A JUGAR CON EL BASTÓN       Un día el pequeño Claudio jugaba en el zaguán y por la calle pasó un hermosoanciano con los le...
LAS MONAS VIAJERASUn día las monas decidieron hacer un viaje de aprendizaje camina que camina separaron y una preguntóQué ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Signos de puntuación 3

1,925 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,925
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,431
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Signos de puntuación 3

  1. 1. A JUGAR CON EL BASTÓN Un día el pequeño Claudio jugaba en el zaguán y por la calle pasó un hermosoanciano con los lentes de oro que caminaba encorvado apoyándose en un bastón, yprecisamente delante del portón se le cayó el bastón. Claudio fue presuroso a recogérselo y se lo dio al viejo que le sonrió y dijoGracias, pero no me sirve. Puedo caminar muy bien sin él. Si te gusta, tenlo. Y sin esperar respuesta se alejó, y parecía menos encorvado que antesClaudio permaneció allí con el bastón entre las manos y no sabía qué hacerera un bastón común de madera con el mango curvo y la punta de hierro y no senotaba nada más especial Claudio golpeó dos o tres veces la punta en el suelodespués casi sin pensarlo montó a horcajadas el bastón y he aquí que ya no era unbastón sino un caballo un maravilloso potro negro con una estrella blanca en la frenteque se lanzó al galope alrededor del patio relinchando y haciendo salir centellas delos guijarros Cuando Claudio, un poco maravillado y un poco asustado, logró poner el pie enel suelo el bastón era nuevamente un bastón y no tenía cascos sino una sencilla puntaoxidada ni crines de caballo sino el mismo mango encorvado.Quiero probar de nuevo dijo Claudio cuando logró recobrar el aliento Montó de nuevo el bastón y esta vez no fue un caballo sino un solemne camellocon dos jorobas y el patio era un inmenso desierto para atravesar pero Claudio notenía miedo y observaba desde lejos para ver aparecer el oasis. Ciertamente es un bastón encantado se dijo Claudio montándolo porterceravez. Ahora era un automóvil de carreras rojo con el número escrito en blanco sobre elcapó y el patio una pista ruidosa y Claudio llegaba siempre el primero a la metadespués, el bastón fue una motonave y el patio un lago con aguas tranquilas y verdes,y después una nave espacial que surcaba los espacios dejando tras de sí una esteladeestrellas.Cada vez que Claudio ponía el pie en tierra el bastón tomaba su aspecto pacífico elmango lúcido el viejo herrete la tarde pasó rápida entre aquellos juegoshacia la noche Claudio se asomó hacia la carretera y he aquí que vio al viejo con loslentes de oro.Claudio lo observó con curiosidad, pero no pudo ver en él nada de especial era unviejo señor cualquiera un poco cansado por el paseo Te gusta el bastón preguntó sonriendo a Claudio Claudio creyó que se lo pedía y selo alargó, enrojecido pero el viejo hizo señal de que noTenlo tenlo dijo Qué hago yo con un bastón tú puedes volar yo sólo podré apoyarme.Me apoyaré en el muro y será lo mismose fue sonriendo, porque no hay persona másfeliz que el viejo que puede regalar alguna cosa a un niñoGianni RodariPublicado por Cuentos de Gianni Rodari
  2. 2. LAS MONAS VIAJERASUn día las monas decidieron hacer un viaje de aprendizaje camina que camina separaron y una preguntóQué es lo que se veLa jaula de un león, el estanque de las focas y la casa de la jirafa.Qué grande es el mundo y qué instructivo es viajar.Siguieron el camino y se pararon sólo al mediodía.Qué es lo que se ve ahoraLa casa de la jirafa el estanque de las focas y la jaula del león.Qué extraño es el mundo y qué instructivo es viajar.Se pusieron en marcha y se pararon sólo a la puesta del sol.Qué hay para verLa jaula del león la casa de la jirafa y el estanque de las focas.Qué aburrido es el mundo se ven siempre las mismas cosas y viajar no sirveprecisamente para nada.Claro viajaban viajaban pero no habían salido de la jaula y no hacían más que darvueltas en redondo como los caballos del tiovivo.Gianni Rodari, Cuentos por teléfonoPublicado por Cuentos de Gianni Rodari EL FLAUTISTA Y LOS AUTOMÓVILES Había una vez un flautista mágico es una vieja historia todos la conocen hablade una ciudadinvadida por los ratones y de un jovenzuelo que con su flautaencantada llevó a todos los ratones a que se ahogaran en el río como el alcalde noquiso pagarle volvió a hacer sonar la flauta y se llevó a todos los niños de la ciudad Esta historia también trata de un flautista: a lo mejor es el mismo o a lo mejor noesta vez es una ciudad invadida por los automóviles los había en las calles en lasaceras en las plazas dentro de los portales los automóviles estaban por todas partespequeños como cajitas largos como buques con remolque con caravana habíaautomóviles tranvías camiones furgonetas habíatantos que les costaba trabajomoverse se golpeaban estropeándose el guardabarros rompiéndose el parachoquesarrancándose los motores y llegaron a ser tantos que no les quedaba sitio paramoverse y se quedaron quietos así que la gente tenía que ir andando pero noresultaba fácil con los coches queocupaban todo el sitio disponible había querodearlos pasarlos por encima pasarlos por debajo y desde por la mañana hasta porla noche se oíaAy Era un peatón que se había golpeado contra un capó.

×