Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Visita al cementerio 2014

413 views

Published on

“Nuestros cuerpos, merced a la participación en la Eucaristía, ya no son corruptibles, pues poseen la esperanza de la resurrección para la eternidad” (San Ireneo, Adversus Haereses IV, 18,6).

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Visita al cementerio 2014

  1. 1. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 1 Oramos por nuestros seres queridos difuntos Visita al Cementerio “Nuestros cuerpos, merced a la participación en la Eucaristía, ya no son corruptibles, pues poseen la esperanza de la resurrección para la eternidad” (San Ireneo, Adversus Haereses IV, 18,6).
  2. 2. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 2 (Llegados al Cementerio, se invita a la gente a guardar respetuoso silencio para orar, cada uno según su fe y situación anímica personal. También se les invita a disponerse a reflexionar sobre el sentido que damos a nuestra vida y el testimonio y enseñanza que nos da la vida de nuestros hermanos difuntos, agradeciendo a Dios su historia personal. Cuando se ha logrado el clima idóneo, se inicia la celebración). MONITOR: Queridos hermanos y hermanas: Hoy, hemos dejado la comodidad de nuestras casas y hemos salido para encontrarnos en este Cementerio para recordar y orar por nuestros seres queridos. No estamos aquí para celebrar la muerte sino la vida, porque, como nos recuerda la Liturgia de difuntos, “la vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma”. La fe alienta nuestra esperanza de que, “los que por el Bautismo nos incorporamos a Cristo en una muerte como la suya, participaremos también de una resurrección como la suya”. En este Año Mariano que vive nuestra Diócesis hagamos nuestra hoy la plegaria, que tantas veces nuestros hermanos dirigieron a nuestra Madre: “ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte”. CANTO: (Se puede utilizar otro: Las puertas de la nueva ciudad / Hacía ti morada Santa… u otro que sea conocido por los asistentes). ACOLLE, SEÑOR, ESTAS VIDAS,
  3. 3. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 3 NOS TEUS BRAZOS ABERTOS DE PAI, NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. Ti rexurdes, Señor, cada día, no que loita e se gasta por Ti. Ti es vida para aquel que na morte venlle a hora de ter que partir. ACOLLE, SEÑOR, ESTAS VIDAS, NOS TEUS BRAZOS ABERTOS DE PAI, NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. S/ En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. T/ AMÉN. S/ El Señor Jesucristo, que es la resurrección y la vida, esté con todos vosotros. T/ Y con tu espíritu. OREMOS: Padre Nuestro, que atento siempre a las plegarias de tus fieles, escuchas las súplicas y deseos de nuestro corazón.
  4. 4. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 4 Concede a nuestros familiares, amigos y vecinos enterrados en este Cementerio que, muertos ya para este mundo, participen con tus Santos y elegidos de la recompensa de la gloria. Por Jesucristo nuestro Señor. AMÉN. (Terminada la oración se motiva el rezo del Salmo 23. Puede rezar las estrofas un salmista y repetimos todos juntos la antífona. También cabe la opción de cantarlo.) MONITOR: El Salmo 23 nos recuerda cómo Dios, nuestro Padre, nos cuida como un pastor celoso cuida a su rebaño. Él nos guía, nos conduce a fuentes tranquilas y prados verdes, nos lleva por el sendero justo y, en medio de la oscuridad, no nos abandona sino que camina a nuestro lado. Así mismo, nos presenta la imagen de la casa donde el Señor nos acoge y sirve un banquete fraternal. Al orar en esta tarde con este Salmo reavivemos nuestra fe en el Dios que siempre nos cuida y acoge, incluso cuando la noche oscura de la muerte nos visita. Pidamos que él “repare nuestras fuerzas y nos ayuda a redescubrir la dimensión de peregrinos hacia la casa del Padre. (Un cantor canta el responsorio y luego todos repiten y un salmista reza las estrofas. También puede cantarse el salmo completo. Si no hay
  5. 5. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 5 posibilidad de cantarlo, se puede recitar alternando un salmista y el pueblo). ANTÍFONA: El Señor es mi pastor, nada me falta. O CANTO: O Señor é o meu Pastor, nada me falta. O Señor é o meu Pastor, sempre vai comigo. SALMISTA: El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar, me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas. R/ El Señor es mi pastor, nada me falta. SALMISTA: Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: Tu vara y tu cayado me sosiegan. R/ El Señor es mi pastor, nada me falta. SALMISTA: Preparas una mesa ante mí enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R/ El Señor es mi pastor, nada me falta. SALMISTA: Tu bondad y tu misericordia
  6. 6. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 6 me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término. R/ El Señor es mi pastor, nada me falta. MONITOR: Hermanos y hermanas: Os invitamos a escuchar la Palabra de Dios. A través de ella Dios nos habla. Abramos el corazón para acogerla. (El Diácono o el sacerdote proclaman el Evangelio) L/ Lectura del Santo Evangelio según San Juan (19,25-30) 19 25 Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. 26 Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». 27 Luego, dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio. 28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dijo: «Tengo sed». 29 Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. 30 Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo:
  7. 7. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 7 «Está cumplido». E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu. Palabra del Señor. T/ Gloria a ti, Señor, Jesús. REFLEXIÓN-HOMILÍA. (Sigue una breve reflexión).  Agradecer ese esfuerzo por “salir” hoy y venir a esta “ciudad dormitorio” (cementerio), donde reposan nuestros seres queridos. Un gesto que no debemos dejar pasar: Un cristiano es un peregrino, hacia la casa del Padre, y es un misionero, enviado a proclamar su fe.  En este camino nos acompaña nuestra Madre: Jesús nos la regaló para que nos guiara con su ternura y testimonio al encuentro de su Hijo y viviéramos como hijos: Acogerla a ella en nuestra casa, en el corazón, nos ayudará a reavivar nuestra fe y asumir las exigencias que nos plantea: A menudo salir de nuestra comodidad e ir a encontrarnos con los hermanos para celebrar lo que creemos. Pidámosle: Madre, ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte.  La fe nos abre un horizonte de sentido: La vida está en manos de un Padre que nos ama y nos espera. (Terminada esta hay un breve silencio que se motivará convenientemente para que todos interioricen lo comentado en la reflexión) ORACIÓN DE LOS FIELES S.- Oremos a Dios, Padre de todos, por nuestros hermanos y hermanas difuntos, confiados en que escucha nuestra oración y digámosle: “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS”
  8. 8. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 8 1. Señor, Jesús, haz que nuestros hermanos y hermanas difuntos, se alegren con júbilo eterno en tu presencia, en la compañía de la asamblea de los Santos. OREMOS. “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS” 2. Que tu bondad y tu misericordia los acompañen eternamente, y habiten en tu casa por los siglos sin fin. OREMOS. “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS” 3. Concédeles gozar de las fuentes tranquilas de tu paraíso, y haz que descansen en las verdes campiñas de tu Reino. OREMOS. “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS” 4. Que la “Luz” de tu resurrección, nos ayude a vivir con alegría y esperanza, gozosos de seguir a Jesucristo resucitado. OREMOS. “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS” 5. Te presentamos nuestra oración por tantos hermanos y hermanas muertos en el anonimato, el abandono y de quienes hoy nadie se acuerda. Que ahora gocen de tu presencia. OREMOS.
  9. 9. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 9 “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS” 6. Y a nosotros, que caminamos por los caminos de este mundo, tantas veces oscuros, guíanos por el camino justo, y haz que, bajo tu cayado de “Buen Pastor”, encontremos siempre nuestro consuelo. OREMOS. “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS” 7. Te pedimos, Señor, que la realidad de la muerte se convierta en fuente de vida y nos ayude a vivir poniéndote en el centro de nuestras vidas y recuperando la dimensión misionera de nuestra fe que nos lleve a anunciarte allí donde nos encontremos. OREMOS. “SEÑOR, TEN PIEDAD DE NOSOTROS” (El que anima la celebración invita a hacer memoria de sus familiares y amigos, y a orar por ellos en el silencio del corazón…Después de un rato de silencio, motiva la oración con el canto. Se puede utilizar el que se propone u otro: Acuérdate de Jesucristo; Felices os mortos que morren no Señor; La muerte no es el final…) CANTO: AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. Si ofrecí mi pan al hambriento,
  10. 10. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 10 si al sediento di de beber, si mis manos fueron sus manos, si en mi hogar le quise acoger. AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. S/ Con la confianza puesta en Dios nuestro Padre, que es Dios de vivos y no de muertos, oramos juntos con la plegaria que el Señor nos enseñó: PADRE NUESTRO… Y a nuestra Madre la invocamos: Dios te salve María… Santa María… OREMOS: Dios Padre Nuestro, en la Pascua de tu Hijo hiciste resplandecer para todos la gloria de la Salvación, escucha nuestras oraciones y concede a todos los fieles difuntos gozar de la luz eterna. Por Jesucristo Nuestro Señor. AMÉN. P.-  Dales, Señor, el descanso eterno. T. Y brille para ellos la luz eterna. P.- Descansen en paz.
  11. 11. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 11 T. AMÉN. P.- Por la misericordia de Dios, las almas de todos los fieles difuntos, descansen en paz. T. AMÉN. P.- Muchas gracias a todos por vuestra participación en esta oración. Que nos ayude a mantener vivo su testimonio de fe y redescubramos que nuestra Iglesia nos necesita misioneros, testigos de lo que creemos. Podéis ir en paz. T/ Demos gracias a Dios.
  12. 12. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 12 “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque esté muerto vivirá. Y todo el que esté vivo y crea en mi, jamás morirá. ¿Crees esto?” (Jn.11, 25-26)
  13. 13. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 13 Oramos polos nosos seres queridos defuntos Visita ao Cemiterio "Os nosos corpos, mercé á participación na Eucaristía, xa non son corruptibles, pois posúen a esperanza da resurrección para a eternidade" (San Ireneo, Adversus Haereses IV, 18,6).
  14. 14. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 14 (Chegados ao Cemiterio, convídase á xente a gardar respectuoso silencio para orar, cada un segundo a súa fe e situación anímica persoal. Tamén se lles convida a disporse a reflexionar sobre o sentido que damos á nosa vida e o testemuño e ensinanza que nos dá a vida dos nosos irmáns defuntos, agradecendo a Deus a súa historia persoal. Cando se logrou o clima idóneo iníciase a celebración). MONITOR: Queridos irmáns e irmás: Hoxe, deixamos a comodidade das nosas casas e saímos para atoparnos neste Cemiterio para lembrar e orar polos nosos seres queridos. Non estamos aquí para celebrar a morte, senón a vida, porque, como nos lembra a Liturxia de defuntos, "a vida dos que en ti cremos, Señor, non remata, transfórmase". A fe alenta a nosa esperanza de que, "os que polo Bautismo nos incorporamos a Cristo nunha morte como a súa, participaremos tamén dunha resurrección como a súa". Neste Ano Mariano que vive a nosa Diocese fagamos nosa hoxe a pregaria, que tantas veces os nosos irmáns dirixiron á nosa Nai: "roga por nós agora e na hora da nosa morte". CANTO: (Pódese utilizar outro: Las puertas de la nueva ciudad / Hacía ti morada Santa… ou outro que sexa coñecido polos asistentes). ACOLLE, SEÑOR, ESTAS VIDAS, NOS TEUS BRAZOS ABERTOS DE PAI,
  15. 15. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 15 NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. Ti rexurdes, Señor, cada día, no que loita e se gasta por Ti. Ti es vida para aquel que na morte venlle a hora de ter que partir. ACOLLE, SEÑOR, ESTAS VIDAS, NOS TEUS BRAZOS ABERTOS DE PAI, NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. NON-AS DEIXES PERDER NO CAMIÑO, DALLES ACOUGO E LEDICIA NA PAZ. S/ No nome do Pai, do Fillo e do Espírito Santo. T/ AMÉN. S/ O Señor Xesuscristo, que é a resurrección e a vida, estea con todos vós. T/ E contigo tamén. OREMOS: Pai Noso, que atento sempre ás pregarias dos teus fieis, escoitas as súplicas e desexos do noso corazón. Concede aos nosos familiares,
  16. 16. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 16 amigos e veciños enterrados neste Cemiterio que, mortos xa para este mundo, participen cos teus Santos e elixidos da recompensa da gloria. Por Xesuscristo o noso Señor. AMÉN. (Rematada a oración motívase o rezo do Salmo 23. Pode rezar as estrofas un salmista e repetimos todos xuntos a antífona. Tamén cabe a opción de cantalo.) MONITOR: O Salmo 23 lémbranos como Deus, o noso Pai, nos coida como un pastor celoso coida ao seu rabaño. El guíanos, condúcenos a fontes tranquilas e prados verdes, lévanos polo carreiro xusto e, no medio da escuridade, non nos abandona senón que camiña ao noso lado. Así mesmo, preséntanos a imaxe da casa onde o Señor nos acolle e serve un banquete fraternal. Ao orar nesta tarde con este Salmo reavivemos a nosa fe no Deus que sempre nos coida e acolle, incluso cando a noite escura da morte nos visita. Pidamos que el "repare as nosas forzas” e nos axude a redescubrir a dimensión de peregrinos cara a casa do Pai. (Un cantor canta o responsorio e logo todos repiten e un salmista reza as estrofas. Tamén pódese cantar o salmo completo. Se non hai posibilidade de cantalo pódese recitar alternando un salmista e o pobo).
  17. 17. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 17 ANTÍFONA: O Señor é o meu pastor, nada me falta. CANTO: O Señor é ou meu Pastor, nada me falta. O Señor é ou meu Pastor, sempre vai comigo. SALMISTA: O Señor é o meu pastor, nada me falta: en verdes pradeiras faime recostar, condúceme cara fontes tranquilas e repara as miñas forzas. R/ O Señor é o meu pastor, nada me falta. SALMISTA: Guiame polo sendeiro xusto, pola honra do seu nome. Aínda que camiñe por encanadas escuras, nada temo, porque ti vas comigo: A túa vara e o teu báculo soséganme. R/ O Señor é o meu pastor, nada me falta. SALMISTA: Preparas unha mesa ante min enfronte dos meus inimigos; únxesme a cabeza con perfume, e a miña copa reborda. R/ O Señor é o meu pastor, nada me falta. SALMISTA: A túa bondade e a túa misericordia acompáñanme
  18. 18. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 18 tódolos días da miña vida, e habitarei na casa do Señor por anos sen termo. R/ O Señor é o meu pastor, nada me falta. MONITOR: Irmáns e irmás: Convidámosvos a escoitar a Palabra de Deus. A través dela Deus fálanos. Abramos o corazón para acollela. (O sacerdote proclama o Evanxeo) L/ Lectura do Santo Evanxeo segundo San Xoán (19,25-30) 19 25 Xunto á cruz de Xesús estaban a súa nai, a irmá da súa nai, María, a de Cleofás, e María, a Madalena. 26 Xesús, ao ver á súa nai e xunto a ela ao discípulo ao que amaba, dixo á súa nai: «Muller, aí tes ao teu fillo». 27 Logo, dixo ao discípulo: «Aí tes á túa nai». E desde aquela hora, o discípulo recibiuna como algo propio. 28 Despois disto, sabendo Xesús que xa todo estaba cumprido, para que se cumprise a Escritura, dixo: «Teño sede». 29 Había alí un xerro cheo de vinagre. E, suxeitando unha esponxa empapada en vinagre a unha cana de hisopo, achegáronlla á boca. 30 Xesús, cando tomou o vinagre, dixo: «Está cumprido». E, inclinando a cabeza, entregou o espírito.
  19. 19. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 19 Palabra do Señor. T/ Loubámoste, Cristo. REFLEXIÓN-HOMILÍA. (Segue unha breve reflexión). Agradecer ese esforzo por "saír" hoxe e vir a esta "cidade dormitorio" (cemiterio), onde repousan os nosos seres queridos. Un xesto que non debemos deixar pasar: Un cristián é un peregrino, cara a casa do Pai, e é un misioneiro, envíado a proclamar a súa fe. Neste camiño acompáñanos a nosa Nai: Xesús regalounola para que nos guiara coa súa tenrura e testemuño ao encontro do seu Fillo e vivísemos como fillos: Acollela a ela na nosa casa, no corazón, axudaranos a reavivar a nosa fe e asumir as esixencias que nos suxire: A miúdo saír da nosa comodidade e ir a atoparnos cos irmáns para celebrar o que cremos. Pidámoslle: Nai, roga por nós agora e na hora da nosa morte.  A fe ábrenos un horizonte de sentido: A vida está nas mans dun Pai que nos ama e nos espera. (Rematada esta hai un breve silencio que se motivará convenientemente para que todos interioricen o comentado na reflexión) ORACIÓN DOS FIEIS S.- Oremos a Deus, Pai de todos, polos nosos irmáns e irmás defuntos, confiados en que escoita a nosa oración e digamos: "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS"
  20. 20. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 20 1. Señor, Xesús, fai que os nosos irmáns e irmás defuntos, se alegren con xúbilo eterno na túa presenza, na compañía da asemblea dos Santos. OREMOS. "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS" 2. Que a túa bondade e a túa misericordia os acompañen eternamente, e habiten na túa casa polos séculos sen fin. OREMOS. "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS" 3. Concédelles gozar das fontes tranquilas do teu paraíso, e fai que descansen nas verdes campiñas do teu Reino. OREMOS. "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS" 4. Que a "Luz" da túa resurrección, nos axude a vivir con ledicia e esperanza, gozosos de seguir a Xesuscristo resucitado. OREMOS. "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS" 5. Presentámosche a nosa oración por tantos irmáns e irmás mortos no anonimato, o abandono e de quen hoxe ninguén se acorda. Que agora gocen da túa presenza. OREMOS.
  21. 21. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 21 "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS" 6. E a nós, que camiñamos polos camiños deste mundo, tantas veces escuros, guianos polo camiño xusto, e fai que, baixo o teu báculo de "Bo Pastor", atopemos sempre o noso consolo. OREMOS. "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS" 7. Pedímosche, Señor, que a realidade da morte se convirta en fonte de vida e nos axude a vivir poñéndote no centro das nosas vidas e recuperando a dimensión misioneira da nosa fe que nos leve a anunciarte alí onde nos atopemos. OREMOS. "SEÑOR, TEN PIEDADE DE NÓS" (O que anima a celebración convida a facer memoria dos seus familiares e amigos, e a orar por eles no silencio do corazón…Despois dun intre de silencio, motiva a oración co canto. Pódese utilizar o que se propón ou outro: Acuérdate de Jesucristo; Felices os mortos que morren non Señor; La muerte no es el final…) CANTO: AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. Si ofrecí mi pan al hambriento, si al sediento di de beber,
  22. 22. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 22 si mis manos fueron sus manos, si en mi hogar le quise acoger. AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. AL ATARDECER DE LA VIDA, ME EXAMINARÁN DEL AMOR. S/ Coa confianza posta en Deus o noso Pai, que é Deus de vivos e non de mortos, oramos xuntos coa pregaria que o Señor nos ensinou: NOSO PAI… E agora invocamos a nosa Nai: Deus te salve María… Santa María… OREMOS: Deus Pai Noso, na Pascua do teu Fillo fixeches resplandecer para todos a gloria da Salvación, escoita as nosas oracións e concede a tódolos fieis defuntos gozar da luz eterna. Por Xesuscristo o noso Señor. AMÉN. P.-  Dálles, Señor, o descanso eterno. T. E brille para eles a luz eterna. P.- Descansen en paz. T. AMÉN. P.- Pola misericordia de Deus, as almas de tódolos fieis
  23. 23. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 23 defuntos, descansen en paz. T. AMÉN. P.- Muchas gracias a todos por vuestra participación en esta oración. Que nos ayude a mantener vivo su testimonio de fe y redescubramos que nuestra Iglesia nos necesita misioneros, testigos de lo que creemos. Podéis ir en paz. T/ Demos gracias a Dios.
  24. 24. Celebración en el cementerio. Fieles difuntos Página 24 "Eu son a resurrección e a vida. O que cre en min, aínda que estea morto vivirá. E todo o que estea vivo e crea en min, endexamáis morrerá. ¿Cres isto?" (Xn.11, 25-26)

×