...
CAPÍTULO I                                      LOS INCIDENTES                                       I.‐ GENERALIDADES.  1...
del asunto principal (art. 144), las tachas de los testigos (art. 379 inc 2°), en el juicio sumario (art. 690) y en el de ...
II.‐ TRAMITACIÓN DE LOS INCIDENTES ORDINARIOS  7.  Regulación.  Título  IX,  Libro  I  CPC.  Artículos  82  y  siguientes....
f)  El  rebelde  por  falta  de  notificación  o  notificación  defectuosa,  podrá promover  la  nulidad  de  todo  lo  ob...
b)  Fase  de  prueba:  La  resolución  que  recibe  la  causa  a  prueba,  el  término probatorio  y  la  recepción  de  l...
III.‐ LA NULIDAD PROCESAL, LOS MEDIOS PARA HACERLA VALER Y EN              PARTICULAR EL INCIDENTE DE NULIDAD PROCESAL.  1...
CAPÍTULO II                   EL DESISTIMIENTO DE LA DEMANDA  15. Reglamentación. Está regulado como incidente especial (a...
       b)  Si  la  rechaza,  se  ha  estimado  que  es  un  auto,  ya  que  resuelve  sobre  un incidente  no  establecien...
curso progresivo a los autos (art. 152). No es necesaria la notificación de esa última resolución.  El  plazo  de  6  mese...
30. Efectos del abandono del procedimiento. El abandono produce los siguientes efectos:         a)  Las  partes  pierden  ...
al ejecutante de la condena en costas. En estos casos, si se declara el abandono del procedimiento sin que medie oposición...
EL JUICIO EJECUTIVO                                    Capítulo primero                                  GENERALIDADES    ...
II.‐ LA ACCIÓN EJECUTIVA  6. Requisitos de procedencia. Se requiere copulativamente que la obligación:     a) conste en un...
        7° Cualquier otro título que la ley le dé fuerza ejecutiva.          9. Análisis particular de los títulos ejecuti...
dichos  títulos,  representen  obligaciones  vencidas  y  confronten  con  aquéllos,  y éstos,  en  todo  caso,  con  los ...
       Pasados los 3 años, la acción se transforma en ordinaria (art. 2515 CC) y se puede tramitar como juicio sumario (ar...
16. La jurisprudencia en relación con la gestión anterior.          a)  el  reconocimiento  que  da  mérito  ejecutivo  es...
Por  ende,  esos  documentos  son  títulos  ejecutivos  cuando  son  protestados, personalmente al deudor y en ese acto no...
        e)  Citación:  la  GPVE  sólo  requiere  de  una  citación  para  se  tenga  por reconocida la obligación; en la s...
 22. Notificación del título ejecutivo a herederos del deudor. Como ellos pueden ignorar  la  existencia  de  un  crédito,...
realización de los bienes embargados, y por último, la liquidación del crédito y de las costas, y el pago al acreedor o ej...
apelación  y  el  ejecutado  debe  defenderse  oponiendo  la  excepción            pertinente, la del 464 nº7 CPC.  29. El...
requerimiento (cédula de espera). Si no concurre a la audiencia, se procede          al embargo de inmediato.     c) De  a...
Participa también de las características de las medidas precautorias, ya que tiende a asegurar el resultado de la acción e...
5º Los fondos que gocen de este beneficio, en conformidad a la Ley Orgánica del Banco del Estado  de  Chile  (art.  445  n...
 16º Los bienes raíces donados o legados como no embargables (art. 445 nº16). Al momento de  donarlo  o  legarlo  se  tasa...
3. Bienes raíces.                 4. Salarios y pensiones (art. 449 CPC).  37.  Manera  de  efectuar  el  embargo.  Princi...
 39. Efectos del embargo. Tiene 2 efectos:     a) El  deudor  pierde  la  libre  disposición  de  los  bienes,  que  salen...
La  sentencia  de  remate  (después  de  la  definitiva)  comprende  todos  los  bienes embargados,  sea  que  lo  fueren ...
IV.‐ LA OPOSICIÓN DEL EJECUTADO  42. Concepto. El requerimiento de pago tiene 2 finalidades: poner en conocimiento del deu...
 2°  La  falta  de  capacidad  del  demandante  o  de  personería  o  representación  legal  del  que comparezca en su nom...
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)

3,072 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)

  1. 1.                      LOS INCIDENTES, PROCEDIMIENTOS CIVILES ESPECIALES Y LOS ASUNTOS JUDICIALES NO  CONTENCIOSOS                          Tomás Jiménez Barahona  Magdalena Pineda Tabach  Francisco Salmona Maureira    Marzo de 2004         
  2. 2. CAPÍTULO I  LOS INCIDENTES   I.‐ GENERALIDADES.  1.  Introducción.  Durante  el  curso  del  procedimiento  puede  surgir  una  gran variedad de cuestiones accesorias, que si bien no integran el conflicto principal,  se vinculan a él, por lo cual deben ser resueltas.  2.  Reglamentación.  En  el    Título  IX  del  Libro  I  del  CPC  se  tratan  los  incidentes ordinarios; en el Título X a XVI, los denominados incidentes especiales.  En  consecuencia,  al  ubicarse  en  el  Libro  “Disposiciones  comunes  a  todo procedimiento”,  sus  preceptos  deben  ser  aplicadas  a  cualquier  procedimiento, salvo  que  existiere  norma  especial  diversa  o  que  se  encuentren  en  pugna  con  la naturaleza del procedimiento en el cual deban ser aplicadas.  3.  Concepto.  Incidente  es  toda  cuestión  accesoria  al  juicio  que  requiere  de  un especial pronunciamiento del tribunal. Es similar al concepto que da el art. 82 CPC.  4.  Elementos.  Para  que  concurra  un  incidente  debe  concurrir  los  siguientes elementos:   a) Que exista un juicio. Sin la cuestión principal no cabe hablar de cuestiones accesorias.   b) Que la cuestión promovida sea accesoria respecto del asunto principal.   c)  Que  exista  una  relación  directa  entre  el  incidente  y  la  cuestión  principal.  Las cuestiones  ajenas  al  juicio  deben  promoverse  en  juicio  separado.  El  art.  84  señala que todo incidente que no tenga conexión alguna con el asunto que es materia del juicio podrá ser rechazado de plano.   d)  Que  exista  un  especial  pronunciamiento  por  parte  del  tribunal.  Esto  significa que tan pronto como la controversia accesoria está en estado de ser fallada el juez deberá dictar la respectiva resolución, sin esperar que la cuestión principal lo esté.   Tratándose  de  incidentes  de  previo  y  especial  pronunciamiento,  ellos  siempre deben  ser  resueltos  antes  de  la  sentencia  definitiva,  por  cuanto  su  promoción genera la suspensión del asunto principal.   Los  incidentes  que  no  revisten  el  carácter  de  precio  y  especial  pronunciamiento deberán resolverse con independencia de la resolución de la cuestión principal.   No  obstante  ello,  existen  casos  especiales  en  que  los  incidentes  deben  ser resueltos en la sentencia definitiva, como el caso de la condena en costas respecto  2
  3. 3. del asunto principal (art. 144), las tachas de los testigos (art. 379 inc 2°), en el juicio sumario (art. 690) y en el de mínima cuantía (art. 723).  5. Características.   1) Son accesorias del asunto principal.  2) Tienen un procedimiento propio.  3) Están tratadas en el libro I del CPC, por lo cual sus normas son supletorias;  además  se  aplican  al  procedimiento  penal  por  remisión  expresa  del  art  43  CPP.  4) Se tramitan ante el tribunal que conoce del asunto principal.  5) Pueden promoverse desde que existe juicio hasta que se dicte sentencia en la  causa  principal,  salvo  la  nulidad  procesal  por  falta  de  emplazamiento  (art.  80).  6) No  suspenden  la  tramitación  del  cuaderno  principal  (debe  formarse  cuaderno separado), salvo cuando se trata de incidentes de previo y especial  pronunciamiento.  6. Clasificaciones.   6.1. Según su tramitación: a) Ordinarios, cuando se tramitan de acuerdo a las normas  generales;  y,  b)  Especiales,  en  caso  de  haber  normas  particulares.  Estos últimos  son  la  acumulación  de  autos,  las  cuestiones  de  competencia,  las implicancias y recusaciones, el privilegio de pobreza, las costas, el desistimiento de la demanda y el abandono del procedimiento.   6.2.  Según  su  relación  con  el  asunto  principal:  a)  Conexos,  tienen  relación  y deben  admitirse  a  tramitación;  y,  b)  Inconexos,  que  pueden  ser  rechazados  de plano.   6.3. Según su origen: a) Previos, son los que nacen de un hecho anteriores al juicio o coexistente con su principio y deben promoverse antes de hacer cualquier gestión principal en el pleito (art. 84 inc 2°); y, b) Coetáneos, que son los originados de un hecho acontecido durante el juicio y deben promoverse tan pronto como el hecho  llegue  a  conocimiento  de  la  parte  respectiva  (art.  85  inc  1°).  Todos  los incidentes  cuyas  causas  existan  simultáneamente  deben  promoverse  a  la  vez  (art. 86).   6.4.  Según  su  incidencia  en  la  causa  principal:  a)  De  previo  y  especial pronunciamiento: paralizan la substanciación de la causa principal hasta que no sean resueltos y se tramitan en el cuaderno principal sin dar motivo a la formación de un cuaderno separado (art. 87 inc 1°); y, b) De no previo y especial pronunciamiento: no  suspenden  la  tramitación  de  la  causa  principal  y  deben  ser  substanciados  en cuaderno separado (art. 87 inc 2°).   3
  4. 4. II.‐ TRAMITACIÓN DE LOS INCIDENTES ORDINARIOS  7.  Regulación.  Título  IX,  Libro  I  CPC.  Artículos  82  y  siguientes.  Estas  normas revisten importancia por cuanto: 1) se aplican por remisión al procedimiento penal; 2) se aplican supletoriamente en los incidentes especiales; y, 3) regulan la prueba se aplican al juicio sumario. 8. Etapa  en  que  se  deben  promover  los  incidentes.  Respecto  a  la  etapa  procesal, hay que distinguir:    En  primera  instancia,  desde  la  notificación  de  la  demanda  hasta  la notificación de la resolución que cite a las partes a oír sentencia.   En segunda instancia, hasta la vista de la causa.    Excepcionalmente,  la  nulidad  de  todo  lo  obrado  puede  oponerse  con posterioridad a la citación a oír sentencia (art. 433: “sin perjuicio del art 83 y 84”) e incluso en el procedimiento incidental de cumplimiento de una sentencia, por falta de emplazamiento válido (art 234 inciso final).  9.  Oportunidad  para  promoverlos.  La  regla  general  es  que  todo  incidente  debe formularse tan pronto llegue a conocimiento de la parte que lo promueve el hecho que  le  sirve  de  fundamento.  Esa  norma  se  desprende  de  las  siguientes disposiciones:  a)  Si  el  incidente  nace  de  un  hecho  anterior  al  juicio  o  coexistente  con  su principio,  deben  promoverse  antes  de  hacer  cualquiera  gestión  principal  en  el pleito (art. 84 inc 2°).  b) Si el incidente es originado en un hecho que acontezca durante el juicio, deberá  promoverlo  tan  pronto  como  el  hecho  llegue  a  conocimiento  de  la  parte respectiva (Art. 85).  c) Si concurren simultáneamente diversas causas para promover incidentes, deberán promoverse todos los incidentes a la vez (art. 86).  Si  no  se  cumple  con  lo  anterior,  el  tribunal  rechazará  de  plano  el  incidente, salvo que se trate de un vicio que anule el proceso ‐en cuyo caso habrá de estarse a lo  dispuesto  por  el  art.  83‐  o  que  se  trate  de  una  circunstancia  esencial  para  la ritualidad del juicio, evento en el cual se ordenará que se practiquen las diligencias necesarias ara que el proceso siga su curso legal (art. 84 inc 3°, 85 inc 2° y 86).  d)  El  incidente  de  nulidad  procesal  debe  promoverse  dentro  de  5  días contados  desde  que  aparezca  o  se  acredite  que  quien  deba  reclamar  la  nulidad tuvo conocimiento del vicio a menos que se trate de la incompetencia absoluta del tribunal (art 83 inc 2°).  e) El rebelde podrá promover el incidente de nulidad de todo lo obrado en rebeldía  suya  por  fuerza  mayor,  dentro  de  3  días  contados  desde  que  cesó  el impedimento y pudo hacerse valer ante el tribunal que conoce del negocio (art 79).  4
  5. 5. f)  El  rebelde  por  falta  de  notificación  o  notificación  defectuosa,  podrá promover  la  nulidad  de  todo  lo  obrado  dentro  de  5  días  contados  desde  que aparezca  o  se  acredite  que  el  litigante  tuvo  conocimiento  personal  del  juicio  (art. 80).  10.  Restricciones  legales  para  evitar  que  los  incidentes  se  utilicen  con  fines meramente dilatorios.   En  virtud  del  principio  de  la  buena  fe,  el  legislador  ha  establecido  que  los incidentes  sólo  pueden  promoverse  cuando  sean  estrictamente  necesarios  para  la resolución de la cuestión principal. Las medidas adoptadas al respecto son:  a.‐  Se  establece  expresamente  una  oportunidad  y  forma  específica  para hacer valer diversos incidentes.  b.‐ Se establece con carácter obligatorio la condena en costas respecto de la parte que hubiere promovido y perdido un incidente dilatorio (art. 147).  c.‐  Se  establece  la  consignación  precia  obligatoria  para  los  efectos  de promover  nuevos  incidentes  respecto  de  la  parte  que  hubiere  promovido  y perdido  dos  o  más  incidentes  con  anterioridad,  los  cuales  nunca  revestirán  el carácter  de  precio  y  especial  pronunciamiento,  debiendo  tramitarse  en  cuaderno separado (art. 88).  11.  Procedimiento  para  tramitación  de  los  incidentes.  Se  trata  de  un procedimiento concentrado.  a) Fase de discusión: Frente a la solicitud de una parte que promueve el incidente, el tribunal puede adoptar las siguientes actitudes.   ‐  Rechazarlo  de  plano,  cuando  sea  inconexo,  extemporáneo  o  sin  haberse efectuado consignación cuando sea necesario.   ‐  Resolverlo  de  plano,  acogiéndolo  o  rechazándolo,  sin  conferir  traslado, cuando  su  fallo  se  pueda  fundar  en  hechos  que  consten  en  el  proceso  o  sean  de pública notoriedad, lo que el tribunal consignará en su resolución (art 89).   ‐  Admitirlo  a  tramitación,  confiriendo  traslado  por  3  días,  plazo  que  es legal, de días, fatal, discontinuo e improrrogable.   En  este  último  caso,  la  parte  contraria  puede  adoptar  las  siguientes actitudes:  ‐ Allanarse  al  incidente  promovido  o  no  controvertir  los  hechos  que  sirven de fundamento para promoverlo (acá no será necesaria la prueba).  ‐ Permanecer inactivo, caso en el cual el tribuna examinará si es necesaria  prueba; y,  ‐ Responder dentro de 3ro día, caso en el cual el tribuna examinará si es  necesaria prueba.  5
  6. 6. b)  Fase  de  prueba:  La  resolución  que  recibe  la  causa  a  prueba,  el  término probatorio  y  la  recepción  de  la  prueba  se  rige  por  las  normas  relativas  al  juicio ordinario, con las siguientes excepciones:   1.‐ La resolución que recibe la causa a prueba se notifica por el estado diario (art 323 inc 2°).   2.‐Contra  esa  resolución  cabe  interponer  recurso  de  reposición  y  no apelación, conforme a lo dispuesto por el incido final del art. 90.   3.‐ El término probatorio ordinario es de 8 días (art 90 inc 1°)   4.‐  Para  rendir  la  testimonial,  se  debe  acompañar  dentro  de  los  2  primeros días del probatorio una nómina de los testigos que piensa valerse (art 90 inc 2°).   5.‐  el  término  probatorio  extraordinario  es  facultativo  para  el  tribunal concederlo  por  una  sola  vez  y  por  motivos  fundados  por  el  número  de  días  que estime necesarios, pero sin que el término pueda exceder del plazo total de 30 días (Art. 90 inc 3°).   6.‐  El  término  probatorio  reviste  el  carácter  de  fatal  para  la  proposición  de todos los medios de prueba (art 90: “para que dentro de él...”). En consecuencia, no es necesaria la dictación de la resolución que cita a las partes a oír sentencia con el fin de poner término a la actividad probatoria de las partes.  c) Fase de fallo: En el procedimiento incidental  no se  contemplan los  trámites de observaciones a la prueba y de citación para oír sentencia. En todo caso, el tribunal podría ordenar medidas para mejor resolver.   Vencido el término probatorio, háyanla rendido o no las partes, el tribunal fallará inmediatamente o, a más tardar, dentro de tercero día (art. 91).  La  resolución  que  falla  un  incidente  será  una  sentencia  interlocutoria  de primer grado o un auto, según establezca o no derechos permanentes a favor de las partes.   En cuanto a la condena en costas, el art. 144 establece que la parte vencida en un incidente será condenado en costas, sin perjuicio de la facultad del tribunal de eximirla de ellas, cuando tuvo motivos plausibles para litigar.   Ahora  bien,  tratándose  de  incidentes  dilatorios,  el  art.  147  establece  la obligatoriedad de la condena en costas.  12.  Los  incidentes  en  segunda  instancia.  Las  cuestiones  accesorias  que  se promuevan ante el tribunal de alzada que conoce de una apelación, se fallarán de plano por el tribunal, o se tramitarán como incidentes, siendo facultad discrecional el optar por una u otra. Si decide darle tramitación de incidente, podrá fallarla en cuenta  u  ordenar  que  se  traigan  los  autos  en  relación  para  resolver  (art.  220).  La resolución que dicte es inapelable (art. 210).    6
  7. 7. III.‐ LA NULIDAD PROCESAL, LOS MEDIOS PARA HACERLA VALER Y EN  PARTICULAR EL INCIDENTE DE NULIDAD PROCESAL.  13.  Concepto.  La  nulidad  procesal  es  una  sanción  de  ineficacia  respecto  de  los actos jurídicos del proceso por el incumplimiento de algunos de los requisitos que la ley prescribe para su validez.  14. Características.   a) Es autónoma en su naturaleza, en sus consecuencias y en su configuración jurídica. Se rige por normas procesales y no del CC.   b)  Puede  hacerse  valer  de  distintos  medios.  Directamente,  mediante  la nulidad  de  oficio  (art.  84),  casación  de  oficio  (arts.  776  y  785),  el  incidente  de nulidad,  las  excepciones  dilatorias,  el  recurso  de  casación  y  de  revisión. Indirectamente, mediante los recursos de reposición, de apelación y de queja.   c) No es clasificable. No es absoluta ni relativa. Sin embargo se distingue, en doctrina,  entre  nulidad  y  anulabilidad.  La  nulidad  es  aquella  que  puede  ser declarada de oficio o a petición de parte, por haberse infringido normas de orden público.  En  cambio  la  anulabilidad  es  aquella  que  puede  ser  declarada  sólo  a petición de parte por haberse infringido normas de orden privado.   d) No requiere de una causal específica. En nuestro derecho se contemplan tanto causales específicas como genéricas.   e)  Requiere  ser  alegada  por  la  parte  que  sufrió  un  perjuicio.  Sólo excepcionalmente puede ser declarada de oficio.   f) La nulidad procesal requiere de una resolución que la declare.   g) La nulidad sólo se aplica a actos procesales realizados dentro del proceso.   h)  Genera  la  nulidad  específica  del  acto  viciado  ‐nulidad  propia‐  y  en algunos  casos,  también  la  de  los  realizados  con  posterioridad  al  acto  viciado  ‐nulidad  extensiva‐ por  existir  una  dependencia  directa  entre  ellos.  Ejemplo  típico de este último es la nulidad por falta de emplazamiento.   i) La nulidad procesal se sanea:   ‐ Mediante la resolución que la deniega.  ‐ Mediante la preclusión de la facultad para hacerla valer;  ‐  Cuando  la  parte  ha  originado  el  vicio  o  concurrido  a  su  materialización.  ‐ Mediante la convalidación expresa o tácita del acto nulo.   j) La nulidad procesal sólo debe ser declarada cuando el vicio que la genera hubiere  causado  un  prejuicio.  No  hay  nulidad  sin  perjuicio  (arts.  768  inciso penúltimo y 767).     7
  8. 8. CAPÍTULO II  EL DESISTIMIENTO DE LA DEMANDA  15. Reglamentación. Está regulado como incidente especial (arts. 148 a 151).  16.  Generalidades.  Hay  tres  situaciones  que  se  asemejan  y  que  resulta  necesario distinguirlas: el retiro, la modificación y el desistimiento de la demanda.   El  retiro  de  la  demanda  puede  efectuarse  antes  de  notificada  la  demanda, considerándosele como no presentada (art. 148).   La  modificación  de  la  demanda  consiste  en  aquel  acto  mediante  el  cual  el demandante  introduce  a  la  demanda  cualquier  cambio  a  aquella  presentada  al tribunal,  que  debe  verificarse  antes  de  contestada.  Estas  modificaciones  se consideran  como  una  nieva  demanda  para  los  efectos  de  su  notificación  y  sólo desde la fecha en que esta diligencia se practique correrá el término para contestar la primitiva demanda (art. 261).   Finalmente, mediante el desistimiento de la demanda, que puede realizarse en  cualquier  estado  del  juicio,  el  actor  renuncia  a  la  pretensión  deducida  en aquélla,  produciéndose  el  término  del  procedimiento  y  la  extinción  de  la pretensión hecha valer en la demanda (art 148, parte segunda).  17.  Sujeto  del  desistimiento.  Puede  ser  ejercido  exclusivamente  por  el demandante.  También  por  el  demandado,  pero  exclusivamente  respecto  de  la pretensión que hubiere hecho valer por medio de la reconvención (art 151).  18.  Tramitación  del  incidente  de  desistimiento  de  la  demanda.  Debe  tramitarse de  acuerdo  a  las  reglas  generales  recién  estudiadas.  En  consecuencia,  el demandado puede adoptar las siguientes actitudes:   a) No evacuar traslado.   b) Oponerse al desistimiento, solicitando que sea desestimado. En este caso, o si sólo se acepta condicionalmente, resolverá el tribunal si continúa o no el juicio, o la forma en que debe tenerse por desistido al actor (art. 149).  19.  Naturaleza  jurídica  de  la  resolución  que  se  pronuncia  acerca  del desistimiento. Hay que distinguir según si acepta o rechaza el desistimiento de la demanda.    a)  Si  la  acepta,  se  trata  de  una  sentencia  interlocutoria  de  primer  grado, porque  falla  un  incidente  estableciendo  derechos  permanentes  a  favor  de  las partes.  Una  vez  ejecutoriada,  produce  cosa  juzgada  substancial,  conforme  al  art. 175.  8
  9. 9.   b)  Si  la  rechaza,  se  ha  estimado  que  es  un  auto,  ya  que  resuelve  sobre  un incidente  no  estableciendo  derechos  permanentes.  Como  sabemos,  no  produce cosa juzgada.  20.  Desistimiento  de  la  reconvención.  Tiene  una  tramitación  diferente  al desistimiento  de  la  demanda.  Mientras  ésta  siempre  genera  un  incidente, confiriéndosele  traslado  al  demandado,  el  desistimiento  de  la  reconvención  debe proveerse  teniéndose  por  aceptado,  con  citación  (art.  151).  Sólo  se  genera  un incidente en la medida en que el demandante se oponga dentro de 3 días.  21. Efectos del desistimiento. El desistimiento produce los siguientes efectos:  a) Extingue las pretensiones que se hubieren hecho valer en la demanda o en la reconvención. La resolución producirá la acción y la excepción de cosa juzgada, para lo cual se necesitará de la concurrencia de triple identidad (art. 177). El efecto de cosa juzgada contemplado en el art. 150 no sólo afecta a las partes, sino también a todos a quienes hubiera podido afectar la sentencia del juicio.  b)  Termina  el  procedimiento,  puesto  que  termina  el  conflicto.  Si  el desistimiento se verifica sólo respecto de una de las varias pretensiones, el término del procedimiento se producirá solamente respecto de esas pretensiones.   CAPÍTULO III  EL ABANDONO DEL PROCEDIMIENTO  22. Reglamentación. Está regulado como incidente especial (arts. 152 a 157).  23. Concepto. Es un incidente especial, en virtud del cual se declara por el tribunal como sanción el término del procedimiento, a petición del demandado, por haber permanecido  inactivas  todas  las  partes  por  el  término  previsto  por  el  legislador, contado desde la fecha de la última resolución recaída en una gestión útil, sin que se produzca la extinción de las pretensiones o excepciones hechas valer por él.  24. Requisitos.    a)  Inactividad  de  las  partes,  ni  de  terceros  que  hayan  intervenido  en  él.  Se entiende  por  gestión  útil  aquella  que  tiene  por  objeto  dar  curso  progresivo  a  los autos. En consecuencia, no será  gestión útil la solicitud de acumulación de  autos, de  mera  certificación  de  un  hecho,  de  custodia  de  documentos,  de  desarchivo, corrección de foliación de un expediente, etc.   b) Transcurso del tiempo. La inactividad debe producirse por el término de 6 meses  contados  desde  la  última  resolución  recaída  en  una  gestión  útil  para  dar  9
  10. 10. curso progresivo a los autos (art. 152). No es necesaria la notificación de esa última resolución.  El  plazo  de  6  meses  no  se  suspende  en  inhábiles  y,  según  alguna jurisprudencia, tampoco durante el feriado judicial.   El plazo de 6 meses se reduce en otros procedimientos:     ‐ Juicio de mínima cuantía: 3 meses (art. 709)     ‐ Implicancias y recusaciones: 10 días (art. 123)     ‐ Acción penal privada: 30 días continuos (Art. 587 CPP y 402 NCPP).   c)  Petición  del  demandado.  No  puede  ser  declarada  de  oficio  y  sólo  puede solicitarla el demandado (Art. 153).   d) Inexistencia de renuncia del abandono por parte del demandado. Si reiniciado el procedimiento  luego  de  la  paralización  por  más  de  6  meses,  el  demandado  no alega  abandono,  se  entiende  renunciado  el  derecho  para  solicitar  el  abandono.  Si su primera actuación no es pedir el abandono, precluye su derecho. Aún más, se ha fallado que si alega el abandono en un otrosí de su escrito y no en lo principal, se entiende que se ha producido la renuncia establecida en el art 155.   Finalmente cabe señalar que la institución del abandono del procedimiento no  opera  en  algunos  procedimientos  civiles:  quiebras,  división  o  liquidación  de herencias, sociedades o comunidades (art. 157).  25. Forma de alegarlo. Puede alegarse por vía de acción o de excepción (art. 154).  26. Oportunidad para alegarlo. Puede alegarse desde que existe juicio hasta que se haya dictado sentencia ejecutoriada en la causa (art. 153).  27. Tribunal competente para declararlo. El tribunal de única, primera o segunda instancia ante el cual se hubieren configurado los requisitos.  28. Tramitación. La petición de abandono se tramita como incidente (art. 154). En consecuencia, del escrito debe conferírsele traslado al demandante. Se trata de un incidente de previo y especial pronunciamiento.  29.  Naturaleza  jurídica  de  la  resolución.  Debemos  distinguir  si  lo  declara  o  lo rechaza.   1) Si declara el abandono: se trata de una sentencia interlocutoria de primer grado,  ya  que  falla  un  incidente  estableciendo  derechos  permanentes  el  favor  de las partes porque se pierde lo actuado en el procedimiento y no se puede continuar en  él,  sin  perjuicio  de  quedar  a  salvo  las  pretensiones  y  excepciones  que  se hubieren hecho valer en el procedimiento abandonado.   2) Si rechaza el abandono: se trata de un auto, ya que resuelve un incidente no estableciendo derechos permanentes.  10
  11. 11. 30. Efectos del abandono del procedimiento. El abandono produce los siguientes efectos:   a)  Las  partes  pierden  el  derecho  de  continuar  con  el  procedimiento abandonado.   b) Las partes no pueden hacer valer el un nuevo juicio las actuaciones que se hubieren realizado en el procedimiento abandonado (Art 156).   Cabe  recordar  el  art.  2503  N°2  del  Código  Civil  que  establece  que  la interrupción  civil  no  corre  cuando  el  recurrente  desistió  expresamente  de  la demanda o se declaró abandonado el procedimiento. En consecuencia, declarado el abandono  se  entiende  que  no  se  ha  producido  la  interrupción  civil  de  la prescripción.  Sin  perjuicio  de  lo  anterior,  declarado  el  abandono,  no  se  entenderán extinguidas las acciones o excepciones de las partes y subsistirán con todo su valor los  actos  y  contratos  de  que  resulten  derechos  definitivamente  constituidos  (art. 156 inciso 2°). Ejemplo: mandato o efectos de un avenimiento.  31. El abandono del procedimiento en el juicio ejecutivo.   a)  Gestiones  preparatorias  a  la  vía  ejecutiva:  No  procede  decretar  el abandono, toda vez que estas diligencias no constituyen un juicio. Y sabemos que existe juicio desde la notificación válida de una demanda.   b) En el cuaderno ejecutivo: Hay que distinguir:  ‐  Si  el  ejecutado  opuso  excepciones,  el  abandono  se  rige  por  las  reglas  generales.  ‐  Si  hay  pluralidad  de  ejecutados,  aquel  que  no  opuso  excepciones  no  podrá  alegar  el  abandono,  dado  que  el  mandamiento  de  ejecución  y  embargo  hace  las  veces  respecto  de  él  de  sentencia  definitiva  ejecutoriada   c)  En  el  cuaderno  de  apremio:  El  ejecutado  puede  solicitar  el  abandono luego  de  haberse  dictado  sentencia  definitiva  ejecutoriada  que  rechace  las excepciones del ejecutado o si éste no hubiere opuesto excepciones, en cuyo caso el mandamiento de ejecución y embargo hace las veces de sentencia ejecutoriada. En este caso, el plazo para declarar el abandono será de 3 años contados desde la fecha de  la  última  gestión  útil,  hecha  en  el  procedimiento  de  apremio,  destinado  a obtener  el  cumplimiento  forzado  de  la  obligación,  luego  de  ejecutoriada  la sentencia  definitiva  o  vencido  el  plazo  para  oponer  excepciones  en  su  caso.  En  el evento  que  la  última diligencia  realizada  en  el  cuaderno  de  apremio  sea  de  fecha anterior a aquella en que quedó ejecutoriada la sentencia definitiva condenatoria o en que venció el plazo para oponer excepciones, el plazo de los 3 años se contará desde que acaeció alguna de estas situaciones. Finalmente, el legislador contempla una situación excepcional en estos casos de carácter obligatoria con el fin de liberar  11
  12. 12. al ejecutante de la condena en costas. En estos casos, si se declara el abandono del procedimiento sin que medie oposición del ejecutante, éste no será condenado en costas.   d) En las tercerías: si sostenemos que importan un proceso independiente y distinto  al  juicio  ejecutivo,  cabría  aplicarles  a  las  tercerías  para  declarar  su abandono  conforme  a  las  reglas  generales.  Debemos  entender  como  demandados en la tercería tanto al ejecutante como al ejecutado.  32.  Paralelo  entre  el  abandono  del  procedimiento  y  el  desistimiento  de  la demanda.  1)  El  desistimiento  de  la  demanda  emana  de  la  voluntad  de  una  de  las  partes;  el abandono es una sanción procesal para la inactividad de todas las partes del proceso y sólo puede ser alegado por el demandado. 2)  El  desistimiento  produce  la  extinción  o  pérdida  de  las  pretensiones  que  se  han hecho valer; el abandono sólo produce la pérdida del procedimiento, es decir, de la materialidad  de  lo  actuado,  pero  no  de  las  pretensiones  y  excepciones  que  se hubieren hecho valer. 3)  El  mandatario  judicial  del  demandante  requiere  de  facultades  especiales  para desistirse de la demanda, requisito que no se necesita para los efectos de solicitarse el abandono del procedimiento por parte del apoderado del demandado. 4)  La  resolución  que  acoge  el  desistimiento  de  la  demanda  produce  cosa  juzgada sustancial; en cambio la que acoge el abandono del procedimiento produce sólo cosa juzgada formal.   Estudiar restantes incidentes especiales:   • Acumulación de autos (Casarino, tomo III, pp. 308 – 317)  • Cuestiones de competencia (Casarino, tomo III, pp. 319 – 327)  • Implicancias y recusaciones (Casarino, tomo III, pp. 328 – 340)  • Privilegio de pobreza (Casarino, tomo III, pp. 340 – 344)  • Las costas (Casarino, tomo III, pp. 345 – 356)  • Las multas (Casarino, tomo III, pp. 376 – 379)  12
  13. 13. EL JUICIO EJECUTIVO  Capítulo primero  GENERALIDADES   I.‐ NOCIONES PREVIAS  1.  Definición.  Procedimiento  contencioso  de  aplicación  general  o  especial,  y  de tramitación  extraordinaria,  por  cuyo  medio  se  persigue  el  cumplimiento  forzado de una obligación que consta de un título fehaciente e indubitado.  2. Características.   a) de aplicación general o especial, según el caso   b) extraordinario o especial   c) compulsivo o de apremio  d) se fundamenta en la existencia de una obligación indubitada  e) va en protección del acreedor  3.  Fundamento  del  juicio  ejecutivo.  Su  finalidad  es  obtener  el  cumplimiento forzado del deudor que ha incumplido, total o parcialmente.  4. Clasificación del juicio ejecutivo.   a) según la naturaleza de la obligación:      ‐ de obligación de dar     ‐ de obligación de hacer     ‐ de obligación de no hacer   Se tramitan de forma distinta   b) según el campo de aplicación:      ‐ de aplicación general     ‐  de  aplicación  especial,  como  prendarios,  de  cobro  de  impuestos, etc.…   c) según la cuantía:     ‐ mayor     ‐ mínima  5. Reglas especiales aplicables.    Juicios ejecutivos de obligaciones de dar, hacer y no hacer (Libro III, CPC).   Juicios ejecutivos de aplicación espacial, están en diversas leyes especiales.     13
  14. 14. II.‐ LA ACCIÓN EJECUTIVA  6. Requisitos de procedencia. Se requiere copulativamente que la obligación:  a) conste en un título ejecutivo (arts. 434, 530 y 544 CPC).  b) sea actualmente exigible (arts. 437, 530 y 544 CPC).  c) sea  líquida  (para  obligación  de  dar);  determinada  (de  hacer)  y  susceptible  de  convertirse en la de destruir la obra hecha (no hacer), (arts. 438, 530 y 544).  d) que la acción ejecutiva no esté prescrita (arts. 442, 531 y 544 CPC).  7. El título ejecutivo. Es un documento que da cuenta de un derecho indubitado, al cual  la  ley  le  otorga  mérito  suficiente  para  que  se  pueda  exigir  el  cumplimiento forzado de la obligación que en él se contiene. Quien crea los títulos ejecutivos sólo es la ley. Los particulares no pueden crearlos.  8.  Enumeración.  El  art.  434  dispone  que  el  juicio  ejecutivo  tiene  lugar  en  las obligaciones de dar cuando para reclamar su cumplimiento se hace valer alguno de los siguientes títulos:   1° Sentencia firme, definitiva o interlocutoria   2° Copia autorizada de escritura pública   3°  Acta  de  avenimiento  pasada  ante  tribunal  competente  y  autorizada  por ministro de fe o por 2 testigos de actuación.   4° Instrumento privado, reconocido judicialmente o mandado tener por reconocido. Sin embargo no es necesario este reconocimiento previo respecto del aceptante de una  letra  de  cambio  o  suscriptor  de  un  pagaré  que  no  hayan  puesto  tacha  de falsedad  a  su  firma  al  tiempo  de  protestarse  el  documento  por  falta  de  pago, siempre  que  el  protesto  haya  sido  personal,  ni  respecto  de  cualquiera  de  los obligados  al  pago  de  una  letra  de  cambio,  pagaré  o  cheque,  cuando,  puesto  el protesto  en  su  conocimiento  por  notificación  judicial,  no  alegue  tampoco  en  ese mismo  acto  o  dentro  del  tercero  día  tacha  de  falsedad.  Además  siempre  tiene mérito ejecutivo la letra, pagaré o cheque respecto del obligado cuya firma aparece autorizada  por  un  notario  (u  ORC  en  las  comunas  donde  no  tenga  su  asiento  un notario).   5° Confesión judicial   6°  Cualquier  título  al  portador  o  nominativo,  legítimamente  emitidos  que presenten  obligaciones  vencidas  y  los  cupones  también  vencidos  de  dichos  títulos, siempre  que  los  cupones  confronten  con  los  títulos  y  éstos,  en  todo  caso,  con  los libros talonarios. Resultando conforme la confrontación, no será obstáculo a que se despache  a  ejecución  la  protesta  de  falsedad  del  título  lo  que  en  el  acto  haga  el director o la persona que tenga la representación del deudor, quien podrá alegar en forma la falsedad como una de las excepciones del juicio; y,  14
  15. 15.   7° Cualquier otro título que la ley le dé fuerza ejecutiva.    9. Análisis particular de los títulos ejecutivos.    a)  Sentencia  firme,  definitiva  o  interlocutoria  (art.  158  y  art.  174).  Éstas producen acción de cosa juzgada, o sea aquella destinada a exigir su cumplimiento por  la  vía  ejecutiva  (art.  175).  Tienen  mérito  ejecutivo  las  sentencias  originales,  o sea, las extendidas en el mismo expediente, firmadas por el juez y secretario, y as copias de esas mismas extendidas conforme a la ley    b) Copia autorizada de escritura pública. (Escritura pública: art. 403 COT). Sólo pueden  darlas  el  notario  autorizante,  el  que  lo  subroga  o  sucede  legalmente  o  el archivero a cuyo cargo esté el protocolo respectivo (art. 421 COT).   c)  Acta  de  avenimiento.  Es  el  documento  que  deja  constancia  del  acuerdo producido  entre  litigantes  para  poner  término  al  juicio.  Esta  acta debe  haber  sido pasada  ante  tribunal  competente  (el  que  conoce  del  juicio)  y  aparecer  autorizada por un ministro de fe (secretario) o por 2 testigos de actuación. No confundirla con conciliación (se considera sentencia) ni con transacción.   d)  Instrumentos  privados.  Son  documentos  que  al  otorgarse  no  se  han observado  solemnidad  alguna.  En  principio  carecen  de  mérito  ejecutivo. Excepcionalmente  adquiere  en  dos  casos:  cuando  ha  sido  reconocido  por  su otorgante  o  cuando  ha  sido  mandado  tener  por  reconocido.  Para  obtener  ello,  es necesario  cumplir  con  ciertas  gestiones  previas  para  preparar  la  vía  ejecutiva. Además  hay  otros  instrumentos  que  por  su  naturaleza,  el  legislador  también  le confiere  mérito  ejecutivo.  Se  trata  de  las  letras  de  cambio  o  pagarés  que  al momento  de  protestarse  personalmente  al  aceptante  o  subscriptor,  no  hayan puesto tacha de falsedad a sus respectivas firmas; como también respecto de letras de  cambio  pagarés  y  cheques,  cuando  la  firma  del  respectivo  obligado  aparezca autorizada por un notario (u ORC si no hay notario).   En  los  demás  casos,  para  que  una  letra,  pagaré  o  cheque  tengan  mérito ejecutivo en contra de cualquiera de los obligados a su pago, será necesario que el protesto  sea  notificado  judicialmente  y,  en  el  acto  de  la  notificación,  o  dentro  de tercero día, no se oponga tacha de falsedad. En este caso también es necesaria una gestión preparatoria.  e) Confesión judicial. Es reconocer un hecho que trae consecuencias jurídicas en su contra, a instancias del juez y requiere de gestión preparatoria.  f)  Títulos  y  cupones:  los  títulos,  para  tener  mérito  ejecutivo,  deben  ser nominativos  o  al  portador,  aparecer  legítimamente  emitidos  y  representar obligaciones vencidas (Ej.: bono de un banco). Si no son pagados por la institución emisora,  procede  cobro  por  vía  ejecutiva,  previa  confrontación  con  los  libros talonarios. Los cupones representan el documento que permite exigir el pago de los intereses  de  dichos  títulos.  Éstos  tienen  mérito  ejecutivo  siempre  que  emanen  de  15
  16. 16. dichos  títulos,  representen  obligaciones  vencidas  y  confronten  con  aquéllos,  y éstos,  en  todo  caso,  con  los  libros  talonarios.  Como  se  ve,  requieren  de  gestiones preparatorias.  g) Otros: contenidos en leyes especiales.  10.  Obligación  actualmente  exigible  (art.  437).  O  sea,  no  sujeta  a  modalidad. Además  la  exigibilidad  de  la  obligación  debe  ser  actual,  es  decir  debe  existir  al momento de iniciarse la ejecución.  11.  Obligación  líquida,  determinada  o  convertible  (art.  438,  540,  544).  Si  se  trata de obligación de dar debe ser líquida, es decir su objeto debe estar perfectamente determinado, en su género, especie y cantidad. Por esto la ejecución puede recaer:   1°  Sobre  la  especie  o  cuerpo  cierto  que  se  deba  y  que  exista  en  poder  del deudor   2° Sobre el valor de la especie debida y que no exista en poder del deudor, haciéndose su avaluación por un perito que nombrará el tribunal.   3°  Sobre  cantidad  líquida  de  dinero  o  de  un  género  determinado,  cuya avaluación pueda hacerse en la forma que establece el número anterior. Además se entiende cantidad líquida no sólo la que tenga esa calidad sino también la que pueda liquidarse mediante simples operaciones aritméticas con sólo los datos que  el  mismo  título  ejecutivo  suministre.  Ej.:  12  cuotas  de  $2000  =  obligación  de $24000.   Si  es  en  parte  líquida  y  en  otra  ilíquida,  puede  procederse  ejecutivamente por la primera (por la otra parte, vía ordinaria), art. 439 CPC; similar al criterio del 1592 CC.  La  obligación  de  hacer  es  determinada  cuando  la  prestación  es perfectamente  conocida  y  no  da  lugar  a  equívocos;  y  la  de  no  hacer  es  ejecutable cuando se convierten en la de destruir la obra hecha.  12. Acción ejecutiva no prescrita (Art. 442). La acción ejecutiva prescribe en 3 años desde  que  la  obligación  se  ha  hecho  exigible.  Las  cambiarias  (letra  de  cambio, pagaré  y  cheque),  en  1  año.  El  tribunal  está  obligado  a  considerarla  prescrita  de oficio. Si no lo hace de oficio, el ejecutado puede hacerlo mediante una excepción. La  parte  final  del  art.  442  (“salvo  que…”),  quiere  decir  que  si  el  acreedor  obtiene un  nuevo  título  ejecutivo  en  que  conste  la  obligación,  puede  exigir  su cumplimiento por esta vía, no obstante que la acción ejecutiva ya estaba prescrita. Ejemplo:  me  deben  120.000,  a  título  de  mutuo  que  consta  en  escritura  pública; pasan  4  años.  Puedo  demandar  para  obtener  sentencia  que  servirá  de  título ejecutivo.   16
  17. 17.   Pasados los 3 años, la acción se transforma en ordinaria (art. 2515 CC) y se puede tramitar como juicio sumario (art. 680 n ° 7 CPC).   Las  acciones  ejecutivas  de  un  año,  emanan  de  leyes  especiales  por  lo  que, según Casarino, no pueden ser declaradas prescritas de oficio.   III.‐ GESTIONES PREPARATORIAS DE LA VIA EJECUTIVA  13. Concepto. Los títulos ejecutivos perfectos son la sentencia, la copia de escritura pública  y  el  acta  de  avenimiento;  los  imperfectos,  el  resto.  Éstos  se  caracterizan porque  para  poder  iniciar  ejecución  por  medio  de  ellos,  es  preciso  cumplir  con ciertas medidas preparatorias de la vía ejecutiva. Por lo tanto las GPVE son “ciertos procedimientos  judiciales  previos,  que  puede  iniciar  el  acreedor,  destinados  a perfeccionar  o  completar  el  título  con  el  cual  pretende  iniciar  una  ejecución posterior”.  Sólo  pueden  ser  iniciadas  por  el  futuro  ejecutante  en  contra  del ejecutado.  14. Su enumeración. Las GPVE son:  a) reconocimiento de firma puesta en instrumento privado;  b) notificación  judicial  de  protesto  de  letra  de  cambio,  pagaré  o  cheque,  a  cualquiera de los obligados;  c) confesión de deuda  d) confrontación de títulos y cupones  e) avaluación  f) validación de sentencias extranjeras; y  g) notificación del título ejecutivo a los herederos del deudor.  15. Reconocimiento de firma puesta en documento privado (art. 435 y 436). Esta gestión  se  promueve  ante  el  juez,  para  que  el  deudor  comparezca  a  reconocer  su firma.  El  tribunal  fija  audiencia  y  notifica  personalmente  al  deudor.  Notificado puede asumir 4 actitudes:   a) comparecer y reconocer su firma: queda preparada la ejecución (art. 436), incluso sin necesidad de resolución judicial que lo confirme   b)  comparecer  y  negar  su  firma:  la  gestión  preparatoria  termina,  pero  sin lograr su objetivo. El acreedor debe demandar ordinariamente.   c) comparecer y dar respuestas evasivas: se da por reconocida la firma (art. 435 inc.2°). Acá sí es necesaria una resolución judicial, a solicitud del acreedor.   d) no comparecer: idéntica sanción.     17
  18. 18. 16. La jurisprudencia en relación con la gestión anterior.    a)  el  reconocimiento  que  da  mérito  ejecutivo  es  exclusivamente  el  que  se obtiene  dentro  de  las  gestiones  de  los  arts.  435  y  436  (no  vale  el  obtenido  en  una medida prejudicial o dentro de un juicio como medio probatorio).   b)  todo  acreedor  tiene  derecho  a  citar  a  su  deudor  para  que  reconozca  su firma, pero sólo a él, jamás a los herederos u otro 3ro (la firma es un acto personal del deudor).   c)  esta  gestión  se  dirige  contra  todo  deudor;  si  es  incapaz  debe  ir  son  su representante.   d)  el  documento  debe  estar  firmado  (si  no,  sólo  procede  la  confesión  de deuda).   e) el deudor citado puede pedir la postergación de la audiencia.   f)  el  citado  puede  oponer  previamente  incidentes  dilatorios,  pero  no excepciones de fondo.   g) el citado puede comparecer antes de la audiencia   h) el citado puede comparecer verbalmente o por escrito y por  mandatario instruido al efecto.  i) la audiencia debe darse ante el juez y el secretario  j) si el documento lo suscribe una sociedad, debe comparecer el socio gestor; y si administran varios, puede ir cualquiera de ellos.   k) la calificación de la evasividad de las respuestas escapa de la competencia del tribunal de casación   l) el deudor puede pedir rescisión de lo obrado en su rebeldía conforme al art. 79   ll) la resolución que se da cuando no comparece o da respuestas evasivas es sentencia interlocutoria, por lo que es susceptible de recursos.   m)  la  apelación  de  esa  sentencia  se  da  en  el  solo  efecto  devolutivo,  porque en el juicio ejecutivo, se concede así cuando el ejecutado es el apelante (art. 194 n° 1).   n) firme la resolución, goza de la autoridad de cosa juzgada, por ende, en el juicio ejecutivo posterior no podrá discutirse la autenticidad del documento.  17.  Notificación  judicial  de  protestos  de  letra  de  cambio,  pagaré  o  cheque.    De acuerdo al art. 434 n° 4, hay que distinguir 3 situaciones:   a) letra de cambio o pagaré protestado personalmente,   b) letra, pagaré o cheque cuyo protesto ha sido puesto en conocimiento del obligado mediante notificación judicial,   c)  letra,  pagaré  o  cheque  cuando  la  firma  del  obligado  aparece  autorizada por notario o por ORC (cuando no hay notario).  18
  19. 19. Por  ende,  esos  documentos  son  títulos  ejecutivos  cuando  son  protestados, personalmente al deudor y en ese acto no opone tacha de falsedad a su firma.  En  el  primer  caso,  el  título  ejecutivo  es  la  letra  o  pagaré  y  sus  actas  de protesto.  En  este  caso,  sólo  puede  accionarse  ejecutivamente  contra  el  deudor principal (aceptante letra o suscriptor pagaré). No hace falta gestión preparatoria   En el segundo caso, se trata de letras, pagarés o cheques cuyos protestos han sido  puestos  en  conocimiento  del  obligado  (aceptante  de  la  letra,  suscriptor  del pagaré,  girador  del  cheque,  librador,  endosantes,  avalistas)  mediante  notificación judicial, y en ese acto o dentro de tercero día no aduce tacha de falsedad a su firma. Acá  la  gestión  preparatoria  es  la  notificación    del  protesto  del  documento  y  la actitud pasiva del deudor que no tacha de falsedad su firma.   Si  oponen  tacha  de  falsedad,  se  tramita  como  incidente,  en  el  cual  el demandante debe acreditar la autenticidad de la firma. Si el tribunal lo decreta así, hay título ejecutivo   El  que  tacha  de  falsedad  su  firma  en  letra,  pagaré  o  cheque,  siendo verdadera, hay delito del 467 CP.   En  tercer  lugar,  cuando  la  firma  de  cualquiera  de  los  obligados  al  pago  de una  letra,  pagaré  o  cheque  aparece  autorizada  por  notario  u  ORC,  tampoco  es necesario iniciar gestión preparatoria.   Resumen:  cuando  hay  protesto  personal  al  deudor  de  letra  de  cambio  o pagaré  y  no  hay  objeción  de  falsedad  de  firma,  y  cuando  hay  autorización  de  la firma  por  notario  u  ORC  colocada  por  cualquiera  de  los  obligados  en  las  letras, pagarés  o  cheques,  no  será  necesario  realizar  gestión  preparatoria.  En  los  demás casos,  es  necesaria  y  sólo  tiene  éxito  cuando  el  obligado,  en  el  acto  de  la notificación  del  protesto  o  dentro  de  tercero  día,  nada  exprese  en  orden  a  la autenticidad de su firma.  18.  Confesión  de  deuda.  El  acreedor  puede  citar  a  su  deudor  para  que  confiese (art. 435 inc.1°). Si confiesa, hay título ejecutivo. Se tramita igual que la GPVE sobre reconocimiento  de  firma  puesta  en  documento  privado.  Esta  GPVE  no  hay  que confundirla con la confesión judicial como medio de prueba en juicio:   a)  Fines:  la  GPVE  es  para  procurar  la  perfección  de  un  título  ejecutivo;  la segunda es para acreditar hechos controvertidos en el juicio mismo.   b) Origen: la GPVE sólo puede presentarse vía provocada; la segunda puede ser provocada o espontánea   c) Extensión: la GPVE sólo sirve para probar la existencia de una deuda; la segunda, sirve para probar cualquier hecho.   d)  Admisibilidad:  la  GPVE,  negada,  termina  la  gestión;  la  segunda,  si  el deudor niega el hecho sobre el cual se le interroga, el acreedor puede someterlo a una segunda o incluso a una tercera diligencia.  19
  20. 20.   e)  Citación:  la  GPVE  sólo  requiere  de  una  citación  para  se  tenga  por reconocida la obligación; en la segunda, debe citarse por dos veces para tenerlo por confeso en su rebeldía.   f) Juramento: la GPVE no lo exige; la segunda, sí   g)  Competencia:  la  GPVE  sólo  puede  prestarse  ante  el  juez;  la  segunda, admite la delegación en secretario u otro ministro de fe.  19.  Confrontación  de  títulos  y  cupones.  Para  que  estos  títulos  al  portador  o nominativos tengan mérito ejecutivo, requieren:  a) haber sido legalmente emitidos  b) representar obligaciones vencidas  c) haber sido confrontados con sus libros talonarios  Lo  primero  se  acredita  con  la  sola  ley  que  autorizó  su  emisión.  Lo  segundo debe  emanar  del  título  mismo  (repite  que  sea  actualmente  exigible)  y  la  tercera mediante la GPVE llamada confrontación.   La ley no lo dice pero debe iniciarse ante el juez respectivo, y se debe pedir la designación de un ministro de fe que efectúe la confrontación entre el título y el talonario del cual fue desprendido. Si están conformes, hay título ejecutivo. No es obstáculo  para  que  se  despache  la  ejecución  el  hecho  de  que  el  deudor  (o  su representante)  tache  de  falsedad  el  título;  pero  sí  puede  alegar  su  falsedad  como excepción en el juicio ejecutivo posterior  (art. 434 n° 6).   Ahora bien, si lo que se pretende cobrar por la vía ejecutiva es un cupón de estos  mismos  títulos,  es  indispensable  que  el  cupón  se  halle  vencido  y  que  haya sido confrontado con el título, y éste, a su vez, con el libro talonario respectivo.  20. Avaluación. Conforme al 438, es necesario preparar la vía ejecutiva mediante la intervención de un perito: cuando la especie debida no existe en poder del deudor, o  cuando lo adeudado es una cantidad de un género determinado, en ambos casos para  que  determine  los  valores  de  lo  adeudado.  Así  la  ejecución  recae  sobre  esos valores y no sobre la cosa adeudada. El perito lo designa el tribunal de oficio. Éste hará  la  evaluación  con  los  datos  que  el  título  ejecutivo  suministre.  La  avaluación puede  aumentarse  o  disminuirse  (art.  440).  El  ejecutante  puede  impugnar  la avaluación, con lo cual el tribunal será el que la determinará finalmente, resolución que  también  puede  ser  impugnada  por  reposición  y  apelación  subsidiaria.  Igual camino puede seguir el ejecutado porque la ley no lo prohíbe, pero lo más lógico es que se oponga al avalúo mediante la excepción del 464 n° 8.  21.  Validación  de  sentencias  extranjeras.  Para  que  tengan  fuerza  ejecutiva  en Chile  es  necesario  que  la  Corte  Suprema  la  constate  dentro  de  ciertas  GPVE, llamadas de validación de sentencias extranjeras o exequátur.   20
  21. 21.  22. Notificación del título ejecutivo a herederos del deudor. Como ellos pueden ignorar  la  existencia  de  un  crédito,  el  legislador  estableció  que  los  acreedores  no podrán  entablar  o  llevar  adelante  la  ejecución,  sino  pasados  8  días  después  de  la notificación judicial de sus títulos (art. 1377 CC), lo cual debe contemplarse con el art.  5  CPC  que  establece  que  si  un  litigante  fallece  queda  suspenso  el procedimiento, debiéndose poner en noticia a los herederos para que comparezcan a  hacer  uso  de  su  derecho  dentro  de  los  plazos  para  contestar  la  demanda  de  los arts. 258 y 259.  Resumen:  al  fallecer  el  deudor,  ya  sea  antes  o  durante  el  juicio  ejecutivo, impide iniciar la ejecución o llevarla adelante sin previa notificación del título a los herederos.  Si  el  juicio  estaba  iniciado  hay  que  distinguir  si  estaba  litigando personalmente o representado por medio de procurador. En el primer caso el plazo para  llevar  a  cabo  la  ejecución  es  igual  al  del  emplazamiento;  en  el  segundo  caso, sólo de 8 días.   Capítulo segundo  EL JUICIO EJECUTIVO DE MAYOR CUANTIA EN OBLIGACIONES DE DAR    I.‐ NOCIONES PREVIAS   23.  Fuentes  legales.    434  al  529  del  CPC.  En  silencio  de  esas  disposiciones aplicamos el Libro I sobre disposiciones comunes a todo procedimiento, y el Libro II sobre el juicio ordinario, que es supletorio a todo procedimiento (art. 3).   24. Campo de aplicación. 2 Factores:  - Cuantía:  más  de  10  UTM,  si  no,  se  aplica  el  procedimiento  de  mínima  cuantía.  - Obligación de dar: no comprende solo el concepto del CC de transferir el  dominio,  el  CPC  incluye  la  sola  entrega  material  (Ej.:  entregar  la  cosa  vendida, restituir la cosa arrendada, etc).  25. Estructura del juicio de mayor cuantía en las obligaciones de dar. Este juicio consta de 2 cuadernos: el principal y el de apremio.   El  cuaderno  principal  contiene  la  contienda  entre  las  partes.  Demanda ejecutiva,  oposición  a  la  ejecución  (contestación),  las  pruebas  (si  las  hay),  y  la sentencia definitiva con sus recursos.   El  cuaderno  de  apremio  representa  el  aspecto  compulsivo  de  todo  juicio ejecutivo.  Esta  el  embargo,  las  actuaciones  pertinentes  a  la  administración  y  21
  22. 22. realización de los bienes embargados, y por último, la liquidación del crédito y de las costas, y el pago al acreedor o ejecutante.   Los cuadernos se tramitan separadamente, pero en el hecho el de apremio se suspende mientras no se dicte sentencia definitiva en el principal.   Por excepción puede haber un tercer cuaderno, de tercería, cuando un tercero se incorpora al juicio invocando derechos sobre los bienes embargados, derecho de pago preferente, derecho a concurrir al pago, etc. Es un juicio independiente.     II.‐ LA DEMANDA EJECUTIVA   26.  Concepto  y  sus  requisitos.    A  veces  se  inicia  el  juicio  por  gestiones preparatorias porque el título del acreedor no es perfecto y requiere perfeccionarse con  esas  gestiones.  Si  el  título  es  perfecto,  el  juicio  comienza  con  la  demanda ejecutiva,  que  es  el  acto  procesal  por  cuyo  medio  deduce  el  acreedor  la  acción  y exhibe  el  título  que  la  funda  (título  ejecutivo).  Debe  ajustarse  a  los  requisitos generales de todo escrito (art. 30y 31 CPC) y los específicos de las demandas (art. 254 CPC).   En  las  peticiones  se  pide  que  se  despache  el  mandamiento  de  ejecución  y embargo, se acoja la demanda y se rechacen las excepciones y que se siga adelante con la ejecución hasta que se pague todo el crédito.   Los documentos acompañados a la demanda deben impugnarse dentro del término de emplazamiento.  27.  Resoluciones  que  pueden  recaer  en  la  demanda  ejecutiva.    Primero  el  juez debe  verificar  si  concurren  los  siguientes  requisitos:  si  el  título  invocado  es ejecutivo,  si  la  obligación  es  actualmente  exigible,  si  es  líquida,  y  si  la  acción  no está prescrita.   En  caso  afirmativo,  ordenará  despachar  el  mandamiento  de  ejecución  y embargo,  lo  que  significa  admitir  a  tramitación  la  demanda  ejecutiva;  en  caso negativo, no dará curso al mandamiento pedido. Esto lo ve el juez sin audiencia ni notificación del demandado (art. 441 inc 1º y 2º CPC).  28. Recursos en contra de las resoluciones anteriores.    a) Se deniega la ejecución: cabe la apelación y la casación en forma y fondo,  por ser una sentencia interlocutoria que establece derechos permanentes  y hace imposible la continuación del juicio.  b) Se  despacha  la  ejecución:  cabe  apelación  del  ejecutado,  en  el  solo  efecto  devolutivo  (art.  194  nº1  CPC)  por  ser  interlocutoria  que  sirve  de  base  para  el  pronunciamiento  de  la  definitiva.  Algunos  creen  que  no  cabe  la  22
  23. 23. apelación  y  el  ejecutado  debe  defenderse  oponiendo  la  excepción  pertinente, la del 464 nº7 CPC.  29. El mandamiento de ejecución. El mandamiento de ejecución es la orden escrita emanada  del  tribunal  de  requerir  de  pago  al  deudor  y  embargarle  bienes suficientes  en  caso  de  no  pago,  extendida  en  cumplimiento  de  la  resolución  que recae en la demanda ejecutiva, admitiéndola a tramitación.   El  mandamiento  de  ejecución  debe  contener  menciones  que  pueden  ser esenciales o accidentales:  1. Menciones esenciales:   a) Orden de requerir de pago al deudor (art. 443 nº1 parte 1ª CPC).  b) Orden  de  embargar  bienes  suficientes  al  deudor  en  cantidad  suficiente para pagar la deuda con sus intereses y las costas, si no  paga en el acto (art. 443 nº2 CPC).  c) Firma del juez y secretario (art. 70 CPC).  2. Menciones accidentales:  a) Designación  de  un  depositario  provisional  (art.  443  nº3  inc.  1°  CPC).  b) Designación  de  la  especie  o  cuerpo  cierto  sobre  la  cual  recae  la  ejecución o de los bienes que sea necesario embargar si éstos han  sido designados por el acreedor en su demanda ejecutiva (art. 433  nº3 inc3º CPC).  c) Orden de solicitar el auxilio de la fuerza pública si lo ha solicitado  el  acreedor  y  hay  fundado  temor  de  que  el  mandato  sea  desobedecido (art. 443 nº3 inc4º CPC).   30. El requerimiento de pago. Una vez despachado el mandamiento de ejecución, el receptor notifica al deudor de la demanda ejecutiva y lo requiere para que pague, y  luego  le  embarga  bienes  suficientes  para  cubrir  capital,  intereses  y  costas,  si  no paga en el acto.   ¿Cómo  se  practica  el  requerimiento  de  pago?  (art.  443  nº1  CPC).  Hay  3 formas:  a) Personalmente: por ser la primera notificación del juicio (art. 40 CPC).  b) En conformidad al artículo 44 (subsidiaria): si es buscado en 2 días distintos en  su  casa  o  donde  trabaja  y  no  es  habido  (se  rinde  información  sumaria  de  testigos),  el  receptor  deberá  entregar  copias  de  la  demanda  y  su  correspondiente proveído, del mandamiento de ejecución y embargo, de la  solicitud  donde  se  pide  la  notificación  del  44  y  su  proveído,  y  además  la  designación  del  día,  hora  y  lugar  que  fije  el  receptor  para  practicar  el  23
  24. 24. requerimiento (cédula de espera). Si no concurre a la audiencia, se procede  al embargo de inmediato.  c) De  acuerdo  a  los  artículos  48  a  53:  procede  si  el  deudor  ha  sido  notificado  anteriormente personalmente o según el 44 para alguna gestión previa.  Se  le  notificará  por  cédula  cuando  haya  designado  domicilio  en  las  gestiones  anteriores (art. 49 CPC).  Se  le  notificará  por  estado  diario  cuando  en  dichas  gestiones  no  hubo  designación de domicilio (art. 53 y 443 nº1 CPC).    Si  el  requerimiento  es  dentro  de  Chile,  el  receptor  debe  decirle  al  demandado el plazo de oposición, pero la omisión de este requisito no invalida  el  requerimiento  y  solo  lo  hace  responsable  por  eventuales  perjuicios  (art.  462  inc.2º).    Efectuado  el  requerimiento  de  pago  en  cualquiera  de  las  3  formas,  si  el  deudor no paga, el receptor procede a trabar el embargo.   31. Actividades diversas del deudor.   a) Pagar  la  deuda  antes  del  requerimiento,  cuando  tiene  conocimiento  extraoficial  de  la  ejecución.  Deberá  pagar  las  costas  del  juicio  (art.  446  CPC).  b) Pagar  en  el  acto  mismo  de  ser  requerido.  Con  mayor  razón  paga  las  costas (art. 466).  c) No pagar al ser requerido, y entonces lo embargan; sin perjuicio de hacer  substitución  de  los  bienes  (art.  457),  o  de  liberar  sus  bienes  pagando  la  deuda y costas más adelante (art. 490). Esta actitud de no pagar, puede ir  anexa  a  la  de  defenderse  o  no  de  la  ejecución,  oponiendo  o  no  excepciones.    III.‐ EL EMBARGO   32. Concepto. El embargo es una actuación judicial que consiste en la aprehensión de  uno  o  más  bienes  del  deudor,  previa  orden  de  la  autoridad  competente, ejecutada por un ministro de fe, con el objeto de pagar con esos bienes al acreedor, o de realizarlos y, en seguida, de pagar con su producto a este último.    Características:  a) Es un acto de autoridad.  b) Es  un  acto  material,  se  efectúa  por  la  entrega  real  o  simbólica  de  los  bienes  embargados al depositario.  c) Es un acto de consecuencias jurídicas, pues excluye los bienes embargados del  comercio humano y habilita al acreedor para realizarlos y pagarse con ellos.  24
  25. 25. Participa también de las características de las medidas precautorias, ya que tiende a asegurar el resultado de la acción ejecutiva.   Es  la  primera  actuación  del  cuaderno  de  apremio,  y  se  estampa  justo  a continuación  del  mandamiento  de  ejecución  que  encabeza  el  cuaderno  y  de  la certificación del receptor del requerimiento de pago y la negación a efectuarlo.  33.  Bienes  susceptibles  de  embargo.  La  regla  general  es  que  pueden  embargarse todos los bienes del deudor, y la excepción es la inembargabilidad.   Regla  general:  (art.  2465  CC)  derecho  de  prenda  general  del  acreedor. Incluye los bienes raíces y los muebles, los presentes y futuros, y se exceptúan los del 1618 CC.   En el CPC la norma inmediata es el 445 y hay otras en leyes especiales.  34. Los bienes inembargables. No son embargables: 1º Los sueldos, las gratificaciones y pensiones de gracia, jubilación, retiro y montepío que pagan el Estado y las municipalidades (art. 445 nº1).  Son las remuneraciones del estado y municipalidades a sus empleados. Acá se incluyen notarios, receptores, etc. Se reitera en el art. 90.  Pero estas remuneraciones pueden embargarse:  a) Hasta  un  50%,  tratándose  de  deudas  que  provengan  de  pensiones  alimenticias.  b) Tratándose de obligaciones constituidas por el empleado público a favor  de la Caja de Previsión de Empleados Públicos y Periodistas.  c) Tratándose  de  acciones  judiciales  interpuestas  por  el  Fisco  a  sus  empleados por daños o perjuicios. 2º Las remuneraciones de los empleados y obreros (art. 445 nº2). Esto según el artículo 57  del  CT.  No  se  pueden  embargar  remuneraciones  ni  cotizaciones  de  seguridad social, salvo en lo que exceda de 56 UF.  Se  puede  embargar  hasta  el  50%  si  se  deben  pensiones  alimenticias,  o  se cometió robo, hurto o defraudación al empleador, o se deben remuneraciones a los empleados (art. 57 inc 2º CT).  3º Las pensiones alimenticias forzosas (art. 445 nº3) (art. 321 y 323 CC).  4º Las rentas periódicas que el deudor cobre de una fundación o que deba a la liberalidad de un tercero, en la parte que estas rentas sean absolutamente necesaria para sustentar la vida del deudor, de su cónyuge y de los hijos que viven con él y a sus expensas (art. 445 nº4). Se asimilan a las pensiones alimenticias.   25
  26. 26. 5º Los fondos que gocen de este beneficio, en conformidad a la Ley Orgánica del Banco del Estado  de  Chile  (art.  445  nº5).  Esta  ley  dice  que  hasta  concurrencia  de  5  sueldos vitales anuales, los depósitos de ahorro serán inembargables, a menos que se trate de deudas de pensiones alimenticias, o remuneraciones a trabajadores.  6º Las pólizas de seguro de vida y las primas pagadas por el asegurador. En este último caso será embargable de las primas pagadas por el asegurador, el equivalente a las primas que pagó el asegurado, mientras estuvo con vida.  7º Las sumas que se paguen a los empresarios de obras públicas durante la ejecución de los trabajos (art. 445 nº7). No se aplica esta disposición si se adeudan remuneraciones de los trabajadores, o créditos a los proveedores de los materiales de la obra.  8º El bien raíz que ocupa el deudor con su familia, siempre que no tenga un avalúo superior a  diez  sueldos  vitales  mensuales;  los  muebles  del  dormitorio,  comedor  y  de  la  cocina  y  la ropa  del  deudor,  el  cónyuge  y  los  hijos  (art.  445  nº8).  Esta  disposición  no  corre  en juicios  en  que  sea  parte  el  Fisco,  cajas  de  previsión,  y  demás  organismos  regidos por la ley del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.  9º Los libros relativos a la profesión del deudor hasta el valor de 670.015 (1998) y a elección del mismo deudor (art. 445nº9). Es para que pueda continuar trabajando y el límite en nuestra actual moneda nunca de alcanza.  10º  Las  máquinas  e  instrumentos  de  que  se  sirve  el  deudor  para  la  enseñanza  (art.  445 nº10). Hasta el mismo monto, y con la misma elección del número anterior.  11º Los uniformes y equipos de los militares (art. 445 nº11). Por razones de decoro.  12º  Los  objetos  indispensables  al  ejercicio  del  oficio  de  artistas,  artesanos,  obreros, labradores (art. 445 nº12). Mismo monto y elección del nº9.  13º  Los  utensilios  caseros  y  de  cocina  y  los  artículos  de  alimento  y  combustible,  hasta concurrencia de lo necesario para el consumo de la familia por un mes (art. 445 nº13).  14º  La  propiedad  fiduciaria  (art.  445  nº14).  Los  frutos  de  dicha  propiedad  son embargables.  15º  Los  derechos  cuyo  ejercicio  es  enteramente  personal,  como  el  uso  y la  habitación (art. 445 nº15). Son los derechos personalísimos. El usufructo se puede embargar, pero no el usufructo legal (art. 2446 CC).  26
  27. 27.  16º Los bienes raíces donados o legados como no embargables (art. 445 nº16). Al momento de  donarlo  o  legarlo  se  tasa  judicialmente  y  se  le  da  un  valor.  Si  adquiere  más valor, la diferencia es embargable.  17º Los bienes destinados a un servicio que no pueda paralizarse sin perjuicio del tránsito o de la higiene pública, como ferrocarriles, empresas de agua potable o desagüe, etc. (art. 445 nº17). Puede embargarse la renta líquida que produzcan según las normas del art. 444 CPC.  18º Los demás bienes que las leyes especiales prohíban embargar (art. 445 nº18). Ej.: Art. 2466 CC y 843 Código de Comercio.  35.  El  privilegio  de  la  inembargabilidad.  Este  privilegio  tiene  2  fundamentales características: es renunciable y retroactivo.  a) La  renuncia  nace  del  art.  12  CC:  “podrán  renunciarse  los  derechos  conferidos  por  las  leyes  con  tal  que  sólo  miren  al  interés  individual  del  renunciante,  y  no  esté  prohibida  su  renuncia”.  El  CPC  sólo  prohíbe  la  renuncia del nº1 en el inciso final del artículo 445.  Si  al  deudor  le  embargan  un  bien  inembargable  debe  reclamar  por  la  vía  incidental para que excluyan ese bien.  b) La retroactividad hay que mirarla a la luz del art. 9 de CC que dice que la  ley  puede  solo  disponer  para  lo  futuro.  El  embargo  constituye  un  derecho  adquirido,  por  lo  cual  una  vez  trabado  sobre  un  bien  embargable, no es afectado por una ley posterior que declare ese mismo  bien inembargable. El embargo subsiste.  36.  ¿Quiénes  pueden  señalar  los  bienes  para  el  embargo?  Tres  personas:  el acreedor, el deudor y el receptor.  a) El acreedor puede hacerlo en 2 ocasiones:  1. En  la  demanda  ejecutiva,  por  medio  de  un  otrosí,  y  entonces  el  mandamiento  de  ejecución  contendrá  los  bienes  a  embargar  (art.  443 nº3 inc.3 CPC).  2. En  la  diligencia  misma  del  embargo,  cuando  no  lo  hizo  en  la  demanda, sin perjuicio de lo que resuelva el tribunal (art. 447).  b) El deudor, si el receptor encargado de la diligencia estima que son bienes  suficientes o no hay más bienes (art. 448).  c) El receptor, si no lo hicieron los anteriores, guardando el orden siguiente:  1. Dinero  2. Otros bienes muebles.  27
  28. 28. 3. Bienes raíces.  4. Salarios y pensiones (art. 449 CPC).  37.  Manera  de  efectuar  el  embargo.  Principio  fundamental:  “El  embargo  se entenderá  hecho  por  la  entrega  real  o  simbólica  de  los  bienes  al  depositario designado, aunque éste deje los bienes en poder del mismo deudor” (art. 450 inc. 1°).   Entonces el embargo nace con la entrega que puede ser simbólica o real. Si el deudor no concurre o se niega a hacer la entrega, la hace el receptor (art. 452) que puede hacerse auxiliar por la fuerza pública (art. 443 inc. final).   Hay casos en que la entrega no se produce y el embargo es válido: a) Cuando la ejecución recae sobre una empresa o establecimiento mercantil o industrial, o sobre  cosa  o  conjunto  de  cosas  que  sean  complemento  indispensable  para  su  explotación (art. 444 inc 1º CPC). El depositario tendrá los deberes y facultades de interventor judicial  (art.  294  CPC)  y  las  de  depositario,  y  procederá  en  todo  caso  con autorización del juez (art. 444 inc 2). b) Cuando la ejecución recae sobre el simple menaje de la casa del deudor. El menaje es el mobiliario de una casa. Se hace un inventario y el deudor es el depositario (art. 444 inc 3º parte primera). c)  Cuando  el  embargo  recae  sobre  dinero,  alhajas,  especies  preciosas  o  efectos  públicos,  el depósito debe hacerse en un banco (en la cuenta del tribunal) o Caja Nacional de Ahorro (Banco del Estado de Chile) (art. 451). d) Cuando la cosa se halle en poder de un tercero que se oponga a la entrega alegando otro título que el de dueño. No se hace alteración de ese goce hasta la enajenación (art. 454 inc. 1°). Incluso después de su enajenación puede seguir gozando la cosa según su derecho (art. 454 inc. 2°). Ej.: arrendamiento.  38. Formalidades posteriores al embargo.   a) Se deja constancia escrita del embargo e individualización de los bienes en el  cuaderno de apremio (art. 450 inc. 2° y 458 inc. 1°) (art. 450 inc3).  b) Si  recae  sobra  bienes  raíces  o  derechos  reales  constituidos  en  ellos,  debe  inscribirse en el Conservador para ser oponible a terceros (art. 453 inc. 1°). El  receptor debe hacerlo en el plazo de 24 horas (art. 453 inc. 2°).  c) El receptor entregará inmediatamente la diligencia efectuada a secretaría, y el  secretario pondrá testimonio del día en que la recibe (art. 455 inc. 1°, inc. 2°).   d) Se  pondrá  testimonio  en  el  cuaderno  principal  de  la  fecha  del  embargo  y  la  ampliación (art. 458 inc. 2°).  e) El receptor deja constancia de toda alegación que haga un tercero invocando  ser sueño o poseedor de un bien embargado.  28
  29. 29.  39. Efectos del embargo. Tiene 2 efectos:  a) El  deudor  pierde  la  libre  disposición  de  los  bienes,  que  salen  del  comercio  humano y su enajenación constituye objeto ilícito (art. 1464 nº3 CC).  b) Pierde la administración de los bienes, que corre a cargo del depositario (art.  479 inc. 1°). El depositario (que será el administrador de los bienes de la ejecución). se clasifica en: provisional y definitivo.   El  provisional  lo  designa  el  acreedor  en  la  demanda  ejecutiva  y  deberá contenerlo  el  mandamiento  de  ejecución  (art.  443  nº3).  Si  no  lo  hace,  lo  hace  el tribunal  en  persona  de  reconocida  honorabilidad  y  solvencia  (art.  443  nº3).  Dura hasta  que  se  nombre  el  definitivo,  el  cual  nunca  se  nombra  en  la  práctica  y  el provisional será definitivo.   El definitivo es designado por las partes en audiencia verbal o por el tribunal en desacuerdo de aquellas (art. 451 inc. 1°).   Se  puede  nombrar  más  de  un  depositario  si  las  cosas  están  dispersas  (art. 451 inc 2).   El  depositario  puede  efectuar  los  actos  propios  de  la  administración:  pagar deudas,  cobrar  créditos,  interrumpir  prescripciones,  etc.  (art.  2132  CC).  Otros artículos (art. 479 inc. 2°, 509, 515 CPC y 507 COT).   Como  regla  general  no  tiene  facultad  de  disposición,  sólo  excepcionalmente según el artículo 483 CPC: puede vender los bienes muebles sujetos a corrupción, o susceptibles de próximo deterioro, o muy caros de mantener, con autorización del juez (art. 480).   Debe rendir cuenta al finalizar el depósito.  40. Ampliación, reducción, sustitución y cesación del embargo.  a) Ampliar el embargo es extenderlo a más bienes.  Es un derecho del acreedor que puede ejercer en cualquier momento del juicio, si tiene justo motivo para creer que los bienes embargados no alcanzarán a cubrir deuda  y  costas  (art.  456  inc.  1°).  Se  presume  que  hay  justo  motivo  cuando  los bienes  son  de  difícil  realización  o  se  ha  introducido  una  tercería  respecto  de  los bienes (art. 456 inc. 2°).  29
  30. 30. La  sentencia  de  remate  (después  de  la  definitiva)  comprende  todos  los  bienes embargados,  sea  que  lo  fueren  antes  de  la  definitiva,  o  después,  por  medio  de  la ampliación (art. 456 inc final).   b) Reducir el embargo es eliminar de la diligencia determinados bienes.  Este  es  un  derecho  del  deudor,  cuando  se  embargaron  demasiados  bienes, cuando eligió los bienes el acreedor o el ministro de fe (art. 447).  c) Sustituir  el  embargo  consiste  en  reemplazar  un  bien  embargado  por  dinero. No por cualquier otro bien.  Lo  puede  pedir  el  ejecutado  en  todo  el  juicio,  si  consigna  lo  suficiente  para pagar la deuda y costas, y la deuda no en de especie o cuerpo cierto (art. 457). Igual puede mantener la oposición a la ejecución.  d) Hacer cesar el embargo es obtener su total y completo alzamiento.  Lo puede hacer el deudor antes de la ejecución, pagando la deuda y las costas (art. 490 CPC). 41.  El  reembargo.    Consiste  en  trabar  más  de  un  embargo  en  un  mismo  bien  por concepto  de  ejecuciones  distintas.  Ha  habido  fallos  contradictorios  en  esta  materia, algunos lo aceptan y otros no.   Los que aceptan el embargo dicen que no hay disposición alguna que prohíba a un acreedor perseguir el pago de su crédito en los bienes del deudor, aunque ya hubieran sido embargados, en virtud del derecho general de prenda.   La  doctrina  que  acepta  el  reembargo  con  limitaciones,  le  reconoce  plena validez legal, pero estima que el juez que conoce de la primera realización, puede rematar  el  bien  sin  autorización  de  los  otros  jueces  y  sin  caer  en  objeto  ilícito.  Al revés también.   La  doctrina  que  rechaza  el  reembargo  estima  que  presenta  serios inconvenientes y ninguna ventaja práctica. Habría que pedir autorización a todos los  jueces  ejecutantes  para  no  caer  en  el  objeto  ilícito  del  1464  nº3  CC,  y  esto dilataría el juicio que debe ser rápido.   Además  los  acreedores  posteriores,  sin  necesidad  de  trabar  un  nuevo embargo, pueden establecer tercería de prelación o de pago en la primera ejecución (art. 527 y 528 CPC).   Pero esta discusión carece de sentido desde que se añadió en 1944 un inciso al  528,  que  admite  la  posibilidad  de  reembargo,  pero  no  podrá  haber  otros depositarios,  reconociéndole  un  especie  de  preferencia  al  primero,  y  sancionando con  delito  de  estafa  a  los  otros  que  pretendan  retirar  especies  embargadas  en  las nuevas y sucesivas ejecuciones.  30
  31. 31. IV.‐ LA OPOSICIÓN DEL EJECUTADO  42. Concepto. El requerimiento de pago tiene 2 finalidades: poner en conocimiento del deudor la demanda ejecutiva que se inició en su contra y constreñirlo para que pague la obligación cuyo cumplimiento compulsivo pretende el Acreedor.  Requerir  de  pago  al  deudor  también  significa  emplazarlo  al  juicio,  poner  en  su conocimiento la demanda ejecutiva, para que haga su defensa, y ésta se manifiesta por  el  hecho  de  que  el  demandado  oponga  a  la  acción  las  excepciones correspondientes.  La oposición o defensa del deudor:  • se debe hacer valer  en un plazo más breve  que en el juicio ordinario, que es  fatal  • debe fundarse sólo en las excepciones que el legislador señala taxativamente  • la  oposición  y  su  tramitación  debe  hacerse  sin  distinguir  la  naturaleza  dilatoria  o    perentoria  de  las  excepciones  porque  todas  se  oponen  conjuntamente en un mismo escrito.  43.  Excepciones  que  puede  hacer  valer  el  ejecutado.  La  oposición  sólo  será admisible cuando se funde en alguna de las excepciones del art. 464 CPC:  1° La Incompetencia del Tribunal ante quien se haya presentado la demanda:     ‐Es la misma excepción dilatoria del juicio ordinario  (art. 303 N° 1 CPC) y como  en ella no se distingue, se refiere tanto a la competencia absoluta como relativa.       ‐La  ley  no  distingue  la  forma  en  que  se  opone  la  excepción,  por  lo  que  puede hacerse por la vía inhibitoria o declaratoria.       ‐Si  el  juicio  ejecutivo  se  inició  mediante  gestiones  preparatorias  de  la  vía ejecutiva y se trata de un lugar de asiento de C de Apelaciones en que exista más de un juez de letras en lo civil, será competente para conocer de  ese juicio el que hubiere sido designado anteriormente en las gestiones preparatorias, sin tener que recurrir  a  la  Secretaría  de  la  Corte  para  una  nueva  designación  (art.  176  y  178 COT).      La  prórroga  de  competencia  que  ha  podido  producirse  en  las  gestiones preparatorias de la vía ejecutiva, no se  extiende al juicio ejecutivo posterior   Deducida la excepción de incompetencia, el Tribunal pude pronunciarse sobre ella desde luego o reservarla para sentencia definitiva (art. 465 inc 2° CPC).  31
  32. 32.  2°  La  falta  de  capacidad  del  demandante  o  de  personería  o  representación  legal  del  que comparezca en su nombre    a)  falta  de  capacidad  del  demandante:  es  un  ejecutante  incapaz  que  ha  comparecido en juicio a su propio nombre, debiendo haberlo hecho por medio  de su representante legal    b) falta de personería o representación legal del que comparece en su nombre:  son  personas  que  diciéndose  mandatarios  o  representantes  legales  del  ejecutante accionan en su nombre sin serlo.   Si es el ejecutado quien carece de capacidad para actuar válidamente en juicio ¿puede oponer esta excepción?  No, porque se refiere exclusivamente a la falta de capacidad del ejecutante.  En  este  caso  la  oposición  del  ejecutado  incapaz  debiera  fundamentarse  en  la excepción  N°  7  del  464,  es  decir,  por  faltarle  al  título  los  requisitos  o  condiciones legales necesarios para tener fuerza ejecutiva en su contra.   Cuando  el  título  ejecutivo  invocado  es  sentencia  definitiva  o  interlocutoria firme, y la acción ejecutiva ha sido impetrada a nombre del acreedor por la persona que  en    el  juicio  declarativo  anterior  era  su  mandatario  judicial,  si  se  opone  la excepción de falta de personería del que comparece a nombre del ejecutante, debe ser rechazada porque el poder para litigar se entiende conferido para todo el juicio, incluso hasta la ejecución completa de la sentencia (art. 7 CPC).   3° La litispendencia ante tribunal competente, siempre que el juicio que le da origen haya sido promovido por el acreedor, sea por vía de demanda o de reconvención  Hay  litispendencia  cuando  entre  las  mismas  partes  existe  otro  juicio  distinto sobre la misma materia.   Diferencias entre la litispendencia del juicio ordinario y del ejecutivo:   JO: el nuevo juicio puede iniciarlo el demandante o demandado  JE: sólo puede haber sido iniciado por el ejecutante sea por vía de demanda o reconvención.  Esto  es  porque  si  se  aceptara  en  el  juicio  ejecutivo  la  litispendencia  en  los mismos términos que en el juicio ordinario, sería muy fácil para el deudor entrabar la acción ejecutiva de su acreedor anticipándose e iniciando  en su contra un juicio ordinario sobre la misma obligación.   32

×