Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Entrevista a Paula Quinteros, consejera delegada de 'The Objective'

36 views

Published on

«Muchos prefieren la desinformación a la realidad del periodismo». La consejera delegada de 'The Objective', Paula Quinteros, critica el desinterés de un público fragmentado y atomizado que se encierra en sus propias preferencias informativas.

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Entrevista a Paula Quinteros, consejera delegada de 'The Objective'

  1. 1. «Muchos prefieren la desinformación a la verdad del periodismo» La consejera delegada de ‘The Objetive’ critica el desinterés de un público fragmentado y atomizado que se encierra en sus propias preferencias informativas P aulaQuinteros es consejera delegada de ‘TheObjetive’, uno de los me- dios de refe- rencia en el ámbito digital. Lo hace con el rigor inquebran- table del periodista profesio- nal, y también con la mirada ágil y abierta de quien cono- ce en profundidad, porque lo vive en primera persona, el nuevo escenario mediático e informativo. –Lasredessocialeshantrans- formado la comunicación, tanto a nivel personal como a nivel mediático. ¿Cómo describiría este cambio? –Es un cambio disruptivo en el mundo de la comunicación interpersonal y en el periodis- mo. Un avance de proyección global que ha facilitado de ma- nera exponencial el intercam- bio y el flujo de información entre las personas y las au- diencias en general. El perio- dismosenutredealgoquehis- tóricamentehabíafaltado:una interactividad real, la respues- ta inmediata y la medición del impacto. Hoy las audiencias tienen un poder que solo debe hacer a los medios aún más responsables en sus mensa- jes. Es el momento en el que la prensa asume un diálogo con cada individuo por igual, en el que se da esa igualdad de condiciones y de herramien- tas, quizá no de alcance, pero en ese sentido hay un senti- miento de conformismo o im- potencia en el colectivo que se va desdibujando. Al que le importa, claro está. En el ám- bito personal, la ubicuidad, la instantaneidad ha logrado acercar virtualmente más a las personas entre sí, ayudan- do a crear una sociedad de ma- yor nivel de contacto ciberné- tico. Creo que tener la opor- tunidad de alzar la voz, de opi- nar, de mostrarse, de construir una imagen, es un poder fan- tástico que puede acelerar la lucha por muchas causas que hace una década podían per- petuarse en una desconocida opresión, silencio o injusto desconocimiento. –¿Cuáles cree que son las ventajas y cuáles los incon- venientes de la irrupción de las redes sociales en el ám- bito de la información? –Hay personas que solo se in- forman a través una red so- cial, de manera que si única- mente ven las notificaciones de la selección de los diarios dentro de esa red, la cuenta del medio allí se convierte en sí misma en el medio.Así de- bemos entenderlo todos los editores. Las redes sociales como plataformas para entre- gar los contenidos de los me- dios tienen la ventaja de la segmentación, que puede agi- lizar nuestra presencia geo- gráfica y entre ciertos grupos y categorías y, con ello, poten- ciar el esfuerzo realizado por conseguir un mejor posicio- namiento de nuestras marcas entre el público objetivo. Es- tas plataformas nos ayudan a interactuarentiemporealcon nuestras audiencias, a prefi- gurar tendencias y a calibrar constantemente el alcance e impacto de nuestro trabajo. Pero también entrañan una limitación importante: la su- perficialidad en el consumo de información por parte de estas audiencias. Muchas per- sonas se conforman con leer un tuit sin acceder a la noti- cia y conocer en profundidad aquello sobre lo que se está informando. Es equivalente a leer los titulares de los pe- riódicos antiguos en el kios- co desde una vereda, o a limi- tarse a escuchar el resumen de un minuto en la estación de radio y pretender ufanar- se de estar informado. El pro- blema no son las redes en sí mismas sino el uso que se le da, el desinterés de un públi- co fragmentado, atomizado, segmentado, que vive en sus propios nichos dentro de este ecosistema de categorías de edades, gustos y preferencias. Desde el otro punto de vista, las redes pueden ser muy úti- les a un medio para levantar las banderas sobre eventos, opiniones y sucesos en curso. Pero deben ser solo eso, una pista a seguir, en algunos ca- sos un primer dato, con suer- te una primera información que necesitará tratamiento profesional para ser converti- da en material periodístico, con todos los atributos del pe- riodismo clásico y la respon- sabilidad de un medio ante las audiencias y la sociedad. –Ahora hay mucha más in- formación, pero también un riesgo mucho mayor de in- formase mal... –La información ha ganado más en cantidad y de forma inversamente proporcional en calidad. Las noticias falsas tienen un terreno fértil don- de prosperar en medio de au- diencias que se limitan a la su- perficialidad y que a veces ni siquiera se detienen a dudar, mucho menos a corroborar una versión antes de darle un RT o reenviar contenidos vi- rales a través de Whatsapp. De este modo los medios hoy no solo tienen que competir entre ellos o contra el vacío informativo: también tienen que competir contra las falsas informaciones y contra el em- peño de las preferencias ses- gadasdelagente.Muchospre- fieren creer lo que quieren creer y dar como ciertas algu- nas desinformaciones de las redes, en lugar de escoger la realidad del periodismo serio. Las redes han multiplicado el número y alcance de los ru- mores, las versiones a medias, las mentiras, las distorsiones. Esas cosas que siempre han existidoenelperiodismo,pero ahora tienen cajas de resonan- cia universal en estas comu- nidades virtuales. En ese sen- tido, en el nuevo escenario di- gital hay mucho espacio para la mediocridad, el sensacio- nalismo, el protagonismo fa- tuo y la manipulación. Hay personas más interesadas en acumular seguidores y ten- dencias que en buscar el fon- do y la verdad de los hechos para llevarlos a las audiencias y cumplir el papel social que le compete a los profesiona- les de los medios y a los pro- pios medios. –Las redes sociales son en- tornos muy expuestos al mal uso de la tecnología en for- ma de ‘bots’, perfiles falsos... ¿Cómo valora esta nueva cir- cunstancia? –Cualquier editor de medios sedebetenerclaroqueeneste mundo todo tiene un propó- sito. Esas campañas, esos ‘bots’, esas tendencias, esos perfiles suelen tener un obje- tivo oculto y a veces manifies- to. Esta circunstancia tan de moda es un desafío más a la calidad profesional de un me- dio y a la capacidad crítica del periodismo.Haymensajesque simplemente insultan nues- tra inteligencia. Pero hay otros mensajes que pueden ser fá- cilmente creíbles y compra- dos por medios y audiencias, lo que contribuye a fomentar falsas verdades, universos pa- ralelos, ‘neolengua’, realida- des a la conveniencia de polí- ticos y grupos de poder. La única forma de luchar contra este problema es mantener activos y actualizados los cá- nones del periodismo clásico, invertir en capacitación pro- fesional constante de nues- tros equipos de trabajo y ayu- dar a que las audiencias estén en guardia contra el falso pe- riodismo que puedes encon- trar desde en un chat de WhatsApp hasta en comuni- cados corporativos y declara- ciones de presidentes. –¿Cómo pueden o deben afrontar los medios su rela- ción con compañías como Google, Facebook u otras grandes tecnológicas? –Nadie, que se sepa, tiene la fórmula eficiente hoy mismo para enfrentar estos mons- truos. Creo que escándalos como el de Cambridge Analytica han supuesto el pri- mer resquebrajamiento en esta arrogante posición para unaempresacomoFacebook... Tal vez en el futuro los me- dios logren alianzas estraté- gicas y puedan crear frentes comunes en Europa yAméri- caparareivindicarlaparteque les corresponde en un ámbi- to en el que los primeros en la pirámide alimenticia mar- can las reglas y engordan más. Ya hace unos 10 años grupos de diarios que habían migra- do al mundo digital lograron que por ejemploGoogle limi- tara a dos párrafos la copia del material original en el ‘home’ de su buscador. Eso supuso un avance. El mundo de las tec- nologías de la información está en constante evolución. En el pasado muchas gran- des marcas y empresas salie- ron del escenario, sucumbie- ron en un ecosistema global donde la capacidad de adap- tación más que la fortaleza física o financiera fue el de- terminante de la superviven- cia y el éxito. PERIODISMO CUARTO CONGRESO ÁLVARO G. POLAVIEJA Paula Quinteros. :: DM #FervoryPasiónEnLaEraCibernética Paula Quinteros Consejera de ‘The Objetive’ «Elperiodismotiene ahoraloquesiempre lehabíafaltado: interactividadrealy respuestainmediata» «Partedelaaudiencia nosedetieneadudar nitratadecorroborar lasinformaciones antesdedifundirlas» FORO Viernes 20.04.18 EL DIARIO MONTAÑES SOTILEZA8

×