74 x 60 cm National Gallery of Art, Washington
  57. 61. <ul><li>Esopo. c. 1639-40 </li></ul><ul><li>Oleo sobre lienzo, 179 x 94 cm Museo del Prado, Madrid </li></ul>
  58. 62. Don Diego de Acedo El Primo 1636 Óleo sobre lienzo 107 x 82 cm. Museo del Prado
  59. 63. <ul><li>El enano Francisco Lezcano, &quot;El Niño de Vallecas&quot; </li></ul><ul><li>1642-45 </li></ul><ul><li>Óleo sobre lienzo 107 x 83 cm Museo del Prado, Madrid </li></ul>
  60. 64. Don Sebastian de Morra 1643-44 Óleo sobre lienzo 106 x 81 cm Museo del Prado
  61. 65. Estudio para Sibila 1648 Óleo sobre lienzo 64 x 58
  62. 66. Juan de Pareja 1650 Óleo sobre lienzo 81.3 x 69.9 cm Metropolitan Museum of Art, New York
  63. 67. <ul><li>Características de su pintura </li></ul><ul><li>Partiendo de los bodegones de su adolescencia pintados en Sevilla hasta Las Meninas, podemos distinguir una trayectoria ascendente, que parte del claroscuro de Caravaggio hasta llegar a formas visuales de puro color. </li></ul><ul><li>Una vez terminada su formación, la pintura de Velázquez no tiene altibajos. Da la impresión de haber sido producida sin esfuerzo. </li></ul><ul><li>Más que realismo, lo que hace es dejar al objeto en su pura esencia visual. </li></ul><ul><li>Casi no dibujaba sus retratos sino que atacaba el lienzo directamente con el pincel; de ahí lo que se han llamado sus &quot;arrepentimientos&quot;, reformando fragmentos de lo pintado. </li></ul><ul><li>La escasez de bocetos y dibujos hace pensar que, en sus grandes cuadros con composiciones complicadas, afrontaba directamente la obra sin gran preparación, lo que demuestra su virtuosismo. </li></ul>
  64. 68. <ul><li>Había que contemplar sus cuadros a cierta distancia, para que las pinceladas de color toscas y descuidadas se integraran en la imagen de una forma repentina y casi milagrosa. </li></ul><ul><li>El rey le pedía diferentes versiones de la misma pintura (a veces sólo cambiaba el color de los ropajes). Como era muy lento en su trabajo, tenía un grupo de copistas que reproducían el trabajo del maestro. </li></ul><ul><li>Se rebelaba contra el embellecimiento de las cosas (lo que sí hacía la pintura italiana). Sus cuadros eran bellos como tales y no por el objeto representado. Al mirarlos, uno no fija su atención en la fealdad del objeto sino en la forma en que ha sido pintado. </li></ul><ul><li>Le interesaba conmover con la presencia de lo lamentable. Mendigos, pícaros, bufones, locos, niños de la calle, enanos, personajes insignificantes compartiendo el mismo espacio con los nobles y los reyes. </li></ul>

×