Expocision la ciudad y el miedo

161 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
161
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Expocision la ciudad y el miedo

  1. 1. LA CIUDAD YEL MIEDOLas otras geografias.
  2. 2. Desde sus orígenes, la ciudad se haidentificado como un espacio deseguridad, de orden, de civilización frentea los peligros y las incertidumbresde la naturaleza y el mundo exterior. Sinembargo la ciudad es también un lugar demiedos y recelos que influyen en la vidacotidiana de las personas.
  3. 3. Se identifican distintos elementos. Queproducen miedo en la ciudad. Algunos deellos son de carácter esencialmente urbano;otros son temores de índole social engeneral, que se dan con más frecuencia enla ciudaddebido a la mayor concentración depoblación en el mismo territorio.
  4. 4. Aunque no específicamente urbanas, laprecariedad laboral, los costes de la vivienda, ladebilitación del Estado del Bienestar, el sustentode la familia, la gestión de la reproducción, lasopciones sexuales, la vejez, la soledad, elanonimato, la discriminación, las multitudes, lavelocidad o la posibilidad de ser objeto deagresión o accidente son algunas de las causasmás habituales de los miedos de las personas enla ciudad.
  5. 5. Sin embargo, a pesar de las incertidumbresrespecto al futuro, lo quese teme particularmente en la ciudad es a“los otros” a los desconocidos, a las personasque forman parte de colectivos ajenos. El miedo “al otro”, a lo extraño, a la diversidad ya la diferencia , —étnica, cultural,económica, política, legal, sexual,...El desconocimiento de lo ajeno conlleva recelosque pueden generar conflictos y agravar lassituaciones existentes de desigualdad,marginación y limitación del acceso a losrecursos más básicos para elpleno desarrollo de las personas comociudadanas.
  6. 6. El miedo en la ciudad: causas yconsecuencias del miedo a laalteridad. La gente es la mayor fuente de seguridad de las personas; pero también la causa más común de los miedos urbanos. Sin embargo, la inseguridad y la violencia difusa que se identifican con la vida cotidiana de muchas ciudades son más un producto de las desigualdades sociales y del desconocimiento, que de la pobreza en sí o de la conflictividad Organizada.
  7. 7. grupos sociales, entre ellos, los colectivos socialmente másdébiles y desfavorecidos (como es el caso de las minoríasétnicas y culturales, los individuos con un bajo nivel deingresos, las mujeres, las personas gayo la gente con algún tino de disfuncionalidad físico-psíquica.Algo que a la vez contribuye ^/criminalizar ciertos colectivos(como los jóvenes procedentes de los bárrios marginales, losinmigrantes no regularizados o las personas con7 un estatussocioeconómico bajo), convirtiéndoles en víctimas demuchas políticas de seguridad selectiva que conducen a suexclusión social.
  8. 8. Miedos urbanos y demandas deseguridad: la crisis del espaciopúblico y de la accesibilidad universal Se han traducido en un incremento de la vigilancia en las ciudades y en los espacios públicos colectivos— de su entorno. Ejemplos; Las cámaras y circuitos cerrados de vídeo (CCTV), los guardias de seguridad, las comunidades de vecinos protegidas y vigiladas, las plazas y los parques vallados, los centros comerciales y de ocio con derecho de admisión.
  9. 9. Paralelamente, estas nuevas tendencias tambiénconllevan un cambioradical en el espacio. Este se vuelve perceptivamentemás seguro allí dondeexisten formas específicas de vigilancia; mientras quela gente tiende asentirse desprotegida en las zonas que no estánconstantemente guardadas..
  10. 10. Se percibe, así, un fuerte contraste entre el bienestarde los barrios más o menosacomodados, expresamente protegidos y segregados;y laacumulación de pobreza y marginación en lossectores urbanos más deprimidos .Frente a dicha situación, la intensificaciónde la vigilancia en unas partes concretasde la ciudad provoca el aumentorecíproco del miedo en los entornosdonde aquélla no existe, disminuyendo sufrecuentación por parte de losciudadanos ante el temor a ser agredidos.
  11. 11. La ciudad se transforma en un mosaico de espaciosfragmentadosa los que no todo el mundo puede accederlibremente, la cohesión delentorno urbano se debilita y la interacción entre losdiversos colectivos se afeblece progresivamente .
  12. 12. El espacio público es un instrumentofundamental para la socialización de la vida urbana. Losproyectos y la gestión de las áreas públicas y de losequipamientos colectivos representana la vez una oportunidad de producir ciudadanía y unaprueba del grado de su desarrollo . La negación de laciudad es precisamente el aislamiento, laexclusión de la vida comunitaria, la segregación deespacios y ciudadanos; y cuando se dan estascircunstancias, las personas más afectadas sonprecisamente las que mas necesitan disponer de unacceso fácil y libre a laszonas públicas, que éstas ofrezcan aspectos de calidady de seguridad no discriminatoria.
  13. 13. La rotura del círculo retroactivo entre el abandono delos espacios públicos y la multiplicación de los miedos yla inseguridad no sólo tieneque abordarse mediante políticas de seguridad —preventivas, disuasorias o represivas—; sino también conacciones de carácter estructural —de contenido social,económico, cultural o de género— y el diseño de unapolítica de espacios públicos ambiciosa y reflexiva, quetome en consideración las diversas dimensiones de laseguridad ciudadana.
  14. 14. Desde esta dimensión, es posible una visiónurbanística que interrumpaesta relación y ayude a cambiar la realidadde muchosasentamientos, donde la sobreprotección delas clases acomodadas y elolvido de los colectivos con menos recursos haconducido al deterioro ya la criminalización del espacio público.
  15. 15. Hay que proyectar volúmenes querespeten la escala humana, formasque no incomoden o generenangustia a los viandantes, evitar elcrecimiento de una ciudad paralos coches que expulse a la gentede las calles.
  16. 16. Políticas estratégicas para una ciudad mássegura: propuestas yconsecuencias.Los políticos y los agentes del planeamientoconcuerdan sobre la importancia de reducir los índicesde criminalidad e incrementar la seguridad urbana; noobstante, ésta es una cuestión altamente ideológica.Principalmente, se detectan dos aproximaciones coneste objetivo: la aproximación a la “seguridaddesde la protección” y la aproximación a la“seguridad desde la precaución”.Éstas se diferencian a partir del análisis de sus líneastroncales, en función de las cuales se orientan políticasy se emprenden proyectoscuyo enfoque ideológico difiere substancialmente.
  17. 17. Las propuestas y los métodos desarrollados en estadirección descansan sobre todo en las ideas de JamesWilson y George Kelling ( Kelling y Coles, 1997). Segúnéstas, para evitar las prácticas delictivas en el espaciourbano, hay que eliminar el ejercicio de la disidencia ylas actividades que no se ajustan a las normasculturales de los colectivos dominantes en la sociedad.Se cree en un proceso de goteo según el cual áreas de laciudad tranquilas y seguras pueden acabar convirtiéndoseen zonas peligrosas y poco acogedoras en un período detiempo relativamente breve, precisamente porque laAdministración y las fuerzas del orden no intervinierondesde el primer momento en que ciertos grupos deindividuos o formas de comportamiento “no deseadas”empezaron a apropiarse delEntorno.
  18. 18. En vez de optar por un planeamiento que apuesteabiertamente por la expulsión socio territorial delcrimen, éste se suele decantar por un diseño y por lautilización de medios que limiten las situaciones quepuedan invitar a los actos criminales oportunistas.Partiendo de la ideade que “la ocasión hace al ladrón”, se esperaconseguir la reducción de la delincuencia y elvandalismo aplicando medidas que dificulten laacción de los malhechores potenciales.
  19. 19. El objetivo es conseguir una ciudad para todo elmundo, nunca vacía, donde se dé una mezcla depersonas, usos y funciones al mismo tiempo. Así,partiendo de la propia vida urbana, la seguridad esentendida como un producto natural de ladiversidad simultánea, de la convivencia depersonas y actividades diferentes en el entorno;defendiendo, a la vez, la presencia de un ciertogrado de desorden y de caos como un signo decreatividad y riqueza humana.
  20. 20. Críticas y propuestas alternativas alestudio y al desarrollo deiniciativas contra el miedo en laciudad El hecho de que la mayoría de crímenes ocurra en las grandes ciudades ha llevado el crecimiento de la urbanización a ser percibido como un factor explicativo del incremento de las tasas de delincuencia (Listerborn, 2004), especialmente debido a la disminución del control social informal propio de las comunidades demográficamente más reducidas.
  21. 21. El anonimato de los individuos, las pandillas dejóvenes, las nuevas tipologías familiares con hogaresmonoparentales e hijos adolescentes,la consolidación de bolsas de pobreza, la presencia deinmigrantes o la falta de sistemas formales de control yvigilancia son entendidos por los criminólogos comocausas que conducen a la presencia de autores dedelitos más motivados. En este sentido, la crítica a lacriminología tradicional se centra especialmente en laelección de los métodos de investigación sobre elmiedo y la delincuencia urbana; así como en la maneracómo las medidas de acción para hacer frente a estascuestiones son aplicadas.
  22. 22. EN RESUMENLa ciudad actual seguramente no genera más miedosque la ciudad de otros tiempos. Los temores, lainseguridad, la represión y la exclusiónhan existido en la ciudad desde sus orígenes. Sinembargo, la brevedad de la memoria colectivapercibe el presente como un momento especialmenteinseguro, a lo cual contribuyen el poder y los efectos deuna difusión mediática sin precedentes en la historia. Laciudad de hoy es una ciudad diferente, con unosmiedos diferentes que afectan a personas diferentes.
  23. 23. Los miedos actuales, por lo tanto, no sóloresponden a la acentuación de los elementosque los generan, sino también a ladesorientación respecto a los mismos y a laforma como éstos deben ser afrontados. Enlugar de erradicar los miedos, se proponeapostar por él respecto a la inseguridad comoun elemento que forma parte de la propia vidaen la ciudad.
  24. 24. Así pues, lo que es necesario ante todo, es desarrollarpolíticas de igualdad, buscar soluciones que permitanconvivir con justicia a todos los colectivos en el espaciourbano, sin tener que renunciar a la diversidadde sus habitantes. El miedo en la ciudad debecombatirse con más ciudad (Bru y Vicente, 2005), conmás democracia, con más políticasorientadas a la conciliación de las diferencias y a lalucha contra las desigualdades, de forma que todosaquéllos que viven y utilizan el medio urbano puedanrealizarse como ciudadanos libres de pleno derecho.

×