Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

1 claves para ser feliz en el bafici

1,860 views

Published on

BAFICI

Published in: Art & Photos
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

1 claves para ser feliz en el bafici

  1. 1. 18/4/2016 Claves para ser feliz en el Bafici http://www.revistaenie.clarin.com/escenarios/Claves­feliz­Bafici_0_1555644428.html 1/3 Revista de Cultura Lunes 18 de abril de 2016 Buscar... Escenarios   Ideas Literatura Arte Escenarios Agenda Multimedia ESCENARIOS 08/04/16 Etiquetado como: BAFICI 2016 compartir tamaño enviar imprimir comentar 98Recomendar Twittear MÁS INFORMACIÓN Independientes de acá Creencias que nos impiden ver al otro La vida es sueño Vivir bajo las bombas Donde lo real revela su potencia POR ROGER KOZA Claves para ser feliz en el Bafici Otro cine. El miércoles próximo es el primero de 12 días de frenética cinefilia en Buenos Aires. Guía para no perderse en un laberinto de 400 películas. El Bafici ha sido siempre una especie de Babel cinematográfica. Frente a la exigua circulación de películas en las salas comerciales a lo largo del año, ocupadas por encapuchados aristócratas, alienígenas culposos y cuanta entidad heroica que se adecúe a un imaginario adolescente global, las 400 películas que se exhiben en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires durante doce días son como mínimo una conjura fugaz pero eficiente ante la insistencia de una poética universal recibida con una docilidad alarmante. Purga y desintoxicación por casi dos semanas pero, a diferencia de las dietas para quemar calorías, el régimen estético del Bafici es compatible con el placer (y el conocimiento). El miércoles próximo comenzará la edición número 18. Pronto se cumplirán dos décadas de este festival, que este año llega, metafóricamente, a su mayoría de edad. La emancipación es ya un imperativo, una imposición que proviene del ADN de un festival que, si bien ha experimentado muchos cambios, mantiene un concepto de programación desde su fundación. Una prueba: este año abre con la genial Le fils de Joseph , de Eugene Green, un cineasta que siempre ha estado asociado al festival. Este director bressoniano, dotado de una comicidad impropia del maestro francés y cuyo refinamiento formal se reconoce en un solo plano, es un miembro inequívoco que el Bafici aún resguarda. Como se sabe, hay cambio de “técnico”. La línea artística (y política) no parece haber cambiado en nada. Se fue Marcelo Panozzo, pero quedó a cargo de la dirección del festival un pilar de su equipo. Javier Porta Fouz, programador durante años y reconocido crítico Lo último en Ñ Recomendados en Facebook Efemérides y entrelíneas Giesso: ritual de despedida Una app para cambiar el mercado Acariciando la piel de los libros El álbum de los viajes más felices a+ a­ Imágenes Francofonia. La película del ruso Alexander Sokurov recionstruye parte de la historia del Louvre. 1 de 3
  2. 2. 18/4/2016 Claves para ser feliz en el Bafici http://www.revistaenie.clarin.com/escenarios/Claves­feliz­Bafici_0_1555644428.html 2/3 de cine, empezó su período con dos decisiones importantes: legitimar la competencia de Derechos Humanos, que solía existir agrupando títulos de distintas secciones, y crear una nueva competencia dedicada al cine latinoamericano. Un prototípico burlista de Twitter desdeñó la decisión y tuvo el eco inmediato de algunos cinéfilos y críticos que creen que el cine latinoamericano es una zona de riesgo, una ciénaga en la que todo se hunde. La lectura del equipo de programación es engañosamente parecida, pero la apuesta pertenece a otro paradigma crítico y es una finta lúcida. El Bafici ha salido en búsqueda de un cine latinoamericano “menor”. ¿De qué se trata? De identificar películas que se aparten de un canon internacional rubricado en festivales como Berlín, Cannes y Venecia, que privilegian películas (que generalmente ayudan a producir) que tienen una gramática homogénea en sus formas y que suelen estar pobladas por personajes mudos, propensos a ejercer una crueldad inusitada o, en su defecto, a tipificar una bondad que revive el mito sociológico del buen salvaje. El gran desafío consiste en constituir una nueva plataforma para el cine latinoamericano. La presencia de Peter Bodganovich, un realizador excepcional que liga en su propia carrera el cine moderno y clásico de Hollywood, es otro logro indiscutible de esta edición, más todavía cuando será el gran visitante ilustre. Sus películas son todas buenas (la retrospectiva no es completa). Y he aquí una falencia ya casi crónica. Si bien hay varios focos interesantes (Paulo Branco, Margaret Tait, Rick Alverson, Daïchi Saïto, Lucile Hadzihalilovic, entre otros), el Bafici parece haber resignado, tal vez por cuestiones de presupuesto, hacer retrospectivas rutilantes con dos o tres directores de peso. ¿Puede ser que la política de los autores necesite de otra política económica? Encuentro con cineastas notables  Si Witold Gombrowicz estuviera vivo, la transposición de su novela Cosmos al cine probablemente lo alegraría. La película de Andrzej Zulawski es una maravilla por donde se la mire; en cuanto a su esqueleto narrativo, la cercanía con la novela es manifiesta. El relato empieza en una estación de tren. Witold, después de haber fallado en sus exámenes académicos, llega a un pueblo para tomarse un tiempo en una casa y dedicarse a la lectura y a la escritura. Ya en la primera secuencia se expone un concepto de puesta en escena y una sensibilidad filosófica: mientras camina por el bosque en dirección a su alojamiento, Witold habla en voz alta como si estuviera en un teatro y lo detiene un pájaro muerto que cuelga de una rama a la altura de su cabeza. De ahí en adelante, no importa tanto la progresión narrativa, que incluye una estadía con situaciones delirantes en esa casa y un viaje con los huéspedes a la playa, sino la intensidad de las escenas y la desnaturalización permanente de todos los vínculos entre el lenguaje y las cosas. ¿Cómo filmar el sinsentido que persigue incesantemente al lenguaje, que ordena y clasifica? Tanto la dispersión narrativa como los imprevistos primerísimos planos sobre los objetos van destituyendo el instinto lingüístico por verificar regularidades y construir así espacios de certidumbre. Cosmos se podría llamar caos, pero en la presunta inadecuación de su título descansa, paradójicamente, el sentido del filme: el sinsentido y el sentido se pertenecen. La civilización es la persistencia del trabajo simbólico de los pueblos para conferir sentido a las imposiciones de las condiciones de supervivencia, que de por sí no justifican ese esfuerzo por autoperpetuarse. En la grandiosa Francofonia , altamente superior a la celebrada y afectada El arca rusa , Alexander Sokurov centra su meditación civilizatoria en la importancia del Louvre. El cineasta reconstruye parte de la historia del museo a través de materiales de archivo y de algunas escenas imaginarias que remiten a la invasión nazi de París y a los responsables de ambos países al cuidado del museo. Los últimos 20 minutos son conmovedores: primero, Sokurov contrasta el destino de ese museo con la suerte del Hermitage en Leningrado durante el famoso asedio a la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial; después, Sokurov se entromete en la ficción y les dirige la palabra a los responsables de que el Louvre exista aún como es en la actualidad. Lo que sucede entre el director y sus personajes amerita invocar la desgraciada expresión “magia del cine”. Es maravilloso. Del día De la semana Del mes Las más leídas Claves para ser feliz en el Bafici El Foucault más íntimo, lejos de la gloria ... ¿Qué clase de actor quieres ser? El filósofo y la pornografía del poder Para redescubrir el camino de Santiago Esta semana en Revista Ñ Historias posibles de mundos que no fueron El álbum de los viajes más felices Una cita con autores de todas las latitudes Acariciando la piel de los libros
  3. 3. 18/4/2016 Claves para ser feliz en el Bafici http://www.revistaenie.clarin.com/escenarios/Claves­feliz­Bafici_0_1555644428.html 3/3 comentarios notaCOMENTARIOS (Para comentar, tu cuenta debe estar activa) En esa línea menor en la que el arte es una fuga discreta del delirio destructivo del siglo XX, uno de los grandes filmes secretos de este Bafici es Le moulin , ópera prima del director tailandés Huang Ya Li. El tema es la poesía taiwanesa de la década de 1930 y la resistencia frente a la dominación absoluta de los japoneses, tanto en lo territorial como en lo cultural. Como sucede con Francofonia , los espectros del pasado habitan una pequeña pieza en la que hay libros, pinturas y cientos de objetos que parecen predestinados a estar en esa película. Materiales de archivo, citas de películas (de Cocteau, Ivens y Buñuel, entre otros) y fotografías interceptan las escenas en las que se ven los presuntos cuerpos de los poetas taiwaneses de aquel entonces, a quienes nunca se les ve la cara, pero se los siente táctilmente. La hermosura es reconocible desde el primer plano al último. Es la revelación de este Bafici. En consonancia con el difuso espíritu antibélico de Le moulin , Sunset Song de Terence Davies es otro filme que se define por su oposición a la guerra, que siempre embrutece y enloquece. No es un filme bélico sino un relato de maduración que sigue fielmente las peripecias de una joven llamada Chris que vive con su familia en alguna zona rural de Escocia, a principios del siglo XX. Sus esfuerzos por sobrevivir al patriarcado asfixiante impuesto por la cultura de su época y la lucha contra las condiciones de una vida material no menos desesperante definen el aguerrido temple de ánimo de la protagonista. Es un filme triste, que cuenta con cuatro o cinco secuencias que no se olvidan jamás. ¿Cómo escribir sobre tantas otras películas magníficas de este Bafici? Homeland ( Iraq Year Zero ), Con los puños en los bolsillos , The Brick and the Mirror, Right Now, Wrong Then, Sangue del mio sangue, Últimas conversaciones, Between Fences, Informe general II. El nuevo rapto de Europa, A Touch of Zen, Hitchcock­ Truffaut, El viento sabe que vuelvo a casa y John From forman parte del regimiento cinéfilo que puede vencer a la trivialidad categórica de la mayoría de los estrenos comerciales de todos los jueves. Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que fueran violatorios de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio y/o del ordenamiento legal vigente podrán ser eliminados e incluso podrá inhabilitarse a los Usuarios en cuestión para volver a comentar. Utilizar los espacios de participación implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio. Ediciones anteriores Edición impresa Copyright 1996­2013 Clarín.com ­ All rights reserved ­ Directora Ernestina Herrera de Noble Protección de datos personales Normas de confidencialidad y privacidad Diario Clarín Diario Olé Diario La Razón Biblioteca Digital Publicidad Grupo Clarín Rss

×