Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Dimensiones de la RSE

7,900 views

Published on

  • Be the first to comment

Dimensiones de la RSE

  1. 1. UNIVERSIDAD FERMIN TORO DECANATO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO MAESTRIA DE GERENCIA EMPRESARIAL ASIGNATURA: RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Realizado por: Aredith Alemán Julio Piña Marian Rey Robin Rojas Grupo 14-A Profa. Deyanireth Duarte Dimensiones de la Responsabilidad Social Empresarial Enlace Video https://youtu.be/YKnaFxXMTwI
  2. 2. INTRODUCCIÓN La responsabilidad social empresarial (RSE) se refiere a una práctica empresarial que consiste en la participación en iniciativas que beneficien a la sociedad. Las empresas con visión de futuro deben integrar la sostenibilidad en el centro de sus operaciones de negocio, para crear valor compartido para los negocios y la sociedad. Cuando las empresas operan de una manera económica, social y ambientalmente responsable, y lo hacen de forma transparente, ayuda a tener éxito, en particular mediante el fomento de valores compartidos. La gestión y mitigación de los factores de riesgos sociales y ambientales son cada vez más importante para el éxito del negocio a nivel nacional e internacional, y los costos de perder esa licencia social pueden ser muy altos para las empresas. Las empresas deben responder a dos aspectos de sus operaciones: la calidad de su gestión tanto en términos de personas y procesos y su impacto en la sociedad en las distintas áreas. El ámbito externo se relaciona con lo que la compañía ha hecho realidad, bueno o malo, en cuanto a sus productos y servicios, en términos de su impacto sobre el medio ambiente y en las comunidades locales y el interno en la forma en que trata y desarrolla su fuerza de trabajo. Fuera de los diversos grupos de interés o stakeholders, las tendencias de los analistas financieros no sólo se basan en el rendimiento económico reciente sino en la calidad de la gestión como un indicador del rendimiento probable futuro. En este sentido, puede decirse que la RSE puede ser vista desde dos dimensiones, una interna relacionada con los trabajadores y otra externa relacionada con el entorno. En el presente informa ahondaremos sobre estas dimensiones y el marco regulatorio de la RSE tanto a nivel internacional como nacional.
  3. 3. La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) según Carneiro (2013) ´´es un conjunto de prácticas que asumen las empresas con la finalidad de armonizar y lograr un equilibrio entre las dimensiones de rentabilidad económica, derechos humanos, bienestar social y protección ambiental. De esta manera se pretende que las empresas contribuyan, conjuntamente con el Estado y la sociedad civil, a la construcción de una sociedad más justa, equitativa y sustentable´´. La Responsabilidad Social Empresarial tiene una dimensión interna y una dimensión externa. La dimensión interna tiene que ver con sus trabajadores y la dimensión externa, con los agentes del entorno que participan en el proceso productivo, con el medio ambiente, con la comunidad y con la sociedad. DIMENSIÓN INTERNA Corresponde al ámbito de las relaciones laborales y de las prácticas gerenciales. Tiene que ver con el cumplimiento de las obligaciones legales de la empresa con los trabajadores y más aún, con un esfuerzo adicional de inversión en la gente. En este aspecto, la responsabilidad social apunta a favorecer el desarrollo profesional y personal de sus trabajadores, a posibilitar su acceso a la información y a las decisiones que los involucran directamente, y a mejorar las condiciones de trabajo, tanto físicas como contractuales. La empresa socialmente responsable no se limita a cumplir solamente con los derechos laborales internacionales sancionados (convenios de la OIT) o integrados en las normativas laborales nacionales, sino que se esfuerza por ir más allá, como por ejemplo, invertir en la profesionalización y perfeccionamiento de sus trabajadores y en condiciones de trabajo seguras e higiénicas. También la RSE se caracteriza por el respeto a la condición de persona de sus trabajadores y establece una relación ética y responsable con sus intereses e instituciones que los representan. En concreto, la empresa socialmente responsable, favorece la organización de sus trabajadores, busca armonizar intereses y establece una relación y comunicación transparente con el sindicato, en torno de objetivos comunes. Asimismo, da oportunidad a
  4. 4. sus trabajadores para que compartan los desafíos de la empresa, se involucren en la solución de problemas, en el logro de metas establecidas en conjunto y en el desarrollo personal y profesional. Del mismo modo, no permite ni ejerce ningún tipo de discriminación, y su política de remuneraciones, beneficios y carrera, apunta a valorizar las competencias y potencialidades de sus trabajadores para un mayor desarrollo profesional. Durante años, las iniciativas dirigidas a mejorar la calidad laboral partían mayoritariamente de los empleados, a través de sus representantes sindicales. Así pues, el departamento de recursos humanos era más bien un simple receptor de esta propuestas, y posteriormente decidía si era viable implantarlas. Hoy en día, el área de RR. HH ejerce un rol proactivo, siendo consciente de que sus políticas también forman parte de la cadena productiva y le aportan valor. Aunque en muchos casos las organizaciones sindicales quedan fuera del proceso de toma de decisiones en materia de RSE interna, los propios sindicatos ven en ella una herramienta para conseguir sus fines. Así lo pone de manifiesto la resolución presentada en el 2004 por la Confederación Europea de Sindicatos (CES), en la que se considera la RSE como un medio para progresar en el diálogo social y donde los beneficios sociales son tenidos en cuenta. Como ejemplo de empresas con políticas internas de RSE se encuentra la trasnacional Avon que aprovecha sus famosas campañas de lucha contra el cáncer de mama para potenciar la comunicación interna e integrar los equipos de trabajo de la organización para llevar adelante su trabajo de responsabilidad social puertas afuera. El saldo que le deja es una empresa con empleados más integrados a través de las mejoras en los canales de comunicación internos. En Venezuela hay empresas que desde hace años juegan este rol de la responsabilidad social interna. Una de ellas es Empresas Polar que desde su departamento Gestión de Gente asume el papel de desarrollar un ambiente laboral que no solo signifique para el trabajador su estabilidad en un entorno positivo sino también que la industria se convierta en su vía de desarrollo como profesional en el futuro. Para este departamento, que concentra la gestión de los recursos humanos de la corporación, se trata de ofrecer
  5. 5. oportunidades de desarrollo sostenido que se encuentren en sintonía con los intereses que tienen los trabajadores a largo plazo. Como fórmula para lograr la simbiosis, Empresas Polar ofrece un paquete de beneficios altamente competitivo que no solo sirve para satisfacer económicamente a los trabajadores, sino también para que se desarrollen de la mano de la industria con un balance entre la vida personal y profesional apto. También destaca el caso de Coca-Cola Femsa con becas y programas de formación para los trabajadores, al estilo de la empresa antes citada, lo que genera que para los trabajadores la corporación no sea solamente el lugar al que van a trabajar, sino también al que van a desarrollarse profesionalmente. NORMAS DE REFERENCIA DE LA RSE INTERNA Existen diversas normas de referencia que pueden servir de guía para aquellas empresas que deseen aplicar políticas de RSE en materia de recursos humanos: 1. Libro Verde de la UE Según esta directriz de la UE «Las prácticas responsables en lo social afectan en primer lugar a los trabajadores. Abren una vía para administrar el cambio y conciliar el desarrollo social con el aumento de la competitividad». 2. United Nation (UN) Global Compact UN Global Compact es una iniciativa de las Naciones Unidas a la cual las empresas pueden adherirse voluntariamente (no es vinculante jurídicamente). Aquellas compañías que decidan hacerlo se comprometen a actuar de acuerdo con diez principios básicos que engloban las áreas de derechos humanos, estándares laborales, medioambiente y anticorrupción. En el ámbito laboral, existen cuatro principios a seguir: 1. Las empresas deben apoyar la libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva. 2. Las empresas deben apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción.
  6. 6. 3. Las empresas deben apoyar la erradicación del trabajo infantil. 4. Las empresas deben apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y ocupación. 3. Directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para compañías multinacionales Relacionadas con el deber de las empresas de contribuir a la abolición efectiva del trabajo infantil o la eliminación de cualquier forma de trabajo forzoso. 4. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) Ha publicado diversos documentos referentes a la responsabilidad social de las empresas, que contienen apartados dedicados a la RSE y las relaciones laborales. La «Declaración Tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social», junto con la «Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo»4, son las principales directrices de la OIT para guiar a las empresas en materia de política social y prácticas laborales responsables. Un ejemplo de lo contenido en la declaración tripartita: «Las empresas multinacionales, así como las empresas nacionales, deberían respetar la edad mínima de admisión al empleo o al trabajo con el fin de garantizar la efectiva abolición del trabajo infantil y deberían adoptar medidas inmediatas y eficaces dentro de su ámbito de competencia para garantizar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil con carácter urgente.» 5. Global Reporting Initiative (GRI) Es una organización sin ánimo de lucro que promueve la sostenibilidad económica, medioambiental y social. Para ello ha creado el «GRI’s Sustainability Reporting Framework», que facilita a las empresas la tarea de medir y elaborar informes de sus actuaciones en materia de sostenibilidad. En su documento «Guía para la elaboración de Informes de Sostenibilidad» hay un listado de indicadores de actuaciones sociales, una de cuyas áreas se ocupa de lo que ellos llaman «las prácticas laborales y el trabajo decente».
  7. 7. 6. El estándar de certificación SA8000 Creado por la organización «Social Accountability international», toma como referencia el sistema ISO. SA8000 está basado en convenciones de la OIT, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y diversas leyes. Este estándar está centrado, especialmente, en empresas del sector manufacturero y del sector servicios, a la vez que está pensado especialmente para empresas multinacionales que operen en países no industrializados. 7. La Norma de Empresa SGE 21 de Forética Es un sistema de gestión de la responsabilidad social europeo que sirve para auditar procesos y conseguir una certificación en gestión ética y responsabilidad social. Según Forética, esta norma brinda ventajas significativas para la empresa: aporta rigor a la gestión de la organización, genera confianza, contribuye a la credibilidad y sirve para obtener indicadores de responsabilidad social. Una de las nueve áreas de gestión para las que establece los requisitos que debe cumplir la organización para ser considerada ética y socialmente responsable es la de las «personas que integran la organización». 8. La Guía ISO 26000 sobre Responsabilidad Social Es una norma que no ofrece certificación alguna, pero que orienta a las empresas sobre siete materias en el ámbito de la responsabilidad social: el gobierno de la organización, los derechos humanos, las relaciones y condiciones de trabajo, el medioambiente, las prácticas conforme a la legislación, los consumidores y comunidades y el desarrollo local. En cuanto a las prácticas laborales, son cinco los aspectos abordados por la ISO 26000: las relaciones laborales empresa-trabajador, las condiciones de trabajo y la protección social, el diálogo social, la salud y seguridad en el trabajo, el desarrollo humano y la formación en el puesto de trabajo. A modo de ejemplo, estas son algunas de las preguntas que propone la Guía ISO 26000:2010 respecto a las relaciones y condiciones laborales:
  8. 8. • Ejemplo 1: ¿Están todos los hombres y mujeres que trabajan para la compañía legalmente reconocidos como empleados? • Ejemplo 2: ¿Son las condiciones laborales consistentes con el derecho local y los estándares laborales internacionales? • Ejemplo 3: Si la compañía opera en un entorno internacional, ¿intenta favorecer e incrementar la proporción de trabajadores nacionales del país de «acogida»? Las ocho normas mencionadas anteriormente sirven de guía a las empresas para orientarlas en políticas de RSE interna y evaluar su grado de aplicación dentro de las mismas. En el ámbito nacional la reforma a la Ley de Seguridad Social, la aprobación de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT) y la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (LOCTI), entre otras, se convirtieron en las normas que generaron un marco de procedimientos básicos en la materia de RSE. La necesidad de un ambiente libre de presiones que puedan afectar mental y físicamente a los trabajadores ha sido un logro de la LOPCYMAT, a través de las intensas fiscalizaciones desarrolladas por el Instituto de Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL). Respecto a la LOCTI puede decirse que ha favorecido los planes de responsabilidad social interna ya que obliga a las empresas a aportar un porcentaje de sus ganancias anuales hacia la investigación y formación de sus trabajadores. DIMENSIONES DE LA RSE INTERNA Los departamentos de recursos humanos y el derecho laboral se han preocupado, tradicionalmente, por la salud y los riesgos laborales, el fomento de la calidad del empleo, las reestructuraciones empresariales, la igualdad de oportunidades, la no discriminación y la inserción laboral de discapacitados. No obstante, el universo clásico de los RR. HH se ha ido expandiendo paulatinamente y hoy también incluye otros aspectos como la formación
  9. 9. profesional y la empleabilidad, la mejora de la comunicación con los empleados o la participación de estos dentro de la empresa. Las políticas de RSE interna pueden clasificarse en cuatro dimensiones (Carneiro, 2013), según sea el foco de atención: la dimensión organizativa, la dimensión de las personas, la dimensión de las relaciones y la dimensión ambiental. La Dimensión Organizativa Dentro de esta área destacamos dos aspectos principales: • La adaptación y gestión del cambio La deslocalización y la reestructuración empresarial son dos fenómenos muy generalizados. El efecto negativo que tienen sobre los empleados y las comunidades afectadas es innegable. No obstante, la RSE interna puede ayudar a suavizar estos efectos no deseados, por ejemplo, a través del fomento de la empleabilidad –entendida como la capacidad de una persona de conseguir trabajo, mantenerlo y reubicarse en caso de reestructuración–. Consideramos estos aspectos de gran importancia en el contexto en el que nos encontramos actualmente, por lo que dedicamos la tercera sección a hablar sobre todo ello. • El diálogo social en las relaciones laborales Sin lugar a dudas, la base de las relaciones empresa-trabajador ha de ser el diálogo social. Por ello, el diseño de acciones en materia de RSE interna debe forjarse a través del diálogo de la empresa con los representantes sindicales. Al fin y al cabo, los intereses de los sindicatos (el fomento de la calidad del empleo, la defensa de los derechos de los trabajadores y la participación activa en los procesos de reestructuración) están alineados con los de la RSE interna. Además, los sindicatos tienen un papel muy importante al margen de la empresa: ejercen de supervisores del cumplimiento efectivo de la RSE interna. Y, como hemos dicho, también tienen la obligación de vigilar que la Administración Pública no delegue excesivamente en las empresas responsabilidades en materia social que corresponden al Estado.
  10. 10. La Dimensión De Las Personas Los trabajadores son el elemento clave alrededor del cual giran las políticas de RSE interna. Hay dos ámbitos en especial que toda buena política de RSE interna debería tener muy en cuenta. • Las políticas de formación y aprendizaje La formación técnica y científica y el reciclaje profesional son herramientas que actúan en dos sentidos: por una parte, pueden aumentar la motivación y productividad del trabajador y, por otra, capacitan al empleado para que pueda adaptarse mejor a las cambiantes necesidades de la empresa. Este último aspecto nos lleva otra vez a la idea de fomentar la empleabilidad y, para evitar redundancias, también abordamos este tema en más profundidad en la tercera sección. • Las políticas de igualdad, no discriminación e integración de discapacitados Posiblemente esta es una de las áreas más reguladas por la legislación laboral. Sin embargo, su adecuado cumplimiento está lejos de ser el óptimo. El camino a seguir está muy claro: no puede existir discriminación basada en motivos basados en nacionalidad, sexo, raza o religión, al mismo tiempo que se debe ejercer una discriminación positiva hacia los discapacitados, de tal forma que se facilite su integración dentro de la empresa. Es decir, no se trata de dar el mismo trato a todos los empleados, sino más bien de dar un trato equitativo (justo), atendiendo a la condición de la que cada persona parte, promoviendo así la igualdad de oportunidades. Esta es la teoría. Pero, en la práctica, la mujer sigue sufriendo trato discriminatorio, el porcentaje de empresas que integran a empleados discapacitados en sus plantillas sigue estando por debajo del deseado, los inmigrantes acceden a puestos de trabajo para los que están sobrecualificados. Así pues, en este ámbito de la RSE interna aún quedan muchas empresas que no solo no van más allá de la ley y adoptan medidas voluntarias de igualdad, no discriminación e inserción laboral de colectivos desfavorecidos, sino que directamente incumplen los requisitos legales mínimos.
  11. 11. La Dimensión De Las Relaciones • La participación, la implicación y el compromiso de los empleados Existen diferentes formas de implicar al trabajador con su empresa. Una de ellas es la participación de los empleados en los beneficios y el capital de esta. Es una fórmula cada vez más extendida entre las compañías –sobre todo entre los directivos, pero también a otros niveles-. Se puede hacer a través del profit sharing, gain sharing, salarios variables y tiene como finalidad mejorar la productividad de los trabajadores y fidelizarlos, a la vez que puede servir para atraer nuevo talento. Otra forma de implicar al trabajador es a través de fórmulas «no materiales». Más concretamente, mediante la participación de los distintos grupos de la empresa en la gestión empresarial y mediante la fluidez de información y comunicación dentro de la empresa. Un ejemplo de la implicación de los empleados en la gestión son los llamados «círculos de calidad». Originados en Japón en los años cincuenta –y en la actualidad, presentes también en Occidente-, se trata de reducidos grupos de empleados (entre ocho y diez, normalmente) con ocupaciones similares que, periódica y voluntariamente, se reúnen dentro del horario laboral para analizar los problemas que les surgen en sus trabajos y hacer propuestas de mejora. En cuanto a la mejora de los canales de información con los empleados, las empresas han ido desarrollando nuevos mecanismos: intranets, revistas internas, encuestas de clima laboral, buzones del empleado. También está creciendo el número de empresas que crean programas de voluntariado corporativo, aunque donde más desarrollado está este campo es en el mundo anglosajón. Esta es una herramienta que permite a la empresa crear una cultura de compromiso en sus empleados, motivarlos, incrementar su nivel de satisfacción personal y mejorar el ambiente laboral en los equipos de trabajo. • La eliminación de riesgos laborales Una de las áreas con más tradición dentro de la RSE es la salud y seguridad en el puesto de trabajo. Gran parte de las empresas tienen programas de seguridad e higiene en el
  12. 12. trabajo. Esta ha sido durante muchos años una de las preocupaciones principales de los departamentos de recursos humanos, que intentan evitar y disminuir los riesgos derivados del trabajo, es decir, los riesgos de sufrir un accidente o una enfermedad laboral. Los riesgos laborales pueden ser tanto físicos como psicosociales. Las enfermedades físicas que aparecen con más frecuencia son las relacionadas con huesos, músculos o articulaciones. Estos riesgos físicos eran, hace unas décadas, el principal foco de atención de las políticas de prevención de riesgos laborales, pero en la actualidad estamos asistiendo a un importante crecimiento de los riesgos psicosociales. Así lo constatan varias organizaciones, como la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo. Según una encuesta elaborada por esta organización en el 2007, los principales problemas psicosociales provienen de la inestabilidad del puesto de trabajo, las nuevas formas de contratación y el aumento del volumen de trabajo. La Dimensión Ambiental Puede decirse que la línea de actuación más destacada en este ámbito es la conciliación de la vida familiar y laboral. Es una de las áreas de RSE interna donde más capacidad tiene la empresa para ejercer su responsabilidad social yendo, voluntariamente, más allá de la ley para promover la satisfacción de sus empleados. RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL AMBITO EXTERNO Desde la óptica de Berger G., Reficco E., Hermelo R. (2005)´´La dimensión externa de la Responsabilidad Social abarca a las comunidades en las que operan las empresas, sus socios y proveedores, consumidores, gobiernos, el medio ambiente, y el desarrollo económico y social´´…(p.11) El ámbito externo ha de tener en cuenta el respeto riguroso a los derechos de los clientes y consumidores que compran sus productos y servicios o de sus proveedores, al respeto a los Derechos Humanos, a la acción cultural, medioambiental o social de las empresas, entendida ésta última como la asignación de recursos empresariales a proyectos
  13. 13. relacionados con personas desfavorecidas en las comunidades donde opera la empresa. El gráfico siguiente pone de manifiesto las partes interesadas en cualquier empresa y por tanto, también, en la sociedad cooperativa. Las diferencias estriban en la participación de los mismos en el ámbito interno y/o externo de la empresa y en las particulares relaciones entre los partícipes y la entidad. La especificidad de la sociedad cooperativa hace que las relaciones varíen y que deban ser estudiadas convenientemente de cara al estudio de la eficiencia. Recordamos que dentro del ámbito de actuación externo, la empresa debe ocuparse de: Gestión del Medio Ambiente: Recursos, impactos, etc. Derecho de sus trabajadores: - A la libre negociación colectiva. - A la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. - A la no discriminación por razón de edad, origen racial o étnico, religión o discapacidad. - A la salud y seguridad laboral. - A la conciliación de la vida personal o familiar y laboral. De una manera práctica, estas actuaciones deben estar integradas dentro de las líneas estratégicas que regirán: -Gestión del Medio Ambiente -Gestión de la Seguridad, Salud y Trabajo -Gestión de Recursos Humanos Dimensión Externa La RSE externa contempla las relaciones con las comunidades y diversos agentes con los que la empresa mantiene relaciones de interlocución como entidades asociadas comercialmente, consumidores y consumidoras, autoridades locales y ONG´s, entre otros:
  14. 14. Comunidades Locales Las empresas contribuyen al desarrollo de las comunidades en las que inciden proporcionando puestos de trabajo, salarios, prestaciones sociales e ingresos fiscales. Actuaciones concretas en este ámbito son: • Dar preferencia a las entidades provedoras locales. • Creación de empleo en el ámbito local de influencia. • Donaciones o patrocinios a ONG´s, iniciativas sociales, deportivas, culturales, ambientales, de cooperación al desarrollo... • Voluntariado corporativo. • Campañas de captación de fondos a favor de causas sociales o ambientales de la comunidad local o global. Entidades asociadas a nivel comercial, proveedoras y clientela La RSE de la empresa se proyecta hacia sus socias y socios económicos y hacia la cadena de suministro, lo que hace necesario: • Conocer el grado de satisfacción y fidelidad de nuestra clientela, entidades proveedoras y entidades asociadas a nivel comercial, fomentando una comunicación fluida con las mismas. • Implantar principios éticos en la política de compras entidades proveedoras y en materia de comercialización y publicidad, así como en los derechos de los consumidores y de las consumidoras. • Firmar acuerdos de colaboración con entidades proveedoras y clientela para promover la mejora conjunta de su RSE. • Garantizar la seguridad, trazabilidad y calidad de las materias primas y del producto o servicio final. • Creación de asociaciones que fomenten la RSE, especialmente en las Pymes.
  15. 15. Desenvolvimiento sostenible La empresa debe contribuir a la consecución de mejoras sociales y ambientales a nivel mundial: • Informando sobre los aspectos ambientales y sociales contemplados en el producto y/o servicio a producir o prestar. • Extendiendo y compartiendo las buenas prácticas ambientales y sociales a lo largo de toda la cadena valor, implicando a entidades proveedoras y clientes y clientas. • Adoptando códigos de conducta en materia de derechos humanos, condiciones laborales y gestión ambiental a imponer a las entidades comercialmente asociadas a ella. • Implicándose en programas de cooperación internacional. Acción Social Las empresas por si mismas aportan un beneficio a la sociedad: la compra de materiales, la contratación de personas, los productos o servicios que ofrecen, tienen ya un impacto positivo en las sociedades. Este beneficio no justifica que las empresas únicamente persigan los beneficios a corto plazo, anteponiendo los intereses económicos al resto de intereses sociales y medioambientales. La empresa debe ir más allá en su aportación a la Sociedad y una de las vías a utilizar es la Acción Social. Tradicionalmente, la acción social ha venido desarrollándose con un enfoque filantrópico, en forma de: • Donativos a organizaciones caritativas, • Contribuciones en zonas donde se ha producido una catástrofe • Apoyo económico a Universidades y ONGs Este tipo de acción social, a pesar de tener un claro impacto positivo en la Sociedad, únicamente aporta algún beneficio en forma de Marketing, para la empresa; donde el retorno de la inversión es indefinido. El problema de esta manera de actuar es que los intereses de la sociedad y de la empresa no están alineados. En tiempos de abundancia, puede funcionar este sistema, sin
  16. 16. embargo, en tiempos de crisis, las empresas van luchar por su propia supervivencia, y se prescindirá de todo gasto que no se perciba como una beneficio. Hay otro enfoque, propuesto por el economista Michael Porter, que propone utilizar la innovación y la creatividad para encontrar modelos o sistemas donde los intereses de empresa y sociedad coincidan. La acción social forma parte de la estrategia empresarial ¿Cómo se puede organizar la Acción social con un enfoque estratégico Las empresas pueden organizar su Acción Social en función del tipo de recursos utilizados, teniendo en cuenta la importancia que este tiene para el desarrollo de su negocio. Tipos de recursos utilizados: 1. Productos y servicios 2. Capital humano 3. Empleo 4. Financiación 5. Inversión Social 1. Productos y servicios Las empresas pueden articular su acción social a través de: • Creación de productos y servicios de valor añadido en relación con personas desfavorecidas. •Diseño para todos. • Accesibilidad. • En relación con aspectos de la producción o distribución. • En colaboración con clientes. Lo primero que debe hacer la empresa es realizar un estudio de viabilidad económica, evaluando la rentabilidad del nuevo producto o servicio. De otra manera, no sería sostenible a medio/ largo plazo. A continuación se muestran algunos ejemplos de Compañías que han sabido incorporar los intereses sociales a los empresariales:
  17. 17. • Empresas de telecomunicaciones: Han desarrollado terminales de móviles para gente con discapacidad; lo que les permite aumentar el número de clientes. • Banca: algunas entidades han lanzado productos para determinados sectores que actualmente se encuentran más desfavorecidos, como por ejemplo, mujeres maltratadas, inmigrantes, etc. • Turismo y Transporte: modifican sus instalaciones para hacerlas más accesibles, con el fin de facilitar el desplazamiento de personas mayores. • Grandes superficies: van incorporando productos para personas con discapacidades, como por ejemplo, celiacos, alérgicos a los lácteos, etc. 2. Capital Humano En este campo, las acciones sociales más habituales son: • Programas de voluntariado (profesional o asistencial) • Confirmación: apoyo financiero, redondeo de sueldo, etc. En ambos casos, deberá gestionarse de tal manera que se satisfagan las inquietudes de los empleados; y siempre habrá que valorar si las actuaciones propuestas están en consonancia con los objetivos internos planteados por la política de Recursos Humanos. 3. Empleo Las organizaciones pueden actuar socialmente contratando a personas con dificultades para la integración laboral, bien sean: Inmigrantes, Mujeres maltratadas, Personas con discapacidad, etc. El empleo para cualquiera de estos grupos es especialmente importante, ya que es el primer paso para una integración real en la sociedad. Además del empleo directo, se pueden realizar otras actuaciones como: • Compra o subcontratación de servicios a corporaciones locales • Procesos de reestructuración en la que se ofrezcan alternativas a los despidos necesarios, por ejemplo, organizando programas de recolocación en otras empresas del entorno.
  18. 18. 4. Financiación La financiación o patrocinio puede resultar rentable si se integra dentro de la estrategia empresarial. Por ejemplo, se puede dar apoyo a programas de investigación que resulten interesantes para la empresa (innovación de productos, tecnología). Por otro lado, además de la financiación social habitual, en determinados sectores existen otras opciones como: • Microcrédito: pequeño préstamo realizado a personas que por su situación económica y social no pueden acceder a un crédito tradicional • Microseguro: Seguros a bajo coste ofertados a personas excluidas de los sistemas de protección social, y que no pueden acceder a un seguro tradicional. 5. Inversión social: Es una acción social realzada en forma directa por la empresa; persigue un impacto en la comunidad vecina y en el ámbito geográfico de influencia. Su aplicación trae beneficios para la empresa como imagen, reputación, lealtad hacia la marca y para la comunidad como financiamiento y conocimientos. En resumidas cuentas se trata de una estrategia de inversión social en la medida que la empresa coopera con la sociedad. Según Méndez (2003) “La inversión social se lleva a cabo de tres maneras: financiamiento de proyectos de desarrollo social ejecutados por terceros, ejecución de proyectos propios vinculados al negocio y la acción realizada en los entornos de funcionamiento de la empresa´´(P.160) En cuanto a las modalidades de la Responsabilidad Social Empresarial y empleando la clasificación de la autora venezolana Charo Méndez, (2003) ´´existen tres tipos de modalidades: apoyo a terceros, (patrocinios, donaciones en efectivo, premios y becas, donaciones de productos, voluntariado corporativo, uso de instalaciones, mercadeo filantrópico), gestión compartida (alianzas temporales, convenios interinstitucionales, asociaciones empresariales) y ejecución propia (programas sociales, fundaciones corporativas)
  19. 19. La Responsabilidad Social Empresarial como valor corporativo En los últimos años, el mundo ha estado en presencia de una revolución socio- empresarial sin precedentes. Desde finales de los noventa, una amplia gama de códigos de conducta, pactos, directrices y normas de carácter voluntario, y algunas de carácter obligatorio, están emanando de diferentes organismos públicos o privados, nacionales e internacionales. La corriente a favor de que la empresa como organización desempeñe un papel clave en la sociedad que va más allá de creación de riqueza y empleo, es cada vez más aceptada. El viejo modelo de gestión empresarial, basado en la maximización del beneficio para el accionista, ha demostrado ser no sólo perjudicial para la sociedad y para los propios accionistas, pues ven mermada la sostenibilidad de su organización a largo plazo. El conjunto de recursos (tangibles o virtuales) acumulados a través de las de las relaciones sociales externas e internas por la organización y por sus partícipes, constituyen su capital social. Se trata de un conjunto de redes, normas y relaciones de confianza que facilitan la resolución de los dilemas de la acción colectiva. No es una mercancía negociable, es un recurso moral que se amplía con su uso en lugar de reducirse y que se basa en la lealtad y la confianza. El capital social, favorece una mejor cooperación y coordinación en las organizaciones sociales al potenciar los valores compartidos, la comunicación, la comprensión mutua y la reputación. A raíz de toda esta revolución en el mundo de los negocios, hoy en día, se maneja un enfoque diferente acerca de lo que significa la Responsabilidad Social Empresarial. Esta nueva manera de atender esta actividad empresarial sitúa su énfasis en lo que la organización debería o podría hacer para enfrentar algunos problemas sociales, lo que supone que debe contribuir con el mejoramiento del entorno social donde ésta se desenvuelve, aportando ideas y recursos para resolverlos. Sin embargo, el alcance de Responsabilidad Social depende en gran medida del tamaño e importancia y naturaleza de la empresa.
  20. 20. Del concepto de Responsabilidad Social Empresarial se concluye que la empresa tiene responsabilidades que van más allá de la mera producción y comercialización de bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas. La definición implica que las empresas asumen compromisos no solo con sus inversionistas sino también con grupos de interés muy variados. Se deduce de esto, el valor estratégico y político de las organizaciones mercantiles. Conviene aclarar que cuando se hace referencia al término político, se hace desde el punto de vista del poder de las empresas sobre las comunidades donde influye: empleados, clientes, consumidores, proveedores, accionistas, entorno en general.
  21. 21. CONCLUSION Definiremos La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) como el fenómeno de carácter voluntario que busca conciliar el crecimiento y la competitividad, integrando al mismo tiempo el compromiso con el desarrollo social y la mejora del medio ambiente. La creciente preocupación de la sociedad sobre los problemas de carácter ético, ambiental y social, hace que las empresas traten de abordarlos en profundidad, adquiriendo un compromiso permanente con todos los grupos de interés. La responsabilidad social de la empresa tiene dos dimensiones: Una dimensión interna, que afecta a sus trabajadores, a su impacto medioambiental, a la gestión de las materias primas, a sus condiciones de trabajo o la peligrosidad de sus productos Una dimensión externa frente a la sociedad en su conjunto, proveedores, consumidores, clientes, contratistas..., en otras palabras, los denominados stakeholders o partes interesadas que no son otros que colectivos con los que la empresa se relaciona y a los que debe generar algún valor si se autodefine como socialmente responsable. Sea cual sea la dimensión en la que participe, todos los grupos de interés tienen unas necesidades comunes, que son: Transparencia informativa: especialmente valorado por quienes desean conocer en todo momento determinados aspectos esenciales e impacto presente y futuro de la organización. Participación: la comunicación permanente y el diálogo resultan imprescindibles cuando se quiere establecer una relación de beneficio mutuo y se desea conocer las necesidades de las partes interesadas. Beneficio mutuo: las personas y grupos sociales que interactúan con las empresas esperan obtener contraprestaciones que les permitan desarrollarse y progresar no sólo en lo
  22. 22. económico, sino también en lo social y en lo medioambiental de forma equilibrada, con vocación de largo plazo y sin comprometer el desarrollo de las generaciones futuras. La dimensión interna está compuesta por: Gestión de los recursos humanos, Seguridad y Salud en el trabajo, Adaptación al Cambio, Gestión del impacto ambiental y de los recursos naturales La dimensión externa está compuesta por: Comunidades locales, Socios Comerciales, proveedores y consumidores, Derechos humanos en sentido estricto y Problemas ecológicos mundiales Para cualquier organización la dimensión interna es mucho más fácil de planificar y controlar, en tanto en cuanto, esta dimensión forma parte de sus recursos y capacidades, controladas e interiorizadas por la organización. La RSE dimensión Externa se extiende hasta las comunidades locales e incluye, además de a los trabajadores y accionistas, un amplio abanico de interlocutores: socios comerciales y proveedores, consumidores, autoridades públicas y ONG defensoras de los intereses de las comunidades locales y el medio ambiente.
  23. 23. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS BERGER G., REFICCO E., HERMELO R. (2005). Encuesta de Responsabilidad Social Empresarial en la Argentina. CARNEIRO, M. (2013). Guía de Responsabilidad Social Interna y Recursos Humanos. Junta de Andalucía. España. [Documento en línea]. Disponible en www.bibliotecavirtual.info/.../guia_rse_interna_y_recursos_humanos.pdf (Recuperado en junio 2015). COLMENARES, S. (2010). La Responsabilidad Social Empresarial de las empresas cosechadoras de caña de azúcar del estado Lara. Trabajo de Grado no publicado. [Documento en línea]. Disponible en http://bibadm.ucla.edu.ve/edocs_baducla/tesis/P1114.pdf (Recuperado en junio 2015). FERNÁNDEZ, M. (2013). Reflexiones sobre la difusión e implantación de la Responsabilidad Social Empresarial como modelo de gestión de empresa. Trabajo de Grado no publicado. [Documento en línea]. Disponible en http://www.ehu.eus/documents/1393006/1446455/Reflexiones_sobre_la_difusion_e_impla ntacion_de_la_responsabilidad_social_empresarial_como_modelo_de_gestion_de_empresa _aproximacion_.pdf (Recuperado en junio 2015). GALUPPO R, (2007) La Responsabilidad Social Empresarial y sus efectos sobre la identidad corporativa de los trabajadores de las empresas de telecomunicaciones. Trabajo Especial de Grado. Maracaibo, mayo de 2007 MÉNDEZ Ch. (2003) La Responsabilidad Social de Empresarios y Empresas en Venezuela. Gráficas Acea, Caracas, Venezuela

×