EL SUICIDIO Y SUS CONSECUENCIAS<br />1<br />
EL SUICIDIO<br />Suicidio y comportamiento suicida<br />El suicidio es quitarse la propia vida en forma voluntaria. El com...
DEPRESIÓN<br />3<br />
COMPORTAMIENTOS<br />Los comportamientos suicidas <br />pueden ser causados por una situación<br />o hecho que la persona ...
LA DROGADICCIÓN<br />5<br />
Factores de riesgo<br />Los factores de riesgo del suicidio <br />en adolescentes abarcan:<br />Acceso a armas de fuego.<b...
SÍNTOMAS<br />A menudo, pero no siempre, una persona puede mostrar <br />ciertos síntomas o comportamientos antes de un in...
Causa principal del suicidio<br />EL DESCONOCIMIENTO DE LA VIDA MAS ALLA DE LA MUERTE O DESENCARNACION<br />06/08/2011<br ...
Visión Espírita del Suicidio<br />Sólo basta la intención de quitarse la vida para <br />colocarse en condición de suicida...
Causas según el EspiritismoLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />350. Un vez unido al cuerpo del niño,<br />y cuando ya no puede ret...
CAUSASLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />376. ¿A qué se debe que la demencia arrastre a veces al suicidio? <br />- El Espíritu su...
CAUSASLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />943. ¿A qué se debe ese disgusto por la vida que se apodera <br />de ciertos individuos ...
CAUSASLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />948. El suicidio que se propone por <br />finalidad huir de la vergüenza de una<br />mal...
Camilo Ferreira Botelho Castelo Branco <br />14<br />NACIÓ EN LISBOA EL 16 DE JUNIO DE 1825<br />SE SUICIDÓ EL 1 DE JUNIO ...
CONSECUENCIASMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />El Valle de los Suicidas <br />En el mes de enero de 1891, me encontraba aprision...
CONSECUENCIASMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />En el valle de los leprosos existía la magnitud compensatoria del Sol para templa...
06/08/2011<br />1<br />19<br />
CONSECUENCIASMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />El suicida es un espíritu criminal, fracasado en los compromisos que tenía con la...
LA ESPERANZAMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />Hospital María de Nazaret <br />Un inmenso parque ajardinado nos sorprendió más<br...
LA ESPERANZAMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />Aprendí mucho durante este medio siglo en que<br />permanecí en esta Colonia Corre...
LA ESPERANZAMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />También valoré respetar la idea de Dios, lo que ya <br />era una fuerza vigorosa q...
PALABRAS DE ESPERANZA<br />¡Valor, peregrino! Vuelve al punto de partida y reconstruye tu destino y llena de virtudes tu c...
SUICIDA  INCONSCIENTE<br />1<br />25<br />SUICIDA CONSCIENTE<br />
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El suicidio (fesco)

1,141 views

Published on

El suicidio

Published in: Spiritual, Health & Medicine
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,141
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
25
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El suicidio (fesco)

  1. 1. EL SUICIDIO Y SUS CONSECUENCIAS<br />1<br />
  2. 2. EL SUICIDIO<br />Suicidio y comportamiento suicida<br />El suicidio es quitarse la propia vida en forma voluntaria. El comportamiento suicida es cualquier acción que pudiera llevar a una persona a morir en forma consciente, como tomar una sobredosis de fármacos, estrellar un automóvil de forma deliberada, disparar un arma contra sí mismo.<br />2<br />
  3. 3. DEPRESIÓN<br />3<br />
  4. 4. COMPORTAMIENTOS<br />Los comportamientos suicidas <br />pueden ser causados por una situación<br />o hecho que la persona ve como <br />agobiante, tales como:<br />El envejecimiento (los ancianos tienen la tasa más alta de suicidio).<br />La muerte de un ser querido.<br />La dependencia de las drogas o del alcohol.<br />Un trauma emocional.<br />Enfermedades físicas graves.<br />El desempleo o los problemas financieros.<br />4<br />
  5. 5. LA DROGADICCIÓN<br />5<br />
  6. 6. Factores de riesgo<br />Los factores de riesgo del suicidio <br />en adolescentes abarcan:<br />Acceso a armas de fuego.<br />Miembro de la familia que cometió suicidio.<br />Antecedentes de autoagresión deliberada.<br />Antecedentes de abandono o maltrato.<br />Vivir en comunidades en donde ha habido brotes recientes de suicidio en personas jóvenes.<br />Ruptura sentimental.<br />6<br />
  7. 7. SÍNTOMAS<br />A menudo, pero no siempre, una persona puede mostrar <br />ciertos síntomas o comportamientos antes de un intento <br />de suicidio, entre ellos:<br />Tener dificultad para concentrarse o pensar claramente.<br />Regalar las pertenencias.<br />Hablar acerca de marcharse o la necesidad de "dejar todos mis asuntos en orden".<br />Cambio repentino en el comportamiento, sobre todo calma después de un período de ansiedad.<br />Pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba.<br />Tener comportamientos autodestructivos, como tomar alcohol en exceso, consumir drogas ilícitas o hacerse cortaduras en el cuerpo.<br />Tener dificultad repentina en el colegio o el trabajo.<br />Hablar acerca de la muerte o el suicidio o incluso declarar el deseo de hacerse daño.<br />Hablar acerca de sentirse desesperado o culpable.<br />Cambiar los hábitos de sueño o comidas.<br />7<br />
  8. 8. Causa principal del suicidio<br />EL DESCONOCIMIENTO DE LA VIDA MAS ALLA DE LA MUERTE O DESENCARNACION<br />06/08/2011<br />1<br />8<br />
  9. 9. Visión Espírita del Suicidio<br />Sólo basta la intención de quitarse la vida para <br />colocarse en condición de suicida consciente ya<br />sea que no lo logre porque le fallaron los medios,<br />o porque tuvo miedo a lo desconocido después de la desencarnación o muerte.<br />La condición de suicida inconsciente se adquiere por los excesos en la alimentación, alcoholismo, drogas psicoactivas, tabaquismo, entre otras. <br />Colocarse en situaciones que sepa que lo ponen en riesgo de muerte porque tiene miedo de provocarse el suicidio por si mismo.<br />También se toma como suicida inconsciente cuando éste es provocado por una anegación mental u obsesión, no dejando de ser culpable por haber sucumbido a la fascinación de los malos espíritus.<br />9<br />
  10. 10. Causas según el EspiritismoLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />350. Un vez unido al cuerpo del niño,<br />y cuando ya no puede retroceder,<br />¿lamenta a veces el Espíritu la elección<br />que ha hecho? <br />- ¿Quieres decir que, si como hombre, se queja él de la vida que lleva? ¿Si desearía que fuese diferente? Sí. Pero, en lo que respecta a deplorar la elección realizada, no, pues no sabe que la hizo él mismo. Una vez encarnado, el Espíritu no puede lamentar una elección de la que ya no tiene conciencia. Pero tal vez encuentre la carga demasiado pesada, y si cree que ésta excede sus fuerzas, entonces recurre al suicidio. <br />10<br />
  11. 11. CAUSASLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />376. ¿A qué se debe que la demencia arrastre a veces al suicidio? <br />- El Espíritu sufre por el constreñimiento que experimenta y la impotencia en que está de manifestarse libremente, de ahí que busque en la muerte un medio de romper sus ataduras. <br />758. El duelo ¿puede ser tenido por suicidio por parte de aquel que, conociendo su propia debilidad, está más o menos seguro de sucumbir en el lance? <br />- Es un suicidio. <br />758 a. Y cuando las posibilidades de ambos contrincantes son parejas ¿se trata de un homicidio o de un suicidio? <br />- Es lo uno y lo otro. <br />En todos los casos, inclusive en aquel en que las posibilidades de ambos adversarios son iguales, el duelista es culpable; primero, porque atenta fríamente y con propósito deliberado contra la vida de su semejante; y segundo, porque expone su propia existencia inútilmente, sin provecho para nadie. <br />11<br />
  12. 12. CAUSASLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />943. ¿A qué se debe ese disgusto por la vida que se apodera <br />de ciertos individuos sin que tengan para ello motivos valederos? <br />- Efecto de la ociosidad, de la falta de fe y, con frecuencia, de la <br />saciedad. <br />Para aquel que ejerce sus facultades con un objetivo útil y conforme a sus naturales aptitudes, el trabajo no tiene nada de árido y la vida pasa con mayor rapidez. Soporta sus vicisitudes con tanta más paciencia y resignación cuanto que obra con miras a la felicidad más firme y duradera que aguarda. <br />944. ¿Tiene el hombre el derecho de disponer de su propia vida? <br />- No: tan sólo a Dios cabe el derecho de disponer de la vida del hombre. El suicidio voluntario constituye una transgresión a esa ley. <br />944 a. El suicidio ¿no es siempre voluntario? <br />- El loco que se mata no sabe lo que hace. <br />945. ¿Qué pensar del suicidio que se debe al hastío de la vida? <br />- ¡Insensatos! ¿Por qué no trabajaban? Si lo hubieran hecho, la existencia no les habría sido tan pesada… <br />12<br />
  13. 13. CAUSASLIBRO DE LOS ESPÍRITUS<br />948. El suicidio que se propone por <br />finalidad huir de la vergüenza de una<br />mala acción, ¿es tan reprensible como el motivado por la desesperación? <br />- El suicidio no borra la falta en que se haya incurrido. Antes bien, al quitarse la vida, ha cometido dos faltas en vez de una sola. Cuando se tuvo valor para hacer el mal, hay que tenerlo también para sufrir sus consecuencias. Dios juzga, y según la causa, puede en ocasiones atenuar sus rigores.<br />13<br />
  14. 14. Camilo Ferreira Botelho Castelo Branco <br />14<br />NACIÓ EN LISBOA EL 16 DE JUNIO DE 1825<br />SE SUICIDÓ EL 1 DE JUNIO DE 1890<br />
  15. 15.
  16. 16. CONSECUENCIASMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />El Valle de los Suicidas <br />En el mes de enero de 1891, me encontraba aprisionado en la región del mundo invisible cuyo desolador panorama estaba compuesto por valles profundos, precedido por las sombras: gargantas sinuosas y cavernas siniestras, en el interior de las cuales aullaban, como demonios enfurecidos, espíritus que habían sido hombres, enloquecidos por la intensidad y el espanto, verdaderamente inconcebibles, de los sufrimientos que les martirizaban. <br />En ese paraje aflictivo la vista torturada del forzado no podía distinguir siquiera la dulce imagen de un bosquecillo que testificase sus horas de desesperación; tampoco paisajes reconfortantes, que pudiesen distraerle de la contemplación de esas gargantas donde no penetraba otra forma de vida que no fuese la traducida por el supremo horror. <br />El valle de los leprosos, lugar repulsivo de la antigua Jerusalén, de tan emocionantes tradiciones, y que en el orbe terráqueo evoca el último grado de la abyección y del sufrimiento humano, sería un lugar de consuelo y reposo comparado al sitio que intento describir. Por lo menos, allí existía solidaridad entre los leprosos ¡los de sexo diferente llegaban hasta a amarse!... Se hacían buenas amistades hermanándose en el seno del dolor y para suavizarle, creaban su sociedad, se divertían y hacían favores, dormían y soñaban que eran felices…<br />16<br />
  17. 17.
  18. 18. CONSECUENCIASMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />En el valle de los leprosos existía la magnitud compensatoria del Sol para templar los corazones. Existía el aire fresco de las madrugadas con su rocío regenerador. El reo allí detenido podía contemplar el cielo azul... Seguir, con la mirada enternecida, bandos de golondrinas o de palomas que pasaban revoloteando. Y todo eso era como una dádiva celestial para reconciliarle con Dios, dándole una tregua en la desgracia . Pero en la caverna donde padecí el martirio que me sorprendió más allá de la tumba, no había nada de eso. Aquí, era el dolor que nada consuela, la desgracia que ningún favor ameniza, la tragedia que ninguna idea tranquilizadora viene a rociar de esperanza. No hay cielo, no hay luz, no hay sol, no hay perfumes, no hay tregua, lo que hay es el llanto convulsivo e inconsolable de los condenados que nunca cesa. El terrorífico “crujir de dientes” de la advertencia del sabio Maestro de Nazaret. <br />18<br />
  19. 19. 06/08/2011<br />1<br />19<br />
  20. 20. CONSECUENCIASMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />El suicida es un espíritu criminal, fracasado en los compromisos que tenía con las Leyes sabias, justas e inmutables establecidas por el Creador, y que se ve obligado a repetir la experiencia en la Tierra, tomando un cuerpo nuevo, ya que destruyó aquel que la Ley le confiara para instrumento de auxilio en la conquista de su propio perfeccionamiento, depósito sagrado que debía haber estimado y respetado antes que destruirle, ya que no tenía derecho a faltar a los grandes compromisos de la vida planetaria, establecidos antes del nacimiento en presencia de su propia conciencia y ante la Paternidad Divina, que le dio la vida y medios para ello. <br />El espíritu de un suicida volverá a un nuevo cuerpo terreno en condiciones muy penosas de sufrimiento, agravadas por los resultados del gran desequilibrio que el gesto desesperado provocó en su cuerpo astral, es decir, en su perispíritu. <br />La vuelta de un suicida a un nuevo cuerpo físico responde a la Ley. Es la Ley inevitable, irrevocable: una expiación irremediable, a la que tendrá que someterse voluntariamente o no, porque no hay otro recurso sino la repetición del programa terrestre que dejó de ejecutar, en su propio beneficio. 10. Renaciendo en un nuevo cuerpo carnal, se enfrentará de nuevo el suicida a la programación de los trabajos a los que imaginó erróneamente poder escapar por el suicidio; experimentará nuevamente tareas, pruebas semejantes o absolutamente idénticas a las que pretendió esquivar; pasará inevitablemente por la tentación del mismo suicidio, porque él mismo se colocó en esa difícil situación acumulando para la reencarnación expiatoria las amargas consecuencias de un pasado delictivo. Sin embargo, podrá resistirse a esa tentación, ya que en la espiritualidad fue debidamente aleccionado para esa resistencia. Si, no obstante, fallase por segunda vez –caso improbable–, se incrementará su responsabilidad, multiplicando la serie de sufrimientos y luchas rehabilitadoras, ya que es inmortal. <br />20<br />
  21. 21. LA ESPERANZAMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />Hospital María de Nazaret <br />Un inmenso parque ajardinado nos sorprendió más<br />allá de la entrada, mientras amplios edificios se <br />erguían en lugares apacibles. Construidos en estilo<br />portugués clásico, esos edificios exhibían mucha belleza y amplias sugestiones con sus arcadas, columnas, torres, terrazas, donde flores trepadoras se enroscaban acentuando la agradable estética. Para quién, como nosotros, angustiados y miserables, veníamos de aquellas regiones, semejante lugar, aunque insulso, gracias a su inalterable blancura, aparecía como la suprema esperanza de redención Y no faltaban, adornando el parque, estanques con labrados artísticos borboteando agua límpida y cristalina, cayendo en silencio, en cascadas, graciosas gotas como perlas, mientras mansas aves, como un bando de palomas graciosas sobrevolaban ligeras entre azucenas. <br />21<br />
  22. 22. LA ESPERANZAMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />Aprendí mucho durante este medio siglo en que<br />permanecí en esta Colonia Correccional que me <br />albergó en los días en que eran más ardientes las<br />lágrimas que lloraba mi alma, más dolorosos los estiletes que herían mi corazón vacilante y más atroces las decepciones que sorprendieron mi espíritu, dentro de la tumba cavada por el acto terrible del suicidio. Pero, sobre todo aprendí algo de lo que ignoraba y era necesario para mi rehabilitación, también sufrí y lloré mucho, ante la perspectiva de la responsabilidad de los actos practicados por mí. Incluso disfrutando de la convivencia reconfortante de tantos amigos dedicados y tantos mentores celosos del progreso de sus alumnos, derramé abundante llanto, mientras que, en muchas ocasiones, el desánimo, esa hidra avasalladora y maldita, intentaba detener mis pasos en las vías del programa que tracé. <br />22<br />
  23. 23. LA ESPERANZAMEMORIAS DE UN SUICIDA<br />También valoré respetar la idea de Dios, lo que ya <br />era una fuerza vigorosa que me escuda, ayudándome <br />en el combate contra mí mismo. También aprendí a<br />orar, conversando con el Maestro amado en la oración autentica y provechosa. Trabajé mucho, esforzándome diariamente durante cuarenta años, con las lecciones sublimes de maestros virtuosos y sabios, para que, de las profundidades de mi ser, surgiese la imagen de la humildad para combatir la figura perniciosa del orgullo que durante tantos siglos me viene acompañando en el mal y zarandeando en la animalidad. Al influjo cariñoso de los legionarios de María también comencé a deletrear las primeras letras del divino alfabeto del amor, y colaboré con ellos en los servicios de ayuda y asistencia al prójimo, dedicándome a aquellos que sufren, como nunca me hubiese creído capaz. <br />23<br />
  24. 24. PALABRAS DE ESPERANZA<br />¡Valor, peregrino! Vuelve al punto de partida y reconstruye tu destino y llena de virtudes tu carácter con el dolor educador. Sufre y llora resignado, porque tus lágrimas serán el manantial bendito donde se saciará tu conciencia sedienta de paz. Deja que tus pies sangren entre los cardos y las aristas de los infortunios de las reparaciones terrenas, que tu corazón se despedace en las forjas de la adversidad, que tus horas se envuelvan en el negro manto de la desilusión, llenas de angustia y soledad. Pero ten paciencia y sé humilde, recordando que todo eso es pasajero, y que tiende a modificarse con tu reajuste a las sagradas leyes que infringiste... y aprende, de una vez para siempre, que eres “ inmortal” y que no será por los desvíos temerarios del “suicidio” donde la criatura humana encontrará el puerto de la verdadera “felicidad...” <br />24<br />
  25. 25. SUICIDA INCONSCIENTE<br />1<br />25<br />SUICIDA CONSCIENTE<br />

×