El caballero número treinta y uno

1,730 views

Published on

Mención Honorífica Categoría B del quinto concurso de cuento y leyenda convocado por la Secretaría de Educación de Veracruz

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,730
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,183
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El caballero número treinta y uno

  1. 1. El caballero número treinta y uno Angelina Miranda
  2. 2. Córdoba es la ciudad de los treinta caballeros, dice la historia oficial. Lo que no está escrito en lasversiones impresas, legitimadas desde el poder, son los múltiples testimonios de quienes afirmanque existe un trigésimo primer fundador de la villa de Córdoba en las Lomas de Huilango.No es fortuito que el nombre de don Ángel Miranda haya sido borrado de las crónicas virreinalesque apuntan a la existencia de solamente treinta caballeros peninsulares, que fundaron lo quehasta hoy se conoce como la ciudad de Córdoba, una villa enclavada en el centro de Veracruz, quesurgió originalmente, dicen los historiadores, como una fortaleza para defender a los comerciantesy viajeros de los encarnizados ataques de los bandidos y caudillos que asolaban la región.El Yambo era un hombre sabio que se convirtió en genio tutelar de los habitantes que después sellamaron a sí mismos cordobeses.Él era noble en más de un sentido, pues pertenecía a la realeza africana y formaba parte delcontrabando de esclavos que a su vez desertaban de sus plagiarios para convertirse en bandidos,homicidas o lastres para las regiones en las que encallaban embarcaciones tales como la Nao deChina.De figura impresionante, este esclavo etíope medía más de dos metros de altura y era tan negrocomo blancos eran aquellos que fundaron una villa que, de hecho, este rey sin corona ya habíaconstruido años antes y quienes haciendo alarde de su investidura, lo reconocieron con el tiempoy el trato, más allá de cualquier prejuicio humano. Don Ángel Miranda le llamaron paracastellanizar su estirpe y el real Yambo quedó inmortalizado en el escudo de la ciudad, parabeneplácito de aquellos que lo consideraron su hermano y el caballero número 31 de la ciudad deCórdoba, Veracruz.
  3. 3. OrígenesCorría el año de 1617, cuando el virrey Diego Fernández de la Corona, expidió la cédula real queautorizaba la fundación de la villa de Córdoba y a la cual atendieron treinta caballerosprovenientes de la madre patria, auspiciados por el rey Felipe III.Sin embargo, no informaron a la Nueva España de un asentamiento irregular que prestabaatención médica y resguardo a todas aquellas víctimas de los criminales de la época, que habíansido maltratados o heridos en las felonías que cometían aquellos que de por sí, no tenían nada queperder.Yambo era uno de ellos.No obstante, su procedencia lo obligaba a considerar el honor, la lealtad, la honestidad y el valorcomo parte de su forma de ver y asumir el mundo, a diferencia de sus demás hermanos esclavos olas parias desechadas por la sociedad novohispana.El león de EtiopíaCuando Yambo nació, la anciana de la tribu predestinó que el príncipe sería llamado “El León deEtiopía” y que su estirpe sería noble en una tierra lejana. Nadie sospechaba entonces que todosellos pronto serían llevados como esclavos a tierras desconocidas, allende las fronteras, en lafragata mercante más importante en aquellos tiempos: La Nao de China.Fue así como Yambo llegó a las costas de la Villa Rica de la Vera Cruz. Él y toda su gente fueroncomprados por don Juan de Obregón, que decidió trasladarlos a pie hasta la mina de laValenciana, propiedad de su hermano, Antonio de Obregón, conde de la Valenciana, ubicada enGuanajuato.Al pasar por la villa de San Lorenzo, el negro Yanga asaltó la caravana y, a punto de matar al nobleespañol, éste fue heroicamente defendido por Yambo, para sorpresa del insurrecto.  ¿Por qué defiendes a los españoles? Preguntó Yanga, quien es considerado uno de los primeros libertadores de América.
  4. 4.  No los defiendo, afirmó Yambo, pero no somos asesinos. Si bien es cierto que fuimos masacrados y vendidos como esclavos, también lo es que si hacemos justicia por nuestra propia mano, no seremos diferentes de ellos.Esta acción cambió el rumbo de la historia. Mientas Yanga fue traicionado y masacrado por losespañoles, Yambo inició un camino hacia la paz y la reconciliación de su pueblo con losconquistadores.En agradecimiento a su acción, los hermanos de Obregón le otorgaron la libertad a él y a todo supueblo, que prefirió vivir en paz, en el anonimato y el servicio al prójimo, hasta que llegaron pordecreto real, aquellos autorizados por el rey para fundar la villa de Córdoba.Y no sólo eso, don Antonio de Obregón le otorgó el nombre de Ángel Miranda, para que él y sugente pudieran ser considerados dignos ciudadanos de la Nueva España.Hermanos, más que CaballerosEl sentido del honor del León de Etiopía era contagioso e inspiraba admiración y respeto. No fuefácil para los treinta caballeros, establecerse en la región.Estos nobles españoles fueron asaltados, vilipendiados y casi asesinados por propios y esclavos,quienes los veían como una amenaza a sus intereses y también como invasores sin mayorprivilegio que el color de su piel.Yambo demostró que el león no solamente es ejemplar por su fuerza, sino también por su valor ycoraje. Él decía que cualquiera puede matar a su enemigo, pero no cualquiera puede convertirloen su amigo en aras de vivir en paz y armonía en beneficio de todos.Congruente, sabio y humilde, como los grandes reyes de poderosas naciones, tuvo elreconocimiento de aquellos a quienes con el tiempo llegó a considerar hermanos más allá de losprejuicios raciales y quienes a su vez veían en él una especie de genio tutelar de la región de lasgrandes montañas.Es indudable que sin el poder y protección del León de Etiopía, la villa de Córdoba no hubierapodido ser fundada en los campos de Huilango. Eso decían los treinta caballeros que oficialmentefundaron la ciudad.
  5. 5. Nace la leyendaAl morir Yambo, Los treinta hidalgos peninsulares quisieron plasmar su gratitud al León de Etiopíaen un gesto que durara generaciones más allá del tiempo y de las eras humanas, pero discutieronel punto álgidamente, pues reconocían que era imposible honrar a un rey negro, a un monarcaafricano, por más valeroso que este fuera.Sin embargo, uno de ellos sugirió que el escudo de Córdoba llevara escondido en sí mismo elreconocimiento al valor de Yambo, el castellanizado Ángel Miranda y lo lograron a través de unleón dorado cuyo fondo es negro como la piel del héroe de la villa de Huilango.La explicación que dieron al rey, sigue siendo válida para los neófitos: el escudo dividido en cuatropartes, en donde la primera representa los reinos de Castilla y León, el segundo bloque hace
  6. 6. presente a los reinos de Aragón y Sicilia, el tercero hace referencia al reino de Austria y el cuarto yúltimo bloque representa oficialmente a Borgoña.No obstante, cuenta la leyenda que, para felicidad de los treinta caballeros, el caballero númerotreinta y uno, el León de Etiopía, Yambo, don Ángel Miranda o mejor aún, el amigo que les salvó lavida y les regresó el honor, la virtud y la gloria, tiene un sitio en el escudo de la ciudad de Córdoba,más allá del que la historia oficial le quiera brindar.Dice mi abuelo, que el abuelo de su abuelo le contó que Yambo era nuestro padre. Mi cabellorizado y mi figura espigada me recuerdan que existió un hombre que fundó mi ciudad, unextranjero del color del ébano, que prefirió la paz en lugar de la guerra y honró la amistad porencima del color de la piel. Esa es la leyenda de un ángel etíope que se apellidó Miranda parapoder vivir en una tierra que no era de él, pero que llegó a querer, cuidar y proteger como si fuerasuya.Dios bendiga el León de Etiopía, el caballero número treinta y uno de la villa de Córdoba, Veracruz. Angelina Miranda

×