Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El Futuro en mi Bolsillo

274 views

Published on

Trabajo sobre el cambio climático

Published in: Education
  • Be the first to comment

El Futuro en mi Bolsillo

  1. 1. SEK-Ciudalcampo DianaSastre y ClaudiaEsclapés Era la segunda vez que entrábamos en la mansión, y en esta ocasión Jorge y yo íbamos decididos a inspeccionarla de arriba de abajo. Nada de sugestiones, ni miedos, ni escusas… solo era una vieja casa abandonada. ¿Qué peligro podía suponer para dos adolescentes con los pies en la tierra? Empezaba a anochecer y el canto de los grillos se dejaba oír en la calurosa noche de agosto. Nos disponíamos a atravesar el pequeño jardín que antaño parecía haber lucido hermoso. Ahora las enredaderas trepaban por los muros sin control y la maleza nos permitía apenas distinguir el sendero hacia a la puerta principal. Los rosales crecían descuidados y se mezclaban con el resto de las flores salvajes. Tras esquivar arbustos y aguantar las quejas de Jorge llegamos a la puerta. Era pesada, de hierro que había quedado oxidada tras el paso de los años. Me acerqué con decisión, pero ésta ya se encontraba medio abierta. Parecía que no habíamos sido los únicos en adentrarnos en la mansión. Con cuidado empujé la puerta hasta abrirla del todo. Un desagradable chirrido retumbó por las paredes de la estancia, y una nube de polvo nubló nuestra vista. El aire era frío y estaba cargado, encendimos la linterna de nuestros móviles y alumbramos el interior. El enorme salón del anciano paralítico estaba totalmente desordenado; jarrones rotos, vidrios de cerveza tirados por el suelo, bolsas de plástico con restos de comida sobre los sofás aterciopelados… pero ni rastro de los intrusos. Tras asegurarnos de que éramos los únicos presentes, nos adentramos en la estancia. El suelo de madera crujía a medida que avanzábamos, haciendo que nos estremeciésemos a cada paso. Las paredes, recubiertas de un papel fino rojo estaban adornadas por cuadros de distinta temática; eran lúgubres y el pintor había empleado colores fríos y oscuros que encajaban a la perfección con el aspecto fantasmal de la mansión. Nos paramos con asombro frente al cuadro más grande de todos; retrataba al antiguo dueño de la casa. Este se encontraba sentado en su silla vistiendo un traje negro. El artista había conseguido retratar a la perfección todas las facciones de su delgada cara, pero había captado con una precisión excepcional la frialdad de su mirada. Sus ojos azules parecían que seguían cada uno de nuestros movimientos vigilándolo todo. Un escalofrío nos recorrió de pies a cabeza. Pasados unos minutos después de haber esquivado cristales rotos y latas de refrescos ya conocíamos el piso de abajo a la perfección, ahora solo faltaba el segundo piso. La casa contaba con un ascensor viejo que daba acceso a la segunda planta, que parecía seguir en funcionamiento. Me invadía la curiosidad por saber qué secretos ocultaba en el piso superior aquel misterioso anciano, pero a Jorge no le hacía mucha gracia la idea.
  2. 2. SEK-Ciudalcampo DianaSastre y ClaudiaEsclapés - ¿Es necesario subir? - preguntó con voz temblorosa - Dijimos nada de escusas, y además ¿Qué puede pasar? Avancé con decisión al final del salón donde se encontraba el ascensor. Pulsé el botón de llamada y en cuestión de segundos éste se iluminó y se abrieron las puertas lentamente. Una pequeña luz alumbraba el interior, telarañas cubrían las esquinas y solo dos botones indicando uno y dos se encontraban en la pared izquierda. - ¡Vamos Jorge! Sigue funcionando El tragó saliva y tras titubear unos segundos entró. Fue entonces cuando la pequeña luz que nos iluminaba dejó de funcionar y mi amigo salió gritando del reducido habitáculo. Las puertas se cerraron, estaba solo. Respiré profundamente e iluminé el número dos con la linterna del móvil. Pulsé, pero el ascensor no se movió. Esperé unos segundos y volví a pulsar. La pequeña pantalla indicaba que seguíamos en el piso uno. Comencé a impacientarme ya que ni se movía ni se abrían las puertas. Tras unos minutos sentado en
  3. 3. SEK-Ciudalcampo DianaSastre y ClaudiaEsclapés el suelo, por fin se movió y en la pantalla apareció un dos, pero para mi sorpresa el ascensor no se detuvo. Cada vez iba más rápido y los números iban cambiando hasta llegar a cifras superiores a las de un rascacielos. Cerré los ojos e intenté no marearme hasta que un sonido sim2ilar al de una campana hizo que me levantase de un salto. El ascensor había parado en el piso 2080. Cuando se abrieron las puertas no vi nada más que una nube gris, parecía estar rodeado de niebla. Avancé unos pasos e inmediatamente reconocí donde estaba; en mi calle. Todo era distinto. La gente paseaba con mascarillas. El calor era sofocante, más de lo normal y costaba respirar. Todo eran casas ahora con la pintura grisácea. No había jardines ni patios con flores, todo estaba completamente seco. Los campos que rodeaban el pueblo ahora eran zonas industriales de producción masiva de gases efecto invernadero. Una ola de preguntas se acumuló en mi mente, preguntas a las que no podía dar respuesta. De repente una voz me sobresaltó: - ¡Eh chaval! Ponte la mascarilla si no quieres terminar con los pulmones machacados ¿es que eres de otro mundo? - Era un hombre de edad avanzada, no me resultaba familiar. - Nunca te he visto por aquí, ¿eres nuevo? – insistió - Si, eso parece – contesté al rato El hombre tras mirarme con cara interrogante me tendió una mascarilla y me la puse inmediatamente Me sentía como un intruso en aquel lugar que parecía haber sido mi hogar. Todo era diferente. Decidí ir en busca de Jorge. Me presenté en su casa pasados 5 minutos, por lo menos el camino era como lo recordaba. La casa estaba desgastada, y no había ni rastro del jardín que con tanto esmero cuidaba su madre, salvo una pequeña flor con el tallo partido que tras observarla metí en mi bolsillo. Llamé a la puerta y para mi sorpresa una niña de cabello rizado me recibió. - ¿Está Jorge Gómez? – - El anciano vendió la casa hace ya casi 5 años – respondió con timidez tras la ranura de la puerta. ¿Anciano? ¿Qué había pasado? O, mejor dicho, ¿cuántos años habían pasado? - Perdón, ¿a qué día estamos hoy? – Pregunté nervioso - A 12 de agosto – respondió algo extrañada - ¿Qué año? – insistí con un nudo en la garganta - 2080 ¿estás bien? – - No – Confesé tras dudar unos segundos
  4. 4. SEK-Ciudalcampo DianaSastre y ClaudiaEsclapés La niña de cabellos rubios después de examinarme detenidamente me invitó a que pasara dentro de la casa. Me impresionó ver la estancia, todo estaba tal y como lo recordaba. Pasamos la tarde hablando sobre como poco a poco la naturaleza y el paisaje habían ido desvaneciéndose, desde pueblos a países enteros. Los gases efecto invernadero, el abuso de recursos naturales y el uso masivo de plásticos habían desencadenado un proceso irreversible que dejaba una realidad totalmente devastada. La elevación del nivel del mar había puesto en peligro la disponibilidad de agua dulce en ciertas áreas. La pérdida en biodiversidad, originada por el descenso de masa forestal, había acabado con la mayoría de flora y fauna del planeta. Por otra parte, la contaminación en el aire se había convertido en la primera causa de muerte prematura a nivel mundial. ¿Y cuál era el origen de todo? La respuesta era clara, las actividades descontroladas de seres humanos habían causado una explotación excesiva de los recursos naturales y los gases efecto invernadero habían asfixiado el mundo hasta destruirlo. Especialmente el CO2 y el metano habían elevado la temperatura del planeta alterando las estaciones del año. La comodidad, vaguería y el descuido del planeta habían acabado con nuestro hogar, y ya no había forma de arreglarlo. La sociedad ahora era rica pero egoísta y no se daban cuenta de que les faltaba lo más importante; la naturaleza. El mundo estaba teñido de gris, había perdido el color. Tras escuchar las atrocidades a las que había sometido al planeta el ser humano, poco a poco empecé a notar como mis párpados empezaban a pesar y cómo la voz de la niña de cabellos dorados cada vez iba pareciendo más lejana. No pude evitarlo, había sido un día agotador y acabé por cerrar los ojos. *** Un ruido estridente hizo que me incorporase de un salto, era la alarma. La cabeza me daba vueltas. Me costó ubicarme, hasta que descubrí que estaba en mi habitación; ¿qué había pasado? Despacio me levanté y me dirigí a la cocina. El olor a tostadas recién hechas inundaba la estancia como todas las mañanas. - ¡Buenos días! - exclamó mi madre mientras preparaba el café - ¿Qué tal has dormido? – De repente una ola de imágenes empezó a rondar mi mente e inmediatamente metí la mano en el bolsillo de mi pantalón para llamar a Jorge, tenía que contárselo. Fue entonces cuando una pequeña flor de tallo partido calló ligera al suelo. ¿De veras todo había sido un sueño?... FIN.
  5. 5. SEK-Ciudalcampo DianaSastre y ClaudiaEsclapés BIBLIOGRAFÍA: Ministerioparalatransiciónecológica.(2018).Principaleselementosdel Acuerdode París. RetrievedApril16,2019, from https://www.miteco.gob.es/es/cambio-climatico/temas/el- proceso-internacional-de-lucha-contra-el-cambio-climatico/naciones-unidas/elmentos- acuerdo-paris.aspx Navarro,J. M.ª. (n.d.) El Clima,el CalentamientoGlobal yel Futurodel Planeta.El escéptico. 71-72. https://www.escepticos.es/repositorio/elesceptico/articulos_pdf/ee_24/ee_24_el_clima- el_calentamiento_global_y_el_futuro_del_planeta-manuel_toharia.pdf Roberto,& Roberto.(2014, April 30). ¿Cómose elige lamejorzonaparainstalarmolinosde viento?RetrievedApril 16,2019, from https://twenergy.com/a/como-se-elige-la-mejor-zona- para-instalar-molinos-de-viento-1469 Whymaps.(2018, May 08). Cómoevitarel CambioClimáticoMUY RÁPIDO. RetrievedApril16, 2019, fromhttps://www.youtube.com/watch?v=3X-Z0kMfh4M&feature=youtu.be Whymaps.(2017, March 08). Economía Circular:Descubre loque esantesde que reviente el Planeta. #EconomíaCircular.RetrievedApril 16,2019, from https://www.youtube.com/watch?v=Lc4-2cVKxp0

×