Salm 147 domingo II Tiempo de Navidad 02/10/2011

334 views

Published on

Salm 147 domingo II Tiempo de Navidad 02/10/2011

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
334
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Salm 147 domingo II Tiempo de Navidad 02/10/2011

  1. 1. Música: Carlos Britten II domingo después de Navidad 2 enero 2011 Iglesia de Ntra.Sra. de los Ángeles – El Arenal-Mallorca
  2. 2. Sir 24:1-3, 8-12 La sabiduría hace su propio elogio, se gloría en medio de su pueblo; en la asamblea del Altísimo abre su boca, se gloría en presencia del Poderoso: «Yo salí de la boca del Altísimo, y como neblina recubrí la tierra. En las alturas puse mi morada, mi trono era columna de nube. Entonces el Creador del universo me dio órdenes, mi Hacedor fijó el lugar de mi morada. Me dijo: Pon tu tienda en Jacob, y fija tu heredad en Israel. Antes de los siglos, desde el principio, me creó, y nunca dejaré de existir. Ante él, en la santa tienda, presté servicio; y así me he establecido en Sión, en la ciudad amada he hallado descanso, y en Jerusalén he asentado mi poder. En el pueblo glorioso he echado raíces, en la porción del Señor, en su heredad. Me ha creado desde el principio
  3. 3. Salmo 147 El que es la Palabra se ha hecho hombre y ha habitado entre nosotros.
  4. 4. ¡Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión! Que él refuerza los cerrojos de tus puertas, y bendice a tus hijos en medio de ti; La Palabra se ha hecho carne y habita entre nosotros.
  5. 5. El envía a la tierra su palabra, veloz va corriendo su mensaje. La Palabra se ha hecho carne y habita entre nosotros.
  6. 6. Reveló su palabra a Jacob, sus leyes y decretos a Israel. ¡Con ningún pueblo actuó así, ni les dio a conocer sus decretos! La Palabra se ha hecho carne y habita entre nosotros.
  7. 7. Ef 1:3-6, 15-18 Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,que desde lo alto del cielo nos ha bendecido por medio de Cristo con toda clase de bienes espirituales. El nos eligió en Cristo antes de la creación del mundo, para que fuéramos su pueblo y nos mantuviéramos sin mancha en su presencia. Llevado de su amor, él nos destinó de antemano, conforme al beneplácito de su voluntad,a ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo,para que la gracia que derramó sobre nosotros,por medio de su Hijo querido,se convierta en himno de alabanza a su gloria. Por lo cual también yo, al conocer vuestra fe en Jesús, el Señor, y vuestro amor para con todos los creyentes, no ceso de dar gracias a Dios por vosotros, recordándoos en mis oraciones. Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os conceda un espíritu de sabiduría y una revelación que os permita conocerlo plenamente. Que ilumine los ojos de vuestro corazón, para que conozcáis cuál es la esperanza a la que habéis sido llamados, cuál la inmensa gloria otorgada en herencia a su pueblo. Para que seamos santos St. Pablo
  8. 8. Aleluya 1Tm 3: 16 Cristo se ha manifetado como hombre mortal, el Espíritu ha dado testimonio de él.
  9. 9. Belén. Exterior de la Basílica de la Natividad. ( Del evangelio según san Juan ) Jn 1: 1-18 Al principio ya existía la Palabra. La Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Ya al principio ella estaba junto a Dios.Todo fue hecho por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto llegó a existir. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres;la luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la sofocaron. Vino un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, a fin de que todos creyeran por él. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que con su venida al mundo ilumina a todo hombre. Estaba en el mundo, pero el mundo, aunque fue hecho por ella, no la reconoció. Vino a los suyos, pero los suyos no la recibieron . A cuantos la recibieron, a todos aquellos que creen en su nombre,les dio poder para ser hijos de Dios. Estos son los que no nacen por vía de generación humana, ni porque el hombre lo desee, sino que nacen de Dios. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros; y hemos visto su gloria, la gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan dio testimonio de él, proclamando: -Este es aquel de quien yo dije: «El que viene detrás de mí ha sido colocado por delante de mí, porque existía antes que yo». En efecto, de su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por Cristo Jesús. A Dios nadie lo vio jamás; el Hijo único, que es Dios y que está en el seno del Padre, nos lo ha dado a conocer.

×