Manual Apicola

4,711 views

Published on

Published in: Education

Manual Apicola

  1. 1. Programa de difusión tecnológica apícola resumen de tecnologías
  2. 2. Programa de difusión tecnológica apícola resumen de tecnologías
  3. 3. Agradecimientos Este programa no podría haberse realizado sin el apoyo y la participación de un significativo grupo de apicultores de la región. Muchos de ellos aportaron con entusiasmo, ideas o logística para la realización de las actividades del programa. Para todos ellos nuestros más sinceros agradecimientos, y especialmente a: • Ulises Arenas, Mieles de Colchagua. • Gloria González Meneses. • Marcelo Huerta Ayala. • Hugo Miranda Santamaría, Mirandamiel. • Rosa Oliva San Martín y Jorge Martínez, Colmenares San Gabriel. • Víctor Palma Olea y Cristián Palma Olea, Sociedad Apícola Antumilla Ltda. • Marcelo Parraguez Lobos. • Enrique Pastene Torres. • Guillermo Riesco G., Colmenares El Nono. • Francisco Rivera A. • Claudia Romero Solís, Colmenares Larmahue. • Luis Romero González, Apícola Santa Fe.
  4. 4. En su constante labor de apoyo del emprendimiento y la innovación, CORFO ha contribuido al fortalecimiento de los distintos rubros que se desarrollan en la región con potencial de crecimiento dentro de los que se encuentra el rubro apícola. En la mayoría de las iniciativas ejecutadas ha estado presente el desafió de agregar valor a la industria, complementando la producción de miel a granel con productos de mayor rentabilidad, tales como el polen, miel con sabores, propóleos, abejas reinas o jalea real. Es por ello que el Programa de Difusión Tecnológica de CORFO se enfoca en la transferencia de tecnologías y procedimientos innovadores en los ámbitos de eficiencia (sistema de doble reina, alimentación artificial, estampado de cera y piquera para evitar enjambres), de agregación de valor, sanidad de la colmena y servicio de polinización. Con este proyecto esperamos que los apicultores disminuyan sus costos de operación y aumenten el precio de venta de productos y servicios, permitiéndoles ser más competitivos. Finalmente, invitamos a los apicultores regionales a seguir innovando en miras de llevar nuestros productos a los mercados internacionales. Abel Benítez Calderón Director Regional(S) CORFO Región de O’Higgins
  5. 5. Índice Índice 9 1 Introducción 2 Manejos generales del apiario Manejo del nido de cría Alimentación de las colmenas Manejo sanitario Formación de núcleos Cosecha 13 14 16 21 26 28 3 Cera 31 4 Sistema de producción con doble reina Método doble reina 41 44 5 Miel con sabor 55 6 Protocolo para la prevención y control de nosemosis 71 7 Polinización 85 8 Mecanización 97 9 Consideraciones finales 105
  6. 6. Esta compilación no es un manual de apicultura, sino la descripción de experiencias de terreno implementadas en una explotación apícola con una orientación productiva, no experimental, reflejando de esta manera la realidad que puede enfrentar un apicultor al desarrollar su actividad durante una temporada apícola.
  7. 7. Introducción Introducción A lo largo de estos 18 meses en los cuales fue desarrollado este Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola, se trató de abordar al máximo las necesidades principales de nuestro rubro en la región; fue así como se expusieron variados temas de los ámbitos productivos, sanitarios y tecnológicos que se llevaron a cabo de manera teórico-práctica y a los cuales esta publicación hace referencia. Una de las grandes necesidades del rubro era facilitar el manejo de la explotación y dar soluciones tanto para pequeños como grandes apicultores. De esta manera nosotros también nos involucramos en manejar y desarrollar una pequeña explotación apícola, con el fin de resolver in situ inconvenientes que son transversales en esta área. Formamos dos apiarios en la sexta región: El Apiario Cordillera ubicado en la comuna de San Fernando y el Apiario Cerro emplazado en la comuna de Malloa. El presente documento es el resultado de nuestra experiencia más lo desarrollado en el programa. Esta compilación no es un manual de apicultura, sino la descripción de experiencias de terreno implementadas en una explotación apícola con una orientación productiva, no experimental, reflejando de esta manera la realidad que puede enfrentar un apicultor al desarrollar su actividad durante una temporada apícola. 9
  8. 8. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Las experiencias descritas a continuación se llevaron a cabo durante la temporada 2012-2013 en el marco del Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola de la Región de O’Higgins, para la eficiencia productiva y la valorización de productos, financiado por Corfo y ejecutado por las empresas Territoria Consultores y Proagro Consultores. 10
  9. 9. El tener colmenas vigorosas, es uno de los aspectos primordiales para la viabilidad de una explotación apícola, para eso se requiere cuidar su alimentación, su estado sanitario y brindarles las condiciones para que expresen su máximo potencial productivo.
  10. 10. 2 Manejos generales del apiario
  11. 11. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Manejo del nido de cría El objetivo del manejo del nido de cría es ir entregando paulatinamente más espacio para que la reina ponga sus huevos, así lograr el crecimiento continuo de la población de la colmena y, como consecuencia, obtener un mayor número de pecoreadoras para obtener buenas producciones, si las condiciones ambientales lo permiten. A principios de temporada fuimos colocando marcos de tarea, que correspondían a marcos con cera estampada. El nido de cría se abrió con una tarea en colmenas con cinco marcos poblados y dos tareas en colmenas con seis o más marcos poblados. En colmenas de cuatro marcos poblados o menos, no se les dio tarea hasta que alcanzaran los cinco marcos poblados. La tarea se ubicó por un costado del nido, entre aquellos que contenían cría y los que contenían alimentos. Si eran dos tareas, se procedió de igual forma, pero por ambos costados del nido de cría. Esto se hizo para evitar el enfriamiento de la cría. A la semana siguiente de este primer manejo se evaluó la respuesta de las colmenas para determinar la carga de tareas que se les podía seguir colocando. Este procedimiento es de suma importancia, sobre todo a finales de invierno y principios de primavera, cuando las condiciones climáticas y la entrada de néctar son irregulares y afectarán la capacidad de las colmenas para trabajar los marcos con cera estampada. Finalmente se decidió marcar de manera temporal el o los marcos de tarea para poder revisarlos con facilidad durante la siguiente 14
  12. 12. Manejos generales del apiario visita al apiario. Estas marcas fueron realizadas con monedas de baja denominación, las cuales pasaron por un proceso de desinfección que consistió en sumergirlas en alcohol, para así mantener las condiciones higiénicas dentro de la colmena. A los siete días se revisó cada marco de tarea y se observó si estaba trabajado o no y si había postura. En la revisión nos encontramos con diferentes situaciones: Si el o los marcos de tarea estaban trabajados y no había postura en ellos, se dejaban en el mismo lugar; en cambio si había postura, se colocaban en el medio del nido de cría. Este procedimiento se efectúa para dejar la cría más nueva en la zona más protegida de la colmena y, a su vez, para ir movilizando los marcos más antiguos hacia los costados y facilitar su extracción cuando se requiera renovarlos. Posteriormente se le quitó la marca a el o los marcos que fueron trasladados al centro del nido y se marcó el o los nuevos marcos de tarea. Si el marco de tarea no estaba trabajado, se dejó donde estaba, sin quitarle la marca. Esta acción se realizó indistintamente de si había uno o dos marcos de tarea. Una vez entrada la temporada, cuando el clima se había estabilizado y las temperaturas fueron favorables para el desarrollo de las colmenas, los marcos de tarea se pudieron poner dentro del nido de cría. Cuando todos los marcos de la cámara de cría estaban ocupados y no quedaban marcos disponibles para colocar tareas, se procedió a poner el alza. Luego se retiraron los marcos de los costados de la cámara que contenían alimento y se colocaron en el medio del alza con el objetivo de seguir aumentando el nido de cría; los marcos que salieron del alza, se pusieron en el nido de cría. Se continuó sacando marcos con alimento desde la cámara de cría hacia el alza y colocando marcos vacíos del alza en la cámara de cría, hasta tener en la cámara solo marcos con cría y un par de marcos con polen. 15
  13. 13. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Alimentación de las colmenas Cuando se partió con el apiario a mediados de febrero de 2012, las colmenas venían con buena población de abejas, y una pequeña cantidad de reservas de miel y polen. Como éstas no tenían la misma procedencia, se comenzó a realizar los manejos para nivelarlas. Desde la primera semana de marzo y hasta finales de abril (cada siete días), se incentivó a las colmenas. Para esto, se les dio 500 ml de jarabe de azúcar (una parte de azúcar: una parte de agua) con Promotor L (se adiciona 5 cc por cada litro de jarabe), más torta nutricional comercial. Esto a fin de provocar mayor postura de la reina, que en este período se necesitaba para asegurar una buena población de abejas longevas, que son las que pasarán los cinco a seis meses hasta principios de agosto. La torta comercial 16
  14. 14. Manejos generales del apiario tiene la finalidad en este periodo de que las abejas longevas consuman gran cantidad de proteína y grasa, teniendo mayores reservas para pasar sin problemas la temporada. Tener abejas jóvenes y bien alimentadas a inicio de invierno, es tanto o más importante que contar con buenas reservas de alimento en este período, ya que si la colmena está poblada de abejas longevas viejas, éstas no serán capaces de sacar a la colmena del receso invernal y llegar a la primavera, pues morirán antes. Luego del periodo de incentivo (marzo-abril), y como ya estaban nacidas las longevas, comenzamos en la tercera semana de mayo a dar jarabe de alimentación (2:1), es decir, dos partes de azúcar por una parte de agua, en cantidad de 500 cc por colmena, cada siete días. De manera paralela, también en la tercera semana de mayo, se decidió probar en la mitad de las colmenas, el bloqueo para entrar a invierno, esto consiste en administrar una gran cantidad de jarabe de azúcar, de una sola vez (3 litros) a la colmena, ya sea en alimentadores internos o en bolsas. Para realizarlo con estas últimas fue necesario poner un bastidor para dar el espacio suficiente al volumen de jarabe y que este no se rebalsara e impidiese poner correctamente la entretapa y techo. El fundamento de este método es que al efectuar todos los manejos anteriormente señalados: sanitarios, incentivo, preparación de colmenas, reducción del espacio del nido de cría, y luego dar esta cantidad de jarabe, la familia lo almacena en los marcos una vez procesado, para reserva invernal, dejándole un reducido espacio a la reina para poner, lo cual es beneficioso, porque la postura en esta fecha ya no tiene relevancia. Aparte de esto, como se da una gran cantidad de jarabe de una vez, las abejas lo procesan a temperaturas no tan bajas, lo cual hace que no se genere humedad dentro de la colmena en pleno invierno. A esto debemos sumarle que hay un menor gasto energético por parte de las obreras, ya que el proceso de transformación de néctar a miel para reserva, 17
  15. 15. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola lo hacen de una sola vez. Entonces la reina descansa e inverna más tranquila, y como nosotros sabemos que la colmena está con todos sus manejos y con reservas necesarias, no la volvemos a manejar ni abrir cada semana para alimentar, evitando así las pérdidas de energía dentro de la colmena, por tratar de regular la temperatura, cada vez que la abrimos y alimentamos. A partir de la tercera semana de julio se comenzó a dar jarabe de azúcar de incentivo (1:1 más Promotor L , a razón de 5 cc por litro de jarabe) a la totalidad de las colmenas, las que fueron bloqueadas y las con alimentación continua. Este incentivo que se suministró fue de 500 cc por colmena, cada siete días, de manera constante desde finales de julio hasta agosto. Luego las colmenas fueron a polinizar y cesó el incentivo, hasta finales de septiembre, cuando se realizaron 21 núcleos en el huerto de polinización. Estos núcleos fueron llevados al Apiario Cerro y se comenzaron a incentivar con 500 cc de jarabe 1:1, todas las semanas. Las colmenas madres, en su segunda polinización empezaron a ser incentivadas de manera continua cada siete días con 500 cc de jarabe 1:1. En el Apiario Cerro (núcleos) se dejó de incentivar la semana del 4 de diciembre, y en el Apiario Cordillera (colmenas madres), la semana del 13 de diciembre. Luego de realizadas las cosechas en los dos apiarios y comenzando a efectuar manejos de espacio para prepararlas nuevamente para la entrada al otoño, se empezó a dar jarabe de incentivo (1:1) más Promotor L (500 cc por colmena/semana) más torta comercial, la semana del 13 de marzo a las 23 colmenas del Apiario Cerro, y desde la semana del 28 de marzo a las 24 colmenas del Apiario Cordillera (estas fueron bajadas esa semana desde su apiario de mielada a su apiario de invernada, ubicado en el mismo sector), incentivo que se repitió cada siete días. 18
  16. 16. Manejos generales del apiario 19
  17. 17. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Jarabe de incentivo (1:1) año 2012 Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio x x x x x x x x Agosto Septiembre Octubre x x Noviembre Diciembre x x x x x x x x x x Jarabe de alimentación (2:1) año 2012 Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio x x x x x x x x 20
  18. 18. Manejos generales del apiario Manejo sanitario Generalidades El tener nuestras colmenas sanas es uno de los aspectos primordiales para la viabilidad de nuestra explotación y así tener colmenas vigorosas para el período productivo. Los otros puntos importantes serán detallados en su respectivo ítem. Sobre esto, evidenciamos tres pilares fundamentales para mantener una buena condición sanitaria de las colmenas: • Realizar monitoreos, a través de diagnósticos de campo y de laboratorio, para visualizar el estado sanitario de las colmenas. • Dependiendo de los resultados de estos monitoreos, ver la posibilidad de tratamientos para mantener la infestación en niveles controlados que no provoquen daños en nuestras colmenas. • Conjuntamente con los puntos señalados, se deben realizar manejos generales tendientes a evitar las condiciones que predisponen para el desarrollo de las enfermedades y para mantener y potenciar la fortaleza de la explotación, a lo largo del año. 21
  19. 19. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Manejos de apiarios En nuestros apiarios, durante la temporada (entre febrero de 2012 y enero de 2013) los manejos en relación a los aspectos sanitarios de nuestras colmenas, fueron: • Cuando se inició el apiario (febrero de 2012), se realizó un monitoreo a todas las colmenas para determinar el porcentaje de infestación por Varroa. Los resultados nos indicaron que tres colmenas se encontraban positivas a la presencia del parásito. Estas tenían un 2%, un 1,8% y un 0,9% de infestación calculado según fórmula (N° Varroas / N° Abejas de la muestra) x 100 y utilizando método diagnóstico de lavado de abejas. Con esos porcentajes se decidió no hacer tratamiento todavía y monitorear el siguiente mes; el nivel crítico manejado por nosotros era de un 5%. Es recomendable que las colmenas que resultan positivas al diagnóstico, se identifiquen para poder monitorearlas periódicamente y así llevar a cabo el seguimiento en esas colmenas del desarrollo del agente patógeno en el apiario. • En marzo de 2012, nuevamente monitoreamos todas las colmenas; en esa ocasión, además de Varroa, se realizó también análisis para diagnóstico de Nosema. Se encontraron cuatro colmenas positivas a la presencia de Varroa. La colmena N° 9 tenía un 3,28%, la N° 17 tenía un 2,17%, la N° 5 presentaba un 0,83% y la colmena N° 15 tenía un 0,69%. Frente a estos porcentajes se decidió no hacer tratamiento. Por otro lado, todas las colmenas resultaron negativas al análisis de Nosema. • Conjuntamente con los monitoreos, se llevaron a cabo manejos generales en nuestro apiario (marzo de 2012) como la fusión y/o pasar a cajón nuclero familias muy débiles de tres o menos marcos poblados, para aumentar la población o para reducir el espacio y de esta manera facilitarles la mantención de una temperatura adecuada al interior de la colmena. 22
  20. 20. Manejos generales del apiario Si bien lo que se tenía programado era hacer monitoreos mensualmente, a lo menos en el periodo otoño-invierno, por diversos motivos y/o factores, en el mes de abril no los realizamos. Esta discontinuidad nos provocó que en mayo al efectuar el monitoreo para Varroa, tres colmenas positivas al diagnóstico anterior arrojaron los siguientes resultados: colmena N° 9 un 21,3%, colmena N° 17 un 18,6% y la N° 5 con un 9%. Evidentemente, con estos resultados se aplicó tratamiento al día siguiente con un producto autorizado por el Servicio Agrícola y Ganadero para control de Varroa. Es importante destacar que ya teníamos disponible el producto para realizar el tratamiento, puesto que lo habíamos adquirido a principios de temporada. En relación a lo anterior, es recomendable contar con los productos sanitarios con una debida antelación, por si se producen situaciones como la que nosotros enfrentamos y así se pueda actuar a la brevedad posible. En cuanto al monitoreo y análisis de Nosema realizado a las mismas colmenas que evidenciaron porcentajes elevados de Varroa, éstas resultaron negativas al diagnóstico. • En el mes de julio tuvimos que cambiar a una colmena de cámara de cría, debido a que esta se había humedecido. Conjuntamente se tomó una muestra para análisis de Nosema en esa colonia, por las condiciones a las cuales estuvo sometida y el resultado fue negativo. En este mes también se retiró el tratamiento para control de Varroa. • En octubre se monitoreó la presencia de Varroa en algunas de las colmenas que estaban polinizando. Todas resultaron negativas al diagnóstico. • En noviembre se realizó el diagnóstico de Varroa y Nosema en cuatro colmenas escogidas al azar. Para Varroa todas resultaron negativas y en el caso de Nosema una presentó esporas en escasa cantidad. Debido al mes y a la cantidad de esporas se decidió no hacer tratamiento. 23
  21. 21. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola • En diciembre se monitorearon tres colmenas para la presencia de Varroa y Nosema. Una muestra resultó positiva a Varroa con un 5% de infestación y también a Nosema, presentando una muy abundante cantidad de esporas; esta muestra correspondía a una colmena zanganera en mal estado. Frente a esto, la semana siguiente se analizaron las restantes colmenas del apiario, encontrándose dos positivas a Varroa con un 0,96% y un 1,35% y cuatro muestras positivas a Nosema, todas ellas con la presencia de escasa cantidad de esporas. De acuerdo a los resultados y a que la colmena con problemas se iba a eliminar, se decidió no hacer tratamiento. Para facilitar la visión temporal de las actividades realizadas, se presentan las siguientes tablas: Mes Febrero Semana 3 Monitoreo Varroa 4 Marzo Abril Junio 1 2 3 4 1 2 3 4 1 2 3 4 1 2 3 4 x x x x Monitoreo Nosema x Tratamiento Varroa x Fusión de colmenas x Paso a cajón nuclero x Mes Semana Julio Agosto Septiembre Octubre 1 2 3 4 1 2 3 4 1 2 3 4 1 2 3 4 Cambio cámara de cría húmeda x Muestra Nosema (C. D. C. Húmeda) x Retiro tratamiento Varroa Monitoreo Varroa 24 Mayo x x
  22. 22. Manejos generales del apiario Mes Semana Noviembre 1 2 3 Diciembre 4 1 2 Monitoreo Varroa x x 4 x x Monitoreo Nosema 3 x x El manejo sanitario que realizamos durante la temporada 2012-2013 posibilitó que no hubiera mortalidad en el periodo otoño-invierno y fue uno de los pilares para obtener una producción promedio de 22,8 kg/colmena. Se debe recordar que lo expuesto en este documento no es una pauta a seguir, sino una descripción de nuestra experiencia, de manera de entregar información práctica de utilidad para los apicultores. Monitoreo Varroa Descripción del método utilizado por nosotros: Las muestras se toman de la zona del nido de cría, a lo menos a 100 abejas de cada colmena para realizar el diagnóstico. Para esto se extrae un marco con cría tapada, bien poblado de abejas, se coloca verticalmente y se desliza sobre él un frasco abierto con la boca hacia arriba, recorriéndolo de arriba hacia abajo unas dos o tres veces. Las abejas de cada muestra se introducen en un frasco con alcohol suficiente para cubrirlas, después de tapar el frasco se agitan enérgicamente. Posteriormente se colocan en un colador que retiene las abejas y deja pasar las varroas, recibiendo en un recipiente de color claro, el alcohol con los parásitos para poder observarlos; este procedimiento se repite hasta que no aparezcan más varroas. Finalmente, se cuentan las varroas y las abejas, y se calcula el porcentaje de infestación, es decir, el número de varroas se divide por el número de abejas y el resultado se multiplica por 100. 25
  23. 23. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Formación de núcleos En el transcurso de la temporada (febrero de 2012 – febrero de 2013) formamos núcleos en dos períodos: septiembre (segunda y cuarta semana) y enero (segunda semana). En el primer caso, el objetivo de los núcleos fue darle espacio a las colmenas que estaban polinizando y que ya no tenían marcos disponibles tanto para postura de la reina, como para almacenar alimento. Si bien, la otra opción que teníamos para dar espacio era la postura de un alza, esto no es práctico en el período de polinización, pues dificulta el traslado de las colmenas. Los núcleos se hicieron ciegos, de cinco marcos, tres con cría en distintas etapas de desarrollo (huevos, larvas y pupas) y dos con alimento (miel, néctar y polen). Se tomaron dos marcos de una colmena y tres de otra, de esta manera se conformaba un núcleo cuando eran familias pequeñas, y cuando eran fuertes, de una colmena se realizaba un núcleo. Las 26
  24. 24. Manejos generales del apiario nuevas familias fueron trasladadas a un apiario distante a más de tres kilómetros, lo que evitó su despoblamiento, ya que las abejas al estar en un lugar desconocido tienen que volver a orientarse y reconocer la nueva ubicación de su colmena. La otra multiplicación fue en verano (enero de 2013), en este periodo las condiciones climáticas y de las colmenas, permitieron que la respuesta de las abejas a la formación de núcleos fuese muy buena. De las colmenas más potentes, alzadas, con cría en la cámara y en el alza, sacamos cinco marcos: tres con cría, dos con alimento y la reina, conformando un núcleo. Estos se ubicaron en el mismo apiario. El sacar la reina y los marcos con cría de colmenas en periodo de cosecha, lejos de ser un detrimento es un beneficio desde el punto de vista productivo; esto se puede fundamentar en que al no haber cría abierta, las nodrizas adelantarían su paso a pecoreadoras; por otro lado, existiría una disminución en el consumo de miel al interior de la colmena, ya que no hay larvas que requieran de este alimento. Lo que nosotros observamos fue aproximadamente 7 kg adicionales de miel respecto a las que mantuvieron su reina durante toda la temporada. En nuestra experiencia, comparando los dos períodos en los que formamos nuevas familias, creemos que la justificación de hacer núcleos de finales de invierno e inicios de primavera sería para descargar colmenas en polinización y/o reponer pérdidas de invierno, siempre y cuando esta última situación no signifique sacar más de uno o dos marcos a las colmenas que están en buenas condiciones. Si se hacen en primavera los núcleos para aumentar el número de colmenas de la explotación, de una u otra manera se provocará un debilitamiento de las colonias y se generará una disminución en su productividad. Para generar un crecimiento en el número de colmenas de la explotación, la mejor alternativa, en nuestra opinión, es formar los núcleos en verano. 27
  25. 25. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Cosecha La cosecha es la culminación de todo el trabajo realizado durante la temporada y es uno de los momentos más gratificantes de la actividad apícola. Para que este proceso fuese lo más eficiente posible, durante los meses previos, efectuamos un ordenamiento al interior de cada colmena, dejando los marcos con néctar y miel en la o las alzas y los marcos con cría y polen en la cámara de cría. El procedimiento utilizado para optimizar la cosecha, fue agrupar todos los marcos aptos (a lo menos un 80% de operculado) en un costado (derecha o izquierda) del alza superior. A su vez, se colocó en la pared posterior del alza y hacia el mismo lado en que estaban los marcos, un trozo de papel adhesivo en el cual estaba indicado el número de estos. Este rótulo se puede hacer también con tiza u otro sistema que se pueda borrar o eliminar, puesto que es una información temporal y no debe quedar de forma permanente en la colmena. Con esto también se puede saber con antelación el número de alzas cosecheras con las que se deberá contar. Estas actividades se realizaron en la visita anterior a la cosecha. En el día de la cosecha, la cual se hizo temprano (terminábamos antes de las diez de la mañana, para evitar pillaje) se tomaron de cada colmena los marcos para cosecha y se fueron desabejando con una escobilla de cerdas naturales; todo esto resultó muy rápido, gracias a la rotulación hecha previamente. Luego las alzas cosecheras fueron selladas y trasladadas a una sala de extracción comunitaria autorizada por el Servicio Agrícola y Ganadero. 28
  26. 26. Manejos generales del apiario Este procedimiento se puede implementar en explotaciones en que la cosecha sea por marcos y no por alzas, y que su tamaño permita destinar dos visitas al apiario para cada cosecha. En el Apiario Cerro, el que tuvo una producción bastante baja, se realizó una sola cosecha en el mes de enero y en el Apiario Cordillera, el cual tuvo una buena producción, se efectuaron tres cosechas, dos en enero y una en febrero. Los resultados globales por apiario y totales fueron los siguientes: Colmenas cosechadas Kilos de miel Kilos / Colmena Cerro 17 77 4,5 Cordillera 16 676 42,3 Total 33 753 22,8 Apiario 29
  27. 27. La cera es parte fundamental en una explotación Apícola, ya que es en las láminas fabricadas con esta materia prima y estiradas por las obreras, donde se almacenan las reservas de alimento (miel y polen) y también donde se producirá el desarrollo de las crías de la colonia, para dar continuidad a la familia.
  28. 28. 3 Cera
  29. 29. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Cera En toda explotación apícola, sea ésta a mayor o menor escala, la cera es parte fundamental de todo el proceso, ya que es en las láminas fabricadas con esta materia prima y estiradas por las obreras, donde se almacena el alimento como reservas (miel y polen) y también donde se producirá el depósito de los huevos de la reina, para dar continuidad a la familia. A esto hay que agregar el rol que cumple la cera de sellante, evitando la contaminación de la miel una vez que ha sido madurada dentro de la colmena (opérculo). Como su definición lo señala, la cera de abejas es una materia sólida a temperatura ambiente, segregada por las glándulas cereras de las abejas en estado líquido, que en contacto con el aire forma escamas que el insecto recoge en sus patas y lleva a la boca para masticarla, antes de usarla en la construcción del panal. En las explotaciones apícolas, la cera de abejas es un producto que puede tener dos orígenes: Puede ser de opérculo, que es el sello de las celdillas con miel, o puede ser por la fundición de marcos negros, o marcos de colmenas que han muerto o desaparecido por distintas causas. La cera de opérculos es la más apreciada por el apicultor, ya que acumula en menor cantidad residuos de los tratamientos efectuados a las colmenas con acaricidas contra Varroa, o de algún otro agente. Sin embargo, es menos elástica que la de panal, y da láminas más quebradizas, independientemente del proceso de fabricación. Generalmente, para hacer láminas se usa la cera de opérculo mezclada con la de panal. 32
  30. 30. Cera Algunas propiedades de la cera son: • Es sólida a temperatura ambiente, aunque funde rápidamente al calentarla a 61-68ºC. • Es un material con alta plasticidad a temperatura relativamente baja (alrededor de 32ºC). • Es también insoluble en agua y resistente a varios ácidos, pero es soluble en la mayoría de los solventes orgánicos tales como éter, bencina, benzol, cloroformo, etc. y después del calentamiento, en alcohol). Teniendo presente lo antes descrito, y tomando en cuenta la importancia que tiene la cera en nuestra explotación, es que se realizó un análisis a ceras comerciales de distintos orígenes para poder evidenciar, mediante métodos químicos si estaban o no adulteradas en algún grado con productos como: Parafina, almidón, grasas, aceites vegetales, que se ha detectado son frecuentemente utilizados para mezclarlos con esta materia prima y así aumentar su volumen. 33
  31. 31. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola La cera de opérculos es la más apreciada por el apicultor, ya que acumula menor cantidad de residuos. 34
  32. 32. Cera Es así como se realizaron distintos análisis según los ”Métodos de ensayos cualitativos para identificar adulteraciones y/o contaminantes en la cera de abejas”, que describe la Universidad Austral de Chile. • Identificación de parafina en cera: Este procedimiento se realiza tomando 1 gramo de cera, se deposita en un tubo de ensayo y se le agrega hidróxido de potasio, glicerina, agua destilada, en volúmenes descritos en el estudio; se dejan reaccionar y se leen al día siguiente, evidenciándose, si hay reacción positiva un enturbiamiento blanco-lechoso y un aumento de espesor de la capa sobre la cera. Finalmente se contrasta con un tubo control de cera de opérculo. • Identificación de estearina en cera (aceites vegetales): Se toma 1 gramo de cera, se agrega etanol y agua destilada, se aplica calor (baño María) para disolver, se filtra y se le agrega agua destilada; si la reacción es positiva (hay adulteración), se observa un precipitado blanco-lechoso en el filtrado, al ser contrastado con el tubo control de cera de opérculo. • Identificación de almidón en cera: Se toma 0,5 gramos de cera y se agrega trementina, se calienta a baño María y luego se añade lugol; si la reacción es positiva, se evidenciará un color azul distinto al tubo control. • Identificación de grasa en cera: Se hace reaccionar 0,5 gramos de cera con carbonato de sodio en solución, se calienta a baño María para disolver, luego se deja enfriar y se le agrega agua destilada; si la reacción es positiva, se observan grumos blancos en la superficie, como una capa. Estos cuatro métodos se pueden revisar in extenso en la publicación de la Universidad Austral de Chile sobre calidad de cera y en la Norma Chilena Oficial NCh 620 Of.2008: Cera de abejas - Requisitos. 35
  33. 33. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola El fundamento de este taller fue que los propios apicultores aprendieran a realizar este procedimiento, para así analizar la calidad de la cera que adquieren comercialmente. Sobre esto mismo, se ha potenciado el hecho de que los pequeños apicultores sean capaces de fundir su cera, laminarla y estamparla, teniendo certeza de que las láminas obtenidas son solo con cera que ellos han producido. Aparte de la seguridad que les brinda el producir sus láminas, también hay una reducción en los costos que significa el transporte desde y hacia el lugar comercializador. Laminado de cera Para realizar este proceso se necesitó primero fundir los panes de cera bruta con los que se contaba y así separar la cera de las impurezas; al derretir la cera con un poco de agua, esta naturalmente se separa en dos fases, las impurezas solubles en agua se quedan en el agua que posteriormente se desecha, y las liposolubles se adhieren al fondo del pan de cera resultante. De esta forma cuando quedamos con panes de cera limpia, se derritieron nuevamente y así, con la cera en estado líquido, se fue sumergiendo una tabla de 30 cm por 70 cm de madera, la cual previamente se enfriaba y se introducía en la cera caliente. Este procedimiento hacía que quedaran en cada cara de la tabla láminas de cera que se despegaban de esta, al sumergirse en agua fría. Esta operación se repitió una a tres veces, dependiendo también de la temperatura ambiente. Una vez que se tenían las láminas con el grosor deseado según cuantas veces se sumergiese la tabla en la cera caliente, se pasaban a estampar. Para este proceso de derretir y mantener la cera líquida, se necesitó un fundidor de cera de 80 litros. 36
  34. 34. Cera Características: • Estanque en acero inoxidable con capacidad para 80 litros. • Cámara con aceite térmico para alta temperatura. • Chaqueta de fibra de vidrio que actúa como aislante térmico. • Calefactor 2000 Watts con termostato regulable de 0 a 180ºC. 37
  35. 35. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Estampado de cera Para el proceso de estampado se contó con una estampadora manual, comercial, que poseía dos rodillos por entre los cuales se pasaba la lámina recién sacada y se estampaba. Estampadora manual: Características: • Rodillos de aluminio con alma de acero al carbono. • Manilla de accionamiento manual que permite el giro de ambos rodillos. • Engranajes de transmisión con desplazamiento para calces del dentado. • Manillas para la regulación de altura. • Diámetro rodillos 75 mm y largo rodillos 320 mm. Rodillos 320 mm 38
  36. 36. Cera Para hacer más expedito este proceso, era necesario mantener los rodillos con abundante agua con detergente, ya que si no, la lámina se pegaba en estos y no podía obtenerse un estampado y laminado íntegro al final del proceso. Luego de laminar y estampar la cera, en la tercera parte, previas medidas de marcos estándar, se confeccionaba un molde con el cual se iban cortando las láminas estampadas, para quedar listas para su incrustado en los marcos. 39
  37. 37. Este sistema tiene como finalidad obtener un mayor rendimiento en la producción de miel por unidad. La mayor productividad de una colonia con doble reina, se debe a una mayor proporción de pecoreadoras si se le compara con una colonia simple.
  38. 38. 4 Sistema de producción con doble reina
  39. 39. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Un sistema de producción de miel con dos reinas está basado en la coexistencia armoniosa de dos colonias como una sola unidad. (Moeller, 1987). Este sistema tiene como finalidad obtener un mayor rendimiento en la producción de miel por unidad. Su establecimiento se basa en el hecho conocido desde hace tiempo por los apicultores, según el cual al crecer la población de abejas aumenta la productividad de las obreras. (Farrar 1937). A este fenómeno lo denominan principio de sinergia (Philippe 1990), en que el objetivo principal es obtener de dos colonias, el máximo número de obreras al principio de una gran mielada y reunirlas en ese momento, manteniendo separadas las dos reinas por un excluidor. La mayor productividad de una colonia con doble reina, se debe a una mayor proporción de pecoreadoras. (Philippe 1990; Reid 1979). Roma (1981) señala que la asociación de dos o más colonias, provoca mayor calor al interior de la colmena, aumentando con ello la actividad de las obreras y, por ende, la productividad, la cual ha sido denominada por este autor como emulación del trabajo (imitación de las acciones ajenas con afán de superación). En Chile son pocas las experiencias realizadas con sistema de doble reina. Susaeta en 1968, por tres años midió este sistema plurirreina, concluyendo que se logran colonias más vigorosas con una mayor producción y resistencia al pillaje. González en 1979 comparó la producción de doble reina versus el sistema de una sola reina, encontrando que este último sistema es más productivo. 42
  40. 40. Sistema de producción con doble reina Villarroel et al 1998 compararon un sistema de doble reina vertical versus el sistema tradicional, en cultivo de raps, encontrando que el sistema plurirreina, produjo un 72% más de miel que el sistema tradicional de una sola reina. Durante abril del 2011 se realizó un seminario apícola, en el marco de la finalización del Programa Habilitante Apícola. En esa ocasión se contó entre los relatores, a la Dra. Angélica Gris de la UNAM, México, quien vino a exponer la experiencia de su equipo de trabajo con el sistema de doble reina. De los antecedentes entregados en esa actividad, se adaptó el siguiente protocolo de trabajo. 43
  41. 41. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Método doble reina Día 0: Dividir la colmena generando dos unidades; esto se logra por la partición de la misma, formando dos núcleos, los cuales se ubican en dos cámaras de cría diferentes, puestas una sobre la otra. Las piqueras deben quedar para lados opuestos. Las dos unidades deben quedar en iguales condiciones (reinas en postura), para esto se insertan reinas nuevas en ambas particiones. Día 7: Revisar presencia de celdillas reales y destruir para evitar enjambrazón. Manejar el nido de cría, para dar espacio a la postura de la reina. Día 14: Unir ambas unidades y dejar como división una excluidora de reinas, con rejilla por ambos lados. En la unidad superior, colocar un bastidor con una abertura a manera de piquera. Las colmenas se deben alimentar con jarabe de incentivo y pasta (500 gr de miel, 500 cc de agua, 9 kg de azúcar). A las colmenas se les administra 3 litros de jarabe y 2 kg de pasta. También se debe revisar la presencia de celdillas reales y destruirlas para evitar enjambrazón. Manejar el nido de cría, para dar espacio a la postura de la reina. Día 21: Revisar presencia de celdillas reales y destruirlas para evitar enjambrazón. Manejar el nido de cría para dar espacio a la postura de la reina. Día 36: Se retiran las rejillas y se deja solamente la excluidora de reinas. Se mantiene la piquera en la unidad superior. Las colmenas se deben alimentar con jarabe de incentivo y pasta, de igual manera 44
  42. 42. Sistema de producción con doble reina que en el paso anterior. Revisar presencia de celdillas reales y destruirlas para evitar enjambrazón. Manejar el nido de cría para dar espacio a la postura de la reina. Tres semanas antes que termine la mielada, se saca la rejilla excluidora, a objeto que prevalezca la reina más fuerte, y de esa manera, emular la selección natural entre las reinas. En la práctica, nuestro equipo aplicó el sistema de doble reina en dos apiarios, uno ubicado en el valle, en la comuna de Malloa y otro ubicado en la precordillera, en la comuna de San Fernando. Las actividades propuestas en el cronograma se adaptaron a las condiciones de floración de cada zona y a los obstáculos de carácter práctico, que implicó el manejo de ambos apiarios. Doble reina A fines de octubre de 2012 se comenzó el incentivo a las particiones con jarabe de azúcar 1 a 1 (una parte de agua por una parte de azúcar), además de Promotor L a razón de 5 cc por litro de jarabe. 45
  43. 43. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Cada partición se confeccionó a partir de la reina que existía en la colmena seleccionada; sabíamos que esa reina no tenía más de una temporada de edad, y a la otra partición se le insertó una reina fecundada. El incentivo se realizó con un litro de jarabe a la semana, no se utilizó la pasta de azúcar que recomendaba el método original, ya que en ensayos previos vimos que las abejas no la utilizaban en su totalidad y terminaban sacando los granos de azúcar enteros, por las piqueras. La primera semana de noviembre se juntaron las particiones con una malla excluidora, forrada con dos mallas mosquiteras con el objetivo de que ambas particiones se pusieran en contacto y así mezclar los olores, pero no las abejas. Las particiones se continuaron incentivando hasta que se retiraron las mallas mosquiteras a fines de noviembre en el apiario del cerro a fines de diciembre en la cordillera. En adelante se continuó manejando el espacio al interior de las colmenas. En el cerro, debido a las condiciones de floración, nunca llegaron las colmenas a ocupar la cámara de alimentación. El mantener esta cámara en la partición inferior, determinó que se 46
  44. 44. Sistema de producción con doble reina enfriara la colmena y se atrasara. En un futuro recomendaríamos no utilizarla a menos que la entrada de néctar fuera muy intensa. En la medida que fue necesario se fueron poniendo alzas, todas en la parte superior. Desafortunadamente todo el material que se incorporó fue con cera estampada. Creemos que si se hubiese alzado con cera estirada, los resultados productivos habrían sido mejores; pero esa situación ocurrió, ya que no existía material trabajado disponible. A mediados de enero de 2013 se retiraron las rejillas excluidoras para que se juntaran las dos reinas, como decía el método original, y así permitir el predominio de una sola reina, disminuyendo drásticamente la cantidad de cría en la colmena doble. A diferencia de la recomendación y considerando que una de las reinas no tenía más de tres meses de edad, se decidió sacar la reina de la partición superior junto a cuatro marcos con postura, mayoritariamente con cría abierta, y formar un nuevo núcleo. 47
  45. 45. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola La fundamentación para este manejo fue que al realizar este “núcleo” con cría abierta, estaríamos descargando a la colmena que quedaba, de cría más joven. La literatura señala que esta descarga permite que las nodrizas avancen en labores de maduración de miel y, posteriormente, pecoreo. Por otro lado, la cría que comienza su período de desarrollo a partir de la segunda quincena de enero, no estaría en condiciones de pecorear antes de la segunda quincena de febrero, momento en el cual la floración está en franco retroceso en la zona. Por lo anterior, la confección del núcleo antes mencionado genera un beneficio para la colmena, que destina toda su energía a la producción y no arrastra la crianza de abejas nuevas que no tendrán destino productivo. Esta situación quiebra el tradicional esquema que teníamos hasta ahora, en que realizar un núcleo siempre significaba debilitar una colmena, como sucede habitualmente en primavera. Adicionalmente, bajo esta misma lógica decidimos efectuar un manejo similar con algunas de las colmenas simples, es decir, a algunas de estas colmenas se les retiró la reina, confeccionando un núcleo con reina. Este procedimiento se llevó a cabo para probar si el orfanizar una colmena simple, también generaba un aumento de la producción, como el descrito en el sistema doble reina. Este sistema de colmenas simples orfanizadas, las denominamos reina robada (RR) para diferenciarlas de las doble reina (DR) y de las colmenas estándar (CE). 48
  46. 46. Sistema de producción con doble reina Cosecha Las cosechas de los apiarios, tanto del cerro como de la cordillera, se realizó entre la tercera semana de enero y la tercera semana de febrero de 2013. Para medir el impacto del sistema se llevó a cabo una cosecha diferenciada, donde se cosecharon los marcos segregados por sistema; luego se pesaron las alzas con miel, y después de extraer la miel, se pesaron las alzas vacías, determinándose la producción por diferencia. Resultados Apiario Cerro En el Apiario Cerro hubo 17 colmenas, de las cuales 11 fueron simples (CE), tres con sistema de manejo con doble reina (DR) y tres colmenas simples orfanizadas (RR), que se “nuclearon” en la misma fecha que se retiraron las rejillas excluidoras y se confeccionaron los núcleos en el sistema de doble reina. 49
  47. 47. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Sistema de doble reina Apiario Cordillera N° colmenas 17 Total cosecha 77 Producción promedio 4,5 N° colmenas Kg miel cosechada Kg promedio por colmena % por sobre estándar Doble Reina DR 3 27,8 9,3 184,73% Reina Robada RR 3 13,4 4,5 37,24% Colmena Estándar CE 11 35,8 3,3 La producción general de ese apiario fue muy baja para la zona, solo 77 kg; eso arrojó un promedio total del apiario de 4,5 kg/colm. El promedio de producción fue en CE 3,3 kg/colm, en RR 4,5 kg/colm (37% por sobre el estándar) y en DR 9,3 kg/colm (185% sobre el estándar). Apiario Cordillera En el Apiario Cordillera la situación fue diametralmente opuesta, hubo una producción un poco superior al promedio esperado. 50
  48. 48. Sistema de producción con doble reina Sistema de doble reina Apiario Cordillera N° colmenas 16 Total cosecha 676 Producción promedio 42,3 N° colmenas Kg miel cosechada Kg promedio por colmena % por sobre estándar Doble Reina DR 3 165,6 55,2 46,29% Reina Robada RR 4 170,8 42,7 13,16% Colmena Estándar CE 9 339,6 37,7 Con 16 colmenas se produjo 676 kg de miel, tres colmenas DR promediaron 55 kg/colm (46% por sobre el estándar); cuatro colmenas RR con un promedio de 42,7 kg/colm (13% por sobre el estándar), y las nueve colmenas CE con un promedio de 37,7 kg/colm, que representan el estándar. 51
  49. 49. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Los resultados obtenidos por apiario reflejan una clara diferencia, donde la producción del Apiario Cordillera fue mucho más alta, que la del Apiario Cerro. No obstante lo anterior, en ambos casos la producción fue mayor en el sistema DR y levemente mayor en el sistema de RR respecto del sistema CE, como se aprecia en los gráficos N° 1 y N° 2. Gráfico N° 1 Análisis de producción por sistema 60,0 50,0 40,0 DR 30,0 RR 20,0 CE 10,0 0,0 Cerro Cordillera Total  Gráfico N° 2 Análisis de producción por apiario 60,0 50,0 Cerro 40,0 Cordillera 30,0 Total 20,0 10,0 0,0 52 DR RR CE 
  50. 50. Sistema de producción con doble reina Resumen Observando los resultados obtenidos en ambos apiarios tanto en el cerro y la cordillera la producción fue mayor para el sistema DR y luego el de RR por sobre el de las colmenas CE. Esta situación fue independiente del nivel productivo, ya que ambos apiarios presentaron niveles productivos distintos y bastante extremos; en el cerro muy bajo y en la cordillera bastante alto. Si bien es cierto, el sistema DR produjo bastante más, éste involucra mayores costos y trabajo; por otro lado, el sistema de RR resulta ser una alternativa bastante interesante, ya que no significa un mayor costo, ni mucho trabajo adicional al que requiere el sistema de producción CE. En ambos sistemas se obtuvo un núcleo, ya sea de la orfanización en la RR, o extracción de una de las reinas del sistema DR. Esto constituyó un beneficio adicional, ya que si bien el núcleo obtenido no produjo miel, sí llegó a fines de temporada (marzo) como una colmena fuerte. 53
  51. 51. En nuestro país, a pesar de las innumerables funcionalidades conocidas y por conocer de la miel, existe un alto porcentaje de chilenos que no son consumidores habituales. Uno de los principales desafíos para la industria apícola nacional, es dar a este segmento una alternativa diferente a la hora de consumir miel, sin alterar su calidad y condición de 100% natural.
  52. 52. 5 Miel con sabor
  53. 53. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Miel con sabor La miel como alimento y endulzante natural es utilizada desde hace mucho tiempo. Por todos es sabido que los romanos y egipcios la conocían y disfrutaban sus bondades. Incluso los primeros antecedentes de humanos consumiendo miel están en las pinturas encontradas en la cueva de las arañas, en Valencia, que datan de 6.000 a 8.000 años a.C. No obstante lo anterior y las innumerables funcionalidades conocidas y por conocer de la miel, existe un porcentaje de la población para la cual la miel no es de su agrado y, por consiguiente, no la consumen. Esta situación se debe a razones de orden cultural, económico y en menor medida desconocimiento. En nuestro país ese grupo de personas es la mayoría de los chilenos y el desafío para la industria apícola nacional es dar a conocer la miel y sus 56
  54. 54. Miel con sabor bondades, y entregar a este segmento una alternativa diferente a la hora de consumir miel, por supuesto, sin que esto signifique que se altere su calidad y condición de 100% natural. Desde hace ya algunos años se han visto iniciativas para incorporar sabor a la miel, pero en la mayoría de los casos se ha tratado de adicionar esencias frutales que son de carácter artificial, por lo cual consiguen incorporar un sabor más atractivo a la miel, pero el producto final pierde su principal atributo, que es ser 100% natural. Producto de una gira técnica al Estado de Sao Paulo en Brasil se comenzaron a realizar las primeras pruebas para incorporar sabor a la miel de manera natural. Los apicultores brasileños estaban incursionando de manera incipiente en un proceso de macerado de hierbas y frutas en miel. Este sistema muy novedoso para nuestra realidad nos pareció una excelente propuesta para agregar sabor a la miel, manteniendo todas sus propiedades y su carácter natural. 57
  55. 55. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola La idea de incorporar sabor a la miel mediante la maceración obtenida en esta gira técnica a Brasil, debió recorrer un largo camino de pruebas para lograr sistematizar el proceso, dado que lo que se pudo conocer fue el producto final y una idea muy general del proceso. A continuación se describen los fundamentos técnicos y los principales pasos para obtener miel con sabor. Partiendo de la base que nuestro principal ingrediente y producto objetivo es la miel, tuvimos que reflexionar sobre ¿qué es la miel? y ¿cómo está compuesta? Existen muchas definiciones, pero una muy sencilla y de dominio público la describe como un fluido dulce y viscoso producido por las abejas a partir del néctar de las flores o de secreciones de partes vivas de plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas. Las abejas lo liban, transforman y combinan con la enzima invertasa que contiene la saliva de las abejas y lo almacenan en los panales donde madura. (Wikipedia). 58
  56. 56. Miel con sabor Composición de la miel La miel, según diversos autores, está compuesta principalmente de azúcares, estos representan cerca de un 80%, el 20% restante es mayoritariamente agua y en menor medida, son nitrógeno, cenizas y ácidos, no más de un 2% o 3%. Por lo anterior presumimos que son estos azúcares los que imparten a la miel las características físico-químicas principales como: Viscosidad, higroscopicidad (capacidad de atraer agua), granulación y valor energético. La composición de los azúcares de la miel, en su mayoría corresponden a la levulosa (fructosa) que es el predominante. Aunque factible, es muy rara la vez en la cual la dextrosa (glucosa) es el azúcar principal. Estos dos azúcares juntos representan el 85-95% de los carbohidratos de la miel. Existen unos doce o trece disacáridos adicionales que contribuyen en un porcentaje muy bajo del total. Por lógica la composición de la miel, y específicamente el alto contenido de estos azúcares, es lo que determina dos características muy importantes a tener en cuenta en el proceso de incorporación de sabor a la miel. 59
  57. 57. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Conservación de la miel y descristalización Conservación de la miel La descomposición de la miel y la de los alimentos en general depende de la presencia de microorganismos y la viabilidad de estos, está determinada por: • La disponibilidad de alimento. • La presencia de humedad. • La temperatura adecuada. El factor crítico para que los microorganismos se desarrollen en la miel está dado por la baja disponibilidad de agua, Aw (agua disponible), que es el agua requerida para: Desarrollo de microorganismos Reacciones químicas Reacciones enzimáticas Aw< 0.6,el alimento está a salvo del deterioro microbiano La aparente incorruptibilidad de la miel se debe a la presencia de sustancias antibacterianas y a la baja cantidad de agua disponible, que en términos simples significa que la miel contiene menos agua que la que requieren los microorganismos para desarrollarse. Esta situación se debe a la alta presión osmótica que genera la gran cantidad de azúcar que contiene la miel. 60
  58. 58. Miel con sabor Una alta presión osmótica presente en las soluciones hipertónicas (alta concentración) genera una disminución de la actividad del agua y de la humedad relativa, lo que mantiene los alimentos secos y, por lo tanto, resistentes a los microorganismos. En términos simples, si una bacteria se sumerge en una solución muy concentrada la tendencia de la célula será a que el agua interna escape como una forma de equilibrar la concentración interior con la exterior; la bacteria perderá mucha de su agua interna y morirá por plasmólisis, que es la deshidratación, esto ocurre por la alta presión osmótica que arrastra toda el agua desde el interior de la célula. Cristalización Para que se pueda realizar un macerado de frutas o hierbas en miel, esta última debe estar en estado líquido, es decir, se debe evitar el proceso natural de cristalización, por lo demás son los consumidores habituales de miel los que más aprecian las mieles cristalizadas y son capaces de disfrutar las diferentes texturas que se originan a partir de distintos tamaños de cristales. Los consumidores novatos tienden a preferir mieles fluidas y transparentes, y como este es el segmento de mercado al que queremos apuntar, la fluidez de la miel es una característica deseable. La miel, bajo condiciones normales, es una solución supersaturada de azúcares. Otro factor importante es la tendencia a la granulación, la cual está directamente relacionada al contenido de glucosa. Se considera importante la razón fructosa/glucosa (L/D), donde a razones de 1.0 a 1.2 las mieles cristalizan rápidamente. Si la razón es de más de 1.3 este proceso se retarda. 61
  59. 59. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Se ha observado que la solubilidad de glucosa disminuye con un aumento en la concentración de fructosa. 62
  60. 60. Miel con sabor Las formas de descristalizar la miel están bien documentadas y habitualmente se basan en el calentamiento de la miel a temperaturas que no alteren su calidad. La experiencia brasileña recomienda mantener la miel entre 46 y 48°C por 8 a 12 hrs. Para lograr esto existen variados sistemas que consisten en someter a la miel a un baño María. En la literatura existen otros sistemas basados también en la aplicación de calor, que incrementan la temperatura pero reducen el tiempo, todo a objeto de mantener las propiedades de la miel. En términos prácticos la miel se maneja en envases de 20 litros (30 kg aproximadamente), y son esos los envases que se introducen al descristalizador que no es otra cosa que una batea grande, donde los baldes quedan sumergidos a baño María en un 70 a 80% en agua que se mantiene a temperatura constante por 8 a 12 hrs. 63
  61. 61. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Maceración Es el proceso en el que se remoja un sólido en un líquido habitualmente frío (a diferencia de la infusión) con la finalidad de que las propiedades del sólido se traspasen al líquido. La miel que se utiliza para esto debe tener la más baja humedad posible, ya que en el proceso inevitablemente le agregaremos agua; esta agua corresponde a los líquidos que serán arrastrados por osmosis desde el interior de las células de frutas o hierbas que se sumergen en la miel durante el proceso de macerado. Eso significa que se debe cosechar la miel completamente operculada y evitar incorporar agua en el proceso. Se deben cerrar tambores inmediatamente después de extraer la miel, ya que es muy higroscópica (atrapa la humedad del aire), almacenarlos bajo techo y secar bien los envases que utilicemos para contener la miel, ya que envases húmedos van incorporando pequeñas cantidades de agua. Además, debemos evitar mantener la miel a temperatura muy alta (almacenar bajo sombra y en lugares con ventilación), ya que en el proceso de descristalizado la someteremos a temperaturas y no queremos que el HMF (Hidroximetilfurfural) suba más allá de lo estrictamente necesario. Finalmente, se recomienda realizar el manejo de la manera más higiénica posible en todas sus etapas, procurando cumplir con las normas básicas de manipulación de alimentos, a pesar de que el punto más crítico en la descomposición de la miel es la humedad, no es menos cierto que la cantidad de microorganismos presentes en la miel o en cualquier alimento es imprescindible para la descomposición. 64
  62. 62. Miel con sabor ¿Qué macerar en la miel? Se pueden usar frutas, ceste de cítricos, hojas o hierbas. Si bien es cierto la imaginación y la creatividad, en este aspecto es el límite, hay que tener presente algunas consideraciones. 1 Utilizar siempre elementos que ya hayan sido probados para el consumo humano. Un agradable aroma no siempre es comestible. El ejemplo más claro de esto es que algunas hojas de árboles, como una variedad de laurel, pueden ser tóxicas. En ese sentido no conviene tomar riesgos, si sabemos que la infusión de menta, paico, cedrón o manzanilla se utiliza habitualmente, no se ve ningún riesgo en macerar esas hierbas en miel. Cuánto aroma se traspase y cuánto perdure en el tiempo eso es materia particular que se debe evaluar sobre la base de pruebas de ensayo y error. 65
  63. 63. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola 2 66 Evaluar la cantidad máxima de agua que se puede incorporar a una miel en particular. La fórmula utilizada por nuestro equipo en ese sentido es la siguiente: Si partimos de una miel que posee un 16% de humedad, sabemos que no debemos exceder el 20% de humedad en el producto final, eso quiere decir, que los productos a macerar deben contener menos humedad que la que requiere la miel para llegar al 20%. Por ejemplo: si tenemos 10 kg de miel (16% de humedad) para macerar hojas de menta, sabemos que como tope podremos agregarle 400 gr de agua. Y si conocemos que las hojas frescas de menta tienen un 80% de humedad, por regla de tres sabemos que como tope podremos agregar 500 gr de hojas de menta a macerar en 10 kg de miel. Sería iluso pensar que en el proceso de maceración se extrae la totalidad del agua presente en los productos a macerar (menta), por lo cual si uno se apega a esta regla estaremos seguros de que el producto final estará por debajo del 20% de humedad y, por lo tanto, será lo suficientemente estable para evitar el uso de preservantes artificiales.
  64. 64. Miel con sabor Método práctico para determinar la humedad de una hierba Existe una metodología de campo que se utiliza para determinar la materia seca de las praderas que es factible de emplear para medir la humedad en las hierbas a macerar. a. Pesar 100 gr de la hierba. b. Colocar en una bolsa de papel. c. Sellar con cinta (de papel). d. Pesar el total de la bolsa y las hierbas. e. Poner en el microondas con un vaso de agua a un costado por 2 a 3 minutos. f. Pesar y repetir el ciclo en el microondas hasta obtener peso constante. g. Por diferencia se calcula la cantidad de agua y por regla de tres la humedad. Se cuenta con un kilo de miel, con un 18% de humedad, eso significa que contiene 180 gr de agua por cada kg y se puede incorporar no más de 20 gr para no superar el 20% total de humedad razonable en la miel. Si deseo incorporar hojas de menta que tienen un 80% de agua, no debería poner más de 25 gr a macerar, ya que en el peor de los casos la totalidad del agua de las hojas pasará a la miel y aumentará la humedad de un 18 a un 20%. 67
  65. 65. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola 3 68 Los productos que contienen un nivel muy bajo de agua (poca humedad) difícilmente liberarán sus esencias por simple maceración. Es decir ni la miel ni el producto a macerar tienen la suficiente agua en su interior para que exista un flujo que arrastre las esencias que contienen los aromas y sabores. Por ejemplo, en los casos que se quiere utilizar canela, se debe hidratar previamente el producto para luego macerarlo, teniendo en cuenta las consideraciones relativas a la incorporación de humedad mencionadas en el punto anterior.
  66. 66. Miel con sabor 4 Cuando se mezcla miel con frutos secos o pasta de frutos se considera que los productos a incorporar sean lo suficientemente secos para poder conservar sin preservantes, es decir, si las almendras se pueden conservar sin ningún aditivo no hay problemas en mezclarlas con miel en cualquier cantidad. Si el producto a mezclar no cumple con esta condición inevitablemente debemos medir su humedad y cuantificar la proporción de producto a mezclar a objeto de no superar la humedad crítica total en el producto resultante, que es la miel con sabor. La miel y las hierbas se deben macerar por un tiempo de 20 días a dos meses, dependiendo del tipo de hierba y la temperatura ambiente. 69
  67. 67. La nosemosis es considerada la enfermedad apícola de mayor diseminación a nivel mundial. El agente está latente durante todo el año, sin embargo, la enfermedad se presenta después de períodos de largo confinamiento, como los ocurridos en el receso invernal.
  68. 68. 6 Protocolo para la prevención y control de nosemosis
  69. 69. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola La nosemosis es causada por el protozoo parásito Nosema apis, el cual se caracteriza por la formación de esporas, que son su estadio de resistencia y elemento infectante. Las esporas son corpúsculos ovalados de dimensiones microscópicas, que en su interior contienen la potencialidad de reproducir la forma vegetativa del parásito. La nosemosis es considerada la enfermedad apícola de mayor diseminación a nivel mundial. El agente está latente durante todo el año, sin embargo, la enfermedad se presenta después de períodos de largo confinamiento, como los ocurridos en el receso invernal. Las colmenas ubicadas en lugares fríos, húmedos o con mucha sombra, tienen mayor riesgo de presentar la enfermedad. Los marcos contaminados son los focos de infección más importantes, ya que en ellos se puede encontrar gran cantidad de esporas; otros focos son, la deriva, pillaje e intercambio de material. Luego de que son ingeridas las esporas, llegan al ventrículo e inyectan la forma vegetativa del parásito en el interior de una célula epitelial. El protozoo se multiplica, se forman esporas, las que se 72
  70. 70. Protocolo para la prevención y control de nosemosis liberan al ser destruida la célula. Las funciones digestivas de las abejas son alteradas, lo que provoca un debilitamiento progresivo y una muerte prematura del insecto. La literatura señala que cuando se presentan signos clínicos, el problema ya es bastante serio; en ese momento, se puede evidenciar debilitamiento de la colmena, abejas con el abdomen distendido e indicios de diarrea. La única forma de obtener un diagnóstico certero, es tomando muestras de las colmenas del apiario para ser analizadas. La presentación de la enfermedad se puede evitar fundamentalmente con medidas de manejo que eliminen las condiciones predisponentes. Es importante chequear el nivel de infección de las colmenas a principios de otoño, y dependiendo de los resultados obtenidos al análisis, tomar la decisión de hacer o no un tratamiento. Cuando es necesario realizarlo, dado que las medidas de control y prevención fallaron, habitualmente se utiliza un antibiótico específico llamado fumagilina (Fumidil B), con las consecuencias que eso implica (costos, riesgos de contaminación, etc.). En los últimos años se ha presentado en el mundo una variedad de nosema distinta, el Nosema ceranae; si bien es un parásito originario de Apis cerana, a partir del 2004 se detectó en España que afectaba además a las abejas melíferas, Apis mellifera. La enfermedad, también llamada Nosema seca, ya que su curso se presenta sin síntomas de diarrea, es bastante más aguda que la producida por el Nosema apis, lo cual ha generado mucha preocupación por parte del sector apícola nacional. Nosema apis y Nosema ceranae no son factibles de diferenciar por microscopía; el diagnóstico diferencial se realiza por la metodología PCR (Polymerase Chain Reaction) que consiste en la ampliación del ADN del agente, a objeto de evidenciar su presencia. 73
  71. 71. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola La nosemosis se describe como una enfermedad de más amplia distribución geográfica en el mundo y que genera pérdidas productivas importantes; está subdiagnosticada, ya que muchas veces está presente en las colmenas, pero sin evidenciar signos clínicos. En el último tiempo se ha generado una preocupación creciente entre los apicultores, que los ha llevado a utilizar antibióticos en forma desmedida; esto último puede traducirse en presencia de residuos en la miel, con la consiguiente implicancia comercial. El panorama en términos generales en la sexta región, según nuestra experiencia, es que la nosemosis es una enfermedad que se debe buscar dentro del apiario, habitualmente en el período invierno-primavera, no solo en respuesta a la presentación de signos clínicos de la enfermedad, o como consecuencia de la disminución en la población de las colmenas sin causa aparente. En otras palabras, no se debe responsabilizar al Nosema del debilitamiento de las colmenas cuando se han descartado otras causas sin antes realizar el diagnóstico de laboratorio para la enfermedad. Por lo antes mencionado contar con un protocolo para el control y la prevención de Nosema, se traduce en una herramienta que permitirá: • Realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad. • Ordenar y sistematizar los esfuerzos para prevenir y controlar la enfermedad. • Jerarquizar las herramientas disponibles de acuerdo a la gravedad del cuadro. • Ordenar y restringir el uso de medicamentos (antibióticos), como última alternativa y solo frente a casos que realmente lo justifiquen. 74
  72. 72. Protocolo para la prevención y control de nosemosis Elementos de un protocolo para la prevención y control de nosemosis 1. Diagnóstico de laboratorio: Monitoreo sobre la base de microscopía óptica; en este protocolo se consideran la utilización del análisis de laboratorio en momentos estratégicos, que son, principios de otoño y como control después de dos meses de cualquier aplicación de tratamientos. 75
  73. 73. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola 2. Medidas de control en el apiario: Manejos a todas las colmenas, destinados a disminuir la incidencia de la enfermedad. Estas medidas van desde el emplazamiento del apiario, orientación de las colmenas, estado del material, entre otras. 76
  74. 74. Protocolo para la prevención y control de nosemosis 3. Medidas de control en la colmena: Manejos al interior de las colmenas, orientados a prevenir el daño productivo ocasionado por la enfermedad. Algunos ejemplos son: El manejo del nido de cría, la mantención de la relación población-espacio y alimento, los sistemas de alimentación, los momentos en que se alimenta o suplementa, el reemplazo o la renovación de material y/o cera. 77
  75. 75. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola 4. Tratamientos: suministro de productos naturales o de síntesis, destinados a controlar cuadros clínicos, que no se pudieron prevenir o controlar con medidas de manejo. Implementación del protocolo La implementación del protocolo para la prevención y control de nosemosis se inició con los manejos generales de la colmena. Después de la cosecha, la primera actividad realizada consistió en retirar las alzas y ajustar el espacio de las diferentes colmenas a la cantidad de abejas y alimento almacenado; también se pusieron los reductores de piquera, se trasladaron las colmenas más pequeñas a cajones nucleros y en los casos que se requería, se fusionaron. A mediados de marzo de 2013 se comenzó con manejos de alimentación a objeto de fortalecer las familias, previo a la entrada del invierno. En términos simples, se suministró energía a través de jarabe de azúcar y proteína mediante un candy (alimento sólido). 78
  76. 76. Protocolo para la prevención y control de nosemosis Tratamiento: Junto a la suplementación energética (jarabe), se dosificó vinagre de manzana al 5%, es decir, se adicionaron 50 cc de vinagre por cada 950 cc de jarabe para así completar 1 litro. Se realizó un diagnóstico de nosema en abril de 2013 mediante microscopía óptica, para lo cual se tomó una muestra de 20 abejas por cada colmena y se conservaron en alcohol. De las 45 muestras obtenidas, seis evidenciaron presencia de esporas de Nosema, cinco muestras presentaron escasa cantidad y una mostró regular cantidad de esporas. Las seis muestras positivas y otras 19 elegidas al azar se incluyeron en un esquema de tratamiento que se describe a continuación: • Cinco colmenas se trataron con vinagre al 5%, es decir, se adicionaron 50 cc de vinagre por cada 950 cc de jarabe para así completar 1 litro, a razón de 500 cc de jarabe (1:1) por colmena a la semana, durante un mes. • Cinco colmenas se trataron con ácido acético al 0,4%, es decir, 4 cc de ácido acético se adicionaron por cada 996 cc de jarabe, para así completar 1 litro, a razón de 500 cc de jarabe (1:1) por colmena a la semana, durante un mes. • Cinco colmenas se trataron con Orego-Stim (m.r.)en dosis de 12 cc, por cada 988 cc de jarabe, para completar 1 litro, a razón de 500 cc de jarabe (1:1) por colmena a la semana, durante un mes. • Cinco colmenas se trataron con timol al 0.07%, es decir, 7 gr por cada 100 litros de jarabe 1 a 1 (una parte de agua por una parte de azúcar) a razón de 500 cc por colmena a la semana, durante un mes. • Cinco colmenas no se trataron, solo se les administró jarabe 1 a 1 (agua-azúcar) a razón de 500 cc por colmena a la semana, durante un mes. 79
  77. 77. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola En el análisis post tratamiento a principios de junio, se encontró cinco colmenas positivas (escasa cantidad de esporas, menos de diez esporas por campo en promedio) de las cuales, tres fueron tratadas con vinagre y dos con ácido acético, la última dosificación fue el 8 de julio. El 26 de agosto se realizó un diagnóstico control, como indicaba el protocolo y se encontró el 85% de las muestras positivas, evidenciándose entre 0 y 150 esporas por campo y un promedio de casi 30 esporas por campo. Ante esta situación se siguió el protocolo de control y para el tratamiento se probó la eficacia de cuatro productos. El día 27 de agosto se inició el ciclo de tratamientos bajo el siguiente esquema: • Cinco colmenas tratadas con timol. • Cinco colmenas tratadas con ácido acético. • Cinco colmenas tratadas con vinagre. • Cinco colmenas tratadas con Orego-Stim. • Cinco colmenas control alimentadas solo con jarabe. En este caso específico, se evaluó la eficacia de los tratamientos semanalmente a todas las colmenas mediante el análisis microscópico. Después del tercer análisis se evidenció que el tratamiento aplicado no estaba dando los resultados esperados, a pesar de que las familias se veían vigorosas y fuertes. Debido a esta situación se decidió corregir los tratamientos en función del tamaño de las colmenas, para lo cual se aumentó al doble el volumen y concentración de los tratamientos. Después de la nueva dosificación se observó una disminución gradual de la carga parasitaria 80
  78. 78. Protocolo para la prevención y control de nosemosis Los resultados obtenidos en ambas fases del protocolo se detallan a continuación: Primera fase Tabla N° 1 Muestreo diagnóstico N°1 Vinagre Timol Acético Orego-Stim Control DE N°2 DE N°3 DE DIF %DIF 20 52 30,6 42,2 36,8 14,6 56,7 20,2 17,1 21,8 67,5 65,6 42 39,8 51,4 31,1 26 13,4 14 27,4 74,75 102 91,8 74,8 65,0 53,4 13,6 20,1 31,1 31,5 54,75 50 61,2 32,6 28,2 273,8% 96,2% 200,0% 77,3% 76,6% En la tabla N° 1 se detallan resultados obtenidos del análisis de nosema, expresados en cantidad de esporas promedio por grupo en los tres primeros análisis; a cada promedio se le calculó la desviación estándar (DE), la proporción entre el primer y tercer análisis de manera absoluta (DIF) y de manera porcentual (% DIF) para estimar la eficacia del tratamiento. Al observar los resultados en el gráfico N° 1 se puede evidenciar que en todos los grupos el porcentaje de esporas subió. 120 Vinagre 100 Timol 80 Acético 60 Orego-Stim 40 Control 20 0 Nº 1 Nº 3 Nº 5 Diagnósticos 81
  79. 79. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Segunda fase Tabla N° 2 Muestreo diagnóstico N°1 Vinagre Timol Acético Orego-Stim Control DE N°2 DE DIF %DIF 74,6 102 91,8 84 69,0 53,4 13,6 20,1 31,1 31,5 52,5 101,6 66,8 98,6 82,0 38,4 31,1 40,6 36 46,0 -22,1 -0,4 -13 19,2 14,8 -29,6% -0,4% -27,2% 17,4% 18,8% En la tabla N° 2 se comparan los resultados obtenidos del análisis de Nosema en la segunda fase, expresados en cantidad de esporas promedio por grupo. De la misma manera se calculó la desviación estándar (DE), la proporción entre el primer y segundo análisis de manera absoluta (DIF) y de manera porcentual (% DIF) para estimar la eficacia del tratamiento. Al observar los resultados en el gráfico N° 2 se puede evidenciar que los grupos que se trataron con timol, vinagre y ácido acético redujeron el porcentaje de esporas, siendo los dos primeros los que presentaron el efecto más marcado. 110 100 Vinagre 90 Timol 80 Acético 70 Orego-Stim 60 Control 50 40 Nº 1 Diagnóstico 82 Nº 5
  80. 80. Protocolo para la prevención y control de nosemosis Durante toda esta etapa de aplicación de tratamientos, nos llamó la atención que las colmenas se presentaron fuertes y vigorosas, a pesar de tener altos recuentos de esporas. En muchas ocasiones el nivel de esporas más alto no tenía relación con la fortaleza de la familia. De hecho, ninguna familia en este período, presentó algún signo clínico atribuible a nosemosis. De la experiencia obtenida en la aplicación de este protocolo se pudo observar que: 1. De los cuatro tratamientos que la bibliografía indica como productos naturales para el control de Nosema, los que presentaron un mejor desempeño a estos niveles de infestación fueron el vinagre y el ácido acético. 2. La variación en los niveles de infestación de Nosema, expresados como N° de esporas promedio por tratamiento, no pareció influir en la presencia clínica de la enfermedad o en la fortaleza o vigor de las familias. 3. El muestreo para realizar el diagnóstico de Nosema debe ser estadísticamente al azar y no limitarse a las colmenas más débiles, ya que niveles de infestación medios o altos no necesariamente debilitan a las colmenas. 4. Luego de esta experiencia, se ratificó la importancia de las condiciones ambientales como predisponentes para la presentación de la enfermedad. 5. La dosificación que se presenta habitualmente en la literatura, está destinada para colmenas con bajos niveles de infestación a la entrada del invierno (familias pequeñas). En nuestra experiencia fue insuficiente para controlar niveles más altos de infestación en primavera, en estos casos se debe ajustar la posología al tamaño de la familia. 83
  81. 81. Los servicios de polinización constituyen una entrada que sirve como capital operacional hasta la venta de la miel. No obstante, esto no debería ser el factor determinante para tomar la decisión de polinizar, por el contrario, se deben considerar las polinizaciones como unidades de negocio independientes de la necesidad de financiar el negocio de la miel a mitad de temporada.  
  82. 82. 7 Polinización
  83. 83. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Polinización Cuando se decide prestar servicios de polinización, es necesario tener en cuenta varios puntos que se presentan a lo largo de este capítulo. Dichos aspectos son los que se llevaron a cabo durante las polinizaciones que realizamos. Preparación de las colmenas para polinizar: • Revisión completa de la colmena. • Estado sanitario. • Cantidad de marcos con cría. • Cantidad de marcos con miel y polen. • Cantidad de marcos con abejas. • Calidad del cajón. • Presencia de la reina. Cuando se decidió realizar el primer servicio la última semana de agosto, con las colmenas del apiario demostrativo (17 colmenas), éstas desde mediados de julio que estaban siendo alimentadas con jarabe de incentivo (1:1) 500 ml por colmena, para que así estuviesen fuertes antes de ir a polinizar. Se debe tener presente en esta prestación de servicios lo que nos comentó en su primera exposición el Ingeniero Agrónomo Sergio de la Cuadra, en la que señala que: Hay que conocer del cultivo a polinizar: • Cantidad y calidad del néctar. • Cantidad y calidad del polen. • Atractivo de la flor. • Presencia y distribución de polinizantes. 86
  84. 84. Polinización • Compatibilidades. • Sincronización de la floración. • Diseño de la plantación. Estos puntos, y otros que se abordarán más adelante, determinan el éxito del servicio, ya que como se sabe, lo que hace que las flores sean más o menos atractivas para nuestras pecoreadoras es el contenido tanto de polen, como de néctar (mg/flor). Si hay dos huertos contiguos con frutales distintos y floraciones simultáneas, las abejas se irán a pecorear al que sea más atractivo para ellas, al que tenga más polen y/o néctar, y si este no es el huerto en el cual se está prestando el servicio, puede no resultar óptima la polinización. Es sabido también que los huertos deben tener una distribución adecuada de polinizantes (masculino) dentro de ellos, de manera que cuando la pecoreadora vaya a recolectar el néctar o polen de estos y de los frutales hembra, dentro de su radio de vuelo, se 87
  85. 85. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola logre la polinización de estos últimos, ya que como se sabe, la pecoreadora realiza el acto de polinización de manera accidental, al momento del pecoreo. Como ya se ha descrito la importancia de los polinizantes dentro del huerto, estos, a su vez, deben estar sincronizados con la floración de los frutales (hembra), ya que si no, no hay posibilidad de lograr éxito en el servicio. Otro aspecto que nos hacía referencia De la Cuadra es el tamaño de la colmena, y esto nos sirve tanto para las polinizaciones, como para el sistema productivo en general, ya que la población de abejas es directamente proporcional con la cantidad de pecoreadoras. Por ejemplo, una colmena con una población de diez mil abejas tendrá solo un 10% de éstas (mil), ya que la gran mayoría se va a tener que dedicar al cuidado y alimentación de la cría (nodrizas), mientras que en una colmena fuerte de 50 mil abejas, el porcentaje de pecoreadoras aumenta al 60%, es decir, 30 mil abejas, esto porque hay un número suficiente de abejas (nodrizas) cubriendo los requerimientos dentro de la colmena, y todo el resto de la población se dedicará a pecorear y así asegurar una mayor recolección de polen y néctar; y, a su vez, el huerto experimentará una eficiente polinización. Como se comentó al inicio de este capítulo, la primera polinización de nuestras colmenas fue de ciruelos en el sector de Larmahue; se distribuyeron en dos plantaciones de frutales, distantes unas de otras. En los primeros días de polinización se nos avisó que se iba a aplicar químicos a otra especie de frutales que había en el huerto, lo cual, como todos sabemos, es muy común cuando se llevan colmenas a estos servicios. Tuvimos el beneficio de ser avisados, de lo contrario hubiese ocurrido lo que pasa habitualmente, que después de una aplicación de fitosanitarios se encuentra una gran cantidad de pecoreadoras muertas. Luego del aviso, fuimos de inmediato al huerto, y como las colmenas estaban en cámara 88
  86. 86. Polinización completa (muy fuertes), se decidió poner alzas, entretapa de malla y tapar piqueras, de este modo ellas tendrían más espacio y así se evitó el sobrecalentamiento en la cámara de cría. Se mantuvieron las piqueras tapadas por todo un día, y al caer la tarde se les abrió la piquera, sin que hubiese mayor impacto en ellas. A la segunda revisión de las colmenas en el huerto, se decidió realizar núcleos, ya que las colmenas estaban alzadas y la posibilidad de transportarlas con el alza se hacía muy engorroso. Los núcleos fueron realizados de tal forma que de dos colmenas pequeñas, se hacía un núcleo (ciego), y de las fuertes se sacaba uno, todos de cinco marcos (cría, postura, polen y néctar). En total se realizaron 21 núcleos en todos los días que duró la polinización, los cuales fueron llevados al Apiario Cerro. Después de este servicio, las colmenas fueron trasladadas a un huerto al sector de Quicharco, donde estuvieron polinizando los primeros 15 días de octubre. 89
  87. 87. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Para el traslado de las colmenas es necesario tomar algunas precauciones y planificar la maniobra para atenuar la ocurrencia o consecuencia de imprevistos. Es así que se debe asegurar y confirmar el día anterior el transporte y personal adecuado, que el vehículo que se utilizará esté disponible, es decir, en buenas condiciones mecánicas y que cuente con la capacidad adecuada. El traslado se debe realizar temprano en la madrugada o bien tarde en la noche, a objeto de cerrar las piqueras en momentos en que todas las abejas, o su gran mayoría, se encuentren en el interior de la colmena. A su vez, el transitar con abejas por vías públicas es más seguro en estos horarios, en que hay menos tráfico y las temperaturas ambientales son menores. Es indispensable que durante el viaje se aseguren muy bien las colmenas, para así evitar desplazamientos de carga y que se salgan las abejas, con el consecuente riesgo para el apicultor y la comunidad. Para atenuar los efectos de esta eventualidad, que no es poco habitual, se sugiere siempre tapar la carga con una malla, transitar acompañado y disponer de buzos, velos y ahumador. Estas precauciones son las que deben cautelar la mayoría de 90
  88. 88. Polinización los pequeños apicultores que salen por primera vez a polinizar y tratan de movilizar colmenas en sus propios vehículos, sin tener las condiciones óptimas para el traslado. Las revisiones se realizaron todas las semanas, y se les dio jarabe de incentivo (1:1) 500 ml x col. En este huerto hubo una colmena que se enjambró, pero este fue recogido a pocos metros. Aparte de esto, a las primeras revisiones nos dimos cuenta que algunas de las colmenas estaban sin reina, y esto se debía a que en la realización de núcleos en el otro huerto, nos habíamos llevado la reina, de manera accidental. Estas colmenas levantaron celdillas reales y nacieron reinas que no se fecundaron en todos los casos, ya que las condiciones que hay en el huerto de polinización no son las óptimas para esto; por otro lado, el estar moviendo las colmenas, eventualmente confunde a las reinas vírgenes que se pierden durante el vuelo nupcial. El no poder contar con reinas fecundadas retrasó el desarrollo de las colmenas y esto redundó, finalmente en que se entrara a la mielada con colonias que potencialmente podrían haber estado más grandes y fuertes, y, por ende, en mejores condiciones 91
  89. 89. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola productivas. Este es un costo alternativo a la polinización que pocas veces se considera. Otros costos que nos señala Sergio de la Cuadra y que debemos analizar, son: • Fletes, combustibles, movilización: Esto hace referencia, no solo al traslado de las colmenas desde y hacia el huerto, sino a las revisiones periódicas que hay que hacer para chequear el estado de las colmenas, evitar enjambrazones y ver posible mortalidad de pecoreadoras. • Mano de obra: Se refiere al traslado, carga, descarga, revisiones, manejos, etc. • Alimentación, estimulación: Dependiendo del tipo de huerto que se está polinizando, del mes, de las dificultades climáticas, de la existencia de frutales con mayor mg/flor de polen que néctar, se puede requerir de estimular a las colmenas. • Pérdidas de colmenas. • Deterioro del material: Se refiere tanto al transporte desde y hacia el huerto, como eventualidades dentro de este, como cajones dados vuelta por quedar muy cerca del camino y el paso de maquinaria los estropea. • Muerte de abejas, reinas, familias. • Intoxicaciones (pesticidas): Este especto lo hemos abordado en reiteradas ocasiones dentro del capítulo, ya que si bien los productos no son aplicados a los frutales que se están polinizando, puede ser a frutales contiguos, e incluso, dependiendo de la extensión del huerto, si este es pequeño, puede ser que en predios aledaños se aplique algún producto y este esté dentro del radio de vuelo de nuestras pecoreadoras, y de igual forma nos genere mortalidad. • Contaminantes (enfermedades): En esto podemos volver a 92
  90. 90. Polinización mencionar el estado sanitario de las colmenas, ya que puede pasar que en un huerto para cumplir con el número necesario de colmenas para polinizar, se contrate los servicios de varios apicultores, y si no tienen sus colmenas con un óptimo estado sanitario se va a producir contagio de enfermedades entre colmenas. • Robos, maltrato de colmenas: Aquí se debería mencionar también el dejar por escrito, en un contrato, tanto las responsabilidades del apicultor, como las del dueño del huerto, para la prestación del servicio, ya que muchas veces se dejan las colmenas en el huerto, y si en este no hay mayor fiscalización de quién entra y quién sale, perfectamente pueden retirar colmenas, sin que nadie se dé cuenta, hasta la siguiente revisión de colmenas. Y no es solo eso, como lo mencionábamos anteriormente, el paso de maquinaria dentro del huerto y la ubicación de las colmenas dentro de este, pueden provocar volcamiento de cajones, generando impactos desfavorables en los costos de este servicio. Dentro de las consideraciones que se deben tener presentes para tomar o no la decisión de prestar el servicio de polinización, es el costo alternativo que tiene esa colmena en relación a la producción de miel, es decir, cómo impacta la polinización en la producción de miel. Esta situación es especialmente importante en los servicios prestados en fechas cercanas a la mielada, por ejemplo, el caso de la polinización de kiwis o paltos en la sexta región, que retrasan el crecimiento de las colonias. Comparativamente, las polinizaciones de carozos en nuestra región impactan en menor medida la producción de miel, ya que en su mayoría distan en al menos dos o tres meses de la mielada principal, que es la del quillay. Si el valor de arriendo de colmenas cubre todos estos costos, más los antes mencionados y, a la vez, deja una utilidad razonable por el esfuerzo realizado, entonces sería 93
  91. 91. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola rentable el servicio, de no ser así se debe evaluar bien la alternativa de reservar las colmenas solo para la producción de miel. Es bien sabido que los ingresos de las polinizaciones constituyen una entrada que sirve como capital operacional hasta la venta de la miel. Esta situación, económicamente es marginal y no debería ser el factor determinante para tomar la decisión de polinizar, por el contrario, una explotación apícola debiera asegurar la operación del negocio hasta la venta de la miel y no verse en la obligación de polinizar como una manera de hacer caja a mitad de temporada. Sergio de la Cuadra en su última exposición que nos realizó en agosto de 2012, comentó cómo debería ser, a lo menos, el Contrato de Servicios de Polinización: 94
  92. 92. Polinización Componentes del contrato: • Identificación de las partes involucradas, lugar, nombre del predio, especie a polinizar, fechas. • Responsabilidades del arrendatario (agricultor). • Responsabilidades del arrendador (apicultor). • Valores de arriendo, condiciones de pago. Responsabilidades del apicultor: • Traslado, carga y descarga de las colmenas. • Calidad de las colmenas. • Manejo de las colmenas: antes y durante la polinización. • Fechas de ingreso y retiro de las colmenas. • Distribución y ubicación de las colmenas. • Reemplazo de colmenas muertas o débiles. Responsabilidades del arrendatario: • Accesos al huerto. • Traslados, descarga, distribución. • Lugares habilitados para colmenas. • Indemnizaciones por robos, muertes o daño a las colmenas. • Formas de pago y valores. • Disponibilidad de agua limpia para las abejas. • Manejos generales dentro del huerto. • Manejo de pesticidas (avisos). 95
  93. 93. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola La apicultura nacional se enfrenta al desafío de hacerse más eficiente y optimizar el uso de los recursos, especialmente la mano de obra . Mediante las tecnologías propuestas, se puede aumentar el número de colmenas que maneja un apicultor, permitiendo mejorar sustancialmente la rentabilidad de su negocio.  96
  94. 94. Mecanización 8 Mecanización 97
  95. 95. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Mecanización En nuestro país la apicultura ha pasado de ser un simple oficio a una actividad que lentamente se ha ido profesionalizando. Veinte o treinta años atrás, esta era una actividad tradicional de sectores rurales, similar a la crianza de aves de corral; es decir, se ejercía para el autoconsumo, no requería muchos cuidados y los rendimientos eran discretos. Después de la llegada de la varroasis a nuestro país, en marzo de 1990, la forma de hacer apicultura cambió, mantener colmenas vivas y más aún, productivas, se hizo más difícil, caro y comenzó a requerir un aumento en la especialización. Con el pasar de los años y el ingreso de nuevas enfermedades, el rubro comenzó a ser más selectivo, y fueron quedando solo los apicultores que se capacitaron, invirtieron y se modernizaron. Actualmente la Región de O’Higgins cuenta con cerca de 800 apicultores que en su conjunto, manejan un poco más de 120 mil colmenas a las cuales se les cosecha en promedio, cerca de 19 kg de miel. La apicultura ha sido y es una actividad rentable para las personas que decidieron invertir tiempo, trabajo y dinero. Más aún, si se compara con otras actividades agropecuarias factibles de desarrollar con recursos similares. También se debe considerar que la apicultura es una actividad que se lleva a cabo en terrenos marginales, que no compiten con la agricultura ni ganadería. Muy por el contrario, la apicultura aporta con polinización para huertos de frutales, mejorando sus rendimientos, y en cultivos 98
  96. 96. Mecanización y praderas naturales, optimizando la disponibilidad de forrajes para los animales. Sin embargo, desde hace algún tiempo el rubro ha perdido competitividad, al igual que el resto del sector agropecuario, producto de la baja en el precio del dólar, aumento de los costos de la energía y muy especialmente del aumento en el valor de la mano de obra. El sector agropecuario de nuestro país se ha visto en la necesidad de mejorar su competitividad, aumentando productividad y haciendo más eficiente los procesos productivos. De similar manera, la apicultura se enfrenta al desafío de hacerse más eficiente y optimizar el uso de los recursos, especialmente la escasa y calificada mano de obra que requiere. Hoy día un apicultor puede manejar en forma individual alrededor de 300 colmenas para producir miel y polinizar, requiere solo un poco de ayuda esporádica de mano de obra no especializada. El contar con la tecnología necesaria permitiría que el número de colmenas manejadas por un apicultor sea mayor, lo cual se traduciría en incremento en el margen total de su negocio. La tecnología disponible para mejorar la eficiencia del negocio, está orientada a optimizar la mano de obra, que como se señaló, es escasa y especializada. En tal sentido se propuso lo siguiente: Sistema de alimentación Es sabido que hoy día, más que en el pasado, las colmenas deben ser alimentadas en los periodos de escasez de néctar y ser incentivadas en el período previo a las polinizaciones o previo a las mieladas importantes. Es habitual que en nuestra región se alimente e incentive en marzo a objeto de asegurar abejas nuevas y bien nutridas para ingresar al invierno, posterior a eso 99
  97. 97. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola se bloquean las colmenas en abril para asegurar que las abejas almacenen las reservas para el invierno; posteriormente en julio se incentiva para preparar a las colmenas que irán a polinizar; la fecha exacta de este incentivo depende de la especie que polinizarán. Finalmente, en los meses de octubre o inicios de noviembre sobreviene habitualmente un periodo de escasez de néctar que es más o menos pronunciado y que la mayoría de las veces se requiere suministrar jarabe de incentivo como una forma de evitar que la reina disminuya la postura de manera muy brusca y/o para suplementar energía cuando la caída en la entrada de néctar es muy prolongada. Por lo antes expuesto, la actividad de suministro de jarabe de azúcar se realiza en promedio en tres o cuatro momentos del año y se prolonga por varias semanas. Contar con un sistema de alimentación que permita suministrar el jarabe de azúcar de manera más eficiente contribuirá a: • Disminuir la mano de obra necesaria para alimentar. • Reducir el pillaje, al evitar exponer grandes cantidades de jarabe y/o al abrir las colmenas. • Eliminar la necesidad de abrir las colmenas, especialmente en invierno. • El sistema consiste en una bomba hidráulica de ½ hp con un sistema de hidropack que se instala en un contenedor, que puede ser un tambor de 200 litros o un estanque de 1.000 litros. El sistema consta de una o dos mangueras de alta presión que tienen en sus extremos pistolas dosificadoras de combustible de aluminio. El sistema está alimentado por un generador a bencina o de mezcla. 100
  98. 98. Mecanización Sistema de monitoreo de colmenas por GPS Junto a la profesionalización del rubro en nuestra región, se ha visto que cada vez más apicultores dependen total o parcialmente de esta actividad para vivir. Esto ha llevado a que las explotaciones hayan ido aumentando su tamaño y, como consecuencia, los apicultores requieran tener más de un apiario, habitualmente, fuera de su domicilio. Es frecuente que una explotación apícola tenga 300 a 400 colmenas y un promedio de cinco a seis apiarios. El que los apicultores intenten manejar apiarios en diferentes zonas: Precordillera, riego, secano costero y que, a su vez, otros apicultores hayan incursionado en los servicios de polinización, ha sido una manera de atenuar las variaciones productivas en las diversas áreas al interior de la región, o el impacto de un eventual mal año de producción. Por lo anterior, ha nacido la necesidad de protegerse de los robos de colmenas, ya que los apiarios para la mielada se han tenido que establecer, cada vez más, en lugares distantes y poco poblados. 101
  99. 99. Programa de Difusión y Transferencia Tecnológica, Rubro Apícola Los robos de colmenas han sido una situación constante y recurrente, dado que una colmena se puede vender fácilmente en $20.000 y es de difícil identificación. Los robos habitualmente involucran entre 30 a 100 colmenas, que es lo que se puede cargar en una camioneta o camión pequeño. Desafortunadamente, para un apicultor promedio esto puede constituir fácilmente un 50% de su patrimonio. Lograr disminuir el riesgo de robos en los períodos críticos, como mieladas o polinizaciones, es una ventaja que permitiría acceder a nuevos lugares para emplazar apiarios. El sistema propuesto consiste en un dispositivo de GPS basado en un sensor de movimiento, conectado a una unidad de telefonía móvil que está programada para mandar una señal al activarse. El dispositivo se puede programar para que se active con diferentes niveles de movimiento y que envíe mensajes de texto, indicando cuando esto ocurra; también puede enviar las coordenadas para el rastreo y posterior ubicación de las colmenas. 102

×