Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Psicología de los juegos infantiles

31,066 views

Published on

Published in: Travel, Entertainment & Humor

Psicología de los juegos infantiles

  1. 1.  ¿POR QUÉ JUEGA EL NIÑO?  Según Jean Chateau, en su libro: Psicología de los juegos infantiles, “El hombre no está completo sino cuando juega”.  “En el niño, escribe Claperède, el juego es el trabajo, es el bien, es el deber, es el ideal de la vida. Es la única atmósfera en la cual su ser psicológico puede respirar y, en consecuencia, puede actuar”. El niño es un ser que juega y nada más.
  2. 2.  Gracias al juego crecen el alma y la inteligencia, mientras que cuando lo que impera es el silencio, se anuncian a menudo en el niño graves deficiencias mentales.  Un niño que no sabe jugar, un “pequeño viejo”, será un adulto que no sabrá pensar.  La infancia tiene como fin el adiestramiento por el juego de las funciones tanto fisiológicas como psíquicas.
  3. 3.  En el niño se encuentran esos juegos, simples ejercicios de funciones. Son los que, con Ch. Bühler, podemos llamar juegos funcionales.  Cada actividad concurre a desarrollar una función, a hacer surgir también funciones más difíciles como la palabra o la marcha.  De ahí que, durante el primer año, adquieran cada vez mayor importancia: los movimientos espontáneos y después las actividades exploradoras.
  4. 4. El juego posee a menudo reglas severas, comporta fatigas y a veces hasta conduce al agotamiento. El niño que juega verdaderamente no mira alrededor de sí, si no que, se sumerge totalmente en su juego, puesto que es una cosa seria.  El mundo del juego es una anticipación de las cosas serias, que ayuda al infante a adquirir esquemas prácticos necesarios para la actividad adulta.
  5. 5. El juego del niño depende ante todo de una personalidad flexible que se afirma de múltiples maneras por nuevas actividades. Se mueve entre la pura ficción del sueño y la realidad del trabajo.  Es ante todo una prueba. Y porque es una prueba el niño busca un público y se gloría de todos sus aciertos.
  6. 6. En lo que llamamos la tercera infancia, de 6-7 años a 10-11, tienen preeminencia los juegos de proeza. Tales juegos son pruebas y en serlo reside todo su valor.  El juego desempeña pues en el niño el papel que el trabajo desempeña en el adulto. Como el adulto se siente fuerte por sus obras, el niño se agranda por sus aciertos lúdicros.
  7. 7. Hay que saber distinguir entre el juego del niño y el juego del adulto. El juego del adulto es un remedio contra el aburrimiento, en cambio, el juego del niño es un fin en sí mismo, en la afirmación del Yo. La actividad que emprendemos por puro placer constituye el denominador común tanto en el juego infantil, como en el juego adulto.
  8. 8.  EL JUEGO Y EL OTRO  A. La atracción del Mayor.  El niño se afirma por el juego porque es ajeno al mundo del trabajo. Lo que al niño no le gusta es el trabajo forzado y sin fin visible; no le gusta gastar su esfuerzo sin obtener un resultado de él.  Participar en las tareas de los adultos es el sueño de todo niño, porque el niño desea ser grande.
  9. 9. El modelo del hermano mayor, es decir, “el grande”, término tan utilizado por niños y pedagogos constituye para nosotros una indicación preciosa. El grande es, para todo niño, un ser que tiene posibilidades superiores.  El grande participa algo de la aurora del padre, por lo tanto, una de las alegrías más grandes que pueda tener el pequeño es la de jugar con los grandes.
  10. 10. Hacia el final de la infancia (13 a 14 años), el Mayor, pierde entonces poco a poco su naturaleza concreta y precisa. Y esto es natural puesto que, el pensamiento infantil va poco a poco de operaciones concretas a operaciones abstractas (Piaget).  El modelo de las actividades infantiles pasa por los mismos estadios. Primero concreto y preciso con el Padre, cada vez más vago ,se disipa, para confundirse finalmente con una autoridad más o menos difusa, la autoridad de la tradición.
  11. 11. Por otra parte, la actividad del juego es, en ciertos aspectos, una actividad de significación moral. El juego encierra una moralidad. Y la progresión de la figura del Mayor manifiesta las encarnaciones de esa moralidad infantil espontánea.  Para liberarse de esta moralidad heterónoma y conservadora, será necesario reemplazar la autoridad distante y difusa de los “antiguos” por una autoridad libremente elegida.
  12. 12.  B. La formación del grupo.  Una de las ventajas más sobresalientes de la infancia humana sobre la infancia animal reside en la existencia de un grupo que constituye una verdadera sociedad.  Consideremos los grandes que juegan en un patio de la escuela. Obedecen a reglas, respetan una disciplina. Y si examinamos mejor, encontramos una jerarquía estricta, un jefe, lugarteniente y tropa.
  13. 13. Si dos niños juegan uno al lado del otro, pronto nace una rivalidad y los juegos de estas actividades pertenecientes a la tercera infancia, están extremadamente mal organizados.  Hay juegos, aun siendo juegos de pequeños, que pueden presentarse para dar nacimiento a un verdadero grupo cooperativo, como ciertas imitaciones. Si los pequeños aprenden a cooperar entre sí, es de los grandes que lo aprenden y en los juegos de los grandes.
  14. 14. Este análisis de la benevolencia de los grandes nos va a hacer comprender mejor la integración delos pequeños en el grupo de los grandes. Esta integración se hace poco a poco, como si el pequño tuviera que hacer un aprendizaje.. La benevolencia de los grandes tiene, pues, dos fuentes: por una parte procede de los sentimientos simpáticos naturales como la interatracción, por otra parte constituye un testimonio más de ese orgullo infantil que ya hemos encontrado muchas veces.
  15. 15.  LA DISCIPLINA DEL JUEGO  A. La regla y el orden.  La moralidad que se da en el juego tradicional es pasiva en el sentido de que el niño obedece las reglas sin discutir su fundamento; éstas tienen valor porque son parte integrante de la sociedad. Así que obedeciendo a la regla, el niño trata aún de afirmar su Yo. La regla es el instrumento de la personalidad.
  16. 16.  En tanto que el niño pueda formular él mismo las reglas de sus actos, puede creer en su autonomía.  Los juegos de regla arbitraria, son rápidamente inventados y rápidamente olvidados, además suelen realizarse en solitario y por lo tanto no pueden durar, en cambio, sirven para preparar los juegos de competición.
  17. 17.  B. Los obstáculos a la disciplina.  El niño ama la regla; en ella encuentra el instrumento más seguro de su afirmación; por medio de ella manifiesta la permanencia de su ser, su voluntad, su autonomía.  Lo que importa no es tanto la naturaleza y el origen de la regla, sino su aspecto social La disciplina del juego supone una colaboración entre los miembros del grupo.
  18. 18. El egocentrismo no es propio del niño, se encuentra también en el animal y en el adulto.  El arrebato es siempre torpe y sin mesura. Desorganiza los juegos, perturba su disposición y somete a los conductores a rudas pruebas. Los arrebatos, a veces, también se dan en los juegos solitarios.
  19. 19. En el juego, el niño muestra su inteligencia, su voluntad, su carácter dominador, su personalidad en una palabra.  Lo esencial es llegar a ponerse en el lugar del niño, tener lo que podríamos llamar “el sentido del niño”.  El estudio del juego es mucho más revelador si se comparan los juegos de ambos sexos.

×