Medicina legal - Medicina Legal Y Bioética

1,071 views

Published on

RELACION MEDICO – PACIENTE
Por relación médico-enfermo se entiende aquella interacción que se establece entre el médico y el paciente con el fin de devolverle a éste la salud, aliviar su padecimiento y prevenir la enfermedad. Para que el médico pueda aplicar sus conocimientos teóricos y técnicos al diagnóstico y tratamiento, necesita establecer este diálogo con el enfermo del que depende en gran parte el éxito terapéutico.

La relación médico-paciente, sigue siendo, por encima de los avances tecnológicos, tan importante para la práctica médica y tan imprescindible en la formación integral del médico, como siempre; o un poco más si cabe, dado el deterioro a que viene estando sometida dicha relación, tanto por la utilización hipertrófica de las medidas técnicas, como por la masificación asociada con las tendencias socializadoras y preventivas, que la Medicina ha experimentado en los últimos años.
Medicina centrada en el paciente
La Medicina Centrada en el Paciente es un método clínico que tiene como objetivo dar una atención más adecuada y eficaz a los pacientes. Por ende, no puede separarse del ejercicio de la Medicina y sólo puede comprenderse cabalmente en el marco asistencial. El ejemplo de Gladys ilustra cómo una entrevista clínica puede abordarse desde distintos marcos teóricos, no siempre conscientes o explícitos para el médico que los aplica.
La Medicina ha estado basada en un Método centrado en la Enfermedad, e indirectamente en el médico, como eximio conocedor de la misma. En este marco conceptual, el paciente concurre al consultorio presentando ciertos síntomas. El médico mediante el interrogatorio, el examen físico y, en ciertos casos, los exámenes complementarios completa un cuadro diagnóstico, ya sea sindromático o nosológico, e indica un tratamiento. En este modelo, el médico sabe lo que el paciente necesita y el paciente cumple lo que el médico dice. El modelo de la Medicina Centrada en la Enfermedad está representado, quizá de manera un tanto esquemática, en el escenario.
Del ejemplo de Gladys. El médico determina qué se va a hacer en la consulta e indica una conducta al paciente al final. Algunos inconvenientes que pueden surgir en el marco de este modelo son que:

Published in: Education
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,071
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
23
Actions
Shares
0
Downloads
196
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Medicina legal - Medicina Legal Y Bioética

  1. 1. Alumnos * Alexandre Stanley Echague * Jessica Zarza Prof:Abog. Blanca Zaracho Año: 2013
  2. 2. Por relación médico-enfermo se entiende aquella interacción que se establece entre el médico y el paciente con el fin de devolverle a éste la salud, aliviar su padecimiento y prevenir la enfermedad. Para que el médico pueda aplicar sus conocimientos teóricos y técnicos al diagnóstico y tratamiento, necesita establecer este diálogo con el enfermo del que depende en gran parte el éxito terapéutico. La relación médico-paciente, sigue siendo, por encima de los avances tecnológicos, tan importante para la práctica médica y tan imprescindible en la formación integral del médico, como siempre; o un poco más si cabe, dado el deterioro a que viene estando sometida dicha relación, tanto por la utilización hipertrófica de las medidas técnicas, como por la masificación asociada con las tendencias socializadoras y preventivas, que la Medicina ha experimentado en los últimos años.
  3. 3. La Medicina Centrada en el Paciente es un método clínico que tiene como objetivo dar una atención más adecuada y eficaz a los pacientes. Por ende, no puede separarse del ejercicio de la Medicina y sólo puede comprenderse cabalmente en el marco asistencial. El ejemplo de Gladys ilustra cómo una entrevista clínica puede abordarse desde distintos marcos teóricos, no siempre conscientes o explícitos para el médico que los aplica. La Medicina ha estado basada en un Método centrado en la Enfermedad, e indirectamente en el médico, como eximio conocedor de la misma. En este marco conceptual, el paciente concurre al consultorio presentando ciertos síntomas. El médico mediante el interrogatorio, el examen físico y, en ciertos casos, los exámenes complementarios completa un cuadro diagnóstico, ya sea sindromático o nosológico, e indica un tratamiento. En este modelo, el médico sabe lo que el paciente necesita y el paciente cumple lo que el médico dice. El modelo de la Medicina Centrada en la Enfermedad está representado, quizá de manera un tanto esquemática, en el escenario. Del ejemplo de Gladys. El médico determina qué se va a hacer en la consulta e indica una conducta al paciente al final. Algunos inconvenientes que pueden surgir en el marco de este modelo son que:
  4. 4.  La inquietud del paciente no se expresa o se expresa tardíamente en la consulta dejando al médico menos tiempo para encargarse de este asunto.  No se da lugar a la interpretación del paciente acerca de la situación que vive excluyéndose esta valiosa información de la consulta.  El médico no obtiene información respecto a la opinión del paciente sobre la conducta indicada, quedando sin pistas en cuanto a la posible adherencia a la misma. En fin, se construye una relación médico- paciente en la que no hay espacio para que el paciente se manifieste libremente. La Medicina Centrada en el Paciente surge como respuesta a estas deficiencias y amplía el marco de la Medicina centrada en la Enfermedad, más que presentarle oposición. El accionar médico en el marco teórico de este método está representado por el escenario 2 del ejemplo de Gladys. En esta entrevista, el médico permite al paciente expresar todas sus preocupaciones en primer lugar y se enfoca en ellas, aunque también incluye sus propias inquietudes (control de salud); incorpora la visión del paciente sobre el problema, obteniendo información que le permite aclarar el cuadro clínico; da una respuesta más integral al problema del paciente, abarcando aspectos biomédicos y psicosociales; y consensua con el paciente los pasos a seguir. Se logra así una relación médico-paciente en la que cada cual sabe qué esperar del otro, la responsabilidad se comparte (sin detrimento de la parte que le corresponde al médico en base a sus conocimientos), y se intenta generar una alianza que favorezca la salud del paciente, fin último de cualquier interacción entre ambos.
  5. 5. La única condición, bajo este nuevo modelo, para tomar decisiones es que la persona sea autónoma y competente. Pueden darse diversas situaciones a este respecto:  Sujeto plenamente capaz  Sujeto incapacitado  Sujeto afecto de restricciones en su autonomía El primer supuesto es el ordinario, que abarca a la mayoría de la población adulta. En el segundo se encuentran quienes han sido objeto de una resolución judicial que les priva de la capacidad para conducirse en la vida diaria. Respecto del tercer supuesto podemos distinguir los casos en los que la restricción la motiva la persona misma de aquellos otros en los que la causa reside en la situación que vive la persona. La persona misma tiene restringida su capacidad de actuar por su menor edad o por su estado mental, siendo mayor de edad. En estos últimos casos la persona puede ser normalmente capaz (no estando incapacitado) y ocasionalmente incapaz (en un delirio, en un brote psicótico, por ejemplo) volviendo a la situación contraria.
  6. 6. Virtud, en su concepto más amplio, puede definirse como el hábito de hacer el bien. Se distinguen virtudes humanas diferentes de las virtudes teologales. Nos referiremos únicamente a las primeras. Las virtudes humanas son perfecciones del entendimiento y la voluntad para practicar libremente el bien, regula nuestros actos y encauzan nuestra conducta en la práctica del bien y generan los actos moralmente buenos. Las virtudes morales naturales o humanas son virtudes adquiridas que mejoran a las personas en el nivel natural; la madurez humana a nivel natural es consecuencia del desarrollo armónico de las virtudes humanas. Dentro de las virtudes humanas algunas tienen preeminencia sobre las demás porque son como epicentro en torno a las cuales giran las demás, por ello se llaman cardinales y son: la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia. Por su gravitación en el actuar de los profesionales de la salud haremos una referencia particular a la prudencia.

×